30.19.-los siete acertijos neoliberales (6 ) – Bernardo García

PLANEACIÓN

El abominable personaje provocador de la Guerra de los mil días, según los godos, y caballero andante y caudillo de fuego según los liberales, el general Rafael Uribe Uribe fue quien sembró de contrabando en el alma del partido liberal el principio sagrado de la intervención del Estado en la economía. De contrabando porque lo hizo al abrirle  la puerta trasera al concepto del “proteccionismo racional”. Y lo hizo en forma despampanante en el Congreso de la Unión Panamericana en Río de Janeiro. Como delegado oficial del gobierno del general Rafael Reyes  descolgó su discurso además con la sugerencia de que el liberalismo debía beber sus ideas en las fuentes del socialismo. Acostumbrados a escuchar frases célebres del máximo caudillo de la llamada “cúpula radical” colombiana, la nueva declaración fue escuchada como una auténtica, pero extraña conversión, abonada ya por las reformas del presidente Rafael Núñez y por el propio Rafael Reyes.

“Proteccionismo racional” significaba entonces nulo o cero arancel para productos de primera necesidad como medicamentos y que no se producen en el país; arancel bajo para máquinas y materias primas que no se producen en el país; artículos u objetos de lujo deben someterse al derecho más alto; los productos de exportación deben fijarse tan moderadamente como sea posible; la protección aduanera solo debe concederse a los productos de la industria manufacturera nacional en la medida estrictamente necesaria que le permita existir y desarrollarse normalmente; se renuevan otros derechos ya consagrados en derecho único; el promedio de la renta aduanera no puede ser en ningún caso inferior al de la actual tarifa.

Para entonces ya era claro que el librecambismo era muy favorable a los países industrializados y el “proteccionismo racional” era muy favorable para defender a los países atrasados y en construcción. La crisis del 29 y el advenimiento de la política del New Deal del presidente de los Estados Unidos Roosevelt, reafirmó de facto el principio. El teórico Keynes lo ratificaría luego.

En la reforma constitucional de 1936 sentó el principio de que “el Estado puede intervenir por medio de leyes en la explotación de industrias o empresas públicas y privadas con el fin de racionalizar la producción, distribución y consumo de las riquezas, o de dar al trabajador la justa protección a que tiene derecho”. Formulación más severa aún en las subsiguientes reformas, incluida la de 1991, aunque los neoliberales le pusieron hace poco limitantes y clavijas al gasto público.

La racionalidad muy pronto significó Plan. En 1939 puestos en marcha los estruendos de la II Guerra Mundial, los Estados Unidos crearon la Interamerican Financial and Economic Adversury Comettee, con respectivas agencias de fomento en los países. México, Brasil y Colombia sacaron especial provecho de los programas de fomento de la minería, la agricultura, la ganadería y la industria manufacturera. En 1940, el presidente Santos lanzó el llamado Plan Lleras con llamativas regiones y distritos especializados. Pocos historiadores recogen este plan estratégico, aunque indicativo, que dio lugar a revolución verde en Colombia. El estadístico Attkinson la cuantificó más tarde para sorpresa de quienes sólo vieron la violencia política de los años cincuenta. También la creación del Instituto de Fomento Industrial empezó a dar sus frutos, como el diseño y preparación de Acerías Paz del Río, entre otros.

Luego, bajo el amparo de la Alianza para el Progreso, como reacción a los efectos de la revolución cubana, se lanzaron planes de sustitución de importaciones, llamado en Colombia el Plan Decenal que el presidente Alberto Lleras lanzara con la expresa advertencia de que se trataba de un plan indicativo para el sector privado, pero con fuerte apoyo del Estado. Agotado en 1967, el presidente Carlos Lleras, en asocio con el presidente Leoni de Venezuela y de Chile, lanzaron la propuesta del Grupo Andino para ampliar el mercado para industrias de bienes de capital e intermedios. Pero las prioridades políticas tanto en Chile socialista de Salvador Allende como la revolución agraria del general Juan José Torres en el Perú marchitaron la idea.

El famoso economista Lauchlin Currie diseñó un plan estratégico para impulsar la urbanización y la construcción, en el gobierno de Misael Pastrana, 1970-74. A desmedro de los industriales el plan logró una gran envergadura y se incentivaron las exportaciones industriales. En adelante, se quebró esta tradición y los planes de desarrollo se confundieron con planes del presupuesto nacional con algunas prioridades. Quizá el Plan de Integración Nacional PIN del presidente Turbay  (1978-82) y el Plan del Salto Social del presidente Samper (1994-98), siendo también planes públicos, fueron muy fuertes y sobresalientes.

Hoy en día sólo quedan planes de juguete que reparten las partidas regionales a prorrata de los proyectos que el ejecutivo acoja de las iniciativas de los políticos parlamentarios. Su filosofía es producir gobernabilidad, es decir, satisfacción a las necesidades sentidas o subjetivas tan como lo anunciara Mac Namara desde el Banco Mundial para contrarrestar la insurgencia. Gobernabilidad. Si la planeación estratégica y de economía mixta pone pies en polvorosa a los neoliberales en el poder, no tardarán en buscar empleo en la empresas multinacionales en donde la planeación no sólo es estratégico sino además fuerte y obligatoria. O te vás, dijo la esfinge.

29.19.-los siete acertijos neoliberales (5 )Bernardo García

NACIONALISMO

Como escribió en su libro, el nacionalismo sería indispensable en la etapa de la «condición previa para el despegue» (Rostow 1960b: 25-26). El nacionalismo podría estimular «motricidad», así como el motivo de interés capitalista, y este poder debe ser activada en el curso de un plan de desarrollo económico (Rostow 1960b: 55-56).

El uso del nacionalismo podría ser, por una parte, una respuesta a la «conspiración comunista», que pretende manipular a los líderes nacionalistas del Tercer Mundo (Rostow, 1964: 126-127). Por otro lado, las personas que habitualmente tenían fuertes sentimientos nacionalistas en Asia no deben concentrarse en la hostilidad hacia los países desarrollados, sino en la modernización o industrialización (Rostow 1960a: 439).

Al final, escribió Rostow en 1964, todo el proceso de la nueva era, el nacionalismo puede convertirse en un medio crucial y eficaces para movilizar los activos de toda la nación. Más aún, lo consideró como etapa de la “condición previa para el despegue”. ¿Pero qué es el nacionalismo? Los neoliberales ciudadanos del mundo dicen que el nacionalismo es esclavitud y la globalización es liberación. Qué entonces qué es nacionalismo, preguntó la esfinge.

Fue entonces cuando se me vino a la cabeza el general José María Melo y el movimiento de los artesanos en Ospina Vásquez. Nuestro mejor historiador en economía. Ni saltando con las cifras de las cuentas nacionales, ni pellizcando anécdotas. Un tanto desordenado sí y sin una redacción bien hilada. Así corre su libro “Industria y protección en Colombia” entre tablas estadísticas muy precisas y puntuales con observaciones de contexto muy concisas.

Pero cuando aparece el general José María Melo, el último general del Ejército del Libertador y veterano de las principales batallas, su fría mano se sobresalta. Y los cientos de artesanos que entonces lo rodean, con la esperanza de ponerle fin a la locura del libre comercio y volver por los aranceles proteccionistas…su escritura es áspera y despectiva.

En 1854 el liberal centrista José María Obando es elegido presidente. Liberales draconianos y gólgotas, así como conservadores en bloque buscan renuncia de Obando si no firma una nueva constitución, ratificando el libre comercio, eliminando el ejército nacional comandado por el general patriota José María Melo y mayores poderes para los estados federales. Los artesanos organizados en milicias, le exigen al presidente Obando cerrar el congreso y convertirse en dictador popular. Obando prefirió renunciar. Los artesanos le ofrecen  la presidencia a Melo, comandante de las Fuerzas Armadas de Cundinamarca, quien asume.

El general Cipriano Mosquera marcha desde Barranquillas con los ejércitos del Norte, el general José Hilario López encabezó El ejército del Sur y por el occidente avanzó el general Joaquín París con la División Antioqueña del Alto Magdalena. El expresidente Pedro Alcántara Herrán coordinó el ataque conjunto sobre Bogotá. Mosquera penetra en combate hasta la plaza de San Francisco, López se metió por el sur y París llegó hasta la plaza de San Victorino. Herrán tomó las alturas del barrio Egipto. Luego de la victoria los tres ejércitos confluyeron a la Plaza Mayor.

 Eñ general Melo fue apresado y juzgado; pero tras pago de la fianza de su paísano y amigo Manuel Murillo Toro, Melo es desterrado a América Central. Los artesanos fueron desterrados, confiscados sus bienes y enviados a pié para ser encarcelados en Panamá. Pocos fueron los sobrevivientes. Ese es el peor episodio de nuestra historia patria.

Como diría el famoso economista Paul Barán, la explotación y dominio imperialista sobre los países atrasados no son faena del imperio. Las élites de esos países se lucran mucho con representaciones extranjeras e importaciones. La industria nacional no les importa, aunque escuchan el himno nacional con devoción y con la mano abierta sobre el pecho.

28.19.-LOS SIETE ACERTIJOS NEOLIBERALES (5 ) – Bernardo García

Globalización

Europa nació en medio de la tragedia y la esperanza. De salida de la escabrosa II guerra mundial, se encontró flanqueada por dos enormes superpotencias: Estados Unidos de América y la Unión Soviética. Los imperios coloniales, el francés, el inglés, el alemán, el belga, el italiano… aparecían ahora como naciones en reconstrucción. Fue entonces cuando surgió el grito de Europa, Europa Unida. Surgió en 1950 la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. La CECA de la Europa de los seis. Pronto se suprimieron las aduanas para establecer el libre comercio y los carros rodaban con placas comunes. Europa estaba de fiesta.

Cuarenta y un años después, 1991, aparece Mercosur .  Setenta por ciento de América del Sur. Acuerdo de conveniencia y con cierta vocación regional, frente a la lógica de bloques continentales en los que parece que se organizan las naciones, a ejemplo de Europa. Así,  los cuatro países suscribieron el 29 de noviembre de 1990 un Acuerdo de Complementación Económica en el marco jurídico de la Asociación Latinoamericana de Integración ALADI.

En cambio, el Grupo Andino (ahora Comunidad Andina de Naciones) nace en 1969 bajo los auspicios de los presidentes Lleras de Colombia, Leoni de Venezuela y Frei de Chile. El motivo central es técnico y económico. Quemada la primera etapa de sustitución de importaciones, era imperativo lograr una ampliación del mercado para iniciar las industrias de bienes intermedios y de capital. Con pequeños mercados eso sería imposible. Y el Grupo sí llegó a definir unas industrias que se reservaba para su ejecución conjunta: metal mecánica, petroquímica, fertilizantes, automotor, electrónico, siderurgia, papel y vidrio.»

Algunas fábricas se pusieron en marcha con ciertos estímulos fiscales. Para el sector automotriz el Grupo construyó un modelo muy complejo para una fabricación conjunta repartiendo partes y piezas. Sin países de planificación estricta y sin empresas ni públicas, ni privadas de mucha envergadura, el modelo fue despresado por delegados políticos, pero la repartija tampoco funcionó. No obstante, para el comienzo del revolcón neoliberal de 1991, Chile tenía tres ensambladoras Peugeot, GM solo para marcas Luv y Renault; Colombia tenía tres: sofasa, CCA y colmotores para cinco marcas; Venezuela siete ensambladoras para nueve marcas, Ecuador cuatro para cuatro marcas. Pero Mercosur ya había pasado los dos millones de unidades mientras que los andinos no superaban las 400.000.

Con los vientos de la apertura económica y luego con los tratados de libre comercio, Colombia, por ejemplo, en 2002 producía 80.000 unidades y en  2009 subió 88.342 mientras que las exportaciones bajaron de 23.000 a 3500 y las importaciones subieron  de 33000 a 95.000 unidades. Luego entró un peligro mayor: el libre comercio con México. La CCA se vió obligada a cerrar puertas. Puede ser que con el Tratado de Libre Comercio con Corea del Sur se remate todo el negocio de las ensambladoras.

Claro está que la OECD tenía toda la razón. Si 2000 empresas multinacionales producen un 75% del PIB mundial, si se allanan las aduanas bajando o anulando los aranceles, esas grandes corporaciones pueden producir lo necesario y holgadamente para satisfacer las necesidades del Planeta tierra. Muchos políticos y dirigentes corrieron a rendir pleitesía al grupo de  los Siete Grandes. Algunos de los nuestros que tenían deudas con la DEA, se convirtieron en el mejor último amigo. Pero estamos absortos contemplando la justa pataleta de Mr. Donald Trump que está demostrando que las ventajas comparativas aunque existan pueden constituir un comercio desproporcional que lleva al endeudamiento y a la quiebra. Ni los yankis la aguantan. ¿Nosotros sí? ¿No hora de hacer un balance y volver por los fueros del Grupo Andino? bg.

27.19.-LOS SIETE ACERTIJOS NEOLIBERALES (4 ) – Bernardo García

¿Fue peor la crisis de 1929 que la de 2008? Claro que sí porque ahora los gobiernos se lanzaron a rescatar a los bancos y financieras, no hicieron contracción monetaria sino al revés y no estrangularon el comercio internacional con aranceles de afán. Pero esta vez sí fue obra del hampa de cuello blanco y corbatín, con unos millares de hipotecarios embargados y ejecutados. Quedó claro que de la adicción al juego especulativo, se asciende a la codicia caliente y se culmina en una fría criminalidad. La famosa liberación financiera preconizada por el neoliberalismo hubo de volver a la vigilancia y control.

Es posible que la guerra comercial entre los USA y China, no sea ni sombra de la barbarie de la segunda guerra mundial. Pero lo cierto es que el enfrentamiento es entre las dos macropotencias en competencia por la hegemonía del planeta. Claro que la deuda de los USA juega y claro que no pinta sostenible, pero el poderío político prima. Luego la globalización parece que va al fracaso en breve, bajo el regreso a bloques continentales o regionales. La protección volverá de nuevo por sus fueros.

Lo importante es que estamos ingresando a un período fecundo como el de los años cincuenta de la segunda posguerra. Fuerte fermento intelectual. Con las Naciones Unidas se consolidó el Estado del Bienestar y se descorrió el colonialismo. Pero además, el comunismo en China  y la independencia de otras naciones, creó el clima de la llamada edad de oro de las teorías de desarrollo. Ya entonces, 1953, la Unesco apoyaba la organización de asociaciones profesionales de economistas y de otras similares, para que las eminencias presentaran sus trabajos para ser sometidos a un intercambio de ideas. Famosos simposios.

http://journals.cambridge.org/action/displayAbstract?fromPage=online&aid=7549264&fileId=S0022050700060071

La primera mesa redonda (Mónaco, 1950) tomó Balance Económico Internacional como su tema (ver Boletín Internacional de Ciencias Sociales, Vol. II, No 4).

El segundo se celebró en Talloires, Francia, en septiembre de 1951, sobre el tema de Concurso de Monopolios y su Reglamento, y los documentos y resumen de las discusiones fueron publicadas por Macmillan & Co. Ltd., Londres.

Inmediatamente antes de la Conferencia sobre Monopolio, tuvo lugar una conferencia más pequeña sobre los métodos de enseñanza de la economía en varios países que se llevó a cabo en el mismo lugar. Los trabajos de esa conferencia los publicó la Unesco.

La cuarta mesa redonda, sobre el problema del ciclo económico (corto plazo) fluctuaciones económicas), se celebró en Oxford, Inglaterra, en septiembre de 1952, y las actas publicadas por Macmillan.

La quinta mesa redonda fue la más ambiciosa hasta el momento: Crecimiento económico. Tema muy complejo, que no puede ser juzgado y explicado adecuadamente.

En términos puramente económicos. Perspectiva histórica, visión filosófica, comprensión de diferentes culturas y civilizaciones, así como económica y sociológica.

Se requieren análisis para obtener una visión adecuada de las condiciones de la economía

Crecimiento y progreso.
La reunión de Santa Margherita fue una reunión de economistas; no era una conferencia interdisciplinaria. Pero se puede decir que los economistas que se reunieron conocían bien las ramificaciones, presupuestos e Implicaciones de su tema. El presidente del comité del programa, el profesor Leon Dupriez de la U. de Lovaina, sobre quien cayó la tarea principal de preparar y organizar la mesa redonda, insistió desde el principio en que el tema no debía ser desarrollo económico en un sentido materialista estrecho, sino el progreso económico, teniendo plenamente en cuenta los factores no económicos.

¿Cúal fue el fruto más original de esta quinta conferencia, preguntó la esfinge? La sorpresa la dio WW Rostow reveló lo que más tarde sería su discutido take off. Por entonces Leontieff ya se ocupaba de su matriz insumo-producto; pero Rostow señaló que allí radicaba en motor de arranque. No en las importaciones de equipo y maquinaria. Los ferrocarriles estuvieron al comienzo de la industrialización inglesa y estadounidense, pero no por la revolución del transporte sino porque traviesas, rieles, motores, chasises, ruedas, vagones y todo el resto se fabricó allí.

26.19.-LOS SIETE ACERTIJOS NEOLIBERALES (3 ) – Bernardo García

La disputa versaba sobre el privilegio del primer proponente. ¿Lo adquiere la empresa que primero presenta una solicitud de concesión petrolera o debe acordársele a Ecopetrol. El ingeniero Madero Paris y yo íbamos por Ecopetrol. Los dos abogados defendían en derecho la primacía al primer proponente. Se transó por la consulta previa a Ecopetrol. Pero la empresa se demoraba en dar su concepto y hubo desmedro en la sísmica y las perforaciones exploratorias. Entonces los abogados me acusaron ante el Ministro de Minas Carlos Gustavo Arrieta de comunista. El ministro me llamó a cuentas por escrito. Le rendí el informe y él me preguntó: ¿Usted es comunista?

– El presidente Carlos Lleras, le dije, me llamó por teléfono a la decanatura de economía y me pregunto a boquejarro: usted es liberal. -No presidente, yo soy social demócrata.  – ah bueno, liberal de izquierda. Posesiónese como economista del Consejo Nacional de Petróleos. Felicitaciones y me colgó. Obvio que puedo ser un tanto nacionalista.

-Y, ¿qué tienen que ver la concesiones petroleras con Ecopetrol? – Si Ecopetrol logra exportaciones propias, los dólares van al Banco de la República. De lo contrario, las empresas extranjeras pagan impuesto y compran el crudo a precio de boca de pozo, las regalías, y cero dólares de exportación. El modelo, dijo la esfinge, era la Empresa Nacional de Hidrocarburos, la italiana ENI que gerenciaba el famoso Enrico Mattei.

Entonces, me prometió noticias. Me llegaron por la prensa: el Consejo fue liquidado y el trámite se trasladó a Ecopetrol, que más tarde el Presidente López formalizaría por decreto la función y las posibles asociaciones de Ecopetrol con las compañías extranjeras.

Veinte años más tarde, cuando las furias globalizantes despeinaron sus mechas, le arrebataron a Ecopetrol la dirección de la política petrolera para dársela a una Agencia Nacional de Hidrocarburos. Los vaivenes de los precios del petróleo y del carbón y del níquel harían bailar los titulares de la gran prensa al son de las cifras que publica el DANE. La esfinge pregunta por qué el Banco de la República guarda prudente silencio. Nadie lo sabe todavía.

Lo cierto es que agotada la euforia de Gaviria, quien privatizó la Flota Mercante Grancolombiana y vendieron también Avianca al extranjero y unas cuantas hidroeléctricas y pasadas las emociones con  los pozos de Cusiana y Cupiagua… la Balanza cambiaria empezó a hacer agua y los perspicaces especuladores extranjeros olfatearon que se venía una fuerte devaluación del peso con ominosas pérdidas para sus capitales golondrina. Con el mero olor, sonó la estampida y emprendieron el vuelo. Famosa es esa crisis de fin del siglo XX, no tanto por la corrida de esos capitales sino sobre todo porque la Junta Directiva del Banco de la República creyó parar esa estampida subiendo abruptamente la tasa de interés. Entonces fue crisis cambiaria, doblada de crisis financiera y de crisis hipotecaria.

Pasado esa crisis amarga con más de doscientos mil acreedores del UPAC caídos en quiebra, vino la era Uribe quien prometió abrir de par en par el mercado norteamericano y luego el euroopeo con sus 28 países, para ajustar con los latinoamericanos los cuarenta y un países en francos tratados de libre comercio. Al decir unísono de nuestros últimos cinco presintes, Colombia se había tomado los mercados de medio mundo. Así lo dicen y lo repiten sin cesar, pero ni níquel, ni carbón reintegran ni un dólar de las exportaciones y en petróleos sólo reintegra Ecopetrol. Y todos repiten que el Dane que gracias a las alzas de precios de las commodities de exportación, las importaciones se sostienen. Falso. Se malsostienen gracias a los capitales golondrinas.

La gracia es bastante sencilla, pero lo inciensos que la rodean no dejan verla. Solo al cabo de los tiempos empieza a cumplirse. Los oráculos de Bernie Sanders y Donald Trump  de muchas maneras y con rabo de diversa especie, ya le han dicho a los Estados Unidos que su destino es matar a su señor padre y casarse con su señora madre patria. ¿En pleito con China no tendrán que sacrificar a sus empresas multiacionales? Lo cierto es que el  libre comercio no es sostenible con la teoría de las ventajas comparativas porque no se trata de dos productos y dos países, sino de más de cinco mil setecientos productos para comerciar entre más de 150 países. BG

25.19 LOS SIETE ACERTIJOS NEOLIBERALES (2) – Bernardo García

El expresidente López Michelsen, preguntado por qué habría calificado a su gobierno de chamboneo, respondió: mucho ajetreo macroeconómico y la bonanza se perdió. Eso no puede ser cierto pensó la esfinge. Eso no puede ser cierto repitió el presidente César Gaviria, preocupado por la bonanza petrolera del Cusiana y el Cupiagua. La riada de dólares que llegan con las bonanzas al cambiarse en pesos, lanza una gran expansión monetaria. Eso se convierte en pura demanda y desata a la fiera inflacionaria.  Eso es cierto, exclamó Gaviria, pero López primero con Abdón  Espinosa y luego con el famoso cofrade, Alfonso Palacio Rudas se inventaron los certificados de cambio en dólares para retardar su monetización. También se reguló la tasa cambiaria para impedir que la plétora de dólares le diera mayor valor al peso y en consecuencia abaratara las importaciones con efectos antiinflacionarios, pero con desmedro de la producción nacional. Se hizo un esfuerzo por hacer una política retención monetaria y austeridad fiscal. ¿Qué más le pide el cuerpo al doctor López Michelsen para descalificar el control de la bonanza cafetera en su propio gobierno? Es el segundo acertijo de la esfinge. ¿Qué lo descalifica?

Con el vicio inveterado de la gran prensa de considerar que las exportaciones de carbón, níquel y petróleo son dólares colombianos, cometen un grave error. Salvo las exportaciones de Ecopetrol que en gran parte se gastan en gasolinas finas y disolventes para aligerar los espesos petróleos llaneros, todas las demás exportaciones son de las compañías extranjeras. Ellas compran el petróleo a precio de boca de pozo o de boca de mina. Eso se llama una regalía. Además pagan impuestos y salarios al personal colombiano. Así que el júbilo, la alharaca y el alboroto que operó la gran prensa se debió a que aún se celebraba la gran apertura económica. Ahora habría llegado el financiamiento.

En el elegante simposio celebrado en Bogotá, bajo los auspicios del Departamento Nacional de Planeación y el Banco Mundial se analizó con técnica, minucia y muchas cifras la amenaza de la “enfermedad holandesa”: muchos dólares, muchas importaciones que compiten con la producción nacional y quizá mucha inflación por la creciente monetización de los dólares, provocando exceso de demanda. Mucha sabiduría pues expuso en aquel Symposio de sabios nacionales y sabios extranjeros, como le complacía al presidente de bienvenidos al futuro, el dr. Gaviria.

Repasando el volumen que recogió el simposio[i], sólo un comentario furtivo de Roberto Junguito habría hecho sonreir a la  esfinge. Hizo amplios y respetuosos comentarios a las políticas económicas planteadas, razonó sobre los intereses contradictorios entre el gobierno –empeñado en el crecimiento- y el Banco de la República -empeñado en controlar la inflación- y de pronto soltó una perla a propósito del modelo de Fedesarrollo, indicando la prioridad de la inversión y para empezar en la actividad petrolera misma. Inversión. Inversión.

Pero cuando sucedió la gran bonanza cafetera de los años setenta, cuando directivos del Instituto de Fomento Industrial corrieron a presentar proyectos, el presidente López sentenció: “la bonanza cafetera es de los cafeteros”. En cambio, César Gaviria, mucho más neoliberal que López nombro a Luis Alberto Moreno para que deshuesara al Instituto de Fomento Industrial. Así lo hizo y le fue reconocido con Ministerio de comercio, primero, y luego con la gerencia del BID.

Si no hay inversiones, ni oportunidades de inversión, ni nadie que las promueva, ni empresarios ni IFIS. ni gobierno, aunque haya ahorros bien pueden gastarse en una plétora de importaciones de carritos y una crisis de balanza de pagos como la sufrida en 1999. Varios años se balanza comercial negativa y déficit fiscal por el generoso programa del presidente Samper contra la pobreza extrema, se vino una corrida de capitales especulativos huyendo de la devaluación que ya se venía encima y que gracias al Banco de la República pudo convertirse en una crisis financiera e hipotecaria. La peor de nuestra historia. Enigma: confundir empresarios con cafeteros y confudir al IFI con una partida de lagartos.

[i] Departamento Nacional de Planeación y Banco Mundial: “Cusiana, un reto de política económica”,  Tercer Mundo editores, Bogotá, 1994. pg.338

24.19.-LOS SIETE ACERTIJOS NEOLIBERALES – Bernardo García

Sino fuera cara de piedra, la esfinge del desierto podría haberse sonreído cuando el presidente César Gaviria se elevó inhiesto y anunció solemne el primer acertijo que habrían de desatar los treinta sabios invitados a Bogotá el 27 de junio de 1994[1]. Anunció primero el axioma: el ahorro genera inversión y la inversión genera desarrollo. Luego con voz trémula, muy preocupada, planteó el enigma: “los países del sudeste asiático han alcanzado y siguen alcanzando un ahorro hasta 40 por ciento del Producto Interno Bruto y un desarrollo fenomenal. ¿Qué nos pasa en América Latina que no alcanzamos ni a la mitad?

La madre esfinge pudo haberse sonreído otra vez porque de inmediato adivinó que el presidente colombiano acababa de recitar un acertijo mentiroso. Había puesto a pensar a treinta eminencias de la economía y a través de ellas a todo el continente sobre el drama de su impotencia frente al mundo emergente. Literalmente, pensó, los puso a buscar un gato negro, en un cuarto oscuro, en donde no había gatos. ¡De  risa me muriera, pensó la esfinge!

El presidente Iván Duque no estuvo allí porque tendría apenas unos 18 añitos, empezando a estudiar derecho. Lástima que el hoy presidente Duque se quedara entonces en ayunas y sin posibilidades de entender la estadística en aritmética elemental, pero aritmética. En cambio el minhacienda Aberto Carrasquilla ya podría tener unos 35 años y trabajaba como gerente técnico del Banco de la República, sin duda que asistió a oir las disertaciones. Juan José Echavarría quien ya frisaba en los 43 y se desempeñaba como Plenipotenciario ante la OEA, no sólo estaba en condiciones de entender los galimatías estadísticos sino que además figuraba entre los treinta sabios.

[1] Las intervenciones del simposio se encuentran en el libro Ed. Mónica Aparicio y William Easterly “Crecimiento económico. Teoría, instituciones y experiencia internacional”- Ed. Banco Mundial – Banco de la República, Bogotá, 1995.

Se trataba de enseñarle a América Latina cómo se desbarata el enigma. Sin ello no habría amanecer, ni serían bienvenidos al futuro, ni nos quitarían el remoquete de cretinos y estúpidos que nos venían plantando en la frente, columnistas en  recio combate en la gran prensa del continente, el ahora Nobel de literatura Vargas Llosa, el cubano Montaner y el colombiano Plínio Apuleyo Mendoza. No eran mosqueteros del rey sino guerreros neoliberales.

Era de ver el ordenado y solemne desfile de los 30 sabios. Era de ver: uno tras otro, los sabios y todos hasta los pies vestidos de negro frack o smoking avanzando a su turno para recitar entre una venia y la otra muchas correlaciones y regresiones. Son cálculos estadísticos bastante elementales que miden la frecuencia e intensidad de las variaciones de unos fenómenos con relación a otros.

 Útil claro está, por ejemplo, para hacer proyecciones. El problema es que casi todos esos fenómenos  están cointegrados –como dicen los econometristas- es decir que participan en una misma familia, o son miembros de una misma constelación o son simples satélites de un planeta principal: educación, salud, infraestructura, profundidad financiera,… Entonces todo el aparataje estadístico de los sabios iba cayendo uno tras otro como simples concordancias; pero sin ningúna fuerza ni sentido de causalidad que diera en el clavo del enigma: el misterio del crecimiento económico. Las leves diferencias de esa plétora de variables entre asiáticos y latinos no le hacía mella a la diferencia formidable ni en ahorro, ni en desarrollo.

Lo peor no se hizo esperar. Reventó la mentira. ¿Oyeron? ¡Es la inversión la que genera ahorro! Y son las oportunidades de inversión las que generan inversión. Y son los empresarios creativos, sean empresas con sus secciones de investigación & desarrollo, gobiernos con sus institutos de fomento industrial o centros de investigación agropecuarios,…los que crean o descubren las nuevas oportunidades de inversión. Esa sí es la lógica. ¿Schumpeteriana? Cierto[2].

El último sabio, Moisés Naim dijo que se llamaba y no parecía un economista más del Banco Mundial con pensamiento cuadrado, tomó la palabra indignado, sí claro, dijo, hay gobiernos desarrollistas como los del sudeste asiático y hay gobiernos depredadores como los de Latinoamérica. Los primeros lanzaron cinco o seis planes quinquenales, uno tras otro, primero como sustitución de importaciones, luego metálicas y químicas básicas, más tarde industria automotriz, industria naviera con sus astilleros, industria electrónica y otras más.

Esas sí son oportunidades rentables de inversión, digo yo, que arrastran ahorro del Banco Mundial, de la banca internacional con el aval de FMI y del mismo tesoro americano. Préstamos y crédito sí, capital privado directo no. Nunca quisieron ser un país de enclaves extranjeros. Exportaciones siempre en primera prioridad para cumplir sin angustia las grandes masas de préstamos.  Y todo manejado por gigantes corporaciones financieras nacionales con estricta disciplina y supervisión del gobierno. Eso se llama economía mixta.

[1] Irma Adelman: “Teorías del desarrollo económico”, ed.FCE, 1965 pg.160

¿Y los depredadores? Ellos incentivan la inversión inducida por la demanda que controlan desde una junta monetaria. También hacen inversiones autónomas en infraestructura que destilan fuertes ganancias. Tan bien inversión, ahorro, y uno poco de desarrollo. En fín, tienen una gran élite de importadores y representantes de firmas extranjeras. No son depredadores salvajes. Son depredadores elegantes y que se tratan de tú a tú con los personajes extranjeros.BG

23.19-.-LA CONTROVERSIA SOBRE EL PRODUCTO INTERNO BRUTO – Diego Otero 

En la última semana se produjo una controversia con el tema de si  nos encontramos en una situación económica  de recuperación o no. En esta discusión han participado el Gerente del Banco de la República, el Presidente de la República, el director del DANE y varios dirigentes gremiales.

El Presidente de la República, los gremios, el director del DANE, el Ministro de Hacienda y otros funcionarios del gobierno afirman que se está en un período de recuperación y que para el 2020 la economía crecerá 4,0%.

18 jun de 2019.- Se acaba la confianza en el DANE

Hay que hacer una primera acotación. El Director del DANE acabó con la confianza en las estadísticas del país. Según él, el Censo de Población está equivocado, como el Censo Agropecuario, cambió cifras de crecimiento del PIB, cambió el IPC y los datos de pobreza. Y además es un director de estadísticas que opina, cuando su papel debe ser el de presentar las estadísticas para que el resto del país comente y analice. Grave daño le está haciendo a la credibilidad de las estadísticas económicas y sociales  este señor.

El crecimiento del primer trimestre de 2019 no es prueba de recuperación

Veamos la realidad. Las cifras del primer trimestre muestran que la economía creció 2,8% al comparar con el primer trimestre de 2018. Al hacer lo mismo con los cuatro trimestre de 2018, se encuentra que con base en el año 2015, salvo el primer trimestre en que la economía creció 2,0%, en los demás el PIB aumentó 2,9% en el segundo, 2,6% en el tercero y 2,7% en cuarto trimestre, para un total de 2,6% en 2018, con lo cual desde este punto de vista lo del primer trimestre de 2019 no es una recuperación sino una continuación de lo que ocurrió en 2018.

Otro análisis interesante es ver los movimientos mensuales  según el Indicador de Seguimiento de la Economía ISE que publica el DANE. En el Cuadro 1 se presentan los resultados mensuales para 2018 y 2019 de la los cambios del PIB para variación anual y año corrido.

Claramente los tres primeros meses de enero, febrero y marzo de 2019 son mejores que los de 2018. Sin embargo, la variación mensual durante 2019 sí muestra  que los aumentos del PIB ya sea por variación anual o año corrido indican disminución en las tasas. En efecto, por cambio anual, en febrero de 2019  el ISE da un crecimiento del PIB de 2,98%, que se reduce a 2,77% en febrero y a  2,56% en marzo. Por año corrido, de 2,98% en enero, se pasa a 2,8% en febrero y a 2,77% en marzo.

Es decir, si en estos tres primeros meses comparados con los últimos de 2018, hay una leve recuperación, al estudiar 2019 se encuentra que ha habido reducción en las tasas de crecimiento, lo que podría decirse que ha habido estancamiento. Entonces, hay que esperar datos de abril, mayo y junio para tener claridad de lo que está ocurriendo en la economía colombiana.

Cuadro 1 Indicadores de seguimiento de la economía ISE

Las comparaciones deben hacerse con los  mismos criterios

El DANE presentó la serie corregida por efecto  estacional y de calendario del primer trimestre de 2019 con el último trimestre de 2018 que da una crecimiento cero. Este es un dato diferente que no puede compararse con la cifra de 2,8% porque obedece a una comparación de períodos diferentes y a una serie corregida por estacionalización y calendario, que se utiliza para otros propósitos.

Lo correcto sería comparar cuanto creció el primer trimestre de 2019 con el último trimestre de 2018 con los mismos criterios, es decir, con la serie original.  Una cosa es una serie original y otra una serie corregida por estacionalización. Hay que tener en cuenta las diferencias porque de lo contrario estamos comparando manzanas con peras.

De todas maneras, el crecimiento de 2,8% del primer trimestre es bastante regular y no muestra que existe recuperación en la economía. El criterio de que estamos mejor que otros países en la región es de una ceguera increíble. Es decir, no importa que estemos mal si los demás están peor. En el país de los ciegos el tuerto es rey.

Pero el gobierno se empeña en afirmar que en 2019 el crecimiento del PIB estará alrededor de 3,6%, lo cual implica que los tres trimestres restantes el PIB debería crecer a tasas superiores a 3,7%, algo  que difícilmente se va a dar. Es parte de toda la propaganda del gobierno para calmar a la opinión pública, y de los gremios de la producción que lo siguen ciegamente y creen que esto los va ayudar a crecer, lo cual es una miopía impresionante. Claro, se entiende, el gobierno les dio gabelas con su reforma tributaria y hay que agradecerle apoyándolo incondicionalmente.

Los indicadores del mercado laboral empeoran

Hay otros indicadores importantes que son los que tienen que ver  con el mercado laboral que señalan categóricamente que vamos por mal camino. Normalmente las tasas de desempleo, que son estacionales, señalan que este cae de los meses de febrero a octubre. Pues bien, en 2019 esto hecho que ha sido normal en los últimos diez años cambió y las tasas de desempleo aumentaron en marzo y abril.

Igualmente, por primera vez en muchos años hay una destrucción de empleo enorme. El empleo total cayó en 775 000 personas de abril de 2018 a abril de 2019 y se volvió a tasas de desempleo de dos dígitos, lo que implicó que la tasa de ocupación bajó de 58,5% a 55,8% de la población económicamente activa. Por primera vez en muchos años, también, la tasa de desempleo rural que venía descendiendo aumentó de 5,0% a 7,0%.

Hay que comentar no obstante que las cifras de abril dejan muchas inquietudes. Hubo una caída en la tasa de participación de 64,6% a 62,2%, lo que significa  que más de un millón de personas salieron de buscar puesto porque si se hubieran mantenido en el mercado laboral la tasa de desempleo habría sido cercana al 12,0%. Igualmente, la destrucción que se produjo en el desempleo solo es posible si en abril la economía creció por debajo de 2,8%. También, puede explicarse algo de esa caída en el empleo por la contracción tan fuerte en el sector de la construcción, bastante intensivo en mano de obra.  Habrá que esperar a las cifras de mayo y junio para dar juicios definitivos de lo que está pasando y no caer en un  análisis de corto plazo con solamente dos meses de referencia de marzo y abril para definir si la economía no crece suficientemente o se ha estancado.

Metas irreales del gobierno para 2020

El gobierno en su plan Marco Fiscal de Mediano Plazo presenta cifras de crecimiento del PIB de 4,0% en 2020 y años siguientes que no son nada realísticas. Utilizan supuestos de un crecimiento del sector privado  por la reducción en los impuestos que no siempre da  lugar a aumentos en el PIB como lo muestran muchas experiencias en el mundo.

En la mente de los teóricos neoliberales del gobierno se parte de la teoría que el ahorro aumenta la inversión  cuando desde Keynes se ha probado que es al contrario, que la inversión  determina el ahorro, y que es la demanda efectiva lo determinante para mover la producción. Si no hay compradores no hay oferta. No es al contrario, como dice la ley de Say que la oferta crea la demanda.

Las proyecciones del crecimiento para 2020 son pesimistas

Las proyecciones que he realizado con un modelo macroeconómico desarrollado en 2017 pronostican un crecimiento promedio de 2,8% en 2019 y de 3,2% en 2010, dentro de unas bandas de más o menos 0,2%, salvo que cambien las políticas económicas, lo cual no parece que pueda darse.

En definitiva, estamos en un momento coyuntural muy difícil en todo sentido, que no se puede negar con afirmaciones fantasiosas  que van contra la realidad de las cifras que son muy tozudas.

https://mail.yahoo.com/d/folders/1/messages/24405?.rand=13o1ucdba3j23

 22.19.-BASES DEL DESARROLLO INDUSTRIAL EN COREA DEL SUR: ANÁLISIS DE LA POLÍTICA ECONÓMICA INTEGRAL1

Juan Felipe López Aymes

CRIM, UNAM

  1. Introducción

En este artículo ofrezco al lector que inicia el estudio del complejo desarrollo económico e industrial de la República de Corea (en adelante Corea o Corea del Sur) una base mínima y sencilla de tal proceso y propongo algunas reflexiones sobre el modelo de economía política que lo hizo posible. Como el objetivo es plantear un punto de partida en el conocimiento de este caso y propiciar el interés no profesional, el abordaje es de carácter interpretativo más que un recuento de datos y hechos. A manera de nota metodológica, en mi interpretación, como la de muchos observadores de Corea, el contexto externo e interno son fundamentales y debemos considerarlos como mutuamente constitutivos; es decir, la historia de la península coreana, sus personajes y paradojas, sus opciones de políticas y los procesos económicos, sociales y políticos tienen que verse a la luz de procesos regionales más amplios (incluyendo el concurso de agentes extra-regionales). Asimismo, los procesos regionales son influidos por acciones, omisiones y percepciones de líderes y la sociedad coreana. Un ejemplo claro de esta correlación es la guerra de Corea y la estructura de seguridad regional emanada de ese evento, así como la forma que adquirió el modelo de desarrollo económico e industrial en Corea del Sur.

Además del propósito de despertar el interés por el estudio de un fragmento de la economía política contemporánea de Corea, este artículo también puede estimular cuestionamientos y propuestas de conducción económica alternativas a la ortodoxia de la economía del mercado. Corea y otros países del este de Asia demostraron que el enfoque desarrollista puede ayudar a la formación de condiciones para aprovechar ventajosa y ordenadamente las fuerzas del mercado; además, el dinamismo desarrollista demostró una gran capacidad de adaptación a los cambios de las estructuras económicas. Su transformación le ha permitido seguir vigente, aún en tiempos de globalización, del discurso dominante de libre mercado, y las restricciones al desarrollo tecnológico por las reglas al comercio internacional.

DESCARGAR PDF  

21.19.-LA ECONOMÍA EN 2019 Y LAS PERSPECTIVAS PARA 2021N – Diego Otero

Resultados del primer trimestre

El DANE publicó el día 13 de mayo de 2019 los resultados del crecimiento del Producto Interno Bruto- PIB del primer trimestre de 2019 que  comparado con igual trimestre de 2018  da una tasa de  crecimiento de 2,8%, igual al valor del último trimestre de 2018.

7 de junio de 2019.- El crecimiento de este primer trimestre de 2019 es decepcionante  y va contra todas las afirmaciones que ha venido haciendo  el gobierno que 2019 iba a ser el quiebre para una cifra en el año de 3,5%. Es increíble que después de este resultado el Presidente Duque y su Ministro de Hacienda sigan hablando todavía de que el crecimiento de 2019 va a ser precisamente de este valor. Para que esto ocurra, el crecimiento promedio  de los próximos tres trimestres debe ser por lo menos de 3,7%,

Según las series originales, sin corrección por efecto estacional y de calendario, los sectores agropecuario y de industria manufacturera aumentaron a tasas anuales de 1,4% y 2,9%, lo que significa que continúa el estancamiento de los sectores productivos. Fuerte caída experimentó la construcción con un valor negativo de -6%.  Como ha sido normal crecieron con  tasas aceptables el comercio, comunicaciones  y  servicios financieros. Minas y canteras se recuperó con una tasa de 5,3%. El resto de los sectores crecieron a tasas positivas pero menores a 3,5%.

Al analizar por componentes de la demanda agregada, las tasas de crecimiento del primer trimestre de 2019 comparadas con las del primer trimestre de 2018, sobresale el bajo valor de  las exportaciones con un aumento de 3,6% en comparación con 13,7% para las importaciones. El consumo aumentó 3,8% y la inversión bruta lo hizo en 2,8%. Este comportamiento del comercio exterior está muy acorde con la continuación de un déficit alto en la cuenta corriente de cerca de 4,5% del PIB.

Con este crecimiento del PIB por debajo de 3,0% el desempleo no va a bajar. El argumento es muy sencillo. Con una tasa de crecimiento demográfico de 1,2% y una productividad laboral de aproximadamente 1,5%, equivalente a 2,8% compuesto, no hay posibilidad de que el desempleo disminuya. Pero si la oferta laboral aumenta más que la tasa  demográfica, la situación es más compleja y el desempleo más bien sube, como está ocurriendo.

El desempleo aumenta

Las cifras de desempleo en marzo y abril de 2019 son decepcionantes. En marzo de 2019 siguió el quiebre de febrero en las cifras de desempleo porque normalmente debía bajar y ocurrió lo contrario, lo que muestra el fracaso del gobierno en combatir el desempleo. Situación similar ocurrió en abril.

En efecto, el desempleo a nivel nacional aumentó en marzo  a 10,8% en comparación con 9,4% en marzo de 2018, la cifra más alta desde marzo de 2013. En abril fue de 10,3% en comparación con 9,5% en 2018.

Pero lo más grave es el valor del desempleo en 13 ciudades y áreas metropolitanas que subió de 10,7% en abril de 2018 a 11,1% en abril de 2019, la tasa más alta desde abril de 2013. En el trimestre febrero-abril la tasa promedio de desempleo en las cabeceras fue de 12% en comparación con 11,1% en el trimestre febrero-abril de 2018.

El desempleo rural que venía disminuyendo, en marzo como en abril subió de 5,1% en febrero-abril de 2018 a 7% en febrero-abril de 2019, la cifra más alta desde 2013.

En valores absolutos el desempleo subió en el período marzo de 2018 a marzo de 2019 en 383 000 personas, los ocupados solamente lo hicieron en 52 000 y los sub empleados aumentaron en 920 000.

En las 13 ciudades y áreas metropolitanas, en marzo de 2019 la situación fue muy pobre. Cayeron los ocupados en 73 000, aumentaron los desocupados en 186 000 y los subempleados subieron en 576 000.

En abril de 2019 la situación del empleo empeoró.  El total de empleados cayó de  22 673 miles en abril de 2018 a 21 814 miles en abril de 2019, una caída de 757 000 personas. En 13 ciudades y sus áreas metropolitanas el empleo bajó de 10 730 miles de empleados en abril de 2018 a 10 632 miles en abril de 2019, una disminución de 98 000 personas, situación que no se producía en el país hace años.

En conclusión, pésimos meses  para el empleo. El gobierno está fracasando estruendosamente.

Entonces, las cifras del crecimiento del PIB y del desempleo en el primer trimestre de 2019 son negativas y muestran un escenario preocupante.

Perspectivas para 2019 a 2021

Con base en el modelo macroeconómico Avanzar desarrollado en 2017 por Diego Otero Prada y Juan Gustavo Villamarín se han hecho nuevas simulaciones para el período 2019 a 2021, con  resultados  bastante regulares, muy diferentes a las proyecciones del gobierno y otros analistas.

Para 2018 las proyecciones del modelo fueron muy certeras, ya que predecíamos un crecimiento de 2,8%, que fue la cifra que  produjo el DANE.

Para 2019 se calcula un crecimiento promedio  del PIB de alrededor de  2,85% dentro de una banda de un mínimo de 2,65% y un máximo de 3.05%, por debajo del 3,5% que predice el gobierno central. (Cuadro 1).

Para 2020 las perspectivas apuntan a un aumento a 3,21% dentro de una banda de  2,92% y 3,49%. Y  para 2021 las proyecciones son igualmente malas, de un  promedio de 2,9% dentro de un rango de 2,63% y 3,14%.

 Estas estimaciones de las tasas de crecimiento del PIB para 2019, 2020 y 2021 son muy regulares, lo cual lleva a reflexionar que hay plantear nuevas estrategias de desarrollo económico para alcanzar tasas de por lo menos de 4,0%. Todo esto significa  que el mercado laboral no cambiará, que continuaremos con tasas de desempleo por encima de 10,0% y de subempleo de 45%.

Pero ninguna de estas proyecciones tiene en cuenta una posible         recesión mundial que necesariamente va a ocurrir.

         Cuadro 1  Tasas de crecimiento del PIB de 2019 a 2021

Año Estimado crecimiento bajo Proyección estimada Estimado crecimiento alto
2019 2.65% 2.85% 3.05%
2020 2.92% 3.21% 3.49%
2021 2.63% 2.90% 3.14%

El Ministro de Hacienda Carrasquilla habla de unas expectativas optimistas para 2019 por la reducción de los impuestos para las empresas, política  que no se ha cumplido necesariamente en otros países. Las afirmaciones del Ministro de Hacienda hablan de predicciones de aumento del PIB de 3,4% a 3,6% que aún son bajas, entonces no se ve cual es el efecto real de bajar impuestos a las empresas que afectan los ingresos del gobierno. Sus proyecciones, además, son simplemente especulaciones  sin bases reales.

Pérdida de crecimiento por suspensión del comercio internacional con Venezuela

Con el modelo Avanzar  se hicieron simulaciones sobre  la pérdida de crecimiento del PIB por  la crisis con Venezuela. Se supuso que pasaría si hubieran continuado las exportaciones netas a Venezuela del orden de 5200 millones de dólares como se venían presentado en 2008.

En otras palabras, la pregunta  es  qué tanto crecimiento  pierde Colombia  por dejar de  exportar a Venezuela la cifra anterior  La simulación con el modelo Avanzar muestra que se pierde anualmente un mínimo de 0,22% del PIB para los años 2019 a 2020. En esta forma, el crecimiento del PIB en 2019 aumentaría a un promedio de 3,07% en lugar de 2,85% y en 2020 se llegaría a 3,43% en lugar de 3,21 si se recuperara el comercio internacional con Venezuela. Pero esta simulación supone un valor constante de exportaciones. Así que la pérdida de crecimiento es mayor que 0,22% (Cuadro 2).

Esto muestra que las políticas que han seguido los dos países han sido muy negativas. Colombia dejó de vender  bienes agrícolas e industriales a Venezuela, y este país perdió la facilidad  de  abastecer sus necesidades en estos bienes a precios competitivos.

La política injerencista de Duque impide que Colombia sea un socio estratégico de Venezuela para beneficio del país. Es increíble que Colombia prefiera seguir los intereses de los Estados Unidos y los países colonialistas europeos antes que los propios. Es un verdadero error económico con repercusiones muy negativas sobre el bienestar de los colombianos. Cientos de miles de puestos se han perdido por esta política irracional. Cómo le falta a la elite colombiana seguir, como en los países desarrollados, la  estrategia de Real Politik que consiste en dirigir las relaciones internacionales según los propios  intereses materiales más que de acuerdo a declaraciones bonitas sobre  democracia y derechos humanos, que para los Estados Unidos y los países  europeos son ideas para justificar sus intereses.  Y nuestros dirigentes han caído en la trampa.

20.19.-Multinacionales que le dijeron adiós a Colombia

Philip Morris se une a otras grandes que decidieron cerrar sus plantas y quedarse como importadores. Otras firmas definitivamente se fueron.

 Contrabando y reformas tributarias espantan la inversión Foto: Getty Images

El anuncio de la estadounidense Philip Morris, propietaria en Colombia de Coltabaco, de cerrar sus operaciones productivas en sus plantas de Medellín y Barranquilla, así como de dejar de comprarles a cultivadores nacionales de tabaco a partir de 2020, no es un caso aislado, sino que se suma a otras firmas globales que tomaron la decisión de terminar con su actividad industrial y solo quedarse como importadores, así como a aquellas que definitivamente empacaron maletas y se fueron del país, por varios factores.

Quizás la partida más reciente, antes de la de Philip Morris, fue la de marca estadounidense de donas Krispy Kreme, que funcionaba bajo la empresa Industria de Restaurantes Casuales, firma que pertenece al Grupo Nutresa en Colombia. En diciembre del año pasado informó de su retiro del mercado nacional cerrando sus 9 puntos de venta.

Lea más: Philip Morris cierra sus plantas de cigarrillos en Colombia

Krispy Kreme estuvo 4 años en el mercado nacional y todo parece indicar que la fuerte presencia de Dunkin Donuts (que vende alrededor de $70.000 millones al año) en el país no le permitió crecer como tenía estimado, aun cuando en 2015 la empresas había anunciado que había alcanzado la suma de 1,5 millones de donas vendidas en Colombia.

Dos años atrás, en 2016, dos marcas de ropa estadounidense que habían sido muy esperadas en Colombia: Banana Republic y GAP, también decidieron partir. La primera llegó con 5.000 referencias de ropa en diciembre de 2012 a un local de 500 metros cuadrados en el centro comercial El Tesoro en Medellín, la segunda, GAP, abrió locales en Bogotá, Medellín y Bucaramanga.

En su caso, las afectó la volatilidad del dólar, pues apuestan por un concepto de moda de bajo costo, con la que no pudieron cumplir en Colombia. Además otras marcas internacionales les cogieron ventaja en el mercado local, tales como Forever 21 y Zara (en ese momento no había llegado H&M), a lo que se suma una fuerte competencia de las marcas locales.

Le puede interesar: Las drásticas medidas para rescatar a la icónica marca Levi Strauss

En 2015, la salida más notoria estuvo por cuenta de la multinacional estadounidense Mondelez, fabricante en el país de las marcas Chiclets Adams, Trident, Sparkies, Certs y Bubbaloo. Cerró su planta de producción en Cali, despidió a 480 empleados y se quedó como comercializadora. En el caso de Philip Morris, la empresa asegura que 250 trabajadores de la factoría quedarán cesantes, pero según la Escuela Nacional Sindical, son 800 empleados directos los afectados, así como 12.000 familias campesinas que en Colombia viven del cultivo del tabaco.

Entre 2013 y 2015 también se fue del país el grupo francés Icollantas-Michelin, el cual terminó su actividad industrial en Chusacá (Cundinamarca) y en Cali. Las dos plantas daban empleo a 460 trabajadores. La compañía anunció que atendería el mercado colombiano desde el exterior, importando los neumáticos.

Igualmente, la farmacéutica Bayer decidió trasladar a México y Guatemala la operación de la fábrica que tenía en Cali, donde se elaboraban los tradicionales medicamentos Aspirina, Alka-Seltzer y cremas Canesten, que ahora se importan. Con este cierre se afectaron unas 100 personas. Cabe decir que Bayer mantiene su planta en Soledad (Atlántico) dedicada a productos fitosanitarios.

Recomendado: Los planes de H M que llega a competir en la moda colombiana

A finales de 2014, la mala noticia llegó por cuenta de la Compañía Colombiana Automotriz (CCA) que cerró su planta en Bogotá, donde ensamblaban los vehículos Mazda. Quedaron cesantes 500 personas mientras la empresa anunció que seguiría abasteciendo el mercado desde México.

Le sugerimos: Expofaro la firma colombiana que produce Levi s y GAP se reinventa

https://www.dinero.com/empresas/articulo/multinacionales-que-se-han-ido-del-pais/272986

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.