34.18.-EL PECADO CAPITAL DE CARRASQUILLA – Salomón Kalmanovitz

El negocio que estructuró Alberto Carrasquilla como asesor de los emisores de los bonos del agua Alianza Fiduciaria e Interbolsa (según Simón Gaviria) y de los inversionistas extranjeros que le confiaron sus dólares en Panamá tuvo dos serios problemas éticos: ofreció una rentabilidad elevada, como si se tratara de activos de alto riesgo, y les ofreció a municipios sin capacidad administrativa préstamos a tasas de interés tan onerosas que no podían pagarlas, forzando a que el Gobierno nacional saliera en su rescate.

17 sep 2018.- Los inversionistas nacionales o extranjeros en los bonos agua obtenían una rentabilidad de UVR (inflación) más 8 % a 19 años que tenían una garantía tácita del Gobierno Nacional, como evidentemente sucedió cuando en 2014 salió al rescate de los 116 municipios que se embarcaron en el negocio y que le costó $490.000 millones más los intereses que seguirá abonando hasta el año 2029. Sin embargo, los títulos del Gobierno bajo la misma modalidad pagaron 3,2 % promedio entre 2009 y 2017 por TES UVR a diez años, a los que se les agrega 0,5 % para convertirlos a 19 años; de tal modo que por el mismo riesgo sus inversionistas obtuvieron una rentabilidad de más del doble a la que hubieran obtenido adquiriendo los títulos del Tesoro, que además tienen una retención en la fuente del 14 %.

No entiendo bien por qué Carrasquilla canalizó los recursos de los inversionistas desde su empresa en Panamá, Konfigura Capital, los convirtió a pesos y adquirió los bonos para sus clientes, de tal modo que estos no tuvieron que hacerlo directamente. ¿Estuvieron sometidos a los impuestos nacionales por estas transacciones? ¿Se trató de una operación de lavado de activos como otras en que se especializaba Mossack Fonsecaen Panamá?

Carrasquilla reconoce en su deposición ante el senador Jorge Enrique Robledo que los municipios no habían desarrollado una capacidad administrativa para financiarse adecuadamente con impuestos ni en la ejecución de proyectos. Sin embargo, propició que se endeudaran sin condicionamientos a tasas que oscilaron entre 13 % y 18 % anual, lo que terminó estrangulándolos financieramente, obligando a que el Gobierno por medio de Findeter les cambiara las obligaciones y condiciones por unas moderadas e invariables.

Si, por ejemplo, los municipios hubieran tenido que presentar planes financieros, de ingeniería y de organización de empresas municipales que distribuyeran el agua y cobraran por el servicio a sus usuarios, otra hubiera sido la historia. Así mismo, sin embargo, hubieran disminuido las oportunidades de negocios de los inversionistas atraídos por rentabilidades elevadas. Además, no se podían cambiar las condiciones leoninas de los bonos.

La historia de los 85 municipios de 116 terminó en que se feriaron los préstamos en elefantes blancos, corrupción y desgreño, sabiendo que sus sucesores tendrían que enfrentar las consecuencias. Hoy siguen padeciendo la falta de agua potable que tan generosamente les quiso hacer llegar a sus hogares un brujo para atraer capitales, que los locales no pudieron aprovechar. Para un economista ducho en temas de riesgo moral, es increíble que no pensara que ese iba a ser el resultado del negocio que contribuyó a estructurar de manera tan desastrosa.

¿De cuánto fue el detrimento patrimonial de la nación y los municipios? El 70 % de acueductos que no se terminaron ($350.000 millones) más otros $800.000 millones de intereses simples en 15 años. Esa agua sí que fue preciosa.

https://www.elespectador.com/opinion/el-pecado-capital-de-carrasquilla-columna-812532

33.18.-HIDROITUANGO: ¿QUIÉN RESPONDE? – Cristina de la Torre

A $7 billones ascienden por ahora los costos del desastre de Ituango. Y ya muestra sus fauces el secular patrón del abuso que en contratación público-privada socializa las pérdidas y capitaliza en la faltriquera del negociante de turno las ganancias. EPM propone descargar la billonaria pérdida en la ciudadanía, feriando empresas que a ésta le pertenecen. Y pone en riesgo la inversión social de Medellín, que se nutre mayormente de EPM. Pero el gobernador, Luis Pérez, echa mano de concluyente informe de la Contraloría según el cual EPM tomó decisiones sin sustento técnico suficiente, para notificar que la autoridad departamental no responderá por los errores técnicos del consorcio constructor. Si la contingencia, dice Pérez, no se presentó por fallas geológicas sino por errores en la construcción, entonces son los contratistas quienes deben responder: Camargo Correa, Conconcreto y Coninsa. Con más veras, se dirá, si median dudas sobre la pulcritud del contrato que enganchó a la firma brasileña.

11 Sep 2018.-  Mas, para ganar liquidez en la emergencia, lejos de apretar a los responsables, EPM venderá su participación en ISA, en las chilenas Aguas de Antofagasta y Cururos. El retraso en las obras de Hidroituango engloba lucro cesante de $4 billones (dinero que en tres años no recibirá por suministro de energía), $2 billones para concluir la obra y $1 billón por contingencia de las comunidades afectadas. Globo optimista, pues sólo dentro de cuatro meses se conocerá el grado de destrucción producido en la sala de máquinas, corazón de la obra.

Según la Contraloría, el taponamiento de los túneles diseñados para regular el cauce obedeció más a criterios económicos (de ahorro) que técnicos. “En su reemplazo, EPM construyó el túnel que al colapsar generó la falla del sistema (…) EPM perdió el control hidráulico del proyecto y el plan de contingencia no tenía previsto el riesgo catastrófico ocurrido”. Además, ocultó información e incumplió sistemáticamente las obligaciones que la autoridad ambiental le imponía. De palabra, que no de obra, pues nunca se impuso ésta sobre el negligente. Para el contralor Maya, los daños sociales y ambientales causados son incalculables. El ente de control registró 35 hallazgos disciplinarios y penales, hoy en manos de la Procuraduría y la Fiscalía.

Grave. Asegura la Fiscalía tener evidencia seria de pagos irregulares en la contratación de Hidroituango. El Espectador (2/28/17) informa que el alcalde, Federico Gutiérrez, denunció en esa fecha irregularidades en la contratación de EPM con Camargo Correa, y la Fiscalía le abrió a la firma investigación preliminar, previa inspección judicial a las oficinas de EPM en Medellín. La concejal del Centro Democrático María Paulina Aguinaga había denunciado las irregularidades en la contratación que hoy ocupan la atención de la Fiscalía; sus cuantiosas adiciones y modificaciones a los contratos. Y El País de España revelaba que el grupo brasileño había pagado sobornos a altos funcionarios de Latinoamérica por valor de 788 millones de dólares. A la manera de Odebrecht. ¿A más de incompetente corrupto?

Concejales de Medellín apoyarían la venta de acciones de EPM en ISA; pero piden a los órganos de control que, amortiguada la emergencia, señalen a los responsables del desastre. De fracasar el proyecto, las pérdidas serían de $9 billones y sumirían en crisis las finanzas de la ciudad. El exviceministro Daniel Quintero remata: si en lugar de los contratistas brasileros asume EPM esos costos, cada familia de Medellín perdería $20 millones. Y se confirmaría el negro sino: con complicidad del primer necio que pasa por gerente, cualquier angurriento sin escrúpulos podrá embolsillarse la empresa más querida de los antioqueños.

https://www.elespectador.com/opinion/hidroituango-quien-responde-columna-811354

32.18.-EFECTO NO DIMENSIONADO AÚN DE LLEGADA DE INMIGRANTES VENEZOLANOS – Juan Manuel López

Se reconoce lo grave que aumente el número de desempleados en el país; también que afectaría la presión sobre el sistema de salud; además pesa, y puede pesar cada vez más, que lo que antes ingresaba por remesas de los colombianos hacia acá ahora será salida de divisas que enviarán la mayoría de quienes consigan trabajo entre nosotros; igual nuestra balanza comercial se está volteando y los superávit que teníamos se vuelven deficit, cuando las exportaciones -tanto legales como ilegales- fluyen en sentido contrario volteando las balanzas cambiaria y comercial; y, tal como van las cosas, con Perú y Ecuador exigiendo presentación del pasaporte y la negativa del gobierno Maduro a expedirlos, tendremos que establecer un manejo especial -más allá del multinacional- al convertirnos en receptores obligados de toda esa emigración. 

 1 sep 2018.-  Se ha tocado lo humanitario y la situación desamparo de las personas que llegan -lo cual está muy bien-. Pero no sus repercusiones en las proyecciones económicas o en las variables de aspectos sociales y demográficos para Colombia; el nuevo Gobierno se encuentra con una realidad hasta hace poco no prevista y que va tomando una mayor dimensión con el tiempo, sin que sepamos nada sobre que piensa al respecto.

La dependencia que llegamos a tener en materia de empleo, de divisas, y como socios comerciales se puede decir qué pasó a ser parte estructural de nuestra economía. Sin embargo no llevó a unas relaciones más formales y con criterios especiales que correspondieran a una visión de mayor proyección.

Cuando definimos los linderos marítimos con todos nuestros vecinos revivió un viejo litigio que a partir de ese momento caracterizó las relaciones volviéndolas hasta cierto punto antagónicas. A pesar de lo ‘diplomático’ del manejo, y de la buena disposición de los gobernantes de ambos lados al no buscar exacerbar los ánimos con consignas patrioteras, la actitud general cambió pues mal que bien existían puntos de divergencia que estaban pendientes.

Después en los respectivos países subieron gobiernos ideológicamente contrarios, lo cual consolidó un distanciamiento cuyas primeras manifestaciones fueron retóricas pero rápidamente pasaron de los discursos a los actos, y, ya prácticamente declarados como vecinos enfrentados, Venezuela acabó recibiendo  –aunque clandestinamente- grupos guerrilleros, mientras nosotros dábamos asilo a quien había intentado un golpe de Estado.

Mientras en esa república nunca llegó a tener Chávez una mayoría en contra o a perder una elección, el rechazo y desaprobacion en Colombia rondaba entre el 80% y el 90%. Con la caída del petróleo y la subida de Maduro se concretó el deterioro de la economía venezolana, lo que nuestro gobierno explotó para mostrar que había paises en peor situación y de paso sostener que no solo no estábamos tan mal sino que pensar en una alternativa diferente al modelo neoliberal al cual hemos estado fieles nos podría llevar a una catástrofe similar. Con ese argumento se vendió la idea que existía un ‘castrochavismo’ que en caso de subir al poder acabaría con el país.

Hoy nos llega al gobierno una ideología de extrema derecha, y en Caracas rige una cuasidictadura de izquierda que manda con el poder militar. Pero ambos países enfrentan una terrible crisis económica y social, la de allá que ya explotó y la de aquí apenas revelándose, pero bastante reconocida. Y ambos con una situación de polarización que hace casi imposible la gobernanza.

Ambos tienen la tentación del enemigo externo para distraer a la población de los problemas que enfrentan. Por supuesto más allá que aquí, pero agravándose aquí con la llegada de inmigrantes, dado que las condiciones anteriores ya creadas por la simple inercia nos llevaban a una especie de guerra fría.

Como se debe manejar la situación de los inmigrantes dentro de este contexto es otro tema que el gobierno no ha tocado, cuando, ya sea como pretexto o por accidente, cualquier incidente pueda ‘calentar’ esa relación.

31.18.-QUIÉN GANÓ Y QUIÉN SE RAJÓ EN LA CONSULTA – Natalia Springer

Ganadores y perdedores de la consulta con una votación histórica, aunque Colombia quedó como el país que le dijo No a la paz, y que no fue capaz de decirle No a la corrupción

Ganaron, no hay duda, Claudia López y Angélica Lozano, como rostros reconocidos de la iniciativa. Foto: Twitter/ Claudia López (tomada de video)

La primera rajada es la consulta misma, que no pasó, y con ella se rajan los abstencionistas, especialmente los que se abstienen si no les pagan o les prometen. En eso, me da mucha pena decirlo, pero la costa salió muy mal parada. La política de clientes y patrones que gobierna la región, esa que pone y quita presidentes, le ha hecho muchísimo daño al país. Solo una estrategia nacida de un pacto político serio, que destruya ese vínculo que se ha mantenido por generaciones y que ha sobrevivido los embates de la justicia, podrá darle la vuelta a esa dictadura del clientelismo.

Ganaron, no hay duda, Claudia López y Angélica Lozano, como rostros reconocidos de la iniciativa. Tal y como lo sugería luego de la rápida maniobra de Claudia López al divorciarse de Fajardo y sumarse a la campaña de Petro, la excongresista está cimentando su independencia política y sus aspiraciones cercanas y de largo plazo, por un lado a la Alcaldía de Bogotá, y por el otro, a la Presidencia. Logró reunir fuerzas muy diversas, mantener unos temas sin antagonizar demasiado, y asestarles un golpe fatal a las maquinarias, al demostrarles que hoy tenemos un país en el que se puede aspirar a hacer política limpia y superar todas las expectativas. Los más de 11 millones de votos que logró movilizar Claudia López sin dinero, contra el partido de gobierno, contra la propaganda negra y en tan poco tiempo, dan cuenta del enorme capital político propio que ha acumulado.

Según el preconteo de las votaciones (99,97 % de mesas escrutadas), 11 671 000 personas votaron en esta consulta, lo que constituye un récord histórico. Hicieron falta unos 469 342 votos para alcanzar el umbral. Los resultados son alentadores, sobre todo porque dan cuenta de la fuerza que ha alcanzado el voto de opinión en todos los estratos.

El resultado de ayer es especialmente impresionante
si tenemos en cuenta que los promotores
no contaban con ninguna maquinaria para impulsar la campaña

El resultado de ayer es especialmente impresionante si tenemos en cuenta que los promotores no contaban con ninguna maquinaria para impulsar la campaña. En su lugar, movilizaron una impresionante red conformada por alrededor de 45 000 voluntarios que cubrieron casi todo el territorio nacional. El resultado es muy positivo cuando se compara, por ejemplo, con otras consultas populares que nunca prosperaron, a pesar de tener el apoyo masivo del gobierno, como fue el caso del referendo iniciado por el entonces presidente Álvaro Uribe en el año 2003 para reformar la justicia mediante la modificación de algunos artículos de la Constitución Política de 1991, que tampoco logró superar el umbral.

Los promotores de la consulta también consiguieron superar los esfuerzos abiertos de la dirección del Senado para obstaculizar y retrasar la votación de la iniciativa. A punta de redes sociales, denunciando en tiempo real lo que estaba pasando, dirigieron toda la presión de la opinión pública hacia los 84 senadores presentes a la hora de la votación. Fue tal la indignación, que ninguno se atrevió a votar en contra, ni siquiera el partido del senador Uribe, quien protagonizó la única campaña abiertamente en contra de la consulta. En este sentido, la consulta es una prueba de que la oposición ha mantenido ciertos niveles de organización y sigue pisando fuerte después de las elecciones presidenciales.

Sin embargo, los hechos son que la consulta se rajó. No cumplió con la meta ni superó el umbral establecido por la Registraduría. Para la imagen internacional de Colombia, este resultado es otro golpe duro. Somos el país que le dijo NO a la paz, y que no fue capaz de decirle NO a la corrupción.

https://www.las2orillas.co/quien-gano-y-quien-se-rajo-en-la-consulta/

31.18.-LA REBELIÓN DE LA CIUDADANÍA – Cristina de la Torre

Superando de lejos la votación alcanzada por presidente alguno en la historia de Colombia, casi 12 millones de votos contra la corrupción crearon un hecho político soberbio: se alzó la gente contra la ratería que convirtió a Colombia en cueva de Alí Babá y sus buenos muchachos. Victoria del voto libre, no comprado, la clase parlamentaria no podrá sino asumirla como mandato popular para ejecutar las reformas que ocho veces enterró.

Los promotores de la consulta afirman que los resultados del domingo son un mandato para que el Congreso legisle contra la corrupción. / Mauricio Alvarado

Fracasó el boicot que contra la consulta se fraguaba: el sabotaje del uribismo, estridente y mentiroso, como lo fuera su campaña en un plebiscito para negar la paz; y el sabotaje por calculada pereza de los partidos que traicionaron su originario respaldo a la consulta en el Congreso. Pero no pudieron ahogar la rebelión de la ciudadanía, hombres y mujeres de todas las clases sociales y colores políticos que echaron los cimientos de un monumento contra la corrupción cuya edificación no cesará ya.

Censura de la sociedad al bandidaje instalado en salas de gobierno y de ricos particulares, que ha mandado a la cárcel a siete exmandatarios en Brasil, Perú, Guatemala, Panamá y Salvador; mientras en Colombia fungen los campeones de la corrupción como patriarcas coronados. Una vergüenza. Un prolongarse el secular asalto a lo público, transmitido al ADN de la nación por ejemplo de sus elites, hoy catalizado por dos disparadores nefandos: la privatización del Estado y el narcotráfico. Sin cortapisas éticas, en el frenesí del ascenso y la revancha social en un país de inequidades extremas, bajo el ala del narcotráfico y tratativas dolosas con el Estado, mafiosos y politicastros de fusta y camándula devienen héroes.

Con la privatización de funciones y empresas del Estado vino el auge de la contratación pública directa. Pícaros que pasan por emprendedores, por viceministros, por parlamentarios, se han feriado los dineros de todos. El contralor saliente, Edgardo Maya, calculó en $50 billones las pérdidas anuales del Estado por corrupción. Mas la plata desaparece en las arcas del canalla, no se recupera. Autor de un desfalco de $70.000 millones, el exgobernador Alejandro Lyons sólo repondrá $4.000 millones.

Extravagancias de hoy que echan raíces en un remoto pasado. Eduardo Lindarte (Razón Pública 8/18) encuentra entre las causas de tales desafueros una degradación de las normas morales y legales que las reduce a obstáculos por vencer, de donde resultará casi natural violarlas.

La concentración del poder en elites que dominaron siempre todas las esferas de la vida en Colombia se resolvió en privilegio suyo, defendido a capa y espada. La corrupción se volvió regla y toda la sociedad cayó en ella. Grande daño causó la dualidad de una tradición legalista —que no legal— al lado de la doblez de una Iglesia que se arrogó el derecho de impartir la moral mientras ella misma caía en corrupción. Para Lindarte, la demora en el trámite de los cambios sociales por la vía política ha sido el motor principal de la violencia, la ilegalidad y la corrupción.

Ya se recordaba en este espacio que el modelo de la hacienda decimonónica —paternalista y despótica— se proyectó como estructura del Estado y éste fue patrimonio privado de la elite. Hoy deglute ella la contratación pública y la comparte con elites emergentes que reclaman lo suyo. No pocos entre ellas sobreenriquecidos en el narcotráfico.

La consulta del domingo devuelve confianza en la Justicia. Y abre perspectiva de soluciones que apuntan a las raíces del mal. Educación, sanción social, control ciudadano, compromiso inescapable de la dirigencia nacional con una cruzada sin pausa contra la corrupción. Para empezar, deber del presidente de explicar la designación del corrupto Alejandro Ordóñez como embajador en la OEA. Doce millones de votantes lo reclaman.

https://www.elespectador.com/opinion/la-rebelion-de-la-ciudadania-columna-808549

30.18.-MIEDO AL MUNDO (PALACIO DE SAN CARLOS, BOGOTÁ) – Ricardo Silva

Colombia reconoce a Palestina; pero  ha honrado de más su pasado de país doblegado, de país sonrojado por no ser otro país.

Colombia no debería temerle tanto al mundo. Colombia ha honrado de más su pasado de país doblegado, de país sonrojado por no ser otro país, y no debería seguirse portando como un hijo ilegítimo sin historia, seguirse portando, por ejemplo, como si el “genio estable” de Donald Trump fuera un estadista de palabra.

Escribo lo anterior porque desde 1947 Colombia ha sido solidaria con Palestina bajo vigilancia gringa e israelí. Y, sin embargo, luego de lanzar un par de comunicados asustadizos durante el genocidio que se ofició en Gaza en 2014, y luego de abstenerse en 2017 de exigirles a los Estados Unidos de Trump que echara atrás la salvaje decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, Colombia acaba de convertirse en uno de los 139 países que reconocen a Palestina como un “Estado libre, independiente y soberano”.

14 ago 2018.- Ha sido extraño, sí, porque aquí todo es así; porque sucedió entre bambalinas en los últimos días del gobierno pasado; porque la administración de Santos le informó la jugada a la administración de Duque, pero, desde que se supo la noticia, el nuevo Canciller –posesionado, ya, de aquel Palacio de San Carlos que desde finales del siglo XVI ha sido testigo del espejismo del virreinato, de la expulsión de los jesuitas, de la pasión santafereña por los libros, de la conspiración septembrina contra Bolívar, de la conformación de la República– ha emitido declaraciones erráticas que no sólo no han dado tranquilidad a Israel, sino que han probado que ciertos funcionarios de este nuevo gobierno que llama a la unidad aún no se resignan a que Colombia no es la finca que le quitaron a Santos, sino un Estado libre, independiente y soberano.

Que no va a hacer nada contra Estados Unidos o contra Israel: se sabe de memoria. Que simplemente está asumiendo como un país adulto, por fin, su apoyo histórico al pueblo palestino. Que ha hecho los méritos suficientes para que los portavoces israelíes no reduzcan la decisión a “una bofetada a un aliado fiel”. Que en estricto sentido ahora está apostándole el doble a la resolución pacífica de un pulso sangriento que lleva ya setenta años. Que, luego de dos siglos de acuerdos de paz, luego de conseguir el fin de una guerrilla que jamás se iba a acabar, tiene que haber entendido que el reconocimiento del conflicto –o sea el reconocimiento del otro– es el gesto con el que se empieza a salvar vidas: ¿hasta cuándo podía ser este país, que sabe de barbarie, el único país suramericano que negaba a Palestina como a un espejo?

El presidente Duque habló de trasladar la embajada colombiana a Jerusalén, detrás de Trump como detrás de un tanque en contravía, cuando apenas era el candidato Duque: libre, independiente y soberano. Su experimentado canciller, por su parte, sigue en campaña: “Que Santos asuma la decisión que tomó y nosotros asumiremos las consecuencias”, dijo, el otro día, en una rueda la prensa. Pronto tendrán que asumir tanto la decisión como sus consecuencias con la madurez que se espera de un país que va a cumplir doscientos años. Colombia ha temido siempre la ira de las potencias –pues ha carecido de amor propio: ha celebrado el coraje de sus deportistas o la voz de sus artistas como si no fueran consecuencias sino milagros– pero no tiene por qué.

Qué más pueden pedirnos aparte de esta absurda guerra contra las drogas de la que no nos dejan salir. Cuántos fantasmas más tiene que poner un país para ganarse el derecho a reclamar la búsqueda de la paz en cualquier lugar del planeta.

Que paren los temores. Colombia se sumó al mundo por fin: sólo eso pasó. Y entre más se porte como un Estado, entre menos disculpas ofrezca a diestra y siniestra, más claro será que no lo ha hecho en contra de nadie.

https://elpais.com/internacional/2018/08/15/colombia/1534292229_838887.html

29.18.-A ESTAS ALTURAS, ¿QUÉ FUTURO TIENE LA CONSULTA ANTICORRUPCIÓN? – Entrevista de Maria Isabel Rueda a la senadora Angélica Lozano.

Angélica Lozano, Senadora por Alianza Verde y vicepresidenta de la mesa directiva del Senado . Foto: Archivo particular

¿Siguen temerosos de que el Gobierno se les vaya a bajar de la consulta anticorrupción?

Es muy grave que se genere confusión por señales contradictorias del Gobierno y del partido de gobierno. Ellos fueron los que exigieron que se hiciera después de segunda vuelta. Ya están impresos 17 millones de tarjetones. Es un esfuerzo monumental que lleva 19 meses en curso. No es un capricho que se nos ocurrió. Fue el producto de la impotencia y del dolor ante el hecho de que el Congreso, mediante abuso de poder, hundió reiteradamente, ocho veces, estos proyectos de ley. 

Ustedes están renunciando al mecanismo de meter los proyectos directamente en el Congreso, al que inevitablemente volverán a llegar, ganen o no…

En el plan A, el escenario natural era el Congreso. Pero hundidos ocho veces esos proyectos, nos fuimos al plan B, que es la consulta.

Pero el plan B los hace inevitablemente volver al plan A…

El escenario natural se agotó. Dijimos: ¿Qué otro camino queda? Uno inexplorado: la consulta. ¿Por qué escogimos consulta y no referendo? Porque el referendo es un proyecto de ley. No valía la pena coger por ahí. En cambio, nadie ha impulsado una consulta, que puede ser el camino más difícil.

Por eso lo escogimos. Pero tiene el umbral más alto de todos los mecanismos: 33 por ciento. ‘Juemadre’, eso es mucho

¿Y los resultados de la consulta obligan al Congreso a proceder?

Por eso lo escogimos. Pero tiene el umbral más alto de todos los mecanismos: 33 por ciento. ‘Juemadre’, eso es mucho.

¿Por qué la consulta se hará el 26 de agosto?

Fue una exigencia del Centro Democrático. Dijo: “Vamos a apoyarla, a hacer campaña por el Sí, pero si es después de segunda vuelta”. Dijimos: “Listo, a nosotras no nos importa (la fecha). Lo importante es que será absolutamente vinculante para el Congreso”.

¿En qué sentido?

Esto, aprobado en las urnas, le da al Congreso un año de plazo para incorporarlo en la ley. Si el Congreso es sinuoso, si no hace la vuelta, si mama gallo, si no lo aprueba, el Presidente queda facultado para decretar las medidas. No se le puede tomar el pelo al mandato popular.

El Gobierno, en su primer día, presentó tres de las preguntas de la consulta como proyecto de ley. ¿Eso les parece bien?

Bienvenido. Es que esa es nuestra agenda y nuestra lucha.

Con la mano en el corazón: bajarles el sueldo a los congresistas puede ser popular, pero ¿usted realmente cree que va a acabar con la corrupción?

Es un punto de equidad. Nos pagan 40,9 salarios mínimos, y el 52 por ciento de los colombianos ganan menos de un mínimo. En cambio, en Holanda, un congresista gana 6.000 euros, y el salario mínimo es de 1.500. Una diferencia de cuatro o cinco veces. Se trata de disminuir la brecha.

¿Y propondrán lo mismo para los magistrados de las altas cortes, que ganan lo mismo?

Sí, porque no se les puede bajar a unos y no a los otros. Eso no soluciona la desigualdad, pero hay que aterrizar del curubito a los servidores públicos.

Quiero pasar a preguntarle por el papel de los ‘verdes’ en este gobierno. ¿Se van a declarar partido de oposición?

Ya lo hicimos el 20 de julio, con una declaración que se llama ‘Oposición constructiva y autónoma’.

¿Qué quiere decir autónoma?

Está el Polo, están los decentes, están las Farc. Tenemos, por supuesto, entendimiento con ellos, ni más faltaba, pero cada loro en su estaca. Eso quiere decir autónoma.

¿Son los ‘verdes’ con el Polo y con Fajardo, es decir, la coalición?

Es solo Alianza Verde. ¿Y por qué la llamamos oposición constructiva? Porque esa es nuestra actitud. Presidente Duque, cuenta con el partido Verde para toda la agenda que coincida. Me gusta un poco de gente del gabinete, y lo digo sin miedo y sin mezquindad. Y ‘constructiva’ porque formularemos críticas argumentadas a todo lo que no nos guste. Pero autónoma.

¿O sea que el Gobierno no verá a los ‘verdes’ haciendo maromas para hundir los proyectos?

Nunca. Al gobierno pasado le hicimos oposición crítica, durísima, y nuestro apoyo fue gratis en lo que compartimos y nos gustó. Nuestra actitud no es boicotear. Primero está el país.

¿Cómo ve usted el intento del Gobierno de armar nuevas mayorías sin ‘mermelada’?

Me encanta. Ese es nuestro sueño. Pero, ¿sabes cuándo se va a saber si funciona? Cuando toque pasar los proyectos difíciles. Quiero ver esas mayorías apoyando ‘al gratín’ la reforma pensional, la reforma tributaria. En ese momento sabremos. Existe la necesidad de institucionalizar la ‘antimermelada’.

Duque ha dicho que quiere relaciones institucionales con los partidos. ¿Pero usted cree que están en el mismo plan, por ejemplo, Cambio Radical, ‘la U’, los conservadores, los liberales?

Por eso le digo: una cosa es la teoría y otra, la práctica. Cuando lleguen los proyectos, le contesto. Pero no creo que la gente cambie tan rápido. Es que el daño de la ‘mermelada’, que es el nombre cálido para el arrodillamiento del Congreso al Ejecutivo, es enorme. Pero sí le digo: en los pasillos están bravos…

¿Bravos con el Gobierno por falta de ‘mermelada’?

Por ahí sueltan cosas… Dicen que están bravos hasta los del Centro Democrático. Dicen que no les dejaron nada. O sea, para que yo tenga como cinco amigos en el gabinete… Mientras tanto, mucha gente de esas barras bravas del uribismo no se siente representada. Nosotros valoramos eso, por lo que el presidente Duque y su gobierno contarán con nuestro argumento y nuestro voto leal. Leal quiere decir: si esto es bueno, asumimos costo y postura pública sin miedo.

¿O sea que ustedes están dispuestos a asumir postura valiente en temas impopularísimos, como la reforma pensional, la reforma tributaria y la reforma de la salud?

Imagínese que el jefe de mi bancada es el hombre más pro-fiscal, que se llama Antanas Mockus. Cuando Santos en campaña juró en mármol que no subiría impuestos, Mockus dijo que sí lo haría. Nuestro partido no tiene ningún ánimo de obstrucción. Tenemos vocación de poder, que se gana con legitimidad y con credibilidad.

Somos oposición constructiva; defenderemos el acuerdo de paz y su implementación. Pero en la intención del Gobierno de modificarlo no contará con el partido Verde

Somos oposición constructiva (no como la ciega, que hace invivible a la Nación); defenderemos el acuerdo de paz y su implementación. Pero en la intención del Gobierno de modificarlo no contará con el Verde. Tampoco en reformas regresivas en materia social.

¿Y cómo serán las relaciones con los demás partidos de oposición?

Le repito: cada loro en su estaca. Con aprecio y reconocimiento a la historia de los demás grupos de oposición. Yo estoy descubriendo a los señores de las Farc. Toda la vida fui anti-Farc visceral, del alma. Y ahora que son senadores los estoy descubriendo, con buena impresión. Es un orgullo estar con Aída Avella sentada en el Senado. Reconozco el valor de sus luchas, de su agenda. Con María Fernanda Cabal tengo muy buena relación. Nos la llevamos muy bien. Es muy chistosa a veces.

Aprecio profundamente al profesor Mockus. ¿No cree que ustedes lo están utilizando un poco abusivamente, teniendo en cuenta que es un hombre frágil? Lo ponen de cabeza de lista, trataron de usarlo para quebrar la presidencia de Macías, propician su bajada de calzones…

No. Los más sorprendidos con su decisión de aspirar al Senado fuimos nosotros. A él nadie fue a buscarlo. Antanas llamó al partido. Para mí es un maestro, un ejemplo de vida absoluto, y está totalmente lúcido, aunque tenga unas limitaciones físicas. Entonces sí pido como un poquito de respeto por quienes creen que es un caballito discapacitado. Él genera la fuerza suave. Para la fuerza bruta estamos otros… Ese es un chiste que le hago yo a él.

¿Podría preguntarle cuáles serán los planes de su compañera Claudia López, si piensa competir por la alcaldía de Bogotá?

Ella necesita parar, para dedicarse a terminar su tesis doctoral. Ella es becaria Fullbright y de la Universidad de Northwestern. Ella termina lo que empieza, no deja tiradas las cosas. Yo sí (risas). Necesariamente saldrá del escenario un tiempo, para concentrarse, y ya le echó el ojo a un par de fincas por aquí en Cundinamarca, para escribir. Ya decidirá…

¿Pero ahí no habrá un problema con Navarro, quien clarísimamente aspirará?

No hay ningún problema. Antonio manifestó que él es precandidato. Maravilloso. Está recorriendo cuanta localidad… Yo le digo que está gorreando porque desayuna y almuerza por todo lado. Él es un hombre genial. Si Claudia u otra persona quiere ser precandidato, el partido definirá las reglas. Y si no hay otra persona que quiera competir, con seguridad Antonio será nuestro candidato.

En estas poquitas horas que lleva el gobierno posesionado, ¿qué suerte le augura?

El martes llegué con felicidad a la plaza de Bolívar. Cuando empecé a oír a Macías pensé: “Qué patético, está invitando al país a un barranco”. Veía a los presidentes invitados como incómodos…

Eso debió ser por el frío…

Todos estábamos congelados, yo quería ir a quitarle la cobijita que le trajeron a Macri para las piernas. Pero sentí mucha tristeza porque creo que en Colombia cabemos todos: Ordóñez y yo cabemos. Lo que oí fue visceral, rabioso, y me hace pensar que el país sigue en la trampa de las broncas, de las rencillas y dolores viejos, que superan la política. Ya son unos dolores personales. Llegué por la noche a mi casa, no solo congelada y morada, sino triste.

¿Y usted es de los que piensan que, de pronto, es un doble juego deliberado?

Pues, sí. El Centro Democrático me había dicho a través de Paloma Valencia, a quien quiero y aprecio, que iban a apoyar la consulta. Por eso me dolió oírla decir que ahora no van a hacer campaña por la consulta.

Convencí a Rodrigo Lara y a Luis Fernando Velasco para hacer un video en YouTube. Del Centro Democrático, a alguien a quien se lo solicité me dijo que lo dejara consultar el libreto con las directivas del partido. Y cuando estoy allá en primera fila, viendo a Macías, pienso: “Si este chino tiene que mostrar el libreto de YouTube, ¿a nadie se le ocurrió mirar el discurso de Macías?”… Por eso creo imposible que eso no estuviera muy acordado. Si el Gobierno arranca con doble mensaje, boicoteando la consulta, recibiremos tal mensaje como que así nos tratarán a los de la oposición.

http://www.eltiempo.com/politica/congreso/angelica-lozano-en-entrevista-con-maria-isabel-rueda-habla-sobre-la-consulta-anticorrupcion-254916

29.18.-¿MANDATO PARA REFORMAR EL ACUERDO DE PAZ?Rodrigo Uprimny 

En mi última columna, sostuve que el gobierno Duque no debía empantanarse en una reforma del Acuerdo Final de Paz (AFP) pues sería una opción mala para el país; dije que debería, en cambio, buscar un consenso para introducir los ajustes necesarios a la implementación del AFP, lo cual le permitiría avanzar en su propósito de unir a los colombianos. La única objeción seria a mi planteamiento es que yo quería burlar la democracia pues Duque, al ganar la Presidencia, habría recibido un mandato popular para reformar el AFP.

12 Ago 2018.-  Esa objeción es importante. Si la victoria de Duque implicara un mandato popular para reformar el AFP, estaríamos frente a una difícil tensión entre democracia y paz: la protección de la paz supondría asegurar la estabilidad del AFP, pero el respeto al mandato popular obligaría a modificarlo. Pero esa tensión no existe por cuanto las elecciones no comportaron ese mandato popular de reforma del AFP.

En los próximos días publicaré, junto con mi colega Alejandro Rodríguez de Dejusticia, un texto más sistemático desarrollando esa tesis, con base en mapas electorales y correlaciones estadísticas. En esta columna me limito a señalar el sentido básico del planteamiento.

La tesis del mandato popular de reforma al AFP es simple y aparentemente sólida. Duque defendió que el AFP debía ser reformado en puntos importantes y ganó claramente la segunda vuelta presidencial. Luego tendría ese mandato popular. Pero la cosa dista de ser así.

Es muy difícil establecer inequívocamente qué llevó a la gente a votar por un candidato, en especial en una segunda vuelta, pues sus motivaciones son múltiples. Esto ya hace dudar de la tesis de que la victoria de Duque es un mandato popular de reforma al AFP. Pero hay, además, evidencias sólidas que muestran que ese mandato no existe, si uno compara los resultados electorales de primera vuelta, segunda vuelta y del plebiscito.

El AFP no fue el único tema en la primera vuelta, pero fue central y alineó a los candidatos. Los votos sumados de quienes dijeron inequívocamente que implementarían el AFP (Fajardo, De la Calle y Petro) llegaron a 51 % de la votación. Este apoyo se eleva a 58 % con Vargas, quien expresó que sus reparos al AFP ya habían sido corregidos por la Corte Constitucional. En cambio, quienes anunciaron cambios al AFP (Duque y el pastor Trujillo) representaron 39 % de la votación. Si hubo algún mandato derivado de los resultados electorales fue entonces implementar el AFP.

Algunos objetarían que la segunda vuelta borró ese mandato y lo sustituyó por uno opuesto debido a la clara victoria de Duque: modificar el AFP. Pero eso supondría que en tres semanas, en donde no hubo debates entre los candidatos, la posición frente al AFP de 20 % del electorado cambió radicalmente, lo cual es poco probable. Además, existe una significativa correlación estadística, a nivel de votaciones municipales, entre el plebiscito y la primera vuelta presidencial, que refuerza la tesis de que la primera vuelta expresó un mandato popular de implementar el AFP. Por el contrario, la correlación entre la segunda vuelta y el plebiscito es débil, lo cual confirma que la victoria de Duque se debió a otros factores distintos a la paz, en especial al temor de parte del electorado de Fajardo, De la Calle o Vargas a lo que consideraban (creo que injustamente) el irresponsable populismo izquierdista de Petro.

Las elecciones presidenciales no implicaron entonces ningún mandato popular de reforma del AFP. Por el contrario, si esas elecciones pudieron implicar algún mandato, fue otro: implementar el AFP. Si Duque decide entonces intentar reformar el AFP, no puede invocar un inexistente mandato popular para justificar esa opción.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional. https://www.elespectador.com/opinion/mandato-para-reformar-el-acuerdo-de-paz-columna-805540 

28.18.-IVÁN DUQUE NO LA TIENE FÁCIL PARA CAMBIAR LOS ACUERDOS DE PAZ – Las2orillas

El partido Centro Democrático tuvo una bandera de campaña clara: modificar lo firmado con las Farc. Sin embargo, ahora lo prometido no está totalmente asegurado. Los cambios que quieran hacer tienen que pasar por la Comisión Primera del Senado –en donde se definen los temas constitucionales— que no quedó tan uribista como se especulaba. Las votaciones, según las posturas previas de los 22 integrantes, podrían quedar 14 – 8. Los fijos de Duque son Paloma Valencia, José Obdulio Gaviria, Santiago Valencia y María Fernanda Cabal por el CD; y varios de sus afectos como Eduardo Enríquez, Juan Carlos García y Esperanza Andrade del Conservador, y Carlos Guevara del partido MIRA

Los que podrían estar en contra de la modificación del Proceso de Paz son: Rodrigo Lara, Germán Varón y Temístocles Ortega por Cambio Radical –que apoyó a Gustavo Petro en segunda vuelta—, Roy Barreras, Armando Benedetti y Roosevelt Rodríguez del Partido de La U, y  Luis Fernando Velasco, Fabio Amín y Miguel Ángel Pinto por los liberales.

Y la bancada de oposición liderada por Gustavo Petro, Carlos Lozada de la Farc, Alexander López del Polo, Angélica Lozano e Iván Name por los Verdes. Para que las modificaciones al proceso de paz se den, El Centro Democrático tendría que convencer a varios de los congresistas que apoyaron los acuerdos, cosa que podría no quedarle tan fácil, pues en campaña quedaron claras las posturas de cada uno de ellos frente al país y frente al tema.

https://www.las2orillas.co/ivan-duque-no-la-tiene-facil-para-cambiar-los-acuerdos-de-paz/?utm_ _term=2018-08-03

 

27.18.- ÁLVARO URIBE Y LULA DA SILVA – Carlos Pagni

La peripecia penal de Uribe impacta con mucha fuerza sobre la política colombiana

La peripecia de Álvaro Uribe vuelve a demostrar que Colombia es el reino del realismo mágico. El expresidente inició, en 2012, una acción penal contra el senador Iván Cepeda. Le acusaba de manipular testigos para demostrar que, siendo gobernador de Antioquia, él había colaborado con su hermano, Santiago Uribe, en la supuesta organización de una banda de paramilitares destinada a enfrentar a la guerrilla de las FARC. Pero la Corte Suprema colombiana llegó a otras conclusiones. Determinó que las imputaciones de Uribe eran falsas y que, al revés, había sido él quien presionó a los que declararon contra Cepeda.

30 jul 2018.- El máximo tribunal penal citó a Uribe a indagatoria. Días después, él renunció a su banca como senador. Se interpretó que lo hizo para evitar que lo juzgue la Corte y lo haga, en cambio, la Justicia ordinaria, que le sería más favorable. Él lo niega. Esta cuestión abrirá una controversia que tal vez deba despejar la Corte Constitucional.

La peripecia penal de Uribe impacta con mucha fuerza sobre la política colombiana. En especial, sobre el futuro Gobierno de su ahijado Iván Duque. Uno de los dilemas que el presidente electo debe resolver es cómo ganar autonomía respecto de Uribe, sin desairarle. La citación de la Corte obligó a Duque a respaldar a su mentor. Pero fue muy equilibrado. Defendió la honorabilidad de su amigo, pero también se manifestó respetuoso de las instituciones que lo juzgan. Una posición distante de muchos dirigentes de su partido, que alegan una persecución facciosa.

A esa dificultad simbólica se le agrega otra, de carácter político. Como tantos otros candidatos latinoamericanos, Duque llegó al poder presentándose como alguien ajeno al sistema de partidos. Se postuló como independiente. Nada que sorprenda: el partido del actual presidente, Juan Manuel Santos, no pudo postular a nadie. Y la candidatura liberal de Humberto de la Calle, fracasó. Sin embargo, las fuerzas clásicas de la política colombiana, a pesar de su escaso encanto electoral, siguen teniendo bancadas importantes en el Congreso.

Uribe iba a ser quien, en nombre de Duque, negociaría con ese aparato parlamentario. Ahora ese rol, delicadísimo, quedó vacante. El programa legislativo de la nueva presidencia debe reorientarse. Ni siquiera hay un garante de la unidad del bloque oficialista. Contra lo que prometía su discurso electoral, Duque dependerá de los partidos mucho más de lo previsto. Una excelente noticia para Gustavo Petro, el rival al que derrotó en segunda vuelta, que prometió destinar los próximos cuatro años a disputar el poder a esa “oligarquía tradicional”.

La defensa de Uribe, más política que jurídica, pone también en primer plano una peculiaridad regional. Uribe denuncia que la Corte fue obediente a una conspiración mediático judicial orquestada, en la penumbra, por su antiguo ministro de Defensa, el presidente Santos. El reproche es interesante. Parece el eco de acusaciones similares: la argentina Cristina Fernández de Kirchner y el ecuatoriano Rafael Correa repiten, desde la izquierda, la misma recriminación. El caso más notorio, y el que más comparaciones sugiere con el de Uribe, es el de Lula da Silva. Sobre el expresidente, que es el político con mayor intención de voto de Brasil, pesa un procesamiento que le impide competir por la presidencia. Lula, como Uribe, se queja de un acoso mediático judicial. Para resolverlo propuso un procedimiento insólito: un debate televisado con los jueces.

Las limitaciones que la Justicia independiente y la prensa libre suponen para el juego del poder son el eje principal de una controversia que afecta a sociedades cada vez más polarizadas. El caso de Uribe agrega una pincelada a ese cuadro preocupante. Puede discutirse, según la situación de cada país, si la justicia está politizada. Lo que es evidente, y en muchísimos casos saludable, es que en América Latina la política está judicializada. El fenómeno se explica por la poca transparencia de la vida pública. Que la disputa por el poder esté tan determinada por los tribunales es un síntoma inocultable de la gran crisis que atraviesa el sistema democrático en la región.

Tampoco conviene caer en un optimismo ingenuo. Ese saneamiento institucional está planteando desafíos delicados a la representación política. Con la renuncia de Uribe, si es aceptada, el Senado colombiano perderá a una de las figuras más legitimadas por el electorado del país. Lo mismo sucede en Brasil con la exclusión de Lula da Silva de la carrera por la presidencia. En la Argentina podría ocurrir algo parecido, si no fuera porque los senadores peronistas resolvieron no despojar de sus fueros a Fernández de Kirchner. Ella tiene alrededor de un 30% de intención de voto. La razón penal entra en conflicto con la razón electoral. Y esa contradicción, que exalta el principio de igualdad ante la ley, es también un reto que debe superar la cultura democrática en América Latina.

https://elpais.com/internacional/2018/07/30/actualidad/1532981953_157818.html

 

26.18.-LA MINISTRA GUTIÉRREZ, ¿GARANTÍA DE SEGURIDAD INTERNA? – Cecilia Orozco

Una uribista cuya vida política se truncó hace ocho años como consecuencia de un favor que le hizo al presidente de la época regresa como el ave Fénix, de entre sus cenizas, pero no precisamente como el símbolo de purificación que el pájaro mitológico representa. Más bien, como demostración de la verdad que guarda el dicho popular “todo cambia para que todo siga igual”… O para que siga peor, según se teme por los hechos en los que ella participó: una conspiración de Estado para liquidar la carrera pública de una senadora de la oposición que el mandatario de marras no soportaba, como no soporta nada que huela a democracia. Nancy Patricia Gutiérrez ha sido nombrada ministra del Interior, el cargo más alto del gabinete.

17 jul 2018.- Un salto con garrocha después del discreto camino que debió tomar desde cuando, en 2010, decidió no postularse al Senado por cuenta de que, en ese momento, enfrentaba dos investigaciones penales —en la Corte Suprema— que tenían la finalidad de determinar si, uno, había recibido favores de los paramilitares y dos, había obtenido, de manera ilegal, documentos reservados de inteligencia para usarlos contra su colega del Congreso, Piedad Córdoba.

Puedo estar equivocada, pero no creo que Iván Duque sea cercano a Gutiérrez ni tampoco el admirador de sus éxitos para llegar a encargarle las relaciones de su Gobierno con el Congreso y los partidos; el manejo de la agenda legislativa de su cuatrienio, el mantenimiento del orden público y, válgame Dios, la salvaguardia de los amenazados. Gutiérrez tampoco encaja en el anuncio del presidente electo, de llevar, a su administración, a funcionarios que promuevan una nueva Colombia, “sin espíritu revanchista”.

En el nombramiento de Nancy Patricia Gutiérrez se ve, claramente, la mano, no tan oculta, de Álvaro Uribe, quien le paga, así, la deuda que tenía con ella por haberla sacado del ring político, daño colateral que ella sufrió mientras intentaba hacer lo mismo con Piedad Córdoba. Hoy, la entrante ministra puede ejercer funciones públicas porque se le archivó el primer caso, en 2014; y en el segundo, el del affaire Córdoba, fue absuelta, en 2012, “por duda probatoria”, pese a que un año antes la misma Sala Penal la había acusado de delinquir.

Pero, ojo, la Corte Suprema afirma en su sentencia: “el reconocimiento del principio de in dubio pro reo no significa que se haya demostrado la absoluta inocencia de la acusada”. Y añade: “… de ninguna manera (la no responsabilidad) puede equiparársele con la declaratoria de INOCENCIA habida cuenta que si la DUDA se entiende como carencia de CERTEZA deviene como lógica reflexión… no la aseveración de que se juzgó a un inocente, sino la IMPOSIBILIDAD PROBATORIA para dictar sentencia condenatoria”.

La presidenta del Senado en el año 2008, Nancy Patricia Gutiérrez, aprovechó su posición de dominio en la plenaria del 25 de marzo de ese año para hacerle un violento ataque a la senadora Córdoba quien adelantaba una campaña de oposición en el interior y exterior de Colombia, contra el gobierno de Uribe Vélez. Gutiérrez era —como hoy— una de las personas consentidas del jefe de Estado. La presidenta del Congreso denunció, con certificados de inmigración, pasajes y hasta recibos de pago de hoteles, que Piedad Córdoba era financiada por Hugo Chávez. Pero, ¿cómo había conseguido semejante documentación protegida por la propia Constitución que garantiza el principio de intimidad en datos tan personales como los que exhibió?

Todo está narrado en los expedientes y condenas del escándalo conocido como “las chuzadas del DAS”, gigantesca operación ilícita ordenada desde la Casa de Nariño para espiar, desprestigiar y hacerles montajes a quienes la administración Uribe señalaba. El nombre de Nancy Patricia Gutiérrez permanece ahí, en las carpetas secretas del DAS rescatadas por la Fiscalía en los allanamientos que hizo; en la confesión de la subdirectora de Operaciones de ese organismo de seguridad, condenada, en cambio, por esos hechos; en la declaración del también condenado jefe de Inteligencia, y en muchos más papeles.

En resumen, por instrucciones del propio presidente, la directora del DAS, María del Pilar Hurtado, otra condenada, ordenó seguir a Córdoba y obtener lo que fuera, como fuera. Y, después, darle a Gutiérrez el resultado del espionaje gubernamental (ver: apartes de documentos secretos del DAS). Pues bien, hoy Nancy Patricia Gutiérrez, absuelta judicialmente pero no moralmente, es la ministra que tiene el poder de garantizar la vida y honra de los colombianos, ¡incluyendo el manejo de la Unidad Nacional de Protección que otorga los esquemas de seguridad a los amenazados!

También le puede interesar: ¿Otra ley para beneficiar a los mafiosos?

https://www.elespectador.com/opinion/la-ministra-gutierrez-garantia-de-seguridad-interna-columna-800756

26.18.-EL RECLAMO DE FRANCIA MARQUEZ A LA NUEVA MINISTRA DE CULTURA

Mensaje de la líder a la Mincultura recordándole su portazo como vice Mininterior a las 200 mujeres que marcharon 350 kms hasta Bogotá contra la gran minería

 

Francia Márquez, la lider nacida en La Toma,  Cauca y quien fue reconocida por el Premio Goldman ( Premio nobel medioambiental) por su lucha desde los 15 años contra la minería extractiva en su territorio que ha contaminado los ríos. En el 2014 encabezó una marcha de 350 kilómetros desde Suarez hasta Bogotá de 200 mujeres para exigirle a la Corte Constitucional frenar la explotación minera en su territorio. La interlocutora del gobierno nacional fue la entonces viceministra del interior  en nombre de Juan Fernando Cristo.

Por tratarse de una mujer afro en un importante cargo en Bogotá, las mujeres caucanas esperaban comprensión y solidaridad con su lucha. Sin embargo la respuesta de la viceministra no fue solo drástica a la hora de firmar unos acuerdos que según la líder Francia Marquez no han cumplido sino en el trato humano. No les facilitaron frazadas para cubrirse del frio, un gesto que Marquez tiene grabado en el alma y se lo recuerda en este mensaje que publicó en su Facebook.

Es que desde los 15 años Francia Márquez se ha convertido en una piedra en el zapato de los mineros ilegales que amenazan la belleza y la estabilidad del paraíso donde nació. A esa edad organizó a los líderes de su pueblo para evitar la desviación del río Ovejas. El proyecto, que devastaría el ecosistema de La Toma, se canceló. La victoria le trajo problemas. Llegaron las amenazas, los amedrentamientos, el acoso y el señalamiento.

Francia Márquez no sólo se ha enfrentado a los grupos ilegales sino también al estado. En el 2009, por su firme posición contra la explotación inmisericorde a los recursos que asegura ella caracterizaron los ocho años de Álvaro Uribe, su pueblo fue catalogado por éste gobierno como “Comunidad perturbadora de mala fe”, como se lo contó a la BBC. De un plumazo los 2.000 habitantes de La Toma pasaron a ser poseedores de territorio ancestral a criminales. Indignada, Francia Márquez lideró una protesta que avaló la Corte Constitucional. Sin embargo, no pararon las retroexcavadoras, tampoco las amenazas sobre Francia que, sin amilanarse, organizó una marcha de 350 kilómetros hasta Bogotá, acompañada por 200 mujeres que duró 10 días. Francia Márquez y su determinación la convirtieron en objetivo militar de la Bandas Criminales. Desde 2016 vive en el occidente de Cali rodeada por guardaespaldas y con el miedo constante de que un rayo fulminante la borre para siempre.

  https://www.las2orillas.co/usted-esta-ahi-solo-por-su-cara-negra-y-para-servir-de-puente-para-el-saqueo-de-las-multinacionales-nuestro-territorio-francia-

2618.-ALICIA ARANGO LLEGA CON UNA TAREA DE ÁLVARO URIBE AL MINISTERIO DEL TRABAJO Fabio Arias

 

Fabio Arias, directivo de la CUT analiza el significado del sorpresivo nombramiento de la cartagenera en una cartera clave para cumplir un viejo anhelo de Uribe 

De manera sorpresiva fue nombrada en el ministerio del trabajo Alicia Arango cuando todo el tiempo sonó insistentemente como ministra de la cartera de la cultura. No se trata mi mucho menos de una decisión casual sino mas bien muy calculada.

Alicia Arango como se reconoce en su hoja de vida fue secretaria privada en los dos períodos presidenciales de Álvaro Uribe Vélez, directora del, en su momento recién creado por el mismo Uribe el partido político Centro Democrático, jefe de campaña del que dijo Uribe sería su candidato presidencial y que posteriormente salió electo como el nuevo presidente de los colombianos y que como lo señalara la propia Alicia Arango, el presidente es Duque, pero el jefe es Uribe. Todo esto destaca muy bien como sería el rol de la nueva mintrabajo.

24 Jul 2018.- Si se pone en conocimiento los asuntos laborales desarrollados por Uribe en sus dos mandatos, que significó un profundo retroceso en los derechos laborales y libertades sindicales, tanto que se aprobaron leyes como la 789 del 2002, modificando el valor del recargo nocturno y de los dominicales y festivos, la ley 793 del 2003 que subió la edad de pensión, el acto legislativo 01 del 2005 que eliminó la negociación colectiva en materia pensional, el acto legislativo 04 del 2007 que redujo el presupuesto de la educación, la salud y el saneamiento básico, etcétera, de una parte, y de otra lo que en febrero del año pasado el expresidente Uribe frente a un grupo de dirigentes sindicales, planteó lo que para él deben ser las nuevas relaciones laborales.

Dijo que  en su concepción el modelo ideal de sindicalismo es:  “Nosotros tenemos que trabajar (…..) por el concepto del sindicalismo gerencial, del sindicalismo participativo, por oposición al sindicalismo meramente reivindicativo, meramente político, y por oposición a organizaciones anárquicas”. “El sindicalismo participativo es un sindicalismo que tiene  que trabajar por el avance sostenido de la empresa en paralelo con el avance sostenido de la dignificación de la vida del trabajador”. “El sindicalismo participativo necesita tener, no una contraparte, sino otra parte trabajando con él, que es el empresario eficiente, competitivo, pero también solidario”. Y para ello en correspondencia con lo desarrollado en sus dos períodos de gobiernos debe aplicarse el modelo del contrato sindical, que pone al sindicato como un tercero intermediario actuando así como patrón frente al trabajador, ha de concluirse que así es el escenario del próximo presidente.

En la agenda del presidente Duque  están previstas regresivas reformas para los trabajadores en materia tributaria pensional y laboral, así como reestructuración del gasto del estado y privatizaciones que cuadren la regla fiscal que tanto exigen que se cumpla, el FMI, la OCDE, el Banco Mundial, las firmas evaluadoras de riesgos financieros, similares a todas las aplicadas por Uribe.

De esta manera entonces Alicia Arango como la nueva mintrabajo, atendiendo las políticas de Iván Duque buscará que sean “fraternales” las relaciones entre empresarios y trabajadores.¿Podrán ser fraternales para los trabajadores esas regresivas medidas anunciadas por el gobierno y solicitadas por el empresariado?

Y cambiar el modelo recomendado por la OIT de diálogo social y negociación colectiva, que además conoce pues estuvo allí de embajadora, por uno en el cual  la naturaleza del sindicato reivindicativo y defensor de sus derechos se transmuta a  uno patronal,  funcional a la tercerización laboral como es el del contrato sindical, que es, según Uribe un sindicalismo gerencial, ¿será otra genial fraternidad?

Al respecto, sin que tengamos nada que esperar, insistiremos que las relaciones laborales del conflicto colectivo entre capital y trabajo sean resueltas, en medio del respeto, por lo que al respecto ha definido la OIT: diálogo social y negociación colectiva, acompañado de la participación activa de los trabajadores.

https://www.las2orillas.co/alicia-arango-llega-con-una-tarea-de-alvaro-uribe-al-ministerio-del-trabajo/

25.18.-POR UN PACTO CONTRA LOS ASESINATOS – Rodrigo Uprimny 

En febrero de 2017 escribí una columna (“¡Basta ya!”) condenando los asesinatos de líderes sociales e invitando a un pacto político y social contra esa violencia. En febrero de este año, escribí otra columna muy parecida (“Por un pacto contra los asesinatos”) reiterando mi condena y explicando un poco más la propuesta. Unos meses después debo, con dolor y vergüenza, plagiar prácticamente esas dos columnas pues el fenómeno persiste e incluso se ha agravado. 

7 jul 2018.-  Las cifras son escalofriantes: según la Defensoría del Pueblo, 311 líderes sociales fueron asesinados entre enero de 2016 hasta junio de 2018. Estos crímenes tienen que ser prevenidos y sancionados, no sólo por el drama humano detrás de cada cifra, sino porque esos asesinatos minan nuestra precaria democracia y debilitan los lazos comunitarios y las posibilidades de la paz. La evidencia acumulada muestra además que esta violencia tiene cierta sistematicidad: muchas de las víctimas están vinculadas a reclamos de tierras o a la defensa de la sustitución de cultivos o del medio ambiente.

Esta nueva guerra sucia reproduce entonces un terrible patrón de nuestra historia, que ha sido ampliamente documentado, conforme al cual los esfuerzos de apertura democrática suelen ser violentamente cerrados por un aumento de la violencia regional contra los líderes sociales.

Infortunadamente en este punto, el gobierno Santos, que tanto hizo por la paz, se rajó, a pesar de los esfuerzos de algunos funcionarios, como el ministro del Interior. Pero más que el gobierno Santos, es todo el Estado y la sociedad los que estamos fracasando, por lo que surge la obvia pregunta: ¿qué podemos hacer para parar esta matazón?

No hay respuesta fácil: el profesor Gutiérrez Sanín propuso en su última columna cuatro importantes elementos de respuesta, que comparto. En consonancia con ellos, quisiera reiterar la propuesta de un pacto de todas las fuerzas políticas que condene esos crímenes, sin importar si las sensibilidades políticas de las víctimas eran o no las mismas que las nuestras.

En otros países se han hecho pactos de ese tipo, como, por ejemplo, en España, en donde las principales fuerzas políticas suscribieron en 2000 un pacto condenando inequívocamente la violencia terrorista de Eta, después de haber alcanzado otros acuerdos previos (los llamados Pactos de Madrid, Ajuria-Enea y Navarra). Esos pactos acabaron cualquier asomo de legitimidad de los atentados de Eta.

Un pacto de esa naturaleza es importante hoy en Colombia pues creo que la sistematicidad de esta violencia no surge de un plan de exterminio organizado centralmente, sino de grupos locales diversos que con diversos propósitos perpetran esos crímenes porque sienten que algunas fuerzas políticas nacionales los aprueban por cuanto no los han rechazado explícitamente. Un pacto de condena de esos crímenes por las principales fuerzas políticas eliminaría cualquier ambigüedad sobre el tema y privaría a esos crímenes de cualquier asomo de legitimidad, lo cual no sólo podría inhibir a ciertos actores locales de persistir en esa violencia, sino que fortalecería la capacidad del Gobierno de prevenir esos crímenes y la de la Fiscalía de investigarlos para que sus responsables sean sancionados.

La condena de estos asesinatos debería ser un punto de consenso político nacional, a pesar de nuestras diferencias. Los distintos líderes tienen entonces la responsabilidad de suscribir ese pacto, sin intentar sacar provecho político propio de ese doloroso drama; nosotros, como ciudadanos, tenemos el deber de movilizarnos para presionar soluciones para que termine este exterminio.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional. https://www.elespectador.com/opinion/por-un-pacto-contra-los-asesinatos-ii-columna-798745

24.18.-¡NI UN MUERTO MÁS! – Cristina de la Torre

En exabrupto que ofendió al país, la cúpula del Centro Democrático (CD) descalificó la velatón que decenas de miles de colombianos protagonizaron para exigir el fin de la matanza de líderes sociales: 311 en los dos últimos años, diez en los cuatro primeros días de este julio. Tras largo silencio que algún gatillero pudo tener por venia, abrió aquel por fin su boca. Mas no para tender una mano de consuelo a las víctimas, ni para examinar cuántos muertos produce la violencia en el lenguaje, ni cuántos arrojaría la reanudación de la guerra —proyecto que ese partido edifica con esmero—. El senador Uribe declaró, indignado, que “la paz de Santos incendió al país”.

Lo que viene pierna arriba es última edición de nuestras miserias: no bien se amplía aquí el espacio de la democracia, hoy gracias al desarme de las Farc, caen con sus fierros los guardianes de la empalizada que la aprisiona. Se trata ahora de extirpar el embrión de nuevos espacios de participación política que el Acuerdo de Paz abrió: programas de desarrollo con enfoque territorial, curules transitorias para las víctimas de esas zonas olvidadas (ya enterradas por la prematura mayoría de derechas en el Congreso). Todo ello apuntaría a desatar dinámicas de integración del territorio y de democracia en las localidades más apartadas. Dinámicas que los autores intelectuales de la matanza querrán frenar en el huevo.

Matar a un líder en zonas huérfanas de Estado es quitarle su articulador y vocero a la comunidad, apalear sus organizaciones, provocar nuevos ciclos de desplazamiento; reinstalar el miedo a la masacre, no ya colectiva, sino graneada. Muerto el líder, desaparece la acción colectiva por el cambio que aquel promovía. Entre los que disparan, parece especialmente envalentonado el renacido paramilitarismo, que lee jubiloso el resultado de las elecciones como derrota del proceso de paz. Y va por lo suyo. Por líderes de derechos humanos, de restitución de tierras, y por miembros de organizaciones de base social como la Acción Comunal. La mitad de los asesinados pertenecía e esas Juntas y muchos de ellos preparaban candidatura para las elecciones del año entrante. Veinte de las víctimas eran activistas de Colombia Humana; la de este domingo, profesor Darío Rincón, asesinado en Pitalito. Crímenes de abierta intención partidista que evocan la espantosa aniquilación de la UP.

Pero también otros acuden al festín: Clan del Golfo, Eln, disidencia de las Farc se disputan corredores del narcotráfico y se sacuden a bala a críticos de economías ilegales o depredadoras. Y el Gobierno de Santos ahí. Impertérrito. Presenciando indolente la ocupación de las viejas zonas de las Farc por toda la criminalidad armada, mientras el ministro Villegas reduce la tragedia a líos de faldas.

No hay aquí plan de exterminio ideado por una sola cabeza. Son fuerzas que matan porque interpretan el silencio del partido de sus afectos como autorización para disparar. El ejecutor no es el mismo, pero sí es sistemático el perfil de las víctimas: reclamantes de tierras, defensores de derechos humanos y de la paz, cuadros con aspiraciones políticas. Ya les habían embolatado las 17 curules a las víctimas de esos territorios. Ahora les quitan la vida para que no puedan participar en sus escenarios naturales de acción política. Y la senadora Guerra del CD grita anatema contra la protesta social en las calles.

Hace 32 años escribía Maria Teresa Uribe que habíamos construido en Colombia una cultura de la violencia y “una resistencia casi delirante a los cambios y las reformas, por tímidos que sean. (Le tenemos) horror al cambio, a la democracia, a la participación popular, a la paz”. Ahora estas pulsiones se contraen al flanco armado de la caverna. Y Colombia le grita ¡ni un muerto más!

 https://www.elespectador.com/opinion/ni-un-muerto-mas-columna-799059

24.18.-¿QUIÉN LOS ESTÁ MATANDO? –  Salomón Kalmanovitz

Los asesinatos de líderes sociales se han disparado en territorios otrora dominados por las Farc, desde el cese permanente de hostilidades en 2014. Según el coronel José Restrepo, director de la Policía para la protección de líderes sociales, a partir de la firma de los acuerdos de paz en el año 2016, a la fecha han sido asesinados 178 líderes sociales.

Entre enero y mayo de este año se presentaron otros 98 casos de asesinatos de líderes sociales y a estos hay que sumarles 24 que ocurrieron en junio y principios de julio, que incluyeron el de una organizadora de la campaña de Petro en Cáceres. Según El Espectador, “el director nacional de Fiscalías Seccionales, Luis González León, manifestó que detrás de los asesinatos a líderes sociales están el Eln, el Clan del Golfo y las disidencias de las Farc. Particularmente al Eln lo señaló de estar vinculados con los asesinatos en Antioquia y en Chocó”. Pero pueden ser más.

Voceros del Eln afirmaron que la responsabilidad de los asesinatos recae sobre la incapacidad del Estado de defenderlos y que la Fiscalía criminaliza a las víctimas. “Las declaraciones del señor González León son, cuando menos, irresponsables y suponen una cortina de humo para ocultar a los verdaderos responsables de estos asesinatos”, agregó el grupo en negociaciones de paz con el Gobierno.

Una reciente investigación de la Universidad del Rosario y la Universidad de Columbia en Nueva York* comprueba rigurosamente que los asesinatos de líderes sociales han aumentado en las áreas en que las Farc se comenzaron a desmovilizar y concentrar en zonas especiales. De unos 30 asesinatos selectivos semestrales antes de esa fecha se pasó a 40, y el ritmo no ha hecho más que crecer en los últimos meses.

Ellos explican que los civiles juegan un papel importante en las guerras civiles: comparten información, proveen recursos y servicios y nuevos reclutas. Las organizaciones militares que disputan el territorio ejercen violencia selectiva para obtener aliados y colaboración, evitar deserciones, movilizar a las comunidades a su favor y aumentar así su poder militar. “Ganar la cooperación de la población local es un objetivo táctico de los grupos armados”.

Las procesos de paz como el de Colombia pueden producir efectos no intencionados si crean un vacío de poder que no es ocupado por el Estado legítimo. La pacificación parcial exacerba la violencia por otros grupos armados que buscan controlar los territorios pacificados. Ellos afirman que “el asesinato de líderes sociales subvierte la legitimidad del Acuerdo de Paz”, en lo cual juegan otros intereses políticos que van en esa dirección. Los objetivos son asociaciones vulnerables, como grupos étnicos, población LGBT, organizaciones campesinas y ambientalistas, opuestos a la minería o a grandes obras públicas. Es crucial el control sobre los cultivos ilícitos.

Es obvio que los grupos armados que están causando las muertes son los paramilitares, convertidos en organizaciones netamente criminales, como el Clan del Golfo y las disidencias de las Farc, pero también el Eln, que pretende ocupar el nuevo territorio sin control del Estado. Todos ellos intentan sustituir a los líderes anteriores por nuevos, leales a sus intereses. Pero no faltan los políticos que pescan en río revuelto, incentivando la violencia mediante discursos incendiarios.

* “Killing Social Leaders for Territorial Control: The Unintended Consequences of Peace”, junio de 2018. https://www.elespectador.com/opinion/un-balance-preliminar-columna-797670

24.18.-NARCOTRÁFICO, TIERRAS Y MINERÍA, UNA REALIDAD QUE MATA LOS LÍDERES Yenifer Yepes

La falta de investigación a los autores intelectuales de los asesinatos a líderes sociales es uno de los principales problemas para garantizar la seguridad de quienes defienden derechos en las comunidades.

 Estefanía Posso Soto

En Medellín, comenzó a las 6:00 p.m. y se llevó a cabo en el Parque de los Deseos, congregando centenares de manifestantes, movimientos sociales, mesas de Derechos Humanos y colectivos de víctimas.

7 jul 2018.- Ya van 311 defensores de derechos humanos asesinados en Colombia desde el 1 enero de 2016 hasta el 30 de junio de este año, y Antioquia es uno de los departamentos más afectados por la ola de violencia que azota a esta población.

La lista la encabeza el departamento del Cauca con 78 homicidios, seguido del antioqueño que suma 43 líderes asesinados, mientras en el Norte de Santander son 21, en Nariño 18 y en Valle del Cauca y Chocó son 16 defensores asesinados, por departamento.

Para algunos analistas y expertos en temas de política, seguridad y conflicto, la autoría de estos asesinatos aún no es precisa, y mientras se debate entre si los asesinatos son o no selectivos, el común denominador que los atraviesa son el narcotráfico, la minería ilegal y la reclamación de tierras. 

Para el defensor de Pueblo, Carlos Alfonso Negret, hay que dejar que la Fiscalía determine qué es lo que está pasando a nivel nacional con los líderes sociales para esclarecer quién y por qué los están matando.

“Yo no sé si hay sistematicidad, eso lo debe determinar la Fiscalía, pero sí hay un patrón que se deriva del conflicto social. Tenemos en terreno a más de 200 personas verificando la situación de derechos humanos del pueblo, y de acuerdo con nuestro Sistema de Alertas Tempranas esto está pasando porque se convierten en una molestia para los intereses del narcotráfico, por evitar que haya minería ilegal y  defender la reclamación de tierras”, afirma Negret.

Lea también: La Velatón congregó centenares de voces contra el asesinato de líderes.

Según la Fiscalía General de la Nación, en los territorios y corredores del narcotráfico la situación es dramática y preocupante. En el Bajo Cauca antioqueño, por ejemplo, el homicidio creció 164% en lo que va corrido del año,  y en todo el departamento creció 47%. 

El fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, aseguró que la nueva dinámica delictiva en los territorios, luego del abandono de las armas por parte de la antigua guerrilla de las Farc, está marcada por el surgimiento y fortalecimiento de organizaciones delincuenciales, que son verdaderos ejércitos al servicio del narcotráfico. “Esto ha generado nuevos conflictos en las zonas donde hacen presencia estas bandas, las cuales luchan por su posicionamiento a través del control de los cultivos ilícitos, además de buscar mantener el dominio de los corredores del narcotráfico”.

El doctor en Ciencias Políticas y experto en temas de narcotráfico, criminalidad y conflicto armado, Gustavo Duncan, coincide con el fiscal en que el territorio abandonado por las Farc no fue intervenido por el Gobierno oportunamente, y afirma que seguirá teniendo muchos problemas para recuperar su control.

“A los líderes los están matando porque son incómodos para los grupos que se instalaron en estas zonas. Lo que va a marcar la diferencia para solucionar esto es que la fuerza pública llegue a los territorios y brinde la protección necesaria”, dice Duncan.

Por su parte, León Valencia Agudelo, director de la Fundación Paz y Reconciliación, asegura que sí existe una sistematicidad en los homicidios  por la labor de liderazgo y protección que realizan las víctimas en sus comunidades, que ahora se están viendo atacadas, en mayor medida, por organizaciones sicariales que solo son los autores materiales de los asesinatos, mientras la autoría intelectual de estas muertes no es investigada a fondo.

“Es cierto que hay asesinatos cometidos por el Eln (Ejército de Liberación Nacional)  y el Clan del Golfo, pero estos son minoría; la mayoría son de origen desconocido, en los que están detrás personas con unos fuertes intereses económicos y empresariales como los propietarios de tierras, además de personas con gran poder político en las regiones  que les interesa matar a esos líderes, y que no están siendo investigados por la Fiscalía”, asegura Valencia.

Le puede interesar: La ONU condena “vehementemente” asesinatos de líderes sociales.

Para el investigador, la impunidad sigue siendo el principal problema de las muertes en Colombia y se necesita una labor de decisión y medidas especiales para develar la verdad de estos crímenes que tienen complicidad con el Estado, la fuerza pública e intereses políticos. 

La Gobernación de Antioquia también le pidió a la Fiscalía celeridad en las investigaciones sobre los homicidios y amenazas de líderes a través de su secretaria de Gobierno, Victoria Eugenia Ramírez, quien indicó que se está trabajando con la Unidad Nacional de Protección (UNP) para prevenir nuevos atentados.

En cuanto a las investigaciones, la Fiscalía asegura que le está cumpliendo al país, y que de los líderes sociales asesinados entre 2016 y 2018, (178 según datos de Naciones Unidas), se ha establecido la autoría de 50% de los casos, han sido capturadas 184 personas imputadas de esos crímenes, y se han vinculado 211 personas a las investigaciones. 

La entidad, además, asegura que los perpetradores de estos crímenes son, en su mayoría, miembros del Clan del Golfo y de grupos de delincuencia organizada.

El director de Paz y Reconciliación agrega que frente al miedo que ha surgido sobre el renacimiento de estructuras paramilitares, AUC como se conocieron antiguamente, no se puede asegurar algo concreto.

Hay unos rasgos del paramilitarismo que nunca se han ido y que están presentes en organizaciones criminales que tienen alianzas con sectores políticos y empresariales, pero el paramilitarismo como lo conocimos, de organizaciones estructuradas nacionalmente y que descaradamente reconocían sus crímenes ya no existe, eso mutó a las nuevas organizaciones que cumplen tareas de ese tipo”, asegura Valencia, y agrega: “el Estado no está brindando protección y no está buscando a los verdaderos responsables, vale más identificar un autor intelectual que coger 100 sicarios. Esto no son casos aislados, si en este momento hay un  gran número de asesinatos con estas características es porque alguien tiene interés en matarlos”.

http://www.elmundo.com/noticia/Narcotraficotierras-y-mineriauna-realidad-que-mata-los-lideres/373056

 

24.18.-Clan Úsuga’, Eln y disidencia, tras escalada contra líderes sociales – Justicia

Han sido reconocidos por Naciones Unidas 33 asesinatos, pero hay otros 40 en verificación.

El viernes se dio una ‘velatón’ en el país para rechazar los asesinatos de líderes sociales. Foto:  Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

 En la tarde del viernes, José Fernando Jaramillo perdió la vida tras recibir 10 disparos dentro de su vivienda, en la vereda El Torrente del municipio de Ituango. Jaramillo hacía parte de la junta de acción comunal de la vereda Pascuitá, de la que era presidente su cuñado José Abraham García, también asesinado el pasado 26 de junio.

8  jul 2018.- Ambos nombres están hoy en una lista de 40 asesinatos que podrían encajar en la escalada contra líderes sociales y defensores de derechos humanos, pero que aún no han sido verificados por Naciones Unidas. Si a esa macabra estadística se suman los 33 homicidios que ya están en las listas oficiales de este año, el país podría haber alcanzado, en apenas seis meses, la cifra de crímenes del año pasado: 84.

En las estadísticas avaladas por la ONU aparecen 186 nombres de personas que murieron entre el 2015 y lo que va del 2018, para un total de 219 casos verificados. Esto quiere decir que cada mes se han registrado, desde tres años y medio, una media de cinco homicidios de líderes y defensores de derechos humanos.

Aunque la mayoría de las investigaciones están en proceso, en muchos de los casos se señala como responsables a grupos claramente identificados: el ‘clan Úsuga’ en Antioquia, Córdoba y la región de Urabá; una facción suya conocida como ‘los Caparrapos’, que se independizó en la zona del bajo Cauca desde el momento en que ‘Otoniel’, máxima cabeza de la banda, anunció su intención de someterse a la justicia, algo que aún no cumple.

¡Basta ya! No más asesinatos de líderes sociales

Santos ordena ‘contundencia’ para frenar ataques contra líderes

‘Hay que ir a las estructuras detrás de estos asesinatos’

También aparecen los frentes ‘Manuel Vásquez’, ‘José María Becerra’ y ‘José David Suárez’ del Eln, en el suroccidente del país, especialmente en el Cauca, y las disidencias de las Farc de ‘Mordisco’ y ‘Guacho’ en Nariño. Aunque ayer, en un comunicado, el Eln negó estar tras los asesinatos de líderes y dijo que los están acusando sin pruebas.

Las investigaciones de la Fiscalía y la Policía no han identificado, en tres años, que se trate de una escalada coordinada a nivel nacional, como sí ocurrió durante el genocidio de la Unión Patriótica a mediados de los 80.

Los móviles van desde intentos por frenar la restitución de tierras hasta los de impedir que más comunidades salgan de la coca, pasando por la persecución contra quienes se oponen a la minería ilegal y los que se han atrevido a denunciar la irrupción de actores ilegales en antiguas zonas de Farc. Y en algunos casos se estableció que el crimen no tuvo relación con el papel de líder de la víctima.

Cualquier muerte es importante. No regateamos las cifras, todos los casos nos duelen y son investigados

Y si bien el nivel de esclarecimiento de estos hechos no supera el 50 por ciento, los índices de impunidad son mucho menores que en el resto de homicidios reportados, que en general alcanzan el 25 por ciento. A la fecha, la Fiscalía tiene pistas claras en 87 casos de 178 homicidios ocurridos desde el 2016. En esos casos se ha logrado la captura de 165 delincuentes. Hay otros 104 en indagación, 36 en juicio y 16 con condenas.

Delincuentes de alto perfil han caído por las investigaciones por este flagelo. Aris Yírber Caicedo, alias Cholo; Jefferson Chávez, alias Cachi, y Wílber Antonio Quiñónez, ‘Curandero’, integrantes de la disidencia de ‘Guacho’, fueron capturados y están procesados por el homicidio –en octubre del 2017– de José Jaír Cortés, activo promotor de la sustitución de cultivos ilícitos en Tumaco.

El 11 de mayo también fue detenido Samuel Javier Yotengo, alias Mordisco, cabeza de una disidencia de las Farc y a quien además del asesinato de tres policías en Miranda, Cauca, en septiembre de 2017, se le atribuyen asesinatos de líderes sociales que estaban impulsando la sustitución de cultivos de coca.

Aunque históricamente los departamentos más golpeados eran Antioquia, Cauca y Nariño, este año se ha registrado un alarmante repunte de asesinatos en Norte de Santander, Chocó y Arauca. Integrantes de juntas de acción comunal y líderes campesinos, comunitarios e indígenas representan la mayor cantidad de víctimas.

Aunque se trata de una situación que ha venido afectando la implementación de los acuerdos de paz desde hace ya casi tres años, la última semana ha sido particularmente violenta. Además de Jaramillo fueron asesinados Luis Barrios en Palmar de Varela, Atlántico, y Felicinda Santamaría en Quibdó, Chocó. Barrios era el presidente de la Asociación de Juntas de Acción Comunal de su municipio y era reconocido por ejercer control a la gestión de la administración local y por denunciar actos ilegales, en especial relacionados con tráfico de drogas. Y Santamaría era la

presidenta de la junta de acción comunal del barrio Virgen del Carmen, de la comuna 2 de Quibdó.

Luis Barrios, líder asesinado Foto:  Archivo Particular

Además de esos dos casos ya verificados por Naciones Unidas, un día antes fueron asesinados Leonedis Aléiser Sierra, en Tarazá, Antioquia, y Gabriel Adolfo Correa, en Buenos Aires, Cauca, quienes de acuerdo con sus comunidades desempeñaban actividades de liderazgo social. El domingo fue asesinado en Puerto Libertador, Córdoba, Iván de Jesús Lázaro, exsecretario de la junta comunal de la vereda Rogero y que se destacaba por liderar procesos deportivos y culturales.

El concejal Gabriel Adolfo Correa había denunciado intimidaciones este año. Foto:  Archivo particular

Ana María Cortés, quien apoyó la campaña de Gustavo Petro en Cáceres, Antioquia, fue asesinada el miércoles. Se sindica a la banda de ‘los Úsuga’, y aunque el excandidato dijo que hay una supuesta persecución contra su movimiento, las autoridades manejan otras hipótesis que en principio no tienen que ver con actividades políticas.

Ana María Cortés, líder social asesinada. Foto: Archivo particular

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, señaló que la nueva dinámica delictiva de los territorios está caracterizada por el surgimiento de organizaciones al servicio del narcotráfico, lo que ha generado nuevos conflictos en los que los líderes sociales se están viendo afectados en medio de “unas batallas filantrópicas por sus comunidades para emanciparlas de los cultivos ilícitos y de esta guerra por el territorio”.

Ola de rechazo

Los hechos desataron una avalancha de manifestaciones de rechazo por parte del mismo Gobierno, organizaciones no gubernamentales y, en general, de los colombianos, que llevó incluso a que este viernes se realizara una ‘velatón’ que conglomeró a miles de personas en plazas de todo el país bajo la consigna ‘Nos están matando’.

Los colombianos enviaron el mensaje de que “el recrudecimiento de la violencia afecta las condiciones para una verdadera paz ”.

El presidente Juan Manuel Santos dijo que, en respuesta a lo que viene pasando, le pidió al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, “enviar a terreno a inspectores del Ejército y la Policía para supervisar y evaluar acciones de la Fuerza Pública en la protección de líderes”. 

Y el presidente electo, Iván Duque, afirmó que garantizar la seguridad de los líderes debe ser una prioridad. “No acepto, como colombiano, que ninguna persona se vea amenazada por su pensamiento, por su raza, por sus condiciones personales, y lo que quiero es un país donde brille la legalidad y donde todos los colombianos se sientan protegidos”, dijo Duque.

http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/quienes-estan-detras-de-los-asesinatos-de-los-lideres-sociales-en-colombia-240736

23.18.- LA LUCHA ENTRE LOS GLOBALISTAS Y NACIONALISTAS – Guillermo Valencia

Las jugadas en la guerra comercial actual están en su punto más álgido. La antiglobalización ha vuelto y sus consecuencias apenas están siendo asimiladas por los mercados.

Estamos en tiempos de fútbol e incluso en la economía estamos jugando un Mundial, pero en este caso, los campos de juego son los mercados. En este terreno se está librando la guerra más importante entre los defensores de la globalización y los más nacionalistas. A diferencia de la Copa del Mundo, que solo dura un mes, esta confrontación podría ser de años y sus consecuencias se sentirían por décadas en la economía mundial.

26 jun 2018.- El saque inaugural se dio en 2016, cuando se produjo la votación del ‘Brexit’, con lo cual Inglaterra decidió salirse de la Unión de Europea. Este fue un gol que tomó a medio mundo por sorpresa, en especial a la defensa de los globalistas. Pensamos que el partido aún no estaba perdido porque fue un evento aislado producto de la desconcentración. Al fin al cabo, sería ridículo negarse a la realidad de un mundo globalizado e interconectado, con unas ventajas que todos alaban.

Otro duro golpe vino en noviembre de 2016. En ese año los nacionalistas obtuvieron su victoria más importante: ganar la presidencia de EE.UU. Ya no lo pensábamos, lo supimos: la globalización estaba acorralada.

Le puede interesar: La falta de liquidez desnuda los problemas de los países emergentes

¿Cómo reaccionaron los mercados financieros con la llegada de Trump?

Los títulos del tesoro de EE.UU. pasaron del 1,4% al 2,5%, las acciones de este país aumentaron hasta marcar nuevos máximos y el dólar resucitó de su letargo para hacer temblar a los mercados emergentes, en particular el peso mexicano y la lira turca.

El último bastión de los globalistas por defender era la Eurozona. Y en 2017, empezó un partido que Emmanuel Macron y Angela Merkel jugaron como titanes contra la arrasadora fuerza de los proteccionistas. El joven Macron logró un triunfo por encima de las maquinarias más poderosas de Francia y venció a Marine Le Pen, la candidata nacionalista.

Por su parte, Merkel defendió con vigor su liderazgo de la amenaza del partido nacionalista alemán. El euro subió más del 20%, la tasa de los títulos del tesoro de EE.UU cayó. Y como es común en un mundo donde la globalización ha ganado, el apetito por inversión en los países emergentes resucitó.

En ese momento, los inversionistas se rapaban papeles de renta fija de Brasil, México y Colombia. Argentina emitió un bono por 100 años y fue sobredemandado. ¡Viva la globalización! ¡Viva Argentina!. Mientras tanto, sin hacer mayor ruido, los nacionalistas ganaron el control de Hungría, Austria y Polonia. ¿Algo pasó sin que nos hayamos dado cuenta?

Le sugerimos: Franklin Templeton le apuesta a la resurrección de los países emergentes

Si en 2017 los globalistas fueron los grandes ganadores, este 2018 es el año de la arremetida nacionalista. Ha sido el año en el que Trump ha propuesto reducir el déficit de cuenta corriente por medio de barreras arancelarias. México fue su primera víctima y ha padecido con la renegociación del Nafta. Pero también lo son Brasil, Canadá, Corea del Sur y Australia, quienes han sentido el efecto de las alzas en las tarifas al acero. Europa no se queda por fuera, allí también sufren el efecto de las tarifas a los automóviles, impuestas por Trump. El partido final se libra con China, con quien EE.UU busca reducir en US$200.000 millones su déficit comercial.

  Déficit de cuenta corriente invertido de EE.UU (cuenta de capital). Fuente: St. Louis Federal reserve.

Este año hemos visto una mayor intensidad de las fuerzas antiglobalización: en Italia los nacionalistas están consolidando su poder, mientras el problema migratorio tiene en aprietos al gobierno de Angela Merkel. Los mercados también han reaccionado, pues títulos del tesoro de EE.UU pasaron del 2% a 3%, el euro se devalúa frente al dólar y las monedas de países, con grandes déficit gemelos, empiezan a colapsar. Nos referimos a Turquía, Argentina y Brasil. Mientras tanto, las acciones del sector tecnológico de EE.UU han superado máximos históricos.

En el partido de la economía, los nacionalistas han tomado la delantera y van por más. Quieren tener el corazón del sistema financiero de la globalización, desean controlar al dólar; y con ello la moneda de las transacciones y reservas mundiales.

Por ahora, el déficit de cuenta corriente ha sido una forma brindar a los países emergentes los dólares que necesitan. Sin embargo, una reducción del mismo en EE.UU, al tiempo que se producen aumentos de tasas de interés, harían del dólar una moneda demasiado fuerte para, Turquía, Argentina y Brasil y probablemente para Corea del sur, India, Rusia y Colombia.

El  déficit de cuenta corriente de EE.UU ha sido el método para definir el uso del dólar como moneda de reserva en un mundo globalizado.  Por ejemplo, las grandes reservas de dólares que obtienen los países petroleros y otros países superavitarios permitió la creación de un sistema de crédito bancario. Este sistema está fuera del control de la Reserva Federal y es conocido como dólares ‘offshore’ o Eurodollar. Así que una reducción en estas reservas también implica una contracción de la cantidad de dólares circulantes.

No lo olvidemos, ‘America First’ también significa la renuncia de ese país a preservar la estabilidad del sistema monetario internacional. Por eso, un recorte en la oferta de dólares ‘offshore’, al tiempo que suben las tasas de interés, solo significa una cosa: un dólar fuerte a nivel mundial.  Así que de materializarse las guerras comerciales nuestro view es apostar en corto sobre las monedas de Latinoamérica y en largo por el dólar norteamericano.

En Latinoamérica, las monedas con más riesgos en el corto plazo son el real brasileño y el peso mexicano, por la incertidumbre de su ciclo electoral. Mientras que los ‘carries’ que ofrecen el peso colombiano, el sol peruano y el peso chileno dan cierta protección al inversionista de largo plazo, solo si el precio de las materias primas sigue subiendo.

¿Triunfarán los nacionalistas?

Quizás le interese: La solución para el Medio Oriente pasa por China

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/jugada-de-trump-en-la-guerra-comercial-por-guillermo-valencia/259643

22.18.- JEP: PRIMER ROUND – Juan Manuel López 

El gobierno que acaba vivió en el debate sobre el ’proceso de Paz’. ¿Qué pasará bajo el Presidente recién elegido? 

El intento de que formaran parte de la Constitución todas las 317 páginas del acuerdo logrado con las Farc en La Habana produjo el triunfo del NO en el plebiscito, porque a los Uribistas puros que se oponían al mero hecho de un acuerdo se sumaron quienes consideraban que lo negociado atropellaba la institucionalidad más allá de lo aceptable.

Se produjo después la conciliación con la oposición, aceptando los cambios también la guerrilla, y se concretó en el Acuerdo del Colón. A pesar de nuevos cuestionamientos en cuanto a la forma de remplazar el resultado del voto del ‘Constituyente Primario’ por un trámite en el Congreso y la aprobación de la Corte Constitucional, la verdad es que no era requisito el invento del Dr. Santos de condicionar a una ratificación plebiscitaria lo pactado. El resultado fue que como parte integral de la Constitución quedaron 20 artículos incluyendo los de la Justicia Especial para la Paz.

Los otros puntos del Acuerdo del Colón pueden ser modificados mediante simples leyes, pero la oposición se ha centrado en hasta dónde se puede castigar la guerrilla y conseguir algún trato diferencial para los agentes del Estado -militares y policías-. No tanta importancia han dado a  lo que respecta a la Reforma Rural Integral,  a la política frente al narcotráfico, a la situación de las víctimas, etc.

Por eso el debate alrededor de la JEP ha concentrado la confrontación política y se han aprovechado los temas de la solicitud de extradición de Santrich y el trámite del Código de Procedimiento para intentar los cambios que desean.

En el caso Santrich estamos ante una norma constitucional que definió un nuevo Sujeto de Derecho -el guerrillero cobijado por una amnistía-, y una norma específica y bien definida para aplicársele en el caso de una solicitud de extradición, -el artículo 19 de la JEP, hoy transitorio de la Constitución-. No cabe duda sobre la obligación de ceñirse a este,  ni caben argumentos para debatir sobre si sobre él pueden prevalecer las normas de la Justicia Ordinaria.

El punto de entrada al estudio del caso es obligatoriamente por esa jurisdicción. Ya en el  trámite interno.su primera función es la de definir, de acuerdo a la fecha del eventual delito por el cual se solicita la extradición, si bajo su competencia se seguirá el proceso -excluyendo la posibilidad de extradición- o si debe darse traslado a la jurisdicción ordinaria. El Fiscal se ha salido del orden legal y constitucional con  la orden de captura antes de que la JEP defina, y con la supuesta ’colisión de competencias’ solo ha buscado ocultar la extralimitación de sus facultades.

Que es simple pretexto para la confrontación de fuerzas lo prueba que si se cumplieran las condiciones de la extradición, puede el Presidente ‘por razones de conveniencia’ abstenerse de ejecutarla. Es más, la Corte Suprema, cuyo concepto previo es requisito para aprobar la extradición, ha incluido en otros casos la sugerencia de que el Presidente permita que se juzgue y castigue antes bajo la justicia colombiana para no perder la oportunidad de que el indiciado contribuya al esclarecimiento de la verdad.

Como el mismo Acto Legislativo dice: “La JEP deberá resolver cuestiones que se planteen  referidas  a la extradición en un plazo no superior a 120 días ( )” ilo que la JEP debido al incidente de colisión de competencias  suspendió no fue el proceso de extradición sino los términos que la obligan a ella.

En cuanto al Código de Procedimiento nunca hubo en realidad duda de que éste no estaba condicionado el fallo sobre la Ley Estatutaria por la Corte Constitucional, lo cual ya ella confirmó. No lo estaba porque la jurisprudencia respecto a casos parecidos ya existe, pero con mayor razón porque el artículo 12 transitorio -también norma Constitucional- ordena, sin condicionarlo a requisitos previos, el inicio del trámite y la forma de desarrollarlo (lo proponen los magistrados de la JEP, lo presenta  el Gobierno al Congreso, siendo éste último el único facultado para expedirlo). Aún más explícito es el artículo 5 transitorio en la misma Constitución -siempre por la inclusión de la JEP- que dice que la JEP comenzará a aplicarse sin condicionarse en forma alguna a otros desarrollos. Por eso la no aprobación de la Ley de ProcedImiento lo que deja es un campo de aplicación por analogía más amplío, ya que el no resolver lo que se le presente sería denegación de Justicia y llevaría a la carcel a los Magistrados.

La pregunta es ¿continuará el Dr. Duque el intento de adelantar esos cambios?

Lo que subió a la Constitución solo se puede cambiar medIante Reformas Constitucionales, lo cual requiere el trámite de dos legislaturas y no se concretaría antes de año y medio. Y el principio de favorabilidad y el de no retroactividad para las leyes hacen prácticamente inocuos los cambios puesto que o no serían aplicables o sólo regirán a futuro.

Al electo Presidente se le puede atribuir demasiada ‘virginidad’ en materia de liderazgo y de práctica administrativa; pero ha demostrado no ser torpe, y debe tener buen conocimiento del Congreso.

Su compromiso de acabar la polarización ha sido reiterativo, y comenzar una gestión continuando o acentuando la existente parecería poco conveniente y menos cuando las posibilidades de éxito parecen remotas; además sabe que la ‘gobernabilidad’ depende de conseguir voto a voto con ‘mermelada’.

El debate de esta semana en el Congreso alrededor de la ley que debería promulgar el Código de Procedimiento para el funcionamiento de la JEP es solo un primer escenario donde se sabrá hasta dónde quiere y puede buscar los ‘ajustes’ al proceso de Paz el Centro Democrático con el recién elegido presidente  Dr. Duque a la cabeza. 

21.18.-ANÁLISIS ELECTORAL – Juan Manuel López

2018: se inaugura en Colombia una democracia sin armas en la política. Habrá un gobierno Duque con un mandato claro que agrupa a toda la centroderecha. Habrá  también una oposición en Senado, Cámara, en distintos escenarios gremiales y en las plazas públicas que integra a la centroizquierda agrupada, con alrededor de los 8 millones de votos depositados por Petro.

1) Lo que pasó: ganó el voto en contra 

Lo bueno de la reciente elección en Colombia fue que se confirmó la desaparición del voto de maquinarias electorales (que es en lo que se habían convertido los ‘Partidos Políticos’) y se consolidó el voto de opinión. 

Pero malo que fue el voto de opinión en contra.

18 jun 2018.-  no es como lo presentan, que el candidato Duque recibió el mayor respaldo a sus propuestas que haya tenido nunca algún presidente de Colombia; buena parte, puede que la mayoría de esos votos, fueron depositados contra Petro, ya fuera por lo que produce su misma personalidad, o por creer que representaba la izquierda, o incluso porque pensaron o aceptaron que implicaba el peligro de seguir el camino de Venezuela (el ‘castrochavismo’).

2) Y tampoco es verdad que por primera vez la izquierda alcanzó a ser alternativa de poder, logrando una votación comparable a la del ganador para convertirse en su contrapeso:  no lo fue en parte porque Petro no es la izquierda. Pero no es verdad sobre todo porque buena parte de esos votos fue contra retorno a la ‘seguridad democrática’, a la subida de Alvaro Uribe por interpuesta persona, a volver a la época de los falsos positivos, de la chuzadas, de los hermanos primos y cuñados de gobernantes, de ministros y altos funcionarios del gobierno, que acaban siendo delincuentes.

En ambos casos no importa si era verdad o tenían fundamento los temores que motivaron la votación en contra, lo que las campañas lograron fue que los miedos que eso producían fueran la primera motivación en la elección.

Porque tampoco es exactamente cierto que la polarización fuera entre derecha e izquierda ya que hace tiempo que las ideologías y las propuestas programáticas no existen o no representan nada en el sistema político colombiano.

3) Lo que también hubo como voto en contra fue en relación a la corrupción electoral, porque ambas campañas hicieron alarde de liderar el rechazo a ella. –y eso también es muy positivo-.

No operó el sistema de Mercado en el cual rige la oferta y la demanda del hoy llamado ‘cartel de la contratación’ que hace que las candidaturas se financien con promesas de adjudicaciones para pagar gastos de miles de millones buscando ganar curules o cargos (se presume que esto no sucedió en estas presidenciales); es decir no giramos alrededor del clientelismo que hace que esos dineros se distribuyan a los que manejan grupos de votantes repartiendo a su turno tejas, cementos y tamales.

Falta esperar qué pasa con la ‘mermelada’ que el Gobierno tiene que repartir a los congresistas siguiendo el sistema de ‘cupos indicativos’ que desde que fueron impuestos por Santos bajo el Presidente Pastrana se han usado para que  aprueben las leyes y las partidas presupuestales (de lo que depende la ‘gobernabilidad’). La continuidad de varios de los elegidos en las parlamentarias y la corrida que se presentó hacia el probable ganador (que presumiblemente aumentará con el triunfo consolidado) no presagian mucho cambio en esta costumbre.

Porque lo que llamamos ‘corrupción’ son las simples reglas del Mercado. Los individuos son ‘corruptos’ porque las reglas del juego así operan en los mercados libres donde se trabaja en la asociación con, o la comisión a, a la persona de quien depende el resultado que se busca. Es como funciona el modelo de privatización y contratación que caracteriza el esquema neoliberal.

4) Los votos que complementaron lo que sí era el verdadero respaldo a los candidatos, tanto los que completaron los que Uribe le llevó a Duque como los propios de Petro, son los de quienes creyendo en el sistema democrático no encontraron la opción por la cual votarían positivamente. Son los votos de quien representarían hoy la Social Democracia (los huérfanos de lo que alguna vez fue el liberalismo antes de que Gaviria desde la ilegalidad lo acabara) es decir quienes creen que se pueden y deben buscar objetivos sociales a través de la intervención del Estado sin necesidad de entregarse al Mercado, ni convertirse a uno u otro totalitarismo. Los que creen que sí deberíamos ser un ‘Estado social de Derecho’ pero no encuentran quien pueda darle vigencia.

En conclusión, mientras no se configure una alternativa que remplace lo que fue el liberalismo, y mientras se siga pensando que lo que hubo fue una disyuntiva entre un gobierno de izquierda o uno de derecha que se solucionaría con una ‘opción de Centro’, seguiremos en la dependencia de las características de personalidad de uno u otro dirigente,  y, por ahora, en la expectativa de cuál papel cumplirá Alvaro Uribe ante el nuevo Gobierno.

Las 2Orillas.com

 

BALANCE DE FUERZAS POLÍTICAS EN EL CONGRESO SEGÚN RESULTADO ELECTORAL MARZO 2018

Colombia escogió este 11 de marzo su nuevo Congreso de la República que estará conformado por 108 senadores, fueron 102 las curules electas por voto popular, 100 por circunscripción nacional y 2 por circunscripción especial indígena. Adicionalmente a esto están las 5 curules del partido FARC, derivadas del acuerdo de paz con el Gobierno Nacional, y por último debe sumarse la curul que estará disponible para el candidato presidencial que quede segundo en la contienda por la Casa de Nariño.

https://www.publimetro.co/co/noticias/2018/03/11/vivo-resultados-elecciones-congreso.htmlvivo

Fuente: Registraduría nacional del estado civil.

20.18.-ALIANZA MOCKUS, PETRO Y CLAUDIA LÓPEZ: 12 mandamientos

*Fotografías de Jhon Hamón / SEMANA

Ahora ya está claro que Claudia López y Antanas Mockus apoyan a Petro. Con la basílica del Voto Nacional al fondo, que tiene una carga histórica y política muy grande, el grupo que había sido convocado para ese acto comenzó a hablar.

“Estamos a una X en el tarjetón de jubilar a toda la clase política tradicional, a todas las maquinarias, al santismo, al uribismo, al gavirismo, al vargasllerismo, a la parapolítica”: Claudia López.

“No venimos a unir ni a fusionar la Coalición Colombia con la Colombia Humana, ambos son dos proyectos políticos distintos y lo seguirán siendo”, dijo Claudia López.

Mockus tuvo la palabra después. No podía ser de otra manera, el profesor utilizó una figura contundente para que quedaran muy claras las condiciones con las que iban a apoyar a Petro. 12 mandamientos –como los llamó Ángela María- fueron aceptados por el candidato y tal como Moisés escritos sobre una piedra. Mockus preguntaba y Petro respondía:

Se compromete a no expropiar?
-Me comprometo a no expropiar, nunca lo he hecho.
-¿Se compromete usted a no convocar una Asamblea Constituyente?
-Me comprometo a no convocar una Asamblea Constituyente y a convocar a fondo la Constitución de 1991.
-¿Se compromete a manejar los recursos públicos como recursos sagrados?
-Me comprometo a manejar los recursos públicos como recursos sagrados y a mantener la disciplina fiscal. No solo me comprometo sino que lo he hecho, jamás me he robado un solo peso de los colombianos o las colombianas.
-¿Se compromete a impulsar la iniciativa privada, el emprendimiento y la formalización?
-Ratifico mi compromiso de impulsar la iniciativa privada en millones de colombianas y colombianos, el emprendimiento y la formalización de la economía, con un trabajo decente y con todos los elementos para poder trabajar.
-¿Se compromete a garantizar la democracia pluralista y el respeto a la diversidad?
-Sí, me comprometo, la democracia es el objetivo de mis 40 años de lucha.
-¿Se compromete a respetar el Estado Social de Derecho?
-Sí, me comprometo a defender la independencia entre las ramas del poder público, la participación real y efectiva de la ciudadanía, la justicia social, que son fundamentos del Estado Social de Derecho.

Los ‘mandamientos’ quedaron escritos en mármol, o en piedra –como dijo Mockus-. Pesan tanto simbólica y físicamente que al momento de levantarlos sobre la mesa se requirieron varias manos. Petro prometió llevarlos hasta el despacho presidencial, en caso de que el 7 de agosto sea su nuevo lugar de trabajo.

Mockus se tomó un tiempo prudente para pensar su voto. Al final del día dejó a un lado el voto en blanco, y eligió a Petro. La negociación de los puntos se dio a puerta cerrada, y según él “fue una obra de filigrana de Claudia”.

“Acá estamos personas que somos muy distintas y que permaneceremos distintas, pero queremos cumplir nuestros roles de ciudadanos”, dijo Mockus.

Confidencial: La adhesión a Petro de Mockus y Claudia López no sorprendió a Duque

El hecho de que dos pesos pesados de la Coalición Colombia le hayan dado un voto de confianza a Petro es un mensaje muy poderoso para esos 7,5 millones de colombianos que no votaron ni por Duque, ni por Petro y que ambos candidatos quieren conquistar. Mockus es hoy una las fuerzas políticas más importantes del país y uno de los hombres que mayor simbolismo ha dado en la política. El ex alcalde de Bogotá obtuvo la segunda votación más alta en las legislativas: más de medio millón de votos. El primero fue Álvaro Uribe. Claudia López, por su parte se convirtió –tras su paso por el senado- en una de las protagonistas más relevantes de la política. Los 4,6 millones de votos que tuvo la formula de ella con Fajardo y la consulta anticorrupción que fue aprobada finalmente en el Congreso la dejó muy bien posicionada para lo que venga.

El hecho de que Mockus y Claudia López hayan decidido votar por Petro no les trasfiere los votos automáticamente, así como tampoco Fajardo y De la Calle logran que sus seguidores voten en blanco por el solo hecho de manifestarlo. En gran parte ambos apoyos tienen un enorme talante en Bogotá, una ciudad en la que según las encuestas Petro le ganaría a Duque. Entonces, aunque se sabe que sumarán, no es claro qué tanto más signifique esa foto en las urnas.

“Con Gustavo tenemos diferencias políticas, programáticas, pero no éticas, los que estamos en esta mesa somos decentes”: Claudia López.

El espaldarazo de Mockus-López llega, eso sí, en un momento muy relevante, cuando millones de personas que no quieren el regreso del uribismo al poder se debaten entre apoyar a Petro o votar en blanco. Los 12 ‘mandamientos’ son en esencia la forma de acabar con los miedos colectivos. Precisamente ahuyentar el miedo a la Asamblea Constituyente, a la expropiación y al debilitamiento del Estado social de derecho.

“Que llegue Claudia López, Íngrid Betancurt es un síntoma de que vamos a ganar, de que sí se puede, que siguen llegando ciudadanías libres. Esperamos más adhesiones. Pero la más importante es la de la gente, la que hoy va a tomar la decisión de no votar en blanco”, aseguró el concejal Hollman Morris a SEMANA.

Puede leer: El pasado no perdona: Cuando Claudia López creía que Petro no podía ganar

Claudia López ha insistido en que tanto votar en blanco como por Petro son dos elecciones respetables. “Creemos que el voto en blanco no sería más que una legítima pero simbólica sanción a esa clase política, mientras que el voto por la opción con compromisos, con opciones que ofrecen Gustavo y Ángela María nos permitirían sacar del gobierno a las maquinarias tradicionales, derrotarlas por primera vez en la historia y tener por primera vez un gobierno en la ciudadanía”, explicó la senadora, para quien apoyar a Petro no solamente es defender la paz, sino la democracia.

“Ya no estamos aquí ni siquiera en defensa de la paz, estamos como si estuviéramos ad portas de la revolución francesa, tratando de defender a la sociedad colombiana de la tiranía, del control absoluto del poder, de su uso arbitrario”, dijo convencida.

Al final de la declaración, los líderes políticos se abrazaron, y quedó resonando entre ellos una nueva consigna: Todavía se puede. Mockus, con una especie de estola puesta alrededor de su cuello les dijo a todos: Pueden ir en paz.

 El obelisco de 17 metros de alto fue construido en 1850 en honor a los próceres de la patria que fueron fusilados allí.

https://www.semana.com/nacion/articulo/12-mandamientos-de-la-alianza-de-mockus-petro-y-claudia-lopez/570590

20.19.-FACTORES NO IDEOLÓGICOS PARA LA SEGUNDA VUELTA Juan Manuel López

Duque y Petro se pelearán los votos del centro, y no serán tanto las ideologías las que pesen sino la confianza o desconfianza que ellos inspiren

  Las exposiciones de Duque son mejor articuladas; la retórica de Petro más emocional.

Los votos no dependen de las directivas de los partidos. Hoy, y en especial en las Los elecciones presidenciales, el voto no responde a filiaciones partidistas.

Excepción es el Centro Democrático, aunque más que organización partidista, es un movimiento de carácter caudillista.

A su turno la Colombia Humana no es un partido de izquierda, ni son verdaderamente huestes seguidoras de Petro. Es una convergencia de inconformes, indignados, que utilizan ese espacio para expresar su protesta contra la dirigencia que los ha llevado a la situación que hoy se vive (desigualdad, injusticia social, pero aún más clientelismo y corrupción).

6 Jun 20186.- Los directores de la Coalición Colombia (Partido Verde, Polo Democrático, y Compromiso Ciudadano) ni siquiera están coordinados para asumir una posición única. Y cada una de estas agrupaciones está a su turno dividida entre las diferentes opciones.

La U, los conservadores, el oficialismo del Partido Liberal, incluso Cambio Radical, y los otros partidos o seudopartidos, todos tienen divisiones internas.

Las opciones que se presentan son 4: Duque; Petro; abstención; o en blanco.

El análisis por partidos si fuera válido daría el resultado sin ambigüedades: si a la votación recibida por Duque se adicionan las nuevas adhesiones, fácilmente doblaría la votación de Petro. Y como hasta ahora ningún dirigente ha ‘instruido’ que se deba votar por la abstención o en blanco, estas opciones no deberían ser muy altas.

Pero ya se aclaró que la ascendencia de los dirigentes y la filiación partidista son poco determinantes en esta votación.

La votación se buscará definir alrededor de alguna polarización, según convenga a las campañas. (Uribe o Petro; por o contra las modificaciones al acuerdo de paz; modelo económico; ejecutorias anteriores). Pero ambos candidatos se pelearán los votos del centro. El aporte personal será la capacidad de convencer con la presentación que hacen de sus promesas: las exposiciones de Duque son mejor articuladas; la retórica de Petro más emocional. Pero no serán tanto las ideologías las que pesen sino la confianza o desconfianza que ellos inspiren.

Al mirar el interior de las agrupaciones se pueden encontrar otros criterios de análisis.

La Coalición Colombia logró ese resultado por oposición al extremismo y no por haber proyectado una identidad y una propuesta propia. Le queda difícil -en principio- proponer el voto por alguno los candidatos que antes descalificaba. Es previsible que una buena parte de ese electorado opte por la abstención o el voto en blanco (el mismo Fajardo ya dio el ejemplo).

En Coalición Colombia el fuerte de la votación fue Antioquia y la zona cafetera de una parte, y Bogotá de otra. El sentimiento paisa y uribista casi seguramente se aplicará para la votación a favor de Duque y queda por ver adonde se inclina Mockus que mostró que es el origen del éxito en Bogotá (hasta ahora se ha abstenido de manifestar por quien será su voto y probablemente no lo hará pues las reticencias respecto a lo que simboliza el uribismo le son difíciles de superar; incluso no solo por lo simbólico de su figura como humanista, sino, por simple cálculo respecto a sus seguidores, entiende que pocos aplaudirían y seguirían esa escogencia).

Por la imagen de algo como ‘izquierda’ que se le atribuyó en los anteriores comicios, sobre todo en los partidos que lo acompañaron -Polo con Robledo y Claudia López con los verdes-, el resto de quienes no son seguidores personales del excandidato podrían votar mayoritariamente por Petro.

Los votantes de la primera vuelta no alineados con los hoy candidatos
suman cerca de 7 000 000

 Los votantes de la primera vuelta no alineados con los hoy candidatos suman cerca de 7.000.000. La falta de una identidad u orientación clara como colectividades políticas no permite especular sobre cómo se alinearán esos votantes en esta ocasión. En su mayoría si no votaron por los hoy presidenciables es porque estaban contra los extremismos y/o las ‘costumbres politicas’. En ese sentido la manera en que se manifiesta el oportunismo al correr todos a cobijarse bajo el manto de quien se prevé como posible ganador puede provocar una reacción capitalizable por quien encarna o proclama la protesta contra esto, es decir Petro. Incluso parte de quienes escogieron a Duque el 27 de mayo pueden sentir rechazo a que se aproveche de estas prácticas y prefieran no votar.

 La maroma de Gaviria de integrarse a todo lo que es contrario a la visión
tradicional y autentica liberal ha aumentado la repulsión hacia el expresidente

https://www.las2orillas.co/factores-no-ideologicos-para-la-segunda-vuelta/

19.18.-VICTORIA DE LA PAZ Y ESPECTATIVA – Rodrigo Uprimny

La paz con las Farc ganó la primera vuelta presidencial, pero paradójicamente quedó en grave peligro por lo que pueda pasar en la segunda vuelta.

La paz con las Farc no fue el único tema en la disputa electoral, pero fue central y alineó claramente a los candidatos, por lo que permite contabilizar los apoyos a la paz. Y la paz ganó, pues los votos sumados de quienes dijeron inequívocamente que apoyaban el acuerdo y lo implementarían (Fajardo, De la Calle y Petro) suman casi diez millones de votos, que representan el 51 % de la votación. Y si incluimos los votos de Vargas, quien expresó reparos al acuerdo, pero dijo que éstos ya habían sido corregidos por la Corte Constitucional, el apoyo a la paz se elevaría al 58 % de la votación. En cambio, quienes anunciaron que le introducirían cambios significativos al acuerdo (Duque y el pastor Trujillo) suman siete millones y medio de votos, que representan 39 % de la votación.

3 Jun 2.018.- La paz con las Farc ganó entonces por 58 % contra 39% , o al menos, por 51 % contra 39 %. Una victoria clara, con una participación electoral de 53 %, que es alta para Colombia. La paz tendría entonces hoy un robusto apoyo democrático que facilitaría su implementación. Pero la paradoja es que la paz está en peligro por los posibles resultados de la segunda vuelta presidencial.

Petro, que es el candidato propaz que pasó a la segunda vuelta, provoca rechazos en múltiples sectores, por lo cual muchos votantes de Fajardo podrían optar por abstenerse o por votar en blanco, lo cual incrementa las posibilidades de que Duque gane. Y si Duque es presidente, no sólo estaría en riesgo la paz, sino también el Estado de derecho y la democracia, pues llegaría al poder un uribismo revanchista, con mayorías en el Congreso y con débiles contrapesos institucionales, debido a los escándalos de corrupción de algunos magistrados que han afectado seriamente a las cortes.

Algunos dirían que la cosa no es tan grave pues Duque tiene un discurso más moderado y no arrastra las graves ilegalidades de otros personajes de la coalición uribista. Eso puede ser cierto, pero el problema de Duque es que, como su apellido lo revela, él es sólo un duque, pero probablemente el rey es otro, y los duques, según las tradiciones medievales, le deben obediencia a su monarca.

Algunos de los temores frente a Petro son justificados; tiene un estilo caudillista que le hace difícil construir equipos políticos cooperativos y que alimenta la polarización. Estos defectos no son menores y por eso voté por Fajardo en primera vuelta y respeto a quienes han planteado voto en blanco en la segunda vuelta. Pero no comparto esa opción pues, a pesar de mis reparos a Petro, no creo que Petro y el uribismo sean iguales y que sea indiferente quien gane la Presidencia.

Los riesgos de una eventual victoria de Petro son muchísimo menores que los de un retorno del uribismo, entre otras cosas, porque Petro tendría contrapesos institucionales más fuertes. Además, creo que a Petro le han hecho una campaña sucia y le atribuyen cosas que no ha hecho, como que formuló un programa de extrema izquierda, que no lo es.

Por eso, por la paz y el Estado de derecho, votaré por Petro. Por ahora expreso mi voto con poco entusiasmo, pero espero que Petro logre incrementarlo, ofreciendo en estos días garantías creíbles de respeto a la institucionalidad democrática, que venzan mis reparos y los temores de muchos votantes indecisos.

(Aclaro, como lo hice hace 15 días cuando anuncié mi voto por Fajardo, que mi opción electoral no debe ser vista como una afiliación partidista de Dejusticia, que es una organización no partidista y pluralista. Esta columna sólo me compromete a mí individualmente y no a la institución ni a sus miembros).

https://www.elespectador.com/opinion/elecciones-y-paz-columna-792166

18.18.-CRISIS LIBERAL – Juan Manuel López

La condición de inscrito por el Partido Liberal ha llevado a Humberto de la Calle a una inmerecida situación de rechazo electoral que no se compagina con sus ejecutorias públicas. Foto: Semana 

TODOS PENDIENTES DE LOS DOS PRIMEROS, PERO ¿QUÉ PASA CON EL ÚLTIMO?                         El candidato del Partido Liberal está portando el farolito, y la colectividad a punto de desaparecer. Esto no es intrascendente,  a pesar de las innegables y excelentes condiciones de Humberto de la Calle. Ahora lo que parece inminente es que si no logra 780 000 votos el Partido se encontraría obligado a restituir los 8900 millones que le fueron adelantados en principio para ser cruzados con la reposición de 5600 pesos por voto. Incluso si logra ese porcentaje mínimo que establece la ley, se verá obligado a devolver sumas superiores a los 4000 millones de pesos. A la destrucción ideológica, orgánica, ética y electoral parece adicionarse la quiebra económica. ¿responderá alguien por esto?

Como es natural el interés de la población en el momento es saber quién ganará las elecciones. Las de la primera vuelta y lo que sucederá en la segunda.

Sin embargo, el debate presente ha producido un resultado adicional que merece algo de atención. No es intrascendente que el candidato del Partido Liberal esté portando el farolito del último lugar.

Se ha reconocido que el doctor de la Calle tiene las condiciones para ser un buen candidato y para muchos que aún mejor sería como presidente. A pesar de ello, su condición de inscrito por el Partido Liberal lo ha llevado a una situación inmerecida de rechazo por parte no solo de quienes sienten ser parte del verdadero liberalismo sino del conjunto del electorado.

Desde que el neoliberalismo se apoderó del poder en esa colectividad ella perdió su naturaleza y por pasos contados fue desapareciendo.

En manos de una camarilla sumisa a las direcciones de quien impuso el neoliberalismo en Colombia, alienó a sus huestes acabando en el lamentable presente de que un partido que a lo largo de su historia siempre contó con más del 50 % del respaldo popular hoy cae en una vergonzosa aspiración de llegar al 4 % para intentar sobrevivir al último fracaso que sería la quiebra económica.

Lo grave no es la situación personal del Dr. De la Calle. Toca pensar en lo que para el país significa que desaparezca la colectividad que a lo largo del transcurso histórico ha sido la representante por un lado de los sectores sociales que no tienen suficiente poder para representarse por sí mismos; y por otro el actor político que ha ejercido el puesto de vanguardia para adelantar reformas en el país.

Un sistema político que pierde la representación de los sectores progresistas por ausencia de lo que convencionalmente se llama la izquierda, queda en manos de la derecha, la cual en lo positivo defiende los valores tradicionales – y en esa medida cumple una función valiosa-, pero al mismo tiempo es el baluarte del statu quo, reacio a los cambios en un momento en que la Nación más los necesita y más clama por ellos.

Para Colombia es una tragedia no solo la desaparición del Partido Liberal,
sino la forma en que se produjo
 

Independientemente de las afinidades de cada uno, la estructura política de un país democrático requiere de fuerzas tanto de derecha como de izquierda. Para Colombia es una tragedia no solo la desaparición del Partido Liberal, sino la forma en que se produjo.

El Partido Liberal había abandonado su condición de respetuoso de la legalidad cuando las maniobras ilegales que  llevaron a que el Consejo de Estado sentenciara “… se vulneraron gravemente los valores e intereses colectivos relacionados con la moralidad administrativa; con fines contrarios a los estatales, por parte del Partido Liberal Colombiano; con violación de los principios constitucionales; la violación de la moralidad iniciada por la Dirección Nacional Liberal, actuando contra el principio democrático”

Perdió sobre todo su ideología al eliminar a los sectores sociales y abiertos de cualquier presencia o participación en los órganos directivos y administrativos, dejando en las manos exclusivas de los políticos el manejo de todos los aspectos del Partido.

Concordante con ello se creó una estructura orgánica autocrática en la cual el director ejerce como dictador atribuyéndose la capacidad de hacer todos los nombramientos, de decidir sobre todos los recursos, de expedir todos los avales, en una palabra acabando con la condición democrática y pluralista que el partido liberal más que cualquier otro defendía.

Pero ahora lo que parece inminente es que si el Dr. De la Calle no logra 780 000 votos el Partido se encontraría obligado a restituir los 8900 millones que le fueron adelantados en principio para ser cruzados con la reposición de 5600 pesos por voto. Incluso si logra ese porcentaje mínimo que establece la ley, se verá obligado a devolver sumas superiores a los 4000 millones de pesos.

A la destrucción ideológica, orgánica, ética y electoral parece adicionarse la quiebra económica. ¿responderá alguien por esto?

 https://www.las2orillas.co/todos-pendientes-del-primero-pero-que-pasa-con-el-ultimo/

 

18.18.-DIVISIÓN LIBERAL DESPUÉS DE LA DEBACLE ELECTORAL DEL DOMINGO

Nueve congresistas con Serpa y Velasco a la cabeza no firmaron la carta de respaldo al jefe del partido. Estarían cocinando el acercamiento de los rojos a Petro, en contravía a Gaviria

 Solo una hora después del cierre de las urnas este 27 de mayo y tras el estrepitoso fracaso electoral del candidato liberal Humberto de La Calle, las baterías anti gaviristas lideradas por Juan Fernando Cristo pidieron la cabeza del jefe único del partido, a quienes algunos en esa colectividad señalan como directo responsable de la debacle.

De inmediato representantes y senadores empezaron a comunicarse desde las regiones y algunos como el barranquillero Mauricio Gómez Amín tomó vuelo rumbo Bogotá para liderar la defensa del expresidente como jefe único del Partido Liberal. La carta de respaldo de la clase política a Gaviria no tardó en salir muy en la mañana de este 28 de mayo cuando 40 de los 49 parlamentarios liberales rubricaron el documento.

28 may 2018.-Los nombres de los faltantes coinciden con sus posiciones política que impulsaban la unión de los liberales con la Coalición Colombia en la primera vuelta a la que se le atravesó el expresidente Gaviria. Los nueve congresistas que no firmaron son: Horacio Serpa, Guillermo García Realpe, Luis Fernando Velasco, Jaime Durán, Andrés Cristo, Lidio García, Julián Bedoya, Carlos Ardila, Ángel Gaitán y Juan Diego Echavarría y estarían más cerca de las posiciones de Gustavo Petro que de las de Iván Duque, cuyo apoyo para éstos sería inaceptable.

Pero no piensa lo mismo el jefe del partido, el expresidente César Gaviria. Aunque se la jugó con unas maniobras que al final no le salieron bien para que Humberto de La Calle, exministro de Gobierno durante su presidencia, fuera el candidato del Partido Liberal, nunca se aplicó a fondo en la campaña y cuando la encuestas empezaron a marcar negativamente se destaparon rumores de posibles apoyos liberales a Iván Duque. Una posición que comparte una parte del Partido que estaría empujando a apoyar al candidato del Centro Democrático así resulte impensable la foto entre los expresidentes Álvaro Uribe y César Gaviria.

Lo cierto es que la presión de Simón Gaviria hacia el lado de Duque es de público conocimiento y se sabe que ya hubo contacto de César Gaviria con Duque. Mientras de otro lado, se sabe que Juan Fernando Cristo está mucho más cerca de las posiciones de Gustavo Petro y muy específicamente en lo referente al tema de la paz. Defendió en su momento la alianza con Fajardo y la Coalición Colombia a la que finalmente se le atravesó precisamente César Gaviria.

También se sabe ahora que Petro venía, a través de las líneas afines del movimiento de los verdes, coqueteando a Claudia López y Angélica Lozano, quien fue concejal de Bogotá con el progresismo, a través del senador Luis Fernando Velasco, quien está más cerca de ellas que de las directivas liberales.

Nadie quiere quedarse por fuera de un gobierno y eso lo tiene claro Gaviria quien, según los disidentes liberales, se está jugando más el futuro de su hijo Simón que del propio Partido Liberal, y el renacer de Simón se daría solo con un Iván Duque como presidente.

https://www.las2orillas.co/division-liberal-despues-de-la-debacle-electoral-del-domingo/

 

17.18.-PETRO: TEORÍA Y PRÁCTICA – Antonio Caballero

Petro tiene un temperamento autoritario, inocultablemente de derechas, inspirado en el “cesarismo democrático” que inventó un intelectual lagarto en Venezuela para justificar la larga tiranía de Juan Vicente Gómez. y así lo confirma su anunciada convocatoria de una Asamblea Constituyente.

Lo malo del candidato presidencial Gustavo Petro no es su programa, que es probablemente el más atractivo –o el que a mí más me atrae– aunque no el más serio: es un programa para cuarenta años de gobierno, y lo único que han tenido de bueno los gobiernos en Colombia es que por lo general han durado poco tiempo. Los más largos –el de Santos, el de Uribe, o el de Núñez por interpuestas personas en el siglo XIX– han sido más dañinos. Lo que no me gusta
de Petro es su manera de ser. Petro es Petro. Y eso es lo malo que tiene Petro, un político megalómano que de sí mismo habla en una admirativa y mayestática tercera persona.

Lo malo de Petro no es su teoría: sino su práctica. La que le conocimos en sus años de alcalde de Bogotá, de ineptitud y de rencor, de caprichos despóticos y de autosatisfacción desmesurada. Su arrogancia, su prepotencia. Su personalidad paranoica de caudillo providencial, mesiánico, señalado por el Destino para salvar no solo al pueblo de Colombia de sus corruptas clases dominantes sino al planeta Tierra de su destrucción y a la especie humana de su extinción.

Sus iniciativas de gobierno, que no eran populistas, como dicen, sino simplemente demagógicas: el arbitrario cierre de la plaza de toros bajo pretextos caricaturescos de “lucha de estratos” entre ricos y pobres; la compra de los inservibles camiones de basuras de segunda mano sin licitación ni consulta.

Casi no lo conozco personalmente, pese a haber tenido durante tres años bajo su alcaldía un programa de televisión en Canal Capital; pero sé de su incapacidad para tener o conservar amigos: lo han denunciado como tramposo y desleal sus compañeros del M-19 (Antonio Navarro, Daniel García Peña), y los del Polo Democrático (Carlos Gaviria, Jorge Robledo, Clara López), que se sintieron todos engañados por él en su voraz ambición personalista. Reclamándose del pueblo, por supuesto, como es lo propio de los demagogos.

Fue, eso sí, un gran parlamentario, que hizo en el Senado magníficos debates de denuncia y de control político. Sabe hablar. Por eso es también el más hábil y el mejor de los candidatos en los debates televisados, tanto en las respuestas como en las propuestas. Pero es que encarnadas en su persona no creo en esas propuestas: no me parece que Gustavo Petro sea una buena persona, sincera y franca. Más bien lo veo como una mala persona, aunque se haya engalanado –de raponazo– con el indecente autoelogio de proclamar que sus candidatos al Congreso representan “la decencia”. No le creo ni “el amor” de que tanto habla. Ni “el saber” que pretende transmitir. Ni “la humanidad” que campea en los nombres de sus campañas. Todo eso me parece ficticio e impostado. Petro no inspira confianza.

Lo hizo mártir el procurador Ordóñez al destituirlo arbitrariamente de la alcaldía: un fanático a cuya elección por el Congreso él mismo había contribuido persuadiendo a sus colegas del Polo de que votar por tan conspicuo representante de la extrema derecha demostraba que el Polo no era de izquierda. Y en su caso personal es cierto que no lo era: aunque se pretenda de izquierda, Petro tiene un temperamento autoritario, inocultablemente de derechas, inspirado en el “cesarismo democrático” que inventó un intelectual lagarto en Venezuela para justificar la larga tiranía de Juan Vicente Gómez, y que copiaron luego Hugo Chávez y Nicolás Maduro, en nombre, por supuesto, del pueblo. Y así lo confirma su anunciada convocatoria de una Asamblea Constituyente si gana las elecciones. Como las que han convocado todos los aspirantes a dictadores que ha tenido Colombia: Bolívar, Mosquera, Núñez, Reyes, Gómez, Rojas.

Porque Petro gusta de equipararse con los mártires: en sus discursos del balcón de la alcaldía se comparaba con Sucre, Uribe Uribe, Jorge Eliécer Gaitán; y ahora clama en las plazas: “Todo candidato que no es de la clase política tradicional ha sido asesinado. No hay excepciones”. Pero se parece más a su tocayo el general Gustavo Rojas Pinilla, golpista dictador y jefe de la Anapo, de cuya pintoresca y demagógica “dialéctica de la yuca” copia su propia “dialéctica del aguacate”.

Me sucede a mí con Petro lo mismo que le pasaba hace un siglo largo a don Miguel Antonio Caro, que lo resumía así: “De los liberales me apartan las ideas. Y de los conservadores las personas”.

https://www.semana.com/opinion/articulo/gustavo-petro–teoria-y-practica-por-antonio-caballero/567811

17.18.-COLOMBIA: ESPERAR LO MEJOR, PERO ESTAR PREPARADO PARA LO PEOR – Fernando Dorado

“La realidad siempre supera la ficción”.

Después del 11 de marzo/2018 la campaña electoral que lidera Gustavo Petro, candidato de la Colombia Humana, ha tomado la delantera en Colombia. Suma preferencias, llega a nuevas audiencias y rompe los techos de resistencia que pronosticaban los medios. Aunque las encuestas lo ubican detrás de Duque –el que señaló Uribe– el ex alcalde de Bogotá es el candidato con mayor poder de convocatoria y el que aglutina las miradas y expectativas de la opinión pública.

En el último mes y medio ha llenado –una tras otra– numerosas plazas de ciudades intermedias y capitales de departamentos en una especie de “campaña admirable”; multitudinarias y festivas concentraciones ciudadanas muestran el entusiasmo desbordado de sus seguidores. Es el fenómeno político del momento. En los debates televisivos con otros aspirantes, ha mostrado su preparación académica, excelente capacidad comunicacional y gran consistencia conceptual.

En las siguientes tesis intento demostrar que no estamos frente a cualquier evento electoral; hoy la situación de Colombia es inédita y algo especial. Lo que ocurre no se había visto desde las épocas de Gaitán y supera –por la facilidad de las comunicaciones actuales– lo realizado por otras figuras de izquierda. Muchos analistas y estudiosos empiezan a reconocer que estamos presenciando algo más que una simple y rutinaria sucesión presidencial. ¡Puede ser histórico!

Es la irrupción de un proceso social y político con raigambre popular que cuenta con un movimiento, un líder y una propuesta. Aglutina acumulados de décadas de resistencia al modelo de desarrollo imperante que por la interferencia del conflicto armado no se habían expresado plenamente; tiene un candidato con calidades excepcionales y experiencia demostrada; y un programa parcialmente construido en el gobierno de la capital de la república que en su área metropolitana aglutina a la quinta parte de la población colombiana (10 millones de personas).

Petro y su gente enfrentan a la oligarquía más rancia, conservadora, experimentada y criminal de América Latina; arrodillada y servil a los intereses estadounidenses. Esa casta dominante ha logrado presentar ante el mundo su régimen político corrupto, excluyente e injusto, como si fuera un ejemplo de democracia. Petro aspira a gobernar uno de los países con mayor desigualdad del planeta, en medio de los esfuerzos por terminar una guerra de 70 años que fue –en verdad – una contrarreforma agraria violenta y armada que despojó de sus tierras y desplazó hacia centros urbanos a más de 6 millones de campesinos y habitantes rurales (indígenas, negros y mestizos).

Es un país que a pesar (¿o gracias a?) de la guerra y la presencia desde hace cuatro décadas de la economía del narcotráfico (coca, marihuana, amapola) ha logrado convertirse en la 4ª economía de la región latinoamericana después de Brasil, México y Argentina. Allí, han surgido conglomerados financieros que se lucran de la situación estratégica del territorio, la expoliación de sus inmensas riquezas naturales, la sobre-explotación de sus habitantes y la canalización de recursos de la narco-economía, y con base en ello, han construido alianzas con empresas transnacionales que les garantizan importantes inversiones en América Latina, EE.UU. y Europa.

A esa realidad se enfrenta un pueblo que va reviviendo legados y reconstruyendo esperanzas; en ese empeño están gentes sencillas que se apoyan en ese valiente dirigente; en ese tremendo reto está involucrado un líder que se ha hecho en medio de las contingencias de un país que sueña con salir de las tinieblas; en esa tarea está empeñada una ciudadanía que quiere superar las actitudes y costumbres coloniales impuestas a la fuerza y con engaños por unas clases dominantes obtusas y excluyentes. Y en el núcleo de ese movimiento están las nuevas generaciones que se niegan a soportar tanta calamidad e injusticia.

Ideas para el análisis de coyuntura (hipótesis, tesis y propuestas)

  1. El imperio estadounidense y la oligarquía colombiana –en este instante de la vida global, regional y nacional– harán hasta lo imposible para impedir que Gustavo Petro sea el presidente de Colombia. Esta afirmación no se hace al estilo “neo-zapatista” (Sub-Comandante Galeano o Marcos, ver: https://bit.ly/2r6e26W)por cuanto no tiene la intención de desestimular el esfuerzo y el entusiasmo electoral que existe en Colombia. Al contrario, ¡hay que empujar con toda!
  2. México y Colombia son las cabezas principales del más brutal colonialismo heredado desde siglos atrás (Alianza del Pacífico); la llegada de políticos progresistas a los gobiernos de esos países atenta contra los intereses del Imperio, mucho más frente a la guerra geo-económica que hoy libra con China y Rusia y la situación conflictiva con América Latina, especialmente en Venezuela y Brasil. Un triunfo electoral alternativo en esos países puede generar un ambiente de positivismo popular y progresista en todo el continente que no le conviene para nada al establecimiento estadounidense. Pero también, para la oligarquía colombiana tal eventualidad es una verdadera pesadilla dado que tiene tras de sí una enorme cadena de crímenes (asesinatos, corrupción, podredumbre) que quiere ocultar y enterrar. Ellos saben que Petro no es un político manejable y están seguros que es un peligro para sus intereses como lo afirmó el escritor Mario Vargas Llosa, connotada figura de las derechas iberoamericanas (https://bit.ly/2GyNK4s).
  3. Antes que Petro empezara a crecer y a desencadenar la “ola” ciudadana y popular que está en desarrollo, el grueso de la casta dominante estaba convencida que al derrotar a las Farc, toda la izquierda y los sectores populares no iban a tener capacidad de reacción inmediata. Así, ellos parecían dispuestos a aceptar fórmulas de gobierno “moderadas” como las de Sergio Fajardo, aunque sospechaban (y temían) que un triunfo de él, a pesar de su “tibieza”, podría alentar en lo inmediato la aparición de nuevas fuerzas democráticas. Los ideólogos de las castas dominantes no previeron lo que hoy se está presentando pero tienen detrás asesores gringos (y a otros como J.J. Rendón) para diseñar estrategias “no convencionales” para este tipo de emergencias.
  4. Hoy la situación es cualitativamente diferente. Lo que se puede dilucidar es que una buena parte del pueblo se había deslindado instintiva y espontáneamente de las Farc y en general de las guerrillas, y lo había hecho en contravía a las fuerzas de izquierda. Por ello, la derrota del SI en el Plebiscito (02.10.2016), no fue asimilada por esos amplios sectores populares como una derrota sino como un triunfo de los escépticos y críticos de esa falsa paz.

Tanto las “izquierdas” como las derechas leyeron mal esos resultados; en realidad lo que había por dentro, por debajo y subterráneo, era una justificada inconformidad y un rechazo a la demagogia pacifista de Santos, a la politiquería anti-pacifista de Uribe y al triunfalismo de las Farc y de la izquierda “fariana”. Ese inconformismo e indignación latente es la que se expresa y desencadena ahora y utiliza para ello la única “válvula de escape” que existe que es la candidatura y la campaña electoral de Petro.

  1. Hay varios hechos que nos llevan a pensar, a prefigurar, que se está preparando un nuevo acontecimiento –un complot criminal– como los llevados a cabo en 1948 y 1970. Un fraude electoral monumental no solo para impedir un gobierno de Petro sino, principalmente, para provocar una situación excepcional y tratar de liquidar el “proceso de cambio” que en Colombia recién está en sus inicios (a pesar de todas las experiencias y fuerzas populares y “revolucionarias” que existen pero que están dispersas y desorganizadas). El magnicidio del candidato también debe estar en esa agenda pero es posible que no lo consideren necesario en una primera instancia, aunque uno no sabe a qué atenerse con personajes como Uribe y Santos para los cuales un enemigo puede ser “un buen muerto” (https://bit.ly/2r6gqdF).
  2. Creemos que esa maquinación está siendo diseñada para usar fuerzas mercenarias pero, también, para tratar de estimular y utilizar a algunas bases despistadas “farianas” y sectores del lumpen para generar caos, saqueos, incendios y muertes indiscriminadas. En ese libreto, detrás del complot aparecerían las Farc que estarían “desesperadas”, un ELN y EPL “revitalizados”, y un gobierno venezolano enemigo. Incluso, es posible que involucren a supuestos “agentes rusos” que –de acuerdo a ese relato– estarían actuando en coordinación con las fuerzas de Petro. Es lo que han venido montando y orquestando en todo el mundo, incluyendo los EE.UU., y no es extraño que intenten hacerlo en Colombia. Todo puede suceder hasta que ocurre.
  3. Los siguientes hechos que están en desarrollo son sustento de esa hipótesis: a) Descaradamente han violado los acuerdos y no les importa que los ex-combatientes de las Farc se regresen al monte (lo de Santrich hace parte de ese plan); b) No les interesa la pacificación del ELN, lo han dejado crecer militarmente como ocurre en Catatumbo, Chocó, Nariño y Cauca; c) Hicieron un experimento de cómo se pueden generar saqueos con el caso de las súper-tiendas que supuestamente eran propiedad de testaferros de las Farc (tuvieron que liberar a los dueños); d) Están deslegitimando a la JEP y a todas las Cortes Judiciales; e) Imponen la matriz de la existencia de una violencia generalizada y de una inseguridad sin control, como lo vemos en las fronteras, Medellín y numerosas ciudades y regiones; f) Todos los hechos y rumores que giran alrededor del Consejo Nacional Electoral CNE (entre ellos, las encuestas pagadas y manipuladas, la base ilegal de datos obtenida en las consultas electorales del 11 de marzo) apuntan a generar un clima de incertidumbre y desconfianza en la transparencia e idoneidad del órgano electoral (la verdad convertida en posverdad al servicio del complot para provocar reacciones intolerantes y masivas); g) Finalmente, la estigmatización de Gustavo Petro como un político “castro-chavista”, ahora con la ayuda de otros sectores políticos como los de la Coalición Colombia (y a veces, con la colaboración inconsciente del mismo candidato y de sus seguidores que en medio de su entusiasmo desmedido o desbordado les ayudan en ese propósito).
  4. El triunfalismo de las Farc que las llevó a la situación actual es fruto también de oscuras manipulaciones. La infiltración de sus filas está saliendo a relucir actualmente (caso de Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez). Una parte de los dirigentes y de sus mandos medios, con el argumento de impulsar la lucha civilista y electoral, se vienen acomodando al sistema y envían –tal vez sin querer– un mensaje negativo a sus bases. Los desmovilizados en las regiones, sometidos a los incumplimientos del gobierno se imaginan a sus dirigentes disfrutando de la gran vida y reaccionan negativamente ante ese hecho. La desbandada se generaliza y el gobierno la estimula. La minoría de los dirigentes, los más radicales e insatisfechos con los resultados del llamado “proceso de paz”, saben que cometieron muchos errores pero no saben qué hacer. Están frente a una trampa de dos cabezas: el acomodamiento o la muerte (o la cárcel, o volverse al monte, o la clandestinidad). Como dijo Márquez: “Hoy valemos huevo” para el establecimiento; después de la entrega de armas el Estado colombiano en su conjunto les ha incumplido en casi todo (https://bit.ly/2HqN8xp)“Han cumplido más las FARC que el gobierno” dijo Ingrid Betancurt (https://bit.ly/2vXJ1Yw
  5. Ese triunfalismo también se nota en las filas de Petro. La mayoría de sus “dirigentes” creen ingenuamente –fruto del “cretinismo parlamentario” que se impuso desde 1991– que la oligarquía va a respetar su falsa democracia y no han asimilado los hechos de perfidia que denunció Jesús Santrich antes de ser encarcelado con pruebas prefabricadas por la DEA y violándole todos sus derechos jurídicos (https://bit.ly/2A6uhGW)Esos dirigentes no son conscientes de la gravedad de lo hecho con las Farc; no lo relacionan con lo que acaba de pasar con ex presidente Lula y Cristina Kirchner; menos lo identifican con los golpes de Estado que sufrieron los presidentes Manuel Zelaya en Honduras y Fernando Lugo en Paraguay en donde acaban de repetir un fraude; y ni siquiera están enterados de los intentos desestabilizadores contra Correa y Evo pero que no lograron coronar. Pero tampoco han evaluado en toda su dimensión lo que hicieron con el mismo Petro en la Alcaldía de Bogotá, que no fue poca cosa (persecución, destitución ilegal y guerra psicológica con Procurador a bordo, terrorismo mediático, acoso financiero, cerco y engaños del gobierno nacional, etc., etc.). ¿Para qué más evidencias?
  6. Todo lo anterior ha estado traspasado por la campaña de desprestigio de la necesidad de una verdadera organización de los pueblos y de los trabajadores para lograr sus metas. Impusieron a nivel mundial la matriz ideológica de que el “partido leninista” es el germen del autoritarismo ortodoxo de izquierda y, con ello, han logrado hacer creer que no hay necesidad de organización, que la multitud espontáneamente va a lograr o hacer los cambios sin más que su voluntad. Claro, ellos, los poderosos capitalistas sí están organizados al más alto nivel, cuentan con inteligencia especializada (tanques de pensamiento, centros de planeación estratégica, clubes y núcleos de poder plutocrático), tienen mandos militares estrictamente coordinados, usan omnipotentes medios de comunicación, y lo principal, saben el valor que tiene estar organizados y preparados para la guerra. Saben qué es una guerra y que la lucha política es una verdadera guerra.
  7. La pregunta del millón es ¿Qué hacer? Si no se está preparado para enfrentar un complot de ese tamaño, si no se tiene claridad y si no existe aunque sea una mínima organización, se cae fácilmente en la trampa. Sin previsión la respuesta va a ser inducida. La principal tarea es ser consciente de esa posibilidad, tener presente la naturaleza de los enemigos, y por consiguiente, hacer todos los esfuerzos por desenmascarar y evitar la maquinación antes de que ocurra. El fraude electoral en Colombia es lo normal y rutinario como lo afirma Ariel Ávila en su última columna de la revista Semana titulada “Así se roban las elecciones en Colombia” (https://bit.ly/2HT6U8p). Para tratar de impedir el fraude y responder al reto hay que organizar una fortísima y especializada estructura electoral, en cada mesa y en cada rincón de Colombia y en el exterior. Pero para enfrentar la provocación, el complot para generar violencia e implicar a las fuerzas progresistas, hay que tener preparadas y listas unas orientaciones prácticas para aislar los núcleos de violencia. Sólo con máxima disciplina, paciencia democrática, templanza ante la provocación, una vertical actitud civilista y un diseño comunicacional autónomo, se podrá hacer evidente el fraude y neutralizar el complot terrorista-golpista orquestado por el mismo establecimiento. Solo la conciencia de que ello puede ocurrir, como ya ha pasado antes, nos puede preparar masivamente para diseñar la estrategia correcta.
  8. Y no olvidar lo principal: El triunfalismo es resultado de no estar preparado para el triunfo o para la derrota. La confianza desmedida en las propias fuerzas y la insulsa subestimación de la capacidad del contrario, es una combinación letal que lleva al fracaso.

No podemos olvidar la historia. El pueblo colombiano está avanzando a pasos agigantados pero son los dirigentes los que debemos colocarnos a la altura de nuestras responsabilidades.

Fernando Dorado

Veterano activista social y sindicalista colombiano.

Fuente:

https://aranandoelcieloyarandolatierra.blogspot.com.es/

http://www.sinpermiso.info/textos/colombia-esperar-lo-mejor-pero-estar-preparado-para-lo-peor

16.18.-NO QUIERO SER MINISTRO – Salomón Kalmanovitz

Yo no lo escuché, pero me dijeron que Petro consideraría mi nombre para ser su ministro de Hacienda. También afirmó que ambos éramos keynesianos y que compartía mis posiciones sobre impuestos progresivos, la necesidad de hacer un nuevo catastro y que la gran propiedad rural pagara prediales justos a los municipios. Yo le agradezco su confianza y me hace sentir mejor que un candidato tan popular presente estos temas en el debate público. Recuérdese mi berrinche de hace unas semanas, en reacción al hecho de que mis propuestas razonables no son escuchadas.

13 may 2018.- Debo aclarar entonces que mis preferencias electorales no están de su parte. En mi larga y frustrada carrera política he participado en el trotskismo durante los años 70 del siglo pasado y acompañé a Antanas Mockus y Sergio Fajardo en sus campañas electorales de 2006 y 2010. Comparto con ellos la visión de una Colombia más justa y educada, en especial sus apreciaciones sobre las grandes fallas de las instituciones colombianas que requieren de una profunda reforma política que debilite el clientelismo y ataque la corrupción.

En esta ocasión me atrae en especial el programa de Fajardo de educar desde los infantes más pequeños y su priorización de la educación sexual de los jóvenes para contener el embarazo adolescente, que frustra las vidas de tantas personas. También me parece que tiene un compromiso fuerte con la ciencia y la educación superior pública, ampliando sus presupuestos y sobre todo la calidad de la última. Cuando fue gobernador de Antioquia tuvo que trabajar con los raquíticos presupuestos que padecen todos los departamentos y logró desplegar acciones de amplio impacto cultural y educativo, mediante competencias entre municipios que se movilizaron para mejorar sus capacidades educativas.

Fajardo también se muestra de acuerdo en que las personas más ricas paguen mayores impuestos, al tiempo que reconoce que las empresas y las nóminas están sobrecargadas. Insiste sobre la necesidad de hacer un nuevo catastro multipropósito que verifique el valor de la propiedad y que esta pague impuestos acordes, que oxigenen los precarios presupuestos municipales y animen su vida política. Así mismo, sus propuestas en macroeconomía son las más responsables, pues no se pone a regatear con la regla fiscal. Le presta atención a la equidad social, de género y a la desigualdad del desarrollo que favorece a unas regiones, mientras otras se quedan rezagadas. Propone programas específicos como “jóvenes con futuro” y atención para madres en situación vulnerable, mientras que la educación se torna en el factor igualador de oportunidades.

Me parecen claras sus propuestas en materia de innovación, emprendimiento y diversificación de la canasta exportadora que requiere de acompañamiento técnico y transferencia de conocimiento, todas de nuevo relacionadas con la educación y con un Estado más fuerte y eficiente que provea los bienes públicos que demanda el desarrollo económico y social del país. Hay un reconocimiento en su programa de la diversidad territorial del país y de que cada región tiene unas necesidades peculiares que hay que atender.

Así las cosas, mi apoyo va para Sergio Fajardo en la próxima contienda electoral. No tiene que considerarme para ser ministro de Hacienda, pues tengo limitaciones de edad y, más importante, de energía para desempeñar adecuadamente tan pesado cargo.

 https://www.elespectador.com/opinion

Nota Altereco.- La propuesta es muy sesuda puesto que en la administración Petro –si fuese- el kenesianismo populista sería muy bien equilibrado con un kenesianismo monetarista para evitar los encantos en exceso de la demanda monetaria agregada. Los ministros no tienen tope de edad y el oneroso camello lo hacen los vice ministros. El criterio y la línea corren por cuenta del ministro. Dí que sí.                             

15.18.- LEJOS DEL CENTRO – Armando Montenegro

Según casi todas las encuestas, la carrera presidencial se convirtió en una competencia centrada en los dos punteros, Duque y Petro, pero, en contra de lo que esperaban numerosos observadores, no se produjo una mayor polarización, la misma que hubiera terminado por borrar a los demás candidatos.

5 May 2018 .- Varios hechos explican que Iván Duque, líder indiscutible en la actualidad, hubiera dejado de subir e, incluso, en algunas mediciones, que hubiera perdido algunos puntos. (i) Se esperaba, tal como lo aconsejan los estrategas políticos, que después de ganar las primarias, contando ya con el apoyo de sectores conservadores, Duque se hubiera movido hacia el centro para buscar el apoyo de los indecisos y desertores de otras campañas. Esto no sucedió.

El candidato, sorpresivamente, endureció algunos de sus planteamientos relacionados con las libertades individuales, tal vez por la presión de las facciones más duras de la derecha. (ii) Después del intenso miedo que desató el transitorio liderazgo de Petro en las encuestas, un fenómeno que sin duda impulsó la candidatura de Duque, este sentimiento de temor se moderó a partir del momento en que el candidato uribista tomó la delantera y se convirtió en el favorito.

(iii) Durante las últimas semanas, el expresidente Uribe ha tenido un gran protagonismo en los medios en forma de agrias peleas, controvertidas declaraciones y acusaciones de distinta naturaleza. Esto, por supuesto, no le ha favorecido a Duque, quien, por contagio, ha perdido algo de su imagen fresca, alejada de la polarización y los conflictos de los últimos años (Iván Duque hasta ahora ha disfrutado de la cualidad que los franceses le atribuyeron en su momento al candidato Macron: lo que llamaron su “virginidad” política, fruto de la novedad de su figura joven e incontaminada de pasados conflictos políticos).

Después de reconocer que sus propuestas (como la convocatoria a una asamblea constituyente el primer día de su gobierno) alarmaron a amplios grupos de votantes, Petro ha realizado un notable esfuerzo para moderar sus posiciones públicas y emitir señales de mesura y contención con el fin de alejarse de la sombra del chavismo, un esfuerzo que seguramente le ha servido para recortarle algunos puntos a Duque. De todas formas, cuando se ha dejado llevar por el entusiasmo en las plazas públicas, se le ha zafado su bolivarianismo y ha vuelto al lenguaje provocador, como cuando propuso la venta forzada de algunas tierras amenazadas de invasiones por parte de sus seguidores (esta sí, en realidad, una copia exacta de las políticas de Hugo Chávez que arruinaron el campo venezolano).

Como resultado de estas novedades en las campañas de Duque y Petro, entre otras cosas, no se siguieron pulverizando en las encuestas los demás candidatos, quienes, de todas formas, se mantienen lejos de los punteros. Fajardo, por ejemplo, se estabilizó en porcentajes del orden del 12 % – 17 % y Vargas Lleras en cifras del 7 % – 10 %.

A pesar de que Duque y Petro siguen representando visiones opuestas del espectro ideológico, los demás candidatos todavía no han podido convencer a los votantes de que presentan una alternativa de centro, viable y atractiva. Si las cosas siguen como van, por lo tanto, parece inevitable que en la segunda vuelta sus seguidores tendrán que decidir entre las opciones encontradas, ambas, en realidad, alejadas del centro.

https://www.elespectador.com/opinion/lejos-del-centro-columna-754050

 

14.18.-EXTRADICIÓN: ¿PREMIO O CASTIGO? – Mauricio Cabrera

Lo que se ve ahora es la expresión de júbilo o las huelgas de hambre de extraditables en las cárceles de Colombia. 

La extradición fue en una época la principal amenaza contra los narcotraficantes, pero ahora está dejando de ser un arma en la ‘guerra contra las drogas’ para convertirse en un instrumento para premiar o castigar presuntos delincuentes, no por la gravedad de sus delitos, sino de acuerdo a los intereses políticos de gobiernos o jueces.

30 abr 2018.- Para unos, la extradición es ahora casi que un premio, una alternativa para no responder por sus crímenes en Colombia, o en un camino para lograr condenas irrisorias y después de unos pocos años en la cárcel salir a disfrutar sus fortunas malhabidas. Para otros es el castigo por saber demasiado o por no haber aceptado los tratos ofrecidos por los fiscales.

Lejos están los tiempos en que Pablo Escobar decía que prefería una tumba en Colombia a una cárcel en Estados Unidos, y con bombas y ataques terroristas presionaba para que el Estado prohibiera la extradición, como efectivamente lo logró en 1991. Más lejos aún, la época en la que la delación de los cómplices no condonaba el crimen porque se creía en el aforismo aquel de que “Roma no paga a traidores”.

Lo que se ve ahora es la expresión de júbilo y el signo de victoria del narcotraficante alias ‘fritanga’ al montarse al avión que lo llevaría a EE. UU.; o las huelgas de hambre de extraditables en las cárceles de Colombia para que les aceleren su envío al país del norte. O los que antes de ser capturados acá, o asesinados por sus socios, negocian su entrega con la DEA. Prefieren una cárcel en EE. UU. que una tumba en Colombia.

Y están los que usan esas negociaciones con la justicia norteamericana como mecanismo para lograr la impunidad por los delitos cometidos en Colombia. Son aberrantes los casos del exgobernador Lyons, que robó miles de millones de recursos públicos y descansa tranquilo en Miami negociando con cuánta plata se queda. O el de Moreno, el infame fiscal anticorrupción que presiona para que lo extraditen para ser juzgado allá por haber recibido un soborno de 10.000 dólares, y no responder acá por el ‘cartel de la toga’.

El caso más reciente y escandaloso es el del señor Marín, acusado acá de robarse la plata de los contratos del Fondo para la Paz y pedido en extradición por conspiración para exportar cocaína. De manera sorpresiva, le levantan la orden de extradición y viaja a EE. UU. como invitado de ese gobierno para convertirse en supuesto testigo protegido. Allá se quedará con casa, carro y beca, junto con su familia, y nunca será juzgado por sus delitos en Colombia. Tal vez es el premio por haber involucrado a Santrich en el plan.

Por el contrario, la extradición sí resultó un castigo para Mancuso y los demás jefes paramilitares, pero no por haber sido narcotraficantes, porque eso se perdona, sino por saber demasiado de las conexiones de políticos con paramilitares y estar dispuestos a contarlo. Lo similar con los casos anteriores es que nunca se sabrá la verdad de sus atroces crímenes en Colombia ni habrá reparación para sus víctimas.

No tiene sentido oponerse a la extradición por un trasnochado nacionalismo, pero sí se debe exigir que se respete a la justicia colombiana y que los crímenes cometidos en el país no queden impunes por las decisiones de los jueces norteamericanos.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis

 

13.18.-LA VERDAD SOBRE EL TRINO-AMENAZA CONTRA MATADOR – Juan Manuel López

Comencemos por transcribir el texto del trino que vamos a analizar. Fue enviado el xxx y dice: “Matador es un canalla, que falta nos hace Castaño para callarlo”  Lo primero y lo más evidente es que no es una amenaza.

No es una amenaza en el sentido genérico de representar un peligro, ni como tal ha sido entendida o tratada. Se ha presentado como un eventual delito de una persona contra otra como se entiende el campo penal.

Ariel Ortega fue capturado en Cali. /Cortesía.

Pero no lo es en lo formal jurídico puesto que una amenaza implica el buscar un resultado mediante la presentación de una alternativa de causar un daño. Aquí no solo no hay la expectativa de inducir un comportamiento en la persona sujeta del eventual delito, sino no aparece en ninguna forma la posibilidad de que quien suscribe el escrito pueda ejecutar algo para que eso se dé. En otras palabras, amenaza quien busca algo y amenaza con algo que depende de él. No es el caso, ni de lo uno ni de lo otro.

Como lo responde cualquier consulta al respecto: ”Se requiere que la conducta del culpable sea lo suficientemente realista y seria como para considerarla como una verdadera amenaza”..

Como ‘delito informativo’ se configura cuando “El que amenazare a otro … con causarle un mal….” Tampoco coincide con lo que dice el trino.

No es una amenaza tampoco en el fondo puesto que no expresa ni implica un propósito o la intención de realizar o cumplir algo que ni siquiera menciona. Y lo que sugiere no lo plantea como algo que pudiera suceder sino por el contrario lamenta justamente que esto no sea posible.

Pero tampoco se le puede dar el alcance de una amenaza cuando ni es dirigido a la potencial ‘victima’ ni quien lo emite asume como posición personal algo que tenga que ver con su desarrollo.

La razón de estas precisiones no es negar la gravedad del nivel de polarización y de agresividad que muestra este trino. Ni quitarle importancia al significado que realmente puede tener. Pero si situar en el contexto correcto el despliegue que se le ha dado.

Porque repetir que las redes sociales están descontroladas sobraría.

Pero el convertir lo dicho en una amenaza es desfigurar lo que significa una amenaza para utilizar eso en otros campos y para otros propósitos. No se trataba de impedir que la supuesta amenaza se lleve a efecto, ni de destacar lo grave que podría ser que se multiplicaran las amenazas en un país donde la violencia es el instrumento diario para resolver conflictos personales.

Aquí la tergiversación no solo consiste en construir una amenaza que no existe, sino en volver objeto de ella a la libertad de expresión. Esto intentando además reivindicar una categoría superior para la libertad de prensa sobre la misma libertad de expresión, puesto que lo que se hizo con el trino es justamente expresar solo una opinión con lo que no se está violando ninguna norma que limite esa forma de hacerlo.

La solidaridad y el escándalo manipulado por los medios convencionales lo que ha intentado es elevar a una categoría de casi incuestionable lo que tenga relación con algún miembro de la profesión, y al mismo tiempo señalar como peligrosa la competencia, o sea las redes sociales y la apertura a que cualquier individuo pueda acceder al público sin depender de los medios de prensa.

Sobra decir que estoy del lado de Matador; que estoy identificado con sus caricaturas; que considero indeseable ese trino; que sin conocer a quien lo produjo me parece intrascendente lo que diga.

Pero en eso también vale la pena asentar el tema. Darle la categoría de militante activo del Centro Democrático al señor Ortega es subirlo más allá de lo que representa.  Pero claro el decir que un ente anónimo hizo tal pronunciamiento no tendría mayor peso.

Lo que se muestra realmente es que el poder de la prensa tiene tal capacidad de movilización que creó todo un mundo alrededor de algo que no existe; con seguridad más del 80% de los comentarios y posiciones de quienes han expresado su ‘total rechazo’ a las ‘amenazas’ ni siquiera han leído el texto.

13.18.- INDICADOR EXTERNO

12.18.- “SI EL SENADO DICE QUE NO, NO HAY PLAN C”: Angélica Lozano sobre consulta anticorrupción – Redacción Política

Después de haberse hundido en el Congreso en forma de proyecto de ley -Plan A-, este martes, los senadores votarán sobre la conveniencia del mecanismo de participación -Plan B-. De ser aprobado, tendrá tres meses para llegar a las urnas.

Después de una semana de espera, el Senado decidirá este martes el futuro de la consulta anticorrupción y dará su concepto sobre si es conveniente o no someter a votación de los colombianos temas como la disminución del salario de los congresistas, su tiempo máximo dentro del Capitolio y la rendición de cuentas de su gestión, entre otros asuntos presentes en los siete mandatos que, de ser aprobado, tendría este mecanismo de participación.  

17 abr 2018.- Este es el último requisito para que la iniciativa, que recogió más de cuatro millones de firmas, sea una realidad en las urnas en los próximos tres meses. Sin embargo, si se hunde y, una vez más, el legislativo archiva el deseo de los ciudadanos de exigir una política más transparente, podría ser su final. Para Angélica Lozano, representante de la Cámara y una de sus propulsoras, “el Plan A para hacer estos cambios es el Congreso y hundió ocho proyectos. El Plan B es la consulta. Si el Senado dice que no, no hay Plan C. Es un mensaje para los ciudadanos simplemente de ‘de malas, no cambiamos ni nos dejamos cambiar'”.

Como lo afirma Lozano, no es la primera vez que los mandatos tocan las puertas del Capitolio, aunque anteriormente lo habían hecho en forma de proyectos de ley. De hecho, esta fue la primera vía por la que sus promotores comenzaron a impulsarlos. “El 20 de julio de 2014 nos posesionamos y empezamos a radicar varios proyectos anticorrupción. Ese día, por ejemplo, radicamos el de la Silla Vacía, que logramos aprobar en el año siguiente, 2015. Después radicamos muchos, pero se hundieron en la Cámara –tres veces el proyecto de la ley transparencia, dos veces el de límite a reelección, dos veces el de bajarle el salario a los parlamentarios y una vez la ley antimermelada, sin siquiera haber sido debatida”.

En noviembre de 2016 cuando se hundió por segunda vez el proyecto que propone la reducción del salario de los legislativos, Lozano y su equipo se pusieron en la tarea de estudiar los mecanismos de participación en Colombia y, recogiendo los contenidos de los proyectos presentados por diferentes congresistas que tienen que ver con temas anticorrupción, formularon estos siete mandatos:

  1. Bajar el salario a los congresistas y altos funcionarios.
  2. Quitar los beneficios de cárcel especial a corruptos y prohibirles contratar con el Estado.
  3. Contratación transparente con pliegos tipo en todo el país (hoy sólo hay pliegos tipo en infraestructura).
  4. Presupuestos públicos con participación ciudadana a través de audiencias públicas.
  5. Congresistas deben rendir cuentas claras sobre su gestión, haciendo públicas sus gestiones, votaciones e iniciativas.
  6. Hacer públicas las declaraciones de renta e ingresos injustificados de políticos y extinguirles el dominio.
  7. No más atornillados en el poder: máximo 3 periodos en corporaciones públicas.

Lea también: Revive proceso contra Santos por dineros de Odebrecht en sus campañas

Entre enero y julio del año pasado recogieron las firmas. “Esta ha sido lainiciativa con mayor respaldo ciudadano en la historia del país. Tuvimos más firmas válidas que la segunda reelección de Uribe y la inscripción de la candidatura de Vargas Lleras. La gente se unió de todos los partidos, de derecha, de izquierda, de centro, los que votan en blanco y los que no votan. Los ciudadanos están esperando esto, quieren poner la atención en la corrupción de Colombia”, dice Lozano.

No obstante, el Consejo Nacional Electoral se tardó hasta enero de este año para avalarla y, como el Congreso regresó a sesionar en marzo, la consulta tuvo que quedar en espera hasta este martes. De ser aprobada y considerada conveniente, el presidente Santos y el registrador Nacional tendrán ocho días para fijar la fecha dentro de los próximos 3 meses, es decir, la consulta tendrá que realizarse antes del 24 de julio.

https://www.elespectador.com/noticias/politica/si-el-senado-dice-que-no-no-hay-plan-c-angelica-lozano-sobre-consulta-anticorrupcion-articulo-750483

11.18.-LA TRIBUTACIÓN Y EL CENTRO DEMOCRÁTICO- Salomón Kalmanovitz

¿Cuánto pagan efectivamente los consumidores, trabajadores y dueños del capital en Colombia? Según Iván Duque, los empresarios pagan demasiado, pero un riguroso trabajo de Hernán Rincón y Martha Delgado del Banco de la República* establecen algo distinto.

Las tasas impositivas efectivas fueron de 10,7 % de los gastos de consumo de los hogares, 18,6 % de los ingresos del trabajo y el 17 % de las utilidades durante el período de estudio (1994-2016). Además, “la tasa que recae sobre los salarios se ubica por encima de aquella sobre el capital a lo largo de la muestra, excepto a partir de 2015, (y) las contribuciones sobre la nómina representan una carga adicional sobre el trabajo”. No tiene presentación que los trabajadores, que apropian una parte menor de la riqueza social, aporten más al fisco que los empresarios.

Las tasas establecidas en la legislación tributaria son mayores a las efectivas. Los autores destacan que a la empresarial, del 25 %, hay que sumarle la “contribución de renta para la equidad”, CREE, del 9 %, y la sobretasa del 6 %, lo que resulta en una tasa combinada de 40 %. Este es el dato con que Iván Duque denuncia el carácter expropiatorio del régimen tributario colombiano.

La diferencia entre las tasas de ley y las efectivas surge de la existencia de “cuantiosos gastos de consumo e ingresos del trabajo y del capital en la economía que no pagan impuestos, o pagan menos que lo que deben”, a base de beneficios tributarios, elusión y evasión, de los que sabe mucho el jefe de Duque.

Los impuestos a las empresas que recaudó Colombia en 2016 fueron 19,3 % del total, comparado con 9 % para el promedio de la OECD; sin embargo, los impuestos sobre la riqueza de los individuos acá no llega a 3 % del recaudo, siendo el 25 % en los países de la OECD. El ajuste necesario y justo pasa por aumentar el impuesto a los más ricos, obviamente, y no reducirlo aún más como lo ordena el programa del Centro Democrático que Duque repite como un zombie.

Si el capital extranjero decidiera invertirse en los países que cobran menos impuestos a la renta, Colombia sería uno de los países más atractivos del mundo. No obstante, es uno de los más rezagados. Otros países cuentan con recursos humanos educados, centros de investigación e innovación, infraestructuras adecuadas, mercados internos grandes y expansivos, gobiernos fuertes y eficientes, y seguridad.

Durante las dos administraciones Uribe, la tributación sobre el consumo pasó del 10,4 % en 2003 al 12 % en 2010 (aumento de 1,6 % efectivo), la de los salarios de 17 % a 22 % (5 % de aumento) y la de las ganancias de 16,3 % a 16,5 %, sólo 0,2 % de aumento, aunque en algunos años las mordió el impuesto de guerra que fue temporal. Se trató de una mezcla que aumentó mucho la desigualdad social. En 2016, después de dos reformas tributarias de Santos, los impuestos al consumo eran de 11 % (antes del IVA del 19 %), los que castigaban los salarios eran de 20 % y las sociedades tributaban casi el 22 %. A pesar de eso, el déficit fiscal en 2017 ronda los $32 billones y la deuda pública es agobiante.

El señor Duque ha prometido irresponsablemente que no seguirá la regla fiscal. No ha querido explicarnos qué va a hacer si reduce impuestos: ¿tumbará el gasto público y/o aumentará el déficit del gobierno?¿Se endeudará más a tasas de interés prohibitivas?¿Debilitará la capacidad estatal y su provisión de bienes públicos?

https://www.elespectador.com/opinion/la-tributacion-y-el-centro-democratico-columna-748863

 

10.18.-SENTENCIA PECAUT: “LOS COLOMBIANOS VIVEN CONVENCIDOS DE QUE SU PAÍS ESTÁ CONDENADO AL FRACASO” – Linda Rueda

El sociólogo francés Daniel Pécaut habló para El Espectador sobre la polarización que vive el país, resultado de la incapacidad de los colombianos para proyectarse hacia el futuro y para verse como una nación.

 Foto: Linda Rueda De la Hoz- El Espectador Daniel Pecaut. 

En el lobby de un hotel en el centro de Bogotá, tuve la oportunidad de dialogar con Daniel Pécaut, el sociólogo francés, de 83 años, que ha dedicado toda una vida al estudio de la política y las transformaciones sociales en Colombia.

Antes de iniciar la entrevista, pidió un aguardiente, bebida que conoció en Antioquia y que, según dice, “le hace hablar mejor”. Y aunque el mesero, sin entender su español, le llevó agua en vez del licor, me respondió con fluidez las preguntas que le hice. Entonces, hablamos sobre los cambios que ha vivido el país, la fragmentación del mismo, los acuerdos de paz, el asesinato de líderes sociales y la corrupción reinante. (Lea también: Elecciones en Colombia: entre la polarización y las redes sociales)

1 Abr 2018.-  Un cuestionario basado en libro que había leído recientemente: “Daniel Pécaut, en busca de la nación colombiana”. Obra en la que, a través de la conversación entre Pécaut y su amigo colombiano, Alberto Valencia Gutiérrez, doctor en Sociología y quien ha traducido al español algunas de sus obras, se reconstruye la vida personal y académica del francés.

Daniel Pécaut en Colombia

Pécaut llegó a territorio colombiano, en 1964, motivado por el inicio de una investigación sobre la clase obrera en esta región del mundo. “Yo quería trabajar sobre América Latina y me ofrecieron la posibilidad de venir a Colombia, país que en Francia no se conocía”.

Se encontró con una Colombia “todavía muy provinciana. Quizá el país menos cosmopolita de América Latina. No había llegado casi inmigración extranjera y La Violencia (periodo comprendido entre 1946 y 1965) había significado un encerramiento sobre sí mismo”.

Durante ocho años, visitó el país una y otra vez para cumplir las citas con sindicalistas, empresarios, abogados, políticos y todo aquel que pudiera aportar a su investigación. En 1973, cumplió la misión que le fue asignada. Publicó Política y sindicalismo en Colombia, trabajo con el cual ganó reconocimiento en el medio académico. A partir de allí, Colombia se convirtió en su principal objeto de estudio.

“En Colombia ha habido momentos como La Violencia, el asesinato de Gaitán, el Bogotazo, que son momentos fundadores. Pero son momentos que no fundaron nada”.

 P.- ¿Qué cambios positivos y negativos destaca de la Colombia de este siglo respecto a la de finales del siglo pasado?

– El crecimiento, la mundialización del país. Colombia era totalmente rural, con vecinos, con presencia de los gamonales, como se decía en ese momento. Ahora es un país urbanizado, con un nivel de educación muy superior y, además, en los últimos años ha adquirido un nivel de crecimiento y transformación que vas a ver en las principales ciudades como Medellín, Cali y Bogotá. Sus avenidas, calles, sus edificios sumamente ricos y elegantes.

P.- ¿Y cambios negativos?

– Este país ha vivido catástrofes, los años de La Violencia, entre los años 1946 y 1965, que no solo dejaron muchos muertos, sino años en los que cerraron el camino hacia la modernidad, otra vez. Y, por supuesto, en los últimos años, el conflicto armado con todos sus aspectos de delincuencia organizada, narcotráfico, la corrupción, etc.

P.- ¿Qué consecuencias dejan esas catástrofes?

– Momentos muy fuertes en la historia de otros países han generado grandes acontecimientos, revoluciones, golpes de estado sumamente fuertes. Aquí casi no acontecen ese tipo de cosas, sino que hay una ilusión de que todo está estancado.

Siempre me ha parecido que en Colombia hay mucha dificultad de los mismos colombianos para pensar que el país cambiaba; es decir, no ven sino todo lo negativo, convencidos de que viven en un país condenado al fracaso. Es una concepción mítica del tiempo, como la de García Márquez, siempre acontece lo mismo. A veces surge otra mirada, pero siempre una mirada hacia atrás.

En Colombia ha habido momentos como La Violencia, el asesinato de Gaitán, el Bogotazo, que son momentos fundadores. Pero son momentos que no fundaron nada. En otros países, esos grandes acontecimientos desembocan en nuevos imaginarios, nuevas visiones hacia el futuro, nuevas utopías. Aquí, muy poco. Las utopías que hay son siempre revolucionarias a corto plazo, pensar que se puede cambiar todo a través de las armas, cosas de grupos limitados que no alcanzan realmente a impactar sobre el conjunto de la gente. Hay una incapacidad de pensar el tiempo en el futuro.

Precisamente, eso incide en el hecho de que sobre el acuerdo de paz haya muchas dudas, tanto escepticismo. A veces, tonto rechazo. Aunque por muchas razones, una de las principales es la incapacidad de proyectarse hacia el futuro.

“En los últimos 30 años, Colombia se ha beneficiado del conflicto armado”.

 P.- ¿Esa falta de visión hacia el futuro y del surgimiento de nuevos movimientos reivindicativos, tiene que ver con el miedo?

– Yo creo que fueron pocos los momentos en los cuales surgieron movimientos reivindicativos importantes, primero, porque La Violencia acabó con las organizaciones sindicales y campesinas; y segundo, por el conflicto armado, el narcotráfico y la acción represiva contra los movimientos sociales autónomos.

Lo que digo es que el país ha cambiado totalmente, se ha secularizado. Ya la iglesia no tiene la misma influencia que tenía antes, ha avanzado en muchos campos, se ha abierto hacia el exterior, ya lo conocen, no es un país encerrado en sí mismo. De los países de América Latina, a pesar de todo, Colombia atrae inversiones, es un país de mucho futuro. (Lea también: Acciones colombianas comienzan a atraer la atención de inversionistas extranjeros)

Pero la mayoría no quiere creerlo y eso se debe, en parte, al hecho de que en muchos años, especialmente, tanto La Violencia como el conflicto armado, han aplastado las posibilidades de reivindicación social.

P.- Decía que esa era una de las razones principales por las que los colombianos tienen muchas dudas sobre los acuerdos de paz con las FARC. ¿Cuáles serían las otras razones?

En los últimos 30 años, Colombia se ha beneficiado del conflicto armado. Se ha beneficiado de que el conflicto tocara algunas zona diferentes a las ciudad, salvo el caso de Medellín y otras. Se ha beneficiado del aplastamiento de las posibilidades de ver surgir movimientos. El conflicto hacía que el país pudiera mantener su alto nivel de desigualdad.

De ahí el susto de mucha gente frente al acuerdo. El miedo frente a la posibilidad de que se vea, de manera muy clara, cómo en algunos sectores como el agrario, a pesar de que el país no tiene la misma población de antes, no ha habido cambios profundos. Y ahora se ve en las medidas previstas de los acuerdos de la Habana, medidas que me parecen muy moderadas, ni siquiera es una transformación radical del campo. Pero la gente se muere del susto, porque hace años muchos ciudadanos viven con esa tranquilidad gracias al conflicto armado.

Además, este país nunca ha tenido una visión de sí mismo como una nación, un conjunto. Una nación no significa que todos estén de acuerdo, pero sí con desacuerdos que se traten de manera democrática.

En los años 30, hubo una división partidista que afectó a Colombia hasta 1980. Después, surgió la división que viene de la izquierda, que se definió durante mucho tiempo por esa visión de la combinación de todas las formas de lucha o ese tipo de cosas. Quien se atreviera a decir que ese no era el camino, lo clasificaban como de derecha. Y vemos cómo ahora el acuerdo da lugar una división muy profunda y cuando no, a un escepticismo, al miedo.

Pensando el conjunto del país y en términos de “simbólica nacional”, Colombia lograría proyectarse hacia el futuro”.

P.- ¿A esto último es a lo que usted llama la falta de la “simbólica nacional”, la fragmentación del país?

Cuando digo “simbólica nacional” no pienso en nacionalismo, sino en algo que hace parte de los sistemas democráticos, formas de oposición política, de desacuerdos, pero dentro de una visión en la que varias corrientes pertenecen a un mismo conjunto.

Pensando el conjunto del país y en términos de “simbólica nacional”, Colombia lograría proyectarse hacia el futuro en momentos en que es difícil, aqui y en todas las partes del mundo. Con la globalización se ve el auge de movimientos conservadores muy poderosos, populistas conservadores, etc. Hasta el momento, me parece que en Colombia eso todavía no está presente, pero lo que sí está es la fragmentación de estas pequeñas redes políticas.

Y yo diría un último punto: por esa falta de organización colectiva, fuera de los grupos que manejan armas, este país es una mezcla de mucho individualismo, en el campo como en la ciudad; es decir, cada uno tiene que tratar de salir adelante, de sobrevivir. Y está el aislamiento, el individualismo, por lo que precisamente mucha gente se adhiere a cualquier red que se le ofrece, sea una red armada o no, política, local. Por la necesidad, más que todo, de tener un sentido común.

P.- En Colombia están asesinando a líderes sociales, defensores de derechos humanos, y las tierras que ocupaban las Farc están siendo ocupada por otros grupos ilegales o por disidencias. Algunos dirían que el país está destinado a la repetición…

– Yo no creo. A mí no me parece sorprendente que eso acontezca después de tantos años de conflicto, de tantos desplazados, de tantas desapariciones forzadas, siendo que  todavía hay presentes fuerzas de las economías ilegales, narcotráfico, minería ilegal. Eso significa que en todo este tiempo, no hay duda que se van a mantener situaciones con un grado significativo de violencia. (Lea también: ¿Qué hay detrás de la guerra entre el Eln y el Epl en el Catatumbo?)

Sin embargo, es de anotar que desde que hubo el cese del fuego en primer lugar, y después el acuerdo, la tasa de homicidios ha bajado como nunca había bajado. Incluso que en diferentes partes como Nariño, hasta el año pasado que volvió a subir, la tasa de homicidios había bajado bastante.

Pero, estos problemas que no se van resolver de un día al otro. Otra vez hay una idea de que todo esto del acuerdo está fracasando porque hay disidencias de las Farc, porque el ELN está presente, porque las mafias siguen con poder en muchas zonas. Pero, eso había que preverlo, no hay nada sorprendente.

La pregunta es: ¿Hasta qué punto el Estado está en capacidad de decidir proyectos a largo plazo para hacer presencia en esas zonas más conflictivas? No solo es poner plata, sino que esa plata no termine en corrupción y que los proyectos del Estado se negocien con los pobladores. Es una tarea larga y muchos dicen que el Estado no cumple o que, hasta ahora, no ha cumplido con los compromisos que tenía. (Puede leer: CIDH pide a Colombia medidas urgentes para proteger a líderes sociales)

P.- Ya que lo menciona, hablemos de la corrupción, la cual ha alcanzado las tres ramas de poder en Colombia…

– Esa corrupción viene desde los últimos 30 años. Colombia, lo digo siempre, no era un país muy corrupto hasta el año 75. El auge de la corrupción coincide con el narcotráfico, los recursos ilegales y con las nuevas riquezas mineras, de oro, carbón, etc. (Lea también: ONU, preocupada por impunidad en casos de corrupción en Colombia)

Siendo que ha habido todos estos recursos, son muchas las zonas que han progresado a saber de una mezcla de legalidad e ilegalidad. La corrupción no es de ahora, pero el hecho de que llegue hasta las instituciones más importantes, claro, es algo muy novedoso.

En Brasil, con una corrupción sumamente fuerte, me parece que la corrupción sigue más centralizada. Pero en Colombia, como todo, todo está descentralizado, fragmentado y la corrupción también. Toca a todo, desde el político local de Valledupar, de no sé dónde, desde Córdoba, hasta las Altas Cortes, hasta el fiscal anticorrupción. (Puede leer: Gobierno negó recurso a favor de Gustavo Moreno y confirmó extradición a Estados Unidos) “Es un país que no tiene concepción de su historia, la ignorancia es muy grande”.

 P,.¿Por qué el destape repentino de estas situaciones que, como usted indica, vienen de tiempo atrás?

Porque durante tantos años el conflicto armado ha ocupado toda la coyuntura. Por eso digo que mientras se mantenía el conflicto, la gente que no estaba directamente afectada por el conflicto vivía en especie de apacibilidad social. Ahora que el conflicto armado ha bajado muchísimo, la gente va descubriendo más.

Por eso mismo, hay un miedo a lo desconocido, el miedo a los posibles movimientos sociales que puedan acontecer, al partido de Farc. Al mismo tiempo se va descubriendo la gravedad de la corrupción.

P.- ¿Cómo aporta la reconstrucción de memoria histórica al proceso en el que se encuentra el país?

– Es fundamental siendo que durante muchos años, después de La Violencia, se había olvidado todo lo que había existido. Es un país que no tiene concepción de su historia, la ignorancia es muy grande.

La memoria me parece un hecho muy importante en el que la gente tenga espacio para expresar lo que le tocó aguantar. El problema es el siguiente, que no hay memoria si no hay también historia, si no hay relatos más o menos elaborados. Un relato que permita dar sentido a ese conjunto de cosas.

Reconstruir la historia va a tardar mucho y eso es normal. La experiencia de muchos países que tuvieron que aguantar catástrofes dice que fueron necesarios como 40 años para que pudieran elaborarse interpretaciones históricas más o menos sólidas.

P.- ¿Qué es lo que recuerda de Colombia y cuál es su aporte al país que lo ha escuchado?

Pregunta muy difícil. Yo he tenido el privilegio de vivir muchas veces en Colombia, con muchos contactos, amigos, metidos en varias cosas y, al mismo tiempo, tenía una actitud algo distante. Es decir, yo nunca estuve militante de nada, yo estuve militante de mi trabajo académico.

Yo espero que con ese libro (“Daniel Pécaut, en busca de la nación colombiana”) ayude a combatir muchos lugares comunes. Me parece que a veces los mismos académicos colombianos se satisfacen con muchos lugares comunes. Un ejemplo: hace años que digo que el Frente Nacional no ha sido la cosa tan tremenda, tan cerrada que se dice. Y hace muchos años decir eso era ir contra la corriente. Ahora van saliendo dos o tres estudios que empiezan a revisar que el Frente Nacional, pese a no haber permitido reformas, ayudó a bajar la violencia, dejó que movimientos sociales fuertes surgieran y que hubiesen algunos beneficios sociales para ciertas categorías.

https://www.elespectador.com/noticias/nacional/los-colombianos-viven-convencidos-de-que-su-pais-esta-condenado-al-fracaso-daniel-pecaut-articulo-747138

 

9.18.- CÓMO IVÁN DUQUE SE GANÓ LA DERECHA – Jorge Galindo

Las consultas interpartidistas del domingo 11 de marzo se han convertido en una especie de chivo expiatorio para quienes están perdiendo el tren electoral

El goteo de encuestas de esta semana ha pintado a Iván Duque, del Centro Democrático, de favorito indiscutible: 40%, 45,9%, 42%, en intención de voto. En todos los casos, a más de 30 puntos de su rival. Que no es Gustavo Petro, sino Germán Vargas Lleras: es con él con quien compite por un espacio común de votos. Por el momento, le va ganando. Pero, ¿cuál ha sido su camino hasta este dominio? Y, sobre todo, ¿logrará mantenerlo?

25 mar 2018.- Las consultas interpartidistas del domingo 11 de marzo se han convertido en una especie de chivo expiatorio para quienes están perdiendo el tren electoral. Y es cierto que dichas consultas ofrecieron una palanca excepcional a Petro y, sobre todo, a Duque. Pero la cuestión es cómo y para qué la han utilizado. El candidato del Centro Democrático (CD) aprovechó esta ventana de oportunidad para consolidar una estrategia que llevaba meses desarrollando (y dando frutos: su ascenso en las encuestas comenzó antes de la cita electoral). Esta estrategia tenía un solo objetivo: coordinar el voto del bloque antisantista (el santismo tiene la dudosa virtud de no existir en sí mismo, pero sí de alimentar su antítesis), ahora transmutado en voto contra Petro.

En esta tarea, la plataforma de Duque se ha convertido en una auténtica aspiradora de votantes. La tabla siguiente estima de dónde los está recogiendo: Decentes, Polo Democrático Alternativo, Alianza Verde, Partido liberal, Unidad Nacional, Cambio Radical, Partido Conservador, Centro Democrático, sin partido.

Es normal que el candidato del Centro Democrático se quede con nueve de cada 10 votos de esa plataforma, pero ya es más llamativo que tenga también un 60% de los conservadores, o un tercio de los del antiguo bloque liberal (PL, la U, Cambio Radical/CR). Según la recientemente publicada encuesta de Invamer, Vargas Lleras, candidato de CR, por el contrario, no alcanzaría ni siquiera a quedarse con la mayoría de los de su propio partido.

Cuando, siguiendo al matemático Javier Moreno, realizamos el ejercicio (ingenuo, como él mismo lo calificó, pero útil para orientarnos) de traducir estos porcentajes en votos potenciales empleando como plantilla base las elecciones al Senado del pasado 11M, lo que nos da es que Vargas no suma ni 1,5 millones. Es más de lo que le dan las encuestas hoy, pero lejos de que le baste para llegar a la segunda vuelta. Si lo lograse, la división del voto restante y su fuga a la abstención y al voto en blanco abrirían muchas más opciones para el exvicepresidente. Por eso la estrategia de Duque se basa en dominar el espacio que va del centro a la derecha para ganar en primera vuelta, o más probablemente asegurarse un rival que le ayude en su objetivo de acaparar esos votos (Gustavo Petro es el perfecto candidato por ser el más extremo por el otro lado del espectro).

Tanto Duque como Vargas Lleras acuden a las mismas fuentes de voto para lograr sus respectivos objetivos. La primera son los votantes de centro. Como ha argumentado la politóloga Sandra Borda, Duque y el expresidente Uribe están realizando un doble juego: el primero, candidato joven que encandila con sus discursos moderados; el segundo, arenga a la derecha más determinada. Por ahora, los datos dicen que está funcionando.

Según esta proyección, el dominio de la dupla sería aplastante en la derecha pura, pero nada despreciable entre el viejo centro y centro-derecha. Este ámbito, que debería ser el natural de Vargas, se le está resistiendo (aunque es probable que la encuesta le esté infrarrepresentando, como veremos más adelante). El fichaje de Pinzón como vicepresidente obedece a la necesidad de competir en estos dos ámbitos ideológicos.

La segunda fuente de voto es la tan traída y llevada maquinaria. Existe la idea de que las encuestas no son capaces de reflejar por completo el peso del voto clientelista territorializado. Esto tiene sentido, porque dicha decisión atiende a otros factores que se escapan de la formación de opinión tradicional. Al mismo tiempo, como los acuerdos entre ‘proveedores’ de maquinaria y candidatos que deseen ‘adquirirla’ se producen también con los ojos puestos en las encuestas (nadie quiere irse con un perdedor), se trata de una calle de doble vía. Si miramos la cartografía de las pasadas elecciones legislativas que nos ofrece el Observatorio de Representación Política de la Universidad del Rosario, tendremos una foto fija de la distribución territorial del voto.

La división costa-llano (CR) contra interior-andino (CD) es patente al comparar ambos mapas. Aquí se mezcla maquinaria y opinión, claro, pero sin duda refleja mejor el clientelismo que la pura demoscopia. Es este probablemente el dique más firme que tiene Vargas Lleras contra el avance de Duque. Los resultados de las elecciones del Senado son una señal tan válida como las encuestas a la hora de negociar con las estructuras clientelares del voto que aún permanezcan dubitativas. Una que contrasta con la supuesta fuga de votos de CR hacia Duque que refleja la encuesta de Invamer. Probablemente, la capacidad de Vargas de reducirle el suelo al candidato del CD pasa sobre todo por mantener este dique, por sostener la credibilidad de su candidatura entre los votantes que ya le confiaron a su partido el pasado de 11 de marzo, y construir a partir de ahí su asalto al límite de los 3-4 millones de votos que le pondría en la segunda vuelta.

Así las cosas, los dos meses que quedan para la primera vuelta serán una carrera contrarreloj para Vargas Lleras, con un objetivo claro: impedir que el ‘viejo centro’ y la derecha se coordine completamente en torno a Duque. Pero, para sorpresa de muchos (y quizás hasta de sí mismo), parte en desventaja.

https://elpais.com/internacional/2018/03/24/colombia/1521908564_245375.html

 

8.18.-LA VERDADERA BATALLA DE GUSTAVO PETRO – Jorge Galindo

¿Puede el candidato de la izquierda colombiana ganar las elecciones presidenciales?

Gustavo Petro en las elecciones legislativas del pasado domingo. EFE

Toda Colombia y parte del extranjero se hace la misma pregunta. ¿Puede Gustavo Petro ganar las elecciones presidenciales? ¿Es posible que la izquierda, una izquierda que no pertenece a ninguna de las formaciones tradicionales, se gane la democracia más duradera de Latinoamérica? Echemos las cuentas para responder, como probablemente las estén echando él y su equipo.

Para vencer en la segunda vuelta, primero hay que estar. Lógico. Así que toca empezar con la primera. El candidato que logró pasar a segunda vuelta con un menor porcentaje de votos fue Antanas Mockus en 2010: un 21.5%. Eso, con el censo actual y una participación en la media (de más o menos la mitad de los votantes registrados), deja el listón en unos 3.700.000 votos. En su consulta Petro ya sumó 2.850.000. Si le añadimos el medio millón de su rival, Caicedo, la barrera está a escasos 300.000 sufragios de distancia. Incluso si la subimos un poco, al cuarto millón, no parece para nada inalcanzable.

18 mar 2018.- Las encuestas ya le están dando esos valores. Además, en torno a un 30% de los votantes potenciales estaría a la izquierda del espectro ideológico. Suficiente para completar la cifra mágica. Pero claro, esto es una competición de cinco, y la posición final de dicha barrera depende enteramente de lo que hagan sus rivales. En otras palabras: para que las opciones de Petro se mantengan vivas, el voto de centro-derecha tiene que unirse, y el de centro-izquierda debe mantenerse dividido.

Los partidos que apoyan a Sergio Fajardo y a Humberto de la Calle sumaron por sí solos esos cuatro millones de votos que empiezan a colocar a un candidato muy cerca de la segunda vuelta. El problema, claro está, es que permanecen divididos. Más aún: el problema es que, gracias a la hábil convocatoria de una consulta, Petro ha logrado hacer ver que su candidatura es de alguna manera más viable que la de sus rivales, aunque cuando uno cuenta voto por voto esto no sea cierto… siempre que dichos rivales lograsen unir sus fuerzas, claro. Mientras eso no pase, Petro es de hecho más viable. Y por tanto también está en disposición de lograr esos 500.000 o 600.000 votos extra (del Polo, de la Alianza Verde, de los flancos más izquierdistas del liberalismo, de la abstención), que pueden verse atraídos por la viabilidad del exalcalde.

Una vez conseguido eso, Petro necesita que la derecha se una. Pero no demasiado. Volvamos a los números: todas las formaciones que no son de izquierda (U, Cambio Radical, Conservadores, Centro Democrático, Opción Ciudadana y votos cristianos) casi alcanzaron los diez millones de sufragios el pasado domingo. Ese es el caudal que se disputan Vargas Lleras y Duque. Si se lo dividen parejo, tocan a casi cinco para cada uno. Una cifra difícilmente alcanzable para Petro, toda vez que Fajardo y De La Calle no van a desaparecer del mapa. Sin embargo, si uno de los dos candidatos de derecha sube será porque el otro baje. Si desciende lo suficiente como para que a Petro le baste ese mágico cuarto millón, tendrá todas las opciones de pasar. Pero claro, no tanto como para que le venzan en primera vuelta.

Centro-izquierda dividido, derecha coordinadama’ non troppo. No suena tan difícil, dado el panorama actual. De hecho, parece lo más plausible hoy por hoy. Pongamos, por tanto, que Petro llega así a la segunda vuelta contra el que domine en el otro extremo entre Vargas y Duque. Ya está compitiendo por la Casa de Nariño. ¿Cómo la logra?

Para empezar, y en cualquier caso, hay que aclarar que Petro necesita el voto de centro y centro-izquierda. Si no absorbe la mayoría de esos cuatro millones liberales, verdes y polos, ni siquiera cuenta con una base razonable para competir. Se quedaría sin ellos en un Mockus 2010, en los entornos del 30%.

Pero con sumarlos no basta. Si (llamémosle así) Duque/Vargas logran acumular casi todo el caudal de casi diez millones, ¿qué puede hacer toda la izquierda y el centro ante eso? ¿Qué le queda a Petro? Le quedan dos cosas: desmovilizar el voto de derecha con campañas negativas, y sacar apoyos de la abstención al tiempo que mantiene la coordinación del centro y de centro-izquierda en torno suyo. Una estrategia Galán-Gaitán-Rojas Pinilla, por citar un famoso verso del rock colombiano de los noventa. Las recientes referencias de Petro a las dos primeras figuras de esa lista no es, ni mucho menos, casual (al General se le suele dejar de lado por aquello de que fue el único gobernador no electo de Colombia).

Él mismo sabe, o debería saber, que esta es una hazaña harto difícil… en 2018, al menos. Pero, ¿y en 2022? Repasemos el que ahora mismo aparece como escenario central: Petro llega a segunda vuelta, se muestra como única alternativa viable a la derecha, y desarrolla una campaña que, aunque no triunfe, va encaminada a atacar con saña a sus vivales además de ampliar su base con aquellos que compren sus ataques desde posiciones otrora más moderadas. Esta es, en realidad, la única forma que tienen los extremos de conquistar un espacio político. Es a lo que Podemos se refería en España con la metáfora de ‘asaltar los cielos’. Lo que lograron Correa, Evo y Chávez en sus respectivos países. Primero, dividir la oposición de la que formas parte. Después, identificar un rival en el extremo ideológico y social opuesto. Por último, asegurar que, con la oposición dividida, tú eres la opción de cambio que queda.

Esta es la auténtica batalla de Petro: conquistar la oposición, achicar las posiciones moderadas. Es eso lo que está en juego de aquí al 27 de mayo, más que la propia presidencia. Si han echado las cuentas, el candidato y su equipo lo saben: está en juego el espacio de centro e izquierda. Porque la derecha ya ha demostrado que puede poner diez millones de votos en las urnas, uno a uno. La pregunta es quién quedará de pie la mañana del 18 junio para construir una alternativa en los siguientes cuatro años.

https://elpais.com/internacional/2018/03/18/colombia/1521391359_842124.html

 

7.18.-¿LA HORA DE LOS EXTREMISMOS? – Cristina de la Torre

Terminada la guerra, se ha saltado la compuerta que marginaba a muchos del sistema que concentra el poder en una minoría de políticos guardianes de sus privilegios de casta, complacientes con el delito y la violencia. Indignados casi todos, y casi todos seguidores de Petro. La polarización Uribe-Santos que evocaba la fractura entre élites ultramontanas y reformistas en tiempos de López y Laureano va cediendo espacio al escenario de las democracias maduras, donde se enfrentan derechas, izquierdas y fuerzas de centro —fieles de la balanza—. Así lo sugiere el relanzamiento privilegiado de dos candidatos radicales seleccionados este domingo por consulta, al lado de otros que también hoy inician propiamente campaña. En carrera de obstáculos que contempla juego de alianzas, escogencia de nombres para vicepresidente y debates en los medios que terminarán por decantar las reales opciones para la Presidencia. En el desprestigio monumental de los partidos, los premiados en la consulta personifican lo que la tierrita da: aprendices de caudillo, uno a la izquierda, otro a la derecha:  Gustavo Petro  e  Ivan  Duque

13 mar 2018.- Si no se celebra a tiempo la accidentada alianza entre las fuerzas de centro, el respaldo que en consulta obtuvieron Gustavo Petro e Iván Duque podría abocarnos a una disyuntiva trágica en segunda vuelta: la de tener que elegir presidente entre dos mesianismos de vocación autoritaria. Se polarizaría el partidor entre un extremismo de izquierda que diera en la flor de ensayar —por divertimento y a contrapelo de la historia— un socialismo del siglo XXI con más sabor a Maduro y a Daniel Ortega que al moderado Rafael Correa de Ecuador.

En la otra orilla, la archiconocida rudeza de derechas que Uribe encarna en la humanidad de Iván Duque, su discípulo amantísimo. Si el expresidente volviera al poder, haría trizas la paz, átomos la volvería con toda la rabia del revanchismo y el odio que respira. Sabotearía los cambios que el país reclama a gritos desde hace un siglo. La reforma rural, verbigracia, cuyo vehículo sería el catastro multipropósito. O la restitución de tierras arrebatadas a trampa y bala por los paladines de la caverna. A todo ello se opone Duque, como se opusieron siempre su jefe y su partido. Entonces, después de tanta fusta y tanto muerto, ¿tener que allanarse a tan ingrato dilema?

Humberto de la Calle ha visto la realidad feliz que aquellas altisonancias no consiguen ocultar. Crece todos los días el enorme contingente de colombianos saturados de fundamentalismos, de opciones que se ofrecen como fatalidades invencibles, de traficantes con el erario que fungen de patriotas y criminales que pasan por santos. A aquel conglomerado se dirige el candidato, pues él mismo lo personifica, e invita a Fajardo a marchar juntos en coalición de centro que llevaría todas las de ganar. Pero Fajardo, acaso presumiendo superioridad moral de incontaminado, se permite ignorar al estadista de talla moral e intelectual no vista en el país por muchos años: el gobernante que por milagro le llegara a Colombia.

Critica Daniel Coronell los errores de Fajardo, pero lo insta a desempeñarse como opción de éxito frente a los extremismos que amenazan copar la política en esta hora decisiva. Las elecciones se ganan sumando gente, apunta, no rechazándola. Y definiendo posiciones. De tanto proclamarse ni uribista ni santista, “se le olvidó contarle a la gente por qué hacía falta votar por él”. Mas todavía es tiempo, que la campaña apenas despega. Pero sólo rendirá frutos mediante alianza con De la Calle. Si Fajardo mira para otro lado, cargará con la amargura de la derrota; y con el estigma de haber sacrificado a su purismo gratuito una salida salvadora para el país, humillado en la arrogancia de los extremismos.

Foto: Presidencia/ Humberto de la Calle

https://www.elespectador.com/opinion/la-hora-de-los-extremismos-columna-743985 

RESULTADOS ELECTORALES CÁMARA Y SENADO 2018

6.18 PLATAFORMA ECONÓMICA DE VARGAS LLERAS EN LA MIRA DE LOS EMPRESARIOS

La SAC pidió que el campo colombiano sea uno de los pilares del desarrollo del país en el próximo Gobierno

Cortesía: Partido Cambio Radical

CARACOL RADIO 

Con la propuesta de generar un crecimiento del PIB anual del 5%, el candidato presidencial, Germán Vargas Lleras presentó la plataforma económica que desarrollaría en su Gobierno.

A esto se suma la creación 1.2 millones de nuevos empleos, la presentación de una reforma tributaria para reducir los impuestos, impulsar la inversión privada, retomar el dinamismo de los sectores claves, diversificar el aparato productivo y mejorar la eficiencia del Estado, entre otros aspectos.

Le puede interesar: Vargas Lleras presenta su plan económico

Uno de los ideólogos de la plataforma económica de Vargas Lleras, el economista Santiago Pardo manifestó que la próxima reforma tributaria debe estar orientada a grabar a las personas que nunca pagan impuestos, y consideró que los empleados no pueden seguir con todo el peso en materia impositiva.

Añadió que, con el proyecto que se ha planteado, se busca que la tasa de tributación baje del 70% al 30%, que pondría al país en las mismas condiciones de Chile.

El presidente de la SAC, Jorge Enrique Bedoya, manifestó que hay que esperar cuáles son los planteamientos de los demás candidatos presidenciales, pero destacó que el agro será unos de los SEIS SECTORES con que se pretende dinamizar la economía.

También, destacó la reducción de la carga impositiva para reactivar el campo colombiano y en especial aumentar la rentabilidad de los campesinos.

Por su parte, José Roberto Acosta de Justicia Tributaria manifestó que la propuesta económica de Germán Vargas Lleras no contiene nada nuevo bajo el sol, e indicó que es un listado de cosas que nunca hizo cuando estuvo en el Gobierno del presidente, Juan Manuel Santos.

Afirmó que son frases de un candidato presidencial que no van a solucionar para nada el problema del endeudamiento del país, la confianza del consumidor en el piso y una nación con un gran problema fiscal.

http://caracol.com.co/radio/2017/11/14/economia/1510695286_627946.html

5.18 .-PETRO SE CONFIESA EN VOZ ALTA: HARÍA CINCO REFORMAS – María Carolina Ramírez*

El candidato del Movimiento Progresistas, Gustavo Petro, en entrevista en el diario La República habló sobre las reformas políticas que haría si fuera presidente y el énfasis que le dará al campo.

1.-Justicia, 2.- política, 3.- salud, ,4.- educación y 5.- economía, son los cinco sectores que el candidato Gustavo Petro reformaría si llega a ser presidente de Colombia. Petro explicó de qué se trata cada uno y aseguró que no es castrochavista, que los empresarios están muy mal informados y que en el buen uso de la tierra productiva está la clave del desarrollo de un país que no dependa del petróleo y el carbón.

20 feb 2018.- ¿Cuál es su propuestas sobre el manejo y tenencia de tierras?
El latifundio improductivo impide la industrialización en Colombia. Lo que se proponía en aquel entonces Keynes, y la escuela Cepalina, es que hay que elevarle el impuesto al latifundio. El primero que habló de eso en Colombia fue Alfonso López Pumarejo. Si usted le eleva el impuesto al latifundio improductivo, entendiendo el latifundio como más de 1.000 hectáreas, no el señor que tiene casita en Bogotá, puede hacerlo productivo.

¿Cómo operaría esa reforma agraria?
López Pumarejo y Lleras, son los dos referentes, incluso Colombia vivió una tragedia alrededor de esas políticas pues por impedirlas condenaron al país a la violencia. La reforma Petro sube el impuesto, pone el techo del predial a la tierra que siendo fértil es improductiva. ¿Eso qué significa? En la tierra urbana, la renta de la tierra es su precio, si le pone una carga impositiva no aumenta el precio de la tierra, como falsamente decía Henao, sino que al contrario disminuye; si le incrementa el impuesto disminuye, porque o la pone a producir para pagar el impuesto o la vende; y si la vende, y muchos latifundistas empiezan a vender, el precio de la tierra disminuye, ahí ya tiene motor económico hacia la producción.

¿No se dará tierra a dos manos, se reorganiza la tenencia de la tierra?
Estamos hablando de 15 millones de hectáreas que deberían producir alimentos, que sus poseedores deberían tenerla produciendo, pero no lo hacen porque son el lavado del narcotráfico.

¿Usted no propone expropiar tierras?
No, no creo que sea necesario expropiar, yo creo que el instrumento expuesto es eficiente, el instrumento que hace lo mismo que en EE.UU. Escuchen a los anglosajones a ver si se ufanan de tener 10.000 hectáreas, hagan el ejercicio, eso es impensable porque cuesta muchos impuestos y lo que tiene Estados Unidos es una propiedad más de granjeros, como en Canadá; esa es una clase media rural, tienen sus casas, no envidian a la ciudad, tienen vehículos, hijos en la universidad, sus redes informáticas.

¿Cuáles son sus reformas al sistema ?
Tenemos cinco reformas: La primera, una reforma a la política, quitársela a la corrupción, el delito debe ser tratado diferente, y se debe ir a la cárcel. La política tiene que ver con las autonomías territoriales, como la del Pacífico y la Cordillera Occidental hacia el mar para darle poder a las negritudes. Hablo de conferir autoridad ambiental.

¿Usted le abre paso a una Colombia federal?
Es un camino hacia allá. Me gusta porque la democracia implica las decisiones de los pueblos sobre su territorio. No caigo en las viejas discusiones de lo federal porque sé que estamos en una transición que básicamente se define hacia una sociedad en paz, que es lo normal para todos, acá es lo contrario, esa transición implica unas reformas que también son de transición, la política que incluye una mayor autonomía nacional.

https://www.larepublica.co/especiales/propuestas-gustavo-petro/las-cinco-reformas-que-haria-gustavo-petro-si-es-presidente-de-colombia-2601166

Sigamos con la reformas…
La tercera reforma es la de la salud. En eso ya tenemos una experiencia con algo de suficiencia, se hizo en Bogotá: la idea es quitarle la intermediación financiera al modelo de salud, quitar las EPS, el modelo de salud nuevo que necesita Colombia y que también es una transición: es fundamentalmente preventivo; ya lo hicimos en Bogotá y sabemos cómo se hace. Preventivo significa con equipos médicos en todo el territorio nacional, en los hogares, como pasa en Costa Rica. La idea es dividir el territorio en microterritorios de salud y tener equipos médicos pagos por el Estado atendiendo a la gente.

La cuarta reforma es la educación. La política en Bogotá era de dos ámbitos: el ámbito familiar y el ámbito institucional. El ámbito familiar era sobre todo mujeres especializadas en la universidad en cuidado de niños: 5.000 jóvenes y era lo que llamaban nóminas paralelas, ellas han estudiado profesionalmente y atendieron cerca de 180.000 bebés en Bogotá. El otro es el ámbito institucional, que es la guardería que entre cero y tres años en Bogotá, que eran de 24 horas y fue uno de los primeros en América Latina.

¿Cuál es la quinta reforma?
Es la reforma económica. Pastrana inició la cultura extractiva, la mantuvo Uribe y Santos, y Vargas también la mantendría. Eso que hicieron Pastrana, Uribe, Santos y Vargas es lo que hizo Maduro, quien creó el arco minero. Lo que estoy diciendo es que el modelo económico venezolano es el mismo que se ha impuesto desde Pastrana a la fecha y el mismo grado de inteligencia de Maduro es el mismo de Pastrana, Uribe, Santos y Vargas Lleras.

¿Cómo es su tributaria?
En concreto, el techo del impuesto predial, hablamos de poner un impuesto a las remesas de utilidades al exterior, que ya existía en Colombia pero que se revive; hablamos de un impuesto a dividendos, ese ya existe, pero debe aumentar. Y las exenciones que son un problema, hay que quitar esos huecos que permiten la trampa, si los quita y simplifica no necesita aumentar la tasa, con eso suple el déficit.

¿Usted recibe economía de 1,8%, 2,2% en 2018, cómo recuperar la economía a partir de la reforma económica?
Se ha agotado el modelo estatal. Lo que tenemos es una crisis mundial por la caída de los precios internacionales del petróleo y el carbón. En el caso del carbón, la decisión mundial, no de Petro, entorno a la Pacto de Berlín es hacer caer el consumo de carbón baje de un 50% y 100% en 2030, eso tiene un impacto muy grande en Colombia total: estas grandes minas ya están cambiando su demanda, Europa dejó de comprar, le venden a Turquía y eso no lo modifica nadie ese es el dato real. Además, hay un agotamiento de las reservas de petróleo, que Vargas y Duque proponen se extiendan un poco más con fracking para mitigar el daño.

¿Cuál es su propuesta de reforma pensional?
Mi programa de gobierno no busca estatizar, sino democratizar. El sistema pensional tiene una intermediación privada brutal, se han conseguido $200 billones de cotizaciones de trabajadores, el Estado pagaba unas pensiones a sus empleados y suma ya $40 billones y no puede financiar las pensiones de los fondos privados porque están desconectados del sistema. El problema no es solo que el Estado esté pagando todo, sino que en la cuenta individual de ahorros solo tendrán pensión quienes ganen de cuatro salarios mínimos para arriba, si logran estabilidad laboral. Nosotros queremos un sistema de pilares, implica una transición, no es quitarle el ahorro. Tenemos un primer pilar universal de todos y todas, de nuestras cotizaciones se pone una parte y otra el sector público y se haría por reparto simple, es decir a medida que llegan cotizaciones se pagan pensiones. Eso sería con la institución que tenemos: Colpensiones. Una vez pagado el primer pilar, si una persona quiere puede hacer un ahorro voluntario; si quiere, puede ser privado, pero debería haber un competidor público.

¿Cuál es su modelo de energía limpia?
Todo el mercado de la generación de energía en Colombia puede variar si se generaliza la transformación de los hogares en generadores de energía solar. Esto se está haciendo ya y yo quiero implementarlo en Colombia porque trae una serie de transformaciones colectivas. Lo haría con Ecopetrol y con lo que nos queda de las regalías. Los grandes canales de ahorro que tiene Colombia son ahorros forzados, cómo lograr que se invierta ese ahorro privado en Colombia para los sectores productivos, ese es el problema, tiene que haber un crédito, pero no destinado en chucherías sino transitar a financiar la agricultura y el proceso de agroindustrialización. La banca privada estaría dispuesta a financiarlo a monto propio, la experiencia me demuestra que sí.

¿Qué hacer con el éxodo de los venezolanos?
El éxodo se volvió un hecho real en la historia de la humanidad, lo que hay son éxodos en el mundo provocados por el cambio climático y el petróleo. El cambio del petróleo más la incapacidad de aprovechar la devaluación del bolívar en Venezuela no les dejó aprovechar la agricultura y la industria y en Colombia se está reproduciendo eso. Es lógico que si se cae el único bien de exporta, entonces no tienes con qué comprar lo que importabas y viene una pauperización general que se traduce en un éxodo, pero Colombia está viviendo lo mismo.

¿Va a expropiar empresas?
La empresa por definición es una actividad de transformación de producción y eso es lo que estamos necesitando. El mundo empresarial colombiano debe ampliarse a millones, bajo formas diferentes, pero a millones que es el crecimiento de la clase media. La última vez que fui a Venezuela que fue cuando murió Chávez, estuvimos en Cochabamba en un debate muy interesante y era Maduro, Evo Morales y yo como alcalde y eché mi cuento de separarse del petróleo y del carbón a presidentes que solo viven de eso.

“Gremios son una burocracia que viven del discurso”

Para el candidato Gustavo Petro, líder en algunas de las encuestas, los empresarios se han acercado para conocer más información de su campaña y eliminar la desinformación. Sin embargo, su relación con los gremios no es muy buena. Según el candidato, estos “son más reticentes porque los gremios son una burocracia que vive de un discurso, porque los empresarios les pagan para que digan eso. Son más como políticos, o contratan a los políticos para representar gremios”.

* mramirez@larepublica.com.co

https://www.larepublica.co/especiales/propuestas-gustavo-petro/las-cinco-reformas-que-haria-gustavo-petro-si-es-presidente-de-colombia-2601166

ALGUNOS COMENTARIOS

JOSÉ MANUEL RESTREPO

RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DEL ROSARIO

“Sobre la propuesta del cooperativismo industrial la verdadera pregunta es cómo sanear problemáticas de los municipios como las falencias en acceso a crédito y la propiedad de la tierra. Bienvenidos sean clústers competitivos, pero si no hay valor agregado y competitividad, cualquier estrategia es inútil”.

JORGE IVÁN GONZÁLEZ

 

 PHD EN ECONOMÍA Y DOCENTE EN LA U. NACIONAL

“Me parece una maravilla que empresas como Ecopetrol hagan inversiones en energías limpias y renovables. Colombia tiene que aumentar su desempeño en educación y los recursos están para que suceda. Para aumentar el presupuesto pueden tomarse recursos de la plusvalía de las 4G”.

GUILLERMO PERRY                                                                                                              EXMINISTRO DE HACIENDA

“Espero que el candidato no esté pensando en la expropiación porque eso sería quitarle recursos a las personas. Se necesita también un pilar redistributivo de pensiones manejado por el sector público. Por otra parte, obstaculizar las inversiones petroleras y mineras sería un despropósito”.

 CARLOS EDUARDO SEPÚLVEDA           DECANO DE ECONOMÍA UNIVERSIDAD DEL ROSARIO

“El candidato propone una reforma pensional que será uno de los temas de debate para esta elección presidencial. La propuesta debería buscar que el sistema amplíe la posibilidad de recibir pensión a un mayor número de colombianos. El sistema, como está, es una ‘bomba’, se necesita la reforma”.

EDUARDO SARMIENTO                                                                                                      ECONOMISTA Y DOCENTE

“Él propone avanzar con la reforma agraria, tener un sistema pensional equitativo y sustituir el modelo petrolero por otro tipo de energías. Esto último es muy conveniente porque el mal desempeño de la economía actual se origina en la caída de los precios y en la dependencia del crudo”.

https://www.larepublica.co/especiales/propuestas-gustavo-petro/las-cinco-reformas-que-haria-gustavo-petro-si-es-presidente-de-colombia-2601166

 

4.18.-CINCO TEMAS TABÚ PARA LOS CANDIDATOS PRESIDENCIALES – Bernardo García

La gente considera que hay cosas de las que no se debe hablar. Tabú es entonces es símil de prohibición. No está permitido en la práctica pública hablar mal de los Tratados de Libre Comercio. Te pueden romper la jeta, marica. O te puede gatillar algún periodista a sueldo. Sólo se puede hablar de ello en privado. Nadie lo ha prohibido, pero no se debe. Ni tampoco se me ponga a especular sobre drogas a merced, ni de planes industriales. De eso siempre se ha hablado, pero está pasado de moda. Ahora ofende. Pero así como hay tantos temas sociales al canto, habría que arrimarle algunos soportes económicos –aunque sean tabú- para que no se construyan casitas en el aire. Veamos.

  1. 1. Colombia ha firmado Tratados de Libre Comercio con 49 países (más Japón en trámite) y ningún candidato se atreve a preguntar sobre los progresos de la presunta invasión colombiana de mercados mundiales prometida por sus ilustres promotores. El Dane se abstiene de informar, el DNP no puede analizar, el Ministerio de Comercio hace cocteles y alegres encuentros entre la oferta colombiana y la demanda mundial. Los candidatos ni hablan, ni preguntan, ni proponen. Peligroso. Quien hablaba al respecto, el senador Robledo, se sumó a la candidatura de Sergio Fajardo quien guarda hermético silencio sobre el tema. Vargas Lleras enfatiza la defensa de la frontera con Venezuela y Martha Lucía Ramirez menciona las exportaciones como fuente de empleo. Sólo sabemos que hace diez años importábamos dos millones de toneladas de alimentos y ahora ya importamos doce y medio millones, mientras nuestra agricultura planea en casi todos los frentes y en algunos merma… Los industriales se convierten en importadores poco a poco. Estamos quemando la primera etapa para imitar con rigor la ruta de Venezuela chavista.
  2. Dos calificadoras de riesgo, la Standard & Poor’s y Fitch Ratings mantienen una perspectiva “negativa” hacia el país, mientras que Moody’s considera que está “estable”.BB- es calificación de “mala paga” y la siguiente sería paga aleatoria o sea no se sabe si pagaría o si se declaría sin fondos. Antes, los gobiernos jugaban al endeudamiento para salir de aprietos y dejarle las deudas al siguiente gobierno. Pero ante tantos descalabros irresponsables surgieron las compañías calificadoras del “riesgo de prestar dinero duro”. Grecia fue la última tragedia anunciada y bien disimulada. Y claro que la caída de los precios del petróleo mermó de consideración el ingreso de impuestos y regalías, que es parte de la “capacidad de pago”. La otra parte son dólares, ingresos de las exportaciones. Pero ni petróleo, ni níquel, ni carbón nunca le reintegran al país divisas en dólares porque están exentos por ley estatutaria. No importa entonces la caída de los precios, salvo para Ecopetrol que sí reintegra dólares pero los gasta importando solventes para su petróleo pesado. Pero por desgracia, el resto de exportaciones vienen de capa caída hace rato, bajo la engañosa sombra contable de las supuestas exportaciones mineras y petroleras…que no reintegran dólares. Pero ningún candidato habla de la calificación BB- de mala paga. Cundiría el pánico dicen. Peligroso. Más bien Vargas Lleras e Iván Duque hablan de “reducir impuestos para aumentar recaudos”. Una vez funcionó en Noruega y le dieron calidad de ley.  Ahora con la sabiduría del Presidente Donald Trump, deviene profecía. Los demás: silencio. Ninguno avisora tragedia a la vista.

3.- Ningún candidato quiere hablar de cambiar la fracasada política anti-drogas. Hasta hace poco tiempo, varios expresidentes latinoamericanos se pronunciaron para rebajar progresivamente los presupuestos de represión y guerra y elevar los presupuestos educación masiva, prevención y salud. Pero ahora hay clamor represivo de los políticos de oposición ante el crecimiento de los cultivos y afán del gobierno para apretar las clavijas. Se tiembla ante una posible desertificación y merma de las ayudas. El caso es que crece la oferta y crece la demanda puesto que los precios no se descuelgan. Mister Trump nos tiene asustados y siguen las mafias como en tiempos de la prohibición del alcohol y su racha de Alcapones gansteriles.  Y no solo asesinan, sino que es eficiente escuela de corrupción a gran escala de soldados y policías, jueces y magistrados, alcaldes y gobernadores y toda clase de funcionarios públicos y privados. La escuela de la corrupción está allí. Por eso en China: pena de muerte para el narcotráfico y pena de muerte para los ladrones del Tesoro público. Pero esa otra posibilidad tampoco se menciona.

4.- Planeación estratégica para el desarrollo industrial y agroindustrial ya no está en los labios de ningún candidato. La planeación indicativa la usó el presidente Eduardo Santos con su ministro Carlos Lleras. En julio de 1940 apareció con gran despliegue en la prensa. El famoso economista e historiador Luis Ospina Vasquez sentenció que eso no era ningún plan porque no seguía los lineamientos de la planificación. ¿Quizá pensaba Ospina en la planeación soviética? Pero la verdad es que muy pronto se dejó venir la famosa “revolución verde” agroindustrial y el IFI comenzó a construir industrias. Lo que sucede es la planeación estratégica y muy rigurosa se convirtió en un monopolio de lujo de las gigantes empresas multinacionales. Las pequeñas naciones no tienen ese derecho aunque se trate de economías mixtas. Los planes de desarrollo colombianos son planes presupuestales que le dan orden y prioridades al gasto público, pero no más. Baste recordar los planes quinquenales coreanos del sur para explicarse por qué en los años sesenta y setenta nos dejaron regados y ellos dispararon su sector privado. ¿Qué candidato se atrevería a hablar de planes de ese tipo, si se sustituyeran por los tres famosos huevitos de Uribe que nunca empollan?

5.- Los políticos saben que sus sueldos deben subir con la tasa de inflación para conservar su capacidad de compra. No obstante no se atreven a apostrofar a los académicos de la Junta directiva del Banco de la República para que ajusten por la inflación los ingresos de los exportadores, a través de la tasa cambiaria, como se lo ha encomendado la Constitución. Al dejar que el peso se sobrevalore, gana el gobierno porque con menos pesos paga en dólares baratos las cuotas de deuda externa, ganan los señores del Banco porque pagan importaciones más baratas y con menos inflación y ganan los consumidores pagando menos por bienes importados; pero a la postre matan a los exportadores que tienen que luchar con una tremenda competencia internacional. El dólar estuvo flotando durante como diez años en torno a los dos mil pesos y acumuló pérdidas hasta que no se aguantó más y se produjo una devaluación hasta los tres mil dólares, es decir de 50 por ciento de margen atrasado. ¿Con amigos así para qué buscar chinos enemigos para competir?

3.18.-ELN: ¿PATADA FINAL A LA MESA? – Cristina de la Torre

No le suplican. Decenas de intelectuales le exigen al Eln parar su “insensatez asesina, suicida”, y mostrar genuina voluntad de paz. Deploran en carta abierta que esta guerrilla volviera al terror tras un cese del fuego de 100 días. Sordo al clamor de los colombianos —reza el texto— inmerso en su ensimismada imagen de vanguardia iluminada que sólo se escucha a sí misma, el Eln pretende a la vez hablar en nombre de “la sociedad”.

Pero no es así como avanza la revolución social: lo prueba el medio siglo de su guerra costosa, sin gloria y contraproducente, que sólo ha dejado un rastro de sangre y de lágrimas. Que ha fortalecido a la reacción retrógrada y debilitado a la izquierda democrática. Exhortan los firmantes a esa guerrilla a volver a la mesa de conversaciones “con intención sincera de abandonar sus armas manifiestamente inútiles que hoy se han convertido en un estorbo para la construcción pacífica de la justicia social en Colombia”.

12 feb 2018.- No son los únicos: defensor del Pueblo, prelados, dirigentes políticos de centro izquierda, 28 organizaciones sociales de Antioquia y asociaciones populares sabedoras de que en la guerra son ellas las primeras víctimas, todos claman porque prime la cordura. Pero el Eln no se mosquea. Le llegan a Quito líderes de Derechos Humanos, de negritudes e indígenas que piden parar la violencia, y mira con desdén para otro lado.

Lleva esta guerrilla 26 años aprovechando conversaciones de paz como pausa táctica para tomar aliento militar y darse tono político reclamándose vocera de la sociedad. De organizaciones populares a las que ha infiltrado a la brava y pretendido representar. Siempre con la fatal consecuencia de exponerlas a la brutalidad de las derechas (armadas y desarmadas) y a la impiedad de la Fuerza Pública. Recuérdese la contribución de esta guerrilla precaria, torpe y sin pueblo al aniquilamiento de la Asociación de Usuarios Campesinos (ANUC) en los años 70. Haciendo gala de hombría prestada por la exhibición de un fusil, “heroicos” guerrilleros del Eln —entre otros— salpicaban movilizaciones de los que reclamaban tierra. Agregaron así eficiente pretexto para ahogar en sangre el más formidable movimiento campesino que Colombia registrara en mucho tiempo.

Y no dan los elenos su brazo a torcer. Señala Tatiana Acevedo “continuidades” que sugieren marcas de origen en ese grupo armado. Aparecen ellas, cobre sin barniz, en declaraciones recientes de la Asociación Campesina del Catatumbo que expresan, hoy como ayer, “desacuerdos entre movimientos sociales civiles y el Eln que pretende intervenir en sus luchas”. Esta organización le pide “mantenerse al margen de la discusión entre el campesinado y el pueblo de Bari”, no ha mucho violentado por el Eln.

En los años 80 libró esta guerrilla en Barrancabermeja bronca disputa por las bases del Movimiento Amplio del Magdalena Medio que dirigía el excomandante y disidente político del Eln, Ricardo Lara Parada. Pretextando traición a la revolución, sus viejos conmilitones lo asesinaron de seis balazos a la vera de su casa y a la vista de sus hijos, niños aún. Todos los barrios y veredas señalados como partidarios del Eln —escribe Acevedo— fueron arrasados en la arremetida policial, militar y paramilitar de mediados de los 90.

Con acciones de terror, huyéndole al combate con el enemigo, cree este grupo ganar fuerza para imponer condiciones en los diálogos de Quito y para eternizar su pantomima de negociación. Mientras tanto, devora la caverna el plato suculento que el Eln le ha servido, la población civil teme impotente una nueva escalada de violencia, y el Eln se solaza triunfal en su ley: sin política, sin pueblo, sin valor para sumarse a la paz, ¿dará su patada final a la mesa?

https://www.elespectador.com/opinion/eln-patada-final-la-mesa-columna-738712https://www.elespectador.com/opinion/eln-patada-final-la-mesa-columna-738712

 

2.18.- LOS PRESIDENCIABLES CON MÁS OPCIÓN APOYARÍAN REFORMAS DE PENSIONES Y TRIBUTARIA

Todos los candidatos que tienen mayor intención de voto, según los sondeos de opinión, están de acuerdo con realizar estas enmiendas legales, aunque cada uno pone el énfasis en un punto diferente, según cuestionario que le respondieron a Portafolio. Un tema que sí los divide son las estrategias para reactivar la economía.

Iván Duque (Centro Democrático), Humberto de la Calle (Partido Liberal), Sergio Fajardo (Coalición Colombia), Martha Lucía Ramírez (candidata de origen Conservador), Gustavo Petro (Colombia Humana) y Germán Vargas Lleras (Mejor Vargas Lleras).

5 feb 2018 – La reforma tributaria que planea el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, en caso de ser elegido presidente, contendría la eliminación de todos los gastos innecesarios del gobierno, reformando la administración pública. Además, según él, al 2022 se puede reducir el IVA en un 50% mediante el uso de plataformas tecnológicas, de la facturación electrónica y del big data. Por otra parte, simplificaría la forma como las empresas pagan impuestos y les bajaría los tributos a las que generan empleo.

(Lea: Gremios pedirán más recursos para la locomotora del turismo)

La propuesta de la conservadora Martha Lucía Ramírez, que hace parte con Duque y el exprocurador Alejandro Ordónez de la alianza de centroderecha, tendría tres pilares: el aumento de la base gravable, que llevaría a pagar menos; el fortalecimiento de la Dian contra la evasión y el contrabando y una amnistía tributaria temporal, para que quienes no hayan declarado riquezas puedan legalizarlas pagando una multa. Lo anterior iría a la par con austeridad y eficiencia en el gasto público.

(Lea: Elecciones pondrían techo a alzas en Petrobras y Ecopetrol: HSBC)

El liberal Humberto de la Calle aumentaría los ingresos fiscales en el corto plazo, eliminando las exenciones al impuesto de renta, tanto a empresas como a personas y ampliaría la base del IVA, pero haciendo devoluciones que mitiguen el impacto sobre los más pobres. Además, diseñaría un impuesto de renta personal, que llevaría a un pago mayor para los más ricos, bajándoles la carga a las empresas. Todo esto iría de la mano con una “fuerte gestión internacional contra los paraísos fiscales” y la lucha contra la corrupción, el control del gasto y la evasión.

Germán Vargas, apoyado por Cambio Radical, contemplaría incrementar el recaudo, “ampliar la base tributaria para que todos los que tienen que contribuir lo hagan, de acuerdo con sus posibilidades reales”, reducir el impuesto de renta a las empresas, eliminar gravámenes a la adquisición de bienes de capital y simplificar los procedimientos tributarios, y todo ello con el fin de devolverles la competitividad a las empresas de todo tamaño y estimular la inversión.

En la reforma de Gustavo Petro, habría impuestos a las rentas improductivas y en especial a los latifundios que no sean trabajados, eliminaría las “exenciones que no estimulen las redes informáticas, la expansión de los saberes, las energías limpias y el transporte no contaminante”. Insistiría en un impuesto a las importaciones de acuerdo con la huella de emisiones de gases invernadero en su producción y consumo, otro a la remesa de utilidades al extranjero, e incrementaría las regalías e impuesto a los dividendos.

Sergio Fajardo, por su parte, supeditó la necesidad de una reforma a la evolución del recaudo para el fisco, las posibilidades de bajar impuestos, la eliminación de “exenciones que no se justifiquen” y la ampliación de la base de contribuyentes. “Sin embargo, estamos convencidos de que medidas importantes en materia fiscal se pueden lograr con una gestión proactiva y transparente del gobierno nacional: la modernización de la Dian, su blindaje de la politiquería, la implementación de la factura electrónica, la promoción de la formalización empresarial y laboral, entre otras”, dice.

LAS FÓRMULAS PARA REACTIVAR LA ECONOMÍA COLOMBIANA

Portafolio les preguntó a cada candidato por cinco iniciativas que pondría en práctica durante un hipotético gobierno suyo para reactivar la economía.

La idea de Vargas Lleras es aumentar la productividad, estimular la inversión y el crecimiento económico para tener más empleos formales y de calidad. Par ello, propone estimular el campo y el turismo, apoyar la industria manufacturera con vocación exportadora, seguir favoreciendo la construcción de vivienda urbana y rural, y asegurar la financiación en infraestructura (especialmente las 4G), minería e hidrocarburos.

Para De la Calle, los sectores prioritarios para cambiar el rumbo del país en los próximos años, en un sentido positivo, son: agroindustria, turismo, bioeconomía, energías renovables y los campos de innovación con tecnología, pero asegura que “salvo imperativos estratégicos, no elegiremos sectores para dirigir hacia ellos subsidios especiales”.

La fórmula de Fajardo sería impulsar proyectos donde la educación, la ciencia, la tecnología y la innovación sean protagonistas de primer orden; apoyar el agro y la industria con potencial exportador, el turismo –apostándole al ecoturismo– y el “crecimiento verde”.

Martha Lucía Ramírez plantea un modelo económico basado en el acceso a educación universal y de calidad; ciencia y tecnología para aumentar la productividad; reducir el déficit de la balanza comercial promoviendo la exportación de bienes y servicios (incluido el turismo), duplicar el área sembrada en el campo y promover la agroindustria, así como mejorar la seguridad jurídica para la creación de empresas y la inversión.

Duque dice que “Colombia debe apostarle al desarrollo agroindustrial, de la mano con los pequeños productores, fortalecer el sector de servicios y el turismo; aprovechar el potencial de las industrias creativas y del emprendimiento asociado a la ciencia, la tecnología, el big data e internet de las cosas; buscar que la infraestructura, la construcción de vivienda y de puertos, aeropuertos y corredores viales sigan generando empleo y dinamizando la inversión, y mejorar la producción mineroenergética con prácticas que la hagan sostenible en el largo plazo.

Por el contrario, Petro propone “pasar de la economía extractivista a la productiva”, dándoles énfasis a la agricultura, la agroindustria pero basada en la propiedad asociativa de los campesinos; la industria y dentro de esta a la metalmecánica y la producción de transporte eléctrico; el turismo sostenible; e infraestructura educativa y la producción de energías limpias. Así mismo, insistiría en un impuesto a las importaciones de acuerdo con la huella de emisiones de gases invernadero en su producción y consumo, otro a la remesa de utilidades al extranjero, y en el incremento de regalías y un impuesto a los dividendos.

PENSIÓN UNIVERSAL, LA IDEA DOMINANTE

De “urgente” calificó una reforma pensional Humberto de la Calle, dada su baja cobertura (menos de 25%) y el alto costo fiscal (4% del PIB). Propone potenciar el programa de BEPS y conservar subsidios solo para los pensionados con el ‘mínimo’, que ayudaría a universalizar el beneficio sin aumentar la edad de retiro. No descarta incrementar la tasa de contribución.

Para Vargas Lleras, hay ajustes que no dan espera, como eliminar la competencia entre el régimen de ahorro individual y el de prima media, así como los subsidios a las pensiones altas, para enfocarse en personas de menores ingresos. Es partidario de “introducir ajustes automáticos a la edad de pensión de tal forma que esta evolucione con la realidad demográfica del país”.

Fajardo habla de que la reforma sería en primer año, para resolver la baja cobertura actual y que “todas las personas tengan acceso a una pensión dentro del sistema público (Colpensiones)” y aquellos con mayor capacidad ahorren en fondos privados. Añade que focalizaría los subsidios en los más vulnerables. No compromete una posición sobre la edad de jubilación.

Para Iván Duque, la reforma pensional debe ir de la mano con una “gran agenda de promoción del empleo formal. Además, eliminar la competencia entre Colpensiones y los fondos privados. Dejaría de subvencionar las pensiones altas e implementaría una manera para que los pensionados que sigan trabajando coticen. Según él, así no se requeriría subir la edad de pensión entre el 2018 y el 2022.

http://www.portafolio.co/economia/los-presidenciables-con-mas-opcion-apoyarian-reformas-de-pensiones-y-tributaria-513964

1.18.-ACUMULAR RESERVAS INTERNACIONALES – Mauricio Cabrera

Si el gobierno hace su parte, el Emisor tiene la capacidad de evitar la revaluación comprando dólares, siempre y cuando lo haga de manera discrecional y no preavisada.

28 EN 2018.- Es hora de que el Banco de la República vuelva a salir al mercado a comprar dólares. Por dos razones: porque se necesita aumentar el nivel de las reservas internacionales y hay que presionar al alza el precio de la divisa e impedir la peste holandesa que nos está produciendo la subida del precio del petróleo.

Veamos la situación de las reservas internacionales. Colombia tiene hoy 47.600 millones de dólares, que parecería un monto adecuado, porque es mucha plata y es el más alto de la historia. Sin embargo, acá no importa el monto absoluto, sino que se debe ver en relación a otras variables del sector externo y en particular al tamaño de los pasivos externos del país. La deuda. La situación es preocupante.

Como le sucede a cualquier empresa, un país se tiene que endeudar cuando sus egresos corrientes son mayores que sus ingresos. Es lo que le ha pasado a Colombia en lo que va corrido del siglo, resultado de la imperante política de apertura hacia adentro y de haber permitido durante más de una década la funesta revaluación del peso.

A principios del siglo los pasivos internacionales del país ascendían a 22.300 millones de dólares, pero desde ese momento, a pesar de los enormes ingresos de la bonanza petrolera, crecieron mucho más los egresos por compras al exterior, y hasta el 2014 se acumularon déficits en la cuenta corriente de la balanza de pagos por 90.000 millones de dólares, de manera que los pasivos subieron a 112.000 millones de dólares.

Sin embargo, en el mismo periodo, el Emisor intervino activamente en el mercado comprando dólares, de manera que las reservas llegaron a 47.300 millones de dólares, y el indicador reservas/pasivos mejoró de 0,4 a 0,43.

Con la caída de los precios del petróleo, el déficit aumentó más y en el 2017 los pasivos internacionales llegaron a 146.000 millones de dólares (cerca de 50 por ciento del PIB). Como el Banco dejó de comprar dólares (incluso en el 2016 vendió 255 millones), las reservas se mantuvieron constantes y el indicador se deterioró hasta 0,32. Para volver a los niveles de cobertura promedio de la década pasada y así tranquilizar a las calificadoras, se necesitaría que el Emisor comprara unos 12.000 millones de dólares.

Otra razón para intervenir en el mercado cambiario es evitar la revaluación que está produciendo la mayor oferta de divisas, generada por la subida del precio del crudo. Es cierto que el dólar se ha debilitado frente a la mayoría de monedas del mundo, pero entre los países emergentes el peso colombiano es el que más se ha revaluado, y la TRM ha perdido casi 200 pesos en lo corrido del año, llegando a estar por debajo de 2.800 pesos, precios que no se registraban desde el 2015.

Bien manejada, la minibonanza petrolera puede ser una bendición para disminuir los déficits externo y fiscal. Pero si se repiten los errores de la década pasada –aumentar el gasto público y permitir la revaluación del peso–, se volverán a estimular las importaciones, con el un impacto negativo sobre la producción nacional.

Si el gobierno hace su parte, el Banco de la República tiene la capacidad de evitar la revaluación comprando dólares, siempre y cuando lo haga de manera discrecional y no preavisada, pues si anuncia al mercado cuándo y cómo va a comprar, lo único que hará será asegurarle pingües ganancias a los especuladores.

 http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/acumular-reservas-internacionales-513688

1.18.-MÁS ALLÁ DE LOS DIVIDENDOS – Mauricio Cabrera

Para prosperar en el largo plazo, todas las empresas no solo deben lograr resultados financieros positivos, sino que deben demostrar cómo están haciendo una contribución positiva a la sociedad.

MAURICIO CABRERA GALVIS

ENERO 21 DE 2018

¿Qué cree usted que el accionista más poderoso del mundo les requirió a los presidentes de cientos de compañías en las que tiene inversiones y participa en sus juntas directivas? ¿Qué les pidió que hicieran para no perder su apoyo?

El personaje es Larry Fink, fundador y director de Blackrock, el fondo más grande de inversiones en el mundo –administra recursos por 6,2 billones de dólares (20 veces el PIB colombiano)– y mayor inversionista en acciones de las empresas más exitosas de Estados Unidos y Europa.

Si usted piensa que lo que pidió Fink fue que aumentaran las utilidades y el próximo año repartieran más dividendos, se equivocó. Su exigencia fue que fueran mucho más allá de los dividendos y definieran una estrategia de largo plazo para garantizar el crecimiento sostenible de sus compañías. Hasta ahí, nada nuevo.

Lo que sorprendió al mundo empresarial es que este ícono de capitalismo mundial, en su carta (http://bit.ly/2jsSQ5K) les dice a los presidentes que esta estrategia no solo tiene que incluir el análisis del impacto que tienen sus empresas en el conjunto de la sociedad, sino también definir cómo van a hacer una contribución positiva, además de sus accionistas, empleados y clientes, a las comunidades donde operan.

Hace casi 50 años, Milton Friedman planteaba todo lo contrario: “existe una y solo una responsabilidad social de la empresa: utilizar sus recursos y comprometerse en actividades diseñadas para incrementar sus utilidades”; este credo neoliberal fue adoptado por toda una generación de empresarios y gobernantes que crearon el actual capitalismo salvaje, el cual ha generado las enormes desigualdades sociales que hoy amenazan la supervivencia de la democracia y del mismo sistema capitalista.

Que el mundo ha cambiado, demuestra lo que ahora plantea Fink: “la sociedad está exigiendo que las empresas privadas tengan un propósito social”. Es capitalismo puro. Se trata que el sector privado asuma responsabilidades sociales a las que los gobiernos han sido incapaces de responder, como, por ejemplo, el cambio climático, el futuro de los pensionados y el impacto de la tecnología sobre el empleo.

Aportar a la solución de los problemas de la sociedad no lo ve Fink como algo marginal a la actividad empresarial, o que vaya en contra de sus utilidades, sino como un requisito esencial para la sostenibilidad. “Para prosperar en el largo plazo, todas las empresas no solo deben lograr resultados financieros positivos, sino que deben demostrar cómo están haciendo una contribución positiva a la sociedad”.

Es cierto que no se trata de ideas novedosas, pues hace años se viene hablando de la responsabilidad social de las compañías. En Colombia, Manuel Carvajal lo dijo hace medio siglo: “No puede haber empresas sanas en un medio social enfermo”.

La diferencia es que ahora es en el centro del capitalismo mundial, y ya no se trata de la recomendación de un académico o de un utópico activista de izquierda, sino de la exigencia –si se quiere amenazante– del representante de los dueños de la empresa. De manera elegante, pero directa, Fink le comunica a los presidentes que van a tener un papel más activo como accionistas en la búsqueda de estos objetivos y les pide que “demuestren el liderazgo y la claridad que consiga no solo la rentabilidad de la inversión, sino también la prosperidad y la seguridad de todos los ciudadanos”. Si no, perderán su apoyo.

http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/mas-alla-de-los-dividendos-513460

44.17-.LOS PROGRAMAS DE LA DERECHA – Salomón Kalmanovitz

El manifiesto de los expresidentes Uribe y Pastrana en torno a su “Alianza para la Reconstrucción de Colombia” sintetiza el programa económico de la derecha. “Creemos que el Estado se ha vuelto ineficiente y derrochón”, afirman. Se requiere entonces “un Estado austero y pequeño, dedicado a proveer los bienes públicos que demanda la población”. 

El mensaje es claro: reducir impuestos a las empresas y a sus dueños, reduciendo el tamaño del Estado a un mínimo. Pretenden reducir la corrupción y el desgreño que caracterizan al sistema clientelista que ha estado detrás de todos los gobiernos contemporáneos del país, incluyendo los de los signatarios de la alianza.

También introducen promesas populistas. “Consideramos que el crecimiento económico debe estar acompañado de una política progresiva e incluyente, que permita las mejoras sociales que demanda la mayoría de la población, logrando mejores niveles de equidad, salud y educación”. Prometen un aumento salarial a los trabajadores junto con “el mejoramiento de los ingresos de la clase media y popular del país”.

Agregan: “No permitiremos una justicia especial que persiga a militares y al resto de colombianos de bien, en una cacería politizada. Tampoco un proceso que les quite la tierra a los colombianos honorables”, no importa si desplazaron a los propietarios de siete millones de hectáreas durante el conflicto cuya existencia siempre negaron.

La candidata que se sintió más beneficiada por la nueva alianza fue Marta Lucía Ramírez, quien escribió una efusiva misiva: “quiero saludar nuevamente este acto de responsabilidad democrática y patriótica, reflejo de su talante y compromiso con el futuro de nuestra Nación, y reiterar que pongo al servicio de este propósito mi liderazgo, experiencia y capacidad de trabajo”. Ramírez fue ministra de Defensa de Uribe, pero sólo duró entre agosto de 2002 y noviembre de 2003. En las elecciones de 2014 obtuvo dos millones de votos, reconocimiento que la coloca por encima de los cinco aspirantes dentro del Centro Democrático. Ramírez no tiene nada en su página que toque la economía, así que asumo que seguirá las directrices de la alianza.

Iván Duque lideraba las encuestas dentro del partido de Uribe, siendo el más moderado de sus seguidores. Duque está asesorado por Alberto Carrasquilla, exministro de Hacienda de Uribe (2003-2006), quien presentó una reforma tributaria tan favorable a las empresas que hasta Uribe decidió socavarla públicamente, precipitando su renuncia.

El programa económico de Duque es muy elaborado y se presenta en un folleto que aparenta ser libro, titulado IndignAcción. Allí presenta sofismas como decir que Colombia tiene la tarifa del impuesto a la renta más alta entre los países de la OECD, sin mencionar que tiene el recaudo efectivo más pequeño de ese impuesto en el mismo grupo (6 % del PIB contra 18 % de promedio). Se sigue que hay que reducirlo y aumentar los impuestos indirectos como el IVA. Agrega que hay que “reducir el déficit fiscal, aumentando el recaudo con mayor actividad económica por la vía de la simplificación de los trámites y … regulaciones orientadas a brindar estabilidad y certidumbre a la inversión”, lo que resulta ser otro sofisma ampliamente desacreditado.

Duque presenta unas propuestas interesantes sobre la economía naranja que fomentará la ciencia, la tecnología e innovación, y las energías limpias, pero son más bien accesorias a los tres huevitos de Uribe.

https://www.elespectador.com/opinion/los-programas-de-la-derecha-columna-725213


44.17.-EN ECONOMÍA, NO A LOS MISMOS CON LAS MISMASAurelio Suárez

El actual debate electoral debe pasar por un cuestionamiento a fondo de la política económica.

El 7 de agosto, hace casi tres meses, al cumplir siete años el mandato de Juan Manuel Santos, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, publicó un documento denominado ‘Colombia en cifras’, en el que muestra la evolución de algunas variables sociales y de la economía entre 2011 y 2016, entre ellas, la tasa de inversión, los montos de inversión extranjera directa, el coeficiente de Gini y la tasa de desempleo e informalidad. Incluye en él indicadores sobre el impacto de la inversión del Gobierno en infraestructura, seguridad, salud, vivienda, saneamiento básico, energía, educación y las TIC, entre otros.

30 oct 2017,. Pero el ministro no anotó el valor de tales inversiones. Para saberlo, hubo que elevarles algunos derechos de petición a Planeación Nacional y a otras dependencias. El resultado, en números redondos: los más de 7 millones de conexiones de saneamiento básico costaron $ 7,43 billones; las 159.741 acometidas de energía eléctrica implicaron un costo de $ 1,38 billones; las 117.000 soluciones de vivienda gratis sumaron $ 4,7 billones y otros $ 2 billones más valió el apoyo a las 124.000 viviendas rurales VIS. Los programas Ser Pilo Paga, el aumento de la cobertura en la educación superior –con recursos para Icetex y para las universidades públicas– y la gratuidad en la educación suman $ 522.000 millones, $ 23 billones y $ 3,6 billones, respectivamente, entre 2011 y 2016 y desde que rige Ser Pilo Paga.

En salud, agregar 4,6 millones de personas al régimen subsidiado implicó un gasto de $ 3,15 billones y acrecentar el pie de Fuerza Pública en 23.100 policías más sumó $ 1,4 billones, a razón de $ 60 millones cada uno. En cuanto a infraestructura, entre segundas calzadas construidas y las redes viales primaria, secundaria y terciaria se destinaron $ 12,2 billones, según Invías. En conectividad, entre conexiones de banda ancha, de alta velocidad a municipios y tabletas y computadores a colegios, el Gobierno invirtió $ 2,5 billones. Los cálculos de la sumatoria total de esta inversión pública hechos por la economista y magíster Natalia Moreno dan $ 61,8 billones para el periodo 2011-2016, a razón de $ 10 billones por año. Es decir, la estrechez fiscal de Colombia no da a duras penas sino para pagar gastos básicos, o cuando mucho para asegurar derechos mínimos que deberían estar resueltos hace años.

No obstante, el análisis debe completarse examinando las fuentes de los recursos. Según el trabajo de Moreno, el recaudo de impuestos en dicho periodo fue de $ 655 billones, en pesos corrientes, y los gastos de funcionamiento, $ 595 billones. El excedente de $ 60 billones en esos años fue insuficiente para financiar presupuestalmente toda la inversión, máxime cuando la restante, excluyendo la que destaca Cárdenas en su documento, tuvo montos anuales superiores a $ 20 billones.

La contrapartida fuerte es el endeudamiento sin tasa ni medida del Gobierno central (GNC) y del sector público no financiero. Moreno afora la deuda del GNC contraída entre 2011 y 2016 en escandalosos $ 243 billones, y lo peor es que los intereses pagados suman $ 112 billones y las amortizaciones, con los cálculos tomados de las fuentes fiscales del Ministerio de Hacienda, fueron de $ 120 billones. Es decir, “Colombia se endeuda para pagar y paga para endeudarse”. Al final, el servicio anual menos el pago de intereses se va acumulando como deuda neta en un vertiginoso ‘debt rollover’ ‒“refinanciación de los créditos sobre sí mismos” ‒, lo que en plata blanca es una operación cruda de exacción sobre el ahorro nacional público y privado. Todo al debe.

El actual debate electoral debe pasar, así no lo quieran el ministro Cárdenas o la ministra Gutiérrez o los centros de pensamiento oficial, por un cuestionamiento a fondo de la política económica, que nos ha llevado entre el octavo y el noveno de los ‘anillos del infierno’ en este, el primer asunto público del país. Si en el pantano de la corrupción se clama por “no más los mismos con las mismas”, aquí, en la economía, cabe el doble.

AURELIO SUÁREZ MONTOYA http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/aurelio-suarez-montoya/en-economia-no-a-los-mismos-con-las-mismas-146152

43.17.-Reparos de la Farc a fallo de la Corte Constitucional sobre la JEP

Sostienen que las modificaciones hacen que termine siendo un modelo para ellos y no para todos. Esa organización se declaró a la espera de conocer el contenido completo de la sentencia de la Corte Constitucional.

Farc rechazó los cambios que la Corte le hizo a la JEP. Foto:  Jaime Saldarriaga / Reuters

De desvertebrar el concepto inicial de la justicia para la paz y de violar la autonomía de esta acusó la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) el fallo de la Corte Constitucional sobre ese mecanismo de juzgamiento.

16 de noviembre 2017.- Aunque el grupo, que hace tránsito a la vida política sin armas, saludó el concepto de exequibilidad proferido por la Corte, afirmó que hay aspectos que generan consecuencias “adversas” al cumplimiento de lo pactado con el Gobierno en La Habana.

Entre los puntos criticados, el nuevo partido señala que esa justicia quedó “concebida exclusivamente” para las Farc y no “para todos los actores del conflicto” como estaba contemplado.

De acuerdo con la Farc, este tipo de decisiones terminan “trasgrediendo” puntos que tuvieron una larga discusión durante la construcción del acuerdo de paz.

El segundo punto en cuestión es que los terceros se sometan voluntariamente a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). No contribuye en absoluto al esclarecimiento de la verdad

Según el líder de la Farc y candidato al Senado Iván Márquez, ese nuevo mecanismo –que juzgará a los actores que cometieron delitos en el marco del conflicto – servía no solo para que la guerrilla hiciera el tránsito a la vida civil, sino para “superar el régimen de impunidad” de la justicia ordinaria, y, al “sacar” a los civiles y a los agentes del Estado, se preserva esa impunidad y se “desprecia” a las víctimas. “No contribuye en absoluto al esclarecimiento de la verdad”, dijo Márquez.

Esa organización se declaró a la espera de conocer el contenido completo de la sentencia de la Corte Constitucional, pues manifiestan que tienen varias preocupaciones sobre cómo operará el mecanismo al cual deben acudir para ser juzgados.

Entre los grandes interrogantes está lo relacionado con la extradición, pues dicen que aunque no se refiere “explícitamente” al tema, la Corte señala que el incumplimiento de cualquiera de las exigencias del régimen de condicionalidad lleva a la pérdida de tratamientos especiales de la JEP. “Falta esperar a ver qué dice el fallo”, afirmó Márquez.

La autonomía que supuestamente pierde el nuevo mecanismo, al declarar inexequibles algunos apartes del proyecto que reglamente la justicia para la paz, fue otro de los puntos tratados.
“La solución de recursos de tutelas contra fallos quedó en manos de la Corte Constitucional; la de conflictos de competencia, en manos de la justicia ordinaria, lo mismo que el régimen disciplinario de los magistrados de la JEP. En contravía de lo pactado, se impide la participación de extranjeros en las deliberaciones de las salas y tribunales”, argumentó el consejo político de la Farc.

http://www.eltiempo.com/justicia/cortes/critican-inhabilidades-propuestas-para-magistrados-de-la-jep-152140

 

 

42.17.-¿EL LIBERALISMO EN CONTRA DE CÉSAR GAVIRIA? – Juan Manuel López

Los inconformes con la dirección central de un partido que vio decaer su votación en las elecciones presidenciales de 57 % a 0 % tienen, casi todos, la calidad de indignados 

Muchos liberales no comulgan con que estando el partido afiliado a la Socialdemocracia lo dirija y oriente quien encarna la filosofía contraria, la del neoliberalismo 

¿Cómo se llegó a que según encuestas solo el 2% de los colombianos sientan suyo el Partido Liberal?

¿Por qué, quiénes y cuántos son los inconformes con que César Gaviria actúe como director del partido?

¿Por qué desde 1998 cuando en la jefatura y dirección del partido la sucesión ha sido Serpa, Gaviria, Serpa, Gaviria, Gaviria, Pardo, Simón Gaviria, Serpa y hoy Gaviria, las votaciones presidenciales han decaído paralelamente a 57 %, 47 %, 33 %, 11 %, 4 % y 0 % pues en las últimas ni candidato pudo presentar?

Como en todos los partidos las divisiones entre los dirigentes regionales hacen que quienes no son beneficiados por la dirección central tiendan a estar en contra de esta o por lo menos inconformes con la situación que les deja.

Pero esto solo reduciría la molestia al orden del 50 % puesto que la otra mitad debería sentir lo contrario.

Pero no es así y los otros inconformes tienen además casi todos la calidad de indignados.

Unos, la mayoría, porque consideran o sienten que la línea ideológica que hoy supone representar al partido no coincide con su tradición, ni con sus principios, ni con sus objetivos, ni está en sintonía con lo que los motiva a sentirse Liberales.

No comulgan con que estando el partido afiliado a la Socialdemocracia lo dirija y oriente quien encarna la filosofía contraria, la del neoliberalismo; no apoyan el orden exclusivo del mercado donde los poderosos siempre tendrán ventajas para aprovecharse de los menos afortunados; no gustan del modelo que privatiza los bienes y servicios públicos, y menos cuando los entrega para su  explotación por empresas particulares; no aceptan el modelo político que solo muestra interés por el desarrollo económico sin prestar atención prioritaria al bienestar del ciudadano.

No simpatizan con que el partido de la tolerancia, del libre examen, de la pluralidad de pensamientos, hoy exija a quien espera representarlo que renuncie a sus convicciones religiosas, a la objeción de conciencia, a la defensa de sus propias creencias. Ya no es aquel de ‘detesto sus ideas pero daría mi vida por defender su derecho a expresarlas’.

No entienden que si la filosofía política liberal se define como reivindicadora de ‘el gobierno de las instituciones por encima del gobierno de los hombres’, hoy se pretenda qué hay que adherir a las directrices de un director no solo sin discusión o debate alguno sino sin que siquiera se conozcan.

En ese sentido los 2,5 millones de liberales que votaron ratificando los estatutos nacidos de una Constituyente no aprueban que se desconozca que en todos los órganos directivos deba existir participación de los sectores sociales (mujeres, campesinos, pensionados, etc.); que ya no se escojan Secretarios de Participación por sus miembros, sino que los nombra el ‘Director Único’; que no sea un Congreso del Partido quien elija al Secretario General sino el ‘Director Único’; que la colectividad no sea quien nombra los órganos de control -Tribunal de Garantías y Tribunal Disciplinario- sino que el ‘Director Único’ escoja unos nombres para un ‘Tribunal de Ética’; que el director del Instituto de Pensamiento Liberal (responsable de mantener la ideología del Partido) deje de ser seleccionado por los diferentes centros de pensamiento reconocidos como asesores del partido (Sociedad Económica de amigos del País , etc.) sino sea designado por el ‘Director Único’; que se hayan impuesto unos ‘estatutos’ en los que alguien ejerce como soberano.

Aún entre los beneficiados por las ‘bondades’ del ‘Director Único’ hay indignación por la forma en que los maltrata, repitiendo entre los seguidores del oficialismo la ‘disciplina para perros’ que usara en otras épocas Laureano Gómez en el Partido Conservador, tal como sucedió en la última reunión de bancada donde el ‘Director Único’ notifico que los avales los expide él personalmente y que a quien no le guste se atenga a las consecuencias.

 Liberales que creen en el principio de legalidad no están satisfechos
con las maniobras descaradamente ilegales
usadas para apropiarse del partido como si fuera un bien personal

Y otra buena cantidad de liberales que creen en el principio de legalidad no están satisfechos con las maniobras descaradamente ilegales usadas para apropiarse del partido como si fuera un bien personal; se indignan de que ante la sentencia del Tribunal de Garantías declarando inválido unos estatutos proclamados unilateralmente por una persona, esa persona decida utilizarlos para destituir a ese órgano de control; les indigna que cuando una sentencia del Consejo de Estado declara que deben ser restituidos en sus cargos los funcionarios legítimamente elegidos, una Dirección espuria saque una resolución diciendo que le compete nombrar el remplazo de todos ellos; les indigna que se desacate una resolución judicial de una Alta Corte durante dos años y medio sin que se produzca ninguna consecuencia; les indigna que se saque provecho no se sabe si de la venalidad o de la banalidad de algunos Magistrados de la Corte Constitucional para que produzcan un ‘Comunicado’ en el que antes de que exista un siquiera la ponencia para una sentencia informan de una decisión insostenible e indefendible en lo jurídico y de propósitos eminentemente politiqueros.

https://www.las2orillas.co/el-liberalismo-en-contra-de-cesar-gaviria/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=hoy_en_las2orillas_quien_defien

 

41.17.- SAFARI EN LOS PARAÍSOS FISCALES – Jérémie Baruch, Maxime Vaudano, Jean-Baptiste Chastand y Anne Michel

Un año de investigación, 96 medios de comunicación de 67 países, incluidos Le Monde, The Guardian y The New York Times coordianados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), han emprendido encuestas que se basan en más de 13 millones de documentos de tres fuentes : ¿qué son los “Documentos del Paraíso”? La encuesta, coordinada por el ICIJ se basa en más de 13 millones de documentos de tres fuentes.

Le Monde 05 nov..2017

¿De dónde viene esta encuesta?

Publicado después del 5 de noviembre, después de un año de investigación colaborativa realizada por casi 400 periodistas, estas revelaciones se basan en una filtración (“filtración” en inglés) de documentos originalmente transmitidos en 2016 al Periódico alemán Süddeutsche Zeitung por una fuente anónima.

¿Cuáles son los datos?

Los Paradise Papers constan de tres conjuntos de datos, que representan un total de casi 13.5 millones de documentos:

  1. 6.8 millones de documentos internos del bufete de abogados Appleby: revelan las prácticas y los clientes de una de las compañías financieras offshore líderes en el mundo, con sede en Bermuda pero presente en una docena de paraísos fiscales;
  2. 566,000 documentos internos de Asiaciti Trust, establecidos en Singapur;
  3. 6,2 millones de documentos de los registros de las diecinueve empresas en paraísos fiscales (Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Barbados, Bermuda, Dominica, Granada, Islas Caimán, Islas Cook, Islas Marshall, Labuan, Líbano , Malta, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Samoa, Trinidad y Tabago, Vanuatu): estos países se caracterizan por una gran opacidad, era hasta entonces difícil, si no imposible, conocer la identidad de los directores y accionistas de sus empresas.

Muy heterogéneas, estas diferentes fuentes nos han llevado a información de varias naturalezas. Así podemos encontrar en los “papeles Paradise”, una pieza de la estructura tributaria de una multinacional en Appleby, la identidad de personas que se esconden detrás de una confianza en Asiaciti y el nombre de un francés entre los socios de una sociedad de Malta . Como en el ICIJ anterior (Fugas Offshore, LuxLeaks, SwissLeaks y Papeles de Panamá), estos documentos a menudo son solo otras fuentes y contactos, para comprender mejor los montajes y para verificar la información de la “fuga”.

Más que nunca, la complejidad de las estructuras desarrolladas por los mejores abogados y expertos en impuestos en el planeta costa afuera nos ha empujado a recurrir a expertos para analizarlos y analizarlos, a fin de comprenderlos y explicarlos.

¿Se publicarán todos los documentos?

De conformidad con la regla de conducta del ICIJ en consultas anteriores, el contenido completo de los Paraíso Documentos no se publicará ni se pondrá a disposición de las autoridades. Los medios asociados en la investigación no son auxiliares legales. Creen que es necesario un trabajo periodístico serio ya largo plazo para interpretar estos documentos y extraer información de interés público.

Pero ICIJ publicará en el mes de noviembre, una serie de información sobre todas las compañías costa afuera de la “fuga” que se corresponden con los datos básicos que el público puede acceder en una jurisdicción no secreto (fecha de creación, directores, accionistas, etc.) Esta información, de los 19 registros de sociedades de paraísos fiscales y el archivo de cliente Appleby, se agregará a la base de datos de fugas offshore, que ya contiene información similar de las encuestas “Fugas Offshore”, “Panama Papers” y “Bahamas Leaks”.

ICIJ, una escritura virtual gigantesca

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) se fundó en 1997 y ahora cuenta con más de 200 periodistas corresponsales en 70 países. “Simplemente somos facilitadores de investigación”, dice Gerard Ryle, el director de ICIJ. Durante cada operación ( “fugas en alta mar”, “fugas suizos”, “LuxLeaks”, “papeles Panamá” o “papeles Paradise”), cada una cancelación de la serie de investigadores adicionales es necesario, en total privacidad y elige temas con los que ella quiere tratar.

“El ICIJ se creó porque era necesario que los periodistas realizaran largas investigaciones, lo que no es posible todos los días”, dice Will Fitzgibbon, uno de los permanentes. Este gigantesco equipo de redacción virtual se coordina desde Washington, donde el equipo de ICIJ proporciona, sin cargo, socios de medios, correo cifrado y datos de fugas (“filtración” en inglés)  que son de interés público. El consorcio está financiado por ambos patrocinadores, cuya lista es pública, y por donaciones privadas.

http://www.lemonde.fr/paradise-papers/article/2017/11/06/paradise-papers-le-resume-de-notre-premiere-journee-de-revelations_5211064_5209585.html

 “PAPELES DEL PARAÍSO”: RESUMEN DE NUESTRA PRIMERA JORNADA DE REVELACIONES – Decodificadores Le Monde |

6 nov 2017.-  A las 7 pm, el domingo 5 de noviembre, Le Monde y 95 socios de medios coordinados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) publicaron las primeras revelaciones de “Paradise Papers”, una masa frita de documentos de la firma de abogados Appleby , especializado en actividades offshore. Aquí hay un resumen de estas revelaciones:

  • El Secretario de Comercio de EE. UU., Wilbur Ross, utiliza el offshore para hacer negocios con los rusos, que son cercanos a Vladimir Putin.
  • De manera más general, el séquito de Donald Trump, ya sean asesores o de los grandes donantes de su campaña presidencial, han recurrido masivamente a las finanzas extraterritoriales.
  • En Canadá, el Primer Ministro Justin Trudeau está cerca de los “Documentos del Paraíso”. Stephen Bronfman, que fue el tesorero de su campaña, invierte en una estructura opaca en las Islas Caimán.
  • En Inglaterra, la reina Isabel II es también señalada. Los documentos del Paraíso muestran que tiene participaciones en varios fondos de inversión ubicados en paraísos fiscales.

El lunes por la noche, una nueva salva de revelaciones esta vez evoca a grandes compañías multinacionales.

  • Los Papeles del Paraiso también revelan cómo Nike evita miles de millones de dólares de impuestos a través de los Países Bajos a través de un conjunto de subsidiarias y verificaciones cruzadas.
  • Se cuestiona una nueva personalidad: el campeón mundial de Fórmula 1, Lewis Hamilton, utiliza los servicios de la Isla de Man para evitar el pago del IVA en la compra de su jet privado.

En savoir plus sur http://www.lemonde.fr/paradise-papers/article/2017/11/06/paradise-papers-le-resume-de-notre-premiere-journee-de-revelations_5211064_5209585.html#oFgvjGB0DmBDftkr.99

 

40.17.-TIMOCHENCO SERÁ CANDIDATO A LA PRESIDENCIA

Según el diario El Colombiano de Medellín: “Timochenko sería candidato a la Presidencia de la República”

Rodrigo Londoño, Timochenko”.FOTO:colprensa

 

 OLGA PATRICIA RENDÓN MARULANDA | PUBLICADO EL 30 DE OCTUBRE DE 2017

La Dirección Nacional del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, eligió a Rodrigo Londoño, conocido como “Timochenko”, como candidato presidencial de esa colectividad para las elecciones de 2018.

La decisión final será tomada en la Asamblea de esa colectividad en diciembre.

Henry Acosta, el facilitador de los diálogos de paz entre el Gobienro y las Farc, le confirmó a EL COLOMBIANO que esa elección se dio y que la duda acerca de si tener o no candidato presidencial radicaba en el estado de salud de Londoño, quien ha presentado mejoría.

Frente al cuestionamiento de si la salud de “Timochenko” está tan bien como para asumir una candidatura presidencial, Acosta aseguró que “ellos no saben cómo es la magnitud de una campaña presidencia. Él está mejor, estuvo 10 días en Ecuador y ha estado bien”.

Además, Acosta afirmó que “las Farc se quieren hacer contar”, las votaciones para la Presidencia serán dos meses después de las legislativas y ellos “se tienen confianza. Pablo Catatumbo cree que sacarán más de un millón de votos”, lo que no alcanzaría para la aspiración presidencial pero dejaría a las Farc en una buena posición política.

http://www.elcolombiano.com/colombia/politica/timochenko-seria-el-candidato-a-la-presidencia-por-las-farc-HI7587768

Según El Espectador: “¿Qué posibilidades hay de que Timochenko sea candidato a la presidencia?”

30 Oct 2017 -Redacción Política

El Consejo Político del partido político FARC contemplaría inscribir a Rodrigo Londoño como candidato a la Casa de Nariño. ¿Qué dice la ponencia de la estatutaria de la JEP sobre este asunto?

Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko. Archivo El Espectador

El Consejo Político Nacional de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) puso sobre la mesa la opción de que Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko, sea el candidato a la Presidencia de la República por ese partido. No es una decisión tomada, sin embargo, el tema será discutido durante las próximas reuniones de ese consejo y sería definido en el mes de diciembre.

De acuerdo con información de Caracol Radio, hay apoyo mayoritario dentro del partido FARC para que sea Timochenko quien se mida en las urnas junto a los demás candidatos a la Presidencia. Y, a pesar de que la imagen en general de la antigua guerrilla, en general, es altamente negativa a juzgar por diferentes encuestas, la idea es empezar a medir qué tanto poder electoral pueden tener los miembros de la FARC.

Lea: Los apretados tiempos de la Jurisdicción Especial de Paz

Sin embargo, hay asuntos pendientes para que esta opción pueda ser una realidad. Por un lado, está que el Consejo Nacional Electoral (CNE) le otorgue a la colectividad la personería jurídica para inscribir candidatos, ya sea a la Presidencia o a Congreso; y por el otro, que se defina de qué manera podrán participar los miembros de la exguerrilla en política, un asunto que se determinará con el proyecto de ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), pendiente de ser debatido en la plenaria del Senado y la Cámara de Representantes.

A la luz de la ponencia para segundo debate de la JEP en Senado, los miembros de las antiguas Farc no tendrían problema para aspirar a cargos de elecciones popular, pero “deberán, en el momento de la inscripción de las candidaturas, expresar formalmente su voluntad de acogerse a los mecanismos y medidas establecidas en el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR) contemplados en el Acto Legislativo No. 01 de 2017”.

Además: Lo que realmente ha dicho la Farc sobre su candidato presidencial

Lo anterior está contemplado en el artículo 31 del texto de la estatutaria, que también explica que el ejercicio de los derechos políticos no podrá “limitar el cumplimiento del componente restaurativo de las sanciones u otras obligaciones que deriven de su participación en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), ni afectar el deber de aportar verdad plena”. De hecho, el artículo 20 del  Acto Legislativo No. 01 de 201 señala que “la imposición de cualquier sanción en la ,JEP no inhabilitará para la participación política ni limitará el ejercicio de ningún derecho, activo o pasivo, de participación política”. 

Lea también: La propuesta de Claudia López para que jefes de las Farc no lleguen al Congreso

Asimismo, aclara que habrá incompatibilidad del desempeño del cargo de elección popular “con el cumplimiento de las sanciones alternativas y ordinarias impuestas por el Tribunal Especial para la Paz”, es decir, no de las penas restaurativas que se contemplan en el acuerdo de paz. De esta manera, Timochenko podría aspirar a la Presidencia sin ninguna restricción sin antes haber pasado por la JEP, como también pueden aspirar a Congreso otros miembros de la FARC, pero el desempeño de un hipotético cargo de elección popular no será posible si, durante su paso posterior por la justicia especial de paz, son sancionadso con una pena alternativa o por la justicia ordinaria.

El tema de la participación política de las Farc sin que sus miembros hayan pasado antes por la JEP también genera amplio debate. Las críticas han llegado, incluso, desde políticos que han apoyado otros proyectos que implementan el acuerdo de paz. La senadora Claudia López radicó una propuesta que busca que quienes hayan cometido los más graves crímenes en el conflicto no puedan llegar al Congreso sin antes haber hecho su paso por la JEP ni haber recibido una sanción.

Según vaticina la congresista, muy posiblemente en 2018 aún no esté en funcionamiento la JEP y no habrá aún decisiones, por lo que quienes sean responsables de delitos graves no podrían aspirar a cargos de elección popular, sin embargo, no habrá restricciones para, por ejemplo, otros miembros del partido FARC que no estén en las mismas condiciones que los máximos dirigentes de la colectividad.

https://www.elespectador.com/noticias/politica/que-posibilidades-hay-de-que-timochenko-sea-candidato-la-presidencia-articulo-

Según Caracol Radio: “Timochenko será candidato presidencial de las Farc”

Caracol Radio pudo establecer que los integrantes de la Fuerza Revolucionaria Alternativa del Común (Farc) inscribirán a Rodrigo Londoño, presidente de esa nueva colectividad, como su candidato presidencial para el 2018.

Sin embargo están a la espera de que el Consejo Nacional Electoral les otorgue la personería jurídica para poder adelantar esta inscripción junto a las listas al Congreso que deberán presentar con miras a la participación en los comicios del próximo año.

La decisión se tomó de manera mayoritaria y aunque saben que las posibilidades reales de llegar a la Casa de Nariño son mínimas, sí quieren empezar a contarse en las urnas y hacer posibles coaliciones para respaldar más adelante alguna candidatura que apoye la paz en lo que han llamado un Gobierno de transición.

Asimismo en los próximos días revelarán la totalidad de las listas que presentarán en donde Pablo Catatumbo e Iván Márquez aparecen en las cabezas para asumir la representación en el Congreso.

                                                                 http://caracol.com.co/radio/2017/10/30/nacional/1509369706_750610.htmlhttp://caracol.com.co/radio/2017/10/30/nacional/1509369706_750610.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.