Extra / 19 – La enfermedad holandesa financiera –  AURELIO SUÁREZ

No hay superchería mejor administrada por tecnopolíticos que manejan las finanzas del país que la de la enfermedad holandesa. Ese morbo sería el exceso de exportaciones que aprecia el peso y entonces abarata las importaciones que derrumbarían la producción nacional. Pero expresamente la ley cambiaria colombiana exime a las compañías extranjeras en minas y petróleos de reintegrar los dólares de las exportaciones. El país vende esos recursos mediante un pago llamado regalía, que es un porcentaje del precio del barril en boca de pozo o del precio del mineral en boca de mina y en moneda nacional. El resto son impuestos ordinarios. Eso no da para ninguna “enfermedad holandesa”. En cambio, como lo explica el ingeniero Aurelio Suárez, las riadas de capital especulativo, si producen el fenómeno que cíclicamente se recoge y provoca devaluaciones desastrosas. Por eso los analistas prefieren trabajar con la Balanza cambiaria del Banco de la República (caja) y no con la Balanza de pagos del  Dane (FOB frontera).

En entrevista reciente, el ministro Cárdenas registró como el mayor logro económico de los ocho años del gobierno de Santos el aumento de la inversión extranjera, anotando que entre 2002 y 2010 los flujos netos anuales eran en promedio de 6.000 millones de dólares, mientras que entre 2010 y 2016 subieron a 14.000 millones. Confirmó así que el total del capital externo es hoy la variable de cierre de la economía colombiana, cuando entre 1996 y 2002 la media fue apenas de 2.500 millones. Es a partir de esa avalancha de divisas como debe analizarse la economía nacional y, contrariando la falsa y difundida especie del modelo ‘extractivista’, que no corresponde a una caracterización precisa, urge evaluar el efecto conjunto de los flujos externos como esencia de la política económica del siglo XXI.

Sigue leyendo

Extra / 19 – Sinfonía de falsos testigosYOHIR AKERMAN

En la audiencia de alegatos de conclusión que se realizó el pasado miércoles 6 de noviembre en el Palacio de Justicia de Medellín, la Fiscalía fue implacable para demostrar la culpabilidad de Santiago Uribe Vélez en la promoción y financiación de Los 12 Apóstoles.

Incluso, el ente acusador fue más allá asegurando que siete de los testigos presentados por la defensa del ganadero y hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez le mintieron a la justicia.

Sigue leyendo