• 25.19.-EL ESTADO SOCIAL EN CONTRAVÍA Eduardo Sarmiento
  • SUSTITUIR PARA ERRADICAR SIN GLIFOSATO – Mauricio Cabrera

En la actualidad se dispone de información que permite esperar una fuerte expansión del gasto público. Por su parte, el Gobierno reveló su voluntad de recortar los presupuestos, elevar su eficiencia y ampliar las privatizaciones.

El envejecimiento de la población revelado por el censo significa mayores erogaciones por pensiones y salud. Por lo demás, las apropiaciones a la salud y la educación se verán incrementadas por la enfermedad de costos. La baja productividad de los servicios con relación a la industria induce a una fuerte elevación de sus precios con respecto al promedio.

Sigue leyendo

  • 25.19.-RESPUESTA DE LA VICEPRESIDENTA – Patricia Lara
  • OCASO DEL LIBERALISMO – Salomón Kalmanovitz

La vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, envió una carta —que por falta de espacio no transcribo completa—, en la que dice que responde las preguntas de mi columna titulada “La mala fe del Gobierno”, donde hablaba de las respuestas torcidas que le dieron a las declaraciones del excomisionado de Paz, Sergio Jaramillo, y en la que le pedía que contestaran algunas preguntas, entre otras las hechas por él sobre ¿por qué el Gobierno está haciendo tan poco para cumplir los puntos diseñados para garantizar la no repetición de la violencia?

Sigue leyendo

25.19.-HISTORIAS INTERMINABLES (EL SALITRE, BOGOTÁ) – RICARDO SILVA

En una angustiosa carta de tiempos peores, tres senadores de la Comisión de Paz del Congreso han denunciado el supuesto regreso de la persecución política a la oposición

 El senador Antonio Sanguino en el Congreso de Colombia.

Sé que no va a pasar. Pero para que Colombia sea su mejor versión –para que supere la violencia que entorpece su cultura, por ejemplo– lo mejor que puede pasarnos es que todos sus líderes se sometan a su justicia transicional: de ser posible, hoy. No necesito que terminen en la cárcel, como Abimael Guzmán, con los odios en la punta de la lengua y los tobillos esposados y las garras en los barrotes: “¡Soy un chivo expiatorio!”, gritarían. Solo quiero que reconozcan ante los colombianos que sus carreras están llenas de jugadas sucias, que sus campañas presidenciales toleraron operaciones criminales, que sus Gobiernos permitieron el horror de los unos para terminar el horror de los otros. A ver si las historias interminables de este país por fin dan con un cierre. A ver si sus víctimas pueden al fin dormir en paz.

Sigue leyendo

  •  25.19.-El SUCESOR DEL DAS, ¿TAMBIÉN “CHUZA”? –   Cecilia Orozco
  • EL MURO DE LA VERGÜENZA – Yohir Akerman

La cabeza actual de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) es el almirante Rodolfo Amaya Kerquelen, jefe de la Casa Militar de 2002 a 2010, es decir, durante los dos gobiernos Uribe. Su nombramiento en la DNI no produjo sorpresa: a solo un mes de que Iván Duque fuera elegido y 20 días antes de que se posesionara, la prensa ya sabía que Amaya Kerquelen sería escogido para dirigir las tareas de inteligencia y contrainteligencia civil del Estado bajo el mando directo del presidente de la República desde la DNI.

Sigue leyendo

25.19.-CONVENIO CONTRA LA VIOLENCIA Y ACOSO EN EL TRABAJO – Beethoven Herrera 

Este convenio reconoce que el acoso en el mundo del trabajo puede constituir una violación a los derechos humanos.

conmemoró el centenario de la fundación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), adoptó la Convención 2019 sobre la violencia y el acoso en el trabajo, junto con una La Conferencia internacional del trabajo, celebrada recientemente en Ginebra, en la cual se recomendación complementaria para su implementación. Sigue leyendo

25.19 LOS SIETE ACERTIJOS NEOLIBERALES (2) – Bernardo García

El expresidente López Michelsen, preguntado por qué habría calificado a su gobierno de chamboneo, respondió: mucho ajetreo macroeconómico y la bonanza se perdió. Eso no puede ser cierto pensó la esfinge. Eso no puede ser cierto repitió el presidente César Gaviria, preocupado por la bonanza petrolera del Cusiana y el Cupiagua. La riada de dólares que llegan con las bonanzas al cambiarse en pesos, lanza una gran expansión monetaria. Eso se convierte en pura demanda y desata a la fiera inflacionaria.  Eso es cierto, exclamó Gaviria, pero López primero con Abdón  Espinosa y luego con el famoso cofrade, Alfonso Palacio Rudas se inventaron los certificados de cambio en dólares para retardar su monetización. También se reguló la tasa cambiaria para impedir que la plétora de dólares le diera mayor valor al peso y en consecuencia abaratara las importaciones con efectos antiinflacionarios, pero con desmedro de la producción nacional. Se hizo un esfuerzo por hacer una política retención monetaria y austeridad fiscal. ¿Qué más le pide el cuerpo al doctor López Michelsen para descalificar el control de la bonanza cafetera en su propio gobierno? Es el segundo acertijo de la esfinge. ¿Qué lo descalifica?

Sigue leyendo