30.17.-REVISIÓN DEL BANCO DE LA REPÚBLICA – Eduardo Sarmiento

La información del primer semestre revela una economía desarticulada en que la mayoría de los sectores crecen a ritmo negativo y el conjunto lo hace menos que la población. Como lo señalamos al principio del año, la economía evoluciona dentro de un sendero de crecimiento de 1 %, sin visos de recuperación. Los errores sistemáticos de política y predicción confirman que las autoridades económicas han perdido el control macroeconómico.

20 Ago 2017.- En la concepción de tasa de cambio flexible, austeridad fiscal y autonomía del banco central para regular la tasa de interés, se considera que el mercado por la vía del ajuste de la tasa de interés asegura la igualdad entre el ingreso nacional y el gasto. Así, en condiciones recesivas, la baja de la tasa de interés reactiva y normaliza la actividad productiva. Sin embargo, el dispositivo no opera en condiciones de tasa de interés mundial de cero y baja elasticidad de la balanza de pagos, en particular de las exportaciones, a la tasa de cambio. La baja de la tasa de interés de referencia no afecta la del mercado y si lo hiciera no aumentaría el crédito ni la inversión, que es lo que cuenta al final.

No se ha entendido lo que ocurrió. La caída de los precios del petróleo, la devaluación masiva, el alza de las tasas de interés y la reforma tributaria basada en el IVA configuraron un estado crítico. Se desató un proceso creciente de deterioro del producto que se desconoce en los libros de texto y que después de tres años los centros de estudios gubernamentales no han podido descifrar.

Las autoridades monetarias están peleando contra un molino de viento. La intervención del Banco de la República para facilitar la baja de la tasa de interés es contrarrestada por el Ministerio de Hacienda al emitir TES a tasas de interés superiores. Se ha llegado a la total inconsistencia. En el desespero se trata de intervenir el mercado con la tasa de usura, que no pasa de ser un dispositivo semántico sin incidencia en la realidad. El despropósito se habría evitado si se entendiera que la economía opera con ahorro sobrante.

En síntesis, se siguió un manejo extremo monetarista para propiciar la reducción del déficit en cuenta corriente a la balanza de pagos que se llevó por delante los ingresos fiscales y contrajo la inversión. La economía quedó expuesta a una diferencia entre el ingreso nacional y el gasto que tiende a reforzarse, porque la caída del producto incide más en la inversión (gasto) que en el ahorro (ingreso nacional). Se configura el clásico desequilibrio monetario que contradice la ortodoxia dominante. El dinero no entra a la economía. Así lo confirman los agregados monetarios de medios de pago, base monetaria y crédito, que evoluciona por debajo de la inflación.

Lo grave es que las autoridades económicas quedaron sin medios para corregir el desequilibrio macroeconómico. El déficit fiscal es determinado por la regla fiscal y la tolerancia internacional y la política monetaria no tiene mayor capacidad para bajar la tasa de interés y ampliar el crédito. La autonomía del Banco de la República hizo aguas. El Banco no está en capacidad de regular aisladamente la actividad productiva. Se requiere una nueva concepción que le conceda un mayor papel y flexibilidad a la política fiscal en la reactivación y regulación de la economía, a tiempo que le exija al Banco una mayor intervención en el tipo de cambio.

El cambio de orientación podría adelantarse dentro de la reglamentación existente, pero a la larga convendría hacerlo explícito en la ley del Banco de la República. En esencia, significa reconocer que la función de la política monetaria no es bajar la inflación a cualquier costo, sino conciliar su control con la estabilidad de la balanza de pagos y la expansión de la producción y el empleo.

http://www.elespectador.com/opinion/revision-del-banco-de-la-republica-columna-708922

 

29.17.- CONSULTAS INTERPARTIDISTAS – Mauricio Cabrera

Con el debilitamiento de los partidos políticos en Colombia, han cambiado las estrategias de las campañas electorales.

Con el debilitamiento de los partidos polìticos en Colombia, han cambiado las estrategias de las campañas electorales y ahora quien aspire a llegar a la presidencia no solo debe estas dispuesto a hacer alianzas para la segunda vueltade las elecciones, sino que es forzoso que las haga en la primera vuelta

13 ago 2017.- En el pasado, para ser presidente era necesario ser el candidato de uno de los partidos políticos tradicionales. Hoy, esa pertenencia es casi un lastre y por eso, por lo menos, ocho de los precandidatos para las próximas elecciones han optado por recolectar firmas para inscribirse con el respaldo de grupos significativos de ciudadanos. Hasta Humberto de la Calle duda si ser candidato del Partido Liberal o registrarse por firmas.

El sistema de dos vueltas –o balotaje, por el origen francés del mecanismo– que empezó en el país con la Constitución del 91, generó la necesidad de hacer alianzas para conseguir en la segunda vuelta los votos de los candidatos minoritarios. Pero en las circunstancias actuales, con casi 20 precandidatos en campaña, se ha vuelto indispensable establecer esas alianzas para la primera vuelta, pues quien no las haga no tiene ninguna probabilidad de pasar al balotaje.

Así las cosas, la elección de presidente se ha vuelto una carrera de tres etapas: la primera, los comicios parlamentarios de marzo, en los cuales se deben hacer consultas interpartidistas para conformar alianzas que deberían tener un alto componente programático e ideológico. La segunda, las presidenciales de mayo, en las que competirán los candidatos de esas alianzas con los que hayan decidido ir solos. La última, en el balotaje de junio, donde seguramente estarán los que hayan conformado las dos alianzas más fuertes. Además, habrá una etapa previa en los casos de los partidos que tengan varios precandidatos. Como suele suceder, los grupos de derecha –que a diferencia de la izquierda tienen una vocación de poder que supera los principios y la rencillas personales– han entendido más rápido la nueva realidad electoral y han planteado un mecanismo para llegar unidos a la primera vuelta.

Para empezar, el caudillo del CD señalará cuál de sus cinco pichones llevará su representación; luego, en marzo harán una consulta interpartidista en la que escogerán entre el candidato del CD, Marta Lucía Ramírez, el exprocurador y posiblemente Pinzón, para tratar de repetir la coalición del no, ojalá sin tantas mentiras como las que confesaron haber usado para “emberracar” a la gente en el referendo.

Por el lado del centro-izquierda, la situación es mucho más confusa. Los verdes, aún no han determinado el mecanismo que definirá si el candidato es Fajardo, Navarro o Claudia López, tampoco es claro que estén dispuestos a participar en una consulta interpartidista en marzo. Tienen la esperanza de repetir el fenómeno de la ola verde de Mockus en el 2010, pero olvidan que en este caso se enfrentan a dos coaliciones fuertes, la de la derecha y la de Vargas, con los caciques electorales del país.

El Partido Liberal está dividido entre quienes quieren cometer el suicidio de dejar la escogencia de su candidato para una consulta abierta en las parlamentarias de marzo y los que quieren definirlo antes de terminar el año, para poder conformar una alianza progresista y en defensa de la paz que, en una consulta interpartidista en marzo, escoja un candidato único que enfrente a la derecha. No hacerlo así, aseguraría la derrota del candidato liberal en la primera vuelta y, posiblemente, el triunfo de la derecha. http://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/mauricio-cabrera-g-consultas-interpartidistas-508669

28.17.- ES LA ESTÚPIDA TASA CAMBIARIA – Bernardo García

El presidente Santos sentenció con Tony Blair que cuando un mercado no funciona, interviene el Estado; pero hasta ahora, ¡pistola!

Carlos Lleras Restrepo en el billete de cien mil, es decir, con tasa estancada en $3.000

Se necesita padecer de ira y no de calma chicha para rebelarse contra mercados que no sólo funcionan mal sino que además producen efectos desastrosos. Cuando Carlos Lleras subió a la presidencia, se encontró con una devaluación masiva a la vista y con el Fondo Monetario Internacional instigando su realización inmediata so pena de corte de asistencia financiera.

El presidente Lleras cogió el juguete y lo impuso como decreto-ley 444 de 1.967. “Voz proletaria” tituló a cinco columnas: tenemos presidente anti-imperialista; pero de inmediato, la cúpula del partido comunista fue detenida por sospechas de colaborar con las FARC y conminada de ser confinada a la base de la Marina, Orocué, a orillas del río Meta, si se confirmaba el delito.

Entre tanto, su aguerrido ministro de Hacienda Abdón Espinosa Valderrama viajó a Nueva York para ofrecer una conferencia en la que explicó cómo el estatuto de Bretton Woods permitía a los países tomar medidas extraordinarias para remediar problemas estructurales de balanza de pagos. Luego explicó con elegancia ex-catedra el infernal mecanismo.  Casi treinta años duró el ágil control de cambios, con algunos problemas de excesiva revaluación durante la bonanza cafetera de los años setenta, ¡cuando el presidente López no sabía qué hacer con tantos dólares!

Al final, Hommes en Hacienda, Urrutia en el Banco y Gaviria en la Presidencia resolvieron dar al traste con el juguete y volver a la libertad cambiaria. La Junta del Banco se encargaría de regular la tasa cambiaria. Pero muy pronto se descubrió que la Junta era incapaz, a pesar de que ensayó un túnel que mantuviera con oscilaciones la ya consagrada devaluación gota a gota (crawling peg), para mantener la paridad de compra. Pero no. Se enredaron y convirtieron la crisis de balanza de pagos en una soberbia crisis hipotecaria y financiera (1998/99).

El capricho volvió a su viejo curso: balanza comercial deficitaria – complemento de capitales especulativos que vienen a chupar el diferencial de intereses- años de revaluación excesiva del peso en detrimento de las exportaciones y en beneficio de los importaciones- déficit acumulado en la balanza comercial que exige al fin una devaluación masiva – Estampida de los capitales especulativos para que no los coja la devaluación estando en pesos – Devaluación precipitada – Inflación inducida por el aumento en el precio de las importaciones – Contracción monetaria ordenada por el Banco para controlar la inflación, aunque no sea inflación de demanda sino externa y de costos,. – Efectos perversos de contracción de la demanda y por lo tanto de la producción, del ahorro y de la inversión. Desempleo. – Por un buen rato, lujosa estanflación! – Y el perverso ciclo vuelve a empezar.

Suficiente para entender que los mercados a veces son estúpidos. Por eso el presidente Santos sentenció con Tony Blair que cuando un mercado no funciona, interviene el Estado.  Si les aterra el juguetico llerista, al menos la famosa Junta del Banco debería usar el encaje en dólares para el sistema cambiario…y los candidatos presidenciales deberían decir esta boca es mía, al respecto.

El problema es que hay economistas tontos como Adam Smith que piensan que si cada uno de los hombres busca la ganancia, todos los hombres serán felices, sin que se diera cuenta de que unos ganan lo que otros pierden. Athur Pigou,  su entusiasta discípulo y premio Adam Smith, fue quien le hiciera esta observación. Así que los que ganan son los importadores y pierden son nuestros exportadores y a la postre se pasa de pequeños deudores de capitales especulativos a deudores de montos pesados de llevar. Todo un desastre repetitivo y muy estúpido para la balanza de pagos.

Como vivimos en la era de las corporaciones multinacionales instaladas en China, para felicidad de todo el mundo –dicen-, es explicable que muchos países sometidos a ese perverso ciclo, tengan formidables quintetos tecnócratas dedicados a mirarse  a los ojos para asignar una tasa de interés que regule la masa monetaria en función de la inflación. Sólo la inflación. Lo demás es panorama, turismo por entre curvas y cifras, y grueso sueldo.

 

27.17.- ES LA MACROECONOMÍA, TORPE – Salomón Kalmanovitz

El exceso de poder del que ha  disfrutado el régimen bolivariano por tanto tiempo lo ha llevado a apoyarse en funcionarios fieles pero incompetentes. Las arbitrariedades contra el sector productivo lo hicieron contraer fuertemente, a la vez que el colapso de los precios del petróleo y de la propia producción de PDVSA redujeron las importaciones de alimentos y medicinas cruciales. El resultado de las malas decisiones ha sido una implosión de la economía que no ha sido reconocida ni enderezada, culpando al imperialismo y a la oposición por supuestamente desatar una guerra económica.

Eso no era necesario: varios regímenes de izquierda en el mundo han sabido combinar tecnócratas que pueden tomar buenas decisiones con políticas que favorecen a sus bases sociales. En el caso reciente de Portugal, que viene saliendo de una larga recesión, un gobierno progresista y competente ha sabido enderezar sus cuentas y favorecer su progreso. Para no ir tan lejos, Bolivia lleva una década de crecimiento sólido con un Ministerio de Hacienda administrado por buenos economistas que nunca permitieron hiperinflaciones o el desajuste de sus balances externos. Incluso Ecuador aumentó impuestos para financiar sus obras de infraestructura y sus proyectos sociales.

Venezuela no. Dotado de una enorme renta petrolera, el régimen decidió dilapidarla en gastos insostenibles, tanto internos como externos, incluyendo corrupción desbordada, al tiempo que destruía la base productiva y de trabajo que fue importante antes del surgimiento del chavismo. Con la caída de los ingresos petroleros, el maremágnum arrasó con los consumos de la población. En vez de devaluar el bolívar para equilibrar su balanza externa, introdujo engorrosos controles que generaron rentas para los funcionarios y militares que controlaban las divisas y la carestía se disparó a niveles nunca antes registrados.

Los déficits de PDVSA y del gobierno se financian con emisión, en vez de subir el precio de la gasolina y de ajustar el gasto público a sus nuevas realidades, por lo cual la inflación registra niveles de 50 % mensual. En los últimos tres años, la riqueza de Venezuela se ha contraído en una tercera parte.

Una de las medidas que ha tomado el gobierno recientemente para hacer desaparecer las colas de los mercados ha sido permitir una fuerte devaluación y retirar el control de precios de muchos bienes, repartiendo directamente raciones básicas entre sus bases más leales. El mercado, en efecto, hizo su tarea de racionar los bienes escasos. Pero no se atreve a subir la gasolina, que en el pasado desató levantamientos populares contra los gobiernos que así lo hicieron.

Es difícil que la oposición tumbe a Maduro mientras el régimen siga contando con el apoyo de los militares. En Venezuela hay 2.000 generales y no se necesitan más de 100. El sentido de la Constituyente es estrechar el sufragio al 20 % de la población que le sigue siendo fiel y mantenerla en funcionamiento de manera indefinida para liquidar la Asamblea Nacional que representaba al 70 % de los ciudadanos que salieron a votar en las últimas elecciones; también aplastará todo asomo de oposición al régimen y nombrará a gobernadores y alcaldes. Es la vía hacia el partido único que controla todas las ramas del gobierno. Con tanta concentración del poder, será aún más difícil que este régimen tome buenas decisiones económicas y políticas.

http://www.elespectador.com/opinion/es-la-macroeconomia-torpe-columna-705653

 

26.17 .-BIOENERGY: OTRO DESCALABRO DE ECOPETROL – Salomón Kalmanovitz

La forma como se hacen los negocios en Ecopetrol es bastante casera. Uno de los gestores del proyecto de producir etanol estuvo en su junta directiva; para ejecutarlo, se contrató a una empresa española reconocida por su corrupción e incompetencia. La propia Bioenergy actuó como interventora de sus malos manejos; además, se compró tierra apropiada indebidamente por Víctor Carranza en su guerra del Llano que no se pudo utilizar; por fin, se está experimentando con nuevas variedades de caña de azúcar para ver si, en efecto, pueden producirse adecuadamente en tan hostil hábitat.

23 jul 2017.- Comencemos con las proyecciones del negocio: su rentabilidad dependía de que la propia Ecopetrol comprara el etanol a US$2,50 el galón, cuando en el mercado internacional costaba entre US$1,30 y 1,50; el supuesto es que el consumidor colombiano va a seguir siendo explotado para siempre por su empresa pública y los dueños del azúcar en el país. Los cultivos de caña en 17.000 hectáreas se hicieron precisamente con los que saben: Riopaila y Manuelita-Castilla. Llamo la atención a cómo se fija el precio de la gasolina en el país, ejemplificado con lo que pasó en el mes de julio, cuando se decretó una reducción por la baja del precio internacional de la gasolina (US$1,56), pero después se reversó porque se aumentó el contenido de la mezcla de etanol (que se paga a US$2,70) de 8 % a 10 %.

El grandioso proyecto se inició en la primera administración Uribe. La rentabilidad proyectada de Bioenergy iba a ser de 13,3 % sobre el capital, pero la Contraloría la calculó en 1,2 % en 2016, y solo entrará en plena producción en 2019. Es casi cierto que la rentabilidad termine siendo negativa y que no alcance para pagar los intereses ni amortizar el crédito que cubrió el 65 % de la inversión total. Inicialmente esta iba a ser de US$344 millones y terminará superando los US$750 millones.

No hubo licitación para entregarle el contrato a Episol, conocida en Argentina y Chile por haber sobornado a los funcionarios encargados de varios proyectos. En el primero de ellos, el día de la inauguración de una planta eléctrica estalló una de sus calderas. La Contraloría llama la atención de que Episol no tenía experiencia en el diseño y construcción de plantas de etanol, aunque en el Valle del Cauca hay varias factorías operando, o sea que existía experiencia en el país para ponerla en marcha. Episol llamó a un concurso de acreedores el pasado 18 de julio, siguiendo una de las mayores quiebras en la historia empresarial española. Sin embargo, Ecopetrol no fue llamado porque perdió un pleito fallado por la Cámara de Comercio Internacional de Houston, que no tuvo a bien preparar con debida diligencia y ahí se perdieron US$170 millones.

El consorcio nacional que remplazó a Episol cuando dejó tirada la planta en medio de la nada, conformado por Ismacol y Morelco, tampoco fue convocado por licitación pública; sin embargo, parece haber completado la planta destiladora con el disparo de los costos anotado.

Uno se debe preguntar para qué existe una empresa “pública” como Ecopetrol en el país, si lo que hace es defender los intereses privados contra los ciudadanos que debemos pagar costos de transporte más altos que los internacionales. Peor aún si se alía con empresas depredadoras como Episol, lo que nos costó recursos públicos que ciertamente no nos sobran.

http://www.elespectador.com/opinion/bioenergy-otro-descalabro-de-ecopetrol-columna-704524

 

26.17.- CASO REFICAR A LOS ESTRADOS JUDICIALES – Redacción Judicial

Los sobrecostos están avaluados en 610 mil millones de pesos  La Fiscalía General le imputará cargos el próximo martes a los exdirectivos de la Refienia de Cartagena. El ente investigador solicitará que sean cobijados con medida de aseguramiento.

24 jul 2017.- Este martes la Fiscalía General intentará por segunda oportunidad imputarles cargos a los exdirectivos de la Refineria de Cartagena (Reficar) por los hechos que rodearon las irregularidades en el millonario contrato para modernizar la planta de procesamiento de crudo en la capital de Bolívar. (Ver: Reficar, el desfalco del siglo)

El ambicioso proyecto sufrió una serie de fallas estructurales y operacionales que perjudicaron su ejecución. Los plazos establecidos para desarrollar el contrato se fueron ampliando, situación que generó caos y por supuesto sobrecostos que –según la Fiscalía General- están avaluados en 610 mil millones de pesos.

Las pruebas recolectadas permiten inferir que durante 12 años se presentaron serias irregularidades en el plan de modernización para la Refinería de Cartagena. Un concurso de diversas fallas, la mayoría de ellas voluntarias, llevó a que se desviaran recursos, se presentaran subcontrataciones y millonarios sobrecostos.

Por estos hechos deberán responder penalmente los expresidentes de la sociedad Orlando José Cabrales y Reyes Reinoso Yáñez; el vicepresidente jurídico de la refinería, Felipe Laverde Cardona; el vicepresidente Ejecutivo del Downstream —temas relacionados con la refinación—; Nicolás Isaksson Palacios, líder del grupo legal de Reficar desde 2013; los directivos de CB&I Philip Kent Asherman y Massoud Deudehban, y el revisor fiscal de Reficar entre 2013 y 2015, Carlos Alberto Lloreda.

Los delitos por los que serán procesados son interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación, enriquecimiento ilícito y falsedad en documentos. (Ver: A responder por caso Reficar: se estiman sobrecostos por $17 billones)

La diligencia judicial que estaba fijada el pasado 7 de junio se tuvo que aplazar debido al cese de actividades convocado por funcionarios y empleados de la Rama Judicial a nivel nacional.

El complejo caso

La primera fase de la investigación de las irregularidades que rodearon durante más de 12 años la modernización, planeación y construcción de Reficar, se centró en dos acuerdos firmados entre Reficar y CB&I en 2014, que evidencian la pérdida de $610.000 millones que terminaron en bolsillos particulares.

En el año 2003 se promulgaron las leyes 812 y 819 que le dieron vida al proyecto. La primera dispuso que la construcción de la refinería se haría a través de financiación parcial del Estado y venta de acciones a un socio estratégico. De la segunda surgió el Conpes 3312 de 2004, que hablaba de que la modalidad contractual debía ser “llave de mano” para evitar sobrecostos, y al Conpes 3336 de 2005, que abría concurso público para buscar a un inversionista.

En 2006 apareció Glencore, que se convirtió en socio mayoritario al comprar el 51 % de las acciones de Reficar. El otro 49 % quedó en manos de Ecopetrol. Para 2007, la multinacional suiza eligió a CB&I como la encargada de la ingeniería y construcción de la refinería. Es decir, sería la encargada de contratar a otras empresas para adelantar la obra.

Sin embargo, en mayo de 2009, Glencore se retiró del negocio invocando un evento imprevisto, imprevisible e irresistible, y sin invertir un solo peso. El 100 % de Reficar quedó bajo el control de Ecopetrol, lo que para la Fiscalía constituyó la violación de una de las leyes de 2003, pues el total de las obras se haría con dineros públicos.

Glencore salió ileso, sin sanciones y dejando una carga presupuestal inmensa a Ecopetrol. La Fiscalía indaga si existe alguna responsabilidad de los miembros de junta directiva que debían velar por la seguridad y viabilidad del negocio de la refinería. Por esa razón es que también se llamó a interrogatorio a los expresidentes de Ecopetrol entre 2002 y 2015 Isaac Yanovich Farbaiarz y Javier Genaro Gutiérrez; al vicepresidente de Refinación de la petrolera estatal, Jaime Leonardo Flórez Múñoz; al expresidente y exvicepresidente de Reficar, Jorge Enrique Carvajales y Andrés Virgilio Riera Burelli; al exrepresentante legal de Glencore, Richard Cohen; al alto ejecutivo de la multinacional y que también fue presidente suplente de Reficar, Sergio de la Vega, y a Augusto Mantilla Daza, director del proyecto Foster Wheeler & Process Consultant INC.

Esta última fue la que contrató en noviembre de 2009 Reficar para que supervisara el proceso de contratación que realizará CB&I. Además, la junta directiva suscribió en 2010 dos nuevos contratos con la constructora estadounidense porque debía cambiar la modalidad de contratación: ya no sería “llave en mano” -que ponía al socio estratégico, y no al Estado, a responder por sobrecostos-, sino “costos reembolsables”. Según el fiscal Genera, Néstor Humberto Martínez, esto desconocía lo que dictaba el Conpes y dejaba a merced de CB&I pasar las facturas que quisiera al control y auditoría de la firma Foster Wheeler, que finalmente daba la aprobación del desembolso de pagos con dineros de Ecopetrol.

“Con esta nueva modalidad se benefició a CB&I, que venía incumpliendo sus obligaciones en la ejecución de las obras”, precisó Martínez. Pero la Fiscalía sostuvo que en 2014 se tomaron las decisiones más lesivas para las arcas del Estado: firmar los acuerdos MOA (un memorando de entendimiento del 28 de febrero) y el PIP (proyecto de facturación que se formalizó el 28 de noviembre). Estos dos documentos fueron los que llevaron a que se provocara “el mayor descalabro del país. Generaron cobros irrazonables, desproporcionados y sin relación alguna con las obras de Reficar”, sostuvo el fiscal general.

“Se delegó al constructor, en un acto de confianza, que construyera el proyecto y Estado pagara las facturas. Pero no podía Reficar pagar todo lo que le mandara el contratista, tanto más porque se trataba de recursos públicos”, agregó Martínez, quien explicó que los directivos de Reficar no tuvieron en cuenta las alertas de Foster Wheeles que daban cuenta de facturas rechazadas, obsoletas, duplicadas, de servicios no prestados, de subcontrataciones no autorizadas y de gastos “suntuosos y extravagantes”. Si bien en mayo de 2014 tenía US$70 millones en cuentas por cobrar rechazadas, con los dos acuerdos CB&I recuperó la plata.

Por ejemplo, la Fiscalía encontró varios pagos por equipos que nunca se utilizaron en la construcción de la refinería y del cobro de salarios de personas que no movieron un dedo para ayudar con la obra. También, frente al resonado caso de la construcción de los andamios, los investigadores evidenciaron que CB&I cobró dos veces por este trabajo. “CB&I facturó independientemente por reparaciones y mantenimiento preventivo de los equipos alquilados cuando la tarifa pactada incluía ambos”, concluyó el fiscal general.

http://www.elespectador.com/noticias/judicial/el-caso-reficar-los-estrados-judiciales-articulo-704612

 

26.17.- REFICAR EN EL GOBIERNO DE URIBE

19 jul 2017.- Ante la columna de Salomón Kalmanovitz titulada “Reficar: Corrupción de alto nivel”, publicada el pasado 16 de julio en El Espectador, nos permitimos hacerle llegar las siguientes precisiones:

1.Las decisiones del proyecto Reficar, como las relacionadas con Propilco, fueron tomadas por la Junta Directiva de Ecopetrol, cuyos miembros eran personas altamente preparadas y capaces, sin consultar con la Presidencia de República.

  1. La escogencia de Glencore como socio se surtió a través de un proceso licitatorio que manejó directamente Ecopetrol, como lo ha manifestado el doctor Isaac Yanovich, y que, como en todo los casos, la Presidencia de la República respetó.

El proceso se inició con la invitación enviada a 38 firmas internacionales para que conocieran el proyecto, 11 de las cuales fueron a los dos eventos que se realizaron, uno en Nueva York y otro en Bogotá, para dar detalles y explicarlo.

Posteriormente se fijaron por parte de Ecopetrol, ABN AMRO Bank, la consultora Sumatoria y la firma de abogados Herrera, Pose y Ruiz, los requisitos habilitantes para participar en la subasta: tener un patrimonio neto de al menos USD$500 millones y que hubiesen obtenido financiación en proyectos de infraestructura similares de por lo menos USD$1.000 millones en los últimos cinco años.

Sólo cuatro de las firmas cumplieron con las exigencias, de las cuales dos presentaron oferta, Petrobras y Glencore, quien ofreció USD$ 630,7 millones, USD$ 35,7 millones más que Petrobras y USD$ 5 millones por encima del precio de reserva que era de USD$ 625 millones. Un mes después, se incrementó en USD$25 millones el monto a pagar, con lo cual el precio total desembolsado por el 51 % de las acciones de Reficar fue de USD$656 millones más el capital de trabajo que le correspondía, que era USD$135,1 millones, para un total de USD$791,5 millones.

  1. Glencore alegó la crisis económica de 2008 para justificar sus incumplimientos. En Davos, Suiza, el expresidente Uribe se reunió con el presidente de Glencore, en presencia de tres altos funcionarios de su Gobierno, y le exigió cumplir o compensar a Ecopetrol como condición para permanecer en el país.

La salida de Glencore de Reficar le generó un castigo económico. Ecopetrol recompró en el 2009 el 51 % de Reficar a Glencore por USD$544 millones, USD$246,5 millones menos que lo pagado por la firma suiza años antes.

Ecopetrol consideró como “buen negocio” la recompra de Reficar y corroboró en su momento que la suma pagada estaba cubierta por caja, inventarios y un valor auditado del proyecto.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en entrevista con Yamid Amat para El Tiempo, afirmó que siendo miembro de la Junta Directiva de Ecopetrol estuvo de acuerdo con la recompra de las acciones. Ecopetrol tomó autónomamente, sin concepto de Presidencia, la decisión de comprarle a Glencore.

En cumplimiento de los principios profesionales de equilibrio informativo y objetividad, solicitamos respetuosamente que El Espectador pueda publicar la presente nota aclaratoria.

Equipo de comunicaciones y prensa de Álvaro Uribe Vélez.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

25.17.- EL ÚLTIMO ACTO DE UNA LARGA ESTAFA – Paul Krugman

Los cambios hechos por los republicanos a su ley de reforma sanitaria la hacen igual de mala, pero de forma más sutil

La senadora demócrata Elisabeth Warren encabeza una protesta de mujeres contrarias al plan sanitario republicano en Washington. ASTRID RIECKEN AFP

Hace unos días, el tuitero en jefe exigió que el Congreso promulgase “un precioso proyecto de ley nuevo sobre la asistencia sanitaria” antes de que se suspenda la actividad parlamentaria. Pero ahora que hemos visto la última versión de la “reforma” sanitaria de Mitch McConnell, la palabra “preciosa” no es precisamente la que mejor la define. De hecho, es de una fealdad incomparable, intelectual y moralmente. Las versiones anteriores de la atención sanitaria de Trump eran terribles, pero esta es, por increíble que parezca, incluso peor.

14 jul 2017.-  Antes de meterme en lo que la hace peor, vamos a hablar de un elemento del nuevo proyecto de ley que puede parecer un paso en la dirección correcta, y de por qué es en gran medida un fraude.

El proyecto de ley original del Senado tuvo mucha mala prensa justificada por recortar la asistencia sanitaria a los más pobres (Medicaid) y al mismo tiempo rebajar considerablemente los impuestos a los ricos. Esta versión reduce algunas de esas bajadas de impuestos —aunque ni mucho menos todas— por lo que parece una concesión a los moderados.

Sin embargo, al mismo tiempo, el proyecto de ley permitiría a la gente utilizar las cuentas de ahorro sanitarias con exenciones fiscales para pagar las primas de los seguros. En la práctica, esto crea una nueva exención tributaria que principalmente ayuda a la gente con rentas elevadas que (a) se puede permitir ingresar mucho dinero en dichas cuentas y (b) soporta unos tipos impositivos marginales altos, y, por tanto, consigue un importante ahorro fiscal.

Por tanto, sigue siendo un proyecto de ley que quita a los pobres para dar a los ricos; simplemente lo hace de forma más sigilosa. No obstante, esta reestructuración tributaria le da a McConnell un poco más de dinero con el que jugar. ¿Y cómo aborda los dos grandes problemas del proyecto de ley original, es decir, los recortes salvajes a Medicaid y el aumento de las primas para los trabajadores más mayores y menos adinerados? No lo hace.

Aparte de unos pequeños retoques, esos brutales recortes a Medicaid siguen formando parte del plan, y sí, son recortes, a pesar de los desesperados intentos republicanos de fingir que no lo son. La reducción de las subvenciones que harían que las primas se disparasen para millones de personas también sigue ahí.

La parte buena, si se puede llamar así, es que hay un poco más de dinero para la crisis de los opiáceos, algo de dinero (pero no suficiente) para los pacientes de riesgo especialmente alto, y un poco más de ayuda para las aseguradoras, o sea, lo mismo que los republicanos denunciaron y calificaron de escandalosos beneficios para las empresas cuando lo hicieron los demócratas.

Sin embargo, el cambio más importante en el proyecto de ley es la manera en que, a efectos prácticos, dejaría sin protección a las personas con enfermedades preexistentes. La Ley de Asistencia Sanitaria Asequible (Obamacare) establecía unos niveles mínimos en los tipos de pólizas que se permitía ofrecer a las aseguradoras; el nuevo proyecto de ley del Senado cede ante las exigencias de Ted Cruz de que se permita a las aseguradoras ofrecer unos planes reducidos que cubren muy poco y con unas desgravaciones muy altas que serían inútiles para la mayoría de la gente.

Las consecuencias de este cambio serían desastrosas. Créanme, no lo digo yo: es lo que dicen las propias aseguradoras. En una nota de prensa, la AHIP, la patronal del sector asegurador, advertía que la aprobación de la propuesta de Cruz “fracturaría y segmentaría los mercados aseguradores en fondos de mutualización de riesgos”, que darían lugar a “unos mercados de seguros sanitarios inestables” en los que las personas con enfermedades preexistentes perderían la cobertura o tendrían planes que serían “mucho más caros” que con la ley actual.

O dicho de otra manera, este proyecto de ley sumiría a los mercados de seguros en una espiral mortal clásica. Los republicanos llevan años vaticinando esta espiral, pero siguen estando equivocados: todos los indicios muestran que el Obamacare, a pesar de que adolece de algunos problemas reales, se está estabilizando y funciona bastante bien en los Estados que lo apoyan. Pero, en la práctica, este proyecto de ley echaría por tierra todos esos progresos.

Y hablemos claro: muchas de las víctimas de estas consecuencias negativas serían miembros de la clase obrera blanca, personas que votaron a Donald Trump creyendo que iba en serio cuando prometió que no habría recortes en Medicaid y que todo el mundo tendría un seguro mejor y más barato. Por tanto, ¿por qué presionan los líderes republicanos para que se apruebe esto? ¿Por qué hay tan siquiera una posibilidad de que se pueda convertir en una ley?

La principal respuesta, diría yo, es que lo que sucedería si se aprobase este proyecto de ley —un importante descenso del número de estadounidenses con seguro médico y una drástica disminución de la calidad de la cobertura para aquellos que lo sigan teniendo— es lo que los republicanos han querido todo este tiempo.

Naturalmente, durante la yihad de ocho años contra la Ley de Asistencia Sanitaria Asequible, el Partido Republicano fingió lo contrario: denunciaba Obamacare por no cubrir a todo el mundo; atacaba los elevados gastos adicionales asociados a muchas de sus políticas, etcétera. Pero la ideología conservadora siempre ha rechazado la propuesta de que la gente tiene derecho a la asistencia sanitaria; la élite republicana consideraba, y sigue considerando, que la gente cubierta por Medicaid, en concreto, son unos aprovechados que en realidad están robando a los ricos, que merecen más por serlo.

Y los conservadores siempre han opinado que los estadounidenses tienen un seguro médico demasiado bueno y que deberían pagar más en gastos deducibles y en copagos, lo que les haría “arriesgar el pellejo” y, por tanto, supondría un incentivo para controlar los costes.

De modo que suponemos que lo que estamos viendo aquí es el último acto de una larga estafa, el momento en el que los estafadores hacen caja y sus víctimas descubren que les han engañado. Lo único que falta por saber es si realmente se saldrán con la suya. Lo descubriremos muy pronto.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía. © The New York Times Company, 2017.
Traducción de News Clips. https://economia.elpais.com/economia/2017/07/14/actualidad/1500033953_175450.html

24.17.- LA GUERRA COMERCIAL QUE SE NOS VIENE ENCIMA – PAUL KRUGMAN

Trump prometió aranceles punitivos a los que le votaron en noviembre. Como todas sus políticas, les perjudicarán

El acero es uno de los puntos de contención de la política comercial de Donald Trump. SEAN GALLUP GETTY 7 JUL 2017 – 17:03 COT

¿Se acuerdan de cuando Donald Trump declaró que “nadie sabía que la atención sanitaria podía ser tan complicada”? Fue un momento poco frecuente de autoconciencia del tuitero en jefe: es posible que hubiera caído en la cuenta, fugazmente, de que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo.

Sin embargo, la atención sanitaria no es tan complicada. Y los planes de “reforma” republicanos son tremendamente sencillos, recalcando el “tremendamente”.

Puede que Trump sea la única persona en Washington que no entienda su esencia: quitarle el seguro de salud a decenas de millones de personas para poder ofrecer a los ricos una rebaja de impuestos.

Por otra parte, algunos temas políticos son realmente complicados. Uno de estos temas es el comercio internacional. Y el mayor peligro que existe aquí no es simplemente que Trump no entienda las cuestiones. Peor todavía, no sabe lo que no sabe.

Según el sitio web de noticias Axios, Trump, apoyado por su círculo íntimo de partidarios de que EE UU es lo primero, está “empecinado” en imponer unos aranceles punitivos a las importaciones de acero y, posiblemente, de otros productos, a pesar de la oposición de la mayoría de su gabinete. Después de todo, las afirmaciones de que otros países se estaban aprovechando de EE UU fueron uno de los principales temas de su campaña.

Y Axios informa de que la Casa Blanca cree que a las bases electorales de Trump “les gusta la idea” de una guerra comercial, y “les encantará la lucha”.

Sí, es una manera fantástica de hacer política.

Muy bien. Entonces ¿por qué es complicada la política comercial?

En primer lugar, una gran parte del comercio moderno se hace con bienes intermedios, cosas que se usan para fabricar otras cosas. Un arancel sobre el acero ayuda a los productores de acero, pero perjudica a los consumidores de acero en las fases posteriores del proceso productivo como el sector automovilístico. Por tanto, ni siquiera está claro el efecto directo del proteccionismo sobre el empleo.

Y luego están los efectos indirectos, lo que significa que cualquier aumento del empleo en un sector protegido por aranceles debe compararse con la pérdida de empleo en otros sectores. Normalmente, de hecho, el comercio y la política comercial tienen pocos efectos, o ninguno, sobre el empleo total. Afectan al tipo de empleos que tenemos; pero no tanto al número total.

Vamos a suponer que Trump impusiera aranceles sobre una amplia selección de bienes, digamos que el 10% global ad valorem que se llegó a comentar antes de que tomase posesión. Esto beneficiaría directamente a los sectores que compiten con importaciones, pero la historia no acaba aquí.

Aunque pasemos por alto el daño a los sectores que utilizan factores de producción importados, cualquier creación de empleo directa gracias a los nuevos aranceles se vería contrarrestada por la destrucción de empleo indirecta. La Reserva Federal, por temor a la presión inflacionaria, incrementaría los tipos de interés. Eso afectaría a algunos sectores como el inmobiliario y también fortalecería el dólar, lo que perjudicaría a las exportaciones estadounidenses.

Las afirmaciones de que el proteccionismo provocaría inevitablemente una recesión son exageradas, pero hay razones para creer que estos efectos indirectos impedirían cualquier creación de empleo neta.

Y luego está la respuesta de otros países. El comercio internacional se rige por unas normas, unas normas que EE UU contribuyó a crear. Si empezamos a incumplir esas normas, los demás también lo harán, tanto en represalia como por simple imitación. A eso es a lo que se refiere la gente cuando habla de una guerra comercial.

Y es una tontería creer que EE UU “ganaría” dicha guerra. En primer lugar, distamos mucho de ser una superpotencia dominante en el comercio mundial, ya que la Unión Europea es un actor igual de importante y es capaz de adoptar represalias eficaces (como pudo comprobar el Gobierno de George W. Bush cuando impuso aranceles sobre el acero allá por 2002). En cualquier caso, el comercio no es cuestión de ganar o de perder: en general, hace que las partes de un acuerdo sean más ricas, y una guerra comercial suele perjudicar a todos los países involucrados.

No estoy defendiendo un argumento purista a favor del libre comercio. El crecimiento rápido debido a la globalización ha perjudicado a algunos trabajadores estadounidenses, y el incremento de las importaciones después de 2000 afectó a las industrias y a las comunidades. Pero una guerra comercial trumpista no haría más que multiplicar el daño, por dos razones.

Una es que la globalización ya se ha producido, y las industrias estadounidenses forman parte ahora de una red internacional de transacciones. Por tanto, una guerra comercial afectaría a las comunidades de la misma manera que lo hizo el aumento del comercio en el pasado. Hay un viejo chiste sobre un conductor que atropella a un peatón, y que luego intenta remediar el daño dando marcha atrás y pasando por encima de la víctima una segunda vez. La política comercial trumpistasería así.

Los aranceles que se proponen ahora también impulsarían a los sectores que requieren mucho capital y que dan empleo a relativamente pocos trabajadores por dólar de ventas; estos aranceles, en todo caso, descompensarían aún más la distribución de la renta en detrimento del trabajo.

¿Seguirá Trump adelante con esto? Es posible. Al fin y al cabo, se hizo pasar por populista durante la campaña, pero hasta el momento, todo su programa económico ha sido el habitual de los republicanos, que recompensa a las empresas y a los ricos y perjudica a los trabajadores.

De modo que, efectivamente, es muy posible que a las bases les gustara ver algo que se parezca más al tipo al que pensaban que votaban. Pero las promesas comerciales de Trump, aunque poco ortodoxas, eran igual de fraudulentas que sus promesas sobre la atención sanitaria. En este ámbito, al igual que, bueno, en todo, no tiene ni idea de lo que está hablando. Y su política basada en la ignorancia no acabará bien.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía. © The New York Times Company, 2017. Traducción de News Clips. https://economia.elpais.com/economia/2017/07/07/actualidad/1499435332_759302.html

 

24.17.- 45 PAÍSES PRODUCTORES DE CAFÉ DEBATIRÁN SU FUTURO EN MEDELLÍN – Andrea Arboleda

Colombia se ha distinguido a lo largo de los años como uno de los principales países productores y exportadores de café. Con el pasar del tiempo el sector cafetero ha evolucionado y con él sus productores. En este encuentro se buscan estrategias para afrontar los retos. 

Cortesía Cedetrabajo

9 julio de 2017.-  Desde este lunes se darán cita en la ciudad de Medellín los productores de café de todo el mundo para conversar sobre las preocupaciones del sector a nivel global en el primer foro Mundial de Productores de Café.

En este evento organizado por los propios países productores se tiene como principal objetivo abordar los desafíos y problemas que enfrenta el sector caficultor a nivel mundial y así mismo se pretende identificar y crear las estrategias necesarias para distribuir de una mejor manera la responsabilidad y el valor de todos los actores partícipes en el sector, para que se logre la sostenibilidad a nivel global desde el primer eslabón de la cadena hasta el último, es decir desde el productor hasta el consumidor final.

Entre las preocupaciones comunes de los productores están la sostenibilidad del productor, el desarrollo rural cafetero, el cambio climático, la volatilidad del precio, el relevo generacional y la corresponsabilidad en la cadena de valor entre otros. Temas que serán expuestos por los panelistas, además de discutidos por los asistentes.

Se espera la participación de representantes de 45 países productores de café de los 52 que son en total. Estarán, entre otros, Brasil, Panamá, Perú, Bolivia, Ecuador, México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Etiopía, Kenia, Tanzania, Uganda, Camerún, Ruanda, Costa de Marfil, Angola, Togo, Vietnam, Indonesia, India, China y Colombia como anfitrión. 

Además estarán presentes en el encuentro planeado desde 2015, delegados de actores relevantes en la industria como Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Gran Bretaña y Asia.
El director ejecutivo del comité departamental de cafeteros  de Antioquia, Álvaro Jaramillo, resalta el logro que ha alcanzado Colombia con la convocatoria a este foro y la relevancia que tiene para el sector caficultor mundial.

“El objetivo es conversar y discutir acerca de las preocupaciones de los productores de café, el relevo generacional, la mano de obra en la caficultura, la volatilidad de los precios, sostenibilidad económica. con estos temas de los productores colombianos, nuestro gerente general, Roberto Vélez Vallejo, en visita a otros países productores, vio que tenían las mismas preocupaciones. Entionces se fue consolidando la idea de que nos deberíamos sentar todos, productores y consumidores, para mirar conjuntamente cómo podríamos abordar esos temas”, explicó Jaramillo.
Los caficultores, líderes gremiales y representantes de la institucionalidad cafetera Colombiana, ONGs, académicos y entidades públicas entre otros, también tendrán la oportunidad de participar.

Entre los personajes importantes que visitarán la ciudad para hablar sobre experiencias del café están el expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton y el experto y líder mundial de desarrollo sostenible, el economista Jeffrey Sachs, quien será el orador principal. Estarán presentes también el director ejecutivo de la Organización Internacional del Café (OIC), José Sette, el presidente Juan Manuel Santos así como los líderes de la Federación Nacional del Café.

“Que personajes como Bill Clinton y Jeffrey Sachs se lograran interesar por participar en el foro, es una de las cosas que nos muestra la relevancia que ha tenido la convocatoria”, añadió Jaramillo. Clinton hablará de su experiencia como gobernante de Estados Unidos y del mercado del café en dicho país.

De este foro se esperan resultados para construir a nivel global estrategias y soluciones creativas para estas problemáticas. De igual forma se espera que Colombia, además de ser el país anfitrión, tenga un papel importante en las conclusiones del evento.

Así lo precisó Jaramillo: “Está el liderazgo que ha tenido la FNC y que ha sido importante para lograr que 45 de 52 países productores de café actualmente participen en el foro, donde se espera que dentro de las posibles soluciones seamos de los más creativos y con los productores que participen mostrar caminos para seguir en la caficultura mundial”.

Para Juan Felipe Jaimes, gerente de Andian Link línea de café Lavaive, este tipo de eventos son necesarios para el sector y para un país productor como lo es Colombia, pues al contrario de lo que se podría pensar, las ferias y eventos grandes sobre café se han realizado, según Jaimes, en países no productores sino de mercado como Estados Unidos, Canadá, etc.  “Lo que se debería hacer es que estas ferias y eventos se realicen en países productores y que sean los mercados los que las visiten, para conocer el origen y la oferta de café que existe. Es un espacio que se está dando para poder marcar esa línea y mostrar que también podemos hacer en el país un feriado muy importante alrededor del café”, agregó.

De igual forma, el ingeniero agroindustrial e instructor del área de cafés especiales del Sena,  Andrés Ruiz, reconoce lo relevante de esta iniciativa para decirle al mercado lo importante que es para todos el sector productor del café.

“Los países productores diciéndole al mundo ‘Sin caficultor no hay café y sin café su negocio se acaba’.  El negocio de café está en manos de grandes multinacionales y esa economía cafetera en los países consumidores no ha sido muy rentable y cada vez le transfieren más el riesgo de este negocio a los productores, entonces es un llamado de atención para decirles que si siguen transfiriendo el riesgo, si nosotros somos cada vez menos rentables, si todos los riesgos y retos los tiene que asumir el productor, ustedes también se van a quedar sin negocio”. Además, añadió que es necesario en esta situación trabajar en equipo para que los países productores con apoyo de los mercados tengan una mejor producción y calidad de vida, para así aumentar la productividad del sector.

Para los caficultores Álvaro Cano y Guillermo Gaviria, eventos como el primer Foro Mundial, son muy importantes porque son una manera de visibilizarse ante el mundo entero y de hacer un contacto más cercano entre los productores y consumidores.

El sector
Actualmente el sector en Colombia está bien en términos generales, eso a pesar de que las cifras de producción de este año muestran una reducción respecto al anterior, lo que es explicado más por razones climáticas que estructurales. Sin embargo, hay aspectos en los que trabajar para mejorar

.
José Vicente Cadavid, economista agrícola y docente de la Escuela de Finanzas de Eafit, considera que el diagnóstico es favorable para la economía colombiana y que sigue siendo un sector que genera mano de obra directa e indirecta.

“El café en Colombia ha sido tradicionalmente una actividad que ha contribuido para el crecimiento del sector agropecuario. En el 2016 – 2017 fue uno de los que jalonó al sector en conjunto con otros. Son más de 500.000 familias que dependen de la producción del café, entre pequeños, medianos y grandes productores y es un sector que genera divisas para el país” explicó Cadavid.

Ruiz también logró establecer un panorama beneficioso para el país aunque reconoció que se ha perdido espacio y poder en la negociación. Señaló que los cambios a través de los años de la tecnología, la productividad y el cambio climático, además de la exigencia de los consumidores finales, hacen que Colombia tenga posibilidades de seguir diferenciándose en el sector caficultor por la calidad y variedad de sus productos, además indicó que se evidencia que el país está evolucionando de ser productor a ser también consumidor de café, y aunque considera que la Federación ha realizado una muy buena labor, cree que es necesario que se revisen algunas cosas.

“Durante casi dos siglos  nos hemos dedicado a ser exportadores de materia prima, sin valor agregado, un commodity donde tenemos muy poco poder de negociación, donde durante varias décadas gracias a la buena tarea que hizo la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) logramos posicionar un producto, crear una identidad, posicionar una marca país, diferenciarnos del resto de los países productores.

Sin embargo actualmente el mercado es más exigente y con una materia prima tan estandarizada, estamos perdiendo un poco de participación”. Ruíz enfatizó en la gran oportunidad que se está creando en el mercado tanto nacional como internacional, “cada vez los consumidores quieren nuevas experiencias, nuevos perfiles, nuevas sensaciones, ya la gente no toma café solamente para quitar el sueño, sino que tiene más expectativas”.

Este mercado es el de los cafés especiales y diferenciados, es decir, aquellos donde la variedad en tipos, sabores, olores y sobre todo los de mejor calidad, son elegidos por los consumidores, a
quienes no les importa pagar más dinero a cambio de una mejor experiencia sensorial.

Por otra parte, hablando de cifras de producción, Jaramillo señaló que este primer semestre se vería reducida entre otras razones por el invierno de los últimos meses. “Estamos frente a una cosecha que se había estimado para el primer semestre en un rango de entre 6’200.000 y 6’500.000 de sacos de café para el país, y estamos viendo que podría ser del orden entre 6’000.000 y 6’200.000, o sea que podemos tener una disminución de 300.000 a 400.000 sacos de café”.

En el caso de Antioquia, teniendo en cuenta  que de la producción nacional de 14’500.000 sacos el departamento aporta unos 2’300.000 “en términos porcentuales Antioquia dejaría de producir un 5% de café en el primer semestre” apuntó el federativo.

En el mismo sentido y con un diagnóstico un poco más pesimista, Gaviria agregó a la baja en la producción del año en curso los altos costos de la misma, así como la informalidad laboral que afecta al sector y sobre todo a los pequeños productores, puesto que según él no existe un apoyo desde el Estado para este tema. Otro aspecto que destacó el caficultor fue el de la pérdida de la calidad del café colombiano.

Por esta misma línea, Cardona hizo énfasis en que es “grave” la situación actual del sector en Colombia y que desde la Federación se puede hacer más en el mercado  porque “durante los últimos diez años el café ha estado en el mismo precio. Nos ha salvado un poco la situación del dólar, pero la institucionalidad cafetera ha sido demasiado complaciente con el tema, le ha faltado agresividad en el mercado mundial, dinamismo, ha sido muy conforme con la situación”. Señaló además que “es muy grave que estemos dependiendo del dólar y no de los esfuerzos del mercado mundial del café”.

Jaimes, por el contrario apuntó hacia un momento de recuperación en el sector. “Se está dando una muy buena expectativa porque se viene de dos años de recuperación, el precio también está relativamente bueno por el tema de la tasa de cambio que ha estado al alza y esto para los exportadores ha sido una buena oportunidad de capitalizar, han sido buenos años”. Sin embargo no desconoce que hace falta trabajar en otros aspectos como la capacitación de los cafeteros y el tema de cafés especializados.

90 años de impulso cafetero

Otro tema que no puede pasar desapercibido en el sector caficultor del país es la conmemoración de los 90 años de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC). Desde 1927 es la cara institucional de los cafeteros y caficultores del país y hoy representa a más de 550.000 productores y a sus familias. Además de velar por el bienestar del sector, la FNC considerada la “ONG rural más grande del mundo”, ha contribuido con el desarrollo de la infraestructura del país, entre viviendas, servicios públicos, vías, escuelas, hospitales, beneficiaderos y secaderos, entre otros.

El papel de la FNC ha sido muy importante sin duda en la historia de Colombia y para los productores, sin embargo es claro que como federación debe mejorar ciertos aspectos frente a algunos temas.

“En el siglo pasado el papel protagónico de la Federación Nacional de Cafeteros impulsó y desarrolló el sector caficultor, y todos los programas de inversión en infraestructura en cuanto a la construcción de las vías terciarias, centros educativos, acueductos, electrificación y asistencia técnica. Hay que alabar de alguna manera todo ese proceso que desempeñó la FNC como gremio donde muchos de los campesinos se han identificado con ese papel. Ella debe seguir cumpliendo esa función”, opinó el docente Cadavid.

También le puede interesar: Federación Nacional de Cafeteros cumple 90 años

Ruiz a su vez, también reconoce a la FNC como “el actor más importante por aportar identidad y apoyo tecnológico al sector y, además, si no estuviera la federación mucho de lo que hoy se tiene no sería posible”.

Los caficultores consultados se sienten orgullosos de pertenecer a la FNC y esperan que atienda más el mercado internacional y nacional, puesto que según Cano, “no se ve la defensa del sector desde la Federación y deberían vender mucho mejor el producto”

Jaimes por su parte dijo que la federación es muy importante en la organización cafetera en Colombia, pero considera que después de la ruptura del pacto de cuotas (ocurrido en 1989) no ha sido capaz de dar el paso para el libre mercado”.

Retos del sector

Si bien es un buen tiempo para el café colombiano a pesar de la baja en la producción que experimenta, los retos que tiene por delante se centran principalmente en la productividad, el relevo generacional, la tecnificación de procesos, el cambio climático, la capacitación de los cafeteros y caficultores, la exploración de los cafés especializados y diferenciados y la sostenibilidad, entre otros.

Para Cadavid, “la productividad, es un aspecto que en términos de objetivos se debe tener en cuenta y cuando hablamos de productividad estamos hablando de mejorar la tecnología en cuanto a semillas, resistencia a plagas, ciclos de fertilización, procesamiento de cosechas y secado en condiciones técnicas conservando la calidad, ya que es una de las diferencias del café colombiano con el del resto del mundo”.

Ruíz, por ejemplo, le apunta al reto de la especialidad. “En Colombia por esa gran variedad de oferta ambiental, de diferentes ubicaciones y en las posibilidades que tenemos con procesos, podemos atender esas grandes expectativas del mercado. Lo que sucede es que hay que hacer una tarea de diferenciación de especialización en procesos y en mucho más mercadeo.”

Frente problema del relevo generacional , Gaviria opina que es necesario hacerle entender a las nuevas generaciones que es posible hacer negocio, tener empresa, producir y exportar café y que también pueden educarse para eso”.

http://elmundo.com/noticia/Productores-del-mundo-debatiran-futuro-del-cafe/355334

 

23.17.-GRIETAS EN LA CÚPULA VENEZOLANA – Sergio de la Torre

en la fisonomía de Maduro ya se dibujan los rasgos del traicionado. Con todo y lo obtuso que es, él sabe lo que le espera. Fatalidad ésta a la que no podrá escapar. El régimen chavista presenta fisuras que, para bien o para mal, presagian un viraje. Los signos son reveladores. Sin contar lo del helicóptero, llamó mi atención el súbito cambio de estos días en la cúpula castrense, que relegó a un segundo plano al general Padrino, como pudimos columbrarlo quienes divisamos las cosas desde lejos.

 2 jul 2017.-  Su ascendiente era tal que fue él quien le frustró a Maduro su intento de robarse en el primer escrutinio nocturno la elección parlamentaria que el oficialismo ya sabía perdida. Rompiéndole el dominio absoluto que ejercía sobre las tres ramas del poder, quebrándole la vértebra del Congreso, que representa la voluntad del soberano, lo cual, por retórico que suene, es crucial en toda nación a la que le importe su imagen y nombre.

Frenado así Maduro, presumo que soterradamente comenzó a perfilarse Padrino como aquel que podría abrirle paso al restablecimiento de una democracia en franco naufragio. A juzgar por lo que sabemos al hombre le cortaron las alas preventivamente, antes de que obrara como todos esperábamos. Me queda una pregunta, sin embargo: ¿Por qué le conservaron el cargo de Ministro de Defensa en lugar de removerlo del todo? ¿Ganas no debieron faltarle a los dómines. Este tipo de limpiezas o depuraciones en la cima de los regímenes demagógicos o neomarxistas, suelen hacerse completas. Las consabidas purgas, de sabor castrista, habituales en Venezuela, se practican desde el comienzo de la era chavista. Más aún: el mandatario o dictador de turno, o quien haga sus veces, y la camarilla que lo acompaña, han de estar alertas siempre, vigilando su entorno, no sea que aparezca un infiel, como en el Medioevo florentino (el de los Borgias, y el que retrata Maquiavelo), un infiel de esos que se tornaron emblemáticos por lo eficaces y oportunos en sus hazañas de conjura y traición, perpetradas contra su protector, para suplantarlo, así fuera el propio padre.

En la fisonomía de Maduro ya se dibujan los rasgos del traicionado que va camino de que lo remplacen. Con todo y lo obtuso que es, él sabe lo que le espera. Fatalidad ésta a la que no podrá escapar. Primero porque sus pares y compinches deben estar avisados de su poquedad e ineptitud, que salta a la vista, y luego porque en este tipo de satrapías le conviene a los camaradas, especialmente a los que actúan y aguardan en la trastienda, estar sustituyendo a quien tienen de figurón en el podio, al mismo ritmo en que se desgasta, salvo que se trate de un caudillo como Chávez, por supuesto.

El alto oficial neutralizado y disminuido en sus funciones pudo no haber sido Padrino sino cualquier otro, y eso daría igual. Lo que importa es la connotación del hecho. El ejército es la columna vertebral del régimen y no en vano Chávez vino de allí. A diferencia de Colombia, donde la legalidad, pese a tantos conflictos y guerras civiles, siempre se respetó (herencia de Santander) en Venezuela, en toda su historia, los militares, golpistas o no, han gobernado más tiempo que los civiles. Con el agravante de que sus lapsos son vitalicios. El más corto fue el penúltimo, de Pérez Jiménez, a mediados del siglo pasado y que duró 6 años, pero Chávez, en cambio mandó por 3 lustros hasta el día de su muerte (y aún más, según Maduro, a quien dizque se le aparece en forma de pajarito para aconsejarlo). Más atrás, a comienzos de siglo, gobernó por 3 décadas el general Juan Vicente Gómez, cuya decrepitud legendaria describe García Márquez en su libro “El otoño del patriarca”. Pero interrumpamos por hoy estas notas, lector paciente y pertinaz.

http://www.elmundo.com/noticia/Grietas-en-la-cima/354995

22.17.- ALEMANIA Y FRANCIA DEFIENDEN ACTUAR “CON UNA SOLA VOZ” ANTE LOS RETOS DE LA UE, PERO TIENEN UNA SORDA DIFERENCIA.

La canciller Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron (Aurore Belot / AFP)

Bruselas, 23 jun 2017 El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, se mostraron hoy dispuestos a “actuar con una sola voz” ante los retos de la Unión Europea, en asuntos como la lucha contra el terrorismo, la inmigración y la seguridad.

“Cuando Alemania y Francia hablan con la misma voz, Europa puede avanzar. No es quizá una condición suficiente, pero sí necesaria”, afirmó Macron en su primera rueda de prensa conjunta con Merkel en Bruselas, en la que ambos escenificaron la buena sintonía existente del eje francoalemán.

Cuando Alemania y Francia hablan con la misma voz, Europa puede avanzar. No es quizá una condición suficiente, pero sí necesaria”

Emmanuel Macron volvió a apelar al espíritu de cooperación de los antiguos líderes francés, François Mitterrand, y alemán, Helmut Kohl, a su “método de trabajo”, y expresó la esperanza de “conducir juntos” hacia una “herencia común” en Europa frente a los desafíos mundiales.

“No hay una solución europea pertinente si no lo es para Francia y Alemania: ese es el espíritu en el que trabajamos, a la altura de nuestra historia reciente y el único método a la altura de los retos que vivimos hoy en día”, añadió el presidente francés.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente galo Emmanuel Macron (Olivier Hoslet / EFE)

Por su parte, la canciller alemana aseguró que el trabajo conjunto con la Francia de Macron muestra que ambos países están “juntos y decididos a llegar a soluciones comunes”, pero subrayó: “Esto no quiere decir que estemos solos, solo que queremos trabajar juntos”.

Merkel afirmó que “dependerá de los historiadores” juzgar el peso de la entente franco-alemana e insistió en que “lo que motiva” a ambos es la necesidad de que los políticos “resuelvan los problemas que se plantean” y encuentren “soluciones sólidas y duraderas y no ‘seudosoluciones’“.

La canciller alemana Angela Merkel, que puso menos énfasis que su homólogo galo en el papel del renovado eje Berlín-París, aseguró que “los preparativos franco-alemanes, así como otros, han contribuido” a los acuerdos alcanzados en la cumbre, pero señaló que “se alegra” de esta cooperación y que la misma continuará en el futuro.

Ambos se mostraron de acuerdo en la necesidad de respetar los valores europeos y pedir explicaciones, si es necesario, a los países que no los respeten, en referencia a los procedimientos abiertos a algunos Estados por su falta de solidaridad con los refugiados.

“La Comisión Europea tiene la posibilidad de llamar las cosas por su nombre, y es lo que tenemos que hacer. Si tenemos inquietudes reales, hay que expresarlas, y lo apruebo”, declaró Merkel.

Macron subrayó que “el proyecto europeo es un proyecto de paz, libertad y prosperidad”, e insistió en que la UE debe “trabajar con humanidad con los hombres y mujeres que vienen a Europa en busca de libertad”.

Queda pendiente el desarrollo próximo de este doble liderato, supuesta la confirmación de Merkel en el poder. La radical postura alemana de austeridad versus una posición francesa más laxa en política monetaria y fiscal puede traer inconvenientes para superar el estancamiento económico de la Unión Europea. Diferencia que quizá no sea tan ideológica porque si bien fue Keynes quien recomendó la terapia de la inversión estatal con déficit fiscal, fue el neoliberal Ronald Reagan quien la uso a fondo y con éxito. Además Trump celebró la separación británica y quizá espere un renacimiento de los nacionalismos europeos para que el poderoso bloque se merme.

DISCREPANCIAS

Macron se ha manifestado abiertamente por mantener a Francia dentro de la Unión Europea -al contrario de las intenciones de su rival ultraderechista Marine Le Pen- pero también se ha mostrado partidario de modificar el Pacto Europeo de Estabilidad y Crecimiento. Y ese es el punto.

Mientras Macrón quiere un nuevo impulso para la eurozona, el gobierno de Angela Merkel dejó en claro ayer que las propuestas de Macron para compartir la deuda europea a través de eurobonos, la reducción del superávit comercial alemán o la reforma del pacto de estabilidad no están de momento sobre la mesa.

Merkel rechazó la petición de su ministro de Exteriores, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, quien defendió la necesidad de que Berlín apoye a Macron y que acabe con la política de “ortodoxia fiscal”.

La canciller aseguró que Alemania siempre intenta ayudar, pero dejó claro que su apoyo no puede sustituir a las medidas que debe tomar París y recordó que “Francia debe tomar sus decisiones”.

Tras señalar que no cree que Berlín deba cambiar la política económica que defiende en la Unión Europea (UE), destacó que no ha oído “ninguna crítica” de Macron al Pacto de Estabilidad y recordó que los socios europeos ya mostraron en los años pasados “flexibilidad” hacia Francia en ese contexto.

“Lo que necesita Francia son resultados”, continuó la canciller, para añadir que éstos se evaluarán a lo largo de la nueva legislatura y subrayar que hay que esperar a que el nuevo presidente, que visitará “muy pronto” Berlín, presente su programa de reformas.

Será entonces cuando se pueda hablar de cómo apoyar esas reformas, señaló Merkel evitando entrar en detalles.

Poco antes, el portavoz de la Cancillería, Steffen Seibert, había dejado claro que Merkel no ha variado su posición de rechazo a los eurobonos y evitó también hablar de un posible fondo de inversiones bilateral.

La canciller recordó que Francia no presenta “una mala tasa de inversión” y destacó que es Alemania la que se ha propuesto aumentar la suya.

Sobre las críticas expresadas en campaña por el presidente electo francés al superávit exportador alemán, Merkel destacó que el motor económico del país es ahora mismo el consumo interno y señaló que se prevé que ese superávit, que responde “en parte a la calidad de sus productos” y a la política del Banco Central Europeo (BCE), baje algo en los próximos años.

Al margen del debate económico suscitado por el ministro de Exteriores y vicecanciller alemán, aseguró que no tiene “la más mínima duda” de que trabajará bien con Macron, un político que ha llevado la “esperanza” a millones de franceses y a muchos alemanes y europeos.

Tras elogiar así su “valiente” campaña en defensa de una Europa abierta y una economía social de mercado, recordó que la amistad germano-francesa es una “piedra angular” de la política alemana y ratificó su decisión de trabajar juntos para afrontar los retos comunes que afrontan los dos países y la UE.

http://www.lavanguardia.com/politica/20170623/423628040440/alemania-francia-defienden-actuar-sola-voz-retos-ue.html

21.17 .-EN ITALIA, ¿LA LIGA DEL NORTE VA A PASARSE DEL RÉGIONALISMO AL NACIONALISMO? – Charles Delouche

La formación política independentista italiana y su  líder Matteo Salvini,  han publicado sus ambiciones nacionales en esta campaña de elecciones municipales. Pero gozar del ascenso de la extrema derecha en Europa y abrir el partido al conjunto de la península es una apuesta arriesgada.

Matteo Salvini (au centre), leader de la Ligue du Nord, à Milan, le 2 mai. Photo Miguel Medina.

 La primera vuelta de las elecciones municipales italianas celebrada el pasado domingo en 1004 Comunas estuvo marcada por el éxito de las coaliciones de derecha en las principales ciudades. En la Alianza local entre la Liga del Norte y Forza Italia, el partido Berlusconi, obtuvieron excelentes Resultados. Pero mal  acuerdo entre Matteo Salvini, el Líder del Norte y El Cavaliere Berlusconi  impide que la Liga, por ahora, tenga alianza alguna a nivel nacional.

Dos corrientes se enfrentan en la Liga: una línea norteña y por la independencia representada por el fundador del partido, Umberto Bossi, y una línea nacional defendida por Matteo Salvini, secretario del movimiento federal. los dos hombres no tienen en común más que llegar a las notas de Pensamiento Ir Verdi (el himno de la Liga), para que se produzce la ruptura entre los tenores del partido. Y el éxito del joven líder, molesta al pasar por Umberto Bossi, que dice que  no ha entendido que hemos nacido por la cuestión del Norte, y que ir al sur es una locura “.

El final de la independencia

En el origen del partido, hay un hombre, Umberto Bossi. Él tuvo éxito en la delicada Operación de 1991 para reunir el conjunto de las ligas nordistas Piamonte, de Véneto y de la Lombardía alrededor de un solo movimiento: Liga Norte para la Independencia de Padania, (descrito como  el valle del Po). Más en 2004, Bossi sufrió un derrame cerebral grave que debilita considerablemente. El partido se frenó en su ascenso y debido a un escándalo que estalló en 2012: Umberto Bossi, varios miembros de la familia y parientes están bajo investigación por malversación de fondos.

Para Christophe Bouillaud, profesor asociado de ciencias políticas de Grenoble en el Instituto de Estudios Políticos y especialista en la Liga del Norte, “Bossi y su círculo interno han hecho todo lo que reprochaban a los demás políticos italianos: el nepotismo, la inversión de plata del partido en Tanzania, malversación de fondos”. El asunto quebranta a Liga, que tenía la lucha contra la corrupción como su  caballo de batalla.  “Después de Este escándalo, la liga entra en crisis. Dos opciones están abiertas al partido, cerrar la  tienda o salvar los muebles. Fue entonces cuando  Salvini interviene para reanudar un formación política en estado de abandono”, dice Christophe Bouillaud. La entrada de Matteo Salvini en el Puesto marca el principio del declive de la línea independentista defendida hasta entonces.

TODO A LA DERECHA

Desde su elección a la cabeza de la Liga del Norte en 2012, Matteo Salvini, el antiguo ultra Ciudad del Milan AC, Llega a imponer su ideología: todo a la derecha. No hay más ataques contra el gobierno central y “Roma ladrona”, el líder norteño espera para reunir todo el país para su causa. “El movimiento de extrema derecha siempre ha existido en ella, pero ella estaba cohabitando con la independencia de la Padania. Salvini defender la idea de una liga nacional contra la invasión del sur por los gitanos, africanos y marroquíes”, precisa Bouillaud. De hecho, Salvini hace hincapié en lo que es probable, dijo, para socavar la nación italiana y la identidad étnico-nacional: el Islam, la inseguridad y la crisis de refugiados que afecta el sur de Italia desde 2007. La primacía nacional debe ser la única preocupación de los activistas. Una Estrategia si ha revelado ser prometedora  porque la Liga remonto en 4% de Votos en  las Elecciones las Legislativas de 2013, y en 13% en las regionales de 2.015.

El 15 de junio, los que participan en la apertura de un debate serio el tema en Sobre los Inmigrantes, ley Los Niños en el sol Italiano, los elegidos de la liga descendieron al hemiciclo agitando pancartas en las cuales se podía leer: “paren la invasión”,  o aún “no al derecho de suelo”, es decir de nacionalidad por nacimiento en sitio italiano.  Entre empujones, el Ministro de Educación Valeria Fedeli tuvo que ser tomado a cargo de la enfermería del Senado.

legado fascista

“Clandestinos”, “invasión”, “Terrorismo” el vocabulario Matteo Salvini y Las Acciones de la Liga del Norte. Los problemas de independencia son problemas sociales en la plaza a las cuestiones de identidad y alianzas internacionales patriotas. Para Las Elecciones municipales, el secretario federal de la Liga puntuar aún Aliado en El Partido de las Iglesias – Alianza Nacional presidido por Giorgia Meloni.

Antiguo ministro de la juventud Berlusconi en 2008, Giorgia Meloni se acerca Matteo Salvin  Los independentistas Formación Política y El Líder Italiana del hijo Matteo Salvini de han publicado además Ambiciones Nacionales En esta campaña municipios. El mas lugar de la montaña de extrínseca continúa derecha en Europa y abrir el partido en el conjunto de la península está a gamble.

 En Italia, la Liga Norte, ella pasará el regionalismo al nacionalismo?

La primera vuelta de las elecciones municipales italianas celebrada el pasado domingo en 1004 Commons estuvo marcado por el éxito de las coaliciones de derecha en las principales ciudades alianzas locales entre la Liga Norte y Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, han logrado excelentes resultados. Pero la mala acuerdo entre Matteo Salvini, líder de la Liga Norte y Berlusconi Sin embargo, por ahora, ninguna alianza a nivel nacional.

Dos corrientes se enfrentan en la Liga: una línea norteño y la independencia representado por el fundador del partido, Umberto Bossi, y una línea nacionalista defendida por Matteo Salvini, el secretario federal del movimiento. No más común de los dos hombres llegaron a las notas de Va Pensiera de Verdi (el himno de la Liga), la ruptura se produce entre los tenores de la fiesta. Y el éxito de la joven líder que lucha por pasar a Umberto Bossi dijo al periódico que Linkiesta “Salvini escinde Liga. No entendía que hemos nacido para la emisión del Norte, y que era una locura ir al sur “.

El final de independentismo

Originalmente, el partido, que es un hombre, Umberto Bossi. Logró la delicada operación en 1991 para reunir a todos los norteños ligas Piamonte, Véneto y Lombardía en torno a un solo movimiento: la Liga del Norte para la Independencia de Padania (una designación geográfica utilizada para describir el valle del Po). Pero en 2004, Bossi sufrió un derrame cerebral grave que debilita considerablemente. La parte que se ve obstaculizado en su ascenso debido a un escándalo que estalló en 2012: Umberto Bossi, varios miembros de la familia y parientes están bajo investigación por malversación de fondos.

Para Christophe Bouillaud, profesor asociado de ciencias políticas en el Instituto de Estudios Políticos de Grenoble y especialista en la Liga del Norte, “Bossi y su círculo íntimo hicieron todo lo que acusaron a los otros políticos italianos: el nepotismo, la inversión de plata del partido en Tanzania, malversación de fondos. ” El caso sacudió la liga, que hizo de la lucha contra la corrupción su caballo de batalla. “Después del escándalo, la liga en crisis. Dos opciones están abiertas a la fiesta, cerrar la tienda o salvamento. Aquí es donde interviene Salvini para reanudar una política totalmente inactivo “, dice Christophe Bouillaud. La llegada de Matteo Salvini para el cargo de Secretario Federal marca el comienzo de la decadencia de la línea separatista defendió antes.

De acuerdo

Desde su elección a la cabeza de la Liga del Norte en 2012, Matteo Salvini, el ex de ultra AC Milan consigue imponer su ideología: bien. No hay más ataques contra el gobierno central y “Roma ladrona”, el líder norteño espera para reunir el país a su causa. “El movimiento de extrema derecha siempre ha existido en ella, pero ella estaba cohabitando con la independencia de la Padania. Salvini defiende la idea de una liga nacional contra la invasión del sur por los gitanos, africanos y marroquíes “, dice Bouillaud. De hecho, Salvini hace hincapié en lo que es probable, dijo, para socavar la nación italiana y su identidad étnico-nacional: el Islam, la inseguridad y la crisis de refugiados que afecta el sur de Italia desde 2007. primates Nacional será la única preocupación de los activistas. Una estrategia que ha demostrado ser prometedora porque la liga está creciendo un 4% de los votos en las elecciones parlamentarias de 2013, al 13% en el 2015 regional.

El 15 de junio, en la apertura de un debate en el Senado un proyecto de ley para naturalizar a los hijos de inmigrantes nacidos en suelo italiano, los representantes elegidos de la Liga del Norte tomaron las pancartas de cámara blandiendo que decía “detener la invasión” y “no al suelo adecuado.” Sacudida, el ministro de Educación, Valeria Fedeli tuvo que ser apoyado en la enfermería del Senado.

legado fascista

“Clandestino”, “invasión”, “terrorismo”, el vocabulario Matteo Salvini y las acciones de la Liga del Norte ahora echo el ascenso de la extrema derecha en toda Europa. Los temas separatistas y los problemas sociales dieron lugar a problemas de identidad y alianzas internacionales patriotas. Para las elecciones municipales, el secretario federal de la Liga es aliado de los Hermanos partido de Italia – Alianza Nacional, presidido por Giorgia Meloni.

El ex ministro de la juventud Berlusconi en 2008, Giorgia Meloni se acerca Matteo Salvini en 2016. Cuando se fundó el partido en 2012, dijo que “tiene una relación pacífica con el fascismo”, e incluso considera que Mussolini era “un personaje complejo para ser juzgado largo de la historia “. Hermanos de Italia reúne a ex neofascista Movimiento Social Italiano, partido nacido en 1946, después de la prohibición del Partido Nacional Fascista de Benito Mussolini. Para Gaël Brustier, un miembro del Observatorio de radicalismo político en la Fondation Jean Jaurès, “Esta alianza está en línea nacionalización de la Liga, más de identidad separatista”

.En la creación de la lista “Noi con Salvini” para las elecciones municipales, Matteo Salvini muestra su ambición de entrar en el sur y desprenderse de la etiqueta norteño Liga, “para transformar el partido en un Frente Nacional italiana “atestigua Bouillaud. Para ello, Matteo Salvini se aproxima a la línea de identidad muy defendida por Mario Borghezio, diputado de la Liga Norte en los movimientos monárquicos Parlamento européen.Issu y grupos de extrema derecha, Mario Borghezio es un ex miembro del Centro de Estudios Ordine Nuovo (italiano nueva Orden), fundada en 1965 por antiguos miembros del movimiento social italiano. Un admirador de Jean-Marie Le Pen y el fallecido líder de la extrema derecha austríaca Jörg Haider Borghezio sigue siendo involucrados en círculos identidad europea. En noviembre de 2012, fue el invitado de honor del décimo aniversario de la identidad francesa Bloc. Galvanizado por el evento, se le cae a la tribuna y dijo: “Larga vida a los blancos de Europa, vivir nuestra identidad, nuestra etnia, nuestra raza! Para inspirarnos, tendríamos poetas como Brassillach. “Por Matteo Salvini, el MEP norteño es un garante de la identidad línea parti.Une nacionalización luchando para fonctionnerPour elecciones legislativas y regionales en Lombardía previstas en el curso de año, la Liga Norte se le atribuye el 10 y el 15% de los votos, atado con Forza Italia. Matteo Salvini sin duda ha dividido el partido, pero regresó a la parte delantera de la escena política y medios de comunicación. Pero su estrategia de nacionalización apenas funciona correctamente. Su popularidad alcanzó su punto máximo. “Salvini no ha conseguido ganar en el sur y se encontró con el problema de un partido que no pueden ser nacionalizados”, dice Christophe Bouillaud.On sin embargo observó una recuperación del partido y un arraigo en la tierra el norte, donde la marca sigue siendo una firma reconocida en el mercado electoral. Incapaz de superar un determinado umbral, “Salvini, lógicamente, con el tiempo se manifiesten para Berlusconi, según Christophe Bouillaud. Dedican a la política muy joven, Matteo Salvini no tiene un ápice de una temprana creencias políticas. Esto no es un ideólogo como Umberto Bossi. Berlusconi debe sentirse bien Matteo Salvini es un gran showman, pero muy maleable, sin convicción. Y que el repugnante “.

//www.liberation.fr/planete/2017/06/17/en-italie-la-ligue-du-nord-va-t-elle-passer-du-regionalisme-au-nationalisme_1577283

20.17.- EL ESTADOS UNIDOS FORAJIDO DE TRUMP- Joseph E. Stiglitz

Donald Trump ha lanzado una granada de mano a la arquitectura económica mundial que se construyó tan meticulosamente durante los años posteriores al final de la segunda guerra mundial. El intento de destrucción de este sistema basado en reglas de gobernanza mundial –que ahora se manifiesta en la retirada de Trump de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático del año 2015– es sólo la más reciente expresión del ataque que perpetra el presidente de Estados Unidos a nuestro sistema básico de valores e instituciones.

10 Jun 2017 .- El mundo está llegando lentamente a admitir de manera plena la malevolencia de la agenda de la administración Trump. Él y sus compinches han atacado a la prensa –una institución de importancia vital para la preservación de las libertades, los derechos y la democracia de los estadounidenses– tildándola como “enemiga del pueblo”. Han intentado socavar los fundamentos de nuestro conocimiento y nuestras creencias –de nuestra epistemología– etiquetando como “falso” todo lo que desafíe sus objetivos y argumentos, incluso rechazando la propia ciencia. Las falaces justificaciones de Trump para desdeñar el Acuerdo de París sobre el cambio climático son solamente la evidencia más reciente de lo antedicho.

Durante milenios, antes de mediados del siglo XVIII, los niveles de vida se encontraban estancados. Fue la Ilustración, con su acogimiento del discurso razonado y la investigación científica, que sustentó los grandes incrementos en los niveles de vida durante los siguientes dos siglos y medio.

Junto a la Ilustración también llegó un compromiso por descubrir y lidiar con nuestros prejuicios. A medida que la idea de la igualdad humana –y su corolario, los derechos básicos individuales para todos– se extendía rápidamente, las sociedades comenzaron a luchar por eliminar la discriminación por motivos de raza, género y, finalmente, por otros aspectos de la identidad humana, incluyendo las discapacidades y la orientación sexual.

Trump busca revertir todo eso. Su rechazo de la ciencia, y de la ciencia climática en especial, amenaza el progreso tecnológico. Además, su intolerancia hacia las mujeres, los hispanos y los musulmanes (excepto aquellos, como los gobernantes de los reinos de los jeques de petróleo del Golfo, de quienes él y su familia pueden sacar provecho), amenaza el funcionamiento de la sociedad estadounidense y de su economía al socavar la confianza que tienen las personas en un sistema que es justo para todos.

Como buen populista, Trump ha explotado el justificable malestar económico que se ha generalizado ampliamente en los últimos años; a medida que muchos estadounidenses se desplazan económicamente cuesta abajo en medio de una rápida y creciente desigualdad. Pero el verdadero objetivo de Trump –enriquecerse a sí mismo y a otros buscadores de ganancias doradas a expensas de quienes lo apoyaban– se ve revelado en sus planes tributarios y de atención de la salud.

Las reformas tributarias propuestas por Trump, por lo que se puede ver, superan a las de George W. Bush en su regresividad (la porción de los beneficios que van a los que están en la parte superior de la distribución del ingreso). Y, en un país donde la esperanza de vida ya está disminuyendo, su reforma de la atención de salud dejaría a 23 millones adicionales de estadounidenses sin seguro de salud.

Si bien Trump y su gabinete pueden saber cómo realizar negocios, no tienen la menor idea sobre cómo funciona el sistema económico en su conjunto. Si se implementan las políticas macroeconómicas de la administración, estas se traducirán en un déficit comercial más grande y una mayor disminución en la manufactura.

Estados Unidos sufrirá bajo la administración de Trump. Su papel de liderazgo mundial estaba siendo destruido, incluso antes de que Trump rompiera la confianza de más de 190 países al retirarse del Acuerdo de París. En este momento, la reconstrucción de dicho liderazgo demandará de un esfuerzo verdaderamente heroico. Compartimos un planeta común, y el mundo ha aprendido a golpes que todos tenemos que llevarnos bien y trabajar juntos. También hemos aprendido que la cooperación puede beneficiar a todos.

Entonces, ¿qué debe hacer el mundo con un matón infantil en la caja de arena, quien quiere todo para sí mismo y con quien no se puede razonar? ¿Cómo puede el mundo lidiar con un EE. UU. “forajido”?

La canciller alemana, Ángela Merkel, dio la respuesta correcta cuando, tras reunirse con Trump y otros líderes del G7, dijo que Europa ya no podía “contar plenamente con el apoyo de otros” y que en Europa se tendría que “luchar por nuestro propio futuro”. Llegó el momento que Europa se una, vuelva a comprometerse con los valores de la Ilustración y se enfrente a Estados Unidos, de la forma que el nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron, lo hizo elocuentemente con un apretón de manos que frenó el pueril enfoque de macho alfa de Trump que tenía el objetivo de afirmar su poder.

Europa no puede confiar su defensa a un EE. UU. liderado por Trump. Pero, al mismo tiempo, Europa debe reconocer que la Guerra Fría ha terminado –a pesar de cuán no dispuesto a reconocer este hecho se encuentre el aparato industrial-militar de Estados Unidos. Si bien la lucha contra el terrorismo es importante y costosa, la construcción de portaaviones y superaviones de combate no es la respuesta. Europa debe decidir por sí misma cuánto gastar, en lugar de someterse a los dictados de los intereses militares que exigen el 2 % del PIB. La estabilidad política puede lograrse con mayor seguridad si Europa renueva su compromiso con su modelo económico socialdemócrata.

Ahora también sabemos que el mundo no puede contar con Estados Unidos para hacer frente a la amenaza existencial que plantea el cambio climático. Europa y China hicieron lo correcto al profundizar su compromiso con un futuro verde –uno que es correcto para el planeta y correcto para la economía. De la misma manera en la que la inversión en tecnología y educación le dio a Alemania una clara ventaja en la fabricación avanzada frente a un EE. UU. paralizado por la ideología republicana, también Europa y Asia lograrán una ventaja casi insuperable que los colocará por encima de EE. UU. en el ámbito de las tecnologías verdes del futuro.

Pero el resto del mundo no puede permitir que un Estados Unidos forajido destruya el planeta. Tampoco puede dejar que un Estados Unidos forajido se aproveche de ello con políticas no ilustradas –en realidad, políticas anti-Ilustración– que pregonan “Primero EE. UU.”. Si Trump quiere retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, el resto del mundo debería imponer un impuesto de ajuste por carbono a las exportaciones estadounidenses que no cumplan con los estándares mundiales.

La buena noticia es que la mayoría de los estadounidenses no está con Trump. La mayoría de los estadounidenses todavía creen en los valores de la Ilustración, aceptan la realidad del calentamiento global y están dispuestos a tomar medidas. Pero, en lo que respecta a Trump, ya debería estar claro que el debate razonado no funcionará. Ha llegado el momento de la acción.

* Premio Nobel de Economía, profesor en Columbia University. Project Syndicate 1995–2017 http://www.elespectador.com/opinion/el-estados-unidos-forajido-de-trump-columna-697771

 

 

19.17.-LA ECONOMÍA QUE QUIERE TRUMP EN CINCO MEDIDAS, Y TE CONTAMOS LAS CONSECUENCIAS – Javier J Navarro

Reforma fiscal

Trump propone una reforma fiscal, que baje los impuestos y simplifique la normativa trbutaria de Estados Unidos. Y la bajada de impuestos no es baladí. Un soltero que ganase 25.000 dólares o menos no tendría que preocuparse por los impuestos, así como una pareja casada que ganase 50.000 dólares o menos. Eso implicaría que 75 millones de hogares no pagarían impuestos, alrededor del 50%.

Además la bajada de impuestos será para las empresas, ninguna pagará más del 15% de sus ingresos como impuestos. También se acabaría la situación actual en la que los beneficios obtenidos en el extranjero no pagan impuestos), con una amnistía temporal al 10%.

Adiós al libre comercio

Si hay algo que a Trump no parece gustarle es el libre comercio. No sólo quiere obligar a Apple a fabricar sus dispositivos en Estados Unidos (cuando posiblemente no hay capacidad ni ecosistema industrial adecuado, ni trabajadores), sino que en general tiene la intención de  gravar las importaciones de lugares como China o México.

Muy posiblemente esto supondría encarecer los productos que los americanos compran, porque son los que asumirían el coste de los aranceles. Esto podría ser contraproducente con la reforma fiscal mencionada anteriormente.

Para Trump la entrada de China en la OMC fue un error, y pretende cambiar las reglas del juego, para que sea equilibrado hacia los Estados Unidos. Eso para él supone:

Denunciar a China por manipular el tipo de cambio de su divisa

Proteger la propiedad intelectual americana en China

Acabar con las subvenciones a la exportación de China, incluidas la legislación labral y medioambiental permisivas

Fortalecer la posición de Estados Unidos, mediante la reducción de la fiscalidad empresarial, la reducción de la deuda pública e incrementar la presencia militar en sudeste asiático.

Política de inmigración restrictiva

Una de las medidas estrellas de Trump es deportar a once millones de inmigrantes ilegales, según él, los mejores de ellos acabarán volviendo mediante un proceso legal, pero primero se les deportará por estar ilegalmente en el país.

Dentro de la complicación operativa de localizar y deportar a once millones de personas, Trump parece olvidar que muchos negocios dependen de estos inmigrantes ilegales (incluído el suyo) y que acabarán teniendo que cerrar o reducir su producción por falta de mano de obra. Lo cuál puede tener serias consecuencias en el PIB estadounidense.

La otra gran medida de Trump es prohibir la entrada en Estados Unidos a los musulmanes, lo que puede generar fuertes tensiones con muchos países musulmanes y personas de esta fé en países desarrollados que pueden acabar con una animadversión hacia los productos y las empresas norteamericanas. Por otro lado, entre las restrucciones a la inmigración y a la fé, es muy posible que empresas americanas tengan mucho más difícil que ahora conseguir ciertos perfiles.

Renegociar la deuda pública

Alguna vez he comentado las consecuencias de hacer un default de la deuda pública, que en su momento era una idea planteada desde Podemos. Trump también pretende reducir la deuda pública, pero no solo mediante recortes en el presupuesto.

Aunque no lo ha concretado tanto, no habla exactamente de hacer un default, dejar de pagar, sino recomprar la deuda pública a un precio inferior al que fue emitida. Es cierto que Trump ha hecho operaciones similares con sus empresas, pero es difícil pensar cómo ha podría hacer esto con la deuda pública y conseguir que los inversores le siguieran prestando.

Aparentemente la deuda emitida a bajos tipos de interés podría volverse poco atractiva y por tanto recomprarle si los tipos subieran, pero cuesta creer que esto cambiara tanto y que la operación acabara beneficiando al tesoro, que tendrá que pagar intereses más altos por la deuda pública.

Adiós al medio ambiente y la investigación científica

Aunque se ha dicho que su visión no difiere mucho de los otros candidatos republicanos, es cierto que Trump ha afirmado que el cambio climático no es real, sino que es un concepto creado por los chinos para mermar la competitividad de la industria norteamericana.

Además Trump está en contra de la EPA (Agencia de protección del medio ambiente) y de las vacunas, junto con sus restricciones a la inmigración, cabe cuestionarse si la ciencia estadounidense seguiría teniendo la primacía mundial que tiene actualmente.

A largo plazo, la falta de una investigación científica de alto nivel acabaría con buena parte de la competitividad de la economía estadounidense, que no se reduce sólo a los impuestos, son a la capacidad de mantenerse por delante de otros muchos países en tecnología y en producción de bienes y servicios innovadores y atractivos.

Puede que las medidas económicas de Trump puedan ser fáciles de entender e incluso parecer razonables, pero claramente a largo plazo empobrecerán a los Estados Unidos, o como mínimo causarán graves problemas en su economía. De hecho, algún economista conservador dice que EEUU se convertiría en la Corea del Norte de la economía.

https://www.elblogsalmon.com/entorno/asi-es-la-economia-que-quiere-trump-en-cinco-medidas-y-te-contamos-las-consecuencias

 

 

18.17.-CHINA Y EE.UU.: PAREJA DISPAREJA CONDENADA A LA COOPERACIÓN – Martin Wolf*

Ninguno será capaz de lograr lo que quiere sin prestar atención a los puntos de vista del otro.

El futuro de nuestro mundo depende, en gran medida, de las relaciones entre EE.UU., un país joven y la actual superpotencia, y China, un antiguo imperio y una superpotencia en ascenso. La elección de Donald Trump, un xenófobo populista, en EE.UU. y el ascenso de Xi Jinping, un autócrata centralizador en China han vuelto estas relaciones particularmente complicadas. 



24 MAR 2017.- No menos contrastantes, sin embargo, son las perspectivas de estos dos líderes en relación con la economía mundial. Hace 40 años, Mao Zedong gobernaba China: su objetivo era la autarquía. Sin embargo, desde 1978, las palabras claves de la política económica de China han sido “reforma y apertura”, propuestas por su sucesor, Deng Xiaoping.

Mientras tanto, EE.UU., el progenitor del internacionalismo liberal después de la Segunda Guerra Mundial, está consumido por la inseguridad y, por lo tanto, ha elegido como líder a un hombre que considera que esta política excepcionalmente exitosa es perjudicial para los intereses de su país.

Una de las ironías de la actualidad es esta reversión de actitudes en relación con la economía mundial abierta. Nada ilustra mejor esto que el contraste entre el fuerte apoyo a la globalización ofrecido por el presidente Xi durante la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos en enero y la impactante afirmación de Trump de que “el proteccionismo conducirá a una gran prosperidad y fortaleza”.

El comunicado de los ministros de finanzas de la reunión del Grupo de los 20 en Alemania el pasado fin de semana dejó debidamente de lado el lenguaje del año pasado prometiendo “resistirse a todas las formas de proteccionismo”.

Todavía se desconocen las implicaciones del proteccionismo estadounidense. Pero son extremadamente inquietantes. Lo último que necesita nuestra frágil economía mundial es una guerra comercial entre EE.UU. y China.

La participación en el Foro de Desarrollo de China de este año me ha esclarecido algunas de las causas más profundas del desencanto actual. Los participantes chinos me dijeron en privado que alguna vez habían considerado a EE.UU. como el exitoso modelo del capitalismo, de la democracia y de la apertura económica. La crisis financiera mundial, la elección de Trump y el proteccionismo estadounidense han devastado su prestigio en los tres aspectos.

Los occidentales se quejan, a su vez, de que la retórica de la apertura china está lejos de coincidir con la realidad, señalando en particular la promoción de los ‘campeones nacionales’, especialmente en las industrias avanzadas.

Otra objeción es en referencia al espionaje cibernético comercial. Además de lo anterior, se encuentra la decepción de que el apoyo a la apertura económica de China aún no ha conducido a una mayor democracia.

Sin embargo, también es evidente que esta pareja dispareja está condenada a cooperar si han de garantizarse los bienes públicos globales esenciales: la gestión de los bienes comunes mundiales, la seguridad internacional y una prosperidad estable.

Trump puede declarar “EE.UU. primero”. El liderazgo chino puede concentrarse en el bienestar de sus propios ciudadanos. Pero ninguno será capaz de lograr lo que quiere sin prestar atención a los intereses y puntos de vista de los demás. Es asombroso que actualmente el liderazgo chino parezca entender esto mejor que el de EE.UU.

Cuando los presidentes Xi y Trump se reúnan el próximo mes en Mar-a-Lago, la ‘Casa Blanca de invierno’, durante la primera reunión entre los dos, es necesario que encuentren una base de cooperación. Los presagios no son buenos. Trump ha atacado las políticas comerciales y de cambio de divisas de China. Incluso ha contemplado desafiar la política de ‘Una sola China’, bajo la cual la República Popular es el único Estado chino legítimo. A esto hay que añadir los abismos de personalidad y de experiencia entre el ‘tuitero en jefe’ y el burócrata comunista, entre el promotor inmobiliario y el triunfante escalador del ‘palo ensebado’ del partido.

Si nos concentramos simplemente en la dimensión económica, ¿cómo puede salvarse este diálogo que probablemente caiga en oídos sordos?

En primer lugar, los dos líderes necesitan convencerse mutuamente de que ninguno de ellos alcanzará sus metas si están en conflicto. Esto es evidentemente cierto en el caso de una guerra real. Pero también es cierto en el caso de una guerra comercial. Determinar cuál país perdería más es un improductivo ejercicio intelectual. Sin duda, ambos perderían, directa e indirectamente.

En segundo lugar, Xi tiene que convencer a Trump de que sus puntos de vista sobre las políticas de China están desesperadamente pasados de moda. Desde junio de 2014, China ha gastado US$1 billón de sus reservas de divisas para mantener la estabilidad del renminbi. Entre 2006 y 2016, las exportaciones de China cayeron del 35 por ciento al 19 por ciento del PIB. La ‘máquina de exportación que todo lo conquista’ es una historia anticuada.

En tercer lugar, Trump debe decirle a Xi que las políticas industriales de China son un motivo legítimo de preocupación para otros países. China puede con razón argumentar que es un país en desarrollo. Pero también es un coloso económico. Para otros países, sus políticas de desarrollo parecen ser un mercantilismo depredador. China necesita reconocer que, en un mundo interdependiente, otros países tienen un interés razonable en lo que hace. Esto también se aplica a la magnitud de sus superávits en cuenta corriente. Por supuesto, Trump tiene que entender puntos similares. Si a él no le importan las consecuencias globales de lo que hace, ¿por qué debieran importarle a China?

En cuarto lugar, China puede ayudar a darle a Trump lo que quiere. El presidente estadounidense quiere inversiones industriales en nuevas zonas de su país afectadas por la desindustrialización. Esto nunca podrá revertirse. Pero Xi seguramente puede encontrar negocios chinos encantados de invertir en EE.UU. A Trump le gustan las noticias como ésa. Xi debiera ayudarlo.

Finalmente, Trump quiere un auge de infraestructura en EE.UU. China es, por mucho, el mayor representante mundial de entrega rápida de infraestructura. Debe ser posible casar las capacidades de China con los objetivos de Trump.

Independientemente de cuán contrastantes parezcan ser los dos países, ellos comparten intereses. Mantener la economía mundial abierta es uno de ellos. Es esencial persuadir a Trump de que sus opiniones sobre el comercio están equivocadas. Es surrealista que dependamos de un comunista chino para persuadir a un presidente estadounidense acerca de los méritos del comercio global liberal. Sin embargo, las desesperadas condiciones actuales requieren medidas igualmente desesperadas.

*Columnista del Financial Times http://www.portafolio.co/opinion/otros-columnistas-1/china-y-ee-uu-pareja-dispareja-condenada-a-la-cooperacion-administracion-portafolio-25-de-marzo-de-2017-504413

 

 17.17.- XI JINPING DESAFÍA A TRUMP

La Nueva Ruta de la Seda que propone Pekín aumentará la influencia china en el comercio global

xi Jinping, presidente chino, con Rex Tillerson en segundo plano FRANCE PRESS

El anuncio, todavía impreciso, del gran plan de inversiones que propone China para construir una ruta que una Europa, Asia y África (la nueva Ruta de la Seda) ha provocado reacciones muy reticentes. China plantea el mayor programa de infraestructuras de la historia (al que aportará unos 110.000 millones de euros, pero con inversiones públicas y privadas que pueden llegar a los 26 billones de dólares en diez años) para garantizar la unión comercial entre las tres áreas mediante la construcción de puertos, vías férreas, carreteras y plataformas logísticas en 65 países. Afectaría el megalomaníaco plan a un tercio del PIB global y, según la versión oficial china, garantizaría la cooperación y el comercio mundial.

21 may 2017.- ¿Es posible articular un plan de esta ambición y complejidad? Sin la colaboración decidida de Europa, Japón y Estados Unidos, probablemente no. Bruselas, Tokio y Washington interpretan el anuncio de Xi Jinping como un intento de aumentar la influencia de Pekín en el mundo. China necesita una conexión física para comprar materias primas y exportar sus productos. Las protestas de Xi de que China no pretende con su iniciativa “interferir en los asuntos de otros países” no son demasiado creíbles; quien controla el flujo de inversiones aplicadas, sobre todo si se trata de sociedades emergentes o poco desarrolladas, tiene el mayor grado de influencia en esa zona. Va de suyo. Es imposible disociar poder económico de influencia política.

Pero Xi ha hecho un movimiento estratégico inteligente. Que el plan global sea inmanejable no significa que no tenga capacidad de atracción inversora para las empresas. Además, el desafío político está ya sobre la mesa: Pekín responde a las baladronadas proteccionistas de Trump con un programa que puede vestirse como una defensa de la globalización. El comercio mundial tiene horror al vacío; China quiere llenarlo y competir con Estados Unidos para ocupar el liderazgo económico mundo.

http://elpais.com/elpais/2017/05/19/opinion/1495218879_088236.html

 

 

16.17 .-BRASIL: LULA CONVIERTE SU DECLARACIÓN ANTE EL JUEZ EN UN DESPLIEGUE DE PODERÍO POLÍTICO – Tom C. Avendaño Y  Gil Alessi

El expresidente, que planea ser candidato en las elecciones presidenciales de 2018, reúne a miles de seguidores ante el juzgado

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva negó el miércoles las acusaciones de corrupción que le situarían dentro del entramado del caso Petrobras, en un interrogatorio de cinco horas de duración ante el juez que investiga la trama, Sérgio Moro, en la ciudad de Curitiba, en el Estado de Paraná. Tras el encuentro, que en Brasil había generado la misma expectación que una final deportiva, el expresidente se dirigió a la plaza en la que cinco mil simpatizantes -datos de la policía- se manifestaban en su apoyo. Henchido sobre un escenario, micrófono en mano, Lula aseguró, en referencia a sí mismo: “Si la élite de este país no sabe arreglarlo, a lo mejor va a tener que hacerlo un metalúrgico con estudios de primaria”. 

2

São Paulo / Curitiba 10 may 2017.- Es el tono triunfal que Lula ha decidido imprimir sobre un momento que debería ser todo lo contrario. Esta era la primera vez que declara por cualquiera de las tres imputaciones relacionadas con el caso Petrobras, el entramado de corrupción en la élite política que la inmensa mayoría de los brasileños considera una vergüenza nacional. En concreto, ha tenido que afrontar las acusaciones de que en 2009 aceptó un piso de tres plantas propiedad de una constructora privada que a cambio supuestamente recibió contratos públicos. Una y otra vez en la deposición, que la Justicia ha publicado en vídeo en Internet, Lula niega todos los cargos, siempre fiel al estilo que le han convertido en el político más popular del país a lo largo de los últimos 15 años. Cuando se recuerda que el piso está en Guarujá, una zona costera de São Paulo, brama: “¡Si a mi mujer no le gusta la playa!”.

Pero la declaración era solo parte de lo planeado por el expresidente. En los últimos días, las calles de Curitiba, una ciudad famosa por su odio a Lula y a su Partido de los Trabajadores, comenzaron a recibir simpatizantes de todo el país, provenientes de sindicatos y movimientos de sociales, según informa Felipe Betim. Para cuando llegó él, el miércoles al mediodía, se contaban por miles. La expectación por su llegada era tal que el trayecto en coche desde el aeropuerto se retransmitió íntegro en televisión. Antes de llegar a los juzgados, se bajó del vehículo y se dio un baño de masas, ondeando una bandera de Brasil. Al acabar la declaración, los miles de partidarios estaban esperándole en una manifestación. Sus críticos se habían reunido en otra, en otro punto de la ciudad. Según la policía, era de 100 personas.

Muchos observadores han insistido a lo largo de la semana que esta no era una declaración normal, sino un pulso de popularidad entre Lula y Moro. Uno que, a meros meses de las elecciones presidenciales de 2018, puede tener consecuencias incalculables. Si Lula es declarado culpable, no podrá presentarse candidato como ha anunciado que es su intención. Pero si se presenta y las encuestas de los últimos meses no mienten, tiene todas las de ganar. Moro mandó un mensaje por Facebook a sus militantes pidiendo que se alejaran de las calles para no crear un circo. Lula, sin embargo, el animal político más inagotable de Brasil, ha decidido jugar a otro juego, el que nunca le ha fallado: el de reunir masas, ponerse delante de un foco, y mostrar lo alargada que es su sombra.

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/05/10/actualidad/1494449457_888760.html

 

15.17.- Proponen en Brasil suspender elecciones presidenciales de 2018

3

La Cámara de Diputados de Brasil presentó una propuesta de enmienda constitucional para anular las elecciones presidenciales previstas para 2018 y celebrarlas en simultáneo a las de gobernadores en 2020.

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (DEM-RJ), instaló este jueves una comisión especial para analizar la propuesta, que significa una amenaza a las elecciones de 2018, cuyos resultados el presidente de facto Michel Temer aseguró que aceptaría.

Temer llegó a la Presidencia de Brasil de forma interina tras la destitución de la mandataria electa Dilma Rousseff por medio de un golpe parlamentario y su mandato expiraría en 2018 con la elección mediante el sufragio de un nuevo mandatario.

La propuesta fue presentada por Marcelo Castro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB-PI) una formación política presidida por Temer. Plantea elecciones simultáneas, presidenciales y de gobernadores en 2020.

Otro de los ámbitos que incluye la reforma es eliminar la reelección de mayoría y un mandato de cinco años para los cargos de elección popular a escala federal, estatal y municipal, como el Ejecutivo y el Legislativo. También aumenta el período de los senadores a diez años.

El diputado Paulo Pimienta del Partido de los Trabajadores (PT) calificó la propuesta como un “golpe dentro del golpe”, que solo busca ampliar el mandato de Temer, quien no fue electo por voto popular.

14.17.- Brasil: EL GOBIERNO GOLPISTA SIENTE LA FUERZA DEL MOVIMIENTO POPULAR – Emir Sader*

7

La preparación fue prolongada, pero el paro general despuntó y paralizó Brasil este viernes 28 de abril.  De norte a sur, en las ciudades grandes, medianas y pequeñas, el país se detuvo y salió a la calle para manifestar la defensa de los intereses de todos contra la ofensiva antipopular del gobierno golpista. En contra de la reforma laboral y del sistema de jubilación.

28 abr 2017.- Si  Temer estaba apostando al fracaso del paro general para seguir adelante con la anulación de los derechos de la mayoría de la población, el gobierno se equivocó.  Se apresuró para aprobar la liquidación del Código de Trabajo (CLT, por sus siglas en portugués), la tercerización, la eliminación de la seguridad social pública, para ponerse al servicio del mercado y los medios de comunicación, pero ahora se choca con el país real.

Los principales sindicatos del país, metalúrgicos, bancarios, transportes, empleados públicos, docentes y petroleros fueron los que protagonizaron la primera huelga general desde 1996, convocados por las nueve centrales sindicales, incluidas las oficialistas.

Hasta ahora el gobierno se apoyó en la mayoría conservadora en el Congreso, como si ella fuese representativa de la sociedad, para llevar adelante su programa regresivo.  Fue acumulando resistencias, en el movimiento popular y en su propia base de apoyo.

Los movimientos populares, por su parte, fueron acumulando fuerzas, hasta el gran reto de la huelga general.  Hay quienes piensan que es la solución definitiva de los conflictos.  No es así.  Es una gran demostración de fuerza y, al mismo tiempo, un momento de gran toma de conciencia por parte de los trabajadores de su papel de productores de toda la riqueza que tiene el país.

Su éxito eleva la lucha contra el gobierno golpista a un nivel superior.  Las condiciones de rechazo a poner fin a la seguridad social ya existían, ahora se trata de frenar la eliminación del Código de Trabajo CLT en el Senado, con el fin de poner un límite a los avances del Gobierno y hacer que pierda la iniciativa y pase a temer cualquier nueva votación en el Congreso.

La protesta fue más allá que el ya clásico y desgastado “Fuera Temer”, debido a que incluyó a sectores directamente afectados por las reformas, como los pequeños comerciantes, los docentes de la red privada y colegios religiosos y el respaldo de gran parte de los obispos de la conferencia episcopal brasileña.

La lucha de clases irrumpe directamente en los enfrentamientos democráticos entre gobierno y oposición.  Si el gobierno trata de mantener el centro de los enfrentamientos en el Congreso, valiéndose de la mayoría que todavía detiene, los movimientos populares lograrán ocupar las calles, donde la correlación de fuerzas le es totalmente favorable.

La dinámica de avanzar con el paquete de maldades del gobierno genera, al mismo tiempo, resistencias populares cada vez más amplias y, por lo tanto, pone límites al paquete.  Cuanto más nos acercamos a las elecciones de 2018, el gobierno está encontrando con más resistencias dentro de su propia base de apoyo en el Congreso.  Sumando las resistencias populares, se va configurando una tormenta perfecta para el gobierno, sobre todo a partir del segundo semestre mitad de este año.

La agenda de reformas de Temer fue repudiada el mismo día en el cual el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE, oficial) divulgó que el índice de desocupación subió hasta el 13,7% en el primer trimestre, afectando a 14,2 millones de personas, 3,1 millones más comparado con el mismo período del año pasado.

Luego del paro general, el movimiento popular precisa seguir movilizando a sectores cada vez más amplios de la sociedad a partir de la conciencia de cómo se está vulnerando sus derechos, de cómo el país está retrocediendo, de cómo Brasil solo con la restauración de la democracia puede volver a crecer y a distribuir el ingreso.  Necesita, al mismo tiempo, aumentar la presión sobre los legisladores para impedir la aprobación de la anulación de la seguridad social pública en el Congreso, de la eliminación del CLT en el Senado.

El movimiento popular necesita, al mismo tiempo, luchar para garantizar el derecho de Lula a ser candidato presidencial, que es la condición para que tengamos elecciones democráticas y de la recuperación del derecho del pueblo a decidir libremente, mediante el voto, sobre los destinos que desea para el país.  Se trata de trabajar para anular toda capacidad de iniciativa del gobierno, para que éste vea que cualquier acción que realice será rechazada políticamente, que tendrá respuestas cada vez más drásticas y amplias de la población.

El paro general, por su éxito, es un nuevo marco en la lucha por la democratización del país y por la obstrucción de la acción mortífera del gobierno golpista contra Brasil.  Refuta a quienes acusan al pueblo brasileño de una falta de voluntad de luchar por sus derechos y por los destinos del país.  Muestra que la sociedad brasileña, movilizada y consciente, es capaz de restaurar la democracia y reconducir al país de nuevo por los caminos que fueron interrumpidos por el golpe.

– Emir Sader, sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ). 

http://www.alainet.org/es/articulo/185153

 

14.17.- LO ÚLTIMO DE LOS TRISTES TRÓPICOS – Xico Sá*

La vergüenza que el gobierno impone a los indios y de los trabajadores hace repensar el humanismo y el salvajismo

 Los grupos indígenas protestan frente al Congreso Nacional el 25 de abril JOÉDSON ALVES EFE
Los grupos indígenas protestan frente al Congreso Nacional el 25 de abril JOÉDSON ALVES EFE

¿Todavía somos lo suficientemente humanos como para entenderlas?

  • Lo que el Largo da Batata en Sao Paulo, piensa en huelga
  • España inspiró reformas: más puestos de trabajo (precario) y menos salarios
  • El gobierno dice que la huelga “no” y castigará a los traidores

La cuestión clave de Claude Lévi-Strauss, en su libro Tristes trópicos (1955), se hizo eco bajo el cielo de Brasilia. Si el antropólogo francés, entre el miedo y la melancolía, estaba perplejo por el “mundo perdido” de los pueblos tupí-cavaíba, cadiueu, los Bororo y los Nambikwara, incluso en la década de 1930, imaginar la escena esta semana.

spray de pimienta en los ojos, los indios acampado sin el refugio de la arquitectura modernista de Niemeyer, dispararon media docena de flechas en las armas pesadas de la policía del Distrito Federal. Nuestro servicio de noticias de televisión anunció a bombo y platillo la “confrontación”.

Los indios, arre, parecía que disparar a ciegas aún contra los autores de las masacres históricas que diezmaron casi todas las tribus. Ir a este retroceso en mi mente. La guerra cobardes perdió contra los agricultores y sus capataces -en versión arcaica o una moda agro es pop.

Diezmado …

Y lo que falta diezmar, oops, no puede ser un problema en este momento, a medida que lee este artículo de Felipe Betim en EL PAÍS BRASIL. La política del gobierno Funai Temer y la bancada están comprometidos con el servicio completo. Tristes trópicos. Y mira que ya no había ninguna buena relación con las demarcaciones de tierras en la última administración del PT.

Uno se muere de bala o de mercurio en los ríos amazónicos, como Davi Kopenawa, líder yanomami, denunció en la ONU y muchos otros líderes cuentan desde el momento en que Levi-Strauss no tenía idea de lo que sería la tierra de Santa Cruz. Se muere de muerte muerto o morida o muerte matada.

Los rifles y flechas

Estado permanente de masacre. Al dejar amigos una punta de otro libro, por ejemplo, livraço, documento necesario para restaurar la memoria de este BigBanana,  cómo salivaría el genio Ivan Lessa en este punto. Hablo de “Los rifles y flechas: historia de sangre y la resistencia indígena en la dictadura” (Compañía de las Letras editorial), el reportero con erre mayúscula Rubens Valente, un rastreador proustiano sobre el matogrosense,  gracias Rubens, por las maldiciones olvidadas. No nos dejes morir olvidados.

El oficial de Brasil está dispuesto a romper estas páginas o construir versiones mentirosas en los libros de texto. Escribir estas personas del movimiento – Dios mío! – Escuela sin partido, clase más antigua del país. Esta camarilla reaparece ahora haciendo que predica lo nuevo. Vade retro.

Y viva mi abuela Merandolina, en memoriam, cuyos padres eran personas Fulni-ellos Aguas Bellas, Pernambuco, criada con la familia Freire de Lima, mi pequeña voz que luego corrió el interior del país y tiene la ropa y cocinado en el momento urgencia, coma Ferreira, Lampião, mi pequeña voz nunca ha tenido miedo de ningún hombre, sin miedo, y se quedó en el sur de Ceará con un grupo de bandidos disidentes en Ipiranga sitio, Santana do Cariri, que hermosa mujer.

Con fábulas indígenas que contaba mi abuela, los informes que envidiarle al escritor Mia Couto, dormido los mejores hijos capacidad para un hombre del bosque. La escena de los indios esta semana en Brasilia me llevó a las peores pesadillas de los tristes trópicos. Ni el genio llamado Glauber Rocha, uno de los más grandes artistas brasileños de todas las edades y las galaxias, imagina una tierra en trance. Llorando lágrimas aparte del gas de pimienta.

Volver a 1917

Con holgura a nuez de la jornada laboral, un regalo de la reforma del gobierno Temiendo infame, los trabajadores deben sudar el uniforme para sobrevivir como el COTONIFICIO Crespi, la fábrica del barrio de San Pablo de los tejidos Mooca donde se originó la primera huelga general en Brasil hace un siglo, bajo el mando de los anarquistas. Eso es progreso y la modernidad, ¿verdad?

Cien años más tarde, he salido de la n’alma anarcosindicalismo me pone en protesta esta noble días a que Brasil. Todavía somos lo suficientemente humano como para entenderlas?

Xico Sá, escritor y periodista, es autor de La Patria en las sandalias de la humildad (Realejo editor, 2017). Chat en comentarista de programas de televisión los lunes y escritura deporte.

http://brasil.elpais.com/brasil/2017/04/28/opinion/1493406450_934969.html

 

13.17.- VENEZUELA: DICTADURA C.de la Torre – DEUDA C.Krauss

VENEZUELA: GOLPISMO DE “BANANA REPUBLIC” – Cristina de la Torre

No se necesitaron 4.000 opositores a la dictadura de Juan Vicente Gómez asesinados en prisión para que Maduro emulara al autócrata que le precedió en Venezuela entre 1908 y 1931. Ni tanques de guerra en palacio, para que el mazazo de este año reuniera todos los ingredientes del golpismo que el siglo pasado subió al poder a 39 % de los gobernantes en América Latina. Saga sangrienta de banana republic salpicada de revolucionarios que en Cuba y Nicaragua se alzaron contra el sátrapa que tiranizaba al pueblo, para terminar por allanarse a idéntico modelo de violencia. 
3

 17 Abr 2017.-  El propio Hugo Chávez nació a la política por cuartelazo fallido en 1992. Y una vez instalado en el poder, fiel al legado de los dictadores, prometió quedarse en él hasta 2030. Se incorporó ahora en Venezuela una réplica de los comités de defensa de la revolución cubana: redes de soplones contra padres, hermanos y amigos con las que ya nazis y estalinistas habían completado sus tareas de profilaxis política. También en el país hermano degeneraron en cuerpo paramilitar de matones a sueldo armados por el Gobierno, con sed de sangre y ningún control.

Pero lo de bulto reproduce con singular fidelidad la tradición: eliminación de poderes a la Asamblea legislativa y del fuero parlamentario. Concentración del poder todo en el Ejecutivo. Asunción de la Presidencia para eternizarse en ella. Persecución a la oposición, con ostracismo, cárcel e inhabilitación de sus aspirantes a Primera Magistratura. Supresión de elecciones (regionales y referendo constitucional). Clausura de la prensa libre. Represión abierta contra miles de manifestantes, con ocho muertos que serían cuota inicial de otro caracazo, si cumple Diosdado Cabello su amenaza de defender el régimen, “aun si hay sangre”.

Chávez debutó con un reformismo salvador. Mas, ebrio el Gobierno de poder, petrodólares, corrupción y anacronismos de fe política, destruyó el aparato productivo hasta sitiar al pueblo por desabastecimiento de todo lo esencial. Apuntó a redistribuir ingresos mediante salud y educación gratuita, pero convirtió la escuela en medio de adoctrinamiento oficial. Renacionalizó el petróleo, pero no pasaron todas sus rentas a la nación sino al bolsillo de una burocracia inepta y confiscatoria. Pedevesa, corazón de la economía venezolana, se desplomó. Intentó el Gobierno reforma agraria enderezada a explotar el latifundio y a dar tierra al campesino, pero le faltó tenacidad para llevarla a cabo. Entonces mutó este reformismo hacia un socialismo de opereta, copia del modelo cubano que era desde hacía décadas un ruidoso fracaso.

4

Con la caída de las dictaduras del Cono Sur se creyó clausurada la era de los regímenes de fuerza en el subcontinente. Vana ilusión. Vendrían después Fujimori, las avanzadas autoritarias de Uribe Vélez y, en Venezuela, esta simbiosis de golpismo reaccionario y remedo del socialismo que quedara sepultado tres décadas atrás bajo las piedras del muro de Berlín. Triste involución la de Venezuela, que desprecia aún la forma más imaginativa de golpe de última generación: aquel que se ejecuta guardando formas de legalidad. El que reemplaza el cuartelazo sangriento por un golpe de mano que liquida la democracia en nombre de la democracia.

El autogolpe de Maduro protocoliza la existencia de una dictadura en Venezuela. Tan vetusta la fórmula, como la doctrina que la inspira: la de Laureano Vellenilla en defensa del “gendarme necesario”, que ha de prevalecer sobre la Ley. La del caudillo providencial, ayer Gómez, hoy Maduro (o Uribe), único gobernante posible en estas nuestras “democracias incipientes” de república bananera condenadas al atraso y la violencia.

http://www.elespectador.com/opinion/venezuela-golpismo-de-banana-republic-columna-689663

13.17.- VENEZUELA SIGUE CUMPLIENDO CON SU DEUDA PERO EL RIESGO DE IMPAGO AUMENTA Clifford Krauss

Venezuela posee una deuda externa de decenas de miles de millones de dólares, pero su capacidad financiera para evitar un incumplimiento en los pagos requerirá que los precios del petróleo sean mucho más altos. Y eso parece poco probable durante el próximo año o en 2019, según afirman los expertos financieros.

13 abr 2017.- Con la caída de su producción de petróleo y las reservas internacionales, el gobierno hace malabarismos para mantener la importación de alimentos y medicinas mientras cumple con los pagos de sus bonos a corto plazo. Aunque el país ha reducido drásticamente las importaciones, en los últimos dos años sus reservas han disminuido a la mitad, ubicándose en 10,4 mil millones de dólares. La mayor parte de esa suma está en lingotes de oro y funciona como garantía para muchos de los acreedores del gobierno, que incluyen instituciones e inversionistas internacionales y los mismos venezolanos.

“La probabilidad de un incumplimiento está aumentando”, dijo Stuart Culverhouse, jefe de investigación de Exotix Partners, un banco de inversión con sede en Londres que negocia bonos venezolanos para sus clientes. “Hasta ahora su disposición a pagar ha sido bastante firme, lo que es sorprendente debido a la situación política. Pero vale preguntarse por cuánto tiempo podrán hacerlo porque deben estar gastando más en los pagos de la deuda que en las importaciones”.

Lo que complica el panorama es la creciente agitación política contra el presidente Nicolás Maduro, quien necesita mejorar su popularidad si quiere conservar el poder en las elecciones presidenciales previstas para el próximo año. Los venezolanos tienen que soportar largas filas para comprar alimentos y otras necesidades, mientras el hambre se propaga por todo el país. Las refinerías de Venezuela están en mal estado, por lo que incluso la gasolina es escasa y la tasa de inflación mensual del 20 por ciento reduce los sueldos.

Los expertos financieros dicen que el precio global del petróleo tendría que subir unos 15 dólares por barril —hasta ubicarse en unos 70 dólares— para mejorar sustancialmente la situación financiera del gobierno y de Petróleos de Venezuela (PDVSA), su petrolera estatal. Con la subida de la producción en Estados Unidos y el debate en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para extender los recortes de producción, pocos expertos en energía esperan precios superiores a los 65 dólares por barril durante el próximo año a menos que la violencia política provoque una seria interrupción del crudo proveniente de Oriente Medio.

La deuda de bonos externos del gobierno y PDVSA asciende a unos 60.000 millones de dólares, la mayoría de los cuales provienen de cuando el presidente Hugo Chávez tomó el poder hace casi dos décadas e instaló un gobierno de corte socialista. Pero eso solo es una parte de la historia, ya que el país tiene responsabilidades adicionales con instituciones internacionales de crédito. China parece haber parado de conceder nuevos préstamos para proyectos garantizados por los envíos de petróleo del año pasado.

En total, el gobierno venezolano y PDVSA deben 8500 millones de dólares en pagos este año y por lo menos otros 7900 millones en 2018, cifras que según los economistas erosionarán mucho más las reservas internacionales que constituyen la última defensa contra el impago.

Venezuela dijo que el miércoles pagará casi tres mil millones de dólares. Estos se relacionan principalmente con la deuda de 5,25 por ciento de PDVSA correspondiente al mes de abril, que requiere un pago combinado de intereses y principal de 2,5 mil millones de dólares, y los inversionistas institucionales dijeron que el pago se había efectuado. Normalmente esa sería una operación sencilla para una compañía petrolera que maneja algunas de las reservas más grandes del mundo.

Un enfrentamiento entre manifestantes y policías en Caracas. La economía venezolana se está deteriorando y el gobierno lucha para poder pagar sus deudas.CreditFederico Parra / Agence France-Presse – Getty Images

Pero PDVSA no es más que una sombra de su pasado. El dinero de la compañía se agota, sus campos petroleros pierden presión, los equipos están en estado crítico y las refinerías se encuentran en mal estado por lo que no puede pagar los miles de millones de dólares que le debe a las compañías internacionales de servicios petroleros.

En el pasado, Venezuela fue uno de los principales exportadores de petróleo pero ahora solo produce unos dos millones de barriles diarios, un millón menos que en las últimas dos décadas. Los expertos dicen que esperan otra caída del diez por ciento de la producción este año.

Desde el pasado mes de noviembre, el gobierno ha mejorado levemente su situación económica porque los precios del petróleo han aumentado gradualmente después de que la OPEP redujo su producción en más de un millón de barriles diarios. Venezuela fue uno de los países que impulsó los recortes de producción. Su producción reciente, estimada por Middle East Petroleum and Economic Publications, es de unos 60.000 barriles diarios por encima de la meta de producción acordada el año pasado por Venezuela. Estas cifras sugieren que el país puede estar haciendo trampa en sus compromisos.

“Ellos todavía tienen conejos en el sombrero”, dijo Walter Molano, economista jefe de BCP Securities. “Harán todo lo posible para honrar los pagos de la deuda con la esperanza de que la producción de petróleo cambie y suban los precios del crudo”.

PDVSA ha usado a Citgo, su subsidiaria estadounidense de refinería y gasolineras, para conseguir fondos. En los últimos años, Citgo ha conseguido préstamos por varios miles de millones de dólares utilizando como garantía sus tres refinerías y otros activos: un dinero que fue destinado a Caracas. PDVSA comprometió cerca de la mitad del capital de Citgo a los tenedores de bonos, y el resto lo utilizó para obtener un préstamo de Rosneft, la petrolera rusa.

A fines del año pasado, los funcionarios petroleros venezolanos comenzaron a considerar la transferencia del control de un campo venezolano ubicado cerca de San Félix a Citgo para aumentar el valor de esa empresa y elevar su capacidad crediticia con el fin de conseguir más préstamos. Pero los analistas dicen que, por el momento, Citgo no está en condiciones de pedir más créditos.

“Citgo se ha utilizado como una vaca de efectivo”, dijo Diego Ferro, jefe de inversiones de Greylock Capital Management, un fondo de cobertura con sede en Nueva York. “Ellos están tratando de obtener todo el dinero que pueden. Y durante el próximo año y medio, hasta las elecciones, usarán formas absurdas para monetizar las cosas”.

Sin embargo, los bonos venezolanos han sido un comercio lucrativo para algunos inversionistas. Cuando los precios del petróleo cayeron por debajo de los 30 dólares el barril en febrero de 2016, esos bonos de abril de 2017 se vendieron a 36 centavos por dólar. Quienes los mantuvieron hasta su vencimiento de esta semana obtendrán un retorno de casi 114 por ciento sobre su inversión, según Nomura, una empresa que negocia bonos venezolanos.

“Los productos financieros de Venezuela van a superar a casi todos los demás en el universo de los bonos de mercados emergentes”, dijo Siobhan Morden, jefe de América Latina de la estrategia de renta fija de Nomura. “Sin embargo, hay que ser muy cuidadosos y tener una estrategia de salida. Estamos viendo una etapa avanzada del estrés del flujo de caja”.

https://www.nytimes.com/es/2017/04/13/venezuela-sigue-cumpliendo-con-su-deuda-pero-el-riesgo-de-impago-aumenta/

12.17.- MACRI VS KIRCHNER: UNO CAERÁ AL ABISMO – Ernesto Tenembaum

A favor del mandatario juega la mala imagen de su rival; a favor de la expresidenta, el mal desempeño de la economía

Algunos de ellos están muertos. Otros cayeron derrotados en elecciones, o permanecen en el poder. O lograron imponer a sus sucesores. Pero, en todos los casos, los líderes latinoamericanos que marcaron la historia de sus países en los primeros años del milenio son referencias ineludibles para entender lo que ocurre en el continente. Un fuego que no se apaga, como quien dice.

En ninguno de los países han aparecido personajes tan potentes como lo fueron —o aun lo son— Chávez en Venezuela, Correa en Ecuador, Lula en Brasil, Morales en Bolivia.

12 abr 2017.- En la Argentina, eso pasa también con Cristina Fernández de Kirchner: nadie genera tanta pasión, a favor o en contra. Paradójicamente, eso ha favorecido al actual presidente, Mauricio Macri. Sin ese remolino de extremos que rodea a Fernández de Kirchner, Macri no estaría en la Casa Rosada, y gracias a ese remolino, solo gracias a él, tiene esperanzas de hacer una respetable elección en el próximo octubre, pese a los magros resultados de su plan económico.

Hace muchos años que Macri crece gracias a una idea táctica muy sencilla, según la cual Fernández de Kirchner es el eje que ordena la política argentina. Ningún político es amado por tantos como ella. Pero ninguno es odiado, tampoco, con tanta intensidad.

El detalle es que quienes sienten lo segundo son bastante más que los primeros. Por eso, el equipo de Macri sostuvo siempre que aquel que se posicione como la herramienta más idónea para desplazar a Fernández de Kirchner recibirá muchísimos votos. Con ese esquema elemental Macri derrotó siempre a su enemiga en la capital del país, luego varias veces en la poderosa provincia de Buenos Aires y, finalmente, se quedó con el país entero.

Sus índices de imagen eran débiles. Pero había construido la única alternativa para quienes consideran su prioridad existencial la derrota de la expresidenta. Este año, esa batalla de gigantes se reeditará. Macri atraviesa un período muy delicado. Es cada vez más claro que el camino económico elegido por él tiene costos sociales y económicos altos e imprevistos, y que no hay perspectivas de revertirlos en el corto plazo.

Eso ha desatado una ola de protestas multitudinarias y verbalmente muy agresivas durante el mes de marzo. Sin embargo, los sondeos más serios empiezan a reflejar que su alicaída imagen fue beneficiada en medio del agite.

Mucha gente que, hacia fines de febrero, le había retirado el apoyo porque empezaba a considerarlo incapaz, se lo renueva ahora que lo percibe como víctima, y especialmente una víctima de la temida expresidenta.

En octubre hay elecciones parlamentarias, las primeras desde que asumió Macri. Las más importantes sucederán en la provincia de Buenos Aires y Kirchner podría ser allí una fortísima candidata. Si da la pelea y la gana, será inmediatamente la favorita para volver al poder, y el Gobierno de Macri caerá en un abismo difícil de remontar, se derrumbará la confianza externa, perderá crédito financiero.

Pero Kirchner tiene un dilema tremendo. Al presentarse se arriesga a perder porque, básicamente, ese esquema donde mucha gente la ama pero mucha más la odia, y con la misma intensidad, se mantiene inalterado en las encuestas. De hecho, Macri ruega que se presente.

Y si no da la pelea o la pierde, Fernández de Kirchner quedará, al menos por largo tiempo, en el armario de los trastos viejos, ya que su partido la resiste y no tendrá forma de armar su candidatura. Macri y su antecesora hoy son más rechazados que queridos, aunque ambos tienen más imagen positiva que el resto de los líderes de la región.

Será una elección, entonces, una vez más, para ver quién es más resistido y con mayor intensidad.A favor de Macri juega la mala imagen de Cristina. A favor de Cristina juega el mal desempeño de la economía durante el último año y medio, que se siente en cada hogar, pero especialmente en los más humildes. Parece un juego de dos, y solamente de dos.

A fin de año, si lo gana él, finalmente la figura de ella entrará en un largo ocaso, y él será medido por la sociedad, no por contraste sino por sus propios logros o fracasos. O sea, la extrañará. En cambio, si gana ella, quedará claro que su camino a la presidencia estará liberado, y será él quien entre en un cono de sombras, una especie de enfermedad terminal.

Es raro que la dinámica política, tan fría, incorpore a veces un drama de dos, y tan pasional, pero así es en la Argentina de hoy. Es él o es ella: en poco tiempo se sabrá quien cae y quién sigue en pie. Millones de argentinos, crease o no, encuentran el sentido a su vida en esa disputa.

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/04/13/mexico/1492041434_700416.html

11.17.- Economía argentina: ¿Recesión o crecimiento?

Análisis tras el anuncio del presidente Macri del ingreso de nuevas inversiones para 2016 de 20.000 millones de dólares.

1

Históricamente nuestro país ha estado ligado a los ciclos económicos predominantes. Aldo Ferrer identifica en las fluctuaciones de la producción y el empleo así como en el ajuste de los pagos internacionales, una serie de prototipos de ciclos que guardan un correlato con la evolución histórica económica.

  • Choques en el gabinete económico obligan a Macri a asumir el control
  • Un segundo semestre con menos inflación

El periodo primario-exportador comprende desde 1880 hasta la crisis del treinta. Bajo el esquema agroexportador observamos un fuerte endeudamiento externo, el desarrollo de una estructura agropecuaria basada en las exportaciones y un mercado mundial ávido de nuestros productos. La economía argentina presentaba una dependencia absoluta al movimiento favorable o adverso de flujos de capital en parte dirigido desde el Banco de Inglaterra a partir de la baja o alza de la tasa de interés. La detención económica de los flujos perforaba automáticamente la matriz productiva del país. Ejemplo de ello han sido las crisis de 1890 y 1930.

Por su parte, el periodo industrial sustitutivo de importaciones abarca tres décadas corridas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta la crisis político-económica de 1974-75. El modelo de industrialización por sustitución de importaciones permite vincular los ciclos económicos al mercado interno y externo a la vez. Los tiempos de “vacas gordas” abrían paso a una etapa de auge caracterizada por el aumento de la producción industrial relacionada directamente al consumo local. Así, se aumentaban las importaciones en pos de adquirir bienes de capital e insumos básicos y se reducían las exportaciones debido a la mayor demanda interna que provocaba la suba del salario real y de los niveles de ingresos. El dilema lo presentaba el déficit en la balanza comercial a partir de la disminución de las divisas abriendo paso a una fuerte devaluación ocasionando un aumento del precio de los productos agrarios exportables y de los insumos importados. En una palabra, se trata de un círculo vicioso cuyos componentes son: crisis del sector externo, inflación y políticas monetarias restrictivas.

Por último ubicamos al ciclo denominado por Ferrer “Hegemonía financiera” a partir de la desregulación de la tasa de interés y del régimen cambiario introducido con la reforma financiera de 1977. El modelo rentístico financiero se caracterizó por el endeudamiento externo. El matiz deferencial se dio desde la preponderancia del sector financiero. A un lado quedaron la producción interna y las exportaciones. La apertura irrestricta de los mercados pulverizó literalmente los activos internos. El precio vil de los intercambios y la entrega vergonzosa de la Acción de Oro de las empresas nacionales, inauguró una etapa nefasta de desguace nacional. Capitales golondrinas y expoliatorios ingresaron al país con total libertad. Hoy Argentina intenta salir de un periodo de ostracismo mundial en términos de posibilidades económicas para recibir flujos de inversiones extranjeras directas (IED). El proceso de recuperación es lento. Se espera un crecimiento del producto, balanza comercial positiva, superávit fiscal y aumento de reservas.

La gran dificultad que atraviesa esta gestión es responder a la pregunta auto referencial: ¿cuál es el costo social que tiene en mira afrontar considerando los retrasos salariales y niveles de pobreza? Pareciese que la sociedad es la elegida para soportar tamaños esfuerzos frente a “crisis terminales”.

El presidente Macri anunció el ingreso al país de nuevas inversiones para 2016, principalmente en los sectores agropecuario y de energía: “Este año nos vamos a estar arrimando a más de 20.000 millones de dólares en inversiones (…) Las principales inversiones van a ser en el sector agropecuario y en energías alternativas y renovables”, expresó. La próxima cosecha agrícola requerirá de 15.000 millones de dólares en tanto se imputarán entre 3.000 y 4.000 millones de dólares a energías renovables además de hidrocarburos no convencionales. Salir del default y volver al mercado financiero mundial es más que relevante. Pese a ello, los desafíos que se deben enfrentar son enormes para esta gestión. El principal de ellos es reducir desequilibrios macroeconómicos.

La Agente de Calificación de Riesgo, Moody´s Latin America insistió en la fuerte recesión que afronta Argentina que indudablemente socava las posibilidades crediticias de ciertos sectores. El pronóstico no resulta alentador: contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de un 1,5% en 2016. La consecuencia sería mayor desempleo e inflación por encima del 30%.

Recién para 2017 se espera que el viraje de rumbo impacte positivamente en la economía real de los argentinos.  Puede que la necesidad de reinsertarnos en el mundo sea inminente, puede que no se haya escatimado en la toma de decisiones oportunamente, puede que el pueblo aún no esté preparado para semejante giro copernicano.  El historiador, político y teórico italiano, Nicolás Maquiavelo (1469-1527) aseveraba: “El que es elegido príncipe con el favor popular debe conservar al pueblo como amigo.”

Primero está el consenso del pueblo, después las medidas de toda índole. Sin legitimidad se pierde creencia para imprimir nuevas visiones que claro está, son más que plausibles pero hay que comprender los tiempos, la oportunidad. Un gobernante que sabe “leer” el momento justo que nace a partir de la intersección del tiempo y el espacio puede llamarse a sí mismo dichoso. Esperemos éste sea el caso.

(*) Analista Internacional. Magister en Relaciones Internacionales Europa – América Latina (Università di Bologna). Abogada, Politóloga y Socióloga (UBA). Twitter: @GretelLedo | www.gretel-ledo.com http://www.perfil.com/politica/economia-argentina-recesion-o-crecimiento-0509-0010.phtml

 

10.17.- LAVAJATO Y LA ECONOMÍA TRES AÑOS MÁS TARDE – Paulo Kliass*

El 17 de marzo de 2017, la operación judicial lava Jato celebró su tercer aniversario de funcionamiento ininterrumpido. Además de todas las consecuencias de los elementos políticos, jurídicos y de la policía, la implementación de una profunda relación entre el Ministerio Público Federal, la Corte Federal y de la Policía Federal también han causado un gran impacto en la actividad económica en nuestro país.

3

30 mar 2017.- Aunque no es correcto acreditarle a la  operación Lava Jato toda la responsabilidad del pobre desempeño del PIB, lo cierto es que las estadísticas muestran una alta correlación entre los dos fenómenos. Durante el primer año de funcionamiento de la llamada República de Curitiba, el instituto de estadísticas IBGE identificó el primer descenso significativo del producto brasileño desde 2009. Por lo tanto, ya en 2014 el PIB prácticamente se estancó, con un crecimiento de sólo el 0,5%.

Durante 2015, los efectos fueron más evidentes. A partir de un grupo de trabajo una acción más incisiva dirigido por el juez Sérgio Moro, los efectos perversos de la capacidad de acción de Petrobras y las empresas del sector de la construcción se hacen más claras. PIB cae un 3,8%. El movimiento más general de recesión ha continuado en 2016, y la lava Jet también mantiene sus actividades paralizantes sobre el sector real de nuestra economía. Por lo tanto, el ritmo de la economía brasileña se ve retraído -3,6%. Teniendo en cuenta todo el tiempo, vivimos la recesión más larga de nuestra historia.

En sus primeros meses de existencia, la operación tenía un alcance mucho más restringido de operación. Su asignación inicial era obtener información sobre un esquema de lavado de dinero que implica a un diputado ya difunto de Paraná y que habría ocurrido en la ciudad de Londrina (PR). En 2014 se dijo poco o nada sobre los contratistas. Sin embargo, poco a poco, la lava Jato fue ampliando su radio de investigación y ahora incluye acusaciones de corrupción de Petrobras y los grandes grupos oligopólicos de construcción.

Por otro lado, la expansión de las actividades del grupo dirigido por Sérgio Moro se refunde con el período de profundización de las dificultades del área de la economía. Lava Jato contribuyó a empeorar la situación, pero no puede ser considerado como el único factor que causa la disminución en el ritmo de la actividad en todo el país.

El hecho concreto es que el comienzo del segundo mandato de Dilma se entrelaza con la promoción del llamado robo electoral. La presidenta reelecta decide olvidarse de las promesas de campaña y se embarcan de cabeza en la pista de la austeridad suicida (austericidio). Convoca a Joaquim Levy para que  comande el área económica y delega a los indicados por Bradesco   a la autonomía para promover un ajuste fiscal de naturaleza conservadora y ortodoxa. Por lo tanto, es la perversa combinación de altas tasas de interés y los recortes en el gasto social en el presupuesto de la Unión lo que constituye la base de la recesión y el desempleo.

En secuencia, la opción de sectores de las clases dominantes de embarcarse en la aventura irresponsable golpe-impichement también causó un largo período de incertidumbre. Las decisiones de inversión se estancaron y las repercusiones de las quejas y acusaciones derivadas de la operación lava jato también contribuyeron al contexto más general de inmovilidad.

La confirmación del presidente Temer y la entrada en escena de Meirelles y Goldfjan en el Ministerio de Finanzas y el Banco Central refuerzan la tendencia de la austeridad suicida. Sin embargo, se le añadió la ortodoxia y sin ninguna vergüenza en la cara, un compromiso completo y detallado para la implosión del Estado y de  los mecanismos públicas que garantizan los derechos sociales básicos.

Además de los problemas inherentes a la crisis que se provocó a través de Petrobras, se instaló una dirección que pretende privatizar la mayor empresa estatal brasileña. Con respecto al sector de la construcción, la opción de reducir los gastos del presupuesto en sectores estratégicos que combinan a la inmovilidad que se caracteriza por obstáculos de naturaleza jurídica-policial.

Y el fondo de todo esto fue la continuación de sucesivas e interminables pasos de la operación de Lava Jato. Siete fases fueron en 2014, 14 en 2015 y 16 en 2016, un total de 37 fases de acuerdo con la información de la Policía Federal. La referencia a Petrobra aparece en 15 de ellas, mientras que los contratistas plazo se encuentra en la etapa de 7 trámites.  A la vista de esta estrategia devastadora, los efectos sobre la actividad económica nacional no podían ir incólumes.

La participación del sector de la construcción en el PIB se está acercando a un promedio de 5% en los últimos años. Así, por ejemplo, una reducción del 20% en un año dado en la actividad provoca inmediatamente una disminución de 1% en el producto anual. Además, la industria tiene sus propias características que lo convierten en un amplificador de los fenómenos económicos generales. Así que cuando el PIB global crece, el PIB de la construcción tiende a crecer a un ritmo más rápido. Ocurrió en 2015 y 2016, por ejemplo. De acuerdo con la siguiente tabla, en la recesión de 3,8% del año anterior, el sector cayó un 6,5%. Para la caída del PIB del 3,6% el año pasado, la construcción cayó un 5,2%.

4

 El caso de Petrobras también un impacto directo sobre la actividad económica en general. Las estimaciones oficiales indican que el sector del petróleo y el gas representó el 13% del PIB en 2014. Esta tasa refleja un crecimiento significativo del rendimiento del sector a principios del siglo XXI, sobre todo después de la confirmación de los depósitos del Pre-Sal. Esta importante rama de la economía Brasil había dejado la proporción de 3% en 2000 para cuadruplicarse en 14 años. Y el buque insignia de este tipo de actividad en Brasil es Petrobras.

En el momento antes de la entrada en vigor de la lava Jato, las previsiones de inversión de la compañía fueron de gran magnitud. Por lo tanto, el plan de inversión del estado para el período 2014/18 anuncia la cantidad de US $ 220 billón – es decir, el valor anual de $ 44 mil millones. Siguiendo, están los efectos combinados de austericídio tupiniquim, la caída del precio del petróleo en el mercado internacional, lava Jato y la intención de la privatización de los gobiernos locales. Por lo tanto, el plan de inversiones para el período de cinco años 2015/19 redujo esa cantidad a menos de la mitad de la anterior y se situó en $ 98 billón – un promedio anual de US $ el 19,6 mil millones. En 2016, la tendencia de desmantelamiento profundizado y el plan de cinco años 2017/20 se redujo a $ 74 billón – un promedio anual de US $ 14.8 billón 4.

Algunas estimaciones sugieren que entre el 2% y el 2,5% de la caída total del 3,8% del PIB en 2015 se puede atribuir a la reducción de inversiones y gastos de Petrobras. Ese año, la caída de las inversiones de la compañía alcanzó un 42% y los efectos son inmediatos sobre el ritmo de la economía en general. La actividad empresarial de Petrobras proporciona un efecto económico directo en las empresas de construcción, en los pedidos de buques en los astilleros, a los fabricantes de equipos de perforación y plataformas, entre muchos otros segmentos importantes del país.

Con la inmovilización deliberada de la iniciativa de Petrobras en la parte de su órgano de gobierno actual, la eventual reanudación de las actividades en este importante sector de petróleo y gas debe ser patrocinado por las compañías multinacionales para las que el gobierno ha ofrecido todo tipo de bendiciones y favores. Además, el cambio en la política de contenido local también dirige la demanda de este tipo de equipos y servicios de proveedores en el exterior. La Asociación Brasileña de muy Maquinaria y Equipo (ABIMAQ) estimado en un millón el número de puestos de trabajo aquí será destruido aquí en caso de que este tipo de medida es aún implementado.

*Paulo Kliass un doctorado en economía de la Universidad de París 10 y Especialista en Políticas Públicas y Gestión del Gobierno, la carrera en el gobierno federal.

http://www.vermelho.org.br/noticia/294932-1

 

 9.17.- 50 AÑOS DE LA OBRA MAESTRA DEL 444 DE COMERCIO EXTERIOR- Andrés Espinosa

¡Soberbias lecciones del pasado para nuestra frágil situación externa actual!

Hace precisamente 50 años, el presidente Carlos Lleras Restrepo, promulgó el Decreto-Ley 444 de 1967, en el gobierno de Transformación Nacional. El 444 administró con éxito el régimen de cambios internacionales y de comercio exterior durante más de un cuarto de siglo. El 444 fue una obra maestra de mi padre, Abdón Espinosa Valderrama* –a la sazón ministro de Hacienda y Crédito Público–, concebido cuidadosamente en respuesta a las apremiantes dificultades de estrangulamiento exterior de siempre.

21 mar 2017.- En octubre de 1966, el desplome de los precios del café generó una grave crisis cambiaria, representada por un saldo negativo de reservas internacionales de 134 millones de dólares. El pasivo conformado por las deudas externas de la Federación Nacional de Cafeteros y el valor de las importaciones realizadas superaban, con creces, las disponibilidades de pago, a lo cual se sumaba la difícil anuencia previa del Fondo Monetario Internacional exigida por los bancos norteamericanos para la ampliación de sus líneas de crédito y por la AID para el acceso a sus programas de asistencia financiera.

El 28 de noviembre de 1966, el emisario del FMI, Raymond Frost, conminó personalmente al ministro Espinosa Valderrama a devaluar de manera inmediata y masiva el peso colombiano; al preguntarle cuál era la alternativa si el gobierno se negaba a aceptar esta exigencia, Frost, sin titubear, contestó: “el bloqueo de los créditos externos”. En un discurso pronunciado en esos días ante el Comité de la Alianza para el Progreso, el ministro Espinosa Valderrama reveló que “las experiencias vividas confirmaban los riesgos de profundas devaluaciones competitivas, inevitablemente de eficacia temporal”. El dilema oficial era evidente: o se aceptaba la imposición del FMI y se devaluaba la moneda o se optaba por el control de cambios y de importaciones.

La respuesta de carácter político fue un acto de soberanía nacional y económica sin igual hasta nuestros días. El 29 de noviembre de 1966, el Ejecutivo estableció el control cambiario y de importaciones. El 22 de marzo de 1967, en uso de las facultades extraordinarias conferidas por la Ley 6ª de 1967, el gobierno proclamó el 444, por medio del cual refrendó el control de todas las operaciones de cambio exterior; estableció la licencia previa para regular las importaciones; concibió el Fondo de Promoción de Exportaciones, Proexpo; instauró incentivos para fomentar y diversificar las exportaciones; definió los mecanismos de devaluación gradual; simplificó el régimen cambiario; favoreció la repatriación de capitales y estimuló la inversión extranjera, en armonía con los supremos intereses patrios.

Con el propósito de corregir el desequilibrio estructural de la balanza de pagos, el gobierno complementó el fomento de las exportaciones no tradicionales con obras de infraestructura (puertos, transporte y comunicaciones), incentivos tributarios, líneas especiales de crédito, apoyo de mercados y flexibilidad cambiaria.

Así, la implementación del Estatuto Cambiario de 1967 consolidó un nivel positivo de reservas internacionales de 185 millones de dólares en julio de 1970 y eximió al país durante más de 25 años de volver a padecer las crisis externas y de la deuda, que siguieron padeciendo otros países hermanos

.
¡Soberbias lecciones del pasado para nuestra frágil situación externa actual!

Andrés Espinosa Fenwarth CEO de Inverdies andresespinosa@inver10.co

* Nota Altereco.- El Dr. Abdón debió ser el autor material; aunque diversos colaboradores  reivindicaron también la autoría, como los ministros de Fomento Hernando Gómez Otálora y Antonio Alvarez Restrepo. Quizá en la redacción y factura intervinieron varias manos jurídicas, y luego llegamos los reglamentadores técnicos. Se puede controvertir la autoría material  de pieza tan genial; pero está fuera de discusión que el autor intelectual de tal política fue  del propio Carlos Lleras. Después de presidir la delegación colombiana en Ginebra y luego de asistir a la Conferencia de Comercio y Empleo en la Habana, publicó un opúsculo sobre “Comercio Internacional” que luego fue reeditado en 1981 como “Economía internacional y régimen cambiario”. En fín, fue Lleras como presidente, quien se sulfuró ante las exigencias del FMI, sin que se pensara en remediar un mal tan estructural y repetitivo. Problema eliminado durante más de 25 años, hasta que llegó la tromba  en 1992 para repetir en mal. Una y van dos.

http://www.portafolio.co/opinion/andres-espinosa-fenwarth/50-anos-de-una-obra-maestra-andres-espinosa-22-de-marzo-de-2017-504314

10.17.-LA PROYECCIÓN IDEOLÓGICA DE LA OPERACIÓN LAVA JATO EN AMÉRICA LATINA: DESDE BRASIL PARTE LA AVANZADA LIBERAL CONSERVADORA Bruno Lima Rocha*

La operación Lava Jato (una gigantesca operación de investigación anti-corrupción que ya lleva tres años de funcionamiento), llevada a cabo por una Fuerza Tarea basada en Curitiba (capital del estado de Paraná, región Sur de Brasil) y subordinada al Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF4, con sede en Porto Alegre y con jurisdicción en los estados de la Región Sur del país), tiene una dimensión que supera, y mucho, las fronteras de Brasil. La lógica es bastante simple en los efectos, pero tiene cierta complejidad para el pensamiento crítico.

El mimetismo institucional y la idealización del liberalismo conservador anglo-sajón

Insisto que la operación Lava Jato trae en su génesis, además del Proyecto Puentes (una operación de tipo corazones y mentes desarrollada por el Departamento de Estado desde febrero de 2009 y ya muchas veces denunciado y que puede ser leído en la integra en este link: http://migre.me/wi7de), también a una idealización del sistema político, pero en especial del sistema jurídico de los países anglo-sajones.

Consigo hacer un perfecto paralelo al que tanto es criticado en la ciencia política como “transitología”, donde el pacto de salida del régimen franquista (el llamado Pacto de la Moncloa), afianzado por el profesor Juan José Linz (español, ex asesor del gobierno Suárez y uno de los gurúes de Fernando Henrique Cardoso, ex presidente de Brasil) se hube dado sin incluir una dimensión distributiva de poder y recursos, y,  obviamente, subordinando la rebelión de base juvenil y sindical en el Estado Español.

La idealización de una transición institucional casi mató la legitimidad de la politología brasileña y, veo el mismo ocurrir dentro de los aparatos jurídicos y coercitivos de Brasil post-lulista. Sin ninguna exageración hago esta afirmación tomando por referencia al siguiente comunicado, cuyo origen es el sitio oficial de la Fiscalía brasileña, dedicado a difundir los méritos de la operación Lava Jato:

Proyecto con Reino Unido‘Diálogos como este (el Seminario Reino Unido-Brasil: Diálogos sobre Corrupción, Proceso Penal y Cooperación Jurídica Internacional, realizado en el Ministerio Público Federal del Paraná en el  jueves 16 de marzo y viernes 17 de marzo de 2017) son importantes para conocer buenas prácticas y estrategias de persecución criminal bien sucedidas en otros países. Brasil ha recibido la influencia de instituciones jurídicas británicas hace mucho tiempo, tal vez desde el Código de Proceso Penal del Imperio. El jurado, el sistema de acusación y el debido proceso legal surgieron o fueron consolidados en aquel país. Ciertamente habrá otras lecciones a aprender para que tengamos un sistema procesal verdaderamente garantista, bajo la inspiración del país donde fue promulgada la Magna Carta hace más de 800 años. El tratamiento de ciertos temas en Inglaterra podrá sorprender aquellos que resisten a la evolución del proceso penal brasileño”, destacó el procurador Regional de la República Vladimir Aras, secretario de Cooperación Internacional de la Fiscalía General – PGR’.” (ver http://lavajato.mpf.mp.br/todas-noticias)

Para estos cruzados las metas son tangibles. Mimetizando un sistema jurídico (al menos en sus prácticas procesales e investigativas) e idealizando un Estado liberal conservador, es de la naturaleza de la colonización ingresa verificar en el deplorable arreglo Estado, oligarquías políticas y los capitales familiares de base nacional, como el eje de los males de la “corrupción”.  Esto ocurriría en el piso de cima, en el tope de la pirámide social; la contrapartida en el piso de abajo sería un bloqueo en el sistema político, donde la oferta de partidos no consigue superar la mejoría material proporcionada por el crecimiento económico a través de un liderazgo popular y su herencia política.

Equivocadamente llaman a ese fenómeno de “populismo” (algo que el lulismo nunca fue y jamás quiso ser) y alinean a todas las prácticas asemejadas de gobiernos como aliados del país líder del Continente. Es en contra este fenómeno, esta tentativa de crecimiento pactado, que se movilizan recursos de vertientes diversas, tuteando como fuerza política de sustentación para desmontar las capacidades del Estado brasileño en organizar un crecimiento capitalista.

Siempre afirmé que los gobiernos de Lula y Dilma no fueron siquiera populistas – caso fueran no habría caído el gobierno de la presidenta, o al menos, cobraría un precio elevado por esta derrumbada – y presentarían la mejor salida para domesticar la inserción social de las izquierdas y apuntar la proyección de poder del país en el Sistema Internacional (SI).

Refuerzo a la idea: no estoy de acuerdo ideológicamente con el pacto de élites, y desconfío profundamente de cualquier proceso donde las mayorías organizadas no sean protagonistas. Pero, a la vez, observo que la hegemonía más a la derecha internaliza los intereses externos y ve con extrema desconfianza todas las vías latino-americanas (tal como ocurrió con el Pacto Argentina, Brasil y Chile, ABC, durante el gobierno electo de Getulio Vargas y el periodo peronista, en la primera mitad de la década de ’50 del siglo XX). Para el cálculo conservador (y en alianza subordinada al imperialismo), no le basta frenar la lucha popular con un liderazgo de coalición. Es preciso destruir las bases productivas y la capacidad instalada de cualquier anhelo de potencia mediana de Brasil y su consecuente liderazgo entre los países hermanos.

El crecimiento económico del lulismo y la coherencia interna para la proyección de poder

Durante los gobiernos del ex-presidente Lula (2003-2010) y en el gobierno y medio de la ex-presidenta Dilma (2011-2016), Brasil ejerció – con variaciones de intensidad – una política externa asertiva y con una línea diplomática bastante alineada con la primera. Así, hubo un buen nivel de coherencia interna en algunos sectores de primero, segundo y tercero escalón del Estado brasileño, en consonancia con el capital nacional (basado en controles familiares y pocas especialidades) y también con las transnacionales aquí instaladas.

Luego, los fundamentos de un crecimiento económico en país de capitalismo tardío y de la casi periferia fueron cumplidos. Resalto que no me refiero al desarrollo, pues este implicaría adentrar en áreas donde el capitalismo nacional no estuviera presente (antes de 2002), como en el avance de los petroquímicos de modo a no depender de insumos, fungicidas y venenos transgénicos y así quemar cerca de 20% de las ganancias con el agro exportador en pago de royalties para empresas como laboratorios Bayern.

No fue eso lo que ocurrió en Brasil, pero las prácticas de crecimiento pactado y coherencia interna crearon posibilidades concretas de excedentes de poder. Tales excedentes se materializaron con inversión en diplomacia presidencial y mucha agresividad comercial (además de la excelencia de los diplomáticos de carrera y apertura de nuevas embajadas), todo esto concatenado con factores externos (tanto regionales como globales), dando oportunidad para una ventana de oportunidad debidamente aprovechada por la aparente conciliación de élite dirigente y clase dominante brasileña.

Brasil, por sus dimensiones continentales, capacidad instalada y proyección a través de América Latina y Atlántico Sur, caso ejerza ajustes internos y consiga algún consenso en la hegemonía dominante (como un proyecto de capitalismo nacional donde la base de la pirámide social consiga vivir en niveles medianos), tiene las condiciones básicas tanto para el crecimiento como para el desarrollo (ya aquí marcadas las diferencias), con la respectiva expansión de excedentes de poder.

Las elecciones del lulismo llevaron al crecimiento a partir de las capacidades existentes (sin intentar alterar los fundamentos ya instalados en grado de competitividad internacional) y en el ajuste Estado-Empresa. De ahí el empleo vulgar de los términos como Bismarckismo Tropical, Campeones Nacionales y Paquete de Bondades para el Empresariado tener sentido y relevancia. Junto al banco de fomento (BNDES, el Banco de Desarrollo del Estado Brasileño) y la real cualificación de algunos oligopolios nacionales, con el liderazgo incontestable de la construcción pesada y del complejo de óleo y gas, nuestro país tuvo una expansión sin precedente del capitalismo más allá de las fronteras.

Destruir la proyección de poder en Brasil en América Latina: un objetivo permanente

El proceso de internacionalización de empresas sin pérdida de control decisorio dentro del Consejo de Administración es un paso obligatorio para cualquier Estado que quiera disputar espacios en el Sistema Internacional. Dentro del Sistema Internacional (SI), buscar una mejor posición en la perversa División Internacional del Trabajo (DIT), controlando Cadenas Globales de Valor y orientando inversiones, es el camino más apropiado en la proyección de poder del país líder y sus asociados. Fue justo eso fue lo que ocurrió en Brasil y de aquí para Argentina, Uruguay, Perú, Colombia, Venezuela, Panamá, Ecuador y Cuba, entre otros países latino-americanos. Expansión semejante, pero con un grado mayor de dependencia – casi absoluta – se dio en las inversiones brasileñas en países de África.

Infelizmente, es preciso constatar que la naturaleza de las prácticas políticas y empresariales en nuestros países bajo los gobiernos de centro-izquierda, no fue alterada sustantivamente. Así, condiciones de privilegios, accesos diferenciados a los nichos de poder (barrera a la entrada político-institucional y también técnico-científica), indicaciones de puestos-clave en función de intereses partidarios, usos de fondos no declarados para financiación de campañas y lavado de dinero para fines de enriquecimiento ilícito, habrían sido (son) abundantemente practicadas. Tales prácticas serían – fueron – corrientes tanto en Brasil como en los países que recibieron inversiones brasileñas, con especial atención para Odebrecht y Petrobras. Hasta aquí tenemos un hecho casi incontestable. Ahora entramos en terreno más pantanoso.

Por los datos divulgados en el portal de la Procuradoria General de la República, Fiscalía General de Brasil (ver: http://migre.me/wcyza), la operación Lava Jato habría realizado hasta abril de 2016, 91 pedidos de acuerdos de cooperación legal para 28 países. En el momento de la publicación del documento, había 13 pedidos más de cooperación destinados a otros 11 países. Con excepción de los Estados fiscales de combate el lavado de dinero y ejercicio de supremacía en escala global (cómo Estados Unidos y países europeos), los demás países además de cooperar en el nivel legal también recibieron inversiones de empresas brasileñas. Como estamos observando investigaciones y narrativas de criminalización de los actos de gobierno que firmaron contratos con Odebrecht en escala latino-americana, luego, llegamos a la conclusión que tenemos el excedente de poder capitalista ejercido pero Brasil también siendo visto bajo sospecha.

Considerando que hay un enorme desgaste – merecido por señal – tanta de las oligarquías políticas como de las fracciones de clase dominante aún detentoras de capital en América Latina, luego, la sospecha refuerza tesis que van al encuentro de ideas transnacionales (cómo las propaladas por la mega  ONG Transparencia Internacional). La lógica de tan simple, es casi caricata.

Las carreras de Estado de procuradores, fiscales, magistrados y autoridades de las carreras jurídicas y policiales tienen una apreciación cada vez mayor en nuestros países, inversamente proporcional al decadente aprecio de las élites tradicionales. Así, al seguir los pasos de la operación Lava Jato, los correspondientes aparatos de Justicia del Continente terminan por ayudar a deslegitimar la actuación de las oligarquías políticas ascendentes – incluyendo los liderazgos más radicalizados, como las “bolivarianas” – y se legitiman cómo tecnócratas esenciales para asegurar la punición a los crímenes de élite.

La nueva colonialidad

Si fuéramos observar a la criminalización de la política en los países vecinos, veremos una reproducción casi idéntica al ocurrido en Brasil. Por un lado, es justificada la enorme desconfianza de la población para con los oligarcas, empresarios e incluso los “bien intencionados” políticos de centro-izquierda. Por otro lado, no hay democracia de masas que se sostenga en una legitimación de profesionales de carrera con sentido de pertenencia transnacional, ideológicamente vinculados al liberalismo conservador propagado mundialmente por los EEUU.

El labirinto está montado y las trampas existen en cada uno de los atajos. Nuevamente repito el obvio: la salida de América Latina está en el propio Continente y nunca en idealizaciones mimetizadas de un sistema jurídico como forma de regulación de los conflictos en Estados Liberales Conservadores de base anglo-sajona. Como afirma Aníbal Quijano, seguimos reproduciendo a la colonialidad  del poder; pero esta vez con el ascenso autónomo del estamento togado en nuestros países.

*Bruno Lima Rocha, Barómetro Internacional Fuente: http://www.barometrointernacional.com.ve/2017/03/26/la-proyeccion-ideologica-la-operacion-lava-jato-america-latina-desde-brasil-parte-la-avanzada-liberal-conservadora/

 

 9.17.- HITOS ECONÓMICOS EN 60 AÑOS DE UNIÓN EUROPEA – Raúl Jaime Maestre

Cuando se cumplen 60 años de la firma de los acuerdos para la creación de la Unión Europea, la economía de los países miembros de la Unión Europea comienza lentamente a salir de la crisis.

El mayor logro de este proceso ha sido la unión económica y monetaria (UEM). Este ha sido uno de los objetivos más ambiciosos de la Unión Europea el cual se ha ido implementado de forma periódica en varias fases.

1

 Audiencia ofrecida por el papa Francisco, en El Vaticano a los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la UE. Fuente: L’Osservatore Romano

25 marzo 2017.-  Este proceso de integración ha establecido una moneda común en los países miembros, el euro, y ha implantado mecanismos para coordinar las políticas económicas y presupuestarias, al tiempo que ha constituido un sistema para gobernar económicamente.

Es gobernabilidad se ha basado en un política monetaria única y una política de cambio compartida por el Consejo y el Banco Central Europeo.

Nos podemos preguntar: ¿Cómo ha sido la evolución económica que ha sufrido la Unión Europea en estos 60 años?

Inexistencia de acción monetaria europea (1945 -1969)

La Unión Europea nació con el anhelo de acabar con los frecuentes y cruentos conflictos entre vecinos que habían culminado en la Segunda Guerra Mundial. En los años 50, la Comunidad Europea del Carbón y del Acero es el primer paso de una unión económica y política de los países europeos para lograr una paz duradera.

Sus 6 países fundadores fueron Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos. Ese período se caracteriza por la guerra fría entre el este y el oeste. Las protestas contra el régimen comunista en Hungría son aplastadas por los tanques soviéticos en 1956.

La Unión Europea ha llevado a cabo, a lo largo de su historia, varios intentos de potenciar la cooperación económica entre los países que la componen. Siendo la unión económica y monetaria una aspiración desde finales de los años 70.

Se puede diferenciar varias etapas. La primera etapa corresponde al periodo de los años 1957 al 1969, caracterizado por la inexistencia de una acción monetaria a nivel europeo, ya que el acuerdo (Tratado de Roma) tan sólo tenía previsto un pocas disposiciones en materia de cooperación económica, por el que se constituye la Comunidad Económica Europea (CEE) o “mercado común”.

En esta etapa es cuando surge el propósito de crear una moneda común, aunque el sistema monetario internacional no lo pidiera, durante este período, los 6 miembros fundadores participaban en el sistema monetario internacional de Bretton Woods, el cual funciona con un régimen de paridades fijas estables.

Memorándum sobre “La Coordinación de la Política Económica y de la Política Monetaria en la Comunidad” (1969)

Bajo la perspectiva de las tensiones que empezaban a surgir en el sistema monetario internacional, la Comisión Europea presentó al Consejo, a principios del 1969, el memorándum sobre “La Coordinación de la Política Económica y de la Política Monetaria en la Comunidad”, conocido como Plan Barre.

El plan consistía en lograr una convergencia y compatibilidad de los objetivos económicos de la países miembros, la coordinación de sus políticas económicas y la cooperación monetaria a nivel de los países miembros.

Se propusieron una serie de medidas en las que se encontraba la coordinación de los planes económicos a medio plazo, establecer facilidades de crédito a corto plazo de carácter inmediato e incondicional para aquellos que tuviera dificultades en su balanza de pagos y establecer facilidades de crédito a medio plazo de carácter condicional para las dificultades persistentes en la balanza de pagos.

Informe Werner (1970)

El informe Werner proponía alcanzar el objetivo final de una integración completa en un horizonte de 10 años a través de un proceso que constaba de 3 etapas:

  • Primera etapa, concluiría en 1973, se proponía limitar las fluctuaciones de tipo de cambio de las monedas de los estados miembros, ampliar las facilidades de crédito a corto y medio plazo y alcanzar una mayor cooperación entre las políticas económicas de los países miembros.
  • En las siguientes etapas, los tipos de cambio quedarían fijados de forma irrevocable t se llevaría a cabo la unificación progresiva de los mercados de capitales hasta llegar a la completa liberalización de los movimientos de capitales, para así crear al final un banco central común.

Por la gran inestabilidad monetaria causada por la crisis del petróleo el proyecto del informe Werner que debería haber comenzado en el año 1980 no se puso en marcha.

Sistema Monetario Europeo (1979)

Los países miembros para contrarrestar la inestabilidad y la volatilidad de los tipos de cambio decidieron crear el Sistema Monetario Europeo (SME) con la participación de todos los países miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE), salvo el Reino Unido.

Con la creación del Sistema Monetario Europeo comienza a principio de 1979 una nueva etapa de la integración económica en Europa.

El Sistema Monetario Europeo se creo a través del acuerdo de los bancos centrales de los países miembros de la Comunidad Europea, con la finalidad de administrar los tipos de cambios nominales intracomunitarios y financiar las intervenciones de los mercados de divisas.

Su principal objetivo era instaurar una zona de estabilidad monetaria reduciendo las fluctuaciones entre las monedas de los países participantes. Es decir, un sistema de tipos de cambio fijos pero ajustables, donde los tipos de cambio se delimitaban con unas bandas de fluctuación para los tipos de cambio nominales.

El Sistema Monetario Europea establecía unas parrillas de paridades bilaterales entre todas las monedas participantes y también unas paridades de cada una de las monedas participantes con respecto al ECU (cesta compuesta por una cierta cantidad de cada moneda de los 15 países que formaban la Unión Europea).

Empieza el desarrollo institucional de la Unión Económica Europea (1988)

En 1988 empezó el desarrollo institucional de la Unión Europeo Monetaria (UEM). En el Consejo Europeo de Hannover se concreto adoptar el Acta Única, los Estados miembros confirmaron el objetivo de realización progresiva de la unión económica y monetaria.

El comité de Delors se presentó un informe, en abril de 1989, en que se preveía la creación de un Sistema Europeo de Bancos Centrales y una moneda única, a la vez que se contemplaba la transición a la Unión Económica Monetaria como un proceso compuesto por 3 fases:

  • La primera fase, entre junio 1990 y enero 1992, consistía en reforzar la cooperación entre los bancos centrales.
  • La segunda fase sería la creación de un Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), así como la transferencia progresiva del poder de decisión en materia de política monetaria.
  • La última fase se fijaría de forma irrevocable las partidas de las monedas nacionales y éstas se sustituirían por la moneda única europea.

Tratado de Maastricht (1992): Marco jurídico de la Unión Económica y Monetaria

En el Tratado de Maastricht se estableció el marco jurídico de la Unión Económica y monetaria donde se estableció el calendario básico de sus principales etapas y fijando los criterios de convergencia para los países miembros.

Las diferentes fases eran:

  • Primera fase, iniciada en julio 1990, consistía en la libre circulación de capitalesen la Unión Europea (supresión de los controles de cambio), aumento de los recursos destinados a eliminar las desigualdades entre las regiones de los países miembros ( Fondos Estructurales ) y la convergencia económica, mediante la vigilancia multilateral de las políticas económicas de los países miembros.
  • Segunda fase, empezó en enero de 1994, establecía la creación del Instituto Monetario Europeo(IME). Realizaría los trabajos preparatorios necesarios para la constitución del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), para la dirección de la política monetaria única y para la creación de una moneda única en la tercera fase.

A finales de 1995, el Consejo Europeo decidió que una unidad monetaria europea, que se introdujera en la tercera fase que comenzaría a principio del año 1999, se llamaría ‘Euro‘ y se indicó el orden cronológico de los acontecimientos que marcarían el proceso de transición al euro.

Se pretendía lograr la independencia de los bancos centrales nacionales y la adopción de las normas destinadas a reducir los déficits presupuestarios. En Consejo Europeo adoptó, a mediados de 1997, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que cuya finalidad es garantizar la disciplina presupuestaria.

  • Tercera fase, a principio de 1999, y última fase de la Unión Económica Monetariacon la fijación de los tipos de cambio de las monedas de los 11 países miembros participantes desde el principio de la Unión Europea y el inicio de la ejecución de la política monetaria única bajo la responsabilidad del Banco Central Europeo (BCE).

Aquellos que formaban parte de la Unión Europea y querían adoptar el euro debían cumplir previamente los criterios de convergencia establecidos por el Trata de Maastricht.

Expansión y una época delicada (2000 – Hoy en día)

2

El euro es la nueva moneda de muchos de los países miembros de Unión Europea. Cada vez más países adoptan en Euro como moneda de intercambio. A finales del 2001 empieza una estrecha colaboración contra la delincuencia y la preocupación terrorismo surgido por los atentadas del 11 de septiembre de la Torres Gemelas en Nueva York.

A partir del año 2004, se zanjan de forma definitiva las divisiones políticas entre la Europa del este y la Europa del oeste por lo incorporación de estos países a la Unión Europeo. En 2008 empieza la crisis financiera que sacude los cimientos de la economía mundial y, sobre todo, las políticas que se estaban aplicando hasta entonces.

El Tratado de Lisboa entra en vigor en 2009, que aporta una modernización de la instituciones europeas y métodos de trabajos más eficientes la Unión Europea.

A partir del 2010, la crisis económica mundial golpea a los países de Europa donde se debe ayudar económicamente a varios países para hacer frente a sus dificultades y se establece la ‘Unión bancaria’ para crear un sector bancario mucho más seguro y mucho más fiable.

A partir del 2014, la entrada masiva de euroescépticos en el Parlamento Europeo, la nueva situación política en la península en Crimea por la anexión a Rusia y un aumento del extremismo religioso en Oriente medio y la éxodo de refugiados Sirios a Europa, da lugar a políticas mucho más restrictivas y a plantearse algunos de los miembros si quieren seguir todavía en la Unión Europea ( Brexit ).

En el 2016, Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo, estimula a los mercados bajando los tipos de interés de referencia al 0 por ciento, además de la compra de deuda corporativa a través de la emisión del programa TRLO para prestar dinero a las entidades bancarias.

https://www.elblogsalmon.com/economia/hace-60-anos-comenzo-el-germen-de-la-union-europea-estos-son-los-hitos-economicos-desde-entonces?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm_content=POST&utm_campaign=26_Mar_2017+El+Blog+Salm%C3%B3n&utm_term=CLICK+ON+TITLE

8.17.-EE UU evita que el G20 condene el proteccionismo y apoye la lucha contra el cambio climático – Enrique Müller, Amanda Mars

Washington fuerza la retirada de dos menciones críticas en la declaración final de la cumbre de ministros de Finanzas

 Los miembros de la reunión de ministros de Finanzas del G20, este viernes en Baden-Baden (Alemania). t. n. (efe) / reuters-quality

Los miembros de la reunión de ministros de Finanzas del G20, este viernes en Baden-Baden (Alemania). t. n. (efe) / reuters-quality

El ideario económico de Donald Trump ganó su primer pulso en sábado, en la reunión de ministros de Finanzas del G-20, el grupo que une a las potencias económicas y a las principales naciones emergentes. El Gobierno estadounidense forzó la retirada de dos menciones críticas en la declaración final de la cumbre en Baden-Baden (Alemania), la condena al proteccionismo y un nuevo apoyo al acuerdo de París sobre el clima. La victoria es simbólica —la eliminación de unas palabras en un papel—, pero tiene calado, supone una demostración de fuerza de la nueva Casa Blanca, hostil a los acuerdos sobre el clima y a los actuales tratados comerciales multilaterales.

 “Se trata de un desacuerdo entre un país y el resto de los participantes”, señaló el ministro francés, Michel Sapin, al mencionar el asunto que envenenó la cumbre celebrada entre viernes y sábado. La tradicional condena al proteccionismo que este grupo de países solía expresar después de cada cumbre se ha sustituido por una referencia a la necesidad de fortalecer la contribución del comercio a la economía. La presión para lograr este punto de inflexión en la rutina de los G-20 corrió a cargo del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, un peso pesado de Wall Street que Trump escogió para llevar la cartera de Economía y que ahora debe evangelizar en las cumbres internacionales sobre el giro proteccionista de la primera potencia mundial.

La declaración final de la cumbre del G20 tampoco incluye una mención al acuerdo de París sobre el cambio climático a falta de un acuerdo tras el cambio de tercio que Estados Unidos vive también en este terreno. Trump ha colocado al frente a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) a un escéptico del cambio climático y en su primera propuesta de presupuesto plantea recortar los fondos de este organismo en un 31%.

“El lenguaje histórico (del G20 en sus comunicados) no era pertinente, y lo que es pertinente es lo que hemos acordado como grupo: incrementar la contribución del comercio a nuestras economías”, dijo Mnuchin, y se despidió de Baden-Baden advirtiendo de que la Administración estadounidense no excluía la posibilidad de renegociar los acuerdos multilaterales de la Organización Mundial de Comercio (OMC). „Creemos que ciertos aspectos de la OMC han dejado de ser aplicados y que intentaremos, con toda nuestra fuerza, que vuelven a tener validez en beneficio de los trabajadores americanos“, dijo. ‚Son viejos acuerdos y si se deben renegociar, nosotros lo intentaremos, sentenció.

El resto de declaraciones mostró la fractura abierta por Estados Unidos. “La fórmula escogida sobre el comercio mundial tiene una connotación clara: No estamos de acuerdo con los Estados Unidos“, insistió el ministro francés.

Alemania, la anfitriona de la reunión, trató de quitar hierro al debate. El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, resaltó que el documento demostraba que los ministros habían estado de acuerdo en un compromiso para un comercio justo. “Hemos llegado a formulaciones con las que no se avanza mucho, pero que muestran nuestro compromiso por un comercio justo y con la manipulación de los tipos de cambio. Los americanos no han estado aislados, porque la responsabilidad de la presidencia del G20 (Alemania) es de buscar consensos y no aislar a nadie“, dijo Schäuble. “Hemos estado de acuerdo en la importancia del comercio internacional, aunque no llegamos a un consenso sobre el futuro de las relaciones comerciales“, dijo el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann.

Trump ha llegado a la Casa Blanca a lomos de un discurso crítico con los actuales tratados comerciales de Estados Unidos, a los que responsabiliza en buena parte de la desindustrialización estadounidense a favor de países de mano de obra más barata. Ha puesto la Nafta (alianza entre EE UU, Canadá y México) en su punto de mira, se ha retirado del Tratado con el Pacífico (TPP) que firmó Barack Obama y ha enfriado aún más las posibilidades de un acuerdo con Europa (el TTIP) que tampoco despertaba pasiones en la UE. “No soy anticomercio, defiendo el comercio justo”, insistió Trump el viernes ante la canciller alemana, Angela Merkel.

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/18/actualidad/1489853704_494969.html

“Algunas partes de la OMC no se aplican”

¿Cuál es el resultado de esta cumbre? Un acuerdo de libre comercio está en el común denominador más bajo. “Estamos trabajando para fortalecer la contribución del comercio a  nuestras economías”, se limita a señalar el comunicado final. Lejano ejercicio para el público en general. La profesión de fe del grupo de veinte se supone que debe comprometerse cada uno de sus miembros y, como tal, paso a paso negociado.

Para Washington, era ante todo un problema de comunicación. Con la llegada de un presidente que tiene en el corazón de su programa la defensa de los intereses norteamericanos, tuvo que demostrar a los votantes como a el mundo, que la doctrina ha cambiado. Ahora que ya no está sujeta a resistir “cualquier forma de proteccionismo.” Este himno tradicional está rayado.

El Sr. Mnuchin también hizo hincapié en que los Estados Unidos no excluía la renegociación de los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC). El árbitro del comercio internacional, de acuerdo con Washington, fracasó en su misión. “Creemos que algunas partes de la OMC no se aplican y vamos a tratar, con pugnacidad, para aplicarlas en el interés de los trabajadores estadounidenses”, dijo el ex banquero de Goldman Sachs en una conferencia de prensa.

Juego de póquer

Lea también: En la reunión del G-20, los Estados Unidos se opuso a todos los demás países de libre comercio

Sin embargo los EE.UU. fracasaron en el intento de escribir en el comunicado, el compromiso de todos a favor de un “comercio justo”. Una fórmula más tóxica de lo que parece. Subjetiva, puede sugerir que un déficit comercial es una situación inequitativa que resulta de la competencia desleal y que autorizaría medidas de retorsión. Pekín se opuso a ella con uñas y dientes. “Los líderes chinos vieron como una frase en clave de medidas proteccionistas que se tomarían contra ellos por los estadounidenses”, dijo un participante.

En Baden-Baden, incluyendo el famoso casino inspira “El jugador” de Dostoievski, Pekín ha continuado con su sorprendente juego de póquer con  Washington en torno al multilateralismo comercial. La nueva administración de Estados Unidos se aferra a una mundialización juzgada culpable de destruir los puestos de trabajo? China se convierte en el feroz apóstol de libre comercio en un marco regulado. Un anhelo ampliamente compartido por el resto del club de las mayores economías del planeta. “Las discusiones revelaron los desacuerdos en el G-20 entre un país y todos los demás”, resumió el ministro francés de Economía y Finanzas, Michel Sapin.

Alemania, sin embargo, referencia también de Trump por su superávit comercial, prefirieron desempeñar el papel de facilitador. Tuvimos que evitar que Baden-Baden concluya en un fracaso. Y evitar la explosión podría parasitar la visita, en ese mismo tiempo, de la canciller Angela Merkel a Washington.

Varios de los grandes países emergentes también prefieren mantener un perfil bajo, felices porque  aún no han sido señalados específicamente por el Sr. Trump. París, por el contrario, no ha dudado en intensificarlo. “Es muy raro ver a Francia defender con pasión el libre comercio, se goza una fuente europea. En general, el “comercio justo” es algo que a los franceses les gustaría oir”.

Tensiones

Lea también: El G-20 espera que los compromisos de Washington con el multilateralismo

Otro asunto concluyó con un estancamiento entre los Estados Unidos y sus socios: el cambio climático que ya no es materia en el comunicado. Cualquier referencia al Acuerdo de París de 2015 fue retirada. Ya es tiempo de que Washington aclare su posición sobre un tema, sobre el que Sr. Trump ¬régulièrement pronunció su¬ scepticisme.

A pesar de estas tensiones, la pequeña ciudad de Baden-Baden no ha sido parte de una ruptura con el multilateralismo de Estados Unidos. En los temas importantes del G-20, prevaleció la continuidad. El comunicado de cinco páginas refleja la voluntad de continuar trabajando en la lucha contra la financiación del terrorismo o sobre la regulación financiera. Una lista de negro de los paraísos fiscales debe publicarse bien a principios de julio en la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del G-20, en Hamburgo (norte de Alemania).

Incluso la concordia en los tipos de cambio, sin embargo, un tema polémico para el Sr. Trump, quien acusó a China, Alemania y Japón para aprovechar las monedas subvaluadas. Como en el pasado, los miembros reiteraron su “compromiso” que se abstengan de “devaluaciones competitivas” y no utilizar el tipo de cambio para impulsar su ventaja comercial.

Una vez no es costumbre, esta cumbre fue también una oportunidad para reconocer un temblor positivo de la economía mundial. “El crecimiento está ganando impulso en todo el mundo”, confirmó el director general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. Sin embargo, no es apropiado para regocijarse prematuramente, ya que la lista des risques se alarga. Entre ellos, y en un buen lugar, las incertidumbres ligadas al porvenir de la cooperación internacional. El G20 ha contribuido parcialmente a despejarlas.

www.lemonde.fr/economie/article/2017/03/20/au-g20-pas-de-consensus-sur-le-libre-echange_5097420_3234.html#OisEtrKmOo2Ew8WO.99

7.17.- LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS: YES WE CAN! – Pierre Lebret

La ofensiva trumpista debe tener una reacción rápida de parte de una región todavía dominada por grandes diferencias ideológicas

Donald Trump, presidente de Estados Unidos ASSOCIATED PRESS
Donald Trump, presidente de Estados Unidos ASSOCIATED PRESS

América Latina, el Caribe y Estados Unidos han atravesado tiempos de tensión y alejamiento a través del tiempo. Desde la Alianza por el Progreso de los años sesenta, pasando por el intervencionismo político descarado, que podría ser resumido en esta frase de Michelle Bachelet ante el Council on Foreign Relations en el marco de una gira que la mandataria de Chile realizó en Estados Unidos el año 2008: “¿Cuál es la razón de que en Estados Unidos nunca ha habido un golpe de estado?… ¡Porque no hay embajada de Estados Unidos en Estados Unidos!”. Los años pasaban y la ideología neoliberal del consenso de Washington logro imponer su versión de la economía, la democracia, el orden y la justicia, sin reflexionar las consecuencias que tendrían que pagar muchos pueblos del Sur.

Nadie se imaginaba meses atrás la victoria de Trump; y menos el presidente Peña Nieto al aceptar la visita en plena campaña electoral del ahora presidente de los Estados Unidos en la capital mexicana. Hoy, es una realidad abrumadora que los países de la región deben asumir con inteligencia, unión y prudencia. Trump representa una amenaza para la estabilidad geopolítica mundial, y un retroceso para el desarrollo sostenible, pero latinoamericanos y caribeños deben tomar este nuevo contexto como una oportunidad. Hoy, no existe ningún patio trasero, no existen alianzas, y en definitiva para Donald Trump no existe el mundo. Frontera y muros, un aislamiento internacional que no debe ser mirado a la ligera.

Parece que el eje del mal del cual hablaba George W. Bush después del 11 de septiembre cambió su domicilio geográfico para instalarse en la Casa Blanca. Trump representa un retroceso en todos sus ámbitos, provocando rechazo y revuelo en la comunidad internacional, pero también en el corazón mismo de las sociedades que defienden los valores de paz, democracia, derechos, dignidad y multiculturalidad.

La mayor amenaza será la ausencia de una concertación regional y un diálogo político fuerte para afrontar los próximos cuatro años

Respecto de América Latina y el Caribe, Donald Trump será un hombre impulsivo, de poco conocimiento y muchas generalidades, un cambio real en comparación a su antecesor Barack Obama. Efectivamente, el ex presidente durante los ocho años de su presidencia trató de lograr un acercamiento más horizontal con la región, desde su discurso en la Ciudad de Panamá en la Cumbre de las Américas, hasta su visita a Cuba, sellando el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países después de 60 años. Pero hoy, sabemos que el proteccionismo económico defendido por Trump tendrá consecuencias directas en los países que han abrazado el libre mercado, dependiendo en su gran mayoría de la exportación de commodities. El profundo rechazo a la migración por parte del mandatario estadounidense generará dificultades para una región todavía en vías de desarrollo, por ejemplo en materia de las remesas que en muchos casos representan un soporte para las familias y la economía de varios países centroamericanos. Iniciar una guerra comercial con México al querer aumentar las tasas aduaneras, o la construcción de un muro en la frontera del país azteca, es realpolitik? No, es una simple locura que escapa de toda racionalidad en esta segunda década del siglo XXI.

Por otro lado, la amenaza de Estados Unidos de retroceder sobre los acuerdos logrados para luchar contra el cambio climático nos exige una mayor coordinación como región. Hoy no podemos negar el impacto del ser humano en la naturaleza. Trump lo hace e irá en el sentido contrario de los compromisos internacionales que tanto han costado en las últimas dos décadas, favoreciendo a las empresas extractivas de recursos fósiles.

La ofensiva trumpista, lejos de lograr unanimidad en su propio país, debe tener una reacción rápida de parte de una región aun dominada por grandes diferencias ideológicas. A pesar de los futuros procesos electorales, los líderes políticos de América latina y el Caribe deben esforzarse en ir más allá del dialogo político declarativo, hacer lo posible para que las grandes potencias regionales apoyen a México en una reconversión económica con vista al Sur. Además, se deben reforzar los vínculos con Asia no solo para los miembros de la Alianza del Pacifico, sino también generar una verdadera plataforma para los países de la región. La última cumbre de la CELAC celebrada en República Dominicana careció de un número importante de mandatarios. No podemos darnos el lujo de tal ausentismo. Las cancillerías de la región latinoamericana y caribeña deben, en pro de nuestros valores y del desarrollo sostenible de nuestra región, reforzar los mecanismos de integración entre nuestros países.

Quizás, en este, uno de los peores momentos, encontremos un buen momento para reforzar los lazos entre América latina y el Caribe con los Estados Unidos. El país del Norte tiene una gran oportunidad hoy de fortalecer sus relaciones culturales, políticas y sociales con el Sur. Hoy, de Estados Unidos no debe importarnos un Presidente irracional y narcisista, pero si sus intelectuales, sus artistas, o esos funcionarios y diplomáticos que están renunciando en masa a la nueva administración. Podemos escribir la historia con los que creen sinceramente en esa idea que la posibilidad de un mundo mejor no puede esperar, y menos retroceder.

Las estrategias solitarias solo llevarán a Latinoamérica y el Caribe a perder voz en la escena global. La mayor amenaza será la ausencia de una concertación regional y un diálogo político fuerte para afrontar los próximos cuatro años. En palabras acertadas del canciller de Chile Heraldo Muñoz: “Ante el proteccionismo, mas integración; ante los muros, puentes”. Si, somos diversos, pero no nos equivoquemos. Seamos inteligentes y no débiles. Parafraseando a Mario Benedetti: “…y así entre todos logran, lo que era un imposible, que todo el mundo sepa, que el Sur también existe”.

 *Pierre Lebret es analista político http://elpais.com/elpais/2017/03/07/opinion/1488885947_192885.html

6.17.- CABILDO SOBRE NO VENTA DE ETB – Eduardo Sarmiento

A principios de la semana se realizó el cabildo abierto sobre la no venta de la ETB. En mi presentación me referí al juego de cifras, el estado estructural de la empresa, la diferencia entre el valor económico y el valor de mercado.

Lamentablemente la presentación del alcalde no pasó de la campaña iniciada el año pasado para desprestigiar la empresa. No es fácil entender cómo el alcalde pretende evaluar una empresa que lleva cien años con información de un año, y más con cifras contables de transición que de ninguna manera puedan interpretarse como permanentes. Las evaluaciones de las empresas deben basarse en tendencias que contemplen la historia y en parámetros robustos que no están expuestos a grandes fluctuaciones coyunturales y temporales, como serían los ingresos de ventas, el ebitda y la inversión.

4 Mar 2017.-  La ETB no es la misma de hace veinte años; el mayor cambio se dio en los últimos cinco. Al final de la administración de Samuel Moreno (2011), atravesaba por un estado crítico. En los diez años anteriores los ingresos nominales disminuyeron en forma sistemática de un año a otro, la inversión creció por debajo de la depreciación y la actividad se concentraba en la telefonía fija, que era un producto en extinción. Nadie ofrecía más de $700 mil millones por el activo.

La solución la encontró el plan estratégico de la administración anterior en internet y la telefonía celular, que en Colombia y en todas partes del mundo avanzaban por encima del producto nacional. El plan se materializó en una inversión de 1,8 billones que no demoró en manifestarse. Luego de que los ingresos disminuyeran durante diez años, en 2013 aumentaron 1,5 %, en 2014 0,5 %, en 2015 3,3 % y en el primer semestre de 2016 3,5 %; aún más diciente, en 2015 y 2016 crecieron más que en Claro y Telefónica. La empresa se convirtió en una organización dinámica, en la cual las actividades distintas a la telefonía fija crecen más de 5 % y en el caso de la fibra óptica y la telefonía móvil lo hacen por encima de 15 %.

La transformación estuvo acompañada de un aumento en los costos que redujo el ebitda, pero, como estaba previsto en el plan estratégico, se trataba de un efecto temporal. El índice del ebitda se recuperó el año pasado y tiende a colocarse entre 35 y 40 %, que corresponde al margen de las empresas colombianas y del sector de las telecomunicaciones.

Se configuró una empresa con características muy distintas a las señaladas por el alcalde y la administración. Los ingresos tienden a crecer 3 puntos por encima de la inflación, el ebitda se estabiliza en niveles razonables, la inversión crece por encima de la depreciación, la mayor parte de la empresa avanza por encima de 5 % y la quinta parte por encima de 15 %.

La información descrita se empleó para valorar la empresa dentro de las metodologías reconocidas internacionalmente de múltiplos bursátiles y del flujo descontado de ingreso y costos. El ejercicio arrojo un valor de la empresa de $4 billones con un margen entre 3,6 y 4,5 billones. En contraste, se encuentra que el valor del mercado correspondiente al número de acciones multiplicado por su precio apenas llega a $2,2 billones.

Estamos ante una empresa cuyo valor económico, que resulta del aprovechamiento de su potencial construido durante décadas, duplica el valor del mercado. Si esta organización se somete a una subasta pública, y más después de la campaña de desvalorización de sus directivos, el precio de venta estaría cerca del valor de mercado, lo que le significaría una rentabilidad estrafalaria al comprador y le causaría detrimento patrimonial al Distrito.

La alternativa es una nueva administración que acepte el estado de la empresa y se comprometa a movilizar las inversiones y la estructura existentes para generar ingresos y elevar el bienestar de la población.

http://www.elespectador.com/opinion/cabildo-sobre-no-venta-de-etb-columna-683006

 6.17.- Glosas a la valoración de ETB por Carlos Caballero – Aurelio Suárez

4 MAY 2016.- En la edición de El Tiempo del 15 de mayo, Carlos Caballero tituló su columna “ETB no es una joya sino…un lastre”. Los fundamentos son que las joyas no pierden valor y, según él –retomando el método de valoración de un periodista de Semana–, la empresa lo ha perdido. Agrega que ETB está atrasada tecnológicamente y que por los escasos recursos financieros del Distrito se justifica, haciendo un símil con la venta de Isagen, que el producto de su enajenación se destine a inversión social y a vías.

De la parrafada contra ETB no se sabe qué es peor: si el desconocimiento de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá o el método burdo para valorarla o la arbitraria comparación con la ingrata subasta de uno de Isagen.

Para información del columnista, vale recordar que ETB tiene una nada despreciable red de cobre y una de fibra óptica con capacidad de conectar a 1,2 millones de predios en la ciudad. Con ella ofrece servicios completos de telefonía básica, de televisión con el mayor número de canales en el país, de internet de 25 megas, como ninguno otro, y todo esto –en los estratos sociales medios– al mismo precio que los admirados “operadores privados”. Y ni hablar en los estratos altos, donde las condiciones los doblan en calidad y los precios no llegan a la mitad. ¿Dónde vive Carlos Caballero?

ETB participa en un conjunto de empresas ligadas al sector TIC como Colvatel (prestación y comercialización de bienes y servicios en ese campo), Skynet (de transmisión satelital) y tiene el Data Center más moderno de Colombia, que permite amplio y masivo almacenamiento de datos en la nube garantizando la seguridad de dicha información. Increíble que Caballero escriba sin conocer bien de qué habla, obviando incluso que un estudio de Fedesarrollo de 2015 estableció que la pérdida de bienestar de los consumidores de Colombia por “falta de competencia efectiva” y por “alta concentración del mercado”, en servicios móviles, donde predominan los monopolios a los que ensalza, es de $8 billones anuales y que la OCDE advirtió que el 92% de las conexiones de internet se encuentra en el nivel de velocidad inferior a 4 MB.

Tan disparatado como su descripción de ETB es el método que usa para valorarla, con el que de un plumazo concluye que es un “lastre”, que “pasó de valer 2.000 millones de dólares en 1998 a 798”. Para esto coge la tasa de cambio de entonces, cercana a $1.500, como el divisor de un valor a esa fecha (¿En libros? ¿De mercado?).

En círculos académicos de cierto nivel, la forma correcta de valorar una empresa –y más en casos como éste– es mediante los flujos de caja futuros traídos a valor presente y no el rústico de la división simple de valores por tasa de cambio que utiliza este decano de Uniandes. Hay estudios que, haciendo ese tipo de valoración, dicen que al menos la rentabilidad de ETB será igual o superior a su costo de capital y que, tasando el patrimonio con base en ellos, se acercaría a $4 billones para 2016, teniendo en cuenta que las inversiones de ETB en fibra óptica y en tecnología 4G LTE tienen menos de tres años, que están en estado intermedio, y que debido a que el plan de negocios no incorporó una eficaz estrategia comercial no han empezado a monetizarse al ritmo esperado.

En cuanto al marginamiento del Estado del sector de las telecomunicaciones, Caballero sienta otra falacia. Por la seguridad informática y el desarrollo tecnológico el Estado es indispensable, como se prueba en casi todos los países europeos donde sigue siendo socio importante de las primeras empresas respectivas y en Stokab, de propiedad ciento por ciento de la ciudad de Estocolmo, tenida como el primer nodo TIC del mundo.

Tampoco cabe aquí -como en Isagen- “cambiar un activo por otro activo”. Los colegios se construirían con plata del gobierno nacional, y, en cuanto a la salud y a la niñez, los recursos de la subasta de ETB no serían ni el 2% del valor del Plan de Desarrollo y, si van para invertirlos en vías, para concesionarlas al SITP, por razones conocidas este sistema ha causado al Distrito una rentabilidad promedio en los últimos 4 años del -300%!! ¿Van los recursos a este barril sin fondo?

Los estados financieros de ETB se han alterado: a raíz de la aplicación de las normas contables NIIF, los egresos aparecen insólitamente pasando de $0,9 billón a $1,8 billón en tres años, duplicados, un manipulación igual a la de 2012, cuando se registraron ingresos que no ocurrieron.

En la historia de ETB se cometieron graves errores: La salida a la baja de Comcel y la mala aventura en OLA y también la transacción reciente de las acciones de TIGO en 40 millones de dólares menos (acorde con el avalúo de la banca de inversión) o la especulación bursátil cuando el alcalde Moreno buscó “socio estratégico”. Por fortuna no se ha cometido el peor: la venta, agravada si se valora como lo hizo Carlos Caballero, que, para colmo de males, le mereció un trino de felicitación del alcalde Peñalosa.

http://www.portafolio.co/opinion/aurelio-suarez/le-responde-carlos-caballero-etb-496337

5.17.- DIEZ FRASES CLAVES DEL PRIMER DISCURSO DE TRUMP ANTE EL CONGRESO – Efe

El presidente de EE. UU. defendió el muro fronterizo y subrayó su tono nacionalista.

1 de marzo de 2017

El discurso del martes marcó un tono distinto al que Trump pronunció el día de su posesión como presidente. Foto: Pete Marovich / EFE
El discurso del martes marcó un tono distinto al que Trump pronunció el día de su posesión como presidente. Foto: Pete Marovich / EFE

El presidente de EE. UU., Donald Trump, compareció el martes por primera vez ante el Congreso para defender las medidas adoptadas durante su primer mes en la Casa Blanca y su programa político.

Con un tono conciliador, reposado y alejado de excentricidades, Trump dio un discurso en el que destacaron estas diez grandes frases:

  1. “Las naciones libres son el mejor vehículo para expresar los deseos de sus pueblos y Estados Unidos respeta el derecho de todas las naciones a elegir su camino. Mi trabajo no es representar al mundo. Mi trabajo es representar a los Estados Unidos”.
  2. “Creo que una reforma migratoria real y positiva es posible, siempre que nos enfoquemos en tres objetivos: mejorar los trabajos y los salarios de los estadounidenses, reforzar nuestra seguridad nacional y restaurar el respeto por nuestras leyes”.
  3. “Debemos restaurar la integridad y el imperio de la ley en nuestras fronteras. Por eso, pronto comenzaremos la construcción de un gran muro a lo largo de nuestra frontera sur. Se iniciará antes de lo programado y, una vez terminado, será un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas”.
  4. “Como prometí, he ordenado al Departamento de Defensa que desarrolle un plan para destruir al Estado Islámico, una red de salvajes sin ley que ha matado a musulmanes y cristianos y a hombres, mujeres y niños de todas las creencias. Trabajaremos con nuestros aliados, incluyendo a nuestros amigos y aliados del mundo musulmán, para extinguir de la faz de la Tierra a este villano enemigo”.
  5. “Estados Unidos está dispuesto a encontrar nuevos amigos y a forjar nuevas alianzas donde los intereses comunes coincidan. Queremos la paz, dondequiera que se encuentre. Hoy, EE. UU. es amigo de antiguos enemigos.Algunos de nuestros mayores aliados, hace décadas, combatieron en el otro lado durante las guerras mundiales”.
  6. “La única solución a largo plazo para las crisis humanitarias es crear las condiciones para que las personas desplazadas puedan regresar a salvo a sus hogares y empezar un largo proceso de reconstrucción”.
  7. “Apoyamos firmemente a la Otán (…) pero esperamos que nuestros aliados cumplan con sus obligaciones financieras. Esperamos que nuestros aliados, en la Otán, en Oriente Medio o en el Pacífico, asuman un papel directo y significativo en las operaciones estratégicas y militares, y que paguen su parte justa del costo”.
  8. “No podemos permitir que se forme una avanzadilla de terrorismo dentro de Estados Unidos. No podemos permitir que nuestra nación sea un santuario para los extremistas”.
  9. “Hemos perdido más de una cuarta parte de nuestros empleos en la industria desde que se aprobó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y hemos perdido 60.000 fábricas desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001”.
  10. “El tiempo de los pensamientos pequeños ha terminado. El tiempo de las peleas triviales ha quedado atrás. Sólo necesitamos el coraje para compartir los sueños que llenan nuestros corazones.El valor para expresar las esperanzas que conmocionan nuestras almas. Y la confianza para convertir esas esperanzas y sueños en acción”.

http://www.eltiempo.com/mundo/ee-uu-y-canada/frases-del-discurso-de-donald-trump-en-el-congreso/16831555

4.17.-  EL SILENCIO DE LOS HALCONES – Paul Krugman

Los republicanos toleran las incompetencias y traiciones de Trump con tal de impulsar sus impopulares dogmas

17 feb 2017 .- La historia hasta ahora: un dictador extranjero intervino a favor de un candidato presidencial estadounidense, y el candidato ganó. Colaboradores cercanos al nuevo presidente mantuvieron contacto con los agentes secretos del dictador durante la campaña, y su asesor de seguridad nacional se ha visto obligado a dimitir por unas llamadas telefónicas inapropiadas al embajador de ese país, pero solo después de que la prensa informase de ello. El presidente se enteró de sus tejemanejes antes, pero no tomó ninguna medida.

Por otro lado, el presidente parece extrañamente solícito con los intereses del dictador, y abundan los rumores sobre sus conexiones económicas personales con el país en cuestión. ¿Hay algo de cierto en esos rumores? Nadie lo sabe, en parte porque el presidente se niega a publicar sus declaraciones de impuestos.

Quizá no haya nada de malo en ello, y todo sea perfectamente inocente. Pero si no es inocente, es de hecho muy malo. ¿Qué creen entonces los republicanos del Congreso, que tienen la capacidad para investigar la situación, que debería hacerse?

Nada.

Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, afirma que las conversaciones de Michael Flynn con el embajador ruso fueron “completamente apropiadas”.

Devin Nunes, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, rechazaba airadamente las peticiones de que se elija a una comisión que investigue los contactos durante la campaña electoral: “No va a haber absolutamente ninguna”.

Jason Chaffetz, presidente de la comisión de vigilancia de la Cámara de Representantes –que persiguió incansablemente a Hillary Clinton por el atentado de Bengasi– declaraba que “la situación se ha solucionado por sí sola”.

Hace nada, los republicanos se afanaban en perseguir un posible escándalo, dándoselas de ultrapatriotas. Hoy se muestran indiferentes ante una verdadera subversión y ante la posibilidad real de que nos estén gobernando personas que siguen instrucciones de Moscú. ¿Por qué?

Bueno, el senador Rand Paul lo ha explicado todo: “Nunca empezaremos siquiera a hacer lo que tenemos que hacer, como revocar el Obamacare, si nos pasamos el tiempo haciendo que los republicanos se investiguen unos a otros”. ¿Alguien cree que no hablaba en nombre de todo el partido?

El tema es que no podemos entender el lío en el que estamos sin apreciar no solo la posible corrupción del presidente, sino también la inconfundible corrupción de su partido. Un partido tan obsesionado con reducir los impuestos a los ricos, con liberalizar a contaminadores y bancos y desmantelar programas sociales que aceptar la subversión extranjera les parece, por lo visto, un pequeño precio.

Digámoslo así: he estado viendo comparaciones entre la información que va apareciendo sobre la conexión Trump-Putin y la del asunto Watergate, que derrocó a un presidente anterior. Pero mientras que el posible escándalo es aquí mucho peor que el Watergate –Richard Nixon era siniestro y daba miedo, pero nadie imaginaba que pudiera estar recibiendo instrucciones de una potencia extranjera– es muy difícil imaginar hoy a los republicanos defendiendo la Constitución como lo hicieron sus predecesores.

No es solo que hoy en día haya más enanos morales en el Congreso, aunque también. El Watergate tuvo lugar antes de que los republicanos emprendiesen su larga marcha hacia la derecha política, por lo que el Congreso estaba mucho menos polarizado que hoy. Los partidos coincidían en general en las ideas económicas básicas, y existía entre ellos una importante coincidencia ideológica; esto significaba que a los republicanos no les preocupaba tanto el que obligar a un presidente anárquico a rendir cuentas descarrilase su programa de línea dura.

La polarización del electorado debilita también la función del Congreso como control del presidente: la mayoría de los republicanos representan a distritos seguros, en los que su principal temor son los rivales por la derecha. Y la base republicana se ha vuelto de repente notablemente prorrusa. Tiene gracia cómo funciona eso.

Entonces, ¿cómo acaba esta crisis?

No es una crisis constitucional… aún. Pero Donald Trump se enfrenta a una clara crisis de legitimidad. Su victoria con derrota en el voto popular ya fue sospechosa debido a la intervención del FBI a su favor en el último minuto. Ahora sabemos que el FBI, incluso mientras creaba una falsa apariencia de escándalo en torno a la otra candidata, ocultaba pruebas que insinuaban la existencia de relaciones alarmantemente estrechas entre miembros de la campaña de Trump y Rusia. Y nada de lo que Trump ha hecho desde la toma de posesión acalla los temores de que sea de hecho una marioneta de Putin.

¿Cómo puede un dirigente sometido a esas dudas enviar soldados estadounidenses a la muerte? ¿Cómo puede concedérsele el derecho a modelar el Tribunal Supremo durante una generación?

De nuevo, una investigación profunda, no partidista y sin restricciones podría aclarar el ambiente. Pero los republicanos del Congreso, que tienen capacidad para poner en marcha dicha investigación, se oponen firmemente a ella.

La cosa es que un puñado de legisladores republicanos dispuestos a hacer causa común con los demócratas para exigir la verdad podría poner fin a la pesadilla. Y tal vez queden en el Partido Republicano suficientes personas con conciencia.

Pero probablemente no. Y ese es un problema que da todavía más miedo que el eje Trump-Putin.

Paul Krugman  es premio Nobel de Economía. © The New York Times Company, 2017. Traducción de News Clips.

http://economia.elpais.com/economia/2017/02/17/actualidad/1487331687_673722.html

 

3.17 – Stiglitz propone colocar en ‘cuarentena’ los paraísos fiscales

Lanzó informe compartido con el experto anticorrupción Mark Pieth. Entre sus propuestas está la posibilidad de considerar “ilegal” que un banco establezca relaciones con paraísos fiscales

POR AFP / editor@elfinancierocr.com / 10 de febrero del 2017

La práctica de la evasión fiscal se encuentra en el ojo del huracán, tras la aparición de  escándalos como el de los papeles de Panamá, que reveló cómo personalidades de la política o la economía del mundo colocaban activos en paraísos fiscales.

Bruselas. Los paraísos fiscales deberían estar considerados como “portadores de una peligrosa enfermedad” y la comunidad internacional debería colocarlos en “cuarentena”, estiman en un informe difundido este martes 15 de noviembre el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz y el experto anticorrupción Mark Pieth.

“Los reguladores estadounidense y europeo deberían tratar los paraísos fiscales como los portadores de una peligrosa enfermedad. Sin control, puede propagarse como un violento virus”, escriben en este informe, antes de apuntar su solución: “cuarentena”.

Según ambos autores, Europa y Estados Unidos, “como líderes económicos”, deben encabezar la lucha contra estas “jurisdicciones que socavan las normas mundiales en materia de transparencia financiera y de empresas”, ya que, a su juicio, estos paraísos existen “únicamente porque los Estados Unidos y Europa miran a otro lado”.

“Si los paraísos fiscales sirven de centros para (…) la evasión fiscal o facilitar de la manera que sea la corrupción o las actividades ilícitas, actúan como parásitos y deberían estar aislados de la comunidad financiera mundial”, apuntan.

Las dos potencias económicas podrían fácilmente prohibir que un particular pueda poseer una cuenta en un paraíso fiscal o ser accionista, director o administrador de una entidad situada en estas “jurisdicciones no cooperativas”, aseguran.

La práctica de la evasión fiscal se encuentra en el ojo del huracán en el mundo, tras la aparición de una serie de escándalos, como el de los denominados papeles de Panamá, que reveló cómo personalidades de la política o la economía de todo el mundo colocaban activos en paraísos fiscales.

Stiglitz y Pieth formaban parte en un primer momento del comité de expertos independientes creado por el parlamento panameño tras este escándalo, pero dimitieron en agosto a causa de “diferentes puntos de vista sobre la transparencia” de su trabajo que ellos desean hacer público.

Entre sus propuestas presentan la posibilidad de considerar “ilegal” que un banco establezca relaciones con paraísos fiscales, así como actuar contra los intermediarios como “los bufetes de abogados” que desempeñan un importante papel en la construcción de un sistema financiero opaco.

Asimismo, invitan a reforzar la protección de los reveladores de secretos como Julian Assange o Edward Snowden e identificar los verdaderos beneficiarios de las empresas y de las cuentas offshore.

http://www.elfinancierocr.com/economia-y-politica/Stiglitz-colocar-cuarentena-paraisos-fiscales_0_1067893203.html

2.17 – ‘PAJARITOS DE ORO’, ECONOMÍA E INSTITUCIONES – Carlos Caballero

Las estadísticas muestran exportaciones muy alejadas de la realidad productiva del oro en Colombia; esconden exportaciones ficticias y lavado de activos.

 3 de febrero de 2017.- Un informe publicado por este periódico a mediados del mes de enero reflejó cierto optimismo sobre la recuperación de las exportaciones colombianas. La explicación: el buen desempeño de las ventas de oro al exterior. Pero, aquí sí que es cierto aquello de creer en ‘pajaritos de oro’.

Las estadísticas muestran exportaciones muy alejadas de la realidad productiva del oro en Colombia; esconden exportaciones ficticias y lavado de activos (la producción legal de oro no supera las 10 toneladas anuales y las exportaciones pasan de 60). Y los nuevos proyectos de inversión en minería subterránea de oro, mencionados en el informe, solo empiezan a desarrollarse hasta ahora, y muy lentamente. No tiene sentido, entonces, sustentar en el oro una mejoría exportadora.

No hay una razón macroeconómica que justifique el mal comportamiento de las exportaciones no tradicionales. Por el contrario. La tasa de cambio oscila alrededor de los 3.000 pesos por dólar de los Estados Unidos y la inflación colombiana registra una tendencia al descenso. La expectativa, además, es que la tasa de interés doméstica baje a lo largo del año. Con razón, como lo sugieren algunos analistas, colombianos y extranjeros, hay que buscar otras causas del mal comportamiento de las exportaciones colombianas.

Para Ricardo Hausmann, el profesor venezolano que dirige el Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, el Gobierno colombiano se contentó con negociar el tratado de libre comercio con Estados Unidos y solicitar el ingreso del país a la Ocde, con la creencia de que la expedición de normas y la aprobación de leyes o tratados resuelve automáticamente los problemas. Por eso, a pesar de una depreciación del peso de 38 % desde el 2014, “las exportaciones a Estados Unidos no han ido a ninguna parte. En general, se han estancado, han caído en relación con el total de exportaciones y se han concentrado aún más en productos tradicionales, como petróleo, café, oro y flores” (‘Colombia y Panamá: dos paradigmas sobre el liderazgo económico’, EL TIEMPO, 22 de enero de 2017).

Otros economistas argumentan que la falta de dinamismo de la economía mundial, que trajo como consecuencia en los últimos años la contracción del comercio mundial y un incremento muy lento del mismo, no genera la suficiente demanda de importaciones en los países desarrollados. Esto es cierto. En Estados Unidos, la expansión económica habría sido de 1,6 % el año pasado; en la Eurozona, de 1,7 %; y en el mundo, en su conjunto, de 3,0 %. Por su parte, el crecimiento en los países emergentes también cayó y en América Latina, con excepción de Perú, ni se diga. Y aunque muchas proyecciones para el 2017 indiquen una leve recuperación económica en el mundo, puede que el ‘efecto Trump’ –proteccionismo y cierre de los Estados Unidos al comercio– la obstaculice.

Como si lo anterior fuera poco, la semana pasada conversábamos en la reunión de la junta directiva de una empresa grande sobre el desánimo de los inversionistas colombianos para emprender nuevos proyectos, pasada ya la desmovilización de las Farc y la aprobación de la reforma tributaria. La razón sería la elevación del “costo país”. Porque las reglas de juego para las empresas están cambiando permanentemente y se modifican o no se cumplen los mandatos de la regulación. Además, las corporaciones autónomas regionales son unas ruedas sueltas que entraban la inversión, imponen sanciones arbitrarias y retrasan el otorgamiento de las licencias ambientales. Y, como lo estamos comprobando, la corrupción es rampante.

En pocas palabras, la economía mundial y el deterioro institucional tendrían paralizados a los empresarios.

Carlos Caballero Argáez

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/pajaritos-de-oro-economia-e-instituciones/16809329

Nota Altereco: Caballero pasa por alto los largos períodos de sobrevaluación de la tasa cambiaria en Colombia, muy desfavorable para los exportadores, y con lo cual resulta imposible competir con los productos chinos que están presentes en todos los mercados.

1.17 – DANI RODRIK Y LA POLÍTICA INDUSTRIAL – Bruce Mac Master

Produce satisfacción ver que finalmente entramos en una discusión seria sobre cuál es la ‘Estrategia para una nueva industrialización’ que debemos adoptar en el nuevo entorno internacional.

 9  junio 2016.- Uno de los economistas más importantes del mundo nos visitó en el foro de Asobancaria, presentó las más modernas ideas sobre ‘política industrial’, como él la llama, y trajo conclusiones y recomendaciones para Colombia.

En su opinión, las estrategias industriales aplicadas por los distintos países se pueden clasificar en tres categorías.

Las ‘malas’, que se basan en el endeudamiento externo, el ‘boom’ de los ‘commodities’ y la inversión pública. Anota que son verdaderamente escasos los ejemplos exitosos.

Las ‘buenas’, que se concentran en la acumulación de las capacidades fundamentales, como el capital humano y el fortalecimiento de las instituciones. Resalta que los países que las aplican tienen crecimientos positivos, pero muy modestos.

Las ‘TurboCargadas’, sin duda las adoptadas por países exitosos, basadas en cuatro condiciones necesarias: la estabilidad macroeconómica, la estabilidad jurídica, la formación de capital humano y la fortaleza de las instituciones.

Estas políticas les dan un especial valor al acceso a mercados y tecnologías de los países desarrollados, a las mejores condiciones de financiación, al desarrollo de zonas especiales de inversión (como las zonas francas), al fortalecimiento de los programas de componentes y compras locales, a fuertes estímulos la innovación e investigación y reconocimiento del mercado interno y su capacidad de ser un detonante de producción y empleo.

Todos los países que han dado ‘el gran salto’ están dentro de este grupo y coinciden con las propuestas que hemos incluido en la ‘Estrategia para una nueva industrialización’, publicada por la Andi.

¿En cuál podría ubicarse Colombia?

Para completar el panorama, nos mostró cómo nuestro país cuenta hoy con la menor productividad de la mano de obra de un grupo en el cual están también Perú, Brasil, México y Chile, que prácticamente nos duplica.

Finalmente, en este gran resumen, hace énfasis en que cada país debe hacer su propio diseño, no hay una receta única, ni tampoco se trata solo de priorizar sectores. Lo que sí es vital, en su opinión, es la calidad del diálogo entre sectores público y privado para la búsqueda del mayor beneficio común.

Justo en este sentido, su exposición estuvo seguida por un panel en cual participaron el mismo Rodrik y Simón Gaviria, director del DNP. Particularmente interesantes fueron las afirmaciones de Gaviria sobre la necesidad de implementar una política industrial moderna que incluya el reconocimiento de que el desarrollo es una discusión de regiones, tal como hemos venido planteando en iniciativas como Ciudad Caribe Colombia, y el reconocimiento de que una iniciativa en este sentido ameritaría la inversión de recursos públicos que impulsen sectores de industria o servicios que desaten el desarrollo económico y social del país.

Sin importar si es por la caída de los precios de los ‘commodities’, por la crisis de demanda en el mundo o porque se demostró que hay países que hicieron mejor las cosas que nosotros, produce satisfacción ver que finalmente entramos en una discusión seria sobre cuál es la ‘Estrategia para una nueva industrialización’ que debemos adoptar en el nuevo entorno internacional. 

Bruce Mac Master * Presidente de la Andi @BruceMacMaster

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/dani-rodrik-y-la-politica-industrial-bruce-mac-master-columna-el-tiempo/16615916

052.-ECONOMÍA COLOMBIANA EN TRANCE – Eduardo Sarmiento

Los múltiples acontecimientos nacionales y mundiales han relegado la discusión de los temas económicos. La economía está en un proceso acelerado de deterioro que no ha recibido la atención debida.

El problema se resuelve recortando las proyecciones desacertadas de los organismos internacionales y nacionales. El PIB crecerá cerca de 1 % en el tercer trimestre y no llegará a 2 % en el año completo.

26 nov 2016.- La locomotora de la minería salió mal. La producción de petróleo cae 10 % y los proyectos mineros se han convertido en una fuente de pérdidas y bajas rentabilidades. La industria y la infraestructura física, que se presentaron como las nuevas locomotoras, no arrancan. El crecimiento de la industria se explica por la entrada de Reficar, que es un efecto por una sola vez. El índice de obras civiles desciende en los últimos seis meses y la información más reciente revela un descenso de las de más de 10 % en el consumo de cemento. Las ventas externas reflejan el insuceso de 25 años de apertura.

Las exportaciones se redujeron a la mitad en los últimos dos años y las importaciones, en especial las de bienes de capital, están asfixiadas por la devaluación. Las ventas internas, que parecían como el principal soporte de la actividad productiva, se vinieron abajo en los meses recientes. Para completar, el empleo crece por debajo de la población y el consumo de energía mucho menos que la producción.

La revaluación acumulada durante diez años y la caída de los precios del petróleo quebraron el balance macroeconómico. El déficit en cuenta corriente es mayor que el déficit fiscal más la expansión del crédito al sector privado. En términos simples, el gasto de la economía es inferior al ingreso, y más, tiene un claro reflejo en los índices de liquidez. Rememorando la recesión de 1999, los medios de pago, la base monetaria y el crédito descienden en forma acelerada.

En todo esto no falta confusión académica. En la ortodoxia se da por hecho la presencia de dispositivos automáticos que mantienen el balance macroeconómico. La aparición del mayor déficit en cuenta corriente da lugar a una devaluación que lo reduce y una baja de la tasa de interés que contrarresta su efecto contractivo con la ampliación del crédito. En la práctica se observa algo muy distinto.

La devaluación generó un efecto menor sobre el déficit externo, a tiempo que la tasa de interés no se subió sino que se bajó ocasionando una fuerte contracción del crédito. Ambos elementos acentuaron el desbalance macroeconómico; el déficit en cuenta corriente se mantuvo en 5,5 % del PIB y las ventas del comercio y la inversión pública y privada descendieron. Se entró en un círculo vicioso de caída libre en que la contracción de la actividad productiva amplía el desbalance macroeconómico y éste disminuye la actividad doméstica.

Todo esto se vería agravado por la reforma tributaria que eleva la tributación indirecta y las tarifas de las rentas del trabajo. El expediente ampliaría el desbalance macroeconómico y la presión contractiva. Es la última puntada que falta para precipitar la economía en recesión. No se advierte que bajo condiciones de déficit en cuenta corriente la solución no es contraer el déficit fiscal sino financiarlo.

Estamos ante el colapso del modelo de libre comercio e inflación objetivo, y en el desespero se busca corregirlo con una reforma tributaria de corte regresivo. El remedio resultaría peor que la enfermedad. En términos prácticos, se plantea, más bien, un marco de política industrial y agrícola orientada a incrementar las exportaciones y moderar los costos de las importaciones, de política monetaria que financie parte del déficit fiscal con recursos de emisión y de intervención del tipo de cambio.

http://www.elespectador.com/opinion/economia-trance

051.-EL DESINFLE DE LA GLOBALIZACIÓN – Cristina de la Torre

Se pifió Francis Fukuyama. El famoso utopista norteamericano vaticinó en 1989 el fin de la historia, en un Estado homogéneo universal cimentado en el liberalismo económico y político. Y elevó EE. UU. a panacea de igualitarismo en la sociedad sin clases que Marx imaginara.

 de-la-torre

21 nov 2016.-  Pero no vio las fauces, abiertas ya, de la fiera que a fuer de globalización terminaría por manduquearse medio mundo: el libre mercado sin competencia ni control, que banqueros y caballeros de industria impusieron en el orbe, para contento de una minoría sin hígados y desgracia de pueblos enteros. No columbró Fukuyama la caída de su opulenta “América” en pantanos de pobreza y desempleo que parecían reservados al Tercer Mundo… o a Europa. Menos aún imaginó que uno entre los causantes de la debacle, Donald Trump, se erigiera en heraldo de una clase media pauperizada que desafía con broncos atavismos las buenas maneras de la democracia.

Sorprende a Juan Carlos Botero que el rechazo a las elites en ese país terminara en la elección de un magnate con retrete de oro; que el nuevo líder del obrero gringo sea un dueño de rascacielos evasor de impuestos; que el héroe del hombre común piense recortar la asistencia social y reducir aún más impuestos a los ricos. Clamó Trump en su campaña por repatriar a la brava las empresas gringas fugadas al extranjero para reemplazar el trabajo nacional por el foráneo. Pero todos sabían que también los productos de sus fábricas se cuecen con salarios de hambre en el exterior. Que el flamante magnate de finca raíz quintuplicó ganancias con la crisis del 2008 que arrebató su casa a cientos de miles de las familias que hoy votaron por él. Mas, sabedor de que el descontento apunta a la plutocracia de Wall Street, contra ella despotricó. ¡Y meneó nombres de aquellos figurones para dirigir la economía en su Gobierno!

Sin embargo, ataviado de rebelde mayor contra la globalización neoliberal —contra el libre comercio y el flujo de migrantes que se apoderan de los puestos de trabajo— Trump encabeza la agitación de las derechas contra el modelo de marras. Que encarne la paradoja de rebelde anti-stablishment mientras engorda de su propia entraña, no le impide encabezar la rebelión de las derechas contra la globalización. A lo menos de palabra. Al aquelarre se suman las fuerzas más retardatarias de Europa, el neonazismo comprendido, que antier saludó exultante su elección por las calles de Estocolmo; como desfilará esta semana el Ku Klux Klan por varias ciudades de EE. UU.

Mas la reacción contra la globalización no es patrimonio exclusivo de las derechas. De ella bebieron Podemos en España, Syriza en Grecia, Occupy Wall Street en EE. UU. y, ¡sorpresa!, la renacida socialdemocracia en este país, que pudo llevar a Sanders a la Casa Blanca. Una comparación entre programas de Trump y Sanders mostraría el abismo que separa la crítica al poder establecido, desde la derecha y desde la izquierda. Aunque ambos retoman el programa de Roosevelt de inversión masiva en obras públicas, como fuente creadora de empleo en el país que terminó por descollar entre los más desiguales del mundo.

Hace 45 años, la clase media estadounidense aportaba 62% al ingreso nacional; hoy aporta 43%. Y la clase alta pasó de recibir 29% de esos ingresos, a 49%. Empieza a desaparecer la clase media. En las dos últimas décadas, la desindustrialización cerró 90.000 fábricas: entre 2001 y 2010 el empleo industrial bajó 42%. Pobreza, rabia, resentimiento y refugio en las más oscuras cavernas dan cuenta de su desgracia. Efecto brutal de una globalización que malogró el paraíso de Fukuyama, soñado para las democracias “posthistóricas” como la de EE. UU. Pierde el globo su aire, se desinfla. Ya era hora.

http://www.elespectador.com/opinion/el-desinfle-de-globalizacion

050.-LAS ESCALERAS SE SUBEN Y SE BAJAN – Soledad Gallego-Díaz*

Trump exige una vigilancia intensa y una reivindicación diaria de la razón como guía de pensamiento

guerra
Dragón chino y caballo de Troya, que representa más de 600 multinacionales que desembarcaron en China.

 Es posible que en los próximos días, se alcen bastantes voces pretendiendo trivializar y suavizar la victoria de Donald Trump: los intereses norteamericanos dejan poco margen para que un presidente modifique su política exterior; los intereses financieros no le permitirán cambiar sustancialmente su política económica.

Lo curioso de esta teoría es que pretende tranquilizar anunciando que solo puede haber grandes cambios en “cosas menores”. Si no puede llevar adelante los cambios prometidos en política exterior y en economía, ¿qué le queda a Trump para mantenerse en el poder? Lo ya conocido: acentuar sus rasgos más extremistas y reaccionarios en políticas “no decisivas” como, por ejemplo, las políticas de odio, el acoso a los musulmanes, el cerco a los homosexuales, la demolición de políticas tolerantes y amables, como el sistema de salud puesto en pie por Obama… Tranquilidad, nos dicen, porque el nuevo presidente solo podrá asentarse en la Casa Blanca logrando que cada vez más norteamericanos se obsesionen con la grandeza, la identidad estadounidense, el odio hacia el musulmán… cosas que, si lo piensan bien, quizás no tienen tanta importancia.

En realidad, es eso precisamente lo que debería aterrorizarnos. Que nuestro mundo cotidiano se llene de hechos inexplicables por las leyes de la razón, que no existan motivaciones claras, razonadas, para el comportamiento de los ciudadanos que nos rodean ni, al poco tiempo, para nuestro propio comportamiento. Es así, ya lo sabemos (lo escribió José María Ridao), como se llega a la barbarie: eligiéndola paso a paso. Con la elección de Donald Trump se ha bajado un escalón más hacia el infierno (quizás dos, de golpe), pero hace tiempo que se ha abierto la cancela de esa escalera. ¿Qué son sino escalones hacia el infierno las políticas europeas de inmigración, capaces de abandonar a su suerte a decenas de miles de personas que no han cometido delito alguno y a las que se impide acceder a la emigración por vías normales?

Muchos escritores europeos, novelistas, historiadores, poetas, nos explicaron en el siglo pasado que no hay manera de saber si el escalón que se acaba de bajar va a resultar el escalón letal. Lo único que se puede hacer es ser consciente de que siempre se ha tratado de decisiones, no de catástrofes naturales, y que en tanto que elecciones humanas es posible revertirlas, combatirlas, pelearlas y discutirlas. Las escaleras se suben y se bajan. Todo dependerá de cómo reaccionemos nosotros y de cómo reaccionen los demás. En EE UU y en Europa. Cómo reaccionen quienes todavía creen que el pensamiento político debe regirse por la razón y no por autenticidades indiscutibles de ningún tipo.

No cabe esperar apático a comprobar el grado de toxicidad del sótano hacia el que descendemos

La razón necesita dialogo, equilibrio, dudas y capacidad para romper la cadena causa/efecto que seguramente funciona en la naturaleza pero que tanto dolor ha provocado a la humanidad. La razón valora el espacio público como un espacio en el que se puede, y se debe, rebatir y combatir, en el que elegir continuamente entre opciones, pequeñas, cotidianas, rutinarias que te alejan o te acercan al precipicio.

Lo que no cabe es mantenerse al margen y esperar apático a comprobar el grado de toxicidad que tiene el sótano hacia el que descendemos. Trump exige una vigilancia intensa y una reivindicación diaria de la razón como guía de pensamiento. Sin vacilar ni flaquear.

Quizás la UE no esté en el mejor momento para asumir ese papel, pero es todo lo que hay. Quizás habría afrontado mejor el peligro si no hubiera echado por la borda, al inicio de la crisis, su habilidad para crear voluntades políticas comunes, a cambio, exclusivamente, de la hegemonía alemana. Ahora Merkel y su equipo se van a encontrar demasiado solos, parcheando un muro tras el que avanza el invierno.

* Soledad Gallego-Díaz es directora adjunta del diario el País    http://elpais.com/elpais/2016/11/11/opinion/1478876751_119822.html

049.- ¿Quién ha dañado la política? – Paul Krugman

Hillary Clinton, durante un mitin el pasado 2 de noviembre. Foto:  Bloomberg
Hillary Clinton, durante un mitin el pasado 2 de noviembre. Foto:  Bloomberg

¿Quién ha dañado la política?

Durante el Gobierno de Bush se produjeron escándalos sobre los que nadie pidió cuentas

Que sepamos, Paul Ryan, el presidente de la Cámara de Representantes —y líder de lo que queda del sistema republicano— no es racista ni autoritario. Sin embargo, está haciendo todo lo posible por convertir a un racista autoritario en el hombre más poderoso del mundo. ¿Por qué? Porque así podría privatizar Medicare y bajarles drásticamente los impuestos a los ricos. Y eso, en resumen, explica lo que le ha pasado al Partido Republicano y a Estados Unidos.

4 nov 2016.- Estas han sido unas elecciones en las que, cada semana, se ha quebrantado alguna antigua norma de la vida política estadounidense. Ahora tenemos a un candidato de un partido importante que se niega a hacer públicas sus declaraciones de la renta, a pesar de las enormes dudas que pesan sobre sus negocios. Repite sin parar afirmaciones que son completamente falsas, como la de que el índice de criminalidad es más alto que nunca, cuando, de hecho, está cerca del mínimo histórico. Sus propias palabras lo retratan como un depredador sexual. Y hay muchísimo más.

En el pasado, cualquiera de esas cosas habría descalificado a un candidato a la presidencia. Pero los dirigentes republicanos se limitan a encogerse de hombros. Y mostraron su alegría cuando James Comey, director del FBI, rompió con la norma establecida y desvirtuó en gran medida las elecciones; si Hillary Clinton gana a pesar de todo, han dejado claro que intentarán impedir cualquier nombramiento del Tribunal Supremo, y ya se habla de proceso de destitución. ¿Por qué razón? Ya encontrarán algo. ¿Y cómo es que se han destruido todas nuestras normas políticas? Una pista: todo empezó mucho antes de Donald Trump.

Por un lado, los republicanos decidieron hace mucho tiempo que todo valía en el intento de deslegitimar y destruir a los demócratas. Quienes somos lo bastante mayores para recordar la década de 1990, también recordamos la serie interminable de acusaciones lanzadas contra los Clinton.

Nada era demasiad inverosímil para que se hablase de ello en la radio y se le diese pábulo en el Congreso y los medios de comunicación conservadores: ¡Hillary mató a Vince Foster! ¡Bill era narcotraficante! Nada era demasiado trivial para dar pie a audiencias en el Congreso: 140 horas de declaraciones sobre un posible mal uso de la lista de felicitaciones de Navidad de la Casa Blanca. Y, por supuesto, siete años de investigación sobre una transacción inmobiliaria fallida. Cuando Hillary Clinton hizo su famosa declaración sobre una “inmensa conspiración de la derecha” destinada a minar la presidencia de su marido, no exageraba; tan solo describía una realidad evidente.

Y como las acusaciones relacionadas con escándalos demócratas, por no mencionar las “investigaciones” del Congreso que partieron de una presunción de culpabilidad, se habían convertido en la norma, la mera idea de mal comportamiento independiente de la política desapareció: el reverso de la persecución obsesiva del presidente demócrata fue la negativa absoluta a investigar hasta las fechorías más evidentes de los presidentes republicanos.

Durante el gobierno de George W. Bush, se produjeron varios escándalos reales, desde lo que parecía una purga política en el Departamento de Justicia hasta los engaños que nos llevaron a invadir Irak; nunca se obligó a nadie a rendir cuentas.

La erosión de las normas continuó tras la llegada de Obama a la presidencia. Se ha tropezado con una obstrucción total a cada paso; con chantajes por el tope de la deuda; y ahora, con la negativa a que se celebren siquiera audiencias sobre su candidato para cubrir una vacante del Tribunal Supremo.

¿Cuál era el objetivo de este ataque contra los acuerdos y normas implícitos que necesitamos para que la democracia funcione? Bueno, cuando Newt Gingrich paralizó el gobierno en 1995, lo que intentaba era —¿lo adivinan?— privatizar Medicare. La ira contra Bill Clinton reflejaba en parte el hecho de que les había subido un poco los impuestos a los ricos.

En otras palabras, los dirigentes republicanos se han pasado las dos últimas décadas haciendo exactamente lo que gente como Ryan hace ahora: destrozar las normas democráticas a fin de obtener beneficios económicos para su clase donante.

Así que, en realidad, no debería sorprendernos demasiado que Comey, que resulta que es ante todo un republicano, y no tanto un funcionario, haya decidido convertir su puesto en un arma en vísperas de las elecciones; es lo que los republicanos han estado haciendo en todas partes. Y no debería sorprendernos lo más mínimo que los escabrosos defectos personales de Trump no lo hayan distanciado de los dirigentes del sistema republicano: hace mucho que decidieron que los escándalos son solo cosa de demócratas.

A pesar del abuso de poder por parte de Comey, es probable que Clinton gane. Pero los republicanos no lo aceptarán. Cuando Trump proteste furiosamente contra las “elecciones amañadas”, espérense como mucho un desacuerdo silencioso por parte de un sistema republicano que, en el fondo, nunca acepta la legitimidad de la presencia demócrata en la Casa Blanca. E, independientemente de lo que haga Clinton, el bombardeo de falsos escándalos continuará, ahora acompañado de peticiones de destitución.

¿Se puede hacer algo para limitar los daños? Sería de ayuda que los medios de comunicación aprendiesen por fin la lección y dejasen de tratar las difamaciones republicanas como si fuesen noticias de verdad. Y también vendría bien que los demócratas consiguiesen el Senado, para que al menos se pudiese gobernar un poco.

Paul Krugman es premio Nobel de Economía. © The New York Times Company, 2016.

http://economia.elpais.com/economia/2016/11/04/actualidad/1478274726_001354.html

048.-¿POR QUÉ TRUMP? – Joseph E. Stiglitz 

Consecuentemente, muchos estadounidenses se sintieron golpeados por fuerzas fuera de su control, que llevaron a resultados que son claramente injustos. Supuestos de larga data —sobre que Estados Unidos es una tierra de oportunidades y que a cada generación le va a ir mejor que a la anterior— han sido puestos en duda. La crisis financiera mundial puede haber representado un punto de inflexión para muchos votantes: el gobierno salvó a los banqueros ricos que habían llevado a EE.UU. al borde de la ruina, mientras que, aparentemente, no hizo casi nada por favorecer a los millones de estadounidenses comunes y corrientes que perdieron sus empleos y sus viviendas. El sistema no sólo produjo resultados injustos, sino que parecía estar amañado para producir dichos resultados injustos.

29 oct 2016.- En los viajes que realicé por todo el mundo hace unas semanas me pidieron, repetidamente, que respondiera dos preguntas: ¿es concebible que Donald Trump pueda llegar a ganar la Presidencia de Estados Unidos? Y, antes, ¿cómo pudo llegar su candidatura tan lejos?

En cuanto a la primera pregunta, a pesar de que es más difícil realizar un pronóstico político que uno económico, se puede decir que las probabilidades se inclinan fuertemente a favor de Hillary Clinton. Incluso así, el hecho de que ambos competidores se encuentren uno muy cerca del otro en la carrera (al menos hasta hace poco) ha sido un misterio: Hillary Clinton es una de las personas más calificadas y mejor preparadas que haya sido candidato a la Presidencia de Estados Unidos, mientras que Trump es una de las menos cualificadas y peor preparadas. Aún más, la campaña de Trump sobrevivió a comportamientos suyos que habrían puesto fin a las posibilidades de cualquier otro candidato en el pasado.

Entonces, ¿por qué los estadounidenses están jugando a la ruleta rusa (con esto se quiere decir que existe al menos una posibilidad entre seis de una victoria Trump)? Las personas que están fuera de EE.UU. quieren saber la respuesta, ya que el resultado les afecta también, a pesar de que no tienen influencia sobre el mismo.

Y eso nos lleva a la segunda pregunta: ¿por qué el Partido Republicano nomina a un candidato que incluso sus propios líderes rechazan? Obviamente, existen muchos factores que ayudaron a que Trump derrotara a 16 rivales durante las primarias republicanas, permitiendo que llegue hasta este punto. La personalidad de los candidatos sí reviste importancia, y algunas personas realmente se sienten atraídas por la personalidad de show de telerrealidad de Trump.

Sin embargo, varios factores subyacentes también parecen haber contribuido. Para empezar, muchos estadounidenses sí están económicamente peor de lo que estaban hace un cuarto de siglo. El ingreso medio de los empleados hombres a tiempo completo está en un nivel más bajo del que estuvo hace 42 años, y es cada vez más difícil que las personas con educación limitada consigan un trabajo a tiempo completo que pague salarios dignos.

De hecho, los salarios reales (ajustados por inflación) en la parte inferior de la distribución de ingreso están más o menos donde estaban hace 60 años. Por lo tanto, no es sorprendente que Trump encuentre un público numeroso y receptivo cuando dice que la situación económica está podrida. No obstante, Trump está errado en cuanto al diagnóstico y a la receta. La economía de Estados Unidos ha tenido un buen desempeño, en su conjunto, durante las últimas seis décadas: el PIB ha aumentado casi seis veces. Sin embargo, los frutos de ese crecimiento beneficiaron a un número relativamente pequeño de personas que se encuentran en la parte superior de la distribución de los ingresos –a personas parecidas a Trump—; esto ocurre, en parte, gracias a los recortes masivos de impuestos que Trump, en caso de ganar, ampliaría y reforzaría.

Simultáneamente, las reformas que los líderes políticos prometieron iban a ir a garantizar prosperidad para todos –como las reformas en el comercio exterior y la liberalización financiera– no cumplieron su cometido. No cumplieron en lo absoluto. Y aquellas personas cuyo nivel de vida se estancó o disminuyó llegaron a una conclusión simple: los líderes políticos de Estados Unidos, o bien no sabían lo que estaban diciendo o mentían (o ambas).

Trump quiere echar la culpa de todos los problemas de Estados Unidos al comercio exterior y a la inmigración. Está equivocado. EE.UU. habría enfrentado la desindustrialización, incluso sin un comercio más libre: el empleo mundial en la industria manufacturera ha ido disminuyendo, con aumentos de productividad superiores al crecimiento de la demanda.

Cuando los acuerdos comerciales fracasaron, no se debió a que EE.UU. fuera menos listo que sus socios comerciales; se debió a que los intereses corporativos fueron los que dieron forma a la agenda de comercio exterior de Estados Unidos. Las empresas estadounidenses hicieron bien las cosas, y fueron los republicanos quienes bloquearon los esfuerzos por garantizar que los estadounidenses perjudicados por los acuerdos comerciales compartieran los beneficios provenientes de los mismos.

Consecuentemente, muchos estadounidenses se sintieron golpeados por fuerzas fuera de su control, que llevaron a resultados que son claramente injustos. Supuestos de larga data —sobre que Estados Unidos es una tierra de oportunidades y que a cada generación le va a ir mejor que a la anterior— han sido puestos en duda. La crisis financiera mundial puede haber representado un punto de inflexión para muchos votantes: el gobierno salvó a los banqueros ricos que habían llevado a EE.UU. al borde de la ruina, mientras que, aparentemente, no hizo casi nada por favorecer a los millones de estadounidenses comunes y corrientes que perdieron sus empleos y viviendas. El sistema no sólo produjo resultados injustos, sino que parecía estar amañado para producir dichos resultados injustos.

El apoyo que recibe Trump se basa, al menos en parte, en la ira generalizada derivada de la pérdida de confianza en el gobierno. Sin embargo, las políticas propuestas por Trump harían que una mala situación se vaya a tornar en una mucho peor. Sin duda, otra dosis de economía del goteo del tipo que él promete, con reducciones de impuestos destinadas casi en su totalidad a las corporaciones y a los estadounidenses ricos, produciría resultados que no serían nada mejores que los obtenidos la última vez que se intentó aplicar tales medidas.

De hecho, el lanzamiento de una guerra comercial con China, México, y otros socios comerciales de Estados Unidos, como promete Trump, haría que todos los estadounidenses se pauperizaran más y crearía nuevos obstáculos a la cooperación mundial necesaria para hacer frente a problemas mundiales de importancia crítica, como el Estado Islámico, el terrorismo mundial y el cambio climático. Usar dinero que podría ser invertido en tecnología, educación o infraestructura para construir un muro entre EE.UU. y México es un doblete en términos de desperdicio de recursos.

Hay dos mensajes que las elites políticas estadounidenses deben escuchar. Las simplistas teorías neoliberales y de fundamentalismo de mercado que han dado forma a muchas de las políticas económicas durante las últimas cuatro décadas son gravemente desorientadoras, ya que el crecimiento del PIB al que conducen llega a precio de una desmesurada elevación de la desigualdad. La economía del goteo no funcionó y no funcionará. Los mercados no existen en un vacío. La “revolución” Thatcher-Reagan, que reescribió las reglas y reestructuró los mercados en beneficio de aquellos en la parte superior de la distribución de ingresos, tuvo mucho éxito en cuanto a aumentar la desigualdad, pero fracasó completamente en su misión de aumentar el crecimiento.

Esto nos lleva al segundo mensaje: una vez más tenemos que reescribir las reglas de la economía; esta vez para cerciorarnos de que los ciudadanos comunes y corrientes se beneficien. Los políticos en EE.UU. y en el resto del mundo, que ignoran esta lección deberán ser responsabilizados. El cambio implica un riesgo. Sin embargo, el fenómeno Trump –y una cantidad no despreciable de fenómenos políticos similares en Europa– han puesto de manifiesto los riesgos muy superiores que conlleva no prestar atención a este mensaje: sociedades divididas, democracias socavadas y economías debilitadas.

* Premio Nobel de Economía 2001 Project Syndicate 1995–2016

http://www.elespectador.com/opinion/trump

047.-Diez puntos claves de la propuesta de reforma tributaria

Desde IVA de 19 por ciento hasta cárcel para evasores de impuestos, entre las propuestas. 22 de octubre de 2016

1.IVA

Aumenta la tarifa general de 16 al 19 por ciento. Productos básicos de la canasta familiar siguen exentos, principalmente, alimentos, medicamentos y útiles escolares. Teléfonos celulares con un costo inferior a $ 650.000 quedan libres de este impuesto, al igual que el servicio de internet de los estratos 1 y 2. Plataformas digitales, como Uber y las que promueven ventas electrónicas, quedan gravadas.

  1. Renta a empresas

Habrá tarifa única de impuesto de renta, la cual se irá reduciendo hasta llegar a 32 por ciento en 2019. Esto implica que se elimina el Cree y el impuesto a la riqueza. De esto queda exenta la industria editorial. Zonas francas aportarán 24 por ciento.

Cooperativas, fondos de empleados y cultos religiosos no pagarán impuesto de renta, pero no podrán repartir excedentes.

Nota Altereco.- No se revisa el régimen tributario especial de exenciones bajo contrato de seguridad jurídica con el compromiso de realizar ciertas inversiones y generar empleo. Existen 66 grandes empresas con ese contrato aún vigentes. Régimen establecido por el gobierno de Uribe, con lapso de duración de 20 años, y que no tiene control de cumplimiento, ni seguimiento alguno. No se ha evaluado aún el efecto real de tales exenciones, pese a que las multinacionales se guían por criterios distintos como tamaño del mercado, monedas subvaluadas y nivel tecnológico, no por preseas fiscales.

Nada se dice tampoco sobre capitales fugados a Paraísos fiscales. Ni se otorga amnistía patrimonial sobre su repatriación, como se hiciera otrora con tanta frecuencia, ni se impone especiales castigos. Los 600 y pico de personas colombianas aparecidas en los Panamá Papers siguen en el Limbo.

  1. Renta a personas naturales

Se incorporan 500.000 nuevos declarantes, pues la declaración de renta será obligatoria a partir de ingresos de $ 2,7 millones. Los nuevos tendrán una tarifa muy baja y los asalariados conservarán la deducción del 25 % de su renta de trabajo.

  1. Dividendos

La reforma propone una tarifa del 10 % a los dividendos de más de 29’753.000, y del 5 %, entre $ 17 y $ 29 millones. No tributarán dividendos inferiores a $ 18 millones.

  1. Gaseosas y cigarrillos

El impuesto a bebidas azucaradas será de $ 300 por cada litro. Se pagará cuando se despacha desde el centro de producción. Para los cigarrillos, la reforma propone un cobro de $ 2.100. El impuesto de hoy es de $ 701. El recaudo esperado con ambos tributos, de 1,4 billones de pesos, se destinará a financiar la salud.

  1. Monotributo a comerciantes

Dirigido a pequeños comerciantes, este impuesto, que junta los tributos a la renta y el IVA, recaerá sobre tiendas, panaderías, peluquerías y negocios similares. Se trata de una tarifa mínima, según el Minhacienda, que busca formalizar el sector y facilitar su tributación.

Así, un negocio con ingresos anuales entre $ 41 y $ 104 millones aportará entre $ 40.000 y $ 80.000 por mes. Será voluntario.

  1. 4×1.000

Pese a que se le ha considerado como impuesto antitécnico, se mantiene, por el recaudo que permite.

  1. Sin ánimo de lucro

El principal cambio en este aspecto es que solo la Dian podrá decir qué entidades sin ánimo de lucro pueden obtener el beneficio tributario del régimen especial que les aplica.

 Gasolina

Sobre este producto recaen dos nuevos tributos, uno por la medida de cobrar por tonelada de gas carbónico emitido y otro para apoyar el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles.

  1. Cárcel a evasores
  2. Por ocultar bienes o inventar deudas para evadir impuestos por encima de los $ 100 millones,habrá sanción de entre 48 y 108 meses de cárcel (4 y 9 años).Montos inferiores pagarán una multa del 20 %.

http://www.eltiempo.com/economia/sectores/claves-de-la-reforma-tributaria/16732639

046.- Bajo crecimiento mundial – Eduardo Sarmiento

Las condiciones mundiales han colocado a los países emergentes en estados de déficits en cuenta corriente y altas tasas de interés que los precipitan en recesión. Las condiciones que experimentaron los países periféricos de Europa: Grecia, España, Portugal e Italia, se extendieron a América Latina.

 Según las teorías dominantes de la ciencia económica las relaciones macroeconómicas internas y externas son reguladas por tasas de interés. Las presiones inflacionarias, las recesiones y los desbalances externos dan lugar a alzas y bajas de las tasas de interés que los corrigen. Así, los bancos centrales por conducto de la tasa de interés de referencia estarían en condiciones de mantener la plena capacidad y empleo, y estabilizar la balanza de pagos.

15 OCT 2016.-  El expediente, que dominó la economía mundial durante 25 años, se precipitó en crisis en 2008 y no ha podido superarse. Como lo demostré en ese entonces, parte de la explicación está en un exceso de ahorro sobre la inversión que se manifiesta en tasas de interés cero. El diagnóstico controvertía la teoría aceptada y en un principio se rechazó. Sin embargo, resurgió gracias a su aceptación creciente por parte de personalidades de la talla de Stiglitz, Bernanke, Krugman y Summers. Aún más sorprendente, la revista The Economist, defensora cerrada de los bancos centrales autónomos, el tipo de cambio flexible y el mercado libre, lo acogió como propio. En un artículo extenso publicado en la última entrega muestra cómo la tasa de interés de largo plazo de Estados Unidos bajó de 4 a 0 % en los últimos 15 años y no pudo ser detenida por el alza de la tasa de referencia de la Reserva Federal. Ante semejante evidencia, la revista no duda que la economía de Estados Unidos ha operado dentro de exceso de ahorro, y más, adelanta algunas hipótesis sobre las causas.

Las principales causas del exceso de ahorro mundial se encuentran en la globalización y el crecimiento. La competencia de los países desarrollados para elevar el ahorro y entrar en los mercados internacionales colocaron el salario por debajo de su productividad; la expansión de la producción no encuentra la demanda que la sostenga. Por eso, el mundo ha entrado en un estado de tasas de crecimiento muy inferiores a las observadas después de la Revolución Industrial.

Las irregularidades de los países desarrollados no demoraron en extenderse al resto del mundo. El exceso de ahorro les significa superávit en cuenta corriente que tienen como contraparte déficits en los socios comerciales. Los países de menor desarrollo encuentran serias restricciones para bajar las tasas de interés y elevar el tipo de cambio, y como todos están en las mismas circunstancias, las devaluaciones resultan inefectivas. En la práctica, no disponen de más medios para corregir los desbalances externos que bajar los salarios y contraer la producción y el empleo. Así, en Colombia los déficits en cuenta corriente en 1999 y ahora en 2016 se han tratado de corregir por la vía de altas tasas de interés y austeridad fiscal.

En fin, la independencia del Banco Central para regular la tasa de interés no garantiza el pleno empleo y la plena capacidad ni la estabilidad de la balanza de pagos. En su lugar, se plantea una política fiscal y de fina gradualidad suplementada con la política monetaria. En los países desarrollados adquiere la forma de ampliación de los déficits fiscales. No hay otro camino para que los aumentos de productividad de la cuarta revolución industrial dispongan de la demanda que los sostenga. En los países en desarrollo se requieren, adicionalmente, tipos de cambio fijos ajustables dentro del marco de políticas comerciales e industriales orientadas a ampliar las exportaciones que disponen de demanda mundial y asegurar el balance de las cuentas externas.

http://www.elespectador.com/opinion/bajo-crecimiento-mundial

045.- ENCUESTAS DESORIENTADORAS – Eduardo Sarmiento

La columna de agosto 13, titulada “Plebiscito por la paz”, presenta una seria advertencia sobre los posibles resultados. “Si bien los electores del No parecen tener una posición más arraigada y comprometida, el veredicto final de las urnas dependerá de la votación total. La abstención favorece al No, que en las encuestas fluctúa entre 20 y 30 % del censo electoral. El triunfo del Sí dependerá de la capacidad de movilizar la población”. 

8 oct 2016 En la columna descrita advierto que en la semana anterior aparecieron tres encuestas que confirmaban que la percepción de los votantes no correspondía al contenido de los acuerdos conocidos hasta el momento. En las encuestas de Ipsos y Datexco ganaba el No y en la del Centro de Consultoría ganaba el Sí. En lugar de analizar las razones de las diferencias, el Gobierno afirmó que las encuestas inducían el voto y le solicitó al Consejo Electoral endurecer la regulación y la fiscalización. La respuesta de las firmas encuestadoras no se hizo esperar; en varios casos se procedió a modificar las metodologías y unificar los procedimientos. Por arte de magia las tres firmas, al igual que Gallup y Cifras & Conceptos, aparecieron en menos de un mes con cambios sustanciales y con una uniformidad inusual. En todas ellas se mostraba que la relación entre el Sí y el No sería de 2 a 1, e incluso de 3 a 1. Estas cifras se mantuvieron hasta el día de los comicios, tranquilizaron al Gobierno y anticipaban una paliza sin atenuantes.

El problema metodológico más serio de los plebiscitos del pasado y de otros países ha sido la diferencia entre la abstención reflejada en las encuestas y la observada en la realidad. Así, la participación electoral que aparecía de 65 % en las encuestas resultó de 36 % en las urnas, de suerte que la mitad de las personas que manifestaban la intención de voto no lo hicieron efectivo. La falencia sobreestimó la votación del Sí. Por eso, los votantes del No se mantuvieron dentro de la tendencia, en tanto que los del Sí se desplomaron el día de la elección.

Las repercusiones no podían ser más graves. La diferencia de 6 %, que aparece en las publicaciones de las encuestas, se convirtió en una catástrofe de más de 80 %. El acuerdo suscrito ante la comunidad internacional del 26 de septiembre quedó en el limbo. La sorpresa ha generado un ambiente de pesimismo e incertidumbre. Más aún, ha creado dudas en los círculos internacionales sobre la capacidad de la economía colombiana para enfrentar el estado crítico.

Nadie gana inculpando al mensajero que trae malas noticias. Las cosas serían muy distintas si se hubiera reconocido la alta probabilidad del No y la persistencia de sus protagonistas, y en este contexto, los esfuerzos de la campaña del Sí se hubieran dedicado menos a convencer a los votantes del No en las grandes ciudades y más a buscar nuevos votantes en las zonas alejadas, en particular en las del conflicto. Por simple aritmética, con una participación electoral del 36 %, no era posible obtener el triunfo contundente sobre el No.

Los hechos se han encargado de demostrar que el plebiscito constituía un riesgo innecesario. El Gobierno disponía de amplias facultades para impulsar los acuerdos dentro del marco de la Constitución. Ahora, le tocará concertar con el grupo del No que tiene severas discrepancias sobre los aspectos centrales de lo aprobado.

Por fortuna se cuenta con un documento que fue sometido a los electores, que de ninguna manera es un producto terminado y cuya implementación no está definida. Lo indicado es que los representantes del No chuleen los puntos de acuerdo, concreten los aspectos de desacuerdo e ilustren la forma de cómo los modificarían. La peor opción es reiniciar el diálogo para llegar a un nuevo acuerdo, que seguramente no sería muy distinto del actual.

http://www.elespectador.com/opinion/encuestas-desorientadoras

044.-El RETO DE LA AGRICULTURA – Eduardo Sarmiento

 El campo colombiano fue el escenario de confrontación armada y el área de mayor atraso en los últimos 25 años. El diálogo económico de La Habana se limitó al agro y el primer punto del acuerdo por la paz contempla un diagnóstico y soluciones generales que deben concretarse y ponerse en ejecución. 

1 oct 2016.-  El diagnóstico revela en forma clara que las fallas del mercado y los desaciertos de la política económica provocaron un retroceso que se manifiesta en condiciones de pobreza e inequidad de dimensiones que no guardan relación con el desarrollo del país. A renglón seguido proponen elevar el ingreso de los pequeños productores para reducir la pobreza a la mitad, reactivar el sector y mejorar la distribución del ingreso. Los medios para lograr los propósitos se han venido analizando en un estudio de la Escuela Colombiana de Ingeniería y no es difícil adelantar algunos resultados. 

El país lleva 25 años de anuncios y esfuerzos para aumentar la productividad agrícola, que no se han podido materializar por la falta de demanda. En unos casos, la tarea no se realiza y en otros resulta en pérdidas para los productores. La solución es el cambio de estructura productiva en favor de actividades de alta demanda, como serían los cereales y los derivados de la ganadería. El mayor margen de maniobra está en las empresas de mayor tamaño, lo que plantea un tema desconocido en la ciencia económica.

¿Por qué el salario en los servicios más elementales es menor en la agricultura, que en los últimos años ha sido materia de espectaculares avances tecnológicos? Simplemente, el sector de servicios se encuentra cerca y compite con la industria en el mercado laboral. Así, las alzas de productividad de la industria significan mayores salarios que se trasladan al sector urbano. En cambio, en la agricultura dominada por la pequeña empresa no hay nadie que pueda hacer lo mismo. De acuerdo con el censo agrícola, las productividades del mediano y gran productor son mucho menores que la del pequeño.

En este punto adquiere forma la proposición del acuerdo de elevar los ingresos del pequeño productor y articular el sector para fortalecer las interrelaciones con el sistema económico. Lo primero se consigue en la medida que los pequeños productores dispongan de amplio suministro de riego y caminos de penetración, utilicen y combinen adecuadamente los fertilizantes y la inversión propia, y amplíen el tamaño de las unidades. Más aún, se puede amplificar con un subsidio de $1,9 millones anuales por unidad productiva, $20 millones de inversión y $5 millones de titulación.

La articulación del sector exige una actitud propositiva de los empresarios agrícolas y una mayor presencia del Estado. De un lado, se requiere que el mediano productor eleve la inversión, acceda a los servicios estatales de riego, caminos y tecnología y crédito para revertir el rezago en la productividad. De otro lado, se requiere una empresa estatal, tipo Embrapa en Brasil, que ponga en ejecución proyectos de gran extensión en los cultivos de mayor demanda mundial y economías de escala, como soya, sorgo, maíz, arroz y derivados de la ganadería.

En síntesis, los subsidios y las mejores condiciones de explotación de las pequeñas unidades le pueden significar al productor una elevación del ingreso de 50 % en seis años. Si adicionalmente se recortan las brechas salariales del campo, se establecen impuestos selectivos a los grandes productores y se incrementan los presupuestos del agro, el ingreso rural aumentaría en forma significativa y en mayor grado en los trabajadores que están por debajo del salario mínimo. Sin duda, se trata de un paso firme y audaz para erradicar la pobreza y mejorar la distribución del ingreso.

http://www.elespectador.com/opinion/el-reto-de-agricultura

043.-Vientos de crisis económica – Eduardo Sarmiento

santos-y-uribeLuego de que el Gobierno y la Andi presentaran la industria como la muestra de la nueva economía, el sector experimentó una fuerte caída en julio, que fue atribuida precipitadamente al paro camionero.

24 SEP 2016.-  La producción industrial cayó 5,4 % y sin Reficar 9 %, lo que se ha presentado tres veces en los últimos 25 años, y fue acompañado de descensos similares en las principales variables económicas. Las exportaciones cayeron 29 %, las importaciones 30 %, las ventas del comercio 3,5 %, las licencias de construcción 20 %, la producción de cemento 25 % y el consumo de energía 1 %. Semejante cuadro constituye una clara evidencia de que los descensos de la actividad productiva se propagan como pólvora.

En oportunidades anteriores advertí que el deterioro creciente de la producción y el empleo se originaba en el colapso del modelo macroeconómico de cambio flexible y política monetaria de tasas de interés para regular la inflación. Simplemente, la caída de los precios del petróleo, la devaluación masiva y posteriormente la elevación de las tasas de interés ocasionaron la caída del gasto de consumo y de las exportaciones. En julio se agravó la tendencia, provocando una fuerte reducción de la producción industrial y de toda la economía, lo que, a su turno, se llevará por delante la inversión. El producto quedó expuesto a un proceso de caída libre que se extiende a todos los rincones del país.

El proceso descrito no ha sido entendido por los organismos internacionales, como el FMI y el Banco Mundial, que a estas alturas proyectan el crecimiento de la economía en 2,5 %. Si se tiene en cuenta que el crecimiento del producto nacional comenzó el año con esa cifra, bajó a 2 % en el segundo trimestre y, como van las cosas, estará por debajo de 1,5 en el tercero, solo con una recuperación milagrosa se podría cumplir al vaticinio.

La visión de estos organismos se replica en las oficinas gubernamentales y en los altos círculos. Se da por cierto que las economías están en equilibrio y que las caídas del producto generan fuerzas que las retornan a la posición inicial. Las recesiones se curan solas. La realidad actual de la economía colombiana revela un diagnostico totalmente distinto. La caída del producto genera fuerzas que lo acentúan, y solo puede detenerse con una organización económica que se aleje de la ortodoxia monetarista.

Por su parte, el Gobierno no ha salido de los anuncios semánticos. El ministro de Hacienda no ha concretado la forma como se transitará de la economía denominada por la minería y el petróleo a la nueva economía liderada por la industria. El Banco de la República confía en que la trilogía mágica del tipo de cambio flexible, movilidad de capitales e inflación objetivo le hará el milagro de la reactivación. La ministra de Comercio Exterior no se inquieta por la caída de la industria y espera que se modere al final del año.

En oportunidades anteriores advertí los riesgos que le significaba al país llegar a un estado de las características descritas. Luego de que nuestras recomendaciones y advertencias no fueran escuchadas, hoy en día las autoridades oficiales se enfrentan a determinaciones más drásticas que probablemente serán obligadas por los hechos. Tal es el caso del déficit fiscal, que asciende a 4 % del PIB, incumpliendo la regla fiscal, y que por más reformas tributarias que se adopten, no podrá bajarse a los niveles anunciados por el ministro de Hacienda. Lo mismo puede ocurrir con el manejo de las tasas de interés, que es cuestionado por el alto Gobierno; el régimen de cambio flotante, que ha demostrado total ineficacia para controlar los ciclos, y el libre comercio, que está en mora de rectificarse con una política industrial bien concebida.

 http://www.elespectador.com/opinion/vientos-de-crisis-economica

042.- La banca central en una década – Salomón Kalmanovitz

¿Qué tan eficaz y acertada ha sido la banca central en Colombia? 

En un reciente libro, José Antonio Ocampo y asociados hacen un balance del Banco de la República entre 2003 y 2013*. Ellos encuentran que ha sido exitoso en reducir la inflación a niveles internacionales mediante la aplicación del régimen inflación objetivo, que consiste en preanunciar metas y tratar de alcanzarlas mediante su tasa de interés. Lo hace de manera contraria al ciclo económico: eleva su tasa cuando la economía se recalienta, pero la reduce cuando se cae el crecimiento y es baja la inflación.

18 sep 2016.- Ocampo y sus coautores critican que el Banco de la República no haya tenido una política para encauzar la tasa de cambio, evitando la revaluación excesiva que se dio entre 2008 y 2013. Habría que añadir que la devaluación desde fines de 2014 al presente ha sido igualmente calamitosa. Ellos presentan un modelo econométrico para “probar” que no hubo reacción de la junta del Emisor frente a las variaciones de la tasa de cambio.

Es desafortunado que tan rigurosos investigadores no se hayan tomado el trabajo de indagar por los fundamentos macroeconómicos de la tasa de cambio. Ésta ciertamente reacciona frente al déficit fiscal y su financiamiento. Si comparamos la evolución macroeconómica de Colombia con las de Chile y Perú, países que ahorraron sus bonanzas externas durante el mismo período, entenderemos por qué la revaluación nuestra fue excesiva frente a la más moderada de nuestros socios andinos. Igualmente, sus devaluaciones fueron más suaves que la colombiana.

Mientras Colombia siguió con déficits fiscales durante la bonanza, a pesar de que recibió ingresos extraordinarios de hasta el 3 % del PIB por año, Chile obtuvo un superávit fiscal que alcanzó 8 % del PIB y Perú de 4 % entre 2006 y 2008. No sólo no ahorró Colombia, sino que contrajo deuda en dólares en grandes cantidades: en 2003 la deuda pública era de US$22.000 millones, pero alcanzó US$36.000 millones en 2013. Por contraste, Chile mantuvo su deuda por debajo del umbral de los US$5.000 millones y Perú la redujo de US$22.000 en 2003 a US$18.000 millones en 2013. No es de sorprender que la revaluación del peso colombiano fuera de 56 %, la de Chile 18 % y la de Perú 11 %.

Hay un vacío de economía política en el libro. Las dos administraciones voraces de Álvaro Uribe, en las que se devolvieron impuestos a las empresas y se le entregó la DIAN a los corruptos, explican la caída del recaudo tributario en medio de la bonanza. La promesa en mármol de Santos de no aumentar impuestos impidió que se remediara el problema, aunque después le correspondió renegar de ella e hizo aprobar dos reformas tributarias poco técnicas e insuficientes.

Otra falla de los investigadores fue ignorar el impacto de la política monetaria de Estados Unidos sobre la tasa de cambio de Colombia. A partir de 2008, la Reserva Federal mantuvo su tasa de interés cercana a cero, lo que devaluó el dólar y no pudo ser contrarrestado por ninguna autoridad monetaria del mundo, aunque sí pudo ser morigerado por las políticas de ahorro público tanto de Chile como de Perú.

Para rematar, el activismo cambiario hubiera sido no sólo infructuoso, sino que hubiera producido expansiones monetarias indeseadas y más inflación, algo que a los autores no parece preocuparles.

* La banca central colombiana en una década de expansión, 2003-2013, José Antonio Ocampo, Jonathan Malagón y Juan Sebastián Betancur, Universidad Externado.

http://www.elespectador.com/opinion/banca-central-una-decada

Comentario Altereco.- 1.- Si se observa series de Balanzas de Pagos de Colombia, Chile y Perú, Colombia campeona con mucho en atraso cambiario y en déficit de Balanza corriente externa/PIB.  2.- Si el mercado cambiario no es eficiente sino perverso, entonces los países que no tienen monedas-divisa deberían establecer un crawling peg, que tan buenos resultados dio en Colombia durante 30 años (Decreto 444 de 1967)… El ajuste gradual al ritmo de la justa paridad de compra sería una defensa lícita frente a desajustes estructurales permanentes y otros atropellos “competitivos” y desleales de los grandes, dueños de las monedas-divisa.  3.- Si la Junta del Banco de la República tampoco puede regular la tasa cambiaria, entonces ¿en qué quedan los generosos sueldos para hacerlo por mandato constitucional?

041.- La carga tributaria – Salomón Kalmanovitz

Los dos instrumentos más importantes de recaudo tributario en Colombia, el impuesto a la renta y al valor agregado, perpetúan la concentración de la riqueza, de por sí una de las más agudas del mundo. Esa

es la conclusión general del estudio de Rodríguez y Ávila* que mide las tasas efectivas de los tributos sobre la capacidad de pago de los contribuyentes, ya sean los ingresos netos del trabajo —descontando los costos de trabajar (salud, pensión)— y los del capital, al que se le resta la depreciación.

Por: Salomón Kalmanovitz

El impuesto a la renta que se supone es progresivo en todas partes se manifiesta regresivo en el país. La tasa efectiva sobre los ingresos laborales fue cercana al 20%, mientras que la de los ingresos de capital mordió el 18% en el período 2000-2014. A lo largo de los años la desigualdad se redujo un poco, debido al CREE (impuesto sobre la Renta para la Equidad) que recayó sobre las empresas, pero sustituyendo algunas contribuciones al SENA y al ICBF, que dejó a esos contribuyentes más o menos en la misma situación.

El impuesto a las empresas castiga más a sus pequeños accionistas que a los grandes y uno de los aspectos más inequitativos del sistema es la exoneración total de los dividendos. Según dos tratadistas norteamericanos, McLure y Zodrow, “un impuesto sobre los accionistas sería extraordinariamente progresivo, dada la concentración de la riqueza en Colombia”.

Para que se tenga una visión de las proporciones, en 2014 el impuesto de renta a las empresas alcanzó $46 billones, pero sus propietarios pagaron sólo $7 billones. Aunque Rodríguez y Ávila no tocaron el impuesto a la riqueza pues se focalizaron en los de renta e IVA, se deduce que ha sido relativamente progresivo, pero que es muy tosco: castiga fundamentalmente de nuevo a las empresas y sus tasas son poco progresivas. Para que obtuviera mayor progresividad debiera concentrarse en las personas naturales, pero parece que el Gobierno está dispuesto a dejarlo marchitar de un todo.

Los colombianos sentimos que los impuestos han subido y en eso no nos equivocamos: en el año 2000 el impuesto a la renta se quedaba con el 15% de los ingresos laborales para alcanzar el 22% en 2014; al mismo tiempo, las rentas al capital aportaban 12,5% de su ingreso en 2000 y 22,5% en 2014.

Los autores analizan la incidencia del impuesto al valor agregado (IVA), teniendo en cuenta que los trabajadores dedican una mayor parte de su ingreso al consumo que los que derivan sus ingresos del capital. La tarifa efectiva contra los ingresos laborales casi duplica las del capital, 10% frente al 5,3%, lo que lo hace inherentemente regresivo.

Incluso el IVA a los bienes de capital alcanza a ser transferido en parte a los ingresos laborales por el mecanismo de precios de los bienes.

Sumando los dos impuestos, renta más IVA, los ingresos del trabajo han pagado en promedio una tasa efectiva de 20% contra un 18% de los del capital, o sea que los que menos tienen deben esforzarse más. La conclusión: “los dos principales instrumentos de recaudo en el país, tomados en conjunto, no habrían redistribuido los ingresos entre trabajadores y propietarios del capital”.

El mayor esfuerzo tributario fue necesario para financiar los gastos del conflicto. ¿Será la paz un pretexto para aliviarnos?

* A. Rodríguez, J. Ávila, “La carga tributaria sobre los ingresos laborales y de capital en Colombia”, Documento 75, CID, Universidad Nacional.

http://www.elespectador.com/opinion/carga-tributaria

040.-Desplome de la producción y el empleo – Eduardo Sarmiento

Tal como se anticipó en esta columna, la economía entró en un estado acelerado de deterioro. En el segundo trimestre el producto nacional creció 2 % y en julio el desempleo regresó a los niveles del 10 % de hace cuatro años. El proceso se atribuye en los círculos oficiales al fenómeno de El Niño y al paro camionero, que son episodios temporales y de orden menor.

 La información sectorial del segundo trimestre revela un debilitamiento a todos los niveles. Los anuncios de la recuperación de la industria no tienen signos de permanencia. La mayor parte del crecimiento del sector se explica por la entrada de Reficar, que tiene un efecto por una sola vez. La minería y la agricultura, que en el plan de desarrollo se resaltaron como los sectores prioritarios, revelan índices negativos. La construcción, en particular la de obras civiles, que se presentó como el sustituto a la minería, no arranca. Al igual que sucedió en el pasado, los cuantiosos recursos destinados a la infraestructura vial no se manifiestan en realizaciones físicas. Los cuatro sectores en conjunto descendieron con respecto al año anterior.

La manifestación más alarmante es la de la ocupación. La tendencia declinante al desempleo se invirtió hace un año. El empleo pasó a crecer por debajo de la población y en julio se desquicio. En este mes se perdieron 100.000 puestos de trabajo con respecto al año anterior.

A este estado se llegó sin anticipación y prevención. En general, todas las instituciones oficiales, los centros de estudio afines y los organismos internacionales se equivocaron en forma sistemática en la predicción del crecimiento económico. Lo grave es que las discrepancias entre los propósitos y la realidad no se responden identificando las causas y adoptando correctivos, sino cambiando las predicciones y subiendo la tasa de interés de referencia. Así, el Gobierno y el Banco de la República presentaron al principio del año una predicción de crecimiento de 3,3 %, y a mitad del año la cifra real va en 2,2 %, y al final no se evitará que se ubique por debajo del 2 %.

El resultado descrito fue el de una devaluación masiva dentro de un marco de austeridad monetaria. El expediente no afectó el déficit en cuenta corriente, ocasionó el disparo de la inflación y llevó al Banco de la República a subir la tasa de interés. El balance macroeconómico se quebró. Se configuro un desbalance entre el ahorro y la inversión que tiende a reforzarse; el déficit en cuenta corriente supera la suma del déficit fiscal y la ampliación del crédito al sector privado. El desajuste precipitó una caída libre del producto nacional que no se corrige por el mercado.

Claro que había otra alternativa. Hace dos años propuse un manejo de devaluación gradual dentro de una amplitud monetaria. Si el tipo de cambio se hubiera intervenido dentro en el contexto de una política industrial y agrícola que les concediera un tratamiento diferente a las exportaciones y a las importaciones, y se hubiera bajado la tasa de interés, el desajuste cambiario se habría corregido sin deprimir el crédito y contraer la producción.

En el fondo, se trata del colapso del modelo de inflación objetivo regulada por las tasas de interés y la modalidad de cambio flexible. El desenlace es negado por los bancos centrales y los organismos multilaterales de crédito que, en contra de la evidencia diaria, lo interpretan como un dogma irrefutable.

El dictamen de la realidad está a la vista. El mantenimiento del sistema existente lleva a un deterioro creciente de la economía. La solución es apartarse del modelo del tipo de cambio flexible y tasa de interés dictada por la inflación. En términos simples, se plantea intervenir el mercado cambiario y reducir en forma drástica las tasas de interés.

http://www.elespectador.com/opinion/desplome-de-produccion-y-el-empleo-0

039.-Posconflicto y caída de la economía -Eduardo Sarmiento

Luego de las celebraciones del acuerdo de paz, adquieren especial importancia el plebiscito y el posconflicto. Cuando se inició el proceso de negociación de La Habana, la economía evolucionaba normalmente y se predecía que el producto pasaría a crecer por encima de 6 %. Así, se esperaba que el sistema generara excedentes para financiar el posconflicto y que la distensión mejorara la actividad productiva y el empleo.

27 ago 2016.- Las condiciones han variado radicalmente. La economía experimentó en el último año y medio un proceso general de deterioro. El producto crece 1,5 % y el empleo cerca de cero, los déficits fiscal y en cuenta corriente ascienden a 3,5 % del PIB y 6 %, respectivamente, y las tasas de interés superan el 10 %. El balance macroeconómico se quebró. Los indicadores más recientes revelan una caída libre que no es percibida por las autoridades económicas.

Las condiciones de la economía no dan margen de maniobra. El déficit fiscal ha llegado al máximo nivel sostenible. Se entró en el estado en que el mayor endeudamiento se destina a cubrir los intereses del pasado. La elevación de la tributación, en particular el IVA, acentuaría las tendencias recesivas; lo que se gana con las tarifas, se pierde por la menor actividad productiva. Así lo reconoce el Gobierno en el Programa de Sostenibilidad Fiscal de Mediano Plazo. Allí se contempla una reducción de la inversión pública en 2017 y un recorte drástico del déficit fiscal para los próximos cinco años.

La salida no es montar una estructura de gasto por encima de la producción o de importaciones por encima de las exportaciones. Mal podría acentuarse el desajuste que viene de atrás introduciendo a ciegas un acuerdo que no se conoce en sus detalles y al que le faltan los trámites legislativos del Congreso.

El país está ante el fracaso de la apertura guiada por el mercado. No se logró articular la relación entre el crecimiento y el comercio internacional. Se configuró una estructura comercial deficitaria financiada con inversión extranjera y los precios de las commodities. La economía terminó en una encrucijada de bajo crecimiento, elevados déficits y alta tasa de interés que la dejaron sin discrecionalidad fiscal.

La solución es cambiar la estructura económica que crea la incompatibilidad con el posconflicto. En la práctica se conseguiría con una política industrial y agrícola que aumente las exportaciones que tienen demanda mundial, la reducción drástica de las tasas de interés y la intervención del mercado cambiario. De esta manera, la reactivación de la economía generaría los recaudos fiscales y crearía las condiciones para elevar en el momento propicio la carga tributaria de los que tienen más. Los recursos del posconflicto provendrían de la nueva orientación económica.

En esto no han sido fructíferas las inculpaciones de los expresidentes a las administraciones de sus colegas. La verdad es que el modelo económico se aplicó durante los últimos veinticinco años en las distintas administraciones y en la gestación contribuyeron personalidades neoliberales que alternaban de un gobierno a otro. Mucho se podría avanzar si reconocieran los errores de la apertura y la austeridad del Banco de la República y ofrecieran alternativas para remediarlos.

La campaña por el sí se debe orientar a mostrar cómo se enfrentarán los compromisos de La Habana dentro de la crisis económica. Es posible que en el momento no existan los recursos para el posconflicto, pero la economía está en capacidad de generarlos en la medida en que se normalice y crezca. Lo importante es dejar en claro en los votantes que los compromisos no lesionan el bienestar de la mayoría de la población y mejoran la distribución del ingreso.

http://www.elespectador.com/opinion/posconflicto-y-caida-de-economia

038.-Tailandia: aprobada nueva Constitución  – Beethoven Herrera Valencia

 Nuevo estatuto establece un sistema de votación que fragmentará a los partidos opositores del gobierno, por lo cual será difícil que logre mayorías.

Agosto 15 de 2016.- Lo que más impresiona al conocer Tailandia es el orgullo nacional de nunca haber sido invadidos, el gran respeto por la monarquía, así como la inestabilidad política. Su histórica independencia la explican como un mérito de sus gobernantes, aunque los vecinos lo ven como falta de compromiso frente a los graves conflictos que han vivido Vietnam, Camboya y Laos.

Es un país de 514.000 kilómetros cuadrados, 67 millones de habitantes (30 millones de origen chino). Diversas organizaciones sociales hablan de las condiciones precarias en las que viven siete millones de trabajadores extranjeros, y aunque el desempleo reconocido es de solo 1 por ciento, hay una elevada hay informalidad, y no existen sindicatos independientes.

Tailandia recibe 30 millones de turistas al año, y está avanzando en el fortalecimiento de sus relaciones con India para atraer inversión a los clústeres automotriz, electrónico, turismo, agricultura, biotecnología y procesamiento de alimentos; además, espera invertir en hotelería, turismo y construcción, en India. Y hacia el futuro proyecta desarrollar la robótica, aviación y logística, biocombustibles, economía digital y servicios médicos.

Desde que se abandonó la monarquía absoluta, Tailandia ha vivido 19 golpes de Estado, el último en mayo del 2014, como consecuencia de la inconformidad con el gobierno de la primera ministra Yingluck Shinawatra, acusada de malos manejos en la gestión de subsidios. Las fuerzas militares, en cabeza de Prayut Chan-o-cha, tomaron el poder para asegurar el orden en un país donde las manifestaciones y desconcierto con el gobierno eran comunes. Fue un golpe tranquilo, en una nación de escasas convulsiones sociales, explicable por la práctica del budismo y porque muchos pobres viven en los templos en los cuales reciben alimento.

Después de este el golpe de Estado, la Junta Militar derogó la Constitución del 2007 y promulgó una provisional. Pese a que hubo un equipo de 700 personas sensibilizando a la población, existen reclamos porque no existió acceso para conocer la propuesta, y aunque establece una democracia guiada, los votantes entendieron que ella será el camino para terminar la interinidad política, por eso el 61 por ciento votó a favor de su aprobación en un referendo, el pasado 7 de agosto.

El decreto de convocatoria del referendo prohibía las manifestaciones, o vestir camisetas que pudieran influir en los electores. La Corte lo declaró constitucional, pero en razón de su situación política, Tailandia perdió la votación para acceder a un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU. Y la Federación Internacional de Derechos Humanos destacó los problemas que conlleva la nueva constitución tailandesa. Wirot Pao-in, líder encargado del partido de oposición Pheu Thai Party, dijo que “la razón por la que la mayoría de tailandeses aceptaron la Constitución es porque quieren una elección general pronta”.

Con un potencial de 50,5 millones de votantes, hubo 50 por ciento de abstención, y la nueva Constitución obtuvo el 61,40 por ciento de aprobación. La pregunta adicional acerca de senadores designados, que se sumarán a los representantes para elegir primer ministro, fue aprobada por el 58 por ciento de los votantes. Ahora debe producirse el ajuste de la Constitución Provisional en un lapso de 45 días, y el Rey la ratificará, al igual que las leyes para la elección futura.

La nueva Constitución establece un sistema de votación proporcional que fragmentará los grandes partidos opositores al gobierno militar, y será difícil que alguno logre la mayoría. Es una clara pérdida para el partido Phuea Thai, de la depuesta primera ministra Yingluck Shinawatra, que había ganado todas las elecciones desde el 2001, y al que el gobierno militar ha expresado su intención de mantenerlo fuera del poder–. La elección general será convocada para finales del 2017.

Mientras en la anterior Constitución un aparte del Senado era electo y otra designado, según la Constitución de 279 artículos, aprobada por referendo, ahora todo será designado por la Junta Militar, y tendrá poder de veto sobre las decisiones de la Cámara de Representantes, que será electa; evitando futuras enmiendas constitucionales. Será una democracia controlada, que busca garantizar la gobernabilidad.

El nuevo Senado estará conformado por 250 miembros para el periodo de transición: 50 miembros serán designados por la Comisión Electoral de Tailandia, 194 los elegirá el Consejo Nacional para la Paz y el Orden, y seis serán para las fuerzas militares. Al comparar con constituciones anteriores, como las de 1997 y el 2007, que incluían senadores elegidos, esta Constitución significa un retroceso en materia política, la cual también tuvo la oposición de los ambientalistas.

Estados Unidos llamó al gobierno militar a retornar prontamente a un régimen civil electo, mientras que la Unión Europea criticó las restricciones a la libertad de expresión durante la preparación del referendo, y pidió levantar las limitaciones a la actividad política. Ambos gobiernos pidieron abrir un diálogo, pero no criticaron el resultado del referendo. Por su parte, activistas tailandeses anuncian que impugnarán el referendo por considerar que no fue organizado de modo equitativo.

El Rey es altamente respetado, pero se encuentra enfermo y hay incertidumbre acerca de la sucesión. Cabe destacar que en el palacio real existan granjas de experimentación y enseñanza a los campesinos sobre cultivos orgánicos, y a pesar de las convulsiones vividas, la monarquía no se pone en cuestión.

ww.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/tailandia-aprobada-nueva-constitucion-499567

037.- China: innovación y marcas -Beethoven Herrera Valencia

Las firmas extranjeras, incluso asociadas con empresas locales, han visto mermadas sus utilidades con respecto a las firmas chinas.

Agosto 07 de 2016 .- Al tiempo que el primer avión comercial, fabricado en China, iniciaba su viaje entre Chengdu y Shanghái, se informaba que para el 2020 más del 60 por ciento del comercio por internet será realizado por firmas chinas, que la empresa de ventas por internet Alibaba será la quinta economía del mundo, superando a Japón, y que Huawei será el primer proveedor de teléfonos inteligentes al terminar la presente década. Aunque China sigue exportando textiles y calzados de bajo precio, ha aumentado en la última década del 35 al 50 por ciento el valor nacional agregado en la producción, mientras que con la política de ensamble, aplicada al inicio, solo agregaba el 4 por ciento por esta actividad con el iPhone.

El avión ARJ21 fue producido en 14 años por la empresa estatal Comac, que busca avanzar en la independencia respecto de los proveedores internacionales Boeing y Airbus, y ya ha recibido 270 pedidos: dispone de 70 sillas, puede volar hasta 3.700 kilómetros y ofrecerá tres recorridos semanales, pero carece aún de la certificación de la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos para operar frecuencias internacionales.

Por el tamaño de su población y la capacidad de sus ingresos, los consumidores chinos han aumentado su nivel de sofisticación y realizan el 70 por ciento de sus transacciones por banca móvil –China es el país con mayor número de celulares en el mundo. Sin embargo, el mercado se encuentra aún fragmentado: por ejemplo, las entregas a domicilio por drones no están coordinadas y se requiere avanzar en las regulaciones que reduzcan las emisiones de carbono. No obstante, la rapidez de la innovación se facilita porque no existían prácticas precedentes que hicieran resistencia al cambio, lo que crea una gran habilidad y ambición en las personas jóvenes.

Como resultado de la anterior tendencia, las firmas extranjeras, incluso asociadas con empresas locales, han visto mermadas sus utilidades con respecto a las firmas chinas. Por ejemplo, aunque el 80 por ciento de los ingresos de Volkswagen son obtenidos en el país asiático, la producción de carros pequeños hechos en China viene creciendo aceleradamente.

Alibaba acaba de anunciar que, en asocio con SAIC Motor Co, aplicarán el sistema YunOS para operar desde un teléfono vehículos sin conductor. Este hecho no resulta novedoso, pues anteriormente Google, Apple y Baidu han presentado programas que permiten controlar a distancia, desde el celular, algunos equipos; igualmente, la coreana LG ha comenzado a trabajar con Volkswagen un programa que permitirá monitorear y controlar a distancia equipos domiciliarios (luz y seguridad) en tiempo real. Con el elevado volumen de ventas que Alibaba evidencia en estos momentos y la tendencia que muestra hacia el futuro, estamos en presencia de un actor que tendrá gran incidencia.

Recientemente, han surgido críticas contra Alibaba por su tolerancia a la venta de productos falsificados a través de Taobao, y aunque en el pasado los chinos solían negar dicha afirmación, la última respuesta de Jack Ma, presidente de Alibaba, ha sido contundente: “los productos falsificados son de mejor calidad y precio, pues se hacen en las mismas fábricas y con las mismas materias primas y la única diferencia son las marcas” (Financial Times/Portafolio 18-19/06/16).

De hecho, la firma Kesin ha sido demandada por tolerar la venta de imitaciones, y Alibaba ha sido suspendida de la Coalición contra la piratería de productos, tras lo cual Jack Ma ha respondido que “es necesario aceptar el cambio en los negocios que ha traído internet”, y advierte que los chinos están perdiendo la paciencia frente a un sistema que permite ganar mucho a las marcas internacionales, mientras que deja poco margen a las empresas chinas, por ello tratarán de fabricar y vender directamente sus productos al consumidor.

Es cierto que Alibaba ha apoyado el programa ‘Calidad hecho en China’, pero su posición se orienta a demostrar que el problema con las copias que ellos producen y comercializan no son de calidad ni precio, sino de propiedad intelectual. Esto plantea un nuevo reto sobre la propiedad de marcas y patentes, y es dudoso que las entidades multilaterales que se ocupan del tema tengan la capacidad de control por los grandes volúmenes de ventas que maneja China y su tendencia creciente hacia el futuro.

Cuando en alguna visita a China planteé la cuestión a un colega, me recordó el incremento del 600 por ciento de los medios de pago en Europa, gracias al oro y la plata que España y Portugal trajeron de América en tres siglos de coloniaje. Y recordó, así mismo, el papel que la piratería –auspiciada por la Corona inglesa– cumplió para atacar a España, igual que la ocupación por Estados Unidos, Holanda y Bélgica de diversas regiones dotadas de recursos naturales, metales preciosos e hidrocarburos, necesarios para el desarrollo.

Y cuando le dije que había acuerdos internacionales que establecen el pago de regalías por el uso de inventos patentados, me respondió: “y ¿cuándo va a pagar Occidente a China por el uso que ha hecho durante medio milenio, y continúa haciendo, de la pasta, la pólvora, el papel y la seda, inventados por China y tomados sin pagar su uso por todo ese tiempo?”.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor de las U. Nacional y Externado.

 http://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/china-innovacion-y-marcas-499395

036.-Sombras por doquier   –   Guillermo perry

Los indicadores recientes muestran que la desaceleración económica ha sido más fuerte de lo esperado.

14 de agosto de 2016.- Se respira un ambiente pesado. Los indicadores recientes muestran que la desaceleración económica ha sido más fuerte de lo esperado, al tiempo que la inflación permanece alta. Las encuestas han generado una gran incertidumbre con respecto al resultado del plebiscito. El violento paro camionero fue muy costoso para la economía. La derecha criolla está dedicada a desestabilizar el país, haciendo política a punta de mentiras y apoyando y promoviendo todo tipo de paros y marchas. Estos hechos están configurando un círculo vicioso.

El Indicador de Seguimiento de la Economía del Dane muestra que en mayo estábamos creciendo apenas al 1 % y que el crecimiento acumulado entre enero y mayo fue tan solo de 2,1 %. Las encuestas de opinión sugieren lo mismo. Lo más probable es que la economía crezca apenas 2 % en año completo. El Banco de la República y Fedesarrollo ya bajaron su proyección a 2,3 %.

Para peor, la inflación resultó alta en julio y alcanzó 8,97 % en el año completo. Por ello el Banco de la República sigue aumentando la tasa de interés, lo que profundiza la desaceleración. Ante la debilidad de la actividad económica, el hecho de que los precios de alimentos ya comienzan a ceder, y que es poco probable que haya nuevas devaluaciones fuertes, la junta del banco debería hacer una pausa. Y estar preparada a comenzar a bajar las tasas tan pronto empiecen a reducirse las tasas de inflación, como todos esperamos que suceda.

Dos factores explican que los resultados económicos sean peores de lo previsto. El brutal paro al que nos sometieron los camioneros tuvo un enorme costo sobre la producción y la inflación. El bloqueo de vías y la violencia que usaron, en defensa de peticiones desmesuradas, son totalmente inaceptables en cualquier democracia. Sus dirigentes deben ser judicializados. Es muy lamentable que el uribismo lo haya apoyado. Parece empeñado en desestabilizar el país. ¿Acaso no es el partido de la seguridad y el orden?

De otra parte, se ha generado una gran incertidumbre con respecto a los eventuales resultados del plebiscito y a la propuesta oficial de la necesaria reforma tributaria. Esta incertidumbre, sumada a los efectos del paro, ha paralizado la inversión y frenado la actividad económica.

Un eventual triunfo del No le haría perder al país una oportunidad de oro para terminar con la absurda violencia guerrillera que nos ha azotado, como también el dividendo económico de la paz a mediano plazo. Tendría además consecuencias adversas sobre la inversión y los flujos de capitales en el corto plazo, pues sumiría al país en una mayor incertidumbre. El Gobierno no tiene plan B, pues le ha apostado a que los ciudadanos opten por el fin de la confrontación armada en el momento de votar (lo que probablemente suceda). Pero tampoco lo tiene el uribismo, pues ni es Gobierno ni es probable que lo sea en el futuro. Pasaría acá lo mismo que ocurrió con el ‘brexit’. Nadie estaba preparado para ese resultado, y el Reino Unido está sufriendo graves consecuencias económicas.

La reforma tributaria se necesita, independientemente que gane el Sí o el No. Haber ligado la presentación de la reforma tributaria al plebiscito fue un enorme error. El silencio oficial ha agudizado la incertidumbre empresarial. Y le permite al uribismo engañar diciendo ‘vote No para que no haya más impuestos’.

Para completar, las marchas contra la tolerancia y el respeto a la diversidad en la educación pública ensombrecen el panorama. Pretenden regresarnos al siglo XIX y constituyen un desacato a nuestra Constitución y a la orden de la Corte. Lamentable el papel que está jugando la Iglesia católica, y otros grupos cristianos, en una actitud intolerante, profundamente anticristiana y que no respeta la separación entre Iglesia y Estado.

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/sombras-por-doquier/16672972

035. El desarrollo de la altillanura – Salomón Kalmanovitz

La discusión sobre la ley que abre las zonas de interés de desarrollo rural económico y social (Zidres) a la inversión privada está envuelta en un halo ideológico que confunde sus alcances y consecuencias.

31 JUL 2016.- Parecía que en La Habana se había acordado que el desarrollo rural debería combinar la economía campesina con la gran agricultura comercial; sin embargo, ahora un vocero de las Farc advierte que la ley que las establece va en contravía de estos acuerdos, iluminada por un torvo propósito “de persistir en ese ciclo de victimización e inequidad extrema”.

Colombia cuenta con 43 millones de hectáreas con uso agropecuario en el área rural, de las cuales sólo siete millones corresponden a cultivos. De ellos, la mitad está en palma africana y caña de azúcar, que gozan de un mercado nacional cautivo que exprime a los usuarios de biodiésel y etanol carburante. Es un capitalismo compinchero que no puede competir con el resto del mundo.

Hay 34 millones de hectáreas en pastos que albergan 21 millones cabezas de ganado, de los cuales tienen vocación pecuaria menos de la mitad. La izquierda debería presionar por que se utilicen mejor 16 millones de hectáreas con vocación agrícola, desperdiciada en pastos o en bosque, y así desarrollar las fuerzas productivas del país.

Las Zidres incluyen unas 14 millones de hectáreas concentradas en la altillanura (Meta y Vichada), de las cuales se pueden cultivar 3,5 millones, que requieren de grandes inversiones en agroquímicos, riego y drenaje para poder sembrarlas en soya, arroz, sorgo y maíz, siguiendo el ejemplo de Brasil, que se tornó en el granero del mundo.

La altillanura es un territorio hostil para las economías campesinas y es apenas lógico que lo desarrolle el gran capital nacional, complementado con capital extranjero y algunas empresas brasileñas que cuentan con la experticia para hacerlo. Lo que existe allí es una ganadería extensiva que sufre los bruscos cambios climáticos que lo caracterizan, cuyos suelos son de bajo contenido nutritivo; según el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, los colonos que han sido titulados con baldíos allí, han optado por vender por las dificultades del territorio.

El logro de Brasil se basó en una gran inversión en centros de investigación aplicados, el llamado Embrapa (Empresa Brasileira do Pesquisas Agropecuarias), que tiene presencia en todas las regiones del gran país y que desarrolla en cada una de ellas biotecnología para encontrar las mejores variedades de cultivos y animales que mejor se adaptan al medio ambiente. Embrapa diseña los procesos productivos desde siembra, mantenimiento y cosecha, dosificación de fertilizantes y agroquímicos, y ha logrado un aumento sustancial en los rendimientos tanto de la agricultura como de la ganadería bovina, porcina y aviar y de la acuicultura.

La pata que le falta al proyecto colombiano es precisamente el fortalecimiento de una capacidad investigativa que descubra las mejores variedades de cultivos y métodos de producción en cada uno de los municipios. Para ello debe contratar cientos de biólogos, químicos, agrónomos y zootecnistas que las universidades han producido pero no han podido emplearse.

El Gobierno podría recaudar más impuestos de las empresas exitosas de la altillanura, contribuyendo así al financiamiento de investigaciones en biotecnología y procesos productivos que beneficien a todo el sector agropecuario, incluyendo la economía campesina.

http://www.elespectador.com/opinion/el-desarrollo-de-altillanura

034.- La deuda pública -Salomón Kalmanovitz

La deuda externa del Gobierno colombiano se duplicó entre 2012 y 2016, del 20 % del PIB al 42 %, en lo que la devaluación fue un factor detonante.

La deuda pública en pesos aumentó en el mismo período de $154 billones (23 % del PIB) a $215 billones (27 % del mismo). Pregúntese el lector por qué el endeudamiento pasó de 43 % de la riqueza producida anualmente en 2012 al 70 % en 2016, un nivel que comienza a ser preocupante, y la respuesta más obvia es que la deuda sustituye los impuestos que las administraciones de Uribe y Santos no quisieron cobrar a los que pueden pagarlos. Tan preocupantes son los desequilibrios macroeconómicos del país que la calificadora de riesgo Fitch redujo la perspectiva de la economía colombiana de estable a negativa.

24 jul 201.- La deuda pública es buena cuando financia inversiones y exportaciones que se van abonando en el tiempo. Se trata de un apalancamiento productivo que tiene como colateral o garantía el recaudo de impuestos. Lo malo es cuando la deuda financia gasto corriente de manera incremental, que es el caso colombiano.

Los dueños de la deuda son ricos y poderosos a quienes les parece mejor recibir intereses y especular con el valor de los bonos que pagar impuestos que no pueden recuperar. El efecto sobre la distribución de la riqueza es regresivo: se transfiere ingreso de los contribuyentes de ingresos bajos y medios a las élites que le prestan dinero al Gobierno. Para rematar, existen exenciones generosas de impuestos para los que perciben intereses.

La deuda pública puede llegar a hacerse insostenible si el Gobierno no alcanza a recaudar impuestos suficientes para pagar los intereses causados; ante la posibilidad de insolvencia, sus adquirientes rematan sus bonos, con lo cual el Gobierno se ve impedido de endeudarse adicionalmente y debe recortar draconianamente su gasto para poder servir la deuda.

Una opción que tiene es renegar de servirla, con lo cual se lesionan los intereses de los dueños de los bonos, pero el país queda excluido del mercado de capitales hasta que arregle con ellos. El gobierno bolivariano de Venezuela optó por cumplir con sus acreedores, a pesar de que en las circunstancias de su empobrecimiento extremo sus acreedores deberían aceptar moratorias parciales o totales de la deuda. La Argentina de Macri también decidió arreglar con los fondos especulativos para ser sujeta de crédito nuevamente.

¿Qué instituciones financian al Gobierno? Los bonos los adquieren fondos de pensiones, banca de inversión o entran en los portafolios que mantienen los inversionistas privados, recibiendo tasas de retorno proporcionales al riesgo con que se percibe al país. Es por esto que una baja de la calificación significa que el Gobierno debe pagar tasas de interés más altas. Los bonos en pesos pasan por un proceso de arbitraje que hace que las tasas que deba pagar el Gobierno sean similares a las que determina el mercado internacional: los especuladores adquieren bonos locales para apostarle a la tasa de cambio o los inversionistas locales pueden adquirir bonos en dólares que emite el gobierno colombiano.

En la medida en que los ricos y poderosos cuentan con un ahorro mayor gracias a la descarga de impuestos, su inversión en bonos y acciones puede aumentar. En Estados Unidos, el bono del tesoro es la inversión más segura que existe, gracias a que la Reserva Federal puede emitir dinero y adquirir bonos aumentando su precio y rentabilidad, algo que es menos cierto para Colombia.
http://www.elespectador.com/opinion/deuda-publica

033.-El ‘blues’ del mercado alcista – Paul Krugman

Se ha producido un aumento de beneficios sin que haya tenido lugar una expansión económica similar

                                                                  Bolsa de Nueva York.  AP PHOTO. RICHARD DREW

KRUGMAN

16 JUL 2016   – Como la mayoría de los economistas, no suelo tener mucho que decir sobre las acciones. Los mercados de renta variable son aún más susceptibles que otros a las falsas ilusiones populares y la locura de las masas, y los precios de las acciones suelen tener mucho menos que ver con el estado de la economía o sus perspectivas futuras de lo que mucha gente cree. Como decía el economista Paul Samuelson, “los índices de Wall Street han predicho nueve de las cinco últimas recesiones”.

Aun así, no debemos pasar completamente por alto los precios de las acciones. El hecho de que últimamente los principales índices bursátiles hayan experimentado nuevos repuntes —el Dow Jones ha subido un 177 % desde su hundimiento en marzo de 2009— es interesante y digno de mencionar. ¿Qué nos dicen esos índices de Wall Street?

La respuesta, diría yo, no es del todo positiva. De hecho, en cierto sentido, las ganancias del mercado de valores son el reflejo de una debilidad económica, no de fortaleza. Y entender cómo funciona eso nos ayudaría a comprender el preocupante estado en que se encuentra nuestra economía.

Bien, empecemos por el mito que Samuelson intentaba desacreditar, es decir, la afirmación de que los precios de las acciones son un termómetro de la economía en general. Este mito gozaba de popularidad entre los políticos de derechas, e importantes economistas conservadores publicaron artículos que llevaban títulos como El radicalismo de Obama está destruyendo el Dow.

Curiosamente, sin embargo, empezamos a escuchar frases así con mucha menos frecuencia cuando los precios de las acciones cambiaron de rumbo y empezaron a subir como la espuma, cosa que sucedió seis semanas después de que el presidente Obama asumiese el cargo. (Aunque los sondeos indican que la mayoría de quienes se identifican como republicanos todavía no se han percatado de esa subida y siguen creyendo que las acciones han bajado durante el mandato de Obama).

Lo cierto, en cualquier caso, es que hay tres grandes elementos de discrepancia entre el precio de las acciones y el éxito de la economía en general. Primero, los precios de las acciones son un reflejo de los beneficios, no de los ingresos totales. Segundo, también reflejan la disponibilidad de otras oportunidades de inversión (o la falta de estas). Finalmente, la relación entre el precio de las acciones y las inversiones reales que amplían la capacidad de la economía se ha vuelto muy tenue.

En cuanto al primer punto: evaluamos el éxito de la economía por la medida en que genera un aumento de los ingresos de la población. Pero las acciones no reflejan los ingresos generales; solo reflejan la parte de los ingresos que se traduce en beneficios. Esto no tendría importancia si el porcentaje de beneficios de los ingresos totales fuera constante; pero no lo es.

El porcentaje de beneficios de los ingresos nacionales varía, pero durante los últimos años ha sido bastante más alto que a finales de la década de 1990, cuando las acciones se pusieron por las nubes; es decir, se ha producido un gran aumento de los beneficios sin que haya tenido lugar una expansión económica de escala similar, lo que significa que la relación entre beneficios y prosperidad es escasa, en el mejor de los casos. Lo cierto es que esto no es una fiesta, como en 1999.

En cuanto al segundo punto: cuando los inversores compran acciones, compran también un porcentaje de beneficios futuros. El valor que eso represente para ellos depende de las demás opciones que tengan para convertir el dinero actual en ingresos futuros. Y, hoy en día, esas opciones son bastante malas, ya que los tipos de interés de los bonos del Estado a largo plazo no solo son muy bajos vistos en perspectiva, sino que son cero o negativos si se tiene en cuenta la inflación. Así que los inversores están dispuestos a pagar mucho por los ingresos futuros, de ahí el elevado precio de las acciones a cualquier nivel de beneficios.

¿Pero por qué están tan bajos los tipos de interés a largo plazo? Como explicaba en mi última columna, la respuesta es básicamente la debilidad del gasto en inversión, a pesar de la bajada de los tipos de interés a corto plazo, lo que indica que dichos tipos tendrán que seguir bajos durante mucho tiempo.

Sin embargo, puede parecer que esto plantee una paradoja. Si el sector privado no considera que tenga muchas oportunidades de inversión buenas, ¿cómo pueden ser tan altos los beneficios? La respuesta, diría yo, es que actualmente parece que los beneficios suelen guardar poca relación con la inversión en nuevas capacidades. En lugar de eso, los beneficios provienen de alguna clase de poder del mercado (la posición de la marca, las ventajas de una red consolidada o un buen monopolio a la antigua usanza). Y las empresas que obtienen beneficios gracias a ese poder pueden, al mismo tiempo, tener acciones con precios altos y pocos motivos para gastar dinero.

Piensen en el hecho de que las tres empresas más valiosas de Estados Unidos son Apple, Google y Microsoft. Ninguna de las tres gasta grandes cantidades en ladrillos y mortero. De hecho, las tres acumulan unas enormes reservas de efectivo. Cuando los tipos de interés bajan, no tienen muchos incentivos para gastar más en ampliar su negocio; se limitan a seguir embolsándose dinero, y la ciudadanía sigue dispuesta a pagar más por un pedazo de esas ganancias.

En otras palabras, aunque el hecho de que el precio de las acciones esté más alto que nunca eche por tierra la afirmación de que el Gobierno de Obama ha sido contraproducente para los negocios, no demuestra que la economía goce de buena salud. En todo caso, es un indicio de que en la economía hay demasiadas pocas oportunidades de inversión productiva y demasiado poder monopolístico.

Así que, cuando lean titulares sobre el precio de las acciones, recuerden: lo que es bueno para el Dow Jones no lo es necesariamente para Estados Unidos, y viceversa.

http://economia.elpais.com/economia/2016/07/15/actualidad/1468590717_332845.html

032.-El divorcio de Inglaterra – Salomón Kalmanovitz

Inglaterra decidió separarse de Europa después de ser instrumental en el triunfo contra el fascismo en la segunda Guerra Mundial y de participar en la comunidad de países que iba a lograr la paz perpetua con que soñó Kant.

Las razones que se dieron fueron tan falsas y sus consecuencias tan costosas que los promotores del Brexit hicieron mutis por el foro cuando ganaron el referendo: Boris Johnson y Michael Gove, de la extrema derecha del Partido Conservador, y Nigel Farage, del nacionalismo británico, rehusaron asumir sus nuevas responsabilidades, esperando que otros enfrenten el desastre que produjeron sus campañas.

Es cierto que los economistas nos equivocamos con frecuencia, pero cuando 90 % de los economistas ingleses estaba de acuerdo con que la salida de Inglaterra conduciría a un desastre financiero y económico, se necesita mucha ceguera y terquedad para impulsarlo. La globalización ha definido una división internacional del trabajo entre muchos países que no puede ser remplazada por un mercado nacional, imaginado por los que viven de las añoranzas de un viejo imperio del que no queda nada. Es el grito de independencia de la derecha nacionalista por doquier. Trump en Estados Unidos chilla “Hagamos grande a América de nuevo”, golpeando a todos los socios que han permitido la exitosa acumulación de capital de sus grandes corporaciones.

El daño está hecho para el Reino Unido: el continente es su mayor socio comercial y los alemanes sus principales inversionistas. Los vínculos estrechos de la isla con el continente han permitido el renacimiento de su decadente sector automotor y a que la manufactura de turbinas encuentre mercado en el consorcio Airbus; La City (el Wall Street) de Londres es el mayor centro financiero de Europa, algo que se verá disminuido si se concreta el Brexit. Varios fondos mutuos y de inversión están en serios problemas porque la gente está retirando sus ahorros y le están poniendo talanqueras a los retiros, lo cual está alimentando un pánico financiero. Escocia e Irlanda del Norte saben mejor que su prosperidad depende más de su relación con Europa que con Inglaterra, de tal modo que el Brexit puede conducir a UKexit, la desintegración del Reino Unido.

Niall Ferguson, un destacado historiador económico inglés, ha comparado el Brexit con un divorcio. A sus impulsores les advierte: “antes de llamar al abogado no te hagas ilusiones de que va a ser fácil, barato, rápido y amigable… en la fase dos, después de que le has dicho a tu esposa que te quieres divorciar, la respuesta más común es «por favor mi amor, no lo hagas, pero si insistes, bastardo, me aseguraré que te vas a arrepentir por el resto de tus días»”.

En efecto, la Unión Europea tiene que tratar duro al país que quiera renegar de sus vínculos para que otros no sigan el ejemplo, impulsados también por sus virulentos partidos de derecha, como Austria o la propia Francia. Eso dificultará establecer tratados comerciales, de inversión y de migración, algo que castigará también a los europeos, sobre todo a Alemania, que mantiene un superávit comercial con Inglaterra. Se trata de una jugada en la que muchos pierden: los orgullosos ingleses, los europeos, el globo; y propicia además la descomposición del orden político liberal de Occidente. Pero también hay ganadores: Putin en Rusia y otros personajes autoritarios de todo el mundo se frotan las manos.

http://www.elespectador.com/opinion/el-divorcio-de-inglaterra

032.- La tributación en el largo plazo

Salomón Kalmanovitz

La estructura tributaria de Colombia se ha transformado profundamente a partir de 1970.

3 jul 2016.-  Los impuestos a las importaciones constituían en esa fecha un tercio del total, lo que era problemático: cada vez que caía el precio del café había una crisis fiscal. Se trataba de un régimen que podía ser modificado por decreto ejecutivo sin ser debatido por los representantes de los ciudadanos. Era además inequitativo porque los bienes de consumo y los alimentos eran castigados mucho más que la maquinaria y los bienes intermedios. Por último, ofrecía una protección muy elevada que permitía que los empresarios trabajaran con márgenes elevados de ganancia y se despreocuparan por exportar o modernizarse. El impuesto a las ventas en 1970 representaba sólo el 9 % del recaudo.

En el 2015, la participación de los impuestos externos se reduce al 17 % del total, manteniendo un fuerte arancel contra la importación de alimentos. Toman predominio los tributos a la actividad interna y se reduce la protección a la industria. El Congreso debe decidir cualquier cambio en la tributación y los ciudadanos conocen y sienten más el impacto de las políticas en esta materia. Al mismo tiempo, se aumenta el impuesto al valor agregado al 28 % en 2015. Los impuestos indirectos que incluyen el arancel e IVA externo, más el gravamen a los movimientos financieros (GMF), alcanzan el 51 % del recaudo total, lo cual dificulta la redistribución de la riqueza.

El impuesto a la renta recaudaba el 53 % del total en 1970, cuando existía la justa doble tributación, pero se reduce al 45 % en 2015, si se incluye el antitécnico CREE, que recae sobre las empresas. Si se le añade el impuesto al patrimonio, que es supuestamente temporal, los impuestos directos alcanzan el 49 % del total. Casi todo el impuesto de renta y al patrimonio recae sobre las empresas: sus dueños están exentos por los dividendos que reciban o sus acciones no tienen que incluirse en su declaración patrimonial.

En todos los países civilizados el impuesto a la renta recae fuertemente sobre las personas naturales, mientras que las empresas tributan con tasas más bajas. Esto es un buen incentivo para que reinviertan sus utilidades y no las distribuyan para ser empleadas en activos financieros, que también cuentan con unas deducciones muy elevadas en el caso colombiano, o ser mantenidas en paraísos fiscales. La supuesta doble tributación es el fundamento de la inequidad de la sociedad colombiana, pues es lo que impide que pueda existir cualquier redistribución del ingreso y limita el acceso del Estado al excedente económico.

Las empresas deben pagar pesadas contribuciones a la seguridad social, lo cual favorece el desempleo y la informalidad. A la desprotección arancelaria se sumó la enfermedad holandesa (que abarata las importaciones que compiten con la industria) y la tributación excesiva, además de contribuciones parafiscales, todo lo cual hizo que la industria fuera perdiendo participación en la generación de riqueza nacional entre 1970 (22 % del PIB) y 2015 (12 % del PIB).

El Estado colombiano depende menos de los impuestos a las importaciones que en el pasado, pero lo ha hecho recurriendo a impuestos indirectos sin gravar proporcionalmente a los propietarios del excedente económico. La reforma que se avecina es una buena ocasión para redistribuir las cargas en forma más equitativa y, al mismo tiempo, impulsar el desarrollo industrial del país.
http://www.elespectador.com/opinion/tributacion-el-largo-plazo

031.- ‘FMI: ¿neoliberalismo sobrevendido?’ – Beethoven Herrera Valencia

junio 12 de 2016 .- Así se titula un artículo publicado en la revista Finanzas y Desarrollo, órgano institucional del FMI, acerca de los impactos de la aplicación de las políticas neoliberales, y que ha generado sorpresa, debate sobre sus motivaciones y ácidas críticas de los medios conservadores.

El texto plantea “la necesidad de una visión más matizada de lo que es probable que sea capaz de lograr la agenda neoliberal”, pues “hay aspectos de la agenda neoliberal que no han entregado los resultados que se esperaban”. Estas son las conclusiones del texto, que además indica que la agenda neoliberal dio lugar a una mayor desigualdad.
El artículo concluye que es difícil establecer los beneficios de esas políticas, en términos de crecimiento, en un amplio grupo de países, que se ha producido un agravamiento de la desigualdad y que no se ha prestado atención a los efectos distributivos de esas políticas, afectando su sostenibilidad.

Estas tesis no son novedosas, pues las críticas de Stiglitz y Krugman a los impactos macroeconómicos negativos de ese modelo, así como el de Piketty al agravamiento reciente de la desigualdad, son conocidos y compartidos por muchos, pero lo nuevo e inesperado, es que la publicación oficial del FMI coincida con tales juicios. Sin juzgar la sinceridad de dicha autocrítica, se trata de un estudio teórico y no de una decisión de los cuerpos directivos de esa entidad, por lo cual no cabe esperar que se produzca de inmediato un cambio en las políticas. ¡Y de todos modos ninguna revisión crítica cambiará los impactos negativos causados por tan largo tiempo!

El texto critica la libertad otorgada a los capitales y las políticas de austeridad. A ese respecto, el Financial Times publicó el artículo ‘Los economistas del FMI ponen neoliberalismo bajo el punto de mira’, recopilando reacciones que califican de oportunista la posición del FMI y motivada por las críticas a su papel en la gestación de la crisis de financiera.

Uno de los autores, Maurice Obstfeld, es economista jefe del FMI (ha trabajado con Krugman y Kenneth Rogoff), y ha hablado de “evolución, no revolución”, argumentando que las críticas al neoliberalismo “no representan un cambio significativo en la estrategia del FMI”.

Jonathan Ostry, autor principal del artículo ha dicho que “hay mucha gente que piensa que algunos aspectos de la agenda neoliberal, probablemente, necesitan un replanteamiento”. Y agregó que se refiere solo a “unos aspectos y no a todo el paradigma”.

Si estas críticas ganan consenso, pasarán cosas en el FMI. Falta por ver si no es muy tarde.
http://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/analisis-criticas-fondo-monetario-internacional-497309

http://www.semana.com/economia/articulo/fmi-critico-el-neoliberalismo/479846

*Beethoven Herrera Valencia
Profesor de las universidades Nacional y Externado
En colaboración con Edinson Fonseca

030.-Revés de la política económica – Eduardo Sarmiento

18 jun 2016.- La economía lleva dos años en un proceso creciente de deterioro e incumplimiento de las metas oficiales. Se ha vuelto costumbre que las proyecciones de los organismos nacionales e internacionales sean modificadas a los pocos días de ser divulgadas.

Los errores de haber escogido la minería y el petróleo como locomotoras excluyentes de desarrollo y concentrar la inversión en ellas, propiciar la revaluación durante diez años, devaluar masivamente el tipo de cambio y elevar la tasa de interés, han pasado desapercibidos.

Sus efectos demoledores no tienen dolientes, no conducen a la revisión y ni siquiera al debate sobre las causas. Lo más sorprendente es que el proceso creciente de índices negativos no ha conmovido a las autoridades económicas ni a los centros de estudios cercanos.

Hace un año y medio las cosas se veían mal, pero no tan críticas como hoy. La contracción debida a la caída de los precios del petróleo y su consecuente impacto sobre el déficit en cuenta corriente podía contrarrestarse con la política fiscal y la ampliación del crédito. Por su parte, la intervención en el tipo de cambio, el manejo selectivo cambiario y comercial y la iniciación de la política industrial estaban en capacidad de corregir progresivamente el desajuste de la balanza de pagos.

En su lugar, se procedió a ajustar con el orden económico de cambio flotante, inflación objetivo y regla fiscal, a sabiendas de que en 1999 llevó a la peor recesión del siglo. El libre cambio propició una devaluación masiva que disparó la inflación. Luego, el alza de las tasas de interés para detener la inflación inducida por ellos mismos, desplomó el crédito, que luego de aumentar al 10 % real, pasó a hacerlo al 2 %. El balance macroeconómico se quebró.

La demanda efectiva, representada por el consumo, la inversión y el déficit en cuenta corriente, cayó drásticamente con respecto a la oferta y la tendencia histórica. La economía entró a un estado de exceso de ahorro sobre la inversión que se refuerza y precipita la caída sostenida de la actividad productiva. Se configuró una constelación de índices negativos de crecimiento en el consumo, el empleo, las exportaciones, las licencias de construcción, la demanda de energía y la minería. En un año y medio el crecimiento del producto cayó a 2 %.

Lo peor que puede hacerse ante lo descrito es seguir la idea de la Comisión Tributaria de elevar el IVA en 3 % y extenderlo a productos de primera necesidad. La recomendación incrementaría la inflación y acentuaría presiones recesivas.

El país se encuentra ante una severa crisis que ocultan los analistas nacionales e internacionales. La concepción macroeconómica que fundamentó la creación del Banco de la República está haciendo aguas. El libre cambio no corrigió el déficit en cuenta corriente ni reactivó la producción y el empleo y, en cambio, disparó la inflación. La política monetaria de tasa de interés del Emisor no bajó la inflación, pero sí contrajo el crédito y la producción. Se montó un piloto automático que eleva la inflación y pretende contrarrestarla propiciando un deterioro de la economía que tiene todo para terminar en recesión y elevado desempleo.

El prospecto sólo puede evitarse con la visión que propuse hace dos años y no recibió atención. Quiérase o no, se plantea intervenir el tipo de cambio, adoptar un manejo comercial y cambiario selectivo, bajar rápido las tasas de interés y aceptar un déficit fiscal de 3 % del PIB. Y más, pasar de la retórica a la puesta en marcha de la política industrial y agrícola que se abandonó durante la hegemonía neoliberal.

http://www.elespectador.com/opinion/reves-de-politica-economica

029.- Precisiones a cifras del DANE –  Francisco Azuero

Pese a que el PIB creció el año pasado, el Ingreso Nacional Disponible cayó. Por otra parte, el crecimiento trimestral anualizado es muy preocupante.  

11 de junio de 2016.- El DANE anunció el pasado mes de Abril que el crecimiento de la economía fue del 3,1% anual con relación año anterior. Y hace unos días señaló que en el primer trimestre la economía el crecimiento, con relación al mismo trimestre del año anterior, había sido del 2,5% anual.

El Banco de la República ya ha publicado estadísticas de la balanza de pagos del año anterior, lo mismo que el estado del Índice de Términos de Intercambio (ya explicaremos este concepto). Esto nos permite calcular un indicador de suma importancia: el ingreso nacional real disponible.

Es importante recordar que el Producto Interno Bruto (PIB) mide el valor total de la producción generada durante un período de tiempo dentro de las fronteras geográficas de un país.

El ingreso nacional disponible mide el poder de compra de los ingresos que por cualquier naturaleza reciban las personas residentes en el país. No tiene por qué coincidir esta cifra con el PIB, por varias razones:

–          En primer lugar, una parte del PIB corresponde a ingresos, no de personas residentes en el Colombia, sino en otro país. Es el caso de las utilidades de las empresas extranjeras. También los intereses que es necesario girar por concepto de la deuda externa, sea privada o pública. Esto se compensa con la utilidades o intereses recibidos desde el exterior, pero como puede imaginarse el lector, el monto pagado es en Colombia superior al recibido. Del PIB es necesario entonces restar los “ingresos netos de factores del exterior (pagados menos recibidos)”. En el año 2015, por ejemplo, estos ingresos netos fueron negativos en US$6 mil millones, o 16 billones de pesos. Se restan del PIB.

–          Por otra parte, las personas residentes en Colombia recibimos transferencias del resto del mundo. En su gran mayoría, corresponden a las remesas de los colombianos que trabajan en el exterior. El monto neto recibido el año pasado por este concepto fue de 5 mil millones de dólares (14 billones de pesos). Se suman al PIB.

–          Hasta ahora, estamos hablando de ingresos calculados a los precios del año 2015. Pero hay que tener en cuenta que los precios de los productos que exportamos o que importamos cambian. Por ejemplo, el año pasado los precios de nuestros productos exportados (especialmente petróleo y otros minerales) cayeron en un 35%. Si bien el índice de los productos importados también cayó, esa caída fue mucho menor (13%). Se produjo entonces lo que se denomina un “deterioro en los términos de intercambio” que hizo caer el ingreso real de los habitantes de Colombia, en términos de su capacidad de compra, disminuyera. La caída por este concepto fue equivalente al 3,1% del PIB.

Como resultado de los tres factores señalados, el año pasado el Ingreso Nacional Real disponible, en lugar de aumentar, cayó en un 1%. En 2014 había aumentado un 1,8% (recuérdese que el deterioro en los precios del petróleo se produjo a partir de junio de ese año, en el primer semestre ellos habían aumentado).

Gráfico 1.- Ingreso Nacional Real Disponible 2.013 a 2.015

grafico 1

Comportamiento del PIB 2.015

Ahora veamos el PIB territorial o geográfico. El DANE informó que la tasa de crecimiento del PIB había sido del 3,1%. Pero aquí es necesario tener en cuenta un efecto numérico importante:  hasta el boletín que dio cuenta de las cifras totales del 2015 (publicado el 17 de marzo) el PIB registrado para el año 2014, en términos reales, era de $516,6 billones.  En ese boletín, esa cifra descendió ligeramente a $515,5 billones. La implicación es que, de haberse mantenido la cifra anunciada originalmente para el  2014, la tasa de crecimiento real hubiera sido solo del 2,8%.

Nadie acusa al DANE de manipular las cifras. Esta entidad goza tanto de alta capacidad técnica como de credibilidad. Todos los organismos productores de estadísticas se ven obligados a revisar periódicamente sus datos, en la medida en que se obtiene información que antes no estaba disponible. Solo señalo que el Gobierno estuvo de suerte, gracias a esta revisión cumplió su pronóstico de crecer por encima del 3%. Por otro lado, vale la pena registrar, así sea bastante tarde para ello, que en el 2014 terminamos creciendo, no al 4,6% que se nos había informado en su momento, sino al 4.4%.

En días pasados el DANE dio a conocer el dato de crecimiento del primer trimestre, que fue del 2,5% anual. Este crecimiento es el resultado de comparar con el dato del primer trimestre del año anterior. Como lo hemos registrado en otras ocasiones en este blog (ver por ejemplo aquí), considero que es mejor indicador del crecimiento la comparación con el trimestre inmediatamente anterior, calculando la tasa anualizada.  Ello nos mide realmente la velocidad de crecimiento que está registrando la economía en el lapso de tiempo más pequeño posible de medir, que, en términos de agregados económicos, es un trimestre. Es el procedimiento que utiliza la Oficina de Análisis Económico de los Estados Unidos (BEA por sus cifras en inglés). La metodología de cálculo se puede encontrar aquí, en la página 77 del documento.

Para ilustrar mi punto, quiero hacer un símil con la velocidad de un automóvil, medida en kilómetros por hora. Habría dos maneras de medirla. Con la primera de ellas, usted calcula el número de kilómetros recorridos en la última hora. Con la segunda, se mira el espacio recorrido en el menor tiempo posible (un segundo o una décima de segundo) y se calcula cuánto se recorrería en una hora de mantener constante esa velocidad. Eso es lo que hace el velocímetro de un automóvil.  Obviamente, para tomar decisiones sobre si debemos acelerar o desacelerar, es mejor guiarse por el último indicador.

Al aplicar las tasas de crecimiento anualizadas, el panorama es menos optimista, como lo muestra el gráfico siguiente. Desde el tercer trimestre de año pasado se ha desacelerado notoriamente la economía. Pasamos de una tasa del 4% al 0.6%.  Es hora de empezar a preocuparnos.

grafico 2

Fuente: Elaborado según cifras del DANE.

http://franciscoazuero.blogspot.com.co/2016/06/las-cifras-del-crecimiento-del-dane.html

   

  028.-Diocleciano  y Maduro – Jorge Iván González

05/27/2016.-  En el año 301 el emperador romano Diocleciano promulgó un edicto fijando el precio máximo de 1.300 productos. Con esta medida se buscaba contrarrestar la devaluación de la moneda. Maduro, en su desespero, también ha pretendido controlar los precios con el fin de reducir la inflación y luchar contra la acaparación.

El error de Diocleciano y de Maduro consiste en impedir que el mercado defina los precios en las áreas en que lo puede hacer de manera adecuada. Es equivocado romper la dinámica de los precios de bienes como el pan, el papel higiénico, los vasos, los carros, etc. Hay espacios en los que los precios funcionan bien y, por tanto, no se deben intervenir. Allí se debe permitir que la oferta y la demanda regulen el nivel de precios. No es procedente negar las bondades del mercado tratando de imponer precios de manera exógena.

En el mundo económico, además de estos espacios donde los precios funcionan bien, existen otras esferas en las que los precios operan muy mal. Los ejemplos clásicos son la educación, la salud, la justicia, etc. En estos casos el acercamiento entre la oferta y la demanda requiere mecanismos institucionales diferentes al mercado y a los precios.

Es necesario distinguir, entonces, entre los espacios de mercado y no mercado. Esta separación era clara desde la época de Adam Smith. El autor reconoce que en la transacción entre el panadero y su vecino, el precio logra un equilibrio en el que ambas partes están satisfechas. Por la mañana, el comprador y el vendedor maximizan su bienestar. Pero Smith también llama la atención sobre la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre las partes cuando se está en esferas como la educación, la salud o la justicia. Por la tarde, diría Smith, el panadero y el vecino se encuentran en una reunión de padres de familia. El vecino considera que el profesor se debe ir del colegio porque no le enseña bien a los niños. Mientras tanto el panadero piensa que el profesor se debe quedar porque los trata muy bien. Frente a estas opiniones no hay posibilidades de encontrar una solución que satisfaga a las partes. Puesto que no hay precios, el conflicto se resuelve recurriendo al sentimiento moral. En los mundos donde no funcionan los precios, como el de la educación, la selección de médicos, el transplante de riñones, es indispensable crear mecanismos institucionales diferentes al mercado. Roth recibió el premio Nobel de economía por diseñar formas institucionales que permitan una mejor correspondencia. La ausencia de las señales de precios obliga a pensar en diseños institucionales novedosos.

Los intentos de Diocleciano y de Maduro por controlar los precios fueron un fracaso porque destruyeron la esencia del mercado. Y en el caso de Maduro, la eliminación de los procesos de mercado ha ido a la par con la estatización de empresas. Mientras Maduro niega tercamente las virtudes del mercado, los países comunistas van en la dirección contraria, y tratan de crear condiciones propicias para que en determinadas áreas los mercados puedan funcionar de manera adecuada.

La forma como se intervinieron las dinámicas del mercado ha sido un craso error. Desgraciadamente no ha sido el único de las administraciones Chávez-Maduro, que en lugar de sembrar la bonanza petrolera la despilfarraron. El pecado original de la revolución bolivariana ha sido confundir los espacios de mercado con los de no mercado. Desde los tiempos de Diocleciano se mostró que la destrucción del sistema de precios es un suicidio económico.

http://www.larepublica.co/diocleciano-%07y-maduro_383311

027.- TRIBUTACIÓN CORPORATIVA GLOBAL

BEETHOVEN HERRERA VALENCIA

MAYO 30 DE 2016 .- La publicación de los Papeles de Panamá, y la firma del acuerdo de intercambio de información financiera para fines fiscales entre Panamá y Colombia, coincidieron con la difusión de la Declaración Oficial de la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Transnacional, justamente referido a los problemas de evasión y elusión tributaria que practican algunas multinacionales e incluye recomendaciones para prevenir y corregir dichos abusos.

Dicha Comisión estuvo integrada por Eva Joly, delegada noruega en el Parlamento Europeo; Léonce Ndikumana, de Burundi; la reverenda Suzanne Matale, del Consejo de Iglesias de Zambia; Govinda Rao, de India; Manuel Montes, de Filipinas; Magdalena Sepúlveda, de Chile; Ifueko Omoigui Okauru, de Nigeria; el nobel Joseph Stiglitz y el ex ministro José Antonio Ocampo, de Colombia.

La Declaración parte del reconocimiento de que el actual sistema de tributación de las corporaciones multinacionales no funciona, lo cual demuestra que el es claramente inequitativo y las instituciones de cooperación tributaria son insuficientes.

La Comisión comienza por denunciar las tácticas abusivas de las multinacionales en el ámbito tributario, pues roban a los países en desarrollo los recursos necesarios para luchar contra la pobreza, lo cual agrava la desigualdad, incluso cuando esas tácticas se mantienen dentro de la legalidad, pero utilizan su influencia política para tramitar leyes que les permiten esas prácticas. Frente al papel que cumplen los paraísos fiscales, la Comisión propone exigir mayor transparencia y acceso a la información, ampliar el debate público al respecto y fortalecer la cooperación internacional en materia tributaria.

La tesis central de dicha Declaración es que si las empresas multinacionales actúan como una sola entidad al hacer negocios, deberían tributar también unificadamente, pues con el actual sistema de precios de transferencia se les permite trasladar sus beneficios a empresas de fachada ubicadas en jurisdicciones de baja tributación.

Para evitar que las corporaciones trasladen sus beneficios a jurisdicciones de menor tributación, la Declaración recomienda que los ingresos se atribuyan a las jurisdicciones donde se desarrolló la propiedad intelectual, y que se debería repartir el tributo de acuerdo a criterios objetivos como la participación en las ventas y en el empleo. De esa manera, los Estados deberían tratar a las filiales de una multinacional residente que realiza actividades empresariales en una jurisdicción, como un establecimiento permanente presunto con vínculos tributarios en dicha jurisdicción.

Ello implicará revisar las normas que regulan un establecimiento permanente, para que dispongan, por ejemplo, que si una compañía vende u ofrece descargas a través de internet en una jurisdicción, al sobrepasar determinando límite preestablecido, se considere como un establecimiento permanente.

Una propuesta novedosa es que se establezca un sistema que haga tributar a las multinacionales como una sola compañía y se aplique una fórmula de reparto (Formulary Apportionment), prestando adecuada consideración al principio de la fuente, en el caso de los recursos naturales.

Uno de los temas que mereció mayor consideración de la Comisión fue la competencia tributaria o ‘carrera hacia el fondo’, que se establece entre los gobiernos cuando, a efecto de atraer a las empresas multinacionales, se traban en una competencia ruinosa para otorgar mayores exenciones fiscales a esas compañías.

 Para enfrentar esa situación, la Comisión propone una tasa mínima de impuesto a los beneficios de las empresas, al mismo tiempo que los Estados deben examinar los efectos colaterales que se conceden a las multinacionales y eliminar las que propicien la evasión. Así mismo, deberán divulgar los incentivos y ventajas tributarias que otorguen y dejar de defender por vías diplomáticas a las multinacionales involucradas en conflictos tributarios y propone además que la Comisión Europea clarifique los factores que califican a ciertas ventajas como ayudas ilegales y promover la cooperación entre los gobiernos para evitar la competencia mencionada.

En el aspecto normativo, la Declaración propone imponer sanciones penales a las prácticas abusivas en el ámbito tributario, y propone a las entidades multilaterales desarrollar un modelo de retención impositiva que obligue a aplicar retención en la fuente a los pagos de intereses, dividendos, cánones, y pagos entre filiales de grupos corporativos, antes de que dichos pagos crucen las fronteras.

Para que ello sea posible se requerirá que las administraciones de impuestos cuenten con los recursos suficientes e independencia para actuar, se proteja a los informantes y exigir a las corporaciones multinacionales publicar sus principios éticos respecto del pago de impuestos. Los Estados deberán exigir a las multinacionales la presentación de informes desglosados, país por país, y en sus reportes corporativos deberán identificar a todas las filiales.

Los Estados evitarán las limitaciones a la retención fiscal pactada en convenios tributarios y fortalecerán el intercambio de información; y los organismos multilaterales deberán modificar el convenio de tributación para incluir una norma contra la elusión de impuestos. Así mismo, deberá evitarse incluir en los tratados de protección de inversiones acuerdos que permitan eludir las leyes tributarias.

Por último, se recomienda a las organizaciones multilaterales ofrecer recursos para fortalecer a las administraciones tributarias, así como fortalecer el Pacto Mundial de la ONU y hacer que las directrices de la Ocde exijan a las multinacionales reconocer de modo explícito, que la obligación de pagar impuestos es la forma preeminente de responsabilidad social corporativa.

http://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/tributacion-corporativa-global-496555

026.- España: detalles económicos del acuerdo ‘Unimos – Podemos’  Raúl Jaime Maestre

NOTICIAS COMENTADAS

16 Mayo 2016.- El texto que han creado con la intersección de los distintos programas electorales entre Podemos e Izquierda Unida se denomina Cambia España: 50 pasos para gobernar juntos y está organizado en torno a cinco ejes temáticos para la creación de ‘Unidos Podemos’.

Plantean como lo más urgente poner en pie al gobierno que trabaje para defender las condiciones de vida y trabajo dignas para las grandes mayorías de España y garantice que los corruptos se sentarán en los banquillos de los juzgados y no en los consejos de administración de las grandes empresas estratégicas del país.

No aparece ninguna mención a la consulta sobre la Monarquía o República, que Izquierda Unida ha convertida en una de sus principales señas de identidad, aunque ello no significa que renuncien a ello, ya que en el propio documento aseguran que mantienen sus respectivos programas electorales.

Este acuerdo incluye el establecimiento de una renta garantizada de al menos 600 euros para todos los ingresos por debajo del umbral de la pobreza monetaria y la convocatoria de un referéndum en Cataluña para sus ciudadanos decidan la relación territorial que desean con España.

El documento también recoge la modificación del artículo 135 de la Constitución, la renegociación de los plazos para cumplir con el límite de déficit impuestos por Europa, una reforma de los impuestos que los haga más progresivos y fije en 15 por ciento el tipo mínimo para las grandes empresas y la derogación de las reformas laborales, además de la oposición al TTIP.

El proceso constituyente que Podemos ha defendido desde sus orígenes y que Izquierda Unida mantiene entre sus propuesta, se ha transformado en una reforma de la Constitución que se articularía sobre cinco puntos: marcos económico, social, político, territorial e institucional.

Detalles económicos

Estas son las propuestas más importantes a nivel económico del acuerdo entre Podemos e Izquieda Unida:

  • Lucha contra el fraude. Se revisará la fiscalidad de las SICAV, utilizadas por los grandes patrimonios para reducir el pago de impuestos, y se aumentará el personal de la Agencia Tributaria.
  • Nuevo marco laboral. Compromiso para aumentar el Salario Mínimo Interprofesional hasta los 800 euros al mes en los dos primeros años de legislatura y hasta los 900 euros en 2019. El contrato temporal pasa a ser de tipo único. La autorización gubernamental para los ‘Expedientes de Regulación de Empleo‘ será obligatoria.
  • Pymes y autónomos. Desarrollo de una Ley de Segunda Oportunidad para la reestructuración y cancelación de deudas. Los autónomos no tendrán que responder de sus deudas con todo su patrimonio.
  • Vivienda. Paralización de los desahucios por motivos económicos probados. Derecho a la dación en pago con carácter retroactivo y a la reestructuración de la deuda hipotecariaConversión de Sareb en un instrumento degestión de un parque público de vivienda en alquiler. Establecimiento de tarifas por tramos sociales para combatir la pobreza energética.
  • Pensiones. Derogación de las reformas del PP y el PSOE e indexación de las prestaciones al IPC.
  • Dependencia. Calendario para la atención de las personas dependientes a las que se les ha reconocido el derecho, pero que actualmente se encuentran en lista de espera. Recuperación de los niveles de financiación por dependiente anteriores a los recortes realizados tras los decretos de 2012 y de 2013, y cotización a la Seguridad Social de los cuidadores familiares.
  • Regeneración. Prohibición de las puertas giratorias, nueva Ley de Financiación de Partidos y reforma de la Ley de Transparencia para aumentar su alcance y efectividad. Proponen derogar la Ley Mordaza, reformar el sistema electoral (eliminando del voto rogado) y legalizar los referéndums revocatorios en caso de que el partido en el Gobierno incumpla su programa electoral.

http://www.elblogsalmon.com/economia/todos-los-detalles-economicos-del-acuerdo-iu-y-podemos

025.- La guerra de divisas escala a nueva guerra fría con final abierto – Marco Antonio

6 agosto 2014.-  La guerra comercial que se ha levantado entre Rusia y Estados Unidos junto a sus aliados europeos comienza a tener efectos visibles. Las sanciones que Europa ha levantado contra Rusia y el bloqueo del Banco Mundial a los préstamos de la banca rusa han encontrado como represalia el bloqueo del mercado de capitales para la banca occidental y la prohibición para los aviones occidentales de cruzar cielo ruso. Rusia ha decretado la prohibición de importar diversos productos desde los países que se han sumado a las sanciones. Las tensiones van en aumento a la hora de pensar en un eje Moscú-Pekin dado que China es visto como una amenaza para Washington al ser el mayor acreedor de Estados Unidos. En todo esto pesa la enorme deuda que acumula Estados Unidos y que supera los 60 billones de dólares. Si el eje asiático Moscú-Pekin fortalece sus relaciones con el mundo occidental se aceleraría la sustitución del dólar como moneda de reserva.

De ahí que la estrategia seguida por Europa en las sanciones contra Rusia sea particularmente errónea e irresponsable. La guerra comercial contra Rusia puede convertirse en un boomerang para Europa y devolverla a la recesión dado que tanto Europa como Estados Unidos parecen negar la importancia creciente de China y el ascenso cada vez mayor del yuan en el comercio internacional. China y Rusia se han comprometido a negociar los precios energéticos en yuanes y esto implica un duro golpe a los petrodólares. Desde 1973 el petróleo se ha transado en dólares y esto es lo que moviliza la mayor demanda de dólares. Si una parte de este mercado abandona el dólar, Estados Unidos sufrirá un shock del cual no volverá a recuperarse.

La supremacía del dólar

La supremacía del dólar fue establecida en la conferencia de Bretton Woods de 1944 donde también se creó el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Aunque Gran Bretaña rechazó esta idea que impuso Estados Unidos, el decreto de dejar al dólar como moneda de liquidez global se basaba en su vinculación al oro. Con este mecanismo, todas las monedas quedaban vinculadas al dólar, y también al oro, dado que se estableció una paridad dólar-oro de 35 dólares la onza. Bajo este sistema, los países no necesitaban mantener reservas en oro dado que bastaba con almacenar reservas en dólares. Los dólares podían ser cambiados en cualquier momento por el oro de la Reserva Federal almacenado en Fort Knox. Este sistema fracasó porque Estados Unidos imprimió mucho más dinero que el oro que realmente tenía y a comienzos de 1971, tras un cuarto de siglo del acuerdo, Estados Unidos no tenía oro que entregar, por lo que el 15 de agosto de ese año Richard Nixon decretó la inconvertibilidad del dólar en oro. Desde entonces, el dólar y las otras monedas del mundo se convirtieron en monedas fiduciarias dado que no están respaldadas en nada y circulan por una convención interna de los países.

Los petro-dólares

Cuando en 1973, Nixon y la Organización de Países Petroleros (OPEP) acordó negociar el petróleo exclusivamente en dólares, nacieron los petrodólares que establecerían una alta demanda por el billete verde. Esto permitió dar un gran impulso al dólar y devolvió la hegemonía financiera a Estados Unidos. Sin embargo, tras 40 años de un uso abusivo de los petrodólares, el sistema acusa una gran fatiga. Por eso China y el Yuan han pasado a ser jugadores importantes en la política energética mundial. El ascenso del petro-yuan está poniendo en apuros al petro-dólar y no se descarta que China pueda terminar, en los próximos años, con la hegemonía del dólar. Desde hace varios años, China ha pagado parte importante de sus importaciones de petróleo a Irán en yuanes. El año 2012, los bancos centrales de China y Emiratos Arabes acordaron un swap de divisas equivalentes a 6 mil millones de dólares (pero en yuanes) para pagar las importaciones de petróleo de China. Este año, China y Rusia firmaron un acuerdo en el que se estipula que China pagará las importaciones de gas ruso en yuanes. Rusia está haciendo extensiva esta invitación a otros países como India en lo que el dólar no estará presente. China ha comenzado a emitir instrumentos financieros en yuanes en las plazas de Luxemburgo, Londres, Paris y Frankfurt y en el breve plazo estos centros financieros negociarán en yuanes.

Nueva moneda de reserva

El Banco Popular de China ha firmado acuerdos con 40 bancos centrales del mundo para realizar intercambio en sus monedas, sin pasar por el dólar. En abril, 23 de estos bancos centrales habían adoptado al yuan como moneda de reserva, desplazando al dólar de su hegemonía absoluta. Beijing quiere asegurarse de que los grandes productores de energía acepten el yuan como medio de pago, incluidos los productores de petróleo y gas natural. Como China ha pasado a ser el mercado más importante para los productores energéticos, hay buenas razones para guardar yuanes.

Estados Unidos, en cambio, es un país en decadencia que recurre a la fuerza en caso de cualquier conflicto. Este uso de la fuerza no es más que una muestra de abuso de poder, pero es también una muestra de la debilidad financiera que atraviesa. Como ni la fuerza ni los imperios han sido eternos en la historia humana, esta delicada situación tarde o temprano puede desatar la tormenta. Estados Unidos se ha encargado de destruir la confianza en el dólar y en el sistema financiero basado en dólares. Cuando dos tercios de los estadounidenses no saben donde queda Ucrania o Irán; o cuando Estados Unidos castiga en forma inmisericorde a los bancos de Francia, Alemania y el Reino Unido con multas récord, comienza a hacerse indeseable. Pero mientras Alemania guarda silencio y acepta con complacencia las multas, Francia ha puesto el grito en el cielo y ha comenzado a clamar por el fin de la hegemonía del dólar. Por eso que la guerra de divisas se ha convertido en una guerra comercial y en nueva guerra fría, con un final que está completamente abierto.

http://www.elblogsalmon.com/mercados-financieros/la-guerra-de-divisas-escala-a-nueva-guerra-fria-con-final-abierto

0.24.- El gran Soros arrepentido –  Beethoven Herrera               Valencia             

La agresiva concentración del ingreso está socavando el supuesto básico de la competencia sobre el cual se fundan las economías de mercado. Y es llamativo que el gran especulador y teórico financiero George Soros considere que la creencia fundamentalista en la capacidad del mercado para autorregularse, amenaza con hacer inviables las sociedades democráticas.

Tras hacer una fortuna en los mercados financieros, ahora cree que: “la desatada intensificación del capitalismo del laissez-faire y la diseminación de los valores del mercado en todas las áreas de la vida está poniendo en peligro nuestra sociedad abierta y democrática. El principal enemigo de la sociedad abierta, creo, ya no es más el comunismo, sino la amenaza capitalista”.

Y se aparta de la creencia de que los mercados libres llevan al equilibrio y garantizan la asignación eficiente de los recursos, pues “ello no se aplica al mundo real. Tal como se formuló originalmente, la teoría de la competencia perfecta –del equilibrio natural de la oferta y la demanda– asumía un conocimiento perfecto, productos homogéneos y fácilmente divisibles, y un gran y suficiente número de participantes en el mercado, de modo tal que ningún participante en particular pudiera influenciar el precio del mercado”.

Además, se aparta de la creencia en la ‘supervivencia del más apto en economía’, entendida como darwinismo social, pues si la riqueza es traspasada por herencia, la generación que la recibe suele no ser tan apta como la primera. Y concluye que la cooperación debe ser parte del sistema, igual que la competencia.

Si Popper mostró que fascismo y comunismo tenían en común el uso del poder del Estado para reprimir la libertad del individuo, Soros sostiene que una sociedad abierta también puede ser amenazada desde la dirección opuesta –desde el individualismo excesivo–, ya que demasiada competencia y poca cooperación pueden causar inequidades e inestabilidad intolerables. Frente a la tesis clásica de que el bien común está mejor servido mediante la búsqueda del interés propio, advierte que “a menos que este sea atemperado por el reconocimiento de un interés común, que debería tener precedencia sobre los intereses particulares, nuestro sistema (…) es posible que se quiebre”.

Soros advierte que las políticas liberales pueden poner en peligro la sociedad abierta, y sostiene que como el comunismo y el socialismo están desacreditados, no son una amenaza real. En cambio, el peligro está en el seno mismo de la economía capitalista, pues el neoliberalismo ha abandonado el problema de la distribución del ingreso y la riqueza.

Su conclusión es que si la riqueza se acumula y no hubiera mecanismos de redistribución, las inequidades se tornarían intolerables. Como dijera Francis Bacon: “el dinero es como el estiércol, no es bueno sino a menos que se distribuya”. http://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/analisis-criticas-george-soros-acerca-capitalismo-494213

Beethoven Herrera Valencia
Profesor U. Nacional y Externado
beethovenhv@gmail.com

023.-Banco de la República:entre la rubia y la morena – BernardoGarcía

Afirma el veterano economista Salomón Kalmonovitz[1], que la Junta Directiva del Banco de la República está dividida en dos.  Se supone que los unicornios  sólo ven la inflación llegando a los 10 puntos y los bicornutos también ven la recesión creciendo con más de 10 puntos de desempleo. No existe en la Junta ni tricornutos que velen por las exportaciones, ni menos aún cuatricornutos con foco visual sobre el desarrollo industrial. ¡Eso sería ponerle los cachos al Fondo Monetario Internacional!

Aunque la situación es un poco más suave que la del Brasil, son dos cosas que se parecen: una mediana “estanflación importada”. La economía se estanca por merma en los ingresos petroleros y mineros del Estado y los precios crecen por encarecimiento de las importaciones. ¿por qué?

1) Presión inflacionaria.- Tras más de diez años de dólar barato y peso revaluado, tras diez años de consentir a los importadores para morigerar la inflación, tras diez años de castigar sin clemencia a los exportadores que reintegraban dólares recibiendo menos pesos… después de practicar ese viejo vicio patrocinado por el FMI, sobrevino  una devaluación peso pesado del 50%, pasando de los $2.000 por dólar a los $3.000. Efecto inflacionario inmediato vía importaciones que se puede clasificar como “inflación externa y de costos”. No de oferta monetaria interna, por el contrario, castiga y restringe la demanda.

2) Presión recesiva.- Por otra parte la caída de los precios del petróleo redujo las rentas del Estado: regalías, impuestos, pago de bienes y servicios comprados por las petroleras en territorio colombiano.  Salvo Ecopetrol, los petroleros extranjeros están exentos de reintegrar dólares de las exportaciones petroleras y mineras[2].

En suma, el efecto recesionista proviene de la reducción de las rentas del Estado. También de origen externo, aunque la reducción es financiera. Las exportaciones colombianas de nada ayudan puesto que el Banco de la República las maltrato durante diez años con revaluaciones consecutivas hasta alcanzar el 40% y desde entonces permanecen pasmadas. Tema a parte.

3) Los banqueros unicornios de la Junta Directiva sólo cuentan con la expansión o contracción monetaria a través de la tasa de interés. Si la elevan pueden aumentar la recesión por mayores

http://www.elespectador.com/opinion/politica-monetaria-floj

Exportaciones colombianas no repuntan. Siguen en caída libre

En lo corrido de 2016 las ventas externas bajaron a marzo, en 31%. Con esta pésima noticia, Maria Claudia Laucuture asciende de la firma “exportadora líder” Procolombia, a ser la nueva ministra de Comercio, Industria y Turismo. ¿Qué tal?

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) informó que marzo de 2016 las exportaciones colombianas bajaron 33,4% con relación al mismo mes de 2015, al pasar de US$3.457,4 millones a US$2.301,3 millones. El principal responsable de la caída fue el grupo de los combustibles y productos de las industrias extractivas que presentaron una reducción de 51% en el tercer mes de este año. Le siguió en caída el grupo de las manufacturas con de 15,9% y la rama de productos agropecuarios, alimentos y bebidas bajó 2,3%.

En el informe también se indica que los envíos de barriles de petróleo pasaron de 28,3 a 18,6 millones de barriles de petróleo entre marzo de 2015 y el tercer mes de 2016, lo que representó una disminución de 34,5%. Pese a la caída de las ventas externas de combustibles, este subgrupo tuvo una participaron de 43,4% del valor total de las exportaciones. Por su parte las manufacturas fueron el 25,9%, y la rama de productos agropecuarios, alimentos y bebidas alcanzaron el 26,5% del total los artículos enviados.

Con este reporte, es el tercer mes consecutivo de este año en el que las exportaciones caen. Por esto las cifras del DANE indican que en lo corrido de 2016 las ventas externas de Colombia han caído 31%. Una problemática que deberá afrontar Maria Claudia Laucuture, la nueva ministra de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, quien asumió este este martes el cargo.

¿A dónde exportamos?

En el mes de marzo de 2016, Estados Unidos fue el principal destino de las exportaciones colombianas, con una participación de 33,5% en el valor total exportado. Le siguieron en su orden, Panamá, Ecuador, España, Perú, Venezuela y México. Asimismo el DANE indica que la disminución en las ventas a Estados Unidos, Bahamas y China restó 14,6 puntos porcentuales a la variación total de las exportaciones del país. En contraste, las ventas externas a India sumaron 0,8 puntos porcentuales.

http://www.elespectador.com/noticias/economia/exportaciones-colombianas-no-repuntan-marzo-cayeron-33-articulo-630429

022.-El choque de los farsantes republicanos – Paul Krugman

De modo que los republicanos van a elegir a un candidato que no dice más que estupideces cuando habla de política nacional; que cree que la política exterior puede basarse en la intimidación y la beligerancia; y que saca partido con cinismo del odio racial y étnico para obtener réditos políticos. Pero eso iba a ser así en cualquier caso, al margen de los resultados de las primarias. La única novedad es que el candidato en cuestión probablemente sea Donald Trump.

La cúpula republicana tacha a Trump de fraude, cosa que es. ¿Pero es él más fraudulento que los poderes establecidos que tratan de detenerlo? La verdad es que no.

De hecho, cuando uno se fija en la gente que lo critica, no queda más remedio que preguntarse: ¿cómo pueden tener tan poca conciencia de sí mismos?

Donald Trump es un “farsante”, dice Marco Rubio, quien ha prometido aprobar unas gigantescas rebajas fiscales, emprender un enorme rearme militar y equilibrar el presupuesto sin reducir ni un ápice las ayudas de los estadounidenses mayores de 55 años.

“No puede haber evasión ni juegos”, brama Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, cuyos promocionadísimos presupuestos dependen por completo de una “receta misteriosa”, es decir, afirma que pueden recaudarse miles de millones de dólares tapando unas lagunas fiscales no especificadas y que se pueden ahorrar miles de millones más gracias a unos recortes del gasto no especificados).

Ryan también afirma que el “partido de Lincoln” debe “rechazar a cualquier grupo o causa que se base en el fanatismo”. ¿Habrá oído hablar alguna vez de la “estrategia sureña” de Nixon, de los comentarios de Ronald Reagan sobre las reinas del bienestar y de los “fornidos jovenzuelos” que usaban los vales de alimentos de Willie Horton?

Digámoslo de este modo: hay una razón por la que alrededor del 90% de los blancos del sur profundo votan a los republicanos, y no es su adhesión filosófica a los principios libertarios.

Luego está la política exterior, un terreno en el que Trump es, si cabe, más razonable —o para ser más exacto, menos irrazonable— que sus rivales. No tiene problemas con la tortura, ¿pero quién los tiene en su bando? Es beligerante, pero, a diferencia de Rubio, no es el favorito de los neoconservadores, o sea, la gente responsable del desastre de Irak. Hasta ha llegado a decir lo que todo el mundo sabe pero nadie de la derecha debe, en teoría, admitir: que el Gobierno de Bush condujo deliberadamente a Estados Unidos a aquella guerra desastrosa.

Ah, y es Ted Cruz, no Trump, quien parece deseoso de “bombardear indiscriminadamente” a la gente, sin que parezca saber lo que eso significa.

De hecho, es inevitable preguntarse por qué, exactamente, al sistema republicano le horroriza tanto Trump. Sí, es un farsante, pero todos ellos lo son. Entonces, ¿en qué se diferencia esta farsa de las demás?

La respuesta, diría yo, es que el problema del sistema con Trump no tiene que ver con la farsa que él interpreta, sino con la que interrumpe.

En primer lugar, está la farsa que los republicanos normalmente se las apañan para representar en las elecciones nacionales (esa en la que aparentan ser un partido serio y maduro que procura sinceramente enfrentarse a los problemas de Estados Unidos). La verdad es que ese partido desapareció hace mucho tiempo, que en la actualidad no quedan más que fantasías neoconservadoras y economía vudú. Pero el sistema quiere guardar las apariencias, lo que será más difícil si el candidato elegido es alguien que se niega a interpretar su papel.

Por cierto, preveo que en el caso de que Trump resulte elegido, los expertos y otros que afirman ser conservadores reflexivos se tocarán la barbilla y declararán, tras grandes muestras de cuidadosa deliberación, que él es la mejor opción dados los defectos de carácter de Hillary, o algo así. Y los autoproclamados centristas encontrarán el modo de afirmar que los dos bandos son igual de malos. Pero ambas actuaciones resultarán especialmente forzados.

Sí, Donald Trump es un farsante, pero está destapando los fraudes de otros. esto es un gran avance

Y, lo que es igual de importante, el fenómeno de Trump pone en peligro el engaño al que el sistema republicano ha estado sometiendo a sus propias bases. Me refiero a las tácticas engañosas mediante las que se induce a los votantes blancos a odiar las grandes Administraciones recurriendo a mensajes encubiertos sobre Esa Gente, mientras que las políticas reales solo pretenden recompensar a los donantes.

Lo que ha hecho Donald Trump es decirles a las bases que no tienen que aceptar el paquete completo. Promete conseguir que Estados Unidos vuelva a ser blanco —sin duda, todo el mundo sabe que ese es el verdadero eslogan, ¿verdad?— a la vez que promete proteger la Seguridad Social y Medicare, y alude (aunque no lo proponga claramente) a una subida de impuestos a los ricos. Los republicanos del sistema, indignados, farfullan que Trump no es un conservador de verdad, pero resulta que muchos de los votantes del partido tampoco lo son.

Para que quede claro, la perspectiva de un Gobierno presidido por Trump me parece aterradora, y a ustedes se lo debería parecer también. Pero también debería aterrarles la perspectiva de un presidente Rubio, sentado en la Casa Blanca con su círculo de belicistas, o un presidente Cruz, del que uno sospecha que estaría encantado de reinstaurar la inquisición española.

De modo que, en mi opinión, la verdad es que deberíamos alegrarnos del auge de Trump. Sí, es un farsante, pero de hecho también está destapando los fraudes de otros. Esto, lo crean o no, es un avance en estos tiempos extraños y agitados.

http://economia.elpais.com/economia/2016/03/04/actualidad/1457096004_100022.html

021 Desempleo dos dígitos, Eduardo Sarmiento

EDUARDO SARMIENTO 

La tasa de desempleo regresó a los dos dígitos ante la sorpresa oficial. Luego de varios años de discrepancia, el desempleo se alineó con el deterioro creciente de la economía.

En la última década el desempleo descendió hasta colocarse por debajo de dos dígitos. La tendencia creciente del empleo se invirtió hace dos años; la creación de puestos de trabajo, que había sido cercana a 700.000 personas por año, bajó a menos de 500.000. Por razones que no han sido bien explicadas, la reducción del desempleo se mantuvo con una caída súbita de la tasa de participación, es decir, con el aumento de trabajadores inactivos.

El comportamiento era contrario a la tendencia histórica y en cualquier caso no era sostenible, como lo confirma el aumento del desempleo en los últimos seis meses. En la actualidad la creación de nuevos empleos (230.000 anuales) evoluciona por debajo del crecimiento de la población y la tasa de participación volvió a aumentar. Los dos elementos dispararon el desempleo y regresaron a índices de dos dígitos, que se equiparan con el mal estado de la economía.

No menos dicientes son las cifras desagregadas. El empleo en la industria y la construcción cae más de 5 % y el de la agricultura aumentó menos que la población. La cuantiosa inversión en las carreteras 4G no aparece en las cifras de empleo. La única fuente de ocupación son los servicios inmobiliarios y los hoteles, que se caracterizan por la alta informalidad.

Los hechos despejan cualquier duda sobre la enorme incidencia del déficit en cuenta corriente externa en la estructura económica. La conformación de un déficit en cuenta corriente a la larga tiene como contraparte un exceso de ahorro y un exceso de oferta de trabajo sobre la demanda. “Se importa más trabajo del que se exporta”.

En este contexto, no tienen cabida la política del Banco central de elevar la tasa de interés para bajar la inflación, ni la propuesta del Gobierno y las firmas calificadoras de riesgo de reducir el gasto público y elevar el IVA para reducir el déficit. Las dos prescripciones acentuarían las tendencias contractivas de la economía y terminarían en recesión y desborde del desempleo. ¡Inflación más recesión igual estanflación!

La gran pregunta es por qué Colombia está expuesta a una vulnerabilidad tan grande en el mercado laboral. La tasa de desempleo es la más alta en América Latina y el empleo es altamente sensible a las alteraciones coyunturales de la actividad productiva. La explicación está en el perfil productivo y en la fragilidad del sector externo. El perfil productivo está dominado por la minería, que no genera empleo, y por los servicios que lo hacen en la informalidad, y ambos están expuestas a bajas productividades. Por su parte, la organización comercial está conformada por exportaciones rudimentarias que enfrentan limitaciones de demanda en los mercados externos. En cambio, las importaciones resultan muy variadas y abundantes que se adquieren en los países con TLC y con una mayor dependencia en la inversión extranjera. La economía está expuesta a estructuras comerciales deficitarias que limitan el empleo y precipitan grandes caídas en bajos precios de las exportaciones-commodities.

La solución no está en la infraestructura, que se caracteriza por elevadas necesidades de financiación, intensivas en capital con baja generación de empleo, y más, no es exportable. Tampoco se encuentra en deprimir los salarios; las bajas remuneraciones aumentan la tasa de participación y elevan el desempleo.

La clave para corregir la vulnerabilidad laboral surge del mismo diagnóstico. No será fácil evitar el regreso a la desocupación de dos dígitos mientras persistan el déficit en la cuenta corriente externa y el perfil dominante de la minería y los servicios. La alternativa es una productiva con un perfil sectorial dominado por la industria, la agricultura y la construcción de vivienda, elevado ahorro y superávit en cuenta corriente.

http://www.elespectador.com/opinion/desempleo-de-dos-digitos

La supremacía de la Reserva Federal EDUARDO SARMIENTO NOV 2015

La Reserva Federal (Banco Central de Estados Unidos) ha manifestado por los más diversos conductos su propósito de subir la tasa de interés en diciembre.

El país está en mora de pasar a un nuevo orden económico mundial de prioridad a la estabilidad de la balanza de pagos, la producción y el empleo, presupuesto desbalanceado y tipo de cambio regulado.

La medida se justifica como una forma de erradicar las burbujas de las acciones y la construcción, y reducir los riesgos de la inflación.

El dispositivo forma parte del arsenal de instrumentos adoptados en Estados Unidos a partir de 2008 para enfrentar las dificultades de la economía mundial. En general, se trata de medidas que resuelven los problemas estadounidenses a cambio de trasladarlos al resto del mundo.

No sobra recordar que el sistema de relajación cuantitativa de adquirir bonos del tesoro fue una intervención abierta en el mercado para mantener tasas de interés negativas, estimular el consumo y la inversión, y devaluar el dólar. La política reactivó la economía de Estados Unidos a cambio de causar revaluación en el sur de Europa y América Latina. Ahora, el alza de la tasa de interés, en un marco de inflación de menos de 2%, ocasionará la revaluación del dólar que acentuará la caída de los precios de las commodities, la devaluación de las monedas del resto del mundo y el alza de las tasas de interés domésticas.

La actitud descrita está en abierto conflicto con el orden económico mundial y la prioridad a la inflación, presupuesto fiscal balanceado y modalidad cambiaria flexible. El modelo está inspirado en la pura doctrina de equilibrio monetario en la escuela de Chicago y fue impuesto por Estados Unidos. Se considera que las desviaciones del sistema son menores, se manifiestan en la inflación y se corrigen con ajustes de la tasa de interés en la misma dirección. La tasa sube cuando aumenta la inflación y baja en el caso contrario. De esta manera, las economías logran mantener baja la inflación, operar en plena capacidad productiva y empleo sin afectar al resto del mundo. La realidad es distinta. En razón que el mercado monetario opera en desequilibrio, como lo pone en evidencia la tasa de interés y el exceso de ahorro, la prioridad excluyente de la inflación se consigue a cambio de la inestabilidad de la balanza de pagos y la contracción de la producción y el empleo.

Las prácticas de Estados Unidos han sido imitadas por Europa y Japón, y por muchos otros países, que intervienen en el mercado monetario para obtener propósitos cambiarios y de actividad productiva que afectan negativamente a los socios. Se ha creado una gran asimetría mundial. Los países, como Colombia, que se mantienen en la órbita del equilibrio monetario y emplean la política monetaria únicamente para controlar la inflación, están en una clara desventaja. En la práctica, perdieron el control del tipo de cambio y quedaron al vaivén de las decisiones de la Reserva Federal. De acuerdo con The Economist, el tamaño del grupo se ha reducido y en la actualidad no pasa de 20 naciones.

El país está en mora de pasar a un nuevo orden económico mundial de prioridad a la estabilidad de la balanza de pagos, la producción y el empleo, presupuesto desbalanceado y tipo de cambio regulado. El papel principal del banco central sería mantener el tipo de cambio dentro de una banda de largo plazo y coordinarse con el sector fiscal para neutralizar los efectos monetarios de la intervención; en las épocas de abundancia de divisas se configurarían superávits fiscales y en las épocas de escasez.

La aplicación del expediente en las circunstancias actuales significaría la intervención del Banco de la República para mantener el tipo de cambio por debajo de $2.700 y la ampliación del déficit fiscal, que reducirían tanto las presiones inflacionarias como las fuerzas recesivas. De entrada, contribuirían a mitigar el estado de estanflación que asfixia la economía.

http://www.elespectador.com/opinion/supremacia-de-reserva-federal

Sindicalismo y desigualdad Por: Mauricio Cabrera Galvis

El debilitamiento de los sindicatos ha sido una de las causas del aumento de la desigualdad en los países desarrollados. Esta afirmación no es novedosa, pero sí es sorprendente que sea la conclusión de un reciente estudio realizado por dos investigadoras del FMI, ese bastión de la lucha por flexibilizar los mercados laborales, es decir, por reducir los derechos y la protección a los trabajadores.

En el documento ‘Inequality and Labor Market Instituitions’ de F. Jaumotte y C. Osorio, se hacen las consabidas advertencias de que las opiniones de las investigadora son personales y no comprometen al FMI, pero es significativo que el tema de la desigualdad haya entrado en la agenda de esa institución, tradicionalmente dedicada a temas monetarios, fiscales y de balanza de pagos.
La relación inversa entre fortaleza de los sindicatos y concentración del ingreso ha sido planteada desde hace muchos años por varios economistas. Por ejemplo, Krugman mostró cómo la gran desigualdad que existía en EE. UU., a principios del siglo pasado, reflejaba la débil posición negociadora de los sindicatos, y que, cuando estos se fortalecieron con las políticas del ‘New Deal’ de Roosevelt, se mejoró la distribución del ingreso.
Por el contrario, con las políticas neoconservadoras de Reagan y Tatcher cambió la correlación de fuerzas y empezó un proceso de acelerada concentración de la riqueza que ha llevado a que el 1 por ciento de la población mundial tenga la misma cantidad de riqueza que el 99 por ciento restante. Un indicador impresionante que menciona Krugman es que en 1970 la remuneración promedio de los presidentes de las mayores empresas en EE. UU. equivalía 40 veces el salario del trabajador promedio, mientras que en la década pasada había subido a 367 veces.
Las conclusiones del trabajo de las investigadoras del FMI van en la misma línea: encuentran que la reducción del número de trabajadores sindicalizados explica el 40 por ciento del aumento de los ingresos del 10 por ciento más rico de la población. También comprueban que, en la medida en que los sindicatos pueden presionar alzas en el salario mínimo, esto contribuye a disminuir la desigualdad.
Según el estudio, los canales a través de los cuales los sindicatos contribuyen a una mayor equidad son la capacidad de negociación salarial, pero también la influencia que puedan tener en la fijación de los salarios de los altos ejecutivos y, sobre todo, su capacidad de intervenir en las definiciones de políticas públicas. Sin embargo, los sindicatos también pueden llegar a tener un efecto negativo en la medida en que su objetivo sea solo defender los derechos de un grupo particular de trabajadores en contra de los intereses de la mayoría.
Las autoras son cautelosas en hacer generalizaciones sobre los resultados de su investigación, que se refiere a un grupo de solo 20 países desarrollados. Allí es evidente que se debe fortalecer a los sindicatos, pero también atender a otros factores que han contribuido a aumentar la desigualdad, como la reducción de impuestos a los más ricos o la desregulación del sistema financiero.
En Colombia, la tendencia en lo que va de este siglo ha sido una disminución de la participación de las rentas de trabajo en el PIB y el correlativo aumento de la participación de las rentas de capital. Es necesario investigar cuánto de este deterioro en la distribución del ingreso se debe al debilitamiento de los sindicatos, a que estos hayan mermado su participación en el debate de las políticas públicas.

Mauricio Cabrera Galvis.
Consultor privado
macabrera99@hotmail.com

ww.portafolio.co/columnistas/mauricio-cabrera-columnista-portafolio-0

Opciones frente al déficit externo Mauricio Cabrera Galvis – Octubre 2015

El déficit externo de Colombia es enorme: 19.000 millones de dólares fue el año pasado el saldo negativo de la cuenta corriente de la balanza de pagos, que registra todo el comercio exterior de bienes, servicios y factores. En relación al tamaño de la economía, equivale a 5,2 % del PIB y este año se espera que llegue a 5,6 %, siendo el mayor de los déficits de todos los países que reporta la Ocde.

Hasta ahora no ha habido crisis externa porque, a pesar del tamaño del hueco en las cuentas externas, este ha sido financiado con ingresos de capital por la misma cuantía, e incluso superiores.

Como no hay ninguna garantía de que en el futuro continúen flujos de capital de la misma magnitud, e inclusive ya hay signos de que están disminuyendo, es indispensable que el país tenga una estrategia para reducir el déficit externo. Hay tres opciones para elegir.

La primera es la que se utilizó para cerrar la brecha externa a finales del siglo pasado –que también era cercana al 6 % del PIB– cuando con la crisis del sureste asiático se cerraron los mercados financieros internacionales y disminuyeron abruptamente los flujos de capital, 1998.

La respuesta de política fue la decisión del Banco de la República de subir las tasas de interés, en un contexto de excesivo endeudamiento de los hogares y las empresas, que produjo la quiebra de los deudores (empezando por los del Upac) y del sector financiero, y condujo a la gran recesión de 1999 (el Producto Interno Bruto cayó 5%).

El ajuste fue doloroso pero efectivo, pues las importaciones se redujeron el equivalente de 4 % del PIB y se logró un superávit en el comercio exterior.

La segunda opción es la que están proponiendo algunos aperturistas que no aprenden de sus fracasos.

A pesar de que las importaciones han pasado del 15% al 29 % del PIB, su diagnóstico es que la economía colombiana es muy cerrada, y su estrategia para exportar más es ¡importar todavía más!

Así como suena. Su teoría es que el aumento de la oferta de importaciones, por alguna magia económica, incrementará la demanda de exportaciones.

La receta incluye bajar más los aranceles, eliminar la protección que brindan a la agricultura las franjas de precios, y firmar más TLC. No reconocen que esa estrategia, junto con una década de revaluación, fue la que generó el déficit actual.

La tercera opción es una política de aumentar la oferta exportable nacional y sustituir importaciones. Es la que se plantea en el programa ‘Colombia siembra’ de Minagricultura, o en la estrategia para la nueva industrialización propuesta por la Andi, pero requieren el desarrollo de la llamada agenda interna aplazado desde principios de siglo.

Son conocidos los requisitos para el éxito de esta opción, tales como superar el retraso en infraestructura, disminuir el costo país, eliminar los cuellos de botella institucionales, estímulos a la innovación y al desarrollo tecnológico y mantener una tasa de cambio competitiva.

Es una tarea compleja, pero es la única alternativa sostenible para superar la dependencia de los hidrocarburos que nos hace tan vulnerables a los choques externos.

* * *

COLETILLA: Un inconveniente adicional de la tercera opción es que toma tiempo en dar resultados pues es lenta la reconstrucción del aparato exportador, maltrecho después de una década de apertura hacia adentro.

Por eso debe complementarse con otra estrategia, que es rezar mucho para que no haya una crisis financiera mundial que corte los flujos de capitales y nos obligue a un ajuste recesivo.

macabrera99@hotmail.comhttp://www.portafolio.co/columnistas/opciones-frente-al-deficit-externo

Ceguera macroeconómica Jorge Iván González /11/2015

En los diagnósticos sobre la situación económica es frecuente observar una especie de ceguera frente a hechos que son evidentes. El déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos que comenzó en 2001 apenas se está viendo ahora, como si se tratara de un fenómeno nuevo. El déficit ha crecido de manera continua. En el 2001 era de -1,3% del PIB, y en 2014 fue de -5,2%. Mientras el déficit se acentuaba, el discurso oficial sobre la solidez de la situación económica subía de tono. Hace un año, en medio de un optimismo exagerado, el Ministro de Hacienda decía que después de China, la economía colombiana era la segunda que más crecía en el mundo.

Ahora, cuando se comienzan a aceptar las dificultades estructurales, se le atribuyen todos los males a la caída de los precios del petróleo y de los minerales. Esta percepción transmite un doble error. Primero, desconoce que la raíz del problema viene de mucho atrás. Y, segundo, le atribuye los males a causas externas, ignorando los errores de la política económica interna.

Los males vienen de atrás. Los datos son evidentes, y sin necesidad de hacer una evaluación cuidadosa de los tratados de libre comercio (TLC), es claro que la apertura ha sido hacia adentro. El país importa más de lo que exporta. Aún en medio de la bonanza de los hidrocarburos y de los minerales, las importaciones fueron superiores a las exportaciones. La industria y la agricultura se debilitaron. Lo sucedido en el sector rural es dramático. En lo corrido del siglo las importaciones de alimentos pasaron de 1 millón a 11 millones de toneladas anuales. Además de importar bienes básicos, el país se convirtió en un gigantesco sanandresito.

La causa del desbalance en la cuenta corriente es la política económica interna. Frente a la agudización del déficit, la salida más fácil es echarle la culpa a la caída de los precios internacionales. De esta manera, se desconocen los errores que se cometieron, comenzando por ignorar el diagnóstico. A pesar de que el ritmo de crecimiento de las importaciones superaba con creces el de las exportaciones, no se tomaron medidas para sembrar las bonanzas. Apenas ahora se comienza a aceptar que sí hubo enfermedad holandesa, y que la dependencia excesiva del petróleo y de los hidrocarburos, le hizo un daño estructural a la producción nacional. En los análisis de Planeación Nacional y del Ministerio de Hacienda nunca se reconoció la fragilidad de las economías de enclave. Las orientaciones de la política no buscaron consolidar el mercado interno, ni fortalecer la industria y la agricultura.

El deterioro del aparato productivo es de tal magnitud, que aún con la fuerte devaluación del peso, todavía las exportaciones no se recuperan. Para explicar este fenómeno, en la literatura se habla del “efecto J”. Inicialmente, y no obstante la devaluación de la moneda nacional, las exportaciones continúan disminuyendo. Es necesario esperar un tiempo hasta que el aparato productivo comience a responder. La incidencia de la devaluación en el estímulo de la actividad exportadora será más lento si, como sucede en Colombia, la estructura de la producción se ha debilitado.

La fragilidad productiva no es un hecho fortuito. El deterioro ha sido progresivo, y a pesar de que estaba a la vista de todos, no se tomaron las medidas para que los excedentes que iba dejando la bonanza se fueran convirtiendo en las bases de un crecimiento sostenido.

http://www.larepublica.co/ceguera-macroecon%C3%B3mica_29930

La impunidad bancaria: ¡por muy grandes!

Por Alfredo Zaiat

El ex titular de la Reserva Federal (banca central estadounidense) Ben Bernanke, en plan de promocionar el libro de memorias de su gestión durante la crisis que estalló en 2008, reveló lo que se sabe pero no se dice habitualmente: la existencia de impunidad de la gran banca internacional para cometer fraudes y estafas.

El lunes pasado empezó a distribuirse The courage to act. A memoir of a crisis and its aftermath, donde Bernanke realiza el balance de su tarea al frente del banco central más poderoso del mundo durante la peor crisis económica desde la depresión del treinta del siglo pasado.

Confiesa que cree que banqueros de Wall Street deberían haber terminado en la cárcel pero, a la vez en línea con el pensamiento y la acción del poder político de Estados Unidos, afirma que ni los financistas ni las entidades pueden ser encarcelados. Apunta que la estrategia del Departamento de Justicia debería haberse concentrado en la responsabilidad de los individuos y no sólo en las corporaciones porque “es obvio que todo lo que se hizo ilegalmente no fue por una entidad abstracta”.

La gran banca internacional fue multada por organismos de control con miles de millones de dólares por diferentes delitos cometidos antes y en el transcurso de la actual crisis financiera, que aún sigue presente extendiéndose a la economía real con estancamiento de la actividad y caída del comercio mundial (como se analizó el domingo pasado aquí, la OMC disminuyó su previsión de crecimiento del intercambio de bienes y servicios del 3,3 a 2,8 por ciento para este año). En una entrevista con el diario USA Today para difundir su libro de más de 600 páginas, Bernanke afirmó que los bancos no pueden ir a la cárcel pero que algún ejecutivo debería haber ido. Es la postura conocida de culpar a empleados infieles o irresponsable por la debacle financiera. Pero la crisis en el corazón de las finanzas globales no ha estallado por maniobras diseñadas por ejecutivos codiciosos, sino que el origen debe bucearse en su rasgo sistémico. O sea, la raíz de la crisis se encuentra en el propio funcionamiento de la actual fase del capitalismo global dominado por las finanzas.

El cuadro que acompaña esta columna exhibe los casos más emblemáticos de sanciones a bancos internacionales. El más resonante por el monto involucrado tuvo como protagonistas a los bancos Wells Fargo, JPMorgan, Citigroup, Bank of America y Ally Financial, entidades que aceptaron de forma colectiva pagar la histórica suma de 25 mil millones de dólares para evitar juicios por haber realizado embargos inmobiliarios abusivos. El fraude con los créditos hipotecarios denominados subprime lidera ese ranking de multas, con la gran banca de Estados Unidos desembolsando unos 130 mil millones de dólares para extinguir investigaciones oficiales. La estafa con esos préstamos no ha sido la única causa de sanciones. Fueron multados también por blanqueo de capitales, manipulación de la tasa interbancaria de Londres, del mercado de divisas y productos derivados, y violación de sanciones económicas.

Existen diferentes estudios sobre el monto global que hasta ahora han abonado en el rubro sanciones los grandes bancos internacionales. La firma CCP Research Foundation, con sede en Londres, calculó que las diez mayores entidades del mundo han pagado en los últimos seis años multas por 262.000 millones de dólares (más de la mitad del PIB argentino). Otra estimación fue realizada por Boston Consulting Group en el documento “Global Risk 2014-2015: Building the Transparent Bank”, calculando 178.000 millones de dólares entre 2009 y septiembre de 2014. El banco de inversión Morgan Stanley realizó por su parte una investigación sobre las futuras cuentas a pagar de las entidades. Evaluó que bancos europeos y estadounidenses deberán desembolsar 70.000 millones de dólares más hasta fines de 2016 por indemnizaciones y multas por manipulación de mercados de divisas e hipotecas. Así el monto total ascendería a 248.000 millones de dólares.

Miles de millones más o menos, esas sumas fueron entregadas por los bancos para evitar juicios o para disminuir sanciones de los respectivos organismos de control. Sus ganancias en los balances se resienten un poco pero han seguido acumulando utilidades crecientes. O sea, contabilizan ganancias por fraudes y manipulación de mercados, pagan una multa que es por un monto menor a la utilidad obtenida, y continúan con el negocio. Las autoridades de control estadounidenses y europeas golpean un poco a los bancos en el rubro ganancias pero sin dañarlos. En realidad las multas impuestas a bancos no permiten poner fin a sus comportamientos fraudulentos.

La posición políticamente correcta de Bernanke postulando que algún financista debiera haber ido a la cárcel es la misma que libera a los bancos de su responsabilidad. La postura oficial de brindar impunidad a banqueros y a bancos fue expresada por el entonces procurador general de Estados Unidos, Eric Holder, en una presentación realizada en junio de 2013 ante la Comité Judicial del Senado. Holder resumió la doctrina oficial con el precepto “Too big to prosecute o to jail”: demasiado grande para enjuiciar o para encarcelar a los banqueros. Es la reformulación del postulado Too big to fail, justificación de responsables de las bancas centrales, como lo fue Ben Bernanke, para rescatar a los grandes bancos durante la crisis para evitar supuestos males mayores en la economía. Holder dijo en forma textual: “Estas instituciones son tan grandes que es difícil llevarlas ante la Justicia y, si se hace, nos daremos cuenta de que, efectivamente, inculparlas por sus actividades criminales podría tener repercusiones negativas para la economía nacional, incluso mundial”.

El argumento dominante entonces es que los grandes bancos cometen una gran cantidad de actividades delictivas, pero no se los enjuicia porque alteraría la “estabilidad financiera”. Esto significa que los bancos no son sujetos alcanzados por la ley como el resto de las empresas o de las personas, sino que son entidades que están fuera del alcance general de la justicia. Los bancos tienen por lo tanto impunidad para delinquir. Los banqueros no van presos ni los bancos pierden su licencia para operar. Pagan la multa después de alcanzar un acuerdo en la justicia o con los entes de control financiero y pueden continuar con sus fraudes a pequeños ahorristas, manipulación del mercado de commodities, del oro o de la tasa Libo, la utilización de información privilegiada, o la oferta a sus clientes ricos de una plataforma para la evasión, fuga y lavado de capitales.

http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-283555-2015-10-11.html

¡LA CULPA NO ES DE CHINA      SINO DE LOS BANCOS CENTRALES!

Falsos milagros económicos

Si bien se tiende a culpar a China de la masacre que hoy sufren los mercados bursátiles, la culpa real es de los grandes bancos centrales. Europa, Estados Unidos y Japón facilitaron la política del dinero barato. Con ese abaratamiento del dinero y su abundante liquidez, quien hizo fiestas fue el creciente sector especulativo.  E hizo lo suyo: crear falsos milagros económicos, como burbujas resplandecientes.

Pero esas políticas de expansión monetaria han llegado a su fin, y de nuevo entramos en un proceso de desaceleración – pero esta vez global, China y Brasil comprendidos-. Las políticas monetarias han fracasado rotundamente dado que en siete años de crisis no generaron empleo ni un crecimiento significativo que alcance por lo menos volver a los niveles previos a 2008. Las políticas monetarias de los bancos centrales, desde Ben Bernanke a Mario Draghi, solo crearon burbujas especulativas y ya no alientan la producción como antaño. Ahora, el sistema bancario también especula, más que atender al sector productivo. Así, que esas consagradas políticas, ahora se caen a pedazos.

El fracaso de los bancos centrales ahora se ha hecho contundente y los tiene atrapados en sus propios errores al omitir la creciente variable especulativa. Variable que sufre la enfermedad de las vacas locas: los falsos milagros económicos

Si bien se tiende a culpar a China de la masacre que hoy sufren los mercados ( los mercados bursátiles se hunden y surgen de la zona roja), la culpa real es de los grandes bancos centrales. Europa, Estados Unidos y Japón facilitaron la política del dinero barato y la especulación hizo lo suyo al crear falsos milagros económicos. Como esas políticas de expansión monetaria han llegado a su fin, entramos en un proceso de desaceleración global en cadena.

Las políticas monetarias han fracasado rotundamente dado que en siete años de crisis no generaron empleo ni crecimiento que permitiera volver a los niveles previos a 2008. Las políticas monetarias de los bancos centrales, desde Ben Bernanke a Mario Draghi, solo crean burbujas especulativas y alientan al sistema bancario a caer en pedazos.

Desde 2008, las políticas de los bancos centrales generaron grandes beneficios al capital especulativo en desmedro de la economía real. El fracaso de los bancos centrales ahora se ha hecho contundente y los tiene atrapados en sus propios errores.

Las turbulencias de los mercados son el resultado de las políticas que incuban y facilitan la infinita cadena de burbujas críticas. Hace ocho años los bancos centrales habían fracasado al no detectar la crisis que se había incubado bajo sus propias narices, esta vez los bancos centrales son directamente responsables del colapso financiero que anticipa la nueva recesión global, por seguir impulsando otras mayores burbujas especulativas.

La devaluación del yuan        

Después de anclaje del yuan con el dólar tras la quiebra de Lehman Brothers, en 2008, con un margen mínimo de oscilación, las autoridades chinas ampliaron progresivamente la zona de variación que el año pasado alteró del 1% al 2%. La decisión del 11 de agosto de desconectar el yuan del dólar ha desatado una gran volatilidad en los mercados con caídas no vistas desde el estallido de la crisis en 2008. Durante las últimas cuatro semanas, los mercados han entrado en pánico, con fluctuaciones de hasta el 5 por ciento. Y ahora que el gobierno chino dejó de intervenir para corregir la oscilación del yuan, la implosión bursátil se acelera. ¿Por qué el gobierno chino devaluó el yuan?

Las razones de la devaluación del yuan se pueden encontrar en la caída anual del 8 por ciento de las exportaciones chinas reportados en el mes de julio. La conexión del yuan con el dólar, luego de la crisis en 2008, eliminó el riesgo de tipo de cambio y facilitó el flujo de inversiones extranjeras pero también provocó una sobrevaloración del yuan que penalizaba la balanza comercial. De hecho, el tipo de cambio real de China aumentó un 30% entre 2008 y 2014, mientras los países vecinos y competidores de China en los mercados mundiales, como Tailandia, Malasia, Indonesia, Singapur, devaluaban sistemáticamente sus monedas. Esto produjo un descenso progresivo en las exportaciones chinas que ahora explican un 25 por ciento del PIB en comparación al 40% de hace unos años. Las devaluaciones competitivas son la primera y más obvia forma de contrarrestar los embates mercantilistas. Por eso que la guerra de divisas iniciada en 2010 con los esfuerzos de Brasil y Japón para evitar la apreciación de sus monedas, escala peldaños siderales con el ingreso de China a la guerra devaluatoria.

Fuente: http://www.elblogsalmon.com/economia/la-culpa-no-es-de-china-sino-de-los-bancos-centrales       

 Bolsa ha destruido en los mercados especulativos 13 billones de dólares,                                en tan solo 3 meses.

septiembre de 2015

Nota Altereco.- La “destrucción de valor” equivale a la pérdida real de las empresas productivas. Las acciones de tales empresas representan su patrimonio social en sus balances contables. Si en su portafolio contable poseen además acciones de otras empresas, sus activos también se afectan en negativo. En la Bolsa de Valores se juega a ganar, como en los juegos de azar, adivinando a tiempo la variación de los precios de las acciones o bonos emitidos por las empresas.

Problema insoluble es el comportamiento errático de los especuladores: 1. “Pánico”, cuando los precios de las acciones caen por falta de empresas exitosas y sacuden la vida financiera y económica, o por el contrario, 2. “burbujas”, cuando los precios de las acciones se disparan con piñata de especuladores, formando peligrosas burbujas que luego revientan y producen crisis financieras. Si hay recesión productiva se reafirma la crisis, si hay gran expansión, es la Bolsa quien puede disparar la crisis. Nudo gordiano de la moderna sociedad con dominancia de capitales especulativos, que la política monetaria nada puede.  

Marco Antonio Moreno

PERDIDA BOLSA DE VALORES 2015

En los últimos 3 meses los mercados bursátiles han perdido más de 13 billones de dólares (US$ 13.000.000.000.000) destruyendo toda la riqueza creada en los últimos dos años. La capitalización cayó por debajo de los 60 billones de dólares alcanzados por segunda vez a fines de 2013 confirmando el agotamiento de las políticas monetarias y el dinero barato de la Reserva Federal. El anterior desplome de esta magnitud se produjo a fines de 2007 poco antes del estallido de la crisis financiera global. Esta enorme cantidad de riqueza destruida indica la incapacidad del sistema financiero para crear riqueza real. Solo crea burbujas que siempre tienen un final desastroso. 

Cada desplome de esta magnitud en la capitalización del mercado ha obligado a la Reserva Federal a cuantiosas inyecciones de dinero, como fue en los años 2008 y 2011. Este es un error que no volverá a repetir dado que muy lejos a lo que indica el paradigma monetarista, las tasas de interés del cero por ciento no han impulsado la inversión en activos reales y solo han hinchado burbujas de precios en todos los mercados. La diferencia entre la dinámica de capitalización y expansión de las burbujas ha sido la más alta desde el colapso Lehman Brothers.

Esto conforma que la creación de riqueza debido a una política monetaria inadecuada es sólo una gran ilusión. La política monetaria no crea riqueza, solo alienta las burbujas y esto es algo que el mundo ha comenzado a descubrir demasiado tarde. La principal fuente de los problemas ha sido justamente la laxitud de la política monetaria, donde todas las “regulaciones” resultan absurdas, inútiles e incoherentes. Ha sido justamente la falta de una regulación seria y real, enfocada a evitar el habitual camino de los fraudes a que es proclive, la que tiene al mundo al borde de una nueva crisis mundial.

Los problemas en las principales economías siempre afectarán a la situación económica en otros países, por lo que, de hecho, los fraudes en Estados Unidos, China, Japón o la Unión Europea, tienen consecuencias en la economía global. Las burbujas en los mercados de activos suelen ser el detonante de las crisis financieras y esta mecánica debería ser reconocida.

El dinero barato creado por la Reserva Federal es reproducido por el sistema financiero que lo emplea en la especulación bursátil y hace subir los precios. Al principio muchos compran la idea de que determinado mercado funciona y está creciendo, haciendo subir los precios, creando la ilusión de la seguridad y el beneficio infinito, y luego, por diversas razones, se hace evidente que los precios de los activos no reflejan su valor real. Ahí estalla la burbuja.

Ninguna regulación podrá evitar la creación de burbujas y su posterior destrucción. Pero al menos debería minimizar los efectos negativos en la economía real, estableciendo claramente los límites entre la economía especulativa y la economía que produce y genera empleo. Si entre los años 80 y 90 no se hubiera desmantelado al sistema financiero de las leyes que lo hacían sostenible, los excesos del capitalismo especulador no habrían barrido, como lo han hecho, con la economía real que genera empleo y crecimiento.

http://www.elblogsalmon.com//mercados-financieros/mercados-bursatiles-han-destruido-13-billones-de-dolares-en-3meses?utm_source=NEWSLETTER&utm_medium=DAILYNEWSLETTER&utm content=POST&utm_campaign=01_Oct_2015+El+Blog+Salm%C3%B3n&utm_term=CLICK+ON+TITLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*