• 20.33.-Contra las evidencias, no hay campaña que valga CECILIA OROZCO
  • Evitemos la piñata radial GERMÁN VARGAS
  • Planeación de los hechos YOHIR AKERMAN

En el ambiente de angustiosa zozobra que lo domina, Álvaro Uribe terminó dándole la razón a su anterior jueza, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema, cuando ordenó privarlo de la libertad no solo por la alta probabilidad de que hubiera cometido dos delitos, sino porque contaba con suficientes recursos para obstruir la justicia, requisito que se cumple cuando el imputado tiene medios para manipular, crear u ocultar pruebas, incidir en los testigos o dificultar las funciones de quienes lo procesen.

Sigue leyendo