34.18.-TRIBUTACIÓN, GASTO PÚBLICO Y REACTIVACIÓN – Eduardo Sarmiento

Las reformas tributarias se han convertido en un instrumento común de los gobiernos para aumentar los recaudos. Con el argumento de que experimentan un hueco fiscal que impide el funcionamiento del Estado, en el desespero consiguen la aprobación del Congreso. Como de costumbre, el Gobierno sostiene que la nueva reforma tributaria, a diferencia de las anteriores, será estructural, sin entrar a precisar el significado del término. Por fortuna, el concepto está claramente definido en la Constitución, que establece que la tributación debe ser justa y equitativa, es decir, progresiva, atender las necesidades del gasto público y contribuir al desempeño dinámico de la economía. Veamos cómo se cumplen las tres reglas de la carta constitucional.

15 sep 2018.- En oportunidades anteriores mostré cómo en la reforma propuesta por la administración Duque la carga tributaria incide en mayor grado sobre las rentas del trabajo que en las del capital. Por lo demás, no contribuye a rectificar los factores que han colocado al país entre los más inequitativos del mundo.

La atención financiera al sector público se ve seriamente interferida por las privatizaciones que incrementaron las necesidades y los desajustes. En las pensiones, los fondos privados se quedan con los cotizantes y Colpensiones con los pensionados. Buena parte de las enormes erogaciones presupuestales por concepto de pensiones tienen como contraparte los excedentes que los fondos privados colocan en créditos al sector privado y TES. En el sistema de salud, las EPS le adeudan $7 billones a los hospitales. En la educación, las universidades públicas reciben asignaciones inferiores a los costos, la cobertura baja y los mayores recursos públicos se destinan al programa Ser Pilo Paga, que beneficia a un número reducido de estudiantes y les significa grandes ganancias a las universidades privadas. Por su parte, los programas de obras públicas se cubren con vigencias futuras y ocasionan grandes sobrecostos.

Lo cierto es que el sector público opera con deficiencias financieras crónicas. Los mayores recursos no las corrigen, sino se destinan a cubrir los desaciertos del pasado. La factura tributaria se traslada en buena parte al capital y no llega en proporciones adecuadas a los grupos de menores ingresos.

La reforma se justificó como una forma de reducir los gravámenes a las grandes empresas para elevar su competitividad externa y la productividad. Sin embargo, el efecto sería más que compensado por la elevación de la tributación de las personas naturales y la extensión del IVA a la canasta familiar. Se replica la reforma de Cárdenas, que en el fondo giraba alrededor del IVA, con resultados bien conocidos. Los dispositivos acentuaron y prolongaron el estancamiento, que proviene más de factores de demanda que de oferta. De hecho, la reforma de Carrasquilla acentuará el exceso de ahorro ocasionado por la descoordinación macroeconómica y los desajustes externos que han mantenido la economía estancada durante más de 4 años.

En fin, la reforma tributaria aumenta la progresividad fiscal, no corrige el desajuste financiero del sector público y no reactiva la producción. Al igual que las anteriores reformas, no va más allá de aliviar el hueco fiscal que tenderá a reaparecer en el futuro.

En cierta forma se confirma que la política fiscal es un instrumento que aisladamente no puede lograr muchos objetivos. En la práctica no es más que un componente de la estrategia global requerida para modificar la estructura económica que genera inequidad, anarquía en el gasto público y estancamiento. En esencia, lo que se plantea es la modificación de fondo del modelo neoliberal que experimenta serias fisuras en los países emergentes.

https://www.elespectador.com/opinion/tributacion-gasto-publico-y-reactivacion-columna-812362

33.18.-VIENTOS TORMENTOSOS EN EL GLOBO – Salomón Kalmanovitz

La economía global venía creciendo de manera armónica y sincronizada hasta la llegada del huracán Trump. En efecto, la comunidad europea, China, Estados Unidos y los países emergentes con altibajos venían comportándose de manera virtuosa con políticas monetarias expansivas en ausencia de presiones inflacionarias. La gran expansión económica de China contribuyó a una mejora de los términos de intercambio de los países latinoamericanos y africanos y a su fuerte crecimiento. Los precios de las acciones se recuperaron ampliamente, las tasas de interés eran bajas y los mercados de acciones estaban boyantes en el mundo desarrollado.

10 Sep 2018.- A pesar de que la economía norteamericana estaba aproximándose al pleno empleo, la reforma tributaria de Trump devolvió un billón de dólares a las empresas que le dieron un estímulo innecesario a la economía que ahora crece por encima del 4 %, al tiempo que restringía la inmigración exacerbando la escasez de mano de obra que provocó presiones inflacionarias. Eso hará que la expansión sea insostenible.

El Banco de la Reserva Federal aumentó sus tasas de interés sin importar las críticas del soberbio presidente. Las altas tasas a su vez están afectando los flujos de capital hacia las economías emergentes, provocando corridas de capital y devaluaciones devastadoras en Turquía, Irán, Argentina y Brasil, contagiando a todo el mundo y poniéndole un freno al propio crecimiento de la economía norteamericana.

A su vez, el fortalecimiento del dólar que produce la política monetaria restrictiva actúa para que el déficit comercial de Estados Unidos se vuelva aún mayor, ante la rabia del presidente que culpará a los socios comerciales de estar haciendo trampa, mientras que el déficit externo también impacta negativamente al crecimiento. Para rematar, el proteccionismo de los ultranacionalistas contribuye a la inflación, ya que pone al consumidor a pagar los mayores aranceles. El aumento de tasas de interés también en Europa e Inglaterra, que deben seguir las de Estados Unidos, ha provocado una ralentización de su crecimiento, extendiendo la miseria por doquier.

El ataque al comercio global que desató Trump está generando incertidumbre y caos en las economías de Europa, Japón, México, Canadá, Turquía e Irán, y sobre todo ha sido devastador para China. No se trata solo de perjudicar al gigante de Oriente en su comercio, sino también en su acceso a la tecnología, en sus flujos de capital, en las asociaciones de capital (joint ventures) y en la cooperación internacional; se trata de revertir, ni más ni menos, el ascenso económico y político que ha logrado obtener China en los últimos 40 años. El impacto de largo plazo será negativo para todos, en especial para las economías productoras de materias primas favorecidas por su sistemático crecimiento hasta ahora.

Según el economista Nouriel Roubini, de la Universidad de Nueva York, nos estamos aproximando a una nueva era de estanflación en la que la economía crece poco y la inflación se torna endémica sin que la autoridad monetaria pueda actuar de manera contracíclica para revertirla, después de haber quemado los estímulos fiscales. Él cree que para 2020 el mundo estará sumido en recesión. Esa es la consecuencia de que la sociedad más avanzada del mundo haya elegido un mandatario infantil que concibe al mundo como un videojuego en el que puede destruir a quien se le antoje como enemigo, sin poder discernir las consecuencias de sus erráticas e irresponsables acciones.

https://www.elespectador.com/opinion/vientos-tormentosos-columna-811168

33.18.-EL MUNDO AL VUELO – Mauricio Cabrera

El planeta se sacude con crisis económicas y políticas, a las que hay que prestar atención porque pueden tener consecuencias negativas para el país.  

Mientras en Colombia celebramos la inesperada, pero extraordinaria votación de más de 11’600.000 ciudadanos que siete veces dijimos no más corrupción, y esperamos que pronto se traduzca en cambios en la forma de hacer política y negocios, el mundo se sacude con crisis económicas y políticas en diversas latitudes, a las que hay que prestar atención porque pueden tener consecuencias negativas para el país. Sobre todo las económicas.

2 sep 2018.- La más cercana es la de Argentina, donde el peso se ha devaluado más del 100 por ciento este año, llegando la cotización del dólar a menos de 40 pesos argentinos. En diciembre del 2015, cuando empezó el gobierno de Macri, que, supuestamente, iba a arreglar el desorden del gobierno anterior, el precio del dólar era de 9,70 pesos.

Para tratar de defender su moneda, el banco central ha subido sus tasas de interés hasta el 60 por ciento, las más altas del mundo, y ha negociado un crédito de 50.000 millones de dólares con el FMI, con las conocidas condiciones de austeridad fiscal. Hasta ahora, ninguna de las medidas ha tranquilizado a los argentinos, que todavía recuerdan con amargura las pérdidas que produjo el ‘corralito cambiario’ en el 2001.

Brasil ha sufrido el contagio del temor de los inversionistas internacionales. El real brasileño se ha devaluado 31 por ciento frente al dólar en el último año por la salida de capitales, también presionada por la crisis política. El impacto en Colombia ha sido menor, pero también se refleja en la gran volatilidad del dólar en las últimas semanas, y su tendencia al alza a pesar del que los precios de petróleo se mantienen altos.

En otra esquina del mundo, Turquía es el foco de preocupación de los mercados. Por las salidas de capitales internacionales, en el mes de agosto la lira turca llegó a devaluarse 27 por ciento frente al dólar, y en lo corrido del año su pérdida del valor llegó al 80 por ciento, aunque se ha recuperado un poco en los últimos días.

Allá las causas son un poco distintas a las de Argentina: el excesivo endeudamiento externo y, en particular, los efectos de las sanciones comerciales que ha impuesto Trump por el encarcelamiento de una pastor gringo acusado de espionaje y terrorismo.

Además del efecto contagio sobre los flujos de capitales internacionales, las crisis cambiarias de estos dos países tiene un impacto negativo sobre Colombia por el lado de los flujos de comercio. Hace dos años una lira turca valía 1.150 pesos y hoy cuesta 426. Frente al peso colombiano, el peso argentino pasó de 330 a 100 pesos en el mismo periodo. Esta enorme apreciación de nuestra moneda encarece nuestras exportaciones a esos países, a la vez que abarata las importaciones provenientes de allá.

Otro cataclismo en la economía mundial es la guerra comercial que Trump ha declarado contra Europa y China, imponiendo aranceles a los productos importados de esos países, que ha sido respondido con aranceles a los productos gringos, en una escalada que tiende a empeorar. ‘Cuando los elefantes pelean, el que sufre es el pasto’, dice el refrán africano que aplica a Colombia como espectador víctima de esta guerra, porque se cierran los mercados para nuestras exportaciones y nos podemos inundar de los productos que China no pueda vender en Estados Unidos. Hay que prepararse para enfrentar las convulsiones de la economía mundial.

Mauricio Cabrera Galvis
Consultor privadohttp://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/el-mundo-al-vuelo-columnista-520700

32.18.-SISBÉN PARA LOS RICOS – Jorge Iván González

No ha sido suficientemente claro el ministro Carrasquilla cuando afirma que se debe crear un Sisbén para los ricos. El Sisbén, o Sistema de Selección de Beneficiarios para Programas Sociales, hace un ordenamiento cardinal de las familias de acuerdo con sus condiciones de vida. El Sisbén permite realizar comparaciones interpersonales, y como es una escala continua, el hacedor de política puede determinar diferentes líneas de corte, dependiendo de las características y de los alcances del programa social.

Para la población colombiana, y sobre todo para las personas más pobres, el Sisbén lleva a imaginarios relacionados con el apoyo y la solidaridad pública.

31 ago 2018.- Claramente Carrasquilla no está pensando en beneficiar más a los ricos porque, como él lo reconoce, ya reciben suficientes gabelas, que no las han obtenido a través del Sisbén sino de numerosos mecanismos de captura del Estado. Y al final, con exenciones y subsidios, como los de Agro Ingreso Seguro, los ricos terminan apropiándose de una parte considerable de los recursos públicos. La Comisión de Gasto llama la atención sobre la inconveniencia de varios de estos subsidios.

Cuando Carrasquilla clama por un Sisbén para los ricos quizás está pensando en la necesidad de ordenarlos en una escala continua, en función de sus ingresos y de su riqueza. Y esta escala es relativamente sencilla de hacer porque los ricos son muy pocos. Gracias a esta jerarquización el Estado podría establecer líneas de corte y definir rangos de tarifas impositivas con sentido progresivo. El Sisbén para los ricos incluiría a quienes están en el nivel superior de la riqueza. Y podría definirse diversos cortes: el uno por ciento, el uno por mil, el uno por diez mil, el uno por cien mil, o el uno por millón.

Obviamente sobre estas personas privilegiadas debería caer el gran peso de la tributación. Si como muestra Juliana Londoño, el uno por ciento de los colombianos más ricos tiene el 44% de la riqueza, a partir de allí se tendría que concentrar el gran peso del impuesto a la renta.

Para tranquilidad de Carrasquilla, no es necesario montar un aparato complejo como el Sisbén. Basta con observar las declaraciones de renta. La Dian podría informar y establecer las escalas. Además, sería interesante que de ahora en adelante cada año la Dian publicara el Gini de concentración de la riqueza. Por otra lado, con la ayuda de la Bolsa de Colombia, es posible precisar quiénes son los propietarios de las acciones.

Con el soporte del Igac, se pueden conocer los detalles de la concentración escandalosa de la tierra. De acuerdo con el Censo Agropecuario, el Gini en términos de la unidad de producción agropecuaria (UPA) es de 0,93. Además, los bancos en Colombia y en el mundo – incluidos los de Panamá – llevan el registro minucioso del movimiento de cada una de las cuentas. Las grandes propiedades urbanas se pueden conocer a través de los datos catastrales de las ciudades.

En síntesis, en el país existen todos los insumos necesarios para precisar los ingresos y la riqueza de quienes están en las escalas superiores de la distribución. Basta con ordenar y jerarquizar las fortunas unificando los datos administrativos disponibles. Pero como Carrasquilla sabe que la articulación de esta información es explosiva desde el punto de vista político, opta por sembrar la confusión a través de la entelequia del Sisbén para los ricos.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/sisben-para-los-ricos-2765295

32.18.-REFORMA TRIBUTARIA Y SALARIO MÍNIMO – Eduardo Sarmiento

El Gobierno ha venido anunciando la reforma tributaria a cuentagotas. En términos generales, se propone reducir los gravámenes a las empresas y sustituirlos por la inclusión de mayores personas naturales en la base tributaria, la elevación de las tarifas a las personas naturales de altos ingresos, la extensión del IVA a los alimentos y su devolución a los trabajadores del Sisbén.

25 Ago 2018.-  La reforma es de la misma familia de las que se adoptaron en los últimos 25 años. En el período 1967-1991 el país avanzó en una estructura tributaria basada en altas tarifas al patrimonio y al ingreso. La concepción se replicó en los anuncios y normas de la Constitución de 1991, en la cual se dictamina que los impuestos deben ser justos y progresivos y que la principal función del gasto público es el cumplimiento de los derechos fundamentales de salud, educación y pensiones. Así, la política fiscal se erigió como el principal mecanismo de reducción de las desigualdades sociales de la sociedad colombiana.

El panorama cambió con el advenimiento del neoliberalismo y la globalización impulsado por Reagan y Thatcher. Se abrió camino la sustitución de los altos impuestos a la renta y el patrimonio por la ampliación de la base tributaria para incorporar más contribuyentes y la elevación del IVA. Se esperaba que lo que se perdía en progresividad fiscal se compensaba con la ampliación del recaudo y el gasto público y su focalización hacia los grupos de menores ingresos.

El sistema no funcionó porque el gasto público se transfirió por conducto de las privatizaciones al capital. El presupuesto de las pensiones se queda en buena parte en los fondos privados (AFP), el de la salud y los hospitales en las EPS y el de la educación en las universidades privadas. De este modo, el 40 % más pobre recibe apenas el 15 % de los recaudos tributarios. El sistema fiscal dejó de ser el medio de transferencias de los que tienen más a los de menos ingresos. El coeficiente de Gini es similar antes y después de ingresos.

En los últimos años cambió la moda y se pasó al empleo de la política fiscal para proteger las empresas de la globalización y elevar su competitividad. Los impuestos al capital se bajan y los del trabajo se suben. Ahora, la reducción de la progresividad no se hace tanto por el recaudo como por la competitividad internacional. En el fondo, las reformas de Cárdenas y de Carrasquilla son medios ocultos para bajar los salarios e incrementar la actividad productiva.

La elevación del salario propuesto al principio de la semana por el Centro Democrático no está en capacidad de sustituir la progresividad fiscal como mecanismo para reducir las diferencias de ingresos de la sociedad colombiana. El alza del salario es limitado por su impacto sobre el desempleo y la informalidad. Las dos decisiones deben desligarse. El aumento del salario mínimo se justifica por si solo como una forma de compensar el retraso con respecto a la productividad.

Al parecer, la falta de un diagnóstico claro sobre el estado de la economía y los propósitos impide la selección de los instrumentos más adecuados. La política fiscal, que es el instrumento más idóneo para enfrentar las inequidades de la sociedad colombiana, se emplea para reactivar la economía, que ha sido deprimida por el desajuste externo y los desaciertos del Banco de la República. Mucho se avanzaría si se aceptara que el modelo económico que viene de varias administraciones atrás se agotó, que la política de progresividad fiscal estructural debe reservarse para reducir las desigualdades y que la reactivación de la economía se encuentra en la política macroeconómica, la composición sectorial y el comercio internacional.

https://www.elespectador.com/opinion/reforma-tributaria-y-salario-minimo-columna-808190

32.18.-CHARRASQUILLA – Alberto Donadio 

Al ministro le salió mal el plan de cobrar IVA al arroz, la leche, la yuca y a toda la canasta familiar para devolverlo a los más pobres. Fue una presentación charra, chimba, choneta y chapucera. Alberto Charrasquilla debe decir la verdad para poder convencer. Por eso le preparé este discurso:

 “Buenas noches. Yo soy el ministro del Chanchullo y Crédito Público. Mi función principal es garantizar que el Gobierno recaude suficientes impuestos para girarlos a los corruptos. A todos. A los alcaldes y gobernadores que se enriquecen en el cargo, como el exgobernador Hugo Aguilar que compró dos Porsche deportivos. Yo sostengo a los contratistas que cobran $30.000 pesos por tamal para el PAE y luego lo sirven descompuesto a los niños de los colegios. Gracias al IVA se enriqueció Germán Trujillo, el zar de los refrigerios que sirve las sopas del PAE en el balde de los traperos.

1 sep 2018.- Tengo que garantizar recursos para que al senador Musa Besaile le paguen el soborno acordado de $4.000 millones en el contrato de Fonade. Hay que seguirle pagando la pensión de $16 millones al mes al general (r) Flavio Buitrago, condenado por enriquecimiento ilícito y socio del mafioso alias el Papero.

No le puedo negar la mesada de $14 millones al general (r) Fabio Alejandro Castañeda, sentenciado por la muerte de 20 indígenas en el Cauca. Fernando Rueda Franco fue congresista durante 49 días, pero del IVA sale su pensión de $18 millones.

No se les puede incumplir a los contratistas Julio y Mauricio Gerlein, hermanos del senador Roberto Gerlein. Ellos giraron los cheques para que Aída Merlano pudiera comprar votos en las últimas elecciones. Necesitamos un IVA del 19 % sobre toda la canasta familiar y el cobro no se lo podemos devolver a los más pobres.

La corrupción crece más rápido que el IVA. Cada familia va a pagar $600 más por libra de arroz. Esa plata la necesito para seguir financiando al senador Álvaro Ashton de Barranquilla. Él tiene nexos con paramilitares y con jovencitas. A éstas últimas las atiende (puede ser al revés) en el Hotel del Prado. Allí la suite cuesta $553.000. Sin su sueldo de $30 millones los senadores tendrían que llevar a distinguidas niñas a un vulgar motel.

El senador Ashton es un adulto mayor. Tiene 62 años. Somos un Estado social de derecho. Les doy otro ejemplo: Con los $600 pesos de IVA sobre el arroz puedo seguir pagándole el sueldo de $26 millones mensuales en la Procuraduría a la moza del senador Bernabé Celis. En próxima ocasión volveré sobre el tema. Ustedes me pedirán espontáneamente que suba el IVA al 25 %. La corrupción es muy costosa y ninguna plata alcanza. Muchas gracias”.

https://www.elespectador.com/opinion/charrasquilla-columna-809469

31.18.-EL CAFÉ COLOMBIANO AFRONTA SU PEOR CRISIS EN UNA DÉCADA – Santiago Torrado

La caída del precio internacional golpea a medio millón de familias cultivadoras

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez (derecha), y el ministro de Agricultura de Colombia, Andrés Valencia. MAURICIO DUEÑAS CASTAÑEDA EFE

La tradicional cosecha de café que salpica de rojo las verdes montañas de Colombia, y alcanza su pico de producción hacia final de año, se acerca en esta ocasión con un sabor particularmente amargo. La reciente caída por debajo de un dólar por libra del precio internacional del grano está golpeando a los cultivadores colombianos, que se quejan de la que califican como la crisis más profunda en los últimos 10 años y piden una intervención urgente del nuevo gobierno.

Bogotá 24 ago 2018.- Para el tercer productor mundial, por detrás de Brasil y Vietnam, el café es un asunto de Estado. En muchas regiones de este país atravesado por la cordillera de Los Andes, sigue siendo el cultivo predominante. Con algo más de 900.00 hectáreas cultivadas, es uno de los principales sectores de exportación, detrás del petróleo y la minería, e incluso el Paisaje Cultural Cafetero, repartido entre los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda (centro-occidente), es considerado por la Unesco Patrimonio Mundial desde el año 2011.

La angustia de los cafeteros colombianos se hizo insoportable en la última semana. El lunes, el precio del grano en la Bolsa de Nueva York se cotizó a 97 centavos por libra, el nivel más bajo en 12 años. Los cultivadores, representados por la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), han acusado el golpe. “Esto no es una crisis solamente de las 540.000 familias cafeteras colombianas, es una crisis mundial del café, a estos niveles de precio ninguna caficultura es rentable ni sostenible”, explica Roberto Vélez, el gerente de la FNC. “Al productor hay que pagarle al menos el costo de producción más algo de rentabilidad”, agrega.

162 personas están hablando de esto. La crisis, sostienen los caficultores, tiene un componente de oferta y demanda pero también un componente especulativo de los inversores. Por un lado, Brasil, el mayor productor mundial, ha tenido una cosecha más alta. Por otro, los fondos de inversión han venido empujando los precios a un nivel por debajo de un dólar. “No se puede seguir permitiendo que sean actores ajenos a la industria como los fondos de inversión quienes, en un desaforado afán de lucro, determinen el precio de un producto básico tan importante del cual derivan su sustento 25 millones de familias productoras en el mundo”, reclamó la FNC en un comunicado.

A diferencia de otros momentos críticos para el producto que ha identificado a Colombia ante el mundo, el nivel de producción no está amenazado. El país de Juan Valdez exportó más de 14 millones de sacos en el último año, y la cosecha de 2018 ya está encaminada a una cifra similar, entre 13,5 y 14,2 millones. Esa meta no se ve afectada, pero sí la rentabilidad.

La caída del precio

El precio internacional de referencia para los cafés suaves, detalla la FNC, lleva 22 meses cayendo desde 160 centavos de dólar por libra en noviembre de 2016 a cerca de 108 en julio de 2018. Esa baja se ha intensificado en agosto, con el correspondiente descenso del precio interno. Como consecuencia de la caída del precio interno, la federación calcula que el valor de la cosecha será inferior en 1,5 billones de pesos (unos 500 millones de dólares) al valor de 2017, cuando alcanzó los 7,5 billones de pesos (2.522 millones de dólares). El golpe, advierte, lo sentirán tanto las regiones cafeteras como el desempeño general de la cuarta economía de América Latina.

Los cafeteros demandan medidas de choque del Gobierno del presidente Iván Duque. “Tenemos un precio interno por carga que en algunos momentos y en algunas zonas del país está incluso siendo por debajo de los costos de producción”, reconoció este jueves el ministro de agricultura, Andrés Valencia Pinzón. El mandatario “es muy consciente de esta situación y quiere darle una señal a los caficultores en el sentido de que no los va a abandonar”, aseguró el ministro, sin llegar a anunciar medidas concretas ni descartar subsidios.

Finca El Ocaso, en Quindío, en junio pasado. SAMUEL SÁNCHEZ

Por lo pronto, el llamado de auxilio de los cafeteros será atendido la próxima semana con una reunión de urgencia del Comité Nacional de Cafeteros, la primera desde que Duque asumió el poder el 7 de agosto, donde tienen asiento los recién posesionados ministros de Agricultura, Hacienda y Comercio. Los caficultores han manifestado que esperan obtener un alivio de las deudas, apoyos para continuar con un ambicioso programa de renovación de los cafetales y ayudas puntuales con los fertilizantes. La preocupación por los precios también será abordada en varios encuentros internacionales. Vélez, el gerente de la FNC, visitará Brasil en los próximos días, y en septiembre se reunirá en Londres la Organización Internacional del Café.

https://elpais.com/economia/2018/08/24/actualidad/1535116490_889436.html

31.18.-REFORMA TRIBUTARIA Y SALARIO MÍNIMO – Eduardo Sarmiento

El Gobierno ha venido anunciando la reforma tributaria a cuentagotas. En términos generales, se propone reducir los gravámenes a las empresas y sustituirlos por la inclusión de mayores personas naturales en la base tributaria, la elevación de las tarifas a las personas naturales de altos ingresos, la extensión del IVA a los alimentos y su devolución a los trabajadores del Sisbén.

La reforma es de la misma familia de las que se adoptaron en los últimos 25 años. En el período 1967-1991 el país avanzó en una estructura tributaria basada en altas tarifas al patrimonio y al ingreso. La concepción se replicó en los anuncios y normas de la Constitución de 1991, en la cual se dictamina que los impuestos deben ser justos y progresivos y que la principal función del gasto público es el cumplimiento de los derechos fundamentales de salud, educación y pensiones. Así, la política fiscal se erigió como el principal mecanismo de reducción de las desigualdades sociales de la sociedad colombiana.

25 ago 2018.- El panorama cambió con el advenimiento del neoliberalismo y la globalización impulsado por Reagan y Thatcher. Se abrió camino la sustitución de los altos impuestos a la renta y el patrimonio por la ampliación de la base tributaria para incorporar más contribuyentes y la elevación del IVA. Se esperaba que lo que se perdía en progresividad fiscal se compensaba con la ampliación del recaudo y el gasto público y su focalización hacia los grupos de menores ingresos.

El sistema no funcionó porque el gasto público se transfirió por conducto de las privatizaciones al capital. El presupuesto de las pensiones se queda en buena parte en los fondos privados (AFP), el de la salud y los hospitales en las EPS y el de la educación en las universidades privadas. De este modo, el 40 % más pobre recibe apenas el 15 % de los recaudos tributarios. El sistema fiscal dejó de ser el medio de transferencias de los que tienen más a los de menos ingresos. El coeficiente de Gini es similar antes y después de ingresos.

En los últimos años cambió la moda y se pasó al empleo de la política fiscal para proteger las empresas de la globalización y elevar su competitividad. Los impuestos al capital se bajan y los del trabajo se suben. Ahora, la reducción de la progresividad no se hace tanto por el recaudo como por la competitividad internacional. En el fondo, las reformas de Cárdenas y de Carrasquilla son medios ocultos para bajar los salarios e incrementar la actividad productiva.

La elevación del salario propuesto al principio de la semana por el Centro Democrático no está en capacidad de sustituir la progresividad fiscal como mecanismo para reducir las diferencias de ingresos de la sociedad colombiana. El alza del salario es limitado por su impacto sobre el desempleo y la informalidad. Las dos decisiones deben desligarse. El aumento del salario mínimo se justifica por si solo como una forma de compensar el retraso con respecto a la productividad.

Al parecer, la falta de un diagnóstico claro sobre el estado de la economía y los propósitos impide la selección de los instrumentos más adecuados. La política fiscal, que es el instrumento más idóneo para enfrentar las inequidades de la sociedad colombiana, se emplea para reactivar la economía, que ha sido deprimida por el desajuste externo y los desaciertos del Banco de la República. Mucho se avanzaría si se aceptara que el modelo económico que viene de varias administraciones atrás se agotó, que la política de progresividad fiscal estructural debe reservarse para reducir las desigualdades y que la reactivación de la economía se encuentra en la política macroeconómica, la composición sectorial y el comercio internacional.

Le puede interesar: Así lo roban en Colombia y usted ni cuenta se da.

https://www.elespectador.com/opinion/reforma-tributaria-y-salario-minimo-columna-808190

31.18.-¿SUBIR EL SALARIO MÍNIMO? – Mauricio Cabrera

Si el aumento del salario fuera del 5 por ciento, el trabajador recibiría $38.000.

Galvis

Son numerosas las preguntas que se han planteado sobre la propuesta del expresidente-Senador de hacer un aumento extraordinario y por una sola vez del salario mínimo: que si es un contentillo para justificar la rebaja de impuestos a las empresas; que si es una forma de compensar la propuesta de extender el IVA a todos los productos de la canasta básica; que si es una forma de ‘mermelada’ para el Congreso, pues se van a aumentar los salarios de los congresistas, y que si son todas las anteriores.

26 ago 2018.- También se ha cuestionado la razón del cambio de modelo del expresidente, que ahora parece preocuparse por los ingresos de los trabajadores cuando en sus dos periodos de gobierno recortó los devengos laborales y propició un deterioro en la distribución del ingreso. Un simple indicador así lo demuestra: entre el 2002 y el 2010, el salario mínimo solo creció 1 por ciento anual por encima de la inflación, para un acumulado de 9 por ciento en el periodo, mientras que el PIB per cápita real creció 25,8 por ciento, es decir que el salario mínimo creció menos que la riqueza y el producto total de la economía.

Sin entrar en el juego de las hipótesis o las conjeturas, quiero analizar desde el punto de vista estrictamente económico los pros y contras de la propuesta en la coyuntura actual, para lo cual conviene recordar cuál es el papel que juegan los salarios en el engranaje de la economía.

Para cada empresa por separado los salarios tienen un doble impacto: de una parte, son el precio del trabajo empleado en la producción y, por lo tanto, un factor que incide en los costos cuando se aumentan o disminuyen las utilidades de los empresarios o se trasladan a los precios del consumidor. En la pugna distributiva, los empresarios suelen ser reacios a las alzas salariales, más cuando son extraordinarias, como la que se propone. Por otra, para el conjunto de las compañías, los salarios son determinantes de la capacidad adquisitiva de la mayoría de consumidores y, por ende, de la cantidad de productos que puedan vender en el mercado interno. Desde esta perspectiva, se justificaría el aumento extraordinario, pues serviría para estimular la demanda interna y por consiguiente las ventas y la producción.

Pero la propuesta del expresidente tiene una condición que impide que opere este mecanismo de impulso al crecimiento del PIB, pues plantea que el aumento del salario debe depositarse en los fondos de cesantías, es un ahorro forzoso para los trabajadores. Así, la economía se queda con el pecado de los mayores costos de producción y sin el género de la reactivación económica. Y el otro aspecto negativo es que no modifica la conexión que tiene el salario mínimo con una gran cantidad de partidas del gasto público, como tarifas, multas, pensiones y demás salarios del sector público.

Esta indexación presiona el déficit fiscal y la inflación, que se acabarán comiendo el alza en los salarios, además de incrementar desigualdades. Por ejemplo, si el aumento del salario mínimo fuera del 5 por ciento, el trabajador recibiría 38.000 pesos, y si los sueldos oficiales se ajustan en la misma proporción, un congresista tendría un incremento de 1,5 millones de pesos en su remuneración.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/subir-el-salario-minimo-520481

 

30.18.-LA FALACIA DEL INGRESO MEDIO DEL MINISTRO – Jorge Iván González

El ministro Carrasquilla ha dicho que en Colombia deberían pagar impuesto a la renta todas las personas con un ingreso igual o superior al promedio. Esta tesis es una falacia que le permite al Ministro lograr dos propósitos. Primero, desconocer la relevancia de la distribución. Y, segundo, justificar la ampliación de la base tributaria hacia los hogares de más bajos ingresos.

17 ago 2018.- El promedio oculta las desigualdades. Dos distribuciones completamente distintas tienen el mismo promedio. Si una persona gana $9 millones y la otra $1 millón, el promedio es $5 millones. El resultado también es cinco cuando la distribución es perfectamente igual, y cada persona gana $5 millones. Cuando se recurre al promedio el tema distributivo es irrelevante. Y, precisamente, el Ministro busca ocultar los aspectos relacionados con la equidad.

Al dividir el PIB proyectado para 2018, que es de $954 billones, por la población estimada por el Dane, de 49,9 millones de personas, el ingreso promedio anual sería de $19,1 millones, y el mensual de $1,6 millones. En los cálculos del Ministro el promedio estaría alrededor de $1,9 millones. Tal y como se anuncia la reforma tributaria, a partir de este nivel de ingreso se comenzaría a pagar impuesto a la renta. Para recordar, actualmente son contribuyentes quienes ganen más de $3,7 millones al mes. Al reducir el umbral inferior y ampliar la base de contribuyentes, aumenta el recaudo sin que el Gobierno tenga que molestar a los ricos. En lugar de recurrir a impuestos al patrimonio y a las diversas formas de riqueza, el Ministro prefiere incluir como contribuyentes a personas que se ganan $2,2 salarios mínimos, y que apenas están superando el umbral de la pobreza.

Los gremios empresariales, por su parte, han dicho que la tributación en Colombia recae en los hombros de muy pocos contribuyentes. Olvidan que esta situación se explica porque el ingreso está muy concentrado y, lógicamente, si se busca una tributación progresiva, es inevitable que las mayores tarifas sean para quienes más ganan. Haciéndole eco a los gremios, el ministro Carrasquilla quiere ampliar la base de los contribuyentes.

Y para el Ministro 2,2 salarios mínimos es un ingreso elevado. En su opinión, el mínimo en Colombia es “exageradamente alto”. Esta conclusión la saca al relacionar el salario mínimo con la mediana del conjunto de salarios. Cuando se hacen las comparaciones internacionales, en Colombia este indicador es relativamente mayor. Y la explicación es muy simple: la mediana del salario es más baja que en el resto de los países. Y si el denominador es pequeño, es evidente que la fracción sea alta. En lugar de afirmar que el mínimo es alto, habría que concluir que la mediana de los salarios es muy baja.

Por estar observando las medias y las medianas, el Ministro no hace las comparaciones más evidentes e inmediatas. En Colombia el salario mínimo hora es de $3.073, equivalente a un dólar. En Los Angeles el salario mínimo hora es de US$12, así que después de una jornada de ocho horas un trabajador colombiano todavía no alcanza el ingreso que se gana un trabajador de Los Angeles en una hora.

Frente a estos datos tan contundentes, el Gobierno mira para otro lado, y pretende justificar sus decisiones inequitativas recurriendo a falacias lógicas, construidas alrededor de una maraña de medias y medianas.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/la-falacia-del-ingreso-medio-2760614

30.18.-EL QUIEBRE DEL ORDEN ECONÓMICOEduardo Sarmiento

La economía lleva cuatro años al vaivén de la vulnerabilidad externa. La economía, que creció en el pasado al 4,4 % y en algunos años se aproximó a crecimientos de 7 %, se convirtió en un fardo que crece al 2,5 %. No se cumplió la predicción de que la globalización traería mayores tasas de crecimiento de la producción y el empleo.

La alternativa es un nuevo orden económico basado en un banco central coordinado con la política fiscal, regulación armónica de los tipos de cambio y aplicación abierta de políticas industriales y comerciales selectivas.

18 ago 2018.- La globalización giró en torno a las teorías que señalaban que el mercado volvía de la tasa de interés el apoyo de los bancos centrales, mantendría el balance entre el ingreso nacional y el gasto y armonizaría la relación con el resto del mundo para asegurar la financiación de los déficits en cuenta corriente. Así, los movimientos de tasas de cambio inducidos por las tasas de interés se encargarían de que los países tuvieran acceso a los mercados internacionales.

El marco de referencia cambió drásticamente en los últimos 10 años, cuando las tasas de interés mundial llegaron a cero. Dejó de existir el mecanismo automático que iguala el gasto con el ingreso nacional y, más grave, que armoniza los déficits en cuenta corriente con los superávits del resto del mundo, es decir, el acceso a los mercados internacionales para financiar los faltantes. Los bancos centrales no tienen poderes suficientes para igualar el gasto con el producto nacional. Por su parte, las tasas de cambio flotantes perdieron la efectividad para coordinar las balanzas de pagos de las naciones. Se ha regresado al marco de mediados del siglo pasado en que las economías de mediano desarrollo operaban con exceso de ahorro y estrechez de balanza de pagos.

La mayor decepción es el sistema de tasas de cambio flotante. No se cumple el dogma de que es igual e incluso mejor tener déficit en cuenta corriente, porque los países pueden gastar por encima de lo que producen. Lo que se ha visto desde la recesión de 2008 es que los países que operan con cuantiosos déficit en cuenta corriente se precipitan en crisis. Así les ocurrió a Estados Unidos, a los países periféricos de Europa y ahora a los países emergentes.

La lección se aprendió y todos los países buscan operar con superávit en cuenta corriente por diferentes caminos. Los más incisivos han sido los países más desarrollados. La injerencia de Estados Unidos y Europa en las tasas de cambio mediante la adquisición de títulos del tesoro y en las prácticas comerciales por medio del sistema tributario y los TLC configuró una estructura en la que un amplio grupo de países emergentes opera con cuantiosos déficits en cuenta corriente, que significan financiamientos inaccesibles.

En el grupo aparecen Turquía, Italia, Grecia y varios países de América Latina, como Argentina, México y Colombia. No tienen más alternativa que aplicar políticas fiscales contractivas para reducir las importaciones y mantener el déficit en cuenta corriente en línea. Las economías quedan abocadas a excesos de ahorro que deprimen la producción y el empleo y acentúan el desequilibrio mundial. Así, en Colombia, el déficit en cuenta corriente se sostiene con un déficit fiscal inferior al déficit en cuenta corriente y financiado con títulos de ahorro. Deuda.

La verdad es que la tasa de interés cero y el excesivo influjo de los países desarrollados dejaron sin piso el orden económico internacional basado en la trilogía de banco central autónomo para fijar las tasas de interés, austeridad fiscal y tipo de cambio flexible. Los bancos centrales no tienen suficientes poderes para nivelar el producto nacional con el gasto, y la organización cambiaria y comercial no asegura la financiación de los faltantes externos. La alternativa es un nuevo orden económico basado en un banco central coordinado con la política fiscal, regulación armónica de los tipos de cambio y aplicación abierta de políticas industriales y comerciales selectivas.

 https://www.elespectador.com/opinion/el-quiebre-del-orden-economico-columna-806895

29.18.-LOS IMPUESTOS Y SALARIOS DE TRUMP – Mauricio Cabrera

Si se copiara en Colombia la reforma ‘trumpista’, hay que subir otros impuestos para que no explote el déficit fiscal. ¿Quién pagará el pato?

Es inagotable la imaginación de los que buscan bajar los impuestos a los ricos que son los propietarios de las empresas. El argumento tradicional de que bajando los gravámenes a las empresas se van a crear miles de empleos, se ha reforzado ahora con la idea de que con menos carga tributaria se van a subir los salarios a los trabajadores y, por lo tanto, va a mejorar la distribución del ingreso.

12 ago 2018.- Dos razones se aducen para sustentar este argumento: una altruista y otra económica.

Según la primera, los empresarios que se preocupan por la distribución del ingreso repartirán entre los trabajadores una parte de las ganancias adicionales que les quedan por pagar menos impuestos. Optimista, pero podría suceder.

La razón económica parte de la teoría clásica de la función de producción: al bajar los impuestos a las compañías se disminuye el costo del capital, lo cual lleva a que aumente la inversión y se creen nuevos empleos; en el mercado laboral la nueva demanda por trabajadores genera un incremento en el precio del factor trabajo, es decir en los salarios, y todos tan contentos.

En esta época de globalización, el argumento se ha complementado con la teoría de la movilidad de capital y las diferencias tributarias entre los países. Si un país baja los impuestos más que sus vecinos, entonces los capitales internacionales se moverán hacía allá, aumentando la inversión, el empleo y los salarios. Por eso se dice que la reforma tributaria de Trump ha generado una competencia mundial por bajar impuestos.

Son numerosos los economistas serios, incluyendo varios premios nobel, como Paul Krugman, que han demostrado que ese modelo teórico solo funciona en los libros de texto, y eso que no siempre, porque cambiando los supuestos se llega a resultados diferentes. Pero más allá de los debates académicos, la rebaja de impuestos que hizo Trump el año pasado, permite verificar, en la práctica, los resultados de esas políticas.

El análisis de lo que han hecho las empresas norteamericanas con el enorme regalo tributario que les hizo el conservador Partido Republicano, demuestra que no eran ciertas las premisas que justificaron la reforma. Un caso emblemático es la admirada Apple. Motivada por los menores impuestos repatrió al país utilidades por 250.000 millones de dólares, pero no modificó sus planes de inversión en el territorio estadounidense. Por el contrario, dedicó 100.000 millones a recomprar sus propias acciones, lo cual enriqueció a los accionistas, pero no benefició en nada a los trabajadores.

Pero este no es un caso aislado. Solo el 4,4 por ciento de los trabajadores norteamericanos recibieron bonos o aumentos salariales, después de la reforma tributaria, por un valor de 7.100 millones de dólares, mientras que las compañías gastaron 98 veces más (691.000 millones) en la recompra de sus acciones. Como el 80 por ciento de las acciones de las empresas está en manos del 10 por ciento más rico de la población, es claro quiénes fueron los grandes ganadores.

En cuanto a los salarios, solo el 12 por ciento de las grandes corporaciones hicieron aumentos, y en el conjunto de la economía, las cifras oficiales muestran que los salarios reales han caído, en promedio, 0,2 por ciento el último semestre.

Si se copiara en Colombia la reforma ‘trumpista’, hay que subir otros impuestos para que no explote el déficit fiscal. ¿Quién pagará el pato?, es tema de otra columna.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/impuestos-salarios-y-trump-519994

29.18.-LAS REFORMAS ECONÓMICAS QUE ANUNCIÓ EL MINISTRO CARRASQUILLA

El recién llegado ministro de Hacienda pondrá la casa en orden con las reformas tributaria, pensional, al Sistema General de Participaciones como dejó propuesto Mauricio Cárdenas, la deuda y el gasto del Gobierno.

Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda. Foto: Dinero

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, explicó este viernes cómo serán los siguientes meses para las finanzas del país, con él a la cabeza. El cambio de administración trae varios ajustes: la reforma tributaria y la pensional que no dan más espera. También priorizará el grave problema de Electrocaribe y el eterno suspenso de la navegabilidad del río Magdalena.

Con esos dos temas que no dan espera y otros problemas que le “trasnochan” y que continúan en estudio dentro de la misma entidad para más adelante presentarle una propuesta a sus compañeros de gabinete y al presidente Duque, de modo que haya “unidad” dentro del Gobierno sobre ambas reformas.

Reforma Tributaria:

El ministro Carrasquilla dividió el estatuto tributario actual en dos columnas principales que tendrán que ser modificadas: renta e IVA.

En el primer caso, el jefe de la cartera señaló que el impuesto a la renta, que causa cerca del 50% del recaudo nacional, es “agresivo con empresas formales” ya que además de la tarifa general, que la tributaria de 2016 descendió progresivamente hasta 33% desde 2019, están los impuestos territoriales como el ICA.

Recomendado: Los desafíos del Congreso de Duque

En el caso del Impuesto de Industria y Comercio (ICA), Carrasquilla reconoció que representa la mayor fuente de ingresos para los municipios por lo que el Gobierno debe encontrar una fórmula para disminuir la carga tributaria sobre las empresas, sin reducir el ingreso para los municipios e incrementando el recaudo nacional.

Y agregó que “es cierto que esto pasa en sectores industriales muy competidos y con bajos márgenes”, por lo que se debe resolver el problema con la armonización de necesidades de municipios y empresas. Una posibilidad es que el Gobierno Nacional Central permita la deducción parcial o total del ICA para estos casos.

En cuanto al impuesto a la renta para personas naturales, recordó que Colombia está muy por debajo de los estándares internacionales e incluso del promedio de la región en declaración de renta y además inicia desde una tarifa alta. Aquí el Ministerio estudia la posibilidad de ampliar el umbral para que quienes reporten desde un ingreso promedio declaren renta y la tarifa menor de pago del impuesto empezaría desde quienes reporten un ingreso equivalente al 1,5 del promedio, tal como sucede en la mayoría de los países.

En este punto falta definir el valor desde el que empezarían los colombianos a declarar renta. El Pib per cápita del país está entre $1,8 millones y $1,9 millones, pero el salario promedio es de entre $2,2 millones y $2,35 millones.

La otra columna principal es el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Se calcula que hay cerca de $40 billones que no se recaudan pues corresponden a los bienes excluidos o exentos de la canasta básica familiar, dada su regresividad en especial para las familias de menores recursos.

Carrasquilla reconoció que dicho argumento es totalmente válido y cierto, pero el país requiere de dichos ingresos y tiene uno de los mejores sistemas de medición de pobreza del mundo y de identificación de las familias de más bajos recursos, por lo que podría gravarse toda la canasta y después devolverles dichos recursos mediante los mecanismos ya existentes como el Sisbén, para eliminar dicha regresividad.

La tasa más baja de IVA que existe en el país es de 5%, es posible que el Ministerio de Hacienda evalúe esta tarifa para gravar los que hasta ahora son bienes exentos y excluidos en la canasta básica.

Lea también: Este es el presupuesto que heredó Carrasquilla

En cuanto a la evasión, Carrasquilla buscará continuar con la simplificación del sistema y eliminación de exenciones y excepciones para reducir las posibilidades de elusión, así como fortalecer a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) con modernización de los sistemas, aumento de la fuerza laboral y contratación de expertos.

La meta del presidente Duque es reducir la evasión de impuestos en 10% cada año, para acumular una disminución de 40% al final de su gobierno. La tarea quedará en manos del director de la Dian, que aún no es elegido y que posiblemente sea José Andrés Romero, quien está en etapa de evaluación y Carrasquilla señaló que le agradaría sumarlo su equipo.

Otros aspectos que podría incluir la reforma tributaria son: la disminución del tope máximo de ingresos para hacer parte del monotributo, impuesto que por ahora no ha dado el resultado esperado para formalizar a los pequeños comerciantes; un método para iniciar la marchitación del 4×1.000 que empezó como impuesto temporal y ya cumple 18 años, Carrasquilla evalúa la propuesta de Asobancaria de incluirlo como impuesto deducible de renta.

Foto: La reforma tributaria del 2016 aprobó la creación de una nueva figura que buscaba simplificar el pago de impuestos de los pequeños comerciantes y promover su formalización.

Además, buscarán un mecanismo para acabar con los “castigos” del estatuto tributario actual sobre las pequeñas empresas y los emprendimientos. Todo esto, dentro del marco de la promesa de Duque de fomentar las pequeñas empresas y la Economía Naranja, que encontraría un espacio de formalización junto con los emprendimientos y generarían mayores recursos para el país.

El ministro de Hacienda agregó que la propuesta de reforma tributaria que presentó el partido Cambio Radical en los últimos días es bienvenida y lo serán todas aquellas que presenten los demás sectores del país, como insumo para la discusión.

Reforma pensional

La segunda reforma que no da espera en este gobierno es la pensional. El ministro Carrasquilla señaló que en especial hay tres problemas de la estructura actual que le preocupan.

El primero de ellos, el más grave en su opinión, es de la cobertura. En Colombia, aseguró, cerca del 75% de los adultos mayores no tiene acceso a una mesada pensional, es decir que todos los recursos los reciben apenas el 25% de los jubilados.

Foto: Apenas 30% de los colombianos en edad de pensión tienen ese beneficio.

La baja cobertura es parte del segundo problema del sistema: la inequidad. Cada año, se invierten $40 billones en el pago de las mesadas pensionales de ese 25% que logró pensionarse y además la mitad de esos recursos van a quienes obtienen las mesadas más altas “un subsidio que no sería un problema si se destinara a los más pobres”.

Puede interesarle: Minhacienda presentó reforma al Sistema General de Participaciones

El tercer problema es la asimetría entre los dos sistemas que existen y que crean incentivos para el traslado de un régimen a otro, según la conveniencia del futuro pensionado. La reforma tendrá que igualar las condiciones entre el Régimen de Prima Media y el de Ahorro Individual con Solidaridad.

Reformas al gasto y el SGP

El ministro Carrasquilla señaló que la Comisión de Expertos del Gasto, que entregó su informe final en el primer semestre, tenía la razón al advertir que el país ya no tiene la capacidad para medir la efectividad de muchos de los subsidios que existen pues no se sabe a ciencia cierta si llegan realmente a la población que debería, por lo que tendrán que revisarse los subsidios y hacerlos eficientes.

Sin embargo, para este año aseguró que no dejará “colgado de la brocha” en presupuesto a ningún programa social del país “aunque sea del gobierno anterior”.

En gasto el Ministerio de Hacienda también revisará los pagos de Unidades por Capitación (UPC) para el sistema de salud, que tiene un déficit acumulado cercano a los $7 billones, así como el cubrimiento del régimen subsidiado para que el país se asegure de tener en dicho régimen a quienes realmente lo necesitan y no a aquellos empleados informales que tienen un ingreso superior al que debería para pertenecer a este régimen.

Por otro lado advirtió que “el ritmo al que el anterior gobierno emitía vigencias futuras se acabó”. Carrasquilla aseguró que cumplirá con los compromisos adquiridos por Mauricio Cárdenas en vigencias futuras, que suman $9,3 billones de los cuales en 2019 tendrán que pagarse $7 billones, la mayoría para infraestructura por lo que están clasificadas dentro del rubro de inversión.

Su sucesor en el Ministerio de Hacienda dejó radicado ante el Congreso el proyecto de Ley para modificar el Sistema General de Participaciones y así cumplir con las obligaciones que adquirió el gobierno con los maestros tras el paro de 2017.

Recomendado: Inflación volvió a caer en julio

El ministro Carrasquilla seguirá con el proceso del proyecto en el Congreso y señaló que si bien el sistema, que es constitucional, ya sufrió dos reformas, este cambio de norma para dirigir más recursos hacia los rubros de salud y educación es necesario y adecuado pues “las obligaciones hay que cumplirlas”.

Las otras reformas

A diferencia del exministro Mauricio Cárdenas, Alberto Carrasquilla sí apoyará la creación de la Oficina de Asistencia Técnica Presupuestal (OATP) para el Congreso, cuyo proyecto de ley ya fue aprobado en la Cámara de Representantes.

Aunque no es una prioridad del gobierno, el ministro Carrasquilla también se mostró de acuerdo con el proyecto de eliminación de los tres ceros del peso y señaló que es un cambio simbólico que demuestra que pese al “susto” de 2014, Colombia ya tiene controlada la inflación y podría unirse el próximo año a la celebración de nuestro Bicentenario.

A Carrasquilla tampoco le disgusta la venta de activos de la Nación. Para el ministro, que el Estado provea de energía a ciertas zonas del país mediante empresas propias no es tan prioritario como garantizar la alimentación, adecuada atención y educación de los niños del país por lo que podría mejor hacerse una “transferencia de recursos”.

En ese sentido, el ministro Carrasquilla señaló que el tema de la venta de otro 10% de Ecopetrol debe estar siempre sobre la mesa y además ya cuenta con autorización del Gobierno. Por el contrario, señaló que no está de acuerdo con la propuesta de la Unión Sindical Obrera (USO) de recomprar las acciones de la empresa que se democratizaron.

La estable:

Pese a la críticas que hizo durante su campaña el ahora presidente Iván Duque, el ministro de Hacienda fue claro en señalar que la Regla Fiscal se mantiene. Para Carrasquilla, le hace más daño al país anunciar que modificará esta norma que soportar las críticas que hay sobre la misma.

https://www.dinero.com/economia/articulo/alberto-carrasquilla-anuncia-sus-reformas-economicas/260849?utm_source=revistaarcadia.com&utm_medium=referral&

28.18.-EL DESPLOME DEL EMPLEO – Eduardo Sarmiento

Los fracasos reiterados de predicción y la carencia de un marco conceptual sólido sobre el estado de la economía han generado confusión. A pesar de que las proyecciones oficiales y de los organismos internacionales se ajustan a diario a la baja, proclaman que la economía se encuentra en franca recuperación. Al principio del año, el Gobierno y el FMI anticiparon que la economía crecería 3 %, luego la bajaron a 2,7 % y en los ocho meses del año se advierte que no llegará a 2,5%.

4 Ago 2018 .- El estado más dramático es el del empleo. En el último año la ocupación se redujo en 150.000 personas (-0,7 %) y otras 400.000 dejaron de buscar trabajo y salieron de la fuerza laboral. La economía perdió 550.000 empleos. El país está pagando los costos de cuatro años de estancamiento. La evolución dentro del marco de una fuerza de trabajo altamente productiva y una política macroeconómica de expansión de la producción de menos de 2 % hizo aguas. Por simple aritmética, estamos ante una economía que destruye empleos a un ritmo de 3 % anual.

La explicación se ha dado en esta columna en forma reiterada. Por factores de diversa naturaleza, el país ha venido operando con un marco de crecimiento del producto nacional por encima del gasto. En términos concretos, se configura un clásico exceso de ahorro que deprime la economía e impide la entrada de liquidez al sistema. La baja de la tasa de interés de referencia y la ampliación del déficit financiado con recursos de emisión se tornan inefectivos para impulsar la actividad productiva.

No obstante que esta situación es característica de las grandes recesiones de la humanidad, los economistas neoliberales y los libros de texto consideran que el exceso de ahorro es una ficción que se corrige sola. La mejor prueba de su presencia son las tasas de interés cero que rigen el mundo desde hace más de diez años. Lo cierto es que el exceso de ahorro se mantiene e inválida muchos de los postulados clásicos de análisis macroeconómico.

Si bien la productividad del trabajo es el indicador más sólido de la economía, no es cierto que determine el crecimiento del producto nacional. Por el contrario, en condiciones de desempleo la producción determina la productividad y el empleo. Así, la caída del crecimiento de 3 % determinó una pérdida del empleo del mismo orden.

A lo anterior se agrega un marco externo altamente dependiente de la minería y deficitaria, y ahora agravado por la caída de los precios del petróleo. El andamiaje se sostiene con una política fiscal contractiva que frena las importaciones y reduce el déficit en cuenta corriente. El déficit fiscal se financia con títulos de ahorro y se mantiene por debajo del déficit en cuenta corriente.

El balance es insatisfactorio. Al cabo de cuatro años de gestión gubernamental, se encuentra una organización económica de exceso de ahorro, aumento del producto nacional per cápita por debajo de la productividad del trabajo y déficit estructural de la balanza de pagos. El crecimiento evoluciona a la mitad de su potencial, el empleo se desploma, la participación del trabajo en el producto disminuye y las diferencias de ingresos se amplían.

Lamentablemente, los bancos centrales no tienen la flexibilidad para apartarse de las cartillas dictadas por los organismos internacionales y las firmas calificadoras de riesgo. Ni siquiera los errores sistemáticos de proyección, que movilizan a los seres irracionales, los llevan a cambiar las prácticas. La alternativa la he presentado en varias ocasiones. Quiérase o no, se plantea la coordinación entre la política monetaria y fiscal para reducir el exceso de ahorro y propiciar un crecimiento del ingreso nacional per cápita igual a la productividad del trabajo, a tiempo de una abierta estrategia de regulación cambiaría y comercial y de protección industrial.

https://www.elespectador.com/opinion/el-desplome-del-empleo-columna-804258

28.18.-LA ECONOMÍA CON SANTOS – Salomón Kalmanovitz 

El crecimiento económico entre 2010-2014 fue de 5,2 % anual, pero decayó en el siguiente cuatrienio a 2,4 %. El crecimiento promedio de la era Santos fue de 3,8 %. El auge fue propulsado por precios de petróleo que alcanzaron los US$130 el barril, pero su derrumbe a US$30 en 2014 frenó el crecimiento, por la devaluación del peso de más del 50 % y su contagio a los precios internos. Algo similar había ocurrido durante las dos administraciones Uribe con la crisis financiera internacional del 2008 y ambas se hubieran podido morigerar si hubieran ahorrado parte de las bonanzas para reducir la volatilidad del ciclo económico. En todo caso, los dos dependieron de la lotería de las materias primas y la diferencia está en qué hicieron con los excedentes de los auges y cuáles fueron sus políticas sectoriales.

5 Ago 2018.- Las relaciones de Uribe con Obama se tensaron a partir del 2008 por el giro progresista que este le dio a su gobierno. El Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos no se firmó durante la era Uribe por la resistencia del Congreso norteamericano a la falta de garantías laborales, la vulneración de derechos humanos y la discriminación racial que caracterizaron su gobierno. La administración Santos cambió la política social, reconformó el Ministerio del Trabajo, recobró el de Justicia y ofreció más garantías a la negociación colectiva, logrando la firma del TLC y mejorando la visión del mundo sobre Colombia.

Mientras Santos dejó un importante legado de obra pública bien estructurada, casi 4.000 kilómetros de vías nuevas, Uribe dejó dobles calzaditas sin terminar, ambos con un toque Odebrecht; la deuda externa bajo Uribe pasó de US$20.000 millones en 2002 a US$40.000 millones en 2010. El gobierno Santos la hizo llegar a US$67.000 millones a principios de 2018, pero el ritmo de expansión fue menor, dejándonos una pesada carga para el futuro.

Uribe quitó impuestos a las empresas y devolvió la contribución para la guerra que él mismo había introducido sin generar un ápice de empleo. Uno de los mejores resultados de política pública de Santos fue haber quitado las contribuciones al SENA y al ICBF que castigaban las nóminas, produciendo desempleo e informalidad; por ello, la tasa de desempleo se redujo por debajo de los dos dígitos y ahí se mantiene, a pesar de la desaceleración de la economía. Si hubiera quitado el 4 % de las cajas de compensación y mermado los aportes a salud y pensión, sacándolos de una mayor tributación general, el resultado habría sido aun mejor. Pero no: Santos redujo el impuesto a las empresas y aumentó el de renta de la clase media en la reforma de 2016, los dividendos de los más ricos siguieron exentos y aumentó el IVA, que ya Uribe había elevado; así que en ese aspecto no hubo mucha diferencia.

En torno a los tres huevitos que le confió Uribe a Santos: 1) la seguridad aumentó considerablemente después de la firma de la paz con las Farc, pues la tasa de homicidios bajó de 39 por 100.000 en 2010 a 25,4 en 2017 y se redujo mucho más el secuestro. 2) La cohesión social mejoró por la inclusión de los trabajadores, campesinos y víctimas del conflicto. 3) La inversión extranjera directa durante la era Uribe fue de un promedio anual de US$5.260 millones, mientras que Santos, con una mejor trayectoria de respeto a la ley y a los derechos de propiedad, promedió US$14.500 millones, reflejo de una mayor confianza inversionista. La regla fiscal ayudó también a este propósito.

https://www.elespectador.com/opinion/la-economia-con-santos-columna-8

27.18.-COMPÁS DE ESPERA – Salomón Kalmanovitz

Las primeras acciones de la triunfalista bancada del Centro Democrático (CD) eran previsibles en su afán por destruir elementos fundamentales de los acuerdos de La Habana con las Farc. Así, la sed de venganza del furibismo atacó la Justicia Especial para la Paz para castigar al infinito a los que cumplieron y entregaron sus armas, a pesar de que muchos militares confían plenamente en ella y los cambios introducidos pueden perjudicarlos.

Me sorprendió el gabinete inicial nombrado por Duque, descartando alianzas con los partidos que lo apoyaron tardíamente, ni darles participación a los sectores recalcitrantes de su organización. Quedará por verse qué tipo de intercambio ofrece cuando requiera de los votos de esos partidos en el Congreso para aprobar sus iniciativas y qué sucede con la contratación del gasto público para reponer a sus financistas. No obstante, es preocupante la abundancia de representantes de gremios de la producción y del comercio en el gabinete, que tenderán a actuar a favor de sus intereses particulares y no del interés general. El recurso a técnicos sin reconocida asociación política, y a buenos ejecutores como el nuevo ministro de Salud, permite introducir un compás de espera a lo que será el nuevo gobierno. Si bien la tecnocracia es garantía de políticas responsables, no es necesariamente progresista.

El ministro Carrasquilla es conocido por políticas ortodoxas que aumentan la desigualdad: la reducción de la tributación empresarial y de los ricos, el aumento del IVA y la reducción del gasto social, aunque ahora no tiene margen para reducir aún más impuestos a las empresas. En una críptica columna en la revista Dinero, defendió la deliberación con argumentos y criticó el ataque personal que ha sido la marca de buena parte del CD, especialmente de su jefe mayor. Esperemos que Carrasquilla actúe distinto a como lo hizo durante los gobiernos de Uribe y que este presidente no torpedee sus iniciativas. Es muy favorable para Duque la situación de su presidente eterno con sus sempiternos líos judiciales, quien estará demasiado ocupado defendiéndose, aflojando sus riendas sobre el Poder Legislativo y sobre el presidente en ejercicio.

La reunión de Duque con la Academia Colombiana de Ciencias para discutir su política de ciencia y tecnología puede ser un punto de quiebre. Tiene que ver con su interés por la economía naranja (innovación, industrias del cine y TV, y economía digital), que requiere fortalecer Colciencias y pensar en un nuevo ministerio de ciencia. La vinculación de Israel en temas como el desarrollo tecnológico y el cuidado del agua puede ser pieza importante de un nuevo rumbo para el país. Habrá que ver.

Así las cosas, el gobierno de Duque no llegaría a ser un régimen fascista en el cual los gremios conforman la cámara del trabajo, junto con las organizaciones de jóvenes, mujeres y trabajadores fascistas que remplazan el Congreso elegido por voto universal y reprime violentamente a la oposición por medio de bandas armadas, aunque acá tenemos organizaciones criminales que asesinan impunemente a los activistas sociales. Tampoco sería este gobierno familia del falangismo español, donde la religión católica se hizo hegemónica; sí cuenta con el apoyo de grupos religiosos ultraconservadores y del catolicismo lefvreviano, que pueden imponer restricciones a las libertades civiles y de género. Por lo tanto, hay que mantenerse alertas.

https://www.elespectador.com/opinion/compas-de-espera-columna-803070

27.18.-LA PROPUESTA DE LOS GREMIOS – Mauricio Cabrera

Uno de los pilares de los programas de Iván Duque es la equidad Galvis

El documento de propuestas del Consejo Gremial Nacional (CGN) al Presidente electo va en contravía del creciente consenso que se ha venido creando en Colombia, y el mundo, sobre la prioridad que deben tener en las políticas públicas la lucha contra la desigualdad y la pobreza. Parece más bien un documento de los asesores de Trump, no tanto por lo que dice, sino por lo que deja de decir.

29 jul 2018.- Los gremios parten de la definición de las prioridades que debe tener el país en la actual coyuntura: “el incremento necesario de la productividad y la competitividad, las restricciones fiscales, las buenas prácticas y compromisos internacionales, la lucha contra la corrupción, la seguridad jurídica y el respeto de la propiedad privada y la economía de mercado”.

Nadie puede cuestionar que esos temas son prioritarios y deben estar incluidos en cualquier agenda de gobierno; la mayoría de las propuestas gremiales son útiles para alcanzar esos objetivos. Lo cuestionable del documento gremial es la no inclusión de otras prioridades que no solo deben ser parte de toda agenda gubernamental, sino que ocupan un lugar destacado dentro del programa del presidente Iván Duque.

Son mínimas en el documento las referencias a los problemas de la desigualdad y la pobreza en Colombia; de hecho, la única mención a ellas dentro del consenso sobre lo prioritario es citando las recomendaciones de buenas prácticas de la Ocde. Además, es increíble que en pleno siglo XXI se siga viendo la pobreza como un problema de actitud de los pobres que no quieren salir de ese estado: el CGN considera que “la lucha contra la pobreza debe abordarse de una manera asertiva generando incentivos para que las personas mejoren su calidad de vida”.

No se entiende cómo se puede ser tan miope de no incluir entre las grandes prioridades nacionales, la superación de la pobreza o el cierre de las brechas de raza, género, o ingresos que hacen de Colombia uno de los países más desiguales del mundo.

Es cierto que el papel de los gremios es velar por los intereses de sus afiliados, pero hace mucho rato que el mismo sector empresarial entendió que, como decía Manuel Carvajal, no puede haber empresas sanas en un medio social enfermo. Por eso es creciente la atención que muchas compañías dan al tema de la responsabilidad social y, por ejemplo, para el Consejo Privado de Competitividad “uno de los objetivos transversales y esenciales tiene que ver con todo el tejido social, es decir, cómo logramos tener un país con una paz sostenible, donde no haya brechas, inequidades de género, ni de clases; donde todos quepamos”. El CGN va en otra dirección.

Uno de los tres pilares de los programas de Iván Duque es la equidad. A lo largo de toda la campaña electoral, y también después de ser elegido ha insistido en que su objetivo es “la construcción de un gran ‘Pacto Nacional’ entre todos los sectores sociales, con el objetivo de unir el país, derrotar la pobreza e incrementar el bienestar de toda la sociedad”. Es de esperar que la visión miope de los gremios no le haga cambiar el rumbo, y estos propósitos se conviertan en efectivas políticas públicas para la construcción de un país sin pobreza y con menos desigualdades.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/la-propuesta-de-los-gremios-519546

27.18.- PROPUESTA GREMIAL DE REACTIVACIÓN – Eduardo Sarmiento

El Consejo Gremial Nacional presentó un documento de sugerencias al Gobierno para reactivar la economía. Infortunadamente, las recomendaciones no están fundamentadas en un diagnóstico amplio que justifique las propuestas. En cierta forma se insiste en los lugares comunes.

En el documento gremial se recomienda bajar la tasa impositiva de las empresas a 28 %, aumentar la brecha entre el salario medio y el mínimo y mejorar el aprovechamiento de los TLC. Se sigue la misma línea de la administración anterior, que redujo la tasa impositiva a las empresas, ajustó el salario por debajo de la productividad y amplió las negociaciones de los TLC y los acentuó con el ingreso a la Alianza del Pacífico.

28 jul 2018.- Sin hacerlo explícito, se está sugiriendo que el mal desempeño de la economía está en los altos impuestos, elevados salarios y baja competitividad externa, es decir, se trata de un típico problema de oferta. Se equivocan. Como lo he demostrado en forma reiterada, la caída de la economía se originó en un problema de demanda ocasionado por los desaciertos del Banco de la República para ajustar la caída de los precios del petróleo. El país lleva cuatro años con tasas de crecimiento de menos de 2 % y tasas de desempleo crecientes, cercanas a dos dígitos.

El desplome de los precios del petróleo aumentó el déficit en cuenta corriente y ocasionó un exceso de ahorro que no fue contrarrestado por la política monetaria y fiscal. La política monetaria de tasas de interés de referencia resultó infructuosa, porque no bajó significativamente la tasa de interés del crédito, ni el volumen del mismo, que es lo que cuenta al final. La política fiscal de ampliación del gasto financiado con la colocación de títulos TES se compensó con la reducción de la inversión. Así, el exceso de ahorro creado por la caída de los precios del petróleo no se corrigió sino se agravó. En consecuencia, la economía ópera con una deficiencia de demanda que mantiene estancada la producción y deprime el empleo y el salario.

Lo más preocupante es que el crecimiento sustentado en el desmonte a la tributación progresiva, la baja de salarios y el libre comercio es la continuación del modelo que se aplicó en los últimos 25 años con resultados deplorables. En la mayoría de los países disminuyó la participación del trabajo en el producto nacional y se incrementó el coeficiente de Gini. Colombia quedó relegada entre los cinco países más inequitativos del mundo.

Las propuestas de reactivación de la economía parten de la premisa que el deterioro se originó en un problema de oferta y pretenden resolverlo con la reducción de impuestos y salarios. No es cierto. La causa del retroceso es una contracción proveniente de los desaciertos del Banco de la República. La solución no puede ser otra que la sustitución de la autonomía monetaria por la coordinación fiscal y monetaria para reducir el exceso de ahorro y ampliar la liquidez de la economía.

El crecimiento económico con ampliación de las desigualdades es un contrasentido. Lo que se plantea es el modelo basado en el ahorro, la educación, la industrialización, la protección comercial y cambiaria, que aumente la participación del trabajo en el PIB y genere las transferencias fiscales que garanticen la inclusión del 40 % menos favorecido.

En fin, la propuesta del Consejo Gremial no reactiva mayormente la producción y deteriora la distribución del ingreso. La recuperación de las tasas de crecimiento históricas y la reducción de las desigualdades de la sociedad colombiana requieren cambios más de fondo en el modelo económico.

https://www.elespectador.com/opinion/propuesta-de-reactivacion-gremial-columna-802870

26.18.-PENSIONES PARA PASEAR EN MIAMI – Mario Valencia

Es extraño que los banqueros estén tan preocupados por la situación fiscal del país, que ellos mismos han ayudado a agravar, con negocios lesivos para el patrimonio público como algunos de las alianzas público-privadas. 

16 jul 2018.- Sergio Clavijo, director de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, un centro de estudios económicos del y para el sector financiero, en un foro del Banco de la República afirmó –con desparpajo– que las pensiones no son para irse a pasear a Miami sino para sobrevivir. Además de su sinceridad extrema, llama la atención que quien lo afirma es una persona que el 29 de abril de 1996, trasladó su pensión desde Porvenir hacia Colpensiones. Es decir, uno de los representantes más importantes de los banqueros colombianos, tres años después de implementada la Ley 100, dejó de confiar en el sistema privado como la mejor forma de pensionarse y, al igual que lo hicieron 11.383 colombianos el año anterior, se pasó al sistema público, que ofrece más beneficios.

Anif advierte que existe una “bomba social y fiscal”, como resultado de la baja tasa de cobertura pensional, los altos subsidios que se pagan en el fondo público, la caracterización demográfica del país, con tendencia al envejecimiento, y la alta tasa de reemplazo que se paga. En este sentido, Anif propone marchitar a Colpensiones, fortaleciendo el sistema privado de ahorro individual, aumentando la edad de pensión, igualando la de hombres y mujeres, y disminuyendo el pago de la mesada pensional. La justificación, según Clavijo, es que así lo hacen los países de la Ocde, club neoliberal al que acaba de ingresar Colombia aunque tiene condiciones de calidad de vida muy inferiores al promedio de países que lo conforman.

Por supuesto, lo que no dice Anif, ni Asofondos, ni Fedesarrollo, ni el FMI y la Ocde, todas instituciones que han propuesto desmejorar las condiciones de pensiones de los colombianos, es que, en el sistema privado, conocido como Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, Rais, una persona que haya tenido ingresos salariales por $3‘125.000, se va a pensionar con $781.000. Es decir, una tasa de reemplazo de 25%, suponiendo una tasa de rendimiento real de 3%, que es la promedio en los últimos 5 años. Estos cálculos, elaborados por el profesor Stefano Farné, de la Universidad Externado, han puesto sobre la mesa un debate adicional sobre pensiones inadecuadas o insuficientes en el Rais, que quienes se están pensionando lo sufren a diario.

Es extraño que los banqueros estén tan preocupados por la situación fiscal del país, que ellos mismos han ayudado a agravar, con negocios lesivos para el patrimonio público como algunos de las alianzas público-privadas. La Ley 1882 de 2018, obliga al Estado a asumir las deudas que los concesionarios que no cumplan o se quiebren hayan adquirido con el sistema financiero. Por cuenta de esta Ley, hecha a la medida, el fisco podría terminar pagando $3,6 billones a la corrupta Odebrecht y a su socio Corficolombiana, del grupo Sarmiento Angulo.

Tantas ideas expuestas sobre el tema pensional, lanzadas incluso por una parte del equipo de empalme del presidente electo Iván Duque, no logran ocultar que en la tal ‘bomba pensional’ Colombia gasta el 3,9% del PIB, mientras Estados Unidos gasta 7%, Dinamarca 8%, Bélgica 10,2%, Francia 13,8% e Italia 16,3%. La discusión debe girar –entonces– en la necesidad de una política integral de atención a la vejez, con un sistema público fuerte y uno privado complementario, así como buscar el crecimiento del PIB en lugar de reducir los derechos de los trabajadores y pensionados.

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/pensiones-para-pasear-en-miami-por-mario-valencia/260105

 

25.18.-LA ENFERMEDAD HOLANDESA FINANCIERA – Aurelio Suárez

En entrevista reciente, el ministro Cárdenas registró como el mayor logro económico de los ocho años del gobierno de Santos el aumento de la inversión extranjera, anotando que entre 2002 y 2010 los flujos netos anuales eran en promedio de 6.000 millones de dólares, mientras que entre 2010 y 2016 subieron a 14.000 millones. Confirmó así que el capital externo es hoy la variable de cierre de la economía colombiana, cuando entre 1996 y 2002 la media fue apenas de 2.500 millones. Es a partir de esa avalancha de divisas como debe analizarse la economía nacional y, contrariando la falsa y difundida especie del modelo ‘extractivista’, que no corresponde a una caracterización precisa, urge evaluar el efecto conjunto de los flujos externos como esencia de la política económica del siglo XXI.

12 jul 2018.-  El monto (stock) de la inversión extranjera directa en Colombia a marzo del 2018 es de 182.342 millones de dólares. ¿Cómo se distribuyó la ocurrida entre 2000 y 2017? En petróleo suman 44.915 millones y en minas, 26.019; en industria llega a 28.721; en servicios financieros, a 19.466; en transporte y comunicaciones, a 17.406 y en comercio, a 13.800, para mencionar lo más relevante (Banco de la República, 2018).

Lo anterior se ratifica al mirar las 21 mayores empresas por ingresos superiores a $ 4 billones en 2017: diez son transnacionales; cinco, predominantemente nacionales; dos son públicas y cuatro, mixtas (público-privadas). Entre ellas hay cinco relacionadas con hidrocarburos y minería, encabezadas de lejos por Ecopetrol; tres, con comercio; dos, con servicios financieros y cabezas de ‘holding’ de inversión; tres, con servicios públicos; dos, con servicios de salud; dos, con TIC; tres vinculadas con la industria y una, con transporte aéreo.

Colombia cayó en el entrampamiento crediticio con el propio capital internacional al que le abrió con laxitud sus puertas en la orgía de la confianza inversionista.

Las lucrativas operaciones –que incluyen además los giros a las economías foráneas de origen– tienen como contrapartida ingentes costos para sostenerlas, manifestados en los crecientes niveles del endeudamiento bruto del sector público. En 2000, este era de $ 88 billones, equivalente al 45 por ciento del PIB; para 2010 subió a $ 234 billones, entonces 43 por ciento del PIB, y para 2017 se disparó a $ 500,9 billones, 54,4 por ciento del PIB, que, como advirtió la Anif, al agregarse el pasivo de Ecopetrol, se acercaría al 60 por ciento, nivel a partir del cual la Unión Europea trata como “paria” a una economía.

No obstante, al estudiar los acreedores de dicha deuda, se encuentra que también el capital extranjero participa en gran medida. De acuerdo con información de Juan Pablo Fernández, la denominada inversión de portafolio, eminentemente especulativa, vale 87.282 millones, muy por encima de lo puesto en petróleo y minería, y 56.182 de ellos están representados en títulos de deuda pública, TES. Así mismo, los pasivos externos (inversión extranjera + deuda + especulación con monedas) llegan ya a 328.291 millones de dólares, un 147 por ciento más con respecto a marzo del 2010, de los cuales cerca de 130.000 millones corresponden a títulos y préstamos. Colombia cayó en el entrampamiento crediticio con el propio capital internacional al que le abrió con laxitud sus puertas en la orgía de la confianza inversionista.

La mayor ‘extracción’ no es petróleo ni carbón ni oro. Es de ahorro y de trabajo nacional para cubrir el pago del exorbitante endeudamiento, principalmente con bajos salarios y mínimos ingresos disponibles –de la base social nacional–, mermados por impuestos indirectos como IVA, al consumo, cuatro por mil y gravamen a los combustibles.

Los capitales foráneos, incentivados por favorables diferenciales en las tasas de interés y beneficios tributarios, hacen del mercado colombiano jugoso filón, tanto que, según IIF, el país ocupó de 2015 a 2017 el cuarto lugar, de acuerdo con el porcentaje del PIB, como receptor de flujos de deuda entre las economías emergentes, luego de la República Checa, Líbano y Sudáfrica. Además de endurecer la revaluación del peso, se subordina al conjunto de la economía al pago cumplido y, encima, supervisado por las calificadoras de riesgo de Wall Street, que enjalmaron a los gobiernos anteriores e igual harán con el de Duque.

El desarrollo armónico de los distintos sectores productivos estuvo afectado entre 2002 y 2010 por la conocida enfermedad holandesa y ahora lo está aún más por esta fase superior robustecida con capitales especulativos, tal como lo explica Alberto Botta (2015, Universidad de Calabria y Universidad de Greenwich) al estudiar el caso de Colombia.

Este es el balance macroeconómico de 16 años de uribosantismo, que, al parecer, será similar para el futuro próximo en busca de espacios fiscales para cubrir esta espiral sin límite

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/aurelio-suarez-montoya/la-enfermedad-holandesa-financiera-242308

25.18.-CRECIMIENTO Y DISTRIBUCIÓN EN AMÉRICA LATINAEduardo Sarmiento

La característica dominante de América Latina es el descenso del crecimiento con respecto al promedio mundial. No se cumple el postulado de que los países de menor desarrollo crecen más rápidamente. La explicación se remonta al final del siglo pasado. Debido a la implantación del Consenso de Washington, la región se vio abocada a un rápido deterioro de la distribución del ingreso que indujo a adoptar en algunos países políticas fiscales distributivas.

7 jul 2018.- A principios del siglo, la región experimentó un proceso de aumento del salario por debajo del producto per cápita, que dio lugar a una caída de ingresos del trabajo con respecto al PIB y un aumento creciente del coeficiente de Gini. El comportamiento, que era el resultado de serias deficiencias en el funcionamiento de las economías de libre mercado, se buscó corregir con el aumento de impuestos indirectos orientados a ampliar el gasto público y los subsidios. Pero estos recursos llegan en una proporción reducida a los sectores menos favorecidos.

En Colombia, el 40 % más pobre obtiene un porcentaje muy inferior de la factura tributaria. El dispositivo moderó el deterioro de la capacidad de compra y ocasionó una fuerte reducción del ahorro, que disparó los déficits fiscal, y en cuenta corriente, acentuó las presiones inflacionarias y redujo el crecimiento económico. En Brasil y Argentina se registran déficits fiscales de más del 5 % del PIB.

Venezuela es caso aparte. La estructura de gasto público provocó un alza de los consumos por encima de los de las posibilidades de producción y desmanteló el ahorro. El país quedó desprovisto de recursos para propiciar la creación y expansión de empresas industriales y agrícolas que absorban la fuerza de trabajo.

En cierta forma, se incumplieron las teorías neoclásicas dominantes que establecen que la distribución del ingreso y el crecimiento son separables. La relación entre los dos conceptos depende de la forma cómo se realiza la política distributiva. Europa mostró cómo es posible construir un Estado Bienestar, que reduce en forma drástica las desigualdades dentro de un marco de la iniciativa privada y modernidad. Los Tigres Asiáticos probaron cómo es posible crecer a elevadas tasas de crecimiento con mejoría de la distribución del ingreso.

Las condiciones de América Latina serían muy distintas si las soluciones a la caída de los ingresos del trabajo se hubieran buscado mediante procedimientos directos sobre el salario, cómo sería el ajuste del salario mínimo, la progresividad fiscal (baja de las tarifas del trabajo con respecto al capital), la política industrial, la regulación comercial y cambiaria y el balance macroeconómico. De seguro, se habría logrado mayor impacto sobre la distribución del ingreso con mínima incidencia sobre el ahorro y el crecimiento.

Muchos de los desaciertos en la distribución del ingreso obedecen a las deficiencias de las teorías existentes. Durante más de un siglo en los altos círculos de la academia se ha insistido en que la distribución del ingreso proviene de factores desconocidos que se pueden superar sin mayores traumatismos en la economía y el crecimiento económico. No es cierto. Las políticas distributivas están fallando en América Latina, por sus efectos sobre el crecimiento económico y la estabilidad.

 Es hora de que se reconozca que la inequitativa distribución del ingreso es el producto de desperfectos que ocasionan serios conflictos con el crecimiento económico. Al tratarse de dos objetivos que tienen fuertes vínculos, como mínimo, se requiere un grupo de políticas que actúe en forma directa sobre los ingresos del trabajo, las desigualdades y la exclusión, y otro grupo que contrarreste las secuelas sobre la economía, el crecimiento económico y la acumulación del capital.

https://www.elespectador.com/opinion/columna-92

24.18.-¡FERIAR ECOPETROL: UN EXABRUPTO! – Amylkar D. Acosta

¡No se puede pretender comer carne y seguir tomando leche de la misma vaca!

El doctor Jorge Humberto Botero, ex ministro de Comercio y actual Presidente de FASECOLDA levantó una polvareda con el dislate de su propuesta de privatizar a ECOPETROL, la joya de la corona del Estado colombiano. Sus argumentos para proponer la venta del 88.5% de las acciones de la Nación son traídos de los cabellos y a los colombianos le quedó la sensación de que esa película ya la vimos.

11 jul 2018.- Recordemos que la venta de ISAGEN se dio por descarte, en concepto del Ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas la rentabilidad sobre la inversión de ECOPETROL era de 6.7% mientras que la de ISAGEN era de 2.4%. Además, “la rentabilidad sobre patrimonio que en 2012 para ISAGEN fue de 13% y en ECOPETROL de 22%”2 . Para concluir, axiomáticamente, que era más rentable invertir el producido de la venta de ISAGEN en la modernización de la infraestructura de transporte3 . De esta manera estaríamos cambiando un activo energético por dobles calzadas. ´

Después se supo que los $5.8 billones que recibió la Nación por la venta de ISAGEN no se invirtieron en el programa de modernización vial, como se había dicho, sino que sirvieron para capitalizar a la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN). Como lo manifestó su Presidente Clemente del Valle dicha capitalización permitió “ampliar la capacidad de financiación, tanto en número de proyectos a financiar, como en el monto individual que se puede comprometer por proyecto”4 . Es decir, que la Nación sale en auxilio de los concesionarios de las vías de cuarta generación (4G), apalancándolos para el cierre financiero de los proyectos. Como lo acotó en su momento la Contraloría General, dichos recursos “serían otorgados a los inversionistas privados (léase concesionarios) con unas condiciones de crédito flexible” 5 , además de advertir el riesgo de cambiar “un activo productivo”6 por otro “que tiene una rentabilidad difícil de cuantificar”7 .

El Presidente de FASECOLDA nos viene con una propuesta similar, dice él que “no se trata de cambiar los mecanismos de obra pública, sino de generar recursos de financiamiento y de capital en los proyectos que deben ser recuperados por la Financiera de Desarrollo Nacional en el mediano y largo plazo”8 . Más de lo mismo, apoyándose en el sofisma de que “es obvio que es mucho más interesante, por los impactos sociales y económicos que genera, tener los recursos en vías que tenerlos en ECOPETROL” 9 . Su planteamiento sólo se diferencia en que propone constituir un Fondo en el exterior, el cual trasvasaría el 50% de los recursos a la FDN, para, digámoslo sin rodeos, financiar a los privados y con el “flujo de ingreso” generado por el rendimiento del otro 50%, según él, se supliría los ingresos que hoy recibe la Nación por concepto de dividendos.

Y no estamos hablando de naderías, pues la Nación ha venido recibiendo en promedio una suma que se aproxima a los $7.5 billones anuales. Según las cuentas de la lechera del ex ministro, “estimaciones preliminares realizadas por Fasecolda dan cuenta de que el valor de Ecopetrol puede estar entre 130 y 150 billones de pesos corrientes”10. Y añade que, al cabo de los diez años “se habrían trasladado cerca de 83 billones de 2018 al Gobierno para cumplir la regla fiscal y 81 billones para infraestructura haciendo uso de los 150 billones de la venta y 16 billones de rendimientos a lo largo del tiempo, suponiendo un rendimiento anual del 2 por ciento” 11. Y recordemos que, según el Ministro Cárdenas “la rentabilidad sobre la inversión de ECOPETROL era de 6.7%” (¡!)12.

Ahora, con el socorrido argumento de que “la inversión en infraestructura tiene una buena rentabilidad social y económica, no sólo rentabilidad financiera”13, Botero nos invita a “dar un ‘salto de canguro’ para volver a las tasas de crecimiento de antes” 14 con su propuesta, pasando por alto que las mayores tasas de crecimiento del PIB “de antes” respondieron al largo ciclo de precios altos del petróleo, el carbón el oro y el ferroníquel, que se prolongó hasta mediados de 2014. El hecho de que el crecimiento potencial de la economía haya pasado del 4.5% al 3.5% y de que lleva tres años creciendo por debajo del mismo, sólo demuestra su enorme dependencia de la actividad extractiva y nada más. Y no va a crecer más, como por arte de birlibirloque, vendiendo a ECOPETROL. Ello es una falacia.

Según el ex ministro, “hay que seguir el ejemplo de Noruega que ha podido aprovechar sus recursos naturales y promover el desarrollo económico de largo 3 plazo”15 y resulta que Noruega mantiene el control sobre su empresa petrolera Statoil y, hasta donde sabemos, no se les ha pasado por la cabeza venderla. A contrario sensu de lo que dijo el ex ministro, “que la propuesta no puede ser más oportuna”, considero que no pudo ser más impertinente y, para utilizar el lenguaje futbolístico en boga, fuera de lugar.

Como lo sostiene el columnista Gonzalo Hernández, “la propuesta de Botero viene con un argumento falso cuando amarra la exposición fiscal del país a los precios del petróleo con el carácter público de Ecopetrol” 16 . En su lugar él plantea que “Colombia podría ya activar un fondo de estabilización petrolera, que funcione, que absorba los vaivenes del precio del petróleo, y que evite que el gasto público sea procíclico frente a los ingresos petroleros. Eso es lo que hace Noruega. Y nada tiene que ver la estabilización de precios con la privatización de la empresa” 17. A este respecto sólo tengo que hacer una observación, Colombia contó con el Fondo de Ahorro y Estabilización Pterolera, creado mediante la Ley 209 de 1995, pero tuvo un mal fin.

Nos lo recuerda el ex ministro de Hacienda y nuevo Ministro de esa misma carteraa partir de este 7 de agosto nos recuerda que “en septiembre de 2002, tras seis años de las vacas flacas de la historia reciente, el FAEP había subido a 1.6% del PIB, su máximo nivel histórico…Entre septiembre de 2002 y diciembre de 2009, finalmente, época de vacas gordas, el FAEP cayó en 1.2 puntos del PIB”18, es decir, se esfumaron esos recursos, se los feriaron en la época de las vacas gordas, por eso cuando desde mediados de 2014 se dio la destorcida de los precios y sobrevino la época de las vacas flacas, empezamos a saltar matones. Ese fue un error que no se puede enmendar con otro error garrafal, como sería la venta de ECOPETROL.

Según FASECOLDA, el Gobierno debería seguir las prácticas internacionales y “dejar al sector privado la realización de la producción de bienes y servicios, salvo en aquellas circunstancias en las que existan fallas de mercado”. Pero con esta frase sólo se busca embaucar a los incautos y tratar de justificar semejante exabrupto, como lo es tratar de vender, a tontas y a locas, el principal activo con el que cuenta la Nación con el espejismo de cambiar un activo por otro activo. www.amylkaracosta.net

/1 Miembro de Número de la ACCE 2/ Semana. Agosto, 5 de 2013 3/ Amylkar D. Acosta M. ISAGEN de remate. Agosto, 8 de 2013 4/ La República. Agosto, 8 de 2017 5/ El Tiempo. Mayo, 11 de 2015 6/ Idem 7/ Idem 2 8/ La FM. Julio, 9/ de 2018 9 Idem 10/ Semana. Julio, 6 de 2018 11/ Idem 12/ Semana. Agosto, 5 de 2013 13/ La FM. Julio, 9 de 2018 14/ Idem 15/ Semana. Julio, 6 de 2018  16/ El Espectador. Julio, 9 de 2018  17/ Idem  18/ El Espectador. Septiembre, 6 de 2010

24.18.,-CRECIMIENTO Y DISTRIBUCIÓN EN AMÉRICA LATINA –  Eduardo Sarmiento

La característica dominante de América Latina es el descenso del crecimiento con respecto al promedio mundial. No se cumple el postulado de que los países de menor desarrollo crecen más rápidamente. La explicación se remonta al final del siglo pasado. Debido a la implantación del Consenso de Washington, la región se vio abocada a un rápido deterioro de la distribución del ingreso que indujo a adoptar en algunos países políticas fiscales distributivas.

7 Jul 2018.- A principios del siglo, la región experimentó un proceso de aumento del salario por debajo del producto per cápita, que dio lugar a una caída de ingresos del trabajo con respecto al PIB y un aumento creciente del coeficiente de Gini. El comportamiento, que era el resultado de serias deficiencias en el funcionamiento de las economías de libre mercado, se buscó corregir con el aumento de impuestos indirectos orientados a ampliar el gasto público y los subsidios. Pero estos recursos llegan en una proporción reducida a los sectores menos favorecidos. En Colombia, el 40 % más pobre obtiene un porcentaje muy inferior de la factura tributaria. El dispositivo moderó el deterioro de la capacidad de compra y ocasionó una fuerte reducción del ahorro, que disparó los déficits fiscal, y en cuenta corriente, acentuó las presiones inflacionarias y redujo el crecimiento económico. En Brasil y Argentina se registran déficits fiscales de más del 5 % del PIB.

Venezuela es caso aparte. La estructura de gasto público provocó un alza de los consumos por encima de los de las posibilidades de producción y desmanteló el ahorro. El país quedó desprovisto de recursos para propiciar la creación y expansión de empresas industriales y agrícolas que absorban la fuerza de trabajo.

En cierta forma, se incumplieron las teorías neoclásicas dominantes que establecen que la distribución del ingreso y el crecimiento son separables. La relación entre los dos conceptos depende de la forma cómo se realiza la política distributiva. Europa mostró cómo es posible construir un Estado Bienestar, que reduce en forma drástica las desigualdades dentro de un marco de la iniciativa privada y modernidad. Los Tigres Asiáticos probaron cómo es posible crecer a elevadas tasas de crecimiento con mejoría de la distribución del ingreso.

Las condiciones de América Latina serían muy distintas si las soluciones a la caída de los ingresos del trabajo se hubieran buscado mediante procedimientos directos sobre el salario, cómo sería el ajuste del salario mínimo, la progresividad fiscal (baja de las tarifas del trabajo con respecto al capital), la política industrial, la regulación comercial y cambiaria y el balance macroeconómico. De seguro, se habría logrado mayor impacto sobre la distribución del ingreso con mínima incidencia sobre el ahorro y el crecimiento.

Muchos de los desaciertos en la distribución del ingreso obedecen a las deficiencias de las teorías existentes. Durante más de un siglo en los altos círculos de la academia se ha insistido en que la distribución del ingreso proviene de factores desconocidos que se pueden superar sin mayores traumatismos en la economía y el crecimiento económico. No es cierto. Las políticas distributivas están fallando en América Latina, por sus efectos sobre el crecimiento económico y la estabilidad. Es hora de que se reconozca que la inequitativa distribución del ingreso es el producto de desperfectos que ocasionan serios conflictos con el crecimiento económico. Al tratarse de dos objetivos que tienen fuertes vínculos, como mínimo, se requiere un grupo de políticas que actúe en forma directa sobre los ingresos del trabajo, las desigualdades y la exclusión, y otro grupo que contrarreste las secuelas sobre la economía, el crecimiento económico y la acumulación del capital.

https://www.elespectador.com/opinion/columna-92

23.18.-UN BALANCE PRELIMINAR DE ADMINISTRACIÓN SANTOS – Salomón Kalmanovitz

Hegel decía que “la lechuza de Minerva emprende el vuelo al caer el crepúsculo”, lo que significa que el vuelo de la razón para explicar la historia solo es posible cuando esta ya ha pasado, cuando se han decantado las pasiones que la acompañan y se entienden mejor las consecuencias de las políticas asumidas. Es por lo tanto demasiado temprano para juzgar las dos administraciones Santos, llenas de controversias y recriminaciones que culminaron con una baja favorabilidad del mandatario.

1 jul 2018.- Una de las áreas menos polémicas en la que el gobierno de Santos obtuvo logros importantes fue la de las relaciones internacionales. De ser un país paria por su vulneración de los derechos humanos y la narcotización de sus relaciones con el resto del mundo, rechazadas sus iniciativas de firmar tratado de libre comercio con Estados Unidos y Europa, pasamos a ser vistos como un país que trataba civilizadamente sus conflictos, se nos dio entrada a muchos acuerdos de cooperación y se eliminaron las visas para ciudadanos colombianos en casi un centenar de países.

El logro de la paz fue mucho más apreciado en el resto del mundo que en la propia Colombia, obviamente la directa beneficiaria. El ser país miembro de la OCDE nos ofrece un curso permanente en las mejores prácticas internacionales en materia económica, sindical, de derechos de propiedad, justicia, sanidad y del tratamiento de controversias, reglas que pueden ayudar a superar el atraso en economía y en política.

El tema de la paz fue el eje de la política de Santos y fue también exitosa por haber utilizado un equipo muy competente que contrasta con el amateurismo del de Pastrana y el cosmético de Uribe, con las autodefensas que se entregaron y sus dirigentes que fueron extraditados con el pretexto de que estaban delinquiendo. Las Farc sí cumplieron los acuerdos, pero el gobierno entrante pretende hacerles conejo.

Se dio un cambio radical y positivo en la forma como se hace política en el país pues se redujo el espectro del clientelismo, a favor de controversias ideológicas que animaron la participación de los ciudadanos en las urnas, permitiendo el desarrollo de expresiones de centro y de izquierda, antes acalladas por el miedo a la guerrilla y a los paramilitares.

En economía los logros no fueron tan notables, aunque el crecimiento promedio durante el período fue de 4 % anual y se redujeron la pobreza y la informalidad. Se cometió el mismo error que durante la era Uribe: no se ahorró la bonanza petrolera y por el contrario se sobreendeudó el país. Las dos destorcidas de precios del petróleo en 2008-2009 y en 2014-2017, más profunda y prolongada en el caso de Santos, causaron mucho daño por la volatilidad de la tasa de cambio —revaluación y desindustrialización, devaluación e inflación—, evitable si se hubiera aumentado las reservas internacionales en los años de vacas gordas para gastarlas en los años de vacas flacas.

La construcción de infraestructura fue lejos en el caso de Santos que impuso condiciones más técnicas que las dobles calzaditas de Uribe con financiamiento más profundo, diseños funcionales en las vías 4G, aeropuertos y acueductos. En ambos casos hubo corrupción, asociada a la forma en cómo se financian las campañas políticas en el país, pero fue más extendida y personal en el caso de Uribe.

Es probable que cuando llegue el crepúsculo se juzgará a Santos con mucha benevolencia por tantos cambios positivos que hizo posible.

https://www.elespectador.com/opinion/un-balance-preliminar-columna-797670

23.18.-DUQUE – Gustavo Duncan 

COLOMBIA NO ES UN RÉGIMEN DICTATORIAL QUE PERMITA GOBERNAR POR INTERPUESTA PERSONA

Es apenas lógico que se especule si Duque será un títere de Uribe. Nadie puede negar que el triunfo en las elecciones se debió a que fue su candidato, por lo que la oposición, obviamente, lo utilizará como argumento para cuestionar su legitimidad. Algunos ya lo llaman a hacer lo que hizo Santos: traicionar a su mentor. 

28 jun 2018.-  En realidad, lo relevante para la discusión no es si Duque será un títere, mucho menos si aprovechará que ya es presidente para proceder a la traición. Colombia, con todos sus defectos, no es un régimen dictatorial que permita gobernar por interpuesta persona. Así mismo, la traición de Santos no fue, en principio, producto de diferencias ideológicas sino de las aspiraciones de un sector de la élite política bogotana de dejar por fuera a Uribe del control del Gobierno. Duque no representa ninguna facción con ambiciones de ruptura.

Lo verdaderamente relevante es si en el grueso de sus decisiones de gobierno, Duque tendrá diferencias mayores con Uribe que lo lleven a romper o a ver reducidos los márgenes de autonomía de su gobierno. En el manejo económico, las políticas sociales y la agenda de seguridad, es de prever que estén sintonizados. Los rumores de la conformación del nuevo gabinete indican, de hecho, que Uribe no pareciera estar interesado en que su influencia se traduzca en mayores cuotas políticas.

Duque deberá decidir hasta qué punto les apuesta a cambios institucionales que eventualmente quiera liderar Uribe desde el Congreso.

Sin embargo, existe una serie de asuntos en que será necesario que Duque demuestre que es capaz de asumir un papel de moderación frente a los halcones del Centro Democrático. Por un lado, y quizá lo más importante, sucede que el poder presidencial no puede convertirse en una herramienta para saldar cuentas de cobro con el pasado. No son un secreto la disputa del uribismo con sectores de la justicia, ni los rencores que dejó el trato dado por Santos durante su gobierno.

Por otro lado, Duque deberá decidir hasta qué punto les apuesta a cambios institucionales que eventualmente quiera liderar Uribe desde el Congreso. Hacer trizas los acuerdos de paz, cambiar el diseño de las cortes, volver a aprobar la reelección, etc., implica enormes costos de negociación con la clase política, además de que rompen los equilibrios de poderes y el sistema de contrapeso de la democracia.

El asunto de la deuda de Duque con Uribe por haberlo catapultado a la presidencia no es entonces si será un títere o no. Es hasta dónde pondrá freno a la línea dura del uribismo.
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/gustavo-duncan/duque-gobierno-de-ivan-duque-236618

22.18.-EL FUTURO CERCANO – Salomón Kalmanovitz

Los resultados electorales apuntan a un país diverso y a unos ciudadanos que en su mayoría se apartan de los extremos. Sin la llamada a los votantes de centro, ninguno de los candidatos de la segunda vuelta hubiera conseguido los resultados satisfactorios que obtuvieron.

Me parecieron desafortunados los dos discursos de celebración: Duque fue vago, prometió que gobernaría para todos, pero no tuvo la gallardía de nombrar a Petro o de felicitarlo por su buena votación; escondió a Uribe y a Ordóñez, pero es claro que ahí están y van a tener gran influencia ideológica sobre su gobierno. Petro se mostró radical y soberbio, asumió que todos los 8,3 millones de votos de los que votamos por él eran suyos y no que pertenecíamos a varios espectros ideológicos que puede fácilmente enajenar.

Duque comenzó mal al sabotear la discusión sobre la Justicia Especial para la Paz en el Congreso, sin esperar al 7 de agosto cuando será investido, mostrándose irrespetuoso de las reglas esenciales del Estado de derecho. Sus pruebas de fuego van a ser cómo trata el problema de la paz y cómo enfrenta a la oposición y a los movimientos sociales que saldrán a desafiar las políticas más dañinas a sus intereses.

Duque tiene que hacer alianzas con los partidos clientelistas para ganar gobernabilidad, lo que tiene dos aristas, una mala y otra buena: la mala es el eterno retorno de la corrupción que hace imposible el buen gobierno, que dilapida los recursos públicos y que debilita la capacidad estatal; la arista buena es que los sectores radicales del Centro Democrático deben compartir cobijas con los tecnócratas y los politicastros que ocuparán buena parte de las posiciones ministeriales y cabezas de institutos, debilitando el ala radical del Centro Democrático.

La designación de Carrasquilla como jefe del empalme y posible ministro de Hacienda refleja quizás una fisura con Uribe: aunque fue su ministro durante cinco años, le renunció cuando torpedeó su propuesta de reforma tributaria que mal que bien pretendía aumentar el recaudo. No obstante, Carrasquilla está comprometido con un programa muy conservador que incluye la reducción del salario mínimo, que considera “ridículamente alto”, y la liquidación de Colpensiones a favor de los fondos privados. En una columna de la revista Dinero decía que era necesaria “una reforma tributaria que aumente el recaudo, pero enfocada a apoyar la iniciativa empresarial, la racionalización regulatoria y el crecimiento”.

Considero que Duque no podrá apartarse mucho de la influencia de Álvaro Uribe porque este mantendrá sus hilos de poder con las élites más poderosas del país y por su gran influencia en el Congreso, con lo cual puede afectar la capacidad de gobernar de cualquier presidente. Como dice Francisco Gutiérrez, la capacidad que tenga Duque de mantener a raya los sectores más extremistas de su partido —que andan muy envalentonados— es el mayor riesgo que corre el país de caer en una nueva espiral de violencia.

La paz de Santos ha servido para empoderar a los movimientos sociales y para que los electores discutan nuevos temas y opten por alternativas distintas a las que solían prometer los políticos clientelistas. Ya no servirán las acusaciones de castrochavismo o de guerrilleros comunistas para acallar las voces que se levanten contra las políticas de Duque. ¿Podrá o querrá el nuevo Gobierno tomar medidas, entre otras, contra la violencia ejercida privada e impunemente contra los líderes sociales?

https://www.elespectador.com/opinion/el-futuro-cercano-columna-796357

22.18.-LAS FALLAS DE LA INFRAESTRUCTURA – Eduardo Sarmiento

Los fracasos continuados de las obras civiles demandan un llamado de la sociedad civil. Los accidentes obedecen a errores técnicos y de planeación que revelan grandes deficiencias en la organización del Estado.

Tanto en el desbordamiento de Hidroituango como en la caída del puente Chirajara, de la vía Villavicencio, las fallas se originaron en errores elementales de planificación.

En el caso de Chirajara, los evaluadores reconocieron un error de diseño, y en el de Hidroituango se sabe que el diseño original se modificó. En ambos casos se trata de áreas de amplio conocimiento tecnológico y experiencia, donde se conoce cómo detener los accidentes y las alteraciones de la naturaleza. Al parecer los aspectos administrativos y jurídicos de la obra tienden a predominar sobre los requerimientos mínimos de la ciencia de la ingeniería. Lo cierto es que los desastres se hubieran podido evitar con mayores precauciones, seguimiento y aumentos de costos de menor orden.

De tiempo atrás he sostenido que las anomalías de la estructura física obedecen a que la rentabilidad privada de su realización es menor que la social. El valor subjetivo de los proyectos es menor que el costo real. Debido a los elevados costos fijos, los proyectos no pueden ser financiados fácilmente. Las concesiones o contratos se obtienen en licitaciones públicas y por otros medios a pérdida, en tanto que la ganancia se logra posteriormente con modificaciones de los diseños, cambio de materiales e incluso no faltan los sobornos. Por eso, en la mayoría de los proyectos, el valor final resulta muy por encima del inicial. En el proceso se termina sacrificando los requerimientos de la ingeniería y de la naturaleza, y se incurre en riesgos excesivos.

Las adversidades de los contratistas se han buscado remediar con apoyos de las agencias estatales en la forma de créditos con plazos muertos y de los trámites para mejorar los términos de referencia. En los episodios de Odebrecht se vio cómo la gestión de los intermediarios en las agencias estatales cumplen un papel clave en las modificaciones de las condiciones de los proyectos y los ajustes por sobrecostos. En el desespero por sacar adelante los proyectos, los contratantes y contratistas se asocian en la realización de las obras. El seguimiento, la interventoría y la rendición de cuentas quedan relegados a segundo plano.

Infortunadamente, el juego es favorecido por la Ley 80 de contratación de obras públicas que autoriza el cambio de condiciones de los proyectos, facilita la culminación de los contratos y les da toda clase de ventajas a quienes incumplen los compromisos. En las reformas más recientes se establece que en el caso de los proyectos fallidos, que resultan con valores superiores a los costos de contratación, la diferencia la asume el Estado.

El otro aspecto es el de la enseñanza y la investigación. Los esfuerzos de las instituciones educativas se orientan a replicar los programas de las universidades prestigiosas y publicar los trabajos de los profesores y estudiantes en revistas extranjeras. El desarrollo de habilidades para interpretar los conceptos generales y resolver problemas concretos no reciben la importancia merecida. Las obras fallan por los detalles.

El rápido avance de la infraestructura no ha tenido un desarrollo institucional paralelo. El país está en mora de una nueva ley de contratación pública y una mayor participación de la sociedad civil, en particular de las universidades, en la selección y seguimiento de los grandes proyectos.

https://www.elespectador.com/opinion/las-fallas-de-la-infraestructura-columna-796142

 

22.18.-JAPÓN Y FÚTBOL: DISCIPLINA Y COMPETITIVIDADBeethoven Herrera

Los gerentes y empleados japoneses hacen juntos la limpieza, van al mismo baño y la deferencia salarial es de 3-1”.

Anonadados por pronta y sorpresiva derrota ante Japón, vimos a los hinchas orientales recogiendo juiciosamente la basura. Luego vino la vergüenza por las imágenes de colombianos que hacían repetir a las japonesas vulgaridades en español, y nos mostraron a alumnos japoneses aseando ellos mismos su colegio.

Después aparecieron hinchas colombianos que proclamaban haber “violado la inteligencia rusa” al entrar licor en binoculares adaptados, se informaba del decomiso en Holanda de camisetas de la selección impregnadas de cocaína y de la captura de colombianos en Grecia por robar equipos médicos. 

Recordé entonces las capturas de redes de apartamenteros y ladrones de joyerías en Europa. ¡Si esa creatividad se orientará a innovar y competir por vías lícitas, no estaríamos tan rezagados en competitividad!

También vimos mensajes amenazantes contra el jugador expulsado que rememoraban el magnicidio de Andrés Escobar, y eso que hemos firmado la paz…

Visitaba al Buda de Kamakura y arrojé al suelo la envoltura de un dulce: el guía detuvo la marcha, se agachó y la recogió en silencio.

Y cuando vi la extrañeza con la que me miraban por estar parado en el lado izquierdo en una escalera eléctrica entendí que todo mundo se alinea en un costado para permitir que quien lleva más prisa pueda seguir adelante.

Cuando pregunté al presidente de la asociación de empresarios japoneses en América Latina cómo su país fue potencia automotriz a las tres décadas del bombardeo atómico en Hiroshima y Nagasaki, sin poseer carbón, acero ni petróleo , me respondió: “Es que en Japón la gente va a los templos a ofrecer en tanto que en América la gente va a pedir”.
Y agregó que los gerentes y empleados japoneses hacen juntos la limpieza, van al mismo baño y la deferencia salarial entre unos y otros es de 3-1.

En los acuerdos colectivos, los trabajadores se comprometen a reducir las fallas e inasistencias y a mejorar la productividad, aceptando rebajas salariales cuando hay bajas ventas, pero se les asegura participación en las ganancias y gozan de entrenamiento y estabilidad.

Los japoneses consideran que “la empresa es un ente diferente a los dueños y gerentes, de modo que sembrar en ella y cuidarla para que se desarrolle es diferente a la tradición occidental de sacarle los beneficios y cargarle los lujos de los directivos”.(Herrera Beethoven, Portafolio Mayo 16/06).

Un académico japonés me explicaba que el bambú tarda seis años en germinar mientras desarrolla las raíces que sostendrán ese árbol que crece 30 metros en seis semanas después de germinar. ¡Con similar paciencia hay que sembrar y esperar a recoger la cosecha! Y así como se juntan los extremos del bambú sin que se rompa. “Hay que ser firmes en los principios y flexibles en las situaciones”.

http://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/japon-y-futbol-disciplina-y-competitividad-518376

21.18.-UN GOBIERNO DE DUQUE – Salomón Kalmanovitz

¿Cómo será un gobierno de Duque? Se trató de un candidato que sólo contaba con la corta experiencia de haber sido asistente junior en los Ministerios de Hacienda de Junguito y Carrasquilla y funcionario cultural del Banco Interamericano de Desarrollo por 11 años, gracias a Juan Manuel Santos. Toda su carrera política se la debe a Álvaro Uribe, quien lo colocó en su lista cerrada al Senado, en el que pasó dos períodos. Es disciplinado y tiene buena memoria, dotes de cantante y bailarín, pero escasa formación rigurosa en economía o en ciencias sociales. A lo que voy es que será muy dependiente del arquitecto de la coalición de extrema derecha que lo llevó al poder, el expresidente Uribe.

17 jun 2018.- Es preocupante la coalición que está detrás suyo, más los políticos clientelistas que se le adhirieron cuando ya iba ganando. Lo cierto es que requiere contar con más de 55 senadores para poder gobernar sin problemas y solo cuenta con 19, por lo cual ofrecerá Ministerios y posiciones a Cambio Radical (16 senadores), al Partido Conservador (15), al Partido de la U (14) y al partido de César Gaviria (¿7?), y puestos de menor valor para Alejandro Ordóñez y Viviane Morales. Será la vieja política corrupta de vuelta, como si nada hubiera sido prometido en la campaña.

El papel de Ordóñez y Morales será ideológico e influyente en sus políticas de familia que discriminirán contra las madres cabeza de hogar, las jóvenes embarazadas y la población LGBT. Habrá discriminación contra las etnias indígenas y los afrocolombianos, mientras que sesgará las políticas educativas en contra de la ciencia y a favor de los credos religiosos que ellos representan.

El continuo fustigamiento de Duque contra lo que queda de las Farc va a terminar fortaleciendo a las disidencias que no aceptaron el proceso de paz, convencidas que no les iban a cumplir. Así mismo, el proceso de paz con el Eln difícilmente llegará a buen puerto y posiblemente este grupo absorverá las disidencias farianas para traer de vuelta el espectro de la guerra. Vamos a echar de menos a Santos.

Se tratará de un gobierno que buscará reducir el tamaño del Estado, todavía cruzado por el clientelismo y la corrupción endémica, devolviendo impuestos a los ricos, impidiendo que se actualicen los avaluos catastrales de los 1.100 municipios del país que permanecerán en la inopia presupuestal; dejará caer más todavia los bienes públicos que tanta falta nos hacen. Se debilitarán las universidades públicas que se volverán fuentes de resistencia al régimen.

Son pocos los que se han aventurado a pensar en la afinidad de Uribe, Pastrana y Duque con Donald Trump y lo que representará para las relaciones internacionales de Colombia en un mundo polarizado por el magnate norteamericano. Estados Unidos no invadirá Venezuela pues no puede poner en riesgo más vidas de sus jóvenes de los que tiene expuestos en Irak y Afganistán, pero sí le interesa cambiar el régimen. Tendremos, por lo tanto, una administración Uribe-Duque belicosa con Venezuela que se podrá ir a las manos con Maduro y propiciar un bloqueo de Estados Unidos que incida en el colapso de la economía y eventualmente de su gobierno. La consecuencia será la multiplicación de la emigración de millones de ciudadanos venezolanos hacia Colombia y Brasil, causando una crisis humanitaria de enormes proporciones.

Habrá un bloque de 27 senadores que hará oposición, afortunadamente.

Con todo, creo que se vienen tiempos difíciles.

https://www.elespectador.com/opinion/un-gobierno-de-duque-columna-794932

21.18.-POLÍTICA DISTRIBUTIVA – Eduardo Sarmiento

El país siguió una larga contienda electoral. En la primera vuelta los candidatos realizaron un gran esfuerzo para presentar su pensamiento y debatirlo en forma franca. El ejercicio se enrareció por algunos sectores que los deformaron y exageraron para causar miedo. Los resultados de la primera vuelta alteraron los ánimos. Por primera vez en muchas décadas triunfaron los candidatos extremos. Los candidatos con votaciones cercanas a los porcentajes medios, es decir, el centro, fueron excluidos por la ley de las probabilidades. Su primera reacción fue cuestionar a los ganadores y condicionar su apoyo a cambios programáticos.

16 Jun 2018.-  Los dos candidatos se vieron presionados a moderar sus posiciones para ampliar el acceso a los votantes. Mientras en la primera vuelta se concedieron amplios espacios a todos los aspirantes, en la segunda no se crearon las condiciones y los compromisos para garantizar la confrontación final entre los ganadores. Por lo demás, los acuerdos políticos se condicionaron a prohibiciones que recortan la iniciativa presidencial en materia agrícola, macroeconómica y fiscal. Lo indicado es que los acuerdos se hagan con ánimo propositivo en torno a los cambios y reformas que requiere la sociedad colombiana.

Parte de la confusión está en que muchas de las críticas a los candidatos se refieren a aspectos que nunca discutieron ni mencionaron. Por ejemplo, nadie propuso replicar en el país la experiencia de Venezuela. El modelo venezolano está fundamentado en un enorme subsidio para elevar la remuneración por encima de la productividad, que no es viable en Colombia. Por el contrario, Petro propone sustentar las políticas distributivas en la sustitución de los proyectos mineros y petroleros, como Reficar, por desarrollos agrícolas e industriales que requieren menos necesidades de capital y generan más empleo. Lo mismo puede decirse de la sustitución de las grandes hidroeléctricas, como Hidroituango, por otras fuentes energéticas, como la solar.

Como se señala en la última columna, el mayor avance se logró en la propuesta de un acuerdo sobre las reformas requeridas para reducir las enormes inequidades de la sociedad colombiana. Falta concretar los cambios del modelo imperante de los últimos 25 años, que fue la principal causa del retroceso, y precisar los detalles de las reformas. Por su parte, Duque ha manifestado voluntad en favor de la equidad, pero no ha ido más allá de confiar la solución al cambio generacional.

El desafío es de enorme trascendencia. En el último medio siglo América Latina, y en particular los países más avanzados de la región, realizó esfuerzos para reducir las desigualdades. En unos casos no dieron los resultados previstos y en otros han significado grandes sacrificios de ahorro y acumulación de capital. También se ha visto que el Estado de bienestar convirtió a Europa, por la vía de la tributación, en el continente más equitativo del mundo, y que los países del sureste asiático, por la vía de elevadas tasas de ahorro, consiguieron altas tasas de crecimiento y disminución considerable de las desigualdades. Hoy en día se dispone de mayores conocimientos e información que hace 15 años para reducir la inequidad.

De todas formas, la política distributiva queda como un clamor de la sociedad civil y como una directriz para los planes de desarrollo y el control político del Congreso. Confiemos en que el acuerdo sobre las reformas fundamentales se consolide y conduzca al país por el sendero de la equidad acelerada y persistente.

https://www.elespectador.com/opinion/politica-distributiva-columna-794730

 

20.18.-¿CÓMO DEBE SER UNA REFORMA TRIBUTARIA PROGRESIVA? – Aurelio Suárez

Un artículo de ‘Columbia Journal of Tax Law’ (Benshalom y Stead, 2018) afirma que “el régimen del impuesto a la renta es un instrumento vital para lograr la redistribución en las democracias liberales, por lo que académicos y legisladores deberían ver un análisis distributivo concreto de sus atributos como una necesidad”.

El texto refuta 16 reformas tributarias que en los últimos 27 años han maltratado impunemente el artículo 363 de la Constitución: “El sistema tributario se funda en los principios de equidad, eficiencia y progresividad”. 

21 mar 2018.- Dicha deformación, justificada al tenor de la eficiencia, causó que en el sistema tributario nacional no predomine el impuesto de renta.   

Veamos: con base en información de la Dian del año gravable 2016, que se registra en 2017, cuando solo se aplicaron los impuestos indirectos, quedando pendiente el de renta para las declaraciones del 2018, el recaudo total fue de $ 136 billones. El IVA (externo + interno), el de combustibles, los aranceles, el impuesto al consumo y el cuatro por mil sumaron $ 70 billones, mientras que el de renta, el Cree y el de riqueza, estos últimos en vías de extinción, llegaron a $ 66 billones. La brecha entre ambos se seguirá ahondando.

Así mismo, en 2017, el impuesto de renta a cargo de personas jurídicas ‒de acuerdo con la Dian‒ facturó $ 23 billones, frente a una renta líquida de $ 104 billones, lo cual significa una tasa efectiva promedio del 22 por ciento, lejos de la nominal de más del 40 por ciento que regía en 2016 y también alejada en sectores claves, por ejemplo, el de los bancos en 2015, con el 16,9 por ciento (Villabona). Iniquidad presente además en las personas naturales, como entre las obligadas a llevar contabilidad, donde los asalariados, con $ 248.000 millones de ingresos totales, tuvieron un impuesto a cargo de $ 19.498 millones, el 7,8 por ciento, insólitamente similar al de los rentistas del capital, con ingresos por $ 726.000 millones, con tributo de renta por $ 58.300 millones, de lo que resulta una tasa del 8 por ciento.

El mundo discute la tarifa tributaria respectiva, particularmente para activos de inversión, que, como se muestra en muchos países, se concentran en el 1 por ciento más adinerado.

Está comprobado que Colombia va en contravía de la progresividad, ordenada expresamente por la norma constitucional, como ha ocurrido también en Estados Unidos desde 1960-1970, donde, según Piketty, se produjo “caída en los impuestos corporativos y en los impuestos a las sucesiones y donaciones combinada con un fuerte cambio en la composición de los principales ingresos lejos del ingreso del capital y hacia el ingreso laboral”. Es la línea continuada por Trump, así como la plasmada en la reforma tributaria del 2016 en Colombia y la propuesta por candidatos como Vargas, Duque y otros.

Un grupo de trabajo (R. Barrera, N. Moreno y M. Hoyos) construyó un bosquejo de trazado tributario hacia la progresividad. Ellos sugieren, en primera instancia, sabiendo que el Gini de las utilidades empresariales es mayor a 0,8, que se fije una tarifa esa sí progresiva, favoreciendo a las pymes, poniendo a las mayores contribuyentes el 36 por ciento y descendiendo en escala hasta 22 por ciento, con lo cual incluso el recaudo crecería y no sería cero, como está proyectado entre 2017 y 2022.

Así mismo, proponen, con Piketty, gravar el patrimonio-riqueza de personas naturales en el exterior que buscan ‘despatrimonializarse’, como en el caso de los papeles de Panamá y otros modelos paradisíacos. El mundo discute la tarifa tributaria respectiva, particularmente para activos de inversión, que, como se muestra en muchos países, se concentran en el 1 por ciento más adinerado.

También sugieren acabar de eliminar los estrambóticos privilegios consignados en los ‘contratos de estabilidad jurídica’; elevar impuestos a las grandes sucesiones; suprimir ‒como se vio‒ las excesivas deducciones, cuyo costo fiscal se estimó entre 2000 y 2015 en más de $ 120 billones (Villabona y Quimbay) y alzar la carga impositiva a los dividendos. Plantean, como Piketty, retomar el gravamen a los giros de capital al exterior de ganancias de firmas transnacionales, anulado por Uribe y Carrasquilla en 2006, que para 2017, aplicando solo 7 por ciento a los 13.641 millones de dólares ‒la renta remitida‒ recabaría $ 3 billones, un tercio del producto del alza del IVA del 16 al 19 por ciento.

Sergio Fajardo sí convocó a un diálogo general para elaborar la reforma fiscal indispensable y este análisis pretende contribuir con fundamento para avanzar hacia la equidad y hacia una efectiva redistribución del bienestar, lo cual es el fin mínimo que debe buscarse en el presente orden económico y social.

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/aurelio-suarez-montoya/como-debe-ser-una-reforma-tributaria-progresiva-196214

20.18.-ACUERDO SOBRE LA EQUIDAD – Eduardo Sarmiento

El ambiente electoral ha sido dominado por la incertidumbre. No obstante que las encuestas han estado acertadas, las sorpresas han sido grandes. Los candidatos más votados son los que más se distancian del centro.

En varias oportunidades advertí que la polarización creciente había modificado el mapa probabilístico electoral. En el pasado, al igual que la mayoría de los países, la probabilidad estaba regida por una curva aproximadamente normal en la cual las mayores votaciones se dan en los candidatos que se acercan a los porcentajes medios, al centro, en términos más técnicos la mediana. En la actualidad, el comportamiento se invirtió y dejó de ser normal. Sobre esa base, anticipé que Duque y Petro pasarían a la segunda vuelta. Así lo confirmaron las encuestas y la votación de la primera vuelta. Las menores votaciones se dieron en los candidatos con votaciones cercanas a los valores medios y las mayores en los candidatos extremos.

9 jun 2018.- El veredicto de las urnas no le agradó a nadie. Los candidatos de centro encuentran que sus preferencias son muy distintas a las de los ganadores y que éstos no representan los intereses nacionales. Por su parte, los candidatos ganadores se ven obligados a radicalizarse para afianzar a sus electores. El hombre son sus circunstancias. Se configura un sistema en que las diferencias de los ganadores y perdedores se amplían y los acuerdos cada vez se tornan más complejos, y nadie sabe a dónde se puede llegar.

En este punto no es difícil concretar o simplificar las ideas fuerza de los dos candidatos. Duque propone revisar los Acuerdos de Paz y adoptar una Corte Suprema única que debilitaría la separación de poderes. Por su parte Petro propone grandes reformas para reducir las enormes diferencias de la sociedad colombiana y erradicar la corrupción.

Sin duda, las ideas fuerza de Petro están mejor sintonizadas con las necesidades y molestias nacionales que claman por más transparencia y equidad. En ambos casos se han logrado avances. En la corrupción se dio un paso firme en la consulta propuesta por los congresistas Claudia López y Angélica Lozano. Sin embargo, se requiere ir más lejos en la reforma de la Ley 80 de contratación de obras públicas, la designación de los magistrados de las altas cortes y en la movilización de recursos en las campañas políticas. En el caso de las reformas sociales y económicas se advirtió que la asamblea nacional constituyente no es la mejor forma para llevarlas a cabo, porque encierra altos riesgos y no garantiza el suficiente detalle para la implementación. El mejor camino es la modificación del modelo imperante de los últimos 25 años en términos concretos y cuantificables, con asistencia del Congreso en la forma de nuevas leyes y actos legislativos.

Lo mejor que queda de las propuestas presidenciales es el acuerdo del proyecto de Petro en torno a las grandes reformas para reducir las desigualdades, dentro del contexto de iniciativa privada y conservación del ahorro que disipa los temores infundados. Lástima que la idea no se hubiera concretado en la segunda vuelta en un abierto enfrentamiento de los dos candidatos. Su aplicación, incluso por parte de los detractores de Petro, es uno de los pocos caminos que existen para superar la polarización y el descontento, y disponer de un ambiente viable de gobernabilidad. Mucho se habría avanzado si la mayoría de la sociedad colombiana reconociera la necesidad inmediata de mejorar las condiciones del 40 % más pobre, elevar la participación del trabajo en el producto nacional e incrementar la progresividad tributaria.

https://www.elespectador.com/opinion/acuerdo-sobre-la-equidad-columna-793421

19.18.-REACTIVACIÓN PRÁCTICA – Eduardo Sarmiento

En las cifras de cuentas nacionales reportadas por el DANE para el primer trimestre, la producción de las actividades que tienen mayor capacidad de liderazgo y disponen de información más confiable creció por debajo de cero. En las cifras de demanda divulgadas posteriormente, el consumo crece por encima del promedio y la inversión desciende; la economía opera con un exceso de ahorro sobre la inversión o, lo que es lo mismo, con un exceso de ingreso nacional sobre el gasto. Para completar, en las cifras de abril, el empleo crece 0 % y el desempleo retornó a los dos dígitos. La información en conjunto revela la evolución de los últimos cuatro años. La economía opera en un estado de deficiencia de demanda efectiva que se manifiesta en la tendencia decadente del empleo y el crecimiento económico.

2 Jun 2018.- Los resultados aclaran la ineficacia del Banco de la República para igualar el gasto con el ingreso nacional. La tasa de interés no baja para reducir el ahorro y aumentar la inversión. La tasa de referencia no tiene mayor efecto sobre la tasa y el volumen del crédito. Se controvierten los postulados del libro de texto que señalan que las economías tienden al equilibrio con el apoyo de la política monetaria. Por su parte, la discrecionalidad de la política fiscal es interferida por la regla fiscal que obliga a mantener el déficit por debajo del déficit en cuenta corriente.

En la sabiduría convencional se considera que el balance externo entre los ingresos y egresos de divisas se debe lograr con el tipo de cambio y la política comercial. Asimismo, el balance interno entre el ingreso nacional y el gasto se debe obtener con las políticas fiscales y monetarias. Sin embargo, el país opera con un déficit en cuenta corriente que no puede ser contrarrestado con la libertad comercial y cambiaría. La tasa de cambio es determinada por el precio del petróleo y el mercado internacional. Lo mismo puede decirse de la política comercial y los TLC que están anclados en el libre comercio. El desajuste se corrige con una política fiscal contractiva, de déficit fiscal inferior al déficit en cuenta corriente, que reduce el crecimiento y el empleo.

Los estados de exceso de ahorro, o si se requiere de gasto por debajo del ingreso nacional, se presentan bajo condiciones monetarias y fiscales altamente contractivas. Es una evidencia de la ineficacia de la política del Banco de la República de tasa de interés y de la política fiscal para estimular el gasto. En cierta manera se configura el fracaso de la trilogía del banco central autónomo, austeridad fiscal y tipo de cambio flexible.

El balance interno y externo es una condición necesaria para el pleno empleo, la estabilidad y la eficiencia, y constituye la función central de la política macroeconómica. En la concepción del banco central autónomo se considera que el propósito se consigue por conducto del mercado y la política monetaria de tasas de interés. Sin embargo, los hechos se encargaron de demostrar que el mercado no puede hacer la tarea por el enorme desajuste de la balanza de pagos y por la tasa de interés internacional cero. Hay que buscar otros medios con sentido práctico.

La alternativa es una mayor presencia del Estado en la coordinación de la política fiscal y monetaria para establecer el déficit fiscal por encima del déficit en cuenta corriente y selectividad comercial cambiaria para propiciar la sustitución del petróleo y el carbón por la industria y la agricultura. El expediente revertiría la tendencia descendiente de la producción y el empleo y despejaría el panorama de los próximos años.

https://www.elespectador.com/opinion/reactivacion-practica-columna-792176

19.18.-LO QUE NO SE DICE DE LA OCDE – Mauricio Cabrera

Aceptando que es un gran logro para el país el ingreso a la Ocde, creo que no se conocen bien todos los alcances de esa membresía.

Que Colombia haya sido aceptada en el exclusivo club de solo 36 países que integran la Ocde es otra muestra de que afuera creen que la situación y las perspectivas del país son mucho mejores que lo que dicen en las encuestas la mayoría de los propios colombianos. “De lejos dicen que se ve más claro” afirmaría Serrat, no porque afuera tengan menos información, sino porque hay menos pasiones y envidias de expresidentes que distorsionan el análisis de la realidad.

27 may 2018.- Sin embargo, aún aceptando que es un gran logro para el país, el ingreso a la Ocde, creo que no se conocen bien todos los alcances de esa membresía ni todas las buenas prácticas que impulsa y recomienda el club. Lo que más destacan los medios es la mejor imagen que tendrá el país, con el consiguiente aumento de la confianza de los inversionistas internacionales por las políticas fiscales, de comercio exterior, de gobernanza de empresas públicas o de propiedad intelectual que recomienda la Ocde.

De hecho, uno de los temas que demoró el ingreso de Colombia fue la presión de las farmacéuticas norteamericanas contra el esfuerzo del ministro Alejandro Gaviria de controlar sus abusos de precios de medicamentos. Afortunadamente, el gobierno no cedió en esa materia.

Son mucho menos conocidas otras buenas prácticas que recomienda la Ocde en campos que interesan menos a los inversionistas y a los mercados financieros y mucho más al resto de la población. Son aquellas en materia de derechos de los trabajadores, de promoción del trabajo decente, de lucha contra la pobreza y la desigualdad, de desarrollo sostenible y protección del medio ambiente.

Es menos conocido que otro de los obstáculos que tuvo que superar Colombia para ser aceptada fueron las objeciones del Comité Laboral por la persecución a sindicalistas y los asesinatos de líderes sociales. En estos temas el Estado sí tuvo que hacer compromisos y adoptar políticas que demostraran su compromiso con los derechos de los trabajadores.

El lema de la Ocde es “Mejores prácticas para mejores vidas”, y no es un defensor de las políticas neoliberales. Por el contrario, tal vez por la orientación de su director el mexicano Ángel Gurría, ha dedicado mucho esfuerzo a promover políticas no solo para reducir la pobreza, sino también las desigualdades de ingreso, de riqueza, de género y raza.

Un ejemplo de este enfoque es su último informe anual que es una contribución a la iniciativa del Pacto Mundial por el Trabajo Decente y el Crecimiento incluyente. También el informe del 2015 se dedicó al mismo tema con el título “Juntos en ello: Por qué la menor desigualdad beneficia a todos”. Estos documentos están en la página web de la Ocde, donde también hay una completa base de datos sobre la distribución del ingreso y la riqueza.

Para el caso de Colombia, el informe de recomendaciones preparado en el 2015 parece un programa progresista y socialdemócrata, pues está enfocado a las políticas prioritarias para el desarrollo inclusivo, tales como desarrollo rural, educación universal, o trabajo decente, para lograr un crecimiento inclusivo, una economía más justa y mayor equidad.

El próximo gobierno decidirá si sigue estas recomendaciones y avanza hacia un país más equitativo y en paz, o nos mantiene en el pasado de injusticias y guerra. Eso es lo que está en juego en estas elecciones.                                                                                                      http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/lo-que-no-se-dice-de-la-ocde-517531

Nota Altereco: La OCDE es gran líder de la globalización y por lo tanto de la división internacional del trabajo. También hizo una intensa campaña para neutralizar la evasión de impuestos a través de los Paraísos Fiscales; pero nada hizo por controlar el lavado de dinero negro porque los grandes bancos internacionales son los que captan y se lucran de esos dineros a través de sus sucursales. 

19.18.-CONDICIONES LABORALES – Beethoven Herrera

La OCDE en el informe de la Comisión de Asuntos Sociales y laborales pero establece que Colombia debe enfrentar la informalidad, aunque reconoce avances.

El informe final de la Comisión de Asuntos Sociales y laborales de la Ocde, reconoce avances, pero establece que Colombia debe enfrentar la informalidad laboral, la desigualdad y la concentración del ingreso; y advierte que nuestro sistema tributario no tiene casi ningún efecto en reducir la desigualdad. Sobre la informalidad, sugiere facilitar la inscripción de esos trabajadores a la seguridad social. Además, propone garantizar mejor formación a los inspectores de trabajo, selección por concurso, presencia en zonas rurales y utilizar el sistema electrónico de administración de casos y cobro de multas.

30 may 2018.- Respecto de la negociación colectiva, la Organización recomienda incluir la negociación sectorial o por rama en el Código del Trabajo y eliminar la opción de negociar pactos colectivos. Además, propone extender automáticamente los beneficios de la negociación colectiva a los no firmantes del mismo y trabajar para que los múltiples sindicatos de una misma compañía formen un solo equipo de negociación que garantice un único acuerdo colectivo.

Por otra parte, plantea que el derecho de huelga se extienda a las organizaciones sindicales de alto nivel y asegurar que todos los trabajadores, independientemente de su modalidad de contratación, puedan unirse a los sindicatos. Además, Colombia debe reflexionar sobre alternativas a la prohibición total de huelgas en servicios esenciales y considerar reintroducir la mediación en el proceso de resolución colectiva de disputas. La Ocde considera que el salario mínimo en Colombia –medido en dólares– es muy alto, pero ello se explica por la revaluación.

En materia de protección a sindicatos, el comité resalta los resultados obtenidos a partir de la relación de la Unidad Nacional de Protección y sostiene: “Desde la creación de la Unidad Nacional de Protección en el 2011, todos los sindicalistas cubiertos por el programa han sido protegidos de forma satisfactoria”.

No obstante, sugiere tener mecanismos para identificar a los agresores y sus causas. Respecto a la violencia contra sindicalistas recomienda un programa más robusto de protección de líderes sindicales, mostrar avances en la reducción de los crímenes que quedan impunes, y regular el uso desproporcionado de la fuerza por parte del Esmad. Además, abordar las recomendaciones pendientes sobre casos graves y urgentes en el Comité de Libertad Sindical de la OIT en relación con la violencia contra los sindicatos.

En desarrollo de la Ley 1429/10, la Resolución 2021 de mayo 9/18, del Ministerio de Trabajo, establece que “El personal requerido en toda institución y/o empresa pública y/o privada para el desarrollo de las tareas misionales permanentes, no podrá estar vinculado a través de Cooperativas de Servicio de Trabajo Asociado o bajo ninguna otra forma de vinculación que afecte los derechos constitucionales, legales y prestacionales consagrados en las normas laborales vigentes”.

http://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/condiciones-laborales-517631

18.18.- POLARIZACIÓN Y DIVERGENCIAS ECONÓMICAS – Eduardo Sarmiento

En oportunidades anteriores mostré que las inclinaciones electorales se apartaban de las condiciones tradicionales. Los votantes han expresado una clara inclinación por los candidatos extremos. Los candidatos de centro han sido arrollados por la ley de las probabilidades, como ocurría anteriormente con los extremos. El comportamiento de las encuestas, no obstante la similitud de las distintas fuentes, no han sido regulares. Luego de la consulta, los dos punteros se dispararon, y en el último mes la tendencia se invirtió, lo cual no es comprensible e introduce incertidumbre sobre los resultados. Al parecer, la diferencia entre Duque y Petro no va a ser muy grande. La definición final se postergará a la segunda vuelta.

Lo cierto es que el candidato ganador enfrentará una compleja situación económica que viene de cuatro años atrás y se percibe en toda la región. Los países se comprometieron con modelos de crecimiento inequitativos, en los cual el producto nacional crece por encima del salario per cápita. En los últimos 30 años, en la mayoría de los países, la participación del trabajo en el PIB cayó y la brecha de salarios se amplió. Los países no han logrado enfrentar la situación, en parte porque no la han entendido. Las naciones de la Alianza del Pacífico, entre las cuales se encuentra Colombia, confían sin mayor evidencia en que el crecimiento y el mercado corrijan la inequidad. Las economías evolucionan dentro de desigualdades que causan descontento y tensiones sociales. En contraste, países como Venezuela y Argentina han adoptado acciones drásticas para elevar las remuneraciones y el gasto público sin reparar en los efectos sobre la economía. En consecuencia, los avances en la inequidad están acompañados de serios desajustes en el ahorro y el comercio internacional. Lo que se hace con una mano se borra con la otra.

El gran desafío del próximo presidente es recuperar el crecimiento dentro de un marco de mejoría de la distribución del ingreso. A la luz de los debates presidenciales, no es difícil sintetizar la forma como lo harían Duque y Petro. Duque propone reducir los impuestos a las empresas para aumentar la competitividad externa y las ventas domésticas. En el fondo se mantiene la concepción neoclásica del siglo XX de propiciar el crecimiento y la competitividad bajando los impuestos a las grandes corporaciones. Como un instrumento no puede lograr más de un objetivo, la reactivación de la producción se conseguiría a cambio de una ampliación de las desigualdades.

Petro propone un cambio de las estructuras de la minería, y también de la infraestructura física, hacia la industria y la agricultura. Asimismo se compromete a aumentar la progresividad fiscal y frenar la transferencia de capital a los intermediarios de la salud, la educación y las pensiones para elevar la capacidad adquisitiva de los sectores menos favorecidos en la forma de educación de calidad, salud preventiva y pensión mínima para toda la población. La reactivación de la economía revertiría la caída de la participación del trabajo en el producto nacional y reduciría aceleradamente el coeficiente de Gini.

Las encuestas revelan una polarización alimentada por el desasosiego y la inconformidad con las instituciones dominantes, y el sistema electoral no contribuye a aproximar a los individuos sino a distanciarlos. Lo más grave sería que interfiriera con la gobernabilidad y el cumplimiento de los compromisos presidenciales. En la segunda vuelta se abre camino un pacto social sobre aspectos fundamentales que todos los gobiernos de la coalición se comprometerían a mantener y realizar, como la reforma a la justicia, la lucha contra la corrupción y el desarrollo equitativo.

https://www.elespectador.com/opinion/polarizacion-y-divergencias-economicas-columna-790844

17.18.-Cambio de metodología o de concepción – Eduardo Sarmiento

El DANE sorprendió con una tasa de crecimiento de 2,2 % para el primer trimestre del año. En la información desagregada se encuentra que la agricultura crece 2 %, el suministro de electricidad, gas y vapor 0,6 %, las industrias manufactureras -1,2 %, la explotación de minas y canteras -3,6 % y la construcción -8,2 %.

El DANE adoptó un cambio metodológico drástico: amplió el número de sectores en el cálculo del producto nacional. Los nuevos sectores crecen a altas tasas y carecen de historia estadística. En contraste, las actividades tradicionales de minería, agricultura, industria, construcción y energía, que representan más del 50 % del valor agregado de la economía, crecen en conjunto a menos de cero. Es bien sabido que cuando la mitad de las partes de un sistema crece por debajo de cero, lo más probable es que la suma no crezca muy por encima de cero.

Lo cierto es que la elevación del crecimiento del primer trimestre (2,2 %), con respecto al mismo período del año anterior (1,3 %), no obedece a la mejoría del desempeño de la economía, sino al cambio del procedimiento metodológico. Si el cálculo de los dos trimestres, es decir, de 2017 y 2018, se realiza con la nueva metodología, el crecimiento sería similar. No hay tal recuperación de la economía.

Hasta aquí las observaciones metodológicas. Las cifras desagregadas muestran que los sectores centrales y líderes de la economía avanzan por debajo del promedio. Dejan al descubierto las enormes deficiencias del modelo económico. La caída de la minería por cuarto año consecutivo revela que la movilización de los recursos al sector petrolero no tuvo la incidencia prevista. Debido a los enormes requerimientos de capital, los elefantes blancos, como Reficar, generan rendimientos muy modestos. En cualquier otra actividad de la economía habrían rendido mucho más. La caída de la industria y la volatilidad de la agricultura revelan cómo el modelo de minería y petróleo, así como la libertad cambiaría, bloquean el avance de los dos sectores. Su desarrollo no es posible sin una prioridad clara a la inversión y la protección externa. Lo más desconcertante es la construcción. La infraestructura vial por sus altos requerimientos de capital y la baja rentabilidad privada no tiene las características para impulsar la economía. Sin duda, los recursos habrían resultado mucho más eficaces en la vivienda de interés social y en la construcción de ferrocarriles y vías menos ostentosas.

La solución no es modificar la metodología para introducir sectores sobre los cuales no se dispone de control, sino actuar sobre los hechos. Los esfuerzos han girado en torno a la baja de las tasas de interés, la regla fiscal, las reformas tributarias y la inversión en infraestructura física. Luego de 4 años de caída persistente del producto nacional y del incumplimiento reiterado de las proyecciones oficiales, es indudable que el modelo económico imperante no da los resultados previstos y anunciados en los altos círculos. De hecho, se plantea cambiar la estructura productiva de la minería a la industria, adoptar un marco cambiario, comercial y tecnológico que propicie las exportaciones y regule las importaciones, y seguir una política fiscal y monetaria combinada que asegure la igualdad entre el producto nacional y el gasto. Si a esto se agrega mayor progresividad tributaria y mejor focalización del gasto social en salud, educación y pensiones, la recuperación del crecimiento se realizaría con el aumento de la participación del trabajo en el producto nacional y la reducción del coeficiente de Gini.

https://www.elespectador.com/opinion/cambio-de-metodologia-o-de-concepcion-columna-789445

16.18.-REGLA FISCAL RECESIVA – Eduardo Sarmiento

En virtud de la aplicación de la regla fiscal, en días pasados aparecieron cifras que comprometen la meta para los próximos diez años. La política fiscal se ha convertido en un instrumento burocrático dictado por el FMI y por las firmas calificadoras de riesgo.

La regla fiscal se ha interpretado por la comisión consultora designada para tal efecto en una forma de reducir indefinidamente el déficit fiscal y mantenerlo por debajo del déficit en cuenta corriente.

12 may 2018.- De esa manera se reduce el déficit en cuenta corriente y se genera una contracción del gasto. Así, el balance macroeconómico entre el ingreso nacional y el gasto queda por cuenta de la política de tasa de interés de referencia del Banco de la República que ha demostrado ser inefectiva para ampliar el crédito. Se ha configurado una estructura económica en que el gasto es inferior al producto nacional y el salario crece por debajo del producto, claramente recesiva e inequitativa.

Quién autoriza el Banco de la República y el ministro de Hacienda a seguir semejante camino. En el fallo de la Corte Constitucional sobre la ley del Banco de la República se establece que la función central del organismo es conciliar la actividad productiva con el control de la inflación y la estabilidad de la balanza de pagos. El Estado debe emplear el arsenal de instrumentos para conciliar los tres objetivos sin exclusiones. Mal puede lograrse uno de ellos a cambio de sacrificar los demás.

No es una utopía. Una de las leyes inexorables de la economía es qué varios objetivos pueden conseguirse siempre que se sostengan con un número igual de instrumentos. Pero si la tasa de cambio es determinada por el mercado y los precios del petróleo, la política fiscal dictada por el FMI y las firmas calificadoras de riesgo con diez años de anticipación, y el crédito y la tasa de interés están fuera de control del Banco de la República, la economía quedaría desprovista de medios para estabilizar la balanza de pagos, controlar la inflación y alcanzar la máxima producción y el empleo.

La solución no puede ser distinta a la de avanzar en un nuevo esquema institucional dentro de dos directrices centrales. Ante todo el Banco de la República debe abandonar la concepción de independencia entre la política fiscal y el mercado monetario. Las dos políticas aplicadas en forma aislada son inefectivas. En cambio, el manejo coordinado permitiría colocar el déficit fiscal por encima del déficit en cuenta corriente y generar la liquidez para ampliar el crédito. El balance macroeconómico se restauraría. Adicionalmente, se requiere un marco de protección que permita mantener el balance externo entre los ingresos y egresos de divisas sin deprimir el salario y elevar la inflación. En un principio se conseguiría con un arancel a las actividades industriales de mayor ventaja comparativa que no se producen en el país y un apoyo tributario a las empresas que incrementen las exportaciones y generen empleo. Si al mismo tiempo se regula el tipo de cambio, la economía se separaría del petróleo y la revaluación.

La regla fiscal constituye un severo obstáculo para cumplir el mandato constitucional y reactivar la economía. La estabilidad de la balanza de pagos y el control de la inflación se consiguen con un marco que mantiene el gasto por debajo del producto nacional. La economía queda expuesta a una actividad productiva inferior a la capacidad máxima, aumento del salario por debajo del producto nacional y empleo cero. La alternativa es la coordinación de la política fiscal y monetaria y la protección comercial y cambiaria. La receta reactivaría la producción y el empleo en plazo corto y le abriría espacio al modelo de industrialización de complejidad creciente y mejoría de salarios.

https://www.elespectador.com/opinion/regla-fiscal-recesiva-columna-755419

 

16.18.-CUESTIONES DE FONDO PARA UNA REFORMA PENSIONAL – Freddy Castro

Mientras avanza la coyuntura electoral, estas serían cuarenta inquietudes para considerar a la hora de reformar las pensiones.

Los problemas de cobertura, sostenibilidad y equidad son razones suficientes para impulsar una reforma pensional en Colombia. Así lo afirman Carolina González, una economista pila del BID; Leonardo Villar, director de Fedesarrollo; Santiago Montenegro, presidente de Asofondos; Jorge Humberto Botero, presidente de Fasecolda y todos los candidatos a la Presidencia de la República. En el diagnóstico existe consenso: tenemos un esquema pensional mal diseñado en una economía informal. Sin embargo, al momento de plantear soluciones surgen controversias.

, El Consejo de Estado ha venido desconociendo el límite que desde hace cinco años la Corte Constitucional les puso a las megapensiones.

Para mejorar la calidad del debate sintetizo algunas cuestiones de fondo. Estas vienen acompañadas de cuatro advertencias: 1) El orden no refleja el nivel de importancia; 2) Varias pertenecerían a más de una categoría; 3) quedan pendientes interrogantes sobre el mercado laboral; 4) no siempre existirá solución o se dispondrá de una única respuesta, todo depende de las perspectivas de mediano y largo plazo, de criterios de eficiencia, de decisiones políticas y del costo que decidan asumir esta y las próximas generaciones.

Analistas y medios de comunicación podrían revisar algunos de estos interrogantes, desmontar mitos existentes y examinar el asunto más allá de las edades de jubilación.

Sobre el tipo de sistema y sus ajustes

  • ¿Qué tipo de régimen queremos y podemos pagar en el tiempo? ¿Reparto (Colpensiones)? ¿Capitalización (AFP)? ¿Una combinación?
  • Si escogemos capitalización, ¿cómo pagamos las pensiones públicas de los actuales pensionados y de los que entrarían a la “transición”? ¿Cómo ajustamos las expectativas de personas que creen que su pensión debe ser más alta? ¿Es razonable la propuesta de una AFP pública?
  • Si preferimos reparto, ¿cuáles serán los parámetros que garantizarían la sostenibilidad de un esquema que no está fondeado? (Edades de pensión, tasas de reemplazo, IBL, semanas, sustituciones pensionales, estructura tributaria, etc.)
  • Si nos la jugamos por un esquema de pilares, ¿Cuál debería ser la base del pilar solidario?
  • De continuar con los dos regímenes simultáneamente, ¿cómo acabar con las posibilidades de arbitraje que existen actualmente?
  • En cualquier caso, ¿De cuántos meses o años sería la transición luego de la reforma? ¿Cuáles deberían ser los parámetros? ¿Cómo pagarán esta y las próximas generaciones el nivel de deuda actual y el que, eventualmente, asumamos? ¿La pensión mínima tendría que ser igual al salario mínimo? ¿Mantenemos la devolución de saldos y la indemnización sustitutiva?

Propuestas sobre la mesa

  • ¿Cuál es la mejor propuesta de reforma pensional? ¿Fedesarrollo? ¿Asofondos? ¿ANIF? ¿BID? ¿Petro? ¿Otra? ¿Ninguna?
  • ¿Cuánto costaría establecer un ingreso básico universal? ¿Sería de un salario mínimo? ¿Podríamos financiarlo por los siglos de los siglos?
  • ¿Hasta qué punto es posible expandir el monto y la cobertura de Colombia Mayor? ¿De dónde provendrían los recursos?

Los ajustes paramétricos

  • Dado los cambios en la expectativa de vida, ¿deberíamos seguir pensando en edades de jubilación? ¿Cuál debería ser la edad de jubilación de hombres y mujeres?
  • ¿Debería imponerse un impuesto diferencial según el tamaño del subsidio pensional?
  • ¿Qué límites definimos para las sustituciones pensionales?
  • ¿Cuál debería ser el porcentaje de cotización sobre el ingreso?
  • ¿Se debería eliminar la mesada 13?

Los fondos de pensiones

  • ¿Es necesario modificar la estructura de comisiones de las AFP?
  • ¿Reestructuramos o acabamos el Fondo de Garantía de Pensión Mínima?
  • ¿Cómo activamos el mercado de rentas vitalicias?
  • ¿Con qué periodicidad se deberían actualizar las tablas de mortalidad?
  • ¿Cuáles son las reformas que requiere el seguro previsional?
  • ¿Se deben definir estándares mínimos de idoneidad para asesores pensionales?
  • ¿Se deberían promover otros mecanismos de ahorro a largo plazo distintos a los fondos de pensiones? ¿Cuáles?

Las sentencias

  • Una vez definido ese gran acuerdo en el Congreso de la República, ¿qué hacemos para garantizar estabilidad jurídica?
  • A propósito de un hecho reciente protagonizado por la Ministra de Trabajo, ¿se deberían frenar definitivamente las “nulidades de traslado” entre regímenes cuando falten menos de 10 años?

La cultura de la trampa

  • ¿Cómo frenar los carruseles de viudos (as) en sustituciones pensionales?
  • ¿Qué tipo de controles se deben implementar en los procesos de calificación de invalidez? ¿Será necesario endurecer las sanciones?

Otras

  • ¿Mantenemos las reglas de juego pensionales de la fuerza pública?
  • Como medida para expandir la cobertura pensional, ¿es suficiente el mecanismo de hipotecas inversas?
  • ¿Cómo aseguramos los riesgos de invalidez y sobrevivencia sin aumentar impuestos o castigar el ahorro?
  • ¿Debería el esquema público tener un seguro previsional para cubrir los riesgos de invalidez y sobrevivencia?
  • ¿Los censos poblacionales se deberían realizar con una periodicidad fija?
  • Independientemente de la apuesta de la sociedad, ¿qué hacemos para construir confianza en el sistema?
  • ¿Qué hacemos con las migraciones?
  • ¿Qué lecciones han dejado los BEPS? ¿Necesitan rediseño?
  • Visualizando los profundos cambios que vienen para el mercado laboral, ¿qué mecanismo se debe implementar para que las personas ahorren?

El contexto internacional

  • ¿Qué está pasando en Suecia y Finlandia con el tamaño del Estado?
  • ¿Cuál es la edad de jubilación en países con sistemas de reparto como España? ¿Son optimistas frente a su futuro?
  • ¿Cómo está enfrentando Japón el cambio demográfico?
  • ¿Cuál fue el resultado de la nacionalización de las pensiones en Argentina?
  • ¿Fracasó el modelo de capitalización chileno?
  • ¿En otros países es posible cambiar las reglas de juego? ¿Cuáles son los límites de la justicia?

Como lo muestra la experiencia reciente latinoamericana, la reforma pensional será el gran debate económico del próximo Gobierno. Ojalá en ese momento se recuerde a Edmund Burke, quien dijo que la sociedad también es un contrato entre los vivos y los que aún no han nacido.

https://www.dinero.com/empresas/articulo/estas-son-tres-innovaciones-para-mineria-y-produccion-industrial/258187

 

15.18.-CAMBIO DE LA ESTRUCTURA ECONÓMICA – Eduardo Sarmiento

La economía lleva cuatro años estancada. En el primer trimestre crecerá cerca de 2 % y en el año completo no avanzará mucho más. Queda claro que el mal funcionamiento de la economía no está en la variación coyuntural del precio del petróleo sino en el marco estructural de la economía. La excesiva dependencia del petróleo lleva a crecimientos por debajo de 3 %. Las altas necesidades de capital ocasionadas por la inversión petrolera y la baja demanda por el desbalance macroeconómico dan lugar a un bajo crecimiento.

5 May 2018.- En las teorías adelantadas en los últimos cien años se encuentra que el crecimiento del producto es determinado por la expansión de los factores y por el mejoramiento y aprovechamiento de los existentes. Durante mucho tiempo se dio por cierto que el primer elemento decae y se elimina por la alta sustitución del mercado, y el segundo aumenta por la innovación, las ventajas comparativas del comercio internacional y la aparición de nuevas ideas.

La información histórica de los últimos veinticinco años dice algo muy distinto. El mejoramiento de las condiciones existentes no contribuye ni en 0,7 % al crecimiento de los países de América Latina. El mayor margen de maniobra está en el primer componente, pero no de cualquier manera. Cuando la expansión del capital se realiza en combinación con la educación, el entrenamiento y el aprendizaje en el oficio y se aplica a actividades industriales y agrícolas de alta productividad, su contribución al crecimiento puede ser superior a 3,5 %.

Luego de reconocer que la economía se encuentra en un estado de crecimiento muy inferior a la tendencia histórica, el Consejo de Competitividad propuso un consenso para elevar el segundo término. Se considera que la falla del sistema económico está en la mala utilización del capital y el empleo existente, y plantea una estrategia para elevar la actividad productiva mediante la innovación, el intercambio comercial y acciones administrativas. En el fondo se trata de hacer mejor lo que se hace actualmente con los estímulos del mercado.

El diagnóstico es incorrecto. El bajo crecimiento obedece a una estructura productiva dominada por la minería, los servicios y la deficiencia de la demanda. El predominio de la minería genera una gran inestabilidad. En las épocas de altos precios causa devaluación, inflación y alza de las tasas de interés, tanto que en las épocas de bajos precios genera revaluación que induce la industria a la agricultura. Por lo demás, significa inversiones de baja productividad del capital y escasa generación de empleo. Lo más grave es que en conjunto dan lugar a un crecimiento del salario por debajo del producto nacional per cápita.

La solución al estancamiento de la economía no está en mantener ni profundizar la estructura existente, que resulta de los desaciertos de la apertura comercial y los TLC, la selección de los sectores líderes y el manejo de la demanda. A la luz de la nueva teoría que emerge del incumplimiento de las visiones convencionales, el mayor margen para recuperar el crecimiento se encuentra en la ampliación de los factores y los sectores. Hay que elevar el ahorro del capital, cambiar la estructura productiva en favor de la industria y aplicar una política fiscal y monetaria que asegure la igualdad entre el ingreso nacional y el gasto.

El consejo de competitividad, que surgió en reemplazo de la política industrial, está comprometido desde su iniciación en facilitar el funcionamiento del mercado. Su alcance es limitado y su función está más determinada por factores doctrinarios que científicos. En su lugar, se requiere un marco institucional que le dé cabida al Estado en la forma de la promoción de los sectores líderes, política industrial, protección externa y coordinación fiscal y monetaria.

https://www.elespectador.com/opinion/la-confrontacion-presidencial-columna-746215

 

14.18-.EL DILEMA PENSIONAL – Eduardo Sarmiento

La Ley 100 de 1993, de privatización de las pensiones, se justificó como una forma de elevar la eficiencia y ampliar el sector financiero y se adoptó sin mayor base científica. Sus autores no conocían la teoría de las pensiones. En los estudios adelantados por las instituciones privadas y públicas se daba por cierto que la privatización elevaría las pensiones y ampliaría la cobertura del sistema. Nada de esto ocurrió. Los afiliados a los fondos privados de pensiones (AFP) reciben pensiones del orden de 25 % del salario, cuando con la modalidad de prima media en el pasado y hoy en día en Colpensiones obtienen el 70 %. Únicamente la cuarta parte de las personas que están en la edad de jubilación acceden a la pensión; el 20 % más alto obtiene el 80 % de la nómina pensional y el 20 % más pobre el 4 %. La estructura de los beneficios pensionales es más desigual que la distribución de ingresos individuales.

28 abr 2018.-  Curiosamente, los autores de la Ley 100 han sido los encargados de administrarla, evaluarla, ajustarla y rectificarla. No se ha querido entender que el sistema pensional por su naturaleza solidaria genera un ahorro intergeneracional que da lugar a un rendimiento en las administraciones de pensiones superior al de las instituciones bancarias. Así, en los sistemas de prima media, como el de Colpensiones o el antiguo de los Seguros Sociales, las pensiones son mayores que los aportes incrementados por la tasa de interés de mercado. En términos simples, pagan pensiones superiores a las cotizaciones. En contraste, los fondos privados obtienen ingresos superiores a las cotizaciones ajustadas por la tasa de interés. La diferencia les significa ganancias desproporcionadas que se colocan en el sector financiero.

Si esta realidad no se reconoce y las soluciones se buscan por los medios convencionales de aumentar la edad pensional y las cotizaciones, los beneficios se reducirían por igual a todos los afiliados y las inequidades se mantendrían e incluso aumentarían. La solución sustancial para el sistema estaría en corregir las anomalías donde se originan; hay que trasladar el ahorro generacional a los trabajadores. En la práctica se conseguiría regresando al sistema de prima media para los afiliados y en particular para los de menores ingresos. Los individuos tendrían que cotizar para un tercer fondo que opera dentro de la modalidad de prima media hasta un determinado salario. La parte restante quedaría en las AFP.

La propuesta se hizo en esta columna hasta cinco años, se ha aplicado en algunos países y las sustentan algunos de los miembros de la comisión de gasto designada por el Gobierno. El nuevo fondo generaría mesadas de 70 % del salario y se configuraría con traslados de las AFP.

En la actualidad hay dos opciones casi irreconciliables sobre la reforma pensional. Una consiste en marchitar Colpensiones y dejar el sistema privado como exclusivo. La otra opción consiste en regresar a la prima media para los salarios por debajo de un nivel, por ejemplo, un salario mínimo. Así, los grupos de menores ingresos recibirían la mayor parte del ahorro generacional; las AFP sólo captarían la parte correspondiente a las rentas altas.

Sin duda, el sistema pensional de capitalización contribuyó al retroceso de la equidad en los últimos 25 años. Significó una clara transferencia de ingresos del trabajo al capital y una ampliación de la brecha salarial. El retorno parcial a la prima media no evita los daños del pasado, pero contribuiría a revertir la tendencia declinante de la participación del trabajo en el PIB y el deterioro del coeficiente de Gini.

https://www.elespectador.com/opinion/el-dilema-pensional-columna-752761

 

14.18.-LA DESCENTRALIZACIÓN CENTRALISTA – Salomón Kalmanovitz

Hace 122 años fue derrotado el federalismo liberal por el autoritarismo conservador que erigió un tortuoso y débil Estado centralista. Los poderosos estados soberanos que recaudaban impuestos y asignaban el gasto según sus necesidades fueron atomizados y desplazados por los enclenques departamentos y la vida municipal se debilitó. Los entes territoriales se tornaron en pordioseros del centro político, que debió otorgar situados fiscales. La Constitución de 1991 estableció un sistema general de participaciones y de regalías que entregó más recursos a los entes territoriales, pero etiquetados para que no pudieran decidir su destino.

29 Abr 2018.- Lo que verdaderamente cambió la estructura y dinámica de la descentralización fue la elección de alcaldes a partir de 1986, que animó la vida municipal y otorgó autonomía y algunos recursos fiscales a los municipios más ricos, mientras que los gobernadores disponían de unos recursos raquíticos. Por debajo de la política reina el clientelismo, que asigna los recursos a la corrupción o los dilapida por la incompetencia y desgreño de las burocracias volátiles que alimenta. Ha sido lamentable la asignación de las regalías, en especial las que debían financiar proyectos de ciencia y tecnología, que se entregaron a dedo y sin criterio técnico alguno, con poco provecho para las universidades.

Hoy los municipios reciben tres veces más recursos que los departamentos y financian con recursos propios el 38 % de sus gastos. Los más robustos aportan el 55 % de sus gastos, mientras los más débiles (no certificados) sólo el 11 %. Los departamentos continúan siendo entes atrofiados, despojados de funciones, neutralizado su papel como nivel intermedio indispensable para avanzar proyectos que unan municipios y territorios, desde vías terciarias y otras infraestructuras hasta educación y salud.

¿Qué proponen los candidatos al respecto? Iván Duque solo menciona el problema una vez en su extenso catálogo de propuestas; sin embargo, sus ideas de congelar el impuesto predial por tres años, oponerse al nuevo catastro y devolver impuestos a los ricos implica un violento constreñimiento de los recursos disponibles para la descentralización.

Vargas Lleras tiene una propuesta técnicamente muy buena, pues aumenta recursos y otorga mayor autonomía a los entes territoriales, pero el comportamiento de su partido es el epítome del clientelismo corruptor.

Fajardo, por su parte, que ha padecido el problema como gobernador, le pega bien al debilitar el clientelismo e incentivar la meritocracia, otorgando más recursos a los entes con enfoque territorial y apoyando desde el centro el nuevo catastro.

Petro dice que hará una reforma integral y progresiva al impuesto predial y que garantizará una mayor autonomía de los entes territoriales, pero no ha pensado en los mecanismos que implementará para lograrlo.

Un estudio de Fedesarrollo encargado a Antonio Hernández Gamarra y Luis Barreto Nieto encuentra que la descentralización se ha hecho de arriba hacia abajo, atropellando sin consultar a los beneficiados, por lo cual ha favorecido poco a los municipios más pobres. Esto se refleja en sus bajos rendimientos educativos; el poco acceso al agua y la salud determina a su vez altos índices de morbilidad. Se hace necesario aumentar los recursos fiscales y las transferencias a los municipios, unificar su bolsa de recursos, pero también asegurar que sus administraciones sean pulcras y competentes.

https://www.elespectador.com/opinion/la-descentralizacion-centralista-columna-752932

 

13.18.-REBAJAS DE IMPUESTOS Y CRECIMIENTO – Mauricio Cabrera

Según el FMI, la reforma tributaria de Trump va a acelerar un poco el crecimiento en dos años, pero pronostica que en el 2020 va a perder impulso.

Continua intenso el debate alrededor de los efectos de la reforma tributaria de Trump sobre la economía norteamericana. Cada vez se conocen más hechos y datos, así como modelos de proyección que muestran no solo la concentración de los beneficios en los más ricos, sino las consecuencias negativas que va a tener sobre el crecimiento y el empleo.

22 abr 2018.- Uno de los principales argumentos para justificar la rebaja de impuestos a las empresas era que beneficiaba a los trabajadores, pues se suponía que con la plata ahorrada por menores tributos las compañías iban a invertir más –creando más empleos– y compartirían esas ganancias subiendo los salarios de sus empleados. La evidencia registrada por analistas independientes muestran que esto no está ocurriendo.

En cuanto al uso de los ahorros, un reporte de TrimTabs –firma de análisis de mercados de Wall Street– informó que, en el primer trimestre de este año, las grandes compañías norteamericanas dedicaron 305 mil millones de dólares a recomprar sus propias acciones y a adquirir otras empresas, duplicando el monto del 2017, mientras que lo dedicado a aumentos de salarios solo fue una tercera parte de ese dinero y escasamente aumentó unos pocos puntos porcentuales con respecto al año pasado.

Así, la distribución de la gabela tributaria no solo se ha concentrado en los propietarios de las organizaciones y los administradores, sino que va a ayudar muy poco al crecimiento, puesto que ni la recompra de acciones ni la adquisición de otras empresas es inversión que cree nuevos empleos; solo es cambio de propietarios de activos ya existentes, que concentra todavía más la riqueza y poco contribuye al aumento del consumo de los hogares.

Además, tampoco se espera que la subida de precios de las acciones vaya a durar mucho, porque el impulso al crecimiento va a ser de corta duración y puede empeorar la próxima recesión cuando llegue el inevitable cambio del ciclo económico. Esta no es la opinión de políticos que se oponen a Trump, sino del Fondo Monetario y de respetados bancos de inversión como Morgan Stanley.

En su último informe sobre la economía mundial, el FMI reconoce que la reforma tributaria de Trump va a acelerar un poco el crecimiento en dos años, pero pronostica que en el 2020 va a perder impulso y después va a disminuirlo, anulando las ganancias de los primeros años. Esto no solo por el carácter temporal de algunas de las reducciones de impuestos, sino por el incremento del déficit fiscal que van a generar, tal como lo comenté en esta columna la semana pasada

Morgan Stanley, por su parte, en un reporte reciente advierte a los inversionistas en acciones, que la rebaja de impuestos no es un “nuevo amanecer” para EE. UU., sino más bien una eufórica “hora feliz” después de la cual la economía será mucho más vulnerable a un doloroso guayabo, que se sentirá con fuerza en los precios de las acciones.

A la apropiada metáfora de la hora feliz, añaden los analistas que el guayabo es inevitable por las mismas razones que argumenta el FMI y que los remedios para aliviarlo serán más difíciles de aplicar, porque es más complicado tratar de combatir una recesión con estímulos tributarios cuando el déficit fiscal ha crecido tanto.

El populismo tributario se paga tarde o temprano.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/rebajas-de-impuestos-y-crecimiento-516449

 

12.18.- CÉSAR GAVIRIA: MANZANILLA AÑEJA – Cristina de la Torre

Ah, entonces la jugada apuntaría a entregarse en brazos de la ultraderecha a cambio del Ministerio de Hacienda para Simón y de colocarlo a tiro de Presidencia en 2022, señala Cecilia López en El Tiempo. La contraprestación, confirmada por hechos en cadena, hundir a De la Calle; único candidato con credenciales para sacar a Colombia del pantano y asegurarle un futuro en justicia y democracia. Así, el pupilo de Uribe sumaría a su caudal votos decisivos del liberalismo; y se frustrarían las reformas que el país anhela, coco de la caverna. Moñona.

17 abr 2018 .- Ya un largo rosario de acciones y omisiones en cabeza de César Gaviria revelaba la intención de ahogar a De la Calle en manzanilla. Pero en entrevista que concedió el 8 de abril a Yamid Amat, el jefe del liberalismo escaló de intención a ofertas al adversario, con sabor a traición: en plena brega de campaña por pasar a segunda vuelta, ya da por derrotado al candidato de su partido. Y busca negocio con el mejor postor —con Duque, de preferencia, amiguis de Simón—.

Como presagiando con el deseo, le dijo Gaviria a Amat que si su candidato no pasaba a la final, el nuevo presidente tendría que contar con el Partido Liberal para gobernar. Que “nos tocará decidir entre los candidatos que queden…”. Que Duque no es el coco, es hombre de centroderecha, como lo es su partido, el Centro Democrático. Que él no haría una “oposición sistemática”, si fuera el caso, pero que, “obviamente”, siempre será mejor gobernar que hacer oposición. Ya desde el principio, agregó, “no fui amigo de vetar al CD o a su candidato. No lo quise hacer y no lo voy a hacer”.

Claridad meridiana que parece sellar un ciclo de boicot abierto o soterrado a la candidatura del estadista hacedor de gestas que harán historia. Ya se atravesaba Gaviria en la conformación de una coalición de centro cuando todo le auguraba el triunfo a esta opción; y chantajeaba al candidato con negarle los fondos de campaña, si insistía en ella. Ya se ausentaba por vacaciones cuando más se le requería, faltaba al lanzamiento del programa y a los actos de campaña. Para terminar convocando a la bancada liberal en apoyo a De la Calle, tras seis meses de soledad, a la hora de nona, cuando ya la mayoría de parlamentarios liberales había negociado en secreto con Duque y, los menos, con Vargas. Alardeando independencia, promueve Gaviria una tardía adhesión de bancada al candidato hasta primera vuelta, sólo para tener con qué negociar en segunda con quien toque.

¿Reminiscencias del Gaviria que fuera viceministro de Desarrollo de Turbay, el patrón que abrió en este país la tronera de la corrupción con la bien usada palanca del clientelismo? ¿No le resulta natural buscar ahora al emisario de Uribe, hijo de Iván Duque Escobar, prominente turbayista de Antioquia? ¿O hacerle coquitos al propio Uribe, protagonista de desafueros sin nombre? Como el espectáculo de indignidad de esta semana en pleno recinto del Senado, donde cubrió de escarnio, a grito herido, el puño en alto, al senador Galán, porque aludiera éste a lo que todo el mundo sabe: que los hijos del expresidente compraron por $180 millones un predio cuyo precio se disparó en meses a $54.000 millones, gracias a argucias legales y mientras ejercía su papá la Presidencia.

Fresca todavía la tinta de la Constitución del 91 que se ambientó en apasionada cruzada contra el clientelismo y la corrupción, en aparente mea culpa con su propio pasado, declaró el entonces presidente Gaviria: “la política tradicional, viciada por el clientelismo, es rebasada ahora por un estilo político purificado de las prácticas que todos rechazamos”. Por lo visto, no todos; y, ahora, tampoco él, paladín de añeja manzanilla. Su campaña contra aquellas taras de la política fue flor de un día.

https://www.elespectador.com/opinion/cesar-gaviria-manzanilla-aneja-columna-750347

12.18.-CAMBIOS AL SISTEMA GENERAL DE PARTICIPACIONES – Jorge Iván González

El Sistema General de Participaciones se debe modificar porque ya se cumplieron los plazos que se habían fijado después de la última vez que se cambió en 2002. La Constitución de 1991 determinó que el Situado Fiscal (SF), o las transferencias a los municipios y a los departamentos, corresponderían a un porcentaje de los ingresos corrientes de la Nación. En 2002, cuando se creó el Sistema General de Participaciones (SGP), se eliminó el porcentaje y se dispuso que los recursos para los municipios y departamentos aumentarían unos puntos adicionales a la inflación, independientemente de la participación que tuvieran en los ingresos corrientes de la Nación.

13 abr 2018.- El SF y el SGP han tenido la virtud de financiar de manera regular los principales gastos en educación y salud. Los avances sociales que ha logrado el país se deben, en gran parte, a las transferencias que se le han hecho a los municipios y departamentos. Ahora que se abre de nuevo la discusión sobre el futuro del SGP valdría la pena considerar dos criterios.

El primero tendría que ver con la necesidad de determinar el monto de las transferencias a partir de las necesidades reales, dejando atrás la proporcionalidad que regía el SF, o los aumentos en función del índice de precios, que servía de regla al SGP. Estas formas de cálculo no responden a los costos reales de los servicios, ni responden a las necesidades de las diferentes entidades territoriales. Con mejores sistemas de información se debe avanzar hacia la capitación, de tal forma que se distribuyan los recursos dependiendo del número de personas atendidas y de su costo. Este procedimiento favorece la equidad porque le transfiere más a quienes están en la peor situación. La capitación depende de los costos. Si, en el caso de la educación, un colegio rural tiene pocos estudiantes, el costo por alumno será más elevado y, por tanto, la transferencia por estudiante será superior a la capitación que le correspondería a un estudiante en un colegio urbano grande. El éxito de la capitación depende de una buena estructura de costos.

El segundo criterio para reformar el SGP tiene que ver con las potencialidades fiscales de las ciudades grandes e intermedias. Una vez determinados los costos, Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla tendrían que participar más activamente en la financiación de la educación y de la salud. Sus potencialidades fiscales son enormes, y si utilizaran los recursos que les ofrece la ley 388 de 1997, podrían mejorar considerablemente sus ingresos, y los recursos adicionales se podrían destinar a financiar la educación y la salud.

Las ciudades intermedias también tienen un margen de maniobra fiscal amplio e, igualmente, podrían contribuir a la co-financiación. Las ciudades pequeñas necesitan apoyo para mejorar los recaudos del predial. En estos municipios, aún con un catastro desactualizado, la tarifa efectiva del predial apenas llega al dos o tres por 1.000. Los avances en la tributación al suelo dependen considerablemente de la consolidación del catastro multipropósito y de la modernización del Igac.

Sin duda, los costos de la educación y de la salud continuarán aumentando, ya que las exigencias de calidad y cobertura son crecientes. Afortunadamente, las mejores finanzas locales permitirán que haya recursos para ir respondiendo a estructuras de costos cada vez serán más exigentes

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/cambios-al-sistema-general-de-participaciones-2713193

 

11.18.-CAPITALISMO DEMOCRÁTICO NO ES UNA PANACEA – Juan Manuel López

Entre más avanza el modelo del capitalismo y democracia, más protuberantes son sus deficiencias.

No hay tal que para un mundo convulsionado la solución la da el modelo de capitalismo y democracia como lo reivindicaba Francis Fukuyama, y como aun nos lo quieren vender quienes se encuentran beneficiarios del mismo; es decir, los países desarrollados alrededor de este modelo y de su filosofía –en especial los Estados Unidos– que quieren no solo que se mantenga sino que funcione ‘a toda máquina’, puesto que está hecho para ellos.

28 mar 2018.- Pero vemos y vivimos que entre más avanza o consolida sus características más protuberantes son sus deficiencias y más evidentes sus malas consecuencias. Debemos reflexionar sobre si el supuesto de sus bondades, que pudo tener validez en algún momento, se puede aceptar hoy en día.

Es decir, la pregunta es si el modelo de libre empresa, de competencia, de soberanía del mercado, del neoliberalismo como etapa del capitalismo es lo que debemos promocionar y seguir, o si por el contrario debemos buscar maneras de corregir el rumbo; si ya cumplió su ciclo y si hoy es más fuente de problemas que de soluciones. Y, desde una perspectiva menos controversial que cuando la confrontación obligaba a verlos como alternativas excluyentes, se puede revisar e integrar también con las bondades de otros modelos.

Le recomendamos: El tsunami chino

Por ejemplo, la revolución cubana no fue un éxito visto desde el modelo capitalista, pero sí logró los objetivos socialistas que se fijó, como la universalidad en la salud, en la educación, en la igualdad de oportunidades y de condiciones de vida para el grueso de la población. Y el abandono del socialismo no quiere decir que deja Estados fallidos. Rusia hoy aparece más poderosa y en mejor posición que antes de la revolución, y ninguno de los países de la Cortina de Hierro o de las otras exrepúblicas soviéticas están más atrasadas que los países periféricos del capitalismo, como América Latina o África. No lo es China que, como dijera Deng Ciao Ping, hace 30 años solo uno de cada tres habitantes tenía suficiente comida, y hoy ninguno de los 1.500 millones de ciudadanos se acuesta con hambre, y, sin abandonar su modelo político, hoy sus empresas compiten ventajosamente con las del mundo capitalista.

En cuanto al fracaso de la revolución bolivariana se olvida que Chávez fue un gobernante apoyado por su pueblo durante más de diez años en forma más masiva que cualquier mandatario que haya tenido Colombia; lo fue por su modelo, mientras cumplió su objetivo de disminuir las desigualdades. Otra cosa es que por estar basado en un supuesto de recursos económicos infinitos –el petróleo–, al cambiarse esto, fracasó; desapareció la condición necesaria para continuarlo y apareció después la persona más incapaz para propiciar algún ajuste o rectificación. Pero evaluando sus propósitos y sus resultados, cumplió mientras existieron las condiciones sobre las cuales se fundó.

Como todas las especies, incluyendo los humanos, tienen que desaparecer, pretender que el capitalismo no es solo parte de un proceso que cumplió un ciclo sino una meta a la cual se llegó y que dará respuesta final al orden social, es simplemente erróneo.

No se pierda: Ni medio lleno ni medio vacío

Los cuestionamientos a la falta de éxito en sus propios propósitos son conocidos. En lo económico los últimos 20 años han significado un crecimiento de menos de la mitad que los 20 anteriores; y lo mismo en el campo político la caída en la credibilidad en el sistema democrático es evidente.

Imposible concebir que no pudiera presentar ningún resultado en los objetivos que se fija –o que si lo que haga en ellos sirve de evaluación de su gestión el resultado fuera negativo–. Pero hay otras dimensiones y partiendo de la base que tanto lo bueno como lo malo es el fruto que este produce, toca poner en la balanza de un lado los avances tecnológicos y su impacto o mejora en lo que denominan nivel de vida, y del otro sus efectos en el orden social y en la condición del ser humano.

Y en esto nos encontramos con que si, por ejemplo, tomamos como medición lo que sería el ícono por excelencia del capitalismo como es el automóvil aparece que es al mismo tiempo hoy el problema más inmanejable y con tendencia inevitable a un futuro peor. Expandido esto a todos los electrodomésticos como representativos de la sociedad de consumo –columna vertebral y objetivo de la economía capitalista–, nos encontramos con que el planeta no tiene capacidad para digerirlos cuando se desechan; o como medición más comprehensiva, el calentamiento ambiental con todas sus consecuencias para los humanos –inundaciones, sequías, tsunamis, huracanes etc.–, son producto del desequilibrio que produjo el éxito del modelo capitalista.

Le recomendamos: Elecciones: no se decide sobre grandes temas

Qué decir a nivel del individuo lo que son las pandemias tan crónicas y tan esparcidas como las enfermedades modernas del estrés o de la depresión. El modelo económico neoliberal no solo falla como modelo económico; como modelo político es perverso en cuanto afecta a la sociedad y al ciudadano.

http://www.dinero.com/edicion-impresa/opinion/articulo/capitalismo-democratico-no-es-una-panacea-por-juan-lopez/256736

 

 

11.18.-EL FUTURO DE LA ECONOMÍA ES INCIERTO – Eduardo Sarmiento

–El presidente Santos y el ministro Cárdenas están comprometidos en toda clase de soluciones puntuales para salvar sectores.

Como el marco institucional para este tipo de medidas se desmontó en los últimos 20 años, no han ahorrado medios e improvisaciones para subsidiar a los productores agrícolas, otorgar compensaciones temporales a los sectores que enfrentan dificultades, como el café, la papa, los lácteos, la metalurgia, las confecciones, etc. Los ministerios de Hacienda y de Agricultura están cumpliendo muchas de las tareas que el Idema realizó en el pasado.

Mal podría decirse que la inconformidad generalizada sea el producto del camino fácil de culpar al Gobierno y recibir a cambio compensaciones y subsidios. El problema es más serio. La política de aranceles, la revaluación y los TLC crearon un estado generalizado de precios industriales y agrícolas superiores a los mundiales.

Así lo confirma la del índice del Big Mac del Economist, la encuesta de la SAC y el desplome de las exportaciones y la producción industrial. No es aventurado afirmar que la mayoría de las actividades transables se encuentran al borde de la quiebra. La solución no podría ser distinta a la de un sistema combinado de aranceles y tipo de cambio orientado a armonizar los mercados interno y externo.

Sin embargo, los TLC y la proscripción de los aranceles reducen el margen de maniobra a la devaluación del tipo de cambio, que fue el camino iniciado por el ministro de Hacienda e interrumpido por el paro agrícola y el deterioro de la imagen presidencial en la encuesta de opinión. A los pocos días el presidente le pidió al Banco de la República suspender la compra de dólares y el ministro de Hacienda lo ratificó en la última reunión de la junta. En el último mes se registró una revaluación que borró la mitad de la devaluación del año anterior.

Al parecer, los estrategas oficiales no ven bien una rectificación cambiaria que frene el abaratamiento de las importaciones que constituyó la principal causa del aumento de los ingresos de los grupos medios en los últimos diez años. En su lugar, se inclinan por los acuerdos sectoriales, subsidios y compensaciones directas que le permiten al Gobierno manifestar su solidaridad y generosidad con quienes enfrentan serias dificultades por el dictamen de la naturaleza.

La duda es ¿hasta dónde este manejo puede reemplazar las políticas generales –comercial y cambiaria? La respuesta es negativa. El país no tiene los recursos fiscales ni las instituciones para compensar a los productores por la monumental revaluación del tipo de cambio y los TLC. Los damnificados considerarán siempre que las medidas no cumplen con las aspiraciones y no evitan las quiebras. La economía quedará expuesta a improvisaciones para evitar manifestaciones que atenten contra el orden público y lesionen la popularidad oficial.

El futuro de la economía es incierto. El país está expuesto a un desajuste comercial de grandes dimensiones que tenderán a amplificarse por las condiciones mundiales. Mientras se mantenga la modalidad cambiaria flexible, y más con las escasas compras del Banco de la República, la economía quedará expuesta a precios nacionales superiores a los internacionales y al resquebrajamiento de la industria y la agricultura. Si a esto se agrega que el mundo se aparta cada vez más del mercado libre y las exportaciones mundiales decaen, no es aventurado advertir que el siguiente cuatrienio presidencial no la tendrá fácil. Se verá enfrentado a modificar el régimen cambiario, renegociar los TLC y adoptar un marco coherente de aranceles que concilie el mercado interno y el externo.

https://www.periodicoelsatelite.co/products/eduardo-sarmiento-su-columna-en-el-espectador-/

10.18.- BARCLAYS PAGA 2.000 MILLONES DE DÓLARES POR EL FRAUDE DE LAS ‘HIPOTECAS BASURA’ – Sandro Pozzi

El Departamento de Justicia demandó en diciembre de 2016 al grupo británico tras fracasar las negociaciones

Una oficina de Barclays en Brooklyn, Nueva York KIRSTY WIGGLESWORTH AP

Barclays opta al final por llegar a un pacto con el Departamento de Justicia de Estados Unidos para revolver el litigio por el empaquetado y la emisión de deuda vinculada a hipotecas que eran insolventes. El grupo británico se compromete a hacer un desembolso por valor de 2.000 millones de dólares (1.623 millones de euros). Es el último banco que salda cuentas por los abusos que llevaron a la crisis financiera hace una década. Según su consejero delegado, Jes Staley, la sanción que les imponen es “justa y proporcionada”.

Nueva York 29 mar 2018.-  La Administración que presidía el demócrata Barack Obama decidió en diciembre de 2016, en los últimos días de su mandado, demandar al banco tras su negativa a llegar a un pacto como hicieron otros gigantes de la industria. La acción era inusual, porque este tipo de expedientes se suelen resuelven en EE UU al margen de los tribunales para evitar un proceso que puede ser largo y costoso.

Tras tres años de investigación, el departamento que dirigía Loretta Lynch determinó que Barclays provocó miles de millones en pérdidas con un entramado que le permitió ofrecer a los inversores activos de deuda de baja calidad, que terminaron yéndose a pique cuando se derrumbó el mercado de la vivienda. El empaquetado de hipotecas basura se hizo entre los años 2005 y 2007.

Más de la mitad de las hipotecas que se utilizaron para estructurar estos activos eran insolventes. El valor total de estos paquetes de deuda tóxica ascendía a 31.000 millones. La demanda citaba a dos empleados como principales responsables de las operaciones que permitieron al banco comercializar estos activos, que pactan pagar también una suma combinada de dos mil millones de dólares.

El fiscal federal Richard Donoghue asegura que este pacto refleja el compromiso de las autoridades en EE UU para hacer que todos los bancos paguen por la “conducta fraudulenta” que llevó a la crisis. “La sanción es sustancial”, valora, al tiempo que señala que el hecho de que acepte pagar esta cantidad representa “un importante paso para reconocer el daño que causaron a la economía y los inversores”.

El grupo alemán Deutsche Bank pactó un pago de 7.200 millones horas después de que se presentara la demanda contra Barclays. El Departamento de Justicia también tenía entonces investigaciones abiertas contra Credit Suisse, que desembolsó 5.300 millones, y Royal Bank of Scotland por las irregularidades que cometieron al estructurar los activos de deuda que luego se negociaban en el mercado.

https://elpais.com/economia/2018/03/29/actualidad/1522332206_650864.html

 

9.18 .-LA CONFRONTACIÓN PRESIDENCIAL – Eduardo Sarmiento

La tendencia tradicional del país de que la mayoría de los votantes prefieren a los candidatos de centro, cambió en la actual campaña presidencial. Por razones no suficientemente analizadas, los votantes tienen una clara preferencia por los candidatos extremos de derecha e izquierda.

Al igual que muchos aspectos de la naturaleza, los votantes se comportaban en los tiempos recientes dentro de una curva de probabilidades normal en que la mayoría se inclina por los valores medios, representados por los candidatos de centro. Los postulantes extremos eran borrados por la ley de las probabilidades. La contienda se reducía a los candidatos de centro que se presentaban fraccionados y ganaban las elecciones con el apoyo de las maquinarias. La excepción fue la alcaldía de Bogotá, que en varias oportunidades fue ganada por los candidatos de izquierda con votaciones muy inferiores al promedio.

24 mar 2018.- Las condiciones cambiaron en la actual campaña. Desde un principio se vio en las encuestas que los candidatos del Centro Democrático y el Colombia Humana se colocan por encima del resto y crecen rápidamente. Sin embargo, la realidad se rechazaba culpando las encuestas y los procedimientos institucionales de las consultas. La tendencia se confirmó en las elecciones recientes al Congreso y las consultas de los partidos. Duque y Petro obtuvieron porcentajes similares a los de las encuestas, la diferencia entre los dos se aumentó, y ambos superaron por amplio margen al resto de candidatos.

Aquí se confundió el centro. En lugar de reconocer que sus votantes se alejaron y no podían sostenerse fraccionados, confiaron que los partidos políticos desprestigiados los alinearían e invalidarían las encuestas. Dentro de cierta ingenuidad creyeron que los seguidores regresarían al comportamiento probabilístico del pasado. Los hechos son distintos. La tendencia se acentúa cada vez más en favor de los extremos, y desconocerlo es como negar la ley de la gravedad. A estas alturas el proceso es tan acentuado que no es aventurado afirmar que la votación de Duque y Petro supera ampliamente el 60 %.

Lo grave es que el sistema electoral se torna perverso. Los votantes del centro, ante el bajo registro de sus candidatos preferidos y animados por el voto útil, proceden a manifestarse en contra del candidato extremo que más les disgusta. Se genera un proceso que aumenta la votación artificial de los extremos y disminuye más la del centro. La confrontación se reduce a los candidatos extremos y la relación se vuelve altamente volátil y de difícil predicción. Las alianzas sólo tienen sentido alrededor de sus cabezas; por ejemplo, la coalición entre Fajardo y De la Calle no tiene el volumen para afectar los resultados de la primera vuelta.

Un sistema electoral montado en una curva probabilística irregular no garantiza funcionamiento orgánico de la sociedad. Las soluciones no se consiguen por la vía de la aproximación de las partes, sino de la ruptura. Contrario al principio democrático de las mayorías, los ganadores son mucho menores que los perdedores.

No menos preocupantes son las condiciones de gobernabilidad para el presidente electo. La experiencia colombiana muestra como las fuertes confrontaciones políticas han constituido un serio obstáculo para la solución de los grandes problemas económicos y sociales. Las reformas requeridas para recuperar la industria y la agricultura, aumentar la progresividad tributaria, reducir las enormes inequidades del gasto social (salud, educación y pensión), no son posibles sin consensos que aseguren su viabilidad técnica y sobretodo la continuidad.

 https://www.elespectador.com/opinion/eduardo-sarmiento

8.18.-PROTECCIÓN MUNDIAL – Eduardo Sarmiento

Es el momento que nuestros candidatos presidenciales se pronuncien sobre las decisiones proteccionistas de Estados Unidos y, en particular, sobre la política industrial que nos concierne.

El establecimiento de aranceles al acero y al aluminio en Estados Unidos constituyó una abierta decisión hacia el proteccionismo, y aunque anunciada, no dejo de sorprender. Al final del siglo pasado Estados Unidos e Inglaterra configuraron un frente común para propiciar el libre comercio. No ahorraron esfuerzos para condenar y proscribir los aranceles, los subsidios a las exportaciones, la regulación cambiaria y los controles de capitales. 

17 Mar 2018.- Los grandes beneficiarios del comercio antes y después de la globalización han sido los países desarrollados. No es cierto que el comercio internacional nivele los salarios y contribuya a reducir las deficiencias de las estructuras productivas. Los países de menor desarrollo mantienen monumentales diferencias de salarios y estructuras productivas más rudimentarias. Las diferencias de productividad entre Estados Unidos y América Latina se han ampliado. Tanto a Colombia como a América Latina les significó en los últimos 25 años un retroceso con respecto al período 1970-1990.

No obstante que Estados Unidos fue un ganador de la globalización, en amplios círculos de la sociedad están inconformes con los resultados. La globalización les ocasionó una caída de la actividad industrial, el deterioro del salario y el retroceso de las zonas de las empresas emblemáticas, como Detroit y Pensilvania.

Las determinaciones proteccionistas de Estados Unidos vienen de tiempo atrás. La política monetaria de compra de títulos del tesoro, (relajamiento cuantitativo) aplicado por Bernanke durante la administración Obama constituyó una clara intervención en el mercado cambiario que se manifestó en la devaluación del dólar. Luego, las medidas tributarias recientes no son otra cosa que el empleo de la política fiscal para elevar la competitividad externa de las empresas y las exportaciones. Ahora, el alza de aranceles es un rudo distanciamiento del libre mercado que provocará la retaliación del resto de países. 

El juego se invirtió. En el pasado se consideraba que el comercio internacional favorece primordialmente a los países desarrollados y se aceptaba que los países de menor desarrollo compensarán la diferencia con la protección. La práctica dejó de aplicarse con los TLC qué se basan en la igualdad del comercio internacional. En el caso del acuerdo con Colombia, el país bajo más los aranceles que Estados Unidos. Mientras los países desarrollados acuden a la protección, los países de menor desarrollo son seriamente asediados para que no hagan lo mismo. Así, Estados Unidos cuestiona a Colombia en la OCDE por la reducción de los precios de medicamentos y las importaciones de camiones, a tiempo que la OMC juzga con diferente rasero a las naciones desarrolladas y en desarrollo.

El nuevo contexto acentuará las desventajas de América Latina en el comercio internacional. La monumental brecha de salarios y productividades persistirá y las balanzas de pagos continuarán siendo deficitarias. Lo cierto es que la minería y el petróleo no han resuelto la restricción de las cuentas externas que viene del siglo pasado. La caída de América Latina, y en particular de Colombia en los últimos 4 años, obedeció al descenso de las cotizaciones de los productos básicos.

El nuevo contexto internacional no debe pasar desapercibido en el debate presidencial. La propuesta de fortalecer el desarrollo industrial que aparece en varias de las campañas no es viable dentro de las medidas proteccionistas y los TLC. Es el momento que los candidatos presidenciales se pronuncien sobre las decisiones proteccionistas de Estados Unidos y, en particular, en las formas de responderlas y enfrentarlas.

https://www.elespectador.com/opinion/proteccion-mundial-columna-745065

7.18.- CORTE DE CUENTAS – Eduardo Sarmiento

Las declaraciones del ministro de Hacienda confirmaron las inquietudes de la última columna. El cambio de la nominación de billetes es una cortina de humo que desvía la atención y la discusión del corte de cuentas y el análisis concreto del estado de la economía. El Gobierno entrega un país que no crece ni genera empleo y registra una de las peores distribuciones de ingreso del mundo.

10 mar 2018.- Durante la actual administración el modelo económico entró en serias dificultades. La caída de los precios del petróleo amplió el déficit en cuenta corriente y configuró un exceso de ahorro que no ha podido corregirse con la cartilla de inflación objetivo del Banco de la República. La baja de la tasa de interés de referencia ha sido inefectiva para reactivar la actividad productiva, porque no afecta la tasa ni el volumen del crédito. En su lugar, se plantea una política fiscal más activa y sobre todo coordinada y respaldada por el Banco de la República.

El cambio de las condiciones externas mostró que el país se comprometió en un esquema de predominio de los recursos naturales que da lugar a la enfermedad holandesa, en la cual la abundancia de divisas desplaza la industria y la agricultura. El sistema queda expuesto a grandes elevaciones de ingreso que son seguidas de grandes caídas que se llevan por delante el ahorro y el balance de las cuentas externas. Por lo demás, se configuran estructuras productivas que no generan empleo ni encadenamientos que impulsen al conjunto de la economía.

Ante esta evidencia de un cuarto de siglo, a regañadientes se abre camino la idea de sustituir el liderazgo y los estímulos al petróleo y la minería por una política industrial. La industria no se da silvestre. El comercio internacional propicia la especialización en actividades de reducida complejidad y baja productividad del trabajo. El desarrollo industrial no es posible sin una protección comercial y la presencia estatal, así sea temporal, que compensen la diferencia de productividad con los países avanzados.

El aspecto más grave es que no se avanzó en la distribución del ingreso. El país se mantiene con índices de Gini superiores a 0,50. La reducción de la pobreza se explica en su mayor parte por el cambio metodológico que se hizo en 2010 para reducir la línea de pobreza. Por lo demás, las reformas tributarias y las comisiones de gasto no lograron modificar las estructuras y el sistema fiscal que se han hecho cada vez más dependientes de los gravámenes indirectos, más concretamente del IVA, y ha reducido la progresividad del impuesto a la renta y el patrimonio. A su turno, la eficiencia del gasto público se ha visto seriamente reducida por las privatizaciones de los servicios básicos y el subsidio a la demanda que significan cuantiosas transferencias al capital. La situación más crítica está en el sistema pensional, pero no obstante que se sabe que el fracaso viene de la Ley 100 de 1993 y se agrava a diario, no se ha avanzado en decisiones ni propuestas operativas.

El balance es lamentable. El coeficiente de Gini antes y después de impuestos es similar. Los sectores de menores ingresos reciben una proporción del gasto inferior a su participación en la población.

En fin, el sistema económico adolece de serias fallas que surgieron y se acentuaron en la actual administración, y mal pueden escapar al corte de cuentas. A menos que los temas descritos se debatan en forma concreta y abierta, lo más probable es que se eludan, persistan y terminen agravando el estancamiento y la inequidad. En los programas y controversias de los candidatos presidenciales no deberían faltar los diagnósticos y soluciones sobre la macroeconomía de la reactivación, la política industrial, la progresividad tributaria y la privatización de los servicios sociales básicos de salud educación y pensiones.

https://www.elespectador.com/opinion/corte-de-cuentas-columna-743610

 

6.18.-SEMBRAR VIENTOS Y COSECHAR TEMPESTADES – Mauricio Cabrera

De la Calle acertó cuando dijo que el Centro Democrático CD  era responsable de la subida de Petro, pues con su artillería mediática y noticias falsas logró ‘emberracar’ a la gente y desprestigiar al gobierno, pero se les fue la mano.

La noticia política del momento es la subida de Petro en las encuestas para las elecciones presidenciales, en las que aparece de puntero, no con la mayoría para ser presidente, pero si para pasar a la segunda vuelta. ¿Cuál es la explicación del ascenso de un candidato que tiene una alta imagen desfavorable?

La primera razón está en los sondeos que miden las percepciones de la gente frente a la situación nacional. En la última Gallup, el 75% cree que las cosas en Colombia están empeorando, y la percepción de deterioro es más alta en aspectos tales como la economía (79%), el desempleo (80%), el costo de vida (86%) y la inseguridad (90%). Lo peor es la corrupción, donde el 91% de los encuestados creen que se está empeorando.

También registra esa encuesta la opinión desfavorable de la gente frente a las instituciones de la democracia. El 73% desaprueba la gestión del ejecutivo y del presidente Santos, pero le va peor al Congreso y a la Rama Judicial con opiniones desfavorables del 84% y el 86% respectivamente. El campeonato del desprestigio lo tienen los partidos políticos, con 89%, peor incluso que la Farc, que tiene el 81% de imagen negativa.

Resulta lógico que si la mayoría está descontenta con la situación del país y desconfía del sistema y de los políticos que lo han administrado quiera cambios y salga a buscar otros candidatos para no seguir los mismos con las mismas.

Sergio Fajardo canalizó en un primer momento ese descontento, por su estilo diferente y por su mensaje y trayectoria de lucha contra la corrupción, pero por diversos factores Petro lo ha ido desplazando en las preferencias populares como alternativa para el cambio.

Lo que no resulta lógico es que la realidad de la situación económica y social del país es mucho mejor que la percepción subjetiva que tienen las mayorías. Así se puede comprobar con los indicadores de empleo, reducción de pobreza, vivienda o infraestructura; así lo ven los observadores y analistas internacionales que miran imparcialmente la situación del país.

Sin embargo, los avances objetivos en estos años han sido tapados por una intensa campaña de oposición al gobierno que ha calado en la opinión pública. Humberto de la Calle acertó cuando dijo que el Centro Democrático era el responsable de la subida de Petro, pues con su artillería mediática y noticias falsas logró “emberracar” a la gente y desprestigiar al gobierno, pero se les fue la mano y desprestigiaron también al Estado y sus instituciones. Sembraron vientos de discordia y están cosechando la tempestad de una oposición alternativa.

Lo paradójico es que el mismo Centro Democrático, que fue el autor de muchas de las políticas que deterioraron la situación de los trabajadores y protagonista de varios de los escándalos de corrupción, ahora quiera presentarse como la opción para frenar la amenaza que ellos mismos crearon.

La verdadera alternativa está en los dos candidatos progresistas que en las mismas encuestas registran la mayor opinión favorable: Humberto de la Calle y Sergio Fajardo. La alianza entre los dos no solo sería imparable en las urnas, sino que garantizaría seguir avanzando en la construcción de una sociedad justa, equitativa y en paz.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/sembrar-vientos-y-cosechar-tempestades-514923

 

5.18.-EL EXPERIMENTO ESTADOUNIDENSE – Eduardo Sarmiento

Los bancos centrales constituyeron la innovación más importante de la segunda parte del siglo pasado. Basados en el consenso macroeconómico neoclásico, encontraron que la autonomía del banco central para regular las tasas de interés dentro de un marco de austeridad fiscal y tasa de cambio flexible puede evitar la inflación, estabilizar las balanzas de pagos y mantener la producción y el empleo en plena capacidad. El esquema fue alterado por la globalización, que propició una competencia que bajó los salarios. Como lo anticipé en varios libros, la economía mundial pasó a operar con exceso de ahorro (ingreso nacional superior al gasto) y tasa de interés cero. Las nuevas condiciones invalidaron las teorías convencionales del libro de texto que suponen el funcionamiento de las economías con tasas de interés positivas.

24 feb 2018.- Lo cierto es que luego de diez años el diagnóstico de exceso de ahorro y tasa de interés cero no se ha reconocido en términos formales e institucionales. Los países en desarrollo, en particular los de América Latina, continuaron operando como si no hubiera ocurrido nada. En cambio, las economías desarrolladas han tratado de adaptarse para sacar ventaja de las nuevas condiciones. Tales fueron los casos de Estados Unidos y Europa, que montaron sistemas de compra de títulos del tesoro (relajación cuantitativa) para mantener tasas de interés por debajo de cero y propiciar grandes devaluaciones de las economías con monedas de reserva.

El expediente fue muy efectivo en ambas regiones, pero no a nivel mundial. Las balanzas de pagos se mejoraron a cambio de desmejorar las de los socios comerciales y trasladarles el exceso de ahorro mundial. Así, en 2009 Estados Unidos se reactivó a expensas de Europa, en 2013 Europa se reactivó a expensas de América Latina.

La decisión reciente del Congreso estadounidense de bajar el impuesto a las corporaciones va mucho más lejos. Significa una elevación del déficit fiscal de 3,5 % del PIB a 5 %. Usualmente un aumento del déficit fiscal de esa magnitud sería acompañado de un alza de la tasa de interés para evitar presiones inflacionarias, propiciar la revaluación y extender los beneficios al resto del mundo. Pero eso no va a ocurrir. El nuevo presidente de la Reserva Federal fue nombrado para mantener las tasas de interés bajas y evitar la revaluación del dólar. Lo que se va a tener es un aumento del déficit fiscal financiado con emisión, devaluación y sin expansión del déficit en cuenta corriente que impulse al resto del mundo.

La reactivación se concentra en Estados Unidos y significa un riesgo mundial. Para empezar, el experimento elevará la inflación mundial y acentuará los desajustes de balanza de pagos de los países en desarrollo.

Se ha configurado un marco internacional asimétrico. Los países desarrollados tienen amplios poderes para afectar los tipos de cambio y mejorar sus balanzas de pagos (balance externo), y para financiar los déficits fiscales con emisión, mantenerlos por encima de los déficits en cuenta corriente y reducir el exceso de ahorro (balance interno). En contraste, los países en desarrollo no tienen más opción que emplear sus políticas macroeconómicas para corregir los desajustes de las balanzas de pagos. Están desprovistos de medios para reactivar las economías en condiciones de exceso de ahorro. Por eso, Colombia lleva cuatro años en estancamiento y elevados déficits en cuenta corriente.

Es hora de que los líderes de América Latina adviertan que el consenso sobre tasas de cambio flotante y bancos centrales autónomos dejó de existir. Quiérase o no, los países tendrán que avanzar hacia bancos centrales integrados con el sistema fiscal, intervención en el mercado cambiario y políticas industriales y comerciales audaces.

https://www.elespectador.com/opinion/el-experimento-estadounidense-columna-741074

 

4.18.-SIGUE EL DECLIVE DE LA ECONOMÍA – Eduardo Sarmiento

No obstante que la economía creció 1,8 % en 2017 y decayó en el último mes, el FMI, el Banco Mundial y el Gobierno proyectan un crecimiento cercano a 3 % en el presente año. La diferencia no corresponde a la realidad de la economía, sino a errores de diagnóstico y percepción. No se sigue un método científico para realizar y ajustar las previsiones estadísticas.

17 feb 2018 .- Las cifras reveladas al final de la semana por el DANE confirman la tendencia declinante de la economía. Por cuarto año consecutivo disminuyó la tasa de crecimiento del producto. Los anuncios oficiales de recuperación al final del año no se dieron; en diciembre las ventas del comercio cayeron 3,8 %. Aún más recientes son las cifras sectoriales. La industria, la construcción, la minería, el comercio y las exportaciones industriales y agrícolas registran índices negativos. La excepción es el sector financiero.

Las causas del comportamiento han sido descritas en columnas anteriores. El país opera con una política macroeconómica que no está en capacidad de mantener el balance externo entre el déficit en cuenta corriente y los recursos financieros para financiarlo y el balance interno entre el ingreso nacional y el gasto. El Banco de la República se justificó bajo la premisa de que el balance externo se logra por conducto de la modalidad de cambio flexible, y el balance interno con la política monetaria de tasas de interés con un apoyo menor de la política fiscal. El esquema entró en crisis en el último lustro. La modalidad de cambio flexible no está en capacidad de alcanzar el balance externo dentro de una estructura comercial deficitaria altamente dependiente del petróleo y la minería. El mecanismo no evitó que el déficit en cuenta corriente llegara a 6 % del PIB y precipitó una devaluación masiva que no lo ha reducido en forma apreciable. La estabilidad cambiaria se consigue con una política contractiva de déficit fiscal menor que el déficit en cuenta corriente.

El balance interno queda por cuenta de la política monetaria de tasa de interés, que es inefectiva en un mundo de tasa de interés cero. La intervención del Banco de la República por conducto de la tasa de interés de referencia no afectó significativamente la tasa del crédito y sobre todo el volumen, que es lo que vale al final. La baja más reciente fue seguida por la elevación de la tasa de usura y del consumo. Así las cosas, la economía opera con un exceso de ahorro (ingreso nacional por encima del gasto) que impide que la liquidez entre a la economía y que la producción sea adquirida por el público.

No es fácil entender la pasividad ante el deterioro persistente de la economía. Los monumentales desaciertos de anticipación de los organismos internacionales y el Banco de la República, que en la práctica son los gestores de la política económica, no merecen la menor explicación. Los números se cambian sin explicar las razones del incumplimiento y diciendo que todo mejorará en el futuro. La solución no se consigue modificando las instituciones y las teorías que causan los daños, sino creando falsas ilusiones.

El estancamiento de la economía es la consecuencia de la ineficacia del modelo del banco central autónomo, flexibilidad cambiaria y la austeridad fiscal. Mientras la política económica gire en torno a las tasas de referencia y déficits fiscales inferiores al déficit en cuenta corriente, la economía se mantendrá con exceso de ahorro y no podrá superar las tasas de crecimiento de 2 %. La solución la he sugerido en oportunidades anteriores. Es necesario abandonar la autonomía del Banco de la República y reemplazarla por la coordinación con la política fiscal, intervenir el tipo de cambio y adoptar una política de protección industrial y agrícola orientada a impulsar las actividades de mayor demanda.

https://www.elespectador.com/opinion/sigue-el-declive-de-la-economia-columna-739683

 

3.18.-“EL PODER DEL HOMBRE ESTÁ CORRELACIONADO CON SU CAPACIDAD DE SILENCIAR A LAS MUJERES” – Pablo Guimón

La académica Mary Beard, la intelectual de moda en Reino Unido, se adentra con el pequeño libro ‘Mujeres y poder’ en uno de los debates más calientes del momento.

La académica inglesa Mary Beard, retratada en Madrid. CARLOS ROSILLO

Contemplar a la gran experta en la Roma clásica conversar amigablemente por teléfono con un  funcionario anónimo de Hacienda es una manera, tan buena como cualquier otra, de reconciliarse con la Humanidad. Como toda plebeya honrada, Mary Beard paga sus impuestos.

En concreto, trata de convencer al funcionario de que debe dos mil libras a las arcas públicas. La presencia del periodista no impide a Beard desplegar sus intimidades fiscales y bancarias sobre la mesa de la cocina de aire campestre de su acogedora casa de Cambridge.

Cambridge 9 feb 2018.- Beard, de 63 años, es la intelectual de moda en Reino Unido. Su vasto conocimiento del mundo       antiguo y su proverbial talento divulgador, desplegados en obras como SPQR, permiten a Beard contextualizar y enfocar certeramente los debates contemporáneos. De ello da fe Mujeres y poder, un pequeño libro que publica en español Crítica y que, como anuncia su título, se adentra en uno de los debates más calientes del momento.

El funcionario examina su expediente y concluye que, lejos de deber dos mil libras, Beard goza incluso de un pequeño crédito a su favor. Sucede que había pagado de más. “Joder”. “Gracias, gracias”. “Es usted una joya”. Cuelga el teléfono sonriente y, para celebrar que es un poco más rica de lo que creía hace cinco minutos, descorcha una humilde botella de pinot griglio. Sirve dos generosos vasos e invita al intruso a encender la grabadora.

Pregunta. El primer ejemplo documentado de un hombre mandando a una mujer callar está en la Odisea. ¿Silenciar a Penélope, su madre, forma parte del desarrollo de Telémaco como hombre?

Respuesta. Necesitamos comprender que son problemas profundamente arraigados en la historia de la cultura occidental desde hace milenios. Con eso no quiero decir que estemos atrapados en ellos, pero debemos buscar soluciones diferentes. Cuando ves ejemplos de mujeres silenciadas en el mundo antiguo, es fácil concluir que forma parte de una discriminación general. Pero lo que muestra la Odisea es que es más que eso. Para dejar de ser un niño y convertirse en hombre, Telémaco debe aprender a callar a las mujeres. Es un silenciamiento mucho más activo. El poder del hombre está correlacionado con su capacidad de silenciar a las mujeres. Toda la definición de la masculinidad dependía del silenciamiento activo de la mujer.

  1. Si las mujeres no son atraídas a las estructuras de poder, ¿por qué la inercia histórica es cambiar a las mujeres y no esas estructuras?
  2. Pensamos en las estructuras de poder como masculinas y hacemos que las mujeres encajen, que cambien su comportamiento al acceder al poder. Acaban actuando, interpretando un guion. Pero no hay que cambiar a las mujeres, sino las estructuras. Hay que pensar qué es el poder, cómo hablamos de él, cómo está conectado a la celebridad, cómo son la imagen y el lenguaje asociados al poder. Veremos que es una versión extremadamente masculina. Poder es algo que tú tienes y yo no.Queremos grandes lideres. Pues no. Lo que queremos es grandes contribuidores. Cuando veo cursos de liderazgo en la universidad, me pregunto dónde enseñamos a la gente a ser seguidora. Un líder grande y macho con una pirámide por debajo es una de las maneras posibles, pero no la única.

‘El regreso de Ulises’, y la fiel Penélope su esposa que lo esperaba tejiendo… obra de 1508-1509 de Bernardino Pinturicchio, expuesta en la National Gallery. DEA PICTURE LIBRARY DE AGOSTINI/GETTY IMAGES

  1. Se cumplen cien años del momento en que las primeras mujeres consiguieron el derecho a voto en su país, Reino Unido, y el derecho a ser elegidas diputadas. Pero hay estudios que demuestran que, aún hoy, el rol de las mujeres en los parlamentos sigue siendo el de promover legislación sobre asuntos relacionados con los intereses tradicionalmente asociados a las mujeres.
  2. Y está bien. Alguien tiene que defender a las mujeres. Pero sigue dejándolas fuera de las estructuras masculinas de poder. Siguen siendo segregadas a la sección de intereses femeninos. Hay que estar agradecido, y si yo fuera una mujer en el Parlamento también querría levantarme por las mujeres. Pero sigue habiendo una diferencia. La gente escucha a las mujeres cuando hablan de asuntos de mujeres de una manera que no las escuchan cuando hablan de economía.
  3. Usted misma, el primer libro que publicó, más allá del ámbito académico, fue un manual para madres trabajadoras (The good working mother’s guide,1989).
  4. Es fácil, le diré por qué. Cuando tienes hijos muy pequeños, dispones de basante tiempo, pero nunca en periodos largos. Media hora aquí, 20 minutos allá. No tienes tiempo de pensar, pero tienes bastantes trozos de tiempo. Yo buscaba algo que pudiera escribir en trozos. No puedes escribir un artículo académico con 20 minutos aquí, 30 minutos allá. Por otro lado, hay algo muy curioso al tener hijos: adquieres una cantidad enorme de conocimiento y experiencia práctica, y luego todo se va a la basura. Fue juntar esos trozos de tiempo con, de alguna manera, utilizar lo que conoces.
  5. ¿Qué opina de la campaña global del #MeToo?
  6. Está siendo muy importante. Las redes sociales son muy buenas para empezar las cosas, el problema es que un hashtagno cambia de hecho nada. Si quieres solucionar el problema, no es suficiente encontrar gente que lo señale en el pasado. Tienes que cambiar el equilibrio del poder.
  7. En una reciente entrada de su blog en The Times Literary Supplement,quiso subrayar la diferencia entre comportamiento inapropiado ocasional y sistemático. ¿No defiende la tolerancia cero?
  8. No creo en la cultura de tolerancia cero porque todos hacemos cosas estúpidas. ¡No quiero un mundo en que nadie nunca sea maleducado! Pero tampoco quiero un mundo en que la gente sea sistemáticamente inapropiada. Yo, en muchas ocasiones, he hecho cosas inapropiadas. No creo que deba ser lapidada por eso.
  9. ¿Seguirá viendo películas de Woody Allen a pesar de su supuesto abuso de las mujeres?
  10. He disfrutado de películas de Woody Allen desde que tengo memoria. Hay muchos aspectos de él que deploro. Pero me iré a la tumba pensando que Annie Halles divertida. ¿Qué hacemos? Es difícil de saber. Esto es inaceptable, tío, pero también haces buenas películas. Tenemos que ser mucho más sofisticados que pensar que la gente es solo buena o mala. Hay que hallar la manera de lidiar con alguien que es brillante y horrible. Cómo manifestar nuestra desaprobación de algunos aspectos de la vida de alguien, mientras reconocemos otros.

Escultura de la diosa Atenea, en el Louvre de París. ALINARI/CORDON PRESS

  1. Leerla y escucharla es comprender que las respuestas no suelen ser sencillas. Pero vivimos en  un mundo que demanda respuestas simples.
  2. ¡Esto es complicado! Cualquiera que diga que esto es simple es que no lo ha pensado a fondo. El papel de los académicos, y también el de los políticos, es decir, que la complejidad es buena.
  3. ¿Cuánta complejidad cabe en 280 caracteres?
  4. Cualquiera que use Twitter, yo incluida, dice cosas que no quiere decir realmente. Necesitamos un formato en el que la gente pueda expresar duda y complejidad. Debemos mejorar la conversación.

‘MUJERES Y PODER’, MAÑANA EN ‘IDEAS’

El suplemento de debate y pensamiento Ideas, que se puede leer mañana con el diario, publicará un texto de Mary Beard titulado Tomémonos en serio a las mujeres, en el que la gran clasicista británica reflexiona sobre el poder como una “estructura elitista, muy masculina y vinculada a la popularidad”.

El ensayo de Beard se acompaña de un análisis sobre el estado del feminismo en Estados Unidos. Un año después de que la Marcha de las Mujeres

https://elpais.com/cultura/2018/02/09/actualidad/1518195599_638386.html

TÓMENSE EN SERIO A LAS MUJERESMary Beard

El poder tiene una visión muy limitada: una estructura elitista, muy masculina y vinculada a la popularidad. Hay que cambiarla para tener en cuenta a todos

                                   Margaret Thatcher, con su característico bolso.  (peter reimann (mirrorprix / getty)

¿Qué haría falta para situar a la mujer dentro de la esfera del poder? En mi opinión, hemos de distinguir aquí entre una perspectiva individual y una perspectiva más general. Si observamos a algunas de las mujeres que lo han conseguido, veremos que las tácticas y estrategias que hay detrás de su éxito no se limitan a copiar expresiones masculinas.

Un elemento que comparten  muchas de estas mujeres es la capacidad de transformar los símbolos que normalmente despojan de poder a las mujeres en una ventaja a su favor. La primera ministra británica Margaret Thatcher lo logró con sus bolsos, convirtiendo al final el accesorio más estereotípicamente femenino en un verbo relacionado, en sentido figurado, con el poder político: “correr a bolsazos” en inglés es to handbag.

A un nivel incomparablemente menor, yo misma hice algo similar cuando acudí a mi primera entrevista para un puesto académico, curiosamente en la época de apogeo de Thatcher. Me compré un par de medias azules especialmente para la ocasión. Pese a que no era mi estilo habitual, esta opción aludía a un juego de palabras, ya que en inglés bluestoking, además de significar “media azul”, es una forma despectiva de referirse a los intelectuales. La lógica de la metáfora me pareció satisfactoria: “Si vosotros, entrevistadores, vais a pensar que soy una auténtica marisabidilla, os demostraré que sé lo que estáis pensando y que yo lo pensé primero”.

Las pioneras son vistas como supermujeres que han topado con vestigios de prejuicios masculinos

En cuanto a Theresa May, es demasiado pronto aún para decirlo, pero es muy posible que algún día la consideremos, retrospectivamente, como una mujer que fue aupada al poder para fracasar. En cuanto a su predilección por los zapatos de tacón bajo, tengo la impresión de que son su manera de recalcar que se niega a ser encasillada en un modelo mascu­lino, y es bastante efectiva, como lo fue Thatcher, a la hora de explotar los puntos débiles del poder conservador masculino tradicional.

El hecho de que no forme parte del mundo gregario de los chicos, de que no sea uno de ellos, le ha ayudado a labrarse un territorio independiente, y esta exclusión le ha granjeado poder y libertad. Además, como es sabido, es alérgica al ­mansplaining: ese término inglés acuñado a partir de las palabras man (hombre) y explain (explicar), que hace referencia al hábito masculino de explicar las cosas a las mujeres utilizando un tono de suficiencia paternalista y condescendiente.

Muchas mujeres podrían compartir perspectivas y tretas como esta, pero los grandes temas no se resuelven con trucos sobre cómo seguir explotando el statu quo. Tampoco creo que la paciencia sea la respuesta, aunque sin duda los cambios serán graduales. No obstante, teniendo en cuenta que en Reino Unido hace tan solo 100 años que las mujeres tienen derecho a voto, deberíamos felicitarnos por la revolución que todos, hombres y mujeres, hemos llevado a cabo. Dicho esto, si no me equivoco acerca de las profundas estructuras culturales que legitiman la exclusión de las mujeres, es muy probable que esos cambios paulatinos se alarguen demasiado, al menos para mí. Hemos de reflexionar acerca de lo que es el poder, para qué sirve y cómo se calibra. O, dicho de otro modo, si percibimos que las mujeres están totalmente fuera de las estructuras de poder, entonces lo que tenemos que redefinir es el poder, no a las mujeres.

Hasta el momento, en mis reflexiones sobre el poder he seguido la senda habitual en los debates de este tipo. Me he enfocado en la política y en los políticos nacionales e internacionales, a quienes deberíamos añadir, para ser justos, un elenco de presidentes ejecutivos, periodistas prominentes, directivos de televisión y demás cargos importantes. Esto ofrece una versión muy limitada de lo que es el poder, puesto que lo correlaciona con el prestigio público (o en algunos casos con la notoriedad). Se trata de un poder de gama alta en el sentido tradicional y vinculado a la imagen de techo de cristal, que no solo sitúa a las mujeres fuera del poder, sino que imagina a las pioneras como supermujeres de éxito a las que solo unos pocos vestigios de prejuicio masculino les impidieron alcanzar la cima.

No todas quieren ser presidentas de una empresa, pero sienten que deben participar en el poder

No creo que este modelo se ajuste a la mayoría de mujeres que, sin pretender ser presidentas de Estados Unidos o de una empresa, todavía sienten, y con razón, que deben participar en el poder. Dicho modelo evidentemente no atrajo en 2016 a un número suficiente de votantes estadounidenses. Aun restringiendo nuestro campo al ámbito de la política, la cuestión de cómo juzgamos el éxito de las mujeres no deja de ser delicada.

Existen infinidad de tablas clasificatorias que ofrecen porcentajes de mujeres en los Parlamentos. El primer lugar lo ocupa Ruanda, donde más del 60% de los diputados de la cámara son mujeres, mientras que Reino Unido aparece 50 puestos más abajo, con el 30% aproximadamente. Por otro lado, es sorprendente constatar que la Asamblea Consultiva de Arabia Saudí tenga un mayor porcentaje de mujeres que el Congreso de Estados Unidos. Es difícil no lamentar algunas de estas cifras y no aplaudir otras, visto lo que se ha hecho por las mujeres tras la guerra civil de Ruanda. Pero me pregunto si, en algunos lugares, la presencia de semejante número de mujeres en los Parlamentos es un indicio de que el poder no se encuentra precisamente allí.

También sospecho que no estamos siendo sinceros con nosotros mismos sobre para qué queremos a las mujeres en los Parlamentos. Numerosos estudios apuntan a que el papel de las mujeres políticas consiste en promover leyes que favorecen los que se supone que son sus intereses (la atención a la infancia, la igualdad salarial y la violencia doméstica). Un informe reciente de la Fawcett Society relacionó el porcentaje equilibrado del 50% de hombres y de mujeres en la Asamblea Nacional de Gales con el número de veces que se propusieron allí “temas de mujeres”. Por supuesto que la atención a la infancia y otras propuestas similares deben recibir la atención necesaria, pero opino que estas cuestiones no deberían percibirse únicamente como “temas de mujeres”. Tampoco estoy segura de que ocuparse de ese tipo de asuntos sea una de las razones principales por las que debamos impulsar una mayor presencia femenina en los Parlamentos.

La motivación para tener más diputadas es mucho más elemental: es flagrantemente injusto dejar a las mujeres al margen, sean cuales sean los medios inconscientes que nos guían. Sencillamente, no podemos permitirnos prescindir del conocimiento de las mujeres, ya sea en tecnología, economía o asistencia social. Si eso significa que se tiene que reducir el número de hombres en los Parlamentos —los cambios sociales siempre tienen ganadores y perdedores—, que así sea.

Hay temas que no deberían ser percibidos solo como “asuntos de mujeres”, como la atención a la infancia

Pero este tipo de aspiraciones —tener más diputadas— son en realidad un muestra de que seguimos tratando el poder como algo elitista, emparejado al prestigio público, al carisma individual del llamado liderazgo y a menudo, aunque no siempre, a un cierto grado de celebridad. Nos referimos al poder de forma muy estricta y limitada, como si se tratara de un objeto de propiedad que solo muy pocos —en su mayoría hombres— pueden poseer o ejercer. Eso es precisamente lo que resume la imagen de Perseo, o Trump, blandiendo su espada [en las elecciones de 2016 en EE UU se utilizó la imagen de un Trump como un Perseo decapitando a una Hillary Clinton convertida en Medusa]. En estos términos, las mujeres como género, no como individuos, quedan excluidas del poder por definición.

No es fácil hacer encajar a las mujeres en una estructura que, de entrada, está codificada como masculina: lo que hay que hacer es cambiar la estructura. Y eso significa que hay que ver el poder de forma distinta; separarlo del prestigio público; pensar de forma colaborativa, en el poder de los seguidores y no solo de los líderes; pensar en el poder como atributo o incluso como verbo (empoderar), no como una propiedad. Me refiero a la capacidad de ser efectivo, de marcar la diferencia en el mundo, del derecho a ser tomado en serio, en conjunto e individualmente.

Ese poder es el que muchas mujeres perciben que no tienen, y lo quieren. ¿Por qué se ha hecho tan popular la expresión man­splaining, a pesar del fuerte rechazo que sienten muchos hombres al respecto? Porque apunta directamente a lo que se siente cuando a uno no se le toma en serio. Así nos sentimos muchas mujeres. Un poco como cuando me dan lecciones de historia de Roma en Twitter.

¿Podemos ser optimistas? ¿Es posible cambiar esa visión del poder y de lo que este puede hacer? Quizá un poco. Me asombra, por ejemplo, que uno de los movimientos políticos más influyentes de los últimos años, Black Lives Matter [asociación de defensa de los derechos de los afroamericanos en Estados Unidos], fuera fundado por tres mujeres, e imagino que pocos de nosotros reconoceríamos sus nombres, pero juntas tuvieron el poder de conseguir que las cosas se hicieran de otro modo.

Es injusto dejar a las mujeres al margen, sean cuales sean los medios inconscientes que nos guían

Sin embargo, el panorama general es más bien lóbrego. Ni siquiera estamos cerca de subvertir aquellas historias de poder que desde nuestros orígenes mantienen a las mujeres fuera de su esfera y aprovecharlas en nuestro beneficio, como hizo Thatcher con su bolso. Incluso yo misma me he opuesto pedantemente a la representación de Lisístrata [obra de Aristófanes que, en clave de comedia, describe la primera huelga sexual de la historia llevada a cabo por mujeres] como si tratara del poder de las mujeres, aunque quizá sea así como debamos representarla hoy día. Ha habido repetidos intentos feministas a lo largo de los últimos 50 años por recuperar a Medusa [ese monstruo femenino que convertía en piedra a aquellos que la miraban fijamente a los ojos] para el poder de las mujeres. Así lo prueba el título de una reciente colección de ensayos, Laughing with Medusa, por no mencionar el uso que de ella hizo Versace en su logo. Pero no ha cambiado en nada el modo en que sigue utilizándose en los ataques contra las mujeres en el mundo de la política.

La influencia de aquellas narraciones tradicionales queda muy bien plasmada por la escritora feminista norteamericana Charlotte Perkins Gilman, aunque de forma un tanto fatalista. En 1915 escribió una novela utópica, Dellas (en inglés Herland), en la que tres hombres viajan a un país en el que solo viven mujeres que se reproducen por partenogénesis (basada en el desarrollo de células sexuales femeninas no fecundadas). Uno de ellos se casa con una de esas mujeres. En un segundo libro, el matrimonio espera un bebé, que resulta ser un varón. Las últimas palabras de esta novela son: “A su debido tiempo nació nuestro hijo”. Perkins Gilman debió de ser muy consciente entonces de que ya no había lugar para otra secuela de este mundo gobernado por mujeres. Todo lector en sintonía con la tradición occidental era capaz de predecir con exactitud quién estaría al frente de Dellas al cabo de 50 años. Aquel niño.

*Mary Beard es catédratica de Estudios Clásicos en la Universidad de Cambridge y autora de SPQR: Una historia de la antigua Roma (Crítica). Recibió en 2016 el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. Este fragmento pertenece al libro Mujeres y poder, un manifiesto (Crítica), que se publica el próximo 13 de febrero.

Traducción de Silvia Furió. https://elpais.com/cultura/2018/02/09/actualidad/1518198528_044052.html?rel=lom

 

 

2.18.-EL FUTURO DE LA ECONOMÍA ES INCIERTO – Eduardo Sarmiento

El presidente Santos y el ministro Cárdenas están comprometidos en toda clase de soluciones puntuales para salvar sectores. La duda es ¿hasta dónde los subsidios pueden reemplazar las políticas generales –comercial y cambiaria? La respuesta es negativa. El país no tiene los recursos fiscales ni las instituciones para compensar a los productores por la monumental revaluación del tipo de cambio y los TLC. Los damnificados considerarán siempre que las medidas no cumplen con las aspiraciones y no evitan las quiebras. La economía quedará expuesta a improvisaciones para evitar manifestaciones que atenten contra el orden público y lesionen la popularidad oficial.

Como el marco institucional para este tipo de medidas se desmontó en los últimos 20 años, no han ahorrado medios e improvisaciones para subsidiar a los productores agrícolas, otorgar compensaciones temporales a los sectores que enfrentan dificultades, como el café, la papa, los lácteos, la metalurgia, las confecciones, etc. Los ministerios de Hacienda y de Agricultura están cumpliendo muchas de las tareas que el Idema realizó en el pasado.

Mal podría decirse que la inconformidad generalizada sea el producto del camino fácil de culpar al Gobierno y recibir a cambio compensaciones y subsidios. El problema es más serio. La política de aranceles, la revaluación y los TLC crearon un estado generalizado de precios industriales y agrícolas superiores a los mundiales.

Así lo confirma la del índice del Big Mac del Economist, la encuesta de la SAC y el desplome de las exportaciones y la producción industrial. No es aventurado afirmar que la mayoría de las actividades transables se encuentran al borde de la quiebra. La solución no podría ser distinta a la de un sistema combinado de aranceles y tipo de cambio orientado a armonizar los mercados interno y externo.

Sin embargo, los TLC y la proscripción de los aranceles reducen el margen de maniobra a la devaluación del tipo de cambio, que fue el camino iniciado por el ministro de Hacienda e interrumpido por el paro agrícola y el deterioro de la imagen presidencial en la encuesta de opinión. A los pocos días el presidente le pidió al Banco de la República suspender la compra de dólares y el ministro de Hacienda lo ratificó en la última reunión de la junta. En el último mes se registró una revaluación que borró la mitad de la devaluación del año anterior.

Al parecer, los estrategas oficiales no ven bien una rectificación cambiaria que frene el abaratamiento de las importaciones que constituyó la principal causa del aumento de los ingresos de los grupos medios en los últimos diez años. En su lugar, se inclinan por los acuerdos sectoriales, subsidios y compensaciones directas que le permiten al Gobierno manifestar su solidaridad y generosidad con quienes enfrentan serias dificultades por el dictamen de la naturaleza.

La duda es ¿hasta dónde los subsidios pueden reemplazar las políticas generales –comercial y cambiaria? La respuesta es negativa. El país no tiene los recursos fiscales ni las instituciones para compensar a los productores por la monumental revaluación del tipo de cambio y los TLC. Los damnificados considerarán siempre que las medidas no cumplen con las aspiraciones y no evitan las quiebras. La economía quedará expuesta a improvisaciones para evitar manifestaciones que atenten contra el orden público y lesionen la popularidad oficial.

El futuro de la economía es incierto. El país está expuesto a un desajuste comercial de grandes dimensiones que tenderán a amplificarse por las condiciones mundiales. Mientras se mantenga la modalidad cambiaria de tasa flotante, y más con las escasas compras del Banco de la República, la economía quedará expuesta a precios nacionales superiores a los internacionales y al resquebrajamiento de la industria y la agricultura. Si a esto se agrega que el mundo se aparta cada vez más del mercado libre y las exportaciones mundiales decaen, no es aventurado advertir que el siguiente cuatrienio presidencial no la tendrá fácil. Se verá enfrentado a modificar el régimen cambiario, renegociar los TLC y adoptar un marco coherente de aranceles que concilie el mercado interno y el externo.

https://periodicoelsatelite.webnode.es/products/eduardo-sarmiento-su-columna-en-el-espectador

1.18.-FALLAS EN LA INFRAESTRUCTURA VIAL – Eduardo Sarmiento

Puente de chirajara: se observa cómo, en apenas segundos, la estructura cede y se desploma, hecho que dejó nueve personas muertas. Youtube – CM& la noticia

La infraestructura vial tiene características que no se han logrado entender. No deja de ser paradójico que en el período de mayor prioridad de la actividad se presenten los mayores infortunios. Los proyectos no han tenido la incidencia prevista sobre la economía. La incidencia sobre la actividad constructora y el producto nacional es menor que los cuantiosos recursos comprometidos.

Varias de las firmas constructoras se han visto seriamente comprometidas en los sobornos de Odebrecht. La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), que se presentó como la entidad estrella, enfrenta serios procesos judiciales. Las grandes obras fallan por errores de diseño o de construcción. La principal obra vial, el metro de Bogotá, fue aprobado por el Concejo sin los estudios terminados de diseño y de suelos.

27 Ene 2018.-  Las actividades de obras civiles se han caracterizado por operar con retornos sociales superiores a los privados. Debido a los altos costos fijos, los constructores no están en capacidad de cubrir las inversiones con los peajes. La diferencia entre el beneficio social y el público se ha subsanado dándoles toda clase de facilidades y prerrogativas a los concesionarios para que la cubran. En la práctica tienen amplias facultades para cambiar los diseños y las especificaciones. Obtienen créditos gubernamentales a plazos muertos y están en capacidad de obtener presupuestos adicionales y prórrogas del doble. Los sobrecostos corresponden a más del 50 % del valor de la obra. Se ha conformado una estructura en que los proyectos se obtienen a pérdida y las ganancias se generan mediante tratamientos especiales.

Buena parte de la explicación está en la ley 80 de 1993, que rige la contratación de obras públicas. La normatividad ha cambiado en forma reiterada, pero no para mejorar el funcionamiento del sistema, sino para facilitar la ampliación de las ganancias de los constructores. En la prórroga reciente introducida en la ley 1882 de enero de 2018 se incluye el formulario único. La disposición evita que las entidades oficiales establezcan condiciones especiales para influir en la escogencia de las instituciones ejecutoras, pero acentúa el incentivo a licitar a precios inferiores a los costos. El numeral 32 de la nueva ley establece que en caso de las liquidaciones de proyectos por acuerdo mutuo, los faltantes los asume la entidad estatal. Los concesionarios que entran a pérdidas en las convocatorias están en capacidad de trasladarlas a los contribuyentes.

Lo que se planteaba era una abierta intervención del Estado en los procedimientos licitatorios, que vaya más allá de los costos de adjudicación, y sobre todo garantice el cumplimiento de las especificaciones técnicas y económicas. Para tal efecto, había que prohibir los cambios de diseños por parte de los concesionarios, configurar una severa interventoría que limitara los ajustes a las situaciones claramente imprevistas y limitar los presupuestos adicionales a un porcentaje razonable.

En fin, se ha configurado una estructura vial en la cual la deficiencia de un sector se corrige con compensaciones y prerrogativas que lesionan a otros y al interés común. Con el propósito de contrarrestar la diferencia entre el beneficio social de los proyectos y el privado, se generan condiciones de sobrecostos, incumplimientos y sobornos que perjudican a toda la sociedad. La solución racional es corregir la deficiencia en donde se causa con una amplia presencia y regulación del Estado en los estudios e interventorías que sirven de base para la selección y seguimiento de los gestores de los proyectos.

 https://www.elespectador.com/opinion/las-fallas-de-la-infraestructura-vial-columna-735732

 

1.18.-REFORMA PENSIONAL – Eduardo Sarmiento 

La Comisión de Gasto Público conformada por el Gobierno presentó un informe preliminar sobre el estado de las pensiones y las soluciones, que adolece de las mismas deficiencias observadas hace 25 años cuando se expidió la Ley 100 de 1993.

13 Ene 2018 En ese entonces en libros y artículos denuncié que la reforma al sistema de pensiones estaba basada en una serie de concepciones equivocadas. En los estudios oficiales, al igual que en la propaganda oficial, se decía que la privatización les significaría a los pensionados de los fondos (AFP) mayores pensiones que en Colpensiones. Hoy en día en las liquidaciones pensionales se advierte que las pensiones de las AFP ascienden a 25 % del ingreso corriente, en tanto que en Colpensiones corresponden al 75 %. La predicción de que la reforma conduciría al déficit de Colpensiones y del sector público resultó al revés. El Gobierno se quedó con los pensionados y las AFP con los cotizantes. La erogación presupuestal por concepto de pensiones asciende a $42 billones y la parte correspondiente a Colpensiones a $15 billones. Los grandes favorecidos con la reforma fueron las AFP que operan con un sistema que genera mayores ingresos que las erogaciones de las pensiones evaluadas a las tasas de interés de mercado.

La comisión está obsesionada por cifras improvisadas que señalan una monumental inequidad a todos los niveles sin precisar los orígenes ni los culpables. Da la impresión de que todo el que recibe una pensión no lo merece y contribuye a la inequidad. Ciertamente, el sistema público de pensiones es una fuente de abusos. De tiempo atrás los altos funcionarios del Gobierno, el Congreso y las Cortes montaron sistemas especiales que conceden beneficios desbordados con respecto a los aportes. Pero este comportamiento abusivo no se extiende a todos los afiliados que en promedio reciben salarios menores a dos mínimos.

El sistema pensional no es un banco en que los depósitos igualan las salidas. La solidaridad genera un ahorro forzoso que hace que los ingresos aumenten más que las obligaciones. Es la típica actividad que genera beneficios sociales superiores a los beneficios individuales. En el sistema público de prima media el excedente se distribuía y resultaba en pensiones superiores a las cotizaciones. En la Ley 100 el excedente se entrega a los fondos privados de pensiones. Por eso, las pensiones se bajaron en el sistema privado con respecto al de Colpensiones.

El informe de los comisionados recomienda subir las edades de jubilación, elevar las cotizaciones y cumplir el período de cotización. El acceso al sistema de prima media de Colpensiones se suspende para los ingresos medios y altos, y en su lugar, se crea un tercer pilar para garantizar la financiación de la pensión mínima. La mayoría de los cotizantes quedaría con mesadas de 25 % del ingreso promedio. Así, la propuesta está en la misma línea de la Ley 100, en el sentido que desmejora las condiciones de los cotizantes y amplia las ganancias de las AFP.

Al igual que ocurrió en 1993, la comisión no entiende que en todos los sistemas pensionales los ingresos son mayores a los pasivos pensionales. La diferencia está en que en el sistema público el excedente queda en los trabajadores y en el privado se traslada a los administradores de las AFP. La inequidad está en la entrega de una organización que genera beneficios sociales mayores que los privados a la administración y el lucro individual, y mal puede corregirse subiendo las cotizaciones y bajando las pensiones. La solución es una modalidad combinada de prima media y capitalización administrada por Colpensiones. Los grupos medios menos favorecidos obtendrían beneficios superiores a las cotizaciones y los grupos medios y altos iguales o menores.

https://www.elespectador.com/opinion/retroceso-estructural-y-soluciones-en-2018-columna-732065

 

44.17.-SUBSIDIOS PRIVATIZADOS – Eduardo Sarmiento

La evaluación de los resultados de la actual administración y los planteamientos de reformas para el futuro revelan especial preocupación en la salud, las pensiones y la financiación de la educación superior. En las tres áreas se hicieron grandes transformaciones en los últimos 25 años, que no han dado los resultados previstos y anunciados.

25 Nov 2017.-  La privatización de los servicios sociales básicos está altamente relacionada con el subsidio a la demanda. No sobra recordar que el subsidio a la oferta lo entrega la entidad oficial, en tanto que el subsidio a la demanda lo entrega el intermediario privado. Si bien el subsidio de demanda ofrece algunas ventajas operacionales, tiene la gran desventaja de que carece de dientes. No hay ninguna garantía de que las cotizaciones de los afiliados se conviertan en servicios médicos efectivos.

La aplicación del subsidio ha sido especialmente desafortunada en los servicios sociales básicos. Estas actividades se caracterizan por prestar servicios que se pagan mucho antes de que se realicen. Se configuran estructuras piramidales que les dan claros poderes monopólicos a los gestores para apropiarse de la diferencia entre los ingresos y los egresos. En términos contables, las operaciones y negocios les significan activos superiores a los pasivos. En la salud se manifiestan en la alianza entre los hospitales y las EPS para cubrir los faltantes financieros con la captación de dinero al público; en los fondos privados de pensiones, en rentabilidades superiores a las del mercado y a las reconocidas a los pensionados; en las universidades privadas, en el subsidio del programa Ser Pilo Paga, que supera ampliamente los costos de la formación educativa.

En síntesis, el subsidio a la demanda en actividades con características piramidales constituye un medio para realizar transferencias de los contribuyentes al capital. Por el solo hecho de administrar las pensiones, la salud y la educación, las empresas y las instituciones obtienen activos superiores a los pasivos que les significan ganancias desproporcionadas. Es precisamente lo que se observa en la información global. Las tres áreas le causan al presupuesto nacional erogaciones de 17 % del PIB, y el 40 % más pobre sólo recibe 3,5 % del PIB en forma de subsidios. La mayor parte se la lleva el capital. Esta es una de las razones por las cuales la distribución del ingreso en Colombia es similar antes y después de impuestos, y se encuentra entre las más inequitativas del mundo.

Como los responsables de los fracasos son los mismos encargados de corregirlos, las propuestas dominantes están orientadas a continuar y mantener las privatizaciones y los subsidios a la demanda, y trasladar los desvaríos a los contribuyentes. Así, la crisis de las pensiones se resuelve aumentando las cotizaciones y reduciendo los beneficios; la de la salud, trasladando las deudas de las EPS al Gobierno, y la de la educación superior, reduciendo la apropiación por estudiante de las universidades públicas. Se equivocan de nuevo. Al igual que las rectificaciones de las últimas dos décadas, son paliativos que ocultan y posponen las soluciones de fondo.

Lo que se plantea, más bien, es una abierta decisión, ojalá de carácter constitucional, que amplíe la presencia del Estado en la gestión de los servicios sociales básicos y regrese a los subsidios de oferta. Para empezar, habría que mantener a Colpensiones para construir un tercer pilar basado en el sistema público de prima media que garantice la pensión mínima a los trabajadores con rentas inferiores a 1,7 salarios mínimo, trasladar la intermediación de las EPS al sector público y limitar el subsidio al programa Ser Pilo Paga, y en su lugar ampliar la cobertura de la educación pública superior en la mitad en los próximos cuatro años.

https://www.elespectador.com/opinion/subsidios-privatizados-columna-725060

44.17.-¿SON DEDUCIBLES LAS REGALÍAS DEL IMPUESTO A LA RENTA EN LAS COMPAÑÍAS PETROLERAS?  Francisco Azuero

Un análisis del reciente fallo del Consejo de Estado.  Con este fallo sobre la deducibilidad de las regalías se armó una polvareda. Injustificada a mi modo de ver.

28 nov 2017.- El 12 de Octubre pasado, el Concejo de Estado, anuló un concepto jurídico expedido de la Dirección de Aduanas e Impuestos Nacionales en Marzo de 2005, mediante el cual esta entidad  declaró que eran deducibles las regalías causadas por la explotación de recursos naturales no renovables, sin distinción de la clase de contribuyente, siempre que se cumplieran los requisitos exigidos por la legislación tributaria.

A partir de esta sentencia, se presentaron titulares en algunos medios de comunicación (ver por ejemplo aquí), según el cual el concepto demandado de la DIAN le habría costado al país 13 billones de pesos, y que de ahora en adelante, bajo ninguna circunstancia, no podían ser deducibles las regalías petroleras de los ingresos recibidos por una empresa explotadora de petróleo.

Para analizar las implicaciones de la sentencia, es conveniente recordar algunos principios básicos acerca de la base gravable del impuesto a la renta, precisar lo que dijo efectivamente el Consejo de Estado con relación al concepto de la DIAN, y explicar las consecuencias reales de este concepto. Ese es el propósito de este escrito.

¿Cuál es la base gravable del impuesto a la renta?

Uno de los principios básicos utilizados en la economía de la tributación, con relación al impuesto sobre la renta, es la definición de ingreso de Haig y Simon, dos economistas norteamericanos que desarrollaron este concepto en los años 20 y 30 del siglo pasado. De acuerdo con este principio, el ingreso es el valor monetario en el poder de consumo de un individuo durante un período de tiempo. Es por lo tanto igual al monto consumido durante dicho período sumado al incremento neto (es decir, una vez se ha sustraído el incremento en las deudas) en el patrimonio [1]. Ello supone que todas las fuentes posibles de incremento o de decrecimiento en ese poder de consumo deben ser incluidas en el cálculo del ingreso gravable.

Este principio está recogido en el artículo 26 del estatuto tributario (ET)  colombiano, el cual dice lo siguiente:

“La renta líquida gravable se determina así: de la suma de todos los ingresos ordinarios y extraordinarios realizados en el año o período gravable, que sean susceptibles de producir un incremento neto del patrimonio en el momento de su percepción, y que no hayan sido expresamente exceptuados, se restan las devoluciones, rebajas y descuentos, con lo cual se obtienen los ingresos netos. De los ingresos netos se restan, cuando sea el caso, los costos realizados imputables a tales ingresos, con lo cual se obtiene la renta bruta. De la renta bruta se restan las deducciones realizadas, con lo cual se obtiene la renta líquida. Salvo las excepciones legales, la renta líquida es renta gravable y a ella se aplican las tarifas señaladas en la ley”.

Esta regla general tiene amplias excepciones: algunos ingresos no entran en la base gravable (rentas exentas), algunos costos y gastos de los contribuyentes no son plenamente deducibles, y la ley permite que algunas adquisiciones de activos (que no disminuyen el patrimonio del contribuyente) sean plenamente deducibles. Esto da lugar a innumerables beneficios tributarios, la mayoría de ellos injustificados, como hemos señalado repetidamente en este blog (ver aquí y aquí

Por lo anterior hemos considerado acertada la propuesta de la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria, designada por el Gobierno, quien recomendó en suinforme final la eliminación o reducción de los privilegios tributarios,  y la adopción de un impuesto único e uniforme a las utilidades empresariales. Estas sugerencias no fueron tenidas en cuenta, y la Ley 1819 , contentiva de la reforma tributaria del año anterior, dejó vigentes estos privilegios, e incluso creó otros, como lo señalamos en una entrada anterior.

En aplicación del principio de Haig-Simon, y del art 26 del ET, el artículo 107 del mismo estatuto estableció que son deducibles las expensas realizadas durante el año gravable, siempre que tengan relación de causalidad con las actividades productoras de renta y que sean necesarias y proporcionadas de acuerdo con cada actividad. A su vez, el artículo 178 señala que la llamada “renta líquida” , está constituida por la renta bruta menos las deducciones que tengan relación de causalidad con las actividades productoras de renta.

Dado lo anterior, surge la pregunta: ¿las regalías pagadas por las empresas explotadoras de petróleo pueden ser consideradas como una deducción? Aplicando el principio de Haig- Simon y el artículo 26 del ET, es claro que dicho pago, sean en dinero o en especie, disminuye el posible incremento patrimonial del contribuyente.

En Colombia, la Constitución Política (art 332), siguiendo la tradición jurídica heredada de la Corona Española,  ha establecido que el subsuelo y los recursos naturales no renovables son propiedad del estado. En otros países con régimen jurídico distinto (por ejemplo los países anglo-sajones) el subsuelo es del mismo dueño del suelo. Quiere ello decir que el propietario del terreno es dueño también de un posible pozo petrolero que allí aparezca.

Claramente, el valor económico de un recurso enterrado es de cero. Para que se genera valor a la economía, es necesario que dicho recurso se extraiga y se transporte, de tal manera que sea posible ponerlo a disposición de su eventual comprador. Dado lo anterior, el dueño del petróleo (sea público o privado) puede tomar una de dos decisiones: hacer él mismo las inversiones necesarias en explotación y transporte, o venderle el petróleo in  situ (es decir en el subsuelo) a una compañía petrolera.

La regalía, tal como está establecida en Colombia, se asemeja a una venta del petróleo in situ a la compañía explotadora. El valor de la regalía depende de un precio unitario por barril y de la cantidad extraída. La última ley sobre la liquidación de las regalías es la contemplada en el artículo 16 de la Ley 756 de 2002.  En sentido estricto, este egreso que debe hacer la compañía, constituye un costo para esta última,  plenamente deducible según las normas tributarias, obviamente si se cumplen los requisitos legales para su aceptación, contemplados en el artículo 107 del ET. Un panadero puede deducir de sus ingresos brutos el costo de la harina que le compra a un molinero.  No existe razón para pensar que la actividad petrolera pueda tener un tratamiento diferente.

Estudiando el Concepto del Consejo de Estado.

La solicitud enviada en su momento a la DIAN y que originó el concepto demandado, preguntaba si eran deducibles las regalías pagadas por los contribuyentes diferentes a las entidades descentralizadas por la explotación de recursos naturales no renovables. La pregunta surgía porque el artículo 116 del ET señala que los “impuestos, regalías, y contribuciones que los organismos descentralizados deben pagar… serán deducibles de la renta bruta del respectivo contribuyente, siempre y cuando se cumplan los requisitos que para su deducibilidad exigen las normas vigentes”.

En últimas, lo que se preguntaba  era si dicho artículo del Estatuto, establecido en la Ley    98   de 1986, al señalar que las regalías y contribuciones pagadas por los organismos descentralizados eran deducibles, automáticamente señalaba que dichos egresos no eran deducibles para todos aquellos contribuyentes que no fueran “organismos descentralizados”.

La DIAN, en su concepto, se remonta a los orígenes del articulo 116, examinando los antecedentes de la Ley 98. Explica que el articulo 6 del Decreto 1979 de 1974 consideraba estos rubros (impuestos, regalías, participaciones y otras contribuciones), no como una deducción de la renta bruta del contribuyente, sino como una deducción del impuesto liquidado, creando por lo tanto una situación de inequidad frente al resto de contribuyentes.

Es decir, los organismos descentralizados (por ejemplo Ecopetrol), terminaron recibiendo en 1974 un beneficio considerable. Expliquémoslo sencillamente: si Ecopetrol recibe unos ingresos brutos por $1.000 millones y debe pagar regalías por $200 millones, ¿como se liquida su impuestos?  Aplicando la ley de 1974, y suponiendo un tasa corporativa del 30%,  su impuesto, antes de descuentos, sería de $300 millones. Deduciendo de esa suma los $200 millones pagados en regalías, terminaría pagando solo $100 millones. Aplicando el régimen general aplicable al resto de compañías petroleras, es decir, considerando las regalías no como un descuento tributario sino como una deducción, su renta gravable sería de $240 millones.

Era claro que el Decreto 1979 de 1974 ,  había cometido un error de técnica tributaria: las deducciones normalmente se restan de la renta líquida, lo que se resta del impuesto son los descuentos tributarios.  La finalidad por lo tanto de la reforma de 1986 era, según el concepto de la DIAN, “colocar (sic)  en posición de igualdad de condiciones a los organismos descentralizados frente a los demás contribuyentes del impuesto a la renta”

Dado lo anterior, igualmente según la DIAN, dado que existe una relación de causalidad “entre el pago de regalías y la obtención de la renta por parte de los contribuyentes que realizan la explotación de los recursos naturales, esta erogación es necesaria e indispensable, debido a que su cumplimiento es ineludible”. El concepto señala además que para que esa deducción aplique, deben cumplirse los requisitos establecidos en los artículo 77 y 107 del Estatuto tributario. Es decir, los contribuyentes deben demostrar la relación de causalidad con las actividades productoras de renta, y obviamente, contar con los comprobantes correspondiente al pago realizado.

Frente a esta posición ¿que dijo el Concepto de Estado? Lo estudié detenidamente. En la parte sustancial de la argumentación, considera que es necesario interpretar el sentido de la Ley 98 de 1986, aplicando los criterios gramatical, histórico y teleológico. Según los dos primeros criterios, no encuentra que los demandantes del concepto de la DIAN tengan la razón.

En la aplicación del principio teleológico,  que debe examinar la intención o el espíritu que tuvo el legislador, el ponente de la Sentencia repite básicamente la argumentación del concepto de la DIAN: la norma a interpretar, es decir, el artículo aprobado en 1986 y que modificó el 116 del ET tenía como objetivo “corregir un erros de redacción que conducía a aplicar la deducción de los pagos de impuestos, regalías y contribuciones, al impuesto liquidado y no a la renta bruta”…, “para así conjurar el trato desigual e inequitativo que propició el artículo 6 del Decreto 1979 de 1974”.

Lo que encuentro extraño de la Sentencia del Consejo, es que coincide con la DIAN en que la ley de 1986 buscaba corregir un error y una inequidad consagrados en el Decreto de 1974.   A pesar de esta coincidencia, declara la nulidad del concepto de la DIAN, porque “la Sala encuentra que no permite llegar a la conclusión que se expone en el acto acusado”.  Sin embargo, señala que, sin perjuicio de lo anterior, frente a los demás contribuyentes y en cada caso concreto, debe analizarse “si la deducción de las regalías reúne los requisitos del artículo 107 del ET, pues su procedibilidad no   puede ser definida de manera general vía concepto”.

En mi modesta opinión, el concepto de la DIAN no estaba aplicando de manera general la deducibilidad de las regalías. Señalaba claramente que su aplicación debía depender de que se cumplieran los requisitos establecidos en los artículo 77 y 107 del Estatuto tributario.

A pesar de lo anterior, la implicación práctica de la Sentencia del Concepto del Consejo de Estado coincide con la del concepto de la DIAN: corresponde al contribuyente verificar que la deducción solicitada en su declaración de renta cumple con los requisitos exigidos en el Estatuto Tributario y el mismo ejercicio lo debe realizar la DIAN al revisar las declaraciones de renta de las compañías. La situación tributaria de las empresas petroleras, también en mi opinión, no ha cambiado.

El economista Guillermo Rudas,ya no remitiéndose al fallo del Consejo de Estado sino al carácter de las regalías, afirma que ellas no son un costo deducible para el empresa petrolera, sino una participación que la compañía petrolera paga al dueño del subsuelo bajo la forma de remuneración al capital natural puesto por el Estado bajo la forma del recurso no renovable. De este tema no se ocupó el fallo del Consejo de Estado. En una próximo entrada nos referiremos a este punto.

[1] Rosen H y Gayer T.. Public Finance. McGraw-Hill 2010, pag 382.

http://franciscoazuero.blogspot.com.co/2017/11/son-deducibles-las-regalias-del.html

 

43.17.- DESMONTE DE LA PROGRESIVIDAD FISCAL – Eduardo Sarmiento

La política fiscal ha adquirido primer plano en la campaña presidencial. Los candidatos de diferentes tendencias revelan una gran decepción con el modelo económico predominante. Y no podía ser de otra manera. El producto nacional crece 1,5 %, el desempleo se acerca a los dos dígitos, el déficit fiscal y el déficit en cuenta corriente están cerca de 4 % del PIB y la distribución del ingreso es una de las peores del mundo. No se ha avanzado en precisar los factores que causaron estos resultados ni en la responsabilidad del modelo neoliberal. La propuesta más concreta es bajar los impuestos a las empresas para que puedan competir en mejores condiciones en los mercados internacionales.

19 Nov 2017.-La propuesta de bajar impuestos a los ricos viene de tiempo atrás y se abrió camino con el triunfo de Trump en las elecciones de Estados Unidos. La fórmula de bajar las tarifas nominales de 35 a 20 % avanza en el Congreso con probabilidad de ser aprobada.

En el caso de Colombia, las dudas son mucho mayores. La política fiscal no tiene credibilidad, en parte porque el manejo es guiado por los intereses políticos y la repartición de mermelada. Ningún gobierno está en capacidad de garantizar que lo que entra al Congreso sale. La actual administración adoptó tres reformas tributarias sin propósitos definidos para modificar las anteriores. Ahora, el exvicepresidente Vargas Lleras, que estuvo durante varios años en el Gobierno, presenta como idea central de su campaña una reforma que modifica todas las anteriores.

La principal dificultad de la reducción de los impuestos está en el déficit fiscal. El país tiene un déficit fiscal y un déficit en cuenta corriente de 4 % del PIB. El aumento del déficit fiscal por encima de ese porcentaje financiado con la colocación de títulos causaría una seria congestión que reduciría seriamente el crédito al sector privado.

La verdad es que el modelo económico de libre comercio, privatización de los sectores sociales y elevación de los impuestos del trabajo con respecto al capital acentuó el conflicto entre la distribución del ingreso y el crecimiento económico. La participación del trabajo en el PIB descendió sistemáticamente y la distribución del ingreso se mantiene entre las más desiguales del mundo. El desmonte de la progresividad fiscal agravaría las condiciones. En la práctica significaría disminuir la carga tributaria a los que más tienen, lo que a la larga conduce a una baja de los ingresos del trabajo y al deterioro de la distribución del ingreso.

La caída de la actividad productiva y los desajustes macroeconómicos se originan en el libre mercado, más concretamente en la especialización en los productos que pueden elaborarse más fácilmente y carecen de demanda internacional, la autonomía del Banco de la República y el predominio de las commodities. Mal puede imaginarse que la solución de la dolencia, que fue causada por el mercado y la inequidad, se pueda corregir con más mercado e inequidad. Tampoco debe buscarse en la moda o en la copia de otros países, sino en el análisis de las realidades propias. Lo que requiere el país es un diagnóstico sobre los factores que determinaron la caída de la economía, la revisión de las teorías que fracasaron en la anticipación y, sobre esas bases, construir un programa concreto de rectificaciones que contribuyan a normalizar la producción dentro de un marco de distribución del ingreso. Ante todo se debe advertir que la tarea no se puede realizar con un solo instrumento, como sería la política fiscal de alza y bajas de tarifas. Adicionalmente, se necesitan acciones claras en el mercado laboral y en el sector financiero para asegurar que los salarios se pagan de acuerdo con la productividad, y frenar las salidas de patrimonios a los paraísos fiscales.

 https://www.elespectador.com/opinion/desmonte-de-la-progresividad-fiscal-columna-723926

42.17.-LA ANARQUIA DEL SECTOR SALUD- Eduardo Sarmiento

El aspecto más traumático de las reformas neoliberales ha sido la privatización de la administración de los servicios sociales. El gasto social, que representa un alto porcentaje del producto nacional, se queda en buena parte en los grandes consorcios y llega en una fracción a los sectores más necesitados.

Por las economías de escala, la inelasticidad de la demanda, la información asimétrica y las tendencias piramidales de los ingresos y gastos, los sectores sociales tienen características que proscriben la competencia y amplían los poderes monopólicos. Los agentes económicos disponen de un amplio margen para apropiarse de las cuantiosas asignaciones presupuestales del sector. La solución más crítica se presenta en la salud. Las empresas prestadoras de servicios (EPS) les deben más de $7,5 billones a las clínicas y hospitales.

En virtud de la ley 100, el sistema gira alrededor de las EPS, que tienen como propósito captar los aportes de los afiliados y los subsidios oficiales del Sisbén y suministrarles el acceso a los servicios médicos. En un principio los ingresos de las EPS no significaban mayores gastos y se manifestaban en grandes ganancias para las empresas, que llevaron en muchos casos a retirar los recursos del sistema y en general a ampliar los programas obligatorios de salud. Lo cierto es que la diferencia entre los ingresos y los egresos de las empresas disminuyeron progresivamente y se tornaron negativos.

El otro componente del sistema son los hospitales y clínicas, que han realizado grandes inversiones para ampliar las instalaciones y acceder a las tecnologías y procedimientos más avanzados. Los servicios se entregan por conducto de las EPS y en los últimos años les han reportado cuantiosas ganancias.

No obstante que desde el principio se previno sobre la inconveniencia de la integración vertical en la propiedad, las dos organizaciones se fusionaron por la vía de las relaciones de producción y comercio. Las EPS cubren las pérdidas con el incumplimiento de sus obligaciones con los hospitales y clínicas. Las ganancias de los hospitales se convierten en préstamos a las EPS. En términos técnicos, los activos de los hospitales están representados por préstamos a las EPS y los pasivos de estas en deudas a los hospitales. Si a esto se agrega que los hospitales y clínicas financian sus inversiones con préstamos el sistema bancario, se cierra el círculo. Estamos ante una monumental organización piramidal que capta recursos del público y los presta a sus clientes.

El montaje no podía ser más frágil e incierto. Los hospitales venden los productos a las EPS a altos precios a cambio de que no se los paguen; las EPS operan a pérdida para mantener los clientes. En el juego ganan los hospitales que pueden vender sus productos a altos precios y las EPS que pueden mantener los servicios al público con menores cotizaciones. Lo grave es que la organización está expuesta a la insolvencia. Si los hospitales y clínicas exigen el pago de las obligaciones, las EPS no podrían ofrecer los servicios y conservar los clientes. El Gobierno se vería obligado a intervenirlas y asumir los pasivos, incurriendo en erogaciones presupuestales que terminan a cargo de los contribuyentes.

El historial de la salud se replica en las pensiones y en otras áreas sociales, donde los agentes privados se lucran con el gasto social. Es hora de que se entienda que los sectores sociales, por tener características distintas a las mercancías, no pueden regularse fácilmente dentro de las disposiciones de mercado. Se requiere la presencia directa de los organismos del Estado tanto en la intermediación administrativa como en la conducción de los subsidios al 40 % más pobre.

//www.elespectador.com/opinion/eduardo-sarmiento

41.17.-EL ALZA DEL DESEMPLEO – Eduardo Sarmiento

La evolución del desempleo no ha recibido la suficiente divulgación. Los avances que el país tuvo en la primera administración Santos se diluyeron en los últimos tres años. El desempleo llegó a 9,2 % en los últimos meses y se aproxima a los dos dígitos. 

3 Nov 2017.-  Lamentablemente, la economía se vino abajo en el 2014 y el Gobierno se resistió a reconocer las causas estructurales. La caída de los precios del petróleo se interpretó como un fenómeno temporal que se corregía con disposiciones convencionales de mercado. Los daños dejaron al descubierto serias falencias estructurales e institucionales en el sector externo y el marco macroeconómico. La primera señal de la debilidad del sector externo se dio cuando la devaluación masiva fue seguida por el desplome de las exportaciones, y en particular de la industria. Luego se vio que las decisiones del Banco de la República sobre las tasas de interés de referencia provenían más de la cartilla que del análisis coyuntural, y que las reformas tributarias del Ministerio de Hacienda se orientaban más a complacer a las firmas calificadoras de riesgo que a reactivar la economía, como lo demostró la elevación del IVA en un momento recesivo.

Tal vez donde se observa más claramente la naturaleza estructural de la economía colombiana es en el mercado laboral. Hasta mediados de 2014 el empleo crecía por encima de la población y el desempleo disminuía sistemáticamente. La tendencia cambió drásticamente en la segunda administración Santos y, como de costumbre, se atribuyó a factores transitorios. Mas, en un principio se ocultó con el aumento de trabajadores inactivos, que se entiende mejor por factores estadísticos que laborales. Lo cierto es que luego de que el empleo creciera durante varios años alrededor de 3 %, en los dos últimos años lo ha hecho sistemáticamente por debajo de 1 % y en la actualidad no llega ni a 0,5 %.

La explicación la he presentado en varias oportunidades. La caída de los precios del petróleo y la revaluación de 10 años configuraron una estructura externa de baja demanda. El cuantioso déficit en cuenta corriente se buscó corregir con una política macroeconómica restrictiva que ocasionó un exceso de ingreso nacional sobre el gasto que bajó el crecimiento económico de 5 a 1,3 % y contrajo el empleo por debajo de la población.

Estamos ante el clásico estado de exceso de ahorro. El consumo y el producto crecen al mismo ritmo, y la inversión, cuatro puntos por debajo. La política monetaria convencional es inoperante en condiciones de tasa de interés mundial cero y la política fiscal de déficit financiado con títulos de ahorro les resta recursos al crédito y la inversión.

El resultado descrito, a pesar de su enorme simplicidad, no se asimila en los círculos influyentes. El Banco Mundial, con su vicepresidente a la cabeza, ha creado la versión incorrecta de que el mal comportamiento de la economía obedece a la baja productividad y que la solución es de difícil comprensión e incierta.

Si la caída de la economía estuviera en la disminución de la productividad, la caída de la producción no tendría como contraparte una disminución del empleo. La fuerte relación entre las dos variables es una clara evidencia de que el deterioro de la economía se origina en factores de demanda que no caben dentro de los dictámenes del mercado. Se configura un círculo vicioso en el que la caída de la producción contrae el empleo y éste acentúa el deterioro de la producción.

Al ahogado no hay que buscarlo aguas arriba. La caída de la economía se origina en la deficiencia estructural del sector externo y se acentúa por el manejo macroeconómico. La solución no puede ser distinta a la de una nueva visión que reconozca los efectos destructivos de la globalización y la ineficacia de la autonomía del Banco de la República.

https://www.elespectador.com/opinion/eduardo-sarmiento

 

40.17-.DESBALANCE ECONÓMICO – Eduardo Sarmiento

En los círculos dominantes no se oculta el desconcierto por el desempeño de la economía. La confusión empieza por los organismos internacionales y los bancos centrales. Luego de que la economía cayera en forma persistente durante 3 años y medio, no se observa un diagnóstico sobre las causas ni las soluciones. El FMI bajó en 6 meses la proyección de 2,8 a 1,6 %. Los comunicados del Banco de la República no dan cuentas de la poca eficacia de la baja de la tasa de interés. El ministro de Hacienda no explica las razones por las cuales la reforma tributaria resultó al revés de lo anunciado

                                                                                             Diagnóstico reservado.

28 Oct 2017.- Las cifras más recientes del DANE sobre ventas del comercio, producción industrial, construcción y consumo de energía confirman que no hay recuperación; la economía está inmersa en un estado de caída persistente que tiene una clara contraparte en los desaciertos de manejo. La política monetaria ha sido totalmente inefectiva para normalizar la actividad productiva. Los hechos se han encargado de confirmar que dentro del marco de cambio flexible el Gobierno carece de control sobre el tipo de cambio.

En el primer curso de economía keynesiana se aprende que la principal función de la política macroeconómica es mantener el balance interno y el externo. Los dos propósitos se pueden lograr con un manejo monetario y fiscal que mantenga el sistema en plena capacidad y un marco externo que concilie el déficit de la balanza de pagos con el acceso a su financiación en los mercados internacionales.

En términos técnicos, se tienen dos balances y se requieren dos instrumentos para lograrlos (política fiscal y tasa de cambio). En la época de la Junta Monetaria, que antecedió al Banco de la República actual, el balance externo se conseguía con la tasa de cambio y el interno con la política fiscal. Hoy en día dentro de la modalidad de cambio flexible y tasa de interés internacional cero, el tipo de cambio es determinado exógenamente; el margen de control del país se acortó. El balance externo se consigue con políticas fiscales contraccionistas que reducen las importaciones y sitúan la balanza de pagos en sintonía con la disponibilidad de fondos. La política macroeconómica queda desprovista de medios para alcanzar el balance interno, representado por la igualdad entre el ingreso nacional de pleno empleo y el gasto. Por eso la economía va a la deriva y el crecimiento desciende en forma persistente.

En cierta forma al país le está ocurriendo lo mismo que a las naciones del sur de Europa, que se vieron sometidas a déficits en cuenta corriente insostenibles por el cuantioso superávit de Alemania. Después de varios años de penurias, optaron por una severa recesión que redujo el salario real en más de 25 % y elevó el tipo real de cambio. En la actualidad se recuperan lentamente.

El fracaso del neoliberalismo tiene su manifestación más clara en la globalización y el banco central autónomo. La globalización dio lugar a un cuantioso déficit en cuenta corriente que no se arregla dentro del marco de libre comercio. Los TLC, la baja mundial de los impuestos a las corporaciones y la separación de los productos de origen han ocasionado una reducción de la competitividad de los productos colombianos que no puede enfrentarse por la vía del mercado sin provocar grandes caídas de salarios. Por lo demás, en un marco cambiario flexible y tasa de interés internacional cero, la política monetaria se torna ineficaz. En ambos frentes se requieren reformas estructurales que doten al país de instrumentos adecuados para conciliar el balance externo, y lo más importante, el balance interno entre el ingreso nacional y el gasto. Hay que proteger la industria, subsidiar las exportaciones manufacturadas, intervenir el mercado cambiario y unificar la política fiscal y monetaria.

https://www.elespectador.com/opinion/desbalance-economico-columna-720409

 

39.17.- El rezago de América Latina – Eduardo Sarmiento

La información mundial revela que Estados Unidos crece 2 %, Europa 2,5 %, Asia 5,5 % y América Latina 0,6 %. El promedio mundial es de 2,7 % y la región evoluciona a la zaga. La explicación está en el modelo de la región que tiene muchas similitudes entre los países. Los bajos niveles de ahorro de las economías y la desprotección del sector externo han dado lugar a un estado de bajas tasas de crecimiento con altos déficits en cuenta corriente y elevados déficits fiscales.

21 Oct 2017.- La región es una clara perdedora de la globalización. Los países operan con estructuras productivas de baja demanda externa que resultan en déficits en cuenta corriente que no encajan dentro del orden mundial. Aún más diciente, la estabilidad de la balanza de pagos y el desarrollo industrial están condicionados a bajos salarios que reducen la participación de trabajo en el producto nacional y resquebrajan la distribución del ingreso.

La mayoría de los países están comprometidos con bancos centrales autónomos que no están en capacidad de mantener la igualdad entre el ingreso nacional y el gasto. Por lo demás, la política fiscal financiada con títulos de ahorro aumenta el gasto público a cambio de reducir el crédito y el gasto privado en consumo e inversión. La economía queda expuesta a caídas en el producto nacional que se refuerzan o se mantienen.

Es hora de que se entienda que el banco central autónomo es inoperante bajo condiciones de tasa de interés cero, elevado déficit de cuenta corriente y déficit fiscal financiado con títulos de ahorro. La intervención en la tasa de referencia es un ritual infructuoso que no afecta la tasa ni el monto del crédito.

Curiosamente, América Latina regresó a mediados del siglo XX cuando el desarrollo era limitado por la balanza de pagos. En ese entonces los desajustes externos se corregían con devaluación e inflación. Ahora, luego de 50 años, se hace con austeridad monetaria y estancamiento de la producción y el empleo. Como lo demostró el gobierno de Carlos Lleras Restrepo y su ministro de Hacienda, Abdón Espinoza Valderrama, en la administración económica más lúcida de la historia, la solución fue un audaz programa de protección y subsidio a las exportaciones, el cual se aplicó en abierta contraposición con el FMI.

La situación ha sido especialmente compleja en los países que han adoptado políticas distributivas. Por lo general, se han manifestado en reducciones del ahorro que le restan discrecionalidad a la política fiscal e incrementa los déficits en cuenta corriente. La actividad productiva queda por cuenta de enormes déficits fiscales que no son sostenibles. Se confirma el severo conflicto entre el crecimiento y la distribución del ingreso, y la necesidad ineludible de conciliarlo con la elevación del ahorro del capital, como serían la regulación financiera para bajar los márgenes de intermediación, el aumento del crédito y el freno a la salida de patrimonios a los paraísos fiscales.

El balance es preocupante. América Latina está convulsionada por la globalización y la inequidad dentro de un mundo de austeridad monetaria y libre comercio. En todas partes el bajo ahorro y el déficit en cuenta corriente generan caídas crecientes en la actividad productiva. Sin embargo, la solución varía con las características históricas y coyunturales de los países. En el caso de Colombia se plantea un programa de protección y subsidios de exportación para elevar la competitividad externa, la regulación financiera para elevar el ahorro del capital y la coordinación fiscal y monetaria para impulsar la producción.

https://www.elespectador.com/opinion/eduardo-sarmiento

39.17.- Las Farc cumpliendo, ¿y el Gobierno qué?

Lo que debe preocupar no es el incumplimiento del gobierno ante la guerrilla puesto que este ha sido negociado, sino el cumplimiento con el resto de los colombianos

Por: Juan Manuel López
Octubre 18, 2017

Cumplirle a los colombianos aunque sea solo lo pactado con las Farc, implica la decisión de cambiar las prioridades del Estado

Lo que se logró con los acuerdos de paz (Acuerdo de La Habana y después Acuerdo del Colón) en lo que respecta a aquello que se comprometió las Farc  se ha cumplido: Nadie puede objetar alegando que esto sea indeseable. El cese de confrontaciones con ese grupo, la  dejación de armas, el desmonte de la organización con el sometimiento de cada guerrillero a unas reglas del juego cuando antes no aceptaba ningunas, la entrega de bienes. Incompletas o sin serlo a entera satisfacción de todos, esto nadie puede tildarlo de negativo.

Lo mejor que aporta este paso es que permite y casi obliga a que desaparezca el pretexto con el cual nuestros dirigentes habían justificado no haber adelantado las reformas que el país necesita, siempre bajo el argumento de que esa era la pretensión de la guerrilla.

Por supuesto no es esto el ideal ni pocos los insatisfechos. Fue el acuerdo posible, o por lo menos el logrado, y ya está sobre la mesa sin que haya lugar a cuestionar el comportamiento de la guerrilla.

Los que hoy hacen política buscando polarizar en contra del proceso es muy poco lo que discuten al respecto, puesto que lo que objetan no es tanto su cumplimiento como lo que consideran malo de lo pactado.

En sentido contrario el gobierno se ha visto forzado a buscar o aceptar cambios en lo ya acordado, ya sea por considerarlos convenientes o porque las circunstancias y la oposición los han forzado. Algunos de estos puntos los representantes de las Farc los han aceptado (siendo claro que es que no tienen alternativa).

Es decir que ante las Farc, o entre esa guerrilla y el gobierno la relación ha sido de incumplimientos que llevan a modificaciones por parte de este último con aceptación por parte del otro.

Excepto para quienes juegan a que lo suscrito debe ser ‘vuelto trizas’
el proceso es un hecho cumplido y los cambios que aún se discuten
son más maniobras políticas para buscar votos

Excepto para quienes juegan a que lo suscrito debe ser ‘vuelto trizas’ el proceso es un hecho cumplido y los cambios que aún se discuten son más maniobras políticas para buscar votos que verdaderas intenciones —y menos aún posibilidades— de que se revise lo adelantado.

Lo que en cambio debe ser motivo de preocupación no es el cumplimiento de la guerrilla puesto que este ya se dio; ni el incumplimiento del gobierno ante ellos puesto que este ha sido negociado. Lo que está pendiente es el cumplimiento del gobierno —en este caso del Estado—- con el resto de los colombianos.

Por un lado, con las victimas puesto que una cosa es comenzar —por ejemplo, dar tierras a algunos pocos o adelantar la vigencia de la ley del JEP con diferentes maniobras—, y otra cosa es la ejecución total de lo comprometido, lo cual parece no solo más difícil, sino en el mejor de los casos, remoto.

Veinte o treinta mil títulos adjudicados no son nada comparado con los 4 000 000 que se suponen tienen ese derecho;  y los tres millones de hectáreas para ese punto del acuerdo no se sabe de dónde aparecerán; y la expectativa más optimista de la JEP es que solo deberán atender un máximo de 2000 casos, pero que eso puede tardar hasta 30 años.

Cumplirle a los colombianos aunque sea solo lo pactado con las Farc, implica la decisión de cambiar las prioridades del Estado. Por un lado, buscar más la respuesta a las necesidades insatisfechas de los ciudadanos y no limitarse al simple crecimiento del PIB; eso supone abandonar todo el modelo neoliberal de soberanía del mercado, y dedicar la capacidad de planeación y de intervención a ese nuevo propósito. Por otro lado, y como consecuencia de ello, orientar no tanto o no solo la legislación sino los recursos económicos para ello, o sea abandonar la hasta hoy ortodoxia del Consenso de Washington.

‘Defender los Acuerdos de Paz’ de los inconformes con su contenido será solo retórica para buscar votos. Lo que falta es saber cuál de los candidatos se compromete a cumplirlos, diciendo con cuáles cambios, qué programas, y de dónde los recursos.

https://www.las2orillas.co/las-farc-cumpliendo-y-el-gobierno-que/

 

38.17.- FINANCIACIÒN DE LA EDUCACIÒN SUPERIOR -Eduardo Sarmiento

La Constitución de 1991 le dio una clara prioridad a la educación. Se estableció que una parte del presupuesto nacional se destinaría en forma creciente a la educación primaria y secundaria y la salud. Luego los actos legislativos lo limitaron al aumento de la inflación más dos puntos. Sin embargo, no se avanzó mayormente sobre la educación universitaria, que se dejó a la discrecionalidad de los gobiernos.

Hoy en día las circunstancias son diferentes. La educación primaria y secundaria tienen coberturas que se acercan al 100 %. En cambio, la cobertura de la educación superior no llega a 40 % y aparece como el aspecto más crítico del sistema educativo. Se ha llegado al estado en donde la incidencia de la educación sobre las habilidades y el conjunto de la economía depende de la matrícula de estudiantes graduados en las universidades. De otra manera, los esfuerzos realizados en el pasado en la cobertura primaria y secundaria quedarían inconclusos.

En el estudio reciente divulgado por el BID sobre la educación se llega a un diagnóstico similar para América Latina. En varios pasajes se señala que el monumental aumento del gasto en educación no ha tenido efectos tangibles en el crecimiento económico, el salario y la equidad, y lo atribuye en buena parte a la calidad de la educación secundaria y a la cobertura reducida de la educación universitaria.

En la actualidad, las universidades públicas tienen 600.000 estudiantes y operan con un costo anual por estudiante de $5,0 millones. El costo presupuestal es de 3,5 billones anuales, cerca de 0,6 % del PIB. La cifra suministra un alto margen para que los cursos regulares se atienden con profesores de tiempo completo y las instituciones obtengan los rendimientos para sostener la infraestructura física. Por lo demás, en los exámenes Saber Pro obtienen puntajes similares a los de las universidades privadas de élite.

En este contexto, el país está en condiciones de elevar significativamente la apropiación de las instituciones públicas para elevar la cobertura de 40 a 60 % en un plazo de cuatro años. El costo sería del orden de $1,7 billones por año, que es una cifra modesta con respecto a las partidas presupuestales destinadas para las pensiones, la infraestructura física y el gasto militar.

El Gobierno adoptó un camino muy distinto. El programa Ser pilo paga fue concebido precisamente como una forma de ampliar la cobertura con las universidades privadas. Como las universidades públicas no pueden ofrecer los mismos servicios personales y sociales, y operan con una matrícula menor, obtienen la sexta parte del subsidio. Lo grave es que en este caso, el costo por estudiante aumenta a $25 millones, y la apropiación presupuestal para la cobertura, a $7 billones, lo que se sale de las posibilidades presupuestales.

No es fácil entender la reacción tardía de los rectores. Por simples razones técnicas y presupuestales, no es posible mantener las erogaciones de Ser pilo paga con la ampliación de las universidades públicas, y se puede esperar que el Gobierno y el Congreso encontrarán procedimientos o argucias para restringirlas. En el fondo, se trata de un subsidio de oferta a los derechos fundamentales, que es muy difícil de sostener con la presencia de instituciones públicas, como se ha visto en la salud y las pensiones, que terminaron en manos de las EPS y los fondos privados AFP.

El balance es claro. La universidad pública no tiene las condiciones para competir por los recursos con el programa Ser pilo paga, ni para obtenerlos en forma directa del presupuesto nacional. Quiérase o no, estamos ante la privatización de la educación superior por la puerta de los estímulos de mercado.

https://www.elespectador.com/opinion/financiacion-de-la-educacion-superior-columna-718126

 

37.17.- SOLUCIONES AL ESTANCAMIENTO- Eduardo Sarmiento

Las previsiones oficiales de que ahora sí se reactivará la economía en el segundo semestre, se incumplieron de nuevo. El empleo crece por debajo de la población, las licencias de construcción y el cemento descienden, las exportaciones industriales se mantienen deprimidas y la industria no sale de la recesión. La mejoría de una actividad, usualmente significa la caída de las otras.

El balance de los tres años es el de una economía en decaimiento y estancamiento. Lamentablemente las autoridades económicas no han entendido las razones de las causas de la caída histórica del producto. No han superado los libros de texto. La atribuyen a un choque externo que deprimió la economía y dan por cierto que la reducción de la tasa de interés induce una expansión de la inversión y el consumo y una mejoría de la balanza de pagos que la normalizan. Así, el mercado de la mano de la autonomía del Banco Central se encargan de recuperar y estabilizar la economía. Al igual que en todas partes del mundo, la prescripción falla en forma persistente. La baja de interés de 8 a 5,25 % no ha hecho mella a la actividad productiva.

La explicación se encuentra en una seria deficiencia estructural que mantiene el ingreso nacional por encima del gasto, y no se corrige con la tasa de interés, que no puede situarse por debajo de cero. El monumental despliegue mensual para bajar la tasa de referencia no afecta mayormente la tasa del crédito y menos el volumen. Por lo demás, la política fiscal se ve limitada por la balanza de pagos. La ampliación del déficit fiscal por encima del déficit en cuenta corriente generaría un exceso de ahorro sobre la inversión que cerraría el acceso al crédito. La actividad productiva quedaría totalmente a merced de la política fiscal, lo cual tendría serias resistencias en la ortodoxia internacional.

La deficiencia de la estructura productiva está en que no genera exportaciones ni sustitución de importaciones. El país regresó a la mitad del siglo XX, cuando el crecimiento y el empleo eran seriamente limitados por la balanza de pagos. El país está pagando los costos de la globalización que condujo a una estructura productiva en que los países desarrollados se especializan en actividades altamente intensivas en capital y dejan a los países en desarrollo con las actividades intensivas en mano de obra que están sobreofrecidas. No obstante la baja de los salarios ocasionada por la devaluación masiva del tipo de cambio, los productos colombianos se elaboran en el exterior a menores precios o carecen de demanda. La excepción temporal son los productos agrícolas temperados, como los granos y los artículos derivados de la ganadería.

La crisis económica colombiana de los últimos tres años tiene todos los visos para prolongarse por un períoodo igual. El déficit en cuenta corriente y las falencias macroeconómicas precipitaron la caída del crecimiento en más de 3 puntos porcentuales e interfieren en la recuperación. Mientras no se acepte la precariedad del banco central autónomo y el mercado para ajustar la economía y las enormes desventajas del comercio internacional en los países en desarrollo, no existirán las condiciones de demanda interna y externa que impulsen la producción nacional. En su lugar, se plantea un manejo macroeconómico basado en la armonización de las políticas monetarias y fiscales y una organización comercial y sectorial que levante la competitividad industrial.

https://www.elespectador.com/opinion/soluciones-al-estancamiento-columna-716927

36.17.-PROMESAS DE FISCO BLANDO- Armando Montenegro

Uno de los aspectos más destacados de la campaña presidencial en marcha ha sido la generosidad con que algunos precandidatos han anunciado la rebaja de impuestos, exenciones y descuentos tributarios. Estas promesas han sorprendido no sólo porque desconocen la apremiante realidad fiscal, sino porque, además, ponen de presente la creencia de ciertos políticos de que por medio de estos mecanismos se pueden estimular el crecimiento y la inversión, sin consideración alguna por la situación financiera del país.

30 Sep 2017.- Esta creencia, seguramente, está basada en las ideas del Partido Republicano de Estados Unidos, el mismo que, a partir del gobierno de Ronald Reagan, ha conseguido, cada vez que asciende al poder, rebajar los impuestos de las empresas y las personas con altos ingresos.

Sus ideólogos, a pesar de que se autodenominan conservadores fiscales, sostienen que la rebaja de impuestos induce el crecimiento y que éste, a su vez, genera mayores recaudos tributarios, de tal manera que esta política, en su opinión, no conduce a la elevación sino a una reducción del déficit. Los economistas serios, después de desnudar la pobreza de estas ideas, las han denominado “voodoo economics”. Pero el desprecio intelectual no ha hecho mella en los planes de los republicanos y, mucho menos, en sus financiadores, de tal forma que en los próximos días, esta vez de la mano de Trump, intentarán una nueva reducción de los impuestos.

Ese tipo de ideas también ha tenido una importante difusión en nuestro medio y recibió un notable impulso en los gobiernos del presidente Uribe. Con el rótulo de “confianza inversionista”, se puso en marcha una política de generosos incentivos, exenciones y subsidios a empresas escogidas, con el propósito de estimular la inversión y el crecimiento de toda la economía. Varios estudios mostraron en su momento las débiles bases de estos planteamientos y señalaron, además, que el mayor crecimiento económico de aquellos años fue, en realidad, el resultado del gran auge inducido por los buenos precios de las materias primas, en especial los del petróleo (dicho de otra forma, el país habría tenido más o menos el mismo crecimiento sin los sacrificios fiscales que se comprometieron en la segunda mitad de la década pasada, muchos de los cuales todavía siguen afectando las finanzas públicas).

De acuerdo con las proyecciones disponibles, en agosto de 2018 el próximo gobierno heredará una situación fiscal muy delicada y tendrá que hacer frente a cuantiosas demandas de gasto represadas durante varios años y, si continúan las promesas de campaña, se topará también con las expectativas de mayores erogaciones y exigencias de una rebaja de impuestos.

Sin exageración se puede afirmar que, si el próximo gobierno desconoce las alarmas y, sin ninguna cautela ni previo ajuste, procede a realizar una política generosa de gasto y de menores impuestos, desencadenaría rápidamente una crisis fiscal, con un considerable impacto sobre el crecimiento, el empleo y la pobreza (¿recuerdan lo sucedido por esta misma razón entre 1998 y 2002?). Por este motivo, las distintas campañas harían bien en conocer detalladamente la realidad de lo que van a recibir —bien descrita, por ejemplo, en numerosos estudios de entidades como Fedesarrollo y Anif—, con el fin de situar sus programas en el incómodo e inquietante terreno de lo que es posible.

https://www.elespectador.com/opinion/promesas-columna-715775

35.17.-EL FUTURO DE LA ECONOMÍA ES INCIERTO – Eduardo Sarmiento

El presidente Santos y el ministro Cárdenas están comprometidos en toda clase de soluciones puntuales para salvar sectores.

Como el marco institucional para este tipo de medidas se desmontó en los últimos 20 años, no han ahorrado medios e improvisaciones para subsidiar a los productores agrícolas, otorgar compensaciones temporales a los sectores que enfrentan dificultades, como el café, la papa, los lácteos, la metalurgia, las confecciones, etc. Los ministerios de Hacienda y de Agricultura están cumpliendo muchas de las tareas que el Idema realizó en el pasado.

Mal podría decirse que la inconformidad generalizada sea el producto del camino fácil de culpar al Gobierno y recibir a cambio compensaciones y subsidios. El problema es más serio. La política de aranceles, la revaluación y los TLC crearon un estado generalizado de precios industriales y agrícolas superiores a los mundiales.

Así lo confirma la del índice del Big Mac del Economist, la encuesta de la SAC y el desplome de las exportaciones y la producción industrial. No es aventurado afirmar que la mayoría de las actividades transables se encuentran al borde de la quiebra. La solución no podría ser distinta a la de un sistema combinado de aranceles y tipo de cambio orientado a armonizar los mercados interno y externo.

Sin embargo, los TLC y la proscripción de los aranceles reducen el margen de maniobra a la devaluación del tipo de cambio, que fue el camino iniciado por el ministro de Hacienda e interrumpido por el paro agrícola y el deterioro de la imagen presidencial en la encuesta de opinión. A los pocos días el presidente le pidió al Banco de la República suspender la compra de dólares y el ministro de Hacienda lo ratificó en la última reunión de la junta. En el último mes se registró una revaluación que borró la mitad de la devaluación del año anterior.

Al parecer, los estrategas oficiales no ven bien una rectificación cambiaria que frene el abaratamiento de las importaciones que constituyó la principal causa del aumento de los ingresos de los grupos medios en los últimos diez años. En su lugar, se inclinan por los acuerdos sectoriales, subsidios y compensaciones directas que le permiten al Gobierno manifestar su solidaridad y generosidad con quienes enfrentan serias dificultades por el dictamen de la naturaleza.

La duda es ¿hasta dónde este manejo puede reemplazar las políticas generales –comercial y cambiaria? La respuesta es negativa. El país no tiene los recursos fiscales ni las instituciones para compensar a los productores por la monumental revaluación del tipo de cambio y los TLC. Los damnificados considerarán siempre que las medidas no cumplen con las aspiraciones y no evitan las quiebras. La economía quedará expuesta a improvisaciones para evitar manifestaciones que atenten contra el orden público y lesionen la popularidad oficial.

El futuro de la economía es incierto. El país está expuesto a un desajuste comercial de grandes dimensiones que tenderán a amplificarse por las condiciones mundiales. Mientras se mantenga la modalidad cambiaria flexible, y más con las escasas compras del Banco de la República, la economía quedará expuesta a precios nacionales superiores a los internacionales y al resquebrajamiento de la industria y la agricultura. Si a esto se agrega que el mundo se aparta cada vez más del mercado libre y las exportaciones mundiales decaen, no es aventurado advertir que el siguiente cuatrienio presidencial no la tendrá fácil. Se verá enfrentado a modificar el régimen cambiario, renegociar los TLC y adoptar un marco coherente de aranceles que concilie el mercado interno y el externo.
http://periodicoelsatelite.webnode.es/products/eduardo-sarmiento-su-columna-en-el-espectador-/

35.17.- SERÍA LA HORA DEL IFI – Bernardo García

Catorce años castigando a los exportadores y  premiando a los importadores, la Junta Directiva del Banrep hubo de arremeter al fin contra la inflación provocada por el reajuste de los catorce años de sobrevaloración del peso: devaluación del orden del 50% e inflación del 10%. La batalla la dio la Junta a fuer de contracción monetaria como si fuera una inflación de demanda y por tanto desaceleración de la economía productiva.

En ese punto coinciden.

Se llega al punto de partida del nuevo círculo vicioso: primero hacer que el precio del dólar flote en torno a los $3000, de modo que el peso se valorice cada vez más. Mientras tanto hay que volver a permitir que la economía crezca. Con la teoría de la mecánica monetarista, se presume que si la tasa de interés baja, la demanda de crédito para consumo y para invesión crecen. Y así la economía vuelve a crecer.

No obstante, la economía norteamericana trabajó siete años con un política monetaria laxa y tasas de interés vecinas a cero y la máquina no se ponía en marcha.  A esa ilusión monetarista,  Keynes la llamó Trampa de liquidez. Porque hace falta que haya un incremento de los salarios que son la capacidad de compra e inversiones públicas que desencadenen la demanda interindustrial de las empresas privadas.

En Colombia primero habría que pensar en que el crédito de consumo va a operar con retardo –como lo pronostican los banqueros- y de preferencia sobre autos, electrodomésticos y otros artículos importados. El resto del crédito de consumo sí puede inducir algunas inversiones para ensanchar los negocios. Y pare de contar porque allí termina la gestión de los genios del Banrep.

En otra circunstancia sería el turno del banco de inversión y desarrollo: el Instituto Colombiano de Fomento Industrial  IFI. Fundado por el tío abuelo de Santos, en llave con su ministro de hacienda Carlos Lleras. El IFI fundamentó unas treinta empresas industriales y fue desguazado más tarde por los neoliberales y convertido en un pequeño banco de segundo piso para las pequeñas y medianas empresas.

Se trae a cuento la referencia del IFI porque la inversión autónoma (la que no es inducida por el incremento de la demanda), no es ni función del ahorro, ni función de la tasa de interés, como creían algunos. Hoy es una convicción firme de que la inversión autónoma es función de las oportunidades rentables de inversión. Y esas oportunidades de inversión que como la planeación estratégica, no pueden ser monopolio de las grandes corporaciones multinacionales. Es costoso sostener una  oficina que explore, detecte, diseñe los anteproyectos y gestione su financiamiento.

Ni las ventajas comparativas se rifan, ni los proyectos de inversión son hallazgos de buena suerte. Es forzoso que el Estado desarrollista contribuya con esos gastos de apoyo al sector privado de modo que se puedan diseñar planes estratégicos sin mayor dificultad. Eso decía el tío abuelo de Santos, quien con Carlos Lleras dejaron el primer plan indicativo de desarrollo que dio lugar a desarrollo de la revolución verde  de los años 40 y 50. Y también dejaron el impetuoso IFI.

Claro que están las objeciones de la Organización Mundial del Comercio. Claro que hay que lidiar con las concesiones oligopólicas de los grandes conglomerados multinacionales para arrasar toda competencia proteccionista que se le ponga al frente. Hay que decidir entre empleo y pequeñas rebajas en productos importados.

Como señala Joseph Stiglitz,” Los defensores de las economías liberales de mercado deben entender que muchas reformas y avances tecnológicos pueden dejar a algunos grupos —posiblemente a grupos numerosos— en peor situación. Según los principios rectores, estos cambios aumentan la eficiencia económica, permitiendo a los ganadores compensar a los perdedores. Sin embargo, si los perdedores continúan en peor situación, ¿por qué deberían ellos apoyar la globalización y las políticas a favor del mercado? De hecho, va a favor de sus propios intereses girar su apoyo hacia políticos que se oponen a esos cambios”. Y el giro empieza con Donald Trump y Berni Sande

34.17.-MANOS A LA OBRA – Eduardo Sarmiento

La visita del papa revivió sentimientos de solidaridad, conciliación, justicia social y equidad. Ojalá que sirvan de llamados a la dirigencia nacional que ha mantenido la economía colombiana entre las más desiguales del mundo. Es hora de que el mensaje de la equidad se materialice en la reducción considerable del coeficiente de Gini y la elevación del ingreso del 40 % más pobre.

16 Sep 2017.-  Al principio del siglo aparecieron cifras que mostraban que la distribución del ingreso se deterioraba aceleradamente en el mundo y que Colombia no era una excepción. En El modelo propio (2002) mostré, luego de la profundización de la globalización en la década del 80, cómo la economía colombiana experimentaba una ampliación de las desigualdades sin precedentes y la necesidad de una acción global y planificada para revertirla. El balance es lamentable. En los 15 años siguientes el país operó con un coeficiente de Gini entre 0,52 y 0,55. No se avanzó en un diagnóstico sobre factores que causaron el retroceso y mucho menos sobre las políticas para rectificarlo. No se ha logrado superar el diagnóstico clásico de que la distribución del ingreso y la economía son separables y que la distribución es un problema menor que se puede superar con políticas fiscales convencionales.

La receta se aplicó en los últimos 25 años con resultados precarios. El aumento de los impuestos y la elevación del gasto social no evitaron que el país se mantuviera entre las siete naciones con mayores coeficientes de Gini. Tampoco se logró que las políticas del Estado de bienestar aplicadas en Europa y Estados Unidos tuvieran una incidencia similar en Colombia, y en general en América Latina. Mientras en los países desarrollados la diferencia del coeficiente de Gini antes y después de impuestos es de 12 puntos porcentuales, en Colombia no es ni de 1 %.

El debate se revivió hace tres años, cuando Piketty reveló que durante un siglo el retorno del capital ha superado el crecimiento económico. Como el capital dispone de las rentas más altas, la diferencia de ingresos aumenta en forma sistemática, como lo confirma el aumento del coeficiente de Gini en la mayoría de los países del mundo. Infortunadamente, Piketty, por temor a apartarse de la doctrina de mercado, cayó en el error de los clásicos de desconocer el vínculo entre el crecimiento económico y la economía. En lugar de aceptar que la inequidad se originaba en deficiencias de mercado, la atribuyó a la elasticidad de sustitución mayor que uno, que es una excentricidad controvertida por los hechos durante 60 años.

La operación de la economía con retornos del capital superiores al crecimiento económico es una evidencia del mal funcionamiento del sistema. Es el resultado de la incapacidad del sistema económico para elevar el ahorro y, en general, para enfrentar el conflicto entre el crecimiento y la distribución del ingreso. Se ha creado un campo abonado para que los agentes económicos subsanen la falencia con mecanismos que favorecen su lucro individual, como las prácticas monopólicas, las pirámides financieras, los sobornos y el desplazamiento de los patrimonios a los paraísos fiscales.

No será fácil avanzar en soluciones concretas mientras no se reconozca el fuerte vínculo entre la equidad y el crecimiento económico. Mal puede superarse con una política fiscal de corto alcance distributivo y con un marco financiero que estimula el ahorro por medios contrarios al interés social. Lo que se plantea es un modelo que actúe sobre distintos frentes y, para empezar, avance en la consolidación de una política fiscal progresiva focalizada en el 40 % más pobre y una severa regulación financiera orientada a elevar el ahorro del capital. Por este camino es posible reducir el coeficiente de Gini en 10 puntos porcentuales en un plazo de ocho años.

http://www.elespectador.com/opinion/manos-la-obra-columna-713482

 

33.17.- Pasiones y sentimientos morales – Salomón Kalmanovitz

En la carta que Álvaro Uribe dirigió al papa Francisco se evidencia el afán por mantener en ascuas las pasiones de sus adherentes. Antes que nada, encender la ira contra la insurgencia por su responsabilidad en la descomposición social, la drogadicción de jóvenes inocentes y por la impunidad de los dirigentes guerrilleros frente a los delitos atroces que cometieron; también por el uso político de los recursos que acumularon a través de la delincuencia. Todos, dice, “se constituyen en estímulos al delito”.

10 Sep 2017.- La segunda y más destructiva pasión que carcome el alma del expresidente es la venganza, aunque la disfraza de sed de justicia. Afirma “todos queremos la paz”, pero se debe “sancionar la violencia que siembra la desesperanza y nos aleja de Dios”. Combatir la violencia con una espiral de violencia cada vez mayor. No le parece suficiente la entrega de armas y la disposición a no emplearlas más por ese grupo guerrillero que él no pudo derrotar. No se deben perdonar los delitos de guerra de las Farc, pero los cometidos por las Fuerzas Militares ni siquiera existieron: “las Fuerzas Armadas de Colombia han sido profesionales y respetuosas de nuestra democracia”. No pueden ser sometidas a los mismos tribunales que juzgarán a “narcoterroristas”.

El papa Francisco no se dio por aludido. Él siguió de cerca la negociación en La Habana y no necesita ser informado por la parte más contraria a los acuerdos de paz, pues conoce las raíces de la confrontación y se preocupa en especial por las víctimas que Uribe desconsidera, aunque él mismo fue víctima. Si el obispo de Roma le contestó, fue con sus homilías que despiertan los sentimientos morales de los fieles católicos: la empatía con los más pobres y débiles, la humildad que contrasta con la arrogancia atávica del expresidente, el perdón y la misericordia, el afán por cerrar el ciclo de violencia fratricida que nos acompañó por tanto tiempo. El papa Francisco defiende la inclusión social y el diálogo entre intereses y creencias contrapuestos. El ecumenismo ha encontrado un nuevo impulso con su diálogo con otras religiones. No cree en su propia infalibilidad y está dispuesto a reconocer algunos errores de la Iglesia.

Un frecuente aliado político de Uribe es Alejando Ordóñez. Él pertenece al lefebvrismo, secta que afirma que el Vaticano, y más aún el papa Francisco, traicionan los valores tradicionales del catolicismo: el considerarse como la única religión verdadera, el monopolio de la relación con Dios por parte del clero (la misa en latín y a espaldas a los fieles), el sometimiento de la mujer, la condena a la homosexualidad y al liberalismo político, y la negación del holocausto judío. La moral para Ordóñez es lo de menos con tal de alcanzar sus torvos propósitos de derechizar la sociedad y sus instituciones; por eso también debe estar preocupado con los sentimientos morales que despierta el papa Francisco entre la feligresía que aspira a controlar para elegirse.

Frente al discurso de odio que pregona Álvaro Uribe, el papa predica el perdón, la solidaridad y el respeto. Frente al capitalismo sin controles que promovió el expresidente, el papa Francisco acusa la desigualdad de ser caldo de cultivo del conflicto social y político.

Seguramente el papa Francisco va a tener que rezar mucho para que el alma atormentada de Uribe se libere de las pasiones destructivas que irradia sobre el pueblo colombiano.

http://www.elespectador.com/opinion/pasiones-y-sentimientos-morales-columna-712496

 

32.17.-REGALÍAS SIN ESTRATEGIA – Jorge Iván González

Frente a la forma como se han utilizado las regalías habría dos criterios de juicio. Una vía le da énfasis a la equidad, entendida como la distribución de los recursos entre los municipios y los departamentos. Este es el principio rector del Acto Legislativo 05 de 2011, que reformó la Constitución y creó el Sistema General de Regalías (SGR). Desde esta concepción, la equidad mejora cuando los recursos llegan a más municipios. En el lenguaje del exministro Echeverry, se trata de que la mermelada se distribuya bien en toda la tostada. El principio distributivo ha sido defendido por el Ministerio de Hacienda y Planeación Nacional (DNP).

El otro camino de análisis le da relevancia al manejo eficiente de las regalías, desde una perspectiva estratégica. Esta mirada ha sido impulsada por la Contraloría General de la República (CGR), y la reitera en su último informe Resultados del Sistema General de Regalías 2015-2016.

1  sep 2017.- La evaluación de las regalías es muy diferente según la perspectiva de análisis. Sin duda, las regalías están llegando a más municipios, y se están distribuyendo mejor entre los departamentos. Frente a estos resultados se podría afirmar que se está cumpliendo con los objetivos que se propuso la reforma constitucional. Pero el costo que ha tenido esta forma de distribución ha sido altísimo. Los proyectos no se han jerarquizado, y no se han inscrito en una estrategia de desarrollo de mediano y largo plazo. En palabras de la CGR: “no se ha logrado definir verdaderas áreas estratégicas, por lo cual los recursos se están dispersando”. En los Ocad municipales se aprobaron cerca de 7.000 proyectos, por un valor promedio de $784 millones. Y en los Ocad departamentales se aprobaron 2.400 proyectos por un valor promedio de $2.536 millones.

Es evidente que proyectos tan pequeños no tienen ningún impacto estratégico. Esta dispersión de recursos ha sido nefasta porque la distribución de las regalías no fue el remedio contra la enfermedad holandesa que afectó al país durante las bonanzas petrolera y minera. No se sembró la bonanza, y las regalías se utilizaron para dejar satisfechos a gobernantes locales, que fueron más miopes que el gobierno.

El gobierno y las entidades internacionales han insistido en la necesidad de realizar evaluaciones de resultados y de impacto. El estudio de la CGR es una primera evaluación con una conclusión contundente, y la dispersión de las regalías se traducirá en una expresión de ineficiencia desde el punto de vista del desarrollo nacional.

El nivel de ejecución de las regalías ha sido más lento de lo esperado y por esta razón quedan recursos disponibles. A diciembre de 2016 se habían dejado de ejecutar $10 billones. En lugar de corregir la dispersión y diseñar uno o dos proyectos estratégicos, en su ocaso el gobierno ha dicho que gastará este monto de regalías en todo lo imaginable: vías terciarias, escuelas, hospitales, sistemas de riego, etc. Ello significa que la ineficiencia puede ser mayor. La CGR invita a “diseñar mecanismos que superen la atomización de los recursos, que va de la mano con inversiones poco pertinentes”. Esta advertencia no está siendo escuchada por nadie. El gobierno y el DNP ya renunciaron a cualquier intento de liderazgo estratégico, y para los candidatos a la presidencia ahora no hay tiempo de pensar sino en la estrategia para conseguir firmas.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/regalias-sin-estrategia-2542881

 

31.17- DEUDA PÚBLICA DESBORDADA – Jorge Iván González

El crecimiento de la deuda pública está desbordado. Es uno de los problemas más complejos de las finanzas de los gobiernos. En Colombia, la deuda pública pasó de 43,8% del PIB en 2007 a 52% en 2016. Este crecimiento es importante, y como la valoración se realiza en pesos, la deuda externa aumentó como consecuencia de la devaluación del peso.

18 ago 2017.- Pero las cifras de Colombia son relativamente pequeñas comparadas con las de otros países. Basta mencionar algunos ejemplos. De acuerdo con el último informe del Banco de Pagos Internacionales (BPI), en Estados Unidos, entre 2007 y 2016, el saldo de la deuda pública pasó de 58% a 99% del PIB. En Francia de 64% a 97%. En Grecia de 104% a 179%. En Italia de 102% a 133%. En Japón de 147% a 201%. En Bélgica de 91% a 106%. En los países de la Ocde, que son los más desarrollados, el saldo de la deuda pública, como porcentaje del PIB, girar alrededor de 105%. En las economías emergentes (Brasil, China, India, Colombia…) también se observa un crecimiento importante de la deuda pública, pero a un ritmo inferior al de las naciones avanzadas.

Los datos muestran que se trata de un problema global, y que los intentos que se han hecho por reducir el monto de la deuda no han sido exitoso. Dicho de otra manera, los países no son juiciosos y, finalmente, no siguen el camino señalado por las diversas modalidades de regla fiscal. Han sido infructuosos los llamados que continuamente se hacen para que se reduzca el déficit público, de tal forma que no se tenga que recurrir a la deuda. Las proyecciones del BPI indican que la deuda continuará subiendo. En 2050, en Japón la relación entre el saldo de la deuda pública y el PIB sería de 380%. En Estados Unidos sería de 250%.

Estos desórdenes estructurales se explican por dos razones de fondo. Una, relacionada con la asimetría entre los impuestos y el gasto, y la segunda tiene que ver con la agudización de la volatilidad financiera internacional.

La asimetría entre impuestos y gastos se ha ido agudizando. Mientras que los tributos tienden a bajar con argumentos tan discutibles como el estímulo a la competitividad, los gastos son inflexibles a la baja y continúan aumentando. Numerosos bienes públicos – como la educación, la ciencia y tecnología, la protección ambiental – tienen costos marginalmente crecientes. En todos los países del mundo el gasto público continúa subiendo. Para corregir la asimetría estructural entre impuestos y gastos se ha propuesto, sin éxito, que haya pactos internacionales para que los capitales no puedan evadir los tributos en los paraísos fiscales. Los impuestos al capital son relativamente bajos, y se podrían aumentar de manera significativa. En Colombia el gasto público tiene que subir para que el país pueda tener un desarrollo comparable al de los miembros de la Ocde. Y la consolidación del posacuerdo requiere que haya un aumento significativo de los recursos públicos.

La deuda pública y la volatilidad financiera se alimentan mutuamente. La financiación de la deuda contribuye a incrementar la inestabilidad. En su búsqueda de recursos, los gobiernos ofrecen una mayor rentabilidad, encareciendo el costo de la deuda pública. El servicio de la deuda (amortización a capital e intereses) es el gasto más alto del gobierno colombiano, y en 2017, solamente para el pago de intereses, se destinarán $27 billones.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/deuda-publica-desbordada-2538072

30.17.- Depresión bolivariana: Así es la enfermedad económica que padece Venezuela

La revolución bolivariana desmejoró de una manera dramática el bienestar de la población en Venezuela. ¿Cómo ocurrió?

 Venezuela padece un desabastecimiento de alimentos y medicinas, por una crisis industrial y la Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. Foto: fotografía: AFP.

Venezuela  17 ago 2017 A partir de 2004 los países productores de materias primas en América Latina disfrutaron una década de expansión, basada en un incremento de sus precios, que aumentó el valor de las exportaciones y los ingresos del Estado, mejoró los términos de intercambio, aceleró el ingreso nacional e impulsó la demanda interna.

En Venezuela la aceleración del crecimiento se financió con una larga bonanza petrolera y un endeudamiento público desbocado.

El sector privado quedó al margen de la expansión, porque el Estado extendió el control sobre la economía.

La fortaleza de la moneda desmejoró la competitividad de la industria y el control de cambios la condenó a la obsolescencia tecnológica.

A pesar de la atrofia de la industria, en la época de abundantes ingresos externos una alta proporción del creciente consumo de los hogares se satisfizo con las importaciones.

Aunque los países exportadores de materias primas en la región tuvieron un choque similar cuando cayeron sus precios entre 2012 y 2014, su impacto en Venezuela excedió con creces el promedio de la región.

Recomendado: La cruda realidad de las empresas que deciden quedarse en Venezuela. El caso Epson

Este resultado se debió a que el gobierno no ahorró durante el auge, dilapidó la renta petrolera, acrecentó el déficit fiscal (a 14% del PIB en 2016) y aumentó la deuda del Estado.

Cuando cayeron los precios de los hidrocarburos, las autoridades no pudieron desahorrar ni colocar deuda adicional para amortiguar el descenso del ingreso nacional y sostener la demanda.

En consecuencia, la actividad económica se deprimió a partir de 2014, con una pérdida acumulada que podría llegar a 32% en 2017.

Con la poca liquidez externa disponible, el gobierno privilegia el servicio de la deuda pública sobre las importaciones.

La falta de materias primas y bienes intermedios importados profundizan la depresión y agravan la escasez de alimentos y medicinas. Por ello la inflación se dispararía a 1.134% en 2017, estimulada por la financiación monetaria del déficit fiscal.

De modo inevitable, con la depresión colapsó el bienestar de la población. Entre 2012 y 2017, el PIB real por habitante disminuyó 35%, mientras que el salario mínimo cayó 75% en términos reales, 88% en dólares y 86,7% en las calorías que puede consumir. Como efecto de ello, la población pobre aumentó de 48% a 82% del total entre 2014 y 2016. Al mismo tiempo, 74% de ella perdió de manera involuntaria 8,6 kilogramos de peso en promedio, la mortalidad de los pacientes se incrementó 10 veces y la infantil 100 veces.

Detener esta tragedia exige frenar la caída de la actividad económica y la destrucción de capital, tanto físico como humano. Para lograrlo, es preciso transformar las instituciones en unas que sean amigables con la iniciativa privada y que instauren un marco sólido para el diseño y la implementación de la política económica. Con ello se conseguiría devolverle al país la confianza de los inversionistas, para ensanchar el acceso a los mercados internacionales de capital y a los fondos de las instituciones multilaterales. El problema es que para lograrlo quizá se requiera de una nueva revolución.

Lea también: Mike Pence: “utilizaremos el poder económico y político para que Venezuela sea libre”

NOTICIAS RELACIONADAS

Comercio entre Colombia y Venezuela sigue en caída libre

http://www.dinero.com/edicion-impresa/mundo/articulo/depresion-economica-de-venezuela/248710

30.17.- Exportaciones desde zonas francas cayeron 35% en junio /17

El Dane informó que las exportaciones cayeron a US$194,9 millones FOB y las importaciones hacia las zonas francas también registraron una caída de 11% ubicándose en US$193,7 millones CIF (Cost Insurance and Freight).

 Exportaciones desde zonas francas cayeron 35% en junio

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló, este martes, que en el sexto mes del 2017 las exportaciones totales de mercancías desde zonas francas colombianas cayeron 35% a US$194,9 millones FOB (Free on Board).

El Dane informó además que las importaciones hacia las zonas francas también registraron una caída de 11% ubicándose en US$193,7 millones CIF (Cost Insurance and Freight).

Por su parte, los ingresos totales de mercancías fueron US$1.801,6 millones CIF y registraron una variación positiva de 9,6%.

Lea también: Colombia ya tiene 13 zonas francas en el sector de la salud

Cabe recordar que, en junio de 2016, las exportaciones totales de mercancías desde las zonas francas colombianas fueron por US$300,5 millones FOB y habían tenido una variación positiva de 85,7%. Y las importaciones fueron por US$217,8 millones CIF con un crecimiento de 36,7%.

De acuerdo con el informe del Dane, el comportamiento de las exportaciones totales de mercancías desde las zonas francas colombianas, en junio de este año, se explica principalmente por las menores ventas externas a Estados Unidos (-48,9%)

 que restaron 27 puntos porcentuales a la variación total de las exportaciones.

De otro lado, el comportamiento de las importaciones totales de mercancías hacia las zonas francas colombianas en junio se explica, en mayor medida, por las mayores compras externas a Bahamas, que restaron 11,7 puntos porcentuales a la disminución de las importaciones.

Balanza Comercial

Entre tanto, el Dane reveló que, en junio de 2017, la balanza comercial de las zonas francas colombianas registró los principales superávit con Ecuador (US$26,8 millones), Estados Unidos (US$17,7 millones) y Puerto Rico (US$17,0 millones de dólares).

Los principales déficits se registraron con Angola US$54,1 millones, Rusia (US$13,8 millones) y China (US$11,5 millones FOB).

Podría interesarle: En dónde estarán las nuevas zonas francas del país

Zonas Francas Permanentes

En junio de 2017, las exportaciones de las Zonas Francas Permanentes (ZFP) registraron una baja de 51,5% mientras que en junio de 2016 habían subido un 24,8%. En los seis primeros meses de 2017, las exportaciones de las Zonas Francas Permanentes (ZFP) registraron una variación negativa de 45,6%, pero en el mismo periodo de 2016 habían registrado un crecimiento de 14,8%.

Ahora bien, las importaciones de las Zonas Francas Permanentes decrecieron un 6,4%. En el primer semestre del año, las importaciones de las Zonas Francas Permanentes (ZFP) desaceleraron su caída y bajaron 1,4% ya que el mismo periodo de 2016 la baja había sido de 17,8%.

Finalmente, la balanza comercial de las Zonas Francas Permanentes, en el primer semestre de 2017, registró un superávit de US$310,7 millones FOB. Frente al mismo periodo de 2016, cuando el superávit había sido de US$759,4 millones FOB.

http://www.dinero.com/economia/articulo/exportaciones-desde-zonas-francas-colombianas-junio-2017/248977

29.17.- “EL GOBIERNO DEBE BUSCAR NUEVAS FUENTES DE INGRESO”: CONTRALORÍA GENERAL DE LA NACIÓN

Según el Contralor General, Edgardo Maya Villazón, es urgente buscar nuevas fuentes de ingreso que garanticen la sostenibilidad o la disminución de la deuda pública.

El Contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, presentó hoy al Congreso de la República los Informes de 2016 sobre Situación de las Finanzas Públicas y la Deuda Pública. Para el funcionario es importante “disponer de una estrategia diseñada para garantizar la sostenibilidad de la deuda y buscar nuevas fuentes de ingreso”. El informe reveló que el Gobierno Nacional sufrió un deterioro importante el año pasado al registrar un déficit de 4% como proporción del PIB frente a un resultado de 3% de 2015, lo que significa un punto porcentual adicional.

9 Ago 2017.- Según el funcionario, este resultado responde al bajo dinamismo del recaudo tributario, que solo creció un 1%. Adicional a esto, hubo una disminución del 9% en los ingresos de capital, “producto de los menores dividendos de las empresas estatales, principalmente de Ecopetrol” señaló la Contraloría.

Según la Contraloría, “mientras que los ingresos perdieron entre el 2013 y el 2016 casi 2 puntos porcentuales como participación del PIB, los gastos se han mantenido constantes, a pesar de los recortes presupuestales anunciados, en un nivel de 19% entre esos mismos años”.

En cuanto al balance de las finanzas pública, en 2016 hubo un déficit en el Sector Público del 3,2% del Producto Interno Bruto (PIB) inferior al de 2015, que fue de 3,5%.

En cambio, la deuda pública pasó de $452,5 billones a 487,5 billonesentre 2015 y 2016. Sin embargo, representó una reducción si se analiza en relación al PIB colombiano, que pasó de 56,6% a 56,5% en el mismo período. “El mayor volumen de deuda se concentra en la interna con $278,2 billones, mientras que la externa alcanzó $209,3 billones”.

La deuda del Gobierno Nacional, que representa el 77% del total, pasó de $341,9 a $377,4 billones entre 2015 y 2016, y como proporción del PIB, creció en 0,9 puntos porcentuales al pasar de 42,8% a 43,7%.

http://www.elespectador.com/economia/el-gobierno-debe-buscar-nuevas-fuentes-de-ingreso-contraloria-general-de-la-nacion-articulo-707232

 

28.17.-El costo fiscal de los incentivos tributarios – Francisco azuero

Los beneficios, o incentivos tributarios tienen un alto costo fiscal, contribuyen a la concentración del ingreso, y oscurecen la transparencia de la política tributarias. Es necesario eliminarlos, o por lo menos racionalizarlos.

Según la Ley de Responsabilidad Fiscal colombiana (Ley 810 de 2003), el Gobierno Nacional debe presentar anualmente, antes las comisiones económicas del Senado y de la Cámara un Marco Fiscal de Mediano Plazo, el cual será estudiado y discutido con prioridad durante el primer debate de la Ley Anual de Presupuesto.

Además del informe y las proyecciones sobre el comportamiento macroeconómico y fiscal, el gobierno debe incluir  una estimación del costo fiscal de las exenciones, deducciones o descuentos tributarios existentes.En el informe recién presentado, el Gobierno estimó el costo de estos “beneficios tributarios” en los impuestos sobre la renta y el (CREE) para el 2016, en $72,3 billones, monto equivalente al 8,4% del PIB y al 61,6% de los ingresos tributarios del gobierno nacional en el mismo año[1].  Una cuenta de servilleta nos lleva a concluir  que eliminar estos tratamientos privilegiados podrían permitir una disminución general en la tarifas del impuesto de renta, tanto para personas jurídicas como naturales, en un 36%, manteniendo los ingresos. Alternativamente, manteniendo las tarifas vigentes en el 2016, la participación del impuesto a la renta en el PIB pasaría de un 14% a un 22%.

Los beneficios tributarios atentan contra un principio básico de la tributación: la equidad, que exige que rentas iguales paguen igual tributación; por otra parte erosionan la base tributaria: en muchos casos las inversiones se hubieran realizado de todas maneras, sin necesidad del beneficio; distorsionan la asignación de los recursos de la sociedad, violando otro principio, el de la neutralidad tributaria frente a las decisiones de los agentes económicos; crean oportunidades para la corrupción y para actividades buscadoras de rentas: los contribuyentes mejor “conectados” con los órganos decisorios en el otorgamiento de esos incentivos (parlamento, administración tributaria, ministerios sectoriales) son quienes tienen una mayor oportunidad de beneficiarse; profundizan el carácter regresivo del régimen tributario: los  beneficiados con ellos son principalmente contribuyentes de altos ingresos, como consecuencia de lo cual, según cálculos de Moller (2012)[2], las exenciones tributarias elevan en Colombia el coeficiente de GINI en un 0,7 punto porcentual; la  administración misma de los beneficios tributarios representa un costo para la sociedad, al hacer que los procesos de declaración de ingresos y de auditoría sean más complejos[3], y en fin, es posible que aumenten la evasión en la medida en que algunos grupos empresariales, mediante mecanismos de precios de transferencia o de reorganización empresarial, concentren los ingresos recibidos en aquellas actividades económicas que tengan tratamiento tributario especial.

No es de extrañar por lo tanto que la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria, designada por el Gobierno, recomendó en su informe finalla eliminación o reducción de los privilegios tributarios,  y la adopción de un impuesto único e uniforme a las utilidades empresariales. Estas sugerencias no fueron tenidas en cuenta, y la Ley 1819 , contentiva de la reforma tributaria del año anterior, dejó vigentes estos privilegios, e incluso creó otros, como lo señalamos en una entrada anterior.

Por otra parte, vale la pena señalar que el cálculo presentado en el MFMP excluye un importante capítulo de los privilegios tributarios, que son las tarifas diferenciales del impuesto a la renta. Ello porque  no está mencionado este  privilegio en la Ley de Responsabilidad Fiscal. El año pasado, las empresas ubicadas en zonas francas pagaban un impuesto de renta del 15%. A estas empresas no se les aplicaba el CREE, pero debían pagar el impuesto a la nómina (por salud, ICBF y SENA)  correspondiente a los trabajadores de menos de 10 salarios mínimos mensuales. Como se recuerda, el CREE estaba destinado a compensar los ingresos dejados de recibir por esta contribución y se estableció en el 9% de la utilidades. Ahora, los usuarios de zonas francas quedaron con un impuesto del 20%, pero se les eliminó (art 65 de la Ley 1819) la contribución para salud, ICBF y Sena. Es decir, se amplió el privilegio. En el caso de que estas empresas hubieran firmado los famosos Contratos de Estabilidad Jurídica, en buena hora prohibidos a partir de la Ley 1607 de 2012, esta tarifa les quedó en el 15%, aun cuando deben seguir pagando plenamente los aportes patronales.

 Por otra parte, la Ley 1819 cambió la exención a la renta de que disfrutaban varias actividades económicas en un tarifa del 9% (para compensar la eliminación del impuesto a la nómina mencionada más arriba). Ellas son: los servicios hoteleros prestados en hoteles nuevos o remodelados (privilegio que dura 30 años), los servicios de ecoturismo certificados y el aprovechamiento de nuevas plantaciones forestales.

La obligación de conocer el costo fiscal de estos beneficios tributarios, planteada en la Ley de Responsabilidad Fiscal,  ha tenido enormes dificultades, como lo reconoció la DIAN en un derecho de petición formulado por el Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad,   copia del cual me fue enviado gentilmente por esta organización[4]. Frente a la solicitud que formulaba DeJusticia de desagregar los gastos tributarios contenidos en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, dice la DIAN que ello no es posible,  porque la información solicitada en las Declaraciones de Renta se encuentra limitada  a los “conceptos allí solicitados para su diligenciamiento, la cobertura de los declarantes obligados a presentarla, y la calidad de la misma en razón a errores de diligenciamiento que han sido detectados en el análisis del información”.

Por otra parte, si como lo señalábamos más arriba, no se incluyen en el costo de los beneficios tributarios la existencia de tarifas diferenciales a favor de ciertos contribuyentes, el  problema de la subestimación aumentará a partir del 2018, que reemplazó la exención de rentas para hoteles nuevos y remodelados, empresas editoriales, etc. por la tarifa diferencial. Se oscurecerá aún más la información sobre el costo fiscal de estos beneficios.

La oportunidad de hacer una reforma tributaria estructural, que entre otros temas, elimine o por lo menos racionalice los beneficios tributarios, se desperdició el año anterior. Sigue siendo una tarea pendiente para el país.

http://franciscoazuero.blogspot.com.co/

28.17.-LAS EXENCIONES TRIBUTARIAS – Salomón Kalmanovitz

Las élites del país pagan pocos impuestos. El recaudo que hace el Gobierno central alcanza el 14 % del PIB, un monto insuficiente para atender las necesidades básicas de la sociedad: ya sea control territorial efectivo, seguridad ciudadana, educación, provisión de justicia y salud, todas reflejan un profundo déficit de Estado.

La ley tributaria no es el problema, pero sí lo es el gran número de exenciones, beneficios y deducciones que favorecen a personas naturales y jurídicas. Estos alcanzaron $72,3 billones en 2016, equivalentes al 8,4 % del PIB y al 62 % del recaudo. Si se eliminaran, la tributación alcanzaría el 22 % del PIB, con lo cual se comenzaría a subsanar el déficit de bienes públicos (ver blog de Francisco Azuero).

6 Ago 2017.- El monto más importante de lo que deja de cobrar el Estado son las rentas exentas de personas naturales, que ocupan casi el 60 % del total y tienen que ver fundamentalmente con los dividendos abonados a los dueños de las empresas. Colombia sigue siendo un país donde predominan las sociedades limitadas y familiares y no las sociedades anónimas abiertas que recogen capital en los mercados: se trata de un capitalismo familista, que a duras penas desarrolla las fuerzas productivas del país. El incentivo tributario mantiene este tipo de estructura atrasada que reparte todas sus utilidades en cabeza de los dueños, porque no tributan sobre ellas.

Las exenciones de las empresas representan el 40 % restante e incluyen la deducción por la compra de activos fijos y otras deducciones que resultan superfluas en los casos de la inversión en petróleo y minas. Con el auge en los precios de las materias primas a partir de 2003 era perfectamente irracional ofrecer más gabelas a los inversionistas, además de las zonas francas unipersonales que usufructuaron empresas que no cumplían con ningún fin social, pero esa fue la política de confianza desplegada por las dos administraciones Uribe. Las zonas francas pagaban una tarifa de 15 % de renta, frente al 34 % de las empresas no beneficiadas con el regalo. La reforma tributaria de 2016 fue tímida, pues subió un poco la tarifa del 20 %, pero las eximió del pago de parafiscales.

Colombia es uno de los países más desiguales del mundo y de América Latina, según la Cepal. Medida por la concentración en el 1 % superior de la escala de los números tributarios, este apropia el 21,6 % del ingreso. En las mediciones de desigualdad se suele comparar la que existe antes de impuestos y gasto público y la que resulta de la intervención del Estado. En los países más desarrollados y democráticos, el Gini de mercado es corregido sustancialmente por la tributación que se les impone a los más ricos y el gasto de esos recursos en las necesidades de los más pobres. En Colombia, el Gini de ingresos es 0,55 y después de impuestos y gasto social queda en 0,54. Una de las razones para que así sea es la importancia que han alcanzado los impuestos indirectos (IVA, impuesto a la gasolina, arancel a los bienes de consumo) que ya son más de la mitad del recaudo tributario.                                                                                                                                                                                               Otra fuente tradicional de desigualdad es la concentración de la tierra, que alcanza un Gini de 0,91, con dos agravantes: sus dueños pagan pocos impuestos y están subexplotadas, con el 70 % en barbecho. Nuestro sistema tributario hace que rentas iguales paguen distinto y muy poco, que se mantenga una estructura productiva obsoleta y que los recursos sean asignados a actividades improductivas.

http://www.elespectador.com/opinion/las-exenciones-tributarias-columna-706772

27.17.- EMPLEO EN EL CAMPO Y LA CIUDAD – Mauricio Cabrera

¿Cómo explicar que en una economía frenada que solo crecerá este año 2 por ciento, el desempleo siga disminuyendo y haya pasado de 8,9 a 8,7 por ciento en los últimos doce meses? Si cunde el pesimismo entre los empresarios ¿por qué en ese periodo aumentó en 552.000 el número de personas con empleo? ¿Estas cifras tienen algo que ver con el proceso de paz?


 jul  2017.- No cabe la respuesta fácil de que al Dane no se le puede creer porque presenta cifras que no corresponden a la realidad. Si bien la metodología de la Encuesta de Hogares puede tener falencias y es susceptible de mejoras, es la misma que se viene aplicando hace años, de manera que si al Dane se le creía cuando reportaba un aumento del desempleo, también hay que creerle ahora.

Dos respuestas usuales para explicar esta paradoja son que hay menos gente buscando trabajo, porque se cansaron de hacerlo, y que lo que ha crecido es el empleo informal. La primera no es cierta en esta oportunidad, pues la población dispuesta a trabajar aumentó en 560.000 personas el último año. La segunda sí es parcialmente cierta porque la mitad de los nuevos empleos generados en el periodo son ‘subempleos’, en los que la gente no se encuentra satisfecha.

Una clave para la respuesta está al mirar por aparte las cifras del empleo en las ciudades y en el campo, y sobre todo si se separan las 13 ciudades más grandes del país. En efecto, en estas últimas la tasa de desempleo si subió de 10,2 a 10,8 por ciento, porque aunque se crearon 100.000 empleos nuevos en el año, estos no fueron suficientes para las 180.000 personas que salieron a buscar trabajo.

En las urbes intermedias y pequeñas –que representan el 28 por ciento de la población– entraron 200.000 personas nuevas al mercado laboral, pero allí se crearon la mitad de los puestos de trabajo nuevos del país, por lo que el desempleo bajó del 10,7 al 9,7 por ciento. En las zonas rurales, donde viven un poco más de la quinta parte de los colombianos, hay una tendencia similar, aunque un poco más limitada: se crearon 133.000 empleos y el desempleo bajó del 5,2 al 4,4 por ciento.

Se puede aventurar una hipótesis política para explicar estos comportamientos tan disímiles, y tiene que ver con el hecho de que la enorme polarización política respecto del proceso de paz que hoy divide hasta las familias es mucho más notoria en las grandes ciudades que en el resto del país.

En las pequeñas ciudades y en el campo fue donde se vivió con más intensidad la guerra contra las Farc, por ello es donde se están viendo más rápido los beneficios de la paz. Ya no hay bombas ni tomas guerrilleras, se ha podido volver a cultivar el campo y están volviendo los turistas, todo lo cual está dinamizando las economías locales. Por el contrario, en las grandes urbes la gran mayoría de sus habitantes solo vio la guerra por televisión y resienten mucho más las concesiones de la negociación con la guerrilla que los beneficios del silencio de los fusiles.

Coletilla: preocupante el caso de Bogotá, donde en un año el desempleo pasó de 85 a 10,6 por ciento, y en la industria, la construcción y el comercio desaparecieron 112.000 empleos, que solo fueron compensados, en parte, con 46.000 nuevos empleos en actividades inmobiliarias y de alquiler. Después de año y medio del cambio de alcalde ya no se le puede seguir echando la culpa a Petro.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/mauricio-cabrera-g-empleo-en-el-campo-y-la-ciudad-508289

26.17.- AL MINISTRO MAURICIO CÁRDENAS YA NO LE CREEN LOS MERCADOS INTERNACIONALES – Fanny Kertzman

Todo va en caída: la construcción, la producción industrial, la venta de cemento y de carros y las importaciones y las exportaciones, mientras el déficit crece

Minhacienda Cárdenas y la analista Kertzman

24 Jul 2017.- Colombia estaría en riesgo de que bajen los ratings de su deuda. La razón, hay demasiadas señales negativas para llegar a la meta planteada de déficit fiscal.  Según la agencia Reuters, los entes calificadores como Fitch y Moody´s ya no creen en el optimismo del gobierno Santos en materia económica.

Algunos analistas aducen que la menor tasa de crecimiento para este año- el gobierno pronosticaba 2.5% mientras que el resto de analistas sitúan este indicador entre 1.7 y 2.0% – y los menores precios del petróleo impedirán que se llegue a la meta del gobierno de un déficit fiscal de 3.6% del PIB. Mayor emisión de deuda pública, los costos asociados con el posconflicto y el hecho de que 2018 es un año de elecciones pueden exacerbar la situación.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

“Creemos que hay una desconexión entre la realidad y el actual camino que lleva la deuda externa”, dice Mario Castro, estratega de Nomura para América Latina. Este analista sugirió que el gobierno está partiendo de supuestos económicos muy optimistas –por ejemplo proyectar el precio del petroleo a USD 60 en 2018-, o un crecimiento de la economía de 3.5% para ese mismo año. Mejor dicho, se le acabó la cuerda a Mauricio Cárdenas.

Para calmar a los inversionistas, el Ministro Cárdenas prometió recortar el gasto en 5 trillones de pesos (USD 1.65 billones) del presupuesto del año entrante. Pero mientras Cárdenas hacía este anuncio, Rafael Pardo, ministro del posconflicto, anunció gastos adicionales por 3.5 billones de pesos en 170 municipios del país. El gasto total del posconflicto se estima en COP 129 billones en los próximos 20 años.

El corazón del problema parte de los déficits paralelos: déficit fiscal y déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos.

GNC gobierno nacional centralizado; SPC Sector público consolidado

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

La verdad es que la situación de la economía no predice un final feliz. A pesar de que los indicadores de la salud de la economía se basan mas que todo en los déficit fiscal y en cuenta corriente de la balanza de pagos, hay una serie de cifras que advierten el mal momento de la economía.

Esta es la variación de licencias de construcción a mayo de 2017. Se puede ver como el área aprobada en metros cuadrados es negativa.

Mientras tanto, las ventas de cemento y concreto no dejan de caer

Tanto la producción industrial como el empleo generado por el sector manufacturero disminuyen:

Situación que sucede también con el comercio

El desempleo sube con respecto al período anterior y se sitúa en 9.4%

Caen también las importaciones y exportaciones, mientras que la balanza comercial cumple tres años en negativo.

La reforma tributaria del año pasado evitó que las agencias le quitaran el grado de inversión a Colombia de BBB a especulativo.

Las metas fijadas por el Minhacienda son un crecimiento de 2.3% este año y 3.5% en 2018, que contrastan con el 1.8 % de este año que predicen los analistas independientes, y 2.5% para el año entrante.

Inversión extranjera

Cifras preliminares señalan que la Inversión Extranjera Directa en portafolio cayó USD 455,2 millones de dólares. Precisamente la IED se ha conservado por las inversiones de capital extranjero en TES del Banco de la República. Sin embargo, el diferencial de tasas que originaba este fenómeno se está estrechando, puesto que las tasas de interés en Estados Unidos están subiendo, mientras que en Colombia están bajando. Es de esperarse, entonces, que este indicador no vuelva a los niveles de años anteriores. Hoy en día una cuarta parte del total de IED es en portafolio, que asciende a USD 20.7 billones.

Las calificadoras de riesgo Fitch y Moody´s están inquietas por la masiva emisión de bonos del Banco Central, puesto que la deuda externa, sumando vigencias futuras ya llega al 50% del PIB.

Al Ministro de Hacienda le está quedando cada vez más difícil cuadrar las cuentas. Ojalá esto no signifique que Colombia bajará de calificación, lo que haría mucho más difícil el conseguir recursos en los mercados internacionales.

https://www.las2orillas.co/al-ministro-mauricio-cardenas-ya-no-le-creen-los-mercados-internacionales-fanny-kertzman/?utm_source=newsletter&utm_medium=e

26.17.- LA COCA Y LAS EXPORTACIONES – Mauricio Cabrera

Son varias las características de la coca como producto de exportación que deberían tener otros. ¿Por qué la evaluación del peso no ha impulsado las exportaciones del país y, por el contrario, sí ha disparado los cultivos y la producción de hoja de coca? ¿Qué se puede aprender del éxito exportador de este producto ilegal que pueda ser replicado en las estrategias oficiales de promoción? 
24 jul 2017.- Al pasar el dólar de $1.800 a $3.000, aumentaron los ingresos de los productores que venden en el exterior. Según la ONU, el precio del kilo de hoja de coca pasó de $2.150 a $3.000 y, como consecuencia lógica, en dos años se duplicó el área sembrada. Las exportaciones no tradicionales no solo no han respondido a la misma devaluación, sino que han disminuido.

En efecto, las ventas al exterior de productos diferentes a café, combustibles y oro ascendieron el año pasado a US$12.054 millones, un valor similar al que se exportaba en el 2010, con una caída del 20% frente al máximo alcanzado en el 2013. Entre enero y mayo de este año alcanzaron los US$4.892 millones, monto inferior en 0,5% al mismo periodo del año pasado.

Son varias las características de la coca como producto de exportación que deberían tener otros si queremos contar con una oferta que permita que la oleada de TLC no sea una apertura hacia adentro que solo aumenta las importaciones y dispara el déficit de nuestra balanza comercial.

En primer lugar, existe abundante demanda externa por el producto, de manera que cualquier incremento en la producción encuentra compradores. Una de las causas de la caída de las exportaciones de manufacturas es el freno de la economía mundial y las dificultades de Venezuela y Ecuador, que eran nuestros principales compradores.

Además, en el caso de la coca no existe competencia de producción en otros países que también han devaluado sus monedas, lo que ha impedido aumentar nuestra competitividad en otros productos frente a Brasil o México.

En segundo lugar, no hay barreras proteccionistas que impidan la importación de coca en Estados Unidos y Europa. Por supuesto, es una importación ilegal, pero como esos países prefieren combatir el narcotráfico fuera de sus fronteras, los exportadores de coca encuentran la manera de evadir los controles e introducir su producto.

Tercero, existe la capacidad de aumentar en solo unos meses la oferta exportable de coca, con paquetes tecnológicos adaptados a las condiciones del país, mientras que en productos como piña o cacao no se cuenta con esos paquetes y se necesitan años para alcanzar volúmenes significativos de exportación. A esto se suma que los narcos hacen una gran inversión en investigación y desarrollo de variedades más productivas y resistentes a las plagas y al glifosato, lo que no se hace en el caso de otros productos agrícolas.

Finalmente, el cultivador de coca tiene eficientes canales de transporte y comercialización que le garantizan la salida de su producto, aun en las zonas más remotas del país, a diferencia de la mayoría de los pequeños agricultores.

Aprender de las razones del éxito exportador de la coca es necesario para la creación de una abundante oferta exportable, y al mismo tiempo tener éxito en la sustitución de cultivos ilícitos.

* * *
Adenda: No se sabe qué es peor, si las viles calumnias del expresidente mentiroso a Daniel Samper O., o los patéticos intentos de justificación del delito hechos por algunos seguidores del caudillo, incluido el sicario de Pablo Escobar, que son una amenaza contra la integridad del periodista. Lo que no se entiende es que la gente decente del CD cohoneste con esas bajezas.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/la-coca-y-las-exportaciones-508057

 

26.17.- EL GLIFOSATO NO TUVO LA CULPA – Mauricio Cabrera

En el largo plazo, la única garantía para que los campesinos no vuelvan a sembrar coca es que tengan alternativas de cultivos rentables.

Según el Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) el área sembrada de coca en Colombia llegó a 146.000 hectáreas (has.). Es un realidad preocupante, pero debe ser analizada con cuidado para no sacar conclusiones –más motivadas por odios y envidias de unos expresidentes, que por hechos y datos– de que al país se lo tomó el narcotráfico como resultado de la debilidad del gobierno y del Acuerdo de Paz con la guerrilla.
Algunos hechos para tener en cuenta.

16 jul de 2017.- Primero, la causa del aumento de los cultivos ilícitos no es porque el gobierno hubiera suspendido las fumigaciones con glifosato, tal como lo ordenó la Corte Constitucional. La experiencia demostró que esas fumigaciones no sirven para controlar la producción de hoja de coca y solo logran que los cultivos se desplacen a nuevos sitios, aumentando la deforestación. Entre el 2005 y el 2007 se fumigaron 470.000 has. y el área cultivada de coca aumentó de 83.000 a 100.000 has., entre el 2005 y el 2014 se fumigaron 1,2 millones de has. y el área cultivada solo se redujo en 14.000 has. Dejar de usar glifosato no tuvo la culpa.

Segundo, hay evidentes factores económicos que sí explican el aumento de los cultivos ilícitos. Ante todo, la devaluación del peso frente al dólar. Al pasar el precio del dólar de 1.800 a 3.000 pesos, los cultivos de coca se hacen mucho más rentables, pues, según el mismo Simci, el precio del kilo de hoja de coca subió 40 por ciento. Con un incentivo de estas magnitudes, es apenas lógico que se incremente la producción. Otro factor económico ha sido la caída del precio del oro que hizo menos rentable la minería ilegal, llevando a que muchos mineros se fueran a cultivar coca. Estudios de Daniel Rico, de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), han demostrado la estrecha correlación inversa entre el precio del oro y el área de cultivos ilícitos.

Tercero, no es cierto que por el Acuerdo de Paz se haya abandonado la lucha contra el narcotráfico. Lo que ha habido es un cambio de estrategia que ya no se concentra contra el campesino cocalero –que es más una víctima que un delincuente–, sino contra los otros eslabones de la cadena, como los laboratorios de producción de cocaína y los distribuidores. Las mismas Farc están colaborando en esta tarea. Por eso, en dos años las incautaciones de cocaína crecieron 156 por ciento, al pasar de 147 a 378 toneladas, y el número de laboratorios desmantelados en un año pasó de 2.172 a 4.513. Como consecuencia, a pesar del aumento de la producción de hoja de coca, el precio de la cocaína en las calles de Estados Unidos no ha disminuido. Con esas cifras se comprueba que es otra gran mentira, de los que sabemos, acusar al gobierno y a la Fuerza Pública de haber bajado la guardia en la lucha contra el narcotráfico.

Elemento esencial de la nueva estrategia contra el narcotráfico es la erradicación voluntaria y, sobre todo, el apoyo para la sustitución de cultivos, desarrollando fuentes alternativas de ingresos.

Es cierto que el anuncio de ayudas económicas para la sustitución indujo un aumento temporal del área sembrada de coca; es la respuesta lógica del campesino que no tiene ingresos para sobrevivir. Pero en el largo plazo, la única garantía para que los campesinos no vuelvan a sembrar coca es que tengan alternativas de cultivos rentables en lugares con facilidades de transporte y comunicación. Esa es la transformación que necesita el campo colombiano, y no más galones de glifosatos envenenando el suelo.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/mauricio-cabrera-g-el-glifosato-no-tuvo-la-culpa-507795

 

25.17.-LOS DESACIERTOS DE LA RESERVA FEDERAL – Eduardo 17 Sarmiento

La economía estadounidense no ha logrado superar la crisis recesiva de 2008. El producto nacional crece por debajo de la tendencia histórica y la productividad del trabajo desciende arrastrando consigo el salario.

15 jul 2017.- La Reserva Federal, en las minutas de la última reunión, anuncia la continuación de la política de alza de tasas de interés. El dispositivo se fundamenta en la aritmética de que el crecimiento económico es igual al crecimiento de la productividad (producción por trabajador) más el crecimiento del empleo.

Consideran que la productividad de la mano de obra ha venido declinando y ha logrado sostener el crecimiento del producto por el alto crecimiento del empleo. Así, predicen que, cuando el desempleo desaparezca o llegue a su expresión mínima, como lo señala la tendencia del último año, el aumento de la demanda sería superior al aumento potencial de la producción y provocaría el disparo de la inflación. Para evitar la eventualidad, están comprometidos en reducir la demanda y, más, moderar el crecimiento económico acentuando el estancamiento.

La revista The Economist (24-30 de junio de 2017) abre un serio interrogante sobre el diagnóstico de la FED. Apoyado en una comunicación que firman influyentes académicos, el autor del artículo insinúa que la baja de la productividad del trabajo se origina en la misma política contractiva de la FED, e ilustra la suspicacia con enjundiosa información histórica y reciente.

El error de la FED y de todos los bancos centrales es que consideran que la productividad es un elemento estructural determinado por las condiciones físicas potenciales e independientes del banco central. Así, la producción es determinada por la productividad. Tal como lo he mostrado en varios libros, este comportamiento sólo es cierto en un mundo ideal de equilibrio; la oferta crea su propia demanda. No se cumple en economías expuestas a políticas contractivas que mantienen, por acción deliberada o por la ineficacia de la política monetaria, el ingreso nacional por encima del gasto (exceso de ahorro sobre la inversión). En este caso, la productividad del trabajo es determinada por el Banco Central. Si las tasas de interés se elevan para reducir la demanda, el crecimiento del producto disminuiría y se acentuaría el descenso de la productividad del trabajo. Se entraría en un círculo vicioso de contracción de la demanda y caída de la productividad.

A diferencia de la predicción de la FED, se resolvería el problema, en lugar de agravarse cuando se acabe el desempleo. Se acortaría la diferencia entre el crecimiento del producto y la productividad del trabajo. Si al mismo tiempo se entra en razón y se adopta una política fiscal y monetaria combinada expansiva, la economía quedaría en condiciones de acelerar el crecimiento del producto y elevar la productividad del trabajo y el salario.

La política anunciada por la FED no solamente afectaría a Estados Unidos, sino también al mundo. Sería especialmente perjudicial para América Latina y, en particular, para Colombia. El alza de la tasa de interés incrementaría la devaluación, presionaría a la baja los precios del petróleo y, al reducir los precios de los TES, tornaría totalmente inefectivos los buenos oficios para bajar la tasa de interés y aumentar el crédito. Sin duda, contribuiría a mantener la economía colombiana entre el estancamiento y la recesión.

No es fácil entender la pasividad de las autoridades gubernamentales. Lo menos que se puede esperar de cualquier orden económico es que la política monetaria del país, con la moneda de reserva, no lesione a los demás. Es hora que los gobiernos de la región se pronuncien en forma conjunta sobre las decisiones de la FED, que atentan contra los intereses nacionales.

http://www.elespectador.com/opinion/los-desaciertos-de-la-reserva-federal-columna-703352

24.17.- LOS DIVIDENDOS DE LA PAZ – Salomón Kalmanovitz

Culminado exitosamente el proceso de paz de Santos, ha habido pocas celebraciones. Ni la negociación del Caguán que fracasó estruendosamente ni el remedo de desmovilización de los paramilitares de Álvaro Uribe, cuyo comisionado de paz sigue prófugo de la Justicia, alcanzaron el grado de seriedad, respaldo internacional, atención a las víctimas y su demanda por justicia que tuvo esta negociación.

9 Jul 2017.- Mientras que la administración Pastrana careció de una visión elemental de lo que se negociaba, lo que fue aprovechado por las Farc para desafiarla groseramente, en el proceso que acaba de culminar la guerrilla fue aceptando las condiciones planteadas para abandonar el secuestro, repudiar el narcotráfico y los cultivos de coca, aceptar la mediación de la ONU en la entrega de armas y someterse a una justicia especial; ella juzgará los delitos cometidos en medio del conflicto, supervisada por instancias internacionales que son garantía de objetividad.

En el caso de la negociación con los paramilitares de Uribe, no hubo justicia alguna que enfrentara los tenebrosos crímenes cometidos contra la población civil en Colombia. Solo fueron juzgados por narcotráfico en los Estados Unidos, cuando el presidente se precipitó a extraditarlos, presuntamente porque seguían delinquiendo desde sus celdas.

Los dividendos de la paz serán sobre todo para las comunidades afectadas por el conflicto que podrán vivir sin temor por la suerte de sus vidas y de sus hijos. Ya se ha reducido radicalmente el nivel de violencia en la sociedad colombiana, en la medida en que baja el número de guerrilleros y se va generando la sanción moral contra el uso de la violencia con fines políticos que todavía despliega el Eln.

El debilitamiento de la insurgencia ha permitido, y lo hará cada vez más a futuro, centrar la atención de las fuerzas del orden en reprimir el crimen organizado. En 2002, la tasa de homicidios en Colombia era de 68 por 100.000 habitantes, una de las más altas del mundo; en 2016 había descendido a 24 y en lo que va de 2017 cayó otro 10 %. Así, el país mejora sus índices de civilización frente al resto del mundo, lo que dará más confianza inversionista que la mezcla explosiva de represión militar y tolerancia para con el crimen organizado.

El exministro Alberto Carrasquilla planteó recientemente en Dinero que el dividendo de la paz que estima el Gobierno en 2017, 0,3 % de crecimiento adicional para completar un 4 % anual, se ha devaluado frente a lo que esperaba la administración Santos en 2011, que la economía creciera al 6 %. Su afirmación es falaz: “hasta qué punto haber sacrificado, en el altar habanero, la agenda económica planteada en 2010 explica la devaluación tan significativa que sufrió, entre 2010 y 2017, nuestro futuro económico”.

Se trata de una lógica retorcida de quien manejara las finanzas durante los gobiernos de Uribe, entre 2003 y 2007, disfrutando de una enorme renta petrolera que no contribuyó a ahorrar ni a aplicar para diversificar la economía; ahora que esa renta se ha esfumado, adscribe responsabilidad por su colapso al haber negociado con la Insurgencia.

Lo cierto es que una sociedad que comienza a despejar su conflicto interno puede concentrarse en construir una economía más diversificada y sobre todo más justa, dotada de una mayor libertad política para las comunidades, por tanto tiempo despojadas de representación y acceso a la tierra.

http://www.elespectador.com/opinion/los-dividendos-de-la-paz-columna-702295

 

23.17.- COYUNTURA RECESIVA – Salomón Kalmanovitz

Todavía no estamos en recesión. Su definición técnica es que exista contracción de la actividad económica en dos trimestres seguidos. Pero los llamados indicadores líderes o anticipados, que son verdaderos semáforos, están en alerta máxima. De 26 indicadores, 13 estuvieron en rojo, siete en amarillo y sólo seis en verde.

2 jul 2017.- Se destacan, entre otros, un deterioro del mercado laboral (aumento del desempleo urbano), la producción industrial se contrajo al igual que la de petróleo, las licencias de construcción cayeron 12 %, se deterioró la confianza industrial y la del consumidor y se contrajeron las ventas al por menor (-1,4 %). En amarillo, reflejando menor crecimiento que en el pasado, estuvieron la cartera de crédito y los datos del Producto Interno Bruto, de los que solo se conocen los del cuarto trimestre de 2016.

En verde estuvieron los resultados de la inflación (4,7 % anual) y las exportaciones. El Índice de Precios al Consumidor de marzo sorprendió al mercado, que esperaba que el aumento del impuesto al valor agregado impactara el resultado; por el contrario, la inflación descendió 0,8 % comparada al mes anterior, acercándola al rango meta del Banco de la República (entre 2 y 4 %) hacia final del año. Las exportaciones repuntaron 16 % gracias a la recuperación del precio petróleo, pero las manufactureras y agropecuarias permanecieron en territorio negativo.

En la última junta directiva del Banco de la República se redujo la tasa de interés de referencia 0,25 %. Según las minutas hechas públicas de la reunión, la decisión mayoritaria se tomó con cautela, pues “algunos destacaron el mal comportamiento de varios componentes del IPC que están fuertemente relacionados con fenómenos de indexación y persistencia. En su opinión se han elevado simultáneamente los riesgos de desaceleración excesiva y de persistencia en la inflación, aumentando la incertidumbre sobre el paso al que se deben realizar reducciones adicionales de las tasas de interés”. La tasa de referencia actual es de 7 %, lo que en términos reales (2,3 %) la coloca en terreno contractivo.

El peso se ha revaluado considerablemente en los dos últimos meses, lo que alivia la inflación de bienes importados y transables en general, mientras que los precios de alimentos son los que más han bajado, gracias a la gran cantidad de agua que ha caído. Los precios de los bienes no transables siguen perturbando el panorama, reflejando el ajuste del salario mínimo sobre todos los costos de la economía. El efecto de la revaluación en la actividad económica es, sin embargo, negativo porque induce a que aumenten las importaciones y se frenen las exportaciones.

El clima internacional está enrarecido por las políticas erráticas y falta de liderazgo del presidente Trump. La Reserva Federal restringirá la liquidez en Estados Unidos y la represión contra los inmigrantes hará que los salarios aumenten, afectando la inflación y haciendo endurecer más la política monetaria. Para el resto de países puede significar un debilitamiento de sus monedas y más inflación.

En Colombia, el balance de riesgos entre inflación y crecimiento se inclina con fuerza hacia la recesión. Las expectativas de inflación se han corregido sustancialmente, como lo muestran las encuestas y los mercados de bonos hacia futuro, al tiempo que la mayor parte de los semáforos que reflejan el comportamiento de la economía están en rojo. La autoridad monetaria tiene mucho espacio para relajar su política.

http://www.elespectador.com/opinion/coyuntura-recesiva-columna-701169

 

22.17 .- NOTAS SOBRE ARMISTICIO CON LAS FARC – Sergio de la Torre

Qué resulta más caro,  el daño continuo que por siete décadas el conflicto le causó al país (a su economía, al medio ambiente, al sosiego y tranquilidad de que por 3 generaciones fueron privados los colombianos), o la impunidad y el perdón dado a sus atrocidades, sumado al acceso gratuito a los escenarios de la democracia, con sus respectivas oportunidades, prerrogativas e inmunidades.

Tal es la pregunta que surge de todo armisticio celebrado para zanjar una conflagración del tipo de la nuestra.

18 junio de 2017.- Las Farc abrazaron el marxismo no por casualidad, ni por convicción, sino porque con la polarización derivada de la “Guerra Fría”, a la sazón no había más remedio que optar por uno de los dos extremos, como antes lo había hecho Cuba desde su propio flanco. Ella se arrimó a Moscú para protegerse de los gringos, quienes no consentían ningún amago de independencia en su patio trasero, como lo demostró el derrocamiento de Jacobo Arbenz en Guatemala. Forzoso era pues guarecerse a la sombra de Jruschev, quien de su lado no cesaba de sonreír y acolitar a la guerrilla colombiana.

Fidel acudió a Moscú.

Nada sorprende pues que los comandantes farianos, tozudos y cerrados como suelen serlo, pero hoy en plan de reinsertarse al sistema que repudiaban, o más exactamente al Establecimiento, donde en esta hora todos caben (incluídos los integristas de la izquierda dogmática, mientras acepten sus reglas) nada sorprende, digo, que aún persistan ellos en cargar el fardo de una ideología agonizante, de la cual renegaron los viejos partidos revolucionarios de Europa, faro y cantera donde siempre bebieron las mentes avanzadas o “progresistas” del mundo. El credo marxista-leninista ahora casi nadie lo confiesa, por comodidad política o por pudor intelectual. Su último gran fracaso fue Venezuela, donde ni siquiera arropado en un populismo dilapidador y fastuoso pudo sobrevivír.

Lea también: La gran farsa

Pero además hoy en día nadie le disputa al Partido Comunista (un partido ya casi tan viejo aquí como los dos partidos tradicionales) el dudoso honor de llamarse así y portar dicha etiqueta. Los inefables “mamertos” y sus catecúmenos, fieles a su iglesia, nunca pudieron despegar superando el estado embrionario, cuantificado en los mismos 50.000 sufragios de siempre. No se mudan de ropa, políticamente hablando, y siguen anclados en el mismo discurso y lenguaje, desbordados estos por una sociedad en continua ebullición. Siguen nuestros inefables mamertos inmersos en la postguerra de los años cincuenta, aún después de la caída del muro de Berlín que siguió a la pifia comprobada de su modelo. El tipo de sociedad que ofrecen como alternativa al libre mercado, no cuajó, sencillamente por no encajar en la sociedad moderna. Y menos ahora que ella, su reverso, se ha remozado con el recetario de la socialdemocracia, gracias al cual floreció el llamado “estado del bienestar”, hoy extendido a todo el mundo civilizado.

La gente en el muro de Berlín.

En fin, quizás Colombia esté pagando un precio muy alto por la paz, como lo advierten ciertas voces respetables, no guiadas por prejuicios o pasiones políticas, y menos por cálculos electorales. Acaso no logramos entender todavía qué resulta más caro, si el daño continuo que por 7 décadas el conflicto le causó al país (a su economía, al medio ambiente, al sosiego y tranquilidad de que por 3 generaciones fueron privados los colombianos), o la impunidad y el perdón dado a sus atrocidades, sumado al acceso gratuito a los escenarios de la democracia, con sus respectivas oportunidades, prerrogativas e inmunidades. Amén de tantas otras concesiones que reclaman para regresar al redil. Tal es la pregunta que surge de todo armisticio celebrado para zanjar una conflagración del tipo de la nuestra. O sea un enfrentamiento larvado, endémico, que no se acaba por medios militares, como no se acabó éste ni siquiera en los 8 largos  años de ofensiva implacable y mano dura que siguieron al fallido intento de reconciliación del Caguán, bastante más condescendiente  en sus intenciones que el firmado en La Habana, cuya ardua y lenta implementación avanza a tropezones, pero avanza. Con su venia, amable lector, continuaremos luego estas elucubraciones.

http://www.elmundo.com/noticia/Notas-anadidas/354237

 

22.17.- EL ACUERDO PARA TERMINAR LA GUERRA – UNA GUÍA PARA ENTENDER LOS ACUERDOS DE PAZ

1Campo de batalla: El bombardeo al caserío Santo Domingo, el 13 de diciembre de 1998, y su posterior encubrimiento por parte de la Fuerza Aérea dejaron amargas lecciones para  esta institución: sanciones internacionales, pérdida de credibilidad y condenas. Esto, después de que el Ejército montó una gran operación contra combatientes de las FARC, en los alrededores de ese sitio en Tame (Arauca).

 

2Niños de la guerra: Aún sin entender la guerra, miles de niños colombianos siguieron por décadas sus pasos. Aunque fueron víctimas de casi todas las modalidades de violencia, este oscuro capítulo parece haber llegado a su fin. Foto: León Darío Peláez / SEMANA.

 

3Un pueblo encarcelado: Quinchía (Risaralda) no volvió a ser el mismo después de la operación ‘Libertad’. El 28 de septiembre del 2003, alrededor de 800 uniformados de la Policía, 200 unidades de la Fiscalía, en helicópteros, camiones y buses se tomaron el pueblo y se llevaron 90 habitantes señalados de rebelión. El alcalde, su sucesor electo, su competidor y el presidente del Concejo cayeron en el operativo. Foto: http://eldiario.

 

4Caminos minados: El uso de minas antipersona se convirtió en la táctica de guerra preferida por las FARC para frenar el avance de las tropas militares hacia los campamentos, proteger los cultivos ilícitos y, en muchos casos, evadir la persecución. Según el Registro Único de Víctimas, al menos 10.924 personas, entre militares y civiles, sufrieron daños por esta arma mortal. Foto: (AP / Fernando Vergara).

 

Cerco de guerra: En el mismo lugar donde se escribió uno de los pasajes más dolorosos del conflicto, las FARC reconocieron por primera vez su cuota de responsabilidad por una masacre: Bojayá. El 2 de mayo del 2002 un cilindro de gas lanzado por esa guerrilla durante un enfrentamiento con paramilitares convirtió a la iglesia de este remoto pueblo chocoano en todo un infierno. Foto: Natalia Botero.

 

Aro sin salida: Primero fue el horror de las casas incendiadas, los muertos y la huida. Después la desesperanza de los pobladores de no poder recuperar lo que algún día había sido suyo. En octubre de 1997, 300 personas del corregimiento de El Aro (Ituango, Antioquia) tuvieron que salir por el miedo propagado por los paramilitares del Bloque Mineros y del Bloque Norte que terminaron destrozando el lugar. Aún no hay certeza sobre lo que pasó.

 

7Estrategia de guerra: El flagelo del secuestro se fue quedando en el camino una vez el Gobierno y las FARC le abrieron las puertas a una negociación de paz. El 26 de febrero del 2016 esa guerrilla anunció que no realizaría más secuestros extorsivos. Fue uno de los primeros grandes anuncios que mostraron un giro radical en este grupo ilegal. Foto: Fabio Posada, José Luis Guzmán / El País.

 

Enredos generales: Los ‘falsos positivos’ se convirtieron desde hace varios años en el mayor dolor de cabeza de las Fuerzas Militares. Numerosos miembros del Ejército han tenido que comparecer ante la justicia por presentar como guerrilleros caídos en combate ciudadanos que nada tenían que ver con grupos subversivos. Entre el 2002 y el 2008, miembros de esa institución ejecutaron a más de 3.000 civiles. Foto: Paola Castaño / SEMANA.

 

Seguridad en fuego: La Chinita, en Apartadó (Antioquia), fue la primera masacre cometida por las FARC. En este municipio de Antioquia, la guerrilla arremetió el 23 de enero de 1994 contra un barrio de invasión donde se reorganizaron excombatientes del EPL que habían dejado las armas tres años atrás. Gran parte de los asesinados eran simpatizantes del Movimiento Político Esperanza, Paz y Libertad. Foto: Alfonso Benavides, El Espectador.

 

10 Genocidio político: En el marco de los diálogos de paz entre las FARC y el gobierno de Belisario Betancur floreció la Unión Patriótica. Desde 1986 sus miembros empezaron a participar en las elecciones. Sin embargo, el país vio cómo sus militantes fueron víctimas de amenazas, desapariciones y homicidios. La persecución afectó unas 4.000 personas, entre ellas dos candidatos presidenciales: Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo Ossa. Foto: El Espectador.

 

11Batalla perdida: La lucha contra los cultivos ilícitos es uno de los componentes más complejos de la política de seguridad que Colombia viene desplegado de la mano de Estados Unidos. El mundo lleva más de 40 años librando una guerra que ha costado vidas, miles de millones de dólares y sigue sin arrojar resultados. Los cultivos ilícitos se mantienen como el principal eje de financiamiento de los grupos armados. Foto: Brigada 23 del Ejército Nacional.

12Pesadilla ambiental: Miles de campesinos han visto fumigar sus parcelas con glifosato por el simple hecho de estar cerca de siembras de coca. Según relatos de decenas de víctimas, la lluvia química no solo destruye los cultivos, sino que también ocasiona daños a su salud. Aunque el país se prepara para decirle adiós a la conocida práctica, una puja entre los órganos de control tiene en vilo el uso o no del agente para menguar la proliferación de los cultivos ilícitos.

 

13Estrategia de guerra: Durante muchos años, el secuestro político se extendió en Colombia como arma de guerra de los grupos al margen de la ley. Según el Centro de Memoria Histórica y Cifras & Conceptos, entre 1970 y el 2010, 39.058 personas fueron secuestradas, al menos una vez. Estas fotografías hacen parte de las pruebas de vida de los militares grabados aparentemente antes del 12 de abril fecha de la última manipulación hecha a la USB.

 

14Sin dejar rastro: La incursión del Ejército y la Policía en octubre del 2002 a la Comuna 13 fue una de las acciones institucionales que también dejaron heridas en esta guerra. Durante cuatro días las autoridades desterraron a las milicias urbanas de las FARC, el ELN y los Comandos Armados del Pueblo (CAP) que operaban en esta zona de Medellín. Pero también el operativo dejó muertos inocentes y desaparecidos. Foto: Jesús Abad Colorado.

 

15 Un negocio: Por muchos años un buen número de extorsiones y vacunas bastó para sostener el aparato militar de las FARC. Se trató de un cobro mensual que miembros de esa guerrilla hacían a los pobladores, comerciantes y empresarios de las diferentes regiones en las que operaron. Este es un documento incautado a un comité de finanzas de un frente. Foto: Juan Carlos Sierra.

 

16-Peligro latente: Los antecedentes no han sido suficientes para menguar los ataques a líderes políticos y sociales. Durante el 2016 han sido asesinados al menos a 12 civiles cercanos a la Marcha Patriótica, el Partido Comunista, la Unión Patriótica y organizaciones campesinas. Las alarmas se mantienen, pero nadie da razón sobre quiénes pueden ser los responsables. Este es un panfleto intimidatorio divulgado en Puerto Boyacá. Foto: Daniel Reina Romero / SEMANA.

 

17 Fantasma urbano: El 7 de febrero del 2003 un artefacto estalló en el club El Nogal, en el norte de Bogotá. Esa noche murieron 36 personas y quedaron gravemente heridas más de 200. Muchos de los sobrevivientes tienen enormes secuelas físicas y morales. La justicia colombiana culpó a las FARC por lo que pasó, pero esa guerrilla aún no lo ha reconocido.

 

18Botín de guerra: Los cuerpos de las mujeres y niñas fueron el botín de los actores del conflicto armado. Sirvieron para sembrar el terror en las comunidades, como métodos de tortura y control sobre la población. En Montes de María, por ejemplo, hubo “un sistema de violencia sexual sistemático para castigar a aquellas que eran consideradas transgresoras de los códigos de conducta”.

 

19Toribío bajo fuego: Desde 1983, cuando los habitantes de Toribío (Cauca) vivieron la primera incursión guerrillera, han tenido contados los días de calma. Si las cuentas no fallan, sus pobladores han sufrido poco más de 600 ataques y hostigamientos. Uno de los más sonados fueron los cuatro días que permaneció la comunidad Nasa bajo el fuego cruzado de la guerrilla y el Ejército. 

Lo que no veremos más con el fin de la guerra

Semana.com hace un recorrido por diferentes y dolorosos hechos que, con el fin de las acciones armadas, se espera que no se repitan en Colombia.

http://www.semana.com/acuerdos-de-paz/fotos/lo-que-no-veremos-con-el-fin-de-la-guerra-478846 

21.17.- INNOVACIÓN: ¿MERCADO O ESTADO? – Beethoven Herrera

La conclusión de Mariana Mazzucato es que empresas privadas se están apropiando de propiedad pública a través de procesos de socialización del riesgo.

En su libro “El Estado Emprendedor” (2015), Mariana Mazzucato intenta demostrar que la inversión pública ha sido clave en la generación de adelantos tecnológicos, a menudo atribuidos exclusivamente al sector privado, y sostiene que la innovación está lejos de ser producto solo de las fuerzas del mercado.

11 jun  2017.- Pero sus contradictores consideran que “las tesis de Mazzucato están fundamentalmente erradas, desde un plano histórico, teórico y empírico. La sociedad sí es capaz de innovar en ausencia de un extenso Estado emprendedor” (Instituto Juan de Mariana, 2016). En suma, sostienen que la sociedad puede innovar en ausencia del Estado, pero puede innovar mejor con ayuda de este.

Mazzucato controvierte la tesis de que para tener naciones más competitivas e innovadoras es necesario contar con más mercado, y que el Estado solo debe intervenir la economía para corregir ‘fallas de mercado’, o ‘nivelar el campo de juego’ de los agentes; mientras que el sector privado debe impulsar la innovación. Sostiene, además, que el Estado puede hacer cosas más difíciles de las que realizaría el sector privado, pues puede invertir en áreas intensivas en capital, de mayor riesgo, a largo plazo, aún con menores rendimientos, y cree que el Estado debe apostarle a áreas a las que el sector privado no lo haría, incluso teniendo los recursos para ello. Así, el Estado favoreció la creación de internet y el surgimiento de la nanotecnología.

Destaca la autora, que a las empresas les interesa obtener utilidades en corto plazo, y se ha subvertido el sistema de patentes, pues se han patentado investigaciones realizadas con fondos públicos, y se registran procedimientos y no productos, lo cual impide utilizar esa técnica en nuevas investigaciones. Esa creencia de que para innovar se necesitan menos impuestos y regulación, pero la reducción de gravámenes per se no genera más innovación, y, en cambio, se ha vuelto corriente que se patenten medicamentos viejos con leves modificaciones.

Parece paradójico que el número de patentes esté aumentando, al mismo tiempo que se reduce la inversión en C&T, y la hipótesis que aporta Mazzucato es que ello puede deberse a la tendencia creciente de muchas empresas a comprar patentes de desarrollos que se produjeron en otras partes.

En contra de Mazzucato los analistas del Instituto Juan de Mariana sostienen que: “La mayoría de los ejemplos que Mazzucato pone como casos de emprendimiento estatal no son esfuerzos conscientes en una dirección, sino fundamentalmente inversiones en ciencia básica, universidades y otras agencias, sin un propósito específico”, y selecciona 24 tecnologías innovadoras a lo largo de la historia de la humanidad, entre ellas imprenta y ferrocarril; por ello sostiene que solo siete podrían deberse al Estado emprendedor: el avión, la producción en masa, el ordenador, la producción ajustada, el internet, la biotecnología y la nanotecnología.

Por su parte, Mazzucato argumenta que las tecnologías más radicales en la química farmacéutica han salido de laboratorios del gobierno o de universidades públicas, mientras que, paradójicamente, muchas farmacéuticas justifican los altos precios con su necesidad de cubrir costos de investigación.

Para Mazzucato, la industria farmacéutica es altamente improductiva en innovación, pues hace pequeñas variaciones de drogas que ya existentes, en tanto que los laboratorios, financiados por el Estado, asumen desarrollos ambiciosos con alto riesgo.
Frente a esto, el Instituto Juan de Mariana afirma que, el computador dependió de los desarrollos aislados de varias personas, entre los que se encuentran Charles Babbage, Alan Turing, Karl Zuse y Atanasoff Berry. Algunos de esos individuos no trabajaban para el Estado. Respecto al internet, señalan que el sector privado se encargó de desarrollar redes telefónicas y telegráficas, y J. C. Licklider tuvo la idea original de internet antes que la agencia gubernamental estadounidense Darpa, la cual, en cambio, fue precursora de internet.

Pero las grandes compañías que se han beneficiado de las tecnologías financiadas por el Estado, asumen prácticas de tercerización laboral y outsourcing desde el extranjero, y han diseñado modelos complejos de evasión de impuestos, transfiriendo sus utilidades a paraísos fiscales.

Por ello, la Comisión Europea obligó a Irlanda a exigir a Apple el pago de 13.000 millones de euros más intereses, por haberse beneficiado entre el 2003 y el 2014 de rebajas fiscales que le fueron otorgadas. Irlanda tiene uno de los impuestos de sociedades más bajos de Europa, (12,5 por ciento, menos de la mitad de la media europea), y aun así, Apple llegó a un acuerdo para pagar solo el 1 por ciento en tributos por sus beneficios del 2003, tasa que fue reduciéndose hasta el 0,005 por ciento en el 2014.

La conclusión de Mazzucato es que, empresas privadas se están apropiando de propiedad pública a través de un proceso de socialización del riesgo y privatización de las ganancias, y propone repensar el modelo de recompensas y riesgo que, actualmente, está vigente. También sostiene que el Estado debe retener algunas de las aplicaciones de las patentes surgidas de las investigaciones públicas y cobrar las regalías para destinarlas a nuevas investigaciones.

El debate muestra que en la innovación los riesgos han tomado un carácter colectivo (con el Estado invirtiendo en las etapas más riesgosas e inciertas), mientras que los beneficios no han sido socialmente compartidos.

Por esta razón, la innovación no ha reducido la desigualdad, sino que la ha agravado, con especial gravedad en los precios de los medicamentos, pues el Estado ha asumido muchos riesgos y costos en la creación de tecnologías revolucionarias como Internet, y ha fallado en cobrar un retorno proporcional que pueda ser distribuido a toda la sociedad.

Beethoven Herrera Valencia Profesor de las U. Nacional y Externado. *Colaboración de Daniela Sanabria http://m.pre.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/innovacion-mercado-o-estado-506708

20.17.- LA MEDICIÓN DEL DESEMPEÑO MUNICIPAL – Jorge Iván González

El Departamento Nacional de Planeación (DNP) ha tomado la buena decisión de modificar la forma como se mide el desempeño municipal. La metodología actual tiene limitaciones que el DNP trata de corregir con la nueva medición que debe responder, por lo menos, a cuatro desafíos.

 9 jun 2017.- Primero. El instrumento debe tener mayor utilidad para orientar la política de desarrollo territorial. Los estudios del Sistema de Ciudades que coordinó el DNP pusieron en evidencia la relevancia de las aglomeraciones. La comprensión de las dinámicas urbanas no se puede hacer de manera aislada, sino que tiene que considerar los flujos (laborales, bienes y servicios) y las dependencias (ambientales, transporte, seguridad), entre las ciudades.

El Sistema de Ciudades propone ordenar el territorio teniendo como referencia los procesos de las aglomeraciones. La sostenibilidad de las ciudades depende de su relación armónica con el entorno, y el reconocimiento de estas interacciones complejas debe ser el punto de partida para el ordenamiento del territorio.

 Segundo. La nueva medición busca reconocer, de manera explícita, la heterogeneidad de la capacidad institucional de los municipios. Se trata de captar la diferencia entre las ciudades aglomeradas y las no aglomeradas, y por esta razón se propone una nueva agrupación de los municipios. La aglomeración favorece el mejoramiento de las condiciones de vida de los hogares, y crea un contexto que propicia aumentos en la productividad. Las grandes ciudades aglomeradas tienen condiciones para su desarrollo considerable diferentes a las de los pequeños municipios. El nivel de autonomía es muy superior en las ciudades aglomeradas que en el resto y, por tanto, pueden avanzar más rápidamente en aspectos tan importantes como el aumento de los recursos propios. La nueva medición tiene en cuenta las “dotaciones iniciales” de los municipios (ingresos tributarios per cápita, densidad empresarial, grado de ruralidad), y reconoce que éstas son determinantes de sus márgenes de maniobra. De allí se deriva una conclusión clara: la responsabilidad de los municipios es mayor cuando las dotaciones iniciales son superiores.

 Tercero. La medición propuesta informa mejor sobre los cambios de variables relacionadas con el bienestar de la población. Los municipios deben converger en sus condiciones de vida, manteniendo diferencias en otras dimensiones relacionadas con la vocación productiva. El bienestar se capta a través de los resultados en educación, salud, servicios públicos y seguridad. Gracias a la medición se puede saber si con el paso del tiempo los municipios van disminuyendo las brechas en estas variables.

 Cuarto. La nueva medición es más sencilla y fácil de entender. La ciudadanía y los gobernantes se apropian de los indicadores, y los incorporan en la gestión si son comprensibles, y si sus componentes tienen una relación directa con las decisiones de la política pública. En la nueva metodología se eliminan las “cajas negras” (procesos estadísticos complejos) que dificultaban la comprensión del indicador.

 Resumiendo, la nueva medición del desempeño municipal, pone el énfasis en la gestión y los resultados y, sobre todo, en la evaluación se tendrá en cuenta la dinámica de las aglomeraciones, la heterogeneidad de los municipios y la diversidad de sus dotaciones iniciales.

http://www.larepublica.co/la-medici%C3%B3n-del-desempe%C3%B1o-municipal_518946

 

19.17.- EL POPULISMO Y SUS PARADOJAS – Mariano Schuster

El politólogo César Ulloa* aclara si es la redención de los excluidos o el control del Estado. Cuáles son los fenómenos populistas latinoamericanos y por qué se producen en unos países y en otros no.

P.- Durante los últimos diez años, con el desarrollo de gobiernos vinculados a la llamada «izquierda nacional-popular» en América Latina, volvió a cobrar fuerza la categoría de populismo. Sin embargo, existen divergencias sobre lo que verdaderamente expresa el concepto. ¿Cuáles son, según usted, las características fundamentales del llamado populismo y que expresiones tuvo en América Latina?

R.-En la actualidad, el populismo no es un fenómeno exclusivo de América Latina. Su análisis es frecuente en Europa y ha cobrado sentido en Estados Unidos debido a la emergencia del republicano Donald Trump. Esto no quiere decir que sea comprendido de la misma manera en las distintas latitudes. Sin embargo, desde los años 30 hasta la actualidad ha sido recurrente en Argentina, Brasil y Ecuador, así como en Perú, Bolivia y Venezuela. Por ello, se han identificado tres olas del populismo: el «clásico», que se extiende entre las décadas de 1930 y 1970, el «neopopulismo» de la década del 90, y el «radical», que comienza a fines de los años 90 y llega hasta nuestros días. En la primera ola sobresalen las figuras de Juan Domingo Perón, Getúlio Vargas y Velasco Ibarra; en la segunda se encuentran Alberto Fujimori, Carlos Palenque, Max Fernández y Abdalá Bucaram; y en la tercera sobresalen los nombres de Hugo Chávez, Rafael Correa y Néstor y Cristina Kirchner. Antes de proponer una caracterización del populismo es necesario indicar que no hay un común denominador en la academia en cuanto a su definición. Además, este término ha sido vaciado de sentido por el uso indiscriminado de la prensa y en la conversación cotidiana. No obstante, por populismo entiendo una estrategia política que carece de ideología. Es reactivo, porque emerge como respuesta a una coyuntura de crisis institucional que evidencia el colapso del sistema político. A través de una retórica refundacional, el líder que encabeza este fenómeno promete al «pueblo» una realidad en la que se reconocen las virtudes de la clase más pauperizada y se demoniza a quienes la oprimen. Todo el tiempo genera un escenario de polarización en una lógica de suma cero. Pese a que se muestra democrático en el discurso y a que en algunas ocasiones amplía los derechos civiles y políticos, personaliza excesivamente el poder, desbarata la institucionalidad y depende en su totalidad del líder. Tiene pocas posibilidades de renovar liderazgos.

P.- En su trabajo «El populismo en escena» usted estudia diversos casos y marca como experiencias populistas las de Venezuela y Ecuador. ¿Por qué podrían inscribirse bajo ese concepto y por qué se desarrolla este fenómeno allí, y no en países como Chile o Uruguay?

R.– Ecuador y Venezuela mantuvieron sistemas políticos diferentes durante el siglo XX, pero en un momento de su historia (la década del 90 e inicios de los 2000) atravesaron las mismas condiciones sociales y políticas que dieron paso al populismo. Esas características comunes fueron el declive y la desaparición del sistema de partidos, la peor calificación de las instituciones del Estado por parte de la población, un contexto de antipolítica alimentado por los medios y varios sectores, y la exigencia popular de una emergencia de líderes nuevos, no necesariamente de los partidos que dominaron la escena por décadas. Hubo una apuesta popular por outsiders y personajes que se presentaron como antipolíticos. Esto no sucedió en Chile ni en Uruguay, que atravesaron la transición a la democracia en la década de 1980 con sus propias particularidades. En estos países retornaron los partidos tradicionales al poder e, incluso, en Uruguay ingresó en la contienda una nueva fuerza política como es el Frente Amplio. También se apuntaló el fortalecimiento de las instituciones y el Estado de derecho. Es decir, no hubo margen de acción para outsiders y populistas, porque la población no dio cabida a este tipo de manifestaciones. Ahí es difícil jugar por fuera de los partidos y burlar el sistema político.

P.- ¿Cuáles son, según su mirada, las principales similitudes y las principales diferencias en los procesos gubernamentales de Venezuela, Ecuador y Bolivia, analizados bajo su categoría de populismo?

R.- Respecto de las diferencias, en Ecuador se configuró, con Rafael Correa al mando, una propuesta que juntó la tecnocracia y el populismo sin que se haya logrado escapar de una economía rentista petrolera y la tentación de controlar las instituciones. En Venezuela se produjo la configuración de un Estado de control desde una alianza cívico-militar con escaso margen de acción para el poder civil por fuera del chavismo y, al igual que en Ecuador, se exacerbó la dependencia del petróleo y la política asistencial-clientelar bajo los planes sociales. En cambio, en Bolivia se produjo la génesis y la consolidación de un Estado calificado por Evo Morales como poscolonial, que quiere reflejarse en el rostro mayoritario de su población indígena. En los tres casos, los liderazgos han sido fuertes e insustituibles dentro de sus organizaciones políticas.

Las similitudes en los tres casos son la sobredimensión de las virtudes de los líderes, quienes no lograron fomentar una renovación programada de cuadros políticos. Chávez, Correa y Morales privilegiaron el contacto cara a cara con el pueblo, para lo cual esquivaron las mediaciones institucionales y saturaron la política con su presencia en los medios. También fomentaron un clima de polarización y están en permanente confrontación con enemigos reales e imaginarios. Pese a su política de ampliación de derechos, se verifican lesiones a las libertades civiles y políticas. Eso explica por qué atacan y, en algunos casos, debilitan a las voces opositoras, contando muchas veces con el respaldo popular.

P.- ¿Qué papel juega la fragilidad institucional en el desarrollo de lo que usted entiende por populismo y cómo se expresa esto en los procesos de América Latina?

R.- La fragilidad institucional es una condición necesaria para la emergencia del populismo, pues la desaparición de los partidos y la incredulidad en las funciones del Estado por su incapacidad de procesar las demandas populares provocan un escenario de desencanto que deviene en la búsqueda de algo (y alguien) transgresor, que sintonice con las exigencias sociales. Esta condición se cumple cuando el sistema político no puede sintonizar con la sociedad y, peor aún, incluir en la comunidad política a los segmentos históricamente excluidos. En los países donde los partidos siguen siendo la correa de transmisión entre la sociedad y el Estado (debido a la participación de las personas y a una tradición organizativa) el ingreso del populismo es muy difícil. Eso se observa en Uruguay porque tiene los partidos más antiguos de América Latina y porque registra los más altos niveles de participación ciudadana. Otro caso es Costa Rica, donde no solo se respalda el papel de los partidos, sino que estos tienen la capacidad de trabajar en conjunto por un proyecto de país a largo plazo en lo económico y político.

P.- Por un lado, el populismo ha sido defendido por sus políticas de «ampliación de la democracia». Por el otro, ha sido caracterizado como un negador de esta, dados los rasgos personalistas y su apelación al «pueblo» cuando representa, en realidad, a una parte de él. ¿Es posible que sucedan ambas cosas? ¿En qué aspectos el populismo amplía la democracia y en cuáles la reduce?

R.- El populismo juega con las reglas de la democracia en su perspectiva minimalista, es decir compite y gana las elecciones. Además, en su discurso promete remozar esa democracia mediante la ampliación de los derechos civiles y políticos, como cuando Velasco Ibarra en Ecuador combatió el fraude electoral de conservadores y liberales e incorporó a la comunidad electoral a más ciudadanos para que puedan ejercer su derecho al sufragio. O, como cuando Juan Domingo Perón y su esposa Evita incluyeron a la mujer en la vida política. Lo mismo puede decirse de Getúlio Vargas, quien incorporó al juego de la política a los sindicatos y los gremios. En los dos últimos casos, lograron crear sendos partidos políticos, pero en Ecuador funcionó mejor la extrema personalización del líder. En tiempos más actuales, Chávez y Correa introdujeron varias figuras de democracia directa en las constituciones bajo un sentido de democracia radical, en el que la participación se ubica sobre la representación liberal. En Venezuela se crearon los Consejos Comunales, las Asambleas Populares y los Comités de Defensa de la Revolución, mientras que en Ecuador se creó el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social; no obstante, estas instancias llevaron a un control de la participación por parte del gobierno, lo que genera un contrasentido, pues se entendería que cualquier propuesta progresista auspicia una participación activa, espontánea, comprometida y no condicionada por el Ejecutivo y su organización política.

En este sentido, el populismo se entrampa en su propia paradoja, pues si bien promete una democracia que redime a los excluidos, por otro lado controla que la población no escape del aparato del Estado. Castiga la disidencia como todos los populismos a lo largo de la historia y clausura las libertades de opinión y expresión. Una de las características comunes entre los gobiernos de Chávez y Correa es que confunden el papel del Estado como si fuesen sus partidos políticos, ya que dirigen todo el poder de las instituciones contra el enemigo de turno (real o imaginario), que podría amenazar el proyecto. En su faceta humanizadora, el populismo convierte al líder en una persona que está cerca del pueblo, es de carne y hueso y por eso puede romper el protocolo y las reglas ceremoniales de la clase opresora.

De ahí la necesidad de analizar con más detenimiento el discurso democratizador del populismo durante las campañas electorales y en las gestiones, así como la institucionalidad que diseña en términos de democracia directa y el papel real de la ciudadanía ante el aparataje gubernamental partidario.

César Ulloa es Doctor en Ciencias Sociales por Flacso-Ecuador, especialista en Ciencia Política, Magíster en Ciencias Internacionales (UCE) y Magíster en Gerencia Cultural por la Red UREL-UTE.

http://nuso.org/articulo/el-populismo-y-sus-paradojas/

 

18.17.-LA CONSTITUCIÓN ES INCONSTITUCIONAL – Mauricio Cabrera Galvis

Como todavía no se conoce el texto de la sentencia, es posible que la Corte solo se esté refiriendo a aspectos formales del ‘fast track’. 

Los congresistas del Centro Democrático celebraron como un gran triunfo que la Corte Constitucional hubiera aceptado uno de sus argumentos contra el fast track para la implementación del Acuerdo con las Farc. Fue un logro muy parcial porque la verdad es que la Corte no aceptó la demanda que pretendía tumbar el fast track y, peor para ellos, no echó para atrás ninguna de las leyes ya aprobadas con ese mecanismo.

En el 2007 cuando se debatió en el Congreso la aprobación del TLC con EE.UU. varios senadores quisieron cuestionar aspectos específicos del tratado, pero el Gobierno no aceptó el debate porque decía que las facultades del Congreso, según el numeral 16 del artículo 150 de la Constitución, eran solo de “aprobar o improbar” los tratados internacionales, y no podían modificarlos. En ese momento los partidarios del expresidente del todo vale aceptaron y defendieron esa limitación a la capacidad deliberativa del Congreso, y nadie argumentó que fuera en contra del principio de la separación de poderes. La misma Corte no admitió las demandas de inconstitucionalidad contra el TLC.


22 may 2017.- Sin embargo, según el comunicado de prensa, la Corte si tumbó el inciso que decía que “los proyectos de ley solo podrán tener modificaciones siempre que se ajusten al contenido del Acuerdo Final y que cuenten con el aval previo del Gobierno Nacional”, dizque porque esta disposición sustituía la Constitución pues limitaba la capacidad deliberativa y decisoria del Congreso, violando así el principio de la separación de poderes.

Para un lego en materias constitucionales resulta difícil entender los argumentos del CD y de la Corte. Primero, por razones históricas. En el 2007 cuando se debatió en el Congreso la aprobación del TLC con EE.UU. varios senadores quisieron cuestionar aspectos específicos del tratado, pero el Gobierno no aceptó el debate porque decía que las facultades del Congreso, según el numeral 16 del artículo 150 de la Constitución, eran solo de “aprobar o improbar” los tratados internacionales, y no podían modificarlos.

En ese momento los partidarios del expresidente del todo vale aceptaron y defendieron esa limitación a la capacidad deliberativa del Congreso, y nadie argumentó que fuera en contra del principio de la separación de poderes. La misma Corte no admitió las demandas de inconstitucionalidad contra el TLC.

Se podría argumentar que esa limitación es para el caso de la aprobación de tratados con otros Estados y no puede aplicar para un Acuerdo con un grupo guerrillero. No es cierto. La misma Constitución (art. 150-14) señala que otra función del Congreso es “aprobar o improbar los contratos o convenios que, por razones de evidente necesidad nacional, hubiere celebrado el presidente de la República con particulares…”; tampoco incluye la facultad de modificar esos convenios.

Sin ser abogado, se mete uno en camisa de once varas al opinar sobre estos temas, pero, como aficionado a la lógica aristotélica, se puede plantear un silogismo que señala una posible contradicción en la decisión de la Corte.

Premisa mayor: según el artículo 150-14 de la Constitución, al Congreso no le está permitido modificar el Acuerdo de Paz con las Farc, por ser este de evidente necesidad nacional, tal como lo reconoció la misma Corte.

Premisa menor: la Corte Constitucional afirma que es inconstitucional que el fast track le impida al Congreso modificar el Acuerdo porque se limita su capacidad deliberativa y se viola el principio de la separación de poderes.

Conclusión: el artículo 150-14 de la Constitución es inconstitucional y sustituye a la Constitución.

Como todavía no se conoce el texto de la sentencia, es posible que la Corte solo se esté refiriendo a aspectos formales del fast track, como por ejemplo que las modificaciones deben ser avaladas por el Gobierno, o que no se pueda votar en bloque, pero mantenga la prohibición de modificar el Acuerdo. Sería lo mejor para evitar contradicciones y consolidar el proceso de paz.

* * *
Adenda: Que insulto a la memoria y el legado de Luis Carlos Galán que la condecoración que lleva su nombre le sea entregada a un personaje como el destituido exprocurador que es enemigo declarado de los principios liberales y progresistas que siempre defendió Galán.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/mauricio-cabrera-g-la-constitucion-es-inconstitucional-506142

17.17 .-TIERRAS: CODICIA DESBORDADA – Cristina de la Torre

 Su angurria no tiene límites. No contentos con que se les legalice lo usurpado, los poderosos del campo quieren reducir a fórmula inane el poder de expropiar y de extinguir dominio sobre tierras inexplotadas, que el Ejecutivo ostenta desde 1936. Temiendo su aplicación ahora, se despelucan ellos por reversar la legislación vigente. El coco castrochavista seguirá probando su eficacia como coartada para preservar el acaparamiento de tierra, y agudizarlo, en un país donde 80 % de la población campesina se apelmaza en el 5 % de la tierra cultivable, para producir el 90 % de los alimentos.

 

 22 May 2017.- Pero, en el juego de encenderle una vela al campesino y otra a su enemigo inveterado, el Gobierno le concede a éste gabelas que podrán malograr la reforma. Como la legalización de baldíos usurpados, cuyo trofeo es la Ley Zidres. Y la supresión de la expropiación por vía administrativa, para condenarla a su agonía en la inmovilidad eterna de los juzgados. Cosa distinta haría una jurisdicción agraria creada para desenredar y evacuar rápidamente los procesos.

Exultante el uribismo con el golpe de mano que la Corte acaba de asestarle a la implementación de los Acuerdos de Paz, cuyo eje es precisamente la reforma rural; el CD librará una batalla encarnizada contra ella. Asistiremos a la enésima defensa de la concentración de tierras, mientras la derecha armada hace lo suyo en custodia de los predios robados al campesino. Y el país podrá verse de nuevo ante el abismo de la guerra. Misión cumplida. Tras el fragor de la contienda pretenderá seguir agazapado el curubito de los avivatos, miembros prestantes del empresariado y de la política, contra quienes pide acción judicial la Contraloría por haber adquirido ilegalmente 123.000 hectáreas en baldíos destinados a economía campesina.

La prohibición de acumular tierras para no explotar o cultivar a medias, mientras se valorizan y no pagan impuestos, viene desde 1936. A la luz de la función social de la propiedad, toda la legislación agraria hasta hoy consagra la extinción de dominio para lotes de engorde y predios inadecuadamente explotados. Y expropiación con indemnización, por razones de utilidad pública o de interés social. No se buscó en el 36 cambiar la estructura de propiedad agraria; antes bien, se quiso fortalecer la propiedad privada mediante titulación. Modestísimo alcance que se repite hoy, si se comparan estas iniciativas con las muy liberales reformas agrarias que Europa ejecutó con incautación directa del latifundio y su repartición entre el cultivador medio y el pequeño.

En su tortuosa concertación con los gremios del agro, aceptaría el Gobierno como legal la acumulación de baldíos antes de 1994. Y, además, esos predios sólo configurarían acumulación indebida si el Registro lo hubiese consignado por escrito. Naturalmente, casi ninguna escritura habrá incorporado la nota, y no podrá argumentarse ilegalidad. Será vía expedita para fomentar el acaparamiento y perdonar el robo de las tierras reservadas por la Constitución al campesino que las necesita.

Como van las cosas, en el proyecto que el Gobierno negocia no quedaría espacio para la agricultura campesina. Ni la concentración servirá siempre a proyectos productivos sino a la especulación con la tierra, bien protegida por las armas y por un remedo de catastro rural que no obliga con impuestos. Aboga Alejandro Reyes por “garantizar la propiedad de tierras legales, no de las ilegales”. También se ha dicho que el último recurso para asegurar una reforma rural capaz de desactivar la causa mayor de la guerra será la movilización social y política de todos los demócratas contra la codicia desbordada de quienes llevan siglos haciendo lo que les da la gana.

http://www.elespectador.com/opinion/el-pecado-de-la-democracia-directa-columna-693919

 

17.17.- LA CUESTIÓN AGRARIA, DE NUEVO – Salomón Kalmanovitz

El Gobierno ha reabierto el debate público en torno al ordenamiento de la propiedad de tierras rurales. Se trata de un tema crucial para tres millones de ciudadanos que insisten en seguir cultivando el campo, como lo han hecho por centurias. El problema de fondo es que nunca fueron considerados como ciudadanos por las elites que monopolizaron la tierra; por lo tanto, no tuvieron derechos de propiedad a los suelos que colonizaron y cultivaron. El conflicto reciente exacerbó la desigualdad pues facilitó el desplazamiento de millones de familias campesinas. En efecto, el Gini de tierras que era de 0,86 en 1970 alcanzó a 0,91 según el Censo Agropecuario de 2014: 0,2 % de las explotaciones son dueñas del 72 % de la superficie, donde varias de ellas pueden ser de un mismo dueño.

21 may 2017.- Un político y terrateniente notorio es Álvaro Uribe, cuya hacienda El Ubérrimo cuenta con 1.150 hectáreas, muy cerca de Montería. Es tierra fértil que en esa zona alcanza cotizaciones de $28 millones por hectárea. La propiedad se acerca entonces a valer $32.200 millones; no se sabe si es explotada intensivamente. Hace varios años traté de averiguar el impuesto predial que pagaba el expresidente a la ciudad de Montería y lo único que pude averiguar fue que el aporte de todos los predios rurales al municipio era irrisorio. Lo cierto es que la ciudad está muy agradecida por un puente que su administración construyó sobre el Rio Sinú y valorizó al Ubérrimo. Tampoco se conoce si el senador pagó impuesto de guerra que él mismo hizo aprobar cuando fue presidente y que después se tornó en impuesto a la riqueza.

La Contraloría cuestionó recientemente que, de esa hacienda, 150 hectáreas habían sido baldíos entregados a campesinos quienes no podían venderlas; el senador tuvo que admitir que posiblemente debería devolver o recomprar esa extensión. Además, la familia Uribe es dueña de otra hacienda en Antioquia, llamada Guacharacas, que tiene una extensión de 2.000 hectáreas, divididas por el Rio Nus, más alejada de grandes centros urbanos, pero igualmente muy valiosa. Su primo, Mario Uribe, hoy en la cárcel, iba detrás de los paramilitares que aterrorizaban a campesinos para comprarles barato sus posesiones; así también, miles de empresarios violentos se lucraron del conflicto, agravando la desigualdad.

Lo que quiero resaltar es que Álvaro Uribe representa intereses que se oponen a cualquier cambio en la legislación agraria, sobre todo a una jurisdicción de tierras que falle sobre aquellas en disputa. También se opone al catastro multipropósito que permita cobrar impuestos justos que ayuden al desarrollo de los municipios en donde prosperan esas enormes propiedades.

La propuesta del Gobierno introduce los jueces de tierras que oirán a todas las partes en disputa y fallarán en derecho, protegiendo la propiedad privada de todos. Según Gloria Barney, se da “el reconocimiento de las actividades de la economía del cuidado como hechos positivos constitutivos de ocupación y posesión son un avance importante que es necesario concretar en mandatos precisos”. La propuesta no define bien la Unidad Agrícola Familiar e introduce la posibilidad de entregar baldíos a las sociedades jurídicas, lo cual resta del inventario de tierras que puedan ser entregadas a campesinos. Hay que aclarar que, sin un catastro moderno, ni el propio Estado conoce qué tierras le pertenecen.

www.elespectador.com/opinion/la-cuestion-agraria-de-nuevo-columna-694863

 

16.17.- HAY QUE AFLOJAR LA TIERRA – Jorge Iván González

En 2002, Darío Fajardo publicó un libro con el título “Para sembrar la paz hay que aflojar la tierra”. Las discusiones alrededor de la tierra se han intensificado estos días, porque se ha sometido al debate público el proyecto de la ley sobre el ordenamiento social de la propiedad y tierras rurales. Las reacciones en contra del proyecto han sido muy duras, y muestran que los grandes propietarios no están dispuestos a a aflojar la tierra.

12 05 2017.-  Entre sus objetivos, el proyecto busca formalizar la propiedad rural, concretar el catastro multipropósito, darle vía al Observatorio de Tierras, sancionar a quienes no realicen una explotación económica, definir las características de los planes de Ordenamiento Social de la Propiedad, poner en marcha el Fondo de Tierras, recuperar baldíos de la Nación, distribuir tierras con criterios de eficiencia y equidad.

El proyecto contribuye a modernizar el sector agropecuario. Una de las expresiones más claras del atraso del campo colombiano es la concentración de la propiedad de la tierra. Pero quienes se oponen al proyecto desconocen esta realidad. El censo agropecuario confirma las advertencias que desde hace años está haciendo el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac). El Gini de concentración de la tierra oscila entre 0,8 y 0,9. Y esta distribución tan desigual tiene impactos negativos en la productividad del sector, y en la calidad de vida de los habitantes del campo. La distribución es bipolar. Por un lado, se observan grandes extensiones sin explotar adecuadamente; y por el otro, se presentan fraccionamientos excesivos de la propiedad. Sobre la pésima distribución de la tierra en Colombia coinciden los diagnósticos del Dane, el DNP, la Upra, el Ministerio de Agricultura, la Misión Rural y, a nivel internacional, Naciones Unidas, la Cepal y el Banco Mundial.

El proyecto de ley introduce mecanismos que estimulan el mercado de tierras, la eficiencia y la equidad. La norma crea condiciones para que haya un tránsito ordenado y pacífico hacia una sociedad moderna, en la que se elimine la brecha urbano/rural. No tiene sentido afirmar que el proyecto no respeta la propiedad priva-da. Todo lo contrario. La formalización es el eje de la propuesta.

Uno de los temas que más rechazo ha generado es la sanción a los suelos inexplotados. Puesto que la tierra no es bien como cualquier otro, y es escasa por su misma naturaleza, es perfectamente legítimo obligar a su propietario a que la explote de manera inadecuada. La idea no es nueva, y desde hace años se aplica a los predios urbanos. A finales del siglo XIX liberales radicales, como Henry George, rechazaban a los rentistas del suelo. Y en los años 30 del siglo XX, Harold Hotelling proponía que los impuestos se diseñaran de tal forma que obligaran a una explotación del suelo que fuera favorable al bien común.

Todo indica que el Gobierno no se la va a jugar por el proyecto. Y que no van a prosperar las sanciones de tipo administrativo a las tierras inexplotadas. Frente a esta realidad el único camino que quedaría para modernizar el campo es la vía tributaria. Y, entonces, la consolidación del catastro multipropósito es una prioridad. El impuesto se podría regular de tal manera que los suelos no explotados paguen prediales altos. La tributación es un buen mecanismo para aflojar la tierra.

http://www.larepublica.co/hay-que-aflojar-la-tierra_507791

 

15.17.- La “inactualidad” de Gramsci – Nicolás Alberto González

 “¿Cómo describir físicamente a Gramsci? Imaginemos el cuerpo débil de un pigmeo y sobre este cuerpo la cabeza de Dantón” (Sandro Pertini, 1986)

27 abr 2017.-  “La utopía consiste precisamente en no poder ver la historia como movimiento libre”, escribe un preso de Mussolini en un vulgar cuaderno escolar a rayas. En cada página hay una numeración correlativa hecha con pluma en tinta verde, lleva un sello burocrático y ominoso:

“Casa-Penale-Speciale-di-Turi” (Casa Penal Especial de Turi), un lugar de reclusión en Bari del Stato Totale. El detenido es el preso Nº 7047, un tal Antonio Gramsci, arrestado desde 1926 cuando ejercía como diputado y al mismo tiempo como Secretario General del Partido Comunista. Un tribunal político especial le condena en 1928 a 20 años, cuatro meses y cinco días de reclusión.

La carrera revolucionaria, decía Horkheimer, no conduce a los banquetes y títulos honoríficos, a investigaciones interesantes y sueldos de profesor, sino a la miseria, a la calumnia, que sólo una fe casi sobrehumana puede iluminar. Sin esperanza, y para la eternidad ( für ewig escribe en una carta, tomado la expresión de Goethe) comienza a reunir una gran teoría a partir de segmentos (de “fragmentación formal” podrían definirse filológicamente sus Quaderni ), reflexiones y una potente autocrítica del movimiento comunista internacional y de su propia praxis. Los Quaderni se escribieron en este curioso circuito panóptico mussolinianne: un derrotero de la celda al almacén de libros y del almacén de libros a la celda. En ellos queda claro que la autocrítica, en términos gramscianos, no es otra cosa que la constatación de una verdad concreta. ¿La filosofía como consolación de la derrota de la izquierda en toda Europa? ¿Una consolatione philosophiae en clave comunista? En parte sí, en parte no: Gramsci apunta con urgencia y ansiedad las claves para releer a Marx, para volver a reconstruir su teoría separada de todo Idealismo y volver a empezar en la práctica con nuevas herramientas críticas. El método gramsciano es, visto en líneas generales, bien simple: tornare a Marx, pero un texto de Marx lo más fiel posible y críticamente controlado, para recomenzar desde allí su hilo filosófico-político perdido.

Como un intento de refundación teórica, la idea que el marxismo debe ser una anticipazione teorica , que no “retorna” a Marx, sino que “vuelve” por primera vez al original, y Gramsci es consciente de ello: siempre habla de la búsqueda vital de un “Marx auténtico”. Lo más importante era que Gramsci descubría el estrecho nexo, mediato, entre la carencia teórica y la miseria práctica de la izquierda. Como señalaba en un escrito de juventud “el primer paso para emanciparse de la esclavitud política y social es la liberación de la mente”. Es la más revolucionaria de las virtudes, la bondad del pesimista. Como decía Silone, toda derrota es siempre menos desalentadora que la más alentadora de las mentiras. Pero, ¿cuál es la situación real del legado gramsciano hoy? “Casi ya nadie lee sus escritos” se lamentaba el historiador Paolo Spriano en los 1980’s, sentencia que podría trasladarse a 2017. Gramsci es nuestro pensador más “inactual”, aunque todavía no es un póstumo. Un inactual, como lo sabía Nietzsche, siempre puede anticiparse a su tiempo, siempre esconde la posibilidad de devenir actual, aguarda con paciencia no solo el ser escuchado, sino el ser comprendido.

La imagen pública de Gramsci ha oscilado entre la epifanía y la desaparición total, entre el Gramsci “político del PCI” y el Gramsci “de y para todos”. La oscilación entre uno y otro polo nos ha presentado a un Gramsci mártir, Gramsci ortodoxo, Gramsci heterodoxo, Gramsci herético, Gramsci nacional-popular, Gramsci hermano mayor de Togliatti, Gramsci maoísta, incluso un Gramsci liberal que puede citar en público sin problemas hasta Sarkozy. Las ideologías partidarias ejercían el papel de regidor, una puesta en escena en la que Gramsci representaba la trama, la materia prima. Recibimos un Gramsci “embalsamado”, sublimado, retratado como un alma bella. Hay que decirlo con claridad: el modo en el cual Gramsci penetró en la cultura de izquierda terminó por obstaculizar el desarrollo posterior de la recepción, conocimiento e interpretación de sus ideas.

Todavía no conocemos bien a Gramsci, no estamos a la altura de su filosofía de la praxis. Pero Gramsci ha devenido, a pesar de voluntades políticas y circunstancias editoriales, un arabesco ineliminable del mosaico del pensamiento universal. Porque la reflexión gramsciana in toto (no reducida a sus famosos “Cuadernos de la cárcel” y sin la mediación “togliattiana”) tiene un virtuoso doble uso en la política del cambio: instrumento precioso de análisis materialista del acontecimiento histórico-político, y, simultáneamente, intervención esclarecedora en la práctica. La teoría de Marx es eminentemente una ciencia “abierta”, no puede ser una ciencia de la legitimación, o como dice el propio Gramsci “Marx no ha escrito un credillo, no es un mesías que hubiera dejado una ristra de parábolas cargadas de imperativos categóricos, de normas indiscutibles, absolutas, fuera de las categorías del tiempo y del espacio”.

Hoy Gramsci es uno de los doscientos autores mundiales más leídos, traducidos, citados y discutidos de todos los tiempos, en cuanto autor específicamente italiano se encuentra entre los cinco más traducidos de esa lengua desde el siglo XVI. Pero su teoría todavía no tiene “traducibilidad” en la política cotidiana, en los oficios terrestres, en el diseño de programas, organizaciones y estilos de gobierno. Se trata de “usar” a Gramsci, no solo de citarlo. Nuestra tarea hoy es precisamente todavía el explorar y mapear el archipiélago Gramsci. Gramsci jamás cayó en el personalismo, odiaba el culto a la personalidad, todo lo alejaba del narcisismo del “líder” político. Desde la cárcel escribía a su hermano Carlo: “Mi posición moral es óptima: hay quien me cree un satanás, hay quien me cree casi un santo. No quiero ser ni un mártir ni un héroe. Creo que soy simplemente un hombre común y corriente, que tiene sus convicciones profundas, y que no las cambiaría por nada en el mundo”.

Un uomo medio que poseía, como lo describe el líder liberal italiano Gobetti en 1924, “la cabeza de un revolucionario”. Una época se juzga no solo por lo que genera, también y aún más por lo que valora y en especial, por lo que revalora en su pasado. Gramsci todavía sigue siendo nuestro gran inactual. Entonces, ¿qué hacer? Y aquí Gramsci también nos da la respuesta: “he aquí un objetivo inmediato: reunirse, comprar libros, organizar lecciones y conversaciones, formarse criterios sólidos de investigación y de examen y criticar el pasado para ser más fuertes en el futuro… y vencer”.

Fuente: http://blogs.publico.es/otrasmiradas/8552/la-inactualidad-de-gramsci/

14.17.- Salir del círculo vicioso de la deuda privada ilegítima al Sur del planeta – Eric Toussaint

5 000 años de deuda como arma de des posesión

19
Ilustración: Marion Sellenet – www.marionsellenet.com

Tanto en Asia, como en África y en América Latina y el Caribe, el «sistema deuda» se endurece como en los países más industrializados.

Varios cambios fundamentales se produjeron en el transcurso de los últimos cuarenta años, principalmente desde el estallido de la crisis de la deuda del Tercer Mundo al comienzo de los años 1980.

Las políticas de austeridad de ajuste estructural favorecen el recurso al endeudamiento privado

Esas políticas de ajuste estructural se generalizaron utilizando el pretexto de la crisis de la deudapública. Y esa crisis había sido provocada por el efecto conjunto de la caída de los precios, a partir de 1981-1982, de los productos exportados por el Tercer Mundo en el mercado mundial y por el aumento de los tipos de interés impuesto por la Reserva Federal de Estados Unidos desde 1979-1980. |1| La aplicación de las políticas de austeridad y de ajuste estructural dominó el final del siglo XX en la mayoría de países, en particular en los países llamados «en desarrollo» y en los países del ex bloque del Este.

Las políticas de ajuste estructural fueron dictadas por las instituciones internacionales mientras que los gobiernos de derecha estaban satisfechos de poder apoyarse en esas circunstancias para aplicar una serie de contrarreformas que servían, todas, a los intereses de las grandes empresas privadas, de las grandes potencias y de las clases dominantes locales. |2| Esas políticas degradaron las condiciones de vida de una parte importante de la población, especialmente en las zonas rurales aunque también en el medio urbano. ¿Cuáles fueron las medidas que provocaron esa mayor necesidad de la población de recurrir a la deuda privada para intentar sobrevivir? Podemos enumerar las siguientes:

  • el fin de las subvenciones a una serie de productos básicos (alimentos, combustibles para la calefacción…) y de servicios (electricidad, agua, transporte), lo que produjo un encarecimiento de la vida;
  • la política de cobro, por parte de los usuarios, de los costes en los sectores de la educación y de la salud. Esto provocó que las clases populares se tuvieran que endeudar para pagar los gastos en escolaridad y salud;
  • la supresión o privatización de los bancos públicos, especialmente aquellos que tenían a su cargo el crédito a los campesinos, a quienes condujo a caer en manos de los usureros y/o de los organismos de microcrédito,
  • la supresión de las sociedades públicas que compraban a los agricultores los productos agrícolas de base a precios garantizados, fijados por adelantado; esa supresión tuvo efectos dramáticos cuando se produjo la caída de los precios de los productos agrícolas en el mercado local y mundial, y eso los empujó al endeudamiento;
  • el fin del stock de cereales a cargo de las autoridades públicas que, antaño, garantizaba la seguridad alimentaria en caso de malas cosechas y de otros acontecimientos negativos. El fin del stock favoreció el aumento súbito y especulativo del precio de los alimentos, y llevó a las familias a endeudarse para poder comprar alimentos a cualquier precio;
  • la apertura del mercado interno a la competencia de las importaciones y de las inversiones extranjeras, que condujo a la quiebra de múltiples empresas locales y a la miseria de los pequeños productores (agricultores, artesanos…)
  • la intensificada promoción de la revolución verde y del recurso a los insumosquímicos (fertilizantes, pesticidas…) o a las semillas genéticamente modificadas (OGM). Esto condujo a los campesinos a pedir préstamos para comprar en el mercado las semillas, los pesticidas, los fertilizantes, etc., con la esperanza de poder pagar una vez terminada la cosecha y su venta en el mercado;
  • la privatización de tierras (podéis ver las contrarreformas en México en 1993, en Egipto en la misma época y en otros numerosos países);
  • el acaparamiento de tierras por sociedades extranjeras;
  • la reducción del empleo en la función pública;
  • la congelación o reducción de los salarios;
  • la generalización del IVA y de otros impuestos indirectos,
  • la reducción de las pensiones allí donde existían.

La combinación de estas contrarreformas y medidas aumentó la necesidad de recurrir al endeudamiento en las clases populares, tanto para el consumo diario como para realizar mini inversiones en el sector informal urbano, y entre los pequeños y medianos agricultores.


El desarrollo del microcrédito a partir de los años 1980-1990

Las iniciativas sobre el microcrédito se desarrollaron a partir de los años 1980. Desde el comienzo, los gobiernos y las grandes instituciones internacionales como el Banco Mundial respaldaron la promoción del microcrédito. Ese es el caso de Colombia, como lo describe Daniel Munevar en su estudio inédito. |3| En ese país, con el apoyo de fundaciones privadas, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del gobierno de Estados Unidos, las microfinanzas se desarrollaron al comienzo de los años 1980. Un plan de desarrollo de microcréditos a las pequeñas empresas del sector informal fue adoptado por el gobierno colombiano ya en 1984. Otras experiencias similares se implantaron en Bolivia, Perú y México. La institución de microcrédito más conocida en el ámbito mundial es sin duda el Grameen Bank fundado a fines de los años 1970 por Muhammad Yunus en Bangladesh. Por otro lado, el Banco Mundial promovió las microfinanzas en forma sistemática. La Organización de las Naciones Unidas se unió a esa política y proclamó el año 2005 como el «año internacional del microcrédito». En 2006, se atribuyó el Premio Nobel de la Paz a Muhammad Yunus y al Grameen Bank. Ese año, los jefes de Estado y de gobierno, y en primera fila Jacques Chirac, José Luís Rodríguez Zapatero, George W. Bush, Luiz Inácio Lula Da Silva, sin olvidar a Bill Clinton y Bill Gates, cantaron loas al microcrédito.

24
El reto es muy grande

Con un importante apoyo institucional de los gobiernos |4| y de varios organismos internacionales, las instituciones de microcrédito fueron progresivamente multiplicándose en los países en desarrollo. A escala mundial, cerca de 2.000 millones de adultos no tienen cuenta bancaria. Eso abre una perspectiva de desarrollo extraordinario para las empresas de microcrédito. En 2014, eran 1.045 con 112 millones de clientes, de los cuales el 81 % eran mujeres, y una cartera de crédito de 87.000 millones de dólares. Además, el 57 % de los y las demandantes de crédito vivían en zonas rurales. Estos datos que corresponden a 2014 se sacaron de un informe titulado Baromètre 2016 de la microfinance. |5| El documento fue editado en francés por un “consortium” que reunía a los tres principales bancos franceses (BNP Paribas, Crédit Agricole, Société Générale), la Fundación Grameen – Crédit Agricole, Renault, Véolia (primera transnacional mundial para los servicios de agua, energía y residuos), Master Card, Engie (GDF SUEZ), Danone (agroalimentaria), KPMG (una de las cuatro firmas de auditoría a nivel mundial), Vinci (infraestructuras de transporte y gestión: autopistas, aeropuertos, energía, BTP), el Ayuntamiento de París, el gobierno monárquico del principado de Mónaco, el ministerio francés de Relaciones Exteriores y de Desarrollo Internacional… La gran mayoría de los créditos concedidos se sitúan entre los 100 y los 1000 dólares.

25

26

27

28

29
Fuente : Baromètre 2016 de la microfinance

La mayoría de los bancos privados internacionales crearon una rama de microcréditos encargada de detectar las ocasiones propicias para introducirse en el sector, mediante, en general, la asociación con agencias de microcrédito ya existentes.

Ciertamente, los montos prestados son pequeños pero, como ya hemos mencionado, 2.000 millones de adultos no tienen ninguna cuenta bancaria y son potenciales clientes del microcrédito. Hay que tener en cuenta dos factores muy importantes: en primer lugar, los tipos de interés reales practicados en el sector de las microfinanzas (al añadir al tipo oficial, las diversas comisiones exigidas por los prestamistas) oscilan entre el 25 y el 50 %; en segundo lugar, según las agencias de microcrédito, el porcentaje de cobro es superior al 90 %, ya que los pobres tienen la tendencia a hacer lo imposible con tal de devolver un préstamo.


Un reto estratégico para el capitalismo

El sistema capitalista funciona porque busca permanentemente cómo penetrar y dominar esferas, espacios que no domina por completo. A fines del siglo XX, consiguió una enorme victoria con la restauración de las relaciones capitalistas en sociedades como la de la URSS, la de los otros países europeos de ese bloque, así como en las de China y Vietnam. El capitalismo aborda la crisis ambiental como una ocasión para desarrollar el mercado de los permisos de contaminación y el capitalismo verde. |6| Desde los años 1960, con el desarrollo de la revolución verde, logró encadenar a centenares de millones de campesinos al engranaje de las relaciones capitalistas haciéndolos dependientes de las semillas, pesticidas, herbicidas, fertilizantes, etc. que patenta y produce. A partir de los años 1990, se desarrolló una nueva ola de desposesión mediante una política de acaparamiento de tierras a gran escala en el ámbito internacional. |7|

Desde los años 1980, con el desarrollo del microcrédito, el capitalismo tiene como objetivo introducir, progresivamente, a los 2.000 millones de adultos que todavía no tienen ninguna cuenta bancaria en el circuito financiero que domina. Estas 2.000 millones de personas, en su mayoría mujeres, ya están introducidas en las relaciones monetarias de manera más o menos profunda, pero una parte del trabajo realizado y una parte de lo producido todavía permanece en la esfera doméstica o comunitaria no monetaria (producción alimentaria de autosubsistencia y trabajo en el hogar). Es un reto estratégico para los capitalistas conseguir introducirlas, de manera sistemática, en el sistema capitalista mediante el endeudamiento formalizado a través de relaciones contractuales de préstamo. Se trata, por ejemplo, de acabar con el sistema tradicional de mutualización del ahorro entre mujeres, allí donde todavía existe. Acabar, por ejemplo, con las «tontinas» del África subsahariana, un sistema en el que las mujeres ponen en común sus ahorros y se prestan por turnos las sumas necesarias para algunos gastos extraordinarios o para proyectos y/o inversiones. Introducir mediante el endeudamiento la parte de la humanidad que, hasta ahora, no estaba todavía plenamente insertada en las relaciones formales (contractuales) capitalistas, constituye realmente un reto estratégico.

Y por ello, se está desarrollando en ese terreno la actividad de los gobiernos, de los organismos internacionales como el Banco Mundial y todos los bancos multilaterales que operan en los países del Sur (Banco Africano de Desarrollo, Banco Asiático de Desarrollo, Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Europeo de Inversiones, etc.), de las grandes empresas financieras comerciales (las grandes cadenas de distribución), de las sociedades de comunicación (principalmente las de la telefonía móvil).

Al lado del microcrédito propiamente dicho, sobre el que trata este artículo, hay que contar también el desarrollo del crédito al consumo otorgado por las cadenas de distribución comercial en un gran número de países emergentes. Y subrayar también el desarrollo de la utilización de los teléfonos móviles para efectuar pagos y transferencias de dinero, especialmente por personas que no tienen cuentas bancarias. |8|Este crecimiento de pagos mediante el teléfono móvil merece un estudio específico.


La fábula del microcrédito

La cuestión principal para Muhammad Yunus es: «¿Cómo autorizar que la mitad más frágil de la población del mundo pueda unirse a la corriente principal de la economía mundial y adquirir la capacidad de participar en el libre mercado?».4 Yunus parte del postulado de que la economía mundial funciona bien por medio del libre mercado: el único problema de los pobres es que todavía no traspasaron el umbral. Acceder a un primer préstamo les abrirá el paso. ¿Los bancos consideran que los pobres no son solventes? ¿Y no les otorgan préstamos? Yunus comprobará qué pasa cuando se conceden préstamos a los pobres. Con sus equipos, presionará sobre este tema: «Cuando alguien trata de esquivar un ofrecimiento de préstamo con el pretexto de que no tiene experiencia en los negocios y no quiere aceptar ese dinero, nosotros buscamos convencerlo que la cuestión es encontrar una idea de actividad económica para realizar» Endeudaos en primer lugar y luego veremos que llegaréis a hacer… Para Yunus, «el social-business es la pieza que falta en el sistema capitalista. Su introducción puede permitir salvar el sistema». La cuestión es saber si hay que salvar un sistema mortífero.

30

Muhammad Yunus

Numerosos estudios empíricos dedicados al microcrédito y muchos autores muestran que estos créditos realmente no permiten a los clientes a salir estructuralmente de la pobreza. |9| El microcrédito hunde a una gran parte de sus usuarios en el endeudamiento, incluso en el sobreendeudamiento. No permite el desarrollo de empresas en el sector formal. Las microempresas que se endeudan con las agencias de microcréditos no logran salir del sector informal. El microcrédito tampoco permite a las colectividades locales fortalecerse y reemplazar unos servicios públicos degradados o en desaparición debido a la retirada del Estado, en el marco de las políticas neoliberales. De hecho, el microcrédito reproduce los mecanismos que generan la pobreza. Una vez endeudados, las personas, en su mayoría mujeres, son desposeídas con mayor facilidad, sometidas y obligadas a tratar de incorporarse en el mercado del trabajo asalariado, para encontrar una fuente de subsistencia. De tal manera, estas mujeres contribuyen a aumentar la masa de desempleados y a provocar una disminución de los salarios. En numerosas situaciones, las clientas de las instituciones de microcrédito que tienen dificultades para cumplir con sus pagos terminan por recurrir a los usureros tradicionales que ponen menos condiciones, pero exigen tipos de interés aún más elevados.


Cuatro ejemplos concretos ligados a los microcréditos: Bangladesh, Colombia, República de Sudáfrica, Marruecos

Bangladesh: un país emblemático del microcrédito

En Bangladesh, el país donde los microcréditos están más desarrollados, sobre una población de 160 millones de habitantes, en 2015, se habían concedidos microcréditos, de un monto promedio de 200 euros (17.000 takas, la moneda de Bangladesh), a 29 millones de personas. |10| Más del 80 % de estos prestatarios son mujeres. Abul Kalam Azad, miembro del CADTM, trabaja para Action Aid en Daca, capital de Bangladesh, y nos explica: «El microcrédito en su funcionamiento “clásico”, consiste en conceder pequeños préstamos a varios deudores reunidos en un solo grupo. Este, que se beneficia de un préstamo, está compuesto de entre 25 y 30 personas que deben comprometerse a cumplir con 16 principios (cuyo objetivo es garantizar que los prestatarios actuarán de manera colectiva e inclusive como un grupo de deudores). Los miembros de un grupo comienzan por constituir un fondo de ahorro común, antes de dirigirse a una agencia de microcrédito para, sobre esa base, pedir el préstamo. Más recientemente, las agencias de microcrédito comenzaron a otorgar créditos individuales. En este caso, el deudor tiene que constituir una garantía ante la agencia que debe ser un 30 % del monto contratado». |11|

El tipo de interés real varía entre el 35 y el 50 % (si se tienen en cuenta las comisiones oficiales descontadas previamente). En consecuencia, vistas las dificultades para hacer frente a tales intereses, una cliente de las microfinanzas (usamos el femenino ya que casi todas son mujeres) se endeuda, por término medio, con tres organismos de microcréditos. Tomemos un ejemplo ficticio pero totalmente plausible. Una mujer comienza por pedir un préstamo al Grameen Bank (actualmente el tercer banco de microcréditos en términos de volumen en Bangladesh). Si no llega a pagar a tiempo, toma otro préstamo en BRAC (que es el principal organismo de microcréditos) para poder reembolsar a Grameen. Luego, al no poder reembolsar ni a Grameen ni a BRAC, va a ASA (el segundo banco de microcréditos). Si continúa sin poder pagar sus deudas, esta mujer decide desaparecer con su familia. Si la familia vive en una aldea, la abandonan sin dejar ninguna dirección y se van a la ciudad para fundirse en la masa, llevando encima un sentimiento de culpabilidad. Daca, la capital, tiene ya 14.5 millones de habitantes y crecen otras ciudades.

La dificultad para hacer frente al reembolso de los microcréditos constituye un factor importante de estrés y de humillación para las personas endeudadas. Según Abul Kalam Azad: «Las dificultades ligadas al reembolso del microcrédito indujeron un enorme estrés en el seno de las familias que contrataron los préstamos.» Como una gran parte de las personas que demandan microcréditos no tienen ninguna propiedad inmobiliaria, la desposesión no se hace sobre la tierra o el domicilio, sino sobre la garantía del 30 % que la prestataria tuvo que depositar en la agencia que le otorgó el microcrédito.

Para comprender cómo los organismos de microcrédito logran tener una tasa de reembolso de más del 98 %, hay que tener en cuenta ese importante factor. Una persona que desea pedir un préstamo debe depositar en garantía del 30 % del monto acordado. Si no consigue pagar ese préstamo, el organismo de microcrédito se queda con esa garantía. Es así como las agencias de microcrédito llegan a ese nivel de reembolso del 98 %. Y eso esconde en realidad un fenómeno de desposesión, la de un número importante de personas que no logran hacer frente a sus obligaciones de pago, pierden la garantía que habían depositado y abandonan la aldea para escapar del oprobio.

Una aclaración suplementaria: en Bangladesh, los tres principales bancos de microcrédito controlan el 61 % del mercado. Cuando os desplacéis por Daca, la capital, veréis que la mayoría de los cajeros automáticos pertenecen a esos tres principales bancos.


Colombia: el microcrédito respaldado sistemáticamente por el Estado

Como ya se ha indicado, el gobierno colombiano y el de Estados Unidos, así como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, intervinieron activamente en el lanzamiento, respaldo y extensión de las microfinanzas. En este país, las microempresas, que representan la mayoría de los empleos, constituyeron el principal objetivo de los microcréditos. Cinco instituciones dominan el sector y controlaban el 72 % de los créditos en 2014. El principal banco de microcrédito Bancamia, esta ligado al segundo gran banco privado español, el BBVA. El Estado los apoya de manera estructural. En 1996, Corposol/Finansol, que controlaba el 40 % del mercado de los nuevos créditos a las microempresas, tuvo que ser rescatado con la ayuda de las finanzas públicas ya que había dado prioridad a la búsqueda a cualquier precio de la máxima expansión. |12| Los altos ejecutivos de los bancos de microcrédito provienen de los grandes bancos privados, especialmente de Estados Unidos como el City Bank. Todas las evaluaciones realizadas por el gobierno colombiano loan los resultados positivos de lo que llaman la industria del microcrédito. La razón es simple: esas evaluaciones solamente toman en cuenta el crecimiento del sector de las microfinanzas sin preocuparse de sus efectos sobre la actividad económica, sin indagar sobre la capacidad de las microempresas para salir del sector informal y pasar al sector formal de la economía. En realidad, las microfinanzas de Colombia mantuvieron las microempresas en la informalidad y las empujaron al sobreendeudamiento lo que aumentó el porcentaje de impagos. Desde el año 2000, el gobierno convenció a los grandes bancos privados de invertir en las microfinanzas. Entre 2002 y 2006, se invirtieron 130 millones de dólares por año, con una amplia garantía publica en caso de impagos o quiebra. |13| La cantidad de créditos que se beneficiaban de la garantía del Estado se quintuplicó entre 2001 y 2005. Visto esto, el gobierno decidió aumentar aún más el número de microcréditos concedidos y se fijó como objetivo alcanzar la concesión de 5 millones de microcréditos entre 2006 y 2010. El objetivo fue superado, se otorgaron 6,1 millones de créditos. Para el período 2010-2014, el mismo éxito: mientras que el gobierno quería alcanzar los 7,7 millones de microcréditos, el total alcanzado fue de 10,2 millones de microcréditos. Pero el programa, en plena expansión, no había logrado mejorar la calidad del empleo. En 2006, bajo la presión de los bancos de microcrédito, el gobierno autorizó un aumento del tipo de interés. |14| Las tipos autorizados podían situarse entre el 22,6 % y el 33,9 %.

A partir de 2010, los tipos admitidos de nuevo fueron aumentados, y podían oscilar entre el 30 y el 50 %. Además, el gobierno autorizó la introducción de tipos variables con una indexación trimestral. En Colombia, la expansión del microcrédito es exponencial. Se pasó de un volumen total de 136 millones de dólares en 2002 a 3.800 millones de dólares en 2016, o sea, un crecimiento anual del 28,1 %. Si se consideran los montos individuales otorgados en estos créditos, en 2015, el 72 % oscilaba entre 1 y 25 veces el salario mínimo legal, mientras que el 28 % restante oscilaba entre 25 y 120 veces ese salario. En 2015, el rendimiento sobre fondos propios (ROE) era extraordinario: |15| Bancamia llegó al 11,7%, el Banco Mundial de las Mujeres (¡sic!) (WWB) 9,1 5 y el banco Mundo Mujer, 21 %. Goldman Sachs, uno de los bancos más rentables a escala mundial, obtiene resultados netamente inferiores.

Mientras que la salud aparente de los bancos colombianos especializados en el microcrédito es excelente, no pasa lo mismo con las personas y las microempresas demandantes de esos créditos. El 32 % de sus clientes están sobreendeudados y han pedido una reestructuración de sus deudas, que pasa esencialmente por una extensión del período de reembolso. Con una coyuntura económica que se ha degradado durante 2016-2017 en Colombia, la cantidad de impagos aumentó fuertemente. |16|


República de Sudáfrica: Allí es frecuente que los patrones, bajo una orden judicial, deduzcan directamente del salario de sus trabajadores el dinero que deben pagar al banco.

El 16 de agosto de 2012, en la región de Marikana, Sudáfrica, la policía abrió fuego contra los mineros en huelga y mató a treinta cuatro trabajadores. Este episodio trágico es, a menudo, considerado como el suceso que marcó un cambio en la historia de la democracia en ese país, que había sido llamado «nación arco iris». Lo que revela, no es solo el apoyo casi incondicional que la ANC (que llevó adelante la lucha anti apartheid) y la nueva clase dirigente negra le otorgan a las fuerzas del capital, sino también la importancia del grado de endeudamiento de los mineros. Lo esencial de su deuda corresponde a los «micro prestamistas»; de hecho, el crecimiento del microcrédito en Sudáfrica es totalmente excepcional. Los sudafricanos que ganan entre 3.500 y 10.000 rands por mes (un salario obrero) dedican hasta el 40 % de sus ingresos a pagar créditos. Es frecuente que los patrones, bajo orden judicial, deduzcan directamente el monto a pagar del salario de los trabajadores. Si los mineros estaban en huelga en 2012 para obtener un aumento de salario, es porque esas deducciones los dejan con tan poco dinero que apenas pueden sobrevivir. Además, se habían endeudado a tipos de interés usurarios, con prestamistas salvajes que se multiplicaron cerca de las minas o en localidades como Marikana. |17|


Marruecos: cuando las víctimas se organizan

Desde mediados de los años noventa, el Estado marroquí promovió los microcréditos a través de financiaciones públicas nacionales e internacionales (Fondos Hassan II para el desarrollo, PNUD, USAID…). Actualmente, son trece instituciones coordinadas en el marco de la Federación Nacional de Asociaciones de Microcrédito, de las que cuatro representan el 95 % de los préstamos (entre ellas dos filiales de bancos) que estructuran el sector. Este sufrió una crisis, de 2008 a 2011, debido a impagos de los préstamos, que se concretó, entre otras, en la quiebra de la fundación Zakoura que conllevó la intervención del Estado para reorganizar y consolidar esas estructuras.

Desde los años 1990 hasta fines de 2015, cerca de 50.000 millones de dirhams se distribuyeron en préstamos. Los préstamos eran de 500 dirhams hasta 50.000 dirhams (entre 50 y 5000 euros) como máximo y a un tipo de interés efectivo medio del 35 %, aunque puede ser mayor.

Aprovechándose de las situaciones de urgencia a las que se ven confrontados las y los demandantes de préstamos, de su nivel de estudios y de su desconocimiento de los procedimientos, los organismos de microcréditos esconden el tipo de interés efectivo anual real, informando solamente del interés mensual.

Las dificultades de reembolso de préstamos excesivos y la aplicación de tipos de interés usurarios explican el nacimiento de un movimiento de víctimas de microcréditos en la región de Ouarzazate (sudeste de Marruecos) en 2011. |18| Ese movimiento reunió a cerca de 4.500 víctimas, en su gran mayoría mujeres. ATTAC CADTM Marruecos apoyó esa lucha y la consideró como una lucha justa contra la codicia de las instituciones bancarias e inversores que las controlan, al mostrar el carácter ilegítimo e ilegal de esos préstamos.

Caravana internacional de solidaridad con las mujeres víctimas de los microcréditos en Marruecos

Como lo declara ATTAC CADTM Marruecos: «Por medio de su lucha, este movimiento reveló la falsedad del objetivo declarado de estas instituciones de microfinanzas, incluso en la ley que las rige, y los medios ilegales a los que estas instituciones recurren en el caso de las deudas impagadas. Los prestatarios fueron amenazados en diversas formas y despojados de sus bienes. Las mujeres, en particular, tuvieron que hacer frente a enormes presiones: algunas abandonaron a sus familias, otras emigraron, pero hay quienes se vieron forzadas a recurrir a la prostitución.» |19|

Los organizadores del movimiento fueron encausados por la justicia y condenados a severas penas en un primer momento. Sin embargo, ante la fuerte movilización de las víctimas y la solidaridad internacional que recibieron, el tribunal finalmente pronunció su absolución. |20|

Como lo señala ATTAC CADTM Marruecos: «La cuestión de los microcréditos supera a la cuestión de avaricia y codicia de las instituciones financieras internacionales y locales ya que plantea el problema más general del tipo de políticas implantadas para luchar contra la pobreza y de manera más general incluso el modelo de desarrollo que subyace en estas políticas. Por un lado, se suprimen los medios de subsistencia de una parte de la población, por el acaparamiento de tierras, la extensión del agrobusiness, el cierre de servicios públicos o su privatización, y, por otro, se le presta dinero a la gente de manera que sea solvente para acceder a servicios de pago: escuelas privadas, clínicas, etc., y al mismo tiempo pedirle que cree sus propias actividades generatrices de ingresos en un mundo en crisis y retirándole, de paso, una parte importante de los beneficios de la operación.» |21|


Otros mecanismos de deudas privadas

Otros mecanismos de endeudamiento privado tienen una función fundamental en los llamados países en desarrollo, ya sean emergentes o no.

Les autres voix de la Planète, la revista del CADTM, sobre las deudas privadas ilegítimas (saldrá en abril de 2017)

En China, más de un centenar de millones de personas son víctimas de una enorme burbuja inmobiliaria en desarrollo desde hace diez años. Las viviendas alcanzan precios astronómicos. Decenas de millones de campesinos son víctimas de la especulacióninmobiliaria que conlleva un encarecimiento de las tierras agrícolas próximas a las aglomeraciones urbanas. Los bancos chinos se lanzaron a conceder créditos hipotecarios en forma cada vez más masiva y los abusos se multiplican por parte de los banqueros. El porcentaje de impagos aumenta. Cuando el precio de los inmuebles se desplome, las familias amenazadas de desahucio se contarán por decenas de millones.

En la India, se contabilizaron, durante los últimos 20 años, más de 300.000 suicidios de campesinos endeudados y el número de víctimas no disminuye. 13
En resumen
, en este comienzo del siglo XXI, tanto en el Norte como en el Sur del planeta, las personas oprimidas se ven confrontadas a un recrudecimiento de la utilización de las deudas privadas como mecanismo de sometimiento, de expoliación y de desposesión. Es por ello que el CADTM decidió integrar entre sus actividades la lucha por la abolición de las deudas privadas ilegítimas.

Agradecimientos: El autor agradece por la lectura y por sus sugestiones a: Damien Millet y Claude Quémar. También agradece a Daniel Munevar por su ayuda en las investigaciones.

El autor es el único responsable por los eventuales errores contenidos en este texto.

Fin de la tercera parte.
Para leer la primera y segunda parte ir, respectivamente, a:
Romper el círculo vicioso de las deudas privadas ilegítimas,
Romper las cadenas de las deudas privadas ilegítimas.

La cuarta parte versará sobre las alternativas.

Traducido por Alberto Nadal y Griselda Pinero

Notas

|1| Véase Eric Toussaint, Daniel Munevar, Pierre Gottiniaux, Antonio Sanabria,

Las cifras de la deuda 2015, p. 5 – 9, http://www.cadtm.org/Las-Cifras-de-…

|2| Véase Éric Toussaint, Salir del círculo vicioso de la deuda privada ilegítima al Sur del planeta, La OCDE proporciona un vademécum a los gobernantes, http://www.cadtm.org/Salir-del-circ…

|3| Daniel Munevar, «Colombia: A critical look», 2017, 21 páginas, aparecerá en una publicación de la UNCTAD, Conferencia de las Naciones Unidas sobre el comercio y el desarrollo.

|4| Una vez más, lo que se presenta como una iniciativa que surgió de la sociedad civil y de la iniciativa privada debe su éxito un apoyo vital por parte del Estado y de las organizaciones internacionales como el Banco Mundial que prolonga la acción de los Estados.

|5| Estos datos que se refieren a 2014 están sacados de Baromètre 2016 de la microfinance, http://www.convergences.org/wp-cont…. http://www.convergences.org/wp-cont….

|6| Daniel Tanuro, El imposible capitalismo verde. Del vuelco climático a la alteranativa ecosocialista, Los libros de VientoSur-La oveja roja, Madrid, 2012. En francés: artículo de Michel Husson sobre el libro de Daniel Tanuro http://www.lcr-lagauche.be/cm/index…. Véase también Daniel Tanuro, « L’impossible capitalisme vert ? » Pourquoi ?, http://www.lcr-lagauche.org/limposs… en castellano http://old.sinpermiso.info/articulo…

|7| Nicolas Sersiron, «Terres préemptées, néo-colonialisme renforcé», http://www.cadtm.org/Terres-preempt….

|8| Ver «Le Kenya, leader mondial du paiement mobile», http://www.lemonde.fr/economie/arti…. Véase también «ONU, Transferts d’argent :le téléphone portable au secours des banques», en Afrique Renouveau En Ligne, http://www.un.org/africarenewal/fr/…; UNCTAD, «Les services monétaires par téléphonie mobile», en castellano La alentadora promesa del «dinero móvil» en el África oriental puede verse favorecida por la reglamentación colectiva, según un informe de la UNCTAD http://unctad.org/es/paginas/Inform… y en castellano http://unctad.org/fr/PublicationsLi…

|9| Esther Duflo, Microcrédit, miracle ou désastre? http://www.lemonde.fr/idees/article….

|10| Fuente: Monower Mustafa, communicación en el seminario internacional celebrado por el CADTM en Daca los días 3 y 4 de marzo de 2017. Véase el informe : “La lutte contre la dette et le microcrédit s’organise en Asie du Sud”, http://www.cadtm.org/La-lutte-contr….

|11| «Microcrédit au Bangladesh: hold-up de la Grameen Bank et consorts sur les villages ruraux», http://www.cadtm.org/Microcredit-au….

|12| Véase “Grandeur et décadence de Corposol: enseignements sur la gestion de la croissance”, https://www.microfinancegateway.org… . En inglés: Corposol/Finansol: Preliminary Analysis of an Institutional Crisis in Microfinance, https://www.gdrc.org/icm/corp-finan…

|13| Trigo, J., Patricia, L., Devaney, L., & Rhyne, E. (2004). Supervising & Regulating Microfinance in the Context of Financial Sector Liberalization: Lessons from Bolivia, Colombia and Mexico, https://centerforfinancialinclusion…

|14| Gutiérrez, M. L. (2009). Microfinanzas dentro del contexto del sistema financiero colombiano. https://www.microfinancegateway.org….

|15| ROE, Return on Equity, mide en porcentaje la relación entre el beneficio neto y los recursos propios aportados por los accionistas. El ROE que da expresado por la siguiente ecuación: ROE=Beneficios netos/capitales propios

|16| El Nuevo Siglo Bogotá, «Cae desembolso de microcrédito», http://www.elnuevosiglo.com.co/arti…

|17| Fuente: Samantha Ashman, Financiarisation et luttes des mineurs en Afrique du Sud (Financialisation and Mine Workers’ Struggles in South Africa), comunicación para la jornada de estudios: «Finance et mouvements sociaux», París, 13 de abril de 2017. http://www.cadtm.org/Journee-d-etud…

|18| Lucile Daumas, «Microcrédito, macroestafa», http://www.cadtm.org/Microcredito-m…

|19| ATTAC CADTM Maroc, Le microcrédit au Maroc: quand les pauvres financent les riches, se publicará en 2017. Véase también Omar Aziki, «Maroc: les couches populaires sous le double joug du microcrédit et du despotisme», http://www.cadtm.org/Maroc-les-couc…
Véase: Fátima Martín: Mujeres africanas unidas contra los microcréditos, la estafa a las más pobres  http://www.cadtm.org/Mujeres-africa…

|20| Souad Guennoun, «Acquittement pour les deux inculpé.e.s du procès microcrédit à Ouarzazate», http://www.cadtm.org/Acquittement-p…

|21| ATTAC CADTM Maroc, Le microcrédit au Maroc : quand les pauvres financent les riches, será publicado en 2017.

 

13.17.- “UNA BUENA IDEA SERÍA RALENTIZAR LA AUTOMATIZACIÓN. ¿QUÉ PRISA TENEMOS?” –  Manuel V. Gómez

El profesor Skidelsky emérito de Política Económica en la Universidad de Warwick cree que “la tecnología “va una velocidad enorme y es más destructiva”

12

Robert Skidelsky cree que la profecía que John Maynard Keynes lanzó en Madrid en 1930 de que los nietos de su generación trabajarían 15 horas semanales puede cumplirse con la revolución tecnológica.

Este economista y lord británico, nacido en Manchuria en 1939, autor archipremiado por la biografía del gran economista inglés, piensa que esta vez los cambios que trae la digitalización no van a generar más empleo: “Va a una velocidad enorme y es mucho más destructiva [que anteriores avances tecnológicos]. Además, está penetrando en muchas ocupaciones y tareas mentales. Antes, en la revolución industrial era solo un suplemento físico. El coche es una mejora sobre el caballo, pero es un sistema de transporte y es solo un servicio para la actividad humana. Ahora [con la inteligencia artificial] mucho empleo cognitivo y mental de la

clase media puede ser automatizado. No hay barreras ni obstáculos”.

Desarrolla sus ideas en una conversación en el patio de la cafetería de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra, donde este diario ha viajado invitado por el organismo internacional. Acaba de dar la conferencia inaugural del evento El Futuro del Trabajo organizado los pasados 6 y 7 de abril por la OIT, inmersa en un proceso largo y ambicioso de reflexión sobre hacia dónde se dirige el mundo laboral con la revolución tecnológica y la globalización que culminará en 2019, cuando este organismo tripartito (Gobiernos, sindicatos y empresarios) cumpla 100 años de existencia.

Está tan convencido de que esta vez la tecnología sí que va a destruir empleo que afirma que los luditas —los seguidores de Ned Lud que en el siglo XIX destruían máquinas porque temían perder su empleo— “no estaban completamente equivocados”. Entonces “hubo un gran aumento del desempleo”. Pero “en la segunda mitad del siglo XIX 30 ó 40 millones de europeos fueron a tierras deshabitadas del nuevo mundo. Los españoles fueron a Sudamérica y los ingleses y los alemanes a Norteamérica. Dónde van a ir ahora los desocupados”.

La velocidad a la que van los cambios ahora es una de los argumentos que repite. Y afirma: “La idea de ralentizar la automatización sería una buena idea. ¿Qué prisa tenemos?”.

Cree que ha llegado el momento de pensar qué hacer cuando baje el número de horas de trabajo: “La gente quiere trabajar, pero no cualquier número de horas. Tú puedes encontrar sentido a la vida sin trabajar 60 horas a la semana”, prosigue. “Necesitamos ser útiles, sentirnos útiles. El trabajo por un salario ha sido la forma tradicional en que la gente ha contribuido, pero hay otras formas”. Aunque admite, como ya había apuntado ante el auditorio, que en este argumento hay un problema: “La gente prefiere trabajar menos, pero siempre que no gane menos”. No obstante, rechaza que esto sea porque “las personas sean insaciables” sino por —y aquí toma una idea de otro gran economista del siglo XX, John K. Galbraith— el papel de la publicidad y su estimulo del consumo.

Y si la gente trabaja menos y cobra menos por ese trabajo, ¿cómo sustituir esos ingresos? “Una renta básica universal daría a la gente la posibilidad de elegir cuánto trabajar”. Mentar este argumento en la OIT, en su sede central, no es inocuo. Recibir un ingreso, “independientemente” de la renta o la edad, sin haber trabajado para recibir ese derecho, abriendo la posibilidad a pagar salarios más bajos o a desplazar determinados costes de la precariedad al erario público no suele gustar en una de las tres partes que componen la organización, los sindicatos, de la que procede su actual director general, el británico Guy Ryder. De hecho, este último se revolvió incómodo cuando en broma, jugando con su idea, el profesor emérito de Política Económica de la Universidad de Warwick propuso añadir al nombre de la organización la palabra “ocio”.

La financiación de esta puede salir “de una combinación de crecimiento y redistribución”. Porque Skidelsky ya no es partidario de un impuesto sobre los robots: “Es una idea atractiva, pero tiene la dificultad de decidir qué es un robot, que es humano y qué es un sistema mixto”.

http://economia.elpais.com/economia/2017/04/16/actualidad/1492366906_906684.html

12.17.- Las empresas occidentales huyen de China por el fracaso de sus propias expectativas

China ha dejado de ser ‘El Dorado’ para las empresas españolas. El gigante asiático era un mercado lleno de oportunidades y sigue ofreciéndolas, pero lograr el éxito supone sortear un gran número de dificultades. Por eso, algunas empresas occidentales abandonan el país en busca de destinos menos complejos. Los abusos de poder, las trabas administrativas y las necesidades de inversión son algunas de las razones que han hecho a las compañías dejar China, en  un momento de incertidumbre y volatilidad para los negocios.

Nike ha sido una de las últimas entidades occidentales en irse. Después de tres décadas aprovechando las ventajas que ofrecía el país, la subida de los costes salariales y la apreciación del yuan han hecho que fabricar las prendas deportivas allí sea menos rentable. Por eso la multinacional estadounidense prefiere trasladar la producción a otros países, como Vietnam o Bangladesh, más baratos, tal y como publica Bloomberg. Muchas multinacionales han optado por buscar el siguiente país de producción.

El periodo de fuerte ventaja competitiva de China se ha agotado”, destaca el analista jefe para Asia de Goldman Sachs, Andrew Tilton. “El incremento de los costes salariales en torno al 15% es una de las razones para que las empresas, aunque les esté yendo bien, se replanteen su futuro en China y para atacar otros mercado”, destaca el CEO de la consultora BusinessGoOn, José Luis Martín.

Choque de modelos de negocio

Pero en la mayoría de las ocasiones las empresas se marchan no tanto en busca de nuevas (y más baratas) oportunidades, sino porque han sido incapaces de salvar las barreras empresariales para los extranjeros en China. Entre los obstáculos que muchas veces tumban las expectativas de negocio destacan “el abuso de poder de las autoridades -hay poca transparencia y muchas arbitrariedades en los procesos públicos- y que muchas veces las empresas extranjeras no prevén que se pueden encontrar con sanciones abusivas y trabas administrativas”, señala Martín.

Imagen de la inauguración del centro de negocios hispanochino en China. (Efe)

Además, las empresas suele fallar en las previsiones sobre la inversión necesaria -sobre los tiempos de los flujos de inversión y el retorno de los mismos- y no entienden la idiosincrasia del consumidor chino. Las decepciones y los fracasos de las compañías occidentales suceden “porque se está en China, pero con mentalidad occidental”. José Luis Martín destaca que en lo que se refiere a la gestión empresarial, las compañías españolas tienen que multiplicar por dos o por tres los años que tardarán en recuperar la inversión respecto a lo que se tarda en Europa. “Normalmente las empresas no destinan los recursos suficientes. Y la mayoría de las empresas españolas está perdiendo dinero en China, aunque aguante con la esperanza de recuperar la inversión”, afirma.

Telepizza, Seat, Desigual, Dia y BBVA son algunas de las empresas españolas que han tropezado con las dificultades de este complejo mercado. Desigual tiene previsto cerrar la mayor parte de sus locales en China apenas dos años después de su aterrizaje y Tous abandonó el país por problemas con su socio local. Telepizza anunció sus planes de expansión en China en 2010, con la previsión de abrir 1.000 restaurantes en cinco años junto con su socio local Christine, pero el plan no se ha materializado. BBVA invirtió más de 3.000 millones en el banco Citic, pero en octubre del año pasado anunció la venta del 5,1%. La entidad presidida por Francisco González se dio cuenta de que el banco chino sólo quería aprender el know how español para replicarlo por su cuenta.

De hecho, ésta es una práctica muy habitual entre las empresas chinas, una de las complicaciones para las occidentales y la raíz de su voracidad: las compañías chinas se han lanzado a comprar en el extranjero en busca del conocimiento tecnológico y las patentes. Tal y como explica Martín: “Sólo el 13% de las empresas extranjeras que aterrizan en China tienen realmente una ventaja competitiva. Y a éstas, los productores locales les copian rápidamente su ventaja, porque no existe una protección para marcas y patentes. Después de copiar al extranjero, los empresarios locales lo distribuyen más barato y les arrebatan el negocio”.

Turbulencias y volatilidad para los negocios en China

El año pasado ha sido un “periodo inusualmente turbulento para las empresas en China, por la ralentización del crecimiento, los cambios de líderes políticos y las campañas por la austeridad y contra la corrupción”, explica en un informe la consultora InterChina, que advierte: “Es mejor que nos acostumbremos a esta falta de transparencia”. Como destaca su presidente, Jan Borgonjon, en los próximos años “la incertidumbre y la volatilidad serán la tónica dominante. Las empresas internacionales necesitarán saber cómo manejar este entorno para poder aprovechar las oportunidades”.

Unas oportunidades que surgen de que el crecimiento del consumo seguirá siendo robusto y de la mejora del acceso al mercado y las reglas del mismo, entre otras razones. De acuerdo con los datos de InterChina, en los dos próximos años las empresas deben esperar un cambio en el modelo de crecimiento -que empezará a apoyarse más en el consumo-, una consolidación industrial y continua volatilidad.

Además, los costes industriales se multiplicarán por tres o cuatro hasta 2020, subirán los precios de la tierra (entre un 50 y un 70% hasta el final de la década) y de los costes energéticos (más del 50% para el conjunto de la década 2010-2020). 2014 será un año de crecimiento continuo, pero menos fuerte y fragmentado y, aunque algunos sectores irán bien, los relacionados con construcción y exportación pueden tener un ejercicio negativo. En cualquier caso, los expertos coinciden: el que apuesta por el mercado chino debe hacerlo con planes de largo plazo.

http://www.elconfidencial.com/empresas/2014-03-22/las-empresas-occidentales-huyen-de-china-por-el-fracaso-de-sus-propias-expectativas_105051/

11.17.- LA ESTAFA PENSIONAL – Eduardo Sarmiento

La solución no es mantener el engaño. Lo que se plantea es reconocer que la reforma de la ley 100 de 1993 fue un monumental error que ha colocado al país entre una erogación fiscal insostenible y la insolvencia de las Administradoras de Fondos de Pensiones AFP. La propuesta dominante de cerrar Colpensiones o elevar las cotizaciones con relación a las pensiones sería una forma de continuar incrementando las ganancias del capital a expensas de los ingresos del trabajo.

8 abr 2017.- La comisión de gasto designada por el Gobierno ha manifestado su preocupación por el sistema pensional que genera una rogación presupuestal de $ 38 billones. El monumental desajuste proviene de la reforma de la ley 100 de 1993, en la cual muchos de ellos tienen serias responsabilidades. En ese entonces, al igual que en columnas posteriores, mostré que la reforma dejó a los pensionados en el Estado y trasladó las cotizaciones a las AFP.

Los hechos se han encargado de demostrar que el sistema se copió de Chile sin saber sus implicaciones. En los estudios realizados en esa época por los centros de estudio y por el Gobierno, liderados por Rudolf Hommes, el sistema privado se justificaba porque producía mayores rentabilidades. Por su parte, las AFP convirtieron la intuición en propagandas y artificios que convencieron al público de que sus empresas generaban mayores pensiones.

En el sistema público de prima media, antes de la ley 100, las pensiones se cubrían con las cotizaciones de los afiliados al sistema. En la modalidad privada corresponden a las cotizaciones acumuladas y ampliadas por la tasa de interés. La reforma significó la movilización masiva hacia los fondos privados. El sistema público se quedó con los pensionados y tenía que atenderlos en forma creciente con erogaciones presupuestales. De otro lado, las AFP obtenían recursos por encima de las obligaciones y los movilizaba al sector financiero, muchas veces para apalancar a sus propios socios. Así, los gastos presupuestales destinados a las pensiones subieron aceleradamente y en la actualidad ascienden a $38 billones. Los directivos de las AFP se han precipitado a atribuir el monumental desbalance a las bajas cotizaciones con respecto a las pensiones.

La realidad es muy distinta. La falacia se fundamenta en el engaño de que los usuarios reciben mayores beneficios en el sistema privado. De acuerdo con las disposiciones vigentes, las mesadas del

sistema de prima media corresponden al 65% del ingreso promedio de los últimos años, y de acuerdo con la aritmética elemental y las liquidaciones realizadas por los mismos fondos, la mesada de las AFP se estiman cerca de 25%. Sin duda, la ley 100 ocasionó la reducción generalizada de las pensiones.

La situación actual es crítica. Mientras que en el pasado por cada adulto mayor había diez cotizantes, hoy en día hay únicamente dos. La diferencia la cubre el estado con las erogaciones presupuestales, que en esencia constituyen un subsidio al sector privado para sostener una pirámide. En el momento en que el público entienda que la rentabilidad del sistema de prima media es mucho mayor que el de las AFP se pueden precipitar grandes movimientos que colocarían a las AFP en un estado de pasivos menores que los activos, que las tornarían inviables. El sistema es claramente inestable. La estabilidad de las AFP proviene del marchitamiento del sistema público, que es el que ofrece mayores posibilidades de acceso a los grupos menos favorecidos, y la reducción del subsidio significaría la desaparición de las AFP.

La solución no es mantener el engaño. Lo que se plantea es reconocer que la reforma de la ley 100 de 1993 fue un monumental error que ha colocado al país entre una erogación fiscal insostenible y la insolvencia de las AFP. La propuesta dominante de cerrar Colpensiones o elevar las cotizaciones con relación a las pensiones sería una forma de continuar incrementando las ganancias del capital a expensas de los ingresos del trabajo.

La solución no puede ser otra que separar los dos sistemas que no pueden sobrevivir sin la destrucción del otro. En la práctica se podría lograr ampliando el sistema de prima media y limitándolo para los salarios menores de 1.7 salarios y dejando los fondos privados para rentas superiores.

http://www.elespectador.com/opinion/la-piramide-pensional-columna-688571

 

10.17.- DOS MESES DESPUÉS DE TRUMP, CHINOS Y SLIM METEN CARROS JAC MOTORS EN MÉXICO

El SEI2 y SEI3 son los dos primeros modelos no comerciales que la firma del gigante asiático ha puesto a la venta en México.  

La aventura de JAC Motors en México echa a andar con dos todoterrenos o SUVs enfocados a un público mayoritariamente joven que busca la conectividad por encima de todo. Con esas credenciales, la firma automovilística semiestatal china desembarca en un mercado clave para su desarrollo en el continente americano y en un momento especialmente turbulento: poco más de dos meses después de que Donald Trump, adalid del proteccionismo y especialmente obsesionado con el sector automotriz, tomase posesión como presidente de la primera potencia mundial. JAC Motors inicia su andadura mexicana de la mano de una firma participada en un 50% por el magnate local Carlos SlimGiant Motors.

2 abr 2017.- El modelo más pequeño de la gama de JAC, el SEI 2, sale a la venta a partir de 259.000 pesos (13.800 dólares) IVA incluido y monta un motor de gasolina de 112 caballos. Su hermano mayor, el SEI 3 —con un motor de gasolina de 118 caballos— cuesta 279.000 pesos (14.900 dólares) en su variante de cambio manual y 299.000 pesos (algo menos de 16.000 dólares) si se opta por la transmisión automática. De esta forma, la marca china busca competir en precio con otros fabricantes de SUVs. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con la mayor parte de vehículos de ese segmento que se venden en México, el ensamblaje de los JAC será 100% mexicano. Contarán, además, con un “gran porcentaje” de integración nacional. Tanto el SEI 2 como el SEI 3 contarán con cinco años o 100.000 kilómetros de garantía total.

La comercialización de los nuevos modelos apenas ha dado sus primeros pasos: comenzó el miércoles en la Ciudad de México a través de un importante distribuidor local. Un día después llegó a Puebla; en un mes, aterrizará en Guadalajara; y en dos meses, en Mérida y Chihuahua.

“Es un voto de confianza para el sector automotriz”, dijo el martes, durante la puesta de largo de la marca, el primer ejecutivo de Giant Motors, Elías Massri. El momento para el anuncio no podía ser más propicio, a las puertas de la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) y con la incertidumbre planeando sobre la inversión extranjera. “No dependemos del TLCAN, ni desde el punto de vista de las importaciones ni desde el de las exportaciones”, aseveró al tiempo que remarcaba las “ventajas competitivas, geográficas y de talento” del país norteamericano.

MÁS INFORMACIÓN

  • México busca en China al nuevo EE UU
  • El fabricante chino de automóviles JAC desembarca en México en pleno ‘huracán Trump’

La presencia de JAC como fabricante en México no es nueva: ya son 10.000 los vehículos comerciales ensamblados en el país norteamericano, según los datos de la propia firma. Dedicada fundamentalmente a la rama de vehículos de carga, en los últimos años ha ido extendiendo sus segmentos de producción y ya fabrica hasta coches ultracompactos. También ha dado el salto a nuevas modalidades de propulsión, más allá de los clásicos motores de explosión, como híbridos o eléctricos.

En febrero, la empresa china anunció una inversión de 212 millones de dólares (198 millones de euros) en colaboración con Giant Motors en su planta de Ciudad Sahagún (Hidalgo, centro de México). La entrada de JAC Motors en México es una cuestión vital en el marco de su estrategia de incrementar su presencia en todo el subcontinente: ya presente en Brasil, primera potencia regional, su llegada al Estado mexicano de Hidalgo era natural. Su aterrizaje se interpreta como un claro espaldarazo a México en tiempos convulsos.

La firma china, que cotiza en Bolsa de Shanghái desde hace 16 años, ha logrado situarse en los últimos años entre los 10 mayores fabricantes de automóviles de China —su capacidad de producción asciende a un millón de unidades al año— y ha registrado uno de los crecimientos más rápidos del mercado asiático en la última década. Con una vocación claramente exportadora, vende en lugares tan dispares como Brasil, Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea o el golfo Pérsico.

Pese al tamaño de ambas economías, la presencia de China en México es prácticamente testimonial: apenas el 2% de las exportaciones mexicanas acaban en el país asiático, muy lejos de EE UU (73%) y Canadá (6%), y a la altura de mercados notablemente más pequeños, como el español (1,5%), el brasileño (1,3%) o el alemán (1,2%). En el lado opuesto, los productos fabricados en el gigante asiático sí han conseguido hacerse un hueco en el mercado mexicano: copan el 15% de las importaciones del país norteamericano.

http://economia.elpais.com/economia/2017/03/30/actualidad/1490831096_827890.html

9.17.-METRO SUBTERRÁNEO, LA MEJOR SOLUCIÓN DE TRANSPORTE – Eduardo Sarmiento

El debate sobre el metro se remonta a mediados del siglo XX y se congeló con el éxito aparente de Transmilenio, que se presentaba como una alternativa que cumplía las mismas funciones a un costo menor. La fórmula le abrió espacio a la solución de transporte superficial, pero no prosperó. El deterioro creciente de la movilidad de la ciudad revivió el tema en 2008. En ese entonces, la administración distrital y el Gobierno acordaron propiciar el estudio central y definitivo para iniciar la obra. El trabajo fue realizado por la firma Sener de España, con la revisión y asistencia de la Universidad de los Andes y la Universidad Nacional.

25 mar 2017.- El estudio no rindió los resultados previstos. El análisis se limitó a realizar comparaciones internacionales y no introdujo las condiciones del suelo, y en general de la ingeniería, para definir la modalidad e incluso la valoración de la obra. El costo de la primera línea, que une el suroccidente con el nororiente, se estimó en US$1.800 millones, que significa un costo por kilómetro de US$50 millones y corresponde al límite inferior de la evidencia internacional, que fluctúa entre US$50 millones y US$200 millones.

Ante estos hechos visibles, la administración Petro procedió a contratar un nuevo estudio con la firma Cano Jiménez, financiado por el Banco Mundial. El informe reveló que el suelo de Bogotá es predominantemente arcilloso, flojo y de consistencia variable; concluyó que la mejor modalidad es la subterránea; recomendó realizar la excavación con las metodologías modernas de tuneladoras y cielo abierto, y estimó el costo por kilómetro en US$200 millones (27 kilómetros), que corresponde a los valores más altos de la experiencia internacional. Con base en esta información, el Gobierno aprobó su participación en el 70 % del proyecto y entregó un cheque simbólico para iniciar la obra.

Las cosas cambiaron con la elección de Peñalosa en la Alcaldía. En la campaña señaló que la modalidad aérea podía realizarse por la tercera parte de los costos y en un período más corto. Tan pronto llegó al cargo suspendió los trabajos del metro subterráneo, reiteró que el metro aéreo era mejor y, con el auspicio del Gobierno, contrató un estudio con la firma Systra para justificar el metro aéreo. Las cosas no resultaron bien. En el trabajo se encontró que el costo por kilómetro es de US$150 millones, es decir, 25 % menos que el subterráneo. Pero una cosa es un kilómetro de metro aéreo y otra uno de metro subterráneo. En el primer caso, la capacidad está limitada por el peso de Bogotá y se estima en 60.000 pasajeros por hora, en cambio en el subterráneo, la capacidad puede extenderse hasta 80.000 pasajeros por hora. Por simple aritmética, el costo del metro por persona es similar en las dos opciones.

Estamos ante dos opciones que tienen costos por persona similares y los beneficios son diametralmente diferentes, por la contaminación visual, ecológica y urbanística, el deterioro de los predios y la reducida capacidad de ampliación de la modalidad aérea. Así las cosas, la relación beneficio-costo se inclina a favor del metro subterráneo.

Nada de esto es extraño. El metro aéreo, que no es más que la continuación del Transmilenio, constituye una solución de transporte superficial; el costo por usuario aumenta con el tamaño. En cambio, el metro subterráneo corresponde a una solución espacial, en la cual los costos por usuario disminuyen en la medida que se amplía el tamaño. Era perfectamente previsible que, para la dimensión y las características geológicas de Bogotá, los costos por persona resultaran similares en las dos opciones y los beneficios mayores en el subterráneo. El metro aéreo es regresar a la solución del transporte superficial y la ciudad horizontal de la primera administración Peñalosa.

http://www.elespectador.com/opinion/metro-subterraneo-la-mejor-solucion-de-transporte-columna-686326

8.17.- SE ACENTÚA LA CAÍDA DE LA ECONOMÍA – Eduardo Sarmiento

En la última columna advertí que la economía estaba entrando en estado de índices negativos. Así lo confirman sin atenuantes las cifras reveladas para el primer mes del año. Las ventas del comercio, el consumo, la producción industrial y los agregados monetarios en términos reales descienden con respecto al año anterior. Por lo demás, las exportaciones y las importaciones industriales y agrícolas no muestran mayor reacción.

18 mar 2017.- A este estado se ha llegado de la mano de los análisis y las proyecciones equivocadas del Gobierno, los organismos internacionales, las firmas calificadoras de riesgo y la Comisión Tributaria. Todos ellos coincidieron en señalar que la reforma tributaria basada en el IVA bajaría el déficit fiscal, mejoraría el déficit en cuenta corriente y reactivaría la producción. Como era apenas natural en una economía que operaba con inversión por debajo del ahorro, el expediente amplió los desajustes y acercó la economía a la recesión. Más aun, la banca de inversión Fitch condiciona el grado de inversión a que el déficit fiscal se reduzca de 3,9 % del PIB a 3,2 %, lo único que falta para consolidar la recesión.

Estamos en una economía en que el consumo y la inversión descienden y esta última lo hace a un mayor ritmo, a tiempo que el ajuste del déficit en cuenta corriente evoluciona lentamente. En el primer curso de economía se advertiría que el sistema se aproxima a la recesión, que los autores de la política se equivocaron y que es indispensable introducirle modificaciones de fondo.

Que otra cosa se esperaba. La crisis generada por la revaluación de diez años y la caída de los precios del petróleo se buscó arreglarlas dentro de la concepción dominante de libro de texto, que es la misma del FMI, de propiciar la devaluación con el tipo de cambio flexible y reducir el déficit fiscal causado por la pérdida de ingresos externos. Ciertamente, la receta les permitió a algunos países de América Latina enfrentar las crisis cambiarias de finales del siglo XX. Sin embargo, las condiciones son muy distintas en los últimos años, en que la tasa de interés mundial llegó a cero y las exportaciones están representadas en su mayor parte por commodities y operan con un componente importado que cada vez es mayor y se puede adquirir por pedazos a menores precios en los países con TLC. En este contexto, la austeridad fiscal y monetaria no corrige el déficit en cuenta corriente y conduce a un estado recesivo creciente.

En los circuitos oficiales los fracasos se presentan en forma generalizada y se atribuyen usualmente a factores políticos y económicos inevitables. No es cierto. La verdad es que las relaciones económicas que antes funcionaban dejaron de hacerlo y la investigación y el debate no han avanzado para sustituirlas por otros más representativos de la realidad. El mayor despropósito es pretender revertir el proceso con los mismos que causaron la crisis y las mismas políticas. El ministro de Hacienda lleva en sus hombros tres reformas tributarias y tres programas PIPE que han fallado reiteradamente. Los miembros de la Comisión Fiscal señalan que la reforma tributaria no fue suficientemente drástica y proponen repetirla el año entrante. El FMI, las firmas calificadoras y el Banco de la República no salen del dogma de la regla fiscal.

Lo que se plantea es hacer todo lo contrario. Hace dos años el mandado se hubiera podido adelantar con una intervención temporal en el mercado cambiario para moderar la devaluación, la ampliación del déficit fiscal y una política de estímulos a las exportaciones industriales y agrícolas. Ahora se requiere ir más lejos en aspectos proscritos, como el control de cambios y la financiación del déficit fiscal con emisión.

http://www.elespectador.com/opinion/se-acentua-la-caida-de-la-economia-columna-685126

 

7.17.- PROCURADOR CARRILLO, MUCHO RUIDO Y… – Alberto Donadio

Cuando fue elegido procurador, Fernando Carrillo prometió una Procuraduría para la gente, “que se la juegue por los derechos de los ciudadanos”, una Procuraduría ciudadana. Pura palabrería.

11 Mar 2017.- Cuando Carrillo se posesionó le solicité por medio de un derecho de petición los nombres de los funcionarios o asesores de la Procuraduría que antes de la renuncia de su antecesor devengaban diez millones o más. Me negaron la información porque dizque corresponde a la vida privada de los funcionarios. Esta es la arbitraria, ilegal, caprichosa, disparatada y mal redactada respuesta que recibí:
“Los factores salariales que devengaban los funcionarios a 1 de julio de 2016 en su vinculación con esta entidad es personal y hace parte de su esfera privada, por lo tanto en principio la misma solamente le interesa a ellos y no puede ser entregada a usted o a un tercero, salvo que medie orden judicial o administrativa de la autoridad competente”. Firma el oficio el jefe de la división de gestión humana, Carlos William Rodríguez Millán.

¿Cómo puede hacer parte de la esfera privada de los funcionarios de la Procuraduría su remuneración, que se paga con dineros públicos, que proviene del presupuesto nacional, que se fija por actos administrativos que por su misma naturaleza son públicos y no secretos? Esos sueldos se pagan con el IVA del 19 %, no salen de la chequera personal de Fernando Carrillo. En la propia página web de la Procuraduría están publicados varios decretos que fijan los sueldos del procurador, del viceprocurador y de los procuradores delegados y además ninguna ley dice que son reservadas las cifras sobre remuneración de empleados públicos. Solo de mala fe puede Rodríguez Millán confundir lo que sí pertenece a la vida privada de todo funcionario —por ejemplo la historia clínica— con información que jamás puede ser secreta como es el salario.

Si esta es la respuesta insolente, desfachatada y abusiva que los subalternos de Fernando Carrillo dan a un periodista que tiene tribuna pública y que lleva 40 años agitando a favor del acceso a los documentos oficiales, se puede suponer el desprecio y el desdén de la Procuraduría ante los derechos de petición de ciudadanos del común que no son abogados ni expertos en la materia. Procuraduría para la gente.

La burla y el cinismo de Carlos William Rodríguez Millán, que contesta por el procurador, son particularmente graves por cuanto por ley es la Procuraduría la encargada de velar por el cumplimiento de las leyes de acceso en todas las dependencias oficiales y concretamente le compete sancionar los casos de faltas o mala conducta de los funcionarios que niegan la información.

Si esta es la altanería de los agentes de Carrillo ante el derecho que tienen todas las personas de acceder a los documentos públicos salvo los casos que establezca la ley, si ya sabemos qué significa la Procuraduría de la gente en cuanto al acceso a la información, qué se puede esperar de las otras promesas que hizo el procurador. ¿Quién puede creerle cuando afirma que “seremos implacables con los deshonestos” y “activaremos un frente común de lucha contra la corrupción” si oculta hasta la información inocua? El tapen, tapen es incompatible con la guerra a la corrupción.

http://www.elespectador.com/opinion/carrillo-mucho-ruido-y-columna-684027

 

6.17.- OJO CON EE. UU. – Santiago Montenegro

A juzgar por el comportamiento de la Bolsa de Nueva York, a la economía de los Estados Unidos le espera un período de expansión que, finalmente, pondrá fin a la llamada “nueva normalidad” de baja inflación, reducidas tasas de interés y escaso crecimiento que se instauró a partir de la crisis de Lehman Brothers.

5 Mar 2017 .- Las grandes corporaciones están, efectivamente, eufóricas con los anuncios del gobierno de Trump. En primer lugar, ha anunciado la mayor expansión fiscal, quizá desde el gobierno de Reagan, con inversiones en infraestructura hasta de un trillón de dólares y un incremento en el presupuesto militar de US$54 billones. Al tiempo que anuncia aumentar el gasto, promete reducir los impuestos a las corporaciones, a las personas naturales, a la propiedad inmobiliaria y a las ganancias de capital. Igualmente ha anunciado un programa masivo de desregulación de los mercados de la energía, de la salud y de los servicios financieros.

Las expectativas de un déficit fiscal muy grande se han reflejado en cambios en variables críticas, que podrán generar impactos importantes para la economía de un país como Colombia. En primer lugar, han aumentado las tasas de interés, especialmente las de más largo plazo. Segundo, se ha generado una fuerte apreciación del dólar con relación a todas las monedas, fenómeno que se acentuará en la medida que se materialicen las anunciadas medidas proteccionistas, cuyo efecto será apreciar aún más la tasa de cambio real de ese país. En tercer lugar, las medidas anunciadas han incrementado las expectativas de inflación, medidas, por ejemplo, como la brecha entre las tasas nominales de los bonos del Tesoro y los retornos de los bonos cuyo principal y cupón están indexados a la inflación, brechas que se han situado en un 2 %.

Este nivel pareciera no ser muy elevado, pero si recordamos que la economía está prácticamente en pleno empleo, la anunciada expansión fiscal ha prendido las alarmas y la Reserva Federal ya notificó mayores y más tempranas subidas en las tasas de interés. Casi de inmediato, nuestra moneda cortó la tendencia revaluacionista de las últimas semanas y volvió a trepar hacia un nivel cercano a los $3.000 por dólar.

Naturalmente, nuestra tasa de cambio es también muy sensible a otras variables, como el precio del petróleo, pero su sensibilidad a las tasas de interés de los Estados Unidos nos recuerda que estamos realizando un ajuste, aún inconcluso, del déficit en nuestra cuenta corriente de la balanza de pagos. De un 6,5 % del PIB en 2015, dicho déficit cayó dos puntos el año pasado, pero no es un misterio que requiere ajustes adicionales para situarse en niveles más razonables de un 3 % del PIB, que deje tranquilos a los mercados financieros y a las calificadoras de riesgo.

Cuanto más elevada sea la expansión fiscal en los Estados Unidos, mayores serán los incrementos de las tasas de interés y más difícil será para nosotros atraer el ahorro externo requerido para financiar el déficit externo. Si no se contrae el gasto, en particular el gasto público, el ajuste se puede dar con más devaluación, lo que puede incrementar las expectativas de inflación y hará muy difícil reducir las tasas de interés. Por todas estas razones, no sólo tenemos que prestarle mucha atención a la economía de los Estados Unidos, sino hacer muy bien nuestra tarea en casa.

http://www.elespectador.com/opinion/ojo-con-ee-uu-columna-683105

5.17.- MILLENNIALS’ PAUPERIZADOS – Beethoven Herrera

Los universitarios graduados están cargados de deuda, dando pie a un fenómeno, y es que los abuelos tomen créditos para el estudio de sus nietos.

26 feb 2017.- La generación millennials (nacidos entre 1980 y 2000) empieza a tener problemas, pues enfrentan difíciles condiciones de supervivencia, y en Estados Unidos se evidencia esta situación. Economistas y sociólogos (Chetty, Grusky y Hell, de Stanford; Nathaniel Hendren y Robert Manduca, de la Universidad de Harvard, y Jimmy Narang, de la Universidad de California, en Berkeley) hallaron que en 1970 el 92 por ciento de los estadounidenses de 30 años ganaban más que sus padres a una edad similar, y en el 2014 esa cifra había descendido a 51 por ciento (Wall Street Journal 11-01-17).

Los universitarios graduados están cargados con deuda (cuanto más pobres, más deben), dando pie a un fenómeno nuevo, y es que los abuelos están tomando créditos para estudio de sus nietos.

De acuerdo con la Oficina de Protección Financiera del Consumidor en EE. UU, los prestatarios con más de 60 años, tienen hoy 66,7 mil millones de dólares en deuda estudiantil, estos deudores se han multiplicado por cuatro en una década: de 700.000 en el 2005, a 2,8 millones en el 2015, convirtiéndose en el segmento de mayor crecimiento con deuda por estudio (http://bit.ly/2iNKIjp).

Esto golpea más fuertemente a los jóvenes millennials de clase media baja y a los pobres, pues los de clase media alta heredarán la riqueza de sus padres. Diversos autores han mostrado la ampliación de la brecha de ingresos entre los ricos y el resto de los estadounidenses. Un estudio de The Guardian, con datos exclusivos de ingresos a nivel internacional del LIS (Luxembourg Income Study-Cross-National Data Center), indica que en Estados Unidos los asalariados de mayor ingreso tienen entre 55 y 59 años y han ganado en términos relativos desde 1979.

Los millennials graduados universitarios enfrentan inseguridad laboral y pasarán meses buscando empleo después de prácticas no remuneradas. Pero la población pobre no puede pasar uno o dos años sin ingresos, y no tiene las conexiones para conseguir un puesto. Irónicamente los millennials pagarán las pensiones de otras generaciones, pues las del pasado, que parecían ordinarias, son ahora demasiado altas. Las pensiones de personas de 65 a 79 años han tenido un incremento real en los últimos 30 años, que van desde 26%, en Alemania, a 146%, en el Reino Unido.

Además los millennials se alejan de la banca tradicional. Un informe de Goldman Sachs en el 2015 encontró que el 33% de los millennials creen que no necesitarían un banco hasta en cinco años, y el 71% no siente ninguna relación con su banco. Si por ellos fuera, su vínculo sería nulo, o casi nulo, y exigen que la banca incremente la transparencia y reduzca costos.

Consecuentemente, los millennials piensan que la economía, las instituciones y la sociedad les fallaron.

Beethoven Herrera Valencia Profesor U. Nacional y externado *Con colaboración de Edinson Fonseca 

http://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/millennials-pauperizados-columna-de-503671

4.17-. EL GABINETE DE AMIGUITOS DE TRUMP PUEDE PARECER FUERTE, PERO TIENE MIEDO –  Naomi Klein*

Retrocedamos con la cámara y hagamos un reconocimiento de lo que está sucediendo en Washington ahora mismo. La gente que ya posee una porción absolutamente obscena de la riqueza del planeta, y cuya parte crece cada vez más cada año que pasa —en el último recuento, ocho hombres poseían tanta riqueza como la mitad del mundo — está determinada a quedarse todavía con más. Las figuras clave que pueblan el gabinete de Donald Trump no sólo son megarricos, son individuos que hicieron su dinero a sabiendas de que se perjudicaba a las personas más vulnerables de este planeta y al planeta mismo. Parece ser una especie de requisito para el puesto de trabajo.

Tenemos al banquero basura Steve Mnuchin, elección de Trump para Secretario del Tesoro, cuya “máquina de ejecuciones hipotecarias” sin ley arrancó a decenas de miles de personas de sus hogares.

Y de las hipotecas basuras a la comida basura, ahí encontramos al designado por Trump como Secrretario de Trabajo, Andrew Puzder. Como director ejecutivo de su imperio de comida rápida, no le bastaba pagar a sus trabajadores sueldos abusivos que no daban para vivir. Varias demandas judiciales acusan además a su empresa de robar salarios a los trabajadores al no pagarles trabajos y horas extraordinarias.

Y pasando de la comida basura a la ciencia basura, aquí está el escogido por Trump para Secretario de Estado, Rex Tillerson. Como ejecutivo primero, y director ejecutivo después, de Exxon, su empresa costeó y dio mayor volumen a la basura científica, y presionó ferozmente entre bastidores en contra de las acciones internaciones significativas contra el cambio climático. Y debido no poco a estos esfuerzos, el mundo perdió decenas de años, cuando deberíamos haber estado quitándonos de encima nuestra adicción a los combustibles fósiles, acelerando por el contrario la crisis del clima. Debido a estos nombramientos, un número incontable de personas está perdiendo ya su hogar a causa de tormentas y de los mares en ascenso, pierde ya la vida por las olas de calor y las sequías, y en última instancia serán millones los que verán desaparecer su tierra natal bajo las olas. Como de costumbre, la gente que primero y peor sufre las consecuencias es la gente más pobre, de piel negra y morena en una abrumadora mayoría.

Casas robadas. Salarios robados. Culturas y países robados. Todo inmoral. Todo extremadamente rentable.

Pero la reacción popular iba aumentando, que es precisamente la razón por la cual esta banda de directores ejecutivos —y los sectores de los que provienen — andaba con razón preocupada de que la fiesta estuviera a punto de acabarse. Tenían miedo. Banqueros como Mnuchin se acuerdan del derrumbe financiero de 2008 y la forma franca en que se habló de nacionalizar bancos. Fueron testigos del ascenso de Occupy y después de la resonancia que alcanzó el mensaje contra la banca de Bernie Sander durante la campaña.

Jefazos del sector servicios como Andrew Puzder están aterrados por el creciente poder de la “Lucha por los 15 dólares” [principal campaña por el aumento del salario mínimo] que ha ido consiguiendo victorias en ciudades y estados de todo el país. Y si hubiera ganado Bernie lo que fueron unas primarias sorprendentemente reñidas, la campaña bien podía haber tenido a su adalid en la Casa Blanca. Imaginemos lo espantoso que resulta esto para un sector que depende de modo tan esencial de la explotación en el lugar de trabajo para mantener bajos los precios y elevados los beneficios.

Y nadie tiene más razones que Tillerson para temer a movimientos sociales en ascenso. Debido al creciente poder del movimiento climático global, Exxon se ve sometida a ataques en todos los frentes. Los oleoductos que transportan su petróleo se ven bloqueados, no sólo en los Estados Unidos sino en todo el mundo. Las campañas de desinversión se extienden como el fuego, lo que provoca incertidumbre en los mercados. Y en el último año, los engaños diversos de Exxon acabaron siendo investigados por la SEC [Comisión de Bolsas de Valores de los EE.UU.] y múltiples fiscales generales de los estados. La amenaza que plantea a Exxon el que se actúe contra el cambio climático es existencial. Los objetivos de temperatura del acuerdo de París sobre el clima resultan totalmente incompatibles con quemar el carbono que empresas como Exxon tienen en sus reservas, fuente de su valoración mercantil. Esa es la razón por la que los mismos accionistas de Exxon han ido haciendo preguntas cada vez más incómodas acerca de si estaban a punto de quedarse con todo un montón de activos sin valor.

Este es el telón de fondo del ascenso de Trump al poder: que nuestros movimientos empezaban a ganar. No estoy diciendo que fueran suficientemente fuertes, que no lo eran. No estoy diciendo que estuviéramos suficientemente unidos, que no lo estábamos. Pero algo estaba muy decididamente moviéndose. Y en lugar de arriesgarse a la posibilidad de que hubiera un avance aun mayor, esta banda de boquillas de los combustibles fósiles, mercachifles de comida rápida y prestamistas depredadores se ha congregado para hacerse con el poder y proteger su mal adquirida riqueza.

Seamos claros: no se trata de una pacífica transición de poder. Se trata de una absorción empresarial. Los intereses que ya desde hace tanto llevan untando a los dos partidos principales para que cumplan sus órdenes han decidido que se han cansado del juego. Aparentemente, todo esto de tratar a los políticos a cuerpo de rey, toda esa lisonja y esos sobornos legalizados eran un insulto a su sensación de estar investidos de un derecho divino.

De modo que se están ahorrando al intermediario y hacen lo que todo mandamás cuando quiere que algo se haga bien: lo están haciendo ellos mismos. Exxon, de Secretario de Estado. Hardee’s [cadena de restaurant de comida rápida], de Secretario de Trabajo. General Dynamics, de Secretario de Defensa. Después de decenios de privatizar el Estado por piezas y a trocitos, se han decidido a ir a por el gobierno mismo. La frontera final del neoliberalismo. Por eso es por lo que Trump y los designados por él se ríen de las débiles objeciones que se ponen a los conflictos de interés: conflicto de interés es todo, esa es toda la cuestión.

Así pues, ¿qué hacemos con esto? En primer lugar, recordar siempre sus debilidades, aunque ejerzan un poder puro y duro. La razón por la que se ha caído la máscara y estamos siendo hoy testigos de un gobierno empresarial manifiesto no se debe a que estas empresas se sintieran todopoderosas: es que tenían pánico.

Además, la mayoría de los norteamericanos no votó a Trump. El 40% se quedó en casa y, de la gente que votó, hubo una clara mayoría a favor de Hillary Clinton. Ganó él dentro de un sistema muy amañado. E incluso dentro de ese sistema, tampoco ganó él. Perdieron Clinton y el estamento de poder del Partido Demócrata. Trump no ganó en medio de una abrumadora emoción y con grandes cifras. Ganó porque Hillary deprimió las cifras y por su falta de entusiasmo. El estamento de poder del Partido Demócrata no creyó que fuera importante hacer campaña sobre mejoras tangibles en la vida de la gente. No tenían prácticamente nada que ofrecerle a gente cuya vida se había visto desgarrada por los ataques del neoliberalismo. Creyeron que podían cabalgar sobre el miedo a Trump, y esto no funcionó.

Y esta es la buena noticia: todo esto vuelve a Donald Trump increíblemente vulnerable. Es este el tipo que llegó al poder contando las mentiras más impúdicas y descaradas, vendiéndose como un defensor del trabajador que por fin se alzaría frente al poder y la influencia empresariales en Washington. Una parte de sus bases sufre ya el arrepentimiento del comprador, y esa parte no va a hacer más que crecer.

¿Alguna otra cosa por lo que a nosotros respecta? Esta administración va a ir a por todas de una vez. Hay informes de un presupuesto de los de conmoción-y-espanto destinado a recortar 10 billones de dólares en diez años, pasándole la sierra mecánica a todo, lo que va de programas contra la violencia contra las mujeres a programas de arte, del apoyo a las energías renovables a la protección policial de comunidades. Está claro que piensan que nos arrollará esta estrategia de “blitzkrieg”. Pero pueden verse sorprendidos. Bien podría unirnos en una causa común. Y si sirve de indicativo el volumen de las manifestaciones de mujeres, hemos empezado con buen pie.

Levantar robustas coaliciones en un momento de política de capillitas supone un trabajo duro. Hay que afrontar historias dolorosas antes de llegar a progresar. Y la cultura de financiación de las fundaciones y de la cultura de la fama en el activismo tiende a enfrentar entre sí a la gente y los movimientos, en lugar de animar a la colaboración. Pero las dificultades no pueden dejar sitio a la desesperación. Por citar un dicho popular entre la izquierda francesa: “La hora pide optimismo; dejemos el pesimismo para tiempos mejores”. (“L’heure est à l’optimisme, laissons le pessimisme pour des temps meilleurs.”)

Personalmente, no puedo hacer mucho acopio de optimismo. Pero en este momento en el que todo está en juego, podemos y debemos encontrar nuestra más firme determinación.

* Naomi Klein: autora, entre otros libros, de La doctrina del shock y No Logo. Fuente: The Nation, 6 de febrero de 2017 Traducción: Lucas Antón

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/el-gabinete-de-amiguitos-de-trump-puede-parecer-fuerte-pero-tiene-miedo

3.17- OTTO BULA: UN ALADINO DEL SIGLO XXI – Aurelio Suárez

¿Cuáles son los superpoderes de Otto Bula, que logró tales hazañas seduciendo al equipo técnico de ANI, al DNP e incluso al propio presidente Santos y al vicepresidente Vargas?

 26 en 2017.- Dos hechos acusan al exsenador del Partido Liberal, Otto Bula, en relación con el otrosí o adición al contrato original de la concesión Ruta del Sol 2: por un lado, el boletín de la Fiscalía General que señaló que la firma Odebrecht lo contrató en agosto del 2013 para obtener el contrato, sin licitación previa, de la vía Ocaña-Gamarra, a favor de la Concesionaria Ruta del Sol S. A. S. y que “se le confió (…) la inclusión de ciertas condiciones económicas”, agregando que por esta gestión “recibió pagos desde Brasil por USD $ 4,6 millones, que fueron fraccionados”. Por otro lado, el departamento jurídico de la transnacional brasileña confirmó que los giros se hicieron por conducto de varias empresas de fachada en China.

Ratificados tanto el éxito de la gestión de Bula como los honorarios recibidos, es necesario explicar cuáles fueron las muy “favorables condiciones” que este lobista pudo obtener, incluyendo algunas por encima del propio contrato original. Entre las más relevantes vale destacar que, al dividir el número total de kilómetros de la fracción original por el valor completo de la obra inicial, el costo por kilómetro resulta en poco menos de $ 5.000 millones; sin embargo, al hacer la misma operación exclusivamente para el nuevo tramo, Ocaña-Gamarra, se sube tres veces y media más, hasta $ 17.000 millones por kilómetro.

Como el cierre financiero se funda en el número y la tarifa de los peajes permitidos, Bula logró meter otro gran gol: pasar de 5 a 7, uno cada 40 kilómetros, según informa Radio Guatapurí de Valledupar, y con una remuneración por vehículo igual a la de la troncal. Con relación a la tarifa, Bula consiguió, de modo adicional al incremento previsto, que subiera todos los años el 3 % más desde el 2015 y hasta que la remuneración llegara a un 15 % de sobrecargo.

Ahí no pararon las jugosas condiciones arrebatadas por Bula para el nuevo ramal. En genuina ganga consiguió que “el plazo total de la Concesión No. 001 del 2010 será de veinticinco (25) años (…), es decir, hasta el año 2035”, cuando en el contrato original era de solo 20. Y, finalmente, en un acto prodigioso, al venir de un particular, Bula gana, además de los compromisos de los ministerios de Transporte y Hacienda para implantar las nuevas condiciones, que este último adelante las vigencias futuras comprometidas para los años 2024 y 2025 para el 2016, 2017 y 2018, a golpe de más de 30 millones de dólares por año. A propósito de lo anterior valdría preguntar: ¿ya se le entregaron las primeras a Odebrecht?

Con ello, el valor general del proyecto subió a $ 3,6 billones (en pesos originales), incluyendo los adelantos mencionados, que deberían ser recuperados por Odebrecht y sus socios en el año 2023, y que, dado el caso de que así no fuera, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) cubriría el faltante, cláusula que Bula logró insertar para cobijar también a la nueva carretera.

Como si se tratara de una vara de premios, Bula alcanzó la cúspide con la expedición, en octubre del 2014, siete meses después del otrosí, del documento Conpes 3817 sobre la “modificación” de la “importancia estratégica del proyecto vial autopista Ruta del Sol”, suscrito por el presidente Santos, por todo el gabinete de entonces, por el actual fiscal, Néstor Humberto Martínez, como ministro de la Presidencia y, por supuesto, por el vicepresidente, Germán Vargas, gran jefe de las vías 4G, categoría en la que Bula pudo introducir el ramal Ocaña-Gamarra, que va en sentido distinto a la vía matriz.

Ese documento Conpes recoge lo que consignó el otrosí, firmado siete meses antes, y una aprobación del Confis de junio del 2014. El paquete completo de la concesión total, sumados los cerca de 30 kilómetros de vía nueva, el mejoramiento de otros 33, la pavimentación de 18 y máximo 10 kilómetros de viaductos, mantiene una rentabilidad del 23 %, fruto de utilidades por $ 1,045 billones, sobre un total de usos de $ 4,48 billones (del 2013), con lo cual se concretó el máximo interés de Odebrecht.

¿Cuáles son los superpoderes de Otto Bula, que logró tales hazañas seduciendo al equipo técnico de ANI, al DNP e incluso al propio presidente Santos y al vicepresidente Vargas, descontando que también en dicho documento Conpes se busca “mejorar conexiones a puertos fluviales al norte y sur de Gamarra” que rondan intereses cercanos a miembros del gabinete? Definitivamente, es un Aladino del siglo XXI, alguien que cumple “todos los deseos”.

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/otto-bula-un-aladino-del-siglo-xxi-aurelio-suarez-montoya-columna-el-tiempo/16801853

2.17 – Entrevista al candidato socialista a la presidencia de Francia, Benoît Hamon

“Los social-liberales son un pollo sin cabeza y ya han perdido”

Andrés Pérez

ENTREVISTA A BENOIT HAMON Andrés Pérez / SanchoPanzaLab París, 20-11-2008

Se le nota cansado al llegar al simpático café donde nos recibe. Cansado, pero también resplandeciente. Al término de una larguísima batalla por el Congreso y por el liderazgo del Partido Socialista francés (PS), Benoît Hamon sale reforzado. Con sólo 41 años, ha logrado colgar su nombre en la órbita de las cuatro personalidades más influyentes del partido. Y, más importante aún, sus ideas son ahora el “centro de gravedad” de un PS que Nicolas Sarkozy había colocado durante años a la deriva.

Simpático bistrot del sur de París. Aquí se grita y se habla fuerte. Se comen tremendas ensaladas con paté a cualquier hora. El patrón grita tras la barra un rotundo “Salut Benoît!” cuando ve llegar a este joven eurodiputado con las ojeras del cansancio y el brillo intacto de la convicción en las pupulas de los ojos. Un brillo que, espera, no se apagará convirtiéndolo en “prisionero del aparato”. Un brillo de primer secretario –puesto por el que ha batallado– o de número dos, dispuesto a llevar al PS a la “ola social” y cambiar Europa.

SanchoPanzaLab- Usted es el líder de la corriente calificada “ala izquierda” del PS ¿satisfecho con el congreso, o a punto de abandonar el partido, como han hecho Jean-Luc Mélenchon y Marc Dolez?

Benoît Hamon– Creo que Jean-Luc (Mélenchon) se ha ido en el momento en que los hechos parecen quitarle la razón. No sólo por el resultado de nuestra moción –casi 19%–, que ya de por sí es importante. Pero es que el centro de gravedad del PS en su conjunto se ha desplazado en este congreso. Es sorprendente ver a qué velocidad se han derribado ciertos dogmas a causa de la crisis. Normal: aquellos socialistas que antes hablaban de libre comercio, de liberalización, de flexibilidad del mercado laboral, de privatización parcial de sistemas de protección social, de pensiones de jubilación privadas y cada vez más tardías…. se dan cuenta de que su discurso es caduco. El centro de gravedad del PS se ha desplazado, y el futuro primer secretario no podrá ignorarlo.

SPZLab- Hace usted un análisis muy positivo del Congreso, como un combate de ideas y una mutación ideológica. Pero ¿y los apaños entre corrientes?

Benoît Hamon– No se puede decir que todo sea blanco o negro. En la última semana hemos visto reflejos un poco gregarios, que oscurecen el panorama. La antigua dirección se ha reunido en torno a Martine Aubry con la esperanza de guardar el poder. Ségolène Royal ha pretendido representar la ruptura, y ello gracias al apoyo de algunas federaciones con las peores malas costumbres del pasado. Además, en su caso, con el agravante de haber montado todo ese tinglado para provocar una invasión de la cultura de derecha en el partido.

SPZLab- ¿Tanto como una invasión?

Benoît Hamon– Sí. Ha traído auténticos conceptos de derecha. Por ejemplo la denuncia de una supuesta capa de “asistidos sociales” en las clases modestas francesas. U otro aún mejor: la defensa de una supuesta reforma de nuestro modelo social que, en realidad, consiste simplemente en hacer que los individuos soporten el coste, en lugar de asumirlo en nombre de la solidaridad de la Nación. Piense en lo que representa esa evolución: significa aceptar que, quien disponga de los medios, puede tener cobertura médica, jubilación, vacaciones para sus hijos, etc. Y los otros, pues bien, sintiéndolo mucho, se les dice que no tienen derecho porque no pueden pagarlo. Ségolène, pese a todos sus discursos, ha traído intrínsecamente ese proyecto.

SPZLab- O sea que según su personal visión, lo que antes era juzgado como “ala izquierda” ha ocupado el centro de gravedad del PS y ha dejado fuera de juego a la centrista Ségolène y a los social-liberales en general.

Benoît Hamon– Sí. Por fin hemos debatido en serio, sobre cuestiones de fondo. No siempre, pero en muchas ocasiones. Por ejemplo sobre la doctrina librecambista. Antes había una caricatura: Cualquiera que ponía sobre la mesa en el PS la cuestión de interrogarse sobre las consecuencias del librecambismo, era tratado de nacionalista, de proteccionistas, de peligroso profeta de la guerra y todo eso…. Hemos logrado que…

SPZLab- Que no le miren como un marciano.

Benoît Hamon– Exacto. Sobre la cuestión europea también ha habido esa evolución. He conseguido, con otros camaradas, que a partir de ahora ya no nos traten de anti-europeístas por el mero hecho de cuestionar ciertas direcciones que ha tomado la construcción europea.

SPZLab- Uno de los méritos de su moción es el de escribir por primera vez en el PS que Nicolas Sarkozy es “reaccionario”. Si Ségolène lleva “intrínsecamente” el mismo proyecto, eso significa que la línea divisoria entre “reacción” y “progreso” se encuentra hoy en el interior mismo del PS.

Benoît Hamon– Vayamos con cuidado. La línea de fractura entre liberales y no liberales sí pasa por enmedio de la socialdemocracia, eso está claro. ¿La línea divisoria entre reacción y progreso?… Yo creo que hoy buena parte de los socialdemócratas toman prestados conceptos del patrimonio intelectual de la derecha. Cuando habla de pobres que vivirían bien gracias a los subsidios. En la deriva securitaria. Cuando dicen que es posible pactar con la derecha sobre inmigración. Todo eso son posiciones inaceptables… Pero yo creo que ahora la buena manera de actuar es demostrar nosotros que somos capaces de hacer propuestas de futuro claramente de izquierdas, que obligarán a toda esa gente a tomar partido y a situarse de uno u otro lado de la barrera…

SPZLab- Entre reacción y progreso, ¿dónde está Ségolène Royal?

Benoît Hamon– Es muy difícil decir que la línea divisoria esté dentro del PS… Yo veo muchos puntos incluso en Ségolène Royal que la integran, claro está, en el campo del progreso…. Su principal problema es que ella encarna, en proporciones dantescas –como Nicolas Sarkozy, por cierto– la personalización del debate político. Algo irracional, que busca las emociones y las pulsiones. Ella ha entrado en una relación carismática con su electorado y con sus propios hinchas.

SPZLab- Hay quienes recuerdan que ella, como diplomada de las mejores Grandes Ecoles, es en realidad perfectamente racional e intelectualmente superdotada.

Benoît Hamon– Piense que a veces ella se niega a hablar racionalmente hasta con nosotros, los otros dirigentes del PS. Ella… De entrada hay que saber que es una mentirosa sin vergüenza alguna. Acaba de declarar a Le Monde que me propuso entrar en una comisión sobre las cuestiones de las alianzas del PS con otros partidos, y que yo me habría negado. Es totalmente falso, y es la prueba de que ella no vacila en cargar sobre las espaldas de sus adversarios cosas que no existen, pero que alimentan su imagen de víctima de un complot.

SPZLab- Entre Royal y Aubry ¿Cómo va a poder pesar usted para que siga avanzando lo que define como el “nuevo centro de gravedad” del PS? ¿Cómo evitar convertirse en el nuevo Pepito Grillo del PS, condenado a hacer declaraciones y servir de aval, mientras que el partido sigue derivando hacia el centro y, de facto, es garante de políticas conservadoras?

Benoît Hamon– Hay una manera, y yo me pregunto si es la buena, estoy reflexionando. Creo que va a haber una discusión sobre el tema y, si ella (NDLR: Martine Aubry, entonces número uno del PS) se me propone la función de número dos del partido, puede funcionar. Porque así, institucionalmente, el partido dice lo que yo digo. E, igual de institucionalmente, yo sé lo que hago. Si salgo de la sede del PS en la Rue de Solférino (en uno de los barrios más privilegiados de París) y voy adonde hay problemas candentes, y mojo al partido. El problema es que yo quiero hacer eso como número uno ¿es posible hacerlo como número dos?

SPZLab- Aubry y usted estaban muy cerca de un acuerdo político ya antes del congreso.

Benoît Hamon– Sí, pero yo quiero llegar hasta el final. Porque es una posibilidad real de pesar en el rumbo del partido. Seguir hablando sobre qué libre comercio es bueno o no, qué construcción europea hace falta. Ahora el asunto se plantea de otra manera: ¿Voy a convertirme en prisionero del aparato? ¿Voy a empezar a apagarme yo también? O lo contrario: la crisis crea una dinámica tal, una demanda tal, que el partido va a aceptar que yo hable desde la institución para entrar en la ola social.

SPZLab- Dicho de otra forma: usted se ve como el mariscal de campo ideal del PS para hacer la guerra a la regresión social del Sarkozysmo. Martine Aubry habló de crear un delegado departamental del PS para luchar a diario contra las discriminaciones.

Benoît Hamon– Sí. De alguna manera. Pero yo voy más lejos y es algo que se puede hacer enseguida. Crear unos estados generales permanentes de municipios, consejos departamentales y regiones de izquierda. Una estructura de resistencia a las políticas anti-sociales, que proponga ya medidas para amortiguar el impacto del sarkozysmo y de la crisis. Hoy el problema es que esos poderes locales no se coordinan entre ellos, cuando en realidad son un contrapoder importante. A partir de ahí, la sede central del PS debe ser una casa abierta a los intelectuales, sindicalistas y líderes asociativos listos para dar la batalla. Ahí está la dinámica entre la sociedad y el partido, en la capacidad de forjar respuestas. No en la propuesta ségolenista de seguir pasivamente los sondeos y los foros internet.

SPZLab- ¿Salir de la berlusconización de la política es una condición previa a la transformación?

Benoît Hamon– Sí. Hace falta un PS “en la calle”.

SPZLab- Pero ¿qué transformación? Le dirán que la política ya no puede nada en la economía

Benoît Hamon– La crisis financiera prueba que el poder político puede mucho, puesto que se han mojado mucho para salvar el sistema, han inyectado mucho. Todo sigue derrumbándose, pero eso es otro punto.

SPZLab- Inyectar sí. Pero ¿transformar? Hay tratados de la UE, acuerdos multilaterales sobre librecambio, etc que impiden encontrar palancas para aumentar salarios o para financiar sistemas de protección social.

Benoît Hamon– ¡Ah no! Precisamente: Si esta crisis ha demostrado algo, es que todo el mundo estaba listo para saltar sobre la ocasión de pisotear los tratados. En materia de reglamentación sobre competencia, las recapitalizaciones de bancos se las saltan a la torera. Son legitimadas a posteriori. Hasta el pacto de estabilidad era violable. Las condiciones extremas exigen inyectar dinero público.

SPZLab– ¿El corsé legal de la UE ha saltado?

Benoît Hamon– El obstáculo político que decía que las disposiciones actuales nos prohibían en el futuro toda ayuda estatal a la industria, a la innovación y a la investigación, ha saltado gracias a la crisis. Ahora toca poner esa vía libre al servicio de objetivos estratégicos europeos, en favor de sectores industriales juzgados prioritarios y en favor del empleo. Yo estimo que existe un “interés europeo”, es un interés que conjuga interés económico e interés de los trabajadores, sin frenar el desarrollo de todo el planeta. Además podemos encontrar otras palancas. La preferencia comunitaria, no soy yo quien la ha inventado. Es un instrumento de las políticas agrícolas de la UE. El arancel externo común figura en los tratados. Y, en cuanto a la OMC, basta con dar mandato a la Comisión Europea de que se integren en las normas de libre cambio las normas sociales y medioambientales, al mismo nivel que ciertas normas técnicas o sanitarias.

SPZLab– Nunca conseguirá un acuerdo a 27 sobre esa idea.

Benoît Hamon– Ya no queda ni un sólo terreno en el que podamos avanzar en la integración a 27, con cierta rapidez. Ha llegado el momento de la locomotora. Y la locomotora es posible en dos temas: la armonización social y la armonización fiscal. Un grupo reducido de países va a tener que iniciar la armonización fiscal, especialmente la fiscalidad de las empresas. Hay un grupo de países cuyos niveles de desarrollo empiezan a converger: Alemania, Francia, Italia, probablemente Bélgica, España, quizá Portugal si lo desea. Pueden iniciar la convergencia en la fiscalidad de las empresas. Antes de progresos hacia una convergencia social sobre salarios mínimos e igualdad de género. Son cuestiones esenciales.

SPZLab- ¿Una Europa a dos velocidades?

Benoît Hamon– Ya funciona a dos velocidades.

SPZLab– El sistema de cooperaciones reforzadas para una convergencia fiscal y social que describe parece más próximo de lo que propugna Die Linke que de lo que defiende el SPD, aliado de Angela Merkel.

Benoît Hamon– Yo no me puedo poner en el lugar del SPD. Lo que sí veo es que el SPD, como la izquierda italiana, como el PSOE o, claro está, como nosotros mismos, va a verse rápidamente en la obligación de preguntarse cuál es su utilidad frente a la crisis social. Para mí, quienes responden que el camino es un acuerdo con los liberales ya han perdido. Son como un pollo sin cabeza. Sigue corriendo, pero ya está muerto. La izquierda debe regresar a sus fundamentales y proyectarlos al futuro. Back to Basic.

SPZLab- Con Sarkozy va a ser difícil. El lo encarna todo, salva todo, de cumbre en cumbre. Y eso por muy desprestigiado que esté en el plano interno, en Francia ¿Cuál es la magia de su presidente?

Benoît Hamon– Lo que hace fuera, no se puede medir. Aparece como el inspirador del G20, el presidente hiperactivo de Europa… Pero es imposible encontrar un efecto real en la vida de los europeos, por una razón muy sencilla: No es más que marketing político, comunicación. Aquí llamamos eso “la bougeotte” (“telele”). Sí, se mueve. Pero no por aspavientos hay resultados. Creo que todo esto había funcionado mientras había vacancia de poder en Estados Unidos. Ahora, se acabó. Con la elección de Obama, Sarkozy ha envejecido de golpe cuarenta años más.

Hace una década, tras obtener nimias victorias dentro de congresos del PS amañados, el hoy candidato presidencial socialista francés, Benoît Hamon ya pensaba haber torcido el pescuezo a la deriva derechista de sus “camaradas“. El hombre político sirvió así de aval electoral “de izquierdas” para lo que finalmente fue una victoria de los derechistas del PS, como François Hollande y Manuel Valls. Prosiguieron las políticas de destrucción social entre 2012 y 2017. Con el propio Hamon, durante varios años, como ministro. O sea que la pregunta, ahora, en 2017, es la siguiente: ¿La candidatura Hamon no es, de hecho, la mejor manera de hacer perder una década más a la Izquierda Real, manteniendo de nuevo a Francia dentro del corsé de la Europa austericida?

En 2008, tras un congreso en Reims lleno de intrigas y golpes bajos, la ex ministra de Trabajo Martine Aubry tomaba el control del Partido Socialista francés (PS) con el proyecto autodeclarado de devolverlo “al corazón de la izquierda” después de la deriva liberal-populista que había representado Ségolène Royal. Estuvo apoyada discretamente por un grupo de jóvenes figuras pujantes entre la que se contaba el entonces desconocido Benoît Hamon. El joven quadra, que había presentado su propia moción al congreso y obtenido más del 18% de los votos de compromisarios, entraba así –y con mucho optimismo– en la órbita de los cabezas de serie de ese intrincado aparato electoral y poderosa maquinaria de poder que es el PS.

Apenas un año después de la llegada al poder supremo de un presidente Neocon –sin precedentes en este país–, Nicolas Sarkozy, en 2007, arrancaba así el inicio de la resistencia política seria contra el proyecto reaccionario. La alquimia electoral del partido supuestamente situado de nuevo en la izquierda funcionó. Benoît Hamon era portavoz del PS. Los votantes creyeron y, finalmente, en 2012, la izquierda tumbaba electoralmente a Sarkozy.

Pero los que se reinstalaron oficialmente en la presidencia de la República y en los puestos clave del Gobierno no fueron los altereuropeístas que se están haciendo fuertes en Francia, sin de momento lograr el Gobierno. No. Fueron dos hombres fuertes de corte centroderechista, de un social-liberalismo asumido en público y ensalzado en privado: François Hollande y Manuel Valls. El primero ha presidido la República durante cinco años. El segundo ha sido ministro de Interior y primer ministro, durante cuatro.

Todos los grandes símbolos, todas las medidas estelares de la izquierda en este país han sido demolidos concienzudamente por Valls y Hollande a lo largo de cinco años. Absolutamente todos. No ha habido aumento generalizado de salarios por decreto; Ni reducción clara del desempleo; Ni incremento neto del empleo público o asociativo y cooperativista; Ni se ha suprimido el “Recorte Sarkozy” de las pensiones de jubilación públicas; Ni se ha reducido la semana laboral; Ni se ha sacado a Francia de la estructura militar de la OTAN o desolidarizado de las intervenciones militares occidentales; Ni se han adoptado políticas para acabar con las desigualdades en los más de 400 barrios socialmente desfavorecidos del país; Ni se ha acabado con el racismo institucionalizado que se da en las prácticas de la policía a diario; Ni se ha avanzado en la lucha contra la islamofobia y el antisemitismo, cada vez más presentes e inquietantes en la sociedad francesa. El PS en el poder habrá sido, finalmente, mejor verdugo que el Sarkozysmo contra las ideas de progreso.

Frente a ello, Benoît Hamon se limitó, primero, a conservar un cargo en el Gobierno Hollande, alzando la voz sólo de cuando en cuando. Y luego abandonó el ejecutivo en el momento en que las cotas de desconfianza, según los sondeos, empezaban a alcanzar niveles insoportablemente bajos.

Así las cosas, resulta interesante rescatar la entrevista que SanchoPanzaLab hizo en exclusiva en 2008 al entonces pujante joven líder del ala más izquierda del PS, Benoît Hamon. El pasado mes de enero 2017, Hamon ha sido investido oficialmente candidato del PS a la presidencia de la República, al término de unas primarias que ganó ampliamente, en el marco de un recuento de votos marcado por las irregularidades.

O sea que Hamon ya es número uno del PS. Habrá tardado una década en dar con el “corazón de la izquierda” y, al menos en apariencia, rediseñar un proyecto político. Ahora se encuentra de facto a la cabeza del PS fundado por François Mitterrand, sí, pero… ¿para llevar las políticas de progreso al Elíseo y a Bruselas, o para hacer perder otra década a los franceses y a Europa, como ha ocurrido con el Sarko-Hollandismo?

Porque, de momento, lo único claro es que el nombramiento de Hamon como candidato PS ha acarreado sólo dos consecuencias. Y no son nada favorables a una reorientación de Europa y el fin de la austeridad: Según indican los sondeos (por ejemplo, el de Kantar/Sofres/Statista a finales de enero), Hamon, por un lado, ha reducido considerablemente el creciente espacio que estaba conquistando el candidato presidencial Jean-Luc Mélenchon, ex miembro del PS, aliado en Francia de Unidos Podemos, y auténtico partidario de una negociación seria en Bruselas, con un Plan B para Europa en la cartuchera en el caso de que Berlín, Francfort y Bruselas se enconaran contra un plan de relanzamiento de la economía y de redefinición de los estatutos del BCE (ideas que Hamon, bajo el influjo de Martine Aubry, ni siquiera osa mencionar).

Por otro, la candidatura Hamon, al decantarse en apariencia a la izquierda y pegarse a rebufo de Mélenchon, ha dejado un espacio vacío en el espectro social-liberal, cosa que ha puesto alas al “candidato sorpresa” de estas presidenciales francesas, el preferido de los grandes medios de comunicación y de la oligarquía, el social-liberal Emmanuel Macron, también ex ministro de Hollande.

Dado ese contexto de 2017, SanchoPanzaLab republica la entrevista que en exclusiva Benoît Hamon nos concedió en 2008, de acuerdo con uno de los puntos de nuestra Carta Fundacional. El que nos fija como objetivo informar diacrónicamente, y con datos de fondo, sobre los procesos políticos, ello para contrarrestar la tendencia cada vez más acusada, en los medios convencionales, de participar en la política espectáculo con una la memoria-flash instantánea para los votantes.

Fuente: http://sanchopanza.net/n6-sanchopanzalab/Benoit-Hamon-entrevista-2008-social-liberales-europa-c.html

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=222403

1.17 – LOS NACIONALISMOS VUELVEN

DKLJVBHFÑ

Este es un tema -el del Estado Nación, y su significado para los seres humanos que lo forman- que he tocado en el blog desde que existe. Inevitable, porque ha sido importante para mí desde que empecé a pensar la política. En realidad, son aspectos de lo mismo: el patriotismo es un sentimiento natural -para los que lo sienten- pero la nación es un proyecto político en común.

Pasa que no se adapta a tratarlo en posteos más o menos breves, ni es fácil combinar la reflexión con el compromiso político y el trabajo en comunicación… Pero uno tiene este impulso bloguero, y la sospecha que la elección de Donald Trump va a provocar oleadas de palabrerío sobre el asunto. Entonces, acerco algunas ideas para despertar discusiones y, quizás, empezar a bosquejar un análisis más serio.

Ante todo, podemos empezar con un dato evidente: la campaña de Trump ha sido una manifestación del nacionalismo estadounidense. El significado de su consigna “Hagamos (Norte)América grande otra vez” da para algunas preguntas, pero no para dudar de la sinceridad de sus votantes.

Ahora, eso no debe hacernos creer que la otra candidata, Clinton, el presidente Obama y los otros 43 presidentes anteriores de los EE.UU. no defendían los intereses de su nación, tal como ellos los entendían (No muy diferente de como los entiende Trump, sospecho). La distinción -importante en el mundo de los discursos, que a su vez importa en la realidad- es que a partir de 1932, con mayor o menor énfasis, la búsqueda del poder de ese país tuvo una envoltura ideológica: la Defensa de la Libertad, de la Democracia, del Mundo Libre… De eso se habló en el blog aquí.

Las razones porqué el candidato triunfante se decidió a dejar de lado ese discurso -al menos en la campaña- no las vamos a analizar ahora. El hecho es que una política de defensa de los intereses de EE.UU., sin barniz ideológico ni pretensiones de ideales trascendentes, crea una situación nueva.

No sin precedentes, cuando lo pensamos un poco. Putin defiende los intereses geopolíticos y económicos de Rusia con la misma dureza que lo hacía, por ejemplo, Stalin, pero, a diferencia del georgiano, no tiene ni la herramienta ni la carga que representaba una ideología de la revolución mundial. Que si bien le ganaba seguidores en el exterior, también le garantizaba, inevitablemente, enemigos mortales.

En forma menos dramática, como corresponde a una civilización donde nunca echó raíces profundas una religión mesiánica, China ha dejado de lado el maoísmo como producto de exportación -lo conserva como referencia de unidad- y se dedica exportar productos manufacturados, para convertirse en el taller del globo.

No estoy comparando -señalo lo obvio para evitar confusiones tontas- el marxismo leninismo con el “intervencionismo democrático”. La comparación es entre nacionalismos, como instrumentos de afirmación y cohesión nacional.

El mismo rol que están jugando en Turquía, en la India, … La lista es muy larga, y demuestra que el título de este posteo es engañoso. Los nacionalismos, como Troilo, siempre están llegando.

Hay algunas regiones en el mundo, importantes, donde esta afirmación debe ser matizada.

En primer lugar, el mundo árabe. Ahí, la construcción de estados nacionales modernos y fuertes enfrentó el ataque abierto y solapado de las potencias europeas, y más recientemente de EE.UU. e Israel. Pero también había y hay debilidades internas que pusieron obstáculos casi insalvables a la tarea. Lo he discutido en el blog y lo volveré a hacer.

También nosotros, Latinoamérica. Aquí hemos formado estados nacionales modernos, si bien no muy organizados, al estilo occidental. Somos mestizos de Occidente, después de todo. Pero tenemos conciencia de una tarea pendiente, desde la independencia. Sino construimos una unión sólida entre nuestros países -el Estado continental industrial del que hablaba Methol Ferré- no seremos más que peones en el juego global.

Y Europa, donde empezó el estado nación con la Paz de Westfalia y se hizo de masas con la Revolución Francesa… Sus dos grandes carnicerías del siglo pasado le crearon anticuerpos, como diría Perón, contra el nacionalismo. No que las potencias dejaron de perseguir sus intereses nacionales con toda la crueldad y masacres que consideraron necesarias: Indochina, Argelia, Egipto, el África subsahariana… Pero el nacionalismo se convirtió en una expresión tabú.

Hasta que el deterioro del Estado de Bienestar y del ideal de la Unión Europea, corroídos por una burocracia que defiende un esquema económico que cada vez se muestra más incapaz de garantizar trabajos dignos para las mayorías, ha conseguido que vuelvan los nacionalismos.

En Polonia gobierna Jaroslaw Kaczynski, y en Hungría Viktor Orban. En Francia, han aumentado las chances de Marine Le Pen. También activan el holandés Geert Wilders, el italiano Matteo Salvini de la Liga Norte, el inglés Nigel Farage, del partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), que además es amigo de Trump…

Por supuesto, la victoria del Donald los estimula. De la misma forma que despierta terror entre las élites políticas e intelectuales europeas. Por mi parte, me permito opinar que no son “neofascismos” -no por falta de ganas, en algunos de los que están más lejos de gobernar- sino porque no tienen la pulsión de poder y de muerte del fascismo original, de las ideologías que marcaron a fuego el siglo XX. Tampoco tienen la capacidad de construir una comunidad y una identidad, como fue la construcción de los estados nacionales en Europa y en todo el mundo.

Los veo, quizás superficialmente, como expresiones del temor a lo distinto y un intento de aferrarse a pasados más o menos imaginarios, y a las partidas de presupuestos cada vez más ajustados, también.

Pero me resuena una frase que leí hace poco y quedó en mi memoria aunque no recuerdo el autor: En la era de capitalismo post industrial las elecciones se ganan por las aspiraciones de pertenecer y no de ser todos iguales.

Los nacionalismos que vuelven

052.-  JAMES RICKARDS: LA PRÓXIMA CRISIS SERÁ PEOR QUE LA ANTERIOR – Valentin Schmid

Un corredor en la bolsa de valores de Nueva York momentos después de que la bolsa de valores colapsara el 13 de octubre del 2008. James Rickards dice que las bolsas puede estar en rescate de emergencia durante la siguiente crisis. (Spencer Platt / Getty Images)
Un corredor en la bolsa de valores de Nueva York momentos después de que la bolsa de valores colapsara el 13 de octubre del 2008. James Rickards dice que las bolsas puede estar en rescate de emergencia durante la siguiente crisis. (Spencer Platt / Getty Images)

Los bancos centrales no vendrán al rescate, un plan de emergencia puede que incluya la clausura de bancos y bolsas de valores. 

23/11/2016.- James Rickards ha predicho grandes cambios en los mercados financieros y su última predicción ha sido la más grande hasta ahora. Abogado, asesor financiero, asesor del gobierno y conferencista, Rickards ha predicho cambios como la devaluación de la moneda, el aumento del oro y el plan para reemplazar el dólar como la moneda de reserva mundial, así como está escrito en sus libros más vendidos “La guerra monetaria”, “La muerte del dinero” y “El nuevo caso del oro”.

La Gran Época habló con Rickards acerca de su nuevo libro, “El camino hacia la ruina: El plan elite secreto global para la próxima crisis financiera” y acerca de la inhabilidad de los bancos centrales para detener la siguiente crisis financiera, como también un posible bloqueo en las bolsas de valores.

La Gran Época: ¿Porqué la próxima crisis va ha ser peor que la anterior?

James Rickards: Para analizar eso, comparé las dos crisis anteriores: La crisis del manejo de capital a largo plazo en 1998 y la crisis bancaria en el 2008. En 1998, fui un participante [en la crisis] como un cónsul general en un fondo de protección a largo plazo en manejo de capital. Yo negocie ese rescate financiero. Podíamos ver que estábamos a horas de la clausura de los mercados financieros en el mundo -esto no es una exageración.

Los mercados financieros no colapsaron al final, pero estuvieron extremadamente cerca. En el 2008, fue igual -estuvimos a pocos días de un colapso secuencial de cada banco en el mundo. Bear Stearns colapsó en marzo del 2008. Después Fannie Mae y Freddie Mac fueron tomados por el gobierno a principios de septiembre y Lehman Brothers se declaró en bancarrota a finales de septiembre de ese año.

Estaban cayendo como efecto dominó y todos hubiesen caído: Morgan stanley, Goldman Sachs, Bank of America y JPMorgan Chase. Pero luego la Reserva Federal truncó el proceso.crisisssss

El exitoso autor James Rickards discute en “El camino a la ruina” que los bancos centrales no tienen dinero, casi garantizado que la siguiente crisis financiera será más grande que la anterior. (Cortesía de James Rickards)

Fue como si hubiesen puesto una pared de hierro entre el efecto dominó para que el próximo no cayese también. Pero aquello no fue sin costo. Es como parar un terremoto en la mitad y no dejarlo terminar; y esto no resuelve nada. Un terremoto es solamente un escape de energía, entonces esa energía fue solo acumulada y se convertirá en un terremoto peor la próxima vez.

En los mercados financieros es lo mismo. Cada crisis es más grande que la anterior, cada rescate financiero es más grande que el anterior. Así como la crisis del 2008 fue peor que la de 1998, la siguiente crisis si es en el 2018 o antes será más grande y peor que las anteriores.

Los bancos centrales están “sin dinero”

 La Gran Época: ¿y usted está diciendo que los bancos centrales no serán capaces de manejar la situación esta vez?

James Rickards: Los bancos centrales no serán capaces de parar esto. En 1998, Wall Street rescató a un fondo de inversión; en el 2008, los bancos centrales rescataron a Wall Street. En el 2018 o antes, ¿A quién van a rescatar los bancos centrales?

Los bancos centrales no tienen dinero. La Reserva Federal tiene una ventaja de 113 a 1. En un mal día, es técnicamente insolvente sobre una base de ajuste al valor del mercado. No todos los días, pero algunos de ellos en los últimos cinco años, si se hubiera marcado el balance de La Reserva Federal al mercado, ellos estarían arruinados, sus deudas eran mayores que sus activos y su capital habría sido aniquilado.

Creo que hay un límite de confianza que uno pasa. No se sabe dónde está hasta que ya es demasiado tarde. Se va a tener que experimentar de una manera dura destruyendo la confianza en cómo manejar el dinero y luego no hay manera de recuperarlo. La única hoja de balance que queda, la única entidad que puede jalar el dinero de la nada es el Fondo Monetario Internacional (FMI), es el banco central del mundo. Ellos pueden imprimir el dinero del mundo, la moneda de los Derechos Especiales de Giro (DEG) para revolver el sistema.

La Gran Época: ¿Pero sin cerrar los bancos y los mercados financieros?

James Rickards: Al FMI le tomará un periodo de tiempo -yo estimo un mínimo de tres a seis meses- para emitir los DEGs y para sacar el dinero de allí.

Mientras tanto, el pánico comenzará y las autoridades nacionales trabajarán juntos en el cierre de emergencia en el sistema. Ellos tendrán que cerrar bancos, fondos de mercado de dinero van a suspender amortizaciones y las bolsas de valores se cerrarán. A las personas no se les permitirá sacar dinero por un tiempo hasta que el dinero nuevo no esté impreso.

Entonces será peor, más dramático y mayor. La gente perderá más y sufrirá más. Todo lo que estoy tratando de hacer es explicar estas dinámicas en mi nuevo libro “ El camino hacia la ruina” y advertir a las personas y algunas opciones de preservar su riqueza.

Estoy advirtiendo a la gente que no tendrán su dinero cuando lo esperan, pero en algún momento, [las autoridades] van a salir con una solución con los DEG y gradualmente reabrirán las bolsas.

El plan global

 La Gran Época: pero usted también dijo que las elites globales, incluyendo el FMI, les gustaría que los DEG fueran una moneda de reserva global, con o sin crisis. ¿Cuál es la evidencia?

James Rickards: hemos tenido unos puntos de referencia recientemente con lo que tiene que ver con los DEG. En octubre 1, el yuan chino fue incluido en la canasta de referencia de los DEG.

No está ni siquiera cerca de ser la moneda de reserva, pero desviaron las reglas por propósitos políticos. Ellos pueden ver venir la crisis; ellos ven que tendrán que rescatar financieramente al mundo y necesitan el voto de China.

No hay duda de que se pueda hacer algo así sin la aprobación de China. China dice, “¿Porqué debemos aprobar algo como eso si no somos parte de los DEG? Entonces ellos agregaron el yuan a la canasta.

En julio, el FMI emitió un documento técnico en el que se pide el uso del DEG basado en el mercado. El FMI estaba apoyando la creación de un mercado de DEG privado. Luego el Banco Mundial llegó y emitió bonos con un valor de US 2,8 mil millones de DEG en septiembre. Y también hay otro problema venidero con el banco Standard Chartered.

Es importante porque si los países usan los DEG, necesitan activos para invertir. Justo el otro día, el FMI emitió una llamada a un grupo de expertos y académicos para formar un grupo para trabajar en la expansión del mercado del DEG.

Entonces todas estas cosas vienen en camino y si se dejan en sus propias manos, puede que se tomen otros 10 o 15 años. Pero lo que yo espero que pase es que la crisis llegue antes de que el plan final para los DEG sea totalmente alcanzado.

Entonces tendrán que emitir los DEGs en una base de emergencia para revolver el mundo y todo de lo que estuvimos hablando se acelerará en un periodo de tiempo más corto y entonces tendremos un sistema de referencia antes de que lo sepamos. Eso incluiría el precio del aceite en los DEGs y los contratos y pagos de aceite en los DEGs.

Dicho esto, el dólar estará también presente, seguiremos teniendo dólares, pero será una moneda local como el peso mexicano o la lira turquesa u otra moneda local.

La Gran Época: ¿Qué puede hacer la gente para protegerse?

James Rickards: Pienso que el oro gana de cualquier manera. No hay banco central en el mundo que quiera el estándar del oro, pero no tendrán otra salida. Tendrán que tener un estándar de oro para recuperar la confianza.

En otro caso, si es que de alguna manera este plan de DEG funciona, tendremos inflación. Entonces el precio del oro aumentará por causa de la inflación, y si los DEG fallan y tienes oro para restaurar la confianza, el oro sube porque tiene que apoyar la oferta monetaria.

http://www.lagranepoca.com/internacionales/99822-james-rickards-la-proxima-crisis-sera-peor-que-la-anterior.html

051.-INFLACIÓN, A LA VUELTA DE LA ESQUINA – Alejandro Nieto González

19 Nov 2016.- La crisis que comenzó en 2007 y se oficializó en 2008 ha traído algunas situaciones curiosas. Una de ellas es la ausencia de inflación. Si nos fijamos en el periodo 1997 a 2006 los precios subieron en España un 33 % y en la UE un 21 %. Sin embargo entre 2007 y 2016 esta subida se limita a 16,1 % y 16 % respectivamente.

Este es uno de los efectos más reconocidos de las recesiones: el estancamiento impide que los precios suban a no ser que haya un factor externo que los impulse (por ejemplo el precio del petróleo en los años 70). Sin embargo este efecto no se ha visto en esta gran recesión sino todo lo contrario: el crecimiento del comercio internacional hace que exista una presión a la baja de los precios.

Deuda pública y bancos centrales                                                                                                                                           Además en algunos países existe además un problema de deuda pública. La crisis ha afectado a los presupuestos y las deudas se han disparado. Uno de los países afectados ha sido España, pero también Italia, Grecia, Irlanda o Japón. En general pocos países han logrado reducir la deuda en esta década.

Los bancos centrales han actuado para evitar problemas mayores. Por un lado los tipos de interés han llegado a niveles nunca vistos en países desarrollados, teniendo en la actualidad casi todos los países tipos en cero o muy cercanos a cero.

Además los bancos centrales han actuado de forma no convencional, titularizando deuda pública en base a emisiones de moneda. El BCE, por ejemplo, ha estirado al límite su tratado fundacional. Y esto se ha traducido en que la deuda pública de las principales economías esté a tipos muy bajos o incluso negativos. El caso más significativo es el de Suiza, que llegó a tener todos sus bonos en negativo.

Todas estas políticas de relajación monetaria tienen un riesgo muy claro: la inflación. Cualquiera sabe que cuando un banco central se pone a imprimir dinero la inflación se puede disparar. Sin embargo esto no ha sucedido. ¿Por qué? Simplemente porque el aumento de la base monetaria es solo una de las condiciones necesarias para que haya inflación. La otra es que el dinero se mueva, y la movilidad monetaria también ha sido baja durante la crisis.

La inflación que llega

Algunos expertos apuntan que un poco más de inflación es necesaria para salir de una forma definitiva de la crisis. Por un lado la inflación ayuda a que la deuda pública se reduzca. Por otro las diferencias de inflación entre países permiten que los más afectados por la crisis ganen competitividad. Y por último, algo de inflación permite que las políticas monetarias sean ortodoxas, ya que ahora mismo los tipos están en su límite bajo, de hecho los tipos negativos ya están empezando a provocar que algunos acumulen dinero en cajas de seguridad en lugar de en los bancos.

Sin embargo generar “algo” de inflación es complicado. Una vez que empieza, argumentan otros expertos, es difícil de controlar y podemos tener una época de inflación desmedida que sea muy negativa. Estos expertos de momento han visto como sus predicciones no se cumplían pero ahora hay nuevos datos que nos indican que quizá estemos llegando al fin de la época de poca inflación.

Por un lado hemos visto los datos de inflación de España y las previsiones de la Comisión para el próximo año: ya vemos que la deflación ha quedado atrás. Por otro vemos que con la victoria de Trump en EEUU las expectativas de inflación se disparan: seguramente se produzca un crecimiento en el gasto público y una reducción de impuestos, con lo que la inflación se va a disparar. Es decir, la velocidad del movimiento del dinero se incrementa, y esto unido a la gran base monetaria que tenemos nos indica una cosa: viene la inflación.

¿Seremos capaces de controlarla? Es complicado de predecir. Las presiones inflacionarias de los 70 y 80 nos dicen que es difícil y se necesitan políticas muy restrictivas por parte de los bancos centrales, pero también es cierto que en dicha época había una presión externa (el precio del petróleo) que hoy no vemos. Pero los populismos que vienen crearán presiones inflacionarias pues la única forma de contentar a sus votantes es creando empleo de mala calidad disparando el gasto. Aún así, el futuro siempre está por ser escrito.

http://www.elblogsalmon.com//entorno/la-tan-temida-inflacion-a-la-vuelta-de-la-esquina?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=POST&utm_ca

050.-ENTREVISTA AL ECONOMISTA RICARDO HAUSMANN – Ricardo Ávila*

Ricardo Hausmann es un profesor venezolano a quien Maduro quiere ver tras las rejas

El profesor de habla de la crisis del vecino país, de Colombia y de Trump.

Me llama la atención la poca importancia que ha tenido en Colombia la discusión económica sobre la preocupación de las exportaciones. Todos estamos sorprendidos con el hecho de que, a pesar de que el dólar pasó de 1.900 a 3.000 pesos, las exportaciones colombianas no reaccionaron. Eso quiere decir que hay problemas que se deben diagnosticar y atacar. Pero no veo una agenda concentrada en eso.

Hausmann es director del Centro para el Desarrollo Internacional de Harvard. Foto: Archivo particular.

Cuando a comienzos de noviembre Nicolás Maduro, en una intervención televisada, acusó al economista Ricardo Hausmann de ser el primer operador de una supuesta persecución financiera contra Venezuela, las reacciones no se hicieron esperar. Decenas de estudiantes y académicos expresaron su solidaridad con este profesor, para quien el inquilino del Palacio de Miraflores pidió un juicio, al igual que su requisición con “código rojo”, supuestamente por medio de la Interpol.

No es la primera vez que el actual director del Centro para el Desarrollo Internacional de la prestigiosa Universidad de Harvard tiene un encontrón con la administración chavista, a la que responsabiliza de un enorme descalabro que ha empobrecido a la que fuera una de las naciones más ricas de América Latina. Desde hace rato, Hausmann viene señalando las falencias de un régimen que cree que sus dificultades tienen origen en una conspiración internacional.

(También: Gobierno y oposición de Venezuela alcanzan acuerdos de convivencia)

Pero la verdad es que sus inquietudes intelectuales van mucho más allá. Su costumbre de decir las cosas en forma directa incluye a Estados Unidos y Colombia, como lo dejó en claro en la semana que termina cuando pasó por Medellín para asistir a la reunión de la Asociación Latinoamericana de Economistas, que tuvo lugar en la Universidad Eafit. EL TIEMPO habló con él.

¿Cuál fue su reacción cuando supo de las declaraciones de Nicolás Maduro en las que lo acusaba de enemigo del régimen?

Esta es la tercera vez que me ataca. La primera fue en septiembre de 2014, por publicar un escrito en el cual proponía la moratoria en los pagos de la deuda externa. La segunda fue en octubre de 2015, cuando grabó ilegalmente y publicó una llamada mía en la que hablaba de pedir asistencia financiera al FMI. Y ahora, no sé de dónde, llegó esta amenaza de hacerme un proceso judicial.

¿Qué tan seria considera esa amenaza?

En lo personal no me inquieta. La diferencia es que esta vez tiene a mi cuñado Braulio Jatar preso desde el 3 de septiembre por divulgar el cacerolazo contra Maduro ocurrido el día anterior en isla Margarita. Mi preocupación no es por mí, sino por los más de 100 presos políticos que viven hoy las mismas condiciones inhumanas de prisión que él desea imponerme.

¿Por qué atacar a un académico?

Él cree que la razón por la cual a Venezuela no le prestan dinero es resultado de un complot, sin tener en cuenta que la deuda pública representa seis años de exportaciones, la proporción más alta del mundo. Para Maduro tampoco tiene que ver que tengamos un déficit fiscal gigantesco o una inflación de cuatro dígitos. Por eso se inventa estas teorías de la conspiración, para echarles la culpa a los demás de lo que es su responsabilidad.

¿Cómo se resumen los errores cometidos?

En toda sociedad las cosas que la gente necesita se consiguen porque otra gente las produce o las provee. Venezuela acabó con esa posibilidad a punta de controles. Esa forma de organizar la economía y acabar con el aparato productivo no produjo grandes traumatismos mientras era posible hacer importaciones.

En 2012, cuando el barril de petróleo estaba en un precio promedio de 104 dólares, el Gobierno estaba gastando como si estuviera a 200 dólares. El faltante se financió con crédito, pero esa puerta eventualmente se cerró y después llegó la descolgada en las cotizaciones del crudo.

¿Cuál fue la consecuencia?

Las importaciones se fueron a pique y hay un colapso de la producción nacional. Como consecuencia, existe una verdadera crisis humanitaria de la que no se sabe más por la represión a los medios. El hambre, la escasez, la muerte de los niños en los hospitales pasan todos los días. La gente sobrevive vendiendo activos, pero si uno sale de su carro y se gasta el dinero, pues ya se queda sin qué más vender. Creo que la situación económica se está deteriorando y se va a seguir deteriorando.

¿Qué elementos tendría una cirugía de fondo que permita empezar a salir de la crisis?

Es necesario que a la sociedad se le restituyan sus derechos económicos, se unifique la tasa de cambio, se quiten los controles, se liberen los precios, se reestructure la deuda externa y se pida la ayuda financiera internacional. Para evitar más muertos, eso debe incluir ayuda humanitaria.

Cambiando de tema, ¿cómo analiza el triunfo de Donald Trump?

Lo que conocemos de su personalidad es que es alguien sumamente ignorante sobre cómo es el mundo y que no sabe de temas fundamentales de políticas públicas. Pensar que construyendo un muro o denunciando los tratados comerciales se resuelve un problema habla sobre su falta de conocimientos. Además, es alguien inseguro, impulsivo y mentiroso. Con esas características, solo le queda incumplir sus compromisos electorales, que son una locura tras otra, o los cumple y genera el caos.

Eventualmente aprenderá, pero la curva de aprendizaje tendrá un costo fenomenal.

¿Está preocupado?

Mucho. Y los mercados, también. Me inquieta que alguna de las potencias quiera medirlo en una crisis, tal como hizo Kruschev con Kennedy en 1961. Por eso considero que viene un periodo de incertidumbre profunda para la economía mundial.

Pero Wall Street llegó a un máximo histórico el jueves…

Porque hay la idea de que el Banco de la Reserva Federal podría posponer un aumento de sus tasas de interés, combinado con la expectativa de un programa de mayor gasto público. Sin embargo, a los movimientos de corto plazo no vale la pena prestarles tanta atención.

¿Es esta una reacción contra la globalización?

Las personas actúan con base en creencias. Algo que han hecho los populistas es convencer a la gente de algo que no es verdad, tal como lo hizo Hitler en su momento. Por eso la reacción de los electorados no es contra la globalización, sino en contra de una narrativa de la globalización.

Las circunstancias externas oscurecen más las perspectivas de América Latina…

Es verdad que nada de esto es bueno para la región. Érase una vez que soñamos con un destino común de integración, y ahora el destino es la construcción de un muro.

En medio de esa perspectiva, ¿cómo se ve Colombia?

Me llama la atención la poca importancia que ha tenido en la discusión económica la preocupación sobre las exportaciones. Todos estamos sorprendidos con el hecho de que, a pesar de que el dólar pasó de 1.900 a 3.000 pesos, las exportaciones colombianas no reaccionaron. Eso quiere decir que hay problemas que se deben diagnosticar y atacar. Pero no veo una agenda concentrada en eso.

¿En qué nos ve concentrados?

En asuntos más externos, como ser parte de la Ocde, algo que implica un conjunto de tareas que son importantes para el país pero que no son críticas, en su mayoría, para atender los problemas de este momento.

Y el lío actual es que la economía tiene un gran déficit externo, por lo cual las exportaciones son definitivas para poder generar una dinámica positiva. Lamentablemente, veo poca disposición a mirar el asunto y seguir ejemplos de otros que han podido avanzar mucho, comenzando por Panamá, que experimenta un auge en materia de servicios. Su aeropuerto es un modelo.

¿Qué opción tenemos?

Hay que diversificar. Y lo que hemos aprendido es que las sociedades deben aprender a producir más cosas, y cuando uno no lo sabe consigue gente que se mude a su país. Es más fácil mover las cabezas que tienen el conocimiento que aprender desde cero.

¿A qué se refiere?

Voy a poner un ejemplo inobjetable. Nadie pone en duda que el auge que tuvo Colombia en su producción petrolera se dio por la llegada masiva de técnicos venezolanos que eran expertos en crudos pesados. (Además: ‘Las cosas no se hacen solo con capital y trabajo’: Ricardo Hausmann)

¿Hay que atraer talento?

Exactamente. Pero Colombia en materia de migración es casi un récord global. Según datos del Banco Mundial, la proporción de gente nacida en el exterior que hay en este país apenas llega al 0,2 por ciento del total, que es uno de los índices más bajos del planeta. Eso equivale a imponer un bloqueo al que aspiraría Donald Trump, que va a ser presidente de una nación en la cual el 13 por ciento de sus habitantes nacieron en otro sitio. Por cierto, en Canadá esa proporción es del 20 y en Australia, del 27 por ciento.

Al mismo tiempo tenemos una diáspora importante…

Así es. El Banco Mundial dice que hay 2,5 millones de colombianos viviendo fuera de su país y solamente 110.000 extranjeros en Colombia. Es decir, la relación es de 20 a uno, que es absurda. Y en el caso concreto de Venezuela, ese número llega a 650.000 colombianos, pero aquí hay solo 35.000 venezolanos, que es casi la misma relación.

imagen-9
Con el mensaje ‘Estoy con Hausmann’, sus estudiantes de Harvard le mostraron su apoyo al economista tras la acusación del presidente venezolano.

Siempre se ha dicho que la gente no quiere venir por los temas de violencia. Pero ahora estamos en una etapa en la que un gran número de venezolanos quieren instalarse aquí, y no se les permite. Había la visa Mercosur, que antes se entregaba con relativa flexibilidad y que ahora la Cancillería eliminó, argumentando la falta de reciprocidad, lo cual es absurdo pues, aparte de ser moralmente cuestionable, es económicamente un error, pues atenta contra los intereses de Colombia.¿Cuál es la explicación?

¿Por qué es un error?

Los estudios económicos más recientes muestran que la inmigración no reduce los salarios y no aumenta el desempleo. De hecho, ocasiona el efecto contrario porque los migrantes son complementos y no sustitutos de los trabajadores locales. Tristemente, aquí la reacción de la política pública es acentuar el cierre y expulsar venezolanos. Por eso no es casualidad que Colombia no se diversifique.

El 52 por ciento de las compañías que se crean en Silicon Valley son de extranjeros, la mitad de los profesores de Harvard somos extranjeros. Y en Colombia, una de cada 400 personas lo es. Así no se puede absorber el conocimiento y no se puede crear una sociedad moderna, que sea heterogénea.

¿Está seguro de que los parámetros son más estrechos ahora?

Totalmente. He visto correos de Migración Colombia en los cuales el argumento para rechazar una visa es la discrecionalidad. Eso quiere decir que el motivo es porque a un funcionario se le dio la gana.

¿Y Colombia se está disparando en el pie?

Totalmente. Es un síntoma de una enfermedad que es la que está detrás de la falta de diversidad social. Este país lo está pagando muy caro porque la experiencia muestra que el ánimo de emprender es mucho más elevado entre los inmigrantes que crean riqueza y aprovechan oportunidades. Lo reitero, a Trump le encantaría tener una política migratoria como la de Colombia.

¿De ese tamaño es la comparación?

Los colombianos no saben lo increíblemente cerrada que es su sociedad. Ustedes no se dan cuenta del gigantesco costo colectivo que eso implica.

*RICARDO ÁVILA Director de ‘Portafolio’ ** Ricardo Hausmann fue ministro de Planificación de Venezuela y jefe de la “Oficina Presidencial de Coordinación y Planificación” (1992-1993) durante el fallido gobierno neoliberal de Carlos Andrés Pérez. Luego, se desempeñó como economista en jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (1994-2000). http://www.eltiempo.com/economia/sectores/entrevista-con-ricardo-hausmann-sobre-crisis-de-venezuela/16749229

050.-¿QUÉ PASÓ Y QUÉ PUEDE SUCEDER? –
Rudolf Hommes* 

Se olvidó que una parte muy importante de la población de EE. UU., los blancos con un bajo nivel de educación, son una mayoría que se siente excluida.

 13 nov 2016.- Muchos se despertaron el miércoles pasado como en una pesadilla, con sensación de desconcierto, de impotencia y de no entender qué está sucediendo. Esas fueron la sorpresa y la desilusión que les produjo a muchos la victoria de Trump. Sin embargo, todos contábamos con suficiente información para prever que él podría ganar. Lo que sucedió en estas elecciones fue similar a lo que ya había pasado con el ‘brexit’ en el Reino Unido. Un grupo mayoritario de la población, hasta ahora ignorado y marginado, se hizo sentir con mucha más fuerza que sus adversarios, con un resultado que amenaza romper el paradigma social y económico predominante.

Ya se sabía que los que iban a votar en masa por Trump eran los blancos menos educados, los descontentos, los indignados. Pero nadie se puso a contarlos y eran muchos más que los previstos. Un estudio reciente estimaba que 65 por ciento de los blancos de Estados Unidos considerarían votar por el partido que estuviera dispuesto a “parar la inmigración masiva, a proveer puestos ‘americanos’ para los trabajadores americanos, a preservar la herencia cristiana de los Estados Unidos, y a parar la amenaza del islam” (Michael Kazin, ‘Trump and American Populism’, ‘Foreign Affairs’, 6 de octubre del 2016). Es el electorado al que Trump cortejó y el que votó por él. Lo sabíamos, pero no se previó que fueran tantos. Pensábamos que estarían concentrados en las comunidades rurales y que su voto estaría más que compensado por el de las ciudades, los hispanos y los afrodescendientes.

No se tuvo en cuenta que una parte muy importante de la población de Estados Unidos, los blancos con un bajo nivel de educación, son una mayoría que se siente excluida. Ese segmento de la población supera en número la suma de las poblaciones negra, hispana y asiática con derecho a votar. En las elecciones del 2012, los blancos que no habían completado universidad y podían votar sumaban 100 millones; los afrodescendientes, 25 millones; los hispanos, 23 millones, y los otros inmigrantes, 15 millones. Y los blancos salieron a votar con mayor entusiasmo por su candidato que las minorías por la suya.

Es cierto que las ciudades y la clase media urbana educada votaron por Clinton. Pero en las ciudades de la antigua zona industrial, en estados como Pensilvania, Míchigan y Ohio, que votaron por Obama en el 2012 y por Bernie Sanders en las primarias, la clase media también votó por Trump. Han sido los que más han sentido el impacto de la globalización y el libre comercio, y se han sumado ahora a los indignados, rompiendo con una tradición prodemócrata de más de 75 años. Esa fue la gran sorpresa que inclinó definitivamente la balanza en el Colegio Electoral a favor del nuevo presidente electo. A eso hay que añadirle los religiosos de raza blanca, los homofóbicos, los xenofóbicos y los que se aferran a valores tradicionales. Trump es el presidente de los blancos descontentos, de los afectados por la globalización, de los que están en contra de la modernización y quieren retener lo tradicional. Es el electorado ideal para un populista norteamericano.

La pregunta es si Trump va a tratar de gobernar para los dos bandos o si se va a concentrar en los suyos. Hasta ahora ha dado las señales correctas, y hasta exhibió modales de lujo en su reunión con Obama. Pero la tentación de convertirse en un caudillo populista de derecha con pleno respaldo de un Congreso republicano y de la mitad de la población es demasiado grande para dejarnos tranquilos; y uno de los escenarios posibles es aterrador: supremacía blanca, interferencia en el Banco de la Reserva Federal, guerra en el Medio Oriente, guerra comercial con México y China… Ojalá prevalezca el Trump que dijo sentirse honrado de haber sido recibido por Obama.

*Rudolf Hommes fue ministro de hacienda del gobierno de César Gaviria (1990-94) y luego rector de la Universidad de los Andes y asesor de grandes empresas.

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/que-paso-y-que-puede-suceder/16749256

049.-ASIGNATURA PENDIENTE: REGULAR LOS ‘LOBBIES’ – María Fernández

El Gobierno de Rajoy tiene ante sí el reto de cumplir su vieja promesa frente a los grupos de poder.

Antes incluso de que España legisle los lobbies, hay quien duda de su eficacia. “No está suficientemente demostrada la relación entre tener grupos de interés y corporaciones transparentes y conseguir mayores cotas de confianza en las instituciones o en la reducción de la corrupción”, cree Joaquim Molins. “Si consultamos los listados internacionales de corrupción, países con registros [de lobbies] no son menos corruptos que los que no los tienen”. Lo fundamental, dice, no es la transparencia de esos poderes, sino “del proceso político en el que participan”.

La influencia requiere tiempo y un gran trabajo de oficina. SAMUEL SÁNCHEZ
La influencia requiere tiempo y un gran trabajo de oficina. SAMUEL SÁNCHEZ

5 NOV 2016.-  En España no se negocia, se presiona”. La frase es una de tantas escritas en las redes sociales a propósito de la formación de Gobierno (y por la polvareda posterior) e ilustra un pensamiento colectivo sobre cuáles son las prácticas habituales en el proceso de toma de decisiones. El país tiene 122.000 cargos políticos, más de 50.000 organismos públicos y unos 2.500 parlamentarios, pero los lobbies que se ­reúnen con ellos, grupos que trabajan para defender sus intereses —privados o no, en cualquier caso legítimos—, oficialmente no existen. Y las cosas que no existen son difícilmente controlables. En consecuencia, que un político se reúna en secreto en su despacho con el representante de uno de estos grupos, ya sea una ONG, una asociación de consumidores o una multinacional, es perfectamente legal, aunque no sea transparente ni democráticamente saludable.

Los intentos para legislar sobre la actividad lobista, sobre todo desde que España ha despertado a la realidad corrupta de una parte de su sistema político y económico, han sido en vano. Mariano Rajoy anunció que los regularía en su primer debate sobre el estado de la nación como presidente, en 2012, pero únicamente los grupos minoritarios en el Parlamento han seguido insistiendo en ese objetivo. La iniciativa más concreta que la Cámara recién constituida tendrá que estudiar en los próximos meses es de Democràcia i Llibertat (DiL), que pidió tras las elecciones del pasado 20 de diciembre un registro de lobbies y una “tarjeta de acceso permanente a la Cámara” con la que los representantes de grupos podrán entrar en las zonas públicas del Congreso y mantener contactos.

Iniciativas aparte, España sigue sin abordar una regulación estatal sobre el asunto, al contrario de lo que ocurre en ocho países europeos, entre los que están Reino Unido, Irlanda, Francia, Austria o Polonia. México, Israel y Chile también tienen la suya. Solo la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (­CNMC), ese organismo que se parece cada vez más al argumento de la película Los intocables de Eliot Ness, cuenta con un registro de las organizaciones que piden cita para exponer tal o cual punto de vista. Hasta este viernes estaban registradas 350 entidades —es de carácter voluntario—, la mayoría asociaciones profesionales, empresariales, sindicales y consultoras profesionales. La ­CNMC reconoce que lo ha creado como “un mecanismo institucional que permita alejar la capacidad de cualquier grupo de influirnos de forma improcedente, o simplemente contraria, o no exactamente alineada con los intereses generales señalados en la ley”.

espana
Medidas regionales

Medidas regionales

INFLUENCIA SILENCIOSA

Las autoridades de competencia han impuesto sonadas multas a varias patronales por facilitar pactos de precios. Tres asociaciones y 39 empresas de residuos y saneamiento urbano recibieron una multa el año pasado de 98,2 millones por esta cuestión. En mayo, siete fabricantes de pañales y la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria también fueron sancionados (con 128,8 millones). La patronal eléctrica Unesa, ganó contra la antigua CNC un largo pleito tras otra sanción por obstaculizar el cambio de suministrador eléctrico. Unesa, —que, junto con la Cámara de España han eludido participar en este reportaje— nunca ha dudado en recurrir a los tribunales para actuar contra decisiones de política eléctrica.

En el libro Los grupos de interés en España, Amparo Latonda, profesora asociada de Ciencia Política de la Universitat de Valencia califica su estrategia como “acción corporatista silenciosa” para introducir “su visión de los problemas del sector en la agenda pública”.

Este tipo de estrategia suele ser habitual, dice, en “grupos muy bien organizados, poseedores de redes de influencia, que buscan un acceso director a la arena de las decisiones al tiempo que pretenden evitar la exposición a los medios de comunicación”. En cambio, los grupos más pequeños (por ejemplo, asociaciones de energías renovables) han optado por lo contrario, la “mediatización” de sus mensajes para conectar con la opinión pública.

Otro paso lo ha dado el Gobierno de Cataluña, que también tiene un censo —este obligatorio—, pero los expertos consultados le achacan bastantes defectos y poca efectividad real. Todavía en estudio o redacción, los Gobiernos de Castilla-La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana y Ayuntamientos como el de Madrid preparan normas propias.

En cambio, en EE UU, donde el reconocimiento del arte de la influencia se remonta a mediados del siglo XIX, hay en la actualidad 10.462 profesionales lobistas registrados según el Center for Responsive Politics, una organización independiente. Las ventajas del sistema ya las alababa John F. Kennedy: “Un lobista me explica en tres páginas y diez minutos lo que mis asesores tardan una semana con un montón de papeleo”. En lo que va de 2016, las empresas estadounidenses han invertido 2.360 millones de dólares para pagar a ejércitos de abogados, economistas, politólogos o simplemente personas influyentes con acceso a los despachos de los congresistas para influir en políticas que les afectan. Los ejemplos saltan a los periódicos todos los días: esta misma semana, el candidato republicano Donald Trump presumía de tener el apoyo del lobby de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y aseguraba que, si gana el próximo martes, nombrará jueces para el Tribunal Supremo “que defiendan las armas”.

La industria farmacéutica es, con diferencia, el principal inversor lobista en ese país, con 475 millones de dólares invertidos en 2015 para hacer lobbying, es decir, persuasión política. Fruto de esa actividad, por ejemplo, es el retraso de la comercialización de medicamentos genéricos a través de toda clase de maniobras, tal y como destapó a principios de este año un estudio publicado por la Sociedad Estadounidense de Hematología. Sus tácticas, por cierto, no se basan en oscuros pactos, sino en acuerdos legales y contrastados.

En Bruselas, donde se firman el 75% de las normas comunitarias, conviven en unos dos kilómetros cuadrados 30.000 funcionarios y representantes políticos con 20.000 profesionales de la influencia. En el registro de lobbies de la UE se apuntan todos aquellos que quieran intervenir, directa o indirectamente, en la definición y aplicación de políticas y en el proceso de toma de decisiones de las instituciones. Y nadie se escandaliza por ello. Sus citas con comisarios se conocen (Miguel Arias Cañete es el político que más se reúne con grupos de presión) y se llevan a estadísticas: BusinessEurope (la patronal de patronales) y Google son las organizaciones que con más frecuencia piden ser recibidas. Como se puede leer en el libro El lobby en España (Algón Editores, 2014), influir “no es sinónimo de utilizar un acceso exclusivo a oscuros resortes de poder, ni comerciar con influencias, ni obtener o usar información privilegiada, ni otorgar beneficios o amenazar a las personas para condicionar sus decisiones”. Los profesionales, por el contrario, reclaman luz y taquígrafos para normalizar su día a día sin que los confundan con meros traficantes de influencias de andar por casa.

La cruda realidad

Pero la realidad pone en serios aprietos la voluntad de transparencia de los grupos de interés. En España, conocer quién influye y para qué lo hace es imposible. “Hay miles de lobistas, pero no podemos saber exactamente cuántos”, lamenta Andrea Vota gerente de la Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales (APRI). Están en las divisiones de public affaires de las empresas; en las patronales o asociaciones que representan a todo un sector; en las consultoras contratadas por terceros, y en los despachos de abogados que, además de llevar otros asuntos, incluyen en sus servicios esas tareas. Tampoco se sabe cuánto invierten las empresas españolas para que sus mensajes lleguen al político o al técnico adecuados, ni si lo hacen directamente o a través de terceros. Solo hay un dato: 422 grupos inscritos en la página de transparencia de la UE son españoles.

Javier Valiente es uno de esos profesionales. Trabaja desde Madrid como socio de Political Intelligence, una compañía fundada en 1995 en una pequeña oficina en Westminster para ofrecer servicios de public affairs en Europa que ahora tiene sedes repartidas por el continente. “Se tiene la impresión de que estamos de café en café, pero hacemos mucho trabajo de oficina, de seguimiento de desarrollos legislativos para determinar los temas que pueden afectar a nuestros clientes”. En su empresa desarrollan estrategias anuales, construyen mensajes, programan contactos institucionales y evalúan si los resultados son los esperados. “En Europa, este trabajo está reconocido porque hay una experiencia más amplia; en España no sucede lo mismo, aunque creo que cada vez hay mayor transparencia”. Otro lobista, Alfredo Gazpio, de la agencia Ketchum, cita un principio que debería regir en la profesión: “Los incendios se apagan en invierno”. Pero la realidad es que muchos clientes intentan apagarlos cuando las llamas entran por la puerta. “Es un error común. Ocurre cuando, lejos de intentar construir y generar confianza en su interlocutor, un colectivo quiere visitar a alguien cuando tiene un problema”.

Lo cierto es que adelantarse a los acontecimientos ofrece ventajas. Hace dos años, en febrero de 2014, su empresa organizó un desayuno para que sus clientes conociesen a representantes de lo que después sería Podemos (fue antes de las elecciones europeas). “Muchos no quisieron participar”, sonríe al otro lado del teléfono. Y subraya que una parte de su trabajo, que califica como “más sencillo y menos místico de lo que parece”, está en la pedagogía que tiene que hacer con sus representados: “La capacidad de influencia tiene que ver con la generación de confianza y con la manera de actuar. No puedes ir a hablar con la Administración con un discurso agresivo. Pensamos en el largo plazo, en actuar con transparencia; creemos que no se puede decir nada en un despacho que no le puedas contar a un medio de comunicación”. A veces esa influencia se ejerce de abajo arriba, abordando a los funcionarios que elaboran, por ejemplo, un borrador de un texto que puede afectar a un sector. “Otras veces la presión baja en cascada”, tras un encuentro con un alto funcionario o político.

En cuanto a la remuneración, la mayoría de los responsables de asuntos públicos de agencias externas consultados cobran a través de igualas (salarios convenidos mensualmente) y no por proyectos —algo que, por otra parte, sería bastante inquietante—.

Largo plazo

Los buenos lobistas siembran, por eso su planificación es más proactiva que reactiva. Le ha ocurrido a Blablacar, empresa inscrita en el registro de la CNMC. “Nuestras conversaciones con las Administraciones siempre se han basado en una labor divulgativa, en explicar el modelo de economía colaborativa”, relata Jaime Rodríguez, responsable para España y Portugal de la plataforma. “Tienes que explicar que los conductores no obtienen un beneficio económico, porque muchos políticos no saben en qué consiste ni qué impacto tiene en la sociedad”. Nunca ha tenido problemas para que lo reciban. “Es una cuestión de esfuerzo y tiempo. Las relaciones institucionales son intensivas en el tiempo que tienes que dedicar a dialogar, es una cuestión de trato personal en el buen sentido del término”. Esa labor tiene su recompensa. Desde la Anfac, la patronal de los fabricantes de automóviles (también registrada en la CNMC), Félix Martín reconoce que gracias a la mediación de su organización “se modificó la regulación del contrato de relevo”, una medida menos traumática para que los trabajadores de más edad abandonasen el sector que fue respaldada por los sindicatos.

Conectar con otros grupos de interés es otra de las estrategias de los lobistas. José Ramón Pin, economista y profesor del IESE, analiza que “no se trata simplemente de presentar argumentos ante los que tienen que tomar decisiones, algo que sería una actitud reactiva, sino de establecer las condiciones de opinión pública para que los que toman las decisiones las tengan en cuenta”. Pone como ejemplo el aceite de oliva: “Cuando era pequeño nos decían que era malísimo, pero, a base de estudios, el sector ha logrado refutar esa idea extendida en la sociedad”. Los mensajes de los que habla se construyen con datos. “Todos los bancos tienen un servicio de estudios económicos. ¿Es que no se fían de las cifras públicas? No, lo que pasa es que necesitan tomar las decisiones con mucha antelación. Es parte de su estrategia a largo plazo”, señala Pin.

La cooperación, sin embargo, no está siempre presente. A la CEOE, la organización por excelencia dentro de la economía española, además de numerosos escándalos, le han salido duros competidores. El libro Los grupos de interés en España (Tecnos, 2016), dirigido por Joaquim Molins y en el que participan una veintena de autores, se analiza que la patronal vive un “intenso periodo de adaptación”, que la ha llevado desde su tradicional “estrategia de dominación en la representación de intereses empresariales [en especial de las Cámaras de Comercio]” a otra muy distinta. “La competencia de la CEOE es ahora el Consejo Empresarial para la Competitividad, organización promovida por el Instituto de Empresa Familiar”.

Bernardo Aguilera, director de economía y asuntos europeos de la patronal, no ve esa amenaza. “Por supuesto que hay otros organismos o estructuras representativas, pero la CEOE es muy tenida en cuenta”. Son una auténtica máquina de hacer propuestas, con 200 organizaciones territoriales y sectoriales y 22 órganos consultivos que trasladan sus posiciones a los órganos de gobierno. “Hemos hecho un esfuerzo enorme por la transparencia, la CEOE es de las pocas organizaciones con un código ético y de buen gobierno que tiene que ser admitido por sus miembros. Yo, como profesional, cuando voy a hablar con diferentes Administraciones, sinceramente no he notado que se nos haya restado credibilidad, porque nos ceñimos a explicar técnicamente cómo un planteamiento pueda afectar en un sentido u otro”.

Otra gran patronal que defiende actuar con la misma transparencia es Farmaindustria. Su director general, Humberto Arnés, aclara que su labor no es presionar ni defender el precio de un medicamento o buscar que lo autoricen. Recuerda que dedican el 20% de sus recursos a la investigación. “Elaboramos informes, estudios; nos basamos siempre en datos, en trabajados muy sólidos. No vamos sin los deberes hechos a una reunión”.

Ventajas desleales

En este juego de poder, diversas voces alertan sobre la ventaja que los lobbies tienen frente a ciudadanos particulares que no pueden invertir en promover sus ideas ante los poderosos. Gazpio recuerda que una iniciativa legislativa popular requiere de medio millón de firmas: “Hay suficientes barreras, como que la participación pública de los ciudadanos esté desincentivada”, juzga. Para Alba Gutiérrez, de Access Info Europe, el problema está en la falta de estándares internacionales. Considera que todas las leyes deberían tener una “huella legislativa” en la que quede claro con quién se ha consultado y qué documentación ha aportado cada grupo de interés durante su redacción. Y, sobre todo, que los despachos profesionales inscritos en los registros “den los nombres” de sus clientes.

Antes incluso de que España legisle los lobbies, hay quien duda de su eficacia. “No está suficientemente demostrada la relación entre tener grupos de interés y corporaciones transparentes y conseguir mayores cotas de confianza en las instituciones o en la reducción de la corrupción”, cree Joaquim Molins. “Si consultamos los listados internacionales de corrupción, países con registros [de lobbies] no son menos corruptos que los que no los tienen”. Lo fundamental, dice, no es la transparencia de esos poderes, sino “del proceso político en el que participan”.

LA NUEVA POLÍTICA Y LA NUEVA FORMA DE INFLUIR

El origen de la palabra lobby (en inglés, vestíbulo) hay que buscarlo en los pasillos de la Cámara de los Comunes británica, donde los lobbyistas acudían, en 1830, a hablar con los parlamentarios para influir sobre los asuntos que legislaban. Casi dos siglos después hay una auténtica “industria de la presión parlamentaria”, como la define el activista Owen Jones en su libro El establishment (Seix Barral, 2015). En España los lobistas han tenido mucho trabajo desde el pasado 20 de diciembre: tras las penúltimas elecciones se presentaron 43 proyectos de ley y más de 900 proposiciones no de ley (PNL). Eso a pesar de que el 60% de los parlamentarios no tenían experiencia previa. “La manera de actuar está cambiando, la actividad está muy mediatizada”, señala Alfredo Gazpio, de la agencia Ketchum. “Antes de que entres en sus despachos, algunos partidos ya publicitan el encuentro. Las fuerzas tradicionales son, quizá, las que más se resisten a asumir esas exigencias”.

La fragmentación del Congreso, el nacimiento de nuevas fuerzas, y las nuevas tecnologías hacen que los profesionales de “asuntos públicos”, también llamados “de relaciones institucionales”, tengan que adaptarse a un escenario en el que los medios de comunicación estarán más presentes, y las puertas, quizá, más abiertas.

http://economia.elpais.com/economia/2016/11/04/actualidad/1478281432_426374.html?rel=cx_articulo#cxrecs_s

048.-El país solo aprovecha el 4,5 % de la altillanura – Juan Carlos Domínguez

La estabilidad jurídica es fundamental para que desarrollo de esta zona del país sea una realidad.Mientras la Corte Constitucional no se pronuncie sobre la ley Zidres, no habrá nuevas inversiones en el Llano”, indicó Clara Serrano, directora de Asorinoquia, otra de las asociaciones empresariales de la región.

campo

Foto: Archivo EL TIEMPO

El área sembrada no supera las 180.000 hectáreas, y los inversionistas destacados son 30 empresas que han invertido no menos de 2 billones de pesos. Estos son los resultados que hoy presenta la zona de la altillanura colombiana, fruto del trabajo en lo corrido de esta década.

27 de octubre de 2016.- A lo anterior lo han acompañado los anuncios del Gobierno, estudios y diagnósticos como planes, o visiones, actividades académicas (foros, congresos, entre otras) y misiones de empresarios que llegan de forma permanente.

“Todas estas actividades también hacen parte del panorama; en general, se ven pocas acciones o son muy dispersas y no parecen resultado de una política articulada entre sus instituciones, falta una evaluación a fondo para ajustarla”, comentó el experto Nelson López, quien fue director del Conpes de la Altillanura, en su etapa inicial.

A esto se suman las misiones de empresarios y grupos económicos del exterior, pero sus inversiones aún no son las mayores. Uno de los casos más sonados, desde el 2008, ha sido el de reiteradas visitas del empresario argentino Gustavo Grobocopatel; de Los Grobo, su grupo empresarial agrícola, pero aún no hay inversiones.

“La inversión, más bien, fue del Gobierno colombiano en él, a través de la Corporación Colombia Internacional (CCI), que le pagó por hacer un estudio sobre la competitividad del maíz y la soya en la Altillanura”, dijo Napoleón Viveros, director de la Fundación para el Desarrollo Agroindustrial de la Altillanura (Fundallanura). Sin embargo, asegura Viveros, desde antes del estudio, ese paquete tecnológico ya estaba probado y dando resultados. (Lea también: La altillanura colombiana también es biodiversa)

“Creo que debe estudiarse el verdadero papel que juegan los extranjeros que nos visitan, preguntan y se van; si de verdad tienen interés en establecer proyectos productivos o simplemente quieren inversiones inmobiliarias”, agregó el dirigente gremial.

“Otro de los temas que se han debatido de forma permanente es que debe copiarse del modelo del Cerrado brasileño, ya visitado por muchos llaneros; una conclusión es que, a pesar del atraso, el mejor modelo es el que nosotros diseñemos para el desarrollo agrícola de la zona”, recalcó Nelson López.

Vale la pena recordar que el impulso del Cerrado, en Brasil, correspondió a una decisión de Gobierno, acompañada de financiación e instituciones creadas para ese desarrollo regional.

En Colombia, por el contrario, en los procesos de la Altillanura tienen que ver 12 ministerios, igual número de entidades, dos gobernaciones, siete municipios y dos corporaciones ambientales, lo que hace complejo cualquier proceso y, por lo tanto, difícil de concretarse un trabajo en una sola vía.

Ante esto, el gerente de Fundallanura recalcó que los anuncios, como el ‘Plan maestro para la Orinoquia’, el mes pasado, y el Conpes de la Altillanura, en el 2015, no dejan de ser política pública, con buenas intenciones.

Por ejemplo, el Conpes, en general, termina con mucho énfasis en la construcción de vías, particularmente la conexión entre Puerto Gaitán y Puerto Carreño, lo mismo que la doble calzada entre Villavicencio y Bogotá, asegura Viveros.

De este documento, expedido hace casi dos años, no se ha evaluado su primera fase ni se ha proyectado la segunda.
Vale la pena recordar que de las 13 millones de hectáreas de la zona, cuatro millones son potencialmente explotables.

En cuanto a las empresas, si bien hay 30 sociedades reconocidas por Procolombia como inversionistas ‘destacados’, el listado puede ser más extenso si se suma el esfuerzo de los colonos; en todo caso, no hay más de 180.000 hectáreas sembradas.

Del total de sociedades, solo se han retirado las inversiones del grupo Santo Domingo, a través de Valorem, que sumaban 300 millones de dólares en tres proyectos.

En la contraparte, ‘la joya de la corona’, la de mostrar, es el proyecto La Fazenda, donde se integran verticalmente la producción de granos, la cría de cerdos y el beneficio de animales que se convierten en carne que se vende al detal en almacenes propios y de cadena.

Otro de los esfuerzos es el del grupo colombiano Pajonales/Mavalle con su apuesta por el caucho, un proyecto que espera tener más de 4.500 hectáreas plantadas con esta especie.

Entre el grupo de inversionistas extranjeros se destaca la multinacional italiana Poligrow, que tiene planeadas 15.000 hectáreas con palma aceitera; por ahora, consolida 6.700.

Carlo Vigna, director de Poligrow en Colombia, indicó que llegaron al país por invitación del propio Gobierno colombiano.

“Luego de hacer nuestros análisis de factibilidad, decidimos hacer las inversiones en la zona de Mapiripán, donde generamos más de 500 empleos”.

Por su parte, uno de los pioneros de la Altillanura, Guillermo Reina, indicó que su apuesta la hizo, primero, por ser nativo de allí, y por haber conocido y comparado las condiciones del Cerrado brasileño. Reina cultiva maíz y soya en rotación.

Los dos empresarios coincidieron en que a la Altillanura, para que sea una zona pujante, le faltan políticas de Estado. Vigna destacó la falta de estabilidad jurídica para incrementar sus inversiones, pues aún no hay claridad con los temas de tierras.

Reina, a su vez, recalcó que “a la altillanura le falta Estado; menos anuncios, más hechos”.

Talanqueras:  tierras y Zidres

“Mientras la Corte Constitucional no se pronuncie sobre la ley Zidres, no habrá nuevas inversiones en el Llano”, indicó Clara Serrano, directora de Asorinoquia, otra de las asociaciones empresariales de la región.

Así las cosas, se espera que ante dicha instancia judicial se resuelvan todas las demandas de constitucionalidad que se le imputaron a dicha ley, una vez fue sancionada por el Ejecutivo en enero de este año.

Por otro lado, se mantienen aún la discusión acerca de la tenencia y propiedad de la tierra y la discusión del área de la Unidad Agrícola Familiar (UAF). La situación frente a este tema es variopinta, y va desde la tenencia de todo tipo de títulos de propiedad, como cédulas reales, hasta la simple tenencia y posesión de la tierra por muchos años, pero sin títulos.

http://www.eltiempo.com/economia/sectores/proyectos-de-desarrollo-en-la-altillanura/16736873

048.-Quiebra de la energía solar, el fin de la burbuja de la deuda – Daniel Lacalle

“El sol no va a brillar más, la luna no va a crecer en el cielo” Walker Bros “The sun ain´t gonna shine anymore, the moon ain´t gonna rise in the sky” Walker Bros

La quiebra de SunEdison, una de las mayores empresas de energía solar del mundo, no nos debería sorprender porque hemos vivido un caso similar en casa con Abengoa, la gran electrificadora con recursos sostenibles (sol, viento y biomasa). El caso de SunEdison con una deuda de más de 16.000 millones de dólares, y activos estimados en 20.700, se une a las más de 1.200 quiebras de empresas solares en EEUU y Europa desde 2010. En seis años apenas.

 25.04.2016.- Si hay un sector que se lanzó a la promesa de eternas subvenciones con el mayor endeudamiento posible, ese es el solar. Pero a él hay que añadir ejemplos en el carbonero (vean la quiebra reciente del gigante Peabody), con más de 26 empresas quebradas, y las empresas de fracking ineficientes, unas cincuenta compañías que han tenido que declararse en quiebra, aunque suponen menos del 1% de la producción de EEUU, según Reuters.

No es una casualidad. Porque el problema no es de tecnología, ni de buenos y malos, sino de modelo de negocio. “Es tirar a balón parado”, me decía el ejecutivo de una empresa solar en 2010 cuando planeaban una salida a bolsa que luego resultó fallida. “Nuestro negocio es como un bono, y la deuda no tiene riesgo”. Eso se lo escuché a un empresario petrolero en Dallas también. Ay.

En el sector del carbón, las que se lanzaron a endeudarse para “consolidar” o porque esperaban que la demanda se recuperase “el año que viene”. En el sector del fracking las decenas de microempresas creadas por dos cowboys y un préstamo bancario de 25 millones dólares para un pozo de 30 dólares porque “a largo plazo el petróleo subirá a $200”. Es todo uno y lo mismo. Unos se escondían bajo la bandera verde y otros la de la seguridad de suministro, pero no han caído por falta de apoyo o por la tecnología.

Es el modelo de negocio apalancado, como explicaba aquí. El que nace por burbuja, muere por burbujero. Los eficientes, de todos los sectores, sobrevivirán y se los merendarán. Como ha ocurrido toda la vida en el sector energético. No achaquemos a falta de compromiso medioambiental lo que es un evidente error de endeudamiento y de fraude escondiendo deuda fuera del balance y dando estimaciones optimistas para “inflar” la acción.

El problema es que en una parte importante del sector solar aún piensan que el problema es que no se les “apoya” lo suficiente o que se tiene que apartar por ley a otro y sostener su negocio por un bien superior mientras acaparan subvenciones.“Las energías fósiles reciben más subvenciones que las renovables” argumentan.

Sólo olvidan, oh sorpresa, que el 95% de las subvenciones “a los combustibles fósiles” son reducciones de precios a los consumidores en petroestados, mientras que las subvenciones “verdes” son beneficios para las empresas cargados como mayores precios en la factura de los consumidores. No es lo mismo bajarle el precio al consumidor vía subvenciones que subírselo vía primas a las empresas. En cualquier caso, el que considere que debemos imitar a los petroestados en su política energética debería pensárselo mejor.

¿Por qué quiebran los solares en mayor medida que el carbón y el petróleo si las instalaciones globales crecen a máximos históricos? Por el mayor endeudamiento (hasta 90% por proyecto). Un modelo de “correr para quedarse quieto” por el cual, cuando se reduce ligeramente el crecimiento, la caja no cubre los costes.

Mientras el eólico y parte del solar funciona con modelo industrial, en el subsector solar aún perdura en gran parte el modelo constructor-promotor. Sí, las carboneras y petroleras caen porque, como siempre ha sido, se creen sus propias historias sobre el precio a largo plazo…Pero… ¿Por qué quiebran los solares en mayor medida que el carbón y el petróleo si las instalaciones globales crecen a máximos históricos?

Por el mayor endeudamiento (hasta 90% por proyecto). Es un modelo de “correr para quedarse quieto” por el cual, cuando se reduce ligeramente el crecimiento, la caja no cubre los costes. Dependencia de subvenciones cuando la tecnología ha reducido enormemente los costes, haciendo que, a pesar de dicha reducción, la rentabilidad se desplome más rápido. Pensar que el crecimiento de demanda -que ha sido mayor al esperado- no iba a hacer el efecto llamada de crear una sobrecapacidad estructural.

Como la burbuja inmobiliaria. De libro. La cultura del pelotazo, y un modelo que ya era insostenible incluso con subvenciones perennes, una ansiedad vampírica por los subsidios que les pagamos los demás.  La tecnología solar no ha estado madura para ser una alternativa ni para soportar la enorme deuda que tomaban los operadores pensando que era una especie de “regalo político”, y eso ha hecho que se cuestione dicho apoyo.  Es el problema de hacer la energía un negocio que no es industrial, sino financiero. Como el constructor-promotor: pedir prestado y esperar que el gobierno -es decir, el contribuyente-, lo pague.

Más de 65.000 millones de dólares de deuda basura bajo la excusa de “a largo plazo todo sube”. Y esperando que lo pague usted en subvenciones o inflación.  Igual que los cowboys endeudados del fracking rezando para que Arabia Saudí recorte la producción para pagar su ineficiente estructura de costes y balance, o el dinosaurio carbonero que pensaba que el gobierno le ayudaría por “mantener mucho empleo”.

 Los solares se escudaban, para el mismo error, en el buenísimo verde y el ‘Yes, We Can’. Pensaban que la demanda eterna justificaba los planes más apalancados. Y que sería otro el que ajustaría el exceso. O lo forzaría el gobierno de turno haciendo “hueco” al ineficiente cerrando por decreto al competitivo.

Los bonos solares se vendían, encima, como una alternativa de “cero riesgo” con un 5% de rentabilidad, y hasta un 10%, comparado con el “alto riesgo” de otros sectores energéticos. La cuadratura del círculo. Por supuesto, no existen cero riesgos a esos tipos, y las quiebras ya llegan a un 11% de las emisiones. Convirtieron los paneles en falsos equivalentes a bonos, cuando el subyacente incorpora riesgo (es una tecnología intermitente y cara) y el bono se degrada cuando se constata la sobrecapacidad global, bajan los precios de las materias primas y los reguladores de los países observan que no es la opción más razonable

Para reducir emisiones las únicas tecnologías disponibles son las renovables. Sin embargo, incorporan costes y retos técnicos. Por eso el gas natural es esencial: Son más caras que las tecnologías de producción convencional, y ese coste hay que pagarlo. ¿Quién? Deberían ir cerrando, desde la competencia, las energías que contaminan y los modelos caros y endeudados. Como ha ocurrido en EEUU gracias a la combinación de gas natural y renovables.

Hemos vivido el equivalente a la burbuja inmobiliaria, pero orientado a la energía. Esa enorme sobrecapacidad ahora será absorbida por los eficientes.

Sin embargo, la mayoría de las empresas más contaminantes del mundo son semi-estatales y con seguridades sociales encubiertas, por ello se subvencionan y se traslada el coste siempre al contribuyente, y encima no se reducen las emisiones. Tener una fiscalidad y sistema de incentivos que perpetúa al endeudado y contaminador es parte del desastre de la Unión Europea que paga más del doble de media por electricidad y gas que EEUU. Esta semana se ha firmado en Nueva York el acuerdo de París; sin estos ingredientes de pragmatismo es pura liturgia sin hechos. Porque no se penaliza al que contamina ni al ineficiente.

Las energías renovables son más complejas de gestionar a nivel red, ya que el viento y el sol son un recurso intermitente. El consumo de energía es continuo y desacoplado del viento y del sol. El sistema eléctrico apoyado en renovables necesita de potencia (MW) de respaldo siempre disponible, firme (que no falle cuando se le necesita) y flexible (que suba y baje potencia muy rápido, para acomodarse a la intermitencia de sol/viento). Y eso no lo soluciona una batería que cuesta miles de dólares en cada casa. Estamos hablando de centrales eléctricas de ciclo combinado, con gas natural, un combustible fósil, pero de bajas emisiones. Son necesarios, como ha identificado la Comisión Europea en su informe reciente, unos mecanismos complementarios para garantizar que no haya apagones. Sale más barato que construir cientos de kilómetros de redes y miles de centrales primadas.

Como no vamos a mejorar en eficiencia y en reducción de emisiones es sosteniendo a los ineficientes. En EEUU se ha avanzado más rápido desde la competencia y dejando que quiebren. Es sorprendente que en Europa no cierre y se subvencione el carbón. Sea Peabody, o de fracking, Energy XXI o solares, SunEdison, estos modelos no son los garantes de que la luz permanezca encendida y el depósito lleno. El sector energético necesita de empresas responsables y reguladores ortodoxos que pongan en marcha estas soluciones.

Hemos vivido el equivalente a la burbuja inmobiliaria, pero orientado a la energía. Esa enorme sobrecapacidad ahora será absorbida por los eficientes. La guerra entre tecnologías, que comentábamos en La Madre de Todas las Batallas (Deusto), no se va a librar llorando porque se acabó la deuda barata o las subvenciones, sino por competencia entre operadores prudentes. Pueden quejarse, pero es imparable.

http://www.elespanol.com/economia/20160424/119868015_13.html

047.-¿Hay alternativa al modelo económico neoliberal? – Juan A. Gimeno

Queremos plantearnos si existen alternativas de transición a una economía más justa, contribuir a que la izquierda ofrezca nuevas metas y abandonar un discurso conservador por otro estimulante de un modelo alternativo

 A lo largo de los últimos 30 años, la ideología neoliberal se ha materializado en un modelo económico a escala nacional y global que está llevando a una pérdida del bienestar colectivo cada vez más evidente.

La ideología de la izquierda ha permanecido a la defensiva, añorando una vuelta a los dorados años del Estado de bienestar como paradigma de referencia. Sin renunciar a destacar los avances conseguidos en el pasado, la izquierda necesita redefinir sus propuestas y subrayar sus ideales.

 El Foro de Economía Progresista quiere ser un espacio de diálogo libre, no atado a la coyuntura ni a disciplinas partidistas, que contribuya a la generación de una corriente de pensamiento económico alternativo, en las condiciones del siglo XXI.

El modelo económico neoliberal inició en los años 80 del pasado siglo una ofensiva ideológica potente, con mensajes muy sencillos y contundentes. A lo largo de los últimos 30 años, esa ideología se ha materializado en un modelo económico a escala nacional y global cuyos resultados (desigualdad creciente, pobreza y exclusión social, precarización del mercado de trabajo, deterioro medioambiental grave, dominio de lo especulativo y deterioro de la democracia, por resaltar algunos de ellos) están llevando a una pérdida del bienestar colectivo cada vez más evidente.

Pero quizás lo más grave es que esa ofensiva está consiguiendo sustituir valores tradicionales que dábamos por indiscutidos –como la solidaridad, la justicia y la igualdad– por otros como el individualismo, la competencia egoísta, el menosprecio de lo público y la percepción de la pobreza y el desempleo como consecuencia de la pereza.

Ante ese desolador panorama, la ideología de la izquierda ha permanecido a la defensiva, añorando una vuelta a los dorados años del Estado de bienestar como paradigma de referencia, más aún después de los estragos sociales causados por la crisis y las políticas austericidas en Europa. Las opciones progresistas carecen de un hilo argumental suficientemente explicativo –sobre por qué pasa todo lo que pasa– ni adecuadamente prescriptivo –sobre la dirección en la que avanzar y las políticas que proponer–.

Un grupo de personas, de amplio espectro profesional e ideológico, que partimos de una tradición ideológica de izquierdas y de fidelidad a los valores básicos de libertad, igualdad, fraternidad y solidaridad, nos reunimos desde hace meses en un Foro de debate que hemos denominado de “economía progresista”. Los días 20 y 21 celebraremos unas primeras jornadas que pretendemos que sirvan de recopilación de nuestros debates de meses pasados, de presentación pública y de lanzamiento de actividad para los próximos meses.

Queremos plantearnos si existen alternativas de transición a una economía más justa. No tenemos una respuesta de salida y por ello concebimos el trabajo como una “marcha” hacia terrenos poco conocidos, con el enriquecimiento de diferentes disciplinas y apoyada en la generosidad de los participantes en el Foro para incorporar todos los elementos valiosos que vayan aportando sus miembros.

Partimos de la convicción de que vivimos en un tiempo caracterizado por muchos nuevos fenómenos que no se acomodan a esquemas preestablecidos. Fenómenos como la amenaza a la sostenibilidad de la vida humana en el planeta, la digitalización de la sociedad, la financiarización de la economía, el agravamiento brutal de las desigualdades, las graves amenazas a la autonomía del poder político y la democracia…

Ante este escenario, el Foro quiere ser un espacio de diálogo libre, no atado a la coyuntura ni a disciplinas partidistas, que contribuya a la generación de una corriente de pensamiento económico alternativo. Queremos contribuir a definir los elementos básicos de una visión alternativa al neoliberalismo, que supere también, en las condiciones del siglo XXI, los presupuestos ideológicos de la socialdemocracia del siglo XX. Para ello nos interrogaremos sobre la situación actual del sistema capitalista, y el modelo neoliberal que ha adoptado, recogiendo las principales reflexiones existentes, aportando nuestro propio esfuerzo y dialogando con intelectuales que en otros países están buscando también respuestas a la actual situación.

Queremos contribuir a que los valores de progreso y justicia vuelvan a situarse en el centro de las preferencias sociales, a que la izquierda renueve un discurso ilusionante, a que las posturas progresistas ofrezcan nuevas metas y proyectos, a abandonar un discurso simplemente conservador de lo que consiguió, por otro estimulante de un modelo alternativo para el siglo XXI.

Sin renunciar a destacar los avances conseguidos en el pasado, la izquierda necesita redefinir sus propuestas y subrayar sus ideales. Para ello, es preciso sentar bases sólidas, en un debate riguroso que identifique los cambios radicales que se han producido respecto al pasado siglo y cómo deben adaptarse las propuestas y soluciones.

Confiamos en que el Foro de Economía Progresista, gracias a todas las personas que en él debaten aporten, sea un instrumento eficaz en ese camino.

Fuente: http://www.eldiario.es/tribunaabierta/alternativa-modelo-economico-neoliberal_6_571202909.HTML

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=218211

046.-Declaración final de la Conferencia Tratados de libre comercio, tratados coloniales contra los pueblos

ATTAC/CADTM Marruecos

Casablanca 1 de octubre de 2016.- Nosotros, representantes de organizaciones del Magreb, África subsahariana, Europa y Palestina venidos para participar en el Seminario Internacional sobre Tratados de Libre Comercio organizado por ATTAC CADTM Marruecos, el 1° de octubre de 2016, en la sede de la Unión Marroquí de los Trabajadores, Casablanca, Marruecos, actividad que es parte de la campaña global por la soberanía de los pueblos para desmantelar el poder de las transnacionales y poner fin a su impunidad:

nos felicitamos del intercambio de reflexiones y experiencias de nuestras diferentes regiones que vienen confirmando el carácter neo-colonial de los acuerdos de libre comercio y del sistema de la deuda -que constituyen las más potentes palancas para la integración, a marcha forzada, de los países en la globalización capitalista neoliberal, con todo lo que ello conlleva: austeridad, desregulación, privatización, y la desconexión de laproducción en función de la satisfacción de las necesidades locales.

La globalización capitalista ha llevado a una crisis del sistema aguda y multifacética:
crisis económica, financiera, climática, ecológica, alimentaria, cultural, de los refugiados, de la deuda. Esto ha llevado a la multiplicación de las guerras y la extensión de la militarización, forzando a seguir la ruta de la migración a los/as campesinos/as desposeídos/as de sus tierras y a miles de personas privadas de sus medios de vida, huyendo de la guerra y la violencia. La crisis, a su vez, sirve como pretexto para profundizar la ofensiva contra los derechos económicos y sociales, en contra de los derechos civiles y políticos y en contra de la Naturaleza y la Humanidad. La violencia universal de los dictados neoliberales lleva a la ruptura del tejido social y a la esclavización de los pueblos.

Las grandes potencias a través de las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs) como el Banco Mundial , el FMI y la OMC imponen políticas neoliberales a favor de las multinacionales, pisoteando la democracia y la soberanía de los pueblos.

Los acuerdos de libre comercio (TLC), ya sean bilaterales o multilaterales, están todos diseñados para garantizar las ganancias de las grandes empresas. Estas acaparan los recursos, los servicios públicos, las tierras agrícolas de los campesinos y destruyen el medio ambiente. Destruyen puestos de trabajo, reducen los salarios introduciendo competencia entre los asalariados y aumentan el desempleo. Controlan cada vez mas los países del Sur profundizando su dependencia estructural alimentaria, financiera y tecnológica.

Inundan los mercados de estos países de productos subvencionados en el Norte, de dudosa calidad, lo que destruye su tejido productivo ya debilitado. Los mecanismos de resolución de controversias entre Estado e inversores les otorga un poder exorbitante sobre los Estados y los pueblos. Estos son golpeados por el pago del servicio de la deuda y la destrucción de los derechos sociales que conlleva. Gran parte de esta carga pesa sobre las mujeres, de manera especialmente opresora e inhumana.

La firma de TTIP no se hizo en el plazo previsto (pero la del CETA sigue programada para e 27 de octubre próximo), las negociaciones del TLC entre Marruecos y la UE están suspendidas, las de los acuerdos son los países africanos se aplazaron hasta 2017 y varios parlamentos no están dispuestos a ratificar el Tratado Transpacífico (TTP).

Las contradicciones entre las potencias para monopolizar las súper ganancias y garantizar su superioridad dificultan los procesos de negociación y firma de esos tratados. Pero la presión de los movimientos ciudadanos, especialmente en Europa y América Latina para detener el avance de las negociaciones es claramente visible. Nos solidarizamos con los pueblos que luchan contra los TLC y contra de la complicidad de los gobiernos y parlamentos al firmarlos y ratificarlos. Afirmamos nuestro compromiso de aumentar las resistencias, hasta hacerlos caer.

Es obvio, que esta lucha no se puede pensar en un marco nacional estrecho. Y, también, que no podemos aceptar cualquier proceso comercial en la zona euro-mediterránea que no denuncie la ocupación y la colonización de Palestina por el Estado de Israel.

Debemos fortalecer nuestros lazos de solidaridad entre los pueblos del Norte y del Sur mediante la creación de mecanismos de coordinación permanentes. Nos fortalece el importante trabajo realizado en otro países del Norte y del Sur, y en particular por las organizaciones amigas, tales como la red ATTAC, el CADTM, la Marcha Mundial de las
Mujeres, Vía Campesina, la campaña europea contra el TAFTA, la campaña Latinoamericana contra los Tratados de Libre Comercio o la Campaña Mundial para desmantelar el poder de las Transnacionales y poner fin a su impunidad, etc.

Por lo tanto, afirmamos nuestra voluntad de unirnos a los diferentes movimientos sociales del mundo para contrarrestar la dominación de las Transnacionales sobre el Hombre y la Naturaleza, que se apoyan en las Instituciones Financieras y Comerciales Internacionales. Vamos a seguir luchando por un mundo basado en la soberanía de los pueblos.

Denunciamos todas las formas de represión e intimidación en contra de nuestras luchas y apoyamos los movimientos y organizaciones que los organizan. Expresamos nuestra solidaridad con la asociación ATTAC -CADTM Marruecos y todas las organizaciones de lucha que sufren el acoso y la represión de parte de las autoridades que se niegan a entregar el recibo legal y obran para perturbar sus actividades.

NO A LOS DICTADOS DE LAS MULTINACIONALES Y LAS INSTITUCIONES FINANCIERAS INTERNACIONALES

Organizaciones participantes:

Attac Cadtm Maroc, Attac France, Attac España, Raid Attac Tunisie, Dynamiques citoyennes/CADTM -Camerún, Transnational Institute, Campaña por la soberanía de los pueblos, para desmantelar el poder de las multinacionales, FNSA-UMT, International treatment preparedness coalition, Observatoire Tunisien de l´Economie, Vía campesina.

Fuente: http://www.cadtm.org/Declaracion-final-de-la

045.- 3 CIFRAS QUE MEJORARON Y 3 QUE EMPEORARON EN ARGENTINA DESDE QUE MAURICIO MACRI LLEGÓ AL PODER – Daniel Pardo

1
Image copyrightAFPImage caption

Macri ganó con el discurso del cambio y ha configurado un gobierno de tecnócratas. Su mayor reto político es generar alianzas con el peronismo.

Los argentinos viven estos días entre la incertidumbre y la esperanza económica.

PUBLICIDAD

20 septiembre 2016.- 284 días después de que Mauricio Macri asumiera la presidencia tras una histórica elección, la economía argentina -la tercera más grande de América Latina- está en fase de diagnóstico.

Y algunos síntomas no son buenos: hay quejas de que los salarios no alcanzan, este año se prevé una recesión y el gobierno aplica un severo ajuste a las tarifas de los servicios que preocupa a los argentinos.

Cuánto ha subido el costo de vida en Argentina desde que Macri asumió

Macri, sin embargo, habla de buenos tiempos por venir. Y llegará a la Asamblea General de la ONU este martes pregonando un cambio de tendencia que, según él, le devolverá la prosperidad a Argentina.

Lo hace, por cierto, una semana después de recibir en Buenos Aires a 1.900 prestigiosos empresarios del mundo entero, que prometieron nuevas inversiones para al país.

2
Image copyrightAFPImage caption

Y, en un gesto de aprobación, durante la primera visita oficial del Fondo Monetario Internacional (FMI) a Argentina en 10 años.

Aunque la insatisfacción y preocupación han aumentado con Macri, el mandatario sigue relativamente cómodo en términos de aprobación.

BBC Mundo resume 6 cifras de una economía en crisis que, no obstante, está pendiente de señales positivas.

5 grandes problemas económicos que deberá enfrentar Macri

Lo que ha empeorado

  1. La inflación

De acuerdo a diversas encuestas, la mayor preocupación de los argentinos es la inflación, que según cifras oficiales e independientes supera el 40% anual.

En 2015, reportaron agencias privadas, el alza de precios fue de 25%, aunque el gobierno de Cristina Fernández estimaba una cifra de 10%.

Qué ganó y qué perdió Argentina durante el kirchnerismo                                                                                                         Expertos atribuyen el aumento de la inflación, sobre todo, a dos políticas promovidas por Macri.

Primero, la devaluación del peso en un 40% tras el levantamiento del control de cambio.

Y segundo, el fuerte aumento de las tarifas del gas, agua, electricidad y transporte, que en algunos casos ha sido desafiado en los tribunales.

Image copyrightAFPImage
Image copyrightAFPImage

captionMillones de Argentina han realizado multitudinarias protestas en contra de Macri durante el llamado “tarifazo”.

Ambas medidas son defendidas por el gobierno como una manera de ajustar la balanza de pagos del gobierno y reducir el déficit fiscal, que -dice- es el mayor promotor de la inflación.

De hecho, el ministro de Economía, Alfonso de Prat-Gay, informó que la inflación de agosto estuvo por debajo del 1%, una notoria baja respecto a los meses anteriores.

  1. El desempleo

El desempleo de agosto de 2016 fue del 9,3%, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), una cuestionada entidad gubernamental que en noviembre de 2015 registraba 5,9% de desocupación.

La cifra de agosto fue la primera que emitió el nuevo gobierno, que dijo haber reestructurado la manera como se obtiene la cifra debido a que la administración anterior supuestamente “no era trasparente“.

Más allá del debate estadístico y político, que está presente en cada medición económica en Argentina, el incremento parece haber significado que medio millón de personas perdieron su trabajo.4

Macri hablará ante la Asamblea General de la ONU este martes pregonando un cambio de tendencia que según él devolverá la prosperidad

El aumento del desempleo fue atribuido, primero, al despido de más de 100.000 trabajadores públicos, que Macri justificó por la “sobrecontratación” durante el gobierno anterior.

Y, segundo, a la recesión, que registró un 0,7% de contracción del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre de 2016, según cifras oficiales.

Esto se suma a que un 40% de los argentinos trabajan de manera informal, una práctica que agrava el panorama laboral.

Sin embargo, Macri ha dicho que le creación de empleos ha aumentado “levemente” y que, con el auge de las inversiones, seguirá subiendo.

  1. La pobreza

Con una inflación desbordada y menos lugares de trabajo, era esperable que aumentara el número de argentinos que no pueden pagar sus cuentas.

Eso fue lo que reportó el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), que estimó un incremento de 5% de la pobreza en los tres primeros meses de este año.

Image copyrightREUTERSImage caption
Image copyrightREUTERSImage caption

Macri recibió en Buenos Aires a 1.900 prestigiosos empresarios del mundo entero, que prometieron nuevas inversiones para al país.

Con eso, casi el 35% de los argentinos se consideran pobres, una cifra que contrasta o al menos pone en entredicho una de las principales promesas de campaña del presidente: “pobreza 0”.

Lo que ha mejorado

  1. El déficit fiscal

Macri, que pese a lo anterior cuenta con más del 40% de aprobación según varias encuestas, dice que los frutos del ajuste ya empiezan a mostrarse.

Quizá lo primero sea que la caja del Estado esté relativamente más equilibrada.

Aunque la cifra prometida de 3,3% de déficit fiscal respecto al PIB en 2016 no se podrá lograr, el 4,2% que el gobierno proyectó esta semana para fin de año es menor que el 7% con que terminó el año pasado.

Y eso -según los expertos- puede significar que baje la inflación, que el gobierno espera reducir a 17% para fines de 2017.

  1. Los créditos para las pequeñas y medianas empresas

Mucho de lo que pueden considerarse buenas noticias está por verse, pues casi un año después de haber empezado el actual gobierno es difícil hacer interpretaciones de los resultados.

Sin embargo, muchos han recibido con buenos ojos la disposición de 137.000 millones de pesos (US$9.000 millones) para impulsar la creación y el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, también conocidas como pymes.

Image copyrightEPAImage caption
Image copyrightEPAImage caption

Las medidas económicas de Mauricio Macri son criticadas por algunos sectores de la sociedad argentina como los productores agrarios.

Las pymes, que según el gobierno son el “corazón de la economía argentina“, generan el 70% del trabajo privado formal en el país, según cifras oficiales.

Y esto sería una solución al desempleo y a la caída del salario real de los argentinos.

  1. Las inversiones

A eso se pueden sumar las inversiones locales y extranjeras que parecen estar por llegar a Argentina.

Según Macri, en el Foro de Inversión y Negocios de Argentina la semana pasada se concretaron inversiones por US$40.000 millones.

La mitad de eso, dijo el oficialismo, está en ejecución.

El gobierno atribuye esta oleada de inversiones a la confianza que genera este nuevo proceso en el ámbito internacional, donde Argentina fue noticia a comienzos de este año por la resolución del conflicto financiero con los llamados fondos buitre, una negociación que le dio al país la posibilidad de recibir préstamos del exterior después de 10 años.

Se necesitan 10 números para entender la crisis de deuda de 15 años

Con esos créditos el gobierno espera invertir en infraestructura, salud y educación.

Y eso, dice Macri, devolvería a Argentina al “camino del progreso”.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37414102

044.- ASÍ ES EL BREXIT QUE QUIERE LA PRIMERA MINISTRA BRITÁNICA THERESA MAY – Javier J. Navarro

Theresa May sustituyó a David Cameron en el número 10 de Downing Street con una frase lapidaria: Brexit means Brexit. Con esto quiso dejar claro que su intención era salirse de la UE, dejando atrás todos aquellos que opinaban que debía de convocarse otro referendum o que se desoiría el resultado del referendum. Habiendo dejado claro que el Reino Unido saldría de la UE, ahora tocaba ver si habría “hard Brexit” o “soft Brexit”, dentro de las posibilidades consideradas. Blando o duro.

4 Octubre 2016.- Un “soft Brexit” o Brexit blando supone una salida conservando una situación similar a la de Noruega o Suiza, de modo que aunque el Reino Unido saldría de la UE, no sería traumático y muy probablemente el statu quo no se alteraría mucho. En cambio el “hard Brexit” o Brexit duro implica una ruptura con la UE sin que haya ningún tipo de acuerdo intermedio con el club europeo. En ese caso el Reino Unido y la UE sólo mantendrían los acuerdos generales de la Organización Mundial del Comercio, que no requieren mucha integración.

Para que nos hagamos una idea, la UE y Singapurconsideraron que el marco general de la OMC no era suficiente, siendo necesario un acuerdo específico, así que imaginemos lo que supone un desacuerdo entre dos economías tan cercanas e integradas. La pregunta ahora es ¿cómo es el Brexit que quiere Theresa May?

Brexit à la carta

Lo primero a destacar es que ha afirmado que pretende invocar el artículo 50 antes de Marzo del año que viene. Teniendo en cuenta que este proporciona dos años para la salida de un estado miembro salvo acuerdo unánime de todos los socios, creo que podemos hablar que seguramente en 2019 el Reino Unido saldrá de la UE. Para empezar tienen que derogar la European Communities Act de 1972, que permitía a la entonces CEE ejercer Directivas y Reglamentos sobre el cuerpo legislativo del Reino Unido.

Theresa May pretende tener ciertas conversaciones informales antes de invocar el artículo 50, pero Francia y Alemania no parecen estar interesadas en negociar antes de tiempo, especialmente con elecciones en Francia en unos meses.

Parece que Theresa May se ha inclinado por salir con un acuerdo intermedio entre la UE en el que el Reino Unido se queda con aquellos aspectos de la UE que más le interesan. La idea de Theresa May es que el Reino Unido tendría acceso al mercado común, pero no estará sujeto a las leyes comunes ni al dictámen del Tribunal Superior de Justicia Europeo. Si no, consideran que la soberanía del Reino Unido no está garantizada. Además quieren mantener la libertad de movimiento de capital y recobrar el control de sus fronteras, es decir, la libertad de movimiento de personas.

Muy probablemente esta situación empuje al Reino Unido a un hard Brexit. No es posible estar en el mercado común y no estar sometido al tribunal europeo. Además es poco probable que le den acceso al mercado común sin la libertad de movimiento de personas.

Esto pone a Theresa May en una situación complicada, porque incluso su propio partido está dividido al respecto. Están los que quieren un hard Brexit vs los que optan por un soft Brexit. George Osborne, el antiguo Chancellor of de Exchequer (algo así como el ministro de Economía y Hacienda) aboga por el soft Brexit.

Las consecuencias del Brexit que empiezan a verse

Pero no sólo el antiguo gobierno de Cameron, que en principio apostaba por el Bremain (permanecer en la UE). Actualmente incluso elactual Chancellor of the Exchequer Philip Hammond afirmó hace unos meses que el Brexit haría más pobres a los británicos, algo que ahora matiza diciendo que los británicos no votaron irse de la UE para ser más pobres y que su gobierno tiene las capacidades de salirse sin que sufra la economía británica.

La industria del automóvil ya empieza a quejarse. Carlos Ghosn, presidente de Renault y Nissan, ha afirmado que quiere compensaciones por cualquier posible arancel post Brexit que pueda haber si el gobierno quiere que siga invirtiendo en la planta de Sunderland (donde se fabrica el popular Qashqai).

La industria automotriz ya afirma que un hard Brexit les va a a causar problemas, así como las empresas japonesas que comentan que se irán del país. Esto no lo ha dicho un representante de una empresa o un economista, sino el embajador de Japón en el Reino Unido. Por otro lado, los mercados no parecen confiar mucho en la libra esterlina.

No voy a discutir que el Brexit pueda ser beneficioso para el Reino Unido a largo plazo como afirman algunos, pero claramente a corto plazo parece que va a ser un problema para la economía de la isla. Mientras tanto, el deseado Brexit a la carta que pretenden los británicos puede acabar tornándose en una guerra comercial. Las guerras comerciales no benefician a nadie, como ya ha demostrado la historia económica, pero pueden perjudicar más a unos que a otros. Como ha dicho Luis Garicano, se avecina un choque de trenes.

Luis Garicano @lugaricano

✔@lugaricano

Muy malas noticias desde la Conferencia Tory. May se inclina hacia el Brexit duro. Vamos hacia choque de trenes. 1/3 03:21 – 3 oct 2016

Como dice el Financial Times, las razones por las que ha ganado el Brexit son principalmente políticas, al igual que los motivos que habrá en el otro lado. Pero el daño económico a corto plazo en la UE será más pequeño que el que sufrirá el Reino Unido al salirse del bloque comercial. Agárrense, que vienen curvas.

http://www.elblogsalmon.com//entorno/asi-es-el-brexit-que-quiere-la-primera-ministra-britanica-teresa-may?utm_source=recommended&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_campai

044.- QUÉ SUCEDERÁ CON LA CITY Y SUS MILES DE EMPLEOS BIEN PAGADOS TRAS EL BREXIT? – Javier J Navarro

Londres es la capital financiera indiscutible de la UE, aunque eso puede cambiar tras el Brexit. La mayor parte de los trabajadores de la City estaban en contra del Brexit (y de la población de Londres en general), y es que, sabían que existían muchas posibilidades de perder sus trabajos si había Brexit.

28 Junio 2016.-  La supervivencia de la City como centro financiero europeo (para que nos hagamos una idea es el mayor centro de operaciones de cambio de divisa en Euros del mundo), dependerá principalmente de dos cosas, el primero es es el “passport”, que permite a los bancos de cualquier país operar en otro, el segundo es el movimiento de personas. Aproximadamente el 11% de los 360.000 trabajadores de la City vienen de otros países de la UE. La libertad de movimientos de personas les ha permitido traer fácilmente a trabajadores cualificados de toda Europa.

Supongamos que hay acuerdo

Cuando hablamos de las posibilidades del Reino Unido tras el Brexit, ya hablamos sobre la posibilidad de que la UE firmara algún tipo de acuerdo con el Reino Unido como los que tiene con Suiza y Noruega. Suiza y Noruega renuncian a parte de su soberanía nacional y contribuyen al presupuesto de la UE con el objetivo de tener un acceso al vasto mercado europeo equivalente al de países que son parte de la UE.

En cierto modo, para países pequeños no les resulta tan malo renunciar a parte de su soberanía nacional, obtienen mucho más al estar integrados en un bloque económico tan grande. La pregunta es si un país que precisamente ha votado, entre otros motivos, para librarse de la regulación de la UE, de contribuir a los presupuestos y de la libertad de movimientos de personas, aceptaría un acuerdo parecido.

En caso de llegar a un acuerdo de este tipo, como comenté, sería una salida de iure, pero no de facto de la UE. Posiblemente los bancos británicos continuarían teniendo su passport, y la salida sería menos traumática para la industria de servicios financieros británica y habría menos trasvase a las otras plazas financieras europeas.

Pero claro esto siempre desde una perspectiva en la que el resto de países le fueran a permitir a Londres ser la capital financiera europea. Cosa que dudo que suceda en un plazo de negociaciones de dos años. Primero porque dudo que los países de la UE lo acepten y en segundo lugar porque ahora mismo el Reino Unido ni siquiera tienen al equipo de negociadores en comercio internacional, cosa que la UE sí, como ha llamado la atención al respecto la abogada de asuntos europeos (y cónyuge del ex viceprimer minisitro Nick Clegg) Miriam Olmedo.

Y si no hubiera acuerdo (o no fuera tan bueno para el sector financiero)

ciudad

Ahora supongamos que no existe un acuerdo yo que este no es lo suficientemente bueno para la City los bancos británicos pierden su acceso como iguales al mercado europeo. Esto es algo que ya se ha discutido, y que los grandes bancos ya se están planteando. Es muy probable que los grandes bancos comiencen a llevarse a sus operaciones y servicios a otras plazas europeas.

Por ejemplo, JP Morgan tiene 16.000 empleados en Reino Unido, y estima que se podría llevar entre 1.000 y 4.000 a otras plazas europeas. HSBC estima que trasladará a París a unos 1.000 empleados, que tendrán que usar el “Chunnel” si quieren seguir yendo a Londres frecuentemente. El Deustche Bank tiene a 9.000 empleados sólo en Reino Unido, y ya ha empezado a plantear trasladar unos cuantos de ellos a otras plazas (muy posiblemente a Francfort). Según pwc, el Brexit le podría costar entre 70.000 y 1000.000 empleos a la industria de servicios financieros británica de aquí a 2020.

La pregunta que se plantean ahora los bancos es ¿a dónde me llevo las operaciones no-UK? Aquí tenemos varias opciones, pero la verdad es que ninguna ofrece lo que les ofrecía Londres. Por ejemplo Dublin es angloparlante y les ofrece una fiscalidad atractiva, pero no deja de ser una ciudad más pequeña sin las conexiones internacionales que ofrecía Heathrow. París y Francfort no son angloparlantes, y aunque es cierto que Francfort sería el centro financiero de la zona euro, se ve como un lugar algo provinciano al tener 700.000 habitantes frente a los varios millones a los que estaban acostumbrados los banqueros en Londres. Otras plazas como Amsterdam y Lisboa, también van a querer luchar por atraer algo. Londres va a luchar por mantener lo que pueda.

En realidad los dos contendientes más avanzados son París y Francfort. Hollande ya ha puesto en marcha una campaña llamada “Welcome to Europe” y en Francfort ya hay montada una campaña en las redes sociales conocida como “Welcome to Frankfurt-What can we do for you?” Respecto a Madrid y Barcelona, de momento no han hecho nada. Y tampoco me imagino a Ada Colau y en menos medida a Manuela Carmena intentando atraer a bancos de inversión, a pesar de los puestos cualificados y bien pagados que estos suelen conllevar para los habitantes de la ciudad. La única estimación que he visto habla de unos 300 empleos que vendrían a Madrid (comparando con que Francfort plantea atraer entre el 1 y el 2% de los empleos de la City que serína unos 10.000 empleos).

Es muy probable que ninguna ciudad acabe resultando ser la gran ganadora de los que pueda salir de la City, yo esperaría una explosión cámbrica de centros financieros y que los distintos departamentos se acaben trasladando a varias plazas, por un lado para optimizar lo mejor que de cada una (costes laborales, fiscalidad, legislación, etc) y por otro para otros posibles Exits. Eso sí, esta desconcentración y redistribución, muy posiblemente hará que los centros financieros europeos no vayan a ser capaces de competir globalmente como lo era la City, al aprovecharse menos las sinergias.

Quien puede acabar ganando de verdad

¿Y quién es el ganador del desmantelamiento de la City? Aquí hemos hablado de Francfort o de París, pero los ganadores de este proceso muy probablemente no estén en Europa, sino que haya que ir a buscarlos mucho más lejos.

Muy posiblemente los centros financieros asiáticos como Singapur oShangKong vayan a acabar ganando ese lugar que tenía Londres. Por ejemplo el mercado de seguros estaba muy centrado en Londres y en Lloyds (el mercado de seguros, que no debemos de confundir con el banco), y este puede que se acabe llevando a Asia.

Si como dice el refrán: a río revuelto, ganancias de pescadores.

http://www.elblogsalmon.com/mundo-laboral/que-sucedera-con-la-city-y-sus-miles-de-empleos-bien-pagados-tras-el-brexit

043.-Cada vez más atrás – Rudolf Hommes

Mientras en el mundo se generan ideas y se crean nuevas tecnologías, y más barreras de entrada para nosotros, aquí no nos preparamos para enfrentarlo y superarlo.

En la revista ‘The Economist’ de la semana pasada publicaron un artículo sobre el creciente dominio de los mercados mundiales por un puñado de grandes empresas y una clarísima tendencia a la concentración de la propiedad y el conocimiento que se percibe por el auge de las adquisiciones por esas mismas empresas de otras que podrían hacerles competencia en algunos de sus mercados. La revista se queja de la complacencia con la que las autoridades antimonopólicas de Estados Unidos y de la comunidad europea toleran esa concentración creciente.

 25 de sept. de 2016.- Este fenómeno no es nuevo y en buena medida se debe a que las grandes empresas son cada vez más vulnerables al cambio técnico y a la innovación, a causa del relativo acceso abierto al conocimiento, a la información, a códigos y a ciertas plataformas tecnológicas. Esto las obliga a erigir barreras en el sentido contrario, a ponerle obstáculos a la creciente capacidad de otros de copiar, innovar y de adaptarse. El mecanismo utilizado es precisamente tratar de crear monopolios de información, como lo hacen Google, Apple, Amazon, por ejemplo, los que además aprovechan los datos que les brindan gratuitamente sus usuarios para fortalecer su posición monopólica. Esto explica algunos de los fenómenos colaterales que agudizan la tendencia al acaparamiento de la información.

Uno de ellos es que a los nuevos empresarios de empresas innovadoras (‘start- ups’) ya no los mueve la posibilidad de emular a Google o a Facebook, sino que están innovando con la esperanza de venderles a ellos sus creaciones. Otro es que General Electric ha decidido dar un salto estratégico trascendental y se propone convertir su empresa en un ‘start-up’ gigante, quizás porque ha comprendido que en el estado actual de desarrollo empresarial, las ganancias provienen más del grado de control que se tiene sobre el acceso a la información y el conocimiento que de la producción de productos físicos (generadores, reactores, motores, aviones con alto contenido informático).

La consecuencia y la paradoja de todo esto es que lo que parecía ser el comienzo de una nueva era de auge de la competencia y libertad económica, con la proliferación de nuevas empresas tecnológicas y el acelerado ascenso de empresas de alta tecnología que se concibieron o nacieron en garajes y dormitorios estudiantiles, está evolucionando hacia una organización empresarial en la que el papel protagónico ya no va a estar basado en la capacidad de generar conocimiento, sino en la de capturarlo y apropiarlo para que otros no tengan acceso a él. ‘The Economist’ evoca lo que ocurrió entre 1860 y 1917, cuando el desarrollo de tecnologías revolucionarias dio lugar a la concentración oligopólica de los mercados.

¿Qué implican para nuestro propio desarrollo estas tendencias del capitalismo global? Mientras en el mundo se generan ideas y se crean nuevas tecnologías prácticamente a diario, y también mayores barreras de entrada para nosotros, en Colombia escasamente nos damos cuenta de esto y no estamos preparándonos para enfrentarlo y superarlo. No sabemos qué hacer para desarrollar la industria (un problema del siglo XIX) o la agricultura (uno del siglo XVII). Todavía estamos debatiendo si se les da mayor acceso a los campesinos a los medios de producción y nos llenamos de razones, aparentemente soportadas por evidencia empírica, para hacer caso omiso de las barbaries que se han cometido en Colombia por haberle dado a la tierra un valor que ya no posee. Lo que hoy tiene valor es el conocimiento y la información, y esto ha sido descuidado. La paz nos brinda la oportunidad de dejar atrás el apego a tierra improductiva y a vetustas jerarquías de clase para ponernos al día en ciencia, tecnología y compasión.

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/cada-vez-mas-atras/16710409

042.- La economía del goteo ‘hacia arriba’ de Obama – Paul Krugman

16 sep 2016.- Solo los auténticos bichos raros como yo esperan con ansiedad los informes anuales de la Oficina del Censo sobre renta, pobreza y seguros médicos. Pero los informes sobre 2015, recién publicados, justifican la expectación.

Esperábamos buenas noticias; pero resulta que el año pasado la economía estuvo de fiesta como si fuera 1999. Lo cual nos dice algo muy importante: a saber, que un Gobierno que así lo quiera, puede hacer que la sociedad estadounidense sea más equitativa y mejorar la calidad de vida de las familias corrientes.

Los informes muestran grandes avances en tres frentes: un rápido crecimiento de las rentas de las familias corrientes (la renta media aumentó un llamativo 5,2 %), una bajada considerable del nivel de pobreza y una subida adicional importante de la cobertura sanitaria tras los avances de 2014. Es un triplete que no se había visto desde, pues sí, 1999.

Es cierto que la subida de la renta media llega tras años de decepciones y que, incluso ahora, los ingresos de un hogar típico, ajustados por inflación, son algo más bajos que antes de la crisis financiera. Pero el porcentaje de estadounidenses sin seguro médico es más bajo que nunca. Y el comportamiento general de la economía de Obama ha desmentido muchas de las críticas lanzadas contra las políticas del presidente.

Acuérdense de la campaña electoral de 2012. Ya había señales de la política de la intolerancia y las teorías conspiratorias que caracteriza a las elecciones de este año; Donald Trump proclamaba a los cuatro vientos que el certificado de nacimiento de Obama era falso y Mitt Romney aceptaba encantado el apoyo de Trump.

Pero también había algo de debate político. Los republicanos acusaban a Obama de ser un “redistribucionista” que quitaba el dinero a los “creadores de empleo” para dar cosas gratis al 47% de la población. Y afirmaban que esas políticas socialistas estaban destruyendo los incentivos e impedían la recuperación económica.

De hecho, había una pizca de verdad en la primera parte de esa acusación. Obama no es ningún socialista, pero desde su reelección ha aprobado una subida considerable de los impuestos a las rentas altas. De hecho, el 1% con rentas más altas paga aproximadamente el mismo porcentaje de sus ingresos en impuestos federales que en 1979, antes de que Ronald Reagan inaugurase la era de las grandes rebajas fiscales para los ricos. Y parte de la subida de impuestos se está empleando para subvencionar los seguros médicos de las familias con rentas medias y bajas.

Los conservadores predijeron un desastre como consecuencia de estas iniciativas. Las subidas de impuestos a los ricos, insistían, paralizarían la economía. Afirmaban que Obamacare, con su combinación de regulación y subvenciones, destruiría millones de puestos de trabajo sin que aumentase el número de estadounidenses con seguro.

Las políticas del presidente han ayudado a las familias y no han colmado de beneficios a los ricos

En vez de eso, lo que pasó después de la reelección de Obama fue que el empleo registró el mayor crecimiento desde la década de 1990. Pero las rentas de los hogares, al menos según los cálculos del Censo, seguían rezagadas. Así que la derecha seguía teniendo argumentos estadísticos para criticar a Obama. Ahora esos argumentos han desaparecido.

Uno podría preguntarse si estas cifras reflejan la realidad. A menudo se afirma que los estadounidenses no notan la recuperación económica; y si le preguntasen a Trump, él sin duda afirmaría que las cifras del Censo, como cualquier cifra que no le gusta, están manipuladas.

Pero hay que desconfiar de los sondeos sobre este asunto. Cuando a los estadounidenses se les pregunta por la marcha de la economía, muchos se limitan a repetir lo que creen haber escuchado en las noticias de la cadena Fox: una amplia mayoría de los republicanos afirman que el paro ha subido y el mercado de valores ha bajado durante el mandato de Obama, justo lo contrario de la verdad. Por otro lado, cuando se le pregunta a la gente cómo le va personalmente, los años con Obama han estado caracterizados por una gran mejoría (un aumento pronunciado del porcentaje de estadounidenses que consideran que les va bien).

Así que las buenas noticias son reales. Y deberían (aunque no lo harán) acabar por fin con el dominio que ejerce la ideología del goteo sobre gran parte de la clase política.

Ya conocen el argumento: cualquier intento de ayudar directamente a las familias trabajadoras, nos dicen, será contraproducente porque perjudicará a la economía en general. Así que, en vez de eso, debemos bajarles los impuestos a los “creadores de empleo” y esperar que la marea ascendente saque a flote todos los barcos.

Sería una exageración decir que el Gobierno de Obama ha hecho lo contrario, pero no cabe duda de que la economía del goteo “hacia arriba” ha estado presente en su respuesta a la Gran Recesión: gran parte del estímulo económico conllevaba una ampliación de la red de seguridad social, no solo para proteger a los vulnerables, sino también para aumentar el poder adquisitivo y apuntalar la demanda. Y, en general, las políticas de la época de Obama han ido encaminadas a ayudar directamente a las familias, más que a colmar de beneficios a los ricos con la esperanza de que los beneficios goteen hacia abajo.

Ahora vemos los resultados de este experimento político, y no están nada mal. Podrían haber sido mejores: el estímulo económico debería haber sido mayor y más prolongado, y la oposición republicana frustró las políticas económicas del Gobierno tras los dos primeros años. Así y todo, las políticas progresistas han funcionado y se ha demostrado que quienes las criticaban estaban equivocados.

paul krugman es premio nobel de economía.

http://economia.elpais.com/economia/2016/09/16/actualidad/1474025923_624422.html

041.-La crisis de Brasil – Fernando Henrique Cardoso

Parece que los medios no quieren someter al republicano a la presión que ejercen sobre Clinton

bra

Donald Trump, en un acto en Pensacola (Florida). MIKE SEGAR REUTERS

Hace mucho tiempo, usted ya sabe quién insinuó que los propagandistas políticos deberían aplicar la técnica de la “gran mentira”: plantear falsedades tan enormes, tan atroces, que en general se aceptarían porque nadie podría creerse que estuviesen mintiendo a tan gran escala. Y desde entonces, la técnica les ha funcionado bien a déspotas y aspirantes.

Pero Donald Trump se ha inventado algo nuevo, que podemos llamar la técnica del “gran mentiroso”. Tomadas de una en una, sus mentiras son de tamaño intermedio; no son triviales, pero en su mayoría no llegan a ser un libelo de sangre. Sin embargo, las mentiras son constantes, llegan en torrente continuo, y nunca se reconocen, simplemente se repiten. Evidentemente, cree que esta estrategia mantendrá a los medios de comunicación desconcertados, incapaces de creer, o al menos decir abiertamente, que el candidato de un gran partido sea capaz de mentir hasta ese punto. Y el Foro de los Comandantes en Jefe televisado el miércoles por la noche dio a entender que a lo mejor está en lo cierto.

Puntualizo: no, no estoy diciendo que Trump sea otro Hitler. Más parecido a Mussolini. Pero estoy divagando.

Volvamos al tema: todos los políticos son seres humanos, lo que significa que a veces todos ellos maquillan la verdad. (Muéstrenme uno que afirme no mentir nunca, y les enseñaré uno que está mintiendo). La cuestión es cuánto mienten, y qué consecuencias tienen sus mentiras.

Hablando en plata, Hillary Clinton se ha mostrado reservada respecto a la organización de su correo electrónico cuando era secretaria de Estado. Pero si miramos lo que tienen que decir realmente sobre este tema los más enérgicos defensores de la mendacidad de la candidata, su argumento es, en realidad, muy endeble: la acusan de ser excesivamente legalista o de exagerar hasta qué punto ha sido absuelta, pero no de hacer declaraciones importantes que difieran por completo de la realidad.

Ah, y aunque los medios apenas le dieron difusión, su afirmación de que Colin Powell le había aconsejado crear una cuenta de correo privada era… completamente cierta, confirmada por un mensaje electrónico que Powell le envió tres días después de que ella asumiese el cargo, lo que contradice algunas de las afirmaciones del propio Powell. En general, su expediente de veracidad, reunido por PolitiFact, parece bastante bueno para un político; mucho mejor que el de muchos de los aspirantes a la candidatura republicana, y ya puestos, mucho mejor que el de Mitt Romney en las pasadas elecciones presidenciales.

Trump, por otro lado, es un caso aparte. Miente sobre estadísticas como la tasa de desempleo y la tasa de homicidios. Miente sobre política exterior: el presidente Obama es “el fundador del ISIS”. Pero sobre todo, miente acerca de sí mismo, y cuando las mentiras salen a la luz, se limita a repetirlas.

Una pregunta evidente que entró en el foro del miércoles era si Trump repetiría su frecuente afirmación de que se opuso a la guerra de Irak desde el principio. Es una afirmación demostrablemente falsa: sus únicos comentarios documentados sobre el tema anteriores a la guerra la apoyan, y la entrevista que le gusta citar como prueba de su presciencia tuvo lugar un año después de comenzado el conflicto. Pero sigue diciéndolo de todas formas; y si lo hubiera vuelto a hacer durante el debate, ¿cómo respondería Matt Lauer, el moderador?

Pues bien, volvió a hacerlo, y Lauer, que empleó aproximadamente la tercera parte de su tiempo hablando con Clinton de sus mensajes electrónicos, lo dejó pasar y formuló la siguiente pregunta.

¿Por qué es aparentemente tan difícil obligar a Trump a responder por unas mentiras tan descaradas y patentes? Parte de la respuesta podría ser que los periodistas están abrumados por el enorme volumen de material indignante. Después de todo, ¿qué frase de Trump debería ser el titular de un análisis sobre el programa del miércoles? ¿La mentira sobre Irak? ¿El elogio a Vladimir Putin, que “tiene una tasa de popularidad del 82%”? ¿El haber denigrado al Ejército estadounidense, cuyos mandos, dice, han quedado “reducidos a escombros”?

Hay también un profundo retraimiento a la hora de señalar verdades incómodas. Allá por 2000, cuando empecé a escribir esta columna, me recomendaron no utilizar la palabra “mentira” en referencia a las falsas declaraciones políticas de George W. Bush. Que yo recuerde, me dijeron que era inadecuado ser tan franco respecto al candidato de uno de nuestros dos principales partidos políticos. Y algo similar podría estar ocurriendo ahora, cuando pocos en los medios de comunicación están dispuestos a aceptar el hecho de que el Partido Republicano ha nombrado candidato a alguien cuyas mentiras son tan descaradas y frecuentes que equivalen a una sociopatía.

Sin embargo, ni siquiera esa observación explica la asimetría, porque algunas de esas mismas organizaciones mediáticas a las que aparentemente les resulta imposible señalar las patentes y trascendentales mentiras de Trump no tienen problemas a la hora de acosar incansablemente a Clinton por pequeños errores y exageraciones en sus declaraciones, o a veces por actos perfectamente inocentes. ¿Cuestión de sexismo? Realmente no lo sé, pero resulta escandaloso.

Y mientras tanto, si la pregunta es si Trump puede realmente salirse con la suya en su rutina de gran mentiroso, la prueba del miércoles por la noche sugiere una respuesta descorazonadora: a no ser que algo cambie, sí que puede.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía.

http://economia.elpais.com/economia/2016/09/09/actualidad/1473429708_370303.html

040.- Guerra a los  paraísos fiscales – Guillaume Long

El pasado 14 de julio de 2016, el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció su decisión de impulsar una consulta popular para que la ciudadanía se pronuncie sobre la prohibición para que dignatarios o funcionarios públicos tengan bienes o capitales en paraísos fiscales. El presidente Correa argumentó que los paraísos fiscales “se constituyen en uno de los peores enemigos de nuestras democracias” lo cual “no solo genera corrupción, sino que también ahonda la desigualdad y las diferencias sociales”.

Como se ha revelado en los denominados “Papeles de Panamá”, los bienes y capitales que se mantienen en paraísos fiscales permiten ocultar la identidad de los verdaderos titulares de las cuentas y las operaciones que se realizan. Estos mecanismos son utilizados, sobre todo, para evadir el pago de impuestos o para opacar el origen de las riquezas.

La lucha en contra de los paraísos fiscales ha sido una constante en el gobierno de la Revolución Ciudadana; contamos ahora con un sistema transparente de gestión pública, la aprobación de nuevas leyes y la creación de instancias de transparencia y control social que actúan a nivel nacional. Esta consulta es una nueva iniciativa del gobierno que se inscribe en el marco de la propuesta del Presidente Correa de impulsar un Pacto Ético, para que las personas elegidas por sufragio universal y los servidores públicos cumplan con altos estándares éticos.

Ciertos sectores de la oposición política, secundados por algunos medios de comunicación, ya han manifestado estar en contra de la propuesta, argumentando que con “su plata” pueden hacer lo que quieran, lo cual no solo muestra su falta de compromiso con el país, sino también la doble moral de algunos de ellos que aspiran a ser líderes del país.

Si los ecuatorianos y ecuatorianas votan a favor de la medida en la consulta que sería convocada conjuntamente con las elecciones generales de febrero próximo, la Asamblea Nacional, en el plazo de un año luego de la proclamación de los resultados, reformará la Ley Orgánica de Servicio Público, el Código de la Democracia y las demás leyes pertinentes, a fin de adecuarlos al pronunciamiento mayoritario de la ciudadanía. En este plazo, los servidores públicos que tengan capitales y bienes, de cualquier naturaleza, en paraísos fiscales deberán acatar el mandato popular y su incumplimiento será causal de destitución.

Pregunta formulada para la consulta popular: ¿Está usted de acuerdo en que, para desempeñar una dignidad de elección popular o para ser servidor público, se establezca como prohibición tener bienes o capitales, de cualquier naturaleza, en paraísos fiscales?

Ecuador y los paraísos fiscales

En el caso de Ecuador, 3.379 millones de dólares han salido a paraísos fiscales solamente en los años 2014 y 2015. Esta es una cifra similar al monto requerido para la reconstrucción de las provincias de la costa ecuatoriana afectadas por el terremoto de 7.8 grados del pasado 16 de abril.

De acuerdo al Servicio de Rentas Internas (SRI), de los 200 mayores grupos económicos existentes, 94 consorcios tienen vinculaciones con paraísos fiscales. Esta lista incluye bancos y empresas que mantienen actividades comerciales.

Actualmente, y con el fin de realizar una investigación profunda sobre los paraísos fiscales, a partir de la divulgación de documentos de Mossack Fonseca, la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional se encuentra analizando el movimiento de divisas de las principales empresas de grupos económicos.

Pero lo más alarmante es que las élites han sacado del país 30 mil millones de dólares a paraísos fiscales. Imaginemos por un momento cuántos empleos se pudieron haber generado si este dinero sin rostro y sin nombre no estuviese escondido en las cajas fuertes de una banca offshore que lubrica la economía mundial y enriquece a élites globales. ¿Cuántas escuelas y hospitales se pudieron haber construido si los dueños de este capital hubiesen pagado sus impuestos?

Ecuador lleva su propuesta al ámbito mundial

Si bien a nivel doméstico Ecuador impulsa la consulta popular, a nivel internacional el país lidera importantes y novedosas iniciativas de justicia fiscal. Para llevarlas a cabo, es necesario que el debate sobre los paraísos fiscales se realice en todos los foros posibles.

Es importante recordar que el presidente Correa fue el único jefe de Estado en participar en la campaña internacional de la organización Oxfam para erradicar los paraísos fiscales |1|. En la carta dirigida a líderes mundiales, firmada por 300 economistas en mayo de este año, se exigen nuevos acuerdos internacionales sobre temas como la elaboración de reportes país, de acceso público, inclusive en el caso de paraísos fiscales. Se argumenta que “aunque la evasión y elusión fiscal perjudican a todos los países, en proporción, los países pobres que cada año pierden cerca de 170.000 millones de dólares en ingresos fiscales como consecuencia de estas prácticas, son los más perjudicados” |2|. En el caso de América Latina y el Caribe, 32 millones de personas saldrían de la pobreza si los capitales de las élites latinoamericanas escondidos en paraísos fiscales pagarían el correspondiente impuesto a la renta, según destacó Oxfam.

En la 32ª Sesión Ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, argumenté que los paraísos fiscales son una aberración económica que impide el desarrollo, y por ende la garantía de los derechos, e insistí sobre la necesidad de crear un instrumento para erradicarlos.

Resulta vital, en este sentido, sensibilizar a la comunidad internacional sobre la importancia de esta lucha para el desarrollo de nuestros pueblos y alcanzar alianzas estratégicas para fortalecer nuestra propuesta a nivel internacional. No obstante, los resultados no se han hecho esperar. En el pasado mes de junio, el Comité de Descolonización de Naciones Unidas incorporó una propuesta de Ecuador, en la que insta a las potencias coloniales “a que no emprendan ningún tipo de actividades ilícitas, nocivas e improductivas, incluida la utilización de los territorios no autónomos como paraísos fiscales”.

Por otro lado, en septiembre de este año, el gobierno propondrá a la Asamblea General de la ONU que se incluya en agenda el debate sobre este tema, así como una propuesta internacional que prohíba los paraísos fiscales. Ecuador lanzará una campaña internacional para dar a conocer sus propuestas y sensibilizar a la opinión mundial sobre el daño que provocan los paraísos fiscales.

Súmate al Pacto Ético

Nuestro país mantiene un compromiso irrestricto para garantizar la transparencia en todos los estamentos de la sociedad. Continuaremos con nuestra campaña global para poner fin a los paraísos fiscales e invitamos a todos los Estados de la comunidad internacional a unirse al #PactoEticoYa, demostrando su verdadero compromiso con la ética y la transparencia; actuando sobre las jurisdicciones con prácticas fiscales, y a renovar su compromiso por un mundo justo y solidario.

Notas:

|1| Andes, President Rafael Correa commits to end offshore secrecy.http://www.andes.info.ec/en/news/pr… Agencia Andes, 9 de junio de 2016. Fecha de consulta: 1° de agosto de 2016.

|2| Oxfam International, 300 economistas advierten que los paraísos fiscales “carecen de un propósito económico útil”. 9 de mayo de 2016.https://www.oxfam.org/es/sala-de-pr… Fecha de consulta: 1° de agosto de 2016.

Guillaume Long, actual Ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador, es historiador, con PhD en Relaciones Internacionales de la Universidad de Londres. En el gobierno actual ha sido Ministro de Cultura y Patrimonio y Ministro Coordinador de Conocimiento y Talento Humano.

Artículo publicado en la edición de agosto 2016 (No. 516) de la revista América Latina en Movimiento titulado “El laberinto de la evasión fiscal”: coedición ALAI-Latindadd. http://www.alainet.org/es/revistas/516

Fuente: http://www.cadtm.org/Ecuador-impulsa-consulta-popular

039.-El despilfarro de las regalías – Jorge Iván González

La Contraloría General de la República acaba de publicar el informe sobre la forma como se han administrado las regalías (Resultados del Sistema General de Regalías a Diciembre de 2015). El balance que hace el Contralor Maya es preocupante, y se podría sintetizar en: ineficiencia, dispersión y falta de pertinencia. En otras palabras, la bonanza se ha desperdiciado, y los recursos se han dilapidado.

Vie, 08/19/2016.- El manejo ha sido ineficiente. Los trámites burocráticos de los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (Ocad) son obstáculos llenos de formalidades que no permiten discutir las inversiones con criterios de desarrollo de largo plazo. En palabras de la Contraloría “… el alto valor de los excedentes refleja los problemas de eficiencia en la ejecución de los recursos de regalías que han venido caracterizando el sistema”. Los niveles de ejecución están muy por debajo de lo esperado. En el 2015 se deberían haber terminado proyectos por valor de $17,3 billones, y los montos efectivamente gastados apenas llegaban a $4,9 billones. Ello significa que solamente se habría cumplido con el 28,4% de lo programado. La ineficiencia ha dejado abierta la puerta a la corrupción. Entre 2012 y 2015, el 72% de la contratación por concurso, licitación pública y concurso de méritos, se realizó con un único oferente.

Los recursos se han dispersado. En lugar de haber concentrado las regalías en unos pocos proyectos estratégicos, se optó por el camino fácil de repartir el dinero entre los entes territoriales. Los recursos se han desparramado en 10.000 proyectos, y la mayoría de ellos (6.600) son proyectos de menos de $1.000 millones. El Contralor resume así la situación: “las dos terceras partes de las regalías se están destinando a proyectos de bajo impacto”. Además de su reducido impacto, la administración de esta caudal de proyecto es costosa. Los proyectos que involucran a varios departamentos apenas corresponden al 4%-5% del total de recursos. Numerosos proyectos solamente cubren a un municipio.

El Contralor se pregunta, además, por la función anticíclica que deben cumplir las regalías. El Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE) tiene disponibles $9,7 billones. El Sistema General de Regalías tuvo el acierto de “ahorrar en épocas de abundancia, para equilibrar los recursos en épocas de escasez”. Pero el FAE únicamente puede llevar a cabo la función contracíclica si, en palabras del Contralor, los “recursos financian proyectos estratégicos”. La dispersión de los excedentes del FAE en pequeños proyectos no permite que la inversión pública cumpla su función anticíclica.

Los proyectos no son pertinentes. Es muy débil el peso que tienen los proyectos relacionados con educación, agua potable, saneamiento básico, vivienda y salud. Es bueno recordar que la mitad de los municipios del país todavía no tienen agua potable. El Contralor muestra que la situación es dramática en las regiones del Caribe y el Pacífico. Si se toma como referente el índice de pobreza multidimensional, la incidencia de la pobreza es de 65% y 53%, respectivamente. Y el gasto destinado a atender las necesidades básicas de la población es de solamente el 34% y 27%.

En síntesis, las regalías no se han manejado bien. Hoy, los excedentes totales de regalías superan los $16,2 billones, que son equivalentes al 54,2% del déficit fiscal. Es el momento de tomar medidas que permitan que los dineros que todavía quedan de la bonanza no se dispersen en otros 10.000 proyecticos.

http://www.larepublica.co/el-despilfarro-%07de-las-regal%C3%ADas_411821

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.