• 39.19.-En defensa de Ricardo García, Rector de la Universidad Distrital- SIGUEN 74 FIRMAS
  • Gabriel misas expone su libro
  • ciclo de conferenfias

En nuestra condición de ciudadanos vinculados a la educación, a la investigación, a la ciencia y al mundo de las artes, queremos expresar nuestra solidaridad con el profesor Ricardo García Duarte, actual rector de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, y dar testimonio de su honradez e integridad.

Como lo han informado los medios de comunicación, en ejercicio de sus funciones tuvo conocimiento, en enero del presente año, de unos actos sucesivos de corrupción que se cometían en el Instituto de Extensión de la Universidad y los denunció ante la Procuraduría General de la Nación y ante la Fiscalía, como era su deber. En su denuncia señaló como responsable de los hechos a Wilman Muñoz, director del Instituto, a quien removió de su cargo.

El funcionario denunciado ha manifestado que va a colaborar con la justicia, presumiblemente en busca de beneficios penales y, por lo que se desprende de lo publicado en los medios, ha afirmado en términos etéreos e inespecíficos que el rector García tuvo participación o derivó beneficios de alguno o algunos de sus delitos.

Frente a las acusaciones de un procesado a quien el propio García denunció pero a quien evidentemente le conviene acusarlo para debilitar la denuncia y buscar favorabilidades penales, nos parece necesario poner de presente su trayectoria ética, su formación, la clase de vida que ha llevado y a qué la ha dedicado; la forma como ha accedido a los cargos que ha ocupado, las características de su desempeño frente a ellos y el tipo de personas de las que se ha rodeado siempre.

Ricardo García hizo sus estudios de pregrado en la Universidad Nacional y gracias a una beca obtenida por méritos realizó los de posgrado en el Instituto de Estudios Políticos de París, una de las mejores instituciones del mundo en ese campo.

Su trayectoria ha girado alrededor de la docencia y la investigación en universidades como la Distrital, la Nacional y el Externado. En la historia de la Universidad Distrital ha sido la única persona designada en dos oportunidades como rector en propiedad, en desarrollo, en ambas ocasiones, de los procedimientos de la democracia universitaria y sin que nadie haya objetado la legalidad y la transparencia de su elección.

Como rector, ha hecho un manejo pulcro y transparente de los recursos públicos e institucionales, y no solo ha sido ajeno a todo esquema o acto de corrupción sino que los ha enfrentado sin miramiento alguno por los responsables, como ha sido el caso de lo ocurrido en el Instituto de Extensión de la Universidad Distrital.

Quienes lo conocemos personal y profesionalmente de tiempo atrás, podemos dar fe de que ha llevado una vida sencilla, que no ha alimentado ambiciones de riqueza y que se ha rodeado siempre de personas que, como él, han estado dedicadas con seriedad a la actividad intelectual y académica.

Como nos constan todas esas características de integridad y probidad del profesor García, avaladas por su propia vida y su historia personal, queremos hacer pública nuestra solidaridad con él, e invitar a que se respeten sus derechos a la honra y al buen nombre.

Hernando Gómez Buendía, Salomón Kalmanovitz, Laura Gil. Rodrigo Uprimny

  1. León Valencia
  2. Gustavo Gallón
  3. Jorge Hernán Cárdenas
  4. Cristina de la Torre
  5. Francisco Thoumi
  6. Jorge Iván González
  7. Antonio Albiñana
  8. Medófilo Medina
  9. Hernán Suarez
  10. María Claudia Romero Amaya
  11. Carlos Vicente de Roux
  12. Marie Eve Detoeuf
  13. Joe Broderick
  14. Miryam Bautista
  15. Beethoven Herrera
  16. Ricardo Mosquera
  17. Martha Ardila
  18. Rafael Orduz
  19. Humberto Molina
  20. Rocío Londoño
  21. Marco Romero
  22. César Pagano
  23. Pedro Santana
  24. Javier Torres
  25. Luis Eduardo Celis
  26. Carlos Mario Perea
  27. Fabio Giraldo
  28. Óscar Jiménez
  29. Alpher Rojas
  30. Jaime Zuluaga
  31. Gonzalo Ordoñez
  32. Fabio Velásquez
  33. Camilo Echandía
  34. Carlos Jiménez Moreno
  35. Abel Rodríguez
  36. Olga Lucía Jordán
  37. Javier Darío Vélez
  38. Yann Basset
  39. Mauricio Torres Cuervo
  40. Jorge Iván Cuervo
  41. Pío García
  42. Alberto Littfack Pineda
  43. Miguel Ángel Herrera
  44. Luis Ignacio Sandoval
  45. Alejandro Álvarez Gallego
  46. Alonso Ojeda
  47. Ángel Pérez Martínez
  48. Bernardo García
  49. Carlos Escobar De Andreis
  50. Carolina Isaza
  51. Constantino Casasbuenas
  52. Consuelo Neira Gómez
  53. Diana Helena Cure
  54. Eduardo Bechara
  55. Germán Darío Rodríguez
  56. Gladys Becerra
  57. Héctor Rojas
  58. Jaime Duarte
  59. Jairo Gómez
  60. Johan Julio Estrada
  61. Jorge Pulecio
  62. José Araujo
  63. José Ismael Rivera
  64. José Jairo González Arias
  65. José Joaquín Cañón Rodríguez
  66. Juan Carlos Guerrero
  67. Lucas Gómez
  68. Luis Alfredo Muñoz Wilches
  69. Ramiro López
  70. Margarita Marín
  71. Martha Isabel Gómez Lee
  72. Néstor Cuervo
  73. Óscar Molina
  74. Ricardo Montaño Sánchez
  75. Rosa Duro
  76. León García Jordan
  77. Carlos Alberto Valencia Orozco

  • 38.19.-En memoria de Guillermo PerryFRANCISCO AZUERO
  • Noventa años de la Gran Depresión BEETHOVEN HERRERA

Mi primer contacto con Guillermo Perry se dio en 1975, cuando yo era coordinador de la carrera de economía de la Universidad Nacional y decidimos invitar al entonces Director de Impuestos Nacionales (el «chino Perry» como lo bautizo el columista Klim, de El Tiempo, a que dictara un seminario electivo sobre política tributaria. A pesar de las múltiples ocupaciones que se derivaban de su cargo, aceptó sin condiciones, y creo que dictó el curso durante dos semestres. Los comentarios que recibíamos de los estudiantes eran muy positivos: gracias a su curso, creo yo, muchos de ellos comenzaron a sentir las ganas de vincularse al sector público.

Años después, siendo yo jefe de la Unidad de Inversiones Públicas del Departamento Nacional de Planeación, y él Ministro de Minas, me invitó a formar parte de un equipo de trabajo que se debía encargar de buscar soluciones a la grave crisis financiera del sector eléctrico colombiano.

Ya elegido Ernesto Samper como presidente, y estando yo en el sector privado, como vicepresidente del Banco de Caldas, recibí una llamada de Guillermo, quien ya había sido designado como ministro de Hacienda, invitándome a reunirme con él en la sede de la campaña. Me invitó en esa reunión a ser su Viceministro General. Allí estuve durante 15 meses. En noviembre de 1995 me propuso que pasara a dirigir Fogafin. En los últimos años nos encontrábamos ocasionalmente en la Universidad o en seminarios académicos.

Guillermo fue el primero y el más calificado de los economistas tributarios colombianos. Hasta entonces, la tradición colombiana en estos temas se había centrado en los abogados especializados en derecho tributario. Como era de esperarse, muy poco se preocupaban por la incidencia económica de los impuestos. Con Guillermo empezaron a discutirse seriamente estos temas, lo que llevó a varios gobiernos a incluirlo en las misiones de expertos que se han nombrado para tratar de ambientar las necesarias reformas estructurales que se necesitan en Colombia. Estos esfuerzos han fracasado repetidamente en el Congreso. Como lo cuenta él en sus memorias, el senador Víctor Renán Barco, ponente obligado de los proyectos de todas las reformas tributarias que se estudiaron mientras fue parlamentario, nos confesó cuando le propusimos retirar nuestro proyecto de reforma tributaria, ante la negativa de los congresistas a quitar muchas de las exenciones tributarias injustificadas que existían (y que lejos de desaparecer, han aumentado).

Dijo el senador “No exageremos, doctor Perry. Hay otras soluciones como subir las tasas de impuestos, lo que resulta políticamente difícil, porque afecta a muchos, que eliminar exenciones, que afecta mucho a pocos, pero que son muy vocales y tienen acá en el Congreso a sus amigos, como usted lo acaba de ver”.   En efecto, cada uno de los parlamentarios participantes en la comisión de estudio de la reforma había salido a defender intereses específicos de las empresas o gremios favorecidos con los privilegios tributarios existentes. Fue una lección práctica del famoso planteamiento de los problemas de acción colectiva identificados por los teóricos de la economía política, para explicar el predominio de los intereses especiales sobre las conveniencias de la sociedad.

No puedo decir que fui su amigo.  Pero siempre me trató con deferencia y cordialidad. Puedo dar testimonio de su caballerosidad, de su buen humor y, sobre todo de su rectitud.  El país ha perdido una de sus mentes más brillantes. FA.

38.19.-Noventa años de la Gran Depresión BEETHOVEN HERRERA

Se trató de un problema de demanda según Keynes, pero Friedman dijo que fue una crisis de liquidez.

El jueves 24 de octubre de 1929 se ofrecieron en venta 13 millones de acciones en la Bolsa de Nueva York ante una demanda casi nula y las cotizaciones cayeron 50%. Se cerró la Bolsa y el martes siguiente se ofrecieron 33 millones de acciones y los precios siguieron cayendo, de modo que los títulos de deuda pública y las acciones de empresas y ferrocarriles perdieron 80% de su valor y por ello sus poseedores perdieron 450.000 millones de dólares.

6 oct 2019.- La inversión privada por su parte se redujo al 10% desde el nivel de los años veinte y la tasa de desempleo subió de 3,2% en 1919 a 25% en 1933, el PIB se redujo a la mitad en ese mismo período, los salarios cayeron a menos de la mitad, 9.000 bancos se quebraron y 9 millones de cuentas de ahorro se perdieron en tanto que 85.000 empresa se quebraron. (Bussinessweek sept 3/79).

Las acciones deben reflejar el estado técnico, financiero y de ventas de una empresa; subiendo o bajando. Pero entre 1922 y 1929 la inversión creció por encima del 6% y la producción manufacturera creció al 9%, pero las acciones aumentaron su cotización por encima del 10%, en una evidente euforia que la crisis se encargó de frenar.

Los problemas comenzaron el miércoles 23 de octubre cuando la bolsa de Nueva York bajó un 7%; esta caída alarmó a los inversionistas, y se vendieron casi dos millones y medio de acciones en una hora. Al día siguiente, las personas se acercaron al mercado para vender sus acciones, pero parecía no haber compradores y las acciones cayeron hasta 30%. En este momento, magnates de las finanzas como Charles Mitchell y John Rockefeller decidieron comprar acciones de las empresas supuestamente más confiables (Blue Chips), para así devolverles credibilidad y que las acciones retoman su curso ascendente. Esta solución funcionó por unos pocos días, pues el martes 29 de octubre la Bolsa tuvo su desplome más fuerte, el cual no paró hasta enero de 1930, cuando la Bolsa tocó fondo.

Ello planteó la pregunta obvia: ¿por qué se generó esta crisis?

Según Keynes, la crisis se debe a una falta de demanda agregada, lo cual prueba el incumplimiento de la ley de Say, según la cual toda oferta, al generar empleo e ingresos, causa su propia demanda. Pero cuando se empezó a percibir que la producción no se estaba vendiendo fluidamente, se dejó de invertir y comenzó a aumentar el desempleo causando una disminución en las ventas. Por ello comenzó a caer el precio de las acciones, en especial de electrodomésticos y de automóviles, que eran los motores de la industria estadounidense de la época y en esas condiciones las empresas redujeron la inversión.

Milton Friedman , por su parte, ofrece una interpretación alterna a la de Keynes, y sostuvo que hubo un mal manejo en la política monetaria. En su libro The Great Contraction 1929-1933 escrito con Anna Jacobson Schwartz, habla de la ineptitud de la política monetaria, pues por su falta de experticia, no pudo preveer ni responder oportunamente, en la dimensión necesaria, a una crisis de liquidez.

Según Friedman, en los años 20 la Reserva Federal era fuerte y lograba controlar los fenómenos monetarios; pero durante la crisis (específicamente en los años 1929 y 1933) esta institución se mostró débil y sin capacidad de reacción frente a una evidente crisis de liquidez, la cual generó pánico, ya que los bancos no podían garantizar los depósitos de los ahorradores. Al extenderse la incertidumbre se produjo un ataque al sector bancario por el retiro de depósitos pero los bancos no tenían liquidez para garantizar los ahorros, generandose la quiebra de muchos bancos. De acuerdo con Friedman, fueron 439 bancos los que cerraron en 1929 y 934 tuvieron que detener sus operaciones en 1930.

Friedman dice que Benjamin Strong Jr., fundador y presidente de la FED desde Octubre 5 de 1914 hasta Octubre 16 de 1928 supo imponer su visión sobre el manejo monetario, y cree que hubiese sido la persona adecuada para enfrentar la crisis. En cambio su sucesor, George L. Harrison, no logró controlar la junta monetaria de la Reserva Federal, pues las decisiones que se tomaban en Nueva York eran rebatidas por los demás bancos pertenecientes a la junta de la Reserva Federal. En suma, se trató de una crisis de demanda según Keynes, pero es interpretada por Friedman como una crisis de liquidez.

La política de intervención estatal con ampliación del gasto para construir obras públicas intensivas en mano de obra ( hacer huecos y luego taparlos), incluso usando emisión monetaria inorgánica para financiarlas, pasó a la historia como una alternativa de emergencia; pero aunque Keynes postuló esa política como una medida anticíclica utilizable solo en períodos de recesión, el uso y abuso de esa estrategia en cualquier momento generó déficit fiscal e inflación, las cuales desacreditaron dichas políticas.

No cabe duda de que para enfrentar la crisis hipotecaria de 2008, la segunda mayor crisis en la historia del capitalismo, el gobierno de Obama volvió a usar ese instrumental emitiendo títulos del tesoro que la FED compró emitiendo generosamente dólares para fiananciar el gasto público. Por esa vía el desempleo descendió de 10% a 4.5% en un lustro y ello permitió la reelección de Obama.

¡Las lecciones siguen vigentes!

  • 37.19.-Dos pérdidas: Perry y CastellanosRODRIGO UPRIMNY*
  • Guillermo Perry, la pasión por lo público –   BEETHOVEN HERRERA

Camilo Castellanos. 

Recientemente fallecieron dos personas que Colombia va a extrañar mucho: Guillermo Perry y Camilo Castellanos. Al rendir homenaje a su memoria quisiera resaltar ciertas cualidades cívicas que compartieron, a pesar de sus diferentes trayectorias y visiones políticas, pues son virtudes democráticas que Colombia necesita.

6 oct 2019.- Guillermo Perry fue un economista prestigioso, muy conocido, que ocupó muchas posiciones de poder. Siendo joven fue director de impuestos del gobierno de López Michelsen e influyó decisivamente en una de las más importantes reformas tributarias. Fue varias veces ministro: de Minas con Barco y de Hacienda con Samper. Fue senador y economista jefe para América Latina del Banco Mundial. Ocupó entonces cargos decisorios en el Ejecutivo, en el Legislativo y en las instituciones financieras internacionales. Además —por jugar con el lenguaje de los constitucionalistas—, no solo hizo parte de los “poderes constituidos”, sino también del “poder constituyente”, pues fue miembro de la Asamblea Constituyente de 1991.

Camilo Castellanos, menos conocido por la opinión pública, fue un intelectual inmensamente apreciado y respetado por las organizaciones populares y el movimiento de derechos humanos, pues dedicó toda su vida e inteligencia a la lucha por la paz y la justicia social. En esos espacios tuvo roles muy importantes: fue director de Cien Días, que ha sido una de las principales revistas alternativas. Fue también director del programa de Paz y Derechos Humanos del Cinep. También dirigió por varios años ILSA, una importante organización de derechos humanos. Coordinó igualmente la Red Interamericana de Derechos Humanos Democracia y Desarrollo y el proyecto “Vamos por la paz”.

Perry fue entonces un intelectual orgánico del poder, sin que esto signifique que fuera un sirviente o adicto del poder, pues fue igualmente un crítico severo de las corrupciones y mezquindades de muchos poderosos en Colombia. Por su parte, Castellanos fue un intelectual orgánico de las resistencias populares, esto es, en cierta forma, del contrapoder. Tuvieron además concepciones políticas diferentes: Perry fue de izquierda en su juventud, pero terminó siendo un liberal igualitario, mientras que Castellanos defendió una izquierda democrática. Lo bello es que estas dos personas, con trayectorias y visiones diversas, compartieron ciertas virtudes cívicas que Colombia necesita.

Ambos dedicaron su vida y su inteligencia a la defensa de lo público, cuando hubieran podido usar su gran talento y rigor intelectual para el enriquecimiento personal. Fueron pulcros e íntegros. Defendían con vigor y rigor intelectual sus principios, pero sin que eso los llevara al dogmatismo y a la intransigencia, porque estaban abiertos al diálogo y a discutir sus posiciones y a variarlas si los convencían. Eso lo viví con Camilo, con quien compartí muchas reuniones y discusiones. No lo constaté personalmente con Perry, pues no nos conocimos, pero lo muestran sus escritos y los testimonios de quienes le fueron cercanos, como nuestra colega Juana Dávila.

No sé si Perry y Castellanos se conocieron, pero conjeturo que hubieran sabido lograr consensos o, al menos, hubieran tramitado civilizadamente sus desacuerdos. El poder y las resistencias populares hubieran logrado así entendimientos en la diferencia, que es la esencia de la democracia. Y es que desde orillas distintas, Perry y Castellanos encarnaron, cada cual a su manera, esas virtudes democráticas que Colombia necesita: compromiso con lo público, rigor intelectual, integridad, defensa de los principios, pero con apertura al diálogo y a la búsqueda de acuerdos, sin negar las diferencias.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional. https://www.elespectador.com/opinion/dos-perdidas-perry-y-castellanos-columna-88454

37.19.-Guillermo Perry, la pasión por lo público –   BEETHOVEN HERRERA

Guillermo Perry ocupó los cargos de Ministro de Minas y de Hacienda, director de impuestos y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente. 

Como si presintiera el final de su larga carrera pública, Guillermo Perry publicó su libro-reportaje Decidí contarlo, como testimonio de su gestión como ministro de minas y de hacienda, director de impuestos y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente.

30 sep 2019.- Su salida del Ministerio de Hacienda del gobierno Samper le impidió rendir su Memoria al Congreso y al presentarlo resumió el libro como la narración del proceso de fascinación, compromiso y desencanto final con el papel de los técnicos en el ejercicio de funciones públicas.

Al evaluar su participación en la Asamblea Constituyente destaca la fuerte defensa de la iniciativa privada con instrumentos fuertes de intervención estatal y el régimen de derechos colectivos, la acción de tutela y el nuevo régimen de servicios públicos que permite la prestación por particulares con supervisión del gobierno y protección a los derechos de los usuarios.

Para explicar el diseño de la autonomía del Banco de la República, Perry recuerda que la Constituyente partió del proyecto preparado por el mismo banco y que pretendía que en ningún caso esa entidad pudiera financiar al gobierno, y se introdujo esa posibilidad solo para coyunturas de emergencia y previa aprobación unánime de la Junta Directiva.

Al defender la forma escalonada en la que cada gobierno puede reemplazar a los directivos del Banco, Perry considera que la aprobarse la reelección presidencial, sin ajustar el mecanismo de designaciones para el Banco, introdujo un desbalance institucional.

Una de las estrategias novedosas que Perry propuso para reducir la vulnerabilidad externa del país fue controlar la entrada de capitales de corto plazo para que junto con la reducción del déficit fiscal evitara la revaluación.

Se trató de un ‘encaje’ a los capitales, que los obligaba a mantener un depósito equivalente al monto del capital por un año en el Banco de la República, tal como ya lo hacía Chile.

Un hecho destacable es que pese al proceso 8.000, el entonces Perry decidió una emisión de bonos, la cual fue colocada exitosamente y ello habla bien de la fortaleza de la economía colombiana pues había logrado evitar el impacto de la crisis mexicana. Y atribuye la apertura económica al carácter complejo e innovador de Cesar Gaviria, “capaz de tomar medidas audaces aún de modo improvisado, como reformador decidido pero introvertido”.

Perry recuerda que desde finales de los 70 Rodrigo Botero y Miguel Urrutia habían defendido la apertura y que el ministro Luis Fernando Alarcón, en la administración Barco, la comenzó con la tutoría del Banco Mundial, y destaca que el equipo del Samper no se oponía pero creía que la misma debería hacerse de modo gradual, mientras Hommes y Armando Montenegro preferían hacerla de modo acelerado.

Perry recuerda haber advertido los riesgos de eliminar el control de capitales para facilitar el endeudamiento de quienes querían hacer inversiones, pues las experiencias en el Cono Sur no habían sido buenas y atribuye la crisis asiática a una apertura mal hecha, de la cuenta de capitales.

Considera Perry que la amnistía que Gaviria otorgó a los capitales en el exterior trajo una severa revaluación y los capitales ilegales que se lavaron en la construcción alimentaron la burbuja hipotecaria que explotó a finales de los 90. Y para ganar la adhesión de los empresarios, a quienes no les gustaba la apertura, se les concedieron reformas laboral y cambiaria, que les favorecían altamente.

Perry recuerda que teníamos una gran vulnerabilidad fiscal por el crecimiento de las transferencias a los departamentos y municipios y al desatarse la crisis fiscal de 1999, Colombia perdió el grado de inversión y acceso a los mercados internacionales para financiar el alto déficit externo. Y hubo que solicitar recursos al FMI, por primera vez desde 1967.

El Banco de la República trató entonces de defender la banda cambiaria subiendo las tasas de interés para evitar la salida de capitales pero ello agudizó la desaceleración y agravó el problema de las Corporaciones de Ahorro y vivienda, pues con esas altas tasas las cuotas se hicieron impagables.

En el balance del gobierno de Álvaro Uribe considera Perry que “se dedicó a conceder todo tipo de privilegios tributarios inconvenientes, como la famosa deducción especial por compras de activos fijos que resultó extremadamente costosa y benefició principalmente a las empresas petroleras y mineras que gozaban de buenos precios”.

Y destaca la negativa a adoptar la regla fiscal y ahorrar en la bonanza petrolera, pues según el presidente “un país tan pobre no podía ahorrar”, y se desbarató el Fondo de estabilización petrolera creado desde 1995. Asegura además que en lugar de avanzar en la construcción de las 4G se privilegiaron vías secundarias y terciarias.

Igual crítica hace a las exenciones de impuesto por un largo período a los nuevos hoteles y la creación de Zonas francas especiales uniempresariales, con tasa de renta de solo 15%. Y afirma que “falló el Banco de la República por no acumular más reservas internacionales.

El libro trae pasajes conmovedores como la exportación de hidrocarburos ecuatorianos por el oleoducto colombiano, en razón de los daños que le causó un terremoto al oleoducto del país vecino, relata del difícil proceso para convencer al liderazgo caribeño de permitir el envío de gas hacia el interior y convencer a los ejecutivos de Ecopetrol que aceptaran la devolución de las regalías a los departamentos donde se explotan los minerales y energéticos. 

 

 

35.19.-ILPES – Postulaciones abiertas curso Gobierno Abierto

El Curso “Gobierno Abierto: Herramientas para una gestión pública transparente, participativa y colaborativa” es organizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) a través del Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES). Además, cuenta con el apoyo y la colaboración de la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA).

Objetivos

El objetivo central es promover el fortalecimiento de la gestión pública para la formulación e implementación de estrategias de Gobierno Abierto, una mayor transparencia y colaboración en el ejercicio del gobierno, y una mayor participación de los ciudadanos en los asuntos públicos.

Objetivos de aprendizaje

  • Fortalecer las capacidades de gestión de las administraciones públicas de la región a través de la provisión de conocimientos y herramientas para el Gobierno Abierto aplicables a sus propias realidades.
  • Presentar al participante las bases conceptuales y prácticas que sustentan el diseño, implementación y desarrollo de políticas de Gobierno Abierto en los distintos países del mundo.
  • Ofrecer al participante conocimiento, información, experiencias y buenas prácticas en temas clave de Gobierno Abierto que le permitan el desarrollo de propuestas de proyectos que redunden en una mayor transparencia, colaboración y participación ciudadana en la gestión administrativa del Estado.

Apoyar a los países de la Región (y de fuera de ella), a través de la capacitación a sus funcionarios a dar mejor cumplimiento a sus compromisos nacionales e internacionales relacionados al Gobierno Abierto

Duración del curso

El Curso tiene un total de 50 horas académicas (10 horas virtuales y 40 horas presenciales), las cuales se desarrollarán de la siguiente manera

Fase virtual (del 11 al 15 de noviembre)

El módulo tiene una duración de una semana y exige dos horas diarias de dedicación (10 horas en total) para lectura de material y resolución de actividades propuestas.

Fase presencial (del 25 al 29 de noviembre)

El curso tiene una duración de una semana, 40 horas académicas, con una modalidad de curso intensivo que va de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 horas, y de 14:30 a 18:00, salvo el día viernes cuya hora de finalización es a las 14:00 horas.

Financiamiento

El curso tiene un costo de USD 720 dólares por participante. Se exhorta a los participantes a buscar financiamiento con sus propias instituciones para cubrir la cuota de recuperación del curso. Cada participante deberá gestionar directamente el financiamiento de su pasaje de ida y vuelta y pagar los gastos de alojamiento, alimentación, transporte local y otros gastos incidentales.

Las postulaciones se recibirán hasta el día
6 de octubre de 2019

35.19.-Francia multa a haití por su independencia – pobre de américa – BEETHOVEN HERRERA

La paradoja es que pese a ser la única revuelta de esclavos exitosa en el mundo, es hoy el país más pobre de América.

Una de las más impactantes escenas dibujadas en el Hall de la independencia en Filadelfia muestra el encuentro de la delegación de la república de Haití con los negociadores del presidente George Washington, para definir un arreglo comercial.

16 sep 2019.- En el final del siglo XVIII dos repúblicas, de diferente raza, se unían para establecer acuerdos económicos. La paradoja es que pese a ser la única revuelta de esclavos exitosa en el mundo (ni Espartaco lo logró contra Roma), es hoy el país más pobre de América y además de terremotos, huracanes, sequía y deforestación, ha tenido que soportar la ocupación de los herederos de George Washington.

Todo ello es conocido, pero es menos difundido que Haití tuvo que pagar una cuantiosa indemnización a Francia tras haberse independizado. Haití fue ocupado por Francia desde 1665 pues los españoles prefirieron seguir hacia el continente donde había mas población y tesoros: Haití producía el 75% del azúcar del mundo además de café, cacao, algodón e índigo, los cuales eran explotados con esclavos traídos de África, un tercio de cuyo comercio se hacia por Haití.

La influencia de la revolución de francesa llegó a Haití y en 1791 un hombre de origen jamaiquino llamado Boukman lideró a los esclavos de las plantaciones de Cap-francais y el 22 de agosto los esclavos destruyeron las plantaciones y ejecutaron a todos los blancos de la región. Ello condujo a la guerra civil y tras doce años de lucha expulsaron a las fuerzas de Napoleón, de modo que el 1 de enero de 1804 se declaró la independencia y Jean-Jacques Dessalines pasó de gobernador general a Emperador ordenando la muerte de entre 3.000 y 5.000 blancos de todas las edades. A la devastación de la guerra se sumó la reducción de la población de 425.000 esclavos a 175.00 que sobrevivieron en condiciones de trabajar.

Por temor a que sus esclavos siguieran el ejemplo ninguno de los vecinos reconoció a la nueva república y Bolívar fue hasta Haití a solicitar apoyo a Alexander Petión, quien le brindo armas y dinero, con el compromiso de que tras la independencia Bolívar liberaría a los esclavos. ¡Como sabemos ello no ocurrió!

El 17 de abril de 1825 el presidente de Haití Jean Claude Boyer firmó la Real ordenanza de Carlos X la cual incluía, a cambio del reconocimiento por parte de Francia, la reducción del 50% en el arancel de importaciones y el pago de una indemnización de 150.000.000 de francos (US$21.000 millones de hoy) pagaderos en cinco cuotas. La indemnización se justificó como pago a los colonos franceses por las tierras y esclavos perdidos.(BBC News mundo 30/12/18).

La firma de la mencionada Acta se hizo en medio del bloqueo de la flotilla de buques franceses que rodeaban a Haití. Como la indemnización equivalía a diez años de ingresos del gobierno haitiano, al vencerse la primera cuota tuvo que recurrir a un préstamo, y por exigencia de Francia debió ser con un banco de ese país. Para el pago de las siguientes cuotas Haití tuvo que recurrir a créditos de bancos estadounidenses, franceses y alemanes, con tasas de interés exorbitantes que obligaban a destinar la mayor parte del presupuesto al servicio de esas deudas.

¡Solo en 1947, es decir, 122 años después de la independencia Haití, terminó de compensar a los dueños de las plantaciones!.

La experiencia haitiana tiene lecciones dolorosas. Francia, la misma que proclamó los derechos del hombre y del ciudadano y la igualdad entre todas las personas, mantuvo después de la Revolución el sistema esclavista en sus colonias y obligó a la nueva república a pagar por la pérdida de esclavos que habían sido cazados en África y sometidos a todo tipo de vejámenes.

De otra parte, sorprende que las demás repúblicas que nacieron de la independencia de las colonias de España ( como el caso de las repúblicas que fundó Bolívar ) fueron reconocidas por Inglaterra y por Estados Unidos muy pronto, pero Haití no gozó de un tratamiento igual.

Además, por esta época en la que celebramos el bicentenario de la independencia de Colombia se habla poco del apoyo generoso que una nación pobre como Haití prestó al derrotado Bolívar quien se refugió en el Caribe y desde escribió la famosa Carta de Jamaica.

Tras la independencia de España en nuestros países la esclavitud sobrevivió hasta mitad de siglo ( y en el caso de Ecuador hasta inicios del siglo XX): Tuvieron que pasar dos siglos para que el movimiento de descolonización de Africa liberara a Angola, Guinea y Mozambique de la ocupación portuguesa, y a las demás colonias de Inglaterra, y al Congo, controlado por el rey Leopoldo de Bélgica como una finca familiar.

El movimiento de los derechos civiles liderado por Martin Luther King en los años 60s logró el derecho al voto y el fin de la discriminación en escuelas, iglesias y universidades. Pero en la vida cotidiana la brutalidad policial sigue golpeando a los negros, y ellos son junto con los latinos los mayores pobladores de la cárceles estadounidenses.

Hasta la llegada de Nelson Mandela en el siglo XX a luchar contra el apartheid en Suráfrica no se produjo un movimiento mundial de solidaridad con la defensa de la igualdad racial. ¡Haití marcó un camino y pagó un precio brutal por su osadía!

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, U. Nacional y Exterrnado.
beethovenhv@gmail.com

https://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/francia-multa-a-haiti-por-su-independencia-533627

34.19.-Telecom: una historia de control fiscal exitosoBEETHOVEN HERRERA

  • Conversatorio

McKinsey & Co publicó en 2005 su plan para fortalecer los servicios de Telecom e indicó la metodología para seleccionar el mejor socio estratégico. Caso parecido al de Ecopetrol.

Un estudio del Departamento Nacional de Planeación y la evaluación financiera realizada por la Contraloría General de la República (CGR), en 2002 concluyeron que Telecom no era sostenible, se creó la Empresa Colombiana de Telecomunicaciones -COLTEL- y Telecom en liquidación pasó a celebrar contratos de licencia de uso y marca con COLTEL.

8 sep 2019.- Se produjo entonces la firma de un memorando de entendimiento entre COLTEL y la multinacional TELMEX, para explorar conjuntamente aspectos estratégicos y en respuesta a dicho acuerdo el Contralor General de la República, Antonio Hernández Gamarra, comunicó a la Junta Directiva de COLTEL una Función de Advertencia indicando que el mencionado memorando no tenía las características de transparencia e igualdad de oportunidades necesarias.

El memorando valoraba a la empresa en US$2.971 millones y dado que comprometía patrimonio público debía haber sido el resultado de una convocatoria abierta al público en la que hubiera pluralidad de propuestas, con criterios conocidos por todos los oferentes e incluir la valoración previa de los bienes.

Ademas la CGR consideró inconveniente que la valoración de COLTEL fuera realizada por la firma interesada ( TELMEX) pues ello constituía un conflicto de interés. Y adicionalmente la exigencia de constituir un fondo líquido dentro de los 30 días siguientes restringía la competencia pues TELMEX tuvo tiempo de constituirlo previamente.

Respecto al valor asignado en libros a COLTEL, era US$163,3 millones más barata en el memorando, lo cual significaba un detrimento patrimonial para el país, mientras que TELMEX se sobrevaluó en US$51,1 millones.

Como resultado de esta función de advertencia el 31 de agosto de 2005 la Junta Directiva de COLTEL informó que suspendía el proceso hasta que la CGR produjera un concepto jurídico sobre el negocio, cosa que ocurrió el 19 de septiembre de ese año, advirtiendo que era un concepto que no implicaba acatamiento obligatorio.

La CGR procedió a revisar el mencionado Memorando de Entendimiento en el marco de los principios constitucionales, los estatutos y las normas legales, orientado a garantizar el respeto de los principios de libre competencia, igualdad e imparcialidad.

Todo ello condujo a una reunión entre el gobierno nacional y la CGR en la cual se acordó realizar una valoración de COLTEL por una firma especializada y se acordó someter a subasta la determinación del posible aliado de COLTEL.

En desarrollo de esos acuerdos la consultora McKinsey & Co publicó en diciembre de 2005 su plan de acción para el fortalecimiento del portafolio de servicios de Telecom e indicó la metodología para seleccionar el mejor socio estratégico siguiendo los lineamientos de la CGR, estableciendo que debía ser escogido por subasta, y una vez realizada la misma se seleccionó en abril 7 de 2005 a Telefónica de España. La CGR ha estimado en US$622 millones el beneficio adicional (equivalente a $1,4 billones de 2006 o 2,4 billones de 2019), en razón del mayor valor de la contraprestación por el uso y goce de la infraestructura de telecomunicaciones de la antigua Telecom por US$ 542 millones.

CASO ECOPETROL

El proyecto de Asociación Guajira A, entre la Texas Petroleum Company (TEXPET) y Ecopetrol se celebró el 31 de mayo de 1974 con una duración de 31 años y una participación del 50% de las partes en la inversión y en la producción. Y posteriormente fueron establecidas las regalías para el Estado del 20% de la producción. Cuando la reversión se acercaba el 8 de febrero de 2003, Ecopetrol firmó el Contrato para Producción Incremental con TEXPET, pero la CGR advirtió que dicha extensión significaba un grave riesgo para el patrimonio público, porque además de rebajar las regalías del 20% al 8% del volumen producido, Ecopetrol estaba en capacidad de asumir la explotación directamente sin necesidad de dicha extensión. Así se lo comunicó la CGR al Ministro de Minas y Energía de ese entonces, Luis Ernesto Mejía como una función formal de advertencia. En ese documento la CGR argumentaba que las mencionada propuesta no significaba un incremento real de la producción y que siendo los riesgos comercial y tecnológico bajos, Ecopetrol podría asumirlo, porque además tenía la suficiente liquidez para hacerlo.

El ministro Mejía respondió expresando dudas sobre la base legal de posición de la CGR y considerando que Ecopetrol no tenía espacio fiscal para desarrollar el proyecto ampliado. Ante esa divergencia de criterios, la Presidencia de la República acordó con la CGR elevar ante en Consejo de Estado una consulta para definir si el mencionado tenía la naturaleza de “contrato incremental” que permitiera rebajar las regalías. Y, en consecuencia, si era viable prorrogar la concesión o que fuese Ecopetrol quien asumiese la explotación del campo.

El 31 de julio de 2003, el Consejo de Estado con ponencia de la magistrada Susana Montes manifestó que “la extensión del contrato constituye una medida racional y lógica” si y solo si “la evaluación de estos nuevos compromisos y de estas cesiones tienen un mayor valor presente neto que los ingresos netos que tendría la nación si optara por el mecanismo de la reversión o la explotación directa” y agregó “pero, es claro que se debería manejar bajo su propia naturaleza, esto es, como una extensión del contrato y no como producción incremental”.

Al acoger el concepto del Consejo de Estado, el Ministerio de minas y Ecopetrol acordaron la extensión del contrato de asociación, abandonado la figura de “producción incremental” y manteniendo el porcentaje de las regalías en el 20%.

El 4 de abril de 2005 Chevron-Texaco y Ecopetrol suscribieron el otrosí número 3 al contrato, otorgando a Ecopetrol mayor participación en las utilidades del proyecto si se presentaban precios del gas superiores a 1.26 dólares por kilo pie cubico de gas, y menor participación si se presentaban precios de gas inferiores a 0,91 dólares por kilo pie cubico de gas. En esas condiciones, Ecopetrol obtuvo utilidades adicionales de 207.9 millones de dólares entre 2005 y 2010.

Beethoven Herrera Valencia Profesor de las universidades Nacional y Externado.

https://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/telecom-una-historia-de-control-fiscal-exitoso-533349

34.19.- CONVERSATORIO

https://mail.yahoo.com/d/folders/1/messages/26389https://mail.yahoo.com/d/folders/1/messages/26389

  • 33.19.-Roma, más allá del blanco y negro –             GUSTAVO DURCAN
  •  ILPES

Roma, la más reciente producción cinematográfica de Alfonso Cuarón, ha alcanzado, con justa razón, el reconocimiento nacional e internacional de espectadores, críticos y premios en torno a la industria. Sin embargo, Roma va más allá de una buena producción.

4 feb 2019.-  Una larga pero hermosa escena de agua corriendo a la par del reflejo de un avión, armonizad o por el sonido de una escoba barriendo el piso mojado, dan la bienvenida a la travesía, a la que le continúan éxitos de Leo Dan, Rocío Durcal y Juan Gabriel.

El agua es un elemento fundamental, la tranquilidad con la que se mueve al inicio desaparece en el clímax de la historia para dar paso a un mar agitado, como si se tratara de una sincronía con los cambios que enfrentan las protagonistas.

Cleo, empleada doméstica de origen indígena, y Sofía, su patrona, enfrentan el abandono de sus parejas, figuras masculinas que se desprenden con facilidad de responsabilidades familiares.

Se trata también de un homenaje a mujeres que, en silencio, adquieren la carga de los que han huido, mientras lloran la pérdida y aceptan sus nuevas realidades. Una frase de la película, fría y desoladora, es suficiente para expresarlo: “No importa lo que te digan, siempre estamos solas”. Y es cierto, solas, a veces unidas por la similitud de su dolor, pero constantemente separadas por las barreras de las clases sociales. “Cleo, ¿me traes un licuado de plátano?”, preguntan los niños que eufóricos cuentan a su abuela cómo la empleada doméstica salvó sus vidas en el mar.

Roma finaliza con Cleo subiendo las escaleras de la azotea para llevar ropa sucia en tanto un avión atraviesa el cielo. Pese a todo, la cotidianidad nunca desaparece.

Roma explora, desde lo individual, las problemáticas y distintas caras de un país, como las locaciones que giran en torno en la modernidad de una ciudad y el abandono de comunidades cercanas a ella. Ahí radica su importancia, porque les otorga voz a los que no la tienen, de tal suerte que la película se ha puesto al mismo nivel que textos de Rulfo u otros personajes del sector cultural que, desde su espacio, muestran a México más allá de sus elementos reconocidos en el exterior.

https://www.google.com/search?sxsrf=ACYBGNSosyey3EHnuM8vd_0SV5ZRRALs-Q%3A1567884677390&source=hp&ei=hQV0XdSsFaXy5gL24JmAAw&q=

 

 

  • 32.19.-Juan Felipe Gaviria, adiós a un personaje
  • Revista CEPAL No. 128 

El 27 de agosto murió el empresario y exministro antioqueño Juan Felipe Gaviria, un hombre que marcó una forma de dialogar con la ciudadanía.

Hoy amanecimos con la triste e infausta noticia del sensible fallecimiento de Juan Felipe Gaviria Gutiérrez, prohombre del Departamento de Antioquia, con una brillante trayectoria académica y como servidor público, caracterizado por su extrema transparencia. Ingeniero civil y con master en estadística matemática, incursionó con éxito de temas económicos, como los efectuados para el DANE desde el Centro de Investigaciones Económicas CIE de la Universidad de Antioquia.

Padre del ex ministro de Salud y actual Rector de la Universidad de los Andes Alejandro Gaviria Uribe y del reconocido periodista Pascual Gaviria Uribe de Caracol radio, la Luciérnaga. Juan Felipe se desempeñó como Alcalde de Medellín (1983 – 1984), Ministro de Obras públicas (1990 – 1992), Rector de EAFIT (1996 – 2003) y Gerente de EPM de Medellín (2004 – 2005), la empresa emblemática de Antioquia. Su posesión como Gerente de EPM puso en aprietos a su hijo Alejandro, quien a la sazón se desempeñaba como Director del DNP, quien prefirió renunciar para evitar cualquier conflicto de interés a que pudiera eventualmente dar lugar su permanencia en el cargo.

Pero la faceta menos conocida de él y a mi juicio la más fecunda es la académica. Guardo de él los mejores recuerdos de cuando como estudiante primero y como docente después en la Facultad de Ciencias Económicas (FCE) de nuestra Alma Mater, la Universidad de Antioquia, recibí sus luces y tuve su tutoría como Director del Centro de Investigaciones Económicas (CIE).

Juan Felipe Gaviria fue gran amigo y discípulo del gran intelectual Estanislao Zuleta e hizo parte de su circulo de estudios en la Facultad. Alguna vez dijo que “lo fácil ya lo hicieron todo”, lo difícil estaba por hacerse y como una muestra de su generosidad y desprendimiento manifestó “yo no hago cosas para que me pongan placas. No me interesan” y remató diciendo jocosamente que “si las hacen de cobre se las roban y si las hacen de mármol las quiebran”. Ese era el talante de Juan Felipe Gaviria. Paz en su tumba!

amylkaracostamedina@gmail.com

Bogotá, agosto 28 de de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.