• 20.44.-Desigualdades globales: ¿dónde estamos?THOMAS PIKETTY
  • Se confirma la caída en los infectados diariosDIEGO OTERO
  • Farmacéuticas y la rentabilidad de la vacuna MARC FORTUÑO

Gracias a los esfuerzos combinados de 150 investigadores de todos los continentes, la World Inequality Database (WID.world) acaba de poner en línea nuevos datos sobre la distribución de la renta en los diferentes países del mundo. ¿Qué nos dice sobre el estado de la desigualdad global?.

17 nov 2020.- La principal innovación es que los datos recopilados permiten cubrir casi todos los países. Gracias a la investigación realizada en América Latina, África y Asia, ahora se cubren 173 países que representan el 97% de la población mundial. Los nuevos datos también permiten analizar para cada país la evolución detallada de la distribución general, desde los más pobres hasta los más ricos.

Concretamente, ya sabíamos que el aumento de las desigualdades se ha producido en la cúspide durante las últimas décadas, con el notorio aumento de las cifras del 1% más rico. La innovación consiste en proponer una comparación sistemática de la situación de las clases más pobres en diferentes partes del mundo. Puede verse, por ejemplo, que la participación del 50% más pobre varía considerablemente de un país a otro: varía entre el 5% y el 25% del ingreso total. En otras palabras, para el mismo ingreso nacional, el nivel de vida del 50% más pobre puede variar en un factor de 1 a 5. Esto subraya la urgente necesidad de ir más allá del PIB y los agregados macroeconómicos para centrarse en distribuciones y grupos sociales concretos. .

También cabe señalar que las desigualdades son elevadas en todos los países. La participación del 10% más rico representa entre el 30% y el 70% del ingreso total. Siempre es significativamente más alto que el del 50% más pobre. La brecha sería aún mayor si analizáramos la distribución de la riqueza (lo que posee) y no los ingresos (lo que gana en un año). El 50% más pobre no posee casi nada (generalmente menos del 5% del total), incluso en los países más igualitarios (como Suecia). Sin embargo, los datos disponibles sobre riqueza aún son insuficientes y se actualizarán en 2021.

Con respecto a la distribución del ingreso, existen variaciones muy amplias entre países, incluso dentro de una región determinada y en el mismo nivel de desarrollo. Esto muestra que diferentes políticas pueden marcar la diferencia. En América Latina, por ejemplo, Brasil, México o Chile han sido históricamente más desiguales que Argentina, Ecuador o Uruguay (donde se han implementado políticas sociales más ambiciosas durante varias décadas), y la brecha entre estos dos grupos de países se ha ampliado a lo largo de los años. últimos 20 años. En África, las desigualdades más extremas se encuentran en el sur del continente, donde no se ha producido una verdadera redistribución de la tierra y la riqueza desde el fin del apartheid.

En general, el mapa de la desigualdad global refleja tanto los efectos de la discriminación racial y colonial de larga data como el impacto del hipercapitalismo contemporáneo y los procesos sociopolíticos más recientes. En varios de los países más desiguales del mundo, como Chile o el Líbano, los movimientos sociales de los últimos años albergan esperanzas de profundas transformaciones.

Oriente Medio parece ser la región más desigual del planeta, tanto por un sistema de fronteras que concentra los recursos en territorios petro-monárquicos como por un sistema bancario internacional que permite transformar la renta petrolera en renta financiera eterna. En ausencia de un modelo de desarrollo regional nuevo, más equilibrado, social-federal y democrático, es de temer que las ideologías totalitarias y reaccionarias actualmente vigentes sigan ocupando el terreno, como en Europa hace un siglo.

En la India, donde la brecha entre la parte superior y la masa de la población ha alcanzado niveles no vistos desde el período colonial, los nacionalistas hindúes creen que pueden aliviar las frustraciones socioeconómicas agitando las tensiones de identidad y religiosas, lo que resulta en una mayor discriminación que enfrentan los pueblos indígenas. Minoría musulmana, que se ve amenazada por el empobrecimiento y la marginación a largo plazo.

También ha habido un aumento constante de la desigualdad en Europa del Este desde la década de 1990. Con la caída del comunismo, el choque de desigualdad había sido mucho más brutal en Rusia, que en pocos años se ha convertido en la capital mundial de los oligarcas, los paraísos fiscales y la opacidad financiera, después de haber sido el país de la abolición total de la propiedad privada. Pero casi 30 años después, Europa del Este parece acercarse gradualmente al nivel de desigualdad observado en Rusia. El estancamiento de los salarios y la escala del flujo de ganancias desde estos países están alimentando una frustración que el oeste del continente encuentra difícil de entender.

A nivel mundial, la participación del 50% más pobre de la población mundial ha aumentado claramente del 7% del ingreso mundial total en 1980 a alrededor del 9% en 2020, gracias al crecimiento de los países emergentes. Sin embargo, este progreso debe ponerse en perspectiva, ya que la participación del 10% más rico del mundo se ha mantenido estable en alrededor del 53%, y la del 1% más rico ha aumentado del 17% al 20%. Los perdedores son las clases media y trabajadora del Norte, que está alimentando el rechazo a la globalización.

En resumen: el planeta está atravesado por múltiples divisiones desiguales, que la pandemia agravará aún más. Solo un mayor esfuerzo de transparencia democrática y financiera, actualmente muy insuficiente, permitiría desarrollar soluciones aceptables para el mayor número de personas.

https://www.lemonde.fr/blog/piketty/

20.44.-Se confirma la caída en los infectados diariosDIEGO OTERO

Introducción

Del 16 al 24 de noviembre sigue la caída en los contagiados por el Covid-19 así como en las muertes diarias en Colombia.

23 nov 2020.- A nivel mundial, España, Francia, Reino Unido, Italia y la mayor parte de Europa controlan la pandemia, excepto Rusia por encima de 20.000 casos y Alemania, que llegó a más de 20.000 contagiados, siendo la sorpresa porque hasta el 28 de octubre no pasaban de 7.000.

En los Estados Unidos el número de contagiados diarios creció de más de 100.000 a partir del  30 de octubre, para llegar  a superar los 200.000 casos los días 19 y 20 de noviembre, reduciéndose del 21 al 24 de noviembre a cifras alrededor de 170.000, siguiendo la tendencia creciente que comenzó después del 5 de octubre en que se había llegado a un mínimo de 36.468 contagiados.

En Asia, Irán sigue por encima de 10.000 infectados junto con India con más de 40.000, China mantiene el control y Corea del Sur los ha visto aumentar de menos de 100 a más de 300.

África es la sorpresa, con solamente 2,077 millones de contagiados para 57 países, cuando Colombia llegó a 1,262 millones el 24 de noviembre. Marruecos es el país con mayor número de infectados, con más de 3000, mientras los demás países están por debajo de 1000 o cero casos.

Una nota sobre los datos

A nivel mundial y en Colombia se discute mucho sobre la validez de la información. Sobre esto hay mucha confusión, ya que unos son los datos oficiales de infectados y otros los casos verdaderos de personas contagiadas.

La pregunta es: ¿qué tanto reflejan la realidad las cifras reportadas por los gobiernos? La situación es la siguiente:

  1. Si una persona adquiere el virus, el período de incubación va de 5 a 15 días.
  2. La persona sintomática asintomática se hace la prueba
  3. Se entregan los resultados. Aquí, hay un rezago, que en Colombia es alto.
  4. En definitiva, entre el día que una persona se infecta y el resultado de la prueba puede pasar más de un mes. O sea, las cifras reportadas reflejan lo que ocurrió antes, en ninguna forma detectan el presente o el pasado reciente.
  5. Lo anterior significa que las cifras que se informan diariamente corresponden al pasado. Hay una diferencia entre el día que se dan los síntomas, cuando se reporta, se hace la prueba y se dan los resultados.

Para los asintomáticos la situación es más complicada porque si estos no acuden a la prueba nunca se sabrá que estuvieron contagiados. De ahí la importancia de hacer pruebas y no esperar a que vengan a solicitarlas.

Por estas razones, los datos oficiales subestiman el tamaño verdadero de la pandemia. No hay cálculos exactos para determinar la proporción total de infectados con respecto a los informados diariamente. Se habla de dos a diez veces más, lo que significaría para Colombia, que para el 24 de noviembre se tendrían entre 2,52 y 12,26 millones de colombianos que han tenido el virus, es decir, entre 5% y 24,5% de ciudadanos de Colombia ya han adquirido el virus.

Decrece la tasa de crecimiento del total de acumulados

La tasa de decrecimiento en el período 16 a 24 de noviembre varió entre 0,49% y 0,65%, los valores más bajos desde que comenzó la pandemia en Colombia en marzo. En la gráfica se aprecia cómo se va dando un aplanamiento en los casos totales a medida que la tasa de crecimiento diaria se acerca a cero.

Los casos diarios de infectados disminuyen

En el período del 16 al 24 de noviembre hay una reducción en los casos diarios según promedio semanal, de 8022 a 7338, continuándose la tendencia hacia la baja que viene desde el segundo pico de 9743 del 2 de noviembre, correspondiente al rebrote o segunda ola que se inició el día 5 de octubre (gráfico 2).

Los muertos vuelven a aumentar

Se revirtió la tendencia a la disminución de los fallecidos. De nuevo crecen de un promedio semanal de 178 el 16 de noviembre a 185 el 24 de noviembre. Sin embargo, como se aprecia en el gráfico 2, desde octubre hay una estabilización en los muertos diarios alrededor de una banda entre 150 y 200 fallecidos.

Se mantiene la tasa de recuperación

La tasa de recuperación aumentó ligeramente de 92,3% a 92,5%, con tendencia a incrementarse. Simultáneamente, aumenta la relación del número de recuperados con respecto a los fallecidos, de 32,5 a 32,7, es decir por cada muerto hay aproximadamente 33 que se recuperan.

Pruebas

Las pruebas siguen alrededor de 55.000, lo que da un 13% de positivos, valor muy alto que significa que las pruebas que se están realizando son insuficientes, ya que la norma es que este porcentaje debe ser de 5% o menos.  

Análisis territorial

Bogotá, Antioquia, Valle, Cundinamarca, Risaralda, Bolívar, Atlántico y Magdalena

Se distinguen los siguientes hechos: 1) Bogotá redujo el promedio semanal de casos diarios de 1617 el 16 de noviembre a 1533 el 21 de noviembre, pero en los días del 22 al 24 de noviembre  vuelven a crecer hasta llegar a1821; 2) Antioquia viene desde el día  5 de noviembre en una etapa de caída en los casos diarios, al llegar a 1499 el 16 de noviembre, reducción que continuó hasta el 24 de noviembre con 1128 casos; 3) Valle del Cauca, la tercera región con mayores infectados, que volvió a un nuevo pico de 965 casos diarios el 16 de noviembre, inició a partir del 17 de noviembre una reducción hasta alcanzar 728 casos el 24 de noviembre; 4) Cundinamarca y Risaralda han mejorado   y 5) Atlántico, Magdalena y Bolívar hace tiempo superaron los picos (gráfico 4).

Los demás departamentos muestran una tendencia decreciente, incluyendo los departamentos de Huila, Quindío, Boyacá, Tolima y Putumayo que llegaron al pico tarde, en noviembre,  y están en un  ciclo decreciente.

Conclusiones

Casi todos los indicadores muestran que se está en una etapa continua de reducción promedio de siete días de los casos diarios de infectados, aunque no tan rápido como venía dándose antes del 4 de octubre.

En cuanto a los muertos, con el último informe del Dane, los fallecidos suben a 41.000, Colombia se clasificaría, como el quinto país con más fallecidos.

Ya estamos a finales de noviembre y no se ven razones para que se dé una tercera ola más fuerte que la segunda o la primera, no se dio en noviembre, tal como pronosticaron hace varias semanas la directora del INS y el secretario de Salud de Bogotá. Dirán que en diciembre, esperemos.

Es muy fácil ser apocalíptico porque esto le gusta oír a mucha gente, da réditos, y después se olvidan cuando fallan. Cada rato aparecen los amigos de las predicciones sombrías.  Ahora dirán que la nueva ola se dará en enero o febrero.

En el caso de Europa, los apocalípticos fallaron. Hablaban de que se venía un rebrote terrible y de larga duración, y apenas duro dos semanas. Ya todos los países, excepto unos tres, pasaron lo que se pronostica terrible.

Pero no hay que bajar la guardia. Falta todavía disciplina social y mejorar el sistema sanitario, ayudar a la gente y testear, testear.

Diego Otero Prada, Presidente Asociación Colombiana de Economía Crítica, Miembro de la Junta Directiva de la Academia de Ciencias Económicas.

Foto tomada de: El Tiempo

https://www.sur.org.co/se-confirma-la-caida-en-los-infectados-diarios/ 

20.44.-Farmacéuticas y la rentabilidad de la vacuna MARC FORTUÑO

En las últimas semanas se está valorando la aplicación generalizada de las vacunas en desarrollo durante el 2021. Sin embargo, hay un trasfondo que se tiende a ignorar y es, cuál será la rentabilidad de las vacunas para las farmacéuticas que las han desarrollado.

26 nov 2020.- Hemos visto cómo a raíz de la publicación de los resultados de efectividad de la tercera fase en distintas vacunas, muchos directivos de las empresas farmacéuticas han estado vendiendo sus respectivas acciones. El caso más destacado es el CEO de Pfizer, Albert Bourla, que se deshizo de 130.000 acciones de la empresa, recaudando 5,6 millones de dólares (el 62% de las acciones de sus acciones).

¿Por qué los grandes ejecutivos de las farmacéuticas que investigan la vacuna del Covid-19 están vendiendo sus acciones?

Si presuponemos que las vacunas deberían ofrecer una alta rentabilidad por su importancia y aplicación masiva que llevaría a una entrada de flujos importante en las cuentas de las farmacéuticas, carece de lógica deshacerse de estas acciones. Por lo tanto, podemos deducir que, por parte de sus respectivos directivos -aquellos con información de primera mano-, se están calibrando unos riesgos potenciales que impactan directamente sobre la rentabilidad final de la vacuna que les lleva a la conclusión que ahora es el mejor momento para vender sus acciones.

Antes de todo contextualicemos, ante el actual destrozo de la economía y los potenciales confinamientos parciales que puedan desarrollarse en el futuro inmediato, existe una elevada presión de la sociedad canalizada a través de los Gobiernos para encontrar la vacuna del Covid-19, por lo que finalizar los ensayos en la Fase III con éxito es de vital importancia.

Pero, si el procedimiento siguiera sus cauces naturales, muy probablemente, la vacuna no llegaría al mercado hasta sobrepasar 2022. Pero se quiere apretar el acelerador de la vacuna y, si se introduce en el mercado demasiado pronto, existen riesgos que deben ser considerados como los efectos adversos potencialmente desconocidos.

Normalmente, una vacuna tarda años en completar sus respectivas fases de desarrollo para llegar al mercado y, cuando ya se han realizado todas las verificaciones, se procede a la autorización para la posterior comercialización. Tras pasar todos los filtros, si vacuna finalmente tuviera un resultado contraproducente para parte de los consumidores o para la salud pública, tras todas las fases perfectamente ejecutadas la responsabilidad final sería de la farmacéutica. Un riesgo que integran todas las farmacéuticas por su propia actividad y cubren con acuerdos con las aseguradoras.

Pero en este caso específico ¿qué sucede cuando se trata de acortar tiempos para que la vacuna tenga una utilidad inmediata y masiva? En este caso la responsabilidad final que afecta a la rentabilidad del producto queda solapada por un manto de incertidumbre. Las farmacéuticas no han podido testar plenamente la vacuna por una exigencia de tiempos y ese es un riesgo que, de salir mal, impacta directamente contra las cuentas del negocio. Por su parte, las aseguradoras evitarían ofrecer cobertura a un riesgo que pudiera llevarles a la quiebra.

Por todo ello, puede cobrar más sentido por parte de los directivos proceder a la venta de acciones en el momento de lanzar la nota de prensa relatando el éxito de la Fase III con altísimos porcentajes de efectividad que en un contexto que descuente los riesgos de su aplicación, con eventuales efectos no deseados o, en última instancia, una intervención por parte de los Gobiernos en favor del «interés público».

Pensemos que, tras las notas de prensa en la que se predica la alta efectividad de la vacuna, el mercado maximiza los flujos esperados de caja con la reversión de las expectativas al alza, es decir, la rentabilidad esperada por la explotación de la vacuna. Cualquier riesgo que se materialice posteriormente puede ir en contra de las acciones de las farmacéuticas.

Desde el punto de vista de los fabricantes y las empresas farmacéuticas es lógico que no quieran asumir los riesgos de introducir la vacuna en el mercado de manera temprana. Por ello, desde las farmacéuticas ya han solicitado un sistema de indemnización se inculpa y oposición y exención de toda responsabilidad civil que pudiera derivarse del tratamiento. Esa solicitud viene dada para tratar de eludir la responsabilidad potencial desconocida que puede crear la vacuna, lo que impide su capacidad para asegurar o proteger contra el riesgo de pérdida. Se trata de blindar la rentabilidad de la vacuna y evitar las pérdidas.

Dado que es una exigencia de los Estados, deberían ser quiénes compensen a las farmacéuticas si su explotación llevara pérdidas. Tenemos antecedentes como la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas en la Niñez implementada en Estados Unidos en el año 1986 que promulgó el Programa de Compensación por Lesiones por Vacuna que actuaba como una alternativa sin culpa a las reclamaciones por agravio que resuelven las reclamaciones por lesiones por vacunación y así conseguir que las farmacéuticas evitaran la responsabilidad civil que les hubiera supuesto notables pérdidas.

https://www.elblogsalmon.com/sectores/farmaceuticas-rentabilidad-vacuna

  • 20.43.-Se requiere un cambio de rumbo EDUARDO SARMIENTO
  • El Covid no da tregua en Colombia DIEGO OTERO

El desplome de la economía mundial nos ha llevado a revisar el estado de la ciencia económica. Luego del buen desempeño entre 1945 y finales de 1970, se creó la visión de que los grandes avances de la ciencia económica y de las instituciones habían creado un Estado que prevenía y evitaba las caídas libres que se presentaron antes de la Segunda Guerra Mundial, y tuvo la mayor manifestación en la recesión de los años 30.

21 nov 2020.- El panorama se enrarece con la globalización iniciada en 1982, impulsada por Reagan y Thatcher, y se torna crítica en los últimos 30 años. Las caídas libres de las economías reaparecen y adquieren grandes dimensiones en América Latina, Asia y el sur de Europa, en 2008 se extienden a los países desarrollados y llegan al sumo durante la pandemia del coronavirus.

Parece que muchos de los aspectos que se presenciaron al principio de la pandemia se han aclarado. En primer lugar, es indudable que el desplome de la economía mundial fue el resultado de un desbalance interno entre el ahorro y la inversión. En las economías desarrolladas se presentó un exceso de ahorro que provocó una fuerte reducción de la demanda, que no fue contrarrestada a tiempo. Los déficits fiscales fueron tardíos e insuficientes. En las economías de mediano desarrollo, como fue el caso de Colombia, se presentó una deficiencia de ahorro que generó fallas estructurales que tienden a mantener y prolongar el estado recesivo.

La economía solo podrá salir de la crisis hasta que se revisen las concepciones clásicas de libre mercado que dictaminan el balance automático entre el ahorro y la inversión. En los libros de texto y en las teorías más celebradas de mercado se supone que el ahorro y la inversión se igualan por conducto de la tasa de interés y, en su defecto, por el déficit fiscal. Lo que se tiene en la realidad, más bien, es un exceso de ahorro en los países desarrollados y un faltante en los países de ingresos medios. En los primeros surge una deficiencia de demanda que se puede corregir con el déficit fiscal financiado con crédito externo, sin mayores traumatismos. En contraste, en los segundos, como sucede en Colombia, la política fiscal se torna superflua. El aumento del déficit fiscal incrementa el déficit en cuenta corriente y dispara el desempleo. Las economías quedan abocadas al incumplimiento del balance interno entre el producto nacional y el gasto, el principal postulado de la ciencia económica.

Las cuarentenas se justificaron o abrieron camino en los países desarrollados que operan con exceso de ahorro. En consecuencia, se esperaba que el choque provocara una caída libre del producto, que en un corto período retornaría a la posición de equilibrio. Como era previsible, no ocurrió así en los países en desarrollo que operan con bajo ahorro.

La información de los tres primeros trimestres bien leídos sugiere que el producto nacional caerá cerca del 10 % en la producción, y en el desempleo algo más, como se anticipó en los primeros meses del año. La nueva proyección del Gobierno, de que la producción caerá 6,5 % en el presente año y crecerá 5 % en el próximo, ya fue superada por los hechos. Mientras persista el bajo ahorro y el déficit en cuenta corriente, la economía no podrá superar la crisis y en algún momento se precipitará en estancamiento.

El proceso se complicará por los severos daños en la pobreza y la distribución del ingreso ocasionados y descubiertos por la pandemia. El Gobierno se verá obligado a aplicar una política de focalización del gasto que tenderá a elevar el consumo y reducir el ahorro. Por eso, la salida de la crisis adicionalmente al cambio la estructura de comercio internacional, requiere una acción en distintos frentes para elevar el ahorro y la tributación del capital y de los altos ingresos.

https://www.elespectador.com/opinion/se-requiere-un-cambio-de-rumbo/

20.43.-El Covid no da tregua en Colombia DIEGO OTERO

Introducción

Del 9 al 17 de noviembre hay cambios positivos en cuanto a casos diarios, tasa de participación de recuperados y estabilización de los fallecidos en Colombia

Situación mundial

16 nov 2020.-En el mundo, los Estados Unidos siguen superando la cifra de 100.000 casos diarios desde el 4 de noviembre. En Europa, se redujo a nueve el número de países con más de 10.000 casos diarios de infectados, y excepto Italia todos están reduciendo los contagiados. Pareciera que el aceleramiento de este segundo brote está disminuyendo.

En Asia solamente India, con más de 30.000 casos, Irán con cifras por encima de 10.000 y Jordania que ha superado los 6.000 son los únicos países con problemas, aunque India los ha disminuido fuertemente de cifras anteriores por encima de 60 000 casos.

África es el ejemplo con solamente 2´011.185 infectados. Suramérica ha mejorado bastante para todos los países, incluido Brasil.

Análisis global

En el gráfico 1 se presenta en forma logarítmica la dinámica de los infectados totales. Se observa que las tasas de crecimiento diarias crecen cada vez menos, acercándose a una asíntota donde ya el crecimiento se acerca cero, otra señal que los casos diarios vienen disminuyendo. Efectivamente, las tasas de crecimiento del total de acumulados ya están por debajo de 0,5%.

Casos diarios

En el período del 9 al 17 de noviembre se dio una reducción en el promedio semanal de los casos diarios a 7.791, de 9.241 del 2 al 9 de noviembre, rompiéndose el ciclo de rebrote que venía desde el 5 de octubre.

Muertos

Los muertos, después de incrementos en los días 9, 10 y 11 de noviembre a un promedio de 187 fallecidos diarios, se redujeron a 176 el 17 de noviembre. Hay que entender que hay una relación rezagada entre los infectados registrados y los fallecidos, ya que de los infectados diarios un porcentaje fallece después de un cierto tiempo. Solamente a medida que bajen los casos diarios esto se reflejará en el futuro en una disminución de los muertos.

Recuperados

Del 9 al 17 de noviembre, la tasa de recuperación aumentó de 91,1% a 92,4%, superando la barrera del 90% que venía casis constante del 22 de octubre al 8 de noviembre.

Análisis territorial

Para tener una percepción de lo que pasa en la pandemia, vamos a dividir el país en tres grupos: 1) Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca, 2) Huila, Quindío, Tolima, Caldas, Boyacá y Putumayo y 3) el resto de los 24 departamentos.

En el gráfico 2 se presenta la situación para estos tres grupos desde el 10 de octubre al 17 de noviembre. Se observa que hay casi una simultaneidad en los movimientos diarios para cada uno de estos tres grupos. Igualmente, que hay una etapa de decrecimiento a partir del 1 de noviembre con fechas diferentes para los tres grupos.

En el cuadro 1 se muestran las participaciones en los casos diarios promedio semanal del 10 de octubre al 17 de noviembre. Los cambios no son tan fuertes, pero muestran una caída de Bogotá, Antioquia y Medellín, un aumento de los seis departamentos y una baja del resto.

Pero es claro que Bogotá, Antioquia y el Valle del Cauca, aunque han disminuido su participación de 53,01% a 50,08%, estos valores son altos. Los seis departamentos que llegaron un poco tarde al pico han aumentado su participación de 13,47% a 19,67% mientras que el resto de los 24 departamentos la ha disminuido de 33,525 a 30,25%.

Bogotá, Antioquia, Valle y los seis departamentos tardíos, explican alrededor del 70% de los casos diarios

El cuadro 2 ofrece una perspectiva de la evolución de los datos de los tres grupos de regiones del 11 de octubre al 17 de noviembre. Se han escogido fechas especiales que marcan máximos y mínimos.

El grupo de Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca: 1) baja del 13 al 20 de octubre, 2) sube del 21 al 31 de octubre 3) baja del 1 al 9 de noviembre 4) sube los días 10 y 11 de noviembre y 5) baja del 12 al 17 de noviembre.

El grupo de los seis departamentos (Huila, Quindío, Caldas, Boyacá, Tolima y Putumayo): 1) sube del 11 de octubre al 2 de noviembre y 2) baja del 3 al 17 de noviembre

El resto de los 24 departamentos: 1) baja del 11 hasta el 19 de octubre, 2) sube del 20 de octubre al 1 de noviembre y 3) baja del 2 al 17 de noviembre

Conclusiones

Estamos de nuevo en ciclo de reducción de los infectados diarios, de disminución lenta de los muertos y de aumento de las tasas de recuperados.

Los apocalípticos nos hablan de una nueva ola a partir de finales de noviembre o en diciembre o como dice la alcaldesa Claudia López en enero o febrero del año 2021, pensando en que las fiestas navideñas, por las aglomeraciones, van a facilitar los contagios.

Se hablaba mucho de lo terrible de esta segunda ola de Europa, pero da la impresión, por lo que viene ocurriendo en los últimos días, que poco a poco se están frenando los contagios, con algunas excepciones como la de Italia.

La experiencia de esta pandemia es que la incertidumbre es enorme y que hacer pronósticos para después de una semana es terriblemente difícil y lleva a errores. El Covid-19 es un virus muy difícil de predecir, falta bastante investigación para conocerlo bien, de pronto aumentan los contagios, y así mismo, también, de pronto caen. Por ejemplo, no se conocen los efectos de las estaciones sobre la dinámica del virus, así que hacer predicciones de mediano y largo plazo es muy peligroso.

Diego Otero Prada
Foto tomada de: https://www.redaccionmedica.com/

  • 20.42.-«El planeta está atravesado por múltiples fracturas desiguales, que la pandemia agravará aún más» THOMAS PIKETTY
  • Se paró el crecimiento del coronavirus en Colombia DIEGO OTERO

Los nuevos indicadores permiten una comprensión más detallada y exhaustiva de las desigualdades a nivel global, detalla el economista Thomas Piketty en su columna.

Crónico. Gracias a los esfuerzos combinados de 150 investigadores de todos los continentes, World Inequality Database acaba de poner en línea datos sin precedentes sobre la distribución de la renta en diferentes países del mundo. ¿Qué nos dicen sobre el estado de las desigualdades globales?

14 nov 2020.- La principal novedad es que estos datos abarcan casi todos los países. Gracias a las investigaciones realizadas en América Latina, África y Asia, ahora se tratan 173 países que representan el 97% de la población mundial. Los nuevos datos también permiten analizar para cada país la evolución detallada de toda la distribución, desde los más pobres hasta los más ricos.

Leer también Diversidad social, ingresos… desigualdades cada vez más evidentes en la región de París

Concretamente, ya sabíamos que el ensanchamiento de las desigualdades se ha hecho desde arriba en las últimas décadas, con la explosión del famoso 1%. La novedad es ofrecer una comparación sistemática de la situación de las clases trabajadoras en las diferentes partes del mundo. Podemos ver que la participación del 50% más pobre varía considerablemente según el país: fluctúa entre el 5% y el 25% del ingreso total. En otras palabras, para un mismo ingreso nacional, el nivel de vida del 50% más pobre puede variar en un factor que va de 1 a 5. Esto muestra la urgencia de ir más allá del PIB y los agregados. Macroeconomía para centrarse en el estudio de distribuciones y grupos sociales concretos.

Riqueza e ingresos

También cabe señalar que las desigualdades son fuertes en todos los países. La participación del 10% más rico representa entre el 30% y el 70% del ingreso total. Sigue siendo significativamente más alto que el del 50% más pobre. La brecha sería aún mayor si analizáramos la distribución de la riqueza (lo que poseemos) y no la renta (lo que ganamos en un año). El 50% más pobre no tiene casi nada (generalmente menos del 5% del total), incluso en los países más igualitarios (como Suecia). Sin embargo, los datos disponibles sobre riqueza siguen siendo insuficientes y se actualizarán en 2021.

En lo que respecta a la distribución del ingreso, existen variaciones muy marcadas entre países, incluso dentro de una región determinada y para el mismo nivel de desarrollo. Esto demuestra que las políticas pueden marcar la diferencia. En América Latina, podemos observar que Brasil, México y Chile son históricamente más desiguales que Argentina, Ecuador o Uruguay (donde se han implementado políticas sociales más ambiciosas durante varias décadas), y que la brecha entre estos dos grupos de países se ha ampliado durante los últimos veinte años. En África, las desigualdades más extremas se encuentran en el sur del continente, donde no se ha producido una verdadera redistribución de la tierra y la riqueza desde el fin del apartheid.

Leer también En Francia, las desigualdades van en aumento

En general, el mapa de desigualdades globales refleja tanto los efectos de la vieja discriminación racial y colonial como el impacto del hipercapitalismo contemporáneo y los procesos sociopolíticos más recientes. En varios de los países más desiguales del planeta, como Chile o Líbano, los movimientos sociales de los últimos años han albergado la esperanza de profundas transformaciones.

Oriente Medio parece ser la región más desigual del planeta, tanto por un sistema de fronteras que concentra recursos en los territorios petromonárquicos como por un sistema bancario internacional que permite transformar la renta del petróleo en renta financiera eterna. . En ausencia de un nuevo modelo de desarrollo regional social-federal, más equilibrado y democrático, es de temer que las ideologías totalitarias y reaccionarias actualmente vigentes sigan ocupando el campo, como en Europa hace un siglo.

Choque desigual

En India, donde las brechas entre la parte superior y la masa de la población han alcanzado niveles no vistos desde el período colonial, los nacionalistas hindúes creen que pueden aliviar las frustraciones socioeconómicas avivando las tensiones de identidad y religiosas, con el efecto de empeorar discriminación que enfrenta la minoría musulmana, amenazada con el empobrecimiento y la marginación duradera.

También notaremos la progresión continua de las desigualdades en Europa del Este desde la década de 1990. Con la caída del comunismo, el choque desigual había sido mucho más brutal en Rusia, que en pocos años se convirtió en la capital mundial de oligarcas, paraísos fiscales y de opacidad financiera, después de haber sido el país de la abolición total de la propiedad privada. Pero casi treinta años después, Europa del Este parece acercarse gradualmente al nivel de desigualdad observado en Rusia. El estancamiento de los salarios y la magnitud del flujo de ganancias desde estos países alimentan una frustración que el Occidente del continente tiene dificultades para comprender.

Leer también Desigualdades en el mundo, en aumento desde hace cuarenta años

A nivel global, ciertamente podemos ver que la participación del 50% de los habitantes más pobres del planeta ha aumentado significativamente, del 5% del ingreso mundial total en 1980 a alrededor del 9% en 2020, gracias al crecimiento de los países emergentes. Sin embargo, este aumento debe ponerse en perspectiva, en la medida en que la participación del 10% más rico del planeta se ha mantenido estable en torno al 53%, y la del 1% más rico ha aumentado del 17% al 20%. Los perdedores son las clases media y trabajadora del Norte, lo que alimenta el rechazo a la globalización.

En resumen: el planeta está atravesado por múltiples fracturas desiguales, que la pandemia agravará aún más. Sólo un mayor esfuerzo por la transparencia democrática y financiera, que actualmente es muy insuficiente, permitiría desarrollar soluciones aceptables para la mayor parte.

https://www.lemonde.fr/idees/article/2020/11/14/thomas-piketty-la-planete-est-traversee-par-de-multiples-fractures-inegalitaires-que-la-pandemie-va-encore-aggraver_6059700_3232.html

20.42.-Se paró el crecimiento del coronavirus en Colombia DIEGO OTERO

En el mundo sigue la aceleración en los Estados Unidos y en países de Europa

La pandemia se ha acelerado en estas dos semanas en los Estados Unidos y en cerca de 15 países de Europa, en particular Francia, Italia, Rusia, Reino Unido, Polonia, Alemania, Ucrania y España. En Asia, Irán ha aumentado los infectados a cerca de 10.000 por día. Igualmente, al comienzo los fallecidos eran más bien pocos, pero en los últimos días han aumentado bastante. Pero se observa que del 7 al 10 de noviembre han disminuido los casos en Francia, España y Reino Unido. El resto de los países de Europa tiene infectados por debajo de 10.000. Italia los ha aumentado por encima de 30.000 y Estados Unidos sobrepasa los 100.000.

Acumulados nacional

En el gráfico 1 se presenta en forma logarítmica la evolución de los infectados desde el comienzo de la pandemia, que es una mejor forma de seguir las tendencias. Se visualiza muy bien que las pendientes han tendido a ser menos agudas, señal que las tasas de crecimiento de infectados vienen disminuyendo. A diferencia de una gráfica de acumulados lineal, se aprecia que en agosto, septiembre, octubre y noviembre nos acercamos a una asíntota, que algunos dirían que a una meseta.

Gráfico 1 Evolución de los infectados a nivel nacional en forma logarítmica

De nuevo por encima de 8000 casos diarios

La dinámica creciente que venía desde el 4 de octubre, de casos diarios que subieron de un promedio semanal de 5999 a 9743 el 2 de noviembre, en lo que puede denominarse un rebrote o segunda ola, pareciera que se quebró el 3 de noviembre ya que el promedio bajó a 8183 casos diarios el 10 de noviembre. Pero, de todas formas, estamos por encima del mínimo logrado el 4 de octubre como se observa en el gráfico 2.

Sin embargo, Colombia es un caso sui generis. Hemos sido uno de los países con la cuarentena más larga del mundo, con Argentina, que no sirvió para controlar suficientemente la pandemia. Nos demoramos casi cinco meses en alcanzar el pico el 16 de agosto. Bajamos los infectados diarios durante mes y medio, hasta el 4 de octubre y comenzamos un ciclo ascendente del 5 de octubre al 2 de noviembre, casi un mes, en lo que es un rebrote de corta duración. Y desde 3 de noviembre parece que estamos de nuevo en una etapa descendente.

Gráfico 2 Dinámica nacional del Covid-19 caso diario

Muertes

La evolución de los fallecidos se presenta en el grafico 3. Después de caer de 326 muertos en promedio semanal el 27 de agosto a un mínimo de 158 el 10 de octubre, viene una etapa de crecimiento que alcanza 194 casos el 1 de noviembre y a partir de ahí se estabiliza entre 180 y 189, con un promedio alrededor de 184.

Gráfico 3 Evolución de los muertos diarios por el Covid-19

Recuperados

Del 3 al 10 de noviembre la tasa de recuperación subió levemente de 90,4% a 91,6%, un hecho positivo para el control de la pandemia.

Pruebas

Hubo un incremento en las pruebas, ya que pasaron de 50 000 por día, pero son insuficientes, además de que existe el problema de la demora en los resultados lo que impide un seguimiento y control correctos.

Análisis de Bogotá, Medellín y Valle del Cauca

Bogotá llegó al pico el 19 de agosto con un promedio semanal de 4318 casos diarios que se redujeron a 1508 el 4 de octubre. Del 5 al 11 de octubre aumentaron a 1859, bajaron a 1320 el 18 de octubre, aumentaron del 19 de octubre al 2 de noviembre a 1898 y desde el 3 de noviembre disminuyeron a 1765 el 10 de noviembre. En definitiva, comparado con el pico del 19 de agosto, se ha logrado una reducción importante en el número de casos diarios, dándose un pequeño rebrote desde el 5 de octubre (gráfico 4).

En el cuadro 1 se presentan las cifras del Covid-19 en las localidades de Bogotá para el 27 de julio y el 9 de noviembre. Las localidades de Kennedy, Suba, Engativá, Ciudad Bolívar y Bosa explicaban el 27 de julio el 53,8% de los contagiados en Bogotá y el 9 de noviembre el porcentaje bajó a 52,7%. Cambia la distribución: bajan Kennedy, Bosa y Ciudad Bolívar y suben Suba y Engativá.

A continuación, siguen Usaquén, Rafael Uribe, y San Cristóbal con porcentajes superiores a 5%, que bajaron de 17,3% el 27 de julio a 16,5% el 9 de noviembre.

El resto de las localidades aumentaron su participación de 28,9% a 30,8%.

En realidad, los cambios son menores, continuándose la concentración de la epidemia en las cinco localidades ya mencionadas, caracterizadas por la presencia de clases populares. Usaquén y Chapinero, con presencia de clases altas, tenían para el 9 de noviembre 25 965 infectados, equivalente a 8,26% del total.

Cuadro 1 El Covid-19 por localidades en Bogotá

Fuente: Secretaría de Salud de Bogotá

En cuanto a Antioquia, después del pico de 2215 casos diarios el 3 de agosto hasta su reducción a 935 casos el 13 de septiembre, sigue una cierta estabilidad hasta el 4 de octubre, alrededor de 1100 casos, que se rompe el 5 de octubre hasta aumentar a 1941 casos el 14 de octubre. Viene una etapa de reducción del 15 al 20 de octubre a 1531 infectados, seguida por una de aumento a 2306 el 31 de octubre. Finalmente, del 1 al 10 de noviembre sigue un ciclo de nueva caída llegándose a 1691 casos el 10 de noviembre.

En relación con el Valle del Cauca, el máximo se alcanzó el 18 de agosto con 894 casos, que disminuyeron a 466 el 1 de septiembre, pero de esta fecha en adelante subieron hasta llegar a 841 el 2 de noviembre. Desde el 3 de noviembre se aprecia una caída que disminuyó a 721 casos el 9 de noviembre, pero sorpresivamente el 10 de noviembre se infectaron 1220 personas, cifra que nunca se había dado por encima de 1000 y cambió toda la tendencia.

Para estas tres regiones se puede afirmar que a partir del 5 de octubre hay un rebrote, fuerte en Antioquia pues se superó el pico de ese departamento del 3 de agosto. Igualmente, para el Valle del Cauca se aprecia un fenómeno similar. En cuanto a Bogotá, el rebrote no ha sido tan fuerte.

Bogotá se ha mantenido por debajo de un promedio de 2000 casos diarios, siendo superado por Antioquia que se convirtió en el mayor centro nacional de la pandemia.

La suma de los efectos de estas tres regiones más aquellas que no habían llegado al máximo, dio lugar a un incremento nacional de los casos promedio diarios de 5999 el 4 de octubre hasta 9743 el 2 de noviembre, para situarse en 8183 el 10 de noviembre. Es decir, se comenzó de nuevo la etapa descendente desde el 3 de noviembre. El rebrote duró solamente un mes.

Pero entre estas tres regiones explican 4289 de los casos diarios para el 10 de noviembre, el 52,4% del total nacional.

Gráfico 4 Evolución del Covid-19 en Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca

Huila, Quindío Tolima, Caldas, Boyacá y Putumayo llegaron al pico

Se confirma que en la semana del 3 de noviembre los departamentos de Huila, Quindío, Tolima, Caldas, Boyacá y Putumayo alcanzaron el pico en los días del 1 al 5 de noviembre, departamentos que eran los únicos que no lo habían logrado, y que explican cerca del 18,3% de los infectados del 10 de noviembre, lo que se refleja en una reducción de los infectados diarios (cuadro 2).

La historia de estos seis departamentos muestra que el 4 de octubre dieron lugar a 707 contagiados diarios, cifra que creció continuamente hasta el 2 de noviembre en que se alcanzaron 1961 infectados, para comenzar a disminuir desde el 3 de noviembre, llegando a 1501 el 10 de noviembre, el 18,34% del total.

Cuadro 2 Departamentos rezagados que alcanzaron el pico

Proyecciones para finales de 2020

Proyectar más de 15 días es magia. Las autoridades hablan de que a finales de noviembre o comienzos de diciembre llega la segunda ola y la alcaldesa de Bogotá, como siempre, cambia de opinión todos los días, y ahora habla que la segunda ola para Bogotá viene en enero o febrero, según su famoso modelo epidemiológico que siempre ha fallado.

Sin necesidad de utilizar modelos, sino con simple lógica estadística, podemos decir lo siguiente. Al ritmo de 7.000 a 8.000 casos en promedio por día, al final de diciembre podríamos tener entre 1,513 675 y 1,564 675 de total de contagiados. Como alternativas definimos dos: una optimista de bajar a 6000 casos por día y una pesimista de 10 000 casos, con lo cual se tendrían al final de diciembre entre 1,462.675 y 1,666.675 infectados. Es decir, se tendría una banda entre un mínimo de 1,462.675 y un máximo de 1,666.675 contagiados, por debajo de los dos millones que pronosticaba la directora del INS.

Para el total de muertos, con promedios diarios de 160, 180 y 190, al 31 de diciembre el total de fallecidos estaría entre 41.300, 42.328 y 42.838. Pero, si se tienen en cuenta los datos del DANE, de muertos sospechosos por el Covid-19 que no están en las cuentas del ministerio de Salud, al final de diciembre se tendrían unos 10.000 muertos más, con lo cual los totales de fallecidos estarían alrededor de 52 000.

Si esto es así, Colombia estaría entre los ocho países con más muertos del mundo, junto con los Estados Unidos, India, Brasil, Méjico, Francia, Italia y Reino Unido.

Similarmente, en infectados acumulados se clasificaría entre los nueve con más casos en el mundo.

Estos dos datos muestran claramente que no se ha manejado bien la pandemia en Colombia, al contrario de lo que tratan de dar a entender el gobierno y sus amigos.

Conclusiones

Hemos tenido un rebrote del 5 de octubre al 10 de noviembre, contrario a lo que afirman en el ministerio de salud, la alcaldía y los medios de comunicación que esto ocurriría posteriormente. Ya lo tuvimos, las cifras son claras. ¿Por qué se niega esta realidad? ¿Qué buscan?

Lo ocurrido del 5 de octubre al 10 de noviembre es como un acordeón porque se tienen ciclos de aumento y reducción en los infectados diarios varias veces en un período de apenas un mes y cinco días, así:

  • Crecen los contagiados del 5 al 12 de octubre
  • Bajan del 13 al 19 de octubre
  • Crecen del 20 de octubre al 2 de noviembre
  • Bajan del 3 al 10 de noviembre
  • La pregunta es si continuará la reducción de los infectados en las siguientes semanas o volveremos a que aumenten.

El total de acumulados es el resultado de las evoluciones en 33 regiones, pero unas pesan más que otras. En este sentido, Bogotá, Antioquia y el Valle del Cauca siguen representando el 53% de los infestados totales y diarios.

Ya casi todas las regiones llegaron a un pico en el periodo del 3 al 10 de noviembre, que se refiere a Huila, Boyacá, Quindío, Tolima, Caldas y Putumayo que venían en ascenso antes.

En relación con los muertos diarios, se estabilizaron en un promedio de 184 fallecidos diarios. Se esperaría que se reduzcan en las próximas semanas.

La tasa de recuperación avanza lentamente, pero ya superó el 91%.

Las pruebas han llegado a 50 000 diarias, pero aún están muy bajas, es necesario aumentarlas a 100 000.

Siguen las especulaciones sobre una supuesta fuerte ola a finales de noviembre, comienzos de diciembre o el próximo año en enero o febrero como dice ahora la alcaldesa. Todo es magia y todo es posible. Este virus descansa y puede reaparecer con rapidez, pero ¿cuándo?, eso es tema de brujería. Lo único sensato es no bajar la guardia y estar preparados.

Diego Otero Prada
Foto tomada de: AS Colombia

https://www.sur.org.co/se-paro-el-crecimiento-del-coronavirus-en-colombia/

  • 20.41.-Las Farc GERMÁN VARGAS
  • Estamos en la segunda ola – DIEGO OTERO

Proceso de paz permite que se den a conocer las necesarias y muy tristes verdades de nuestro país.

Sorpresivamente, las Farc reconocieron esta semana la autoría de los dos atentados de los que fui víctima, en 2003 y 2005. El primero, mediante un libro bomba, cuya explosión me mutiló la mano izquierda y al que milagrosamente sobreviví por algo que aún nadie se explica y es que solo explotó parte de la carga del muy letal explosivo C4.

7 nov 2020.- Del segundo también me libré milagrosamente, pues la onda expansiva pasó justo entre los dos vehículos de la caravana en que me movilizaba saliendo de las instalaciones de Caracol Radio. Varias personas de mi esquema de seguridad quedaron lesionadas, algunas de manera permanente; y todos los vehículos, inservibles.

Desde mi llegada al Senado, en 1994, me involucré en los temas de la seguridad nacional y del combate a todas las expresiones de violencia en el país. En particular denuncié sin tregua las atrocidades cometidas por las Farc y las burlas y los abusos cometidos por esta organización en el fallido proceso del Caguán. Promoví y lideré decenas de iniciativas, como el restablecimiento del fuero militar, el estatuto del soldado profesional, el estatuto de las Fuerzas Militares y el de Seguridad Nacional, la exclusión como delito político del narcotráfico y el secuestro, además de la prohibición de autorizar zonas de despeje dentro del territorio nacional, entre muchas otras. Digamos que me gradúe como, si no el principal parlamentario, un contradictor de esa organización guerrillera. Como senador y como ministro del Interior y de Justicia me involucré como el que más en el combate a las Farc, asumiendo todos los riesgos que esto conllevaba y que siempre tuve muy claros. Reconozco y agradezco que nunca he carecido de protección a cargo del Estado, sin la cual con seguridad estos atentados y quién sabe cuántos otros hubieran alcanzado su objetivo.

Es de suma relevancia y muy esclarecedor el reconocimiento que casi 20 años después hacen las Farc de estos hechos y de su responsabilidad en ellos. Yo espero que en mi caso y en los demás se puedan conocer todos los detalles en profundidad. Cómo se decidió, planeó y ejecutó cada atentado. ¿Tuvieron participación personas ajenas a las Farc? Después de esta confesión, las Farc tienen la obligación de sustentar con pruebas fehacientes lo que hoy reconocen. Esto no se puede quedar en las meras afirmaciones hasta ahora conocidas, so pena, incluso, de que los autores puedan perder los beneficios contemplados en la ley.

Por estos hechos nunca me he victimizado. No lo hice en su momento y no lo voy a empezar a hacer ahora, pese al enorme sufrimiento tanto físico como emocional que me causaron a mí y a mi familia estos atentados que, debo decirlo, cambiaron mi vida. El país sabe que nunca pretendí derivar provecho político de ellos, nunca he reclamado ni reclamaré ninguna reparación material de las Farc ni del Estado. Me basta con la verdad y la no repetición a que se han comprometido sus autores. No guardo viejos rencores, ni odios ni ánimos vengativos hacia nadie. Pienso que, al igual que yo, nuestro país todo quiere pasar la trágica página de la violencia. Y no lo vamos a conseguir sino perdonando y, de la mano de ese perdón, dándonos nuevas oportunidades de futuro.

El proceso de paz y la justicia transicional están permitiendo que se empiecen a conocer las necesarias y muy tristes verdades de nuestro país. Sin ellas, cómo pretender seguir avanzando hacia nuestra reconciliación. En franca contravía con esta aspiración nacional van los referéndums propuestos para eliminar la JEP o reformar las cortes de justicia o revocar el mandato del presidente Duque. Ellos no hacen más que seguir polarizando y agudizando tensiones en un momento crítico para el país en materia de desempleo, pobreza y salud pública. ¿Cómo puede el país en tan difíciles circunstancias enfrascarse en esta discusiones estériles, sin ninguna posibilidad real de tramitarse, y movidas solo por razones político-electoreras? ¿A qué infierno pretenden llevarnos?

A diferencia de los que sí murieron y hoy no pueden contestar, en mi caso personal acepto el perdón que se me ofrece. Ni siquiera reclamo un acto simbólico para el efecto. Me basta con conocer toda la verdad. 

GERMÁN VARGAS LLERAS

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/las-farc-columna-de-german-vargas-lleras-547701

20.41.-Estamos en la segunda ola – DIEGO OTERO

El rebrote comenzó el 5 de octubre

Yo no sé qué entienden el ministro de salud, la directora de INS y la alcaldesa de Bogotá sobre rebrote o segunda ola, ya que se las han pasado diciendo que esta viene a finales de noviembre o comienzos de diciembre, pero la realidad es que esta comenzó según las cifras oficiales el 5 de octubre, y según mis cálculos a finales de septiembre.

2 nov 2020.- Hablan de que estamos en una meseta, afirmación anticientífica porque meseta quiere decir estabilidad en las cifras, es decir, que se mantienen alrededor de un cierto valor. Pero, el 4 de octubre llegamos a un mínimo de 5999 casos diarios y para el 3 de noviembre se alcanzó a 9453,4 casos.

Es curioso, que antes, estos personajes exageraban la pandemia con cifras fantasiosas, y ahora la subestiman.

Situación nacional

Totales

Los casos totales de infectados crecieron del 26 de octubre al 3 de noviembre a una tasa diaria de 1,41% en comparación con 3,41% del 19 al 26 de octubre. En la gráfica 1 se visualiza su dinámica que fue lenta al comienzo, se aceleró a partir de julio hasta finales de agosto, cambió a menor pendiente en septiembre, pero en octubre y noviembre se aceleró de nuevo.

Gráfico 1 Dinámica del total de contagiados en Colombia

La gráfica 2 de los casos acumulados en forma logarítmica es más instructiva porque refleja muy bien los cambios en las tendencias. Se ve que desde mediados de agosto cambió la pendiente y nos acercábamos a una asíntota, señal que el crecimiento de los casos acumulados venía disminuyendo.

 

Gráfico 2 Casos acumulados en forma logarítmica

Casos diarios

 

Los casos diarios aumentaron de un promedio semanal de 8452,7 el 26 de octubre a 9453,4 el 3 de noviembre, con una caída muy fuerte el 3 de noviembre a 6136 casos diarios cuando se venía con aumentos de 8166 a 11 033, lo que hacía pensar en un rebrote fuerte. Esperamos que la cifra del 3 de noviembre sea una buena señal para volver a incrementos alrededor de 6000 casos diarios (gráfico 3).

Gráfico 3 Evolución de los infectados diarios

Muertes

 

Los muertos diarios cayeron hasta el 20 de octubre a un promedio semanal de 161, pero del 21 en adelante comenzaron a aumentar hasta llegar a un promedio máximo semanal de 194,4 el 1 de noviembre, recuperándose a 183,1 el 3 de noviembre (gráfico 4).

Por territorios, Bogotá (25,5%), Antioquia (10,8%), Atlántico (10,4%) y el Valle del Cauca (9,4%) explicaban el 31 de octubre el 56,1% de los muertos, seguidos por Santander con 5,7% y Norte de Santander con 3,7%.

Gráfico 4 Evolución de los muertos diarios

Recuperados

 

Se llegó a una tasa de recuperación máxima de 90,4 el 3 de noviembre, tasa que se ha mantenido constante en 90% desde el 20 de octubre.

Hay otra relación interesante que es la de recuperados por fallecido que ha venido creciendo continuamente desde el comienzo de la pandemia de cifras de 1 hasta llegar a valores de 30 en octubre y noviembre, para un máximo de 31,2% el 3 de noviembre.

Pruebas

Ocurrió un pequeño cambio en las pruebas ya que aumentaron a más de 46 000 por día, pero son insuficientes para un correcto control de la pandemia. Además, como ya es muy bien conocido, los resultados son tardíos, tema que no ha podido superar el ministerio de Salud porque no son capaces de controlar a las EPS.

Análisis territorial

Bogotá, Antioquia y el Valle del Cauca han venido explicando más del 53% de los infectados, de ahí que es importante analizar que ha pasado en estas tres regiones.

Una primera observación. La evolución de la pandemia en estas regiones funciona como un acordeón, las cifras suben, bajan, suben y bajan. En el mes de octubre esto ha sucedido, con una etapa de incremento de los casos del 5 al 12 de octubre, reducción del 13 al 19 de octubre e incremento de nuevo del 20 de octubre al 2 de noviembre. Sorpresivamente, el 3 de noviembre los casos diarios cayeron a 6136, de 9935 el día anterior.

La volatilidad de Bogotá es impresionante. No se puede proyectar lo que va a ocurrir al día siguiente, mucho menos dentro de una semana, quince días, un mes o más. Las cifras suben y bajan de un día para otro sin ninguna lógica. Es un mundo totalmente incierto, y hacer proyecciones es como jugar con magia.

Por regiones en el cuadro 1 se presenta el crecimiento de los casos diarios según promedio de siete días ocurrido del 4 de octubre al 3 de noviembre, lo que permite apreciar que regiones crecieron más en este período de rebrote.

El caso de Amazonas es especialmente raro porque sus incrementos diarios son muy bajos, pero presentó un incremento fuerte en los tres primeros días de noviembre.   Del segundo al sexto lugar se encuentran los departamentos que están todavía en la etapa ascendente porque no han llegado al pico, regiones que han duplicado o más que triplicado los casos en el último mes, con crecimientos diarios entre 2,9% y 4,37%.

Antioquia, Valle, Bogotá y Atlántico, aunque presentaron menores tasas de crecimiento, por su tamaño pesan más que el resto. Esto se puede apreciar al analizar los incrementos en los casos acumulados entre el 4 de octubre al 3 de noviembre y entre el 26 de octubre al 3 de noviembre que se presentan en el cuadro 2.

Cuadro 1 Crecimiento por regiones de los casos diarios según promedio de siete días, del 4 de octubre al 3 de noviembre

Efectivamente, Bogotá, Antioquia y el Valle, explicaron el 51,4% de los incrementos en contagiados totales producidos en el período 4 de octubre al 3 de noviembre, que fueron de 244 340.

 

Luego siguen Huila, Santander, Cundinamarca, Tolima, Caldas y Boyacá con un porcentaje total de 22,6%, con cuatro departamentos que todavía no han llegado al pico.

Estos dos grupos de nueve territorios explican el 74%% de los incrementos ocurridos en el período que estamos analizando.

Es decir, que los restantes 24 departamentos solamente explican el 26%% de los incrementos en los contagiados del 4 de octubre al 3 de noviembre (63528), que en general son los territorios con menor población.

Por ejemplo, aunque Amazonas ocupa el primer lugar en aumento de los casos diarios, al estudiar los incrementos en el total de infectados, para el período del 4 de octubre al 4 de noviembre, estos son de solamente de 192 en comparación con Bogotá que ocupó el puesto 22, pero sus infectados subieron en 51 010.

Cuadro 2 Incrementos en los casos acumulados entre el 4 de octubre y el 3 de noviembre

 

Conclusiones

Excepto por el día 3 de noviembre, entre el 26 de octubre y el 2 de noviembre siguió el aumento de los casos diarios, en lo que puede clasificarse como un rebrote o segunda ola.

Como ha sido la tendencia desde el comienzo de la pandemia, el resultado final se concentra en tres regiones: Bogotá, Antioquia y el Valle del Cauca, y en menor proporción en otros seis departamentos, cuatro de los cuales aún no han llegado al pico que son Boyacá, Huila, Tolima y Huila.

La reducción diaria de los muertos se paró y tendieron a crecer los muertos diarios, pero sin pasar de 200, a diferencia de la primera ola en que se llegó hasta cifras cercanas a 400 muertos diarios.

La tasa de participación se ha estabilizado en 90% y las pruebas no pasan de 47 000, cifra aún muy reducida.

Siguen las críticas al papel de las EPS en lo que respecta a la rapidez en hacer y dar resultados de las pruebas y en las demoras para atender a los pacientes.

Por último, me sorprende que los medios de comunicación, el ministerio de salud, la alcaldía de Bogotá y los médicos y epidemiólogos que siempre entrevistan estén hablando de que viene una segunda ola. Es impresionante la ignorancia de los medios, su falta de competencia técnica, alguien debería enseñarles a todos estos personajes a sumar, restar, dividir, multiplicar y explicarles que es una meseta, un pico, una curva ascendente y descendente.

La portada del último número de la revista Semana es de una ignorancia total.  Dice: “Regresa el monstruo. La segunda ola del coronavirus va a llegar…”.

Lo vengo diciendo y mostrando con cifras, entre otras, en este documento, la segunda ola comenzó el 5 de octubre y ha continuado hasta el 2 de noviembre. Por favor, medios, gobierno nacional y de Bogotá y médicos, aprendan a leer las cifras. Deberían tomar un curso sencillo de matemáticas y estadísticas.

Diego Otero Prada
Foto tomada de: Portafolio 

https://www.sur.org.co/estamos-en-la-segunda-ola/

  • 20.40.-Presidenta que deja huella PATRICIA LARA
  • Ya estamos en rebrote – DIEGO OTERO
  • Plan Marshall GERMÁN VARGAS
Foto: JEP

 El 4 de noviembre, la presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz, Patricia Linares, posesionará a su sucesor, Eduardo Cifuentes, expresidente de la Corte Constitucional, exdefensor del Pueblo y exdecano de Derecho de la Universidad de los Andes.

29 oct 2020.- Después de tres años de desarrollar una difícil tarea, Linares se irá de vacaciones para descansar por fin de las amenazas de las Águilas Negras, de los ataques de miembros del Centro Democrático, del doble discurso del presidente con respecto a la JEP, en fin, de la ingratitud de buena parte de este país que aún no logra deshacerse de la intolerancia y el odio.

Sin embargo, ad portas de dejar su cargo, le han llegado montones de mensajes de juristas, políticos, mujeres, estudiantes y gente del común, en los que le agradecen su gestión. Esos mensajes, en especial los de mujeres anónimas, quizás la hayan compensado por los momentos difíciles. Porque fueron muchos: fue difícil llegar a un edificio vacío a montar desde cero una institución basada en un modelo de justicia inédito, sin precedentes, sin jurisprudencia qué consultar, sin infraestructura, sin ley estatutaria, y dejarla funcionando al 100 % a pesar de que ha tenido al lado un Gobierno hostil, el cual, si bien por mandato constitucional está obligado a cumplir el Acuerdo de Paz, lo hace a regañadientes y en contravía de sus concepciones.

No obstante, a pesar de que apenas hace año y medio la JEP camina con normas claras, cuando la Corte Constitucional confirmó el hundimiento de las objeciones presidenciales a esa jurisdicción, ya se han abierto siete macrocasos que vinculan a 9.757 antiguos combatientes de las Farc, a 2.711 miembros de la fuerza pública y a más de 1.170 servidores del Estado no miembros de fuerza pública y terceros que han comparecido voluntariamente ante la JEP. Ya se han acreditado en esos casos más de 308.000 víctimas. Ya han tenido casi 32.000 actuaciones judiciales, entre ellas 402 audiencias de versiones individuales y colectivas. Ya han concedido 385 libertades condicionales y anticipadas, han resuelto 56 garantías de no extradición, han impuesto 17 medidas cautelares, han llevado a 38 ex-Farc a comparecer en el caso de reclutamiento de menores de edad y abuso sexual. Se espera que antes de fin de año, en los macrocasos de secuestro y falsos positivos, se produzcan escritos de acusación y que a mediados del año entrante se comiencen a dictar sentencias. Entonces, si se tiene en cuenta, por ejemplo, que en la Fiscalía en los últimos 15 años se acumularon más de 5.000 casos de reclutamiento de menores de edad, y en ese tiempo solo se produjeron 10 condenas, la eficacia de la JEP no tiene comparación.

Por supuesto que toda esa labor no se debe solo a Patricia Linares, sino también a los 38 magistrados de la JEP. Pero, como su vocera, a ella sola le ha tocado afrontar en estos tres años todas las tormentas. Y lo ha hecho con altura, contundencia y prudencia, que muchos le reconocen.

Ahora esa tarea la asumirá Eduardo Cifuentes, jurista capaz y con experiencia, que sabrá bandearse en medio de los huracanes y de los intentos del uribismo para acabar con la JEP. En fin, tendrá que frenar en seco a quienes quieran minar la credibilidad de la Jurisdicción, que es nada menos que el eje del Acuerdo de Paz.

Suerte y solidaridad para Eduardo Cifuentes, y gracias de corazón a Patricia Linares, quien continuará su labor silenciosa como magistrada de la Sección de Apelación.

https://www.elespectador.com/opinion/presidenta-que-deja-huella/

20.40.-Ya estamos en rebrote – DIEGO OTERO

Colombia y varios países de Europa en rebrote

Como siempre, las predicciones del gobierno nacional y la alcaldía de Bogotá fallan. Nos hablaban de un rebrote terrible en noviembre o diciembre, pero desde el 4 de octubre la tendencia decreciente cambió en Colombia. En efecto del 5 al 12 de octubre volvimos a crecer. Hubo un interregno del 13 al 19 de octubre, de reducción en los infectados diarios, pero a partir del 20 de octubre otra vez vuelven a aumentar los contagiados.

26 oct 2020.- A nivel mundial en Estados Unidos vuelven a crecer los infectados, con cifras por encima de 60 000 y muertes diarias cerca de 1000.

En Europa, a 27 de octubre de 2020, 20 países, cuatro más que antes del 19 de octubre, tienen infectados por encima de 1000 diarios, con Francia que ha tenido más de 40.000; Italia, Reino Unido y España alrededor de 20.000 y Alemania, Holanda, Rusia, Holanda, Bélgica y Polonia por encima de 10.000.

Colombia y el mundo

En el periodo del 19 al 27 de octubre la posición de Colombia en los principales indicadores mejoró en casos de contagiados al clasificarse en el octavo puesto y en el 23 por millón habitantes el 27 de octubre. En total de acumulados fue superado por España, Francia y Argentina, dados los altos crecimientos en los dos primeros países, con cifras diarias superiores a 20.000 y 30.000 casos.

En muertos aparece en onceavo puesto en totales y en el 14 por millón de habitantes.

En pruebas por millón de habitantes sigue en el puesto 93, para un total de 4´838.104 pruebas para 51.057.696 habitantes, lo que significa que el 9,48 por ciento de los colombianos han sido testeados, una proporción baja. Del total de pruebas del 27 de octubre, 16,6% resultaron positivos lo que significa que se hacen pocas pruebas, porque lo normal es que este porcentaje este por debajo de 5%.

Análisis global de Colombia

Colombia es un caso especial mundial por su alta volatilidad. En octubre van varios cambios en las tendencias.

Se pueden definir los siguientes ciclos:

  • De marzo al 16 de agosto se produjo el crecimiento exponencial que llegó a un máximo de 11549,3 casos diarios
  • ) A partir del 17 de agosto se inició la reducción de los infectados diarios hasta llegar a un mínimo de 5999,4 el 4 de octubre, para 48 días de reducción continua
  • Del 5 al 12 de octubre vuelve una etapa corta de nueve días de crecimiento de los casos diarios hasta llegar a 8132,1 infectados.
  • Del 13 al 19 de octubre se regresa a un período de reducción de los casos hasta llegar a 6684, y
  • A partir del 20 de octubre se vuelve a crecer fuertemente, con 8439,5 casos el 27 de octubre

Es decir, desde el 5 de octubre se rompió la tendencia decreciente, lo que se aprecia muy bien en el gráfico 1.

Estamos, entonces, en la etapa del rebrote, aunque no se han llegado aún a los niveles de antes del 16 de agosto. Esto contradice las afirmaciones del Ministerio de Salud, de la Secretaria de Salud de Bogotá y de los expertos que siempre consultan los medios, de que la etapa de rebrote se daría en noviembre y diciembre. Ya estamos en ella es la verdad.

En muertes diarias, del pico de 324,3 el día 14 de agosto, se inició una reducción continua hasta llegar a un mínimo de 156,9 el día 9 de octubre. Del 10 de octubre en adelante se volvió a un incremento en las muertes diarias, de 159,6 el 19 de octubre hasta llegar a 184,7 el 27 de octubre. &gráfico 2).

La tasa de recuperación se estabilizó en 90% del 20 al 27 de octubre, parándose el aumento que se venía dando desde el comienzo de la pandemia.

Hubo un incremento de las pruebas a cerca de 40.000 por día en octubre, pero estas no han aumentado suficientemente, cuando se requieren una 100.000 diarias para poder controlar la pandemia. Fuera de la escasez de las pruebas, existe la demora en dar los resultados. Con esto es imposible controlar la pandemia porque se requiere que los resultados sean con una demora de un día para poder aislar al contagiado y definir los contactos e ir a hacerles las pruebas. Esto no está ocurriendo en Colombia, con algunas excepciones. Es una falla gravísima.

Gráfico 1 Dinámica del Covid-19 en Colombia

Gráfico 2 Evolución de las muertes diarias

La tasa de letalidad, las muertes confirmadas sobre el total de contagios confirmados han venido disminuyendo continuamente. Como es normal en este tipo de epidemias, al comienzo, en la etapa exponencial, aumenta la tasa de letalidad para llegar a un pico y luego disminuir. Esto ha ocurrido en Colombia, al inicio se aceleró la tasa de letalidad hasta llegar a un pico de 4,75% el 20 de abril e iniciar la etapa decreciente, disminuyendo continuamente hasta que el 27 de octubre ya estaba en 2,96%.

Gráfico 3 Evolución de la tasa de letalidad

Análisis por regiones

En los nueve días del 19 al 27 de octubre, todo ha cambiado, puesto que departamentos que estaban avanzando, retrocedieron. De 33 regiones, 20 desmejoraron del 19 al 27 de octubre, una situación lamentable (cuadro 1).

Bajan o están estables Cesar, Arauca, Putumayo, Santander, Quindío, Cauca, San Andrés, Amazonas, Chocó, Vichada, Guainía, Sucre y Guajira.

El problema para el aumento de los casos diarios se concentra en Antioquia, Valle de Cauca y Cundinamarca, como grandes regiones de contagio. No han podido llegar al punto máximo los departamentos del Huila Caldas, Boyacá y Tolima.

Cuadro 1 Situación del Covis-19 por territ0rios del 19 al 27 de octubre

Concentración en pocas regiones del incremento en la pandemia

En el cuadro 2 se presenta una comparación entre los contagiados del 19 al 27 de octubre. Hubo un incremento de 67335 infectados, para un promedio diario de 8417. Antioquia explicó el 22,05% del incremento, seguido por Bogotá con 21,94% y Valle del Cauca con 8,73%, para un total de estos tres territorios de 51,92%. A continuación, vienen Huila, Santander, Cundinamarca, Caldas y Tolima con porcentajes superiores a 3,0%, que explican el 20,31% del incremento en los casos con Covid-19.

Como lo hemos venido afirmando, la reducción de los infectados depende principalmente de Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca y, en segundo lugar, de los otros cinco departamentos mencionados (gráfico 4).

Gráfico 4 Evolución de Covid-19 en Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca

Cuadro 2 Incremento en los contagiados del 19 al 27 de octubre

Fuente: Con base en informes del INS

Proyecciones

A finales de diciembre, si sigue el promedio de 178 muertas diarios del 19 al 27 de octubre, se llegaría a 42.070 muertes en total. En cuanto a los infectados totales, con un promedio respectivo de 8183 diarios, se podría tener un total de 1´565.113 al 31 de diciembre. Estos valores son estimativos muy preliminares porque predecir el coronavirus más de 15 días es una osadía.

Todo puede cambiar si los promedios se mueven hacia arriba o por debajo de lo planteado. Lo mejor que se puede hacer, para ser serios, es actualizar las predicciones cada semana, con la nueva información que vaya saliendo.

Conclusiones

Todo cambió desde el 5 de octubre, fecha en que la tendencia decreciente de los infectados se modificó hacia el alza, excepto un interregno del 13 al 19 de octubre.

Sin embargo, hay que esperar unos días más para comprobar sí efectivamente ya se comenzó un nuevo período de aumento en infectados, o como se dice, si el rebrote ya se inició en verdad, o es una etapa corta de rebrote.

Pero lo que sí es claro es que no estamos en ninguna meseta, sino efectivamente en una nueva etapa de aumento del Covid-19. Es determinante lo que ocurra en Bogotá, Antioquia y el Valle del Cauca. Aunque Bogotá está por debajo de 2000 casos infectados diarios, todavía está en promedios cercanos a 1800 como Antioquia mientras el Valle del Cauca ronda por los 700. Cuando Bogotá y Antioquia estén por debajo de 1000 casos diarios, podemos cantar victoria a nivel nacional.

Cundinamarca, Huila y Santander están en promedios de 300 a 400 casos diarios, que hacen entre los tres cerca de 1200. Sin embargo, si reducen sus infectados, influirán, igualmente, en el control de la pandemia.

Como siempre, no hay que apresurarse a sacar conclusiones para el mediano y largo plazo, con base en lo ocurrido, porque, como siempre, lleva a equivocaciones. No se puede proyectar el mediano plazo con lo que sucede con el presente reciente. El futuro no es igual siempre al pasado, dicen los econometrías. No hagamos de Casandras.

Foto tomada de: https://www.agenciapi.co/

https://www.sur.org.co/ya-estamos-en-rebrote/

20.40.-Plan Marshall GERMÁN VARGAS

En tres años de gobierno ninguna obra importante ha sido contratada. Solo anuncios.

El pilar del llamado plan Marshall, con el cual se pretende asegurar la reactivación de la economía y el empleo, es nuevamente el sector de la infraestructura. Así ha quedado consignado en el presupuesto aprobado para el próximo año, en el cual se contemplan inversiones por más de 50 billones de pesos, la mayoría destinados a financiar 34 grandes proyectos dentro del programa rebautizado como 5G.

1 nov 2020.- Suena bien. Pero aquí no se trata de seguir con anuncios y poniendo vistosas placas en obras que este gobierno ni concibió, ni financió ni lícito y que, por supuesto, no construyó. Si lo hubiera hecho, sabría que esto de construir infraestructura es una labor muy compleja y que la sola asignación de recursos no garantiza nada. Por mi experiencia, puedo asegurar que ninguno de los proyectos anunciados pomposamente en las últimas semanas verá la luz en este gobierno.

Si en vez de postergar para una segunda ola de proyectos, el llamado 5G, se hubieran concentrado en sacar adelante los que el gobierno anterior dejó totalmente estructurados técnica, jurídica y financieramente, otro sería el cantar, pues solo les faltaría su aprobación en el Ministerio de Hacienda y en Planeación Nacional. Esos proyectos que sí podrían comenzar ya son las vías Zipaquirá-Barbosa, Pasto-Popayán, Barbosa-Bucaramanga, Chinchiná-Manizales-Mariquita, Sogamoso-Aguazul-Maní, Cúcuta-Ocaña y Duitama-Pamplona.

Pero no. Esos proyectos parecen estigmatizados por no haber sido promovidos por el actual gobierno. Entonces ahora se han inventado una nueva ola de proyectos 5G como la nueva malla vial del Valle del Cauca, la troncal del Magdalena en sus dos tramos Puerto Salgar-Barranca-San Roque, la autopista Norte en su tramo de Bogotá, la vía Buga-Loboguerrero-Buenaventura, la ampliación del aeropuerto de Cartagena, el proyecto de navegabilidad del río Magdalena, el canal del Dique y la vía férrea La Dorada-Chiriguaná. Claro que todos son muy importantes, pero la mayoría de estos aún no terminan su estructuración, y tomará mucho tiempo ponerlos en marcha. ¿Cómo explicar, además, que se hayan dejado por fuera dos corredores claves como lo son los 18 km faltantes de la Ruta del Sol 1 en el tramo Villeta-Guaduas y el trayecto Calarcá-La Paila? Qué falta de criterio. ¿Para qué seguir pregonando el inicio del plan ferrocarrilero cuando bien sabe el Gobierno que no se contratará un solo tramo en los próximos dos años?

Estos procesos, lo sé muy bien, son largos y requieren precisas y oportunas aprobaciones, además de una cabeza visible que se ponga al frente. Comienzan con su estructuración técnica, legal y financiera. Luego, aprobación de la ANI, Hacienda y Planeación. Luego, paso por el Confis y el Conpes para vigencias futuras. Y ahí sí, elaboración de prepliegos, audiencias públicas, pliegos, apertura de la licitación, cierre, calificación, adjudicación y firma de los contratos. Si todo sale bien, se avanza con el cierre financiero, que puede tomar un año y, finalmente, la etapa de preconstrucción, que dura otro año antes de poner el primer ladrillo. Todo esto sin mencionar los licenciamientos ambientales y las consultas previas, cada vez más complejas.

Para ser más claro, estamos en el año 3 de este gobierno y ninguna obra importante ha sido contratada en este periodo. Solo anuncios. A este ritmo, el plan Marshall no pasará de ser una ilusión más. Si es verdad que la gran apuesta para la reactivación es el sector de infraestructura, debería pensarse en implementar un plan de choque que priorice los proyectos que están listos y sea capaz de acelerar todos los trámites pendientes y asegurar que en el primer semestre del próximo año se licitarán y contratarán todas las obras anunciadas. Aun así, me temo que serán pocas las que consigan iniciarse antes del final del Gobierno, con lo cual será muy difícil alcanzar el objetivo del plan, cual es apuntalar la urgente reactivación.

  1. D. El Congreso de la Cámara Colombiana de la Infraestructura que se reunirá a partir del 22 de noviembre tendría que ser el mejor escenario para debatir con seriedad y realismo este programa.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/plan-marshall-columna-de-german-vargas-lleras-546473

  • 20.39.-El hambre es crimen de Estado CRISTINA DE LA TORRE
  • Pobreza pre-covid-19 MAURICIO CABRERA

La tercera parte de los colombianos están haciendo una o, con suerte, dos comidas diarias. Una hecatombe social. Muestra al canto de la pobreza y la indigencia disparadas que este Gobierno contempla altanero desde el podio de los acaudalados a quienes entregó el poder, y cree encubrir con un alud de anuncios que magnifican su mezquindad: 160.000 pesitos, verbigracia, para una franja de las familias más necesitadas.

19 oct 2020.- Vale decir, un salario mínimo en seis meses de pandemia, que en decenas de países —latinoamericanos incluidos— se entrega cada mes. Al finalizar este año, la mitad de la población colombiana será pobre y los miserables se habrán triplicado. Pero no todo es obra del virus: ya en 2019 la estulticia de Duque-Carrasquilla había logrado crear 661.000 nuevos pobres y 729.000 nuevos indigentes. En el año anterior a la pandemia, la pobreza monetaria aumentó 18,4 %, mientras los diez millones de colombianos más ricos elevaban sus ingresos.

Un reversazo que nos ancla en las vetustas ecuaciones ricos-pobres. Fetidez de populismo, acusarán las células olfativas de nuestra dirigencia, mientras exacerba, ella sí, la lucha de clases. La activa con proyectos como el de reforma laboral filtrado la semana pasada que despoja a los trabajadores de sus derechos y cercena sus ingresos; largamente madurado, drinks mediante con jefes de gremios que sólo representan a la crema de organizaciones policlasistas. Con tributación favorable a los más ricos y extorsiva para todos los demás. Con nuevos recortes al gasto público. Con la venta de los bienes más rentables del Estado, como ISA y Ecopetrol. En suma, castigando la demanda agregada, fuente bendita de reactivación de la economía, cuyo desplome explicaría por qué, reabierto el comercio, poco vende. Terminarían muchos productores por suprimir los escasos puestos de trabajo que lograron conservar.

Explica Juan Daniel Oviedo, director del DANE, que gran parte de la reactivación del empleo registrada en agosto no es recuperación del trabajo formal: es que los informales volvieron a salir a batirse en la informalidad de las calles por cualquier ochavo. Y les acompañan nuevos contingentes que ingresan en la informalidad.

Tan aguda la crisis, que el mismísimo FMI, catedral primada del neoliberalismo, invita a los Estados a multiplicar la inversión social financiándola con nuevos impuestos a los más pudientes y a las empresas más rentables. Por su parte el papa Francisco, a quien los poderosos citan apenas cuando conviene, escribe: “El mercado solo no resuelve todo, aunque otra vez nos quieran hacer creer este dogma de fe neoliberal”, que sirve al crecimiento, no al desarrollo. Aboga por restablecer el papel del Estado social, por orientar la capacidad empresarial a conjurar la pobreza y a crear empleo.

Mas, he aquí que el muy católico y monaguillo del FMI Álvaro Uribe, papa negro de la caverna en el poder, se insubordina contra todo el santoral, padre Marianito y Virgen de Chiquinquirá comprendidos. En homilía posprisión advierte, dedo al cielo, contra el coco del socialismo, hoy representado en la minga indígena que apuesta a la “toma socialista del Estado”, mañana en el paro nacional. Una y otro, portadores del “riesgo socialista” que confisca, sube impuestos e impone restricciones asfixiantes. Y cierra energúmeno con la consigna de “oponerse al odio de clases del socialismo”.

Otros —la mayoría— piden, con Mauricio Cabrera, intervención del Estado “para combatir este obsceno aumento de la desigualdad, con mayores ayudas a los más pobres y más impuestos a los superricos”. Para combatir el hambre del pueblo provocada por omisión desde arriba, edén de la dictaduque y su ala de insaciables acaparadores de oro que pasan por empresarios de la patria: un crimen de Estado.

Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/el-hambre-es-crimen-de-estado/

20.39.-Pobreza pre-covid-19 MAURICIO CABRERA

Preocupa sobremanera la situación del campo colombiano, donde los más pobres perdieron el 8,7% de sus ingresos.

Mientras estábamos preocupados porque la crisis económica generada por la pandemia nos iba a hacer retroceder y perder los avances de varios años en la lucha contra la pobreza, nos cayó como un baldado de agua fría la noticia del DANE de que antes del Covid-19 en Colombia ya estaba aumentando la pobreza y la indigencia, a pesar del crecimiento económico.

18 oct 2020.- En efecto, según el DANE el porcentaje de colombianos que viven en situación de pobreza subió de 46% a 47.5%; parece poco, solo 1,5%, pero en la vida real es una tragedia pues son 661.899 personas que pasaron a ser pobres.

También aumentó en 728.955 el número de personas viviendo en pobreza extrema, con lo cual este índice pasó de 8,2% a 9,6%.

Una nota técnica para entender estos índices. Una persona está en situación de pobreza cuando su ingreso mensual es menor a $327.674, o sea, que un hogar de 4 personas es pobre si su ingreso mensual es menor de $1,3 millones, es decir, 1,5 salarios mínimos. Para la pobreza extrema el ingreso per cápita debe ser menor a $137.350, y el de una familia de cuatro personas menor a $549.400. Eso es sobrevivir en la miseria.

La explicación aritmética del aumento de los pobres e indigentes es simple: esos miles de hogares sufrieron una disminución de sus ingresos que ahora no les alcanzan siquiera para cubrir sus necesidades básicas. La explicación económica y política es más compleja: ¿Por qué disminuyen los ingresos de tantas familias en un año en que la economía creció 3,4%, el PIB per cápita 1% y nos enorgullecíamos de ser el país latinoamericano con mejor desempeño?

La respuesta a este interrogante es bien conocida y la comprueban las mismas cifras del DANE: No basta el crecimiento total sino que es necesario ver como se distribuye. El año pasado solo el 20% más rico de la población tuvo un aumento en sus ingresos, mientras que para el resto de los hogares disminuyeron. Dramático el caso del 20% más pobre que sufrió una pérdida del 6,2%, mientras que en los dos siguientes quintiles la disminución fue de 2,3% y 1,3% respectivamente.

Preocupa sobremanera la situación del campo colombiano, donde los más pobres perdieron el 8,7% de sus ingresos, y los siguientes quintiles el 6,7% y el 3,0%

Cuando los frutos del crecimiento no se reparten entre todos los ciudadanos, la consecuencia inmediata es que aumenta la desigualdad. En el reporte del DANE se muestra que índice Gini pasó de 0,508 en 2017 a 0,526 el año pasado, con lo cual Colombia volverá al podio de los países más desiguales del mundo.

Estos resultados, anteriores a la pandemia, muestran que algo no está funcionando bien en el Pacto por la Equidad planteado por el Gobierno como su plan de desarrollo, y que no se va a lograr el objetivo de la igualdad de oportunidades para todos los colombianos. El futuro no será de todos si el presente es de unos pocos.

Adenda. Nos siguen matando. 231 líderes sociales y defensores de derechos humanos asesinados en lo que va de este aciago 2020; también 51 excombatientes que le apostaron a la Paz y entregaron sus armas; 63 masacres indiscriminadas con 268 víctimas inocentes. Se anuncian investigaciones exhaustivas, se identifican unos cuantos autores materiales, pero sigue corriendo la sangre. ¿Hasta cuándo?

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/pobreza-pre-covid-19-545762

  • 20.38.-El Espectador le Explica: La minga indígena y las exigencias que le piden al Gobierno JESÚS MESA
  • Farc: ¿odio mortal a la crítica de Bejarano? CRISTINA DE LA TORRE

Es miércoles, día de El Espectador le explica. Una semana después de haberles hablado sobre la actualidad de las elecciones en Estados Unidos y el impacto del coronavirus en la campaña por la Casa Blanca, es momento de regresar a Colombia y tratar un tema importante, que ha ganado notoriedad en los últimos días y que ya algunos de ustedes han pedido explicar con mayor profundidad.

Seguramente han leído, escuchado o visto noticias sobre la numerosa “minga” indígena y su protesta en Cali. Vestidos con sus tradicionales colores verdes y rojo, así como con tapabocas y bastones de mando, cientos de manifestantes se desplazaron en buses y a pie desde diferentes regiones hasta la capital del Valle del Cauca, donde se reunieron con una delegación encabezada por el ministerio del Interior, sin llegar a un consenso.

¿Por qué protestan los indígenas? Los reclamos que los empujaron a manifestarse son de vieja data, pero están reforzados por la urgencia de detener la ola de violencia que este año se ha desatado en los territorios ancestrales, sobre todo en departamentos como Nariño, Cauca y Putumayo. Es en estos territorios donde se concentran más de la mitad de las 154.000 hectáreas de coca sembradas en Colombia, el principal combustible de los grupos armados que llevan a cabo una de las peores arremetidas desde la firma de la paz.

 Las cifras son una muestra clara del fenómeno: según la Organización Nacional Indígena de Colombia, al menos 167 indígenas han sido asesinados desde que el presidente Iván Duque asumió el poder el 7 de agosto de 2018. El gobierno culpa a esos grupos armados que se financian del narcotráfico de asediar a los indígenas. ​​​​​​​

☞​​​​​​​ ​​​​​​​Al menos 167 indígenas

Han sido asesinados desde que el presidente Iván Duque asumió el poder el 7 de agosto de 2018, según la Organización Nacional Indígena de Colombia.

Las comunidades indígenas del suroeste de Colombia, principalmente las del departamento del Cauca, son víctimas constantes de la violencia de grupos armados ilegales que buscan apoderarse de sus territorios para la producción y tráfico de drogas. En lo corrido del año se han perpetrado nueve masacres en ese departamento, que han dejado un saldo de 36 víctimas mortales, según Indepaz. Además, 47 líderes indígenas han sido asesinados este año.

De hecho, el día de ayer, el exgobernador indígena Fredy Güetio Zambrano y su esposa Reina Mera fueron asesinados en el resguardo de Cerro Tijeras que pertenece al municipio de Suárez, en el departamento colombiano del Cauca.

Pero no es solo es la violencia. A los problemas de inseguridad se han sumado otras preocupaciones como la intención del Gobierno de volver a las fumigaciones para erradicar los cultivos ilícitos, sobre todo teniendo en cuenta que municipios como El Tambo y la zona de El Naya concentran una buena parte de los sembrados de coca del departamento, que en 2019 registraba 17.355 hectáreas de coca, según datos del Observatorio de Drogas de Colombia (ODC).

Las peticiones de la minga están concentradas en tres puntos fundamentales: rechazar la guerra y la violencia, recrudecida por la compleja situación de inseguridad que se vive en el país; hacer un debate con el presidente Iván Duque sobre temas estructurales como el fracking y la defensa de la paz conseguida en 2016.

Otro de los puntos que expondrán al jefe de Estado es el referente a las razones por las que, según ellos, el mandatario está “optando por la política extractivista que es la que pone en riesgo todo el sistema ambiental en Colombia y por qué no acata tratados y convenios multilaterales en términos de conservación ambiental en el país”, así como también el derecho a ser consultados acerca de la realización de megaproyectos en sus territorios.

☞​​​​​​​ ​​​​​​​En lo corrido del año se han perpetrado nueve masacres en ese departamento, que han dejado un saldo de 36 víctimas mortales, según Indepaz.

Las conversaciones entre el gobierno y la minga ya comenzaron de hecho. El lunes festivo, los representantes de la minga indígena y la delegación del Gobierno Nacional, encabezada por la ministra del Interior Alicia Arango, se reunieron en el Coliseo del pueblo sin ningún avance. Los miembros de la minga se levantaron de la mesa de diálogo debido a que el presidente Iván Duque no viajó a reunirse con ellos.

Desde el Gobierno señalan, por su parte, que las puertas están abiertas para continuar las conversaciones. Eso sí, han sido enfáticos en señalar que se trata de una movilización política. “Es muy importante que Colombia sepa que esta minga no es reivindicativa, es una minga de carácter político, porque el Gobierno ha hecho grandes esfuerzos por cumplir lo pactado”, señaló la ministra del Interior, Alicia Arango, al lamentar que a la cita no hubieran acudido los consejeros del CRIC.

 ¿Pero por qué no acudieron? Aunque, desde la minga, sin embargo, señalaron que la no asistencia por parte de los consejeros del CRIC se debió “a una decisión de la asamblea que determinó que los consejeros estuvieran con la comunidad”, el origen del desplante se remonta al año pasado, durante la primera movilización indígena que enfrentó el actual gobierno colombiano.

Era abril de 2019, cuando el presidente Iván Duque Márquez llegó hasta Caldono (Cauca) para reunirse con los indígenas que se manifestaban en ese entonces. Sin embargo, por recomendaciones de seguridad, el primer mandatario no asistió a la plaza pública con las comunidades, a pesar de que una delegación intentó convencerlo.

Ese episodio quedó en lamentaciones de parte y parte: el Gobierno se quejó de que no se valorara el gesto de haber llegado hasta allá mientras que los manifestantes criticaron que Duque no asistiera al lugar al que había sido invitado, en donde había centenares de indígenas. Un año después la minga indígena se reactiva y mantiene, básicamente, la misma exigencia de entonces: que el presidente Duque vaya hasta sus territorios para escuchar a las comunidades.

Este detalle es el que tiene enfrentados a la minga y al gobierno. Mientras que los indígenas reclaman que el presidente los escuche personalmente, el gobierno asegura que la Administración de Duque ha desarrollado cerca de una veintena de acciones en beneficio de las comunidades nativas, entre ellas planes de educación, contratación directa de organizaciones indígenas con el Estado y recursos por 20.000 millones de pesos (unos 5,2 millones de dólares) para emprendimientos.

Incluso, hay versiones que señalan que la Defensoría del Pueblo propuso una reunión con el presidente Duque y los consejeros del CRIC se reunieran en la sede de la entidad, en Bogotá. “Los miembros del CRIC no aceptaron la propuesta, solicitando al presidente que responda directamente a los 7.000 miembros de la minga en su territorio. Sigue la propuesta vigente y estamos listos para lograr una mediación entre las partes”, dijo el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Desde el CRIC se señala que esa propuesta no ha llegado de manera oficial y que, hasta el momento, mantiene la invitación al presidente de la República para que hable con ellos frente a frente. Los integrantes de la minga han anunciado que esperarán al presidente Duque en Cali hasta el miércoles, 14 de octubre. En estos tres días, desarrollarán diversas actividades en varios puntos de la ciudad. Pero en caso de que no, han manifestado que, de ser necesario, se movilizarán hasta Bogotá para hablar con el presidente.

Jesús Mesa
jmesa@elespectador.com
Coordinador de Newsletter
https://www.elespectador-mailing.com/VO/MTEzNg%3d%3d/NDczMTE%3d/ODAzMjA0/MTA1MTEzMg%3d%3d/dHJvcGljYWxvY3R1c0B5YWhvby5jb20%3d/NDEzMTU2/MA%3d%3d/NzE4MjQ3/WWFob28%3d/MTEyNjI5Ng%3d%3d

20.38.-Farc: ¿odio mortal a la crítica de Bejarano? CRISTINA DE LA TORRE

Uno fue el hijo de Laureano que instigó el bombardeo de “repúblicas independientes” de campesinos que por eso derivaron en insurgentes y, otro, el Álvaro Gómez amigo de la paz que 35 años después murió asesinado por aquellos.

12 oct 2020.- Unas fueron las Farc que le cobraron con la vida a Jesús Antonio Bejarano sus diferencias ideológicas y, otras, las que 17 años después tuvieron el coraje de desmovilizarse, entregar las armas, allanarse a la democracia y protagonizar acto supremo de acatamiento al Acuerdo de Paz: confesarse responsables de aquellas atrocidades.

Ahora tendrá la Farc que honrar su metamorfosis, documentando, para empezar, el asesinato del negociador de paz con la Coordinadora guerrillera en Caracas y Tlaxcala en 1991-92. Este homicidio es pieza vergonzosa en nuestra historia nacional de la infamia, aupada a un tiempo por dos sectarismos: el de la tradición que dirime a bala las diferencias de ideas, imperecedero en Colombia, y el importado de rivalidades entre los centros del comunismo internacional que se disputaba entonces espacios en el mundo universitario. Todos los fascismos al mando: el de la acción intrépida y el atentado personal, y el del estalinismo.

Alfonso Cano, contradictor de Bejarano mientras fueron estudiantes en la Universidad Nacional, le cobró siempre al académico el fracaso de aquellos diálogos de paz. Ya había exhibido hacia él un “odio profundo” que impactó al senador Iván Marulanda, según relató en Semana en Vivo, cuando éste se desplazó en comisión con otros constituyentes a la selva para trasladar a Caracas al que sería negociador principal por las Farc. Acaso el empeño de Bejarano en aterrizar los diálogos sobre la prosaica realidad pulverizaba la fantasiosa megalomanía de las guerrillas, y destapaba el juego de buscar de palabra la paz sin abandonar el íntimo propósito de continuar la lucha armada: el diálogo concebido como táctica de una estrategia de guerra. ¿Ahondaría tal franqueza el rencor que condujo a su asesinato?

En su libro Una agenda para la paz, destaca el consejero el desencuentro de propósitos entre las partes. Si para el Gobierno se trataba de superar el conflicto, de lograr la desmovilización de la guerrilla, ésta apuntaba a “la superación de los problemas del país”. Se erigía ella, así, en vocera gratuita de las reivindicaciones del pueblo. Las demandas de participación civil, escribe el autor, “suelen venir de minorías poco representativas y marginales” que creen encontrar en el proceso de paz el espacio que no conquistaron en 40 años de lucha armada. A diferencia del FMLN de El Salvador, que había logrado empate militar, social y político con el establecimiento, nuestras guerrillas representaban limitadísimos intereses sociales. Pero pretendían igualarse a aquel Frente que, vanguardia de amplias organizaciones de masas, pudo negociar de tú a tú con el gobierno de ese país.

De otra parte, por ahorrarse explicaciones de ética y política ante el mundo sobre sus prácticas de secuestro, extorsión y narcotráfico, boicoteaban la mediación internacional en la negociación. Y, negando confidencialidad al proceso, lo convirtieron en espectáculo de protagonismo y propaganda. Desacuerdos en delimitación territorial de los alzados, cese el fuego y tregua bilateral que tal vez querrían traicionar –como sucedió con la tregua de Betancur-, dieron al proceso su estocada final.

En este libro criticó el intelectual la tozudez de las guerrillas, causa medular del naufragio del proceso de paz. Hoy sería referente insoslayable en el esperado esclarecimiento del crimen; una salvajada que evoca el rugido de la falange franquista contra don Miguel de Unamuno, rector de la universidad de Salamanca: “¡Viva la muerte! ¡Muera la inteligencia!”.Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/farc-odio-mortal-a-la-critica-de-bejarano/

  • 20.37.-Íngrid y Farc: el camino es la verdad  CRISTINA DE LA TORRE
  • Vivir y morir dignamente GERMÁN VARGAS
  • Vuelven las profecías del apocalipsis del evangelio según de San Juan: el covid-19 a 6 de octubre DIEGO OTERO

Pocos testimonios habrán conmocionado el alma de los colombianos como el de Íngrid Betancourt sobre su secuestro de casi siete años por las Farc. Y pocas revelaciones habrán sacudido tanto al país como esta de que la cúpula de aquella exguerrilla se asume responsable de los asesinatos de Álvaro Gómez, el ex comisionado de paz Jesús Antonio Bejarano y el general Landazábal.

5 oct 2020.- Si la mentira —había dicho Íngrid— es el escudo de los poderosos y de los violentos para escribir la historia oficial, la verdad es el camino de la paz. No bien concluyó su exposición ante la Comisión de la Verdad, cuando el secretariado del nuevo partido reconoció su crimen y le pidió perdón. Tres días después, se comprometió aquel con la JEP a ofrecer verdad, esclarecer los hechos y asumir de antemano su responsabilidad en el homicidio del dirigente conservador. Si así fuere, estarían las Farc provocando un huracán en el país que parecía precipitarse al abismo del autoritarismo y la violencia: un paso de gigante hacia la conquista de la verdad y de la paz.

Las víctimas merecen la verdad. Y también cantan la suya, hasta generar resultados inesperados. Para Íngrid, el secuestro es un asesinato, una muerte lenta sin fecha de vencimiento. No termina con la liberación, pues expropia la identidad, descuartiza la dignidad, anula al ser humano y cambia la genética del que fue para trocarlo en otro. El peso del secuestro en el secuestrado es invencible: lo arroja al vacío donde él se pierde, olvida quién es y después luchará toda la vida por recomponer su ser. El daño es irreparable. El secuestro es el peor de los crímenes porque los incluye a todos y para siempre.

Y un sufrimiento se erige por encima de todos los demás: la mentira. La mentira para maquillar los hechos y la mentira por omisión. La que oculta el nombre de los homicidas y condena a miles de familias a la desesperación en su estéril búsqueda de responsables.

En su emplazamiento a las Farc, señalaba Íngrid que la aproximación a la conciencia de lo hecho, de lo injustificable, pasaba por la negación. Más todos los abusos legitimados en la ficción de la lucha por el pueblo se derrumbaban ante la incapacidad para reconocer siquiera la propia verdad. Y el miedo, ay, el miedo de las Farc a bajarse de un pedestal confeccionado de falsos heroísmos, pues esa guerrilla llevaba décadas controlando su mundo, imponiendo su ley, contando la historia como ella la quería contar. Ahora podía también mostrarse como el héroe generoso que concede la paz.

Enhorabuena, agregaría, si también ellos hacen el recorrido que a todos se nos impone: escoger quiénes quieren ser en el espacio de país que se ha creado con la paz. Si tienen el coraje para mirarse de frente, sin darse justificaciones, para mirar con asco lo hecho y no querer repetirlo. Arrepentirse. Acercarse con humildad, con dulzura de corazón a los colombianos. Sólo cuando ellos puedan llorar con nosotros se derrumbarán todos los muros que se les interponen. Y se abrirá un verdadero horizonte de paz.

Su admonición pareció precipitar una decisión largamente madurada que sorprendió al país: reconocerse autores de los homicidios señalados. Escribieron en su misiva a la JEP: “Honrando nuestro compromiso con la construcción de una sociedad más justa fundada sobre los cimientos de la verdad, hemos decidido esclarecer los hechos y las razones del homicidio de Álvaro Gómez Hurtado”. Colombia espera que honren su palabra.

Que honren la verdad todos los actores de la guerra: el Eln, la verdad de sus secuestros; los paras, la verdad de sus masacres; comandantes de brigada del Ejército, la verdad sobre los “falsos positivos”. Y los empresarios que financiaron a paramilitares para lucrarse de la guerra, ¿qué dirán?

Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/ingrid-y-farc-el-camino-es-la-verdad/

20.37.-Vivir y morir dignamente GERMÁN VARGAS

Es hora de que la ministra del Interior se pronuncie sobre el proyecto y tome una posición.

La semana pasada fue aprobado, en Comisión Primera de la Cámara, el proyecto que consagra el derecho a morir dignamente.

11 oct 2020.- Ojalá este corra mejor suerte que los 16 anteriores, incluido el primero, que yo presenté en 1998 y sucumbió, como todos los demás, ante el arrollador cabildeo de la Iglesia, que llevó el debate al plano de vida sagrada contra muerte, desconociendo principios contenidos en fallos de la Corte Constitucional sobre autonomía moral, derechos y libertades del individuo.

La iniciativa que impulsé definía y reglamentaba con precisión el concepto de enfermedad incurable, terminal e irreversible, el cual debería ser refrendado por una junta médica. Se exigía, además, un certificado de rechazo a continuar recibiendo tratamiento médico o quirúrgico por parte del paciente, quien debía ser mayor de edad. El requisito, creo que el más importante, era la constancia del médico sobre el padecimiento de dolor, sufrimiento y angustia del paciente y su inevitable muerte, por lo que también se debía certificar sobre la no existencia de ningún medicamento o tratamiento curativo.

A estos exigentes requisitos se sumaba un examen psiquiátrico para descartar una posible depresión transitoria y que el consentimiento se estuviera otorgando en forma libre, voluntaria y en pleno ejercicio de todas las facultades. Lo anterior para evitar cualquier decisión apresurada, por lo que también se consagraba el retracto en cualquier momento del proceso y se tipificaba como delito cualquier engaño, amenaza o influencia indebida sobre la persona. Y, por supuesto, se reglamentaba la posibilidad de que los familiares pudieran dar el consentimiento si el paciente no estaba en condiciones de hacerlo.

Cumplidos todos estos requisitos la ley garantizaba que ningún médico sería objeto de acción civil, penal o profesional por acto de buena fe, sin negligencia y con el cumplimiento de todas las disposiciones legales. Presenté el proyecto para desarrollar el contenido de la sentencia C-239 de 1997 con ponencia del magistrado Carlos Gaviria, con quien pocas veces coincidí, habiendo compartido con él varios años en la Comisión Primera del Senado, y que había abierto el camino para la llamada eutanasia pasiva. Precisamente, la Corte había señalado que en el caso de los enfermos terminales en que concurriera la voluntad libre del paciente no podría derivarse responsabilidad para el médico, pues la conducta estaba justificada.

Es importante aclarar que el derecho a morir dignamente es distinto a la asistencia al suicidio, en la cual el paciente se da muerte a sí mismo y la intervención del tercero se limita a proporcionarle los medios. Es también distinta a la eutanasia activa, en la que el tercero es el causante de la muerte. Estas figuras son muy diferentes a la que se pretende reglamentar, la eutanasia pasiva, que es la abstención o interrupción de tratamientos artificiales o extremos cuando no hay esperanza de recuperación. El tema aquí, entonces, no es de elección entre vida y muerte, pues se trata de pacientes terminales, sin cura y que están sometidos a intensos sufrimientos. El problema es reconocer que cuando uno ya no tiene ninguna esperanza de vida no asistida lo único que no le pueden quitar o cercenar es su derecho a decidir.

En mi vida privada he actuado con esta convicción. En las diferentes intervenciones quirúrgicas a que me he sometido he solicitado, más bien exigido, que bajo ninguna circunstancia se prolongue mi vida de manera artificial si en algún momento se ven afectadas mis facultades cognitivas. Creo que resulta muy fácil pontificar cuando no se ha tenido que enfrentar esta situación de sufrimiento e impotencia. Ya es hora de aprobar este proyecto y evitar que más personas tengan que seguir soportando padecimientos contra su voluntad y por las convicciones religiosas o morales de terceros. Y también ya es hora de que el Gobierno, en cabeza de la ministra del Interior, se pronuncie sobre el proyecto y tome una posición, que espero sea la de acompañar y reglamentar la consagración de este derecho esencial para proteger la dignidad de la vida humana.

GERMÁN VARGAS LLERAS

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/vivir-dignamente-columna-de-german-vargas-lleras-542658

20.37.-Vuelven las profecías del apocalipsis del evangelio según de San Juan: el covid-19 a 6 de octubre DIEGO OTERO

El coronavirus apenas está descendiendo lentamente en Colombia desde hace cincuenta días, digamos en esta primera oleada, y ya, los que siempre han hecho profecías apocalípticas, centrados en los funcionarios del Distrito Capital, el ministro de Salud, la directora del INS y una serie de médicos y epidemiólogos, cuyos mensajes de terror, que siembran la pandemia del pánico, mensajes que son repetidos por los irresponsables medios de comunicación como RCN, Caracol y aún el independiente Noticias 1.

5 oct 2020.- Estamos en la era de la posverdad, en que se transmiten mensajes que no tienen nada que ver con la realidad, pero que apelan a las emociones y las ideas supersticiosas y seudocientíficas que merodean en los medios populares y aún en la clase media. La posverdad confirma estas ideas falsas y los que las reciben se sienten satisfechos porque coinciden con sus prejuicios anticientíficos.

Lo grave de estas posverdades y pronósticos que no tienen nada que ver con la ciencia y la realidad, es que le sirven al poder duquista-uribista-conservador para continuar decretando estados de emergencia y así impedir las protestas, las manifestaciones y mandar al Esmad a reprimir a sangre y fuego al que se atreva a desafiar al sistema. Qué flaco servicio le hacen al poder estos funcionarios distritales dizque supuestamente de una alcaldía progresista.

Las declaraciones

Son varias las declaraciones en los medios de comunicación advirtiendo que estamos ante una catástrofe a finales de octubre o en noviembre. Trasladan al país lo que ocurre en otros países con rebrotes, sin entender las diferencias y especificidades de cada país. Los casos de España, Italia y Francia son un ejemplo de sistemas de salud débiles, resultado de políticas equivocadas de salud de corte neoliberal, que redujeron las inversiones, y parcialmente en Inglaterra, en los gobiernos conservadores de Aznar, Rajoy, Berlusconi, Salvini, Sarkosy, Hollande y Macron.

En la edición de El Tiempo del 1 de septiembre el ministro de salud dice: “Vamos hacia una alta probabilidad de rebrotes como sucede Europa y Asia”. El más terrorista es el secretario de Salud de Bogotá, siempre lo ha sido, reflejando el afán de encierro de la alcaldesa. Todos hablan de un segundo pico cuando todavía no se ha resuelto el actual. Hablan de un posible colapso del sistema sanitario, de la necesidad de hasta 10 000 camas UCI, por Dios, es la locura total. ¿Qué buscan?

La alcaldesa Claudia López, la líder mundial en encierros totales, según el periódico El Tiempo del 6 de octubre habla de dos rebrotes, uno en diciembre y otro en febrero, según dice, por las proyecciones de su equipo que siempre se ha equivocado. Todo es especulación. El Covid-19 no se puede predecir más allá de dos semanas, lo demás es anticientífico, y muy grave que la alcaldesa siga asustando a los bogotanos con predicciones que no tienen ninguna base científica. Nadie sabe que puede ocurrir en el futuro. Es de esperar, es una posibilidad, que aumenten los casos de nuevo porque la pandemia se ha manejado muy mal.

¿La pandemia no respeta clases?

Se oye decir por diferentes medios y supuestos expertos objetivos, que la pandemia no respeta a nadie. Por supuesto que el Covid-19 le puede llegar a todos, ricos y pobres, o a todo tipo de clases, pero es un eufemismo para esconder la realidad de que la pandemia afecta más a los pobres y a la clase media que a los ricos y super ricos.

Los ricos tienen grandes casas y apartamentos donde vivir y fincas donde pasar la pandemia, se benefician de una medicina privada de calidad y tienen recursos suficientes para continuar como si nada hubiera ocurrido. No tienen problemas de empleo ni de recursos.

El resto sufre las consecuencias del coronavirus y de las restricciones.  Los trabajadores de cuello azul deben trabajar en espacios físicos confinados sujetos a los contagios. Los trabajadores manuales pueden hacer uso del teletrabajo explotador.  Los millones de informales que viven de ventas ambulantes así como las pequeñas empresas y comercios en general, si no pueden vender, se ven arrojados a la pobreza y la precariedad. El coronavirus ha lanzado al desempleo a millones de personas de las clases medias o a salarios disminuidos.

El colombiano mira los males de los demás, pero no se miran a sí mismos. Así, generalizan sobre Europa, pero no dicen que las muertes de Colombia son las más altas que las de cualquiera de los 52 países de Europa.

No hablan del buen manejo dado al Covid-19 en Uruguay, Cuba, Venezuela, Costa Rica, Taiwán, Tailandia, Vietnam, Camboya, China, Japón, Corea del Sur, China y en general en toda África y en muchos países de Asia.

Análisis internacional

A 6 de octubre de 2020 el total mundial de infectados era de 36 026 405, de los cuales el 27,6% se encontraban en Asia, 27,1 en Latinoamérica y el Caribe, 21,9% en Estados Unidos y Canadá, 3,8% en África, 3,8% en el Medio Oriente petrolero, 0,2% en China, 0,15% en Oceanía y 0,15% en Corea del Sur. Pero si se suman China, Corea del Sur y la mayor parte de los países del Medio Oriente que son asiáticos, la región de Asia aumenta su participación a casi 31% y África a cerca de 4,6%. Nótese que el continente América explicaba el 49% de los infectados el 6 de octubre.

Dentro de cada región cinco países dominan las cifras. Así, en Asia India, Irán, Bangladesh, Turquía y Paquistán. En África: Sur África, Marruecos, Egipto y Etiopía. En Latinoamérica: Brasil, Colombia, México, Perú y Argentina. En Europa: Rusia, España, Francia, Reino k, Unido, Italia y Alemania. En Medio Oriente: Arabia Saudita, Irak, Qatar, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos. En Oceanía: Australia y el Norte: Estados Unidos.

Entre otras, no se puede generalizar, como dicen en Colombia, que volvió el rebrote a Europa o Asia, afirmación que es contra evidente con los datos. Es un error muy lamentable de no saber leer las cifras. Se utiliza, se entiende, para causar pánico por parte de nuestros apocalípticos.

Dentro de este panorama, Colombia es de los peores del mundo, al contrario de las informaciones de los gobiernos nacional y distrital de que lo hemos hecho muy bien. Pues no, las cifras son la prueba contraria. Y eso, sin considerar los pésimos efectos sociales y económicos.    

Análisis global de Colombia

Hasta el 4 de octubre los casos diarios habían venido disminuyendo, de un promedio de siete días de 6854,5 el 27 de septiembre a 5999,4 el 4 de octubre, para un período de 49 días de reducción continua. Sin embargo, el 5 y 6 de octubre aumentaron los casos, desde el pico de 11 549, 3 el 16 de agosto a 6525,1, cambiando la tendencia (gráfico 1).

Gráfico 1 La evolución de los contagiados diarios

Hay que tener cuidado en proyectar lo que ha ocurrido en estos dos días. Es el error más frecuente de los que tienen bases estadísticas y experiencias en proyecciones muy inadecuadas. Así, hasta el 4 de octubre se tenía una tendencia a que los casos diarios estuvieran por debajo de 6000, pero los días 5 y 6 sobrepasaron los 7000. Como siempre, hay que esperar a los próximos días para determinar si cambió la tendencia o es propio de la volatilidad de las cifras en Colombia.

El análisis territorial de lo que ocurre en Colombia es fundamental. En primer lugar, Bogotá, Antioquia y el Valle explican aún el 54,2% de los contagiados diarios el 6 de octubre. Bogotá había venido mejorando con casos diarios por debajo de 2000, que volvieron a aumentar el 5 y el 6 de octubre a 2010 y 2410 respectivamente. Antioquia y el Valle del Cauca se han estabilizado entre el 28 de septiembre y el 6 de octubre alrededor de 1000 -1000 y 567-593 casos diarios (gráfico 2).

Gráfico 2 Evolución diaria del Covid-19 en Bogotá, Antioquia, Valle, Bolívar, Cundinamarca, Risaralda, Atlántico y Magdalena

En segundo lugar, Atlántico, Magdalena y Bolívar son los departamentos que han tenido los mayores descensos, que al 6 de octubre representan el 13,2% del total.  Siguen Cundinamarca y Risaralda con el 5,5%. En total, estas ocho regiones explican el 72,9% del total de infectados, de ahí que lo suceda en estos territorios define la evolución del covid-19 a nivel nacional. Hasta el 6 de octubre vienen reduciendo los infectados unos más que otros, con la excepción de Bogotá para los días y 5 y 6 de octubre.

A continuación, vienen Amazonas, Chocó, Córdoba, Sucre, Cesar, La Guajira, los Santanderes, Vaupés, Putumayo, Guaviare, Caquetá, Meta y Nariño y Guainía con el 19,8%, que están en la fase descendente, pero con mucha variabilidad diaria. En los días 5 y 6 de octubre Norte de Santander, Meta, Córdoba, Putumayo, Caquetá y Putumayo tuvieron incrementos.

Los rezagados son Huila, Quindío, Caldas, San Andrés, Casanare, Arauca, Boyacá, Tolima, Vichada y Cauca que siguen en la ola ascendente, que explican el   7,3% del total de contagiados.

En cuanto a los muertos diarios, el promedio de siete días estuvo entre 189 y 185 del 27 de septiembre al 2 de octubre, reduciéndose por debajo de 170 muertes del 3 al 6 de octubre, que aún es una cifra alta. Se puede cantar victoria cuando los muertos diarios estén por debajo de diez. Como con los infectados, para que esto se dé, a la tasa de disminución que se vienen dando, se requerirán dos meses para que esto suceda.

La tasa de recuperación aumentó de 87,5% el 27 de septiembre a 88,6% el 6 de octubre.

Aunque llevamos 51 días de reducción nacional en infectados y muertos en comparación con los picos respectivos, su ritmo ha sido lento. Esto muestra que el sistema salud sigue débil, las medidas sanitarias son incompletas, como las pruebas, y las políticas sociales son insuficientes para evitar tantos vendedores ambulantes en las calles, aglomerados, fuente de transmisión del virus.

Conclusiones

Del 27 de septiembre al 4 de octubre continuaron cayendo los casos diarios de coronavirus a un ritmo lento mientras para las muertes su reducción ha sido un poco más rápida.   Como se ha explicado, en los días 5 y 6 de octubre cambió la tendencia de los infectados diarios.

Todavía no se puede cantar victoria porque los niveles de casos y muertes diarios son aún altos. Desde de finales de julio y comienzos de agosto la tendencia creciente de casos diarios cambió a menos de 7000 según promedio de siete días el 6 de octubre, lo cual es positivo, a pesar de los aumentos del 5 y 6 de octubre, pero todavía falta mucho para decir que se quebró definitivamente la pandemia. El día que estemos en menos de 1000 casos nuevos y por debajo de 10 muertes diarios, se puede afirmar que se superó esta primera ola. Para que esto se dé, dada la experiencia del virus en Colombia, habría que esperar por lo menos unos dos meses, es decir hasta diciembre, a menos que la tendencia de los días 5 y 6 de octubre siga y vuelvan a crecer los infectados o se acelere la disminución en los contagiados. Todo es posible en Colombia dada la informalidad, la enorme cantidad de vendedores ambulantes que congestionan las vías y no obedecen al autocuidado, así como la insuficiencia de pruebas y de trazabilidad, y de ayudas para que los más desfavorecidos no salgan a congestionar las vías como vendedores ambulantes o limosneros.

Pero en nuestra perspectiva, las noticias apocalípticas hacen mucho daño, porque crean inseguridad en los colombianos, en los inversionistas, miedos exagerados, lo que se llama la pandemia del pánico. Muy irresponsables los funcionarios nacionales y distritales que se la pasan dando noticias alarmantes.

El poder busca continuar con medidas extraordinarias para evitar que la sociedad se manifieste y proteste ante un gobierno tan inepto y represor. Y el distrito les hace el juego. El secretario de salud de Bogotá pareciera un aliado del gobierno de extrema de derecha colombiano. Y la alcaldesa no se queda atrás, ya está anunciando una nueva cuarentena y más destrucción de la economía e incremento de los problemas sociales de todo tipo.

Diego Otero Prada
Foto tomada de: Andina

https://www.sur.org.co/el-covid-19-a-6-de-octubre-vuelven-las-profecias-del-apocalipsis-segun-el-evangelio-de-san-juan/

  • 20.36.-¿Qué tan rápida será la reactivación?- MAURICIO CABRERA
  • El mundo no ha olvidado el Acuerdo de Paz – PATRICIA LARA
  • Evolución del covid-19 al 29 de septiembre: se desacelera la dinámica de la pandemia DIEGO OTERO

Con la reapertura de las empresas, el comercio y los servicios se acaban las restricciones a la oferta, pero la demanda sigue deprimida.

Esa es la pregunta en boca de todos ahora que se acabó el confinamiento obligatorio y se permitió la apertura de la mayoría de las actividades y servicios. Las distintas opiniones se reflejan en letras del alfabeto: en forma de V si es rápida; como W si hay rebrote, o U si es más lenta, o inclusive como K si es desigual, recuperación para unos y caída para otros.

27 sep 2020.- Aunque no hay “Ouija” mágica que nos señale la letra acertada, sobre todo porque no se sabe si habrá rebrote del virus, hay elementos que indican que la recuperación va a ser una mezcla de U con K, es decir lenta y desigual, y que acabar la cuarentena no garantiza que se retorne a los niveles de crecimiento y empleo pre-pandemia.

La actual recesión es diferente a los tradicionales ciclos económicos pues combina choques simultáneos de oferta y de demanda. Hubo reducción drástica de la oferta de algunos bienes y sobre todo de servicios, pero también caída del consumo de los hogares, de la inversión de las empresas y de las exportaciones, los tres principales componentes de la demanda.

Con la reapertura de las empresas, el comercio y los servicios se acaban las restricciones a la oferta, pero la demanda sigue deprimida.

De nuevo una letra, la P, nos sirve para ilustrar las razones de la demora en la recuperación de la demanda. Son 4 Ps por las que la gente seguirá gastando menos que antes: Prevención, Prudencia, Pobreza y Proteccionismo.

Por Prevención frente al virus que sigue rondando, muchas personas han decidido seguir confinadas y no salir a restaurantes, bares, almacenes o cines, ni mucho menos montar en avión.

Por Prevención al contagio se mantiene restringido el aforo de sitios públicos con medidas de bioseguridad que restringen la demanda normal. Investigadores de la Universidad de Chicago (https://bit.ly/2FSwXxy) encontraron que el factor miedo ha pesado más que la imposición de cuarentenas en la caída de las ventas de muchos negocios. Prudencia se refiere a la actitud de mesura y ahorro que han adoptado los consumidores y empresas que tienen recursos: ante la incertidumbre de los ingresos futuros se han recortado gastos no esenciales e inversiones.

Pobreza es más doloroso, pues son los que no compran porque perdieron sus ingresos. Según el Dane el 30% de los hogares está haciendo ahora una comida menos que antes de la pandemia, y no es porque el virus quite el hambre; además, el 88% de las personas tiene menores posibilidades de realizar compras para el hogar.

Proteccionismo es la reducción del comercio internacional por la tendencia mundial a privilegiar la compra de productos domésticos y reducir las importaciones para aumentar la demanda interna. Nuestras exportaciones han disminuido, mientras que la campaña de “compre colombiano” no ha tenido éxito.

El Estado es el único que puede enfrentar fuerzas tan poderosas que disminuyen la demanda, aplicando la receta keynesiana de mayor gasto público, con programas de obras públicas intensivas en empleo y más transferencias de ingresos a los pobres y vulnerables. Pero la recuperación en Colombia será lenta porque frente a una caída del PIB superior al 7% este año, el gasto y la inversión pública solo aumentarán en 0,4% su participación en el PIB.

Explicar la K de la recuperación desigual será para la próxima.

Mauricio Cabrera Galvis

Consultor privado.

macabrera99@hotmail.com

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/que-tan-rapida-sera-la-reactivacion-545075

20.36.-El mundo no ha olvidado el Acuerdo de Paz – PATRICIA LARA

El apoyo internacional al Acuerdo de Paz es aún tan contundente, que al presidente Duque le queda muy mal seguir manteniendo una doble actitud al respecto.

1 oct 2020.- Dicho apoyo fue evidente en la conferencia “El mundo exige paz”, organizada por Defendamos la Paz, donde participaron cuatro premios nobel, representantes de la ONU, la Unión Europea, los países garantes, los notables y delegados de Georgetown University y de los parlamentos de Alemania, España y EE. UU.

He aquí algunos extractos de sus palabras.

Premios nobel de Paz:

José Ramos-Horta, Timor Oriental: “Se cuán difícil es perdonar y reconciliarse con aquellos que asesinaron a nuestros hermanos, violaron a nuestras hermanas, torturaron a nuestros parientes, desaparecieron a nuestros hijos (…) Pero (…) cuanto más dure el conflicto, más profundas serán las cicatrices del alma y por lo tanto más difícil borrar las pesadillas, los recuerdos”.

Jimmy Carter, EE. UU.: “No existe mayor obligación tanto para un gobierno como para sus ciudadanos que cumplir la promesa de terminar con la violencia”.

Denis Mukwege, República Democrática del Congo: “La paz y la democracia corren peligro cuando se intimida y asesina a los que defienden los derechos de los demás”.

Juan Manuel Santos, Colombia: “La paz, por encima de los partidos”.

Unión Europea:

Eamon Gilmore, enviado especial para el proceso de paz: “El Acuerdo fue apenas el principio. Como ha ocurrido en otros procesos de paz, el verdadero trabajo comienza después de la firma”.

Naciones Unidas:

Carlos Ruiz Massieu, representante en Colombia del secretario general: “Desde la ONU insistimos en más y mejores mecanismos de prevención, protección y seguridad, muchos de ellos previstos en el Acuerdo de Paz (…) (Este) se firmó como una apuesta integral (…) en la que la interconexión de sus puntos es la que permitirá que el avance en el desarrollo rural consolide el proceso de reincorporación; que las víctimas, además de satisfacer sus derechos, puedan tener mejores oportunidades económicas o participen en política; o que la presencia integral del Estado sea la mejor estrategia para la no repetición”.

Los garantes:

José Luis Ponce, embajador de Cuba: “Mi gobierno (…) reitera su compromiso con la búsqueda de una solución a las interrumpidas negociaciones entre el Estado colombiano y el Eln”.

Dag Nagoda, ministro consejero de la Embajada de Noruega: “Los acuerdos representan una totalidad que hay que implementar integralmente (…) Hoy día, lo que más nos duele son los asesinatos de los líderes sociales y de los excombatientes (…) Como país garante, para Noruega, es insoportable que en el medio de la implementación de los acuerdos se sigue matando a quienes los firmaron (…) La producción de víctimas tiene que parar (…) En el fondo, de esto se trata la implementación del Acuerdo de Paz.”

Los notables:

Felipe González, España, sobre las disidencias: “Se trata de gente que traicionó su compromiso con la implementación, pero es una mínima parte. El 95 % sigue con el esfuerzo de paz y algunos lo han pagado con su vida”.

Pepe Mujica, Uruguay: “Este proceso tiene muchas dificultades (…) Es grandioso lo que se ha logrado y grandioso lo que queda por hacer (…) El narcotráfico no se va a arreglar solo con fumigaciones. Se tiene que enfrentar con alternativas y las alternativas son todo lo que dispuso el Acuerdo de La Habana sobre la tierra (…) No se puede tener la mezquindad de torpedearlo”.

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

https://www.elespectador.com/opinion/el-mundo-no-ha-olvidado-el-acuerdo-de-paz/ 

20.36.-Evolución del covid-19 al 29 de septiembre: se desacelera la dinámica de la pandemia DIEGO OTERO

En el período transcurrido del 21 al 29 de septiembre se desaceleró la reducción en infectados y muertes diarias en relación con el período del 14 al 20 de septiembre, al disminuir los casos totales de un promedio de siete días de 7030,7 a 6603,2, equivalente a un 6,1%, y los muertos de 198,2 a 189,6, para una tasa de reducción de 8,85% (gráfico 1).

 

28 sep 2020.- En cuanto a total de infectados, se pasó de 770 435 el 21 de septiembre a 824 042 el 29 de septiembre, un crecimiento diario de 0,84%, y de muertos de 24 397 a 25 827, equivalente a un crecimiento diario de 0,71%.

Estas cifras son de las más altas a nivel internacional. Estamos en el quinto lugar de infectados y en el 11 del total de muertes de 215 países y regiones. Y en valores por millón de habitantes en los puestos 12 y 13 respectivamente.

En pruebas realizadas, al 29 de septiembre se habían hecho 3 702 605, 72 577 por millón de habitantes, por debajo de 94 países.

Gráfico 1 Evolución nacional del Covid-19 Casos diarios

 

 

Recuperados

En el gráfico 2 se muestra la evolución de la tasa de recuperados, que ha venido creciendo continuamente, de 83,2% el 21 de septiembre a 89,1% el 29 de septiembre, un buen síntoma.

Gráfico 2 Tasa de recuperación nacional

 

 

Muertos

Los muertos diarios han seguido disminuyendo, pero a una tasa muy lenta. Del 21 al 29 de septiembre se han estabilizado alrededor de un promedio diario de siete días de 180. Es cierto que se bajó de promedios de 300, pero todavía falta mucho (gráfico 3).

Gráfico 3 Evolución de los muertos diarios a nivel nacional

Análisis territorial

La dinámica de evolución del Covid-19 por regiones es muy diferente: la mayoría de los departamentos y Bogotá llegaron al punto máximo en agosto, mientras que un grupo de ocho departamentos todavía se encuentran en la fase de crecimiento.

Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca     

Entre los grandes, Bogotá viene mostrando una tendencia clara de reducción de los casos y las muertes.   La capital viene disminuyendo los casos diarios continuamente desde el pico que se alcanzó el 17 de agosto, mientras que Antioquia, aunque llegó al punto máximo antes, con más de 2000 casos diarios, se ha estabilizado desde el 14 de septiembre entre 1000 y 1200 casos. Similarmente para el Valle del Cauca, que llegó al pico en la misma fecha que Bogotá, con cerca de 894,4 casos el 18 de agosto, desde septiembre el promedio de casos diarios se mantiene constante entre 500 y 600 (gráfico 4).

Esto significa que para que el número de casos diarios a nivel nacional baje, es importante que se produzca una caída mayor en Antioquia y Valle del Cauca, porque entre ambos departamentos explican casi 1800 infectados diarios.

En cuanto a los muertos, en las tres capitales Bogotá, Medellín y Cali se ha producido una reducción notable de los mismos. En Bogotá desde el 14 de septiembre tienden a estar por debajo de 40 y aún de 30 desde el 25 de septiembre. En Medellín, desde el 24 de septiembre las muertes diarias están por debajo de 10 y en Cali, que muestra más variabilidad, desde el 13 de septiembre inferiores a 15 (gráficos 5 y 6).

 

Gráfico 5 Muertes diarias en Medellín

Gráfico 6 Muertes diarias en Cali

 

La costa atlántica

Los departamentos de la Costa Atlántica: Bolívar, Magdalena, Atlántico, Guajira, Córdoba, Sucre y Cesar, ya están en la fase descendente, especialmente ha sido rápida la situación en el departamento del Atlántico, y menos en Cesar.

Cundinamarca y Risaralda

Cundinamarca siguió en los últimos nueve días bajando los infectados diarios, pero a un ritmo lento. En cuanto a Risaralda, ha tenido dos picos: el 28 de agosto y el 25 de septiembre. Hay que esperar unos días más para ver qué ocurre con este departamento.

El oriente

La situación en los departamentos de Norte de Santander, Santander, Arauca y Boyacá no es aún clara, ya que Arauca y Boyacá siguen creciendo mientras Norte de Santander y Santander ya muestran una tendencia hacia la reducción.

Otros departamentos que han superado el pico

Aquí hay toda una variedad de territorios con diversas dinámicas. Tenemos a Meta y Nariño que han tenido dos picos y parece que ya van para la disminución en los infectados diarios.   Son notables las reducciones en Chocó, Putumayo y Amazonas.

Guainía, Vaupés, Vichada y Guaviare tienen dinámicas diferentes, y aunque ya llegaron al pico, muestran que en la última semana ya tienen una dirección más clara hacia la disminución de los casos, con la excepción de Guainía que en los días 28 y 29 de septiembre cambió hacia el incremento.

Los departamentos atrasados

Los departamentos que no han llegado al pico, adicional a Boyacá y Arauca ya mencionados, son Huila, Tolima, Cauca, San Andrés, Casanare y Caquetá.

San Andrés ha venido creciendo aceleradamente desde menos de un caso hasta el 1 de agosto a 58,6 infectados promedio el 29 de septiembre. Desde el punto de vista nacional el Archipiélago no pesa nada, ya que al 29 de septiembre contabilizaba 1424 contagiados de un total nacional de 824 042.

¿Habrá rebrote?

Los medios de comunicación, los mayores promotores del pánico en Colombia ya están hablando de una segunda ola para noviembre o diciembre, dando a entender que va a ser muy dura. Generalizan, como es la costumbre, lo que ocurre en unos países de Europa para trasladarlo a Colombia.

De 52 países en Europa, en efecto, en España, Francia, Inglaterra y Rusia se han presentado en las últimas dos semanas incrementos en los contagiados, pero de ahí a generalizar a toda Europa hay un gran camino. En España y Francia se ha llegado a 10 000 casos diarios, en Inglaterra a 6000 y en Rusia se pasó de 5000 a 8000 casos. Por otra parte, este incremento en los contagiados se acompaña de pocas muertes. Entre 2000 y menos de 5000 casos se tienen a Ucrania y Holanda.  El resto, la mayoría están por debajo de 500. En realidad, lo importante son los muertos no el número total de infectados.  Como dicen los especialistas, una pandemia sin muertos no es pandemia.

Bogotá es el centro del pánico. En esto el Secretario de Salud del distrito se la pasa haciendo predicciones catastróficas, sin ningún estudio científico, como una Casandra colombiana, aterrorizando a la ciudadanía en una irresponsabilidad casi criminal.

Y lo grave es que los medios de comunicación solo colocan noticias catastróficas sobre el coronavirus, desinforman totalmente, viven llenos de fake news, y no entrevistan a los que tienen criterios diferentes basados en la ciencia y una estadística correcta. Como lo he venido afirmando, Bogotá es el líder en encerramientos y en abusos de la policía. Como un especialista dijo, lo peligroso no es la pandemia sino la pandemia del pánico.

Y ya hablan de echarle la culpa a la ciudadanía de un supuesto rebrote, que lo dan como un hecho. Para estas casandras, los gobiernos no tienen nada que hacer, como mejorar los sistemas de salud, hacer testeos masivos, control y seguimiento, regalar kits a los más pobres, crear una renta básica, pagar bien al personal médico y paramédico, entre otros hechos.

La positividad

La positividad en Colombia, es decir el número de casos infectados del total de las muestras diarias, de 20% a 25% está por encima de los estándares internacionales. La OMS afirma que una positividad superior a 5% significa que se están haciendo pocas pruebas. Ya lo he manifestado, esto es muy grave porque impide hacer un correcto control de la pandemia. Esta situación sí puede dar lugar a rebrotes porque la falta de testeos no permite detectar infectados y hacer seguimiento, y más cuando se abren las actividades sociales y económicas. Los apocalípticos van a decir que el encierro es necesario, que se abrió antes de tiempo, que todo es por abandonar el universo panopticista.

Conclusión

El 26 de septiembre se cumplieron 46 días para duplicar los casos totales, una gran diferencia con los promedios de 20 días de los meses anteriores.

Similarmente, se cumplieron 44 días desde que se llegó al pico nacional el 16 de agosto, con un promedio de siete días con 11 549,3 casos diarios que bajó a 6643,0 el 28 de septiembre.

Se han venido reduciendo las muertes diarias, pero estas son aún altas, ya que se está alrededor de 180, la sexta cifra más alta del mundo después de Estados Unidos, India, Brasil, Argentina y México.

Se ha avanzado, pero es temprano para cantar victoria. El día en que los casos diarios estén por debajo de 1000 y las muertes diarias inferiores a diez, podremos afirmar que superamos esta primera etapa de la pandemia.

Diego Otero

Foto tomada de: El País de Cali

Filed Under: Revista SurRS Desde el sur 

https://www.sur.org.co/evolucion-del-covid-19-al-29-de-septiembre-se-desacelera-la-dinamica-de-la-pandemia/

  • 20.35.-Rápidos y furiososGERMÁN VARGAS
  • La evolución del coronavirus del 7 al 15 de septiembre de 2020 DIEGO OTERO

Tenemos que repensar toda la institución de la Policía Nacional en el marco constitucional.

El domingo pasado, dos horas después de publicado mi artículo en defensa de la Policía Nacional y precisamente criticando los proyectos de reforma que al calor de las protestas ya se anunciaban desde diferentes esquinas, recibí una carta aparentemente firmada por 92 exgenerales de la institución a la que no pertenecen muchos otros de gran reconocimiento y prestigio, como el general Serrano.

27 sep 2020.- Tras leerla, lo primero que se me ocurrió fue que habían equivocado el destinatario. La carta parecía dirigida al exgeneral Óscar Naranjo, con quien, a todas luces, no simpatizan. No sé si por su participación en las negociaciones de La Habana, o por su ‘prematura’ llegada a la comandancia de la Policía o por su designación como vicepresidente de la República o, incluso, por la serie de televisión. Me inclino por pensar que por todas ellas. Pero nada de fondo, en la calenturienta misiva, sobre la institución que demanda este nuevo país. Difícil avanzar así, en medio de los odios y los conflictos personales.

El Gobierno no debería rehuir este debate y presentar un proyecto de ley que responda a los grandes desafíos de la Policía Nacional. Pues, como en el fútbol, el que no hace los goles los ve hacer, y en Colombia el Congreso suele reaccionar rápido a los temas de moda y que preocupan a la opinión pública.

Para animar el debate, me pregunto: ¿cómo perder de vista que la percepción de inseguridad llegó al 88 % negativa y tan solo un 9 % positiva? No será porque todo va muy bien en esta materia, como parecen sugerir mis críticos exgenerales.

Muchas cosas me preocupan de la situación actual: los procesos de incorporación, la falta de requisitos, los criterios de selección. La Policía solo debería recibir en sus filas a los mejores jóvenes, a los que obtengan los mayores puntajes en los procesos de selección, a los que muestren habilidades, capacidades y formación en valores y vocación de servicio. No más incorporaciones masivas y a la carrera. La Policía no puede convertirse en un reformatorio.

Como no se escogen personas con mística y compromiso, se presenta el segundo problema de extrema gravedad, que es la altísima rotación. En virtud de la decisión del Consejo de Estado, 17.000 policías se retiraron el año pasado. ¿Cómo puede ocurrir esto? ¿Cuál el costo en recursos humanos y económicos de esta rotación? Esto podría corregirse con atractivos planes de carrera y de formación.

También hay que repensar con urgencia toda la escala salarial, de beneficios y bienestar. Un agente gana 1’500.000 pesos. Después de pagar la vivienda, el transporte y la alimentación no le queda ni para mandar algo a su casa. Igual pasa con un teniente o un capitán, con poco más de dos millones, menos los descuentos de ley, inferior a un supervisor de compañía de vigilancia privada. Incorporarse y pensar en hacer una vida en la Policía debe ser una aspiración de nuestros mejores jóvenes, pero estamos lejos de esa posibilidad.

Hay que poner atención también a todas las funciones que se han asignado a la Policía. Tránsito, carreteras, judicial, estupefacientes, puertos, aduanas, contraguerrilla, orden público, fronteras, turismo, servicio diplomático, escoltas e infancia, entre muchas otras. Y en medio de todas estas responsabilidades, ¿dónde queda la seguridad ciudadana?

Tienen razón quienes señalan que las reformas deben enfocarse primariamente en el recurso humano, su formación y desarrollo. Pero eso no basta. Tenemos que repensar toda la institución en el marco constitucional, de sus relacionamientos, por ejemplo, con alcaldes y gobernadores y de su modernización.

Un llamado final: dije que hay que pensar en los jóvenes, que son el futuro de la Policía, pero también hacerlo con los mayores, con los generales, activos y retirados. Se le está haciendo tarde al Gobierno para poner orden entre los tres grupos que se disputan con lujo de deslealtad el control de la Policía. ¿O cómo es posible que el inspector general increpe públicamente al director y no pase nada? Igual ocurre en las Fuerzas Militares. A ese lamentable espectáculo de juego de poderes, el Gobierno tiene que ponerle fin y hacerlo ya. 

GERMÁN VARGAS LLERAS

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/rapidos-y-furiosos-columna-de-german-vargas-lleras-540090 

20.35.-La evolución del coronavirus del 7 al 15 de septiembre de 2020 DIEGO OTERO

De nuevo discusión sobre las cifras 

Es muy claro que las cifras que da el ministerio de Salud no son en tiempo real, es decir, que llevan rezagos, puesto que hay diferencias entre la detección de los síntomas, la realización de las pruebas y la entrega de los resultados, diferencias pueden llevar hasta un período de 60 o más días.

14 sep 2020.- Esto es muy delicado porque se impide lo que llaman el cerco epidemiológico, o sea, detectar al infectado, aislarlo y hacer trazabilidad de sus contactos. Es tan grave porque esto impide controlar la pandemia. No basta con el uso de la mascarilla, el lavado frecuente de las manos, evitar conglomeración y la autodisciplina ciudadana si no hay testeos masivos y resultados en tiempo real.

Dos trabajos, el realizado  Jorge Tovar de la Universidad de los Andes, “Covid-19 en Colombia: mirada a los datos #6”, del 14 de septiembre, y el escrito de Camilo Andrés Garzón en la Silla Vacía del 14 de septiembre, “Las demoras en las pruebas de Covid-19 ponen más duro el arranque del rastreo”, confirman lo que he venido informando sobre la confusión de las cifras del coronavirus, y lo que he venido diciendo, que el pico global y el de varios departamentos y Bogotá se dieron a finales de julio y en la primera semana de agosto.

El artículo de Camilo Andrés Garzón muestra el desastre de las EPS en realizar las pruebas y la demora en entregar los resultados, que ha obligado a las personas que cuentan con recursos a realizarse las pruebas en laboratorios privados. Aquí se muestra la desidia del gobierno nacional en controlar y sancionar a las EPS.

El quiebre ya lleva un mes

El 16 de agosto se llegó al quiebre nacional según las cifras oficiales, y los casos acumulados vienen disminuyendo gradualmente de un promedio de 8490,2 casos diarios del 31 de agosto al 8 de septiembre a 7463,5 casos del 7 al 15 de septiembre, una reducción del 12,15%. Con estas cifras y las analizadas en los informes anteriores, ya se cumplen 30 días de disminuciones en el número de contagiados, lo que se observa muy bien en el gráfico 2.

Otra forma de ver el cambio producido es cada cuando se duplica el total de contagiados. Hasta el 11 de agosto esto se producía cada 20-22 días, ahora, para el 15 de septiembre, ya van 35 días y no se ha dado la duplicación. Si el número de contagiados oscila en los próximos 10 días alrededor de 6000, la duplicación de los infectados se daría entre 45 y 50 días.

Simultáneamente, y esto es lo más importantes, las muertes diarias vienen cayendo de niveles que se tenían de más 300 casos diarios a menos de 200 en los días 13, 14 y 15 de septiembre, lo que no ocurría desde el 15 de julio.

Otro hecho importante, la tasa de recuperación sigue aumentando. Al 15 de septiembre era de 83,4%, valor bien notable.

El punto negro son las pruebas que han disminuido de 40 000 diarias a cerca de 30 000, lo cual no es nada bueno porque tener testeos masivos es la mejor herramienta para combatir la pandemia y evitar rebrotes. Por lo menos ya debería haberse testeado el 10,0% de la población colombiana, o sea, cinco millones de personas, y apenas llegamos a   3 213 298 el 15 de septiembre, equivalente al 6,3% de la población.

Comparativos mundiales

A pesar de estos hechos positivos de control del coronavirus, las cifras de Colombia en casos, muertes y pruebas son de las peores de los 215 países y regiones de los cuales lleva contabilidad World.meters. info.

Seguimos en el sexto lugar de más infectados, cerca de superar a Perú, y el 15 puesto por millón de habitantes. Somos el 11 en muertes y el 15 en muertes por millón de habitantes. Y en pruebas no pasamos del 6,3% de la población, cuando el óptimo es por lo menos el 10,0%, y estamos por debajo del promedio mundial

 Análisis global

Los gráficos 1, 2 y 3 muestran la evolución de los casos acumulados y diarios y muertes diarias. Ahí se detecta claramente cómo se produjo el quiebre y la reducción constante de los indicadores, configurándose curvas en forma de una V invertida no simétrica, porque la parte descendente es una cola más larga que la ascendente, que significa que en la epidemia la parte creciente es más rápida en su tasa de crecimiento que la parte decreciente. En otras palabras, la reducción en casos y muertes diarias es un proceso lento que toma su buen tiempo para llegar a niveles bien bajos, de pocos casos y muertes diarias.

En el gráfico 1 se tiene la curva de los casos acumulados en forma logarítmica. Claramente cambió la tendencia creciente de la primera etapa y ya observa el quiebre hacia una reducción en la tasa de crecimiento del total de infectados, que correlaciona con la evolución de los casos diarios, de las muertes y de los recuperados.

Gráfico 1 Evolución de los casos acumulados en forma logarítmica

En el gráfico 2 se muestra la evolución de los casos diarios. La línea azul se refiere a los casos diarios reportados por el INS y la anaranjada corresponde a un promedio de cada siete días, una técnica sencilla de suavizamiento para indicar mejor las tendencias.

Gráfico 2 Evolución de los casos diarios en forma lineal y por suavizamiento de siete días

Para los muertos diarios, en la gráfica 3 se presenta su dinámica, que muestra que la tendencia creciente se modificó a finales de julio, manteniéndose constante cuatro semanas, para darse la etapa de decrecimiento a partir del 28 de agosto.

Gráfico 3 Dinámica de las muertes diarias según datos reales y suavizamiento de siete días

Las grandes regiones tuvieron su quiebre

Clave en alcanzar el pico y su reducción ha sido el comportamiento de Bogotá, que de 4000 casos diarios ya bajó a menos de 2000. Igualmente, departamentos como Antioquia, Atlántico, Bolívar, Magdalena, Cundinamarca, Risaralda, Valle y Cundinamarca superaron el pico y están en la zona de reducciones, unos más rápidos que otros. Sobresalen Atlántico y Magdalena (Gráfico 4).

Esto es muy diciente porque estas siete regiones explican casi el 73,0% de los casos acumulados. Como siempre, Bogotá define el avance del coronavirus, ya que representa el 34,0% de los contagiados.

Hay pequeños y medianos departamentos aún en crecimiento de los contagiados

Seis departamentos siguen en la etapa de crecimiento y no han llegado al pico. Ellos son Quindío, Caldas, Boyacá, Cesar, Arauca y Guaviare, un mejoramiento con relación al período del 31 de julio al 8 de septiembre en que se tenían tres departamentos más sin llegar al pico.

Gráfico 4 Dinámica del Covid-19 en ocho regiones según promedio de ocho días

Las grandes ciudades han mejorado notablemente

Bogotá, Cali y Medellín han superado los días difíciles. La evolución de estas tres ciudades es importante porque el 14 de septiembre explicaban el 47,1% del total de infectados por el Covid-19 en Colombia.

Bogotá continuó la reducción de casos nuevos, bajando la barrera de 2000 en los días 13 a 15 de septiembre, llegando a un promedio móvil de siete días de 1907,7 casos en comparación con 2353,0 el 8 de septiembre. Las muertes se han reducido a menos de 50 y el porcentaje de recuperados llegó a 81,7% el 15 de septiembre. Ya van 27 días de disminución en los casos diarios desde el 19 de agosto, fecha del pico según las estadísticas oficiales del INS.

Medellín llegó al pico el 31 de agosto con un promedio móvil de casos diarios de 894,7, que ha venido reduciéndose paulatinamente hasta llegar a 527,0 el 14 de septiembre. En cuanto a muertos diarios, el máximo ocurrió el 27 de agosto con un promedio móvil de 24,7, que se ha reducido aceleradamente a 11,7 el 14 de septiembre.

En relación con Cali, el pico se produjo el 15 de agosto con un promedio móvil de 714 casos diarios que bajó a 365,3 el 14 de septiembre. Con respecto a los muertos diarios, el pico ocurrió el 7 de agosto con 24,1 casos, que bajó a 14,1 el 14 de septiembre.

Conclusiones

Colombia ya superó este primer brote que requirió entre cuatro meses y medio y cinco para alcanzar el quiebre. Según las estadísticas oficiales, el pico se obtuvo el 16 de agosto. Al tener rezagos en cuenta, este se produjo a finales de julio o comienzos de agosto. Falta un estudio que determine el promedio de demora entre la iniciación de los síntomas y la entrega de los resultados de las pruebas, para definir el rezago. Pero esto no debe ser inferior a diez días, de ahí que afirmamos que el pico se dio antes del 16 de agosto, probablemente en la última semana de julio.

En otras palabras, cuando ya se había llegado al pico, las autoridades locales y nacionales enviaban mensajes apocalípticos. Ni siquiera eran capaces de leer bien las estadísticas oficiales, que ellos mismos confeccionan. Es verdaderamente una muestra de ineptitud total. Y con base en estas informaciones mal presentadas toman decisiones. El poder, esa bestia maravillosa, como dice Foucault, es racional para dominar, controlar y vigilar, pero también es irracional en tomar medidas. No es tan fuerte como parece, es débil, no hay que temerle, se le puede derrotar.

No hubo colapso del sistema sanitario, no hubo meses de julio, agosto y septiembre terribles como anunciaban los amigos del desastre para justificar restricciones, dictaduras y represiones. Todas sus proyecciones siempre han fallado como las que ahora hacen de que en noviembre tendremos un rebrote de altas proporciones que va a superar la capacidad sanitaria. Como siempre, fallarán, pero habrán logrado su propósito de asustar a los ciudadanos y dar justificaciones al poder para mantener sus medidas autoritarias y que la policía siga cometiendo desmanes.

Diego Otero Prada

Foto tomada de: EL ESPECTADOR 

https://www.sur.org.co/la-evolucion-del-coronavirus-del-7-al-15-de-septiembre-de-2020/

  • 20.34.-El costo del confinamiento MAURICIO CABRERA
  • Íngrid y Pacho de Roux lograron el milagro PATRICIA LARA

¿Por qué en Colombia con la cuarentena más larga del mundo, se tienen cifras de muertes y contagios que están entre las más altas del mundo?

Ahora que en Colombia pasamos del aislamiento preventivo obligatorio al aislamiento selectivo y distanciamiento individual responsable, es decir ahora que se reabren la mayoría de las actividades económicas, se vuelven a oír las voces que plantean que los costos económicos de la cuarentena han sido demasiado altos frente al impacto del virus en términos de salud y de muertos.

13 sep 2020.- ANIF, por ejemplo, ha sido crítico de la duración del confinamiento en Colombia, planteando que los aislamientos estrictos deben reemplazarse por otras medidas preventivas y de cultura ciudadana. Por su parte, la revista Semana dice que “La pandemia ha costado el 10% del PIB mundial y ha dejado 880.000 muertes (hoy ya son 930.000 y siguen aumentando). Eso significa que el costo económico del coronavirus ha resultado catastrófico al compararlo con el costo en vidas”.

Lo primero que se debe aclarar es que no existe una correlación clara entre la intensidad de los confinamientos con el tamaño de la contracción económica. Muchos otros factores entran en juego, sobre todo la respuesta de los gobiernos para compensar las pérdidas de ingresos y evitar el desempleo.

Suecia es el ejemplo de un país que no cerró su economía sino que permitió que continuaran normalmente casi todas las actividades económicas. Las consecuencias en salud fueron graves: 580 muertos y 8.600 contagios por millón de habitantes, frente a 49 muertos y 2.200 contagios en su vecina y comparable Noruega.

Este mayor costo en vidas humanas no sirvió para evitar una mayor recesión. La caída del PIB en Suecia en el segundo trimestre fue de 8,6%, mientras que en sus vecinos Dinamarca fue de 7,4% y en Noruega de 4,7%. Otro ejemplo es Inglaterra, más flexible en el confinamiento, con 612 muertos por millón y su PIB cayó 20%.

De otra parte, para medir el costo/beneficio de las cuarentenas es errado relacionar la caída del PIB con el número de muertos. La comparación es entre esa pérdida del PIB y las vidas que se han salvado por las medidas de confinamiento y cierre de las economías, además de las muertes que se habrían dado por otras enfermedades si el sistema de salud se hubiera copado con enfermos de Covid.

No es posible saber cuántas muertes por Covid se han evitado con las cuarentenas, pero sí hay dos indicadores útiles. Uno es el del “exceso de muertes”. Analizando la tendencia histórica de ellas, en varios países con las registradas este año, el Financial Times llega a la conclusión de que las muertes por Covid pueden ser 60% más altas que las contabilizadas, es decir 1,5 millones hasta la fecha.

Pero son más las que se han salvado. En el mundo el promedio de muertos por millón de habitantes es de 114, mientras que en países que han sido más flexibles en el confinamiento es alrededor de 600. Si ese fuera el promedio mundial, los muertos por Covid serían cercanos a los 5 millones, y el colapso de los sistemas de salud hubiera sido total, añadiendo varios millones de muertos más que no habrían podido ser atendidos por otras enfermedades.

Queda una pregunta: ¿Por qué en Colombia con la cuarentena más larga del mundo, y malos resultados en recesión y desempleo, se tienen cifras de muertes y contagios que están entre las más altas del mundo?

Mauricio Cabrera Galvis

Consultor privado.

macabrera99@hotmail.com

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/el-costo-del-confinamiento-columnista-544578

20.34.-Íngrid y Pacho de Roux lograron el milagro PATRICIA LARA

A los cuatro años de firmado el Acuerdo de Paz, por fin los dirigentes del partido FARC entendieron y, lo más importante, sintieron el inmenso dolor y el mal tan hondo que les causaron a sus víctimas y a la sociedad colombiana con el secuestro.

18 sep 2020.- El milagro lo produjo la entrevista que, con su enorme profundidad espiritual, el padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, le hizo a Íngrid Betancourt, quien duró seis años y medio secuestrada por las Farc, encadenada gran parte del tiempo, humillada y privada no solo de su libertad sino de su dignidad.

El choque que en la conciencia de los ex-Farc produjeron las profundas preguntas de Pacho de Roux y las brillantes, humanas y filosóficas respuestas de Íngrid se constata en la declaración que emitieron sus dirigentes una vez vieron la entrevista, pues en ese texto, por primera vez, llaman las cosas por su nombre y no justifican el secuestro con la disculpa de que era un arma de la guerra.

Así como hace poco escribí una dura columna en la que criticaba la renuencia de los ex-Farc a reconocer el reclutamiento de menores de edad y los abusos sexuales cometidos por algunos, hoy destaco que en su declaración sobre el secuestro hicieron afirmaciones como estas:

“Estamos aquí para, desde lo más profundo de nuestro corazón, pedirles perdón público a todas nuestras víctimas de secuestro y a sus familias”.

“El secuestro solo dejó una profunda herida en el alma de los afectados e hirió de muerte nuestra legitimidad y credibilidad (…) Tuvimos que arrastrar ese lastre que hasta hoy pesa en la conciencia y en el corazón de (…) cada uno de nosotros”.

“Sentimos como una daga en el corazón la vergüenza que nos produce no haber escuchado el clamor de Andrés Felipe Pérez, quien murió esperando reencontrarse con su padre”.

Finalmente, los dirigentes del partido FARC se comprometen a “rendir cuentas ante la justicia” y a “invertir cada día del resto de (sus) vidas (en) recomponer el mapa de los desaparecidos y buscar sus restos para entregarlos a sus seres queridos”.

Ese lenguaje sin arrogancia y ese arrepentimiento son lo que el país espera en las declaraciones y actitudes de los ex-Farc. Pero aún les queda un largo camino por recorrer: aun cuando parece que ya algunos comenzaron a hacerlo, todavía deben reconocer y aceptar ante sí mismos, con igual arrepentimiento, el dolor y el mal tan grande que les causaron a tantos niños y niñas que, por una razón u otra, con una justificación u otra, ellos permitieron que se involucraran en la guerra. Reconocer esa verdad que tanto les cuesta, porque en muchos casos atenta contra sus propios principios, no les hace daño. Al contrario: los enaltece y los libera. Por eso vale la pena recordar lo que uno de los firmantes de la declaración le dijo a Pacho de Roux, según le contó él a Yamid Amat: “Siento que nosotros, los de las Farc, al firmar este documento nos hemos salido de una cárcel de alambre en la que nosotros mismos estábamos metidos. Estábamos encerrados en el pasado y hoy nos hemos abierto hacia el futuro con una enorme decisión”.

Por ello es importante reconocer el gesto de los dirigentes del partido FARC, impulsarlos a que sigan por ese camino, a ver si un día, por fin, las víctimas y el país consiguen perdonarlos. Y hay que darles las gracias por haber obrado el milagro a Íngrid Betancourt, a la Comisión de la Verdad y a Francisco de Roux, a quien el país no imagina aún cuánto tendrá que agradecerle en el futuro.

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

https://www.elespectador.com/opinion/editorial/ingrid-y-pacho-de-roux-lograron-el-milagro/ 

  • 20.33.-«Hay que darle la espalda a la ideología del absoluto libre comercio para poder reconstruir el internacionalismo»– THOMAS PIKETTY
  • Robledo y el MOIR, ¿de salida del Polo? – HUGO GARCÍA
  • ¿Cómo rescatar a Avianca? MAURICIO CABRERA

Se repite la columna en «Le Monde», en la cual  el economista propone un modelo internacional de desarrollo cooperativo basado en la justicia económica y climática. Si ha fracasado la globalización, es posible retomar una mundialización de conjuntos aliados con magnitud industrial y con linderos arancelarios comunes..

En el Parlamento Europeo, 12 de febrero en Estrasburgo. DPA / PHOTONONSTOP

¿Podemos darle un sentido positivo al internacionalismo? Sí, pero con la condición de que le dé la espalda a la ideología del libre comercio absoluto que por ahora guía la globalización y adopte un nuevo modelo de desarrollo basado en principios explícitos de justicia económica y climática. Este modelo debe ser internacionalista en sus objetivos últimos pero soberanista en sus modalidades prácticas, en el sentido de que cada país, cada comunidad política debe ser capaz de establecer condiciones para la continuación de los intercambios con el resto del mundo, sin esperar el acuerdo unánime de sus socios. . La tarea no será sencilla, y este soberanismo con vocación universalista no siempre será fácil de distinguir del soberanismo de tipo nacionalista. Es aún más urgente aclarar las diferencias.

Supongamos que un país, o una mayoría política dentro de él, considere conveniente establecer un impuesto altamente progresivo sobre los altos ingresos y activos para efectuar una redistribución significativa a favor de los más modestos, mientras se financia un programa de Inversión social, educativa y ecológica. Para avanzar en esta dirección, este país está considerando una retención en la fuente sobre las ganancias corporativas, y sobre todo un sistema de catastro financiero que permita conocer a los tenedores finales de acciones y dividendos y así aplicar las tasas deseadas a nivel individual. Esto podría complementarse con una tarjeta de carbono individual para fomentar un comportamiento responsable, al tiempo que impone en gran medida las emisiones más altas.

Desregulación financiera excesiva

Desafortunadamente, tal catastro financiero no fue previsto por los tratados sobre la libre circulación de capitales establecidos en los años 1980-1990, en particular en Europa bajo el Acta Única (1986) y el Tratado de Maastricht ( 1992),textos que influyeron fuertemente en los adoptados posteriormente en el resto del mundo. Esta arquitectura legal ultra sofisticada, todavía vigente hoy, ha creado de facto un derecho casi sagrado a enriquecerse utilizando las infraestructuras de un país, luego hacer clic en un botón para transferir sus activos a otra jurisdicción, sin posibilidad brindada a la comunidad de encontrar sus huellas. Tras la crisis de 2008, como vimos los excesos de la desregulación financiera, ciertamente se desarrollaron acuerdos sobre el intercambio automático de información bancaria dentro de la OCDE. Pero estas medidas, establecidas de forma puramente voluntaria, no suponen ninguna sanción para el recalcitrante.

Lea también: La crisis financiera de 2008 actualiza la regulación

Supongamos, por tanto, que un país desea acelerar el movimiento y decide poner en marcha un sistema tributario redistributivo y un catastro financiero. Imagina que uno de sus vecinos no comparte este punto de vista y aplica una tasa irrisoria de impuesto a la renta y al carbono a las empresas radicadas en su territorio (reales o ficticias), mientras se niega a transmitir la información. en sus titulares. En estas condiciones, el primer país debería, en mi opinión, imponer sanciones comerciales al segundo, que varían según las empresas, en la medida del daño fiscal y climático causado.

Tratados sofisticados y vinculantes,

Trabajos recientes han demostrado que tales sanciones generarían ingresos sustanciales y alentarían a otros países a cooperar. Por supuesto, será necesario argumentar que estas sanciones solo corrigen la competencia desleal y el incumplimiento de los acuerdos climáticos. Pero estos últimos son tan vagos y, a la inversa, los tratados sobre la libre circulación absoluta de bienes y capitales son tan sofisticados y restrictivos, especialmente a nivel europeo, que un país que emprenda este camino corre el riesgo de ser condenado por organismos europeos o internacionales (Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Organización Mundial del Comercio). De ser así, será necesario asumir y retirarse unilateralmente de los tratados en cuestión, proponiendo otros nuevos.

¿Cuál es la diferencia entre la soberanía social y ecológica que se acaba de esbozar y la soberanía nacionalista (digamos del tipo trumpista, chino, indio o, mañana, francés o europeo), basada en la defensa de una determinada identidad civilizatoria y de intereses considerados homogéneos dentro de ella?

«La experiencia histórica muestra que el nacionalismo sólo puede conducir a exacerbar las tensiones climáticas y desiguales»

Hay dos. En primer lugar, antes de iniciar posibles medidas unilaterales, es fundamental ofrecer a otros países un modelo de desarrollo cooperativo, basado en valores universales: justicia social, reducción de las desigualdades, preservación del planeta. También es necesario describir con precisión las asambleas transnacionales (como la Asamblea Parlamentaria Franco-Alemana [APFA] creada el año pasado, pero con poderes reales) que idealmente deberían estar a cargo de los bienes públicos globales y las políticas comunes de justicia fiscal y climática. .

 Lea también Thomas Piketty: «Social-federalismo contra nacional-liberalismo»

Entonces, si estas propuestas social-federalistas no se adoptan de inmediato, el enfoque unilateral debe, no obstante, seguir siendo incentivador y reversible. El objetivo de las sanciones es alentar a otros países a salir del dumping fiscal y climático, y no instalar un proteccionismo permanente. Desde este punto de vista, las medidas sectoriales sin una base universal como el “impuesto GAFA” deben evitarse, porque fácilmente se prestan a una escalada de sanciones (impuestos al vino contra impuestos digitales, etc.).

Afirmar que un camino así es fácil de seguir y está bien marcado sería absurdo: todo está por inventar. Pero la experiencia histórica muestra que el nacionalismo solo puede conducir a exacerbar las desigualdades y las tensiones climáticas, y que el libre comercio absoluto no tiene futuro. Razón de más para reflexionar ahora sobre las condiciones para un nuevo internacionalismo.

Thomas Piketty es director de estudios de la Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Escuela de Economía de París. Thomas Piketty (economista)

https://www.lemonde.fr/idees/article/2020/07/11/thomas-piketty-reconstruire-l-internationalisme-avec-un-modele-de-de


20.33.-Robledo y el MOIR, ¿de salida del Polo? – HUGO GARCÍA

Las mayorías del partido pulsan por una convergencia de fuerzas alternativas para escoger un candidato único a la Presidencia en 2022, sin vetos ni exclusiones. Incluso tienen precandidato: el senador Alexander López. Robledo se niega a abrirle la puerta al líder de Colombia Humana.

Jorge Robledo es uno de los mayores electores que tiene el Polo Democrático. / Cristian Garavito

Fue en 2005 cuando la conformación del Polo Democrático Alternativo se vio como la gran unidad de la izquierda política en el país, después de años de trifulcas.

6 sep 2020.- En él convergieron la Alianza Nacional Popular (ANAPO), en cabezada por Samuel Moreno; Vía Alterna, del entonces senador Antonio Navarro y el entonces representante Gustavo Petro; el movimiento Frente de Esperanza, de Jesús Bernal Amorocho; el Partido Comunista, sobrevivientes de la Unión Patriótica (UP) y Alternativa Democrática, liderada por Carlos Gaviria, que a su vez reunía a otros movimientos como el Frente Social y Político (FSP), el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), Unidad Democrática, Movimiento Ciudadano, Autoridades Indígenas de Colombia (AICO) y Opción Siete.

(Lea: ¿Qué relación tienen la familia del senador José Gnecco, el paramilitarismo y el “Ñeñe” Hernández?)

Hoy, quince años después y tras haber atravesado varias tormentas, escándalos, choques internos e incluso el abandono de algunas de sus figuras más representativas —caso Petro o Navarro, por ejemplo—, vuelven a soplar vientos de división de cara al proceso electoral de 2022, que podría significar ni más ni menos que la salida de uno de sus más importantes líderes frente a la opinión pública y en términos electorales: el senador Jorge Enrique Robledo, el de mayor votación y cabeza del MOIR. Todo tiene que ver con el enfrentamiento que su sector tiene con quienes proponen una convergencia entre todas las fuerzas de centro-izquierda del país, sin vetos ni exclusiones y en torno a un programa democrático, que permita una consulta para escoger candidato presidencial único. Y el punto de la discordia es Gustavo Petro, el jefe de Colombia Humana.

Actualmente, en el Polo se identifican cuatro ejes: el del senador Alexander López y el exministro Carlos Bula, el del senador Iván Cepeda junto a Jaime Dussán, el de los también senadores Jesús Alberto Castilla y Wilson Arias, y el de Robledo con el MOIR. Los tres primeros se inclinan por la convergencia, en un pulso que viene desde 2018, cuando este último estuvo del lado de la aspiración de Sergio Fajardo y optó por el voto en blanco para la segunda vuelta presidencial, en la que Petro enfrentó a Iván Duque, hoy presidente. “Terminó ayudándolo”, reprocha un dirigente del Polo, pidiendo la reserva de su nombre, quien está convencido de que la postura del MOIR conspira contra la unidad de la izquierda y critica que, de puertas para adentro, se definan de línea marxista-leninista, pero hacia afuera se muestren como de centro.

(Lea también: El proyecto que busca “elevar” el debate político exigiendo títulos a congresistas)

“Es obligatorio que los sectores alternativos y progresistas vayamos unificados en 2022. No hacerlo es una irresponsabilidad e implicaría para el país seguir en las manos del uribismo, de la extrema derecha, que tantas desgracias ha traído”, agrega la fuente. Y en ese juego de opciones aparece un nombre al que algunos de los mismos dirigentes del Polo quieren postular como precandidato presidencial y a quien no le disgusta para nada la idea: Alexander López, quien además estaría en camino de convertirse en el presidente de la colectividad. Como se sabe, desde enero pasado, Robledo anunció en los medios de comunicación que sería candidato a la jefatura del Estado en 2022, “en el marco de un gran pacto nacional, el más amplio que podamos construir”, anunciando que irá hasta el final. Surgen entonces los interrogantes: ¿estará dispuesto a medirse en consulta a López o preferirá irse a competir con Fajardo, quien también se niega a una alianza con Petro?

“Yo de chismes no hablo. Ya el Polo sacó una declaración hace quince días”, respondió Robledo al ser consultado sobre el asunto. Se refiere al escrito del pasado 21 de agosto, cuando el partido les hizo un llamado “a las formaciones políticas de la izquierda democrática, los partidos alternativos y progresistas, al movimiento social y popular, a la intelectualidad y personalidades democráticas” a “alcanzar un gran entendimiento histórico para reconstruir el país, que vaya más allá de las elecciones de 2022 y se proponga la ampliación y profundización de la democracia y que sepulte la tentación autoritaria y fascista”, entre otros aspectos. En el comunicado se habló también de propiciar “la construcción de un acuerdo del campo alternativo y democrático, sin exclusión de partidos, movimientos o candidaturas”. Y como se sabe, esa es una propuesta que también ha puesto Petro sobre la mesa.

(Le puede interesar: La FARC y el rigor de la legalidad a tres años de la creación del partido)

De hecho, para este lunes se tenía prevista una reunión del Comité Ejecutivo del Polo en el que se abordaría la posible salida del MOIR, que al final se aplazó. Pero el tema sigue vigente, aunque no es fácil, pues ello podría implicar la pérdida de la curul para Robledo, quien si bien ha dicho que hace rato está intentando salirse del Congreso, aún cree que no es el momento. “No he podido porque he jugado a ayudarle al Polo a mantener el umbral. Pero ya no es posible, es una cosa que se agotó”, le dijo a El Espectador en enero pasado. Por eso, la opción que estarían planteando los del MOIR sería apelar a la figura de la escisión; es decir, la división del partido, contemplada en la Ley 1475 de 2011, que establece que cada colectividad puede desarrollarla en sus estatutos. El lío es que en los del Polo, su artículo 93 reza que “la decisión sobre disolución, fusión, escisión y liquidación será de competencia del Congreso Nacional”.

Y precisamente ese Congreso Nacional es otro punto de discordia. Robledo y los del MOIR quieren que se haga en diciembre, de manera virtual. Los otros sectores proponen que sea en marzo o abril de 2021, de manera presencial, con elección democrática de sus delegados. Al hablar de no vetos ni exclusiones, las mayorías del Polo piensan en una consulta abierta entre todos los defensores del Acuerdo de Paz, donde caben Camilo Romero, Juan Fernando Cristo, Roy Barreras, el partido FARC y en la que incluso tendría cupo el mismo Fajardo: “Bienvenido. Que venga y se mida acá”, recalcan. Pero las diferencias parecen irreconciliables mientras el factor Petro siga vigente y las heridas que dejó el proceso electoral de 2018 —léase lo del voto en blanco en segunda vuelta— no cicatricen. Así que el pronóstico sigue siendo de turbulencia, y hay quienes desde ya ven a Robledo caminando nuevamente del lado de Fajardo y de los verdes, como hace dos años, y aunque reconocen que su salida del partido sería un duro golpe, pues sea como sea, el MOIR ha estado desde el comienzo en sus luchas, también piensan que hoy en al país existen otras fuerzas alternativas que pueden llegar a sumar y suplirlo.

https://www.elespectador.com/noticias/politica/robledo-y-el-moir-de-salida-del-polo/?cx_testId=18

20.33.-¿Cómo rescatar a Avianca? MAURICIO CABRERA

Es clave que los términos y condiciones del crédito a Avianca, sean bien definidos para evitar que haya subsidios injustificados.

Ante el anuncio del gobierno de que otorgará un crédito a Avianca hasta por USD 370 millones, se ha generado una enorme controversia en la que creo que se deben diferenciar cuatro preguntas: ¿Por qué se debe rescatar a Avianca? ¿Por qué un crédito y no una capitalización? ¿Por qué no se hace lo mismo con otras empresas? ¿Cuáles son los términos y condiciones del crédito?

6 sep 2020.- Mi opinión sobre las dos primeras preguntas la escribí hace 4 meses en varios medios. Decía, y sigo creyendo, que había que evitar la quiebra y desaparición de Avianca y las demás aerolíneas que facilitan la movilidad en este país con montañas y túneles unidireccionales pero sin tren.

Decía también que lo que había que rescatar era a la empresa y sus puestos de trabajo y no a sus dueños, y que la forma para hacerlo era capitalizándola y diluyendo a sus actuales accionistas, por supuesto dándoles la posibilidad de que recompren sus acciones.

En lo que respecta al apoyo oficial a otras empresas, no solo aerolíneas sino empresas estratégicas de todos los sectores, considero que es una responsabilidad que el gobierno tiene que asumir, aún usando créditos del Banco de la República como lo ha propuesto el presidente de la Andi. Más aún, al apoyar a Avianca el gobierno tiene la obligación de hacerlo con las demás para mostrar que no hay privilegios en el uso de los recursos públicos.

Dado que el gobierno optó por la modalidad del crédito y no la capitalización, es clave que los términos y condiciones del mismo, sean bien definidos para evitar que haya subsidios injustificados y, sobretodo que se pierdan los recursos. Unas cuantas sugestiones para ese propósito.

Lo primero que debería exigir el gobierno es que Avianca vuelva a tener domicilio fiscal en Colombia. Es aceptable que sus propietarios sean extranjeros, pero no que se entreguen dineros del Estado colombiano a una empresa panameña, ni siquiera con el pretexto de que pagan muchos impuestos en Colombia, porque eso los pagan los usuarios y no la empresa.

En segundo lugar está el tema del control de la empresa. Es práctica usual que cuando una compañía ha perdido buena parte de su patrimonio, los prestamistas se convierten en sus verdaderos dueños y toman asiento en la junta directiva para controlar el uso de los recursos aportados. Es usual que se exija a los dueños la pignoración de las acciones, como lo hizo el señor Efromovich para recibir el préstamo de United Airlines. El gobierno nacional no puede exigir menos.

Finalmente, las garantías. Suponiendo que se ofrece una excelente garantía real, hay una pregunta crucial: ¿Qué asegura que las garantías se respeten? La pregunta es relevante porque en el actual proceso de reestructuración, a los tenedores de bonos que tenían garantías reales, se las están quitando y convirtiendo su deuda en subordinada si no aceptan condonar el 80%.

Se ha dicho que el crédito del gobierno es privilegiado y tiene prelación sobre las deudas antiguas de Avianca. Es cierto, pero ¿cómo prevenir que si se vuelve a complicar la situación de la empresa y se hace necesaria otra reestructuración, ese crédito no pierda las garantías que hoy le ofrecen, y lo conviertan en deuda subordinada, o tenga que condonar una parte?

Mauricio Cabrera Galvis

Consultor privado.
macabrera99@hotmail.com
 

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/como-rescatar-a-avianca-544342 

  • 20.32.-Sí, presidente, vuelven las masacres  CRISTINA DE LA TORRE
  • Una pregunta para el fiscal Barbosa PATRICIA LARA

No es un incapaz; el presidente Duque es eficiente ejemplar de un proyecto de extrema derecha. Con su paciente inacción contra el paramilitarismo y todos sus émulos, logró el regreso de la más espeluznante seguidilla de masacres: 47 en los ocho primeros meses del año. Masacres de antaño reverdecidas hoy, en cuya historia ofreció abundar Mancuso; pero acaso pueda más el laborioso sabotaje de su extradición a Colombia por el propio Gobierno.

1 sep 2020.- Se llevaría el homicida para Italia verdades sobre la matanza de El Aro, en la cual habría tenido velas Álvaro Uribe. Por providencia de la Corte Suprema, deberá rendir el exsenador versión libre sobre “conductas que fueron declaradas crímenes de lesa humanidad” en las masacres de San Roque, La Granja y El Aro, y en el homicidio de Jesús María Valle en 1998. Tras la sindicación de soborno a testigos, un delito común, yacería la pulpa de un delito de lesa humanidad: la creación del Bloque Metro, protagonista de los hechos de El Aro, denuncia el exfiscal Montealegre.

Si bien han renacido, no son idénticas las masacres de ayer a las de hoy. Su función era entonces aterrorizar para arrebatarle al campesino su tierra; para imponer una hegemonía de vencedor armado mediante el control del territorio, de la población, de los corredores del narcotráfico. Dos fuerzas nítidamente demarcadas se enfrentaban: la guerrilla, por un lado; y por el otro, el paramilitarismo con ayuda de la Fuerza Pública, de autoridades locales y de particulares con poder. Hoy, la masacre busca aterrorizar para retener las tierras usurpadas; para prevalecer entre una polvareda de grupos armados asociados a negocios ilegales, narcotráfico comprendido; para bloquear los programas de implementación de la paz, sabotear la verdad de la guerra, liquidar el liderazgo social y frustrar todo amago de democracia en la Colombia profunda.

Pero la ferocidad, la sevicia del matar y rematar inocentes perdura y no se sacia. 150 paramilitares se toman el Aro, saquean, violan mujeres, torturan, asesinan a 17 personas en jornada de horror que culmina con el robo del ganado, de las tierras, el desplazamiento de los pobladores y el incendio del poblado. A Elvia Barrera la violan los paras en cuadrilla; la arrastran por las calles, cara al suelo, y la amarran a un árbol para que muera lentamente. También a un palo termina amarrado Jorge Areiza, después de sacarle los ojos y el corazón, cortarle la lengua y los genitales y levantarle la piel.

En Samaniego, el verdugo obliga a la víctima que yace boca abajo en el piso a volverse para mirarlo a los ojos, y descarga el tiro a diez centímetros de su rostro. Once largos días después veremos al presidente desfilar altivo, corazón de piedra, por sus calles, respondiendo con equívoco saludo de reina Isabel al abucheo de sus gentes. El Gobierno atribuye ésta —y todas las masacres— a vendettas entre mafias, llamadas a desaparecer por obra del glifosato. Grosera simplificación que pretende ocultar su criminal omisión, pues sabía de antemano lo que vendría.

Negligencia que raya en lo penal, fallaría el Tribunal de Medellín sobre la omisión del entonces gobernador Uribe, quien también sabía por el alcalde del pueblo lo que corría pierna arriba de El Aro y, sin embargo, lo abandonó a la tragedia que debió evitar. ¿Será que ya desde entonces obraba en Uribe —como parece obrar ahora en sus validos— la fría escuela que justifica “masacres con sentido social”? (“Si la autoridad serena, firme y con autoridad implica una masacre, es porque del otro lado hay violencia y terror más que protesta”, escribió Él). ¿Será cada víctima de las masacres que vuelven al país “un buen muerto”, que deba pagar por veleidades de terrorista? ¿Lo son también para Duque?

https://www.elespectador.com/opinion/si-presidente-vuelven-las-masacres/

20.32.-Una pregunta para el fiscal Barbosa PATRICIA LARA

La vieja y entrañable amistad que existe entre el presidente Iván Duque y el fiscal Francisco Barbosa se describe bien en el interesante libro “Iván Duque. De frente y a fondo”, de Diana Calderón.

4 sep 2020.- Allí, en una larga entrevista, la periodista logra que Duque se muestre como es, un personaje incoloro, lleno de lugares comunes, con nula capacidad de autocrítica, muy religioso (su oficina está llena de imágenes de la Virgen), apasionado desde niño por la política y los discursos, muy cercano a su padre, estudioso y amante del rock: “Escucho rock de todo tipo, aunque me gustan la salsa, los vallenatos, el pop, las rancheras, el tango”, dice. “En fin, soy un melómano empedernido y mis hijos me han enseñado a disfrutar mucho el reguetón”, agrega. (¡Melómano, pero, por lo visto, no se le ocurre oír a Beethoven, ni a Mozart, ni a Bach…).

Sobre la larga amistad entre el presidente y el fiscal general, Diana Calderón nos cuenta que, todos los días, a las 5:20 a.m., Duque recogía a Barbosa, a quien cariñosamente llama Pacho, para ir a la ahora famosa Universidad Sergio Arboleda, seleccionar un buen puesto y, en el camino, escuchar discursos de John F. Kennedy, Jorge Eliécer Gaitán, Alberto Lleras, Luis Carlos Galán y Alberto Santofimio. Pero no todo lo que oían era tan “intelectual”: “A veces le metíamos musiquita”, cuenta el presidente.

El libro revela, además, la idolatría que siente Duque por su jefe. Sobre él dice: “Para mí la definición de Álvaro Uribe es honorabilidad”.

Y sobre el proceso contra Uribe por soborno de testigos y fraude procesal, que cuando se escribió el libro estaba en la Corte Suprema, el presidente afirma: “Como colombiano siempre he creído que la presunción de inocencia parte de la base de poder defenderse en libertad, mucho más cuando se ha demostrado en vida su entrega al país, incluyendo sus dos gobiernos, donde Colombia recuperó su viabilidad institucional gracias a la Seguridad Democrática”. “Una medida de aseguramiento, en mi opinión, debe ser excepcional y para personas cuya criminalidad probada represente una amenaza a la justicia, a la sociedad. Me duele, y por eso invito a la reflexión”.

Respecto a su amistad con Uribe, Duque dice: “Con Álvaro Uribe tengo una gran amistad y lo aprecio mucho (…) Hablo con él en desarrollo de nuestra amistad y también de nuestro trabajo. Lo aprecio y nuestras familias se aprecian. Disfruto las conversaciones con él”.

Leído lo anterior, le pregunto entonces al fiscal Barbosa: dada la amistad tan estrecha que, desde su época de universitario, lo une con el presidente Duque, y dado el empeño demostrado por él en desconocer su deber de acatar las decisiones de la justicia y en dar declaraciones públicas para influenciar el proceso de su ídolo, Álvaro Uribe, en su favor, cuando estaba en la Corte Suprema de Justicia, ahora que el caso pasó a la Fiscalía, ¿cree usted que va a tener la suficiente independencia para parar en la raya al presidente, a quien le debe haberse convertido en el segundo hombre más poderoso del país? ¿Dados esos vínculos podrá usted tomar con independencia y libertad las decisiones más difíciles de su vida, esto es, si la Fiscalía acusa a Uribe o no y si permite que se defienda en libertad o no?

¿No sería mucho más conveniente para el país, para la credibilidad de la justicia y para usted mismo que se deshiciera de esa papa caliente y se declarara impedido?

Piénselo, doctor Barbosa.

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

https://www.elespectador.com/opinion/una-pregunta-para-el-fiscal-barbosa/

  • 20.31.-Alianza del “neoliberalismo progresista”  del centro derecha con la izquierda BERNARDO GARCÍA 
  • Petro y Fajardo: ¿una unión imposible para las elecciones de 2022?

Tal alianza es posible moviendo los mojones programáticos. El expresidente y Nobel de la paz, Juan Manuel Santos despachó a los que lo criticaban de veleta, diciéndoles con aire displicente: “si las situaciones cambian y uno no cambia, sería un estúpido”. Un estúpido bien clavado sobre todo si los cambios son importantes, claro está.

La globalización como política del grupo G7, del cual la inefable OCDE es su tanque de inteligencia, entró en barrena final. El mundo entero se desindustrializó salvo los brics, los gobiernos dejaron de intervenir en la economía, mientras que las gigantes corporaciones se situaron en los países grandes y con salarios exiguos. Su gesta se inició inundando al planeta con productos más baratos y de buena calidad. El resto del planeta exportaba bienes agropecuarios y materias primas. Todo el mundo celebraba el boom.

No obstante, Estados Unidos se reventó con China. Pronto se inició un enorme El desequilibrio de la balanza comercial era flagrante y creciente. La deuda comercial de Estados Unidos se acumulaba y crecía. Obama hizo algunos gestos diplomáticos, pero quizá esperaba que la mano invisible arreglara el asunto; pero no. Imposible. Entonces Trump empezó la guerra comercial moviendo aranceles. Los chinos respondieron con la misma arma, aunque sabían que el efecto mayor era la desviación del comercio hacia naciones no penalizadas. Por fin los dos colosos convinieron que China le compraría 200 mil millones de dólares adicionales durante los dos próximos años y entonces Estados Unidos rebajaría los aranceles.

Algunos notables economistas como Thomas Piketty, ya están proponiendo regresar a la antigua geopolítica de bloques federados con arancel externo común y otros acuerdos comunes. En realidad, reducida la industria con su desplazamiento a China, los Estados Unidos ya no tienen más esperanza que China se anime a importaciones masivas de soya para detener el fuerte desequilibrio de su balanza; pero la ilusión planteada por la inefable OECD de ser un gran exportador de servicios se agotó.

Y claro que las colosas corporaciones americanas tampoco están contentas, porque a la postre su estadía en China recibe castigos de su propio país. Nada que se pueda hacer. Para terminar este breve recuerdo, la famosa Organización Mundial de Comercio OMC está acápite y medio paralizada.

La pregunta obvia para el ilustre expresidente Santos, Nobel de la paz, es si le parece que el cambio es suficiente para cambiar la idea de que “el Estado sólo interviene cuando el mercado no opera”. ¿Y si ni opera, ni hay indicios de que pueda operar?

Entonces es necesario volver a redefinir nuestra geopolítica. Quizá la mejor opción sea volver por los fueros de Grupo Andino y volver por la aduana externa común e iniciar quizá con el proyecto automotor andino que estaba listo cuando surgió la fiebre de los tratados de libre comercio. Así se puede empezar a hablar de alianza con industrialización para rescatar nuevos empleos, mejores salarios, nueva tecnología. O es que somos imbéciles.

20.31.-Petro y Fajardo: ¿una unión imposible para las elecciones de 2022?

¿Es factible una consulta con la participación de los dos candidatos presidenciales?

Gustavo Petro y Sergio Fajardo, excandidatos presidenciales. Foto:  Vanexa Romero / EL TIEMPO – Mauricio Dueñas / EFE

A menos de dos años para las elecciones presidenciales de 2022, en la que se escogerán al Presidente y Vicepresidente del país para el periodo 2022-2026, colectividades políticas y aspirantes empiezan a dar sus primeros pasos con la mente puesta en esa meta.

24 ago 2020.- Así, por ejemplo, ahora está en boca de muchos la propuesta de Humberto de la Calle de una consulta popular entre los candidatos de centro izquierda para llegar a un candidato único que enfrente a la derecha. ¿Es posible?

En política todo es factible. Sin embargo, en este caso hay una dificultad que no es menor: el desamor actual entre los dos aspirantes más sólidos: Gustavo Petro y Sergio Fajardo.

De hecho, hace unas horas, el exgobernador de Antioquia cerró la puerta: “Con Gustavo Petro no voy a participar en una consulta. Tiene una forma que no comparto de tratar al que es diferente. No podemos permitir que nos dividan en dos bandos”. 

La categórica respuesta es una clara respuesta a una columna publicada, hace un par de semanas, por el excandidato a la presidencia por el Partido Liberal y exjefe del equipo negociador que logró el Acuerdo de Paz con la guerrilla de las Farc.

Bajo el título ‘Centroizquierda’, De la Calle propuso sumar las ideas individuales para que en caso de ganar, se gobierne de forma colectiva.

“La necesidad de construir una coalición que en el 2022 haga presencia con un programa compartido, construido de manera transparente y sin equívocos (…) Me refiero a esto: quienes integren la coalición van a gobernar colectivamente, dicho de frente y sin engaños. Y, por fin, y solo al fin, las reglas para seleccionar al candidato. Digamos que es una propuesta a la europea y no a la americana”.

La necesidad de construir una coalición que en el 2022 haga presencia con un programa compartido, construido de manera transparente y sin equívocos.

En el texto, De la Calle detalló sobre las propuestas de otros candidatos, como Vargas Lleras y Fajardo en temas de salud y educación, así como la ilusión de Petro en llevar a Colombia a las energías limpias. 

En su momento, Petro dijo sí. “Mi querido @DeLaCalleHum, he leído su propuesta y sugiero que lea la mía sobre un pacto histórico. Ambas columnas señalan lo mismo. Así que tengo que decirle que acepto su propuesta”, respondió Petro.

En este lapso, se conocieron un par de encuestas que ubican tanto a Fajardo como a Petro en los primeros lugares de favorabilidad en caso de que las elecciones fueran este domingo.

Sin embargo, el ‘no’ de Fajardo de las últimas horas abre otra página más en la discusión.

Para Jairo Libreros, profesor titular de la Escuela de Gobierno de la Universidad Externado de Colombia, la dura respuesta de Fajardo es natural:

“Esa alianza es viable sólo si las condiciones del acuerdo, el plan de gobierno, la mecánica electoral y la cabeza de la coalición es definida por Gustavo Petro, es decir, sólo si Petro es el candidato todo poderoso funcionaría”, dice.

Para él, por eso, una unión es un imposible. “Por ello, es improbable que esta alianza se lleve a cabo. Petro es un hombre de alianzas, claro, si estas le rinden pleitesía”, dice.

Una opinión en la que, más o menos coincide, Pedro Viveros, analista de Comunicación Política. Según su interpretación, en realidad ninguno, por ahora, está buscando alianzas porque considera que en solitario tiene la suficiente fuerza para pasar a segunda vuelta y en ese momento la situación sí será otra.

“Hoy en Colombia hay tres grupos políticos con poder electoral comprobado: el Centro Democrático, Gustavo Petro y Sergio Fajardo lo que se percibe es que no están buscando alianzas antes de la primera vuelta”, dice Viveros.

“Van a luchar a como de lugar por pasar a la segunda vuelta en 2022 y en esta parte de la campaña si buscarán uniones”, augura.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, tiene una opinión parecida aunque él considera trascendental poner el foco en los electores. En su opinión, por ahora hay cuatro hombres que están sembrado la semilla para recoger sus frutos en la primera vuelta: Petro, Fajardo y los exalcaldes de Barranquilla y Medellín, Alejandro Char y Federico Gutiérrez, respectivamente.

“Si Fajardo o Petro pasan y deben enfrentarse a uno de estos últimos, sus electores inmediatamente se decantarán por uno de ellos así hoy ni se les pase por la cabeza. Es natural que prefieran un gobierno de centro o de izquierda que seguir siendo gobernados por la derecha”, dice Ávila.

Una fuente del movimiento de Colombia Humana llama la atención que la narrativa que, dice él, quiere imponer Fajardo es la echarle la culpa a Petro.

«Volvamos a a las elecciones de 2018, Petro había podido ganar la Presidencia. ¿Qué pasó? Que Fajardo se fue a avistar ballenas mientras los demás colombianos veíamos como regresaba el uribismo al poder», dice. «A pesar de eso, Petro con nobleza le tiende la mano a Fajardo y éste responde que no».

El problema de esta discusión que hoy es tendencia en las redes sociales en Colombia, sin embargo, es qué pasaría si ninguno de los dos pasa.

Un hecho, que para un miembro del Centro Democrático que dice es poco probable. Al contrario, él ve que ambos apelan a la soberbia porque saben que los dos pueden llegar a gobernar a Colombia.
“Para mí el problema no es sí ellos se unen o no, el problema es buscar la unidad de nosotros porque como veo las cosas, hoy por hoy, Petro y Fajardo van a pasar a segunda vuelta y eso sí sería el peor escenario para nosotros y el país”, concluye.

https://www.eltiempo.com/politica/partidos-politicos/gustavo-petro-y-sergio-fajardo-una-union-imposible-para-las-elecciones-presidenciales-de-2022-532686

  • 20.30.-Sabios vs. Populistas GERMÁN VARGAS LLERAS
  • Financiar la reactivación económica  CAMILO DÍAZ

Esta comisión además de estar compuesta por expertos es ajena a los intereses sectoriales.

Esta semana se instaló formalmente la comisión de expertos internacionales en tributación, ordenada por la ley de crecimiento económico. Se trata de una muy positiva iniciativa, pues, como fue advertido por el director de la Dian, de cada 100 pesos que el país podría recaudar por impuestos, solo ingresan 40 por concepto de las exenciones y los beneficios tributarios existentes.

23 ago 2020.- Esta comisión tiene, de entrada, la virtud no solo de estar compuesta por expertos internacionales, entre los cuales destaca el director del centro de Administración tributaria de la Ocde, sino que estará ajena a los tradicionales intereses sectoriales y a los muy poderosos e inconvenientes cabildeos. La comisión deberá entregar en junio del próximo año sus recomendaciones, las cuales servirán de insumo fundamental para la tercera reforma tributaria del actual gobierno.

No vacilo en afirmar que la Comisión de Sabios, como se ha bautizado, terminará dándonos la razón y validando con su prestigio lo que hemos sostenido desde hace años: que hay que disminuir las exclusiones, exenciones y tarifas diferenciales, que hoy suman más de 74 billones de pesos para el caso del IVA, asunto que el Congreso se ha resistido a discutir; que urge fortalecer la Dian para combatir la elusión, la evasión y el contra-bando que hoy, en conjunto, nos cuestan más de 80 billones; que tenemos que establecer tarifas competitivas si no queremos ahuyentar la inversión y desincentivar la creación de empresas y empleos productivos, y que tenemos que eliminar los impuestos antitécnicos y simplificar en lo posible el estatuto tributario.

Es bueno, diría yo, necesario, que este grupo de gurús nos permita legitimar las anteriores premisas, así como el trámite de la nueva reforma. Pero es realista reconocer que esta se tramitará al final del gobierno y en plena campaña electoral, lo cual dificultará su aprobación y la hará más vulnerable a los intereses sectoriales ya mencionados y que en mala hora quedaron representados en la comisión a través de los ministros de Agricultura, Comercio e Industria y Trabajo.

Estoy seguro de que esta comisión desaconsejará todas las iniciativas tendientes a incrementar tarifas y crear nuevos impuestos en momentos en que todos los países, comenzando por el nuestro, necesitan generar estímulos y señales de política que permitan reactivar la economía y salir al rescate de los miles de empresas afectadas por la pandemia. Ojalá que estos sabios internacionales sean capaces de convencer a los sabios criollos de que este no es momento para estrangular ni a las empresas ni a las personas naturales.

Es, sí, el momento de seguir el ejemplo de Europa, que destinó 750.000 millones de euros a la reconstrucción económica del continente; o de EE. UU., que, entre muchas medidas, ha destinado más de 2,2 billones de dólares en soporte y préstamos a empresas y ciudadanos; o del Reino Unido, en donde no solo se han invertido miles de millones de libras esterlinas en la recuperación, sino que se ha rebajado el IVA de un 20 a un 5 % temporalmente. Así mismo, Francia destinó 300.000 millones para el programa de salvamento de sus empresas. A nadie, salvo a los políticos colombianos, se le ha ocurrido que la receta para salir de la crisis sea gravar más al sector productivo.

En total contravía con lo expuesto por el director de la Dian, se une al proyecto de impuestos solidarios el proyecto de algunos liberales que propone eliminar el IVA y sustituirlo por un impuesto al consumo del 8 %. Con esta audaz medida se podría reducir el recaudo en 30 billones. Un impuesto en cascada como el propuesto encarecería el precio de todos los productos con más de dos etapas de producción y nos impediría competir aún más en los mercados locales e internacionales. Un impuesto así estructurado no existe en ningún país. Una genialidad local sonora pero regresiva y muy inconveniente. Sorprende que el Partido Liberal la esté avalando. Solo comparable con la también genial y populista del partido Verde de reducir la jornada laboral a 6 horas, 36 semanales.

Bienvenidos, entonces, la Comisión de Expertos y el anuncio reiterado del Gobierno de que no habrá reforma tributaria este año.

GERMÁN VARGAS LLERAS

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/sabios-vs-populistas-columna-de-german-vargas-lleras-532238

20.30.-Financiar la reactivación económica  CAMILO DÍAZ

La reactivación de la economía requerirá de un importante esfuerzo fiscal por parte del Gobierno para ejecutar inversión.

Volver a los niveles de actividad previos al choque recibido por el coronavirus demandará que el Estado lleve a cabo una inversión importante para, a través de ella, reactivar la demanda y generar empleo formal.  

22 ago 2020.- Nuestra economía, por una parte, tiene amplias necesidades de desarrollo de infraestructura de todo tipo, entre las que se destacan la construcción de los corredores de comercio internacional; puertos en el Pacífico; terminar las obras de infraestructura 4G e iniciar con las 5G; distritos de riego y drenaje; la red de vías terciarias; y la modernización de la red férrea entre otras.

Si se pone en marcha, ese portafolio de obras tiene el potencial de ser un dinamizador de la economía y generador de empleo, puesto que durante la fase de construcción demanda numerosa mano de obra y así mismo el sector constructor tiene encadenamientos con más de treinta subsectores productivos.

Lea también: Participación del oro en reservas internacionales se redujo al 0,45%

Además, la inversión que se emplee ahí beneficiará el incremento de la productividad de nuestra economía. El lado positivo de esta coyuntura es que es una oportunidad que tiene el Gobierno para implementar un plan audaz de reactivación, y dejar algún legado en los dos últimos años que le quedan de mandato.

Aunque parece obvia la necesidad de reactivación y las acciones que deben realizarse, ponerlas andar no lo es, porque dependen fundamentalmente de las decisiones que el Ejecutivo tome para financiar la reactivación. Un plan audaz de reactivación mediante la inversión demanda igualmente decisiones audaces para financiarla.

Si el Gobierno se va por el camino de no modificar su postura sobre los impuestos, o el déficit, o se concentra más en lo político que en lo económico, se le olvida que puede coordinar la política económica con el Banco de la República y se empeña en buscar la enajenación de los activos de la Nación, al final va a terminar con pocos recursos y con ello su capacidad de inversión estará menguada y la reactivación será lánguida y quedará a expensas de cómo se comporte el sector externo, en especial los precios del petróleo y del café.

Le puede interesar: Empresarios ven a Colombia como mejor destino de América Latina para invertir

Para asegurarse de que tendrá dinero para invertir, al Gobierno no le queda más remedio que aceptar que en la reforma tributaria que debería presentar iniciando 2021 le toca poner en cintura el gasto tributario, es decir ese paquete de 229 beneficios tributarios entre exenciones, exclusiones y tratamientos diferenciales sobre algunos impuestos y contribuyentes que hacen que los ingresos del Estado se erosionen en una cifra cercana a los $92,4 billones, según lo dijo recientemente el director de la Dian.

Ese monto equivale al 9% del PIB mientras que las necesidades de nuevo recaudo de acuerdo con el Marco Fiscal de Mediano Plazo son de $20 billones o 2% del PIB.

Tampoco debe descartar buscar financiamiento directo o indirecto a la Nación por parte del Banco de la República, un crédito, o una emisión de bonos, que sea adquirida por el Banco para financiar únicamente inversión en un paquete de obras de infraestructura concreto y que esté vinculado a los PEDT regionales tiene mucho sentido bajo la coyuntura actual.

Además, porque aunque el Banco de la República es independiente desde la Constitución del 91, la misma carta política contempla mecanismos de financiamiento en casos excepcionales. Por supuesto la situación actual es excepcional como lo demostró la caída del producto en 15,7%, un desempleo del 20% y la promulgación de los decretos de emergencia económica y social, más la caída en los ingresos del Estado que llegará derivada de este escenario.

Le recomendamos leer: La pandemia enluta América Latina y amenaza con borrar una década de avances

El financiamiento de la reactivación económica debe lograrse buscando el dinero donde lo hay sin sobrecargar a los hogares con más impuestos, o a los empresarios que pagan con una mayor carga.

Los nuevos recursos deben ser buscados en los bolsillos de los sectores que disfrutan un tratamiento preferencial que en términos prácticos es un subsidio desde los demás sectores. Aumentar la deuda pública parece tentador, pero es solo el aplazamiento de las decisiones fiscales que de todos modos habrá que tomar para pagarla, y ese espacio se vienen cerrando poco a poco conforme la percepción de riesgo aumenta y el indicie de deuda sobre PIB se acerca al 60%.

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/financiar-la-reactivacion-economica-por-camilo-diaz/296645 

  • 20.29.-El regreso de la economía – CAMILO DÍAZ
  • ¿Quién gana con la bonanza del oro? MAURICIO CABRERA
  • Orden en la casa – GERMAN VARGAS LLERAS

Los datos presentados ayer por el Dane nos mostraron que el impacto del coronavirus ha sido fuertísimo, por eso desde ya hay que implementar medidas de recuperación.

Con más de cinco millones de empleos destruidos, un desempleo del 20%, una caída de la actividad productiva del 15,7% en el segundo trimestre, entrada en recesión segura al finalizar el tercer trimestre, y las obvias contracciones del comercio minorista y de la industria manufacturera al comparar junio de este año con junio del año pasado, se vuelve redundante decir que ha sido el peor trimestre de la economía colombiana en la historia moderna, o que la economía al finalizar el año se va a contraer entre 7,5% para los más optimistas y hasta en 15% para los más pesimistas.

15 ago 2020.- Verdaderamente que la economía local se contraiga 8% o 10% en términos de magnitud y afectación en la sociedad es prácticamente lo mismo, simplemente significa un impacto severo en la actividad productiva y en el empleo, como lo revelan las cifras oficiales.

Por lo tanto, si bien las proyecciones son importantes y es necesario estudiarlas para analizar los sectores más golpeados, el verdadero esfuerzo se debe concentrar en proponer y estudiar seriamente las medidas que se deben adoptar para que la economía regrese y los impactos negativos se reviertan.

Lea también: Inversión extranjera directa en Colombia subió 16,9% en julio

Los más afectados siguen siendo los hogares y las mipymes. Los primeros han visto cómo se han borrado en estos ya cinco meses de cuarentena más de $14 billones de sus ingresos, fruto de la destrucción de los más de cinco millones de empleos que eliminaron los sectores más afectados, como el turismo, los restaurantes, el entretenimiento, y aunque también muy golpeados, pero menos, el comercio y la industria.

Las empresas y en especial las mipymes han sufrido igualmente el embate del coronavirus, una gran cantidad de ellas presentaron una contracción en sus ingresos y utilidades que sobrepasa el 50% frente a las ventas y rentabilidad que habían conseguido por esta época del año pasado.

Como el panorama hacia el futuro se ve turbio, el crédito no ha fluido hacia el aparato productivo, puesto que la banca ha endurecido los requisitos para aprobar y desembolsar nuevos créditos. También es previsible que los establecimientos de crédito enfrentarán un deterioro importante en la calidad de la cartera tanto de consumo como comercial.

Con los estragos económicos del coronavirus confirmados, los esfuerzos del Gobierno nacional y los locales deben volcarse hacia la reactivación de la economía para que la actividad productiva regrese, y por ese camino vuelvan los salarios que se esfumaron de los hogares y vuelvan a consumir los bienes y servicios que han dejado de demandar por la estrechez, que está azotando a las familias en las que uno o más miembros perdieron el empleo.

Lea también: FMI: Falta de capital humano frena el crecimiento de Latinoamérica

En ese aspecto la inversión estatal va a jugar un papel indispensable. De las decisiones que tome el Gobierno para activar planes de inversión y sobre todo ejecutarlos va a depender la suerte que corra el aparato productivo y los hogares, y al final la del Estado mismo, puesto que, si el ingreso de la economía cae y se mantiene deprimido, eso mismo le pasará al ingreso del Estado.

Pensar en medidas poco convencionales es necesario, tramitar una reforma tributaria que elimine sustancialmente el exagerado número de exenciones, exclusiones y tratamientos diferenciales que existen en el estatuto tributario ya es prácticamente una obligación, pues por ahí el erario deja de recibir cerca de $78 billones.

Otras medidas que el Ejecutivo debe empezar a estructurar es pedir al Banco de la República que le preste dinero a la Nación, puede ser a través de una emisión de bonos que sea adquirida por el Banco con una tasa de interés favorable. Esto permite que cuando la autoridad monetaria estime que la recuperación ya ha tomado tracción y quiera retirar ese estimulo extra, puede salir a vender esos activos y de esa manera retirar el dinero de la economía.

Las utilidades que obtenga en esa operación al final terminan regresando a los bolsillos del erario ya que el Banco de la República transfiere sus utilidades a la Nación o recibe capitalización cuando tiene perdidas.

El regreso de la economía requiere inversión y generar confianza de que las cosas irán mejor, ese ambiente solo lo puede crear el Estado actuando para dinamizar el ciclo, y para ello deberá emplear formulas no convencionales, conforme el choque que recibió la economía tampoco es convencional.

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/el-regreso-de-la-economia-por-camilo-diaz/295862

20.29.-¿Quién gana con la bonanza del oro? MAURICIO CABRERA

Teniendo en cuenta que la exploración de petróleo tiene más riesgos y costos que la del oro, no hay razón alguna para no hacerlo.

Como no todo puede ser covid-19 ni la decisiones de la Corte Suprema de Justicia hay que mirar otros temas de impacto nacional, como por ejemplo los proyectos de minería del oro, en estos momentos en que el precio del metal dorado ha llegado a un máximo histórico por encima de US$2.000 la onza, ¿Colombia no debería aprovechar esa bonanza y permitir que se explotara la mayor cantidad de oro posible? ¿Esa no sería una alternativa para compensar la caída de los precios del petróleo?

9 ago 2020.- Lo primero que hay que reiterar es que cualquiera que fuera la utilidad económica, ningún proyecto de minería debe permitirse si afecta de manera grave los ecosistemas y, en particular las fuentes de agua como suele suceder con la gran minería del oro.

Por eso en proyectos como el de Minesa en el páramo de Santurbán, o el de la Anglogold con el cobre de Quebradona, en Jericó, debe primar el criterio ambiental sobre los eventuales beneficios económicos.

Pero aún en minas que controlen los daños ambientales es muy poco lo que le queda al país de los mayores precios del oro. En lo que va corrido del siglo el precio de la onza troy ha pasado de 270 a 2.036 dólares; este año el incremento ha sido del 28%.

La casi totalidad de los mayores ingresos se ha quedado en los bolsillos de los productores privados, muchos de los cuales son multinacionales o mafias dedicadas a la minería ilegal.

Con un mayor precio aumentan los ingresos de divisas por exportaciones del metal, disminuyendo así el déficit de la balanza comercial, pero también aumentan los giros de utilidades al exterior de las mineras internacionales, por lo cual es mucho menor el beneficio neto sobre la balanza de pagos.

El Estado, que es el dueño de todos los recursos naturales, recibe muy poco de esa bonanza. En las cuentas fiscales solo aumenta un poco el recaudo de impuesto a la renta, porque ya se eliminó el impuesto a las remesas de utilidades al exterior. La razón es el absurdo e inequitativo régimen de regalías que existe para el oro, que son solo el 4% del 80% del precio internacional.

En los últimos años la regalía efectiva estuvo alrededor del 2,7% del valor de la producción. Es tan absurdo que la producción de sal paga una regalía mayor del 12%.

Es lógico que ninguna empresa privada va a tomar riesgos de exploración y explotación de minerales si el Estado se queda con una tajada demasiado grande.

Pero también es lógico que el Estado tenga una participación mayor cuando suben los precios. Por eso en el petróleo se utiliza el sistema de regalías crecientes, tanto por el tamaño de la producción –van del 8% al 25% según el tamaño del pozo-, como por el precio: el productor debe ceder al Estado entre el 30% y el 50% del incremento de la cotización internacional.

Desde el 2011 el fallecido senador Juan Mario Laserna propuso un esquema de regalías crecientes para el oro. Es hora de revivir esa propuesta.

Teniendo en cuenta que la exploración de petróleo tiene más riesgos y costos que la del oro, no hay razón alguna para no hacerlo y permitir que el Estado, es decir todo el país, se beneficie de la bonanza aurífera.

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/quien-gana-con-la-bonanza-del-oro-543486

20.29.-Orden en la casa – GERMAN VARGAS LLERAS

Daniel Quintero en su oficina de la alcaldía de Medellín

Muy profundas e intrincadas han sido por siempre las relaciones e intereses entre el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) y EPM. El propio gerente Álvaro Rendón, en declaraciones a La República, ha revelado que no tiene certeza sobre esas relaciones, que en Antioquia todos se conocen y que es difícil distinguir si las relaciones son de negocios o de amistad. ¿Qué tal?

16 agosto 2020.- Lo cierto es que el doctor Juan Felipe Gaviria, exgerente de EPM, lo fue igualmente de Conconcreto; el también exgerente de EPM Federico Restrepo lo fue, asimismo, de la firma Integral, y el doctor Juan Esteban Calle lo es actualmente de Argos (GEA). Todas, compañías íntimamente relacionadas con el grupo EPM y sus contratistas principales no solo en Hidroituango, sino en la mayoría de sus proyectos. A ellas habrá que sumar las relaciones privilegiadas, por decir lo menos, que existen entre EPM y otras empresas del GEA como el Banco de Colombia y Sura, por citar solo las dos más relevantes.¿Cómo esperar que una junta directiva con unos vínculos, “de amistad o de negocio”, tan fuertes pudiera tomar la decisión de demandar a Conconcreto, a Coninsa o a Integral y al buque insignia, Sura? Imposible. Por eso, el alcalde tomó la decisión correcta de ir adelante sin consultar tanto, pues sabía que tratarían de impedírselo y no quiso poner en riesgo una decisión que ya había tomado en defensa del patrimonio de EPM.

También sabía que en los casos de Porce III, donde hubo unos sobrecostos descomunales, al pasar de un presupuesto de 550 millones de dólares a uno de 1.300 millones de dólares y en el que los contratistas fueron los mismos Conconcreto, Coninsa y Camargo Correa, se había tomado la decisión de no demandar dizque por tratarse de “aliados estratégicos”. Lo mismo había ocurrido en el caso de la hidroeléctrica Bonyic en Panamá, donde con los mismos contratistas Conconcreto e Integral se pasó de un proyecto con un presupuesto inicial de 50 millones a 314 millones de dólares y se tomaron 11 años para ejecutar una central de tan solo 32 MW. Allí tampoco se demandó, argumentando que eran “aliadas estratégicas” y que no convenía. Con esos aliados…

El alcalde Quintero y el gerente se estarían preguntado si en el caso de Hidroituango pasaría lo mismo y en buena hora decidieron actuar. Lo hicieron en defensa del patrimonio público, con la premura que imponía el vencimiento de los plazos para presentar las demandas y, como dijo su gerente, “para poner las cosas en su lugar” y establecer las responsabilidades de diseñadores, contratistas, interventores y aseguradores y, por supuesto, de quienes en su momento tomaron equivocadas decisiones.

Por lo pronto, no solo en Medellín sino en el país, y de la mano del llamado notablato antioqueño, se está produciendo un verdadero tsunami. Comunicados de los principales gremios de la producción, como la Andi o Asofondos y la Cámara de Comercio, en los cuales el GEA tiene intereses bien conocidos, han salido a reclamar por supuestas fallas en el gobierno corporativo de la empresa, tras el cual se puso por décadas el patrimonio de una ciudad como Medellín, bajo la tutela de empresarios e intereses privados, nociva práctica en cuanto al manejo de los conflictos de intereses en las sociedades.

Y que no se diga que se está politizando el tema, porque si alguien lo está haciendo son los propios miembros renunciados y sus patrocinadores, que han activado este plan de movilización contra el alcalde y el gerente con su ya reconocida andanada mediática, sumada ahora a una propuesta de revocatoria.

¿Cómo pedirle al alcalde que, ante la inminencia de la pérdida de un estimado de 9,9 billones de pesos, no haga nada? Más aún cuando la propia Contraloría ya advirtió desde noviembre pasado sobre un posible detrimento por más de 4 billones de pesos y un posible ilícito de más de 150.000 millones por apropiación de unos recursos en obras que nunca ejecutaron.

Aquí no hay crisis, dijo el gerente, pero lo que sí hay, a mi modo de ver, es un sano corte de cuentas. Una parada obligada para poner orden en la casa de EPM, que es de los antioqueños, y de los colombianos, y no de un conglomerado empresarial privado.

GERMÁN VARGAS LLERAS

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras

  • 20.28.-Reconstruyendo el internacionalismo THOMAS PIKETTY
  • ¿Qué falló frente al Covid-19?  MAURICIO CABRERA

Aunque la inefable OCDE lanza proclamas sobre el libre comercio y la globalización, es cierto que tales políticas ya llegaron al fracaso. Esto no lo dice el presidente Trump, sino que es un hecho catastrófico para Estados Unidos y quizá para todo el mundo. Desde que Luis Jorge Garay entonces el gurú de la economía colombiana según la publicidad de la gran prensa lanzo la primera piedra contra el grupo andino, ya pasaron muchos años. La última piedra la lanzo Álvaro Uribe con el tratado de libre comercio con los Estados Unidos seguido de otros cuarenta más. Ha llegado la hora de recuperar todo el tiempo perdido y plantear soluciones como la ofrecida por THOMAS PIKETTY en el presente artículo.

¿Podemos devolver un significado positivo a la idea de internacionalismo? Sí, pero con la condición de que demos la espalda a la ideología del libre comercio sin trabas que hasta ahora ha guiado la globalización y adoptemos un nuevo modelo de desarrollo basado en principios explícitos de justicia económica y climática. Este modelo debe ser internacionalista en sus fines finales pero soberanista en sus modalidades prácticas, en el sentido de que cada país, cada comunidad política debe ser capaz de determinar las condiciones para el seguimiento del comercio con el resto del mundo sin esperar el acuerdo unánime. de sus socios. La tarea no será sencilla y no siempre será fácil distinguir este soberanismo con vocación universalista del soberanismo de tipo nacionalista. Por tanto, es especialmente urgente señalar las diferencias.

14 jul 2020.– Supongamos que un país, o una mayoría política dentro de él, considera que sería deseable establecer un impuesto altamente progresivo sobre los principales poseedores de ingresos y riqueza para lograr una importante redistribución a favor de los grupos socioeconómicos más pobres y, al mismo tiempo, Financiamiento de un programa de inversión social, educativa y ecológica. Para avanzar en esta dirección, este país está considerando una tributación en la fuente sobre las ganancias corporativas y, lo más importante, un sistema de registro financiero que permita la identificación de los propietarios finales de las acciones y dividendos y, por lo tanto, la aplicación de las tasas impositivas progresivas deseadas en nivel individual. Todo el paquete podría completarse con una tarjeta de carbono individual fomentando así un comportamiento responsable, al tiempo que grava fuertemente las emisiones más altas; los que se benefician de los beneficios de las empresas más contaminantes también tributarían. Una vez más, esto exigiría un conocimiento de los propietarios.

Lamentablemente, los Tratados de libre circulación de capitales establecidos en las décadas de 1980 y 1990, en particular en Europa en el marco del Acta Única Europea (1986) y el Tratado de Maastricht (1992), no han previsto un registro financiero de este tipo. ), Textos que han influido fuertemente en los adoptados posteriormente en todo el mundo. Esta arquitectura legal ultra sofisticada, todavía vigente hoy en día, ha creado de facto un derecho cuasi sagrado a enriquecerse utilizando las infraestructuras de un país, luego con un clic en una computadora portátil, transfiriendo los activos de uno a otra jurisdicción, sin posibilidad alguna. Previsto para que la comunidad encuentre algún rastro de ella. Tras la crisis de 2008, cuando salieron a la luz los excesos de la desregulación financiera, se han desarrollado acuerdos sobre el intercambio automático de información bancaria dentro de la OCDE, es cierto. Pero estas medidas, establecidas con carácter puramente voluntario, no contienen la más mínima sanción para los países recalcitrantes.

Supongamos, por tanto, que un país desea acelerar el movimiento y establecer una forma redistributiva de tributación y un registro financiero. Ahora, imaginemos que uno de sus vecinos no comparte este punto de vista y aplica un impuesto a las ganancias y un impuesto al carbono ridículamente pequeños a las empresas basadas en su territorio (ya sea de hecho o de manera ficticia), mientras se niega a transmitir la información en cuanto a su propietarios. En estas circunstancias, el primer país debería, en mi opinión, imponer sanciones comerciales al segundo; el monto variaría, dependiendo de la empresa y la magnitud del daño fiscal y climático causado. Investigaciones recientes han demostrado que las sanciones de este tipo generarían ingresos sustanciales y alentarían a otros países a cooperar. Por supuesto, tendríamos que alegar que estas sanciones simplemente corrigen la competencia desleal y el incumplimiento de los acuerdos climáticos. Pero estos últimos son tan vagos y, por el contrario, los tratados sobre la libre circulación de bienes y capitales son tan sofisticados y absolutos, particularmente a nivel europeo, que un país que adopte este enfoque corre un riesgo considerable de ser condenado por los europeos u Organismos internacionales (Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Organización Mundial del Comercio). De ser así, el país debería dejar los Tratados en cuestión de forma unilateral y, al mismo tiempo, proponer otros nuevos.

¿Cuál es la diferencia entre el soberanismo social y ecológico que acabo de esbozar y el soberanismo nacionalista (por ejemplo, del tipo Trump, chino, indio o, mañana, francés o europeo) basado en la defensa de la identidad de una determinada civilización y de intereses considerados homogéneos dentro de ella?

Hay dos. En primer lugar, antes de tomar posibles medidas unilaterales, es fundamental proponer a otros países un modelo de desarrollo cooperativo basado en valores universales: justicia social, reducción de la desigualdad, conservación del planeta. También es importante describir en detalle las asambleas transnacionales (como el Acuerdo Franco-Alemán creado el año pasado, pero con poderes reales) que idealmente serían que idealmente estaría a cargo de la propiedad pública global y las políticas comunes de justicia fiscal y climática.

Entonces, si estas propuestas social-federalistas no se adoptan en este momento, el enfoque unilateral debería seguir siendo, no obstante, basado en incentivos y reversible. El objetivo de las sanciones es alentar a otros países a salir del dumping fiscal y climático; el objetivo no es establecer un proteccionismo permanente. Desde este punto de vista deben evitarse las medidas sectoriales sin base universal como el impuesto GAFA porque se prestan fácilmente a la escalada de sanciones (impuestos al vino versus impuestos digitales, etc.)

Afirmar que este tipo de camino es fácil de seguir y está bien señalizado sería absurdo: todavía hay que inventarlo todo. Pero la experiencia histórica demuestra que el nacionalismo sólo puede conducir a exacerbar las tensiones climáticas y desigualitarias y que no hay futuro para el libre comercio sin restricciones. Una razón más para pensar, desde hoy, en las condiciones de un nuevo internacionalismo.

Nota. Para una primera estimación del posible monto de las sanciones antidumping, véase Ana Seco Justo, «Asignación de beneficios y derechos fiscales corporativos: perspectivas globales y unilaterales», PSE 2020.

https://www.lemonde.fr/blog/piketty/2020/07/14/reconstructing-internationalism/

20.28.-¿Qué falló frente al Covid-19?  MAURICIO CABRERA

Colombia es uno de los países donde más ha durado la cuarentena. Aún así, es uno de los focos mundiales de expansión del virus.

¿Por qué después de casi 5 meses de encerramiento, el contagio y las muertes por el Covid-19 siguen creciendo? Colombia es uno de los países donde más ha durado el cerramiento de la economía y la cuarentena para combatir el coronavirus: 35 días de cuarentena total y después 4 meses de aperturas parciales con cada vez más excepciones a nivel nacional, pero también más medidas restrictivas en varias ciudades.

2 ago 2020.- Y aún así, es uno de los focos mundiales de expansión del virus. ¿Qué hemos hecho mal?

El empeoramiento de la situación en materia de contagios es evidente. En las estadísticas que publican páginas especializadas que hacen seguimiento a la propagación del virus como la del hospital John Hopkins, o Worldometers, Colombia ha venido subiendo en la lista de los países más contagiados.

A finales del mes de mayo pasado, Colombia ocupaba el puesto 30 en número total de contagios y muertes; dos meses después, subió al puesto 12. En relación al tamaño de la población (casos por millón de habitantes) el deterioro es aún peor. En mayo ocupábamos el puesto 81 en total de contagios, y el 72 en número de muertos. Al terminar Julio habíamos subido al 30 y el 29 respectivamente. En el número de casos activos pasamos del puesto 22 al sexto.

La velocidad del contagio, medida por el número de casos diarios, explica esta tendencia: hoy somos el quinto país del mundo en nuevos contagios y muertes, superados solo por EE. UU. Brasil, India y Suráfrica. Países que fueron muy afectados al principio como todos los europeos, o en la región Ecuador, Chile o México, hoy tienen más controlada la situación.

Varios son los factores que según los epidemiólogos contribuyen a la aceleración de los contagios y las muertes, en contraste con otros países que lograron controlarlo: el primero la falta de más test o pruebas diagnósticas.

En efecto, a pesar del gran esfuerzo oficial realizado por aumentar el número de pruebas, en Colombia solo se han realizado 1.5 millones, es decir unas 30.000 por cada millón de habitantes, lo que nos ubica en el puesto 99 del mundo. En Suramérica estamos muy lejos de Chile o Perú, con 85.000 y 70.000 pruebas por millón respectivamente.

Por esta falta de capacidad diagnóstica ha sido débil la recomendada estrategia de “cerco epidemiológico”, es decir la identificación de los contactos de las personas contagiadas para controlar la propagación.

Es cierto que Colombia fue uno de los países que más rápido decretó un “aislamiento preventivo obligatorio” total, apenas a los 18 días de detectado el primer contagio, mientras que, por ejemplo, Italia solo lo hizo a nivel nacional a los 44 días. Así en Colombia se logró aplanar la curva, lo que permitió el fortalecimiento de clínicas y hospitales y evitó el colapso del sistema de salud, pero solo difirió el aumento de los contagios y no lo evitó.

Por eso cuando la presión económica obligó a iniciar la reapertura de la economía, apenas 35 días después de iniciada la cuarentena, solo teníamos 220 casos diarios y empezaba la fase ascendente de la epidemia que ha llegado a 10.000 casos. En Italia la reapertura inició 45 días después del cierre nacional, y solo cuando el número de casos diarios había bajado del pico de 6.500 a 1.600 diarios. ¿Será que nos apresuramos?

 Nota Altereco: es posible que la causa sean las estadísticas. Precarios registros al principio y aumento de casos por mejoría en la recolección. Como en otros países, aquí el Dane debía hacer una revisión crítica.

https://www.portanfolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/que-fallo-frente-al-covid-19-543292

  • 20.27.-Centro izquierda unida – BERNARDO GARCÍA
  • El reconocimiento del campesinado: un paso adelante, pero… RODRIGO UPRIMNY
  • Enemigo equivocado – GERMAN VARGAS LLERAS

Humberto de la Calle, el gran arquitecto de la paz, ha lanzado una convocatoria para construir la coalición de fuerzas de centroizquierda  que logre una victoria electoral en el 2022. Lo que Patricia Lara omite en su columna sobre “la propuesta de Humberto”, es que antes de que los delegados de los movimientos políticos de esa arca de Noé se reúnan, hay que determinar los prerrequisitos.

Y el primero es deslindar ese hipotético campo político del centro izquierda. En primera aproximación, por la derecha, el lindero cruza por delante del llamado “neoliberalismo progresista” que se inventaron Bill Clinton, Tony Blair y que suscribió Juan Manuel Santos… feneció a la postre juzgado como demasiado a la derecha por Charles Kenndy líder de los Liberales demócratas del Reino Unido. No sólo por la afirmación de que el Estado sólo interviene en la economía cuando el mercado es insuficiente. En país desarrollado suena bien, pero en un país emergente, sin un apoyo fuerte, protector y desarrollista del Estado, ningún país puede industrializarse con solo el mercado. Además fue el presidente Clinton quien abolió la ley de Glass-Steagall de 1933 que separaba los bancos de crédito de los bancos de inversión, dando lugar a un gran resurgimiento especulativo que explotaría en las crisis financieras del 2008.

Por la izquierda, el lindero cruza por delante del comunismo soviético, casi desaparecido, pero con

la presencia del castro-chavismo con el ADN del M19. Esta tendencia está viva. Nació en Chile cuando el Presidente Allende consagró como programa de gobierno el Plan Vuskovic. El programa se puede identificar como un programa de un populismo radical. Fidel Castro lo conoció a fondo en su larga visita a Chile. Entonces conceptuó que el Plan era magnífico, pero que sólo podría ejecutarse con las armas en la mano. Llegado Chávez al poder empezó a seguir paso a paso lo transcurrido con el gobierno de  Allende. Pero la brutalidad del golpe de Estado de Pinochet no permitió registrar su triste historia: las nacionalizaciones  de industrias, las tomas campesinas de haciendas productivas, las fuertes elevaciones de los salarios y el escaso control monetario empezó a dar sus frutos de una perversa inflación del 300% para 1973. Ni el cobre chileno, ni el petróleo venezolano pueden soportar tanta euforia irresponsable.

No es expedito fijar estos dos linderos. Esa derecha flúida y atractiva porque es muy demócrata y respetuosa de los derechos humanos está representada por gran parte del bloque político que lideró el presidente Santos. Pero es que ni siquiera se atrevió a rescatar el Instituto de Fomento Industrial, fundado por cierto por su tío abuelo Eduardo Santos y su ministro de hacienda Carlos Lleras. Por otra parte, relegar a Gustavo Petro, aunque no sea el líder absoluto de la oposición, sí es un dirigente de consideración.

Lo cierto es que sin esa claridad inicial, el arca de Noé puede hacer agua antes anunciar su partida.

20.27.-El reconocimiento del campesinado: un paso adelante, pero… RODRIGO UPRIMNY

El campesinado colombiano ha sufrido una doble injusticia. Primero, una discriminación socioeconómica, pues todos los indicadores sociales son peores para los campesinos que para el resto de la población. Y segundo, un déficit de reconocimiento: los distintos gobiernos hacen recurrentes elogios al campesinado, pero son retóricos, pues no se traducen en políticas públicas para garantizar efectivamente sus derechos.

2 ago 2020.- Un elemento extremo de este déficit de reconocimiento es que hasta muy recientemente el campesinado no figuraba ni siquiera en las estadísticas oficiales, pues los gobiernos se habían negado a recolectar información sobre su situación.

El gobierno Duque es contradictorio en este campo: ha hecho un avance significativo para superar la invisibilidad estadística del campesinado, pero parece reacio a extraer las consecuencias de ese paso para garantizar los derechos campesinos.

El avance estadístico es resultado de un proceso virtuoso que muestra que, con voluntad política, es posible que las organizaciones sociales, la academia, los jueces, los organismos de control y el Gobierno coordinen esfuerzos y logren conquistas democráticas significativas.

Durante el gobierno Santos y por años, las organizaciones campesinas le reclamaron al DANE que incluyera preguntas sobre su situación en el censo agropecuario de 2014 o en el censo poblacional de 2018. Fue infructuoso, lo cual las llevó a presentar una acción de tutela, que apoyamos desde Dejusticia. La Corte Suprema les dio la razón y le recordó al Gobierno que tenía el deber de recolectar esa información estadística.

Bajo el impulso de la Procuraduría y con el apoyo de la Defensoría fue creada una mesa de seguimiento a esa sentencia, que permitió conformar una comisión académica, coordinada por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH), encargada de construir un concepto de campesinado, que tuviera en cuenta todas sus dimensiones y fuera medible estadísticamente. Durante meses y sin cobrar un peso, algunos de los mejores estudiosos del mundo rural se comprometieron con ese esfuerzo y lograron ese concepto.

En 2018, la dirección del DANE, que asumió con el gobierno Duque, acogió con entusiasmo ese desafío. Un diálogo productivo entre el DANE, la comisión académica, las organizaciones campesinas y los organismos de control permitió construir las preguntas para medir estadísticamente la situación del campesinado, las cuales ya han sido aplicadas en cuatro importantes encuestas nacionales: la de cultura política, la de seguridad ciudadana, la agropecuaria y la de calidad de vida.

El lema de la tutela de las organizaciones campesinas para superar su invisibilidad estadística es significativo: “Para que el campesinado cuente, tiene que ser contado”. Hoy, gracias a esas encuestas del DANE, la situación del campesinado ha sido contada. Ahora el desafío es que los campesinos de verdad cuenten para el Estado y la sociedad colombiana.

Esa valiosa información estadística sobre el campesinado debe entonces traducirse en un reconocimiento efectivo de sus derechos y en políticas vigorosas para superar las injusticias que ha padecido. Y el gobierno Duque tiene al menos tres instrumentos jurídicos para hacerlo: i) implementar la Reforma Rural Integral del Acuerdo de Paz. ii) Construir la política pública para la población campesina, prevista en el artículo 253 de su propio Plan de Desarrollo. iii) Apoyar la Declaración de Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos. Pero como lo mostró la audiencia pública del pasado viernes convocada por la Procuraduría sobre el tema, el Gobierno no avanza significativamente en ninguno de estos tres campos. Pareciera que para este Gobierno el campesinado no contara, a pesar de que hizo el esfuerzo por contarlo.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

https://www.elespectador.com/opinion/el-reconocimiento-del-campesinado-un-paso-adelante-pero/20.27

20.27-Enemigo equivocado  GERMAN VARGAS 

La estrategia política de los partidos de la llamada izquierda progresista ha quedado en evidencia con la presentación de su flamante proyecto de impuestos solidarios. ¡Qué oportunismo! Aprovechar esta pandemia con sus devastadores efectos sobre la vida y la economía de la sociedad, y las necesidades derivadas de esta, para pretender introducir en nuestro país un modelo de desarrollo que ya fracasó estruendosamente en todas partes, y cuyo más trágico ejemplo lo vemos en Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

2 ago 2020.- En esto no nos podemos equivocar. El mal llamado impuesto solidario no es solo una reforma de la tributación, sino la imposición de un modelo de desarrollo en el cual el Estado, aniquilada toda forma de producción y organización empresarial privada, termina siendo el único responsable de la provisión de bienes y servicios.

Los firmantes de este proyecto nos quieren hacer creer que las empresas son el problema por resolver, el enemigo por derrotar y no parte de la solución de la crisis desatada por el covid. La receta de la reforma no podía ser más nefasta: se restablece el impuesto al patrimonio como un tributo permanente con tasas progresivas hasta del 6 %; se eleva el impuesto a los dividendos del 10 al 20 %, con lo cual la tarifa de renta combinada superará el 45 %; se reduce al 15 % el descuento del IVA para compra de activos fijos, que hoy es del 100 %; se limita sin justificación al 20 % del impuesto de renta el valor de los descuentos tributarios, a lo que se suma la eliminación total de la deducibilidad de los impuestos que pagan las empresas, entre muchas otras medidas.

Veamos. Con la vuelta al impuesto al patrimonio se está dando el mensaje claro de que Colombia prefiere que no se establezcan empresas ni emprendimientos productivos en su territorio. Gracias a este impuesto, nuestro país ocupó por años uno de los últimos lugares en el ranquin de competitividad, con tasas de tributación por encima del 75 %. ¿Cómo explicarles a los firmantes de la iniciativa que las empresas no son ricas ni pobres y que no pueden gravarse con tarifas diferenciales, como a las personas naturales? A las que son intensivas en capital, como aquellas prestadoras de servicios públicos, imponerles tal criterio puede llevarlas irremediablemente a la quiebra. Doblar el impuesto a los dividendos, como se propone, nos va a graduar como el lugar en el mundo menos atractivo para invertir.

Como se trata de gravámenes confiscatorios, nos estaremos comiendo la gallina de los huevos de oro, con lo cual hacia el futuro no habrá capacidad de generación de ingresos y, por supuesto, tampoco de impuestos. Esa película ya la conocemos. La tenemos en el teatro de al lado. Una política pública de la izquierda más ortodoxa que ha visto en esta crisis una oportunidad para suprimir toda actividad empresarial y económica no estatal.

No me referiré en esta ocasión a las personas naturales, para quienes el proyecto propone, para decirlo sin eufemismos, la confiscación de sus rentas y patrimonio.

En todos los países se ha entendido que la prioridad es la recuperación económica y la generación de empleo: reanimar con ayudas y subsidios el sector productivo y proteger el tejido empresarial. Billones de dólares se destinan en Europa, EE. UU., Asia, y también en Perú y Chile para reactivar las economías, proteger y generar más empleos, dar respiro a las empresas y asistir a las familias más golpeadas. Aquí no. El proyecto de reforma, que no me preocuparía si no llevara la firma de más de 50 parlamentarios, va en la dirección contraria: ahogar, destruir, reducir espacios, confiscar, sancionar. Muchos de los firmantes se equivocaron de enemigo; los líderes de la iniciativa, seguro que no.

El presidente Duque ha dicho que no es momento de reformas tributarias. Hay que creerle, pero sobre esta propuesta es mejor no callar. Por eso convendría que anunciara, en uso de sus atribuciones constitucionales, su total rechazo a esta iniciativa. Están callados otros, cuyos representantes son precisamente los artífices de este manifiesto. ¿Será esta la agenda de quienes aspiran gobernar el país? Bueno saberlo.

GERMÁN VARGAS LLERAS https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/enemigo-equivocado-columna-de-german-vargas-lleras-524918

  • 20.26.-La propuesta de HumbertoPATRICIA LARA
  • CentroizquierdaHUMBERTO DE LA CALLE

En una columna titulada “Centroizquierda”, el excandidato Humberto de la Calle lanzó el domingo la única propuesta que podría impedir que el arca de Noé en la que navegan los divididos sectores de centro y de izquierda naufrague en las elecciones del 2022 y, con ellos, se hunda durante décadas la posibilidad de conseguir la paz completa.

24 jul 2020.- En resumen, De la Calle plantea que, para las elecciones del 2022, se construya una coalición con un programa compartido, que aleje los riesgos de que Colombia caiga en los extremos. Humberto dice, primero, que los posibles integrantes de esa coalición de centro y de izquierda moderada señalen sus líneas rojas; esto es, sus puntos no negociables. Después, que fijen las metas concretas de un gobierno de coalición; es decir, que elaboren un programa conjunto, el cual no es tan difícil construir. Luego, que se comprometan ante la opinión a que el candidato, cualquiera que sea, gobernará con ese programa y lo ejecutará colectivamente con los miembros de la coalición. Y, finalmente, que determinen las reglas para elegir al candidato.

Esa propuesta es interesante porque permite morigerar el tema de los egos de los aspirantes, que es lo que de verdad torpedea las posibilidades de unión del espectro del centro y del centroizquierda. Lo que haría falta es que los precandidatos dieran el primer paso, el más difícil de todos, que consiste en que decidan si están dispuestos a pensar en el país antes que en sí mismos y a comprometerse a impulsar un programa común, así cada uno de ellos no sea el que resulte ungido como candidato único de ese sector mayoritario de la opinión.

Ahora lo urgente es diseñar la mecánica para poner a marchar la propuesta. Primero, podría conformarse una comisión en la que participaran algunos precandidatos o sus delegados y buscar a un experto facilitador, ojalá extranjero, que estaría presente en las reuniones. Sería estupendo, por ejemplo, que pudieran reunirse, inicialmente, Sergio Fajardo o un delegado suyo (como Iván Marulanda), De la Calle, Alejandro Gaviria, Camilo Romero, Juan Manuel Galán, Roy Barreras, Juan Fernando Cristo y Jorge Robledo, quienes determinarían a qué otros precandidatos invitarían a participar en la construcción del programa común: por ejemplo, Ángela María Robledo, Iván Cepeda, Carlos Amaya, Antonio Sanguino, Jorge Londoño, Clara López, Mauricio Cárdenas, Fernando Carrillo, en fin… Luego, todos elegirían una subcomisión que compaginaría las distintas propuestas programáticas. Una vez acordado el programa común, se discutiría cómo se escogería al candidato: si mediante consultas interpartidistas, rondas de encuestas, etc. En ese momento, los electores ya no escogerían entre las propuestas, porque todos tendrían el mismo programa, sino entre las condiciones de cada uno: su inteligencia, simpatía, confiabilidad, conocimiento de los temas, etc.

Es urgente trabajar en esa dirección. No se puede perder tiempo. De lo contrario Álvaro Uribe, con su gran habilidad política, encontraría la forma de hacer converger a los candidatos de extrema derecha (Paloma Valencia, Rafael Nieto, Paola Holguín, etc.) y a los de la derecha (Marta Lucía Ramírez, Álex Char, Federico Gutiérrez y demás), para derrotar, otra vez, a Gustavo Petro, quien sería el que pasaría a segunda vuelta si esa gran mayoría, compuesta por el centro y la izquierda moderada, no es capaz de presentarse con un solo candidato a la primera vuelta.

Así que apúrense.

https://www.elespectador.com/opinion/la-propuesta-de-humberto/

20.26.-Centroizquierda – HUMBERTO DE LA CALLE

Permita, ignoto y seguramente escaso lector, que insista en la necesidad de construir una coalición que en el 2022 haga presencia con un programa compartido, construido de manera transparente y sin equívocos, que aleje los riesgos para la nación de los extremismos. He propuesto un procedimiento que he denominado ingeniería inversa.

Se trata primero de señalar los límites, las líneas rojas de cada uno de los integrantes posibles. Suena raro empezar al revés, pero es la manera de evitar una cosa meliflua y llena de retórica superficial. Después, ahora sí, las metas concretas de un gobierno de coalición.

 Siguiente paso, un compromiso ante la opinión de gobernar con ese programa conjunto en el entendido de que, como dije, sería un gobierno de compartido. No el viejo estilo de siempre: el elegido hace de su capa un sayo y maneja el gobierno a su antojo. Me refiero a esto: quienes integren la coalición van a gobernar colectivamente, dicho de frente y sin engaños. Y, por fin, y solo al fin, las reglas para seleccionar al candidato. Digamos que es una propuesta a la europea y no a la americana.

Paso a poner ejemplos tomados de la realidad. Es un ejercicio pedagógico, no se puede interpretar como apoyos o lanzamientos de candidaturas.

El señor Petro propuso en un debate en la pasada campaña un esquema de salud con mayor protagonismo estatal. Allí dijo: no me opongo al sector privado en la prestación del servicio, pero el aseguramiento debe ser exclusivamente estatal. Algunos se opondrían al regreso del viejo Instituto de Seguros Sociales con sus horrores. El sector privado ha permitido mejorías y cobertura. Pero, en el terreno de lo propuesto por Petro, no sería imposible encontrar puntos de contacto. Vargas Lleras presentó su propuesta con fundamento en medicina preventiva y médico familiar. Yo señalé que compartía las líneas generales, pero no concebía la medicina familiar como una especialidad más, sino como el llamado general practitioner en el Reino Unido: un médico general que es la llave del sistema, solo que volcado en nuestro caso a los hogares. Duque planteó mejoras en el sistema y un corte de cuentas atrasadas, algo que hay que hacer y se está haciendo.

La prioridad que le imprime Fajardo a la educación es difícilmente discutible, pero seguramente habrá que delinear los componentes de un nuevo sistema educativo. La lucha contra la corrupción ya no es solo un problema penal y moral: es una condición de supervivencia del sistema. El caso del senador Pulgar es uno más. Todas las ramas del poder están afectadas. ¡Incluida la justicia! La vulnerabilidad es enorme. Chávez destruyó el sistema venezolano de un coscorrón sencillamente porque estaba ya destruido por dentro.

Las diferencias con Jorge Robledo se basan en un exceso de proteccionismo que termina pagando el consumidor. Pero después de la pandemia hacia allá iremos. Incluso, exministros de Hacienda conservadores han lanzado ideas en esa dirección. Puede ser menos difícil conciliar una política económica más centrada en lo interno.

Petro tiene razón en la necesidad de desprenderse de los combustibles fósiles. Las discrepancias que tuvimos fueron más de cronograma.

El telón de boca debería ser la persistencia en soluciones civilizadas frente a los residuos de violencia política preservando la ruta crítica señalada en el Acuerdo del Teatro Colón.

 https://www.elespectador.com/opinion/centroizquierda/

  • 20.25.-¿Una ley estatutaria para enfrentar la pandemia? RODRIGO UPRIMNY
  • Con este nivel de gasto tan bajo es imposible luchar contra la pobreza, y no se logrará reactivar la economía JORGE IVÁN GONZÁLEZ
  • ¿Cuánta deuda es sostenible? MAURICIO CABRERA
  • Ecopetrol y Cenit no deben ser vendidas CAMILO DÍAZ

Una tarea que el Congreso debería priorizar en las sesiones que empezarán mañana 20 de julio es la aprobación de una ley estatutaria que regule en forma clara en qué circunstancias el Gobierno Nacional y los gobernadores y alcaldes pueden limitar nuestros derechos en una emergencia sanitaria, como la que estamos viviendo, y que prevea controles políticos y judiciales eficaces para evitar abusos.

Explico por qué una ley así es necesaria.

19 jul 2020.- Las medidas más restrictivas de nuestros derechos no han sido adoptadas por normas de emergencia o de excepción, sino por actos administrativos ordinarios, como los Decretos 457 y 593 de 2020, que ordenan y prolongan la cuarentena nacional. Y lo mismo han hecho muchos alcaldes y gobernadores en sus territorios.

Ninguno de estos actos administrativos invocó una norma legal o constitucional que autorice específicamente las cuarentenas. Y es que esa ley no existe: la única que parece facultar cuarentenas es la Ley 9 de 1979, pero esta se refiere a cuarentenas de pequeños grupos de personas infectadas, no a cuarentenas generales.

Estas han sido en general necesarias con el fin de aplanar la curva de contagio por el coronavirus, como lo recomiendan los expertos. Por eso creo que la mayoría son materialmente legítimas y constitucionales.

Sin embargo, es muy problemático que los gobiernos, nacional o territoriales, puedan limitar severamente nuestra libertad de movimiento sin una ley que los autorice y sin controles adecuados.

Los artículos 24 de la Constitución, 22 de la Convención Americana de Derechos Humanos y 12 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos señalan que las restricciones a la libertad de movimiento deben estar consagradas en la ley. Por consiguiente, los casos y los requisitos para que pueda ser decretada una cuarentena deben estar previstos en una ley.

Esta exigencia no es un formalismo insulso. Es una garantía de la libertad y una forma de evitar la arbitrariedad de los gobiernos, tanto nacionales como locales, que deben estar sometidos a la ley. Esta exigencia permite además una discusión pública en el Congreso sobre las posibilidades, límites y controles para estas severas restricciones de derechos.

En Colombia, esa ley debe además ser estatutaria, por regular derechos fundamentales, lo que tiene la ventaja de requerir mayorías especiales (lo que incentiva los consensos) y tener revisión automática de la Corte Constitucional.

Esa ley podría, asimismo, aclarar las competencias respectivas de los gobiernos nacionales y territoriales frente a la pandemia. Los patógenos no respetan fronteras territoriales, por lo que es razonable que el manejo de una pandemia tenga una cierta centralización, en especial en el establecimiento de metas e indicadores. Pero un centralismo excesivo puede llevar a la desatención de ciertos territorios marginados o a imponerles órdenes que no consulten las particularidades locales. La ley podría entonces precisar las coordinaciones entre esos distintos niveles territoriales para enfrentar la pandemia, lo cual podría reducir los enfrentamientos que hemos visto entre la Presidencia y ciertos alcaldes y gobernadores.

La pandemia nos cogió por sorpresa en todos los campos, incluido el jurídico. En esa incertidumbre normativa, creo que fue de buena fe que el Gobierno Nacional y los mandatarios seccionales restringieron nuestros derechos por actos administrativos y sin ley que los autorizara. Pero cuatro meses después, y sabiendo que esta emergencia sanitaria va para largo, no podemos seguir en ese limbo normativo: requerimos un marco jurídico que permita combatir eficazmente la pandemia, pero preservando la legalidad y nuestras libertades.

https://www.elespectador.com/opinion/una-ley-estatutaria-para-enfrentar-la-pandemia/

20.25.-Con este nivel de gasto tan bajo es imposible luchar contra la pobreza, y no se logrará reactivar la economía JORGE IVÁN GONZÁLEZ

Es ilusorio pensar que en 2021 se logrará un crecimiento de 6,6%, con una inversión pública de apenas 1,7% del PIB.

El Dane acaba de publicar los datos de la evolución de la incidencia de la pobreza multidimensional entre 2018 y 2019. Los hechos más significativos son:

16 jul 2020.- Primero. La incidencia disminuyó. A nivel nacional pasó de 19,1% a 17,5%. Ello significa que 615.000 personas salieron de la pobreza. Esta será la línea de referencia para captar el impacto de la pandemia. Durante este año, 2020, la pobreza aumentará. Gracias a esta oportuna publicación del Dane se podrá saber en dónde estaba el país antes de comenzar a sentir los dolores causados por el covid 19. El año pasado marca el punto final de la tendencia descendente de la pobreza.

Segundo. Permanece la brecha urbano-rural. Este mal estructural se mantiene, y es probable que se agudice con la pandemia. Entre 2018 y 2019 la pobreza disminuyó, tanto en las cabeceras como en la zona rural, pero las diferencias son notorias. En 2019 la incidencia en las ciudades fue de 12,3% y en las zonas rurales de 34,5%. Las condiciones de vida en el campo continúan siendo muy difíciles. Un signo de la modernización de la agricultura es la convergencia campo- ciudad. Y este acercamiento no es bueno solamente para los hogares de las zonas rurales, sino que es una condición necesaria para que las dinámicas urbanas sean sostenibles desde el punto de vista ambiental. La brecha campo-ciudad es la consecuencia del fracaso del modelo extractivista. Las bonanzas de petróleo y carbón no fortalecieron la productividad agropecuaria. Todo lo contrario, la revaluación del peso estimuló las importaciones y golpeó muy duro la producción doméstica.

Tercero. Preocupa el aumento de la incidencia de la pobreza en Bogotá, que pasó de 4,1% a 7,1%. Desde antes de 2019, la curva de descenso de la pobreza ya se estaba frenando en Bogotá. Gran parte de la explicación de lo sucedido entre 2018 y 2019 tiene que ver con las dificultades de acceso a los servicios de salud. Este cambio de dirección de la curva, antes de la pandemia, muestra que siempre se debe estar vigilante. Los logros sociales son reversibles, y son intrínsecamente frágiles.

Cuarto. En general, las privaciones más significativas tienen que ver con la informalidad, que pasó de 72,7% a 72,9%. Las consecuencias negativas de esta alta incidencia han aflorado durante la pandemia. La lucha contra la informalidad y el mejoramiento de las condiciones laborales es un requisito indispensable para avanzar en productividad y competitividad.

Quinto. Este panorama, que en 2019 todavía permitía cierto optimismo cambió con la pandemia. Todas las proyecciones indican que la pobreza aumentará a partir de 2020. Este escenario debería llevar a un replanteamiento de las políticas de intervención del Estado. La modernización de la agricultura y el mejoramiento de la productividad, y de las condiciones de empleo tendría que ser una prioridad. Pero este camino es imposible si se insiste, como lo hace el Marco Fiscal de Mediano Plazo, en mantener un Estado raquítico. Es inconcebible que la luz de la actual coyuntura, el Ministerio de Hacienda pretenda que en los próximos años el gasto público, como porcentaje del PIB, se mantenga alrededor de 18%-19%. Con este nivel de gasto tan bajo es imposible luchar contra la pobreza, y no se logrará reactivar la economía. Es ilusorio pensar que en 2021 se logrará un crecimiento de 6,6%, con una inversión pública de apenas 1,7% del PIB.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/pobreza-multidimensional-3032543

20.25.-¿Cuánta deuda es sostenible? MAURICIO CABRERA

A los que dicen que es equivocado aumentar la deuda para que la paguen nuestros hijos, hay que recordarles que la deuda pública nunca se paga.

Nadie discute ya la necesidad de que la deuda pública aumente para financiar el gasto adicional que debe hacer el Estado para compensar la recesión y la pérdida de empleo que ha traído el coronavirus. El propio ministro de Hacienda ha declarado que “al Gobierno no le preocupa aumentar la deuda en este momento”. El debate ahora es ¿cuánto puede crecer la deuda? ¿Qué tanta deuda es sostenible?

12 jul 2020.- Los gobiernos de todo el mundo han incrementado sus gastos para enfrentar la crisis de la pandemia, y para ello han recurrido a endeudarse más. Estados Unidos, Alemania y Japón, han asignado recursos por un monto superior al 10% de sus respectivos PIB. El FMI estima que en los países desarrollados el déficit fiscal pasará del 3% al 13,6% del PIB, mientras que en las economías emergentes el aumento será del 5,1% al 10,6% del PIB.

En cuanto a la deuda pública global, el mismo FMI pronostica que este año llegará al 101,5% del PIB mundial, el nivel más alto de toda la historia. De nuevo más alta en los países desarrollados, donde será el 131%, que en los países emergentes donde será “solo” el 63% del PIB.

En Colombia el aumento del gasto para enfrentar la pandemia es muy modesto comparado con otros países de la región: solo 2,5% del PIB, frente a lo que han comprometido otros como Perú (8,1%) o Chile (7,7%). Sin embargo el plan financiero oficial estima que el déficit fiscal crecerá 6 puntos llegando al 8,2% del PIB, y la deuda del gobierno aumentará 15 puntos, pasando del 50,3% al 65,6% del PIB. El aumento del déficit fiscal es mayor al gasto para la pandemia por la caída de los ingresos tributarios, incluyendo los petroleros, y el incremento de la deuda es todavía mayor por dos razones: la devaluación que aumenta el peso de la deuda externa y la caída del PIB que reduce el denominador de la relación deuda/PIB.

¿Es sostenible ese nivel de deuda? ¿Quién y cuándo la va a pagar? A los que dicen que es equivocado aumentar la deuda para que la paguen nuestros hijos hay que recordarles que en general la deuda pública nunca se paga, sino que se refinancia permanentemente; lo que sucede es que sube el PIB, y entonces baja el indicador. Así sucedió con el endeudamiento de los Estados Unidos para financiar la II Guerra Mundial, que en 1946 llegó al 118% del PIB. Para 1980, antes de que Reagan deteriorara las finanzas públicas, la deuda había bajado al 42% del PIB, pero ¡oh sorpresa!, el saldo de la deuda nunca disminuyó, es decir nunca se pagó, pero la economía creció mucho más.

Tres cosas son necesarias para que la deuda sea sostenible: primera, que el PIB crezca más que la deuda; por eso es necesario aumentar el gasto público para acelerar el crecimiento.

Segunda, que en circunstancias ordinarias -sin pandemias ni crisis- el recaudo de impuestos sea suficiente para cubrir los gastos e inversiones del gobierno, sin contar los pagos de intereses. Por eso se requiere una verdadera reforma tributaria estructural que elimine las exenciones regresivas.

Tercero, que la tasa de interés real sea inferior al crecimiento del PIB. Por eso en época de crisis es necesario recurrir al endeudamiento con el Banco de la república que tiene un coste neto de cero para el gobierno.

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/cuanta-deuda-es-sostenible-542629

20.25.-Ecopetrol y Cenit no deben ser vendidas   CAMILO DÍAZ

Ecopetrol es la principal empresa del sector petrolero y produce la mayoría del gas y petróleo colombiano, mientras que Cenit lo transporta para exportarlo o convertirlo en derivados.

Sin temor a equivocarse, se puede afirmar que Ecopetrol es la principal empresa del sector petrolero nacional, prácticamente el grueso de las inversiones del sector es ejecutado por la compañía de mayoría estatal. Este año, a pesar de las contracciones del precio del Brent, Ecopetrol va a invertir entre US$3.000 Y US$3.400 millones, algo así como entre $10,8 y $12,2 billones. La mayoría de esas inversiones (92%) se hacen dentro de Colombia, lo que significa que Ecopetrol invertirá en el país una suma equivalente al 1% del PIB, una inversión de esa envergadura es un importante aporte a la recuperación de la economía.

18 jul 2020.- Igualmente, Ecopetrol es el principal productor de petróleo del país, de los 865 kbpd que se producen, Ecopetrol responde por 548 kbpd o el 64%. Lo mismo ocurre en gas, donde Ecopetrol y sus filiales producen más del 50% del gas natural que abastece al país. Además, Ecopetrol es el único refinador y productor de combustibles, diariamente en las refinerías de Barrancabermeja y Reficar en Cartagena se procesan 350 kbpd para producir el diesel, la gasolina y el jet fuel que mueven al país, inclusive ahora que el consumo ha disminuido. Esenttia, filial de la empresa, es el único productor de polímeros, y el Instituto Colombiano del Petróleo, propiedad de Ecopetrol, ha obtenido más de 117 patentes relacionadas a la producción.

Ecopetrol es también una fuente importante de recursos financieros para el país. Solo en 2019, Ecopetrol pagó a la Nación $11,4 billones en dividendos (1,1% PIB) que fueron 1,6 veces la ley de financiamiento que buscaba recoger $7 billones. Si además se suman las regalías y los impuestos, el aporte de Ecopetrol en 2019 al Gobierno del Presidente Duque alcanzó la suma nada despreciable de $26,3 billones, equivalentes al 10,15% del abultado presupuesto por $259 billones de 2019, y que representan el 2,6% del PIB nacional.

Este año no va a ser diferente, con las utilidades del año pasado Ecopetrol va a pagar dividendos a la Nación por $6,5 billones, más otros $10 billones en regalías y $5 billones en impuesto a la renta. En total, el erario recibirá por lo menos otros $22 billones en pagos de Ecopetrol. En dos años de Gobierno Duque y el Ministerio de Hacienda habrán recibido $48 billones por parte de la empresa de mayoría estatal, que hoy el ministro Carrasquilla pretende desmembrar planteando una eventual venta de Cenit.

Cenit es la parte más importante de Ecopetrol, de hecho, en la situación actual, es el negocio más estable que tiene. Mientras que en el primer trimestre, el segmento de producción obtuvo ganancias por $178 mil millones, Cenit ganó $1,5 billones, que eclipsaron las pérdidas por $1,6 billones por el reconocimiento del deterioro en el valor de los activos de refinación. De no existir Cenit, las pérdidas contables de Ecopetrol este primer trimestre habrían llegado a $1,4 billones.

En una empresa integrada como Ecopetrol, el segmento de transporte es un estabilizador de las finanzas, puesto que las tarifas de los oleoductos y poliductos están determinadas en dólares por barril, y cuando el precio del barril cae, el segmento de transporte compensa parte de esas pérdidas porque sus ingresos en pesos aumentan debido al alza que se presenta en el dólar. Cenit en los últimos cinco años ha generado en promedio el 32% del ebitda de Ecopetrol y el 30% de las utilidades netas con baja volatilidad en los ingresos y nulo endeudamiento. En suma, significa que de los aportes que hace Ecopetrol al Estado, Cenit provee la tercera parte.

Por último, en el lado operativo Cenit es el eslabón que le permite a Ecopetrol movilizar el petróleo de manera competitiva y entregar los refinados a los distribuidores oportunamente; evacuar la producción cuando hay atentados especialmente en Caño Limón; brindarle capacidad de almacenamiento extra dentro de la red cuando colapsa la demanda, como ocurrió ahora; y es la unidad que permite que el petróleo que se produce en el país se convierta en exportaciones al llevarlo de los pozos a la terminal de exportación en Coveñas. Ecopetrol no puede perder Cenit porque se convertiría en una empresa que produce y refina pero sin capacidad de entrega de lo que produce.

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/ecopetrol-y-cenit-no-deben-ser-vendidas-por-camilo-diaz/292998

  • 20.24 .-“Empleo, empleo y más empleo»  JORGE ENRIQUE ROBLEDO
  • Si la infraestructura y la vivienda son los Sectores líderes para reactivar la economía, entonces estamos perdidos – GERMÁN VARGAS
  • Presidente, no desperdicie esta oportunidad de paz PATRICIA LARA

Según la DIAN, en mayo pasado, la población desocupada en el país llegó a la inmensa cantidad de 4,9 millones, el 21,4 por ciento del total, y mujeres y jóvenes más de la mitad, el 25,4 y 26,6 por ciento, respectivamente.

6 jul 2020.- Y eso que las cifras, con lo pésimo que se ven, están embellecidas por la forma de la estadística. Porque los llamados “inactivos” no suman como personas sin empleo, pues, según la Dian, carecen de él pero ya ni lo buscan, agotados e indignados por no encontrarlo. Y estos crecieron en el último año de 14,5 a 17,8 millones.

La estadística también enmascara este dolorosísimo problema social –el peor de Colombia y el que les da base a los demás–, porque los trabajadores informales aparecen como empleados, aunque por norma el rebusque no les brinda unas condiciones de vida siquiera decorosas. Y la informalidad colombiana aparece entre las mayores del mundo. En 2016, y era peor al finalizar el año pasado y ahora ni se diga, en ese sector sufrían 60 de cada cien personas, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Y también suaviza la apariencia del desempleo nacional que cinco millones de colombianos hayan tenido que irse a otros países, donde sí consiguieron los empleos que les negaron aquí y donde han dejado la merecida fama de ser excelentes trabajadores.

Se dice rápido desempleo, pero para entenderlo bien hay que relacionarlo con la pobreza, la miseria y el hambre, con enfermarse y morir por males que la medicina sabe tratar, con viviendas pésimas o malas –¡y ahora hacinados por la pandemia!– y con que tantas mujeres se ven obligadas a prostituirse, con la coacción, la violencia y la droga que la acompañan. Se dice rápido desempleo, pero son legiones los jóvenes que si logran graduarse en la universidad, no encuentran quien los contrate y los que sí, les imponen inestabilidad laboral, bajos salarios y hasta labores como las que son comunes en la docencia, en las que solo les pagan diez meses al año. Se dice rápido desempleo, pero se pasa por alto qué significa ser viejos y enfermos y además pobres o paupérrimos, porque no pudieron pensionarse.

El desempleo implica además –y de esto tan grave se habla muy poco– que no se supere el subdesarrollo nacional, el mismo fenómeno que lo causa. Porque impone rebusques de baja o nula productividad, lo que también lastra la creación de más y mejor riqueza, bases insustituibles del empleo y el progreso de los países. Y cierra el cuadro de esta tragedia que la escasa capacidad de compra de cesantes e informales tampoco jalona con el vigor necesario la industria, el agro y los demás sectores. Luego el primer pacto nacional que necesita Colombia es el de crear empleo, empleo y más empleo, estable y bien remunerado, objetivo que no puede lograrse sin modificar las causas de la desocupación, que el duquismo, en un relato falaz, intenta reducir a la pandemia.

Entre las fallas graves de Duque en el manejo de la pandemia está no proponerse que el Estado respalde con mayores recursos a los ciudadanos empobrecidos y a la actividad económica, como desde Keynes se sabe que debe hacerse en una crisis como esta, entre otras razones, para aumentar la capacidad de compra y la producción, generadoras del empleo que a su vez las respalda. Pero sin medidas adicionales –como lo prueba la experiencia de los 30 años anteriores–, más gasto se convierte en mayores importaciones, que no solo no estimulan la producción en Colombia sino que le hacen daño. Y se probó también que la ortodoxia neoliberal significa que los ingresos por minería y deuda externa se usan para destruir producción y trabajo nacional, porque financian las compras externas excesivas, y tampoco estimulan las exportaciones.

En el debate sobre las soluciones, no es serio entonces que se prohíba mencionar, entre las causas de la crisis, la apertura de los noventa y los TLC, que nos arrebataron –y esto lo saben los conocedores– uno a uno todos los instrumentos que usaron los países que sí desarrollaron sus economías de mercado, en tanto nos ofrecieron reemplazarlos con falacias y baratijas, como demostró la experiencia. Solo el dogmatismo con el que se defienden unos tratados que nos presentan como inmodificables, cuando sí pueden cambiarse, explica que no se plantee una política de sustitución de importaciones, cuidando, como es obvio, hacerlo sin excesos.

Coletilla: Aurelio Suárez calculó que el aporte del gobierno por la pandemia es de 320 mil pesos por persona al mes, y por solo tres meses, es decir, 95 centavos de dólar al día. Y el Banco Mundial pone el ingreso de pobre en 5,5 dólares diarios.

http://www.senado.gov.co/index.php/component/content/article/13-senadores/1460-empleo-empleo-ymas-empleo-senador-jorge-enrique-robledo?Itemid=101

20.24.-Si la infraestructura y la vivienda son los Sectores líderes para reactivar la economía, entonces estamos perdidos  GERMÁN VARGAS

Mucho se está debatiendo estos días sobre los sectores que habrán de jalonar la reactivación de nuestra maltrecha economía. Entre ellos se menciona con insistencia aquellos de la infraestructura y la vivienda. Como responsable que fui de su coordinación en el gobierno pasado, estoy convencido de que estos dos sectores específicos sí están llamados a ser los grandes impulsores de la reactivación, pero como observador de la triste realidad, me surgen muchas dudas al respecto. 

 

5 jul 2020.- Ya el año pasado advertí sobre los bajísimos niveles de ejecución de los proyectos y este año, analizadas las sumas efectivamente desembolsadas, las cosas han empeorado. En términos generales, la ANI ha hecho pagos, a la fecha, correspondientes a un 5 % de su presupuesto para el año 2020. El Invías, por su parte, un 8,8 %, y la Aeronáutica, un 22 %. Deben tener sus directores toda clase de excusas, pero la cruda realidad es que no se están ejecutando los recursos o, lo que es lo mismo, no se están desarrollando las obras.

Por ejemplo, la doble calzada Bucaramanga-Pamplona, después de 4 años de adjudicada, lleva un 6 % de ejecución. La estratégica carretera que nos conectará con la frontera ecuatoriana en el trayecto Santana-Mocoa-Neiva lleva una ejecución del 2,2 %, después de años de firmado el contrato. Y la Autopista Mar 2, que conectará a Antioquia con el Urabá, no se entregará en diciembre de 2021 por cuanto su ejecución apenas llega a un 18 %.

La gran mayoría de los proyectos no cumplirán con las fechas pactadas en los contratos, y ni modos de decir que es por culpa de la pandemia. Lo que está ocurriendo es que los concesionarios corren a su antojo las fechas de entregas contractuales, sin recibir ningún apremio, ni multa ni mucho menos una caducidad como respuesta a sus incumplimientos y atrasos, en la mayoría de los casos inexplicables, pero que quedan ocultos tras la reprogramación de las obras aceptada dócilmente por los funcionarios responsables, o más bien irresponsables.

Esta semana, la Contraloría General emitió un informe en el cual se detalla el panorama de las obras de infraestructura. Llama la atención el corredor estratégico Mulaló-Loboguerrero, en el Valle del Cauca, cuyo avance es 0 %. En este caso, el Estado fue incapaz de surtir las consultas previas y el originador debió desistir del proyecto. Gravísimo. Terminó el semestre y tampoco se expidió la ley reglamentaria de las consultas. La malla vial del Meta y la vía Popayán-Santander de Quilichao, en doble calzada, también registran un avance del 0 %. Y el anhelado tercer carril Bogotá-Girardot lleva ejecutado un 2,86 %. ¿Qué puede estar pasando?

Lo que sí resulta curioso es que de un total de 32 corredores contratados en el programa 4G, las tres obras que muy pronto se entregarán estén siendo ejecutadas por la misma firma constructora. Me refiero a los corredores Barranquilla-Cartagena, con un avance del 97,4 %; la vía Honda-Puerto Salgar-Girardot, con el 99 %, y el corredor Pacífico 3, con el 78 %. Son prueba de que sí se pueden hacer los proyectos en tiempo.

El Estado no puede ir al ritmo que impongan los contratistas, y es su obligación acudir a todos los instrumentos legales para apremiarlos y exigirles el cumplimiento de sus compromisos. Llama la atención que en todos los acuerdos de transacción incluyan la frase “La ANI, dentro de sus funciones, no tiene la de sancionar concesionarios sino la de hacer obras”. Y como estamos viendo, no ocurre ni lo uno ni lo otro.

En el de la vivienda, que también podría jugar un papel determinante en la reactivación económica y la generación de empleo, las cifras no son menos preocupantes. A mayo, la construcción de viviendas de interés social cae 15 % y las No VIS, un 34 %; las licencias para nuevas unidades disminuyeron en 31 %. Sin medir el efecto de la pandemia, el PIB del sector construcción se reduce en 9,2 %, con una pérdida de más de 400.000 empleos. Que quede claro que por causa de la llamada hipoteca inversa ni un solo metro se construirá.

Como van las cosas, muy a mi pesar, debo advertir que, si es por cuenta de estos dos sectores que vamos a reactivar nuestra economía, estamos perdidos.

GERMÁN VARGAS LLERAS

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/sectores-lideres-columna-de-german-vargas-lleras-514360

20.24.-Presidente, no desperdicie esta oportunidad de paz – PATRICIA LARA

Más tardaron el Consejo de Seguridad de la ONU, el papa y hasta el Eln en proponer un cese al fuego de tres meses por razones humanitarias, que el presidente, Iván Duque, en responder que no.

10 jul 2020.- Esas salidas destempladas de Duque ante las pequeñas ventanas que se le abren a la paz completa son ya un leitmotiv de su retórica. Sin embargo, vale la pena recordar la cronología de los hechos e insistir en que tanto Duque como el Eln entren en razón.

El 1° de julio, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por unanimidad, expidió una resolución en la que insta a un cese general e inmediato de las hostilidades en todas las situaciones, y “exhorta a todas las partes en los conflictos armados para que se comprometan inmediatamente en una pausa humanitaria duradera, durante al menos 90 días consecutivos, a fin de permitir la prestación de asistencia humanitaria en condiciones de seguridad, sin obstáculos y de forma sostenida”.

El 2 de julio, Carlos Ruiz Massieu, representante especial y jefe de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, expidió un comunicado en el que recuerda que el cese unilateral declarado por el Eln en abril, “junto con la ausencia de operaciones militares contra ese grupo por parte de la fuerza pública, resultó en la reducción de la violencia en algunas zonas del país y, por lo tanto, en un alivio en las condiciones de muchas poblaciones afectadas por el conflicto”, y agregó que “la resolución del Consejo de Seguridad brinda una nueva oportunidad para redoblar los esfuerzos en esta dirección”.

El 5 de julio, el papa calificó de “encomiable el llamamiento a una cesación del fuego, que permitiría la paz y la seguridad indispensables para prestar la asistencia humanitaria que se necesita con tanta urgencia”, y afirmó “que esta resolución del Consejo de Seguridad puede convertirse en un valiente primer paso para el futuro de paz”.

El 7 de julio, el Comando Central del Eln, en respuesta a los llamados del Consejo de Seguridad de la ONU y del papa, le propuso a Duque “pactar un cese al fuego bilateral por 90 días” y agregó que en caso “de pactarse este cese bilateral, se crearía un clima de distensión humanitaria, favorable para reiniciar los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y el Eln”.

Pero horas después de expedido el comunicado, Duque respondió con un trino: “Nuestro Gobierno nunca dejará de cumplir el deber constitucional de enfrentar la criminalidad en todo el territorio. El Eln es un grupo terrorista que ha flagelado con barbarie el país por décadas. Colombia les exige que liberen a los secuestrados y pongan fin a sus actos criminales”.

Es decir, guerra y más guerra.

Ya es hora de que tanto el Eln como el presidente recapaciten: si bien es cierto que el primero ha empezado a recibir golpes contundentes del Ejército (la muerte, hace semanas, de un importante comandante de esa organización y la captura de varios responsables del atentado a la Escuela de Policía General Santander), también lo es que el Eln tiene una gran capacidad de hacerle daño al país y al Gobierno, y que, en los territorios, la gente clama porque se dé ese cese al fuego, para que los pocos recursos del Estado puedan dedicarse a controlar la pandemia.

De modo que a ambos les conviene dejar la terquedad y pactar ese cese al fuego humanitario y bilateral, que debería ser también un cese a las hostilidades, con lo cual el Eln tendría que dejar de secuestrar y reclutar menores.

https://www.elespectador.com/opinion/presidente-no-desperdicie-esta-oportunidad-de-paz/

  • 20.23.-Presidente: ¿dónde están los $117 billones? CRISTINA DE LA TORRE
  • Populismo tributario SALOMÓN KALMANOVITZ
  • Ilusionismo fiscal JORGE IVÁN GONZÁLEZ

Una pesadilla: casi todo en este Gobierno parece enderezado a convertir la pandemia en medio para armarles una danza de los billones a los validos de la fortuna, mientras acaba de hundir en el hambre a la mitad de la fuerza laboral. Agita, hiperbólico, la cifra de $117 billones, 11 % del PIB, dizque para paliar la crisis.

30 jun 2020.- Pero nadie los ve. Salvo los banqueros, no los ven los pequeños empresarios, ni los desempleados, ni los pobres arrojados a la miseria, ni los hospitales ni el 76 % de los médicos que salvan vidas sin contrato de trabajo. Y el presidente no explica dónde esconden el tesoro que, sin ojos encima, podrá desaparecer entre dentelladas de corruptos.

La feria ofrece también su arista macabra: el primer día sin IVA disparó la velocidad del contagio, que ya corría hacia la cima, duplicó la cifra proyectada de muertos y los otros días sin IVA la repotenciarán aún más. Al punto de que la alcaldesa Claudia López decretará nueva cuarentena estricta para Bogotá. Todo montado sobre la ficción de que la venta masiva de televisores extranjeros, negocio de importadores, reactivaría la economía colombiana. Desentendido del desastre que el propio Gobierno agranda, ahora se muestra éste alarmado ante la inseguridad que se pasea desafiante por las calles. ¿Olvida que la curva de inseguridad sube a la par con la del hambre? Si cree redimir con chichiguas a la pequeña empresa (fuente del 90 % del empleo) y solventar con $160.000 a los hogares más vulnerables en vez de entregarles una renta básica de salario mínimo, será porque también olvida que la economía se activa justamente dándole a la gente con qué gastar.

Informa el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana que sobre los $117 billones que el Gobierno dice haber destinado a la pandemia no hay cuentas claras ni plan concreto de gasto. Sólo hay información de “una pequeña parte de los recursos”. Del 11 % sobre el PIB que el Gobierno canta como inversión contra el virus, más de la mitad, $60 billones, serían garantía de crédito para los bancos, no recursos gastados. Fuente de gasto sí son los $24 billones del Fome. Pero todos los traslados reales para la crisis suman apenas $3,6 billones, un modestísimo 0,34 % del PIB. Es que anuncios no son gasto. Se sabe que de los $6,8 billones girados a salud (casi todo gasto corriente), $5,7 billones terminaron en las EPS, descontando dos billones para pagar incapacidades que éstas debían haber cubierto. De los 673.000 trabajadores de salud, apenas el 24 % tiene estabilidad laboral.

Según la Cámara de Comercio de Bogotá, sólo el 4,9 % de las micro y pequeñas empresas han recibido ayuda oficial. Y dice Portafolio que del medio billón destinado a crédito para nómina de microempresas, a 18 de junio apenas se había desembolsado el 0,62 %. ¿Por qué no financia el Gobierno directamente a estas empresas, sin la inútil mediación de los bancos?

A la voz de renta básica, huyen despavoridas nuestras autoridades, pues es partida que el Estado asigna lo mismo a la población focalizada que a la informal, como auxilio adicional a la financiación pública de salud, educación, vivienda y pensiones. En toda Europa opera este instrumento de redistribución del ingreso y la riqueza financiado con impuestos a los más ricos, y con la pandemia se extiende sin cesar. También en México y en Argentina rige. Aquí se propone sólo por tres meses y para los más necesitados. Vade retro, se dirá la caverna que nos gobierna, ¡cómo arañarle una pizca a la pobre viejecita de la banca!

Así vamos: empatando ñeñepolítica con ñeñevirus. Hasta cuando el presidente Duque tenga que informar dónde están esos $117 billones que no pertenecen a especuladores financieros, sino a todos los colombianos.

Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/presidente-donde-estan-los-117-billones/

20.23.-Populismo tributario SALOMÓN KALMANOVITZ

La derecha sabe hacer sus cosas. Espera que los ciudadanos se aprovechen de la rotura del sistema tributario que está propiciando y voten por ella, agradecidos. Para eso redujo la carga tributaria de los más ricos, lo cual ya de por sí es irresponsable, como lo revelan las necesidades para enfrentar la crisis; además, amplió el jolgorio al devolver el IVA de los más pobres y para la clase media, tres días de lo mismo al año. Grande la primera, mezquina la segunda y ocasional la tercera, pero desatando el consumismo en medio de un pandemonio: consuma lo que pueda y muera en el intento.

29 jun 2020.- Una de las justificaciones de la medida fue que impulsaría la demanda efectiva para bienes seleccionados que obviamente fueron electrodomésticos importados o de ensamble nacional con alto componente importado. Terminaron favorecidos los productores chinos y coreanos, mientras que aumenta el déficit del país con el resto del mundo. Sucumbe el rigor que debe mantener el sistema tributario para que todos los ciudadanos cumplan sus obligaciones. Socava el recaudo que es su fuente vital. Queda el oportunismo propiciado por el propio Gobierno que se autodebilita.

Algunos compradores simplemente cambian el día en que hacen sus compras, produciendo efectos modestos en el ingreso disponible de los hogares y nulos o muy transitorios en la demanda y el empleo. De hecho, los incrementos más importantes se observan en el consumo de bienes durables, que por definición los hogares solo compran ocasionalmente. Sin embargo, se insistió en su bondad a pesar de la ruptura de la disciplina social, que contribuyó a que se dispararan los contagios en zonas vulnerables del país.

El Gobierno miente cada vez más. El presidente Duque, en una de sus tediosas y abusivas tomas de todos los medios públicos, para ilustrar lo poco que puede hacer frente a la crisis, que él y sus funcionarios no pueden más que levitar sobre la pesada realidad de una población sin cobertura de salud, sin agua potable, sin espacio para estar encerrados, afirmó que está gastando el 11 % del PIB para vencerla. Está sumando aguacates con chontaduros: incluye emisiones del Banco de la República y garantías que no son de necesaria realización con los gastos propios del Gobierno. La plata para atender las necesidades en salud, los subsidios a las familias son escasos, por cierto, y los subsidios a la nómina que nunca llegaron. La devolución del IVA a los pobres incluirá un millón de familias con pagos de $75.000 cada dos meses. El Fome ha gastado 2,3 % del PIB.

Como lo expresó el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, “mientras el ministro de Hacienda hablaba de $30 billones, el viceministro dijo que eran $117,2 billones”. El dato del ministro del 3 % del PIB parece el más ajustado.

Para rematar el problema, “el Gobierno abandonó la regla fiscal, que era una carta de navegación ya vulnerada por Carrasquilla, que había reducido su credibilidad”. Para Mauricio Cárdenas, “quedamos volando sin instrumentos en medio de una densa niebla. Ya no hay ninguna certeza de dónde estaremos en materia fiscal en 2022”.

El Gobierno no quiere que le hablen de reforma tributaria ni de anular la ley de crecimiento económico y los dos días sin IVA que le quedan en medio de la precariedad de sus ingresos y su desesperada necesidad de endeudarse a más del 65 % del PIB. Se viene una noche fiscal negra, sin estrellas.

https://www.elespectador.com/opinion/populismo-tributario/

20.23.-Ilusionismo fiscalJORGE IVÁN GONZÁLEZ

El Marco Fiscal de Mediano Plazo que presentó el Ministerio de Hacienda es una pieza maestra de ilusionismo fiscal. Está lleno de actos de magia.

3 jul 2020.- Magia 1. Adivinar el futuro. A pesar de que en el documento la palabra incertidumbre aparece 63 veces, las proyecciones se hacen como si el futuro se pudiera predecir.

Sería conveniente que los funcionarios del Ministerio de Hacienda repasaran la obra que Knight escribió en 1921, donde muestra la diferencia entre riesgo e incertidumbre. Hechos únicos, como el covid-19, no permiten cálculos de probabilidad y, por tanto, no es posible construir funciones de riesgo.

Simplemente, como diría Keynes, frente al futuro, no sabemos. A diferencia de Hacienda, Keynes sí entendió el significado de la incertidumbre de Knight.

Magia 2. Crecimiento en V. El Marco Fiscal hace crecer la economía en forma de V. De manera ingenua se sueña con una recuperación rápida.

Las proyecciones están llenas de fantasía. Describiendo una V perfecta, la dinámica de la tasa de crecimiento del PIB comienza con 3,3% del 2019. Posteriormente, en 2020 caería a -5,5%. Y fuerzas misteriosas harían que en 2021 creciera a 6,6%. A partir de este momento, en el mediano plazo, habría una cierta estabilidad. Como en los ejercicios de los libros de texto, Hacienda supone que la recuperación se produce de manera inmediata, y con suficiente capacidad para compensar las pérdidas previas.

El documento no analiza seriamente la posibilidad de que los cambios futuros puedan tomar la forma de una L. Una vez que el empresario ha cerrado un negocio, no lo abre con la misma facilidad con la que se quebró. El proceso de reconstrucción del aparato productivo es complejo.

Magia 3. Reducción del déficit en V. Las proyecciones del déficit también siguen la misma dinámica del producto. Como porcentaje del PIB, se parte de un déficit de -2,5% en 2019, se agudiza en 2020 llegando a -8,2%, y de manera veloz, en dos años se volvería a -2,5%.

Este mundo maravilloso es posible porque Hacienda supone que nada grave está pasando. Que en el futuro los ingresos tributarios no se tendrán que modificar de manera sustantiva. Entre 2022 y 2031 se mantendrían alrededor de 14,5% del PIB. Y de la misma manera, durante estos años el gasto público oscilaría alrededor de 19%.

La tendencia ascendente que tenía el saldo de la deuda pública se convierte en negativa a partir de 2021. Los mensajes a favor de la necesidad de una mayor intervención del sector público todavía no llegan a los oídos de Hacienda.

Magia 4. El equilibrio sigue imperturbable. El mayor acto de magia es suponer que la actividad económica recuperará la senda de equilibrio a partir de 2022. En la mirada de Hacienda no está pasando nada extraordinario, fuera de un choque transitorio que no afectará ni la política fiscal, ni el sendero de equilibrio, ni la estructura de la economía.

En el mundo imaginario de Hacienda, no hay que cambiar nada. Simplemente esperar que todo vuelva a su cauce “normal”. A esta actitud le cabe la crítica que hizo Solow cuando recibió el premio Nobel en 1987.

La crisis de aquel año, decía, no puede ser considerada como un simple “parpadeo” alrededor de una “senda óptima”. Si la crisis de 1987 golpeó las estructuras productivas, mucho más la pandemia que estamos viviendo. Para desconocer este hecho se necesita recurrir a insólitos instrumentos de prestidigitación.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/ilusionismo-fiscal-3026173

  • 20.22.-¿Viraje de la Andi?  CRISTINA DE LA TORRE
  • ¿Se enloqueció la Andi?- MARIO ALEJANDRO VALENCIA
  • Presidente: por favor suspenda días sin IVA RODRIGO UPRIMNY

Despiertan los empresarios o los presidente eunucos de industria siguirán al mando. Lea el diagnóstico de Cristina de la Torre.

Gabriel Poveda Ramos, historiador de la industria en Colombia; Bruce Macmaster presidente de la ANDI 

Sorpresa: Bruce MacMaster, vocero de los industriales, amaga distancia frente a la pauta reaccionaria del modelo económico que Duque y su Consejo Gremial sostienen. Critica el “discurso ideológico mal fundamentado que condujo a la destrucción de la empresa nacional”, la doctrina de apertura comercial que engavetó las políticas de desarrollo industrial.

23 jun 2020.- ¡Anatema! Anatema también contra Gabriel Poveda Ramos, preclaro historiador de la industrialización en Colombia y defensor del desarrollo durante décadas, desde la planta de producción, desde el aula universitaria, desde la propia Andi. Denuncia Poveda “el puntillazo catastrófico de Gaviria que, por orden del Consenso de Washington, cayó sobre la industria colombiana en 1990” (aciicolombia.org, 2014): una danza macabra, dirá a la letra, de mentes enloquecidas llenas de odio por lo bien hecho durante muchos decenios con el trabajo nacional y sus ahorros.

Retomemos, glosándolo, brochazos de esta historia. Se remonta él a 1904, cuando Rafael Reyes —intervencionista, proteccionista, colombianista— lanza la industrialización. En 1920, São Paulo en Brasil, Monterrey en México y Medellín figuran como las ciudades industriales de América Latina. Su impulso mayor fue la virtual desaparición de importaciones durante la Primera Guerra: limpia quedó la arena para producir aquí lo que faltaba. Desde entonces y hasta 1950, se pasó de 40.000 a 150.000 obreros fabriles. A ello tributaron el crecimiento demográfico, la urbanización acelerada, la producción y exportación de café, la electrificación de las ciudades… ¡y la Segunda Guerra! Renació la urgencia de sustituir importaciones. Con grandes falencias (la dependencia tecnológica del extranjero y la timidez para saltar a la producción de maquinaria y equipo) siguió, no obstante, consolidándose la industria, hasta 1990.

Fecha aciaga que desencadenó el desastre. Se privatizaron las empresas y los bancos del Estado. Se desmantelaron las instituciones oficiales del desarrollo económico: ICA, IFI, Incora y la banca de fomento. Se arrasó súbitamente con los aranceles aduaneros. Y se convirtió la salud en “un negocio crematístico de codicia, sin normas éticas”. Desde entonces, desaparecen fábricas sin cesar o se convierten en importadoras y distribuidoras de lo que producían antes. En 1991, el aporte de la industria al PIB era 24 %; en 2014, 11 %.

Clama Poveda por devolverle al Estado su función de promotor del desarrollo para crear empleo, transformar nuestros recursos agregándoles valor, elevar el nivel científico y tecnológico del país mediante un desarrollo industrial propio y democratizar la propiedad empresarial. Además, para fundar el ministerio de industria, con capacidad promotora y planificadora. Reconstruir el arancel, exigiendo al sector beneficiado producir mucho y bueno y crear empleo. Reindustrializar a tono con el siglo.

También MacMaster propone trazar una política de desarrollo industrial, con líneas de fomento y crédito para el sector; defender al país de prácticas comerciales desleales, y trazar una campaña envolvente de “compre colombiano”. De porfiar en ello, se sumaría la Andi al cambio que no da espera.

Desde flancos insospechados parece resurgir, pues, gracias al virus, la divisa de sustitución de importaciones. De un proteccionismo moderado, agreguemos, lejos del radical que a los países desarrollados les permitió industrializarse. Mas para Rudolf Hommes, gran animador del Consenso de Washington en Colombia, es este “un camino equivocado (…) La economía que nos proponen ya sucedió, y no funcionó”. Funcionaba y le cortaron las alas. Se las cortó, diría Poveda, la presuntuosa clase dirigente que suspiraba con la danza de los aprendices de brujo que gobernaron irresponsablemente a Colombia.

https://www.elespectador.com/opinion/viraje-de-la-andi/

20.22.-¿Se enloqueció la Andi?- MARIO ALEJANDRO VALENCIA

Los industriales apuestan a que la reactivación está en que el gobierno estimule y proteja la producción del país y lanzan su decálogo #ApoyoLaEmpresaNacional

Solo falta que las propuestas de reactivación de la Andi, encabezadas por Bruce Mac Master, sean escuchadas por las autoridades económicas 

Con el decálogo #ApoyoLaEmpresaNacional, la Andi -en cabeza de Bruce MacMaster- recoge e impulsa ideas sensatas que durante décadas se han esgrimido en “respaldo a la empresa ubicada en territorio nacional” y al “empleo nacional”, como dice el gremio. En efecto, no es ningún misterio que en los últimos treinta años “Colombia se ha afiliado con la doctrina de apertura comercial, olvidando casi completamente las políticas de desarrollo empresarial y desarrollo industrial”, citando a la Andi.

15 jun 2020.- “Es la oportunidad para corregir el rumbo”, por medio de, entre otras propuestas, “programas de compras públicas” que propicien “la adquisición de productos nacionales”, así como el establecimiento de una campaña “Compra lo Nuestro”. También, la Andi llama la atención sobre el “comercio desleal”, provocado por “el dumping, el contrabando, la subfacturación y el ingreso de productos con componentes subsidiados”, como “uno de los mayores enemigos del empleo nacional”, concluyen.

Caben dos ideas antagónicas frente al decálogo: que se enloquecieron, lo que con seguridad estarán comentando las sectas del libre mercado, el ‘anarcocapitalismo’ y el minarquismo, tan arraigadas en algunas facultades de economía y tanques de pensamiento. O, que es el camino lógico a seguir por quienes consideramos que el futuro colombiano debe construirse sobre los pilares del crecimiento económico -liderado por la industria- y un sistema tributario y de gasto público orientado a reducir la desigualdad.

En verdad no hay nada de insensato en esta última interpretación. Son abundantes los ejemplos de países que han implementado medidas económicas en esa dirección. La directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, dijo recientemente que “la crisis financiera mundial demostró que, en general, en los países donde las pérdidas de producción fueron más significativas respecto a las tendencias anteriores a la crisis se registró un mayor incremento de la desigualdad”. Habiendo aprendido de esto, según Georgieva, “las autoridades económicas deben hacer todo lo que esté a su alcance para promover una recuperación más inclusiva”, aumentando “la inversión pública en los servicios de salud para proteger a los más vulnerables”, invertir recursos públicos en “infraestructuras climáticamente inteligentes”, “elevar las tasas impositivas máximas del impuesto sobre la renta de las personas físicas” y “mejorar la calidad de la educación y el acceso al aprendizaje y la capacitación para adquirir nuevas habilidades a lo largo de toda la vida”.

A estas alturas está claro que la única posibilidad de reactivación está en que el gobierno estimule y proteja la producción nacional, así como el nivel de ingresos de la población derivado del mismo. Al respecto, Joseph Stiglitz afirma que “es evidente que el crédito bancario por sí solo no nos sacará de este atasco económico”, pues se ha presentado un exceso de liquidez con excedentes de depósitos en las entidades de crédito, que ha desalentado el consumo y la inversión, por lo que no es suficiente un estímulo a la demanda, sino también a la oferta. En consecuencia, “el único que puede romper este círculo vicioso es el Estado”, dice el nobel de economía.

Las alternativas se presentan para gustos variados, pero todas ligadas a la producción y el empleo, a la reorientación de la globalización para corregir los daños causados, a la educación como elemento esencial y a la transición energética.

La reactivación de países como Corea, China, Japón, Alemania y Francia, está muy relacionada con el apoyo estatal a la industria manufacturera

Un análisis realizado por el Grupo Proindustria, muestra que la reactivación de países como Corea, China, Japón, Alemania y Francia, está muy relacionada con el apoyo estatal a la industria manufacturera, especialmente al sector automotor. Algunos planes consisten en subsidios públicos a la compra de vehículos de ‘energía nueva’. En China se ofrecen entre USD 700 y USD 1000 en bonos por persona, e involucra también la construcción de nuevas infraestructuras e instalaciones para carga e intercambio de baterías. En Alemania, bonos de 3.000 euros por la compra de vehículos de baja emisión. Y en Francia, el gobierno dispuso 8.000 millones de euros para convertir al país en el principal fabricante de vehículos limpios.

Como el problema no es solamente de buenas ideas sino de dirección, a las propuestas de la Andi y a las experiencias globales de reactivación les falta tener autoridades económicas que las escuchen, las entiendan y estén dispuestas a implementarlas. En la tarea es fundamental contar con la participación de gremios, sindicatos, academia y sectores políticos que tiene un consenso en el tema. Ya sabemos quiénes somos, así que debemos trabajar unificadamente.

Twitter: @mariovalencia01

https://www.las2orillas.co/se-enloquecio-la-andi/

20.22.-Presidente: por favor suspenda días sin IVA – RODRIGO UPRIMNY

“Errar es humano, pero perseverar en el error es diabólico”, dijo Séneca, el gran filósofo estoico. Ojalá el presidente Duque tome en cuenta este sabio aforismo y escuche a los analistas que, desde muy distintas orillas, han criticado severamente su decisión de establecer tres días sin IVA en plena pandemia. Y suspenda los que están previstos para el 3 y el 19 de julio.

28 jun 2020.- La idea del día sin IVA ya era discutible cuando Duque la propuso en campaña y por eso fue criticada por varios economistas, al implicar distorsiones económicas y un sacrificio de ingresos tributarios que no se justifican, pues el estímulo a la actividad económica es mínimo y la medida no beneficia a los más pobres. Pero admitamos que Duque puede experimentar con ese tipo de medidas, pues fue una promesa de campaña. Sin embargo, fue un grave error haber adoptado esos tres días sin IVA en plena pandemia, por una medida de emergencia (Decreto Legislativo 682 del 21 de mayo), al menos por tres razones.

Primero, porque estimula aglomeraciones, especialmente en grandes almacenes cerrados que, como Alkosto, son un ambiente ideal… pero para el coronavirus. Obviamente los ciudadanos y los comercios que no respetan el aislamiento social en esas compras tienen su grado de responsabilidad. Pero es un comportamiento estimulado por el Gobierno: una reducción del 19 % del precio de electrodomésticos es una invitación a que las personas, especialmente las de clase media, acudan masivamente a esos almacenes, como ocurrió el pasado 19 de junio.

Segundo, por el mensaje. Es contradictorio que el Gobierno mantenga la cuarentena general (que ya no es tan general) hasta el 15 de julio, lo que supone que la cosa sigue grave, pero mantenga los días sin IVA, que es el mensaje contrario: que todo está bajo control y pueden salir a comprar masivamente. Este mensaje contradictorio debilita la credibilidad del Gobierno y obstaculiza gravemente el cumplimiento de las medidas de aislamiento.

Tercero, porque el Gobierno renuncia a unos ingresos tributarios considerables, sin claros beneficios a los más pobres. Según el exministro Juan Camilo Restrepo, el 19 de junio el Gobierno dejó de percibir $1 billón, precisamente en el momento en que son más necesarios esos recursos.

La cosa es aún más grave ahora, pues estamos entrando en una fase de agravamiento de la pandemia. Según los últimos datos disponibles, el 25 de junio fue uno de los días con mayores contagios confirmados, con aproximadamente 3.500 casos. Y el de peor letalidad: 163 muertes. Además, el fortalecimiento del sistema de salud y del aumento de camas UCI no parece haber sido suficiente en estos meses, por lo cual estamos llegando a niveles de ocupación muy altos. Por ejemplo, en Bogotá, a pesar de los 130 nuevos ventiladores, la ocupación de las UCI está llegando al 70 %.

En ese contexto, sería no solo un error, sino incluso diabólico, diría Séneca, que el Gobierno mantuviera los dos días restantes sin IVA, a pesar del agravamiento de la pandemia y de las aglomeraciones que se generaron el 19 de junio. Y no basta limitar la medida al comercio virtual, pues sería regresivo, ya que excluiría a los más pobres que no pueden hacer las compras por esa vía. La salida es entonces suspender esos días sin IVA, al menos hasta que haya una evaluación reposada de los impactos económicos y sanitarios del que ya fue realizado. El Gobierno puede hacerlo: le basta decretar el estado de emergencia por un solo día exclusivamente para dictar un decreto legislativo que suspenda esos días sin IVA. El Gobierno tiene la responsabilidad.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

https://www.elespectador.com/opinion/presidente-por-favor-suspenda-dias-sin-iva/

  • 20.21.-Dictadura civilSALOMÓN KALMANOVITZ
  • El pico no se alcanza y el déficit fiscal se desborda EDUARDO SARMIENTO
  • Duque, o el juego de la tortuga y el zorroCRISTINA DE LA TORRE

 Agazapado en la emergencia sanitaria, el Gobierno se ha transformado en una dictadura civil. Lanza decreto tras decreto sin discutirlo con los otros poderes del Estado, en particular el Legislativo. Se aprovecha de la lentitud de la Corte Constitucional, para ejecutarlos sin discutirlos con los afectados.

15 jun 2020.- Me voy a centrar únicamente en el Decreto 811 firmado recientemente, que abre la puerta para que el Gobierno salve empresas privadas y despeja el camino para vender activos de la nación. Para el salvamento exigirá que “sus accionistas o propietarios privados garanticen que comprarán la participación del Estado dentro de un plazo determinado”, algo difícil de cumplir si la empresa está en problemas serios de insolvencia y liquidez, como para poder recomprar la participación estatal.

Aunque se puede simpatizar con la idea de que es necesario salvar a Avianca, por la gran escala de operaciones que tiene en el país y la cantidad de empleos que genera, habría que considerar que Latam, Viva Air o Easyfly también participan en el mercado aéreo del país y merecen apoyo por igual. Lo cierto es que Avianca es hoy propiedad de United, que ha recibido un importante apoyo del gobierno norteamericano para sobreaguar la tormenta que ha afectado a las líneas aéreas del mundo. En efecto, el Senado norteamericano aprobó un paquete de US$60.000 millones para la industria, incluyendo a Boeing; de estos, United recibirá US$5.000 millones, US$3.5000 millones de subsidio y US$1.500 millones de créditos blandos, con la condición de que no despidan personal. ¿Será que el Gobierno de la República de Colombia será socio de la empresa norteamericana? ¿Podrá imponer condiciones favorables al país?

Otra fuente de financiamiento a la que el Gobierno no ha podido recurrir por la oposición que existe en el Congreso y en la opinión pública es la de vender acciones que tenga en empresas cotizadas en la bolsa de valores. La joya pública siempre ha sido Ecopetrol, de la cual gobiernos anteriores han vendido un 10 % de su capital accionario. La empresa estatal tiene filiales como Cenit, encargada de los oleoductos, asociada con algunas empresas privadas, y Bioenergy, una planta de etanol en los Llanos, que acaba de quebrar y que la Fiscalía no parece interesada en investigar. Otra empresa es ISA, encargada de la interconexión eléctrica, pero con inversiones en infraestructura de varios países de América Latina. Según el decreto, “el Gobierno Nacional enajenará las acciones que pertenezcan a la nación en sociedades listadas en la bolsa de valores por su precio de mercado”. Está, además, el caramelo que esconde a los beneficiarios… pues se ofrecerán a “sus trabajadores, organizaciones solidarias y de trabajadores, y al público en general”, dentro del cual se esconden los sospechosos de siempre.

Los usos loables de lo obtenido serán los siguientes: i) parte del Fondo de Mitigación de Emergencias, ii) la capitalización del Fondo Nacional de Garantías y iii) disminuir el monto de la deuda adquirida por el Gobierno Nacional para mitigar los efectos económicos de la pandemia.

El Gobierno prefiere vender sus empresas en vez de recaudar impuestos. Hay que advertir que la crisis ha desvalorizado todas las empresas, por lo que no es el mejor momento para liquidarlas parcial o totalmente. Ellas representan el ahorro de varias generaciones de colombianos y no hay que rematarlas a pérdida.

https://www.elespectador.com/opinion/dictadura-civil/

20.21.-El pico no se alcanza y el déficit fiscal se desborda EDUARDO SARMIENTO

Luego del fracaso del modelo económico, la aparición del coronavirus y las sorpresas de la cuarentena, se dificulta el diagnóstico y el manejo de la economía. Las predicciones oficiales fallan persistentemente. La salubridad está basada en el distanciamiento de la población. El endeudamiento externo se convirtió en el motor de la economía.

20 jun 2020.- La primera emergencia económica se justificó para aplanar la curva y reducir el grado de contaminación. Luego, las medidas adoptadas en virtud de las facultades constitucionales, como la cuarentena y los protocolos, tuvieron un efecto opuesto al previsto. Los contagios pasaron de 200 a 2.000. El pico de la curva se distanció y se tornó indefinido e incierto. Se modificó la curva epidemiológica, que se había observado para los virus dominantes en el siglo XX: la enfermedad sube, alcanza el pico y luego desaparece. Lo mismo se observa al comparar su evolución con países que alcanzaron las mayores cifras de contaminación, como Italia y España. Mientras en estos países el período entre la aparición de los nuevos casos y el pico tiene una duración de un mes, en Colombia ya han transcurrido tres meses y medio desde la aparición de los contagios y ya se sabe que el pico no se alcanzará en julio.

Simplemente, la relación matemática que rige el virus se manejó en forma equivocada. Se configuró un proceso inestable en que el grado y el crecimiento evolucionan en la misma dirección. En aras de aplanar la curva, se aumentaron los contagios y decesos.

Las secuelas de la cuarentena sobre la economía no fueron cuantificadas y proyectadas en la exposición de motivos de la primera emergencia económica. No se contempló ninguna previsión para moderarla ni contrarrestarla. Las medidas provocaron caídas del empleo y la producción, que resultaron traumáticas por la trayectoria que venía de atrás. Se amplió la brecha entre el consumo y la producción que se propició con la apertura económica y se agravó en los últimos cinco años por el estancamiento de la actividad y la caída del empleo.

La deficiencia estructural se pretende corregir con la suspensión de la regla fiscal y la elevación déficit al 8 % del PIB y el déficit de la balanza de pagos del mismo orden financiados con endeudamiento externo y emisión. Las acciones oficiales son un esfuerzo desesperado para mantener el consumo y el gasto. No se hace mayor esfuerzo para contener el deterioro de la producción y el empleo, que tienden a extender la crisis al futuro. Las medidas le dan vía libre al Gobierno para aumentar el endeudamiento e impedir la caída del gasto; sin embargo, no tienen ningún impacto sobre la producción y el empleo.

La economía queda seriamente averiada; expuesta a una monumental brecha entre el gasto y la producción, y entre la oferta y la demanda de empleo, que se mantienen con endeudamiento. La deficiencia estructural se extiende al largo plazo. La caída del 10 % de la producción y del 15 % del empleo estimados para el presente año se trasladarán al futuro en la forma de tasas de crecimiento de cero o negativas.

Se confirma que el monumental impacto del confinamiento sobre el ahorro no puede ser contrarrestado por el endeudamiento. Tarde o temprano los cuantiosos déficits y el desempleo se llevarán por delante la economía. Se comprobará por enésima vez que los elevados déficits gemelos no son sostenibles.

En fin, las cuarentenas y las medidas de salubridad no lograron controlar el virus y la economía registra serios quebrantos. No es posible superar estas condiciones con proyecciones que siempre se equivocan o con endeudamientos que ocultan las deficiencias estructurales. La solución de fondo solo se podrá conseguir con rectificaciones de la estrategia de la salud y amplias modificaciones del modelo económico. 

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/el-pico-no-se-alcanza-y-el-deficit-fiscal-se-desborda/

20.21.-Duque, o el juego de la tortuga y el zorro – CRISTINA DE LA TORRE

Lerdo para girar ayudas a los sectores más golpeados en la pandemia, veloz para azucarar la inoperancia de su Gobierno y, acaso, para esconder el escándalo que lo deslegitima, la ñeñepolítica. Es el juego del presidente —que no fábula— de la tortuga y el zorro.

16 jun 2020.- Mucho se ha esforzado él por mejorar su imagen, creyendo más en el forro publicitario de su programa de televisión recargado de diminutivos y halagos al común que en el golpe de realidad que llega todos los días a manos de los colombianos. Pero, terca, la verdad se impone: la aprobación a Duque sólo subió de 24 a 36% en tres largos meses de propaganda intensiva.

Debe de ser, entre otros monumentos a la ineficiencia, porque de los $13,7 billones destinados a salud en la pandemia sólo se habían girado hasta la semana pasada $1,5 billones nuevos. Pachorra en el suministro de recursos que comprometió en buena medida la adecuación del sistema de salud a las exigencias de la crisis y desperdició el sacrificio humano y económico de la cuarentena. Será también por la grosera patraña de poner presos a los agentes que entregaron evidencias de financiación de la campaña presidencial por paramilitares, fueron suspendidos de sus cargos y no podrán comunicarse con testigos. Avanzada del fiscal cachas del presidente para anular el poder probatorio de los audios que darían lugar a otro proceso 8.000, no ya en cabeza de Ernesto Samper sino de Iván Duque. Además, por encubrir la barbaridad apresando sin razón legal al que fuera gobernador estrella de Colombia y primero en la lucha contra el coronavirus, Aníbal Gaviria, dizque por falta de vigilancia sobre un contrato suscrito hace 15 años. El zorro en acción.

Y, al paso del zorro, la tortuga financiera: auxilios tardos y deleznables para los atenazados entre el hambre y el virus. En su catarata de anuncios, dijo el presidente que el subsidio de medio salario mínimo para trabajadores llegaría a seis millones de personas, mas sólo el 13 % lo había recibido. Dispuso un auxilio franciscano de $160.000 para tres millones de familias y apenas a un millón le había llegado. Según Acopi, tres cuartas partes de sus empresas no han logrado acceso al mecanismo del crédito bancario que, por lo visto, sólo funciona para las grandes empresas.

54 senadores de todos los partidos —salvo del conservador y el CD— proponen adjudicar renta básica de un salario mínimo por tres meses para nueve millones de hogares. Costaría $20 billones, 2 % del PIB. Pero el Gobierno da largas, acaso en la esperanza de que en la última semana de sesiones del Congreso naufrague por falta de tiempo la iniciativa. Se promueve, en cambio, ya abiertamente, una reforma que cambia el andamiaje de la legislación laboral. Comprendería flexibilización para no pagar horas extras ni festivos; trabajo por horas, para ampliar la informalidad; teletrabajo, para trasladar costos al trabajador, salario integral sin prestaciones y reforma pensional en favor de los fondos privados.

Revelaciones de la última encuesta de Datexco: 73 % de los colombianos considera que el Gobierno maneja mal el problema del desempleo y mal los impuestos; 81 %, que maneja mal la corrupción; 68 % desaprueba su manejo de la salud y sólo el 15 % piensa que la seguridad ha mejorado. Señales que la avaricia de este Gobierno para con las mayorías desprotegidas y el intento descarado por borrar su pecado original, la ñeñepolítica, no tienen futuro. Llegados a esta altura de la crisis, debería el presidente llamar al orden a su ministro Carrasquilla y a su fiscal Barbosa, tan dados a confundir arbitrariedad y desafuero con energía de carácter. A no ser que aplauda el jefe en privado la impecable ejecución de sus órdenes.

Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/duque-o-el-juego-de-la-tortuga-y-el-zorro/

  • 20.20.-Un estímulo económico que funcione frente a la pandemia  JOSEPH STIGLITZ
  • Demanda contra la tributación regresiva – JORGE IVÁN GONZÁLEZ

Los programas de incentivo mal diseñados no sólo son ineficaces, sino que pueden ser peligrosos. Políticas erradas pueden aumentar la desigualdad, sembrar la inestabilidad y debilitar el apoyo político a los gobiernos.

Ilustración: Daniel Roldán 

Ante la crisis del Covid-19, gobiernos de todo el mundo están dando una vigorosa respuesta fiscal y monetaria combinada que ya llegó al 10% del PIB global. Pero según la última evaluación general del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, es posible que estas medidas no estimulen el consumo y la inversión tanto como esperan las autoridades.

10 jun 2020.- El problema es que una porción significativa del dinero se está canalizando directamente a la formación de colchones de capital, en un proceso de aumento de balances precautorios. La situación es análoga a la «trampa de liquidez» que tanto preocupó a John Maynard Keynes durante la Gran Depresión.

La implementación de las medidas de estímulo actuales para contener las consecuencias económicas de la pandemia se ejecutó con comprensible prisa, casi con pánico. No fue una estrategia selectiva ni precisa, pero muchos analistas dirán que era la única opción posible: sin una inyección masiva de liquidez de emergencia, podían esperarse numerosas quiebras, pérdidas de capital organizacional y un camino todavía más difícil hacia la recuperación.

Pero ya es evidente que la pandemia durará mucho más que algunas semanas, como se suponía cuando se aprobaron estas medidas de emergencia. De modo que se necesita una evaluación más cuidadosa de todos estos programas, con la mirada puesta en el largo plazo. En períodos de gran incertidumbre, es común que haya un aumento del ahorro precautorio, ya que particulares y empresas se aferran al efectivo por temor a lo que vendrá.

La crisis actual no es una excepción. La angustia por el futuro y la reducción general de las oportunidades de gasto hacen probable que buena parte del dinero entregado a familias y empresas termine ocioso depositado en cuentas bancarias, y que los bancos no puedan otorgar nuevos préstamos con el excedente de liquidez por falta de destinatarios solventes dispuestos a endeudarse.

No sorprende que entre febrero y abril los excedentes de reservas en las instituciones de depósito estadounidenses se hayan casi duplicado, desde 1,5 billones de dólares hasta 2,9 billones. En comparación, durante la Gran Recesión los excedentes bancarios apenas llegaron a un billón de dólares. Este enorme aumento de las reservas bancarias hace pensar que las políticas de estímulo implementadas hasta ahora han tenido poco efecto multiplicador. Es evidente que el crédito bancario por sí solo no nos sacará de este atasco económico.

Para colmo de males, el exceso actual de liquidez puede conllevar un alto costo social. Además de las inquietudes habituales relacionadas con la deuda y la inflación, hay también buenos motivos para temer que el exceso de efectivo en los bancos se canalice a la especulación financiera. Las bolsas ya exhiben grandes oscilaciones diarias; esta volatilidad puede, a su vez, perpetuar el clima de incertidumbre, lo que estimulará todavía más conductas precautorias y desalentará el consumo y la inversión que se necesitan para motorizar la recuperación.

En este caso, no sólo habrá una trampa de liquidez, sino también una paradoja de liquidez: un enorme aumento de la oferta de moneda, con escasez de oportunidades para su uso por parte de familias y empresas. Medidas de estímulo bien diseñadas pueden ayudar cuando la COVID‑19 esté bajo control. Pero mientras la pandemia siga haciendo estragos, no puede haber regreso a la normalidad.

De modo que por ahora la clave está en reducir el riesgo y aumentar los incentivos al gasto. Mientras las empresas teman que de aquí a seis meses o a un año la situación económica siga siendo desfavorable, pospondrán la inversión y al hacerlo demorarán la recuperación. El único que puede romper este círculo vicioso es el Estado. Los gobiernos deben hacerse cargo de los riesgos actuales, ofreciendo a las empresas compensación en caso de que transcurrido cierto lapso la economía todavía no se haya recuperado.

Para hacerlo, ya existe un modelo: los «títulos contingentes de Arrow‑Debreu» (por los premios Nobel de Economía Kenneth Arrow y Gérard Debreu), instrumentos cuya ejecución estaría supeditada a condiciones predeterminadas. Algunos ejemplos pueden ser: que a una familia que compre un auto hoy, el Estado le garantice la suspensión de los pagos mensuales si dentro de seis meses la curva de la epidemia se mantiene en cierto punto; préstamos e hipotecas atados a los ingresos para alentar la compra de diversos bienes duraderos (incluida la vivienda); y disposiciones similares para inversiones reales de las empresas.

Los gobiernos también deben analizar la emisión de vales de gasto para estimular el consumo privado. Ya ocurre en China, donde unos cincuenta municipios han comenzado a emitir cupones digitales que pueden usarse para comprar diversos bienes y servicios dentro de un plazo determinado. La fecha de caducidad los convierte en poderosos estimulantes del consumo y de la demanda agregada en el corto plazo, cuando más necesarios son.

Como es probable que la pandemia dure mucho más de lo que se pensó al principio, se necesitará todavía más estímulo. Por ejemplo, aunque Estados Unidos ya gastó más de tres billones de dólares en diversas formas de asistencia, si no se implementan más medidas (y, esperemos, mejor diseñadas), ese dinero sólo habrá prolongado unos pocos meses la vida de muchas empresas, en vez de salvarlas realmente.

Una idea que funcionó en varios países es ayudar a las empresas a pagar salarios y afrontar otros costos, en proporción a los ingresos perdidos, con la condición de que no despidan trabajadores. En Estados Unidos, la legisladora Pramila Jayapal, integrante de la Cámara de Representantes por el estado de Washington, propuso una ley de estas características, lo mismo que diversos senadores.

Los programas de estímulo mal diseñados no sólo son ineficaces, sino que pueden ser peligrosos. Políticas erradas pueden aumentar la desigualdad, sembrar la inestabilidad y debilitar el apoyo político a los gobiernos justo cuando se lo necesita para evitar que la economía caiga en una recesión prolongada. Felizmente hay alternativas, pero todavía no es seguro que los gobiernos las adopten.

https://www.clarin.com/opinion/estimulo-economico-funcione-frente-pandemia_0_jG1JzhVBE.html

20.20.-Demanda contra la tributación regresiva – JORGE IVÁN GONZÁLEZ

En su integralidad del Estatuto Tributario es regresivo. Por esta razón, un grupo de ciudadanos, encabezados por Vivian Newman y Rodrigo Uprimny, hemos demandado el Decreto 624 de 1989.

5 jun 2020.- En la presentación a la Corte Constitucional se hacen dos consideraciones. Una, sobre el momento de la demanda y, la otra, sobre la temporalidad necesaria para elaborar un nuevo Estatuto, en el caso de declaración de inexequibilidad.

El momento actual, de plena expansión de la pandemia, es adecuado para presentar la demanda, porque se están haciendo reflexiones sustantivas sobre el tipo de Estado que deberíamos tener en Colombia. Gracias al covid 19 las desigualdades de todo tipo han aflorado. Basta con mencionar las más evidentes: las brechas regionales, las diferencias en el acceso a la salud, la asimetría en el uso de las tecnologías, la desigual capacidad para cuidarse y asumir el aislamiento. Y en medio de todas las dificultades se ha puesto en evidencia la precariedad del Estado colombiano, expresada en un bajo nivel de impuestos con respecto al PIB. Pero, sobre todo, es notoria la regresividad del Estatuto Tributario. Para la corrección de las numerosas desigualdades se requiere un Estado que contribuya a la mejor distribución del ingreso y de la riqueza. La concentración se mantiene, fundamentalmente, porque el sistema tributario es regresivo.

Si la Corte Constitucional acepta la demanda, se le pide que “module su decisión y difiera los efectos de esa inexequibilidad por dos años, prorrogables por otros dos años”. Durante este período el Congreso, junto con el ejecutivo, y la participación ciudadana podría adoptar “un nuevo Estatuto Tributario acorde con los principios constitucionales de progresividad, equidad y eficiencia”.

La regresividad del sistema tributario se refleja en dos hechos contundentes. Primero, la estructura tarifaria no respeta los principios mínimos de equidad vertical. Segundo, la política fiscal, entendida como la conjunción de impuestos y subsidios, no reduce la desigualdad. Mientras que en los países del norte de Europa la política fiscal disminuye de manera sustantiva el coeficiente Gini, en Colombia no lo modifica. En Bélgica, para dar un ejemplo, el Gini baja de 0,5 a 0,2. En Colombia se mantiene alrededor de 0,48.

La demanda contra el Estatuto está sustentada en la información de la Dian, en los estudios sobre capacidad de pago de los hogares realizados por el Dane, en publicaciones de entidades internacionales, como la Cepal, Naciones Unidas, y la Ocde, y en investigaciones que buscan ir más allá de la inequidad de los ingresos laborales, y que se preocupan por conocer los detalles de la concentración de la riqueza y del patrimonio. Hay una continuidad analítica entre Piketty y estudiosos colombianos, como Juliana Londoño y Facundo Alvaredo y, más recientemente, Luis Jorge Garay y Jorge Espitia.

Esta perspectiva de análisis insiste en la importancia de examinar el decil 10. En la parte superior del ingreso, Garay y Espitia llaman a 10% los ricos, a 1% los superricos, y a 0,1% (el uno por 1.000) los súper superricos. Encuentran que al descomponer el decil 10, en el caso de las personas jurídicas, el coeficiente de Gini es altísimo, de 0,87. Esta concentración es escandalosa. Y el Estatuto.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/tributacion-regresiva-3014584

  • 19.20.-¿América, racista por la eternidad?  – NICOLAS COLIN
  • Lecciones desde EE. UU – PATRICIA LARA
  • Obstáculos a la salud y el empleo – EDUARDO SARMIENTO

CRÓNICO. Una de las razones de la ira que encendió al país después de la muerte de George Floyd, es la impresión de que el racismo endémico en los Estados Unidos es un problema sin solución, señala Nicolas Colin.

Manifestación contra la violencia policial, 1 de junio, en Saint-Paul (Minnesota), tras la muerte de George Floyd. (Stephen Maturen / AFP) 

En los últimos días, varias ciudades estadounidenses han estado plagadas de violencia. La muerte de George Floyd, un hombre negro que murió en su brutal arresto por la policía blanca el 25 de mayo en Minneapolis, Minnesota, causó un estallido de ira. Muchos estadounidenses ya no pueden soportar los asaltos de la policía a los negros. Decidieron tomar medidas.

Disturbios de Minneapolis: estos seis partidos que encendieron el fuego 

2 jun 2020.- Una de las razones de esta ira es la impresión de que el racismo endémico en los Estados Unidos es un problema sin resolver. Después de la Guerra Civil estadounidense, el principio de la emancipación de los negros finalmente se consagró en la Constitución en 1870. Pero entre el objetivo y la realidad, hay un abismo que todavía no se resuelve durante casi un siglo. y medio después. No fue sino hasta la acción decidida del presidente Lyndon B. Johnson, a mediados de la década de 1960, que los estadounidenses negros realmente pudieron ejercer su derecho a votar y acceder a los mismos servicios que los blancos en todas partes de los Estados Unidos.

A pesar de estos avances, el racismo sigue presente en todas las dimensiones de la vida cotidiana de los estadounidenses, hasta el punto de explicar características singulares como la ausencia de un sistema nacional de seguro de salud, una anomalía en el club de los países. Más desarrollado.

Ta-Nehisi Coates: «El miedo está en todas partes en todos los afroamericanos»

Hay que decir que ciertos líderes no dudaron en explotar este racismo en su beneficio. Richard Nixon, un republicano elegido para la Casa Blanca en 1968, era un maestro en el arte de designar a los negros en represalia por los votantes racistas en los estados del sur. Le bastaba con denunciar la complacencia de los demócratas por el uso de drogas o las manifestaciones estudiantiles para que los votantes entendieran su mensaje: con Nixon, íbamos a restablecer el orden… y el predominio de los blancos sobre los negros.

Más tarde, Ronald Reagan, elegido para la presidencia de los Estados Unidos en 1980, a su vez explotó el mismo argumento, pero desde un ángulo más económico. Al denunciar la «asistencia» (el hecho, según él, de que algunas personas manejaban oro sin trabajar, simplemente recibiendo beneficios sociales), también envió un mensaje claro: «Es suficiente, para Las clases medias blancas pagan impuestos que financian estos beneficios pagados solo a los negros. « Esta forma de presentar las cosas ha causado una ola de conmoción en el electorado que los propios demócratas se han visto obligados a moderar su mensaje y dejar de hablar demasiado sobre el empoderamiento negro.

Casi no más fronteras institucionales o culturales

Se creía, por un tiempo, que este racismo mantenido durante mucho tiempo por razones partidistas finalmente estaba en vías de disminuir. En los días de George W. Bush, Estados Unidos estaba tan ocupado luchando contra el terrorismo después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, que el Partido Republicano tenía poca necesidad de halagar a los votantes racistas blancos. Luego, con la elección de Barack Obama en 2008, muchas personas pensaron que los estadounidenses finalmente habían exorcizado al demonio de este racismo institucionalizado por su historia y sus prácticas.

Por desgracia, este no es el caso. Al parecer, la mera presencia de Obama en la Casa Blanca ha ayudado a intensificar el odio experimentado por algunos votantes. Luego, Trump irrumpió en el paisaje y cruzó un umbral en la explotación de los sentimientos racistas de los votantes. Desde que derrotó a Hillary Clinton en 2016, casi no existen límites institucionales o culturales para la expresión del racismo. Esta es la razón por la cual la violencia policial contra los negros alcanza un nivel sin precedentes, todo en una atmósfera extendida al extremo por la proliferación de armas de fuego.

Policía estadounidense: la cultura de la violencia.

La historia solo puede hacernos pesimistas para el futuro. Trump tratará de explotar la violencia en su beneficio denunciando a los manifestantes y las posiciones que defienden, ayudando así a intensificar aún más la situación. Los votantes blancos podrían ser más sensibles a su mensaje, ya que 40 millones (!) De estadounidenses están hoy desempleados debido a la crisis de Covid-19. Las tensiones raciales podrían seguir siendo esta maldición que ha perseguido y destruido a los Estados Unidos desde el principio.

Otros, por otro lado, son más optimistas. Trump ha alcanzado tal nivel de exceso en la expresión de su propio racismo que podría provocar una explosión de decencia en la mayoría de los votantes. Además, el panorama de los medios de comunicación ya no es el mismo que en los años 1960 u 1980. Ahora, gracias a los teléfonos inteligentes, son los ciudadanos los que hacen visible la expresión del racismo en la vida cotidiana, contribuyendo a una conciencia sin precedentes en la historia. Casi doscientos cincuenta años después de su fundación, ¿finalmente Estados Unidos lavará su pecado original?

https://www.nouvelobs.com/monde/20200602.OBS29605/l-amerique-raciste-pour-l-eternite.html 

19.20.-Lecciones desde EE. UU – PATRICIA LARA

George Floyd había dado positivo por coronavirus Foto: Fotomontaje / SEMANA

Luego de décadas, es más, de siglos… de un racismo que parece indomable, Estados Unidos despertó por fin. Y con rabia… El hecho de que en millones de celulares y de televisores los ciudadanos de ese país hayan visto morir al afroamericano George Floyd, después de que durante ocho minutos y medio le repitiera al policía blanco de Mineápolis Derek Chauvin que no podía respirar, pues la rodilla que le mantenía clavada en el cuello le impedía hacerlo, ha generado la mayor ola de protestas que ha habido en Estados Unidos desde 1968, cuando fue asesinado Martin Luther King.

6 jun 2020.- Y las protestas, que ya llevan más de una semana, han sido tan masivas y violentas, que en Washington, Nueva York, Boston y otras ciudades importantes, ha habido toque de queda, no obstante lo cual almacenes emblemáticos como Apple, Coach, Chanel, Louis Vuiton y otros han sido saqueados.

Esos asesinatos cometidos por policías blancos contra negros acusados de cualquier tontería (a Floyd lo acusaban de que supuestamente había pagado un paquete de cigarrillos con un billete falso), son frecuentes en ese país: recuerdo que en 2015, durante una temporada que pasé allá, se dieron disturbios en Baltimore a raíz de las protestas desatadas luego del funeral de Freddie Gray, un afroamericano muerto porque un policía blanco le rompió la columna vertebral. Y hacía poco había ocurrido la muerte de Eric Gardner, un corpulento negro de 27 años, asmático y padre de seis hijos, quien en Staten Island, Nueva York, desarmado, había discutido con un policía porque fue acusado de vender cigarrillos en la calle de manera ilegal, y cuando forcejeaba para evitar que lo esposaran, fue asfixiado por el agente Daniel Pantaleo, no obstante que Gardner también había dicho con insistencia, igual que Floyd, “no puedo respirar”. El policía no fue procesado por su muerte, como tampoco lo fue el agente blanco Darren Wilson, quien un mes después, en Fergusson, Misuri, mató a tiros a Michael Brown, un negro de 18 años que, desarmado, fue baleado por robarse unos cigarrillos. Como estos, ha habido muchos casos.

Pero el asesinato de Floyd se dio en un momento distinto, justo cuando la mayor proporción de los más de 100.000 muertos dejados por el coronavirus está conformada por negros y latinos; justo cuando la crisis económica generada por la pandemia ha dejado 20 millones de desempleados, y justo cuando hay un presidente cercano a los supremacistas blancos que está en plan de reelección y quien, en lugar de apaciguar a la gente, se ha dedicado a echarle leña al fuego y a amenazar con sacar al ejército a la calle.

¿Qué pasará? Seguro las protestas acabarán por apaciguarse. Pero si la lógica política funciona, con lo que ha ocurrido y con los desaciertos de Trump en el manejo de la pandemia, tendría que hundirse su reelección, caso en el cual Colombia quedaría muy mal parada por haberse ligado exclusivamente con los republicanos y haberse olvidado de los demócratas.

Y a propósito de Colombia: ¿por qué aquí nos enteramos de que en Puerto Tejada un policía mató a bolillazos en la cabeza al joven negro Ánderson Arboleda por salir a la calle en medio de la cuarentena, y no pasa nada? ¿Por qué vemos que este año han matado a 117 líderes sociales y no reaccionamos? La violencia nos ha vuelto ciegos…

Nota. Por fin reaccionó Cuba de manera drástica ante la ingratitud de Colombia. Por fin le cantó la tabla al gobierno de Iván Duque por tanta deslealtad, por tanta manipulación, por tanta ignorancia, por tanta perfidia…

https://www.elespectador.com/opinion/lecciones-desde-ee-uu-columna-922682

19.20.-Obstáculos a la salud y el empleo – EDUARDO SARMIENTO

En la columna del 25 de abril, antes de que se extendiera la cuarentena, advertí que el experimento tenía efectos graves sobre la economía e inciertos sobre la salud. Así ocurrió. 

6 jun 2020.- La cuarentena no tuvo la incidencia imaginada sobre la salud. En el desespero, el Gobierno expidió decretos de emergencia social y económica para aplanar la curva epidemiológica. De hecho, adquirió amplias facultades para regular la economía con criterios de salubridad.

El poder se empleó en forma inadecuada, porque se apartó de la curva que fue confirmada y corroborada empíricamente para los virus del último siglo: el grado y el crecimiento evolucionan en dirección contraria. Se puede representar por una curva que sube y cuando llega al pico pasa a descender. Desde la implantación de la cuarentena en Colombia, las dos variables se mueven en la misma dirección. El pico de la curva se aleja y su duración es cada vez más incierta. Mientras en Italia y España, que se caracterizaron por los mayores grados de contaminación de Europa, alcanzaron el pico en un mes, el país lleva tres meses sin lograrlo y es improbable que se haga efectivo antes de dos meses.

La explicación es simple. El cuerpo de asesores de salud aplicó en forma inadecuada la ecuación y la curva epidemiológica. En aras de bajar el pico de la curva, acabaron subiendo la tasa de contaminación, que es la base del sistema. En el último mes los nuevos contagios pasaron de 200 a 1.600 y las tasas de crecimiento de 3,7 % a 4,4 %.

Ahora, la información del empleo confirma los efectos devastadores sobre la economía. En abril, cuando la cuarentena estuvo en vigor, el empleo cayó 25 % con respecto al año anterior y el desempleo ascendió 19,8 %. Se verificó que la confiscación es un choque de oferta, distinto al de las recesiones comunes, que se inicia en el empleo. Al parecer, los agentes económicos se precipitaron a suprimir y despedir trabajadores. Estamos ante una contracción de oferta inimaginada que no puede enfrentarse con la organización de libre mercado del Banco de la República y los bancos privados. Por lo demás, no se trata de un fenómeno de corto plazo; los trabajadores que fueron retirados del empleo no pueden ser enganchados de inmediato. Las crisis de ocupación son duraderas. Lo cierto es que los empresarios se anticiparon a reducir el empleo para contrarrestar el desajuste entre el ahorro y la inversión. Las medidas de subsidio y ayudas del Gobierno han sido insuficientes. El impacto sobre la producción puede llegar a 12 % en el año.

No es fácil entender que una medida de semejantes secuelas económicas se hubiera adoptado sin ninguna previsión que moderara el choque de oferta del aislamiento. Sus efectos devastadores se hubieran podido aminorar con un cambio drástico de la organización de la economía en materia monetaria y laboral.

La cuarentena y los protocolos deterioraron la salud porque incrementaron el grado y el crecimiento de contagiados y precipitaron la peor recesión de empleo y producción del siglo. Aun así, no se aprende de la experiencia. El Gobierno insiste en la cuarentena y protocolos sin planeación y cuantificación confiable. Por lo demás, no se ha avanzado en los cambios del modelo económico requeridos para enfrentar la recesión de oferta causada por el confinamiento. Las políticas fiscales y monetarias no tienen canales directos para impulsar el empleo.

El drama es grande. Los comités de salud y economía que administraron la emergencia económica y social se equivocaron. Alentados con el falso dilema de salud y economía, los directivos y asesores improvisaron sin reparar en los aspectos matemáticos y económicos. El balance está a la vista. El experimento aumentó el grado y la tasa de contaminación del coronavirus, a tiempo que precipitó la peor recesión de la historia registrada del país.

https://www.elespectador.com/opinion/obstaculos-la-salud-y-el-empleo-columna-922871

  • 18.20.-La Organización Mundial del Comercio en crisis: todo lo que hay que saber
  • Beijing se prepara para la «nueva guerra fría» con Washington FRÉDÉRIC LEMAÎTRE
  • Qué regalan en la JEP? – MARÍA ISABEL RUEDA

EE.UU. bloqueó el nombramiento de jueces que conforman el Órgano de Apelación de la OMC, por lo que el funcionamiento del organismo regulador de las disputas comerciales internacionales quedó paralizado. Un análisis.

¿Por qué tiene problemas la OMC?

La Organización Mundial del Comercio, el organismo internacional que regula el comercio global de bienes, servicios y propiedad intelectual, atraviesa una aguda crisis por la no renovación del tribunal de disputas, una unidad clave que dejó de operar el martes (10.12.2019). Estados Unidos ha impedido durante dos años el nombramiento de jueces en el Órgano de Apelación, considerado como la Corte Suprema del comercio, y que cuenta con un equipo de siete jueces. Luego de que concluyera el mandato de dos de ellos, quedaron dos vacantes que no pudieron ser renovadas, por lo que el tribunal no tendrá el quorum necesario para resolver los casos.

¿Cuáles son las principales quejas de Washington?

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha atacado en repetidas ocasiones a la OMC, acusándola de tomar partido por China y otros rivales en las disputas comerciales. Pero la discordia con la OMC, que tiene sede en Ginebra, se remonta a hace más de una década. EE.UU. acusa al Órgano de Apelación de sobrepasar sus competencias y de que los jueces han cambiado leyes sin la aprobación de sus miembros. Washington insiste en que la Constitución de EE.UU. no permite que un tribunal extranjero reemplace a uno estadounidense.

Otros puntos de conflicto son las retribuciones de los jueces, que consideran demasiado elevadas, y la excesiva duración de los procesos. Estados Unidos incluso llegó a amenazar con bloquear el presupuesto de la OMC para 2020, pero la pasada semana, finalmente, se logró llegar a un compromiso en un presupuesto provisional, que incluía sustanciales recortes en el Órgano de Apelación.

¿Qué quiere Estados Unidos?

Muchos expertos subrayan que la guerra comercial entre China y Estados Unidos hace más necesaria que nunca la OMC, pero también señalan que EE.UU. cree que sus intereses nacionales están mejor atendidos si negocia sus propios tratados bilaterales, sorteando las reglas de la OMC. «EE.UU. está más interesado ahora en sus juegos de poder que en operar según el sistema internacional de reglas”, dice a Deutsche Welle el economista Martin Braml, del instituto de investigación económica «ifo”, con sede en Múnich. 

¿De qué manera se notará el paro del Órgano de Apelación?

Desde el miércoles (11.12.2019), el Órgano de Apelación de la OMC ya no es el árbitro último en las disputas comerciales internacionales. Los jueces que aún quedan pueden concluir una serie de procesos que están abiertos, pero es posible que la obligada pausa lleve a algunos países a no atenerse a las reglas de la OMC, ya que no hay amenaza de sanciones. «Es difícil predecir cuánto durará la disputa”, dice Braml, «pero podríamos estar sin este organismo durante meses”.

¿Qué harán otros miembros de la OMC?

Washington ha rechazado la propuesta de más de 100 de los 164 países miembros de la OMC para comenzar el reclutamiento de nuevos jueces. Como alternativa, un diplomático ha diseñado un plan para un proceso de nombramiento temporal de jueces, que reflejaría el tribunal de la OMC. Aun así, Washington dice que no tomará parte en él.

Hasta que se alcance una solución permanente, es probable que las disputas comerciales sean resueltas mediante arbitraje. Los miembros de la WTO podrán seguir presentando sus reclamos, pero los países que no queden contentos con las resoluciones pueden sencillamente retrasar su implementación diciendo que el tribunal de disputas no estaba en funcionamiento.

¿Están justificadas las críticas de Trump a la OMC?

Desde que llegó al cargo, Trump ha acusado repetidamente a la OMC de beneficiar a todo el mundo, excepto a EE.UU. Trump afirma que Washington ha perdido allí casi todos los procesos. Sin embargo, el antiguo presidente de México Ernesto Zedillo Ponce de León escribió recientemente en una columna de opinión que EE.UU. es el usuario más habitual del Órgano de Apelación y el país que tiene una mayor proporción de victorias ante el tribunal.

Desde que China se convirtió en el socio comercial más grande del mundo, arreciaron las voces que reclamaban reformas profundas en la OMC. China ingresó en la OMC en 2001 y ha adoptado agresivas políticas de exportación. A pesar de haber prometido que abriría su economía al comercio extranjero, no ha cumplido su palabra. La OMC ha fracasado incluso en su intento de forzar a China, India y Coreal del Sur (así como otros países del G20) a aceptar que ahora son países avanzados o desarrollados. Al seguir estando clasificadas como naciones en desarrollo, se benefician de reglas comerciales favorables, que otros miembros consideran como ventajas injustas

https://www.dw.com/es/la-organizaci%C3%B3n-mundial-del-comercio-en-crisis-todo-lo-que-hay-que-saber/a-51633878

18.20.-Beijing se prepara para la «nueva guerra fría» con Washington FRÉDÉRIC LEMAÎTRE 

En su sesión anual, celebrada del 22 al 28 de mayo, la Asamblea Nacional Popular de China aprobó una controvertida disposición de seguridad nacional en Hong Kong.

El presidente chino, Xi Jinping, y funcionarios chinos asisten a la sesión de clausura del Congreso Nacional del Pueblo (APN) en el Gran Salón del Pueblo en Beijing el 28 de mayo. CARLOS GARCIA RAWLINS / REUTERS

¿Qué recordar de la sesión anual del Congreso Nacional del Pueblo (ANP), el Parlamento chino, que se celebró del 22 al 28 de mayo? Cinco elementos. La designación de un adversario: los Estados Unidos. Una expresión: “Una nueva guerra fría. » Dos áreas de tensión: Hong Kong y Taiwán. Una ausencia excepcional: el pronóstico de crecimiento anual. Una presencia igual de importante: la de las máscaras, que hacen que los rostros de los diputados sean aún más impenetrables.

28 may 2020.- Cinco elementos estrechamente relacionados. El Covid-19 agregó una razón de salud al desacoplamiento económico que Donald Trump está tratando de implementar. El 22 de mayo, Estados Unidos puso a treinta y dos nuevas compañías chinas en su lista de compañías no deseadas en suelo estadounidense. Si dudan en seguir a Washington en su cruzada contra Huawei & Co, los europeos juran que ya no quieren depender de la industria farmacéutica china. Por su parte, los japoneses subsidian sus negocios para abandonar China. Para el principal ganador de la globalización económica, se cierra un paréntesis en 2001 con su membresía en la Organización Mundial del Comercio.

«Periodo de alto riesgo»

El presidente Xi Jinping aprendió las lecciones el sábado 23 de mayo ante asesores económicos. China se enfrenta a una serie de desafíos internacionales, incluida la recesión económica mundial, la fuerte disminución del comercio y la inversión mundiales, la turbulencia en los mercados financieros mundiales, las restricciones a los viajes mundiales, las desventajas de la globalización económica, El proteccionismo de ciertos países y el aumento de los riesgos geopolíticos ”, reconoció

 Lea también Ante la «tiranía china», la juventud de Hong Kong está tratando de movilizarse

Por lo tanto, más que nunca, la atención se centra en la demanda interna y «el desarrollo acelerado de industrias estratégicas, incluida la economía digital, la fabricación inteligente y los nuevos materiales para la vida diaria y la salud de las personas». En un país muy apegado a planes quinquenales y estrategias de todo tipo, el abandono de un pronóstico de crecimiento para 2020, pero también para 2021, marca una verdadera ruptura. «Es necesaria una visión a largo plazo» para «enfrentar las dificultades, riesgos y desafíos actuales», dijo Xi Jinping. Una forma de reconocer que los tiempos son difíciles y seguirán siendo difíciles. El primer ministro Li Keqiang sacó las consecuencias sociales: estabilizar el empleo, mantener el nivel de vida y ganar la lucha contra la pobreza son sus tres prioridades.

Si bien China concluyó una tregua comercial con Estados Unidos a principios de enero, se da cuenta de que no obtiene ningún beneficio político de ella. «Virus chino», Huawei, Taiwán, Hong Kong, Xinjiang… todos los días, Donald Trump y su séquito aumentan los ataques contra Beijing. Si los europeos consideran a China como un «rival» pero también un «socio», Estados Unidos lo percibe como «la amenaza más grave».

 Lea también Después de la epidemia, China reconoce tener que enfrentar «riesgos sin precedentes»

Por su parte, China afirma no amenazar a nadie, pero ya en 2013, Xi Jinping había declarado a los funcionarios del Partido Comunista que a muy largo plazo «el capitalismo se marchitará y prevalecerá el socialismo». Por lo tanto, ¿por qué ceder ante un Occidente en declive? A pesar de las dificultades actuales, el presupuesto de defensa aumentará en un 6.6% en 2020. Esto es menor que en años anteriores pero más que la mayoría de los otros ministerios. China está decidida a mostrar sus músculos. «La confrontación estratégica sino-estadounidense ha entrado en un período de alto riesgo», admitió el general Wei Fenghe, ministro de Defensa, el sábado 23 de mayo.

El ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, acusó el domingo a Washington de arrastrar a Beijing «al borde de una nueva guerra fría». El martes, Xi Jinping, quien también es presidente de la Comisión Militar Central, «ordenó a los militares que piensen en los peores escenarios, intensifiquen el entrenamiento y la preparación para el combate, manejen rápida y efectivamente todo tipo de situaciones complejas y salvaguardar resueltamente los intereses nacionales de soberanía, seguridad y desarrollo”, según la nueva agencia de China. El mismo día, Chen Daoxiang, comandante de la guarnición en Hong Kong, aseguró que el Ejército Popular de Liberación estaba «decidido, confiado y capaz de salvaguardar la seguridad nacional».

Juego peligroso

De hecho, no se puede excluir una intervención del ejército para implementar la ley de seguridad nacional adoptada el jueves 28 de mayo y con la intención de poner a Hong Kong en orden. Se supone que restablece el orden permitiendo que las autoridades «prevengan, detengan o castiguen cualquier conducta que ponga en grave peligro la seguridad nacional, como el separatismo, la subversión del poder del estado o la organización o ejecución de actividades terroristas, así como actividades de fuerzas extranjeras y extranjeras que interfieren en los asuntos de Hong Kong, « esta ley provoca nuevas tensiones con Washington. También es una consecuencia política de un desacoplamiento económico pero también ideológico.

Desde la reanudación de las relaciones diplomáticas en 1972, los dos países nunca han estado tan separados. Cuanto más China está expuesta a las presiones occidentales, más tienden a chocar los chinos con sus líderes, incluso si no los llevan en sus corazones. El viaje a Washington de Joshua Wong, el joven líder activista de Hong Kong, y su visita al Capitolio en septiembre de 2019, donde fue recibido notablemente por Nancy Pelosi, la líder de los demócratas en el Congreso, había sido percibida como una verdadera afrenta por parte de Beijing. pero también por varios chinos. Al igual que la adopción, unas semanas después, por el Congreso de la «Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong», que condiciona el trato especial otorgado por los Estados Unidos al centro financiero de Hong Kong al grado de autonomía que esto región. 

Las tensiones podrían extenderse a Taiwán. El 22 de mayo, en su discurso de apertura ante la Asamblea, el Primer Ministro Li Keqiang, a diferencia de años anteriores, no especificó que la reunificación con Taiwán debería ser «pacífica».  Aquí también, Beijing y Washington están jugando un juego peligroso. «Trump es parte del problema. Ha socavado la seguridad en el estrecho de Taiwán «, dijo Peter Hays Gries, profesor de política china en la Universidad de Manchester. Pero el nacionalismo de Xi Jinping, «que puso fin a la interdependencia pacífica con Occidente», tampoco está exento de riesgos. “Hay chinos que piensan que pueden invadir Taiwán sin correr riesgos. Es peligroso. Los partidarios de la extrema derecha de Trump todavía ven a Taiwán como una China libre y exigirán una respuesta estadounidense «, dijo.

Reelegido triunfalmente en enero y coronado por su gestión considerada notable de la Covid-19, el presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, agravó aún más su caso, el miércoles 27 de mayo, a los ojos de Beijing. A petición suya, el gobierno de Taiwán pondrá en marcha un plan para dar la bienvenida y ayudar al pueblo de Hong Kong. Ya en 2019, más de 5,000 personas de Hong Kong han encontrado refugio en Taiwán, dijo. «La parte continental se incrementará aún más presión sobre la isla, sobre todo si se convierte en el Taipei c œ corazón de la oposición política en Beijing,» notas Antoine Bondaz, del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI). En los últimos días, en China, aparece un anuncio de un tipo particular en la televisión, justo antes del periódico de las 7 p.m.: un lugar para la gloria de la marina china. 

https://www.lemonde.fr/international/article/2020/05/28/pekin-se-prepare-a-une-nouvelle-guerre-froide-avec-washington_6041033_3210.html

18.20.-¿Qué regalan en la JEP? – MARÍA ISABEL RUEDA

JEP quedó con la capacidad de “escoger” sus procesos beneficiando los peores crímenes de corrupción. 

Dichosos los días en los que las discusiones en torno a la JEP se circunscribían a si convenía crear una justicia especial que, a cambio de la verdad, fuera extremadamente benevolente con las Farc. 

17 may 2020.- ¿Qué nos íbamos a imaginar que luego de dos años de funcionamiento estaríamos discutiendo la tal benevolencia, ya no solo a favor de las Farc, sino hacia los autores de los peores crímenes de corrupción cometidos contra la administración de justicia, como fue la compra de la Corte que hicieron los del ‘cartel de la toga’? Finalmente, la JEP quedó dotada de la capacidad de “escoger” sus procesos, acomodándolos a que directa o indirectamente se relacionen con el conflicto, y arrebatándoselos así a la justicia ordinaria, que a muchos de ellos ya los tenía condenados y presos, o mínimo presos y sometidos a juicio.

La confirmación de que este fenómeno está ocurriendo es que los únicos que no hacen cola ante la JEP son las Farc, que están en que la vida es playa, porque lo de ellos va a pasito tun tun. Del resto, las colas de gente pidiendo entrar a la JEP lo hace pensar a uno que allá están regalando plata, dulces, mercados o algo. Pues lo que están regalando son boletas hacia la libertad, a cambio de que el interesado ofrezca alguna verdad que le haga cosquillas a la JEP.

Recientemente han aspirado a la JEP Álvaro Ash-ton, hoy libre, y Musa Besaile, cuyos casos han sido acomodados, y lo digo mal, han sido más bien embutidos, a la fuerza, en el fólder de quienes cometieron delitos que directa o indirectamente tuvieron que ver con el conflicto.

Tanto a Ashton como a Besaile se los acusa de comprar a los magistrados de la Corte para ocultar sus delitos. ¿Cuáles? Muchos. Uno de ellos, tratar con paramilitares. Pero también se los acusa de peculado, de cohecho y de graves faltas contra el patrimonio público. Pero el delito madre sigue siendo haber comprado a la Corte. Para forzar esta supuesta relación con el conflicto, utilizan un concepto absolutamente original de la JEP, el de la “baja intensidad”, para explicar que el delito sí pertenece a su jurisdicción, porque así no sea tan evidente, y si compraron magistrados, fue para ocultar sus nexos con los ‘paras’. De manera que la gravedad de esa compra de la Corte se vuelve relativa.

Lo de Salvador Arana, exgobernador de Sucre, y con nexos con el paramilitarismo, por lo cual fue condenado a 40 años por la Corte Suprema, también se lo llevaron para la JEP con la disculpa de que tenía que ver con el conflicto. Pero él ya estaba condenado en Justicia y Paz. Mientras tanto, las Farc, para quienes realmente se creó esa justicia especial, abanicándose, por cuenta de que la JEP anda atendiendo las colas que están haciendo los de “baja intensidad” a ver si la JEP los favorece con un poquito de su benevolencia, con rebajas o con libertades exprés. Y esta es la hora en que no hay una sola investigación formal contra miembros de las Farc, al punto de que frente a sus delitos no se han expedido resoluciones de conclusión.

Este nuevo fenómeno de las colas de aspirantes a la JEP es el más reciente capítulo de otras de sus aberraciones. Como la de que a Seuxis Pausias Hernández, alias Jesús Santrich, le concedieron la garantía de no extradición por falta de pruebas. Fueron insuficientes videos, grabaciones, agentes infiltrados, sobrinos soplones y hasta dedicatorias dibujadas a los capos del cartel de Sinaloa. Y le ordenaron a la Fiscalía disponer su libertad inmediata. La justicia de la JEP para las Farc devolvió a Santrich al monte a delinquir. ¿Y qué tal lo de la secretaria ejecutiva de la JEP Marta Lucía Zamora, quien apareció grabada, cuadrando con una subalterna las disculpas para que no se notara que ‘Iván Márquez’, el ‘Paisa’ y ‘Romaña’ no iban a presentarse, y sugiriéndoles que “para evitarnos problemas (en la JEP) nos envíen unos escritos” diciendo con cualquier disculpa que “están ubicados en otra parte”?

Conclusión. Es la primera vez en Colombia que se crea un mecanismo ajeno a la justicia ordinaria para sellar una paz. Supuestamente se justificaba para ceder en justicia lo que se iba a recuperar en verdad, pero en el conflicto armado. No para suplantar las decisiones de la justicia ordinaria en materia de corrupción. Su propósito se desnaturalizó. La impunidad total para las Farc es el único resultado obtenido hasta ahora.

Entre tanto… La JEP tiene casi 40 magistrados, más auxiliares, secretarias, asesores, escoltas. Que andan dedicados a estudiar si el excongresista Álvaro Ashton, que estuvo en un motel con una menor de edad, lo hizo por culpa del conflicto. Es lo que ahora llaman “baja intensidad”.

MARÍA ISABEL RUEDA

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/maria-isabel-rueda/que-regalan-en-la-jep-columna-de-maria-isabel-rueda-496186

  • 17.20.-Colombia posvirus: opciones a debate CRISTINA DE LA TORRE
  • Vergüenza PATRICIA LARA
  • Regenerando el modelo en la pandemia  BEETHOVEN HERRERA
  • Imaginación jurídica para la democracia RODRIGO UPRIMNY
               César Ferrari                                      Jorge Iván González

Dicen que por el desayuno se sabe qué dan de almuerzo. Y sí. La asignación de recursos en esta crisis ha revelado el orden de prioridades que cimenta el modelo económico y social del presidente Duque: migajas para los pobres y los hospitales, billones para banqueros y EPS. Calcula Salomón Kalmanovitz en 0,67 % del PIB el gasto en subsidio del 40 % a la nómina, Familias y Jóvenes en Acción y devolución del IVA, cuando Perú moviliza el 12 % de su PIB. Y no es descache de ocasión.

19 may 2020.- Es signo elocuente de lo que siempre fue, en una economía de rentistas que especulan con tierras de engorde o en la bolsa de Nueva York. Vadeado el temporal, volverían a las andadas, aunque agudizando la inequidad con una reforma laboral que descarga casi todo el peso de la crisis en los trabajadores; y con olvido de nueve millones de nuevos pobres, inesperada retaguardia del ejército de hambreados, mientras los pocos que nada ceden seguirán moviendo la pluma de cada decreto que el mandatario firma.

No querrán ver el desastre que su modelo de mercado ha producido, ni reconocer la urgencia de redefinir el papel del Estado. Sin trampas ideológicas. Como aquella grosera asimilación de estatismo soviético y Estado de bienestar, indigna del rigor de un Hayek, que inscribió en la misma cepa totalitaria al comunismo y la socialdemocracia. Resultado jugosísimo: se meneó sin pausa el fantasma del comunismo para frenar toda alternativa democrática a los desmanes de la derecha.

Sacrificando la bonhomía que lo ha distinguido en esta hora, cae Mauricio Cárdenas en el tic de marras para advertir que, a instancias de la crisis, bien podría sobrevenir en Colombia el socialismo del siglo XXI. Mas, lejos de la “muy aplazada y urgente reforma laboral” de Vargas Lleras (con reducción de salarios, supresión temporal de primas y cesantías y eliminación de las convenciones colectivas); lejos de la fantasía desbocada de algún rebelde que emula la egolatría de Uribe, parlamentarios y académicos proponen medidas distintas para paliar el trance y una versión de Estado de bienestar para Colombia.

50 senadores de todos los partidos –salvo del Conservador y del CD– proponen girar un salario mínimo durante tres meses a trabajadores independientes y formales, a hogares pobres y vulnerables, en favor de la vida digna y la economía. Valdría $40 billones, el 4 % del PIB. Se unificarían en ello los subsidios que se prestan hoy. Y el monto se financiaría, entre otros, con más impuesto al patrimonio, recursos de proyectos aplazables y crédito directo del Banco Central. En el mediano plazo provendrán de una reforma tributaria estructural y progresiva que grave más el patrimonio, los dividendos y rentas de los más ricos.

Para el posvirus, César Ferrari y Jorge Iván González señalan que la economía deberá concentrarse en los bienes y servicios esenciales: alimentación, salud, educación, vivienda y seguridad. Lo que implica universalizar la seguridad social, con medicina preventiva y atención primaria en salud, supresión de las EPS y de los fondos privados de pensiones. Subir salarios. Dar propiedad a los campesinos en su cadena productiva. Desarrollar agricultura, agroindustria, manufactura, turismo e industrias creativas. Avanzar hacia la renta básica universal. Fortalecer el Estado y el gasto público y redistribuir riqueza vía tributos, con impuesto progresivo sobre patrimonio y rentas.

Resalta aquí la probada eficacia de fortalecer la capacidad de gasto de la gente, lo que activa la producción y el empleo; y este no es costo sino dinamizador de la economía. Caída la hoja de parra del capitalismo depredador, es hora de entronizar una ética para otra escala de valores: la ética solidaria del Estado de bienestar.

Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/colombia-posvirus-opciones-debate-columna-920096

17.20-Vergüenza PATRICIA LARA

Vergüenza y pesar produce hoy la política internacional de Colombia. Después de que el país se había ganado el mayor respeto mundial, en el último año y medio se ha perfilado como una nación que no tiene palabra, que incumple sus compromisos internacionales y que es incapaz de diseñar una política exterior que beneficie a sus ciudadanos, porque está arrodillada ante el ala radical del partido de gobierno, Centro Democrático, y ante los caprichos e intereses electorales de Donald Trump.

22 may 2020.- Es así como el presidente Duque, en cuanto se posesionó y para complacer a Trump, insistió en que se reanudara la fumigación de la coca con glifosato y se fue olvidando de los compromisos sobre sustitución de cultivos adquiridos con los campesinos, única forma inteligente de enfrentar el problema. Se empeñó en que su prioridad era tumbar a Nicolás Maduro y, en lugar de acordar un mecanismo de comunicación mínima con un vecino conflictivo con el que se comparten más de 2.000 kilómetros de una frontera llena de problemas, apoyó hasta el ridículo al autoproclamado presidente Juan Guaidó, un señor sin poder alguno y cada vez más cuestionado. Duque ordenó que, por primera vez en la historia, Colombia se abstuviera de condenar el bloqueo de EE. UU. contra Cuba en la Asamblea de la ONU y, lo que es peor, indujo a ese país, según lo dio a entender el comisionado de Paz, Miguel Ceballos, a que incluyera a Cuba en la lista de países que no cooperan en la lucha contra el terrorismo, todo porque Cuba ha cumplido su compromiso como país garante del proceso de paz con el Eln y se ha negado a extraditar a los miembros de la delegación de diálogo que llegaron a la isla por solicitud del Estado colombiano, porque existe un protocolo que debe aplicarse en caso de ruptura de los diálogos y que estipula cómo deben regresar los guerrilleros a Colombia.

Esa actuación del gobierno de Duque dio al traste no solo con la posibilidad de que se negocie la paz con el Eln, sino también puso en peligro cualquier negociación de paz de otros países, porque ninguna nación va a querer servir de garante de un proceso si corre el riesgo de que, por hacerlo, la incluyan en la lista de países que apoyan el terrorismo.

(Y de que Cuba esté en esa encrucijada, también es responsable el Eln. Pero ese será tema de otra columna).

Por ahora, lo único que nos queda es ofrecerle disculpas a Cuba y decirle gracias de todo corazón.

Señor presidente, una amenaza en la que el “Bloque Capital (Reorganizado)” nos declara “objetivos militares” al exministro Carlos Bula, al senador Alexánder López, al sindicalista Hernando Hernández y a mí, por promover la reanudación del proceso de paz con el Eln, dice: “No somos una organización fantasma ni tenemos que utilizar seudónimos estúpidos. Fuimos fundados hace algunos años por importantes personalidades del país. Nos disolvimos cuando la ofensiva comunista del gobierno Santos impidió nuestro funcionamiento. Hoy con un gobierno distinto nos estamos reorganizando”.

¿Usted qué opina de que hagan esas afirmaciones, presidente? ¿Por qué ese bloque paramilitar siente que tiene licencia para reorganizarse durante su gobierno?

Respetuosamente le solicito que, de manera pública y contundente, descalifique al Bloque Capital, rechace sus afirmaciones y anuncie que los perseguirá de modo implacable. De lo contrario, creeremos que es cierto lo que dicen: que Santos les impidió funcionar, pero que, en su gobierno, tienen licencia para reorganizarse y para amenazar, por ahora…

https://www.elespectador.com/opinion/verguenza-columna-920640

17.20.-Regenerando el modelo en la pandemia – BEETHOVEN HERRERA

Una de las lecciones que ha dejado la pandemia es “la idea de avanzar rápidamente en la reindustrialización de Colombia.

Una de las lecciones que ha dejado la pandemia es “la idea de avanzar rápidamente en la reindustrialización de Colombia… Se trata de garantizar una verdadera sustitución de importaciones”. Este fue el mensaje del Ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, en el foro Finanzas y Reactivación, organizado por la Federación Nacional de Departamentos.

17 may 2020.- Esta reorientación propuesta por el Ministro coincide con la revisión critica hecha por el presidente de Fasecolda, Miguel Gómez Martínez, quien ha comentado que a analistas como Eduardo Sarmiento Palacio, que criticaron la apertura económica “lo han condenado al ostracismo”. Y reconoce que “las diferencias teóricas no pueden esconder lo evidente: El modelo de apertura tal como se ha implementado en Colombia, está haciendo agua”. (Portafolio mayo 13 /15).

El Ministro considera que es necesario identificar sectores estratégicos y que “debemos aprovechar este momento para desarrollar una auténtica seguridad alimentaria, fortalecer la cadena de alimentos procesados, medicamentos, o por qué no la seguridad en materia energética”.

A ese respecto, Mauricio Botero ha recomendado “enderezar políticas estúpidas como exportar flores y café para comprar productos suntuarios o que podemos producir localmente; cambiar las políticas de fomento agropecuario, para dejar de importar decenas de millones de toneladas de comida; cambiar de manera radical la política de biocombustibles” (El Espectador, marzo 22 /20).

En cuanto a la liquidez, el Ministro sugirió “los aplazamientos en el pago de impuestos, los aplazamientos en el pago de contribuciones, los aplazamientos en el pago de registros, los aplazamientos en el pago de la seguridad social, teniendo en cuenta las capacidades propias del contexto fiscal actual”.

Tras reconocer que la economía mundial atraviesa un momento en el cual no se pueden adoptar medidas ortodoxas, el ministro abrió paso a la creación de seguros al desempleo y a la entrega de subsidios directos a las pequeñas y medianas. Todo ello va a suponer la participación activa del Estado a través de sistemas de crédito directo.

Entre las voces criticas del modelo vigente Carlos Caballero Argáez ha cuestionado la orientación de las autopistas y ha sostenido que “la política de construcción de infraestructura de carreteras debe ser nacional, realizada en el conjunto de la nación. No puede departamentalizarse, como ocurre con las famosas Autopistas de la Montaña, ahora mal llamadas Autopistas de la Prosperidad. El interés del país no es conectar entre sí a los pueblos antioqueños con dobles calzadas sino buscar las rutas más eficientes (menos costosas y más rápidas) entre el occidente colombiano y las costas tanto del Caribe como del Pacífico, pasando por Antioquia”. (El Tiempo septiembre 7/12).

En su intervención el Ministro concluyó que tras la pandemia “habrá mayor interés en el desarrollo de la educación virtual, la telemedicina, el uso del fintech, el comercio electrónico. El país deberá diversificar su producción y mejorar su capacidad de acceso a nuevos mercados”.

No cabe duda de que estamos escuchando propuestas que modificarían profundamente las estrategias vigentes. Solo resta por ver si cuando se calmen las aguas habrá la decisión política, académica y empresarial para llevarlas adelante. 

https://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/regenerando-el-modelo-en-la-pandemia-540894

17.20.-Imaginación jurídica para la democracia RODRIGO UPRIMNY

Los controles institucionales son claves para evitar abusos de poder y mutaciones autoritarias del Estado de derecho. EFE/ Mauricio Dueñas Casta 

Aunque la amenaza de COVID-19 puede justificar los estados de emergencia declarados por Duque y ciertas limitaciones a nuestros derechos, un estado de excepción es siempre un riesgo a la democracia. Los controles institucionales son entonces claves para evitar abusos de poder y mutaciones autoritarias del Estado de derecho. Por eso es grave que mientras el presidente Duque concentra enormes poderes y expide decenas de decretos legislativos, los controles políticos y judiciales no actúan con el vigor y la rapidez requeridos.

10 may 2020.- Esta debilidad de la reacción del Congreso y de los jueces tiene muchas raíces: nuestro presidencialismo excesivo, la lentitud de los procesos judiciales, la debilidad y desprestigio del Congreso, entre otros. Pero hay un factor nuevo que agrava los anteriores: la incertidumbre normativa, pues el ordenamiento jurídico colombiano no estaba preparado para enfrentar una pandemia, que implicara largas y recurrentes cuarentenas o cierres de fronteras. Y por eso hay dudas normativas en temas claves: ¿puede el Congreso funcionar virtualmente? ¿Quién puede decretar una cuarentena? ¿Cuáles son los requisitos y controles para una medida así? Y otras.

Esta incertidumbre normativa no es una preocupación leguleya de abogados, pues ya ha tenido efectos problemáticos.

A nivel político, mientras Duque legislaba, el Congreso no se reunió durante semanas porque el presidente del Senado no lo convocó, con la inaceptable tesis de que no podían reunirse físicamente, por temor al contagio, pero tampoco virtualmente, por ausencia de una norma que autorizara explícitamente la virtualidad. Ahora la cosa está mejor, pues al menos hay sesiones virtuales y algunas presenciales; ha habido entonces algún control político, pero no hay claridad sobre cómo tomar decisiones legislativas.

En el campo judicial la cuestión también es complicada, ya que hay una discusión difícil sobre quién controla los decretos de cuarentena y cierre de fronteras. El presidente adoptó esas decisiones por decretos ordinarios, pero son medidas más propias de un estado de excepción, pues restringen severamente derechos fundamentales. No es claro entonces si esos decretos deben ser controlados por el Consejo de Estado, previa demanda ciudadana (por ser formalmente decretos ordinarios), o en forma automática (por tener que ver con la pandemia), o si le corresponden a la Corte Constitucional (por tener un contenido materialmente legislativo).

No hay solución fácil a este enredo, ni es claro el camino jurídico para que el Gobierno tome esas medidas. Todo esto puede generar choques entre las cortes o demoras que dificulten un control judicial efectivo de esas medidas, que son las más restrictivas de nuestros derechos. O que estas restricciones se caigan por razones formales, a pesar de que parecen instrumentos necesarios para prevenir contagios.

La comunidad jurídica, los jueces y los congresistas tenemos el desafío de superar esas incertidumbres normativas con un doble propósito: que los gobiernos nacional y locales tengan instrumentos para enfrentar la pandemia, pero igualmente controles adecuados para evitar abusos. Esto requiere una combinación particular de virtudes: adhesión fuerte a los principios del Estado de derecho, pero igualmente flexibilidad e imaginación jurídicas para encontrar salidas. Y humildad y apertura al diálogo para reconocer errores y estar dispuestos a corregirlos. Ojalá que haya cooperación entre las cortes en vez de choques de trenes.

Posdata. En ese espíritu de imaginación jurídica democrática cooperativa, en un blog en La Silla Vacía propondré algunas salidas al enredo del control de los decretos de cuarentena y cierre de fronteras.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

https://www.elespectador.com/opinion/imaginacion-juridica-para-la-democracia-columna-918638

  • 16.20.-China y EE. UU. se obligan a poner en marcha un acuerdo comercial compensatorio – DANIELA BLANDÓN
  • Sin política de paz – PATRICIA LARA
  • Ultraderecha: objetivo, el Ejército  CRISTINA DE LA TORRE

Aunque es un respiro de aire fresco al término de la gresca comercial entre las dos potencias, no deja de ser un grave hándicap para el capitalismo globalizante que se ve forzado por la severa intervención de dos estados-nacionales y obligarse a fuertes compensaciones. Trump tenía razón. No más TLC.

Las banderas chinas y estadounidenses se ondean en Shanghai, China, el 30 de julio de 2019, antes de que una reunión de las delegaciones comerciales de Estados Unidos y China. © Aly Song / Imagen de archivo de Reuters

La primera fase del acuerdo comercial firmado el 15 de enero de 2020 se había visto amenazada en medio de advertencias de Estados Unidos de que impondría nuevos aranceles a China en represalia por el manejo que le dio a la crisis del coronavirus.

8 may 2020.- Estados Unidos y China parecen haberle puesto un final feliz, o al menos amable, a una semana de crecientes tensiones políticas que amenazaban con trascender al plano económico.

En conversación telefónica del jueves 7 de mayo de 2020, los negociadores comerciales de ambos países determinaron que, a pesar de la actual emergencia sanitaria, esperan cumplir con las obligaciones contraídas en el acuerdo firmado el 15 de enero. 

En la conferencia participaron el viceprimer ministro chino, Liu He; el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin; y el embajador comercial en Beijing, Robert Lighthizer, para discutir los términos del acuerdo, que entró en vigencia el 14 de febrero.

“Ambas partes pactaron que hay un buen progreso en la creación de las infraestructuras gubernamentales necesarias para que el acuerdo sea un éxito”, dice el comunicado emitido por la Oficina del Representante de Comercio de la Casa Blanca.

Bajo los términos del acuerdo, China se compromete a comprar bienes estadounidenses a cambio de que Estados Unidos reduzca los aranceles y no imponga nuevas tarifas.

Del total de bienes estadounidenses que se comprometió a comprar China en dos años, hay 50.000 millones de dólares en productos agrícolas, 50.000 millones de dólares en energía y 75.000 millones de dólares en manufacturas.

Por su parte, Estados Unidos acordó, además de rebajar hasta el 7,5 % los aranceles impuestos a importaciones chinas por valor de 120.000 millones de dólares y a cancelar gravámenes adicionales.

El acuerdo también abre la puerta a una segunda tanda de negociaciones parar abordar cuestiones más espinosas como la transferencia forzada de tecnología, la propiedad intelectual, la expansión del comercio, el establecimiento de mecanismos para la resolución de disputas o la apertura de los mercados financieros chinos.

La crisis del coronavirus llegó justo cuando Washington y Beijing habían acordado el fin de una disputa comercial de casi dos años, con aumentos mutuos de aranceles y una retórica cada vez más agresiva. Y aunque las relaciones empezaron a gozar de una aparente cordialidad, la polémica sobre el verdadero origen del Covid-19 reavivó las diferencias entre Donald Trump y su homólogo Xi-Jingping.

A lo largo de toda esta semana, el cruce de acusaciones crecía con el pasar de los días. Estados Unidos ha venido alimentando la tesis de que el coronavirus fue fabricado en un laboratorio de la ciudad china de Wuhan, mientras que Beijing lo refuta y le exige presentar pruebas de su afirmación.

El Gobierno chino cuenta con el respaldo de estudios que hablan del origen animal del coronavirus, elaborados por la Organización Mundial de la Salud, la misma a la que Estados Unidos decidió recientemente quitarle la financiación por considerarla parcializada a favor Beijing.

Desacuerdos políticos que amenazan con volverse económicos

En medio del ataque retórico constante entre funcionarios de la administración Trump con sus pares en China, surgió una amenaza del jefe de la Casa Blanca el pasado 30 de abril: que impondría aranceles a Beijing como represalia por el manejo “´poco transparente” que le ha dado a la crisis del coronavirus.

La respuesta no se hizo esperar y vino por cuenta de la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, el 5 de mayo: «Los hechos han demostrado que los aranceles no deben usarse como un arma. En general, perjudica a todas las partes involucradas, y a nadie le interesa luchar en una guerra comercial. Por lo tanto, en la situación actual, creo que la idea de utilizar los aranceles como un arma para someter a otros países debería ser abandonada».

Las declaraciones de esta semana parecían conducir al empeoramiento de una ya malherida relación entre Estados Unidos y China, pero el compromiso al que llegaron las partes el jueves podría aliviar, quizá sea temporalmente, las tensiones entre los dos pesos pesados de la economía mundial, que pone en fuerte peligro la globalización.

Con EFE y Reuters  https://www.france24.com/es/20200508-china-eeuu-guerra-comercial-donald-trump-xi-jingping

16.20.-Sin política de paz – PATRICIA LARA

“Este Gobierno no tiene una política de paz”, dice monseñor Darío Monsalve, arzobispo de Cali, en una entrevista con El Espectador en la que hace tres afirmaciones claves: 

15 de mayo 2020.- 1. Que el Gobierno “habla de paz con legalidad; es decir, que le cuelga la paz a la ley”, cuando la cosa es al revés: que en esta sociedad “hay que conseguir la legalidad por medio de la paz”, porque la ley no vale para mucha gente. Y es cierto: si no hay paz en vastas zonas, se impone la ley del más fuerte, opuesta a la legalidad que promueve el presidente Duque, porque en esos territorios gobiernan los grupos armados, mientras que el Ejército, por carecer de metas y filosofía claras, se desgasta en corruptelas y peleas internas, y despilfarra sus recursos en espiar a la oposición, en vez de usarlos para capturar a los capos del narcotráfico y a los jefes de las bandas armadas.

  1. Que el Decreto 601, que autoriza al alto comisionado para la Paz a verificar la voluntad real de paz y de sometimiento a la justicia de los grupos armados organizados, “es regresivo” e implica un retroceso, pues vuelve al concepto de sujeción individual y está planteado “en términos inferiores a (…) la Ley 1908 de julio de 2018, que hablaba de sometimiento colectivo”.
  2. Que “lo único bueno” que tiene el Decreto 601 es que le reconoce carácter político al Eln, lo cual es, sin embargo, contradictorio, pues, como “no hay acuerdo colectivo, no hay proceso de paz” y “al Eln no le queda sino el sometimiento”.

Por supuesto que en esas condiciones, más allá de la desmovilización de 20 integrantes del frente José María Becerra del Eln, es difícil que ese decreto tenga efectos positivos, pues los grupos armados deben verlo como un retroceso, sobre todo si se tiene en cuenta, por una parte, que el cese bilateral con el Eln estuvo acordado, pero un antiguo líder de izquierda, convertido al uribismo, convenció a los elenos de que no lo firmaran con un gobierno que estaba por terminar y lo hicieran con el del nuevo presidente, Iván Duque, quien no movió un dedo para reanudar de inmediato los diálogos de La Habana y, cinco meses después, el Eln atentó contra la Escuela de Policía en Bogotá. Y, por otra, si se piensa, como lo cuenta monseñor, que durante el proceso de sometimiento de las Autodefensas Gaitanistas, al final del gobierno Santos, se tenía todo listo para el sometimiento colectivo, e incluso se había adaptado como lugar de reclusión un antiguo seminario en Yarumal (Antioquia), pero el proceso no siguió porque no se contemplaron “los porcentajes patrimoniales de supervivencia” que les permitieran vivir con sus familias.

La conclusión de monseñor no puede ser más desoladora: “Le hemos mandado no sé cuántas cartas al presidente pidiéndole audiencias, planteándole que si no quería esa política de paz (…) presentara una política alternativa (…). Pero el Gobierno (…) rechaza lo que venía y no ofrece una ruta al proceso” distinta del sometimiento. Entonces todo ha sido inútil.

¡Qué desesperación produce saber que mientras el tiempo pasa y el Gobierno no actúa, la gente se muere en los territorios!

Nota. Cerrada esta columna, me entero de que EE. UU. Incluyó a Cuba en la lista de países que apoyan el terrorismo, por no aceptarle a Duque extraditar a la delegación de diálogo del Eln y violar así los protocolos que, como país garante, se comprometió a hacer cumplir. ¡Qué injusticia la de Trump y qué ingratitud la de Duque!

https://www.elespectador.com/opinion/sin-politica-de-paz-columna-919519

 

16.20.-Ultraderecha: objetivo, el Ejército CRISTINA DE LA TORRE

Esta misión de contrainteligencia del Ejército dejó al descubierto graves casos de corrupción que involucran a generales y oficiales 

No peligra la democracia por acción de alguna mano díscola en el Ejército, como en su evasiva locuacidad lo quisiera el ministro Trujillo. Peligra, y mucho, por efecto de la politización de esta Fuerza que durante años ha efectuado el uribismo para sumar a los militares, depositarios de las armas de la República, a la causa de un partido reaccionario, corrupto y violento, de vuelta en la Casa de Nariño. De allí deriva, entre otros desmanes, el espionaje consuetudinario sobre civiles inermes. Sabe el uribismo, como lo supo Ospina Pérez cuando se coronó dictador, que destruir la neutralidad del Ejército –por menguada que esté- compromete el Estado de derecho y da pábulo a la violencia.

12 may 2020.- A más de los falsos positivos que el general Martínez pareció reprogramar, ahora se repite como un mantra de la Seguridad Democrática el espionaje contra opositores, periodistas y demócratas que no se postran de hinojos ante Él, ni ante sus palafreneros en el alto Gobierno. Y este espionaje alarma porque puede pasar a mayores: a la eliminación del perfilado. Como ocurrió con el asesinato del profesor de Andréis, fruto natural del régimen que convertía el DAS en policía política e instrumento del paramilitarismo. Como podrá ocurrir con la Inteligencia militar, que recoge el ominoso expediente de los fascismos de izquierda y de derecha. No contento con colgarles lápida a los opositores calificándolos de terroristas, espió el uribato y persiguió a los magistrados de las Cortes que cuestionaron las pretensiones reeleccionistas del jefe; y a los que investigaban a parapolíticos que resultaron ser bancada del partido en el poder. Y después, en abierto sabotaje, chuzó aquella caverna a los negociadores de paz.

No se innova mucho. En los prolegómenos de la Violencia, cooptó Ospina al Ejército como fuerza del partido de gobierno y activo enemigo de la oposición. Destruyó la imparcialidad de la única fuerza que podía garantizar la tranquilidad pública, y activó un poderoso detonante del horror que vendría. Horror multiplicado por la asimilación del cuerpo entero de Policía al poder presidencial, la ferocidad de los chulavitas a la cabeza.

Conjuradas Violencia y dictadura, sentaría Alberto Lleras la doctrina que funge todavía como el referente deseable en democracia: sustraer a los militares de la contienda entre partidos. Así como los uniformados no deben intervenir en política, tampoco los políticos podrán incursionar en los cuarteles. La fuerza pública ha de subordinarse al poder civil del Estado, no al de los partidos. Los militares reciben tanto las armas de la nación, como la obligación de defender los intereses comunes. Se les confieren derechos especiales, a condición de no descargar su poder letal sobre los ciudadanos inocentes.

Ideal mancillado por una franja de la oficialidad que, envalentonada por la ultraderecha que la adula y encubre sus delitos, traiciona el deber; menoscaba la confianza que los colombianos depositaban en el Ejército y desdeña la entrega del soldado raso. De las investigaciones exhaustivas nada resultará porque recaerán en la propia Inspección del Ejército o en el fiscal Barbosa. Serán ejercicio de yo-con-yo, deliberadamente orientado a ocultar lo buscado: quién da las órdenes, a quién llega la información y para qué.

Para El Espectador, estos episodios de espionaje configuran traición de alto nivel contra los colombianos, orquestada desde las Fuerzas Armadas; traición a la democracia, al acuerdo entre sociedad y Fuerza Pública. Se diría que es la sociedad la llamada a exigir cuentas a los responsables últimos en la cadena de mando: al presidente Duque y al ministro Trujillo. Si sabían, que respondan por encubrimiento; si no sabían, por ineptos. No merecen el cargo.

Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/ultraderecha-objetivo-el-ejercito-columna-918984

  • 15.20.-Salvar el empleo formal y el informal  CRISTINA DE LA TORRE
  • Carta a mi padre, Gabriel García Márquez – RODRIGO GARCÍA BARCHA
  • Resultados, no investigaciones – PATRICIA LARA
Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, pide cumbre de Gobierno, empresarios y trabajadores. 

¿Se nos apareció la Virgen? En el país donde tantas diferencias se tramitan a bala, llaman muchos a salvar, todos a una, el empleo y el tejido empresarial. Ya por instinto de conservación, ya por sentido de solidaridad, no importa. Cuando la angustia se apodera de miles de pequeños empresarios y millones de trabajadores; cuando el desempleo puede llegar hoy a 17 % y mañana al 20 %; cuando el hambre acosa a toda una franja social que regresa de golpe a la pobreza, gremios, sindicatos, partidos, analistas de todos los colores nadan hacia una misma tabla de salvación: el subsidio al empleo formal.

5 may 2020.- Y, en el horizonte, la creación de una renta básica para el 40 % de la población vulnerable que nunca gozó de protección social ni recibió subsidio de Familias o Jóvenes en Acción. Para los desfocalizados, descastados del Banco Mundial; para los ignorados del sistema, los del trapo rojo. Mecha chispeante de la bomba social que podrá estallar si este ejército de informales pierde su fuente de ingreso y si cinco millones de trabajadores formales quedan cesantes.

Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, pide cumbre de Gobierno, empresarios y trabajadores para considerar, entre otras, la transferencia de ingreso vital equivalente a un salario mínimo para trabajadores informales de estratos 1, 2 y 3. Sin focalización ni condiciones: por la sola gracia de ser ciudadanos con derechos. Como sucede en más y más países.

Alrededor del subsidio al trabajo formal se configura un consenso. Debuta Acopi postulando un programa fiscal de retención de empleos en los sectores más vulnerables como mejor opción para salvar vidas, empleos y empresas. Costaría $6,8 billones al mes. El drama de las mipymes no se arregla con crédito bancario. En receso, sus gastos no apuntan a producción, sino que configuran gasto social indirecto.

Como alternativa al crédito bancario, que no fluyó o fluye mal pese a todas las gabelas otorgadas a los bancos, propone el Consejo Gremial dar liquidez en particular a aquellas empresas, fuente del 80 % del empleo: proteger el salario de quienes devengan el mínimo en los sectores más afectados por el confinamiento, durante tres meses, con transferencias directas del Gobierno. Los empresarios devolverían a futuro el aporte oficial vía impuesto de renta, si mantienen los puestos de trabajo, y sin perjuicio de que se les condone parte de la deuda.

Por su lado, el exministro Mauricio Cárdenas insta a agilizar la entrega masiva y urgente de créditos bancarios a las empresas, cuyo pago el Gobierno garantiza, y aún podrá condonar en parte. De porfiar los bancos en su modorra, invita Cárdenas al Gobierno a entregar esos créditos directamente por medio de la banca pública, en particular del Banco Agrario. Y sin intereses. Se trata, según él, de evitar a toda costa la quiebra de las empresas: de que logremos sortear esta crisis dependerá el futuro de la economía y del país.

Falta la voz del presidente, acogotado como andará por Carrasquilla, tan severo en cuidar la regla fiscal que reduce a mendrugos los auxilios al común. Y como si no existieran los US$ 53.000 millones en el exterior, ni pudiera el Banco de la República emitir dinero para solventar la crisis.

En el segundo país más desigual, donde la informalidad laboral es reina, parece insoslayable la renta básica para los sectores más desprotegidos. Y esta se financia con impuestos a los más pudientes; no a las empresas, que deben sobreaguar, sino a los dueños que reciben dividendos faraónicos y pagan en promedio 2,4 % de impuesto sobre la renta. Una cosa es salvar empresas productivas y trabajadores; otra, salvar a Sarmiento Angulo. Llegó la hora de rescatar a los que producen la riqueza, no a los bancos.

https://www.elespectador.com/opinion/salvar-el-empleo-formal-y-el-informal-columna-917874

15.20.-Carta a mi padre, Gabriel García Márquez – RODRIGO GARCÍA BARCHA

Imagen: El autor y sus padres, Gabo y Mercedes Barcha.

Gabo,

El 17 de abril fue el sexto aniversario de tu muerte, y en gran medida el mundo ha seguido como siempre, con el ser humano comportándose con crueldad creativa y asombrosa, con generosidad y sacrificio sublimes y con todo lo que hay en medio.

Una cosa es nueva: una pandemia.

6 may 2020.- Se originó, hasta donde sabemos, en un mercado, donde un virus brincó de un animal a una persona. Un pequeño paso para un virus, pero un gran salto para su especie. Es una criatura que evolucionó durante un tiempo incalculable a través de la selección natural hasta llegar a ser el pequeño monstruo voraz que es actualmente. Pero es muy injusto referirse a él en tales términos, y lamento si mis palabras lo han ofendido. En realidad, él no tiene nada particular en contra nuestra. Se aprovecha porque puede. Esa actitud sin duda nos es familiar. No se trata de nada personal.

No paso un solo día sin cruzarme con una referencia a tu novela El amor en los tiempos del cólera o a una variante de su título o a la peste del insomnio en Cien años de soledad. Es imposible no especular sobre qué te habría parecido todo esto. Siempre te fascinaron las plagas, reales o literarias, así como las cosas y las personas que retornan.

Todavía no habías nacido cuando la pandemia de la gripe española azotó el planeta, pero creciste en una casa donde reinaban las historias y donde una plaga, así como los fantasmas y los remordimientos, debieron servir de buen material literario. Decías que la gente hablaba de acontecimientos que sucedieron en los días del cometa, probablemente refiriéndose al paso del cometa Halley a principios del siglo XX. Recuerdo lo emocionado que estabas de ver al cometa con tus propios ojos cuando regresó hacia el final del milenio. Te cautivó, como si fuera un reloj misterioso marcando silencioso la hora una vez cada 76 años, en un ciclo que se aproxima al tiempo asignado al ser humano. ¿Será una coincidencia? Probablemente solo sea otra pista falsa. Eras ateo, pero también pensabas que era inconcebible que no hubiera un plan maestro del universo, ¿recuerdas? Que no hubiera quién contara el cuento. Es posible que, en ese sentido, tu punto de vista sea ahora más claro que el mío.

Ha vuelto una pandemia. A pesar de los grandes avances de la ciencia y el tan celebrado ingenio de nuestra especie, nuestra mejor defensa hasta ahora es simplemente quedarnos en casa, escondidos en nuestras cuevas para que el depredador no nos encuentre. Para los que al menos tengan un poco de humildad, es un momento de reflexión. Para los demás, es solo una cosa más que aniquilar.

Dos de los países que más querías, España e Italia, se encuentran entre los más afectados. Algunos de tus amigos más antiguos y queridos en Barcelona, ​​Madrid y Milán están sobrellevando la pandemia lo mejor que pueden en los mismos pisos que tú y Mercedes visitaron innumerables veces durante décadas. He escuchado a varias personas de esa generación decir que están decididas a sobrevivir, aunque sea solo por evitar caer victimas de una maldita gripe después de décadas de sobrevivir a cánceres, tiranos, trabajos, matrimonios y responsabilidades.

  • Thanks for reading The Times.

 

La muerte no es lo único que nos aterroriza, sino las circunstancias. Una salida final sin despedidas, atendidos por extraños disfrazados de extraterrestres, máquinas pitando despiadadamente, rodeados de otras personas en situaciones similares, pero lejos de nuestra gente. Es lo que tú más temías, la soledad.

A menudo decías que Diario del año de la peste de Daniel Defoe fue una de tus mayores influencias, pero hasta ayer yo había olvidado que incluso tu historia favorita, Edipo rey, giraba alrededor de los esfuerzos de un rey por acabar con una plaga. Yo recordaba sobre todo la trágica ironía del destino del rey, pero fue la peste lo que desató las fuerzas que precipitaron su caída. Tú dijiste una vez que lo que nos atormenta de las epidemias es que son un recordatorio del destino personal. A pesar de las precauciones, la atención médica, la edad o la riqueza, cualquiera puede sacar el número perdedor. Destino y muerte: temas muy queridos de muchos escritores.

Creo que si estuvieras aquí ahora, estarías fascinado por el hombre. El término “hombre” no suele usarse como antes, pero haré una excepción, no como un guiño al patriarcado que detestabas, sino porque resonará en los oídos del joven y escritor aspirante que fuiste, con más sensibilidad e ideas de las que sabías expresar, y con una fuerte convicción de que la suerte está echada, incluso para una criatura a imagen de Dios y condenada al libre albedrío. Te compadecerías de nuestra fragilidad; te maravillarías de nuestra interconexión, te entristecería el sufrimiento, te enfurecería la insensibilidad de algunos líderes y te conmovería el heroísmo de las personas en los frentes de batalla. Y estarías ansioso por saber cómo los amantes desafían cada obstáculo, incluido el riesgo de muerte, para estar juntos. Por encima de todo, estarías tan embelesado con los seres humanos como siempre.

Hace unas semanas, durante los primeros días que estuvimos recluidos en casa, mi cabeza se esforzaba por comprender lo que podía significar todo esto, o al menos lo que podría salir de ello. Fracasé. La niebla era demasiado espesa. Ahora que las cosas se han vuelto más cotidianas —como lo hacen con el paso del tiempo, incluso en las guerras más aterradoras— aún no logro explicármelo de manera satisfactoria.

Muchos están seguros de que la vida ya nunca será la misma. Es probable que algunos hagamos grandes cambios, y otros hagamos pequeños cambios, pero sospecho que la mayoría volverá al baile. ¿No sería un buen punto argumentar que la pandemia es una prueba más de que la vida se desvanece de la manera más inesperada y que debemos vivir en grande, y vivir en el aquí y el ahora? Uno de tus propios nietos ha expresado esa opinión.

Las restricciones al movimiento comienzan a relajarse en algunos lugares, y poco a poco el mundo intentará aventurarse hacia la normalidad. El solo hecho de soñar con la libertad inminente hace que muchos empiecen a olvidar las promesas a los dioses que hicieron tan recientemente. Se va debilitando el impulso por procesar el impacto de la pandemia en nuestro ser más profundo, y en toda la tribu. Incluso muchos que anhelamos entender lo que sucedió nos sentiremos tentados a interpretarlo a nuestro gusto. Ya las compras amenazan con regresar en grande como nuestro narcótico favorito.

Todavía sigo en la niebla. Parece que de momento tendré que esperar a que los grandes maestros, presentes y futuros, metabolicen esta experiencia compartida. Espero ese día con impaciencia. Una canción, un poema, una película o una novela me indicarán, finalmente, el rumbo por el que están enterrados mis ideas y sentimientos sobre toda esta situación. Cuando llegue ahí, seguramente tendré que cavar un poco más yo mismo.

Mientras tanto, el planeta sigue girando y la vida sigue siendo misteriosa, poderosa y sorprendente. O, como solías decir tú con menos adjetivos y más poesía, nadie le enseña nada a la vida.

Rodrigo.

Rodrigo García Barcha (@rodgarcia59) es director de cine. Pronto se estrenará su filme Four Good Days, con Glenn Close y Mila Kunis. 

https://www.nytimes.com/es/2020/05/06/espanol/opinion/garcia-marquez-pandemia-carta.html?campaign_id=42&emc=edit_bn_20200508&instance_id=18311&nl=el-times&re

15.20.-Resultados, no investigaciones PATRICIA LARA

Ricardo Calderón «invisible». Foto El País

Con las investigaciones ordenadas por los altos mandos a raíz de las chuzadas reveladas una y otra vez por ese riguroso y valiente periodista que es Ricardo Calderón, jefe de investigaciones de la revista Semana, puede pasar lo mismo que con Edipo, quien ordenó que se averiguara quién había sido el asesino de Layo, hasta que descubrió que el asesino había sido él mismo y que Layo era su propio padre.

8 may 2020.- Porque, como lo afirmó uno de los chuzados, nada menos que Jorge Mario Eastman, ex secretario general de la Presidencia de Iván Duque, hoy embajador ante el Vaticano, “esa decisión no la toma cualquier persona de bajo rango”. Por eso Eastman no cree en la teoría de las manzanas podridas, como tampoco muchos creemos en ella. Es que no es posible que cada cierto tiempo la prensa haga nuevas denuncias, que siempre el ministro de Defensa y el presidente se rasguen las vestiduras y digan que se van a realizar investigaciones exhaustivas, que luego caiga uno que otro militar, pero, en el fondo, nada cambie, porque no cambian ni la filosofía ni los valores que inspiran y avalan ese proceder, que se puso tan de moda en el gobierno de Álvaro Uribe a raíz de las famosas chuzadas del DAS, denunciadas por el mismo Ricardo Calderón.

No es sino recordar que, por ejemplo, en agosto pasado, Semana publicó apartes del pliego de cargos de la Procuraduría contra el general Eduardo Quirós, antes a la cabeza del Comando de Apoyo de Combate de Contrainteligencia Militar (Cacim), y se estableció que, por orden del anterior comandante del Ejército, general Nicacio Martínez, se dio una persecución dentro de la institución para determinar, mediante interrogatorios y prácticas de polígrafo, qué militares les suministraron a The New York Times y a Semana las informaciones sobre directrices establecidas en el Ejército que podían conducir de nuevo a la práctica de los falsos positivos. Pero el general Martínez negó que esa persecución hubiera existido y se hizo el loco ante la revelación de que él había dado la orden, hecha por el general Quirós, quien hoy es uno de los caídos con el nuevo escándalo.

Y ahora el general Nicacio Martínez le dice a la prensa que se siente víctima, que “la inteligencia se rige por una ley”, que “hay una junta de inteligencia en la que se reúnen todos los jefes de inteligencia de la institución y el ministro de la Defensa”, que “hay unas políticas claras”, que él no ordenó chuzadas contra periodistas, magistrados, políticos o contra el Gobierno, y que “todo lo que hacía se lo informaba al señor general Luis Fernando Navarro, comandante general de las Fuerzas Militares”.

En fin, sigue el carrusel de Tongo le dio a Borondongo, y de Borondongo le dio a Bernabé…

Por eso, para evitarlo, es indispensable que cuanto antes, y para bien del mismo Ejército, el ministro de Defensa, en virtud del derecho de acceso a la información reservada que le otorga el Decreto 588, le entregue a la Comisión de la Verdad, como dice el pronunciamiento de su presidente, el padre Francisco de Roux, “los documentos relacionados con estos seguimientos y espionajes informáticos, a fin esclarecer la verdad histórica y de ética pública subyacente”.

A ver si, por fin, se erradican esos procedimientos para siempre…

Y una pregunta: ¿cómo piensan lidiar con la rabia que, con toda razón, deben sentir los gringos porque en lugar de usar sus fondos para perseguir el narcotráfico, el Gobierno los utilizó para espiar a los periodistas de su propio país?

https://www.elespectador.com/opinion/resultados-no-investigaciones-columna-918408

  • 14.20.-Trump pide a naciones que rechacen la globalización y apoyen el nacionalismo 
  • En medio de la pandemia celebremos el Primero de Mayo – COMITÉ NACIONAL DE PARO -CNP
Foto de archivo. El presidente estadounidense, Donald Trump, al llegar a la sesión 74° de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de la ONU en Nueva York, EEUU. 24 de septiembre de 2019. REUTERS/Carlo Allegri.

NACIONES UNIDAS, 24 sep (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó el martes a las naciones del mundo a rechazar la globalización y a respaldar el nacionalismo, al argumentar que los países deberían colocar como prioridad a sus propios ciudadanos.

Remember: 24 sep 2019. En su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Trump también afirmó que Estados Unidos solo estaba buscando justicia en la situación comercial con China y dijo que esperaba que ambos países lleguen a un acuerdo que los beneficie.

https://lta.reuters.com/articulo/onu-trump-globalizacion-idLTAKBN1W91YS-OUSLT

14.20.-En medio de la pandemia celebremos  el Primero de Mayo  COMITÉ NACIONAL DE PARO -CNP

 Conmemoran los trabajadores del mundo un año más de la heroica lucha que hicieran los obreros de Chicago, para alcanzar sus primeras conquistas laborales. Esta celebración del primero de mayo adquiere ribetes especiales. Los pobladores de la tierra enfrentan una peligrosa pandemia que, esparcida por el planeta, contagia millones de personas, mata centenares de miles y destruye economías que, poderosas o enclenques, quedan desnudas ante la gravedad de la crisis que genera el Covid-19.

 En medio de esta situación, decenas de millones de trabajadores de la salud, el agro y la alimentación, la distribución de bienes básicos y el transporte, los servicios públicos y los estatales ponen sus conocimientos, habilidades y esfuerzos y, en largas y extenuantes jornadas, luchan para enfrentar al coronavirus, evitar miles de muertes, alimentar a la población y proteger -sin arriesgar sus vidas y hasta donde les sea posible- la economía.

En varios países lo hacen enfrentando las políticas del capital financiero, los grandes monopolios y los intermediarios que ponen, por encima de la salud, la vida y la protección de millones de seres humanos, sus negocios, capitales, corrupción e intereses. En nuestra nación no es diferente. Baste tan solo con analizar el comportamiento del gobierno de Duque y su transferencia, a través del FOME, de 25 billones 500 mil millones de pesos a los bancos y demás intermediarios financieros, EPS, ARL, Fondos Privados de Pensiones y a grandes empresas de la comercialización y la importación de bienes agrícolas e industriales.

 Mientras a los grandes capitales nacionales y extranjeros se les llenan los bolsillos a borbotones, a las capas medias de la ciudad y el campo y a campesinos, trabajadores y demás sectores populares se les niegan o cicatean los recursos indispensables para cuidar su salud y cubrir sus alimentos, para lo cual exigimos, por lo menos, un aporte del estado equivalente a una Renta Básica Universal, RBU, igual a un Salario Mínimo Legal Mensual Vigente SMLMV. Los recursos que hoy entrega el Gobierno Nacional, a través de los diversos programas Familias en Acción, Adulto Mayor, Jóvenes en Acción, Ingreso Solidario y Devolución del IVA son, escasamente, de un billón 850 mil millones de pesos. Lo que le toca a cada familia inscrita en los programas asistenciales son $265 mil pesos mensuales y a los programas que cubren solo personas les tocan $78 mil.

 Mientras tanto, a los bancos -por medio de jugarretas propias de la especulación financiera- les dieron a ganar, desde aquí hasta que se les paguen los créditos de las inversiones forzosas en Bonos Solidarios, 500 mil millones de pesos anuales y, está por saber, cuánto habrán de ganar por la refinanciación de las deudas a productores industriales y agrícolas y con cuanto se quedarán de lo refinanciado a comerciantes y cuanto quitarán a los tarjeta-habientes y que tanto le arrancaran a los micro y pequeños empresarios del país.

 En todo caso, al igual que paso con la tragedia de Armero o con el terremoto del Eje Cafetero y con la desaforada corrupción incluida, el gran beneficiado es el capital financiero y la banca internacional a la que el gobierno acude presuroso en una política de continuar endeudando el país mientras, los bancos extranjeros hacen fabulosas utilidades con las reservas internacionales que, por US $55 mil millones de dólares, tiene el país depositada en la banca mundial, principalmente, norteamericana.

Caso aparte, por la gravedad de éste, es la salud. La esencia de la cuarentena es alargar la llegada del pico infeccioso para poder alcanzar condiciones óptimas que permitan atender a los enfermos, salvar la mayor cantidad de vidas y no saturar clínica y hospitales a fin de que puedan evitar la mayor cantidad de muertes. Sin embargo, los recursos entregados por el gobierno a la red pública hospitalaria son pírricos y para desgracia del personal médico y de la salud se continúan girando los recursos, un poco más de dos billones de pesos a las EPS mientras que, las IPS, clínicas y hospitales, casi que nada se les ha girado. Escasean todos elementos necesarios para prestar un buen servicio. No hay garantía de nuevas UCIS ni respiradores, en muchos centros de atención no hay ni siquiera vestidos y prendas adecuadas para atender los infectados y para acabar de completar el gobierno nacional toma la decisión de ampliar los sectores que pueden empezar a trabajar poniendo en elevado riesgo la vida de millones de trabajadores y gentes del país -con la implementación de su cuarentena inteligente- contrariando la opinión de la comunidad científica, a lo que se agrega, para desgracia de la nación, el asesinato de dirigentes sociales, que no cesa.

Al igual que, el de reintegrados a la vida civil por los acuerdos de paz. Ante los reclamos de diversos sectores sociales el gobierno esgrime una política de darle largas a las soluciones con el ánimo de que, finalmente, “se salve quien pueda”. No atiende a los pequeños y medianos empresarios a quienes dejan sin los recursos para pagar los salarios de sus trabajadores, no obliga al capital financiero a prestar recursos frescos a productores del agro y la ciudad, se niega a fortalecer los apoyos alimenticios y se burla de las peticiones de médicos y demás trabajadores de la salud. A los estudiantes los atiende de cualquier manera y a los maestros los amenazan. A los artistas se les hacen promesas y lo único que les cumplen es entregar la cuota de pantalla nacional a las casas productoras de entretenimiento extranjeras. A campesinos, indígenas y empresarios nacionales del agro se ponen todo tipo de barreras para acceder al crédito que requieren para producir los alimentos que habrán de alimentarnos y a grandes comercializadores se les permite utilizar miles de millones de pesos para hacer importaciones de productos agrícolas para los cuales fijan aranceles cero. Pero todo no es oscuro en el mundo. Millones de seres erguidos, pasaran por encima de la realidad que padecen y, en medio de las dificultades sabrán derrotar las políticas neoliberales que hoy los agobian.

Pasada la pandemia sacarán sus fuerzas intactas y valerosas para continuar las luchas que habrán de crear un mundo sin privatización de los servicios básicos, flexibilización laboral, sometimiento de la economía nacional y del país. ¡

¡Celebremos, en medio de la pandemia y las dificultades, el 1º de mayo!

COMITÉ NACIONAL DE PARO – CNP  PRIMERO DE MAYO de 2020

 

  • 13.20.-De la pandemia a la industrialización – CRISTINA DE LA TORRE
  • Senador Robledo: “El Gobierno no está tomando todas las medidas que debería tomar” LUIS CARLOS VÉLEZ
  • Ley de pronto pago debe llegar rápido – CAMILO DÍAZ
El líder industrial Jimmy Mayer.

Entre el miedo a la pandemia, la amenaza del hambre y la quiebra de pequeñas empresas, pujan los viejos poderes por malograr la promisoria oportunidad del cambio. Cambio del modelo que en 40 años enriqueció a importadores y banqueros acaballados en la precariedad laboral de millones de trabajadores que hoy son pasto predilecto de la crisis. Mares de empresarios cerraron fábricas para dedicarse a la especulación financiera.

21 abr 2020.- Jimmy Mayer, promotor de industrias, aboga por revitalizar el sector, fuente segura de desarrollo y bienestar (Semana, 4/12/20). La producción en Colombia de respiradores para pacientes de coronavirus, que hoy despega, es muestra a la mano de innovación tecnológica y capacidad de reconversión industrial en coordinación con el poder público. Creados en universidades y producidos por la empresa privada a precio 20 veces menor que el internacional, abastecerán la demanda nacional y se exportarán. Aplauso a la alianza Estado-academia-empresa privada.

Mas la idea de reindustrializar no tendrá eco en este Gobierno. Así lo indica su manejo financiero de la crisis, más complaciente con gremios apoltronados en sus privilegios que generosa con los atribulados. Para ayudar a estos últimos en la coyuntura, destina el equivalente al 0,5 % del PIB, mientras Perú gasta en ello el 12 %. Recibe impasible la recomendación del FMI de no tomar préstamos del Banco de la República, interesado como estará aquel en preservar la regla fiscal que le asegura el pago de la deuda. Impensable ahora el gesto del entonces presidente Carlos Lleras cuando en 1966 expulsó a la misión del FMI por querer imponerle una devaluación repentina y brutal. Sin crédito del Banrepública no podrá Duque acoger la propuesta de Acopi –aplicada en casi todo el mundo– de subsidiar salarios a los ocho millones de trabajadores más vulnerables, en vez de ofrecer préstamos de la banca privada a microempresas que no podrán pagarlos después.

Acaso pescando en el río de la crisis para perpetuar una medida temporal, el presidente de Fenalco propone, angelical, reducir salarios al 40 %. Por su parte, los $6 billones girados al sector salud aterrizaron en alforjas de las EPS, no en los hospitales. Y sí, claro, el Gobierno hace lo que puede. Que no es mucho, porque el Gobierno es el Consejo Gremial. Y el presidente, entusiasta servidor del modelo gamonal-extorsionista que éste representa.

Hace años cuestiona Mayer la dependencia de nuestra economía de materias primas como el petróleo. Los países que dependen de ellas, dice, nunca ascienden al desarrollo: llevamos 50 años arrastrando un modelo equivocado, de no crecimiento, de desindustrialización. En 1957, el ingreso per cápita de Corea era el mismo de Colombia. Hoy lo triplica. Sólo la firma Samsung vende en un año el equivalente al 60 % del PIB colombiano. Convoca el empresario a todos los gremios, sindicatos comprendidos, a marchar en pos de un modelo que dispare el crecimiento de la economía, que cree empleos abundantes y bien remunerados. Y no lo vamos a lograr sembrando aguacates, dirá.

El modelo está inventado y toreado en mil plazas desde hace casi un siglo: es el capitalismo social presidido por el Estado mediante planificación concertada con el sector privado. Defiende lo mismo la libre iniciativa del capital que los derechos sociales y económicos de toda la población. Resulta de transacción entre dos sistemas que crearon más desventura que felicidad: el comunismo y el capitalismo salvaje. Para Alicia Bárcena, directora de la Cepal, es el Estado el que podrá rescatarnos de la crisis evidenciada por la pandemia del coronavirus. No podemos volver a transitar los caminos que nos arrojaron en ella, expresa: “Estamos ante un cambio de época, de paradigma. Tenemos que cambiar nuestro modelo de desarrollo”. 

https://www.elespectador.com/opinion/de-la-pandemia-la-industrializacion-columna-915578

13.20.-Senador Robledo: “El Gobierno no está tomando todas las medidas que debería tomar” LUIS CARLOS VÉLEZ

Jorge Enrique Robledo, senador del Polo Democrático, considera que el Gobierno se equivoca al usar a los bancos como vehículo para ayudar en la crisis del coronavirus. Asegura que esta emergencia plantea una oportunidad para hacer cambios profundos en la economía del país.

 Senador Jorge Enrirque Robledo Foto: Semana 

LUIS CARLOS VÉLEZ : Usted celebró una entrevista que en esta misma revista hicieron a Jimmy Mayer, que dijo que hay que transformar el modelo económico de Colombia. ¿Cuál es su idea?

JORGE ENRIQUE ROBLEDO : Él, un industrial muy respetado, plantea que hay que cambiar el modelo dentro de la economía de mercado. En eso coincidimos. Yo nunca he planteado estatizar la economía. Entonces estamos hablando de cambiar el modelo reconociendo que en Colombia ningún Gobierno se ha propuesto desarrollar de verdad el capitalismo. En buena medida porque nos han metido en la tragedia de las materias primas, ahora petróleo pero antes café y otros productos. Mayer dice que en ese mundo de las materias primas los países quedan presos del subdesarrollo, y tiene razón. Él asegura que hay que desarrollar la industria y que debe haber un pacto nacional que incluya a las centrales de trabajadores. Un gran acuerdo nacional que sea un pacto de gana-gana. Y agregó que no podemos seguir siendo los idiotas útiles de los países desarrollados. Eso es, en buena medida, lo que nos ha sucedido porque hemos copiado al pie de la letra lo que nos dicen los organismos internacionales de crédito de las grandes potencias y terminamos en un mundo en el que a ellos les va bien, mientras nosotros quedamos en el peor lado de la balanza.

L.C.V.: ¿Eso cómo se aterriza políticamente?

J.E.R.: Ningún país del mundo que haya logrado desarrollarse –alta producción, ciencia, tecnología, empleo, etcétera– lo ha podido hacer sin un pacto nacional, que ilustro con el ejemplo de un barco. El país es como un barco en el que vamos todos, en diferentes camarotes y con desacuerdos entre los pasajeros, pero en el que debemos unirnos en la idea de que el barco no se hunda, porque nos hundimos todos, y en que navegue bien y con un rumbo adecuado.

No podemos seguir siendo los idiotas útiles de los países desarrollados.

L.C.V.: ¿Cómo ve a Claudia López en el manejo de la pandemia en Bogotá?

J.E.R.: Creo que lo ha hecho muy bien, y la respaldamos. Tiene una actitud proactiva, decidida, entusiasta, trabajadora y preocupada por la gente. Hay cosas que se escapan de su control por las debilidades estructurales que también sufre Bogotá. Dirigir a Bogotá es bien complejo, aunque está acertando y en puntos claves ha orientado a Duque, que se ha confundido en no pocos momentos.

L.C.V.: ¿Cómo ve a Gustavo Petro en la pandemia?

J.E.R.: Creo que está cometiendo errores garrafales. Uno entiende que tenga desacuerdos con Claudia, pero ¿atreverse a tratarla de fascista en medio de esta crisis? Yo no comparto la política promovida como una pelea de perros y gatos. Y es evidente que la gente le está cobrando duro esos errores.

L.C.V.: Usted fue uno de los grandes críticos de que el Congreso operara virtualmente. ¿El Congreso sí funciona así?

J.E.R.: Yo dejé varias constancias. Eso que está viendo el país no son sesiones de control político. Eso es una pantomima que no tiene que ver con el control político. Hasta hoy en el Congreso no ha habido un solo debate de fondo a los casi 40 decretos que sacó el presidente. Recuerden los grandes debates del Congreso con intervenciones a fondo y controversias serias. Ahora nos dan de a tres minutos a cada uno para que todos digamos lo que podamos en tan poco tiempo, y los amigos de Duque aplaudiendo como si fuera Dios.

L.C.V.: ¿El presidente está amarrando al Congreso para hacer lo que quiere?

J.E.R.: Con los números sobre la mesa, el Gobierno tiene mayoría en el Congreso. Y si incluimos por debajo de la mesa a los que están con Duque pero posan de independientes, resucitaron el Frente Nacional. Es obvio que a ninguno de ellos les interesa el control político. Los duquistas más abiertos dicen que si uno critica a Duque es porque no quiere unirse por el progreso del país. Eso es macartismo, y sí veo a la Casa de Nariño con la estrategia de que el Congreso no opere.

L.C.V.: Eso suena a dictadura gracias a la pandemia…

J.E.R.: Es un hecho que el control político no se está dando. Casi 40 decretos con unos alcances descomunales y no hemos podido hacer un solo debate al respecto. Yo tengo muchas cosas que decir, y así muchos otros. Estamos en un remedo del control político que debería hacer el Congreso.

“Por ahora no veo las condiciones para abrir”: Claudia López

L.C.V.: ¿Cómo ve el manejo de la pandemia en Colombia?

J.E.R: Colombia es de los países mal preparados para enfrentar una pandemia como esta. Porque tenemos un sistema de salud con muchas debilidades y una economía muy subdesarrollada, tanto que tiene un producto per cápita de apenas 6.500 dólares. Esto se expresa bien en que, antes de la pandemia, teníamos 60 por ciento de la población entre desempleados e informales. Ojalá esté equivocado, pero nos va a golpear muy duro.

L.C.V.: ¿Y cómo ve al Gobierno en su respuesta?

J.E.R.: El Gobierno se quedó corto en entender la gravedad del asunto, y no está tomando todas las medidas que debería tomar. Se necesitan muchos recursos públicos para atender el sistema de salud, la pobreza de la gente, y respaldar el aparato económico, que se está resistiendo mucho.

L.C.V.: ¿Qué debe ser prioridad en la economía?

J.E.R.: Yo le envié una carta al presidente proponiéndole aumentar bastante el gasto en salud, en necesidades sociales, para atender a los pobres, a los nuevos pobres: los desempleados, y para respaldar la actividad económica. Porque la actividad privada sola no puede salir adelante, ni siquiera la empresarial, en la que se genera el mejor empleo. Le hice cinco propuestas sobre dónde conseguir recursos extraordinarios. Pero él, en general, está haciendo cosas diferentes.

L.C.V.: ¿Eso significa que la mejor manera de financiar esta pandemia es con deuda?

J.E.R.: Veo al presidente y al ministro Carrasquilla pegados a la ortodoxia neoliberal, y no puede ser así. Hay que reorientar el gasto público. Otra propuesta es tomar con todo cuidado unos dólares importantes de las reservas internacionales que tiene Colombia en el exterior, que son unos 53.000 millones de dólares. Yo hablé de 5.000 millones de dólares. Le planteé crear condiciones para refinanciar parte de la deuda externa pública, la que sea posible.

Coincidí con otras voces que también plantean recurrir a los créditos de emisión del Banco de la República; y, por último, no de forma inmediata, se debe tocar el sistema tributario porque la última reforma nos montó en un mundo que no existía y que ahora existe menos. Pero no se puede con ortodoxia, porque ni Colombia ni ningún país pueden enfrentar este problema como si no hubiera pasado nada.

L.C.V.: ¿Usted cómo ve a los bancos, que han recibido tantas críticas en estos días?

J.E.R.: El aumento de la liquidez a favor de ellos ha sido inmenso. El Banco de la República está emitiendo, así digan que no. Lo que pasa es que esa liquidez no le está llegando al sector productivo como debería ser. Y hay decisiones tan equivocadas como regalarles 500.000 millones de pesos de utilidades a los bancos, cuando eso se habría podido hacer por medio del Banco de la República, ahorrándole ese costo al Estado, o haberle aportado ese dinero a los productores y al empleo.

L.C.V.: Explíquenos…

J.E.R.: La cifra de la Superintendencia Financiera sobre los créditos refinanciados a las empresas es de apenas el 12 por ciento de los 110 billones que se han reestructurado. Esa es una prueba aritmética de que la plata no está llegándoles a los que generan riqueza y empleo importante.

Acopi se queja de que no están llegando los recursos a las pymes, y lo mismo dicen las no pymes, que son mayores. Le pedí al ministro Carrasquilla que nos explicara si una parte grande de esa liquidez no se la habían gastado los bancos en recomprar sus propias acciones, para valorizarlas, porque lo cierto es que el incremento del precio de las acciones de los bancos fue muy alto en la semana siguiente en la que hubo la transferencia más grande que les hizo el Gobierno.

L.C.V.: En Estados Unidos, el presidente Trump entregó cheques a la gente para que, ante el desempleo, no se quede sin plata. ¿Esa debe ser la alternativa?

J.E.R.: Esa puede ser una. Y puede haber muchas otras, pero todo empieza con cuánta plata tiene el Gobierno para aportar. Si hacemos los cálculos per cápita de lo que está gastando Colombia frente a lo que está gastando Estados Unidos, la Unión Europea o, por ejemplo, Perú, lo que estamos gastando es bastante poco. De entrada, ellos están poniendo en la operación el 10 por ciento del PIB. Aquí estamos apenas en 5 por ciento. Carrasquilla y el presidente tienen que ponerse a tono con las urgencias en las que estamos.

«Casi 40 decretos con unos alcances descomunales y no hemos podido hacer un solo debate al respecto».

L.C.V.: Esta semana que pasó, el agua llegó a valer más que el petróleo. Quedamos más expuestos que nunca al petróleo…

J.E.R.: En la pandemia hay dos tipos de países. A los que les va a ir mal y a los que les va a ir muy mal. Colombia está en ese segundo grupo, aunque también habrá algunos a los que les vaya peor. Porque aquí, además de la pandemia, tenemos un problema gravísimo con la caída de los precios del petróleo, dado que se cometió el error garrafal de poner casi todos los huevos en la canasta del petróleo; error que muchos advertimos. Y ahora nos coincide la superproducción petrolera, que puso en guerra de precios a Rusia, Arabia Saudita y Estados Unidos, con la gran caída del consumo, debido a pandemia. Nosotros quedamos en el peor de los mundos. La vida nos ha venido dando la razón a quienes hemos sido calificados por décadas como locos.

https://www.semana.com/nacion/articulo/jorge-robledo-habla-con-luis-carlos-velez-sobre-emergencia-por-coronavirus/665967

13.20.-Ley de pronto pago debe llegar rápido – CAMILO DÍAZ

 En la recuperación económica que tendrá que ser apoyada por el estado, sancionar la ley de pronto pago para las pymes es imprescindible para apoyar su reactivación.

Las pymes son las unidades productivas que están enfrentando los mayores efectos adversos de la situación económica que se ha derivado de la propagación del coronavirus, que ha paralizado la actividad económica de todos los sectores. El choque del coronavirus frenó ambos lados de la economía, tanto la demanda llevando a un confinamiento casi global de los consumidores en sus casas, como también impactó la oferta, frenando la actividad manufacturera y de provisión de servicios, aunque estos últimos en menor medida. 

  • Que llegue el crédito

25 abr 2020.- En medio de las tensiones económicas son las pymes las que sufren de manera más rigurosa los desbalances económicos, cuando el canal del crédito se cierra son las primeras en perder el acceso a liquidez, así mismo son consideradas más riesgosas, y el capital que poseen impiden que puedan sobrevivir periodos de tiempo prolongados sin ventas o sin obtener recursos de financiamiento. Pese a las mayores debilidades en comparación con empresas de mayor tamaño, son las pymes las que proveen más del 80% del empleo formal del país. Sencillamente de cada 10 empleos formales, 8 son provistos por las pymes, algo que evidencia su importancia para que el empleo se mantenga o se generen nuevos puestos.

Con el canal de crédito cerrado, o al menos restringido, puesto que los bancos van a ser más exigentes a la hora de evaluar y otorgar nuevos créditos, la principal fuente de liquidez que tendrán las pymes para operar son las cuentas por cobrar que tienen represadas. En la actualidad los plazos de pago llegan a superar los 120 días, lo que en términos concretos significa que mientras una pyme recibe menos de tres pagos en el año desde sus clientes, hace muchos más a sus proveedores, y debe hacer los doce pagos reglamentarios de nómina y prestaciones sociales de sus empleados. Ese descalce entre el financiamiento que hacen a sus clientes, y las obligaciones que deben cubrir para poder operar, es un pesado lastre que impide que las pymes crezcan, las pone en riesgo permanente, y constriñe el potencial de demanda por nuevos empleos de calidad.

Por eso es necesario que entre los mecanismos de reactivación económica el Congreso y el Ejecutivo sancionen la ley de pronto pago para las pymes, con el fin de que los negocios que hagan entre ellas, frente al Estado, y frente a empresas de mayor tamaño tengan plazos de pago justos. Lo anterior cumple importantes objetivos: mejora la liquidez de estas empresas, disminuye su riesgo de crédito al mejorar el indicador de las cuentas por cobrar, y fortalece sus flujos de caja, con lo cual quedan mejor preparadas para enfrentar la debilidad en la demanda que existirá luego de que se logren controlar los riesgos en la salud humana del coronavirus.

El principal recurso que necesitarán las pymes para operar es liquidez, pero no solo en forma de créditos, porque al final del día sus deudas las tendrán que devolver con intereses y ese mayor costo financiero va a golpear su capacidad para invertir o apalancarse para ampliar sus operaciones, además, obtener liquidez exclusivamente a través de crédito eleva su vulnerabilidad, por eso el mejor instrumento que pueden tener es que sus cuentas por cobrar se conviertan en efectivo rápidamente, y se evite que el costo financiero que asumen al tomar crédito para financiar a sus clientes, sea un costo que es ahorrado por empresas más grandes que tienen acceso a mejores condiciones de financiamiento en el mercado bancario o el mercado de valores.

  • Durante el coronavirus el interés es el rey

Definitivamente uno de los mejores instrumentos de política pública para apoyar a las pymes es la mencionada ley de pronto pago, una porción sustancial de pequeñas y medianas empresas lograran reactivarse y reincorporar a sus empleados si el dinero que les adeudan llega pronto a sus balances, en ese aspecto mejor que crédito, las pymes preferirán que se les pague porque esos pagos mejoran todos sus indicadores y las fortalece para hacer frente a tiempos adversos.

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/columna-camilo-diaz-25-de-abril-ley-de-pronto-pago-debe-llegar-rapido/284568

  • 12.20.-Fiscalía, hacinamiento carcelario y COVID-19 – RODRIGO UPRIMNY
  • Los condenados de la tierra- CRISTINA DE LA TORRE
  • Carta abierta al presidente Márquez y a la SAC OSCAR GUTIÉRREZ

El hacinamiento carcelario implica un riesgo enorme frente al COVID-19 pues impide el aislamiento social, que es necesario para reducir el contagio. Basta entonces que llegue el coronavirus a un centro penitenciario para que todos los internos de esa cárcel estén en peligro.

12 abr 2020.- En Colombia el hacinamiento es muy alto. En diciembre de 2019, según el INPEC, estaban privadas de la libertad 123.802 personas mientras que el sistema penitenciario tenía una capacidad de 80.260 cupos; el hacinamiento era de 54 %, que es muy elevado. En ciertos centros penitenciarios el hacinamiento es aún peor: en Santa Marta es superior a 300 %, en Itagüí sobrepasa el 200 % y en Cali es cercano al 200 %.

Puede haber cárceles que sin estar hacinadas no aseguren condiciones dignas de reclusión, pero lo que no existe es una cárcel hacinada que respete la dignidad de los internos. El hacinamiento debe entonces ser combatido en todo tiempo. Pero hoy, con COVID-19, que el Estado no corrija el hacinamiento es criminal pues quienes están en las cárceles no fueron condenados a muerte, sino que su libertad fue suspendida temporalmente. Es deber entonces del Estado, que tiene a estas personas bajo su control, tomar todas las medidas para proteger su vida.

El Estado debe acabar hoy el hacinamiento y puede hacerlo, sin poner en riesgo a la ciudadanía. Varias organizaciones de derechos humanos, agrupadas en la comisión de seguimiento a la sentencia T-388/13 de la Corte Constitucional, que declaró un estado de cosas inconstitucional en las cárceles, hicimos propuestas precisas que permitirían acabar temporalmente el hacinamiento. Algunos ejemplos: frente a detenidos, sustituir la detención por otras medidas cautelares, como la vigilancia electrónica, para quienes no representen riesgo social; frente a condenados, otorgar libertad condicionada o prisión domiciliaria durante la emergencia por COVID-19 para quienes hayan cometido delitos que no sean graves ni violentos. Y hay varias más.

El Gobierno propuso un borrador de decreto legislativo que es positivo pues recoge este tipo de propuestas y permitiría reducir el hacinamiento, sin riesgos a la sociedad. Es cierto que el texto tiene problemas: por ejemplo, el Gobierno habla de liberar 10.000 personas cuando la sobrepoblación es superior a 40.000 y el texto excluye de excarcelación algunos delitos leves, como el hurto calificado sin violencia. Pero el borrador va en buena dirección y sus problemas pueden ser corregidos.

Sin embargo, el nuevo fiscal general ha atacado esta posibilidad de excarcelaciones para acabar el hacinamiento, al menos mientras dura el COVID-19. Algunas de sus propuestas alternas, como habilitar ciertos bienes a cargo del Estado como cárceles, son interesantes a largo plazo, pero son inviables en el corto plazo. Y el riesgo del COVID-19 es inminente. En cambio, las críticas del fiscal a las excarcelaciones son difíciles de debatir pues sus declaraciones y el documento técnico de la Fiscalía son poco claros. Sin embargo, las tesis que uno logra entender carecen de sustento técnico o jurídico. Menciono solo algunas: que la criminalidad es más peligrosa que la pandemia, cuando nadie está proponiendo liberar a los criminales peligrosos; que la excarcelación no tiene conexidad con la emergencia declarada por COVID-19, cuando es obvio que busca reducir la propagación del coronavirus en las cárceles; que la excarcelación no garantiza que la persona liberada no se contagie, lo cual es obvio, pero es igualmente obvio que su riesgo se reduce, etc.

Ojalá me equivoque, pero si el Gobierno le cree al fiscal y no toma medidas rápidas para acabar el hacinamiento, seremos testigos de nuevas tragedias en las cárceles.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

https://www.elespectador.com/opinion/fiscalia-hacinamiento-carcelario-y-covid-19-columna-914005

12.20.-Los condenados de la tierra- CRISTINA DE LA TORRE

El desplazamiento forzado, ¿estrategia de reordenamiento territorial?/ verdadabierta.com

Tienen el 19 % de la tierra, pero producen el 78 % de los alimentos que llegan a la mesa de los colombianos. Trabajan de sol a sol y, en esta crisis que desafía los límites de la supervivencia, trabajan de sol a luna: son los labriegos de la economía campesina. Tras la exuberancia de las cosechas anida el sarcasmo de su propia hambre, causada por piratas que devoran tierras a sangre, fuego y fraude contra el pequeño fundo. Más productivo, sin embargo, que la gran explotación agrícola. Colombia es uno de los tres países con mayor concentración de la propiedad rural en el mundo y la reforma agraria ha sido el hazmerreír de sus élites. Único de Occidente que por ese motivo principal padeció una guerra de 60 años, expulsó del campo a la mitad de su gente y elevó hasta 70 % el porcentaje de pequeños campesinos sin tierra.

14 abr 2020.- Suplica la Acción Comunal de Usme reducir precios a los insumos agrícolas, fortalecer la distribución de alimentos de los campesinos y controlar sus precios en el mercado; pero esta es letanía centenaria que los dioses siguen ignorando: no conceden ellos siquiera modestas gracias de pancoger. Tal vez presientan, daga en mano, el estallido campesino que exija ejecutar el mandato constitucional de redistribuir tierra y modernizar el campo. Reforma rural afirmada en razones de justicia y de eficiencia económica. En palabras del investigador Alejandro Reyes, la distribución de activos productivos como la tierra acelera el crecimiento y desata el potencial productivo, hoy limitado por el monopolio rentístico de la tierra.

Explica Reyes que el acaparamiento de las mejores tierras por las élites de las regiones forzó la colonización campesina de tierras inhóspitas. A ello se sumó después el desplazamiento por la guerra: entre 2005 y 2014, 2’996.000 campesinos huyeron de sus fundos, la mayoría pequeños propietarios; se despojaron ocho millones de hectáreas, en proceso que alcanzó su clímax entre 2005 y 2008. Mientras las guerrillas buscaban la toma del poder, los paramilitares y sus aliados en la sombra –políticos, empresarios, ganaderos, se recordará- apuntaron a reconfigurar el poder regional a partir del despojo y el desplazamiento. Miles de inversionistas compraron a huevo fincas despojadas y grandes hacendados corrieron cercas hacia los minifundios. El intento más reciente por honrar la legislación agraria es la Ley de Restitución de Tierras, perseguida con saña por la caverna en pleno, en cabeza de la senadora María Fernanda Cabal.

El cambio no dará espera. Recobra ya vigencia la reforma rural suscrita en el Acuerdo de Paz y elevada a norma constitucional para formar un fondo de tierras con destino a campesinos que las necesitan, con predios recuperados de la usurpación y otros expropiados por interés social. Ejecutar programas de desarrollo con enfoque territorial, mediante intervención del Estado asociado a la comunidad. Entregar bienes y servicios públicos en infraestructura, desarrollo social e impulsar la agricultura familiar. Apoyar el ingreso rural y la producción de alimentos. Suministrar crédito, asistencia técnica y medios de comercialización. Aumentar la producción agrícola para garantizar la seguridad alimentaria de los colombianos. Buscar, en suma, la transformación estructural del campo, con miras a la democracia y al desarrollo rural.

Pasado el virus que desnudó la crisis del sistema, se abrirá el muñequeo entre élites que querrán cosechar en los despojos del trauma para acabar de arrinconar al campesinado, y las organizaciones sociales repotenciadas por vivencias de penuria que no querrán repetir: exigirán el cambio en calles y veredas. No será fácil “resolver” esta vez la crisis por aplastamiento de los condenados de la tierra.

https://www.elespectador.com/opinion/los-condenados-de-la-tierra-columna-914411

12.20.-Carta abierta al presidente Márquez y a la SAC – OSCAR GUTIÉRREZ 

Y, en medio de esta realidad, el gobierno nacional aplica, a rajatabla, los tratados de libre comercio que tanto daño causan a la producción nacional, permite el ingreso -con aranceles cero- de maíz amarillo, soya, torta de soya y sorgo, favoreciendo la producción extranjera y beneficiando monopolios de la especulación financiera y la comercialización y, condenando a miles de productores, al hambre y la miseria.

Señor
Iván Duque Márquez
Presidente de la República

Señor
Jorge Enrique Bedoya V
Sociedad de Agricultores de Colombia

Cordial saludo

Revisadas una a una las poquísimas medidas tomadas por el gobierno nacional para atender las dificultades creadas por el coronavirus, en las zonas agrarias, el balance es lamentable. Las mismas, podrían resumirse en dos grandes bloques.

Uno, las platas ofrecidas -más no entregadas- para préstamos a pequeños productores, 600 mil millones de pesos -según anuncios de los funcionarios oficiales- y, suma igual, para medianos y grandes empresarios del agro para, un total asignado, de 1 billón 200 mil millones de pesos.

A esa suma agréguense 140 mil millones de pesos para extender el plazo -hasta por dos años- para el pago de obligaciones que hacen parte de alivios aprobados por el Fondo de Solidaridad Agropecuaria -FONSA- hace casi dos años y que cobijan a 138 mil deudores, pequeños y medianos productores del agro.

Y, señalamos que son créditos ofrecidos más no entregados ya que, los recursos anunciados, según declaraciones del presidente del Banco Agrario, Francisco José Mejía, hasta el 10 de abril han “beneficiado a 17.000 productores agropecuarios con créditos por $88.000 millones, a 1.600 productores medianos con créditos por $38.000 millones y se han colocado $107.000 millones en empresas de la cadena agropecuaria”.

Y, agregó,” se dieron alivios a 15.437 productores por un valor de 153 mil millones de pesos” *. Una investigación de la Contraloría General de la Republica concluye que de los recursos para el agro asignados para Finagro, se han entregado -al 8 de abril- por la línea de crédito Colombia Agro Produce 226 mil millones de los cuales 213 mil 566 millones han ido a grandes beneficiarios, para actividades que no son de producción, 8,300 millones para medianos y tan solo 4,200 millones para pequeños productores.

 Una concentración del crédito 196 mil millones para rubros de comercialización y o transformación costos operativos y anticipos de los 50 que han tenido crédito. Más claro, imposible. **

Unos alivios escasos -es la verdad- que dejan por fuera de cualquier solución a sus deudas a miles de productores con procesos judiciales -en los que pueden perder sus tierras- y recursos para créditos que, aunque con tasas de interés reducidas y con un año de gracia, solo obtendrán productores que tengan condiciones y facilidades para que, se los aprueben.

Miles de campesinos, indígenas y productores pequeños y medianos, así tengan respaldo del gobierno, a través del Fondo Agropecuario de Garantías, -FAG- hasta en un ochenta por ciento del valor del crédito, no podrán adquirirlos porque, no tienen como avalar el 20% restante. Y los bancos, sin garantía, no prestan. En resumen, préstamos y escasísimos alivios, que no rechazamos, pero que son insuficientes para las gentes que, con su trabajo, producen el 65% de los alimentos que consumimos los colombianos y créditos por miles de millones para grandes comercializadores e intermediarios.

Este es el primer bloque de medidas del gobierno nacional. Y, debe señalarse nada sobre la Ley de Alivio que el gobierno dijo presentaría al Congreso de la república, el 16 de marzo.

El segundo bloque podría resumirse así: Lávese las manos, desinfecte herramientas, casas y áreas de habitación de los trabajadores, solo salga uno a hacer las compras que requieran, no deje entrar extraños a la finca y fumigue las áreas comunes. Disposiciones generales repetidas en protocolos, circulares, resoluciones, cuñas radiales y, hasta hojas volantes del Ministerio de Agricultura, algunos Gobernadores y dos o tres gremios del sector que, aunque son medidas que deben adoptarse, no cuentan con plata del gobierno nacional para poderlas aplicar.

En las zonas agrarias, con la ley 100, acabaron los puestos de salud y las brigadas de médicos y otros profesionales que atendían la población rural. Frente al coronavirus no hay recursos para adquirir los exámenes que detecten la enfermedad, no hay inspección y vigilancia sanitaria que evite la expansión del covid-19, ni agua potable, suficientes útiles de aseo, mascarillas y demás materiales que permitan -al advertir la presencia del virus- disponer de procedimientos que aseguren el tratamiento para los infectados.

Particularmente grave es la situación de los municipios donde se recogerá la cosecha cafetera. De abril a junio deben recolectarse seis y medio millones de sacos de café. Los trabajadores necesitan recoger ese café para sostenerse ellos y sus familias y los cafeteros para pagar deudas, sostener el cafetal y su hogar. Sin embargo, no se dispone de sistemas seguros para el desplazamiento de los trabajadores. Parece ser que la consigna del gobierno y la institucionalidad cafetera fuera, frente a la cosecha, ¡Sálvese quien pueda!

Y, si en el café sucede lo reseñado, en los demás productos, la situación es similar. El agro no se puede confinar. Los trabajos para garantizar los alimentos tienen que continuar. Hay que ordeñar vacas, alimentar cerdos, atender cultivos y demás faenas del agro. Pero, ante la epidemia, millones de campesinos, indígenas, trabajadores y empresarios agrícolas nacionales están totalmente desprotegidos. Aparte de la promesa de entregar -a los mayores de 70 años- unos pocos pesos, no hay, en las medidas del gobierno nacional, ninguna que proteja realmente la salud y el trabajo de los habitantes de las zonas rurales.

Millones de productores agropecuarios, padecen graves dificultades desde arar la tierra y sembrar, adquirir fertilizantes y demás insumos –escasos y cada día más caros- disponer de mano de obra para los quehaceres del agro, transportar y, sobre todo, comercializar, hasta lograr vender, cuando lo logran, -con precios de compra remunerativos y estables- el fruto de su trabajo.

Y, en medio de esta realidad, el gobierno nacional aplica, a rajatabla, los tratados de libre comercio que tanto daño causan a la producción nacional, permite el ingreso -con aranceles cero- de maíz amarillo, soya, torta de soya y sorgo, favoreciendo la producción extranjera y beneficiando monopolios de la especulación financiera y la comercialización y, condenando a miles de productores, al hambre y la miseria.

Presidente Duque, en Dignidad Agropecuaria valoramos a la gente no por las palabras sino por los hechos. Se requiere una política agrícola nacional que garantice seguridad y soberanía alimentaria produciendo -en el campo colombiano- los alimentos que requieren los colombianos. Los productores somos capaces de hacerlo si el gobierno nos ayuda y nos dejan cumplir nuestro papel.

Dignidad Agropecuaria Colombiana
Comité Ejecutivo Nacional

Aprobación virtual
Abril 16 de 2020 

*Video con la intervención del Gerente del Banco Agrario
Sesión por la señal institucional del 10 de abril de 2020
**Documento de la Contraloría Delegada para el sector Agropecuario
Línea de Crédito Colombia Agro produce. 

https://mail.yahoo.com/d/folders/1/messages/31444?.intl=e1&.lang=es-US&.partner=none&.src=fp     

  • 11.20.-Élites: la mano al dril CRISTINA DE LA TORRE
  • Líderes sociales en tiempos de coronavirus RODRIGO UPRIMNY
  • La paradoja de las importaciones en la pandemia –  OSCAR GUTIERREZ

¿Pródiga, rentable o provocadora? La donación de $80.000 millones de Luis Carlos Sarmiento para mercados e instrumental médico en la pandemia podrá ser genuino acto de desprendimiento, eficiente inversión en publicidad o bien ofensa para los excluidos que ven caer migajas de la mesa del rico Epulón, cuya fortuna se estima en US$12.000 millones. En bumerán podrá terminar la feria de vanidades que, acaso en dolor de patria, ha montado la élite económica para escamotear su deber de aportar, codo a codo con el Gobierno, a la solución de la crisis. Principiando por allanarse al clamor de una reforma tributaria que elimine las exenciones recibidas y grabe patrimonio e ingresos —dividendos comprendidos— de los privilegiados. Una reforma que honre el principio constitucional de tributación equitativa, eficiente y progresiva.

7 abr 2020.- Rica fuente de recursos cuando se busca hasta el último duro para evitar el contagio, el hambre, el desempleo y la quiebra de las empresas pequeñas y medianas, que generan 17 millones de empleos. Para evitar el derrumbe del aparato productivo. Así lo propone inclusive Eduardo Lora, tras deplorar la ruidosa ausencia de aquella élite en el duro trance. En foro de Eafit, insta el exdirector de Fedesarrollo a prepararse desde ya para una crisis prolongada.

Que no todo es roya en el cafetal lo dicen, primero, la explosión de manos que se tienden hacia el necesitado y la consagración de los campesinos a producir alimentos. Segundo, el prematuro compromiso de firmas como Arturo Calle, Crepes & Waffles y Cine Colombia con la preservación de los salarios de sus empleados, pese al cierre temporal de actividades. Muchas empresas, cómo negarlo, se han mostrado solidarias. Pero otras tantas parecen más proclives a exhibir su cristiana caridad: $2.000 milloncitos aquí, $9.000 allá, $15.800 más allá; y una meta heroica de $35.000 mediante vaca de Andi, Cámara de Comercio, Camacol y Asobancaria en Bogotá. Lánguidos óbolos comparados con utilidades como la del sector financiero que en agosto pasado llegaban a $65,2 billones, y sus activos, a $1.888 billones. Tras los $273 billones que los fondos privados de pensiones acaparan, se encuentran Sarmiento Angulo, el Grupo Empresarial Antioqueño y el Grupo Bolívar.

En $50 billones se calcula el valor de subsidios al empleo, protección a empresas medianas y pequeñas y apoyo a la producción nacional durante tres meses. Salvo el gran empresariado que ha medrado al calor del neoliberalismo, proponen los estudiosos financiar ese monto con emisión monetaria, parte de los US$ 53.000 millones en reservas internacionales, los $15 billones de regalías y pensiones regionales, crédito con el FMI y un préstamo directo del Banco de la República al Gobierno, sin la inútil y onerosa intermediación de la banca privada, siempre lista a socializar pérdidas y capitalizar ganancias.

La acción del Estado, indelegable, habrá de concentrarse en reducir el avance del virus, en dar alimento a los necesitados, en proteger el empleo y asegurar la producción de bienes indispensables. En lugar de subsidiar a los muelles dueños de grandes empresas, deberá demandar su concurso para enfrentar la crisis más grave que agobia al país en un siglo. Al menos en reciprocidad por los incontables favores recibidos del Estado y de la ciudadanía. ¿A qué tanta reticencia de los ricos cuando se trata de salvar la vida y el ingreso de millones de colombianos? ¿No alcanzó su largueza sino hasta el impuesto de guerra que pagaron sin chistar ni preguntar cuántos cientos de miles de civiles inocentes morían en ella? Si se trata ahora también de un impuesto por la vida y por un futuro mejor, ¿cómo no meterse a tiempo la mano al dril?

https://www.elespectador.com/opinion/elites-la-mano-al-dril-columna-913283

11.20.-Líderes sociales en tiempos de coronavirus – RODRIGO UPRIMNY 

La crisis ocasionada por el COVID-19 es tan grave, que ha opacado temporalmente los asesinatos de líderes sociales y exguerrilleros reinsertados. Pero es necesario mantener nuestra atención sobre esta violencia para exigir del Gobierno y la Fiscalía medidas eficaces para prevenir estos crímenes y para que los responsables sean sancionados, sobre todo porque la matazón continúa.

5 abr 2020.- En estas semanas mataron al menos a seis líderes: Marcos Rivadeneira, quien lideraba procesos de sustitución de cultivos, fue asesinado en Putumayo. También fueron asesinados Ivo Bracamonte, exconcejal y líder de Puerto Santander (Norte de Santander); Ángel Quintero, líder de la Asociación de Mineros Artesanales y presidente del Concejo de San Francisco (Antioquia); Ómar Guasiruma y Ernesto Guasiruma, líderes del pueblo indígena embera en el Valle del Cauca, y Luis Soto, exconcejal de La Apartada (Córdoba).

Esta violencia también ha afectado a excombatientes reinsertados. En Bogotá fue asesinada Astrid Conde; en San Vicente del Caguán (Caquetá) fueron asesinados Irnel Flores y Belle Carrillo, y en Macarena (Meta) fue encontrado el cuerpo sin vida de Albeiro Gallego. Con estos casos, el número de homicidios contra excombatientes superó los 190.

Los asesinos no han dado tregua ni siquiera por la pandemia. Por el contrario, han aprovechado las medidas de aislamiento social para atentar más fácilmente contra líderes que estaban recluidos en sus hogares, como sucedió con los dos líderes emberas asesinados.

Las reacciones de las autoridades han sido en general decepcionantes. El Gobierno se resiste a reconocer la sistematicidad de esos crímenes, que su estrategia para prevenirlos no está funcionando y que es apremiante ajustarla, en consulta con organizaciones sociales y de derechos humanos. La Fiscalía no muestra resultados significativos, pues no ha logrado elucidar quiénes son los autores intelectuales de estos crímenes, que es lo esencial.

Algunos congresistas, especialmente de la oposición, han alzado su voz contra esos asesinatos, pero el Congreso como institución está en total silencio, pues lleva meses sin reunirse, a pesar de que el 16 de marzo empezaron las sesiones ordinarias. Los presidentes de Senado y Cámara no han citado a sesiones con el inaceptable argumento de que no pueden reunirse físicamente, por riesgos de contagio, pero tampoco pueden hacerlo virtualmente, por carecer de bases jurídicas. Esto no es cierto, pues una interpretación adecuada del artículo 140 de la Constitución, tomando en cuenta el principio de continuidad de funcionamiento de las instituciones, faculta al presidente del Senado a citar a esas reuniones virtuales. Lo que es realmente inconstitucional es que el Congreso no esté funcionando mientras siguen asesinando líderes sociales y el presidente ejerce poderes de emergencia.

Una luz de esperanza en este difícil contexto es la decisión de la jueza 45 civil del Circuito de Bogotá frente a una tutela que presentaron varios líderes sociales amenazados, apoyados por organizaciones sociales y de derechos humanos como Cajar, ONIC, Somos Defensores, el CSPP y Dejusticia. En una notable sentencia, la jueza amparó el “derecho a defender derechos” de los líderes sociales y dio órdenes al Gobierno y a la Fiscalía que van en buena dirección, pues permitirían pasar de la protección individual a los líderes amenazados, que es a veces necesaria pero insuficiente, a la búsqueda de unas garantías colectivas que remuevan los factores de riesgo, nacionales y regionales, que ponen en peligro a quienes defienden los derechos humanos. Ojalá el Gobierno, en vez de apelar esa decisión, vea en ella la oportunidad de garantizar eficazmente la labor de los líderes sociales.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional. https://www.elespectador.com/opinion/lideres-sociales-en-tiempos-de-coronavirus-columna-912895 

11.20.-La paradoja de las importaciones en la pandemia –  OSCAR GUTIERREZ 

En medio de la pandemia que está atravesando el país y que nos obliga a estar en casa facilita la comprensión sobre las importaciones masivas de maíz, soya, torta de soya y sorgo, autorizadas por el gobierno nacional, contra todo pronóstico desde la apertura.

10 abr 2020.-.Expidió el gobierno nacional, a través del Ministerio de Comercio Industria y Turismo, el decreto 523 del 7 de abril de 2020 por medio del cual se modifica parcialmente el arancel andino de aduanas para importar maíz amarillo duro, sorgo, soya y torta de soya. En el decreto citado, se toman decisiones para permitir la libre importación -durante tres meses y prorrogables otros tres- de las materias primas señaladas.

La libre importación se hará sin pagar aranceles y, por solicitud del Ministerio de Agricultura, -que es quien propone la modificación arancelaria- con unos topes, “durante la vigencia de la medida*” que no podrán “sobrepasar el volumen de importaciones de 2019”* y, por tanto, sugirió hacer seguimiento sobre los siguientes volúmenes: “para el maíz amarillo duro 2.400.000 toneladas, para el sorgo 24.000 toneladas, para la soya 600.000 toneladas, y para la torta de soya 1.519.787 toneladas”* en las respectivas partidas arancelarias.

Se explica en los considerandos del decreto, además, que “las importaciones de maíz amarillo duro, el sorgo, la soya y la torta de soya alcanzaron en 2019 un volumen de 7.6 millones de toneladas valoradas en USD$ 1.691 millones, al ser un insumo principal para la producción de alimentos balanceados; y que los costos de las cadenas productivas porcícola y avícola resultan dependientes en su estructura de costos (incluyendo la materia prima como el maíz, otra maquinaria e insumos veterinarios) de la cotización del dólar*”.

Acota a continuación que: “debido a la caída del precio mundial de referencia del petróleo y la incertidumbre de los mercados por la situación global, el precio del dólar ha incrementado en los mercados emergentes, cotizándose en promedio al 16 de marzo de 2020 en $4.099,93, lo que ha dificultado la importación de materias primas como el maíz amarillo duro, el sorgo, la soya y la torta de soya”* lo que a decir verdad no es cierto ya que “el precio del maíz, en el mercado mundial, ha bajado más del 20%”**. (Resaltado es nuestro)

Y remata con la siguiente confesión “Que las materias primas como el maíz amarillo duro, el sorgo, la soya y la torta de soya son deficitarias en su producción en el país e impactan hasta el 85% de los costos de producción de bienes de la canasta básica familiar como la carne de cerdo, el pollo, el huevo y el pescado, entre otros”*.

La situación no puede ser peor. Durante más de 25 años, quienes gobiernan la nación, impulsaron la destrucción de los cultivos de maíz, sorgo y soya obligándonos a pasar de ser prácticamente autosuficientes -como lo fuimos hasta 1992- a ser -preponderantemente- importadores netos. Lo hicieron con el argumento de “entregar alimentos baratos a los consumidores colombianos” el mismo que hoy esgrimen para modificar la franja andina de precios y permitir el ingreso de hasta 4 millones y medio de toneladas de estos alimentos. El fracaso de la política es evidente. Corren a rebajar los aranceles para aprovisionar el mercado ya que “el escalamiento de la pandemia del COVID-19 representa una amenaza global con afectaciones al sistema económico de magnitudes impredecibles e incalculables, incrementando la volatilidad de los mercados, de lo cual Colombia no está exenta”*. (Subrayado nuestro).

Es ahí adonde queríamos llegar. Cuando consumaron la apertura económica y, después, los tratados de libre comercio, TLC, académicos, economistas y organizaciones gremiales advirtieron a quienes gobernaban que dejar nuestra seguridad alimentaria en manos de la producción extranjera era un error garrafal que podría costarnos una hambruna si, aquellos a quienes compramos los alimentos dejarán, por cualquier razón, de vendérnoslos. Hoy estamos corriendo ese riesgo, y aunque no se dice en los considerandos del decreto cuantas toneladas hay en existencias, lo cierto es que, si no nos llegaran a vender Estados Unidos o el Mercosur, se morirían millones de cerdos, pollos y peces en el país. Pero, además, la delgadez de la soberanía nacional es colosal. Solo con que Estados Unidos amenace con no vendernos la comida que se requiere, podría obligar más decisiones, de quienes gobiernan, contra la nación.

Para concluir señalemos que respaldamos el reclamo de la Federación Nacional de Cerealeros, FENALCE, sobre el decreto expedido. Este se debe derogar o modificar a fin de garantizar que se compre, a precios remunerativos y estables las cosechas de sorgo, soya y maíz sembradas por los agricultores colombianos y se avalen -en igual condición- las que han de sembrarse en la altillanura, la región caribe y el alto magdalena, entre otras regiones. También deben establecer medidas de control para que lo que se importe no termine vendiéndose a los colombianos en las plazas de mercado como alimentos para seres humanos, cuando se importa para alimentar animales, dado que no cumple los estándares de calidad y sanidad para el consumo humano.

Pasada la pandemia el gobierno insistirá en el “libre comercio” y los TLC, Dignidad Agropecuaria insistirá en luchar por la soberanía y la seguridad alimentaria. Que este pulso sirva de acicate para las contiendas que habremos de enfrentar.

*Decreto 523 del MINCIT abril 7 de 2020
**Carta de FENALCE al Presidente Duque 8 de abril de 2020

 Comité Ejecutivo Nacional Dignidad Agropecuaria Colombiana Oscar Gutiérrez Reyes Director Ejecutivo Nacional Manizales, abril 9 de 2020  ogutier1@une.net.co Para:contactos_oscargutierrez@lists.riseup.net 

 https://mail.yahoo.com/d/folders/1/messages/31250?.intl=e1&.lang=es-US&.partner=none&.src=fp 

    • 10.20.-Peligro: el contagio del miedo y el caos social – CECILIA OROZCO
    • Cómo financiar el manejo de la crisis – CÉSAR FERRARI Y JORGE IVAN GONZÁLEZ
    • De regreso al Estado social  CRISTINA DE LA TORRE

De todos los males existentes, el único que le falta a Colombia es la aparición de bandas mafiosas que nos administren el miedo al coronavirus y a sus efectos económicos, como parece estar sucediendo en países mucho más desarrollados que el nuestro. El fin de semana pasado, saquearon supermercados y farmacias en el sur de Italia, fuertemente azotada por la pandemia, debido a que, tras el confinamiento obligatorio y la parálisis de las actividades laborales, la gente tiene hambre. Un grupo organizado de habitantes de Palermo llegó a una de las tiendas tradicionales de la ciudad, llenó sus carritos de alimentos y, después, se negó a pagarlos gritando que, por permanecer en casa, no tiene dinero con qué comprar comida.

1 abr 2020.- En minutos, a esos manifestantes se les unió una turba de compradores que esperaban fuera del almacén y otra multitud que fue llegando al sitio atraída por la bulla. “Las llamadas a la revuelta se extienden como pólvora en las redes sociales”, dice uno de los reportes periodísticos sobre la crisis económica italiana, además, desde luego, de la humanitaria producida por el virus que ya cobraba más de 10.000 vidas, el lunes pasado. Ojalá me equivoque, pero aquí no estamos exentos de sufrir ataques callejeros, no solo porque la pobreza y la extrema pobreza acosan, sino porque los vándalos cibernéticos no están aislados como nosotros: ellos trabajan, febrilmente, desde sus computadores y móviles, lanzando cadenas de noticias falsas —más que falsas, peligrosas— que se propagan con mayor velocidad que el coronavirus. En Bogotá y Medellín, por mencionar dos capitales, sus alcaldías y la policía local tuvieron que intervenir, prontamente, para desactivar el estallido que se hubiera podido presentar.

Sin embargo, una nueva ola de mensajes tuvo éxito pocos días después: llegaron a la plaza de Bolívar y a los comedores comunitarios de Bogotá que se encuentran cerrados por el confinamiento centenares de colombianos y migrantes venezolanos atraídos por la promesa inexistente de que iban a recibir, en esa fecha precisa y de parte de la Alcaldía, bonos para comida y dinero en efectivo. La situación de orden público casi se sale de control y Claudia López se vio obligada a desmentir, en persona, la convocatoria, y a advertir que las ayudas alimenticias llegan a las casas, no a sitios públicos en donde, obviamente, está prohibido encontrarse. En Medellín, otra cadena de WhatsApp que circuló en forma masiva prometía que los tres primeros días de esta semana las organizaciones de supermercados más populares de la ciudad darían un bono de $60.000 a personas de estrato 1 y 2, y otro, de $80.000, a los extranjeros, en una operación que estaría siendo supervisada por la Cámara de Comercio. El alcalde Quintero reiteró en todos los medios de comunicación, e incluso en su cuenta de Twitter, que no se han hecho tales compromisos y le pidió a la Fiscalía investigar si hay bandas organizadas haciendo ese daño y con cuál interés criminal.

En Barranquilla, Bucaramanga, Cali y otras ciudades, muchos de sus habitantes también han caído en la trampa sobre presuntas ayudas en dinero o especie, falsas medidas de pico y cédula para poder salir a la calle a hacer las diligencias que tienen excepción, helicópteros que rociarían con químicos las calles y envenenarían a los seres humanos, predicciones sobre la fecha exacta del fin del mundo y hasta la supuesta eficiencia de métodos para evitar el contagio o para curarse del virus sin apoyo médico. Unos mensajes logran más efectos que otros, pero detrás de todos está la intención de activar el desasosiego y el caos. Lo más inquietante, además del engaño generalizado, es la regularidad de las publicaciones anónimas, el despliegue metódico de sus objetivos, la eficiencia de su difusión, la credibilidad que consiguen y los resultados que pueden provocar. La Policía Informática investiga, pero estos fantasmas, que mutan con rapidez tecnológica, no son fáciles de cazar. Entre tanto, y en medio del estrés social que genera la incertidumbre sobre el futuro de cada uno de nosotros, del país y de la civilización tal como la conocemos, las bandas legales o ilegales que buscan ganar terreno financiero y/o político en medio de la destrucción siguen actuando sin asomo de responsabilidad. El tiempo parece estar a su favor y en nuestra contra. ¿Llegarán, aquí, los saqueos, el levantamiento de unos ciudadanos, el vandalismo callejero y el desafío a la autoridad? No es ficción. Recuerdo como si fuera hoy la noche de los gritos, el temor colectivo, los ataques de vecinos armados con palos contra otros vecinos también armados en los conjuntos residenciales de Bogotá, producidos, precisamente, por una falsa red de mensajes sobre presuntos asaltos en toda la ciudad. Hay que encontrar, ya, a los bandidos que tienen amplias bases de datos antes de que sea muy tarde.

https://www.elespectador.com/opinion/peligro-el-contagio-del-miedo-y-el-caos-social-columna-912248 

10.20.-Cómo financiar el manejo de la crisis  – CÉSAR FERRARI Y JORGE IVAN GONZÁLEZ

Foto: FIndeter La disparada de la devaluación es

De dónde sacar dinero para pasar la tormenta. Colombia tiene más espacio de lo que suele creerse, y el gobierno tiene los instrumentos para hacerlo de inmediato*

30 mar 2020.- ATENDER LO PRIORITARIO

Los recursos no alcanzan para hacer todo lo que el país necesita en medio de esta crisis.

Por eso hay que definir con toda claridad cuáles son las prioridades:

  • Contener el virus,
  • Proveer alimentos a los necesitados,
  • Mantener la vinculación laboral, y
  • Garantizar la producción de bienes y servicios de primera necesidad.

Las demás cosas pueden esperar. Por ejemplo, la inversión en vías o en infraestructura, porque ahora no es preciso estimular el empleo (la gente no puede salir de casa) sino apenas no perder los empleos existentes.

Una vez detenida la epidemia, la economía necesitará estímulos para compensar la caída del gasto privado y afrontar la crisis estructural que puso al descubierto la caída de los precios del petróleo y el carbón.

Con un gobierno endeudado y tasas de interés muy bajas será muy difícil financiar la recuperación, pero aun así será más fácil levantar al país si en este momento hacemos todo lo necesario.

ECHAR MANO DE TODOS LOS RECURSOS

Por ahora necesitamos financiar los gastos privados fundamentales, a cargo de las familias y las empresas, así como los gastos públicos para afrontar la pandemia y los subsidios a cargo de los gobiernos nacional y territoriales.

Todos tenemos que aportar a la solución de la crisis con todo tipo de recursos, porque no bastan los del sector público (Banco de la República, gobierno nacional, gobiernos locales y empresas públicas).

Por eso es bueno que los empleados tengan acceso inmediato a sus cesantías para mitigar la crisis. El financiamiento de las empresas puede provenir de los bancos o de recursos propios en el caso de algunas con liquidez acumulada, y también del Banco Central. El momento amerita medidas extraordinarias.

El financiamiento de los gobiernos nacional y territoriales puede provenir de los fondos existentes, de bonos públicos, de créditos comerciales o preferenciales, internos o externos, y también del banco central mediante emisión monetaria si es el caso.

EL DECRETO 444

La primera medida significativa del gobierno al respecto fue el decreto 444 que crea el Fondo para la Mitigación de Emergencias (Fome). El fondo se alimentará con:

  • Las regalías asignadas a los departamentos y municipios, no utilizadas y acumuladas en el Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE), y
  • Las pensiones de los trabajadores de los gobiernos territoriales acumuladas en el Fondo Nacional de Pensiones de la Entidades Territoriales (Fonpet).

Al margen del origen de los recursos, es acertado aprovechar todos los fondos públicos, que en este caso serían unos 14 billones de pesos.

Otra discusión es quien debe administrarlos: el gobierno nacional, que tiene la potestad legal para tomarlos en préstamo (supuestamente de manera transitoria), o los gobiernos territoriales, que son sus propietarios y tienen igualmente la capacidad de administrarlos si se lo hubieran permitido.

Por eso la protesta de algunos gobernantes locales ante lo que consideran una acción arbitraria que no les fue consultada, y que afecta sobre todo a los departamentos que dependen de las regalías.

Protestaron, también, por la falta de claridad sobre el destino de los recursos: temen que el Fome acabe apalancando a los bancos y a las grandes empresas en vez de financiar los subsidios sociales o a las pequeñas empresas, o el diferimiento de las facturas de las empresas públicas, o la postergación del cobro de los impuestos locales.

De pronto es importante que el gobierno nacional consulte las decisiones sobre el uso del Fome con los departamentos y municipios.

Otra cuestión compleja es ponderar la necesidad de atender las urgencias y la conveniencia de financiar proyectos estratégicos, con una perspectiva de mediano plazo. La prioridad es el control de la pandemia y de sus consecuencias, pero la sensatez es la única regla a este respecto.

Lea en Razón Pública: Los dineros del Estado en emergencia: ¿cómo se están manejando?

AUMENTAR LA DEUDA EXTERNA

El Estado debe buscar un financiamiento urgente de los organismos internacionales, llámense Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo o Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Aunque el saldo de la deuda pública externa es alto (alrededor del 50% del PIB) es inferior a la de otros países. La de Estados Unidos, por ejemplo, es superior al 100% del PIB. En vista de la emergencia, Colombia puede y debe recurrir al préstamo externo. La puerta está abierta porque el país ha sido juicioso.

Foto: fotoPxFuel

EL PAÍS PODRÍA ENFRENTAR UNA SERIA CRISIS ECONÓMICA.

En cambio, no parece sensato tratar de financiarse en la banca comercial internacional o emitir bonos externos. Los primeros, seguramente, prestarían recursos a tasas elevadas frente a lo que se puede conseguir en los organismos internacionales. Lo segundo encontraría un mercado internacional en condiciones precarias dada la pandemia y el financiamiento que podría obtenerse, si fuera posible, resultaría carísimo.

RESERVAS INTERNACIONALES, CONTABILIDAD PÚBLICA Y GASTO DEL ESTADO

De otra parte, durante los años de las bonanzas del petróleo y del carbón se acumularon reservas internacionales que, en su gran mayoría, hoy están en bonos del Tesoro de Estados Unidos. El monto de las reservas es cercano a los 53 mil millones de dólares. Es posible utilizar una parte de estas reservas para pagar deuda externa más cara.

Y desde el punto de vista estrictamente contable, es posible incluir dentro de los ingresos del Gobierno el mayor valor en pesos que han adquirido las reservas gracias a la devaluación. No tiene sentido que aumente el valor en pesos de la deuda en dólares, presionando el gasto público, pero no aumenten también las utilidades de la banca central por esa misma devaluación para que sean transferidas al gobierno nacional.

En síntesis, el Gobierno y el Banco de la República tienen un amplio margen de acción que no han utilizado. Llegó la hora de buscar fórmulas distintas de las tradicionales.

Es importante confiar en la capacidad contracíclica del gasto y de la inversión pública. Durante los últimos cuarenta años se construyó un discurso muy favorable al mercado, y profundamente sospechoso de las bondades de la intervención del Estado. Es hora de desmontar ese discurso dañino.

CRÉDITOS Y SUBSIDIOS

La emergencia obliga a garantizar liquidez a tasas de interés reducidas y plazos largos a las familias y a las empresas.

También urge asegurar la solvencia de las instituciones financieras, si estas acceden a otorgar sus créditos a tasas reducidas y a largo plazo. No tendría sentido financiarlas a tasas reducidas para que presten el dinero a tasas elevadas.

Por eso el Banco de la República debe reducir su tasa de interés y establecer líneas de crédito a tasas preferenciales para que las empresas, grandes, medianas y pequeñas, puedan pagar sus costos fijos y mantener su nómina, y las que deben operar lo hagan a un ritmo natural.

Estos préstamos se pueden canalizar a través de la banca comercial, pero si estos no reducen sus tasas, mejor sería canalizarlos exclusivamente a través de la banca gubernamental, que así probará su pertinencia.

En algunos casos las empresas no estarán en condiciones de asumir más créditos, por baratos que sean; en particular, las que no están operando, como los restaurantes o las sastrerías de barrio. En este caso tendrán que recibir subsidios, los cuales a su vez deberán provenir del gobierno nacional y los territoriales. Los municipios parecen ser los más calificados para otorgar esos subsidios, en la medida en que son los que más cerca están y mejor conocen a la gente; los entes de control deberán estar atentos para que no se desvíen los recursos.

EMISIÓN DE MONEDA

Pero hay otras maneras de financiar el gasto público e incluso el gasto privado si fuera necesario.

Los bancos centrales de los países desarrollados, como la Reserva Federal y el Central Europeo, están emitiendo enormes cantidades de dinero para compensar los estragos de la crisis. De igual manera, el Banco de la República debe utilizar los amplios márgenes de maniobra que todavía tiene. Ha llegado el momento de abandonar las ortodoxias monetarias, que han hecho mucho daño, y volverse racionales.

El mecanismo más directo es prestarle al Gobierno. Desde la Constitución del 91 se prohibió que el Banco de la República le preste al Gobierno, a no ser que esta decisión la aprueben todos los miembros de la Junta del Banco. Puesto que la situación actual es muy difícil, el endeudamiento del gobierno con el Banco de la República es razonable.

Entre las modalidades del endeudamiento se pueden mencionar: comprar directamente TES, que implica aumentar los activos financieros del banco, u otorgarle crédito directo y aumentar los activos crediticios del banco.

¿CUÁNTO EMITIR?

Hay que emitir todo lo que se necesite para financiar al gobierno nacional y a los gobiernos locales. Recordemos que sus ingresos disminuirán sustancialmente:

  • En el caso del gobierno nacional, porque la contención de la pandemia reduce notablemente las ventas, la producción y también las utilidades de las empresas, lo cual reducirá el recaudo de los impuestos al valor agregado (IVA) y a la renta – al mismo tiempo que recibe menos regalías petroleras-.
  • Los gobiernos territoriales tendrán menos ingresos por la misma razón y la postergación de los impuestos locales.

 una de las cosas más preocupantes

Y, al mismo tiempo, aumentarán su gasto corriente por los subsidios adicionales que tienen que ejecutar.

Postergar las inversiones públicas, anualmente casi un 1,5% del PIB, no será suficiente para financiar los subsidios: estamos hablando de subsidios, digamos durante dos meses, para pagar la nómina de, supongamos, las empresas que producen el 40% del PIB, y esto equivale al 2% del PIB, si los salarios son a su vez el 30% del valor agregado generado en esas empresas.

Ante la destrucción del gasto privado, ese monto representaría una cantidad adicional del gasto público necesario para sostener el gasto agregado total.

REFORMA TRIBUTARIA

La situación no sería tan difícil si las finanzas del Estado colombiano fueran más adecuadas: el recaudo de impuestos no alcanza para financiar un gasto público capaz de sostener el Estado de derecho, garantizar los bienes y servicios fundamentales para todos, e invertir lo suficiente para que aumente la productividad y se acelere el desarrollo.

Este es el resultado de la desconfianza en el gasto público que, repetimos, se fue asentando durante los últimos 40 años. El último episodio de esta desconfianza es la llamada “Ley de Crecimiento”, que le apuesta a las exenciones y rebajas del recaudo sin resolver la insuficiencia e inequidad del sistema tributario.

Aprovechando los poderes de la emergencia debería proponerse una reforma verdaderamente estructural con un sentido claramente progresivo. Es urgente aumentar las tarifas del impuesto al patrimonio y a la renta de las personas naturales, incluyendo sus dividendos.

Es tiempo de urgencias, de desafíos, y de racionalidad. Con seguridad saldremos de la pandemia. Pero tenemos que salir de la mejor manera sin destruir el aparato productivo.

Las máquinas seguirán allí. Debemos evitar a toda costa la destrucción de la fuerza laboral, no solo por razones humanitarias. También por razones económicas: si no se dispersa y se mantiene, la recuperación de la actividad económica será inmediata y el futuro será mejor.

* Agradecemos la colaboración de Rolando Escobar. Ph.D. en Economía, profesor asistente de la Universidad Javeriana en el Departamento de Economía.

**Ph.D. en Economía, profesor titular de la Universidad Javeriana en el Departamento de Economía.

** Cofundador de razón Pública, Ph.D. en Economía, profesor titular de la Universidad Externado de Colombia en la Facultad de Economía.

 https://razonpublica.com/financiar-manejo-la-crisis/ 

10.20.-De regreso al Estado social   CRISTINA DE LA TORRE

No se ha necesitado (por ahora) una sublevación popular. El coronavirus se encargó de destapar las taras de una economía montada sobre el hambre, la inequidad y el desempleo. De un capitalismo que agota en sus excesos, no digamos la posibilidad del bienestar, sino la supervivencia misma de millones de colombianos. Si muchos vacilan todavía entre morir de hambre o del virus, éste empaña también la rosada aurora del modelo que concentró la riqueza —–como jamás lo registrara la historia— en una élite económica mimada hasta la obscenidad por gobiernos y legisladores. Hasta en la divisa de socorrer a los más pobres con fondos de pensiones que pertenecen a las regiones, alargó el Gobierno la uña para entregárselos a bancos y grandes empresas. Pese a que el Banco de la República acababa de destinarle $23,5 billones a la banca y a que en el mes de agosto pasado amasó el sistema financiero $65,2 billones de utilidades.

31 mar 2020.- Pero, efecto insospechado de la pandemia, ésta le devolvió al Estado control de la salud pública e instrumentos de dirección de la economía. Tras mucho errar y vacilar, apareció el viernes en pantalla el presidente Duque en aparente dominio de su función frente a la crisis. ¿Iniciaba el renacer de lo público que, por efecto de demostración, acaso no tuviera ya reversa? Pasado el trance, tal vez acuse también Colombia el golpe a la globalización que fue panacea de unos cuantos e infierno de la mayoría. Y corrija el rumbo hacia la producción de riqueza con equidad, empleo formal y respeto por el ambiente. Ejemplos hay en la historia reciente: a la Gran Depresión de los años 30 respondió Roosevelt con el New Deal que conjuró la pobreza y el desempleo, y enrutó a Estados Unidos por el camino del Estado social, que hoy volvería a ofrecerse como solución a crisis parecida.

Proponen César Ferrari y Jorge Iván González cambiar en Colombia la mirada de la economía: volver a la inversión pública y aumentarla. Financiarla con mayor recaudo fiscal, mediante tributación progresiva que reduzca exenciones y eleve tarifas de impuestos al patrimonio y a la renta de personas naturales (en particular a los dividendos). Invertir regalías en grandes proyectos de infraestructura —formidables creadores de empleo—; en proyectos estratégicos como el de carreteras de tercer nivel. Frenar el déficit en balanza de pagos, aumentando exportaciones y reduciendo importaciones: reindustrializar. Actualizar el catastro y extraer de allí ingresos vitales para los municipios.

El catastro multipropósito, programa que en buena hora emprende este Gobierno, pintará el mapa de la propiedad rural, de su valor económico, su estado jurídico y su componente social y ambiental. No sólo servirá para tasar el impuesto predial, sino para planificar el desarrollo, en función de la ocupación de la tierra y de su vocación productiva. Queda, sin embargo, una interrogante crucial: ¿por qué aplaza la formalización de los siete millones de hectáreas que están en la raíz del conflicto armado y la identificación de los baldíos abusivamente ocupados?

Con todo ello vendría la reactivación del campo. No apenas para dinamizar la producción, sino para garantizar la seguridad alimentaria. Vencido el virus, Colombia no será la misma. Ya se ha dicho. Será el momento de rediseñar el contrato social. Con menos capitalismo y más humanismo, dirá el profesor Augusto Trujillo; con menos ética del éxito y más ética de solidaridad, con menos competitividad y más cooperación. Con miras al Estado social como alternativa al estallido social. Para que el coronavirus no se ofrezca como problema de orden público sino de política pública. ¿Se rendirá Duque a la evidencia, o disparará contra los indignados?

https://www.elespectador.com/opinion/cristina-de-la-torre

  • 9.20.-Claudia: habemus mando – CRISTINA DE LA TORRE
  • ¿Vender Ecopetrol? Malísima idea – CAMILO DÍAZ
  • los 13 puntos que impulsaron el paro nacional en colombia están en relantina.

Nadie lo adivinó, pero fue como un chorro de luz en medio de las tinieblas. A esta pobre Colombia, vapuleada por vergüenzas y ruines intereses que medran en la complacencia de un Gobierno quebradizo, veleta de terceros, le apareció gobernanta, la líder que faltaba: Claudia López. Se presentó ella para paliar el embate de un virus que se cebaría en medio millón de pacientes severos y podría sitiar por hambre a los millones que viven del rebusque.

24 mar 2020.- Haciendo gala de pundonor, inteligencia y audacia; pese al rival gratuito que celaba su estrellato, Claudia informó, explicó, dimensionó el peligro, reconoció perplejidades, no ocultó sus ojeras de cansancio, conquistó voluntades y dictó medidas de protección para Bogotá. Convocó a un ensayo de aislamiento preventivo de cuatro días, a un “ejercicio de empatía, de conciencia e inteligencia colectiva para aprender y cuidarnos entre todos”. Al primer día, los siete millones de bogotanos se habían recluido en sus casas; y 19 gobernadores habían seguido líneas parecidas, a contrapelo del sabotaje que el presidente ensayara contra sus decisiones en marcha. Entonces éste reculó. Y cuando constató acogida general al aislamiento, decretó cuarentena. Enhorabuena.

A la voz de coronavirus, saltaron prioridades encontradas. Mientras Duque se reunía con el Consejo Gremial (virtual Gobierno en la trastienda), Claudia integraba en sus medidas un sistema de apoyo a quienes viven del trabajo informal mediante transferencias monetarias, bonos canjeables por bienes y servicios, subsidios en especie y servicios públicos gratuitos. El énfasis emana aquí de principios que privilegian la inversión social con acento en los sectores olvidados. A este componente destina en su Plan de Desarrollo el 40 % del presupuesto de la capital.

El Gobierno central, por su parte, se contenta con reforzar subsidios a Familias en Acción, a jóvenes y ancianos. Pero el monto es franciscano comparado con la necesidad, y olvida al mayor contingente de los afectados: los informales, la mitad de la fuerza de trabajo. Tampoco ofrece garantías plenas a los trabajadores formales. Se muestra el ministro del ramo dispuesto a estudiar “algunos casos” de empresas que harían despidos colectivos, mientras el Gobierno asume pago temporal a los cesantes. Contemplaría la posibilidad de exonerar a las empresas del pago de los pocos parafiscales aún vigentes. Y, por supuesto, jamás suprimiría la exención de impuestos a las empresas que este año alcanzaría los $12 billones, aunque sus dueños no hayan creado un solo empleo, como era condición. Bien harían en renunciar a la billonada, que mejor invertida quedaría en la estructura hospitalaria.

Anuncia el empresariado antioqueño aporte de $15.800 millones para dotar nuevas unidades de cuidados intensivos en los hospitales San Vicente de Paul y Pablo Tobón Uribe. E insta a los empresarios a multiplicar estos fondos de auxilio a centros de alta complejidad. Loable iniciativa. Pero ella no puede encubrir el disfrute gratuito de las exorbitantes gabelas tributarias recibidas, bajo el mote políticamente correcto de responsabilidad social empresarial. Ni exonera al Estado de sus deberes en política social.

El trance ha desnudado a un tiempo la tacada de sus líderes y las purulencias de un modelo económico montado sobre la inequidad y el abuso. Son dos las epidemias: la del coronavirus, cuyo dramático aleteo registró oportunamente Claudia López, y la del modelo de mercados sin control que convierte a los más pobres en víctima privilegiada de la crisis. Abre la burgomaestre caminos para paliar la una y moderar la otra, lanzando el salvavidas primero a los más vulnerables. ¿Quién hablaba de una alcaldesa convertida en presidente?

https://www.elespectador.com/opinion/claudia-habemus-mando-columna-910761 

9.20.-¿Vender Ecopetrol? Malísima idea – CAMILO DÍAZ

Cada vez que los precios del petróleo caen, algunas voces apresuradas piden vender Ecopetrol desconociendo cómo opera la empresa.

Los aportes que Ecopetrol ha hecho al país en los últimos diez años superan los $231 billones de los cuales $61 billones han sido utilidades transferidas a la nación y el restante impuestos y regalías. Solamente el año pasado le consignó a la nación la bobadita de $11,4 billones en utilidades, más otros $9 en regalías e impuestos, es decir cerca del 8% del presupuesto de 2019 fue financiado con dinero que puso Ecopetrol. El país no habría logrado ese 2% del PIB en ingresos si la empresa no fuera: primero, mayoritariamente estatal; segundo, bien administrada, en especial los últimos años. Los aportes de la compañía a las arcas públicas incluyen periodos de precios como en 2016 cuando el Brent tuvo cotizaciones similares a las que estamos viendo por estos días.

Se descuadraron las cuentas 

Ecopetrol es una empresa resiliente a la volatilidad de los precios del petróleo porque es una compañía integrada, no solo produce petróleo y gas, también lo transporta a través de Cenit y lo refina en Reficar o en Barrancabermeja. Esto parece desconocerlo quienes piden su venta diciendo que si el barril cae dejará de ser rentable, algo lejos de la realidad.

Aunque en la producción el principal generador de valor de la empresa son por supuesto los precios y las reservas probadas –que Ecopetrol mejoró para llegar a 7,8 años– en el transporte, lo que genera valor es el control de costos, y la gestión del riesgo operacional; en ese segmento los ingresos son en dólares por barril a una tarifa fija determinada por el MinMinas, entonces si los precios del crudo caen los ingresos en pesos por transporte se elevan por dos razones. Primera, la subida del dólar genera más caja en pesos, y segunda los productores buscan enviar más crudo usando oleoductos porque es más eficiente. Entonces una parte de la pérdida en el precio del petróleo se recupera por la devaluación del peso y por los ingresos que aporta el segmento de transporte.

Además, el negocio de refinación que Ecopetrol opera a través de Barrancabermeja y Reficar, es un negocio de márgenes, si los precios del petróleo disminuyen el valor de los derivados no lo hace al mismo ritmo, mientras el Brent cerró ayer a US$27, un barril de gasolina en el golfo de México se negocia en US$56, de tal manera que las ganancias en el segmento de refinación aumentan puesto que el costo de procesamiento no tiene variaciones significativas.

Los ingresos y utilidades que obviamente se van a contraer por los efectos de las cotizaciones son recuperados en buena parte por los negocios de transporte y refinación. En particular Cenit, seguramente pasará de aportar el 30% del Ebitda a contribuir por lo menos con el 45% dada sus condiciones de tarifas y operación aislada de las variaciones de precios. Esto se confirmará en mayo cuando se conozcan los resultados del primer trimestre.

Finalmente, la guerra de precios desatada por Rusia y Arabia Saudita tiene el aliento de las necesidades fiscales que ambos cargan. Es verdad que los costos de extracción de la saudita Aramco son cercanos a US$3 por barril mientras que los de la Rusa Rosneft son de US$20. Pero también es cierto que tanto Rusia como Arabia Saudita necesitan precios mayores de petróleo para balancear sus presupuestos fiscales, Arabia Saudita tiene un punto de equilibrio fiscal con barril a US$83,6 mientras que Rusia a US$42,4. Mantener una guerra de precios prolongada solo llevará a que ambos drenen sus reservas internacionales y deban contratar más deuda para financiarse la cual se encarece en la medida que el valor de sus exportaciones se deteriore.

Exportaciones y producción 

En la práctica, el precio de equilibrio de los productores es el punto de equilibrio fiscal, no el costo de extracción, en la batalla varios productores de Shale de Estados Unidos van a ser eliminados mientras Rusia y Arabia Saudita amplían cuota de mercado, así mismo la mayor oferta de crudo por el incremento en la producción saudí, y la menor demanda provocada por el choque a la economía dado por el coronavirus van a mantener las cotizaciones bajas por un buen tiempo. No obstante, en ese escenario Ecopetrol como empresa integrada está preparada para resistir una situación que pronto será corregida por los mismos productores.

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/vender-ecopetrol-malisima-idea/283188 

9.20.-los 13 puntos que impulsaron el paro nacional en colombia están en relantina.

Colombia vivió nuevas jornadas de paro nacional a pesar del denominado Gran Diálogo Nacional convocado po el presidente Iván Duque, quien ve inerte cómo la protesta social de gremios sindicales y movimientos sociales  crece, poniendo en riesgo su agenda y, potencialmente, la calidad de su mandato.

27 nov 2019.-En el sexto día de manifestaciones, el mandatario se reunió con los sindicatos que pese al acercamiento convocaron a un nuevo “paro nacional” para este miércoles lo que aumenta la presión a su Gobierno, pues no hubo progresos.

La reunión duró cerca de dos horas y en ella los líderes sindicales y sociales expresaron su rechazo a la intención del Gobierno de no hablar con ellos de los temas específicos de la protesta sino de incluirlos en una conversación general con otros sectores políticos y económicos.

Los representantes del Comité Nacional del Paro insisten en que quieren un diálogo directo con Duque, que ha respondido que las conversaciones “se van a extender a todo el territorio nacional hablándole a la gente de las cosas que nunca ha podido resolver”, dijo Elías Fonseca, miembro de el comité ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Entre tanto, el presidente de la CUT, Diógenes Orjuela afirmó que de todos modos no se han levantado de la mesa de negociaciones y que están abiertos a seguir dialogando con Duque siempre sobre la base de sus peticiones. Posteriormente el Presidente Duque aceptó la reunión, pero sólo con cinco delegados. Propuesta que fue echazada. Los miembros dirigentes del Paro son 53.

Los 13 puntos son:

  1. Retirar el proyecto de ley de reforma tributaria, en tránsito en el Congreso./// ¿Dijo el pre. Duque que los 12 billones reservados eran para Agro ingreso seguro? No. El pre. dijo que una comisión técnica compuesta por los ministros de su gabinete determinarían la repartija final. Por favor.
  2. Derogar el decreto del domingo que creó el holding financiero, la empresa que aglutina 18 entidades financieras, lo que conllevaría a una masacre laboral. /// No hace falta que el decreto no diga que no van a echar a nadie, pero que los echan, los echan.
  3. Derogar la circular de Mintrabajo sobre cuándo las empresas pueden terminar los contratos laborales de personas en condiciones de debilidad.///El pre. dijo que esos asuntos deberían discutirse en la mesa tripartita en que se transan los salarios. Buena idea meterle un poco de oxígeno de corporativismo democrático; pero que se vea.
  4. Disolver al Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbios) y depurar la Policía.///Nadie está de acuerdo con los desmanes de los encapuchados. Entonces que se ponga en práctica el nuevo protocolo para Bogotá. Esa es una reforma.
  5. Que el Gobierno no presente la reforma pensional. /// Otro tema para la mesa tripatita de corporativismo democrático. Ni hay suficientes pensionados para tantas agencias, ni la inequidad debe ser perpetua.

6.Que el Gobierno no presente la reforma laboral y que tumbe cuatro artículos del Plan Nacional de Desarrollo que crean la posibilidad de que tengan protección social quienes ganan menos de un salario mínimo porque no trabajan tiempo completo, la de recibir los Beps (una suerte de pensión para quien no alcance a ahorrar suficiente) en un solo pago, el máximo de recursos que puede recibir cada Empresa Proveedora de Salud por recobros al sistema, y el que hace que haya un régimen intermedio de aportes a la salud entre quienes pagan el 16 por ciento y quienes no pagan nada, según sus ingresos./// Otro tema para la mesa tripartita de corporativismo democrático.

  1. Que el Gobierno no privatice ni enajene bienes del Estado. /// Esta es la más odiosa e irracional costumbre de la pandemia neoliberal: feriar entre amigos los bienes del Estado, es decir, de toda la comunidad colombiana. Abuso de autoridad es y corrupción compuesta.
  2. Que el Gobierno cumpla los acuerdos firmados por el gobierno Santos y el actual con estudiantes, organizaciones indígenas, trabajadores estatales, Fecode y los “sectores campesinos y agrarios”. /// Los gobiernos nacen con un debe y un haber. Basta una revisión contable en sana tripartita.
  3. Que el Gobierno tramite con Dignidad Agropecuaria los “temas relacionados con las necesidades de los productores agropecuarios, entre estos la revisión de los tratados de libre comercio y todo lo relacionado con la producción de este sector”/// ¿Sólo el presidente Trump tiene derecho a enderezar los entuertos que la globalización ha arrastrado sin demora?
  4. 10. Que el Gobierno aborde con ‘Defendamos la Paz’ el “proceso de cumplimiento e implementación de los acuerdos de paz”. ‘Defendamos la Paz’ reúne a activistas del ‘Sí’ al plebiscito por la paz del 2016 a y políticos como el exjefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, y a políticos aliados de Juan Manuel Santos como los exministros Juan Fernando Cristo y Guillermo Rivera./// Un encuentro para hacer el punto, es necesario.
  5. Tramitar de inmediato en el Congreso los proyectos de ley que aterrizan la consulta anticorrupción./// Quedan pendientes los sueldos estrambóticos de las élites gobernantes.
  6. Derogar el impuesto o “tarifazo nacional” para financiar la empresa Electricaribe.
  7. Definir las políticas ambientales y la protección de páramos con “los representantes de las organizaciones ambientales que se acuerden”. Pendiente.

Los sindicatos rechazan enfáticamente las reformas laboral, tributaria y del régimen de pensiones que aseguran prepara el Gobierno y que este niega, así como un plan de privatizaciones, la falta de compromiso con el acuerdo de paz con las Farc y de medidas contra el asesinato de líderes sociales, entre otras causas.

Políticos de distinto signo han manifestado su apoyo a la institucionalidad colombiana pero al mismo tiempo recomendado a Duque que no haga oídos sordos al clamor de las calles.

En este sondeo están las peticiones puntuales de los convocantes al paro para que dé su opinión sobre cada una de ellas.

 https://malsalvaje.com/2019/11/27/los-13-puntos-que-impulsan-el-paro-nacional-en-colombia/

8.20.-La movida del dólar es sobre todo por las estampidas del capital especulativoLEONARDO ROJAS*

La devaluación del peso no depende de la caída del precio del petróleo (que con el carbón y el níquel no reintegran divisas por ley cambiaria) sino por la revalorización del dólar ante la caída del precio masivo del petróleo y la consiguiente fuga de capitales hacia colocaciones más seguras y rentables. Con razón el Banco de la República reclacifica estos capitales y sus derivados en la Balanza Cambiaria. Verdad que evidencia Leonardo Rojas. La disparada del dólar: el problema era más hondo 

 La caída del precio del petróleo y la subida del dólar han expuesto las debilidades de la economía colombiana y los errores de la política económica. ¿Qué hacer?

Un país vulnerable

El viernes pasado, el precio del dólar superó los cuatro mil pesos. Al mismo tiempo, el precio del barril de petróleo se mantiene por el suelo, y escasean los flujos de capital hacia el país.

 marzo 16, 2020.- Como Colombia exporta bienes de baja tecnología y no tiene poder para fijar precios en el mercado internacional, depende básicamente de las exportaciones y de la entrada de capitales.

De ahí que una caída de la cantidad demandada y/o en el precio del petróleo; o una salida masiva de capitales, tengan fuertes efectos sobre la tasa de cambio, el ritmo de crecimiento económico y el nivel de desempleo.

La crisis

En los últimos días se han producido tanto la caída en el precio de nuestra principal exportación, como la salida masiva de capitales de Colombia.

Este segundo factor no es exclusivo de nosotros, sino que afecta a todas las llamadas economías emergentes. La gráfica siguiente muestra la salida masiva de capitales de estas economías durante los últimos días, una caída apenas comparable con las de los peores momentos de la crisis financiera del 2008:

Fuente: Construcción propia. Datos: Bloomberg.

Indicador construido por Bloomberg a partir del comportamiento de cuatro activos. Los incrementos del índice representan aumentos de los flujos entrantes, mientras que las caídas en el mismo reflejan salidas de flujos de capital.

Las causas

Según la versión que han difundido los medios de comunicación, este caos se debe a la pandemia del Coronavirus y a la imposibilidad de acuerdos entre los países productores de petróleo.

Pero a esta explicación le hace falta un elemento fundamental: la responsabilidad de las autoridades económicas del mundo y de Colombia.

Por eso, para entender lo que sucede y lo que queda por venir, es necesario mirar un poco más allá de los últimos acontecimientos.

Si bien la tendencia a la baja podía estar relacionada con la caída de las expectativas sobre la economía China, desde el año pasado el mercado financiero internacional venia reflejando el agotamiento de la política del crédito barato.

Y a medida que aumenta la incertidumbre sobre el crecimiento en los países desarrollados, también aumenta la salida de capitales de las economías emergentes hacia activos más seguros en esos países.

Lea en Razón pública: Coronavirus: una amenaza a la economía colombiana

Estados Unidos: un exceso de crédito barato

En efecto. Tras la crisis de 2008, la Reserva Federal de Estados Unidos adoptó una política monetaria expansiva, que en su fase final incluyó la llamada “flexibilización cuantitativa” (´Quantitative Easing`). Esta política consiste en que el banco central compre bonos de deuda del gobierno estadounidense, de manera que la alta demanda por deuda pública haga bajar sus rendimientos: el aumento de su precio hace que los bonos se hagan menos atractivos para los inversionistas.

El ´Quantitative Easing` permite desplazar capital hacia otros sectores de la economía y garantizar financiamiento para las empresas. Además, estimula la inversión en activos más riesgosos. Hasta el momento se han llevado a cabo cuatro oleadas o ediciones del QE.

Foto: Pixabay
El coronavirus demostró que el problema no son sólo los mercados de petróleo, sino las decisiones del gobierno nacional.

Además de lo anterior, la Reserva Federal ha aplicado la política de tasa de interés cero (ZIRP, por sus siglas en inglés). Esta política se mantuvo entre 2008 y 2016, y desde entonces los aumentos en la tasa de interés han sido muy bajos y graduales -al punto que algunos analistas la denominan como “tasa de interés neutral”-.

Pero aun estos aumentos moderados han producido la fuga de capitales de las economías emergentes, como venía sucediendo en Colombia desde 2018 hasta Julio de 2019, cuando la Reserva Federal Estadounidense retomó los recortes de la tasa de interés.

Empresas sobre-endeudadas

La combinación de esas políticas cumplió con el objetivo de reactivar la economía estadounidense. Pero los datos muestran que esa economía se viene recalentando. Desde mediados del año anterior, en los medios especializados se hablaba de una situación difícil para 2020.

En la gráfica siguiente se observa el comportamiento de la deuda por pagar de las empresas no financieras de Estados Unidos como porcentaje del PIB. En la actualidad, se están superando niveles críticos respecto de otros momentos donde la economía experimentó crisis financieras, como en 2008 y 2002.

Fuente: Construcción propia. Datos Federal Reserve Bank of St. Louis.

Serie desestacionalizada.

La burbuja de deuda corporativa se ha inflado, en gran medida, por la recompra de acciones, las fusiones y todo tipo de estrategias para aumentar el valor de las empresas. Todo esto, financiado por medio del crédito barato. Estos niveles de deuda son insostenibles.

Es claro que la economía estadounidense se encuentra ante una burbuja, sabemos que siempre explota, el desafío está en identificar cuándo.

La crisis puede agravarse

Bajo este panorama, el Covid-19 ha agudizado la fragilidad de la economía global, lo cual se ha reflejado en la caída de todas las bolsas de valores.

Es más: podría ser que todavía no hayamos visto lo peor. La caída del precio del petróleo y en las expectativas de crecimiento económico mundial hacen que se detengan o se aplacen los proyectos de inversión. Parafraseando a Hyman Mynsky, uno de los autores más leídos durante la crisis del 2008, la inversión de hoy refrenda las ganancias de la inversión de ayer.

De tal forma, la caída en los proyectos de inversión que está siguiendo a los acontecimientos recientes causará pérdidas insostenibles para las empresas que dependan de los mismos.

Ahora bien, tal como sucedió en 2008, dependiendo de los acontecimientos, y la repuesta tanto de la Reserva Federal de Estados Unidos, como de las políticas de gasto de los gobiernos, puede que esto se convierta en una bola de nieve o solo sea un hecho que se pueda aislar.

Lea también: Ante la crisis económica internacional: ¿austeridad o expansión?

El gran error de Colombia

La bonanza minero-energética y la abundancia de crédito barato no se canalizaron o no se tradujeron en una reconfiguración de la economía colombiana, o en inversión en el sector industrial y manufacturero.

Todo lo contrario, el abaratamiento de las importaciones golpeó con dureza a la industria y a la agricultura colombianas, y el boom de nuestra economía se tradujo sobre todo en el aumento significativo de las rentas del sector financiero.

Verdad que, para enfrentar los movimientos bruscos en los precios del petróleo, desde 1995 se había creado el Fondo de Ahorro y Estabilización Petrolera. Pero entre 2008 y 2011 el gobierno de la época utilizó este Fondo para financiar gasto corriente a través del Plan Nacional de Desarrollo.

De esta manera en el momento de caída de los precios, en 2014, no teníamos reservas alternativas para adoptar una política anticíclica o aumentar el gasto público y evitar la desaceleración de nuestra economía. Y mucho menos las tenemos ahora.

Foto: Wikimedia Commons
La fragilidad de la economía global se hizo evidente en la caída de la bolsa.

Las medidas necesarias

  1. Un artículo de la plataforma especializada Bloomberg, calificó a la economía colombiana como una de las economías más vulnerables a las salidas masivas de los flujos de capital que se vienen registrando, junto con Argentina y Chile.

La economía colombiana cuenta con posibilidades para aplicar controles de capitales efectivos para una situación como la que podría avecinarse. Sin embargo, aún no ha hecho uso suficiente de los mismos.

Recientemente, el Banco de la República tomó medidas para aumentar la liquidez y mantener la calma en el mercado. Esta es una respuesta necesaria ante la reducción del financiamiento disponible, pero, sin controles de capitales más fuertes, este tipo de políticas pueden ser poco efectivas.

  1. En materia fiscal, los ingresos del gobierno nacional se verán seriamente afectados. La caída de los precios del petróleo, la desaceleración económica inevitable, las exenciones tributarias acumuladas y las recientemente aprobadas, se sumarán para agravar el déficit en las finanzas estatales.

Es importante mencionar que, en momentos como este, la política fiscal se convierte en la principal herramienta para reactivar la economía. Así que lo más probable, no solo en Colombia, sino en la región, es que los países utilicen las cláusulas de escape de las Reglas Fiscales. Las cláusulas permiten adoptar aumentos del gasto público sin precedentes pues ninguna regla ha funcionado bien en medio de las crisis.

  1. Colombia viene con aumentos preocupantes de desempleo; es hora de que las autoridades entiendan que ni ahora, ni en tiempos de crecimiento, aumenta el empleo porque aumenten las exenciones tributarias, nadie contrata más empleados a menos que piense que van a aumentar las ventas.
  2. Es momento de pensar en condonación de deudas estudiantiles, fortalecimiento de la infraestructura de salud pública, inversión para la transición energética, entre otras políticas que aumenten la demanda agregada.
  3. Sobre todo, son importantes las estrategias para proteger a los millones de trabajadores informales que dependen de los ingresos diarios y que se pueden ver muy golpeados por las medidas tomadas para enfrentar la emergencia de salud pública.

*Economista y estudiante de la Maestría de Desarrollo Económico de la UNSAM-Argentina, investigad

https://razonpublica.com/la-disparada-del-dolar-problema-mas-hondo/

  • 7.20.-Comité de Paro no asistirá a reunión con el Gobierno colombiano
  • Por horrible que sea, esto va empeorando – CECILIA OROZCO TASCÓN
  • Fracasos en serie – PATRICIA LARA
Movimientos y organizaciones se mantienen movilizadas en Colombia contra las políticas del Iván Duque. |Foto: @cutcolombia 

El vocero del Comité, Fabio Arias, indicó que la respuesta a la convocatoria será dada a conocer en una carta enviada al representante del Gobierno, Diego Molano.

12 mar 2020.- Representantes del Comité Nacional de Paro en Colombia informaron que no asistirán a la reunión convocada por el Gobierno colombiano para el 13 de marzo.

El fiscal de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT y vocero del Comité, Fabio Arias, afirmó al medio colombiano Caracol Radio, que luego de una reunión el Comité Nacional de Paro, decidió que no asistirá al encuentro, por dos razones.

“Además no clarifica para nada una Mesa de Negoción para los Acuerdos Sociales y no una Mesa de Conversación Nacional, como es lo que pretende el Gobierno», explicó el dirigente sindical.Primero por la limitación que el Gobierno le pone a la delegación, porque hasta ahora hemos sido siempre 42 personas y convocan a hora solamente a cinco delegados.

Arias indicó que la respuesta a la convocatoria será dada a conocer en una carta que el Comité le enviará en las próximas horas, al representante del Gobierno, Diego Molano.

Este miércoles el Gobierno colombiano convocó a un nuevo encuentro con el Comité para avanzar en la definición del proceso de metodología, para evacuar los 135 puntos del pliego de peticiones que le fue entregado en diciembre del 2019.

Sin embargo, el Gobierno planteó que para esta nueva reunión haya una delegación de una comisión de cinco personas del Comité. Planteamiento que fue rechazada por los representantes del paro nacional.

En la última reunión realizada el pasado 12 de febrero, el Comité mantuvo su decisión de continuar con su agenda de movilizaciones, hasta que no se le ponga el nombre de negociación a la mesa de diálogo.

https://www.telesurtv.net/news/colombia-comite-paro-rechaza-reunion-gobierno-20200312-0004.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_co 

7.20.-Por horrible que sea, esto va empeorando – CECILIA OROZCO TASCÓN

Por mala que sea, toda situación es susceptible de empeorar. La cita de la Ley de Murphy se ajusta al gobierno Duque: su aceptación popular viene en picada a tiempo con su poca conexión con el Congreso; para enfrentar el rechazo, el mandatario cambia a su ministra del Interior y a sus estrategas de comunicaciones en la Casa de Nariño.

11 mar 2020.- Nombra a Alicia Arango en lugar de la insulsa Nancy Patricia Gutiérrez y sustituye a un periodista decente por el equipo de prensa Muñoz – Nassar – Bieri, conocidos (entre susurros) como Los Ninja por la comparación de sus métodos de ataque con los de los mercenarios japoneses “entrenados en formas no ortodoxas de hacer la guerra”. Después, a la administración le surge un escándalo político sexual con la fuga, posterior aparición en la Venezuela de Maduro y declaraciones públicas de la excongresista Aida Merlano quien no deja títere con cabeza, incluso ni la del presidente, pues involucra su campaña con la presunta receptación de $6.000 millones aportados por los Char y los Gerlein de Barranquilla, que apoyaron su elección de manera subrepticia en primera vuelta, y abiertamente en la segunda. Más adelante, la torpe reacción oficial a los informes de Naciones Unidas sobre el que se configura, ya, como un plan permanente de exterminio de líderes sociales en Colombia, lesiona su imagen, esta vez en el campo internacional. Y ahora, aparecen las grabaciones del “Ñeñe” Hernández, colaborador de su campaña en Guajira y Cesar, en las que quedaría en evidencia, de nuevo, la búsqueda de platas ilegales para financiar su causa durante la segunda vuelta presidencial. Para terminar, por ahora, el lío se agravó cuando se supo que el “Ñeñe” estaba siendo investigado como sospechoso de homicidio y de ser el testaferro del narcotraficante alias “Marquitos” Figueroa.

La negativa unánime del gobierno sobre los vínculos políticos y sociales del asesinado Hernández con altos personajes del uribismo, incluidos Duque y el senador expresidente, no pudo sepultar la realidad plasmada en decenas de videos y fotografías que circulan en las redes desde hace años y en los que consta la cercanía entre el uno y los otros. En una de las interceptaciones, habla con el investigado una mujer que fue identificada como María Claudia Daza, una asesora de Uribe que cayó en desgracia con este y renunció a su cargo hace unas horas. El “Ñeñe” menciona en esa conversación a “Priscila”. Una persona con ese nombre y el apellido Cabrales, trabajó de lleno en la campaña Duque y coordinó tareas electorales en la región guajira, probablemente por ser -como el “Ñeñe” y Daza- oriunda de la costa. El hombre interceptado también gozaba del afecto del presidente de los ganaderos, José Félix Lafaurie, que lamentó su muerte con palabras de hermano: “El país pierde a un gran señor. Para su familia, que es la mía, solidaridad y condolencias”; además, el popular “Ñeñe” disfrutaba de intensa vida social en las casonas de los nuevos ricos del uribismo y de sus aliados políticos en los departamentos caribeños.

Pero en este zaperoco que parece enredar al Centro Democrático en un bulto de anzuelos, y hundir al gobierno en su desprestigio, una actriz de primera línea ha salido indemne: Alicia Arango, la secretaria privada del presidente Álvaro Uribe en sus gobiernos y quien se atreve a regañar al senador, aún frente a los demás; la misma que ha sido consejera de Iván Duque y su jefe de debate por encima de Alejandro Ordóñez y Luis Alfredo Ramos que se postularon para esa posición estratégica; la dominante cartagenera que no permite que se incumpla ninguna de sus órdenes; la nueva ministra del Interior que cada vez que abre la boca supera a su antecesora en el desprecio que ambas sienten por la exigencia del alto estándar de derechos humanos que rige hoy en el mundo… La brusca funcionaria que se dio el lujo de desafiar, en público, una supuesta orden de Duque cuando se negó a nombrar a una candidata del mandatario en la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad, ¿no había oído mencionar al “Ñeñe” Hernández ni conocía el activismo electoral que este habría compartido con su “compañera del alma desde hace casi 40 años”, Priscila Cabrales (ver)? En un Gobierno que se precia de su transparencia y capacidad de diálogo, la funcionaria más importante del gabinete debería referirse a su papel en estos capítulos o a su sorpresa por lo que pasó en el espacio electoral que ella manejaba.

https://www.elespectador.com/opinion/por-horrible-que-sea-esto-va-empeorando-columna-908560 

7.20.-Fracasos en serie – PATRICIA LARA

© KienyKe El comentario de Trump a Duque revivió el debate. 

Además del fracaso de la política de empleo del gobierno de Duque, de la matazón de líderes sociales, del aumento de las masacres, del escándalo de la Ñeñepolítica —del cual puede resultar que su campaña presidencial compró votos con dineros non sanctos—, de los escasos resultados de la tal Conversación Nacional y de las gravísimas implicaciones que para la economía puede tener la reducción a la mitad de los precios del petróleo, este Gobierno ha sufrido un fracaso mayúsculo, que ha pasado casi inadvertido para los columnistas: la absoluta ineficacia de su política antidrogas.

13 mar 2020.- Después de que con bombos y platillos el comisionado de Paz, Miguel Ceballos, anunciara en septiembre, luego de cumplirse el primer año de la administración Duque, que se habían erradicado 98.200 hectáreas de coca (83.142 mediante erradicación manual, 11.411 por sustitución voluntaria de cultivos y 3.693 mediante el sistema de formalización de títulos de tierras), y después de que el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, anunciara a comienzos de diciembre que la meta de erradicación de 2019 no solo se había alcanzado sino que se había superado, porque se habían erradicado 81.305 hectáreas, la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca anunció que las hectáreas sembradas con coca habían pasado, en 2019, de 208.000 a 212.000, es decir, que habían aumentado un 1,92 %, y que la cocaína “exportada” había alcanzado la cifra récord de 951 toneladas, o sea que se había incrementado en un 8 %.

Esa revelación tendría que haber suscitado reacciones: por ejemplo, si el Gobierno estaba seguro de que sus datos eran ciertos, ha debido protestar por la inexactitud de las cifras de los gringos. Así lo hizo por lo menos cuando el representante de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos emitió su informe sobre la situación de los derechos humanos en el país y sobre el número de líderes sociales y defensores de derechos humanos asesinados en 2019.

Ahora, si no desmentía las cifras, era porque estaba convencido de que los datos gringos eran ciertos. Entonces, se ha debido hacer un llamado al comisionado de Paz y al ministro de Defensa para que aclararan de dónde sacaban sus cifras y por qué eran tan diferentes a las del gobierno de Trump. Porque si se acepta, como dijo en septiembre el comisionado Ceballos, que a las hectáreas erradicadas hay que restarles la resiembra, la cual, según la ONU, oscila entre el 50 y el 67 %, deberíamos tener máximo 169.594 hectáreas de coca. Y si se aceptan los datos del ministro, deberíamos tener máximo 175.170.

Entonces, ¿qué pasa con las cifras sobre cultivos ilícitos? ¿Por qué hay discrepancias entre las que suministra el comisionado y las que da el ministro? ¿Son ellos los que mienten o a ellos les dan información falsa? ¿O será que en Colombia la resiembra no es, como dice la ONU, del 67 %, sino que es de más del 103 %?

Cualquiera de las respuestas anteriores es grave. Y de ellas no puede desprenderse sino una conclusión: que la política antidrogas del gobierno de Duque es un fracaso.

Y una pregunta final: ¿por qué tienen casi abandonada la sustitución voluntaria de cultivos, en la cual la resiembra, según la ONU, es menor del 1 %? ¿Será que les huele a política santista? Como dice Eduardo Díaz Uribe, experto en el tema, en este caso el Gobierno lo que hace es pedalear en bicicleta estática…

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa https://www.elespectador.com/opinion/fracasos-en-serie-columna-908926

 

 

  • 6.20.-Ante la JEP, silencios que matan –                          CRISTINA DE LA TORRE
  • ¿Colombia, como Nicaragua y Venezuela? –                CECILIA OROZCO
  • Triste el récord de Duque – PATRICIA LARA
El general (r) Mario Montoya Uribe firmó acta de sometimiento ante la JEP el 17 de octubre de 2018. Mauricio Alvarado 

Si no mediaran tantos muertos, sería pintoresca paradoja. El general Montoya y dirigentes de las Farc, jefes que fueron de ejércitos rivales durante medio siglo, confluyen ahora sin pestañear en el mismo atajo: callan la verdad o la dicen a medias –forma menos honrosa todavía de callar- sobre secuestro y falsos positivos, ignominias de la guerra. Manes de la historia. Hace ya casi un siglo autoritarismos de signo político contrario entre Alemania y Rusia acudieron a idénticos métodos de fuerza bruta. Métodos comunes a Ortega y Bolsonaro.

3 mar 2020.- Se presenta Montoya ante la JEP, tribunal creado para ventilar la verdad, pero decide enmudecer y evadir señalamientos de 11 militares en esos estrados, antes que esclarecer responsabilidades si las tuviere. En pequeñez que ultraja a las víctimas, deposita la culpa de los falsos positivos en soldados que le resultan ignorantes, pobres, sin maneras en la mesa. ¿Serían por eso proclives a actos horripilantes que repugnan a la serenísima alta oficialidad? Pero ¿no ejecutaban órdenes? ¿De quién? ¿Nada sabe Montoya, su comandante en jefe entre 2006 y 2008, cuando se registró la mayoría de los 5.000 asesinatos de inocentes para presentarlos como bajas en combate?

Según informe de este diario, la JEP exhumó hace dos semanas 54 cadáveres en el cementerio de Dabeiba que serían víctimas de falsos positivos, pues a ellos se llegó por confesión de uniformados. Ese pueblo sería “un tapete de muertos”, dijo un defensor de víctimas, y varios militares le confesaron a la JEP haber convertido su cementerio en una fosa común. Miles de víctimas se encontrarían en cementerios regados por todo el país. Para la Fiscalía, en el de Valledupar habría más de 500 víctimas, muchas de ellas falsos positivos del Batallón La Popa.

Por su parte, miembros del antiguo secretariado de las Farc ofrecen un pronunciamiento exculpatorio del secuestro. Reconocen su “equivocación” al “retener” civiles por el grave daño que pudieron causarles; pero esta declaración naufraga como un desliz en la mar de justificaciones que convierte a esa comandancia en víctima del destino que le impuso medios heterodoxos para financiar su guerra, su guerra heroica, y la redujo a la impotencia para controlar abusos de la guerrillerada. Otra vez el soldado raso. De los 27.023 secuestros asociados al conflicto entre 1970 y 2010, las guerrillas perpetraron 24.482, el 90 %. Inhumanidad extrema de un crimen que los exfarc edulcoran trivializando la crueldad, naturalizando la humillación y la sempiterna amenaza de muerte contra sus plagiados. Para El Espectador, las Farc embolatan con “retazos de verdad”.

A esta versión responde Íngrid Betancourt con un primer reclamo: no deberían las Farc hablar de “errores”, “equivocaciones” y “retenciones” para referirse al crimen del secuestro. Dice que el suyo fue un acto de venganza contra un ser humano. Que buscan justificar castigos como su encadenamiento de años, no para protegerla sino para castigarla. “El mayor peligro que yo corría (eran) ellos, su violencia, su decisión de matarme (…) Su ensañamiento fue producto de un sadismo personal combinado con fanatismo ideológico en un espacio humano donde la arbitrariedad de los fusiles hacía oficio de ley (…) El secretariado (encubría) sistemáticamente los desmanes de su tropa, así como lo hace hoy…”

La justicia transicional exige verdad plena y a nadie exime. Los de Montoya y las Farc son silencios que matan porque revictimizan a las víctimas. Así el senador Uribe, excomandante supremo de las FF. MM. durante el periplo más negro de los falsos positivos, eleve a Montoya a héroe de la patria. También elevó a Rito Alejo del Río, y éste se desplomó a la cárcel.

https://www.elespectador.com/opinion/cristina-de-la-torre

6.20.-¿Colombia, como Nicaragua y Venezuela? – CECILIA OROZCO  

Con el paso de los meses y el ejercicio del poder, la cara amable del gobierno Duque, misma con que convencieron a miles de electores no uribistas de votar por el candidato de esa agrupación para impedir —según decía la propaganda del miedo— que el extremismo del otro candidato sometiera a la nación a su yugo autoritario si ganaba la contienda, se diluye. En su lugar, aparece un rostro que ya no puede ocultar su propio extremismo, amargo, desafiante y vengativo. Entre muchos otros síntomas y para centrarnos solo en uno, la bochornosa reacción del presidente, su ministra de Relaciones Exteriores, su consejero para la Estabilización y la del más bruto de los congresistas del partido oficial al informe año 2019 sobre nuestro país, de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (Acnudh), excede o iguala la de regímenes dictatoriales del continente a los que, irónicamente, rechaza el Estado colombiano: la paja en el ojo ajeno…

4 mar 2020.- Duque, haciendo gala de su escaso conocimiento de la condición supranacional de las agencias de la ONU, entregó una declaración contradictoria: “respetando el carácter multilateral que tiene la organización, me parece que es una intromisión en la soberanía del país…”. El mandatario dejó entrever, además, falta de lectura del informe cuando añadió que “me parece preocupante que poco se diga sobre las violaciones constantes a los derechos humanos… (del) Eln, el ‘Clan del Golfo’ o ‘los Pelusos’”. Le recomiendo, con todo comedimiento, que repase los puntos 8, 9, 10, 75, 81 y 84 del documento en que se enuncia el contenido de las afirmaciones hechas allí y remite a las pruebas documentales y verificaciones en campo, precisamente, sobre las graves violaciones a los derechos por parte de las disidencias de las Farc, el Eln y las bandas criminales.

Sigamos: la ministra Blum, a quien no se le ha oído una frase que no esté escrita en un papel, leyó un mensaje que es un galimatías: “La Cancillería observa con preocupación que la Oficina… presente supuestos casos delictivos que exceden estándares internacionales (?)… y que no han sido informados al Gobierno en los que lo mínimo esperable era una denuncia ante las autoridades (?)”. Hasta donde se entiende, “la denuncia ante las autoridades” es, justamente, el informe oficial de Acnudh que la administración Duque manda a la porra. No es tan difícil de comprender, piensa uno. Peor aún resultó la reacción del consejero presidencial Archila, conocido por su presunta moderación, y quien habló como si fuera cualquier Mejía. Insultó, llamando “chambonada”, el documento avalado por Michelle Bachelet, hágame el favor, y descalificó a su vocero Alberto Brunori, refiriéndose a él con desprecio, como “ese señor que parece que no lee (y que dice) mentiras”. El gobierno Duque remató su ataque a la señora Bachelet mediante ese ejemplar de diplomacia y finos modales Ernesto Macías quien ¡echó a Naciones Unidas del país!. Según él, hay que ¡“cerrar esa oficina de la Comisionada convertida en una guarida politiquera…”! Vergüenza de país.

En contraste, Venezuela, el “coco” con que nos infundieron temor, fue más moderada frente a informe similar que los delegados de Acnudh presentaron en Caracas la semana pasada. El vicecanciller de Maduro, sí señor, de Maduro, rechazó el documento criticando —como aquí— su metodología, pero en tono civilizado: “aún falta mucho camino por recorrer para alcanzar equilibrio…”. Y aunque añadió que “los derechos humanos no deben ser utilizados como armas para enmascarar estrategias de cambio de régimen…”, aseguró, así fuera únicamente por cortesía, que “el equipo de la Alta Comisionada… recibe el pleno apoyo de los órganos competentes del Estado (venezolano) para el cumplimiento de su misión en estricto apego a los principios del derecho internacional establecidos en la Carta de Naciones Unidas” (ver). La dictadura de Nicaragua es la única en el continente que se ha atrevido a expulsar al personal de Acnudh. Lo hizo en 2018 después de un informe sobre las violaciones a los derechos civiles en ese país y, hoy, continúa negándose a permitir su reingreso y, por supuesto, a su revisión de lo que sucede allá (ver). Quién lo creyera: el gobierno Duque en el rango del de Ortega y más agresivo que el de Maduro. Vivir para ver.

https://www.elespectador.com/opinion/colombia-como-nicaragua-y-venezuela-columna-907422 

6.20.-Triste el récord de Duque – PATRICIA LARA

“Duque no acepta críticas. Todo su círculo lo aplaude. Incluso Uribe tenía gente a su alrededor que le hablaba con franqueza. Pero Duque no”, dijo una fuente cercana a la Casa de Nariño.

6 mar 2020.- Ello explica su aislamiento y su salida desproporcionada ante las verdades que sobre el deterioro de los derechos humanos en el país esbozó Alberto Brunori, representante de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), Michelle Bachelet.

Son verdades que Duque, al igual que lo hizo Maduro cuando Bachelet emitió su informe sobre el lamentable estado de los derechos humanos en Venezuela, se niega a ver y a oír. Pero, en cambio, sí las vio y oyó cuando se referían al deterioro de esos derechos en Venezuela y las utilizó para criticar las actitudes dictatoriales de Maduro.

Miremos los principales comentarios que sobre lo ocurrido en 2019 consignó el informe de la Acnudh: persistieron “altos niveles de violencia que generaron graves violaciones de derechos humanos”; en 2019 hubo “36 masacres que implicaron la muerte de 136 personas, la cifra más alta registrada” desde 2014; el Eln “continuó incurriendo en infracciones al derecho internacional humanitario”; grupos criminales como las “Autodefensas Gaitanistas (…) emplearon extrema violencia en las disputas por el control de economías ilícitas”; “los esfuerzos para establecer una presencia integral del Estado (…) incluyendo la Fiscalía General de la Nación y la Policía, fueron insuficientes, en particular en zonas rurales”; en 2019 hubo protestas, y la Acnudh “notó con preocupación que, en algunos casos, la Policía respondió de manera desproporcionada a incidentes aislados de violencia”; en 2019 documentaron “108 asesinatos de personas defensoras de derechos humanos”; “los asesinatos contra defensoras de derechos humanos se incrementaron en cerca del 50 % en 2019”; “subsistieron retos para la judicialización de los autores intelectuales de las agresiones” contra defensores de derechos humanos”; “la falta de acceso a la justicia continúa siendo un desafío que perpetúa ciclos de impunidad y violencia”; se documentaron casos de “presuntas privaciones arbitrarias de la vida cometidas por miembros del Ejército y la Policía”; en virtud de estándares internacionales, “la jurisdicción penal militar no debería investigar, juzgar y sancionar a los responsables de presuntas violaciones a los derechos humanos”; “según datos de la Policía”, en varios municipios “se incrementó el número de homicidios, a pesar del aumento de la presencia militar”; se documentaron “15 casos de privaciones arbitrarias de la vida” y “en 13 casos se observó que las muertes habían sido causadas por el uso innecesario y/o desproporcionado de la fuerza”; se documentaron “casos de presunta tortura y malos tratos cometidos por la Policía”, etc.

Duque descalificó el informe con el argumento de que no se reconocieron los avances del país (lo cual es falso) y que se entrometieron en los asuntos internos de Colombia al recomendar que “se transfiera la supervisión de la Policía al Ministerio del Interior”, como ocurre en tantos países.

Pero el Gobierno no puede tapar el sol con las manos: es factible que haya discrepancias en alguna cifra, pero la mayoría de las afirmaciones son ciertas. Y lo que Duque tampoco puede desconocer es que Colombia es el país de América Latina donde asesinan más defensores, y especialmente defensoras, de derechos humanos.

Triste récord…

https://www.elespectador.com/opinion/triste-record-columna-907779

 5.20.-La novedad en el caso del asesinato de Álvaro Gómez JUAN MANUEL LÓPEZ

  • Reanudar relaciones con Venezuela  – CRISTINA DE LA TORRE
  • «La China de Xi Jinping representa una amenaza para los valores de la Unión Europea»- GEORGE SOROS

Sorprende la solicitud del presidente al nuevo fiscal general de priorizar el proceso del crimen en el que flotan dos tesis contrarias y extremas. ¿Qué motiva ese pedido?                                                                                                                                          La novedad en el caso del asesinato de Álvaro Gómez 

Algunos nuevos elementos de información fueron aportados por el expresidente Ernesto Samper ante la Comisión de la Verdad 

26 feb 2020.- La solicitud del presidente Duque al nuevo fiscal para que se interese en el proceso del homicidio de Álvaro Gómez, y algunos nuevos elementos de información aportados por el expresidente Ernesto Samper ante la Comisión de la Verdad han renovado el deseo de saber quién estuvo detrás de ese crimen.

Parte de los autores materiales han caído, pero no se sabe quién inspiró y probablemente preparó el golpe.

Dos tesis contrarias y extremas han flotado en el ambiente: para los familiares de la víctima habría sido un crimen de Estado perpetrado desde las altas esferas del gobierno; para el Dr. Samper fueron quienes conspiraban contra su gobierno los responsables. A esto se adiciona la publicación de un nuevo libro de Jorge Gómez Padilla donde propone que se deben buscar respuestas diferentes a esas.

Al terminar el Gobierno de Álvaro Uribe, en un enjundioso libro el Dr. Enrique Gómez desarrolló el punto de vista que defiende la familia. Su argumentación gira alrededor de que el magnicidio fue porque Álvaro Gómez era entonces el personaje de más importancia y más peso en la oposición. Supone entonces que en el gobierno suponían que se estaba fraguando un golpe de Estado, que suponían que en tal caso la cabeza del mismo sería él, y que quienes decidieron el delito lo hicieron porque suponían que de ser así prosperaría el proyecto y el presidente se caería. Con su muerte se preservaba el poder.

Tendría carácter de crimen porque tuvo repercusiones políticas importantes; porque se cometió en un momento en que el gobierno parecía en crisis; porque quienes estaban en la oposición, y aún más quienes estaban fraguando el golpe, deberían atemorizarse; y por la participación de elementos de las fuerzas militares. El estamento político se habría aliado con algún cartel de la droga (el del Valle o el del Norte Del Valle).

Esa teoría se basa en que él supone quiénes acabarían siendo los autores intelectuales, y desarrolla una explicación tautológica según la cual en base a lo que son supuestos se desarrollan unas acusaciones, las cuales utilizadas como si fueran pruebas validarían las suposiciones. Prácticamente todas las ‘pruebas’ son especulaciones -lo que en los juicios americanos llaman ‘argumentativo’, o sea deducciones en base a supuestos y no a pruebas, afirmaciones sin contenido probatorio.

La tesis del samperismo siguiendo la línea de la Fiscalía del Dr. Alfonso Gómez Méndez asume que en efecto existía una conspiración para derrocarlo

La tesis del samperismo siguiendo la línea de la Fiscalía del Dr. Alfonso Gómez Méndez asume que en efecto existía una conspiración para derrocarlo; y supone también que la lógica implicaría que lo golpistas pensaran en que la persona para encabezar el golpe debería ser el Dr. Gómez Hurtado. Supone que entonces le presentaron esta propuesta, y que ante su negativa decidieron matarlo para evitar que, dado su temperamento de ciudadano modelo, los delatara.

En cualquiera de los dos casos la premisa es que se rumoraba la posibilidad de un golpe y en el uno o en el otro estarían vinculados algunos miembros de las fuerzas armadas. Estos son los dos elementos hasta ahora ciertos del rompecabezas. De resto coinciden ambas posiciones en trabajar en base a suposiciones que, según cuáles sean ciertas, probarían una u otra tesis.

La familia Gómez reivindica haber hecho todos los esfuerzos para incentivar las investigaciones; y atribuye la falta de resultados a decidía de la Fiscalía (o incluso a que serían partícipes o cómplices de una operación de encubrimiento), metiendo a todos los fiscales generales en una misma categoría, convirtiendo el delito de encubrimiento igual o más grave que el homicidio mismo.

Samper coincide con la familia Gómez en tener interés en que se aclaren responsabilidades. Y eso parece lógico y se explica por sí mismo.

Pero lo que sorprende un poco es que el Presidente Duque exigiera como primera actividad al recién posesionado fiscal general el retomar ese proceso: ¿Qué lo motiva a ese algo inesperado pedido? ¿Por qué esa jerarquía en las preocupaciones del Gobierno? JMLC.

NOTA ALTERECO: Según ex embajador de EE.UU.Myles Frechette a Álvaro Gómez lo asesinó un grupo de militares

13 may 2017.- En la reciente entrevista que el exembajador norteamericano Myles Frechette le dio al periodista Jorge Gómez Pinilla en El Espectador hay una insinuación explosiva. Según el diplomático, a Álvaro Gómez lo mandó a asesinar un grupo de militares porque no quiso participar en un golpe de Estado contra Ernesto Samper durante el proceso 8.000. Esa teoría es vieja, pero que la diga Frechette hace una diferencia, pues conoce directamente el asunto ya que cuando era embajador los conspiradores lo contactaron para sondear la posición del gobierno norteamericano. Sin embargo, para ahí y no suministra ningún nombre.

https://www.semana.com/confidenciales/articulo/segun-myles-frechette-a-alvaro-gomez-lo-asesino-un-grupo-de-militares/525111

5.20.-Reanudar relaciones con Venezuela          – CRISTINA DE LA TORRE

Si tuvieran algún sentido del desarrollo, algún sentido de patria, se jugarían nuestros empresarios el restablecimiento de relaciones comerciales con Venezuela. Ya que son Gobierno, y el presidente Duque, su servidor y amigo. Oportunidad que el propio Maduro le abre a Colombia, mientras ofrece al capital extranjero el control de su industria petrolera y Trump vira hacia una propuesta de gobierno de transición en este país: rinden frutos su bloqueo económico a la dictadura, y la comprobación de que ésta de Maduro ostenta la misma vocación de eternidad de sus gemelas en Rusia, China, Cuba y Corea. Vira también el Grupo de Lima, en pos de una solución pacífica y democrática. 

24 feb 2020.- Reabrir el comercio con Venezuela no revertiría el modelo de apertura hacia adentro que rige en Colombia desde 1991 e hirió de muerte su industria en ciernes; pero sí empezaría por aliviar la crisis de balanza comercial, efecto de aumentar importaciones y reducir dramáticamente nuestras exportaciones. Venezuela fue por décadas su primer destino; y ahora, malogrado su aparato productivo, abre mercado a Colombia y podría explorar en el nuestro. Al vecino nos unen la historia, la cultura, la gente, 2.000 kilómetros de frontera, un natural intercambio de mercaderías y 1.500.000 migrantes, a medias colombianos, que han dinamizado nuestra economía.

Es el nuestro un modelo de sustitución de la industria y la agricultura propias por la foránea; un modelo que sustituye el empleo nacional por el extranjero. Paradigma de no-desarrollo, nos condena a la exportación de productos primarios –petróleo, café, bananos, flores-, y nos niega el salto a la producción de bienes de tecnología avanzada y buenos salarios. Todo comenzó con la súbita reducción de aranceles de Gaviria: antes de la apertura eran del 30 %, y hoy, del 5 %. Según Mauricio Cabrera, entre 1991 y 2018, las importaciones pasaron de representar el 8,6 % al 15,5 % del PIB: aquellas crecieron el año pasado 9,2 %, más del doble de la demanda interna y casi el triple que el PIB. Significa que los colombianos estamos comprando más productos extranjeros que nacionales. Desde 2001, las ventas de textiles y confecciones crecieron 146 %; pero la producción nacional de confecciones subió apenas el 24 %, y la de telas cayó 42 %.

El mercado de Venezuela se ofrecería como oportunidad para aumentar exportaciones y diversificarlas. Vale decir, para reemprender el camino del desarrollo industrial. Al cual se aboca también el país vecino, con más veras si prospera la idea de repotenciar el Grupo Andino como fórmula de integración regional para el desarrollo de los países socios, y reciprocidad entre ellos. Esta vez, por supuesto, incorporando a Venezuela.

Las circunstancias evolucionan aprisa y, por qué no, también podrá cambiar nuestra relación con Venezuela. Lo mismo baja Trump la guardia frente a Maduro que protagoniza éste un viraje doloroso en el país de monopolio estatal sobre su petróleo: ahora ofrece Venezuela privatizar la empresa PDVSA. Multinacionales serían socios mayoritarios del puntal de la riqueza nacional, y aquellas condicionan su inversión multimillonaria a que Trump elimine las sanciones contra ella.

Invita el presidente del BID a los empresarios colombianos a exportar, a salir de su zona de confort. En clásico mohín de hipocresía, podrán ellos negarse a tratos con el castrochavismo, buscar aterrizaje en China, y entregarle no sólo el metro de Bogotá. ¿Será por ventura Jinping menos dictador que Maduro? ¿No sugiere la privatización de PDVSA entronización del modelo chino, a saber, economía de mercado y gobierno autoritario? Las relaciones entre países convocan intereses de Estado, no pataleos de un Gobierno.

https://www.elespectador.com/opinion/reanudar-relaciones-con-venezuela-columna-906089

5.20.-«La China de Xi Jinping representa una amenaza para los valores de la Unión Europea»- GEORGE SOROS

El presidente chino, Xi Jinping, en un póster en una calle de Shanghai el 10 de febrero. ALY SONG / REUTERS

Si bien la mala gestión de la epidemia de coronavirus muestra los defectos del gobierno chino, el financiero estadounidense invita, en un foro al «Mundo», a Europa a reconocer a China como lo que es: un socio comercial antidemocrático

15 feb 2020.- Ni la opinión pública europea, ni los políticos y líderes empresariales europeos parecen entender completamente la amenaza que representa Xi Jinping en China. El presidente chino es un dictador que utiliza tecnología de punta para imponer un control total sobre la sociedad china. Sin embargo, los europeos consideran principalmente a China como un importante socio comercial. No entienden que desde la adhesión de Xi Jinping a las oficinas del presidente y secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh), ha establecido un régimen cuyos principios rectores son diametralmente opuestos a los valores fundacionales de la Unión Europea. (UE).

Esta caída en los brazos de Xi es más pronunciada por parte del Reino Unido que de la propia UE, el país se encuentra en una fase de separación del bloque. El primer ministro Boris Johnson tiene la intención de mantener al Reino Unido lo más alejado posible de la UE, y construir una economía de mercado libre de regulaciones de la UE. Será difícil hacerlo, ya que la UE está lista para tomar medidas contra esta forma de desregulación que el gobierno de Johnson parece estar considerando. Solo aquí, al mismo tiempo, el Reino Unido considera a China como un socio potencial, con la esperanza de restablecer la asociación creada por el ex canciller de Hacienda George Osborne entre 2010 y 2016.

La administración Trump, separada del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, maneja sus relaciones con China mucho mejor. Estados Unidos ha logrado desarrollar una política bipartidista que considera a China como un rival estratégico, y ha incluido al gigante tecnológico Huawei y otras compañías chinas en la famosa «Lista de entidades», que prohíbe a las empresas estadounidenses comerciar con Estas entidades sin autorización del gobierno.

El caso de la compañía Huawei

Solo una persona puede romper esta regla con impunidad: el propio Trump. Y desafortunadamente parece hacerlo, colocando a Huawei en la mesa de negociaciones con Xi. Desde mayo de 2019, cuando EE. UU. Colocó a la empresa china en la lista de entidades, el Departamento de Comercio otorgó a Huawei exenciones de tres meses para evitar dificultades excesivas para los proveedores de componentes electrónicos estadounidenses de la compañía china.

Huawei es una compañía muy inusual, única en algunos aspectos. El fundador Ren Zhengfei recibió capacitación técnica como miembro del cuerpo de ingeniería del Ejército Popular de Liberación (EPL), que se convirtió en uno de sus primeros clientes importantes. Cuando se creó Huawei en 1987, toda la tecnología china se importó del extranjero, y el objetivo de Ren Zhengfei era realizar ingeniería inversa de la tecnología con investigadores locales. Llegó allí más allá de sus sueños más salvajes. 

https://www.lemonde.fr/idees/article/2020/02/15/george-soros-la-chine-de-xi-jinping-represente-une-menace-pour-les-valeurs-de-l-union-europeenne_6029659_3232.html

  • 4.20.-Oficiales militares: ¿antihéroes?- CRISTINA DE LA TORRE
  • Fiscal Barbosa, primeras malas señas   CECILIA OROZCO TASCÓ
  • El exministro colombiano Rafael Pardo plantea una nueva visión de la lucha antidrogaS. TORRADO
 Alumnos de la ESDEG

¿Qué pasaría si se cambiara el nombre de Escuela Superior de Guerra por el de Escuela Superior de Paz?, preguntó un día a sus alumnos el profesor de Ética en un curso de ascenso para oficiales de las Fuerzas Militares. Entonces estalló en el aula la discusión, y duró semanas. Cuenta el capitán de navío Samuel Rivera-Páez que “para mí, ese día la posición acerca del fin de la profesión militar ligado a la construcción de paz y no a la guerra se hizo evidente”; pese a que siempre se entendió que la profesión de las armas era para ganar la guerra y a que muchos oficiales persistían en la idea. Esta, entre otras revelaciones sobre la identidad social e ideológica de la oficialidad colombiana; sobre su insospechada heterogeneidad (que en todo caso respeta el espíritu de cuerpo) marca un hito en el estudio de nuestra Fuerza Pública. Es el trabajo del propio Rivera, “Identidades individuales y colectivas de los oficiales de las Fuerzas Militares colombianas”, publicado por la Universidad Javeriana.

18 feb 2020.- Soberbia incursión en lo temido, por desconocido. Bajo el mito del titán que ha recibido el poder de quitar la vida y el destino de entregar la propia, descubre Rivera la tensión, menos poética, que ha campeado en estas décadas: entre la estrategia militar del fin del fin y la de la victoria es la paz. Y entre la autorepresentación del uniformado como héroe dispuesto a morir por la patria y la imagen que de él se ha formado la sociedad. Imagen que exalta al soldado en lucha contrainsurgente y en defensa de las fronteras. Pero se diría también que deplora la histórica subordinación de sectores militares a corruptos y verdugos del pueblo, aborrece la infamia de los falsos positivos y la “sentida condolencia” del comandante del Ejército por la muerte de Popeye, asesino sin par en los anales universales del crimen.

De la manera como los oficiales se ven a sí mismos infiere Rivera la identidad del grupo, sus valores, sus emociones y motivaciones para la acción política. Forjan ellos la singularidad colectiva en su misión de dar la vida por la patria, avivada por el imaginario de una historia heroica; pero, a la vez, en la sensación de que la sociedad los estigmatiza. Han desarrollado una suerte de ciudadanía paralela y exclusiva, conservadora, que mezcla sentimientos de superioridad moral por su disposición al sacrificio como combatientes en el conflicto, con una conciencia dramática de la limitación de sus derechos políticos. No se sienten ni cerca de las elites ni cerca del pueblo. Comunidad indiferente a su capacidad de entrega, desconfían de la sociedad y la miran desde afuera.

Tensiones entre progresismo y tradicionalismo en materia social y del poder condensan la sorprendente ebullición de ideas en una colectividad formada para la neutralidad política. Es que nadie que librara esta guerra de medio siglo podría permanecer impasible a sus horrores. Guerra infructuosa para oficiales como Rivera quien, tras 27 años de acción militar, constató que “la violencia crecía y la institucionalidad difícilmente podía contrarrestarla; ni resolvía la marginalidad y la pobreza”. Que debía prevalecer el diálogo con el adversario sobre la eliminación del enemigo. Opción que muchos compartían, en la convicción de que la paz no es sólo el silencio de los fusiles. Y, sin embargo, el investigador vaticina que prevalecerá la identidad del guerrero sobre la del constructor de paz.

Tan diversa es la oficialidad militar como variada su representación en la sociedad, que va del  estereotipo del villano al del héroe. Pero esta investigación, de consulta obligada por su originalidad y rigor, humaniza a los militares: casi deja ver su arista de antihéroes.

Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/oficiales-militares-antiheroes-columna-904985

4.20.-Fiscal Barbosa, primeras malas señas – CECILIA OROZCO TASCÓN 

A despecho de varios columnistas que perdieron su norte hace ya años, y que enlodaron, de manera lastimosa, la esencia de su oficio de críticos del poder para convertirse en lambones de quienes lo detentan, es sano ejercer vigilancia social desde el inicio de sus gestiones, a los funcionarios que asumen responsabilidades públicas no solo porque la democracia lo autoriza, sino por el impacto que sus decisiones tienen sobre nuestras vidas, las vidas de los ciudadanos. Por ejemplo, hay que seguirle la pista a las primeras actuaciones del nuevo fiscal general, Francisco Barbosa las cuales, si uno quisiera, podría resumir, en pocas palabras, con el sencillo refrán popular que indica que por el desayuno se adivina cómo será el almuerzo. Una hoja de ruta puede guiarnos en el análisis que se haga sobre este personaje de cuyo futuro como alto representante de Estado, pocos se hacían ilusiones antes de que uno de sus amigos de juventud universitaria, Iván Duque, lo escogiera, a dedo, para un cargo subalterno en la Casa de Nariño. Elegido el primero, despejado el camino ascendente del segundo.

 19 feb 2020.- Primer escalón: ¿Por qué el mandatario lo incluyó entre sus candidatos a ser fiscal repitiendo la fórmula de “terna de uno” que otros jefes de Estado utilizaron en el pasado? Desde el momento en que se divulgaron los nombres de los tres aspirantes a dirigir el ente acusador, todo el mundo sabía que el elegido era Barbosa. Duque, escasamente conocía a Camilo Gómez y aunque tiene nexos de amistad y motivos de agradecimiento con Clara María González, es, de lejos, mucho más cercano a Barbosa, incluso, a sus padres y esposa como lo ha mostrado la prensa rosa. El nuevo funcionario le garantiza al presidente que su Gobierno no tendrá los sobresaltos que le produciría una Fiscalía autónoma que investigue sin considerar los efectos políticos de los procesos. Y aunque ha pregonado independencia judicial con una cara de prepotencia que no se le conocía hasta hace unos días, el sucesor de Martínez Neira no parece tener vuelo propio. Amanecerá y…

Segundo escalón: ¿Cómo asegurar la elección de Barbosa en la Corte Suprema sin desvío de votos a favor de los otros dos candidatos, o una devolución de la terna? Con presión abierta y clandestina sobre los magistrados. Abierta, en la prensa que, consciente o inconscientemente, transmitía a través de sus reporteros y, a veces, de sus directores y columnistas, “la molestia” de una supuesta opinión pública porque los togados “que incumplían sus deberes” no decidían pronto. Clandestina, mediante la tarea silenciosa pero constante y creciente de otros altos funcionarios de Estado que ayudaron, con su propio poder y ofertas burocráticas, a quebrar la voluntad de los pocos miembros de la Corte que se atrevieron a decir en voz alta que la terna era “mediocre”.

 Según se ha informado en artículos no desmentidos por los interesados, “hicieron campaña” con los magistrados, a favor de Barbosa: 1. el contralor general Carlos Felipe Córdoba, cuya brillante esposa –Marcela Yepes– tiene uno de los cargos más altos de la Fiscalía mientras su despacho –el de Córdoba– cuenta con el apoyo de Walfa Téllez, cónyuge del hoy fiscal general; 2. El entonces fiscal encargado, Fabio Espitia, que habría aprovechado su amistad con unos togados para “sugerirles” que votaran por quien hoy ocupa su silla a cambio de unas presuntas “cuotas” en la Fiscalía; 3. El presidente Duque a través de su acuciosa ministra de Justicia Margarita Cabello, antes presidenta de la propia Corte Suprema, en donde ejerce notable influencia.

Tercer escalón: ¿Quiénes se benefician con su elección? El uribismo y su jefe, complacidos con la voltereta de Barbosa, del extremo pro-paz con Santos al extremo anti – JEP de Uribe y Duque. Los discursos del presidente y del fiscal recién elegido, revelan la íntima y tal vez ilegítima relación Ejecutivo- Fiscalía: Barbosa presentó casi como propio el propósito de bloquear la supuesta aspiración presidencial del liberal Fernando Carrillo quien podría hacerle competencia al candidato del senador Uribe; y Duque, sin tino ni tono, le pidió, como si siguiera dirigiéndose a su subalterno, acelerar el proceso por el magnicidio de Álvaro Gómez, de tan alto interés para sus aliados conservadores, sedientos de venganza política, no de justicia.

Cuarto escalón: ¿Quiénes harán parte del equipo de la Fiscalía? Una lista rápida muestra el panorama que veremos en este nuevo periodo desafortunado: además de la esposa del contralor general a la que premió con ascenso, Barbosa nombró a Zaida Barrero de Noguera, recalcitrante enemiga del Acuerdo de Paz y esposa de Rodrigo Noguera, rector de su universidad y la del presidente Duque, como directora de Justicia Transicional, un cargo del que dependen los procesos de los paramilitares que provengan de la JEP.

 ¡Vaya estrategia! Barbosa nombró también en el cargo clave de jefe de los fiscales delegados ante la Corte, a Gabriel Jaimes, segundo de Alejandro Ordóñez no solo en su procuraduría sino también en el extremismo religioso. Y en dos días, el nuevo fiscal general llegó pisoteando a la gente: varios directores de área fueron notificados de que debían dejar sus puestos en dos horas. Y trasladó sin formula de juicio a 20 fiscales especializados en terrorismo a fiscalías seccionales mientras se anunció que se hará lo mismo con 25 fiscales anticorrupción. Botó a la calle a la directora de Medicina Legal. Con razón se dice que quien no conoce el poder, cuando lo consigue, enloquece.

https://www.elespectador.com/opinion/fiscal-barbosa-primeras-malas-senas-columna-905150

4.20.-El exministro colombiano Rafael Pardo plantea una nueva visión de la lucha antidrogaS. TORRADO

El encargado de posconflicto en el Gobierno de Juan Manuel Santos lanza el libro ‘La guerra sin fin’

Luego de medio siglo, la guerra contra las drogas la siguen ganando las drogas. De esa premisa parte el exministro Rafael Pardo Rueda, cabeza del posconflicto durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, quien este miércoles lanzó La guerra sin fin (Aguilar), su más reciente libro sobre la lucha antinarcóticos que Colombia ha afrontado durante décadas.

Cualquier balance demuestra que el costo para el país ha sido enorme y el beneficio prácticamente nulo, coincidieron los tres expertos que presentaron y debatieron el libro: el rector de la Universidad de Los Andes y exministro de Salud Alejandro Gaviria, el exconsejero presidencial de comunicaciones Camilo Granada y el académico Daniel Mejía, exsecretario de seguridad de Bogotá. En la primera fila del concurrido evento en la biblioteca del Gimnasio Moderno de Bogotá se encontraba el propio Pardo, que superó una delicada enfermedad en la recta final del anterior Gobierno, y el expresidente Santos (2010-2018). Entre el público lo acompañaron varios de sus excompañeros de Gabinete.

“Desde principios de los setenta, cuando empezó a cultivarse y exportarse marihuana desde la costa Caribe, hasta ahora, ya entrado el siglo XXI, la vida colombiana ha estado marcada de muchas formas por el tráfico ilegal de narcóticos”, plantea Pardo desde las primeras páginas de La guerra sin fin. Los carteles aparecen, desaparecen y reaparecen, los capos son capturados y reemplazados, y al margen de los enormes esfuerzos de las autoridades la coca sigue fluyendo hacia Estados Unidos. “Ningún país ha tenido más éxitos y más fracasos que Colombia”, sostiene. “Las drogas, su consumo, su tráfico y su producción afectan a todas las áreas de nuestra sociedad”, lamenta en su detallado diagnóstico, que plantea, sobre la base de su experiencia, una nueva visión para enfrentar el problema de las drogas.

 El lanzamiento de ‘La guerra sin fin’ en el Gimnasio Moderno de Bogotá.

Colombia se mantiene por mucho como el primer productor mundial de cocaína –con 169.000 hectáreas de cultivos ilícitos al cierre de 2018–, y Estados Unidos como el primer consumidor. El libro llega en momentos en que el presidente Iván Duque, un crítico del acuerdo de paz que ha fijado en Washington el eje de su política exterior, se propone el regreso de las controversiales fumigaciones con glifosato, un herbicida potencialmente cancerígeno. El mandatario ha dado un giro en la estrategia antinarcóticos con respecto a su antecesor. Mientras Santos abogó por cambiar el enfoque en la lucha global contra el narcotráfico, para abordarla como un asunto de derechos humanos y salud pública, Duque ha optado por una línea más dura al favorecer la erradicación forzosa en detrimento de la sustitución voluntaria pactada con las comunidades de campesinos.

Economista de profesión, Pardo (Bogotá, 1953) ha sido en tiempos de guerra y en tiempos de paz un notable protagonista de la política colombiana durante su dilatada vida pública. Como consejero para la paz entabló negociaciones con diversos grupos guerrilleros, entre ellos el M-19, y durante el Gobierno de César Gaviria (1990-1994) fue el primer civil nombrado ministro de Defensa en el país. Desde esa cartera creó el “bloque de búsqueda” encargado de desmantelar el cártel de Medellín en tiempos de la guerra frontal contra los grandes grupos del narcotráfico.

También fue senador, director del Partido Liberal, candidato presidencial en las elecciones del 2010, ministro del Trabajo y alcalde encargado de Bogotá. Asumió como consejero presidencial para el posconflicto desde un año antes de que Santos sellara, a finales de 2016, el histórico acuerdo de paz con las extintas FARC, hoy desarmadas y convertidas en un partido político con representación en el Congreso. También ha sido autor de varios libros, entre los que destaca La historia de las guerras, y este año lanzará otro título sobre el proceso de paz con el M-19.

https://elpais.com/internacional/2020/02/20/colombia/1582167514_194502.html

  • 3.20.- Hostigamiento oficial a la prensa libreCECILIA OROZCO
  • El molesto e inútil día sin carro y sin motoCÉSAR FERRARI
  • La injusticia de las megapensiones  –  JHON TORRES

“Desde que el presidente Duque la llamó personalmente para anunciarle que sería la nueva cónsul de Colombia en Orlando, los días de Claudia Bustamante han sido agitados.

12 feb 2020.- Antes de tomar vuelo directo hacia Estados Unidos, tiene que dejar hasta el último detalle (terminado), incluida una cena familiar junto al expresidente Álvaro Uribe para agradecerle su supuesta mediación para ese nombramiento, después de 16 años de amistad”: Las2Orillas, 5 de septiembre de 2019, artículo titulado “La más furiosa de las tuiteras uribistas es ahora cónsul en Orlando”. Acompaña la histórica nota de referencia una foto de Bustamante comiendo helado junto al exmandatario, mientras descansa su mano, confianzudamente, en el hombro del senador quien no muestra incomodidad alguna por la cercanía física de su seguidora (ver). El informe periodístico abunda en datos sobre la forma en que la cónsul llegó a adorar al jefe del partido de Gobierno desde cuando, hace ya tiempo, “no podía quitarles los ojos a (sus) manos blancas”. Según el portal, Bustamante “se volvió amiga incondicional de Uribe con el que comparte momentos privados” y hasta asuntos de Estado: “Fue la escogida por el expresidente para que lo acompañara, como único testigo, a la reunión privada con Santos (entonces presidente)… para recibir el anuncio de que la paz con las Farc estaba firmada…”. Sigue la crónica sobre la señora cónsul: “Su cuenta de Twitter se convirtió en una de las trincheras uribistas más conocidas de la red. Y no descansará, según ella, hasta que el uribismo… extirpe lo que ella considera ‘una plaga comunista’”.

Un detalle de importancia en el relato: Bustamante integraría un enigmático “grupo G14”, compuesto por activistas de redes sociales para disparar mensajes contra sus blancos humanos que “han sentido la furia que destilan los ataques programados, repetidos, incesantes de estos tuiteros incondicionales de Álvaro Uribe”. G14 es un nombre tétrico porque recuerda otro, el denominado, en secreto, G3, utilizado por directores generales y agentes de Inteligencia del DAS en los cuatrienios presididos por el senador Uribe. Ellos, los del G3, purgan penas, hoy, en prisión, por sus delitos relacionados con espionaje ilícito, violación de comunicaciones, montajes, amenazas contra magistrados, opositores y periodistas, todos estos sindicados de ser, justamente, “una plaga comunista”.

La cónsul Claudia Bustamante no fue nombrada por el presidente Duque por sus créditos académicos o carrera diplomática, pues no tiene ni los unos ni la otra. Su designación debe ser producto único de sus “16 años de amistad con Uribe”, como bien deduce el portal Las2Orillas. En la misma fecha de publicación de la radiografía de la “enmermelada” señora (05/09/19), esta se reunió con amigos de su causa en un elegante hotel.

 Tuvimos noticia del evento por el mismísimo expresidente que publicó, hacia las 10 de la noche, en su cuenta de Twitter, la constancia gráfica de la cita (ver). Dos días más tarde, el 7 de septiembre de 2019, Bustamente, agradecida con sus benefactores Uribe y Duque, sintió la fiebre que quema a los fanáticos de causa y creó un grupo de WhatsApp que llamó “Tuiteros TOP” o “influenciadores”. Siete minutos después de abrir el espacio, la cónsul “nombró” segundo administrador del “chat”, al alto consejero presidencial para la Transformación Digital del Estado, Víctor Muñoz.

La semana pasada, La Liga contra el Silencio —colectivo de defensa de la libertad de prensa— reveló los resultados de una cuidadosa investigación que hizo: encontró, en el chat de los dos funcionarios, una línea de ataques digitales, según instrucciones suyas a los 88 miembros de la agrupación digital, entre los cuales se destacan otros dos servidores oficiales: Hernán Darío Cadavid, asesor del senador Uribe en su Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) y Stephanie Carrillo, jefe de prensa del exmandatario en el Senado.

El domingo 8 de septiembre, Muñoz madrugó a dar instrucciones. La primera consistía en posicionar como tendencia número uno, el hashtag #NoVeoNoticiasUno. Dos horas más tarde reportaba triunfo total con la frase que, como es usual, fue adobada con una andanada de groserías, improperios, calificativos despreciativos, acusaciones de delitos supuestamente cometidos por los periodistas del noticiero. Otros hashtags fueron promovidos por Bustamante, Muñoz y Cía., contra las periodistas Camila Zuluaga y Catherine Juvinao, y, tal vez por error, contra La W. El origen oficial del ataque digital no tiene duda: los cuatro involucrados, Bustamante, Muñoz, Cadavid y Carrillo no solo son empleados del Estado; pertenecen al círculo más estrecho de Uribe y del presidente Duque.

 ¿Les caben a los jefes y a sus subalternos responsabilidades penales o disciplinarias por el hostigamiento coordinado y consensuado contra la prensa libre? Por ahora, la única reacción de los instigadores es mutismo, cierre de cuentas y nuevos insultos de tuiteros, la mayoría, anónimos. Habrá que acudir a instancias internacionales que escapen a su poder, para pedir consejo y, probablemente, protección.

https://www.elespectador.com/opinion/hostigamiento-oficial-la-prensa-libre-columna-904043

3.20.- El molesto e inútil día sin carro y sin motoCÉSAR FERRARI


El jueves 6 de febrero hubo un nuevo día sin carros y sin motos en Bogotá. Algunos celebraron la medida, otros la consideraron molesta e inútil.
 

12 feb 2020.- Algunos dijeron que fue un éxito porque no hubo carros ni motos particulares en las calles. ¿Pero cuál es el éxito del cumplimiento de una medida que es obligatoria y desobedecerla cuesta? Obvio: ninguno.

¿Qué se celebra? Unos dicen que la reducción de la contaminación ambiental. No obstante, el mismo día las autoridades municipales declararon alerta amarilla ambiental en partes de la ciudad. En realidad, la prohibición de circulación de carros y de motos particulares solo redujo 2% el material particulado PM 2.5, el más nocivo, según la Secretaría de Ambiente.

Otros dicen que mejoró la velocidad de circulación. Sin embargo, a las 6:30 de la mañana los trancones eran ostensibles en varias avenidas principales de la ciudad: Séptima, Novena-Ciudad de Quito, Circunvalar. Obvio: aumentaron los taxis pues les levantaron el “pico y placa” y redujeron un carril en varias avenidas principales, como en la Séptima, para darles espacio a las bicicletas.

Varios dijeron que lo importante de la medida es acostumbrar a los bogotanos a usar el sistema de transporte público… en una ciudad que carece de un sistema rápido y masivo, salvo buses articulados en rutas exclusivas que no son ni rápidos ni de transporte masivo ni creación genial (un sistema de las mismas características, de buses articulados sobre rutas exclusivas, ya existía en Lima en la década de los años 70 del siglo XX).

En realidad, la medida es causa de molestias en las clases populares y medias. Los primeros, porque tuvieron que bajarse de sus motos y embarcarse en buses, y en los que utilizan regularmente los buses por la mayor congestión. Los segundos, porque tuvieron que abandonar sus automóviles, por los que pagan impuesto de rodamiento 365 días al año, y tomar taxis, que aprovechando la mayor demanda elevaron su precio a, muchas veces, el doble o triple de lo que usualmente cobran.

No es para menos. Si hay 1,1 millones de vehículos particulares en Bogotá y dejó de circular la mitad porque la otra de todos modos se quedaba en casa por el “pico y placa”, más 480.000 motocicletas que en su totalidad no pudieron circular, hubo una mayor demanda de taxis de 225.000 personas y una mayor demanda de transporte en buses de 705.000 personas, suponiendo que la mitad de los conductores de vehículos particulares que podían circular se subieron a uno de los 48.000 taxis, que sí circularon todos, y la otra mitad más todos los motociclistas se subieron a Transmilenio o a los SITP. Es apenas obvio que dichas demandas adicionales tenían que causar encarecimiento de los taxis y más congestión en los buses.

Entones, ¿para qué sirve un día sin carro y sin moto? La respuesta es obvia: para contentar a los taxistas, un gremio muy poderoso políticamente… y para fastidiar a todos los demás. En todo caso, si tanto insisten en la medida, ¿por qué no la realizan un domingo? Y, además, ¿por qué no se paga menos de la mitad del impuesto anual de rodamiento si los vehículos particulares solo circulan menos de la mitad de su vida útil por cuenta del “pico y placa” y del día sin carro? ¿Por qué no somos sensatos?

* Ph.D. Profesor titular, Pontificia Universidad Javeriana, Departamento de Economía.

https://www.elespectador.com/opinion/el-molesto-e-inutil-dia-sin-carro-y-sin-moto-columna-904173

3.20.- la injusticia de las megapensiones –  JHON TORRES

 Siguen apareciendo decisiones que van en contravía del mandato de la Corte Constitucional respecto al monto máximo de las pensiones. 

Los dueños de las megapensiones se beneficiaron de un privilegiado régimen que les permitió hacerse con super millonarias mesadas. Foto:  Andrea Moreno. Archivo EL TIEMPO

Justo cuando en el país empieza la tortuosa discusión de una nueva reforma pensional, a revisión de la Corte Constitucional llegará uno de esos casos que refuerzan entre los colombianos la arraigada impresión de que la justicia no se aplica igual para todos los ciudadanos.

Se trata de una tutela que falló el Consejo de Estado a favor de un exmagistrado del Consejo Nacional Electoral quien pretende, como muchos exmiembros de las altas cortes y excongresistas, que su pensión esté por encima de los 25 salarios mínimos  

En una histórica sentencia del 2013, la Corte Constitucional ordenó que ninguna mesada a cargo del Estado podía superar ese tope, equivalente hoy a 22 millones de pesos, y que el mandato se aplicaría de manera retroactiva. Contra ese fallo, que además acabó con los llamados ‘carruseles de pensiones’ en el Congreso y las altas cortes, hay una legión de demandas, incluso en el Sistema Interamericano de Justicia.

En el país hay casi 6,6 millones de personas en edad de pensión, pero solo 2,3 millones de pensionados. De los casi 23 millones de colombianos que están trabajando, solo 9,3 millones cotizan para una jubilación. Y de los que ahorran para pensión solo uno de cada cuatro logrará, después de décadas de trabajo, una mesada que en la mayoría de los casos no llegará a los dos salarios mínimos.

Con jubilaciones que están entre 10 y 20 veces por encima de las que recibe el 95 % de los colombianos, los dueños de las megapensiones se beneficiaron de un privilegiado régimen que les permitió hacerse con millonarias mesadas, muchas veces sin que importaran sus reales aportes al sistema de seguridad social. Esos privilegios eran claramente inequitativos y por eso la sentencia del 2013 les puso límites.

Y, sin embargo, siguen apareciendo decisiones, casi todas del Consejo de Estado, que van en contravía del mandato de la Corte. Y aunque al final terminan cayéndose suelen dejar en manos de los demandantes centenares de millones de pesos que se tienen que pagar mientras hay fallo definitivo y que después difícilmente serán recuperados por el Estado.

JHON TORRES Editor de EL TIEMPO

https://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/la-injusticia-de-las-megapensiones-opinion-460548

2.20.-Duque firmará con gremios pactos por el crecimiento y la generación de empleo REDACCIÓN POLÍTICA

  • El sucesor del DAS, ¿también “chuza”? CECILIA OROZCO
  • Duque: ¡despierte!JUAN MANUEL LÓPEZ

Más de un historiador subraya que los gobiernos asiáticos como los latinoamericanos otorgan créditos, dotan de infraestructuras y les dan subsidios a los empresarios, con la diferencia de que los asiáticos lo hacen con contratos serios, monitoreo y examen de resultados con premios y castigos. En cambio los latinamericanos suelen confirmar sus siempatías y finanzas electorales.

De las 327 acciones, 63 % están a cargo del sector público y el 37 % las asumen privados. Archivo EFE – Referencia

En la mañana de este lunes se tiene previsto que el presidente Iván Duque, acompañado por representantes de 65 gremios de la producción, suscriba 10 pactos orientados al crecimiento económico y la generación de empleo.

Según el Ejecutivo, que realizará la firma en el Teatro Colón de Bogotá, los objetivos del pacto son aumentar las exportaciones, el crecimiento de las ventas para incrementar la producción nacional y disminuir la tasa de desempleo.

27 ene 2020.- «El Gobierno acordó 327 acciones, de las cuales el 63 % están a cargo del sector público y el 37 % las asumen privados. Tales acciones están identificadas en los grupos farmacéutico, palma, frutas, leche, pesca y acuicultura, agroindustria de caña de azúcar, energía, minería, hidrocarburos e infraestructura”, detalló el Ejecutivo.

Sumado a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, se prevé que a la jornada asistan los ministros de Trabajo, Alicia Arango, y de Agricultura, Andrés Valencia, así como consejeros presidenciales y directores de entidades descentralizadas.

En agosto pasado, el Gobierno suscribió 12 pactos con los sectores de cacao, carne, industria agroforestal, turismo, BPO, Economía Naranja, software y TI, moda, construcción, industrias del movimiento, alimentos procesados, y químicos.

Así las cosas, son 110 los gremios que participarán en esta apuesta por la economía nacional, que durante 2019 creció 3,3 %, superando el promedio regional.

“Este es un país de vocación emprendedora y empresarial. Muchos que empezaron pequeños y se convirtieron en empresas que hoy recorren el mundo. Otras han sido empresas medianas, pero se han sostenido en el tiempo generando empleos, dando esperanzas y generando optimismo”, aseguró en su momento Duque.

(politicaelespectador@gmail.com)

 https://www.elespectador.com/noticias/politica/duque-firmara-con-gremios-pactos-por-el-crecimiento-y-la-generacion-de-empleo-articulo-901670

2.20.-El sucesor del DAS, ¿también “chuza”? CECILIA OROZCO 

La cabeza actual de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) es el almirante Rodolfo Amaya Kerquelen, jefe de la Casa Militar de 2002 a 2010, es decir, durante los dos gobiernos Uribe. Su nombramiento en la DNI no produjo sorpresa: a solo un mes de que Iván Duque fuera elegido y 20 días antes de que se posesionara, la prensa ya sabía que Amaya Kerquelen sería escogido para dirigir las tareas de inteligencia y contrainteligencia civil del Estado bajo el mando directo del presidente de la República desde la DNI.

10 jul 2019.-  En efecto, Amaya fue confirmado como el hombre de la seguridad nacional en cuanto se instaló el nuevo Gobierno. Ni que hablar de la importancia del cargo en cualquier administración, pero sobre todo en una que padece la agobiante supervisión de Álvaro Uribe, tan obsesionado con la represión.

Así que el novel presidente Duque no tuvo que buscar: el almirante que vigilaba en épocas uribistas todo lo que acontecía en la residencia presidencial, incluyendo, por supuesto, el suceso del 23 de abril de 2008 cuando dos enviados del narcoparamilitarismo de Antioquia ingresaron con autorización por sus sótanos y en horas nocturnas (episodio alias Job) para reunirse con el secretario jurídico del presidente, era el candidato perfecto para estar en la Dirección de Inteligencia ¡Diga usted si no!

Pese a que mantiene bajo perfil, Amaya adquiere renovada notoriedad estos días por la carta que tres congresistas de la oposición le escribieron a Iván Duque para denunciar que recibieron “información según la cual desde la Dirección Nacional de Inteligencia, DNI, se vienen preparando operaciones de descrédito en contra nuestra y de una decena de ciudadanos quienes hemos sido declarados “objetivos políticos” de acciones encubiertas (ilegales)”.

Se trata de los senadores Roy Barreras, de la U; Iván Cepeda, del Polo Democrático, y Antonio Sanguino, del Partido Verde. A Barreras, Cepeda y Sanguino los separan sus bancadas, sus líneas políticas y sus propias trayectorias públicas pero los une su defensa del Acuerdo de Paz. Ellos tres y sus actividades pueden producir todas las opiniones a favor o en contra suya pero no hay alguien —ni siquiera en la ultraderecha— que se atreva a afirmar bajo la gravedad del juramento que conforman un grupo armado ilegal peligroso para la existencia del Estado, único motivo válido para hacerles seguimientos o interceptaciones, previa autorización de un juez.

 Entonces, ¿por qué tres senadores serían “objetivos políticos” o sujetos de “operaciones de inteligencia” de la DNI, con “directrices emanadas del propio director… Amaya Kerquelen”?

En la mente enferma de los obsesos persecutores, no es posible vivir sin enemigos grandes. Desarmadas las Farc, había que crear otro monstruo que les diera una razón para odiar: el Acuerdo de Paz. De modo que los congresistas que apoyen la JEP, el Sistema de Atención a las Víctimas y la Comisión de Verdad en donde se conocerá, finalmente, quién fue quién y quién ordenó qué en los tiempo de confrontación, repito, esos parlamentarios son los nuevos “guerrilleros” que el Estado debe enfrentar porque estos luchan a favor de la inteligencia humana en contra de la mera Inteligencia estatal.

Conocida la carta al presidente Duque, la DNI expidió un comunicado. Imaginen su contenido: una obviedad según la cual nada de lo denunciado es cierto.

Así fue en 2006, 2007 y 2008: tres años y más en que se filtraban las acciones ilegales del DAS, tres y más años en que desde la propia Casa de Nariño se negaba la veracidad de las versiones que indicaban que los opositores políticos de entonces, los periodistas independientes y los magistrados que investigaban a los parapolíticos aliados del Gobierno eran seguidos, interceptados, espiados hasta en los aspectos más íntimos de sus vidas y amenazados, además de ser víctimas de montajes judiciales y mediáticos.

Hasta cuando la verdad, que se cuela como agua de tubería rota, se descubrió pese a que falta castigar a los máximos responsables. De acuerdo con esa verdad, hay más de 20 condenados y 30 investigados por lo que se llamó el escándalo de las “chuzadas” del DAS. Entre los procesados estaban varios secretarios y asesores de la Casa de Nariño, subalternos de Uribe; directores de departamentos; directores de Inteligencia y Contrainteligencia, agentes secretos y, claro, directores del DAS. Rodolfo Amaya Kerquelen es sucesor, en la agencia estatal de seguridad, de Jorge Noguera y María del Pilar Hurtado. Ambos purgan sus respectivas condenas.

https://www.elespectador.com/opinion/el-sucesor-del-das-tambien-chuza-columna-870071

2.20.-Duque: ¡despierte! JUAN MANUEL LÓPEZ


¿Cómo es posible que la economía colombiana siga soportada en petróleo, peor aún, con fracking? ¿Qué política más tonta volver objetivo nacional tumbar a Maduro, peor aún, imponer a Guaidó?

Ser ‘el mejor aliado’ del matón del barrio no significa poder adelantar los intereses propios sino estar sometido a los suyos. 

Dos temas mueven hoy el mundo: la reelección de Trump y el cambio climático.

Coinciden o se interrelacionan en muchos puntos, entre ellos en ser determinantes para el futuro de Colombia más que para el de casi cualquier parte del mundo.

El primero por la actitud ante el mismo cambio climático, la política respecto a Venezuela, la incertidumbre que crea en el contexto económico con sus ‘guerras comerciales estratégicas’ (con China, con el antiguo Nafta, con las amenazas a Europa).

Y en cuanto al cambio climático, por la actitud que asume el actual gobierno ante temas como el glifosato, la minería (Santurbán, etc),  pero sobre todo porque nuestra economía y la consecuente posibilidad de políticas de desarrollo las basa el gobierno en el futuro del hidrocarburo, como si no fuera el mismo futuro de este el de perspectivas más inciertas.

Respecto a este último, desde hace diez años los gobiernos hablan de llegar al millón de barriles y cada vez parece eso más lejano. En cuanto a su precio no tiene ninguna posibilidad de subir (exceptuando posibles eventos de coyuntura muy transitorios). Seguir el ejemplo de Estados Unidos ensayando el fracking que se supone podría remplazar la falta de reservas agravará los inconvenientes económicos, políticos, sociales y ecológicos que por culpa de la dependencia del petróleo vivimos. Los Estados Unidos -antes el mayor importador del mundo- ya no depende de suministros extranjeros y hoy tiene excedentes; con la explotación del fracking en su territorio (es uno de los pocos países que lo fomenta) competirá con los productores tradicionales. Tres de los mayores proveedores -Irán, Irak, y Venezuela- están en suspenso pues explotan menos de la cuarta parta parte de su potencial, luego la eventual solución de sus problemas políticos implicaría un aumento del exceso de oferta ya existente. Un propósito mundialmente compartido es la disminución de su consumo (hasta el actual gobierno americano que no cree en el cambio climático favorece la sustitución por energías limpias).

Trump usa a Duque, pero hasta dónde le sirva

El interés de los Estados Unidos en Venezuela no es ‘defender la democracia’, sino controlar el manejo del petróleo como lo ha hecho con Irán, y con Irak. Pero Trump no va a inventar una guerra en su ‘patio trasero’ para ello (por lo menos esperemos que así sea). Usa a Duque pero hasta dónde le sirva. Hoy ya renunció a poner como condición el reconocimiento de Guaidó y acepta la búsqueda de un camino de transición; por supuesto mientras China y Rusia se opongan, el ‘cerco diplomático’ como vía para tumbar a Maduro fracasará.

Ya nos ganamos la enemistad de los chavistas que son la mitad de la población venezolana; el cambio de gobierno tarde o temprano se producirá, pero Maduro y sobre todo el chavismo no desaparecerán sino negociarán cediendo parte del poder pero no entregándose a la oposición; los Estados Unidos y el conjunto de partícipes del ‘cerco diplomático’ ya están en eso. La expectativa de que un cambio allá permitirá que nosotros nos apoderemos de su economía no es muy realista pues otros actores ofrecerán mejores ventajas, y aún si lo lográramos solo nos aportaría el odio del resto de la población. Es tal vez la peor apuesta de Duque.

¿Cómo es posible que la economía colombiana no solo siga soportada en el hidrocarburo, sino que para ello continúe por caminos aún más cuestionables como el fracking?

¿Qué política más tonta que volver un objetivo nacional tumbar a Maduro, o, peor aún, buscar hoy imponer a Guaidó?

Ser ‘el mejor aliado’ del matón del barrio no significa poder adelantar los intereses propios sino estar sometido a los suyos.  Cuando el resto del mundo desconfía de él, estar de su lado y seguir sus ejemplos no es la mejor carta de presentación.

 https://www.las2orillas.co/duque-despierte/

  • 1.20.-El general Nicasio Martínez y el senador Iván Cepeda concilian ante la Corte SupremaLAS2ORILLAS
  • Presión a la Corte: eligen o se los elegimosCECILIA OROZCO
  • Merlano y la diplomacia del absurdo PATRICIA LARA

29 ene 2020.- Ante la Corte Suprema de Justicia, el general Nicacio Martínez logró demostrar que no tenía investigación alguna por falsos positivos, como lo aseguró el senador Iván Cepeda y el abogado Alirio Uribe. Durante varias horas de conciliación, Martínez desmintió los señalamientos que hicieron contra él Cepeda y Uribe en un debate de control político en 2014. El magistrado Francisco Javier Farfán Molina le dio la razón al general, quien estuvo hasta diciembre a la cabeza del Ejército, y le ordenó al senador del Polo y al abogado retractarse por escrito. Tendrán 40 días para publicar el documento que acordaron con el general y presentarse ante el juez para solucionar la demanda que tienen en su contra. 

1.20.-Presión a la Corte: eligen o se los elegimos CECILIA OROZCO  

La Corte Suprema de Justicia apenas aguanta la presión de una presunta “opinión pública” que le exige elegir, de una buena vez, a siete magistrados que faltan en su sala plena; al presidente y vicepresidente, año 2020, de ese alto tribunal; y, por ese camino, también al fiscal general escogiendo, sin derecho a oponerse, a uno de los tres candidatos del presidente Duque: su secretaria jurídica, su consejero para los Derechos Humanos y su director de la Agencia de Defensa Jurídica del Estado, es decir, los subalternos del jefe de Estado.

29 ene 2020

Pero esta “opinión pública” que fustiga a la Corte por “fallarle a su deber” no representa los intereses de la sociedad. En ocasiones, por desgracia frecuentes en Colombia, los que hablan a nombre de la comunidad son, en realidad, voceros del poder y no reflejan las esperanzas de la gente, sino las urgencias del Ejecutivo y el Legislativo que, para mantener su control total sobre los destinos del país, requieren someter a la Justicia, en esta oportunidad, vía Corte Suprema, hoy acosada por las funciones electorales que, en mala hora, le asignó la Constitución.

Por eso, lo último que le preocupa a la “opinión pública” cuando lanza sus discursos ofensivos contra la Suprema, es ahondar en la calidad moral, la autonomía, el conocimiento académico o el carácter recio que se esperaría de quienes vayan a ostentar la toga de juez de última instancia, o a lucir el traje de fiscal general del que depende, ni más ni menos, la fase inicial de la totalidad de los procesos penales que se adelanten o dejan de adelantarse aquí, pues es claro que un fiscal de bolsillo puede desviar o dejar de investigar ciertos hechos inconvenientes para el mandatario que lo postuló o para sus aliados.

 Así que está lejos de ser cierto que si “eligen ya” a los unos y al otro, los magistrados actuales de la Corte “le cumplen a la Nación”. Más exacto sería afirmar que el grupo de juristas rectos que también existe en el Palacio de Justicia, se habría allanado – por el peso de la presión – a las pretensiones de quienes han infiltrado, de tiempo atrás, los despachos de no pocos togados que terminaron siendo los vergonzosos agentes de una clase política corrupta necesitada de garantizar la impunidad de su conducta presente y futura.

La Corte está dividida, es cierto. Sin embargo, la simplificación de esa realidad conduce a reproducir una falsa verdad, de nuevo, conveniente a objetivos oscuros los cuales resultarían triunfantes si la máquina electoral no se detiene a examinar a los aspirantes, a sus padrinos y a quienes todos defienden. La Corte está bloqueada, es cierto. Pero no es porque algunos magistrados voten en blanco para, supuestamente, evitar que lleguen a sus salas “personas que una vez elegidas se dedican a practicar el turismo judicial y a hacer uso indebido de las facultades electorales”, como, paradójicamente, lo divulga uno de sus más cuestionados togados, Ariel Salazar, tratando de limpiar, de manera tardía, su triste fama. El asunto es mucho más profundo.

Desde luego, la Justicia, incluida la Suprema, no está exenta de veleidades, venalidades y vanidades internas. No obstante, lo que sería saludable para la democracia es que sus elegidos fueran incorruptibles y que no tuvieran deudas de fidelidad sino con la conciencia ciudadana. De inclinarse, miedosa, ante los detractores de la independencia judicial por su amenaza de que “eligen o se los elegimos”, la Corporación cavaría, aún más, su desprestigio. Y estaría ungiendo como sus togados, a los aspirantes que cuentan con el aparato de padrinazgo que le sopla al oído a la “opinión pública”, idiota útil en unos casos, lo que le conviene no importa que sus votos resulten siendo escandalosos.

Vale recordar una información revelada por Noticias Uno el fin de semana pasado: si todo sale como se prevé, pronto sería seleccionada, en la Suprema, la aspirante María Matilde Trejos Aguilar, actual miembro del Tribunal Superior de Buga. Nadie sabe cuál es el secreto, pero ella es candidata inamovible de la mayoría de la Sala Laboral de la Corte que no se sonroja con los parentescos de su protegida: la magistrada Trejos es hermana de dos señoras condenadas por testaferrato, fraude procesal, lavado de activos y concierto para delinquir. Una fue abogada y, la otra, contadora del narcotraficante Iván Urdinola y de su esposa Lorena Henao Montoya, “la viuda de la mafia”. O sea, del cartel del norte del Valle. Esto no interesa a los electores que quieren votar para no quedarle mal a “la opinión pública”. Todos ellos estarán satisfechos cuando acomoden los peones, los caballos, los alfiles y las torres para que siga mandando el rey.

/Opinion/Presion la corte eligen o se los elegimos columna 901858

1.20.-Merlano y la diplomacia del absurdo PATRICIA LARA

La captura de la exparlamentaria conservadora Aída Merlano en Venezuela puso en evidencia el manejo absurdo que el presidente Iván Duque le ha dado a las cruciales y difíciles relaciones con ese país vecino, con el que compartimos 2.219 kilómetros de una frontera llena de conflictos y desgobierno.

31 ene 2020

Y el manejo ha sido absurdo porque, por más terrible que nos parezca el presidente de Venezuela, no podemos romper la comunicación con un vecino, máxime si es tan conflictivo como Maduro. Incluso durante el gobierno de Álvaro Uribe —quien tuvo períodos de luna de miel con Chávez—, cuando las relaciones se rompieron y Chávez se le volvió a Uribe su “nuevo peor enemigo”, Colombia y Venezuela mantuvieron abierto un canal por la vía de Julio Londoño Paredes, embajador de Colombia en Cuba, quien a través del gobierno de Fidel Castro se comunicaba con el de Chávez.

Pero ahora el diálogo con Venezuela es nulo y las relaciones con Cuba están frías, por cuenta de la abstención de Colombia en la votación de la última Asamblea General de la ONU contra el bloqueo de EE. UU. a la isla y del desconocimiento por parte de Duque de los protocolos que deben hacer cumplir los países garantes, como Cuba y Noruega, en caso del rompimiento de la negociación con el Eln.

Entonces, por cuenta de esa actitud infantil de Duque, no solo nos quedamos sin comunicación con Venezuela, sino que herimos a las palomas mensajeras que podían llevarle razones a un vecino capaz de generarnos problemas tan complicados como el estímulo a la migración masiva y la protección abierta a los disidentes de las Farc y del Eln, organización con la que en este gobierno parece cancelada toda posibilidad de paz, lo que constituye otro error; sin embargo, ese tema corresponde a otra columna.

Pero la situación es grave no solo por la incomunicación, sino porque Duque se ha dedicado a torear a Maduro insistiendo por más de un año en que no reconoce a su gobierno, sino al del autodenominado presidente Juan Guaidó, que si bien cuenta con cierto apoyo internacional, no manda ni controla en Venezuela.

Duque debe comprender que el cerco diplomático que él ha encabezado contra esa nación puede liderarlo cualquier otro, salvo el presidente de Colombia, precisamente porque somos vecinos y tenemos delicados problemas en común, que solo podemos solucionar si dialogamos.

El caso de Merlano tiene que hacer que Duque y su canciller entiendan que el presidente de un país es el que duerme en el palacio presidencial y tiene el control del Ejército y la Policía. Y esas condiciones las cumple Maduro, pero no Guaidó.

Sin embargo, ahora, cuando se presenta la oportunidad de revisar esa política y de pedirle a Maduro la extradición de Merlano, el gobierno de Duque sale con el risible disparate de decir que la extradición se la pedirá a Guaidó, quien nada puede hacer.

Duque debe aterrizar en la realidad: el presidente de Venezuela es Maduro. Y él es el único que puede enviarnos a Merlano.

¿O será más bien que el Gobierno hizo el papelón de pedírsela en extradición a Guaidó porque sabe que él no la puede extraditar y no quiere que Aída Merlano llegue a Colombia y, bajo juramento, delate ante un juez la red de corrupción electoral en la Costa, la cual involucra no solo a los Gerlein, sino que salpica al clan Char, que aspira presidir el Senado y convertirse en uno de los principales aliados de Duque?

Siguiente pregunta…

Nota. Por viaje, esta columna reaparecerá en dos semanas.

www.patricialarasalive.com@patricialarasa

https://www.elespectador.com/opinion/merlano-y-la-diplomacia-del-absurdo-columna-902203

  • Extra / 19 – Dialogar con todos para no dialogar con nadiePATRICIA LARA
  • Breve anatomía de un paro que no se sabe para dónde va – JUAN MANUEL LÓPEZ

Comité Nacional del Paro tuvo que levantarse del conversatorio del presidente Duque.

El asesinato por parte del Esmad del joven Dilan Cruz, a quien le llegó la muerte cuando protestaba pacíficamente, unido a las innumerables imágenes de abusos del Esmad contra miles de manifestantes cuyo “delito” había sido golpear cacerolas o gritar consignas, todo ello precedido por la indignación que causó la muerte de ocho niños en un bombardeo del Ejército, caldeó aún más los ánimos de cientos de miles de personas que, hace una semana, realizaron la mayor manifestación que haya tenido lugar contra un gobierno en los últimos 40 años.

29 nov 2019.- Y el presidente Iván Duque, en lugar de dar de inmediato una respuesta adecuada y concreta, se inventó una “conversación nacional” con Raimundo y todo el mundo para ponerle un paño de agua tibia a la explosiva situación, atomizar el diálogo, desconocer el liderazgo de los organizadores del paro y tratar de dividirlos. Es así como el martes, después de que dio vueltas y vueltas para no reunirse con los dirigentes de la protesta, por fin se sentó con el Comité Nacional del Paro, pero en lugar de oírlos salió con el chorro de babas de que tenía que sentarse a dialogar con los empresarios, los gremios y los organismos de control. Ahí paró la conversación porque, según uno de los asistentes, el presidente tenía otras cosas que hacer. Entonces los miembros del Comité se fueron, le dejaron sus propuestas y esperan su respuesta por escrito.

Así el diálogo no funciona. Ese manejo no es serio. El presidente lo que tendría que haber hecho era coger el toro por los cachos y citar desde el principio al Comité del Paro para acordar los caminos del diálogo y, de común acuerdo con ellos, buscar la forma de escuchar a esa otra Colombia que espontáneamente se unió a la protesta. Lo que tenía que haber hecho era aceptar que hay un gran descontento con su gobierno y no centrarse en el orden público, como lo hizo en su primera alocución. Lo que tenía que haber hecho era reconocer a los líderes visibles de la movilización y no tratar de diluirlos, como ha intentado hacerlo.

Como se lo sugirió con gran lucidez la nueva alcaldesa de Bogotá, Claudia López, Duque tiene que revestirse de una gran humildad que hasta ahora no se le ha visto en lo absoluto, reconocer que hay cosas que van mal (por ejemplo, el Esmad) y que ha habido “errores inaceptables como el que niños y jóvenes estén nuevamente muriendo en una guerra absolutamente prevenible e indeseable”, entender que el diálogo no es “para explicar con más profundidad las políticas gubernamentales” sino para hacer cambios y concesiones, y unir a Colombia, no en torno a los poderes desgastados que carecen de legitimidad, sino a temas que verdaderamente convoquen a la ciudadanía, como puede ser la realización de un pacto por los jóvenes y por la inclusión de la Colombia rural y profunda que sigue viviendo en medio del conflicto, la exclusión y la pobreza extrema.

Sin embargo, todavía es tiempo de que el presidente rectifique su camino; que decida fortalecer la implementación de todo el Acuerdo de Paz y no de una sola parte, como lo ha hecho hasta ahora; que reanude las conversaciones con el Eln, como le ha insistido su amiga María Isabel Rueda, y que emprenda este diálogo con honestidad, sin ponerle zancadillas y sin mamarle gallo al paro, porque si continúa jugando a que pase el tiempo, llegue Navidad y el diálogo se atomice, va a generar una inmensa frustración que, después, puede desembocar en una protesta mucho mayor, esa sí, de consecuencias imprevisibles.

www.patricialarasalive.com@patricialarasa https://www.elespectador.com/opinion/patricia-lara-salive

 

Breve anatomía de un paro que no se sabe para dónde va – JUAN MANUEL LÓPEZ

El origen antineoliberal está claro, lo demás radica en la controvertida gestión de un presidente que parece contar más con su facilidad de palabra que con sus acciones de gobierno.

Duque queda sin capacidad de maniobra para defender sus propuestas de reforma laboral, tributaria y pensional

Puntos claros: Las condiciones de Colombia coinciden con las de los países donde se han producido disturbios y protestas; el origen y punto común es el agotamiento del modelo neoliberal; el efecto contagio era previsible.

Ha sido la mayor manifestación de protesta desde el 9 de abril: más grande en amplitud  universidades ‘de élite’, sector salud, indígenas, campesinos, etc); más grande en diversidad de reclamos; y con más continuidad o persistencia en el tiempo.

27 nov 2019.- Es la expresión de inconformidad que tiene la población por las condiciones de vida que se les ofrece en cuanto a empleo, salud, expectativas de educación, etc.; una protesta contra el gobierno y en especial contra la forma de gobierno del presidente; un rechazo a la institucionalidad en conjunto.

Coincidió en un interés generalizado por crear el pánico: quienes buscaban ‘desestabilizar el país’ por ser su propósito último; y desde el gobierno y el ‘establecimiento’  sobredimensionaron el ‘peligro’, ya fuera porque creían de verdad en lo que divulgaban o por estrategia para justificar un montaje para responder con medidas represivas. Los medios y las ‘redes sociales’ hicieron de caja de resonancia multiplicando rumores y fake news que crisparon los nervios de la población.

El choque entre ‘vandalismo’ y fuerza pública cumplió esa ‘profecía autocumplida’, copando el mundo noticioso y desplazando el protagonismo de lo que significaba y expresaba la población en la calle.

Se volvió un tema de orden público lo que es una crisis política y social. La violencia desplazó el mensaje y el debate que proponían los marchantes.

La muerte de Dilan Cruz no es el único caso de desbordamiento de la violencia; hubo otras muertes, uno por suicidio y otra por bala perdida; las agresiones contra las fuerzas del orden dejaron centenares de heridos; pero ese caso se convirtió en el símbolo del paro, y la justificación o pretexto para su continuación.

Confusa y difícil puede ser la explicación de qué ha pasado o porqué ha pasado, y lo que queda es una competencia por ver quién manipula más la información para que su interpretación se imponga.

Pero conclusiones paralelas sí parecen más fáciles y más claras:

Una reducción mayor de la capacidad de maniobra -es decir, de gobierno- desde la Presidencia; una mayor dificultad -si no imposibilidad- de tramitar la agenda que tenía: ya no podrán defenderse las propuestas de reforma pensional, reforma laboral, reforma tributaria, etc.; más incertidumbre y mayor riesgo en relación con la economía (como se alteran las proyecciones, y sobre todo cómo reaccionan las calificadoras de riesgo); disminución si no corrida de la inversión extranjera. Etc.

Pero lo peor, una mayor polarización alrededor de un presidente que suscita toda clase de controversias en cuanto a la bondad de su gestión pero pocas en cuanto a sus características: dependencia y vínculo con quien lo nombró (recuérdese ‘el que diga Uribe’); improvisación en la dirección por falta de experiencia y trayectoria en los asuntos públicos; falta de sintonía -supuestamente por deficiencias de comunicación- con la ciudadanía.

Duque parece contar más con su facilidad de palabra que con sus acciones de gobierno: no conecta fácilmente con el lenguaje del país al punto que para abrir el diálogo que la población pide lo propone cambiando la palabra por ‘una conversación’ (no se sabe si es algo deliberado porque entiende algo diferente); una tendencia sorprendente de escoger la palabra, acto u opción inapropiada para responder en los momentos que más se espera de él.

https://www.las2orillas.co/breve-anatomia-de-un-paro-que-no-se-sabe-para-donde-va/

 

  • 13 puntos para levantar el paro, una negociación complejaKIENYKE 
  • Un análisis de las trece peticiones de los dirigentes del paro FRANCISCO AZUERO
  • Que todo cambie para que nada cambie –BERNARDO GARCÍA
  • Duque fija seis ejes para nuevo pacto social TOMÁS BETÍN TOMBETRI
  • 45.19.-¿Cómo enfrentar el descontentoMAURICIO CÁRDENAS

Iván Duque abrió el diálogo pero los promotores del paro se levantaron de la mesa.

El 21 de noviembre se llevó a cabo por parte de centrales obreras, mesas estudiantiles y otras organizaciones sociales el inició un paro nacional. Van ocho días continuos de marchas y sobre la mesa el Comité Nacional de Paro ya puso 13 puntos de discusión.

Fueron varias semanas en las que estas organizaciones plantearon su disgusto con diferentes políticas del Gobierno, y llamaban a la movilización contra lo que denominaron “el paquetazo de Duque”.

El presidente Iván Duque también hizo lo suyo para informar sobre muchos de los argumentos que utilizaron quienes convocaron a la protesta. Pues aseguraba que en su gobierno no se promovía ninguna reforma pensional y laboral que perjudicara a los colombianos, uno de los puntos del que se hablaba.

Declaran que muerte de Dilan fue homicidio

Las marchas del 21 de noviembre fueron multitudinarias en todo el país, y con el paso de los días la situación del orden público se agravó. De hecho, al día siguiente, en Bogotá tuvieron que decretar el toque de queda y el miedo se apoderó de los ciudadanos.

La presión de esos días de caos y protestas hicieron que el mandatario reaccionara anunciando la creación de una ‘Gran Conversación Nacional‘, en la que convocó no solo a los líderes del paro sino también a otros sectores del país que podían aportar al diálogo.

Con miras en el diálogo, el comité del paro anunció los 13 puntos para llegar a acuerdos con el Gobierno y que piden ser discutidos con prontitud.

Los puntos sobre la mesa

  1. Retiro del Proyecto de Ley de Reforma Tributaria en tránsito en el Congreso de la República.
  2. Derogatoria inmediata del Decreto 2111 del 2019, por el cual se crea el Holding Financiero.
  3. Derogatoria de la Circular N° 049 de 2019 sobre estabilidad laboral reforzada.
  4. Disolución del ESMAD y depuración de la Policía Nacional, responsables de la muerte de Dilan Cruz
  5. El Gobierno se abstendrá de tramitar la reforma al Sistema de Pensiones.
  6. El Gobierno se abstendrá de realizar reformas laborales, tramitando además la derogatoria de los artículos 193, 198, 240 y 242 del Plan Nacional de Desarrollo.
  7. El Gobierno no adelantará proceso alguno de privatización o enajenación de bienes del Estado independientemente de su participación accionaria.
  8. El Gobierno iniciará de inmediato con las organizaciones respectivas la implementación y cumplimiento de los acuerdos firmados por el anterior y el actual Gobierno entre otros: Estudiantes universitarios, Organizaciones indígenas, Trabajadores estatales, FECODE, Sectores campesinos y agrarios
  9. Trámite con Dignidad Agropecuaria Colombiana los temas relacionados con las necesidades de los productores agropecuarios, entre estos la revisión de los Tratados de Libre Comercio y todo lo relacionado con la producción en este sector.
  10. El Gobierno abordará con Defendamos La Paz, el proceso de cumplimiento e implementación de los acuerdos de paz firmados en La Habana.
  11. Trámite inmediato en el Congreso de la República de los proyectos de ley anticorrupción.
  12. Derogatoria del impuesto o Tarifazo Nacional relacionado con el tema de Electricaribe.
  13. Definición de las políticas ambientales, protección de los páramos y demás con los representantes de las organizaciones ambientales que se acuerden.

Para analizar lo que el Gobierno Duque puede hacer frente a cada punto y si tiene relevancia abrir una discusión nacional frente a ellos, KienyKe.com habló con Alfonso Gómez Méndez, exfiscal General de la Nación, excongresistas y exministro de Justicia, para analizar cada petición.

  1. Frenar la Reforma Tributaria

El primer punto de los convocantes al paro es que Iván Duque retire la Reforma Tributaria que hoy está pasando por varios debates en el Congreso de la República luego de la Corte Constitucional la declarara inexequible.

Para Gómez Méndez, “no debería ser un tema de negociación, en medida en que eso ya pasó por el Congreso, por la Corte Constitucional en su momento y ahora retirar el proyecto sería una derrota política para el gobierno pero probablemente con consecuencias catastróficas”.

Ante esa petición Duque anunció una ponencia de ley de Crecimiento Económico, que contempla la idea de tres días sin IVA al año y otras medidas económicas.

  1. Holding Financiero un tema conversable

Mientras los colombianos seguían en manifestaciones, el Gobierno decidió firmar el decreto que crea el Grupo Financiero Bicentenario, que busca generar eficiencia, colaboración y coordinación en el funcionamiento de las empresas del Estado.

“Este es un tema en el que creo que el Gobierno puede ceder y no perdería mucho, no debería ser un tema inamovible para el presidente Iván Duque, pero sí podría afectar un poco su gobernabilidad”, comentó el exfiscal.

El jefe de la cartera de Hacienda, Alberto Carrasquilla, resaltó que, con la creación del Grupo Bicentenario, no se afectarán los derechos laborales ni implicará desvincular trabajadores, tampoco se busca remitir dineros al sector privado y no lleva a la quiebra las entidades.

  1. Derogar la inestabilidad laboral

Con la Circular N° 049 de 2019 el Ministerio de Trabajo dio vía libre para autorizar la terminación de la relación laboral de trabajadores que se encuentren en condición de discapacidad o de debilidad manifiesta por razones de salud.

Gómez Méndez considera que se trata de un tema “que perfectamente podría negociarse con las condiciones técnicas necesarias, no es como un tema de fondo, pero sí es negociable”.

  1. El futuro del Esmad

“Yo no estoy de acuerdo, me parece que lo que hay que hacer es adelantar investigaciones puntuales en relación con quienes abusan de su fuerza o cometen delitos”, expresó el exfiscal.

También comentó que pedir que se acabe el Esmad es algo muy típico en Colombia. “Todas las sociedades tiene un fuerza de Policía antidisturbios, porque un Estado no se puede cruzar de brazos cuando pueden ocurrir desmanes, lo que ellos tienen que hacer es actuar con la ley en la mano”, explicó.

La muerte del joven Dilan Cruz que recibió un disparo con un arma convencional por parte de un uniformado, abrió el debate sobre el futuro de esta fuerza policial, a la que Iván Duque ya dio un rotundo no.

  1. No a la reforma pensional, ¿pero cuál?Una de las primicias de este paro nacional era no apoyar una supuesta reforma pensional del Gobierno Duque. Pero en sí, no hay ningún proyecto presentado con ese propósito en el Congreso de la República.

Para Alfonso Gómez Méndez es una petición absurda porque ya se dijo que no hay una reforma de este tipo en curso.

Sin embargo, los manifestantes se han referido es a las declaraciones del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, que en entrevistas ha dado luces de lo que el Gobierno podría estar pensando para solucionar la crisis pensional en el país.

  1. Derogar artículos del PND, improcedente

Según explicó el exfiscal, el Plan Nacional de Desarrollo es una ley y por ese motivo un presidente no puede entrar y derogarla. Pero lo que si pueden hacer es reabrir la discusión pero ese escenario llevaría a retrasos y necesitaría meses para hacerlo.

https://www.kienyke.com/noticias/puntos-conversacion-paro-nacional-gobierno

45.19.-Un análisis de las trece peticiones de los dirigentes del paroFRANCISCO AZUERO

Un esfuerzo por analizar cada una de las propuestas de los dirigentes del paro. Estoy de acuerdo en cuatro, de acuerdo con salvedades en una, en desacuerdo con 7 y una no la entiendo

Propuestas con las que estoy de acuerdo:

1)    El Gobierno abordará con Defendamos la Paz (DFL) el proceso de cumplimiento e implementación de los acuerdos de paz firmados en La Habana.

No podría estar más de acuerdo. Creo que vale la pena repasar cuál es el estado real de cumplimiento de los acuerdos de paz.  Considero que el gobierno no tendría ningún problema en aceptar esta solicitud. Tengo la hipótesis que este punto fue el que logró una masiva participación en la marcha del 21 de Noviembre.

2)    El Gobierno iniciará de inmediato con las organizaciones respectivas la implementación y cumplimiento de los acuerdos firmados por el anterior y el actual Gobierno entre otros como estudiantes universitarios, organizaciones indígenas, trabajadores estatales, Fecode, Sectores campesinos y agrarios.

Tampoco veo ningún inconveniente en que el gobierno revise el estado de cumplimiento de todos estos acuerdos. Debe resultar de este ejercicio una confrontación completa entre los acuerdos realizados (aquellos que tengan la firma del gobierno y de sus interlocutores) y los avances obtenidos. Si el gobierno parte de la base de que sí hubo cumplimiento y los dirigentes del paro de que no (como parece ser el caso, por ejemplo, frente al presupuesto de las universidades públicas),  ambos deben demostrar sus puntos con hechos y con cifras.

3)    El trámite inmediato en el Congreso de la República de los proyectos de ley anticorrupción.

Los 7 puntos que fueron puestos a consideración de los colombianos el 26 de agosto del año pasado,  y que lograron más de 11 millones de votos, si bien no están ligados todas ellos a la lucha contra la corrupción (por ejemplo la que tiene que ver con la reducción del salario de los congresistas) constituyen un paso importante en la modernización de las costumbre políticas y en una mayor transparencia de la acción de los parlamentarios, y en general de los políticos. Ha faltado voluntad por parte de los parlamentarios para aprobar estos proyectos.

4)    La derogatoria del impuesto o Tarifazo Nacional relacionado con el tema Electricaribe.

No existe ninguna justificación económica ni política para esta sobretasa que se incluyó en el Plan Nacional de Desarrollo, y que pondrá a un número importante de ciudadanos a pagar por los problemas de esta empresa, originados fundamentalmente en la cartera morosa de un buen número de sus usuarios, incluidos entre ellos sectores de altos ingresos y muchas entidades públicas.

1)    De acuerdo con salvedades

Definición de las políticas ambientales, protección de páramos y demás con los representantes de las organizaciones ambientales que se acuerden.

Estoy de acuerdo, con una pequeña salvedad.  Gobernar exige tomar decisiones previa discusión con todas las partes que puedan ser afectadas por una decisión.  La definición de políticas ambientales debe hacerse analizando cuidadosamente los costos y los beneficios de ellas. Por eso el diálogo, ni mucho menos las decisiones, pueden adelantarse exclusivamente con un grupo de la población, por respetable que éste sea.

Propuestas con las que estoy en desacuerdo

1)    Retiro del proyecto de ley de reforma tributaria en tránsito en el congreso de la república.

Colombia necesita una reforma tributaria estructural, que aumente la equidad, elimine las exenciones injustificadas para ciertos contribuyentes, aumente el recaudo (indispensable para enfrentar las demandas sociales) y modernice la gestión de la DIAN. Las modificaciones que ha introducido el gobierno al proyecto, como los tres días sin IVA o la devolución de una parte del mismo a los más pobres, aumentarán el hueco fiscal.  No obstante lo anterior, el estar en “modo de reforma” puede ser la oportunidad de avanzar en esa modernización, dentro del estrecho calendario determinado por el calendario parlamentario.

2)    Derogatoria inmediata del decreto Nº 2111, de 2019, por el cual se crea el Holding Financiero.

La Ley 1870 de 2017 fortaleció la regulación y supervisión de los conglomerados financieros. Esta disposición era absolutamente necesaria, pues ello obliga a la consolidación de los estados financieros de las entidades que hacen parte del conglomerado. Faculta a la Superfinanciera a impartirles instrucciones sobre gestión de riesgos, control de información, conflictos de interés y gobierno corporativa que deben aplicarse a todas las entidades que hagan parte del conglomerado.

Es indudable que el conjunto de entidades financieras de propiedad del gobierno nacional conforma un conglomerado financiero, en los términos del artículo 3 de la Ley, puesto que existe control e influencia significativa sobre las entidades que la conforman. El gobierno debe dar ejemplo, y cumplir la Ley. Es conveniente para la sociedad conocer gracias a esta consolidación, los riesgos a los que está expuesta la nación como propietaria de estas entidades. Recordemos que nosotros los contribuyentes somos en últimas los garantes de todos los pasivos de ellas.

Por otra parte, no se entiende cuál es el temor desde el punto de vista laboral, puesto que el decreto comentado establece claramente que “la creación del Grupo Financiero Estatal no implicará la disminución del número de empleos de la planta de personal de las entidades que lo conforman, ni afectará las condiciones laborales de los trabajadores “.

3)    Derogatoria de la circular Nº 049, de 2019, sobre estabilidad reforzada.

La expedición de esta circular es consecuencia de la Sentencia C-200 de 2019 de la Corte Constitucional, al estudiar el numeral 15 del artículo 62 del Código Sustantivo del Trabajo, que precisó  que para terminar unilateralmente un contrato de trabajo por razones de incapacidad se necesita la autorización previa del inspector del trabajo. Por otra, parte, la Sentencia T-041 de 2019 de la misma Corte, estableció  quiénes pueden ser considerados como sujetos en circunstancia de debilidad manifiesta por razones de salud. La circular interna comentada da instrucciones a los inspectores de trabajo para pronunciarse sobre las solicitudes de terminación del vínculo laboral de trabajadores que estén en esas condiciones. Aun cuando no soy abogado, la lectura de la circular me lleva a pensar que el Ministerio del Trabajo simplemente actualizó su normatividad interna para tener en cuenta las disposiciones de la Corte Constitucional.

4)    El Gobierno se abstendrá de tramitar la reforma al sistema pensional.

Los dirigentes del paro consideran que el actual régimen pensional es inamovible.  Yo personalmente considero que el estado debe reforzar los mecanismos de protección a la vejez de todas aquellas personas que no logran hoy obtener una pensión, y que hoy constituyen el 64% de la población mayor de 65 años. Por otra parte, es necesario eliminar, o por los menos disminuir de manera importante, los subsidios pensionales (diferencia entre el valor presente de las cotizaciones y el valor presente actuarial de las pensiones recibidas) de las personas de más altos ingresos.  Hay que recordar que cualquier reforma debe respetar los derechos adquiridos.

5)    El Gobierno se abstendrá de realizar reformas laborales, tramitando además la derogatoria de los artículos 193, 198, 240, y 242 del Plan Nacional de Desarrollo.

Nuevamente, los dirigentes del paro abogan por una inamovilidad absoluta del régimen laboral colombiano. Yo considero que sí es necesaria una reforma que estimule la contratación del empleo formal.

El artículo 193 del Plan Nacional de Desarrollo establece un “Piso de Protección Social” para las personas con un ingreso inferior a un salario mínimo, que son trabajadores por cuenta propia o  por horas. Estos se beneficiarán de su afiliación al Sistema General de Salud, al Servicio Social complementario de Beneficios Económicos Periódicos (BEP)  y a la protección frente a los riesgos derivados de la actividad laboral. Francamente, no encuentro las razones por las cuales los dirigentes del paro pueden oponerse a esta norma de justicia social. ¿O será que consideran que debe prohibirse el contrato laboral por horas? ¿Qué pensaran frente a ello mis colegas que son profesores de cátedra universitaria?

El artículo 198 de la misma ley del Plan de Desarrollo permite beneficiar con el mecanismo de los BEP a todos aquellos afiliados el Sistema General de Pensiones que obtengan como prestación sustituta una devolución de sus altos cotizados o una indemnización sustitutiva de vejez. También permite a los colombianos que residen en el exterior vincularse voluntariamente a los BEP. Nuevamente, no veo la razón por la cual unos dirigentes sindicales que debían abogar por los derechos de los más pobres habrían de oponerse a esta norma.

El artículo 240 regula el financiamiento de los servicios y tecnologías de salud no financiados con cargo a los recursos de la Unidad de Pago por Capitación. Sin entrar en mayores consideraciones técnicas y legales, se propone simplemente crear una especie de seguro adicional a los afiliados al Sistema de Seguridad Social en Salud, financiado con recursos del presupuesto nacional. Por otra parte, permite al Ministerio de Salud regular los valores máximos por tecnología o servicio de salud. Esta disposición es indispensable para recuperar y garantizar la sostenibilidad financiera de nuestro sistema de salud. Yo esperaría una reacción negativa de los proveedores de tecnologías y servicios de salud (y así lo han manifestado), pero nunca de un dirigente sindical o estudiantil

El articulo 242 permite enfrentar otro problema del sistema de salud: existen personas que no deben pertenecer al régimen subsidiado, porque, a pesar de no merecerlo por su nivel de ingresos. Quienes de acuerdo al SISBEN sean clasificados como no pobres o no vulnerables deben contribuir solidariamente al sistema, de acuerdo con su capacidad de pago. Nuevamente me pregunto: ¿Cuál es el problema de esta norma?

6)    El Gobierno no adelantará proceso alguno de privatización o enajenación de bienes del Estado independientemente de su participación accionaria.

Esta solicitud es absurda. De concretase, el gobierno nacional no podría nunca vender automóviles, computadores, muebles o inmuebles, a pesar de que no los necesite. Por otra parte, las ventas al sector privado de participaciones en empresas deben someterse en cada caso a un proceso de análisis cuidadoso de costo/beneficio. No se trata de privatizar todo ni de no privatizar nada.

7)    Disolución del ESMAD y depuración de la Policía Nacional responsables (sic)  de la muerte de Dilan Cruz.

Otra pretensión absurda. El estado necesita un cuerpo policial antidisturbios. Obviamente, debe ser un cuerpo bien entrenado, disciplinado y con protocolos precisos. Es claro, según los informes de Medicina Legal, que ello falló en el caso de Dilian. Claramente, debe investigarse la responsabilidad en su muerte,  y tomarse las medidas disciplinarias y penales que correspondan.

Propuestas que no entiendo  

1)    El trámite con Dignidad Agropecuaria Colombiana de los temas relacionados con las necesidades de los productores agropecuarios, entre estos la revisión de los Tratados de Libre Comercio y todo lo relacionado con la producción en este sector

Se entiende por trámite, según el Diccionario de la Real Academia, “hacer pasar un negocio por los trámites debidos”. Si se trata de estudiar las pretensiones de los productores agropecuarios, bienvenidos. Hay que señalar, sin embargo, la complejidad que conlleva la revisión de los TLC.  No se trata de negociar con nosotros mismos. Hay siempre una contraparte. Dejar de integrarnos comercialmente con el mundo tendría como consecuencia perjudicar a los sectores exportadores, algunos de los cuales son agrícolas (café, banano, flores, aguacate, etc).

https://franciscoazuero.blogspot.com/2019/11/un-analisis-de-las-peticiones-de-los.html

45.19.-Que todo cambie para que nada cambie   – BERNARDO GARCÍA

Rodrigo Uprimny en su nota sobre la movilización del 21N, puntualizó que un movimiento social sin gran tradición histórica resultó una formidable manifestación  popular, con múltiples motivos de sabor más político que gremial y con sus propios convocadores, pero sin liderato claro a esa desmesurada respuesta masiva. Magnitud, múltiples motivos y convocadores gremiales: coctel acertado de tres elementos para cambiarlo todo, sin que nada cambie. Arte es ese de los modernos príncipes del trópico, como con la paz se suman más muertos de indígenas, líderes sociales y excombatientes en paz.

Pero los fuertes olores a difunto no sólo vienen de Chile contra su régimen neoliberal de plomo pinocheto, sino también de Washington  en donde  Donald Trump ya tiene a la globalización en cuarto frío.    En adelante se regresará a los razonables Tratados Binacionales de Comercio. No más TLC patrocinadores de asimatrías insostenibles. Pero ante el deceso en curso, es necesario puntualizar los cambios. Primero producción y empleo. Luego distribución de salarios e impuestos. Aunque claro que es la Junta Central del Paro quien tiene la palabra. Aquí sólo hago un repaso a la inversa de la manera como se asentó sin rudeza la pandemia neoliberal.

1.- No más desindustrialización y desempleo. Es necesario rescatar al antiguo Instituto de fomento industrial IFI para que identifique, construya y busque financiamiento con el sector privado para nuevas industrias. Luis Alberto Moreno desguazador del IFI, se ganó con ello un ministerio el gobierno del primer prócer neoliberal César Gavieria 1992 y luego se pisó para la gerencia del Banco Interamericano de Desarrollo BID. Ahora, candidato presidencial según dice el propio presidente Duque.  Además, los aranceles deben funcionar para neutralizar asimetrías y otras triquiñuelas agresivas.  Mientras tanto se debe intensificar el ensamble de autos importados, por ejemplo, con mano de obra colombiana, sin robots.  Cabe la asesoría de Corea del Sur.

2.- No más con el Proexport – Procolombia de señoritos y señoritas con afanes cocteleros, turismo y microempresas. Si Colombia quiere rescatar su lugar en las exportaciones debe dotar el instituto con comerciantes maduros y profesionales capaces de abrir mercados con eficiencia, y producir con el IFI proyectos serios capaces de competir en donde sólo habitan empresas rapaces. Cabe, por ejemplo, la asesoría de Japón. A medida que se renuncien los Tratados del Libre Comercio, hay que volver por los fueros de la Comunidad Andina de Naciones y su aduana externa común. Ojalá pudieran reintegrarse Chile y Venezuela.

3.- Hay que restablecer el Pacto Internacional del café, pero sólo entre países productores como Brasil, Vietnam, Colombia y otros menores. Es intolerable que nuestra insignia exportadora caiga bajo el peso de la superproducción. Petróleo, carbón y níquel no reintegran divisas al país. Están exentos. Sólo pagan una regalía y   los impuestos normales. Esas exportaciones son una mentira estadística. Además, están pendientes los proyectos productivos del agro con el  Acuerdo para la paz.

4.- Si hay países hipercompetitivos, como China, a base de bajos salarios y moneda subvaluada, eso no significa que haya que rebajarse para competir. Esas metas son imposibles de alcanzar. Se debe revisar el régimen laboral, el de subsidios a pensiones y el régimen de salud. Esos temas pueden  ir a la mesa tripartita y al congreso. Los salarios deben ser razonables con el costo de la vida.

5.- Además de la planeación existente sobre el presupuesto nacional de gastos en consenso, debe restablecerse la planeación estratégica e indicativa para el sector privado productivo. El tope de la escala tributaria para los ciudadanos debe ser del 35% y el de las empresas del 25%. Sólo habrá exenciones de impuestos para nuevos exportadores de verdad y para las nuevas industrias nacientes.

Estos puntos pueden parecer muy economicistas, pero no hay que olvidar que el difunto neoliberal es pura política económica y que bien puede resucitar. Pero si no se va al grano, puede suceder que cambie todo y de todo y nada cambie. Hay que ir por la substancia. El resto viene por añadidura, dijo la esfinge. BG

45.19.-Duque fija seis ejes para nuevo pacto socialTOMÁS BETÍN TOMBETRI

El presidente Duque se dirige a los asistentes a la reunión realizada en Palacio.

Cortesía Presidencia.

En un primer encuentro con alcaldes y gobernadores electos, el presidente anunció que se reunirá con “todos” los sectores, incluidos “los que marcharon y los que no marcharon”, para tratar sobre equidad, corrupción, educación, paz con legalidad, medio ambiente y fortalecimiento institucional. Pumarejo y Noguera del dpo.del Atlántico no asistieron a la cita en Palacio. El diálogo irá hasta el 15 de marzo.

Se inició este domingo en el Palacio de Nariño la denominada “gran conversación nacional” entre el presidente Iván Duque y los alcaldes electos de ciudades capitales del país, tras las masivas manifestaciones del paro nacional que plantearon un descontento amplio sobre algunos anuncios del Gobierno en materia económica.

Esta, indicó el jefe de Estado, “es una gran conversación plural, es una conversación de todos y con todos. Ustedes tienen un factor fundamental de legitimidad, y es su reciente elección, interpretando el sentimiento de los ciudadanos en las ciudades de Colombia”.

El mandatario explicó que el diálogo propuesto desde el Ejecutivo, tras la solicitud en este sentido de distintos sectores sociales y políticos, irá hasta el próximo 15 de marzo y “será el espacio propicio para generar más confianza entre los ciudadanos y sus instituciones, y construir una hoja de ruta que acelere el trabajo para cerrar las brechas sociales”.

Duque añadió que con esta conversación “se busca hacer visibles los anhelos de los colombianos, reconocer sus preocupaciones y atender de manera realista e incluyente sus propuestas, apelando a la conveniencia de un debate con propósito y, sobre todo, sincero y con la verdadera voluntad de acertar”.

Se lee en el comunicado de la Presidencia que en los diálogos se sostendrán con los diferentes sectores sociales, económicos y políticos y en las regiones.

Y agrega el documento que la “invitación” es para los estudiantes, la academia, las Juntas de Acción Comunal, los indígenas, los campesinos, los afrocolombianos, los sindicatos, las iglesias, los líderes sociales, los trabajadores, los empresarios, los emprendedores y los sectores sociales del país.

Así mismo, indica la información oficial que para la interacción planteada se contará con una plataforma tecnológica que permitirá organizar, compilar y sistematizar los aportes de todos los ciudadanos.

“Esta conversación deberá arrojar como resultado la construcción de políticas a largo plazo, acciones de mejoramiento para acelerar los resultados de los programas gubernamentales nacionales y regionales, que den los lineamientos de una visión compartida de país”, se lee.

El ejercicio, que será coordinado por el director del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, Diego Molano, sigue el próximo martes 26 con el tema del crecimiento con equidad; el miércoles 27, con la educación, y el jueves 28, con la transparencia y lucha contra la corrupción.

Además, todos los colombianos tendrán la oportunidad de presentar sus propuestas en espacios de participación, que girarán alrededor de los “seis grandes temas que más preocupan a la sociedad colombiana”.

Estos temas, según el Gobierno, son “el crecimiento con equidad, fortaleciendo la producción nacional para que genere más inversión, empleos y desarrollo en todas las zonas rurales y urbanas más vulnerables”; la “transparencia y lucha contra la corrupción, que nos permita acelerar los mecanismos para tener un Estado, una dirigencia y una ciudadanía más comprometida con la ética y los valores para garantizar que los recursos públicos y los privados tengan un uso legítimo y siempre priorizando el bien común”.

Concluyó el presidente que la conversación que quieren abrir es absolutamente plural: para los que marcharon, para los que no marcharon, “para la mayoría silenciosa, para los que votaron por ustedes y para los que no votaron por ustedes, para los que votaron por mí, para los que no votaron por mí”.

Y, por último, dijo que el Gobierno tiene la responsabilidad de unir al país.

https://www.elheraldo.co/colombia/duque-fija-seis-ejes-para-nuevo-pacto-social-682822

45.19.-¿Cómo enfrentar el descontentoMAURICIO CÁRDENAS

Lo que no se mide no se puede arreglar. Con el descontento pasa algo parecido: si no se entienden bien sus causas, se podrían tomar medidas improvisadas que empeorarían las cosas. Cambiar lo que ha funcionado bien, como la Constitución de 1991, es un buen ejemplo de lo que no se debe hacer. 

Es cierto que el menor crecimiento económico y la gran cantidad de personas que se encuentran en la clase media vulnerable –en franco riesgo de regresar a la pobreza– son factores comunes en los países que han experimentado protestas en las últimas semanas. Pero esta no parece ser una explicación suficiente. Hay algo más.

30 nov 2019.- La encuesta de Gallup sobre “felicidad” puede dar algunas pistas. Su último informe muestra que, en los últimos cinco años, la satisfacción personal ha caído más en América Latina que en cualquier otra región del mundo.

Los encuestados se deben imaginar una escalera con peldaños que van desde 0, que representa el peor nivel de vida, hasta 10, que representa la mejor vida posible. Miles de personas que responden esta encuesta en el mundo entero deben escoger el peldaño que mejor representa su propia situación.

Según Gallup, las percepciones de los ciudadanos sobre su situación personal están relacionadas con la efectividad del Gobierno, la calidad de la regulación y el control de la corrupción

En Colombia, el promedio nacional se ubicó en 6,60 en 2013. El año pasado cayó a 6, lo que representa una disminución de 10 por ciento en la satisfacción personal, que corresponde exactamente a lo que ha ocurrido en América Latina en promedio. En contraste, durante estos mismos años la satisfacción personal ha aumentado en Europa central y oriental, África y el sudeste asiático.

Encontrar las razones del deterioro de la percepción de bienestar en América Latina es una tarea mucho más compleja. Una posible explicación del descontento social es la desigualdad. Es bien sabido que Latinoamérica es la región más inequitativa del mundo. Aunque la desigualdad ha bajado en los últimos años, lo que más inquieta es que los gobiernos latinoamericanos poco o nada ayudan a reducirla.

El caso emblemático es Colombia, donde, con o sin la intervención del Estado, la desigualdad es la misma. La razón es que el pago de pensiones –el mayor rubro en el presupuesto– lo reciben dos millones de personas en mejores condiciones que la inmensa mayoría de los colombianos. Por más que trata el Estado de focalizar otros programas sociales, no logra contrarrestar esta realidad.

Según Gallup, las percepciones de los ciudadanos sobre su situación personal están relacionadas con la efectividad del Gobierno, la calidad de la regulación y el control de la corrupción. Quienes consideran que la corrupción es generalizada en el Gobierno y el sector privado representaron el 91 % de los encuestados en Perú, 85 % en Colombia y Argentina, 81 % en México, 79 % en Chile. Aquí reside buena parte del problema.

Todo esto debe dar pistas para enfrentar la protesta social. Cualquier medida que aumente la inequidad va a empeorar las cosas. Desafortunadamente, varios de los anuncios recientes, como los días sin IVA, van en ese sentido. Qué bueno sería reforzar programas a favor de los más pobres como De Cero a Siempre o Colombia Mayor. También puede aprovechar la reforma, en curso, de las regalías para apropiar más recursos para la educación superior.

Dicho esto, en momentos de tensión social hay que rechazar vehementemente la anarquía que busca debilitar las instituciones, incluyendo el Gobierno. Hemos resuelto retos complejos, como el conflicto armado, adaptando nuestras instituciones. Por ejemplo, cuánta tranquilidad ganó el país a cambio de asegurarles por dos períodos unas pocas curules a las Farc. Por cierto, qué bien le haría al Gobierno rodear el acuerdo de paz y defenderlo. Eso reduciría mucho las tensiones actuales y ayuda a fortalecer la democracia.

P. D. Este lunes comienza el trámite, en las Comisiones Económicas, de la reforma tributaria que reducirá los ingresos fiscales, indispensables para resolver muchos de los problemas que hoy inquietan a los jóvenes. Esta semana, la ecuación se tornó aún más negativa con los beneficios adicionales, que costarán 3 billones de pesos al año. Por eso insisto en la necesidad de moderarla. La búsqueda de un dividendo extraordinario de Ecopetrol y la operación que le permitirá a la nación recibir los recursos de la venta de Isagén, hoy en día en la FDN, muestran que el Gobierno está afanosamente necesitando ingreso. 

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/mauricio-cardenas-santamaria/como-enfrentar-el-descontento-columna-de-mauricio-cardenas-438914

  • 44.19.-El 21N RODRIGO UPRIMNY
  • La Unión Europea denuncia a Colombia ante la OMC BRUSELAS – EFE
  • La Toxica Televisión ChatarraMOISÉS NAÍM

Debo enviar mis columnas el viernes al mediodía. Estas reflexiones sobre el paro del jueves tienen entonces algo de provisional. Propongo seis tesis empíricas y un interrogante.

Colombianos en el exterior se sumaron a la manifestación del veintiuno.

Primero, esta protesta del 21 de noviembre, que ya empieza a ser conocida como 21N, es histórica. Por distintas razones y a diferencia de otros países latinoamericanos, Colombia no tiene una tradición de movilizaciones masivas. Es entonces histórico que cientos de miles de colombianos nos hayamos volcado a las calles de las principales ciudades para protestar pacíficamente. Y que luego haya habido cacerolazos masivos pacíficos en distintas partes de las ciudades.

24 Nov 2019.- Segundo, las razones de la protesta son múltiples: algunos enfatizan las reformas pensional o laboral que algunos ministros han planteado; otros cuestionan la reforma tributaria en curso; otros invocan el incumplimiento del Acuerdo de Paz, los asesinatos de líderes sociales y reinsertados, la violencia contra indígenas, afros y campesinos, el bombardeo a niños, el fracking, etc.

A pesar de esa diversidad, la protesta tuvo un elemento común: fue una movilización masiva contra el gobierno Duque, que está desconectado del país.

Tercero, las protestas, sin ser espontáneas, pues fueron convocadas por actores sociales como las centrales sindicales, el movimiento de mujeres o los estudiantes, carecen de un liderazgo claro. Esto es positivo pues muestra su carácter genuinamente democrático, pero es también negativo pues no es claro quién debe asumir eventuales negociaciones con el Gobierno para satisfacer las demandas múltiples expresadas en el paro.

Cuarto, la protesta fue esencialmente pacífica y llena de creatividad. Hubo consignas duras y tradicionales contra el Gobierno y el uribismo, pero hubo igualmente música, colores y afiches creativos, que ojalá se volvieran lemas movilizadores para una Colombia reconciliada, dentro de sus naturales diferencias y discrepancias. Recuerdo uno que me sedujo: “Seguiremos protestando hasta que el respeto a la dignidad humana se vuelva costumbre”.

Quinto, hubo actos de vandalismo, algunos graves, que merecen el rechazo de todos quienes apoyamos este paro nacional. Pero fueron actos de minorías, que estaban desconectadas de la dinámica de la protesta, que fue esencialmente pacífica. Es más, en muchas ocasiones, los manifestantes disuadieron a esos violentos.

Sexto, hubo igualmente en varias ocasiones un uso desproporcionado de la fuerza por la Policía, como lo muestran algunos videos que circulan en redes sociales. Esos abusos policiales deben ser sancionados y debe haber una reflexión profunda en el Estado sobre cómo evitar esos excesos policiales en el control del orden público, que lesionan y matan ciudadanos, y que minan la legitimidad, ya débil, de nuestras instituciones.

Esta histórica protesta, con todos sus bemoles, es una forma de despertar democrático. El interrogante es si fortalecerá o debilitará nuestra institucionalidad. Mucho dependerá de lo que haga el presidente Duque.

Un gobierno electo popularmente, pero que tenga además talante democrático en el ejercicio del poder, debe tener la humildad e inteligencia de escuchar las voces callejeras, la democracia en las calles. Una reorientación de la política frente a protestas masivas, como la del 21N, no es mostrar debilidad sino capacidad de rectificación democrática.

Aunque su vacuo discurso del jueves no da grandes esperanzas, el presidente Duque tiene la oportunidad de asumir un liderazgo democrático y de fortalecer las instituciones, reconociendo la legitimidad de la protesta y de las demandas sociales, y abriendo espacios genuinos de concertación. Si no lo hace, su escasa gobernabilidad se seguiría erosionando y las protestas se incrementarían.

* Investigador de Dejusticia y profeso

44.19.-La Unión Europea denuncia a Colombia ante la OMC BRUSELAS – EFE

 El bloque europeo cree que los derechos antidumping que impuso el país restringe el acceso al mercado local. Son productos deliciosos, pero muy subsidiados en la UE.

Las medidas tomadas por Colombia buscan la protección frente a una competencia que se juzga desleal. Foto: Claudia Rubio 

La Comisión Europea (CE) denunció ayer a Colombia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los derechos antidumping que impuso a las importaciones europeas de papas congeladas para freír, que Bruselas considera “desleales”. 

15 nov 2019.- “A pesar de las numerosas intervenciones con Colombia para levantar las medidas injustificadas, no hemos recibido una respuesta satisfactoria. Por ello pasamos ahora a la fase siguiente, poniendo en marcha un caso en la OMC”, indicó la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, en un comunicado.

La comisaria aseguró que la UE “seguirá utilizando el sistema comercial multilateral para hacer cumplir las normas cuando otros las infrinjan, especialmente cuando la infracción ponga en peligro la industria y el empleo de la UE”.

En todo caso, confió en “resolver esta cuestión lo antes posible, preferiblemente ya en las próximas consultas de la OMC, que constituyen la primera fase del procedimiento de solución de diferencias”.

A juicio de la CE, los derechos antidumping impuestos por Colombia hace un año son “incompatibles con el Derecho de la OMC, tanto en lo que se refiere al fondo como al procedimiento utilizado para su aplicación”, ya que los derechos aplicables a las importaciones procedentes de Europa durante un período de dos años van del 3 al 8 por ciento.

“Estos derechos injustificados restringen el acceso al mercado colombiano”, recalcó la Comisión ¡Qué tal!.

https://www.eltiempo.com/mundo/mas-regiones/colombia-e-indonesia-buscan-mas-oportunidades-comerciales-427418

44.19.-La Toxica Televisión ChatarraMOISÉS NAÍM

Una reciente investigación ha descubierto que la televisión anodina, superficial y popular tiene consecuencias nefastas

Silvio Berlusconi, en Roma, en marzo de 2018. ALBERTO PIZZOLI AFP

Hay televisión que enaltece y televisión que embrutece. Hay televisión que enseña, que nos hace pensar, que nos lleva a lugares que nunca visitaremos o que nos confronta con los grandes dilemas de la vida. También hay televisión que, deliberadamente, degrada, engaña y confunde. Y por supuesto, hay una televisión que nos distrae y entretiene. Con frecuencia, la televisión que busca educarnos es insoportablemente aburrida, mientras que la que nos intenta manipular, nos polariza y desinforma. En cambio, la que simplemente nos entretiene es políticamente irrelevante. O al menos eso creíamos.

23 nov 2019.- Resulta que una reciente investigación ha descubierto que la televisión anodina, superficial y popular tiene consecuencias nefastas. Este tipo de televisión —la televisión chatarra— también tiene malos efectos sobre la política, por más que en sus programas nunca se hable de política. Esta conclusión nos llega de una fuente inesperada: The American Economic Review, quizás la publicación sobre temas económicos más respetada del mundo. En una reciente edición, incluyó un artículo de los profesores Rubén Durante, Paolo Pinotti y Andrea Tesei intitulado El legado político de la televisión de entretenimiento. Los autores aprovecharon los datos generados a comienzos de los años ochenta por la entrada en diferentes regiones de Italia de Mediaset, la cadena de televisión de Silvio Berlusconi, para evaluar el impacto político de la televisión comercial.

Combinaron así los datos de la penetración de la señal de las estaciones de Berlusconi en las distintas regiones, con información sobre la audiencia, y su exacta distribución geográfica. También obtuvieron encuestas de opinión, resultados de pruebas psicológicas, información sobre la naturaleza de los programas y múltiples otros datos. Los investigadores analizaron este enorme cúmulo de datos usando sofisticados modelos estadísticos que les permitieron identificar las características de quienes crecieron viendo los programas de Mediaset y quienes no tuvieron acceso a esos contenidos. Los resultados son insólitos.

Los datos revelaron que quienes crecieron viendo los contenidos de Mediaset terminaron siendo adultos menos cognitivamente sofisticados y con menor conciencia cívica que sus pares que no tuvieron acceso a estos programas. En otro ejemplo, las pruebas psicológicas administradas a un contingente de jóvenes militares revelaron que aquellos que provenían de regiones donde se podía sintonizar la estación de Berlusconi, tenían un desempeño entre un 8% y un 25% más bajo que el de sus colegas que no vieron esa televisión en sus años formativos. Lo mismo encontraron con respecto al desempeño en matemáticas y lectura. Una vez adultos, los niños y adolescentes que fueron televidentes de Mediaset, obtuvieron resultados significativamente inferiores a quienes no tuvieron acceso a esos canales.

Es bien sabido que la televisión influye sobre nuestras conductas y opiniones. En esa afirmación no hay nada nuevo, ni sorprendente. Igualmente, el uso de campañas de propaganda política para influir sobre las masas es tanto antiguo como universal. Que los poderosos —o quienes quieren serlo— utilicen la televisión para lograr sus objetivos tampoco es una revelación novedosa. Es, por lo tanto, tentador desdeñar este estudio. Basta notar que este impacto propagandístico era exactamente lo que buscaba Silvio Berlusconi al tener un canal de televisión al servicio de sus ambiciones políticas.

Pero no es así. Al menos no al comienzo de la entrada de las empresas de Berlusconi al mercado televisivo italiano. Desde su fundación en 1944, la televisión italiana había sido dominada por un monopolio del Estado: la RAI, canal que tuvo una clara misión educativa y cultural. A finales de los años setenta, este monopolio se fue agrietando con la entrada de emisoras privadas que servían a mercados regionales. Quien más agresivamente fue adquiriendo y consolidando en una sola cadena estas empresas regionales fue Berlusconi. En esa temprana etapa, ni este empresario pensaba entrar a la política —entonces férreamente controlada por unos pocos partidos y sus todopoderosos líderes— ni sus emisoras locales transmitían contenidos políticos o ideológicos. La suya era una estrategia obsesivamente comercial y eso se reflejaba en su programación: variedades, deportes, películas y juegos. Fue solo en los años noventa, cuando la crisis de corrupción conocida como Mani Pulite (Manos Limpias) demolió el sistema político italiano, cuando a Berlusconi se le abrieron las puertas de la política.

El sistema cambió, los partidos tradicionales colapsaron y nuevos protagonistas de la política pudieron entrar a competir por los votos de los italianos que querían caras nuevas. De nuevo, nadie aprovechó mejor esta oportunidad que Silvio Berlusconi, quien rápida y eficazmente puso sus empresas de televisión al servicio de sus ambiciones políticas. Para 1990, la mitad de los italianos ya tenía acceso a Mediaset. Y en 1994, Berlusconi fue elegido primer ministro de Italia.

El impacto político de todo esto también fue analizado por los autores del estudio sobre la televisión chatarra. Quienes vieron Mediaset cuando eran niños y adolescentes ahora, como adultos, muestran una mayor propensión que sus pares a apoyar a políticos e ideas populistas.@MoisesNaim

.Se adhiere a los criterios de > https://elpais.com/elpais/2019/11/23/opinion/1574525917_856311.html

  • 43.19.-Por qué marcharé el 21 PATRICIA LARA
  • Protección al sector textil MAURICIO CABRERA
  • En la costa atlántica, la «marea blanca» de la cocaína sigue sin explicaciónYANN BOUCHEZ  

Porque en un bombardeo murieron ocho niños o más y el Gobierno no solo ocultó el hecho, sino que, una vez conocido, el presidente ni siquiera se disculpó ante las madres de esas criaturas llevadas a la fuerza por las bandas armadas y después desmembradas por las bombas del Estado, ni tuvo para con ellas una palabra o un gesto de condolencia, voy a marchar el 21 en paz.

Porque a los indígenas los están matando por oponerse al narcotráfico que se pasea por el departamento del Cauca vigilado por cerca de siete batallones, la mayoría de cuyos miembros, cuando pasan los cargamentos de droga, probablemente miran para otro lado, voy a marchar el 21.

Porque van 247 líderes sociales y 90 excombatientes de las Farc asesinados durante el mandato del presidente Duque, y el Gobierno no ha tomado medidas efectivas y concertadas con las comunidades para detener la matanza, voy a marchar el 21.

Porque el Gobierno parece no oír el clamor de las comunidades en riesgo que desde los territorios le piden que cumpla el Acuerdo de Paz, voy a marchar el 21.

Porque el presidente no escucha a los partidos mayoritarios del Congreso que, desde hace tiempo, le están solicitando que haga un acuerdo político para desbloquear y sacar adelante al país, y sigue en las mismas y con los mismos, voy a marchar el 21.

Porque el Gobierno se abstuvo de votar en la ONU la resolución en la que 187 países pidieron que se levante el bloqueo de EE. UU. a Cuba, con el argumento de que se trata de una censura política porque la isla les sirve de refugio a los miembros del Eln que están allá por solicitud del Estado colombiano, cuando la verdad es que el gobierno Duque no ha querido acordar los detalles de su regreso al país como lo establecen los protocolos acordados para los casos de rompimiento de las negociaciones, ni tampoco ha buscado negociar otro protocolo, voy a marchar el 21.

Porque con esa actitud el presidente Duque está cerrando las puertas para que en el futuro, durante otros gobiernos, algún país quiera servirnos de garante en la negociación de otros inevitables procesos de paz, voy a marchar el 21.

Porque la paz está en peligro y creo que tengo el deber de defenderla, voy a marchar el 21.

Porque en este Gobierno el desempleo regresó a los dos dígitos, voy a marchar el 21.

Porque al llegar casi a la tercera parte de su gobierno es la hora en que el presidente Duque no ha logrado que entendamos cuál es el rumbo que quiere darle al mismo, voy a marchar el 21.

Porque el país no parece gobernarlo el presidente, sino el jefe del partido de gobierno, voy a marchar el 21.

Porque me uno al malestar que tienen los distintos sectores que convocan el paro —estudiantes, campesinos, trabajadores, mujeres, indígenas, docentes, pensionados, sindicatos, partidos políticos y comunidades afros y LGBT—, voy a marchar el 21.

Porque quiero un Gobierno que haga de Colombia un país incluyente, justo y en paz, voy a marchar el 21.

Porque estoy hasta la coronilla de las torpezas del Gobierno, voy a marchar el 21.

Porque todas esas razones, más las otras que ustedes tengan, son más que suficientes, los invito el 21 a rechazar la violencia y a marchar en paz.

Nota. Ojalá el alcalde Peñalosa recapacite y le aumente el presupuesto a la Casa de Poesía Silva a un nivel que le permita subsistir. Sería muy triste que, además de todo, su alcaldía terminara con el inri de haber matado esa casa que fundó la querida poeta María Mercedes Carranza y que tanto estimula la poesía.

www.patricialarasalive.com@patricialarasa https://www.elespectador.com/opinion/patricia-lara-salive

43.19.-Protección al sector textil MAURICIO CABRERA

Ante la muy probable caída del Decreto 1419, el Gobierno debe diseñar una estructura arancelaria que proteja todos los eslabones de la cadena textil.

Después de 90 días de ser expedido, entró en vigencia el Decreto 1419 de agosto de 2019, por el cual se aumentaron los impuestos a las importaciones de confecciones y prendas de vestir. Los nuevos aranceles son de 37,9% cuando el valor del kilo sea inferior a US$20, y de 10% más US$3 el kilo, cuando el valor sea superior a US$20 el kilo.

11 nov.2019.- Contra su voluntad, el Gobierno se vio obligado a expedir esta medida pues así lo determinaron los artículos 274 y 275 de la ley del Plan de Desarrollo (PND), incluidos por iniciativa del Congreso que atendió la solicitud de los confeccionistas nacionales que buscaban protección para sus empresas y el empleo que generan frente a las demostradas prácticas de importar prendas de vestir a precios por debajo del costo (dumping).

A los confeccionistas nacionales les ha ido muy mal con la apertura hacia adentro, la revaluación y la competencia desleal de las importaciones subfacturadas. En lo que va del siglo, la producción de prendas de vestir en Colombia solo creció 20,3%, mientras el conjunto de la economía creció 74%. Peor les ha ido a los trabajadores, pues en el mismo período el número de personas empleadas en este sector cayó (sí, ¡Disminuyó!) 56,2%.

La razón no es que los colombianos hayan dejado de comprar ropa (como si pasó con otros productos como por ejemplo máquinas de fotografía o de escribir), pues las ventas de textiles en el comercio minorista crecieron 132%, es decir 6,5 veces más que la producción nacional, y la diferencia la explican las importaciones que se multiplicaron por 12 veces (crecieron 1.200%) en estos años.

Si bien los motivos de las medidas proteccionistas incluidas en el PND son validos, la manera como se implementaron es equivocada, tanto en la forma como en el contenido. En la forma, porque la imposición del aranceles no puede ser de iniciativa del Congreso, sino del Ejecutivo. Por esa razón los artículos 274 y 275 del PND fueron demandados por los gremios de importadores (Fenalco y la Andi) y hay una alta probabilidad que sean tumbados por la Corte Constitucional.

En el contenido, porque protegen tan solo a un eslabón del sector textil, generando incluso un efecto negativo sobre los demás. Hay que recordar que el sector textil es una cadena de valor que incluye desde los productores de las materias primas (algodón y fibras naturales y sintéticas), las hilanderías que procesan los hilos, los fabricantes de telas y los confeccionistas que elaboran las prendas de vestir para el consumidor final.

En los subsectores de hilos y telas también hay dumping y competencia desleal de importaciones, pues abundan los casos en que se venden telas importadas a un precio por kilo inferior al costo internacional de las materias primas necesarias para producirlo. La situación es más grave que la de los confeccionistas, pues en este siglo la producción de telas en Colombia ha caído 41,8% y el número de trabajadores de estas industrias se ha reducido en 48,2%.

Ante la muy probable caída del Decreto 1419, el Gobierno debe aprovechar para diseñar una estructura arancelaria que proteja a todos los eslabones de la cadena textil, y no solo a los confeccionistas, tal como la tienen desde hace años países como México, Brasil o Argentina, sin violar las normas de la OMC.

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/proteccion-al-sector-textil-535451

43.19.-En la costa atlántica, la «marea blanca» de la cocaína sigue sin explicaciónYANN BOUCHEZ  

Durante un mes, balas de drogas, más de una tonelada en total, llegan a las playas. El fenómeno no es raro, pero esta vez de magnitud excepcional.

La playa de Camaret-sur-Mer (Finisterre), cerrada al público después del descubrimiento de panes de cocaína, el 13 de noviembre. FRED TANNEAU / AFP

Divertido ballet en la costa atlántica. A pesar de las heladas de noviembre, son varios días que cruzan en las playas de los Pirineos Atlánticos, Gironda o Vendée, turistas curiosos de todo tipo, locales divertidos y algunos periodistas. Todo bajo la atenta mirada de la policía y los gendarmes, algunos de los cuales monitorean la costa en helicóptero. La llegada por el océano de fardos que contienen cocaína, durante casi un mes, agudiza la curiosidad por esta larga «marea blanca».

 Lea también en Guyana, coca y hombres

16 nov 2019.- La expresión evocadora es engañosa: los pequeños paquetes plastificados son oscuros. Cientos de ellos varados en la arena. La recolección ahora asciende a más de 1 tonelada de polvo, según las autoridades. Las llegadas de las mercancías se extienden en un arco costero de más de 750 kilómetros que van desde Anglet (Pirineos Atlánticos) en la frontera con España, con Camaret-sur-Mer, con el punto de Finisterre.

Descubierto por primera vez en las playas de Vendée de Saint-Jean-de-Monts, el 18 de octubre, luego Saint-Hilaire-de-Riez, el 26 de octubre, los paquetes de cocaína se multiplicaron a partir del 4 de noviembre. En los últimos días, las olas arrojan diariamente hasta cien libras. «Raramente hemos tenido, en una escala tan grande, llegadas en cada marea, kilos de cocaína en pequeñas bolsas , observa Philippe Astruc, fiscal de Rennes». El fenómeno es un poco excepcional debido a la propagación del producto. «

Seguimiento de descargas accidentales

Esta captura milagrosa sigue siendo muy misteriosa. El origen de la cocaína sigue siendo desconocido. «Dada la gran cantidad de puntos de descubrimiento» , la jurisdicción interregional especializada en la lucha contra el crimen organizado en Rennes fue confiscada para centralizar la investigación . Las investigaciones se encomendaron conjuntamente a la Oficina Central para la Supresión del Tráfico Ilícito de Estupefacientes (Ocrtis), al Grupo de Gendarmería de Loire-Atlantique y a la Sección de Investigación de la Gendarmería Marítima.

El Sr. Astruc explica que los investigadores avanzarán en «diferentes hipótesis de trabajo»: «Liberación accidental, durante una tormenta o daño; la descarga voluntaria, porque existía la sospecha de un control inminente y que los traficantes habrían arrojado al mar los bienes o porque el barco habría sufrido daños y pedido ayuda, teniendo que ser relevado de cualquier sustancia ilícita; o una operación de caída que salió mal. « La primera pista, derramando accidentales, privilegiada parece por el momento.

Los envases que contienen cocaína basada en un «alto grado de pureza, 83%» representan un peligro para la salud, con riesgo de sobredosis. Las balas descubiertas deben ser reportadas a la policía, «sin ninguna manipulación» , especifican las autoridades. El transporte de este tipo de mercancías es penalmente riesgoso, con diez años de prisión.

Estas instrucciones de seguridad no siempre se han respetado. El lunes 11 de noviembre, un hombre de 17 años fue arrestado por gendarmes en posesión de un paquete que contenía cinco panes de cocaína que pesaban 1 kilo cada uno, recogidos en la playa de Lacanau (Gironda). El minero, originario de Toulouse y luego quedándose con un amigo surfista, explicó que tomó el paquete «para devolverlo a la gendarmería» . «Sus explicaciones parecían menos creíbles ya que los investigadores encontraron en su casa a amigos donde estaba temporalmente alojando pies de cannabis» , dijo Le Mondeel fiscal de Burdeos, Frédérique Porterie. Oído por un juez de menores, se le prohibió al joven comparecer en Lacanau, con la obligación de regresar a la casa de sus padres. Desde el domingo 10 de noviembre, la ciudad también se encuentra entre las diez ciudades cuyos alcaldes han decidido un decreto para prohibir el acceso a las playas. Otros funcionarios electos simplemente pidieron civilidad.

Francia expuesta al tráfico

En Francia, en un contexto de crecimiento en el mercado de la cocaína, las incautaciones de polvo blanco han aumentado en los últimos años, alcanzando un récord de 17.5 toneladas para 2017, el doble del tamaño de 2016. En 2018, este nivel es se mantuvo alta: se incautaron 16,4 toneladas, según datos de Ocrtis. Las vías marítimas siguen siendo el principal medio de transporte para llevar esta droga producida en los países andinos; Francia, por su posición geográfica, está expuesta. Por las aguas, las drogas llegan escondidas en veleros a menudo registrados en las Indias Occidentales o en grandes buques portacontenedores. Aproximadamente 3.5 toneladas de cocaína fueron incautadas en el puerto de Le Havre en 2017.

Lea también Una tonelada de cocaína incautada en Le Havre, la más grande del año en Francia

Si el episodio actual es raro, se producen regularmente «mareas blancas» más pequeñas. En 2004, de enero a mayo, se encontraron unos 700 kilos de cocaína en las playas vascas y en la cuenca de Arcachon. En 2007, los lotes, más grandes que los observados en las últimas semanas, habían fallado, con un peso total de 260 kilos.

Después de tomar muestras de las balas, las autoridades destruyen las drogas, sin comunicarse en las instalaciones o los métodos utilizados. Un principio de precaución que no siempre es suficiente para evitar la codicia. En marzo de 2002, un puñado de narcotraficantes, armados y encapuchados, habían señalado los locales de la gendarmería Sables-d’Olonne, Vendée, pensando en encontrar los 330 kilos de cocaína, por un valor estimado de casi 70 millones. euros – incautados tres días antes. En vano, ya que los bienes no estaban allí.

Yann Bouchez

https://www.lemonde.fr/societe/article/2019/11/16/sur-le-littoral-atlantique-la-maree-blanche-de-cocaine-demeure-inexpliquee_6019407_3224.html

  • 42.19.-¿Podrá este hallazgo colombiano darle al mundo la cura del alzhéimer?HEIDI TAMAYO ORTIZ
  • El partido blanco MAURICIO CABRERA
  • No solo es Botero – PATRICIA LARA
  • Sin precaución ni compasión RODRIGO UPRIMNY

El cerebro de una mujer, residente en Medellín, alberga al mismo tiempo la enfermedad y la cura.

El doctor Francisco Javier Lopera es considerado una eminencia en la búsqueda de tratamientos para frenar la enfermedad y prevenir su aparición Foto:  Jaiver Nieto / Archivo EL TIEMPO          

 Un caso único en el mundo, que da una gran esperanza en la búsqueda de la prevención o la cura del alzhéimer, fue descubierto en Medellín. Se trata de una mujer que llegó a los 70 años sin desarrollar la enfermedad, pese a que es portadora de la llamada ‘mutación paisa’, que la condenaba a que empezara a perder la memoria a los 44 años, sufriera demencia a los 49 y muriera a los 60.

ALZHEIMER

Hoy, con 76 años, alberga en su cerebro un gran descubrimiento científico: tiene, al mismo tiempo, la enfermedad y la cura. Hace alrededor de seis años, la mujer, cuya identidad es reservada, empezó a ser estudiada con rigurosidad, luego de que se dieran cuenta de que estuvo protegida del alzhéimer por casi 30 años contra todo pronóstico, explica el doctor Francisco Lopera, coordinador del Grupo de Neurociencias de Antioquia (GNA), de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, quien lidera las investigaciones al respecto.

Lopera lidera un equipo que lleva al menos 35 años estudiando la ‘mutación paisa’, que está presente en familias de varios municipios de Antioquia, principalmente en el norte, y que es conocida como la mutación E280A, es decir, una herencia que hace que sea inevitable padecer la enfermedad. En este momento, hay identificados por el GNA 6.000 herederos de familias afectadas, de los cuales 1.200 son portadores de la enfermedad.

“Ellos tienen la enfermedad actualmente o la van a tener con total seguridad en los próximos años”, indica Lopera, quien relata que en 1984, cuando era residente de neurología, atendió un paciente de 47 años que había perdido la memoria. La primera pregunta que se hizo fue por qué alguien tan joven tenía alzhéimer, pero también le llamó la atención que su padre, su abuelo y sus tíos habían tenido lo mismo.

Ellos tienen la enfermedad actualmente o la van a tener con total seguridad en los próximos años

Entonces, hicieron la genealogía y detectaron la primera familia con una forma hereditaria de demencia tipo alzhéimer. Después encontraron otra familia parecida en Yarumal y otra en Angostura. En 1995, 11 años después del primer caso, descubrieron que sí se trataba de alzhéimer y que había una mutación en el gen, la cual llamaron la ‘mutación paisa’, porque no había sido reportada en el mundo. Desde ahí ya a todas las familias que fueron apareciendo les descubrieron esa mutación.

Por eso, encontrar a una paciente que solo empezó a desarrollar la enfermedad después de los 70 años, pese a tener la mutación, es un hallazgo de suma importancia. Cuando el equipo de Lopera le hizo un genoma completo, descubrió que su cerebro compartía la mutación del gen del alzhéimer con una mutación en otro gen, que era la que la estaba protegiendo.

“Es una condición muy excepcional; por eso, decidimos llevarla a Boston (Estados Unidos) y se le hicieron los dos exámenes principales para detectar qué tantas basuras responsables de destruir el cerebro tenía”, describe el doctor. Estas basuras son el amiloide, que se deposita a los 28 años, y el Tau, que se deposita a los 38 años. Entre las dos destruyen el cerebro, pero la que más daño hace es el Tau.

‘Colombia puede regalarle al mundo la cura del alzhéimer’

Las mentes colombianas que triunfan en el mundo

Cuidadores de pacientes con Alzheimer aprenden en la U. de A.

En la paciente en cuestión encontraron que el cerebro estaba plagado de amiloide, mucho más que en otros casos, pero tenía muy poco Tau. Esto los llevó a concluir que la otra mutación que tenía estaba inhibiendo, de alguna manera, la proteína Tau, que es la que dispara los síntomas del alzhéimer. Por ello, este caso es extraordinario, pues abre la posibilidad de evitar la aparición de estas basuras.

Los resultados de este descubrimiento fueron publicados recientemente en la revista Nature Medicine y fueron recibidos como una gran esperanza en el mundo científico.
En el estudio participaron expertos del Hospital General de Massachusetts (EE. UU.), en colaboración con el Instituto Schepens de Investigación Ocular (EE. UU.) y la Universidad de Antioquia.

“Este hallazgo abre un camino hacia posibles soluciones en medio de un ambiente de mucho pesimismo porque últimamente han fracasado muchos medicamentos. Hay dos opciones: una es una terapia génica, que es como transmitirle a otra persona la misma información genética que la protege a ella, y la otra es imitar con un medicamento el mecanismo que hace la protección en el cerebro”, manifiesta Lopera. Esto podrá lograrse, en un tiempo aún no determinado, tras varios estudios y experimentos.

El doctor Francisco Javier Lopera es considerado una eminencia en la búsqueda de tratamientos para frenar la enfermedad y prevenir su apariciónFoto: Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Por el momento, a la paciente se le han “sacado” los principales secretos de su cuerpo, pero siguen las evaluaciones y estudios. Actualmente, ella está en la segunda etapa de la enfermedad: deterioro cognitivo leve, que significa que la persona no tiene demencia, pero tiene problemas de memoria, aun así puede trabajar, salir a la calle, no necesita cuidador ni supervisión, dura de 2 a 5 años.

Pero pronto hará transición a la última fase, que es la demencia, cuando la persona ha perdido la memoria, la autonomía, la independencia y todas las capacidades en un grado tal que requiere cuidador y supervisión y puede durar entre 10 y 12 años.

Por ello, otra de las preocupaciones de Lopera y su equipo es la calidad de vida para esta paciente, pues es una persona con bajos recursos económicos. Están buscando un “padrino” que pueda costearle un hogar geriátrico, en el que pueda pasar con dignidad y bajo los cuidados de personas especializadas.

“Es una persona que está aportando una cantidad de conocimiento impresionante para la humanidad, se merece que tenga transcurso de la enfermedad con mejor calidad de vida”, considera el médico.

Asimismo, es probable que la familia de la mujer done su cerebro para que pueda seguir siendo investigado. Este formaría parte del Banco de Cerebros que tiene el GNA, que está compuesto por 380. Esta es una manera como la sociedad puede contribuir a las investigaciones sobre estos temas. Por eso, Lopera invita a la gente a donar inmediatamente después de la muerte el cerebro del paciente con alzhéimer al banco.

Es una persona que está aportando una cantidad de conocimiento impresionante para la humanidad, se merece que tenga transcurso de la enfermedad con mejor calidad de vida

Lo otro es que todo el que tenga un familiar con demencia precoz antes de los 60 años puede contactar al GNA.

“Nosotros podemos enviar un tubito para que nos devuelvan una muestra de sangre, le hacemos el análisis genético y esa va a ser la manera de encontrar a la población en riesgo para los estudios de prevención. Colombia tiene una oportunidad única de regalarle al mundo una solución para la enfermedad de Alzheimer, tenemos que movilizarnos todos para lograr ese objetivo”, puntualiza Lopera.

HEIDI TAMAYO ORTIZ Redactora de EL TIEMPO Medellín

https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/descubrimiento-en-medellin-que-podria-ayudar-con-la-cura-del-alzheimer-431182

42.19.-El partido blanco MAURICIO CABRERA 

Hay más hechos relevantes de estas elecciones, entre ellos la preocupante tendencia al debilitamiento de los partidos y del mismo sistema democrático.

Hay más hechos relevantes de estas elecciones, entre ellos la preocupante tendencia al debilitamiento de los partidos y del mismo sistema democrático. 

Los análisis de los resultados de las pasadas elecciones resaltan mucho lo que pasó en los principales departamentos y sus capitales, donde los grandes derrotados fueron la extrema derecha, que no ganó en ninguno, y los encuestadores que se pifiaron en la mayoría de sus predicciones. Sin embargo, hay más hechos relevantes de estas elecciones, entre ellos la preocupante tendencia al debilitamiento de los partidos políticos y del mismo sistema democrático.

4 nov 2019.- Para estas elecciones se inscribieron 116.428 candidatos, y a primera vista este gran número podría interpretarse como un avance de la participación democrática , pero en realidad lo que demuestra es la proliferación de coaliciones y grupúsculos sin ningún proyecto político diferente a la apropiación de los puestos y los enormes recursos de la contratación pública.

Es la única explicación a que se hayan dado coaliciones como las del Partido Liberal con el Centro Democrático, o que Cambio Radical haya hecho 411 coaliciones para alcaldías y 34 para gobernaciones. El Partido Conservador no se queda atrás, con 479 y 17 respectivamente.

En los departamentos el 45% de los candidatos se inscribieron por coaliciones o firmas, y obtuvieron 26 de los 32 gobernaciones. En los municipios las candidaturas suprapartidistas o independientes fueron casi el 30% del total y obtuvieron el 45% de las alcaldías, incluidas las de casi todas las ciudades capitales.

Los partidos políticos mantuvieron el control de las candidaturas a concejos y asambleas por la dificultad de hacer coaliciones o inscribirse por firmas para los cuerpos colegiados, pero eso no significa su fortalecimiento sino por el contrario es muestra de su debilidad. En efecto, en estos casos los partidos son solo dispensadores de avales para candidatos con su pequeño feudo de votos amarrados, que sin ningún programa ni ideología se trastean de un partido a otro. Este panorama se hace peor con la consolidación de caricaturas de partidos como el MAIS el ASI o el ADA, que no son más que una maquinaria repartidora de avales al mejor postor, que llegaron a avalar al 27% de los candidatos.

Que estas tendencias implican un debilitamiento de la democracia se confirma pues a pesar de la enorme proliferación de candidatos, cada vez crece más el número de ciudadanos que no se siente representado por ninguno de ellos y vota en blanco; hasta tal punto que en el caso de las Asambleas llegó al 16,4%, superando al Partido Liberal que le ganó a todos los demás partidos, pero solo logró el 14,3% de los votos.

Este Partido Blanco viene creciendo más que todos los demás. En el 2011 logró el 12,7% de los votos para las Asambleas, el 8% de las Gobernaciones, el 6% de los Concejos y el 3,9% de las Alcaldías. En 2019 subió a 16,4%, 11,2%, 8,2% y 5,1% respectivamente. Es urgente una reforma política de fondo para que sobreviva la democracia.

* * *

ADENDA: ¡Nos están matando! Es el grito desgarrado de los pueblos indígenas que solo en el último año han sufrido el asesinato de más de 130 personas de sus comunidades. Son ya tantos los asesinatos de indígenas, de líderes sociales y de defensores de derechos humanos, que no es posible seguir diciendo que se trata de hechos aislados, y se requiere una acción decidida del Estado para que cumpla su papel de proteger la vida de todos los ciudadanos.

Mauricio Cabrera Galvis
Consultor privado
macabrera99@hotmail.com

42.19.  No solo es botero – PATRICICIA LARA

El bombardeo en agosto de un campamento de disidentes de las Farc en Caquetá en el que murieron ocho niños, entre ellos una niña de 12 años, y el ocultamiento del hecho por parte del ahora exministro de Defensa y del comandante del Ejército, quienes presentaron el suceso como un exitoso operativo militar en el que fallecieron 14 criminales, según lo denunció el senador Roy Barreras en su debate para promover la moción de censura contra el ministro de Defensa, Guillermo Botero (a quien aprecio porque fuimos compañeros en la universidad), son suficientes motivos no solo para la renuncia del ministro, sino también del comandante del Ejército. Y si el presidente Iván Duque justifica el hecho, o guarda silencio ante el mismo, también tendría que caerse él. 

 Es que lo que está pasando con la política de defensa es muy grave. Y dicha política no solo la dicta el ministro, sino principalmente el presidente, que es el comandante de las Fuerzas Armadas.

Miremos ejemplos: no para la matanza de líderes sociales, van cerca de 170 desmovilizados de las Farc asesinados, uno de ellos dentro de una zona resguardada por la Fuerza Pública; el descubrimiento, por parte de The New York Times, de directrices dentro del Ejército que podrían generar el regreso a los falsos positivos, las cuales fueron retiradas de los instructivos militares después del escándalo; las revelaciones de la revista Semana sobre órdenes dadas por el comandante del Ejército para hacer polígrafos dentro de la institución con el fin de ubicar a los oficiales que le suministraron la información al diario estadounidense, y el mutismo del general Nicacio Martínez ante la denuncia de ese hecho que él había negado sistemáticamente; el homicidio del desmovilizado Dimar Torres por orden de un coronel del Ejército, muerte que al principio fue presentada por el entonces ministro de Defensa como si hubiera obedecido a un forcejeo entre la víctima y el cabo que ejecutó la acción, y, luego, su censura al general que le pidió perdón a la comunidad por el asesinato de Torres; el homicidio, al parecer por la espalda, del campesino Flower Trompeta; la pérdida de imagen ante la opinión pública de las Fuerzas Militares; los constantes asesinatos de indígenas en el Cauca, a tal punto que la semana pasada mataron a 16 en ese departamento, donde hay siete batallones, y está claro que lo hicieron porque son los indígenas, y no los militares, los que se oponen a los narcotraficantes en la zona… Además, como lo dijo el arzobispo de Cali, Darío Monsalve, quien visitó el Cauca, “se perciben los soldados en las vías de manera muy estática, mientras se mueven con toda tranquilidad esas personas que están dedicadas a asesinar a los indígenas, especialmente a la guardia indígena. Y la omisión es tan evidente que genera sospechas de vinculación. Creo que lo primero es que se concierte con los indígenas una acción rápida y de fondo (…), de modo que no resulte siendo una ofensa más para ellos”.

En fin, son demasiados los hechos que indican la necesidad de que Duque le dé un revolcón a su doctrina militar y que nombre a una cúpula y a un ministro de su confianza que no se guíen por directrices ajenas. Pero, eso sí, tiene que quedar claro que así el ministro sea un fusible que el presidente puede remover en cualquier momento, quien de verdad debe responder por la seguridad en el país y porque en Colombia se respeten la vida, la honra y los bienes de los ciudadanos es el presidente de la República.

www.patricialarasalive.com@patricialarasa                               file:///D:/lara/www.elespectador.com/opinion/no-solo-es-botero-columna-889960.html

42.19.-Sin precaución ni compasión RODRIGO UPRIMNY 

Es triste que unos niños y adolescentes terminen en un campamento de un grupo armado ilegal, probablemente reclutados a la fuerza, y poco tiempo después mueran por un bombardeo de las Fuerzas Militares que violaron el derecho internacional humanitario (DIH), el cual regula los conflictos armados.

10 nov 2019.- Esta disidencia violó el DIH al reclutar a esos niños y adolescentes, por lo cual debe responder ante la justicia por ese crimen, como deben responder los desmovilizados de las extintas Farc ante la JEP por haber reclutado menores, pues ese delito no fue amnistiado. Sin embargo, ese crimen de la disidencia no autorizaba al Estado a bombardear indiscriminadamente su campamento sin haber tomado todas las precauciones para prevenir que los menores fueran afectados, pues el DIH se rige por el principio de no reciprocidad. Si una parte incumple el DIH, eso no autoriza a la otra parte a incumplirlo, por la sencilla razón de que las garantías del DIH son esencialmente a favor de terceros: la población civil. Así, si una guerrilla usa civiles como escudo humano, que es una obvia violación del DIH, eso no autoriza al Estado a atacar indiscriminadamente a esa guerrilla, sin hacer lo posible por evitar afectaciones a esos civiles, pues ellos no son objetivo militar.

Se podría objetar que este caso es distinto por cuanto, según lo han sostenido analistas como Nieto Loaiza, un adolescente guerrillero es un combatiente y por ello es un objetivo militar legítimo, pero esa tesis es inexacta.

Un adolescente en armas puede tornarse en ciertos casos en un objetivo militar, por ejemplo cuando hace parte de un ataque. Sin embargo, la doctrina actual del DIH, como la elaborada por el profesor René Provost, de la Universidad McGill, sostiene que un menor guerrillero no tiene el mismo estatus que un guerrillero adulto. Ese adolescente debe considerarse en principio población civil, salvo cuando participe directamente en las hostilidades. Esa tesis es sólida porque un adolescente reclutado, incluso con su aparente consentimiento, es en principio una víctima, pues carece de la autonomía necesaria para tomar la decisión de involucrarse en una guerra.

Los adolescentes guerrilleros deben entonces ser considerados víctimas y población civil y no objetivo militar, salvo cuando participen directamente en las hostilidades. Entonces el mando militar y el presidente debieron hacer todos los esfuerzos por verificar si en el campamento de esa disidencia había menores antes de proceder a bombardearlo de forma indiscriminada, conforme al principio de precaución que establece que es deber de todo mando militar verificar si el ataque puede afectar a civiles y, si tal es el caso, minimizar los daños a esa población. Ese principio, previsto en el artículo 57 del Protocolo I sobre guerras internacionales, se aplica también en conflictos internos, como lo señalan las normas 15 a 20 del Derecho Internacional Humanitario Consuetudinario sistematizadas por el Comité Internacional de la Cruz Roja.

El entonces ministro de Defensa Botero argumentó que el mando militar no sabía que hubiera menores en ese campamento, pero esa tesis es inaceptable, pues, como lo mostró La Silla Vacía, al menos tres autoridades (el alcalde de San Vicente del Caguán, la Defensoría del Pueblo y el personero de Puerto Rico) habían informado que esa disidencia había reclutado menores. Era entonces deber del mando militar verificar cuidadosamente si esos menores reclutados estaban en ese campamento, pero no lo hicieron: pesó más el deseo de mostrar un éxito rápido después del anuncio, hecho dos días antes, de Márquez y Santrich de que volvían a la guerra. Y bombardearon el campamento sin precaución ni compasión. La vida de ocho menores fue sacrificada.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional. https://www.elespectador.com/opinion/sin-precaucion-ni-compasion-columna-890319

 41.19.-Colombia realiza su primera exportación de Cannabis con éxito

  • Un gobierno con cara amable pero sello autoritario CECILIA OROZCO
  • El baile de los que sobranMAURICIO CABRERA

El miércoles 31 de julio de 2019, Colombia realizo su primera exportación de esenia, un medicamento alternativo producido con cáñamo, que es un derivado del cannabis. El cargamento salió de dicho país con rumbo hacia Inglaterra, donde fue recibido en el aeropuerto de Hearthrow en Londres el 1 de agosto.

La importante empresa colombiana con operaciones internacionales, Clever Leaves, fue la responsable de la producción y exportación con fines comerciales del producto derivado de cannabis no psicoactivo, esenia.  Tan solo este mes se enviarán entre 4.000 y 6.000 botellas de este producto hacia el Reino Unido.

Este es uno de los acontecimientos más importantes en la historia del comercio exterior del país, que dará paso a importantes beneficios en la economía; lo cual es producto de esta nueva industria, en conjunto de una robusta legislación.

Colombia es un país con un potencial evidente en esta industria, que puede convertir las actividades comerciales relacionadas con los derivados del cannabis, en un polo sostenible para la nación.

Además, el desarrollo de este mercado se encuentra favorecido por la posición geográfica privilegiada de Colombia, la vocación agrícola de su gente y la capacidad agroindustrial del territorio. Todas estas condiciones ofrecen un escenario conveniente para las inversiones de las empresas en este sector.

Colombia cuenta con un consolidado marco normativo del cannabis medicinal, el cual ha sido diseñado para regular la comercialización de los derivados de esta planta. Dicha reglamentación establece todas las licencias, permisos y certificaciones, que debe expedir el gobierno nacional a una empresa que desee participar en este negocio.

Lea también: Crece el sector cárnico en Colombia y en la región

Esta industria ha tenido que superar grandes desafíos, pero finalmente comenzara a dar importantes frutos. De hecho, los observadores del mercado estiman que Colombia se convertirá en el principal proveedor de cannabis medicinal en el mundo. Esta planta llama cada vez más la atención del sector médico y sanitario internacional, debido a sus componentes cannabinoides, cannabidiol y tetrahidrocannabinol, que poseen importantes propiedades curativas.

Inversores locales y extranjeros han sabido aprovechar las oportunidades comerciales en la industria, poniendo su confianza en el floreciente sector del cannabis en Colombia. Esto explica porque para finales del 2018, 214 empresas se encontraban registradas para obtener una o más licencias de Colombia, para la producción de cannabis.

Con SICEX podrás dar pasos inteligentes dentro de la industria del Cannabis

En SICEX somos una plataforma online de información veraz y oportuna sobre el comercio exterior de 53 países. Tenemos más de 96 años de trayectoria, ofreciendo datos de valor para el diseño e implementación de estrategias, a empresas de todos los tamaños e inversionistas.

Con nuestro producto SISMAR usted tendrá información sobre los movimientos de carga marítima de Importación y Exportación por los puertos colombianos. Podrá analizar datos como la competencia, rutas de tráfico, empresas importadoras y exportadoras, etc.

Por otro lado, nuestro producto SISDUAN le permite consultar el comportamiento de los mercados, conocer los valores FOB de las mercancías, aduanas de nacionalización, identificar clientes potenciales y nuevos proveedores, entre otras ventajas.

Asimismo, con SICEX BI nuestra herramienta de Business Intelligence, usted podrá acceder a información del mercado de su interés, como productos con mayor participación, países exportadores e importadores, comportamiento año a año, empresas, cantidades en unidades, valor CIF y FOB, etc.

Consiga un reporte completo y detallado sobre la industria del Cannabis en Colombia, el cual le permitirá identificar oportunidades en la comercialización de esta planta para fines medicinales.

41.19.-Un gobierno con cara amable pero sello autoritario   – CECILIA OROZCO

El ministro Carlos Holmes Trujillo desmintió la existencia de ese borrador. Pero los hechos lo desmienten a él, tres meses después.

Durante meses y en reserva, el gobierno de Iván Duque ha obstaculizado la firma de la prórroga del acuerdo para que siga abierta, en Colombia, la oficina del delegado de la alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet. Pese a los discursos del presidente en los que expresa respeto y protección a los derechos de la gente y al Acuerdo de Paz, su administración va en contravía de lo que afirma en público: vende la agenda política correcta pero desarrolla otra con objetivos claramente antidemocráticos.

Por tanto, le conviene no tener vigilancia internacional. Mañana, jueves 31 de octubre, vence el periodo del mandato que le da piso jurídico al establecimiento de esa delegación en el país y que fue firmado por el Estado hace 23 años. Desde entonces, los gobiernos de los presidentes Samper, Pastrana, Uribe en sus dos periodos y Santos en los dos suyos le han dado continuidad a ese acuerdo. No por mera gracia sino porque este es un territorio fértil en violación de derechos.

9 nov 2019.- Sin embargo y pese a sus amables frases y maneras, Duque ha puesto más trabas que todos los anteriores, incluyendo a su jefe. Pero, ante la noticia de la inminencia de la fecha del fin del mandato legal, la Casa de Nariño optó por negar lo que en los despachos oficiales ha sido una orden. En efecto, nunca en la historia el despacho del alto comisionado en la materia, hoy en cabeza de la señora Bachelet, había tenido tantas visitas recriminatorias y conminatorias de funcionarios colombianos antes de la renovación del mandato.

El Espectador reveló el 20 de julio pasado, casi a un año del gobierno, el borrador de un documento de la Cancillería con las condiciones que le impone a Bachelet antes de firmar (ver): empezaba por ordenar la eliminación de la mención del “conflicto armado interno”; añadía la obligación de consultarle el nombre del jefe de la delegación de la ONU en Bogotá antes de designarlo; seguía limitando las declaraciones de esa oficina sobre los sucesos en Colombia. En resumen, constreñía la vigilancia del organismo mundial.

El ministro Carlos Holmes Trujillo desmintió la existencia de ese borrador. Pero los hechos lo desmienten a él, tres meses después.

Es irónico que Francisco Barbosa, alto consejero presidencial para los Derechos Humanos de Duque y otro de los funcionarios que niegan en público lo que hacen en privado, sea uno de los operadores oficiales para sacar, a las patadas, a la ONU del país pues no se trata solo de la delegación de derechos humanos.

El Gobierno tampoco quiere que aquí estén la Misión de Verificación del cumplimiento de los acuerdos pactados con la antigua guerrilla de las Farc ni ONU Mujeres. Pero no es irónico sino tétrico que Barbosa sea el más seguro fiscal general de Duque, es decir, el hombre que orientará las investigaciones penales y que podrá solicitar capturas o inducir condenas. ¡De supuesto protector de los derechos humanos a ordenador de procesos de encarcelamiento!

Las trabas e intimidaciones a la oficina de la alta comisionada de los Derechos Humanos de Naciones Unidas fueron precedidas por otras noticias, en su momento también desestimadas: el veto de la embajada de Colombia en Italia y Grecia a escritores de la talla de Santiago Gamboa y Héctor Abad. Entonces, por el portal Lalineadelmedio.com tuvimos conocimiento de que había “una línea de pertinencia” gubernamental que marcaba el derrotero de la cultura oficial. Como en regímenes fascistas. Y el veto por parte de la embajada en Suiza, de nuevo negado, al documental de Natalia Orozco El silencio de los fusiles, una de las piezas de la Muestra de Cine Colombiano 2018-2023, iniciativa para promover este arte nacional en escenarios internacionales. Sí, como en el fascismo.

Sumemos el resurgimiento de las ejecuciones a sangre fría: primero, el exmiliciano Dimar Torres, cuya escalofriante orden de asesinarlo por parte de un coronel jefe de batallón fue revelada por Semana en su reciente edición; y en las últimas horas, la tortura y homicidio del defensor de derechos humanos Flower Jair Trompeta reportados por los pobladores de Corinto (Cauca) como ejecutados por militares. No puede ser coincidencia que los falsos positivos regresen en este momento del poder. Tampoco, que quieran desaparecer a los observadores de Naciones Unidas. Sin testigos, es mejor.

https://www.elespectador.com/opinion/cecilia-orozco-tascon

41.19.-El baile de los que sobran MAURICIO CABRERA

Las políticas para la equidad no pueden limitarse a mejorar los ingresos y el acceso a los servicios de los pobres.

¿Qué pasó con el milagro chileno? ¿Por qué en el país más prospero de América Latina –el modelo a seguir– millones de personas salen a las calles a exigir cambios radicales en el modelo económico? ¿Por qué un pueblo que derrotó a la dictadura y ha vivido 30 años en democracia estalla en multitudinarias protestas contra el gobierno que ellos mismos eligieron?

27 oct 2019.- Son preguntas demasiado complejas para pretender responderlas en una breve columna, pero se pueden aportar algunos elementos para esclarecerlas. El primero es que lo más significativo del estallido social en Chile no son los incendios a las estaciones del Metro de Santiago, ni los actos vandálicos de una minoría.

Esos son los más vistos en la televisión y las redes y son totalmente repudiables, como también lo es la violencia de la represión militar que ya ha asesinado a 18 personas, pero no representan el sentir de la inmensa mayoría de los manifestantes.

El segundo aspecto notable es que esta vez no se trata de una revolución proletaria de quienes no tienen nada que perder, salvo sus cadenas, y suenan ridículas tanto las acusaciones de quienes ven las protestas como el resultado de una conspiración de infiltrados castrochavistas, como las pretensiones de Maduro de que el ejemplo de Venezuela está incendiando el continente.

No se trata tampoco de una invasión de alienígenas, calificativo lamentable que le dio la esposa del presidente chileno, sorprendida porque un aumento de $30 en el pasaje del metro hubiera generado una protesta de esas dimensiones. Es el estallido de una clase media empobrecida y vulnerable que no protesta por $30, sino por 30 años de promesas incumplidas y expectativas frustradas a pesar de los avances en crecimiento económico y disminución de la pobreza.

Vulnerabilidad y desigualdad son dos conceptos claves para entender que pasó con el milagro chileno. Es cierto que Chile es el país de crecimiento más estable y con menores tasas de pobreza en la región, pero las millones de personas de esa nueva clase media saben que están muy cerca del límite, y que cualquier accidente que reduzca sus ingresos o cualquier aumento de precios los puede egresar a no tener suficiente para cubrir sus necesidades.

Son vulnerables y las políticas neoliberales de privatización de casi todos los servicios básicos no han permitido crear una red de protección social suficiente en materia de pensiones, salud o educación.

También saben esas personas que con el aumento del tamaño de la torta ellos han podido mejorar un poco su situación, pero que la tajada más grande se la han llevado unos pocos. En Chile, la pobreza ha disminuido pero la riqueza se ha concentrado aún más y la desigualdad ha aumentado. Por eso, las políticas para la equidad no pueden limitarse a mejorar los ingresos y el acceso a los servicios de los pobres, sino que deben disminuir la concentración de los ingresos y la riqueza.

Hace más de 30 años la canción ‘El baile de los que sobran’ presagió esta situación: “Nos dijeron cuando chicos jueguen a estudiar… y no fue tan verdad, porque esos juegos al final terminaron para otros con laureles y futuro, y dejaron a mis amigos pateando piedras”. Por eso, esta canción vuelve a sonar en las calles chilenas reviviendo las esperanzas de que el pueblo unido jamás será vencido.

Mauricio Cabrera Consultor privado
macabrera99@hotmail.com https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/el-baile-de-los-que-sobran-mauricio-cabrera-534980

 

  • 40.19.-Tatequieto al FMI y sus muchachos CRISTINA DE LA TORRE
  • 40.19.- OCDEEn Colombia, gran parte de los subsidios van a la población más ricaPORTAFOLIO
  • Miedo: totalitarismo en Colombia CECILIA OROZCO

Christine Lagarde del Fondo Monetario Internacional y Mauricio Macri el presidente de Argentina en íntima conseja económica. Luego vendrían  Lenin Moreno del Ecuador y Sebastián Piñera de Chile.

Volvía el Fondo Monetario Iiternacional (FMI) al ajuste draconiano de tres décadas atrás en América Latina; pero no calculó en su rudeza —tampoco los amigos del patio trasero en su indignidad— que se estrellarían contra una sublevación popular. Estalló en Ecuador, estalló en Chile y reverbera en Argentina. Y si, como es de esperar, el lánguido mentís de Duque a sus reformas laboral y pensional es sólo ardid de elecciones, será Colombia la cuarta ficha del dominó en caer.

22 oct 2019.- El FMI condicionó crédito al Ecuador a una drástica reducción del gasto público cuya medida última fue duplicar el precio de la gasolina. Gota que rebozó la copa de austeridad forzosa que se traduce en “flexibilización” laboral, aumento de impuestos al común, reducción de los mismos a los ricos, privatización de salud y pensiones, eliminación de subsidios; todo, dentro del modelo de mercado que pesa como un piano sobre los hombros de las mayorías hambreadas que esta vez gritaron: ¡estamos hartos y no tenemos miedo!

Once días duró la protesta que debutó con los indígenas y se volvió avalancha acrecida con trabajadores, estudiantes, campesinos y transportadores, cuya disciplina y organización no le restaron la vehemencia necesaria para triunfar: el Gobierno retiró la medida. La brutalidad de la fuerza pública había cobrado 10 muertos y 1.340 heridos. Notas inéditas en marchas callejeras: cientos de médicos, estudiantes de medicina y socorristas voluntarios forman cordón humanitario de protección a heridos. Algún soldado llora su arrepentimiento entre abrazos de la gente. Los manifestantes retienen a 40 policías para neutralizarlos; les dan alimento y trato digno.

Una descomunal jornada de protesta tuvo lugar el viernes en Santiago de Chile, por aumento en el pasaje del metro. 41 estaciones resultaron destruidas y dos edificios, símbolos del poder, incendiados. Tras 29 años, reapareció el ejército en las calles. Presencia ominosa que había rubricado la ferocidad de la dictadura y que hoy volvía a las andadas: se vio el video de un soldado que dispara su fusil a quemarropa a la cabeza de un ciudadano. También en Chile se apelmaza una historia de alzas en salud y servicios públicos, privatización de pensiones, impuestos a los pobres, salarios en caída y una desigualdad social intolerable. También en Chile debió el presidente derogar el decreto de marras.

En Colombia, el partido de gobierno ha depurado dos proyectos largamente acariciados y son de la entraña del FMI: golpear los salarios y apuntar a la eventual liquidación de Colpensiones en favor de los fondos privados. Para ello, según informe detallado de Portafolio, suprimirá el subsidio a las pensiones y elevará el aporte del aspirante a pensión. El viejo modelo de Pinochet, que el uribismo querría emular. Sabedor del daño que la noticia podría ocasionarle este domingo en las urnas, se apresuró el presidente a declarar que no, que de ninguna manera, que cómo se les ocurre. Lo mismo proclama por doquier su apoyo a la paz mientras la acosa. El hecho es que la daga contra salarios y pensiones lleva años tras la capa del mentor y no será su discípulo quien los redima. ¿Osarán el lance, en esta Colombia sofocada bajo el mismo modelo que provocó las revueltas de Chile y Ecuador?

Coda. Bogotá merece su mejor alcaldesa posible: Claudia López. Merece su mejor concejala posible: Clara López. Y Medellín merece concejalas entre mujeres extraordinarias agrupadas en el movimiento Estamos Listas para gobernar. Es iniciativa femenina que propende, no obstante, a la igualdad para hombres y mujeres. Lo que está en juego, dicen, es transformar esta ciudad inequitativa y violenta en urbe democrática, justa y plural. ¡Bienvenidas!

https://www.elespectador.com/opinion/cristina-de-la-torre

40.19.-En Colombia, gran parte de los subsidios van a la población más ricaPORTAFOLIO

La Ocde también aseguró que el sistema tributario «apenas reduce la desigualdad» y el acceso a la educación, salud y pensiones es desigual.

El Secretario General de la Ocde, José Ángel Gurría, presentó en la Casa de Nariño los resultados del más reciente estudio del organismo sobre la economía colombiana. FOTO: AFP

Colombia podría ser más eficaz en la reducción del desempleo y la desigualdad, cuyas tasas son de las más altas en América Latina, señaló este jueves la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde).

El organismo presentó en Bogotá un informe sobre la economía del país, que está por culminar su proceso de incorporación a la organización.

En Colombia «las políticas sociales podrían ser más eficaces en la reducción de la desigualdad», pues es «la más alta» entre los 36 países que ya son miembros plenos de la organización. En el índice Gini, que mide la desigualdad, el país registra un coeficiente de 0,476, donde 0 representa ausencia de desigualdad y 1 desigualdad máxima.

Lea(Colombia crecerá 3,4% en el 2019 y 3,5% en el 2020: Ocde)

Según el informe, «las transferencias monetarias a la población más desfavorecida son escasas», gran parte de los subsidios «van a parar a la población más rica», el sistema tributario «apenas reduce la desigualdad» y el acceso a la educación, salud y pensiones es desigual.

Los más afectados son las minorías étnicas, las mujeres y los desplazados por la violencia. «Se podría lograr una mayor equidad reasignando una mayor parte del gasto (…) hacia las poblaciones vulnerables», recomendó la Ocde y destacó la implementación del acuerdo de paz con la exguerrilla Farc como «una importante oportunidad para fomentar el crecimiento inclusivo y reducir las disparidades regionales».

La organización también llamó la atención sobre el desempleo en Colombia (10,01%) y la informalidad laboral, que afecta a cerca del 60% de los trabajadores. En ese sentido, recomendó reducir los costos laborales no salariales y el valor del registro de empresas, mejorar la capacitación de la fuerza laboral y revisar «el elevado salario mínimo», equivalente a unos 244 dólares, que según la organización ha empujado a muchos a la informalidad.

José Ángel Gurría, secretario general de la Ocde, le entregó las recomendaciones al presidente Iván Duque. «El estudio llega en un momento crítico para la economía mundial (…) pero proyectamos una sólida expansión del crecimiento de la economía colombiana del 2,6 el año pasado al 3,4 en 2019 y 3,5 en 2020», señaló Gurría durante la presentación del informe.

El ingreso pleno de Colombia a la Ocde le permitirá compartir experiencias y buenas prácticas sobre problemas económicos, políticos, sociales y ambientales. En Latinoamérica Chile y México ya son socios de la organización con sede en París.

https://www.portafolio.co/economia/finanzas/criticas-de-la-ocde-a-colombia-534920

40.19.-Miedo: totalitarismo en Colombia CECILIA OROZCO

Admítanlo o no empresarios, banqueros, congresistas, empleados públicos, medios de comunicación y sus periodistas, los que viven de sus pequeños y medianos negocios, e incluso el cuerpo diplomático y los organismos internacionales aquí representados, el uribismo inspira miedo.

Miedo al inmenso poder que detenta esa corporación con su dominio del Estado, bien cuando otorga favores y bendiciones, bien cuando mina, persigue y destruye lo que no se ajusta a sus mandatos inapelables. El uribismo intimida, amenaza, advierte y gana terreno. La temporada de elecciones locales y regionales que culminará el próximo domingo, cuando los votantes escojan a sus alcaldes, gobernadores, concejos y asambleas, ha sido la demostración de hasta dónde la corporación que aglutina a la ultraderecha —Centro Democrático es nombre de ficción— es capaz de actuar por encima y por debajo de las reglas.

23 oct 2019.-  En Bogotá, traicionaron a su candidata, Ángela Garzón, y la desecharon en cuanto creyeron encontrar a su agente ganador, Miguel Uribe. Para dar ese salto, la corporación se alió con un partido de origen anticlerical (Liberal) y, simultáneamente, con dos colectividades político-religiosas (Mira y Colombia Justa Libres). Consta a los ciudadanos la rumba ofensiva del dinero en esa campaña en tiempos de supuesta crisis económica, por la profusión de publicidad multimillonaria a favor de Uribe Turbay.

En Medellín, el líder de la corporación en persona activó la propaganda sucia contra el aspirante Daniel Quintero cuando este subió en las encuestas y se convirtió en rival real de su ungido Alfredo Ramos, hijo del señor con investigaciones suspendidas por sus presuntos nexos con el paramilitarismo antioqueño. A Quintero le ha tocado debatir sus propuestas en medio de panfletos, amenazas a su vida, pasacalles con datos falsos en toda Medellín y hasta con marchas de sujetos con pañuelos negros cubriendo sus caras y pancartas infamantes en su contra. El senador expresidente publicó, semanas antes, trinos en que afirmaba que Quintero era “el agente de Petro en Medellín”. “Evitemos eso…”, dijo, y vaya si le están haciendo caso sus seguidores.

Y en Cali, las prácticas para ganar o ganar han pasado al escándalo. El candidato de la corporación cuenta con la voluntad rendida del establecimiento de rancio abolengo, contraria a su costumbre de impulsar solo a los de su clase. Ahora, los grandes apellidos están en contra de Eder aunque finjan lo contrario, y ayudan, con métodos impuros, a un antiguo vendedor callejero de chance. No le reconocen el mérito monetario de pasar del estrato más bajo al de millonario codiciado. No se trata de un repentino acto de democracia. Recibieron orden de la corporación. Y listo. Entonces, fuerzan a votar por Roberto Ortiz, apodado “el Chontico”. Un video que circula hace unas horas en Cali (ver) es resumen de las prácticas repugnantes de la corporación: la “dueña” de un colegio privado, pero con derecho a subvenciones de la Alcaldía, cerca de Aguablanca, constriñe a los padres de 900 estudiantes a votar por Ortiz a la Alcaldía, y por dos candidatos del senador de Cambio Radical Carlos Fernando Motoa, so pena de perder la gratuidad de la educación en ese sitio. La señora no es X. Es la directora de la asociación de instituciones de cobertura educativa de esa capital. Es decir, de todos los colegios que reciben ayuda económica oficial. Contra esta manipulación grosera que comparten los “cacaos” y los políticos de la corporación pese a que fungen, hoy, como servidores del gobierno Duque, levantó su voz el valeroso arzobispo Darío de Jesús Monsalve. Como era de esperarse, le cayó un aguacero de insultos por la “intervención en política” de un prelado católico.

La doble moral de la corporación quedó expuesta en toda su magnitud: no hay fortuna más preciada para ella que la adhesión política de las miles de iglesias cristianas que pululan en Colombia: Miguel Uribe fue “ungido” por un pastor (ver) después de recibir el apoyo de 1.000 iglesias bogotanas, según reporte mediático (ver); pastores de gran labia y poca moral hicieron campaña para infundir miedo (otra vez, miedo) con el fin de que sus fieles votaran por el No en el plebiscito de la paz (ver); las mismas iglesias anunciaron su voto por Iván Duque y le dieron su bendición a cambio de jurar que respetaría la letra de la Biblia antes que la de la Constitución.

Pero monseñor Monsalve, ciudadano colombiano, no puede opinar y debe retirarse del sacerdocio, según la corporación. El miedo y la doble moral constituyen nuestro presente. Y nuestro futuro, si no aparecen millones de ciudadanos libres para exigir nuestros derechos. Así estamos, así vamos.

https://www.elespectador.com/opinion/cecilia-orozco-tascon

  • 39.19.-Desempleo y subempleo: soluciones aparentes y reales – CÉSAR FERRARI
  • Salarios: de la precariedad a la miseria – CRISTINA DE LA TORRE
  • Defensa del debate libre… y rumoresCECILIA OROZCO

Los últimos datos del DANE de agosto de 2019 mostraron una tasa de desempleo respecto a la población económica activa (PEA) de 10.8 %, Un año antes, la tasa fue 9.2%, es decir un aumento de 1.6 puntos porcentuales. Por su parte, la tasa de subempleo en el mismo periodo fue 27%, un año antes fue 26.7%. El subempleo se define por insuficiencia de horas, por competencias inadecuadas o por ingresos inadecuados. En agosto de 2019, 88.2% de los subempleados tenían ingresos inadecuados.

16 oct 2019.- Si se considera la información referida al trimestre móvil junio – agosto, en 2019 la tasa de desempleo fue 10.3%, mientras que en el 2018 fue 9.3%. Las tasas de subempleo para dichos periodos fueron 26.9% y 26.3%, respectivamente.

De tal modo, entre desempleados y subempleados, en agosto de 2019 totalizaron 37.8% de la PEA; en agosto 2018 totalizaron 35.9%. Si se considera los trimestres móviles junio – agosto 2019 y 2018, entre desempleados y subempleados totalizaron 37.2% y 35,6%, respectivamente. Es decir, sea que se considere el mes de agosto o el trimestre móvil junio – agosto, casi 40% de la población económicamente activada colombiana no recibió ningún ingreso o recibió uno precario.

La razón es obvia: la economía no produce suficiente ocupación. Pero como en una economía de mercado las personas no pueden vivir sin ingresos, acaban creando su propio puesto de trabajo y, como la gran mayoría no tiene capital y su nivel de conocimiento es reducido, la ocupación que crean es de baja productividad. Por lo tanto, sus ingresos son reducidos y como ser formal les resulta costoso y no están dispuesto a reducir sus ingresos más aún, acaban, irremediablemente, siendo subempleados e informales.

Aquí hay dos cuestiones que deberían explicarse. La primera es por qué la economía no produce suficientes ocupaciones para los ciudadanos colombianos. La segunda es por qué esa situación viene agravándose.

Para algunos el agravamiento laboral tiene que ver con el aumento del salario mínimo en enero pasado, del orden de 6%, por encima de la tasa de inflación más el aumento de la productividad.

Tal afirmación desconoce que Explotación de minas y canteras (-15.5%), Suministro de electricidad, gas y agua (-9.1%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-5.3%) e Industria manufacturera (-5.2%) fueron los sectores que desemplearon más trabajadores. En los únicos sectores en los que se produjo un aumento de la ocupación fueron Construcción (12.5%), Intermediación financiera (1.6%) y Servicios comunales, sociales y personales (0.3%).

Es evidente que la explotación de minas y canteras está declinando por el comportamiento negativo de sus precios internacionales. A su vez, las manufacturas están perdiendo competitividad vis a vis su competidor principal en cualquier mercado. La razón es clara: según datos del International Financial Statistics (IFS), entre julio de 2017 y julio de 2019 la devaluación del peso colombiano respecto al dólar fue 5.6% mientras que la del yuan chino fue 1.6%, pero si se consideran las inflaciones domésticas y devaluaciones de los socios comerciales respectivos, la devaluación real efectiva del peso fue 0% mientras que la del yuan fue 1%.

Es evidente que si minas y canteras y las manufacturas se desaceleran y contratan menos gente, demandarán y contratarán también menos servicios inmobiliarios y menos electricidad, lo que explicaría las disminuciones de sus ocupaciones respectivas.

Los mismos analistas identifican la causa de que la economía no produzca suficiente ocupación y, por lo tanto, genere este elevado nivel de desempleo y subempleo en unos costos laborales muy elevados ocasionados por la existencia de inflexibilidades laborales, un salario mínimo muy alto o porque las contribuciones sociales a cargo de las empresas son también muy onerosas.

Por eso proponen flexibilizar el empleo, es decir reducir los costos de desemplear a las personas, reducir las contribuciones sociales, y reducir el salario mínimo estableciendo salarios diferenciados por regiones o, como han sugerido últimamente, fijando un salario mínimo para jóvenes recién egresados como profesionales, por dos años desde su incorporación como trabajadores, equivalente al 75% del salario mínimo de los mayores. Mejor dicho, si se trata de reducir el salario de los trabajadores, la imaginación resulta creativa, aunque lo que seguramente ocurriría con esta medida es un desplazamiento permanente de personas mayores más costosas por jóvenes recién egresados (y más baratos).

En últimas el argumento de las reducciones salariales va en el sentido de que los menores costos laborales en las empresas las volverían más competitivas. De tal modo, podrían vender más, en consecuencia, producir más y, así, contratar más trabajadores.

Pretender hacer competitivas a las empresas reduciendo el salario no solo es inequitativo en un país con una elevada inequidad de ingreso sino además no es suficiente. Lo que en realidad conspira contra esa competitividad son unos costos financieros muy elevados respecto a los internacionales, por ineficiencias en los mercados de crédito, y la falta de competitividad cambiaria aludida.

En últimas, si la economía sigue basándose en sectores intensivos en capital, como minas y canteras, continuará la insuficiencia de ocupación. Se resolverá cuando cambie la estructura de la economía y la matriz energética, lo que implica volver competitivos a los otros sectores intensivos en mano de obra.

https://www.elespectador.com/opinion/cesar-ferrari

39.19.-Salarios: de la precariedad a la miseria  – CRISTINA DE LA TORRE

A dos manos, como corresponde a todo gobierno corporativista, gremios y Ministerio del Trabajo se proponen conjurar la tragedia del desempleo (que en varias ciudades alcanza el 14 %) con la inoperante fórmula de degradar, aun más, los salarios. Pagar trabajo por horas o 75 % del mínimo a debutantes hasta los 25 años de edad producirá dos efectos catastróficos: arrastrará hacia el piso los salarios en toda la cadena laboral y acabará por eliminar lo que queda de derechos sindicales.

Para no mencionar desgracias mayores, siempre al acecho, que podrían volver a ambientarse. Como el asesinato de 35 miembros del mayor sindicato de empleados públicos de Antioquia (Sintraofan) entre 1994 y 2007 a manos de paramilitares secundados por el Estado, mientras cursaban reformas laborales en desarrollo del modelo neoliberal.

15 oct 2019.-  Conforme oficia la ministra Arango de vocera del gran empresariado, éste prepara su banquete de nuevas viandas cocinadas con la magra remesa de la clase trabajadora. Pide “flexibilizar” la contratación y despido de trabajadores como condición para crear empleo; promover reformas que reduzcan los costos laborales del sector productivo, dirían Luis Carlos Sarmiento y los jefes de la Andi, Fenalco, Asobancaria y la SAC. Pese a las exorbitantes exenciones tributarias de que gozan y a la reducción de sus obligaciones parafiscales concedida en 2012. Y barnizan su apetito con un argumento falaz: que la única manera de ganar en competitividad es precarizando el ingreso laboral.

Como si el país no fuera testigo de las muchas concesiones dispensadas a la elite empresarial que, lejos de traducirse en empleo, colmaron su faltriquera. El primer saludo de bienvenida al futuro de César Gaviria, arrojado espadachín contra el clientelismo y la corrupción, apuntó en 1990 contra los focos del mal: los partidos y los sindicatos. “Dinosaurios en decadencia”, enrostraría a los sindicatos el pleonasmo de algún miembro de su círculo de Palacio. Y se expidió la Ley 50, para “flexibilizar” las obligaciones laborales; y después, en 2002, la Ley 789, que eliminó la remuneración del trabajo nocturno y tercerizó los contratos para burlar la ley. Y en 2012 se recortaron dramáticamente las contribuciones parafiscales de las empresas, con honda afectación de la inversión social del Estado. Pero de aquello, nada: cero empleo. Y a los trabajadores les expropiaron, en 14 años, $22 billones.

La competitividad de la economía no mejora bajando impuestos y salarios. Mejora elevando la productividad. Invirtiendo en nuevos nichos de producción industrial y agropecuaria, fecundos generadores de empleo. Remunerando a derechas el trabajo, de modo que tenga la gente manera de comprar más de lo que ella misma produce. Reanimando, así, el desfalleciente aparato productivo, en cuya languidez domestican muchos empresarios audacias de otros tiempos, para consagrarse a la especulación (en la banca y en el engorde de tierras). Propondría Perogrullo fortalecer el mercado interno, diversificar la producción nacional para remontar los azares que la sola exportación de petróleo-carbón conlleva, y abrir el compás del mercado internacional. Perspectiva opuesta a la de este capitalismo atrabiliario que hunde sin anestesia a los trabajadores desde la precariedad hasta la miseria.

Coda. Me sumo con entusiasmo a los miles de colombianos que se asocian a Noticias Uno para preservar a este modelo de excelencia informativa. La velada intención de censura mediante el retiro de la pauta que lo financiaba fracasó. Con esta experiencia única de solidaridad ciudadana, el periodismo independiente sobrevive. Volverá en otra plataforma después del 30 de noviembre. Enhorabuena. ¡Buen viento, Cecilia, y buena mar!

https://www.elespectador.com/opinion/cristina-de-la-torre

39.19.- Defensa del debate libre… y rumoresCECILIA OROZCO

Derecho a la controversia.

Columnistas con opiniones respetables, puesto que son precedidas de una conducta personal incorruptible, y otros de escasa credibilidad, precisamente por lo contrario, han coincidido en las últimas semanas en una tesis que, aunque aparenta propender por el equilibrio en las polémicas públicas, distorsiona la realidad, el piso duro de los hechos, lo que no tendría mayor importancia pues se trataría solo de eso, de opiniones.

16 oct 2019.-  Sin embargo, esa posición, que llama la atención por su recurrencia justo en el momento en que el principal actor político del país comparece ante la justicia, debilita una de las pocas bondades democráticas que subsisten en el régimen colombiano, cada vez más autoritario y estrecho en libertades: la discusión abierta, franca y, si se quiere, ruda sobre acontecimientos que nos competen a todos y sobre quienes los protagonizan.

La tesis consiste en deslegitimar “el tono” y la “radicalización del debate” y en llamar a la “ponderación” para “subir su nivel” en beneficio de una pretendida convivencia.

La nobleza que sustentaría su argumentación, no obstante, se viene abajo como estantería con sobrecarga con una sencilla revisión de la estratificación por clases o por intereses políticos y económicos que rige a esta sociedad y que impide que el principio de igualdad exista más allá de la letra constitucional. Entonces, es fácil concluir que no es lo mismo que un Álvaro Uribe, por poner el ejemplo clave, “debata” parándose ante decenas de micrófonos para hablar durante hora y media de sus estrategias defensivas y ofensivas en el proceso que enfrenta en la Corte Suprema, a que un ciudadano cualquiera, periodista o no, difunda sus ideas en el rincón de un periódico o divulgue las informaciones con que cuenta contra la voluntad del implicado, del gobierno que él eligió, de su robusta bancada del Congreso y de miles de sus seguidores, algunos dispuestos a ejercer violencia de diversos tipos contra quienes suban “el tono” y “radicalicen” el foro en el sentido opuesto al de su líder.

No es lo mismo que un expresidente, senador, jefe de la cabeza del Ejecutivo y jefe del partido mayoritario en el Legislativo acuse de haber cometido delitos a los magistrados que fallaron su denuncia contra otro senador, a que los tres togados (dos de ellos ya por fuera de la Corte y por tanto sin investidura que los proteja) traten de defenderse y de sostener su postura de jueces en la causa que el propio Uribe Vélez inició. O, ¿alguien le daría igual despliegue a las respuestas de los exmagistrados Barceló y Castro Caballero, o a la decisión jurídica del miembro de la Sala Penal de la Suprema, Luis Hernández?

No es lo mismo que el impulsador famoso de decenas de iniciativas contra las libertades ciudadanas revele la identidad de los periodistas y ejecutivos de los medios que supuestamente le contaron a él lo que ellos conversaban con sus fuentes —en lo que sería una grave violación de la obligación de reserva profesional—, a que los mencionados traten de desmentirlo. El desequilibrio es obvio.

Tampoco es lo mismo, y no puede serlo por elementales razones, que el más poderoso agente político de Colombia imparta, con sus declaraciones, “justicia” señalando cuáles son los condenados “buenos”, víctimas presuntas de la justicia, o cuáles miembros de la sociedad, que están libres, deberían ser condenados, según sean sus amigos, los primeros, y sus enemigos, los segundos, a que los sindicatos de la rama judicial convoquen a una manifestación para protestar por las intromisiones de la política en su independencia.

Corren rumores que, aunados a hechos visibles, les darían soporte sobre movimientos para recortar, aún más, la libertad de expresión, a tan solo un año largo del gobierno Duque. Se estarían ejecutando acciones para apropiarse de espacios informativos y medios para imponer agendas y, también, a unos periodistas complacientes mientras se elimina otros incómodos. No tengo pruebas. Solo señas. La tesis que se comenta al inicio de esta columna sobre “bajar el tono” y “ponderar” lo que se publica iría en esa dirección. ¿Vendrán tiempos de tempestad o de calma?

https://www.google.com/search?sxsrf=ACYBGNTHxvW5atu29LBDox4EGu4f7Zrn5g%3A1571507667211&source=hp&ei=002rXaqfCoGsswXkyZc4&q=cecilia+orozco

  • 38.19.-Uribe: “Fue a mis espaldas”PATRICIA LARA
  • El que se meta con Uribe…CECILIA OROZCO
  • La vocación autoritaria del uribismo – CRISTINA DE LA TORRE

Siempre he pensado que el caso del senador Álvaro Uribe debe ser igual al de Eusebio, el marido de Custodia, mi antigua empleada: él, como tantos maridos, llega borracho en las madrugadas a pegarle a su mujer dizque porque anda con otros hombres, cuando justamente quien llega de acostarse con otras es Eusebio.

Eso, en psicoanálisis, se llama proyección. Y en lenguaje popular se define con el dicho de “el ladrón juzga por su condición”.

11 oct 2019.- Pues ocurrió que, en el 2012, el senador Iván Cepeda le hizo un debate a Uribe en el cual dijo que él y su hermano Santiago habían estado involucrados en paramilitarismo y en la fundación del Bloque Metro de las Autodefensas Unidas de Colombia. Después, Cepeda denunció a Uribe. Y el expresidente denunció a su vez a Cepeda porque supuestamente había sobornado a falsos testigos para que lo incriminaran. Sin embargo, luego de una investigación de cerca de seis años, la Corte absolvió a Cepeda y, en cambio, compulsó copias para investigar a Uribe, ya que encontró que había indicios para pensar que era él quien supuestamente había sobornado testigos. Así, en febrero del 2018, le abrió investigación al expresidente por soborno y fraude procesal.

A paso lento, como se mueve la justicia, la investigación continuó y, el martes, se produjo la indagatoria de Uribe. De ella, como es su deber, porque hay que respetar la reserva del sumario, la Corte no dijo nada, salvo que el expresidente “contará siempre con plenas garantías” y que “ninguna presión, manifestación o protesta pública influirá en las decisiones que están obligados a tomar los magistrados en ejercicio de su función”.

En cambio, Uribe habló, durante casi hora y media, de lo divino y lo humano. Y reconoció que su cuestionado abogado Diego Cadena —quien no solo ha sido apoderado suyo sino también de narcotraficantes como alias Don DiegoDon Mario y Diego Rastrojo— le dio $2 millones o $7 millones (no está claro, porque Uribe habló primero de dos y luego de siete) al testigo Carlos Enrique Vélez, un paramilitar que primero acusó a Cepeda pero que, a comienzos de septiembre, afirmó que lo había contactado Cadena para buscar testigos y planear una campaña de falsas declaraciones contra Cepeda.

No obstante, a pesar de su confesión, el exmandatario aseguró que le había dicho a Cadena: “Hombre, si me hubiera consultado, le hubiera dicho no. Terminantemente no”.

Es decir, Uribe aceptó que su abogado le hizo un pago a un testigo, pero sostuvo que fue a sus espaldas.

Al día siguiente, Cadena dijo que no le había consultado ese pago a Uribe porque no había considerado que fuera necesario hacerlo. Es decir, en principio aceptó la tesis del senador. Sin embargo, se sabe que hay soportes de $9 millones más de pagos al testigo. (¿Esos tampoco los habrá consultado Cadena con su cliente?). Y el testigo, en entrevista con la revista Semana, dijo que él o allegados suyos habían recibido pagos por $40 millones.

De modo que aún queda mucha tela que cortar. Mientras el magistrado del caso, que ya vinculó formalmente a Uribe al proceso, decide si lo llama a juicio o no, yo sigo en mi teoría: el caso de Uribe debe ser igualito al de Eusebio, el marido de Custodia…