• 17.20.-China se mueve para reforzar el control sobre Hong Kong, mientras que los mercados mundiales caen LARRY ELLIOT
  • El Reino Unido impondrá cuarentena a los viajeros que entren al país a partir del 8 de junio – RAFA DE MIGUEL

Los inversores temen que la medida aumente aún más las tensiones entre Beijing y Washington

 China también anunció que no establecería un objetivo de crecimiento para este año. Fotografía: Anthony Wallace / AFP / Getty

Los temores que mueve China para reforzar su control político sobre Hong Kong conducirán a mayores tensiones entre Beijing y Washington que han afectado a los mercados internacionales.

22 may 2020.- Con los inversores ya preocupados por el daño económico causado por la pandemia de Covid-19, la represión de la disidencia en Hong Kong provocó la caída de las acciones en Asia y los Estados Unidos el viernes.

El Hang Seng de Hong Kong cayó un 5,6%, su peor desempeño desde 2015. El compuesto de Shanghai de China cayó un 1,9%, Kospi de Corea del Sur bajó un 1,4% y el índice Nikkei de Japón cayó un 0,8%. Al mediodía en Nueva York, el promedio industrial Dow Jones bajó un 0.5% y el S&P 500 bajó un 0.2%.

Los mercados europeos cayeron bruscamente en las primeras operaciones antes de recuperar terreno. El FTSE 100 cerró con una caída del 0.4%, nuevamente por debajo de la marca de 6,000 en 5,993.

Los precios del petróleo también cayeron, cayendo un 5% en un punto, después de que Beijing propuso una ley de seguridad nacional que le permitiría evitar a los legisladores en Hong Kong y prohibir la «traición, secesión, sedición y subversión».

La perspectiva de una nueva ola de protestas por la democracia en la antigua colonia británica provocó la caída de marcas de lujo como Dior y en los dos bancos del Reino Unido más expuestos a Hong Kong: HSBC y Standard Chartered. Las acciones de Prudential, la aseguradora centrada en Asia, cayeron un 9%, lo que la convirtió en la mayor fallera del FTSE 100 el viernes.

La línea dura de Beijing amenaza con un nuevo deterioro en las relaciones ya heladas entre China y los Estados Unidos. Donald Trump dijo que Washington, que apuntaba a su rival geopolítico sobre el comercio, reaccionaría «muy fuertemente» ante un intento de obtener más control sobre Hong Kong.

Jim Reid, un estratega de investigación del Deutsche Bank, dijo que la relación entre Estados Unidos y China parecía estar más en declive terminal que hace seis o 12 meses. Los republicanos y los demócratas reaccionarían fuertemente a la acción amenazada de Beijing, dijo.

«Esto probablemente generará una gran cantidad de oposición debido a las protestas en favor de la democracia en el país durante el año pasado. Esta podría ser otra brecha entre China y los Estados Unidos, dada la cantidad de políticos estadounidenses en ambos lados del pasillo que apoyaron los esfuerzos de Hong Kong el año pasado”, dijo Reid.

China también anunció que, por primera vez desde que comenzó a establecer objetivos para la economía en 1990, no estaba estableciendo un objetivo de crecimiento para este año. Mientras lo esperaban los mercados financieros, la decisión ha endurecido la creencia de que la recuperación en la segunda economía más grande del mundo será prolongada.

https://www.theguardian.com/business/2020/may/22/global-markets-fall-as-china-moves-to-tighten-control-over-hong-kong

17.20.-El Reino Unido impondrá cuarentena a los viajeros que entren al país a partir del 8 de junio – RAFA DE MIGUEL

La multa por saltarse el aislamiento de 14 días será de 1.100 euros

La ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, anuncia este viernes la cuarentena para viajeros que entren al país. ANDREW PARSONS/10 DOWNING STREET / DPA / EUROPA PRESS

Los viajeros que entren al Reino Unido a partir del 8 de junio deberán rellenar un formulario en el que indiquen dónde viven, si son residentes en el país, o dónde pretenden alojarse durante su estancia. Nada más llegar, deberán someterse a un aislamiento de 14 días que será controlado aleatoriamente por la Policía de Fronteras. La multa por no cumplimentar el formulario será de 110 euros; la de saltarse la cuarentena, de 1.000 euros y de posibles acciones penales en el caso de infracción reiterada.

22 may 2020.- Downing Street ha anunciado su intención de revisar la medida cada tres semanas. “Tomamos esta decisión en este preciso momento con el propósito de proteger el progreso alcanzado duramente y evitar una segunda ola de contagios que podría resultar devastadora”, ha anunciado la ministra británica del Interior, Priti Patel. El Gobierno responde con este argumento a las críticas recibidas por hacer coincidir la decisión con los primeros pasos de la desescalada, y cuando ha comenzado a descender el número de contagiados y fallecidos por el virus. La cifra hecha pública este viernes era de 36.393 fallecidos en todo el Reino Unido, con un incremento de 351 en las últimas 24 horas.

La ministra ha descartado la idea, anticipada por el equipo de Johnson la semana pasada, de que los viajeros procedentes de Francia se vieran exentos de la obligación de aislamiento. El anuncio fue hecho a la vez por Downing Street y el Elíseo, aunque durante los últimos días los portavoces del Gobierno británico insistían en recalcar una frase concreta del comunicado conjunto, “en este preciso momento”, para dejar claro que no se excluía a ningún país concreto de la futura decisión.

El Gobierno ha hecho pública una primera lista de personas que podrán evitar la nueva cuarentena. Se trata fundamentalmente de los trabajadores de empresas de transporte, los profesionales médicos necesarios para combatir el virus, el personal estacional para la industria agroalimentaria (que estará obligado a permanecer aislado en las plantas de trabajo) y los ciudadanos británicos procedentes de Irlanda del Norte.

Al anticipar la medida en más de dos semanas, el Ejecutivo británico confía en reducir al mínimo el número de personas que pudieran entrar al país sin disponer de una residencia fija. En la actualidad, la entrada de viajeros se ha reducido en más de un 90%. “El Gobierno asignará un lugar de alojamiento a aquellos que entren sin un destino fijo de residencia, y deberán pagarlo de su propio bolsillo. Por supuesto, en la mayoría de los casos, las personas que lleguen sin recursos propios serán devuelto al lugar de origen”, ha dicho Paul Lincoln, director general de la Policía de Fronteras del Reino Unido.

España obliga a una cuarentena de 14 días a quien llegue del extranjero 

Patel se ha comprometido a mantener un diálogo permanente con la industria de aviación y con la del turismo, para ayudarles a encajar el golpe, pero ha vuelto a aconsejar a los británicos que no planeen vacaciones de verano en el exterior. “El mensaje a la población sigue siendo que solo viaje si es necesario. No es momento de hacer planes de vacaciones, se trata de evitar a toda costa una segunda ola de contagios”, ha dicho. La ministra ha descartado por el momento la idea sugerida desde algunos miembros del propio Gobierno en las últimas horas de establecer algún tipo de “puente aéreo» con países que tuvieran ya controlada la pandemia, como Portugal, Grecia o Nueva Zelanda. “Estamos abiertos a cualquier idea, y no descarto poder discutirlas en el futuro, sobre todo pensando en las líneas aéreas y en el sector turístico. Pero lo que podamos hacer deberá ser de un modo responsable y pragmático, y sobre todo cuando llegue el momento de hacerlo”, ha precisado Patel.

https://elpais.com/sociedad/2020-05-22/el-reino-unido-impondra-cuarentena-a-los-viajeros-que-entren-al-pais-a-partir-del-8-de-junio.html

  • 16.20.-«Francia y los Países Bajos en una cruzada por una globalización más razonada, esto es algo nuevo»PHILIPPE ESCANDE  
  • ¿Cómo va a salir Gran Bretaña de un agujero de coronavirus de £ 300 mil millones? – LARRY ELLIOTT
  • El Impuesto a las Grandes Fortunas: La propuesta de Unidas Podemos que expulsaría a los grandes capitales de España – MARC FORTUÑO

Los dos países de la eurozona, que continúan chocando con el presupuesto europeo, la ayuda a Italia o el destino de Air France-KLM, esta vez hablan con una sola voz sobre el comercio. Internacional El reflejo de un cambio de tono sobre una cuestión crucial, señala Philippe Escande, editorialista económico en «Le Monde». 

El presidente francés, Emmanuel Macron, saluda al primer ministro holandés, Mark Rutte, en el Palacio del Elíseo en París el 14 de febrero. FRANCOIS GUILLOT / AFP

Ganancias y pérdidas. En estos tiempos de desconfianza cuidadosa, todas las tiendas sueñan con abrir sus puertas. Pero tendrán que filtrar el acceso para respetar el distanciamiento social. Para la tienda de Europa, como para la estadounidense, será lo mismo. El comercio se reanudará para reiniciar la economía, pero la exuberancia libertaria ya no está en temporada. Estados Unidos quiere limitar sus compras chinas y los europeos a su turno, invocan lo ecológico y lo social.

11 may 2020.- Durante varios días ha circulado una extraña carta en los ministerios europeos. Su contenido, revelado por el Financial Times, no sorprenderá a los observadores franceses, ya que repite elementos que el presidente Macron ya presentó públicamente. Sugiere condicionar los aranceles aduaneros aplicados a las mercancías que desembarcan en su territorio al cumplimiento de las normas ambientales y sociales. E incluso retoma la idea, sugerida por la Comisión Europea, a partir de diciembre de 2019, de un impuesto al carbono en las fronteras del continente.

Hermanos enemigos

Por lo tanto, lo más sorprendente no es la originalidad de estas propuestas dirigidas a los gobiernos que la procedencia de sus dos signatarios. Junto a la firma de Jean-Baptiste Lemoyne, el secretario de Estado francés para el comercio exterior, está el de Sigrid Kaag, su homólogo holandés. Los hermanos enemigos de la zona euro en una cruzada por una globalización más razonada, esto es algo nuevo. Desde principios de año, el país de Colbert y el que inventó la Bolsa de Valores y las multinacionales cruzan el hierro en el presupuesto europeo, luego en la ayuda a Italia. Sin mencionar las rivalidades en torno al destino de Air France-KLM.

Esta alianza de dos países liderada por líderes liberales pero oportunistas confirma el cambio de tono de Europa sobre la cuestión crucial del comercio internacional, bajo la presión de la opinión. Los últimos acuerdos de libre comercio ya habían recibido fuertes críticas incluso en sus filas políticas. Incluso las grandes empresas europeas ahora afirman que, a cambio de normas medioambientales cada vez más estrictas, no deberían ser penalizadas por la competencia de fuera de la Comunidad que no las respetaría. La idea de la desglobalización se está imponiendo lentamente en las mentes de las personas.

Philippe Escande  

https://www.lemonde.fr/economie/article/2020/05/11/la-france-et-les-pays-bas-en-croisade-pour-une-mondialisation-plus-raisonnee-voila-qui-est-inedit_6039298_3234.html

16.20.-¿Cómo va a salir Gran Bretaña de un agujero de coronavirus de £ 300 mil millones? – LARRY ELLIOTT

A pesar de que el déficit se dirige a un récord en tiempos de paz, el partido Tory de hoy tiene poco apetito para repetir la austeridad.

Los ciclistas pasan una valiosa cartelera en el este de Londres, pero ha habido sugerencias de que el Reino Unido podría estar pagando su deuda de coronavirus durante 50 años Fotografía: REX / Shutterstock

Millones de trabajadores en Gran Bretaña han sido suspendidos, pero la Oficina de Gestión de la Deuda (DMO) del Reino Unido nunca ha estado más ocupada. El organismo gubernamental responsable de la venta de bonos de deuda pública (bonos del gobierno) está trabajando para cubrir la brecha creciente entre lo que gasta el estado y lo que aumenta en impuestos.

14 may 2020.- Hasta ahora, todo bien, en lo que respecta a la DMO. El apetito de los inversores por las primerizas es saludable: los mercados compraron £ 12 mil millones de bonos a 10 años el martes y otros £ 2,25 mil millones de bonos a 20 años el jueves.

Ese tipo de horario ocupado continuará. La pandemia de Covid-19 está obligando a Gran Bretaña a una recesión sin precedentes en los tiempos modernos, y poner fin al bloqueo de la economía está resultando difícil.

Parece inevitable que los préstamos del gobierno alcancen un récord en tiempos de paz este año. La Oficina de Responsabilidad Presupuestaria, que hace suposiciones bastantes optimistas sobre la velocidad a la que se recuperará la actividad, aún cree que Rishi Sunak necesitará pedir prestado casi £ 300 mil millones para equilibrar los libros . Alrededor del 15% del ingreso nacional, eso empeoraría el pico de endeudamiento de la última recesión hace una década.

Si la economía tarda más en recuperarse, la cifra podría ser aún más alta, superando los £ 500 mil millones en las estimaciones de tesorería en el peor de los casos. Lord Robert Skidelsky, biógrafo de John Maynard Keynes, dice que existe el riesgo de una depresión inflacionaria, con la capacidad de oferta de la economía muy afectada por la crisis pero el poder adquisitivo protegido por subsidios salariales.

Inevitablemente, ya existe un debate sobre lo que hay que hacer para que el déficit vuelva a niveles más normales.

Gerard Lyons, miembro principal de Thinktank Policy Exchange y asesor económico de Boris Johnson cuando era alcalde de Londres, dice que sería un error repetir el programa de austeridad introducido por George Osborne cuando el gobierno de coalición tomó el poder en 2010.

«La idea debería ser reducir el déficit con el tiempo a través de una estrategia a favor del crecimiento», dice Lyons. «Un déficit presupuestario en aumento actúa como un amortiguador durante esta crisis y deberíamos estar agradecidos por ello».

Lyons agrega que el gobierno debería evitar recortar gastos o aumentar los impuestos. En cambio, el Banco de Inglaterra debería adaptar sus actividades en el mercado de primerizos para que el gobierno pueda seguir obteniendo préstamos a bajo precio.

El Banco podría hacer esto, dice Lyons, comprando cerdas que maduran años en el futuro. Al hacerlo, se reduce la tasa de interés, o el rendimiento, de los préstamos a largo plazo.

David Davis, el ex secretario del Brexit, está de acuerdo en que el enfoque debería ser pagar la deuda acumulada durante la crisis a lo largo del tiempo. «Me encantaría ver que valió la pena en 50 años», dice, y agrega que no hay apetito en el partido conservador por una repetición del régimen de austeridad de Osborne.

“Creo que el camino a seguir es una parte del nuevo acuerdo [de Franklin] Roosevelt, una parte del financiamiento deficitario de Ronald Reagan y una parte de un nuevo Bretton Woods para que el comercio internacional vuelva a funcionar. La austeridad lanzaría la economía a tantos muros de ladrillo que sería difícil enumerarlos a todos. Es una idea loca.

La opinión de Osborne de que el déficit debía abordarse de frente estaba motivada por el temor de que los inversores se asustaran por el estado de las finanzas públicas de Gran Bretaña y exigieran tasas de interés más altas para mantener la deuda del gobierno.

Hay un estado de ánimo diferente hoy. Primero, no hay signos de que los inversores nerviosos aumenten los rendimientos dorados. A pesar de que todos los países desarrollados están obligados a pedir prestado más dinero, los rendimientos de los bonos nunca han sido más bajos. El Fondo Monetario Internacional ha dicho a los países que gasten tanto como puedan.

En segundo lugar, se teme que se repita la experiencia de 2010, cuando demasiada austeridad demasiado pronto acabó con la recuperación en su infancia. Mervyn King, quien como gobernador del Banco de Inglaterra alentó a Osborne a tomar una línea dura sobre el déficit, dijo esta semana que Sunak debería continuar con el plan de suspensión hasta que la recuperación esté bien establecida.

Finalmente, el gobierno sabe que la austeridad sería políticamente problemática y está buscando otras soluciones. Es poco probable que Sunak ordene al Banco que simplemente imprima el dinero para financiar sus gastos, sino que esperará un mayor crecimiento, un poco de inflación, una mayor tolerancia a la deuda entre los inversores y el tiempo lo sacará del agujero.

https://www.theguardian.com/business/2020/may/14/how-will-britain-dig-itself-out-of-a-300bn-coronavirus-hole 

16.20.-El Impuesto a las Grandes Fortunas: La propuesta de Unidas Podemos que expulsaría a los grandes capitales de España MARC FORTUÑO

Son tiempos difíciles, un fuerte de shock económico azota la economía española que se ve arrastrada por una crisis sin precedentes durante este siglo, que impactará en una caída de los ingresos públicos y una subida del gasto público, generando un fuerte déficit fiscal.

13 may 2020.- Partiendo de esta base, desde Unidas Podemos, han visto su oportunidad para intentar colar un impuesto aplicado a las grandes fortunas, su particular doctrina del shock.

Hay que tomarse en serio este tipo de medidas, debido a que está iniciativa parte de uno de los miembros del actual gobierno de coalición, el contexto es muy apropiado, y, por lo tanto, existe una fuerte influencia en el diseño de esta política impositiva.

La creación del Impuesto a las Grandes Fortunas

Desde Unidas Podemos, proponen la creación de este impuesto a las grandes fortunas en sustitución del Impuesto de Patrimonio. Una medida que ya quedaba recogida en su programa electoral en el punto 261, con el objetivo final de que recaiga sobre los 1.000 patrimonios más elevados de España.

La propuesta detallada sería la siguiente. La vivienda habitual hasta los 400.000 euros quedaría exenta del pago de este impuesto. Se grabaría el 2% para patrimonios netos a partir de un millón de euros, el 2,5% a partir de 10 millones de euros, el 3% a partir de 50 millones de euros y el 3,5% en los patrimonios de 1.000 millones de euros.

Los objetivos recordatorios de esta medida serían un punto del PIB español, lo que significaría alrededor de 11.000 millones de euros una vez aplicado. Y se considera una propuesta similar a la que actualmente se está proponiendo desde la Unión Europea

La problemática de esta medida: Números irreales y expulsión de grandes patrimonios

La razón que subyace este cambio de impuestos -Impuesto de Patrimonio por Impuesto a las Grandes Fortunas-, sería anular a las comunidades autónomas para que no puedan bonificar este impuesto. En otras palabras, que no pueda existir un contrapeso desde la administración intermedia que no coincida con esta política, como es el caso de la Comunidad de Madrid.

Por lo tanto, estaríamos hablando de una política impositiva absolutamente centralizada. Recordemos que desde el PSOE se ha buscado la manera de tratar de centralizar el Impuesto de Patrimonios y, al no ser posible, un cambio de cromos podría ser la excusa para lograr sus objetivos.

Desde Unidas Podemos se pretende vender esta medida como un hecho extraordinario para combatir los actuales efectos de la crisis, la han apodado como la tasa de reconstrucción. Pensemos que para este año, iríamos a un déficit superior al 10% del PIB y con una recaudación del 1% del PIB conseguiríamos paliar relativamente los grandes desequilibrios que veríamos para este año y los siguientes.

Sin embargo, estos objetivos recaudatorios no serían tales. Hay que tener en cuenta que las cifras estimadas por el socio de coalición serían 10 veces superiores a lo que se recauda actualmente por el Impuesto de Patrimonio que se encuentra en los 1.112 millones de euros.

Es decir, se pretende recaudar sustancialmente más, en un contexto en el que la bolsa española ha caído un 30% en lo que va de año, afectando la valoración patrimonial que se realizará para estos grandes inversores. Tiene muy poco sentido.

Pero los problemas van mucho más allá los objetivos recaudatorios sobrestimados… En una situación en la que España debería, más que nunca, ser atractiva para atraer capital, en un entorno en el que los inversores acuden a valores refugios, se pretende expulsar los capitales con medidas de este calibre. No tiene ningún sentido esta política confiscatoria, especialmente en este momento preciso.

Si verdaderamente Unidos Podemos apuesta por la reconstrucción del país lo lógico sería tratar de atraer los máximos capitales para evitar la destrucción del tejido empresarial español que ya está afectando a la economía y el empleo. Si se llegará a implantar este tipo de medidas, España no ofrece absolutamente nada a los grandes inversores que quieran permanecer el país, solo «palos».

España se quedaría rezagada para atraer capitales

Es curioso este tipo de medidas, cuando España está rodeada por Gibraltar, Andorra y, también Portugal que ha llevado a cabo medidas específicas para atraer capitales.

El caso de Portugal, con el Gobierno del socialista Antonio Costa, ha logrado gran fama internacional para que los grandes patrimonios que se conviertan en residentes. Alrededor de 28.000 personas, incluidos unos 9.000 pensionistas, se han mudado a Portugal bajo el esquema de residentes no habituales (NHR), con una tributación del 0%.

También ha estado emitiendo las llamadas visas doradas que se trata de permisos de residencia para inversión, a cambio de compras de propiedades de 500.000 o más. Debido a esto, se ofrece el derecho de viajar libremente dentro del área Schengen sin fronteras de la UE y es un paso previo para alcanzar la ciudadanía portuguesa.

Si esta medida planteada por Unidas Podemos fuera una realidad, nuestro vecino Portugal sería el principal beneficiario, viendo una llegada masiva de flujos de capitales provenientes de España.

https://www.elblogsalmon.com/indicadores-y-estadisticas/impuesto-a-grandes-fortunas-propuesta-unidas-podemos-que-expulsaria-a-capitales-espana

  • 15.20.-El Banco de Inglaterra ofrece esperanza en medio del sombrío espectáculo económico de Covid-19 – LARRY ELLIOTT
  • El Reino Unido se prepara para un desconfinamiento “modesto y gradual”    RAFA DE MIGUEL
Un proyecto de construcción de viviendas estancado en Riseley, cerca de Reading, en el sur de Inglaterra. Fotografía: Adrian Dennis / AFP a través de Getty Images

Es difícil ser tan alegre cuando te preparas para la mayor contracción anual de la economía desde antes de la crisis de South Sea Bubble de 1720, pero de alguna manera el Banco de Inglaterra ha logrado encontrar algunas pepitas de esperanza en medio de todo oscuridad.

7 may 2020.- Sin duda, las noticias a corto plazo de Threadneedle Street fueron tan sombrías como todos esperaban. Habiendo caído un 3% en los primeros tres meses de 2020, se proyecta que la actividad disminuya en un 25% adicional en el segundo trimestre y en un 14% durante el año calendario.

Sin embargo, el Banco está asumiendo que las restricciones de cierre comienzan a levantarse a partir del comienzo del próximo mes y que la economía comienza a recuperarse, que se expande en un 15% en 2021 y para fines del próximo año está casi de regreso a donde debería si la pandemia nunca hubiera sucedido.

Queda por ver cuán realista es esto. A raíz de la crisis financiera mundial en 2008-09, el Banco constantemente sobreestimó el ritmo al que la economía se recuperaría y la productividad se recuperaría.

 Esta vez piensa que las cosas son diferentes. Uno de los problemas durante la crisis financiera fue que el daño causado al sistema bancario impidió el flujo de crédito a las empresas y redujo la inversión para mejorar la productividad. Hoy en día, los bancos están en mejores condiciones para ayudar a las empresas a superar los problemas de flujo de caja a corto plazo causados por el bloqueo.

De hecho, uno de los mensajes clave del Banco a los prestamistas de la calle fue que podrían perder más al no prestar de lo que lo harían al otorgar libremente, porque habrá más cicatrices a largo plazo en la economía, más empresas quebrarán y más pérdidas para que traguen. En su conferencia de prensa, el gobernador del Banco, Andrew Bailey, dijo que estaba apuntando este punto a los prestamistas en cada oportunidad.

¿Qué es una recesión?

Dicho esto, el Banco todavía está trabajando bajo el supuesto de que existe un patrón en forma de V en la economía, aunque la parte descendente de la V lleva seis meses y la parte ascendente tarda 18 meses. Sospecha que algunos distanciamientos físicos voluntarios continuarán incluso después de que se hayan eliminado las restricciones formales del gobierno.

El Banco se esforzó al señalar que ha producido un escenario ilustrativo en lugar de un pronóstico, y ese es un punto razonable. El pronóstico es difícil en el mejor de los casos: en las circunstancias actuales, donde hay incertidumbre sobre qué tan rápido se levantarán las restricciones, cómo se comportarán los consumidores y si habrá una segunda ola de infección, es casi imposible.

Todo lo que realmente se puede decir es que los riesgos para el escenario del Banco están sesgados a la baja. Threadneedle Street decidió no proporcionar más estímulo en la reunión de esta semana, pero es solo cuestión de tiempo.

En caso de que la pandemia regrese, Bailey dijo que el Banco encontraría nuevas herramientas desde algún lugar. Eso puede sonar un poco como si el Sr. Micawber dijera «algo va a aparecer», pero en términos generales resume el pensamiento actual: esto es malo, pero de una forma u otra lo superaremos.

https://www.theguardian.com/business/2020/may/07/bank-of-england-offers-hope-amid-covid-19s-grim-economic-spectacle

15.20.-El Reino Unido se prepara para un desconfinamiento “modesto y gradual”   RAFA DE MIGUEL

El primer ministro británico, Boris Johnson, presentará el domingo la nueva hoja de ruta

El ministro de Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, antes de la rueda de prensa d este jueves. En vídeo, Raab explica cómo será el inicio del desconfinamiento. PIPPA FOWLES (AFP) | AFP

 El Reino Unido se despertó este jueves con titulares triunfalistas en todos los periódicos tabloides que hablaban de “Happy Monday” (lunes feliz) y del regreso de la libertad para los británicos. Los portavoces del Gobierno han tenido que poner todo su empeño a enfriar las expectativas generadas por un primer ministro, Boris Johnson, que no puede evitar separar el optimismo de la necesaria certeza en sus intervenciones públicas. 

7 may 2020.- “Comenzaremos a aplicar este mismo lunes [por el próximo día 11] algunas de las nuevas medidas”, dijo Johnson en la sesión de control de la Cámara de los Comunes en la que prometió tener un plan de desescalada para el próximo domingo. Su intención es presentarlo a las ocho de la tarde (hora peninsular española) en un discurso televisado a la nación. 

Mientras los medios comenzaban a especular con la idea de mucha más flexibilidad para salir a la calle a hacer ejercicio, o incluso con la posibilidad de que se activaran las terrazas de los pubs, Downing Street recibía serias advertencias de los Gobiernos autónomos de Escocia o de Gales, y de la oposición laborista. “Debemos tener una precaución extrema en esta encrucijada clave, para evitar un rápido rebrote del virus. No es exagerado definir estas decisiones como una cuestión de vida o muerte”, ha dicho la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon. Londres ha filtrado en los últimos días la idea de cambiar el eslogan oficial, cuya eficacia nadie cuestiona, de “Stay Home. Protect the NHS. Save Lives” (Quédate en casa. Protege al Servicio Nacional de Salud. Salva vidas), por otro más ambiguo y relajado como “Stay Safe. Save Lives” (Protégete. Salva Vidas), que sugeriría una vuelta a la normalidad en la que quedara al albur de los ciudadanos la precaución de guardar la distancia social necesaria. “Sería un mensaje catastrófico”, ha señalado Sturgeon.

Ha tenido que ser Dominic Raab, el ministro de Exteriores y sustituto de Johnson durante el tiempo en que el primer ministro padeció la covid-19, quien intentara modular un mensaje confuso y peligroso, emitido días antes del puente del 8 de mayo, cuando se prevé un tiempo soleado en todo el país. “Cualquier cambio que se realice será modesto, pequeño, gradual y supervisado muy cuidadosamente. Y el Gobierno se reservará la opción de revertirlo si lo considera oportuno”, ha advertido Raab. El Ejecutivo británico repite estos días que el país ha superado ya el pico de los contagios y que el Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) mantiene capacidad de reserva para hacer frente a un rebrote. El índice de transmisión del virus, la famosa R, se mantiene por debajo de 1, en un nivel aproximado de 0,5-09. Raab ha admitido que, a pesar de la comparecencia de Johnson prevista para finales de semana, el Gobierno ha decidido prorrogar este jueves en otras tres semanas las medidas de confinamiento actuales. Bajo la ley de emergencia aprobada al principio de la pandemia, Downing Street mantiene poderes excepcionales hasta un plazo de dos años, que no necesita convalidar en el Parlamento cada vez que decide prorrogarlos.

“Quiero apelar directamente a todos los londinenses, ahora que estamos a punto de iniciar el puente el 8 de mayo. Hemos realizado todos un esfuerzo enorme para permanecer en casa y seguir las reglas durante las últimas semanas”, afirmaba este jueves el alcalde laborista de Londres, Sadiq Khan. “Es esencial que nada cambie durante los próximos días. A pesar del buen tiempo, nuestra prioridad debe seguir siendo la protección de nuestros seres queridos y de todos los trabajadores esenciales”.

El Reino Unido ha pasado a ser ya el país europeo con mayor número de muertes por coronavirus. La cifra oficial anunciada por Raab este jueves ascendía a 30.650, según los datos facilitados por el NHS, que contabiliza aquellos casos positivos confirmados en hospitales, residencias y hogares. En paralelo, la Oficina Nacional de Estadística (ONS) publica semanalmente un recuento de aquellas muertes registradas en Inglaterra y Gales en las que el parte médico señale la covid-19 como un factor influyente en el deceso, y el cómputo nacional sube en este caso en varios miles más de fallecidos. El Gobierno de Johnson insiste estos días en pedir a los medios que no comparen los resultados entre países hasta que la pandemia no haya concluido, y señala que los métodos de contabilizar casos pueden llevar a engaño. El argumento muestra el giro de un Ejecutivo que no ha tenido más remedio que ponerse a la defensiva y que comienza a perder el enorme caudal de confianza ciudadana del que hasta ahora gozaba. Ha contribuido también el fiasco de los test. El ministro de Sanidad, Matt Hancock, prometió 100.000 diarios para finales de abril, y anunció a bombo y platillo el día 30 que se había superado la cifra de 120.000. Tardó poco en hacerse público que al menos 40.000 de ellos eran pruebas enviadas a domicilio que aún no habían regresado al laboratorio, y este miércoles, según admitía Raab, el número total realizado apenas superaba los 86.000.

https://elpais.com/sociedad/2020-05-07/el-reino-unido-se-prepara-para-un-desconfinamiento-modesto-y-gradual.html

  • 14.20.-El bloqueo prolongado reducirá la economía del Reino Unido en un quinto en 2020, según un estudioLARRY ELLIOTT
  • El Consejo europeo y la crisis del coronavirus – MICHAEL ROBERTS
  • Muerte súbita de la economía española – MARC FORTUÑO

Cada mes que se implementen controles, se reducirá el 1.5% del crecimiento anual, según la consultora

Un sitio de construcción cerrado en Hook, cerca de Basingstoke. Fotografía: Adrian Dennis / AFP a    través de Getty Images

La economía de Gran Bretaña se reducirá en un quinto durante 2020 si la presencia continua de Covid-19 significa que un bloqueo total debe permanecer en su lugar durante un año, según un estudio.

1 may 2020.- Con el gobierno decidido a decidir la próxima semana si se alivian las restricciones establecidas a fines de marzo, la consultora Capital Economics dijo que cada mes adicional de cuarentena completa eliminaría 1,5 puntos porcentuales del crecimiento anual.

Dijo que incluso con severas medidas de contención que permanecieron vigentes solo hasta fines de junio y con un cierto alivio de las restricciones en las próximas semanas, la economía se reduciría en un 12% este año.

Ruth Gregory, economista senior del Reino Unido en Capital Economics, dijo que habría un impacto mucho mayor si múltiples picos del virus obligaran a los ministros a mantener medidas estrictas hasta abril de 2021. En esas circunstancias, dijo Gregory, la economía se contraería en un 19.6% Este año, una recesión tres veces más severa que la que siguió a la crisis financiera mundial de 2008.

Además, el repunte esperado en la economía se retrasaría con el nivel de producción aún más de un 6% por debajo de donde habría estado en ausencia de la pandemia a fines de 2022.

A su regreso al trabajo esta semana, Boris Johnson dijo que era demasiado pronto para aliviar el bloqueo a pesar de las señales de que el distanciamiento físico había provocado una caída en la cantidad de muertes en el hospital y la cantidad de nuevos casos de Covid-19.

La Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR), el organismo independiente que proporciona pronósticos económicos para el gobierno, ha registrado una caída del 35% en el producto interno bruto en el segundo trimestre bajo el supuesto de que se mantiene un bloqueo total hasta el final de junio.

El OBR supone que la mitad de las restricciones se levantarán entre julio y septiembre, y el resto se eliminará en los últimos tres meses del año. Sobre esa base, la producción volvería a su nivel anterior a la crisis a finales de año, con una caída anual del PIB entre 2019 y 2020 de más del 13%.

Gregory dijo que estaba asumiendo que la producción había caído un 25% desde su pico anterior a la crisis en marzo y abril, y que se estancaría en mayo antes de comenzar a aumentar en junio. En el improbable caso de un final inmediato del bloqueo, la recuperación comenzaría a principios de mayo, pero la economía aún se reduciría un 8,2% durante 2020.

Gregory dijo que todos los escenarios descritos en su informe eran versiones simplificadas de lo que es probable que sea la realidad: «Es poco probable que las restricciones se relajen de una vez y ya hay evidencia de que, incluso mientras la economía está cerrada, alguna actividad está goteando espalda.»

Agregó: “Mientras más tiempo estén vigentes las restricciones, más tiempo le llevará a la economía recuperarse a los niveles previos a la recesión debido a los efectos de cicatrización. De hecho, en las últimas cuatro recesiones, la economía tardó entre tres y cinco años en volver a su nivel anterior a la crisis”.

https://www.theguardian.com/business/2020/may/01/long-lockdown-shrink-uk-economy-fifth-2020-study-coronavirus 

14.20.-El Consejo europeo y la crisis del coronavirus MICHAEL ROBERTS

El jueves 23 de abril por la noche, los líderes de la UE de nuevo fueron incapaces de alcanzar un acuerdo para proporcionar el apoyo fiscal necesario a los estados miembros más afectados para hacer frente a los costes sanitarios de la pandemia de coronavirus y al colapso de sus economías por los cierres.

25 abr 2020.- Los líderes de la UE ya habían acordado un paquete de medidas de emergencia de 540 mil millones de euros. Suena a mucho dinero, pero en realidad son solo un montón de préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad, con condiciones estrictas de gasto y reembolso por parte de los Estados miembros que solicitan los préstamos. Solo se han ofrecido 38 mil millones sin condiciones para el apoyo al sistema sanitario en toda la zona euro. Los llamados “coronabonos”, bonos mutualizados contra la crisis del coronavirus con la deuda compartida por todos los estados de la eurozona, son ya una víctima más.

En la reunión del jueves, los países más afectados, respaldados por Francia, exigieron un impulso fiscal directo masivo. Pero los ‘cuatro frugales’, Alemania, Austria, Países Bajos y Finlandia nuevamente rechazaron las transferencias directas para el ‘fondo de recuperación’ propuesto. Si bien la presidenta de la Comisión de la UE, von der Leyen, habló sobre un fondo de 1 billón de euros, en su mayoría consistirían solo en más préstamos. Guy Verhofstadt, ex primer ministro belga, ha señalado que la acumulación de más préstamos por parte de los países en peligro podría causar una «nueva crisis de deuda soberana”: «Las transferencias son como agua en la lucha contra los incendios, mientras que los préstamos son como gasolina».

Según Lucas Guttenberg, del Centro Jacques Delors, la tentación de la UE era presentar para los titulares de los medios grandes cifras para el fondo, pero debía respaldarse con transferencias importantes de efectivo a los países más afectados, no solo con garantías para proyectos de inversión privada y préstamos que aumentaran sus deudas. «La pregunta es si queremos crear un instrumento que brinde a Italia y España un margen fiscal significativamente mayor. Eso requiere mucho más dinero real sobre la mesa».

Pero el canciller alemán Merkel insistió en que cualquier crédito financiado por los mercados debe ser devuelto. Hay «límites» sobre qué tipo de ayuda puede ofrecerse, dijo a los líderes de la UE, y agregó que las transferencias «no pertenecen a la categoría de lo que puedo aceptar». Por lo tanto, el plan de recuperación parece ofrecer solo más préstamos y más garantías a cambio de una mayor inversión de las empresas del sector privado. Pero «estamos en un momento en que las empresas no van a invertir porque hay mucha incertidumbre», señala Grégory Claeys, investigador de la Fundación Bruegel. Lo que las economías necesitan es gasto público directo, agrega, porque el sector privado aportará poco.

La Comisión europea va a financiar su plan duplicando el presupuesto anual de la UE del 1% al 2% del PIB de la UE junto con algunos préstamos obtenidos en los mercados de capitales. Pero como he señalado ya, será insuficiente para relanzar las economías más débiles de Europa una vez que terminen los cierres. Lo que Europa necesita es un programa directo de inversión pública, con un presupuesto de alrededor del 20% del PIB de la UE. Un programa que fuera más allá de los bancos y lanzase proyectos públicos con empleo directo en sanidad, educación, energía renovable y tecnología en Europa. Pero no parece que vaya a ocurrir.

Mientras la Comisión europea reflexiona sobre qué hacer y presenta su informa el próximo mes, Europa en su conjunto, y las economías más débiles del sur en particular, están entrando en una espiral depresiva que superará en su gravedad a la Gran Recesión de 2008-2009.

¿”Noreuro” y “Sureuro”?

La semana pasada, durante tres días y dos noches de teleconferencia, los ministros de finanzas de la zona euro buscaron una respuesta de emergencia a la pandemia de Covid-19 para presentarla al Consejo europeo del 23 de abril. Los PIGS (Portugal, Italia, Grecia, España) apuntaron alto con la exigencia de que los estados de la Eurozona compartieran la carga de la crisis con un instrumento de deuda emitido conjuntamente, conocido como coronabonos. Los FANG (Finlandia, Austria, Países Bajos, Alemania), conocidos también como los ‘cuatro frugales’ los derrotaron, proponiendo que cada miembro de la unión monetaria cargue solo con sus deudas.

El ministro de finanzas holandés Wopka Hoekstra jugó a ser el policía malo. Rechazó un «bono mutualizado» garantizado por todos los estados, argumentando que la culpa de que Italia tuviera una deuda pública tan alta que no pudiese pagar los costes de la pandemia era solo suya. No confiaba en los países ‘despilfarradores’ como Italia. Repetía una vez más la insensible postura del Eurogrupo con Grecia durante la llamada «crisis de la deuda del euro» de 2012-15.

Los estados del sur, respaldados por Francia, protestaron porque la posición del ministro holandés era contraria a la idea del proyecto europeo, supuestamente diseñado para unir a las enfrentadas naciones europeas en un todo integrado y armonioso. «No dejaremos a nadie atrás», proclamó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en su discurso de apertura del Parlamento europeo a principios de 2020. «Necesitamos redescubrir el poder de la cooperación», dijo al World Economic Foro en Davos hace tres meses, ‘basada en la equidad y el respeto mutuo. Esto es lo que llamo la ‘geopolítica de los intereses mutuos’. Eso es lo que representa Europa”.

Estas bellas palabras se convirtieron en polvo en la reunión de los ministros de finanzas. Al final, los débiles estados del sur capitularon ante los ‘cuatro frugales’, porque no tenían otra alternativa. Mario Centeno, el ministro de finanzas portugués y actual Sr. Euro, negoció un compromiso nocturno. «Al final del día, o debería decir, al final del tercer día», anunció, «lo más importante es que estemos a la altura del desafío».

Pero el ‘compromiso’ alcanzado no es suficiente para ayudar al capitalismo italiano a salir de su crisis. Los ministros de finanzas acordaron un paquete de 500 mil millones de euros para aliviar la crisis. Se establecerá una línea de crédito del MEDE (hasta 240 mil millones de euros), que, aunque solo está sujeta a condiciones menores, se limitará a cubrir los costes de sanidad «directos e indirectos». Pero esta línea de crédito probablemente no será utilizada por Italia, que ya soporta una deuda del sector público altísima (solo superada por Grecia).

Habrá un programa de la UE para otorgar préstamos baratos a los estados miembros sin condiciones para apoyar la reducción de las horas de trabajo, que se llama SURE (Apoyo para mitigar los riesgos de desempleo en una emergencia). Esto permitirá a la UE obtener préstamos en los mercados y transferir los fondos a los estados miembros. Pero es solo una medida a corto plazo. Además, habrá garantías de préstamos del Banco Europeo de Inversiones para las empresas.

El BCE, por su parte, está comprando bonos públicos a gran escala con el PEPP («Programa de compra de la emergencia pandémica»). El programa PEPP está permitiendo que el gobierno italiano pueda continuar financiándose a muy bajo coste durante la crisis del coronavirus.

Pero todas estas son medidas a corto plazo o dejan a Italia sepultada bajo más deuda. Grecia recibió el mismo tratamiento en la crisis del euro y ahora tiene tanta deuda que no podrá pagarla en este siglo, mientras el interés de esa deuda se come los ingresos fiscales disponibles, imprescindibles para proporcionar servicios públicos e inversiones.

El presidente francés, Macron, ha lamentado la decisión de los ministros de Finanzas del Euro. Advirtió que la UE corría peligro de desmoronarse a menos que adoptase la ‘solidaridad financiera’. Su solución ha sido un fondo conjunto de recuperación del virus que «podría emitir deuda común con una garantía común» para financiar a los estados miembros de acuerdo con sus necesidades en lugar del tamaño de sus economías. «No se puede tener un mercado único donde solo se sacrifiquen algunos», agregó. “Ya no es posible. . . un financiamiento que no esté mutualizado para abordar el gasto que necesitamos en la batalla contra el Covid-19 y para la recuperación económica”. Sí, sabe que va «contra todos los dogmas, pero así son las cosas». Se refería a las principales medidas de austeridad neoclásicas.

Macron recordó el «error colosal y fatal» de Francia al exigir reparaciones a Alemania después de la primera guerra mundial, lo que desencadenó una reacción populista alemana y el desastre posterior. «Es el error que no cometimos al final de la Segunda Guerra Mundial», añadió. “El Plan Marshall, la gente todavía habla de eso hoy. . . Lo llamamos ‘dinero helicóptero’ y decimos ‘debemos olvidar el pasado, comenzar de nuevo y mirar hacia el futuro’ ”.

Macron se hacía eco de las conocidas críticas de John Maynard Keynes a la imposición de reparaciones por Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos a Alemania después de la Primera Guerra Mundial. Keynes pidió un “Esquema para la rehabilitación del crédito europeo” con el que Alemania emitiría bonos y las antiguas naciones enemigas garantizarían los bonos alemanes de manera solidaria, en ciertas proporciones. Esta solución keynesiana es, en esencia, lo que se propone ahora con los coronabonos de la UE, que sean financiados y garantizados por todos los Estados miembros.

Pero incluso si se crearan los coronabonos, ¿sería suficiente o incluso la «solución» correcta para la caída masiva que está afectando a Italia y a todos los estados más débiles de la UE? Como comentó el «populista» italiano de derechas Matteo Salvini: «No confío en los préstamos provenientes de la UE. No quiero pedir dinero a los prestamistas en Berlín o Bruselas… Italia ha dado y continúa dando miles de millones de euros cada año a la UE y merece todo el apoyo necesario, pero no a través de mecanismos perversos que hipotecarían el futuro del país”.

Italia tiene una enorme deuda del sector público, no porque el gobierno haya despilfarrado a espuertas. Por el contrario, el gobierno ha aplicado una austeridad permanente, ¡ejecutando superávit anuales de los ingresos fiscales sobre el gasto (excluyendo los intereses de la deuda) durante 24 de los últimos 25 años!

Esa austeridad ha implicado el deterioro de los servicios públicos, la degradación del sistema sanitario que ha dificultado hacer frente a la pandemia y ha agravado el pobrísimo crecimiento de la productividad y la inversión durante más de dos décadas. Como resultado, el esfuerzo del gobierno italiano en la pandemia será mínimo. El impulso fiscal inmediato en Alemania (en forma de gasto público adicional en equipos médicos, trabajo a corto plazo, subsidios para pequeñas y medianas empresas, etc.) representa alrededor del 7% del PIB en 2020, en comparación con solo 0.9 % en Italia.

La economía italiana ha estado en crisis permanente, pero los efectos económicos negativos del choque del coronavirus han sido devastadores. Italia no podrá sola volver a relanzar su economía después del cierre por la pandemia. Según las últimas estimaciones del FMI, ningún país en Europa tendrá mayores necesidades de financiamiento bruto (deuda madura y déficit presupuestario) que Italia.

Los coronabonos podrían ayudar a mantener a flote las finanzas de Italia durante el período de la crisis, pero no sirven para restaurar la economía, el empleo y la inversión. Después de la crisis, la deuda pública de Italia superará el 130% del PIB actual. El FMI espera que el superávit primario anual de las finanzas públicas se transforme en un déficit del 5% del PIB, mientras que la deuda aumente hasta el 155% del PIB. Por eso el interés exigido por aquellos dispuestos a comprar bonos del gobierno italiano ha aumentado, especialmente en relación con Alemania, donde el interés es en la práctica negativo.

Rentabilidad de los bonos del gobierno italiano a 10 años (%)

La realidad es que el capitalismo italiano (como en Grecia) es demasiado débil para cambiar las cosas.

Volveré después a la interminable tragedia de Grecia y sus perspectivas en la crisis del Covid-19. Pero, ¿por qué el capitalismo italiano es tan débil? Y más aún, ¿por qué la participación de Italia en la Eurozona no ha fortalecido la economía italiana? La respuesta está en la naturaleza de la acumulación capitalista. Unificar varios estados nacionales en una sola unidad fiscal y monetaria plantea grandes problemas para el capitalismo. Históricamente, solo se ha logrado mediante la conquista militar o la guerra civil (la unión federal de los EEUU se logró de esa manera, mediante la derrota militar de los estados del sur).

El capitalismo es un sistema económico que combina trabajo y capital, pero de manera desigual. Las fuerzas centrípetas de la acumulación y el comercio combinadas son a menudo más que contrarrestadas por las fuerzas centrífugas del desarrollo y los flujos desiguales de valor. No hay una tendencia al equilibrio en los ciclos del comercio y la producción bajo el capitalismo. Por lo tanto, los ajustes fiscales, salariales o de precios no restablecerán el equilibrio y, de todos modos, puede ser tan grande que sean socialmente imposibles sin romper la unión monetaria.

Cuando se ideó el euro, el objetivo era lograr una mayor convergencia e integración de los estados de la UE mediante la unión monetaria. Pero los líderes de la UE establecieron criterios de convergencia para unirse al euro que eran solo monetarios (tasas de interés e inflación) y fiscales (déficit presupuestarios y deuda). No hubo criterios de convergencia para los niveles de productividad, crecimiento del PIB, inversión o empleo. ¿Por qué? Porque esas eran áreas para la libre circulación de capital (y la mano de obra) y la producción capitalista debía mantenerse libre de interferencia o dirección por parte del estado. Después de todo, el proyecto de la UE es un proyecto capitalista.

Como he explicado en artículos anteriores, la teoría marxista del comercio internacional se basa en la ley del valor. En la zona euro, Alemania tiene una composición orgánica de capital (COC) más alta que Italia, porque es tecnológicamente más avanzada. Por lo tanto, en cualquier comercio entre los dos, el valor se transferirá de Italia a Alemania. Italia podría compensar esto aumentando el volumen de su producción / exportaciones a Alemania hasta tener un superávit comercial con Alemania. Esto es lo que hace China. Pero Italia no es lo suficientemente grande como para poder hacerlo. Por lo tanto, transfiere valor a Alemania y mantiene un déficit en su comercio total con Alemania.

En esta situación, Alemania gana dentro de la zona euro a expensas de Italia. Todos los restantes estados miembros de la eurozona no pueden ampliar su producción para superar a Alemania, por lo que el intercambio desigual se agrava en la Unión Monetaria Europea (UME). Además de esto, Alemania tiene un superávit comercial con otros estados fuera de la UME, que puede utilizar para invertir más capital en el extranjero en los países con déficit de la UME.

Esto explica por qué los países centrales de la UME se han distanciado de la periferia desde la formación de la Eurozona. Con una moneda única, se han patentes los diferenciales de valor entre los estados más débiles (con una COC más baja) y los más fuertes (COC más alta), sin la opción de compensarlo con la devaluación de la moneda nacional o aumentando la producción en general. Por lo tanto, las economías capitalistas más débiles (en el sur de Europa) dentro de la zona euro perdieron terreno frente a las más fuertes (en el norte).

El capital franco-alemán se expandió hacia el sur y el este para aprovechar la mano de obra barata existente, mientras exportaba fuera de la zona euro con una moneda relativamente competitiva. Los estados más débiles de la UME acumularon déficits comerciales con los estados del norte y fueron inundados por capital del norte que impulso auges inmobiliarios y financieros desproporcionados con el crecimiento de los sectores productivos del sur. Por lo tanto, la rentabilidad alemana ha aumentado con el euro, mientras que en Francia y la periferia ha disminuido.

Un artículo reciente confirma esta explicación de por qué hay divergencia, no convergencia, dentro de la zona euro.

«El crecimiento impulsado por las exportaciones en los países centrales y el crecimiento impulsado por la deuda en la periferia de la Eurozona se remontan a las diferencias en las capacidades tecnológicas y el resultado de las empresas … la divergencia macroeconómica entre los países centrales y periféricos se debe a la coexistencia de dos diferentes trayectorias de crecimiento (modelos orientados a la exportación versus modelos impulsados ​​por la demanda), que se pueden rastrear hasta una ‘polarización estructural’ en términos de capacidades tecnológicas ”.

Los autores concluyen que “considerando el papel central de la capacidad tecnológica para la evaluación de los desarrollos económicos (futuros), nuestros resultados sugieren que no se puede esperar que se materialice un proceso de convergencia natural en la zona euro. También es evidente que el enfoque único de consolidación fiscal en los países de la periferia en crisis desde 2010 estaba destinado a fracasar espectacularmente… La austeridad fiscal es un obstáculo para la recuperación de sectores productivos fuertes en la Eurozona. Dado que la polarización estructural alimenta la divergencia macroeconómica, es de esperar que la Eurozona se desintegre eventualmente, si el ‘bloqueo’ de la especialización industrial entre los países centrales y de la periferia no se rompe con intervenciones políticas específicas”.

La economía italiana tiene un sector bancario en crisis, que es demasiado grande, tiene muchos préstamos incobrables y ha costado a los contribuyentes muchos miles de millones en los últimos años como resultado de repetidos rescates estatales. Hay también un débil crecimiento de la productividad y un empeoramiento de la polarización entre el norte y el sur de Italia. La Eurozona, lejos de brindar nuevas oportunidades para que el capital italiano se expanda, ha mantenido a la economía italiana en una crisis latente casi permanente. Mientras que la economía alemana creció un promedio del 2,0% en términos reales y la zona euro un 1,4% anual durante 2010-2019, el crecimiento del PIB real en Italia fue solo del 0,2% en el mismo período.

Mientras que el PIB per cápita (en paridades de poder adquisitivo) en Italia en 1999 todavía estaba alrededor de € 1000 por encima del promedio de la zona del euro, 20 años después, justo antes de que comenzara la crisis del coronavirus, había caído casi € 4000 por debajo del promedio de la zona del euro. Alemania, por otro lado, donde los ingresos per cápita ya eran ligeramente más altos que en Italia cuando se unió al euro, continuó distanciándose durante el mismo período, lo que resultó en una brecha per cápita creciente del PIB. Italia ya había perdido dos décadas en su desarrollo económico antes de la crisis del coronavirus.

De hecho, los coronabonos mutualizados, tan defendidos por los keynesianos y post-keynesianos, son una respuesta patética a esta crisis. Lo que se necesita es un aumento masivo del presupuesto de la UE, pasando de la cifra ridículamente baja del 1% del PIB de la UE al 20%, junto con reformas fiscales armonizadas para poner fin a la ‘carrera hacia el fondo’ en la tributación de las empresas, que lidera Irlanda. Dicho presupuesto podría comenzar a planificar inversiones, empleo y servicios públicos a gran escala para beneficiar a todos en la UE. Sería necesario financiar un plan Marshall para Europa, como dice Macron, pero haciéndose con el control de los inútiles grandes bancos de la UE, así como convirtiendo en propiedad pública los principales sectores de la industria productiva. Entonces se podrían establecer las bases para unos verdaderos Estados Unidos de Europa, en los que la periferia pueda crecer con la ayuda del centro.

Sin eso, la pandemia de coronavirus tiene el potencial de causar una ruptura irrevocable de la unión monetaria existente. Los países centrales de la zona euro no están dispuestos a lograr una unión fiscal plena y la redistribución de recursos para aumentar la productividad y el empleo en la periferia. De todos modos, un desarrollo pleno y armonioso que conduzca a la convergencia no es posible bajo el modo de producción capitalista. Por el contrario, la experiencia de la UME ha alimentado la divergencia.

Es posible que los pueblos del sur de Europa tengan que soportar aún más años de austeridad para pagar la deuda con el norte. Aun así, el futuro del euro probablemente será decidido, no por los populistas en los estados más débiles, sino por la opinión mayoritaria de los estrategas del capital en las economías más fuertes. Los gobiernos del norte de Europa eventualmente pueden decidir deshacerse de Italia, España, Grecia, etc. y formar un fuerte ‘NorEuro’ alrededor de Alemania, Austria, Benelux y Polonia. No es de extrañar que Macron esté seriamente preocupado.

La tragedia griega: tercer acto

Mucho se ha hablado sobre el impacto de la crisis en economías relativamente grandes como Italia y España. Pero se habla menos sobre el país que fue aplastado por la Gran Recesión, la crisis de la deuda del euro y los planes de la Troika (la UE, el BCE y el FMI): Grecia.

Seguí el drama griego en una docena de artículos desde 2012 (ver archivo histórico). Ahora la tragedia de Grecia se ha convertido en un drama en tres actos. El primero fue el colapso financiero global y la recesión consecuente que reveló las debilidades del llamado boom de los primeros años de la incorporación de Grecia a la Eurozona. El segundo fue el terrible período de austeridad impuesto por la Troika ante la que el gobierno de izquierda de Syriza capituló, a pesar del resultado del referéndum en el que el pueblo griego rechazó las medidas draconianas de la Troika.

Desde entonces, la economía capitalista griega ha luchado por recuperarse. En 2017 terminó la depresión profunda y hubo un crecimiento limitado. Pero el PIB real todavía es un 25% inferior al de 2010. Y el crecimiento real del PIB comenzó a desacelerarse de nuevo (como en muchos países) justo antes de la pandemia. La inversión productiva ha sido plana los últimos siete años, mientras que el empleo se ha reducido un tercio porque muchos griegos educados (medio millón) han emigrado para encontrar trabajo fuera. Gran parte del sector capitalista se encuentra en estado zombie: más de un tercio de los préstamos otorgados por bancos griegos están siendo devueltos y los bancos griegos tienen el nivel más alto de préstamos morosos en Europa

Sobre todo, el capital griego ha experimentado una rentabilidad baja y en declive. Según Penn World Tables, la tasa interna de rendimiento cayó un 23% entre 1997 y 2012. Desde entonces hasta 2017, se recuperó solo un 14%. Pero en 2017, la rentabilidad seguía siendo un 12% inferior a la de 1997. Desde 2017, según los datos de AMECO, la rentabilidad mejoró, pero aún es un 10% inferior al nivel anterior a la crisis de 2007.

Pero la tragedia de Grecia está ya en su tercer acto con la pandemia. La economía mundial ha entrado en una crisis de producción, inversión comercial y empleo que superará a la Gran Recesión de 2008-9, la crisis más profunda desde la década de 1930. Y Grecia está justo en la línea de fuego. Alrededor del 25% de su economía depende del turismo y está siendo diezmado.

Y la situación financiera del gobierno no le permite gastar para salvar a la industria, el empleo y los ingresos. Durante años, bajo la imposición de la Troika primero, y luego de la UE, los gobiernos griegos se vieron obligados a alcanzar grandes excedentes primarios en sus presupuestos. En otras palabras, el gobierno debe gravar fiscalmente a la gente mucho más que lo que gasta en servicios públicos.

La diferencia se ha utilizado para pagar la creciente carga de intereses de nivel astronómico de la deuda pública. Cada año, el 3,6% del PIB es para pagar los intereses de la deuda pública que ha continuado aumentando hasta el 180% del PIB.

La crisis reducirá ahora el PIB real en un 10% según el FMI y el nivel de deuda crecerá al 200% del PIB. Este año, las necesidades financieras brutas del gobierno griego alcanzarán el 25% del PIB (es decir, el déficit presupuestario y el vencimiento de los pagos de la deuda). A menos que haya apoyo fiscal del resto de la UE, el pueblo griego se verá inmerso en otra larga ronda de austeridad una vez que termine el cierre por la pandemia.

Y hay pocas señales de que Grecia obtenga más ayuda de la que recibió en el segundo acto de esta tragedia, excepto para acumular aún más deuda.

La incapacidad de los líderes de la UE para proporcionar apoyo fiscal produjo una reacción frustrada del ex ministro de finanzas de Syriza y economista ‘rockstar’ Yanis Varoufakis. Elegido recientemente diputado, Varoufakis tomó nota de la reacción de los líderes de la UE ante la difícil situación de Italia y Grecia. Piensa que “la desintegración de la eurozona ha comenzado. La austeridad será peor que en 2011″. Como argumentó en 2015 durante la crisis de la deuda griega, los estados del norte deberían tener «sentido común», porque les interesa ayudar a países como Italia y Grecia para salvar el euro. Pero si no lo hacen, Varoufakis cree que «el euro será un proyecto fallido» y todo su trabajo para salvar a Grecia y mantenerla en el euro no habrá servido para nada.

En 2015, Varoufakis, que se autodenomina un «marxista errático», intentó, siendo ministro de finanzas de Syriza, persuadir a los líderes del euro de la necesidad de unidad. Había defendido que la larga depresión de los últimos diez años «no era el mejor ambiente para políticas socialistas radicales». En cambio, «el deber histórico de la izquierda es, en esta coyuntura particular, estabilizar el capitalismo; salvar al capitalismo europeo de sí mismo y de los perturbados gestores de la inevitable crisis de la Eurozona». Apuntó que «no estamos preparados para superar el colapso del capitalismo europeo con un sistema socialista que funcione». Su solución en ese momento era «trabajar por una coalición amplia, incluso con las derechas, cuyo propósito debería ser superar la crisis de la Eurozona y estabilizar la Unión Europea… Irónicamente, aquellos de nosotros que despreciamos la Eurozona tenemos la obligación moral de salvarla!”

En 2015, el papel de Tsipras y de Syriza fue aún peor. Estoy criticando a Varoufakis porque, desde la lealtad al marxismo, se opuso a la capitulación de Syriza en el segundo acto. Pero en sus memorias, Comportarse como adultos: mi batalla contra el establishment europeo, que cubren el período de sus negociaciones con las derechas de la UE, Varoufakis revela que hizo todo lo posible para llegar a un acuerdo con la Troika que no hundiera a Grecia en la penuria permanente. Pero fracasó.

En un nuevo libro, Capitulación entre adultos, Eric Toussaint, expone mordazmente el enfoque equivocado del «marxista errático». Toussaint, que era entonces consultor sobre deuda del parlamento griego, argumenta que había una política alternativa que Syriza y Varoufakis podrían haber adoptado.

En una entrevista reciente, Varoufakis formuló la pregunta «¿qué habría hecho de manera diferente con la información que tenía en ese momento? Creo que debería haber sido mucho menos conciliador con la troika. Debería haber sido mucho más duro. No debería haber buscado un acuerdo provisional. Debería haberles dado un ultimátum: o reestructuración de la deuda, o salimos del euro hoy».

Demasiado tarde para ese cambio de opinión. Porque el tercer acto de la tragedia ha comenzado.

https://www.sinpermiso.info/textos/el-consejo-europeo-y-la-crisis-del-coronavirus

14.20.-Muerte súbita de la economía española   MARC FORTUÑO

La crisis es un hecho. En una situación de normalidad, el PIB español en el primer trimestre del año hubiera crecido unas cuatro décimas frente al último trimestre de 2019. Pero la propagación del COVID-19 por el territorio español, nos llevó al Estado alarma y al confinamiento de la población, ocasionando un fatídico terremoto en la economía española. 

30 abr 2020.- Por ello, según en el avance del INE, en el primer trimestre de 2020, la caída económica ha sido del 5,2%, un hecho histórico que no vimos ni en 2009.

Hay que tener en cuenta que el Estado alarma se declaró el 14 de marzo, por lo que estamos diciendo que todo ese varapalo se lo ha llevado por el arrastre de la segunda quincena de marzo que se imputa el conjunto trimestral.

Si la segunda quincena ha supuesto una pérdida en el global del trimestre de más de 5 puntos en el PIB frente al trimestre anterior, ¿cuánto hemos caído en el mes de abril?

Si comparamos el primer trimestre de 2019 y este trimestre que hemos dejado atrás la caída del PIB ha sido del 4,1%, lo que nos da una visión más en conjunto de la evolución en estos últimos 12 meses. A las malas noticias económicas deberemos sumar: el mes de abril de parón económico y que en la etapa de desconfinamiento el sector del turismo, que representa el 14% del PIB, será el último que pueda incorporarse en plenas facultades.

Estamos ante una en realidad jamás vista con una pérdida de renta para familias y empresas que se han visto obligadas a quedarse en casa sin poder generar ingresos. Esto tiene un impacto severo en el gasto consumo final de los hogares que se ha valorado en una caída del 7,5% el conjunto del trimestre.

La actividad exterior también ha sufrido un duro revés ya que tanto las exportaciones como las importaciones de bienes y servicios han caído un 8,4%.

Si analizamos la evolución del PIB por sectores actividad económica, únicamente dos categorías analizadas han aportado un crecimiento positivo del PIB en este trimestre. Por un lado, actividades financieras y de seguros y, por otro lado, Administración Pública, educación y sanidad.

El resto de las categorías han sufrido un retroceso en la actividad económica durante el trimestre, considerando los más relevantes la caída del 10,9% comercio transportes y hostelería y la caída del 11,2% en actividades artísticas recreativas y otros servicios.

La pésima gestión del Gobierno

En este tiempo, es difícil imaginar una acción de gobierno más deplorable que la que hemos visto con en el Gobierno de Sánchez. Si nos ponemos en antecedentes, el Gobierno de Sánchez incrementó el déficit el año pasado, por primera vez desde 2013.

A la postre, tras la formación de Gobierno y sin Presupuestos, impulsó la indexación de las pensiones al IPC, el incremento salarial a los funcionarios y la subida del SMI que ha provocado un incremento de los costes laborales del 5,8% en el primer trimestre del año en una base interanual. Unas medidas que implicaban un aporte de 9.000 millones de gasto público sin tener contrapartida identificada.

Los precedentes no eran especialmente positivos y, para más inri, ante los primeros casos de COVID-19, no solo no se llevaron a cabo test masivos a la población para la detección de los casos en conjunción con otras medidas de prevención, sino que se promocionó inicialmente acudir a actos multitudinarios.

Con este cóctel tan peligroso, vimos una propagación en el número de contagiados, la saturación de sistema sanitario español, con cifras acumuladas que superan los 200.000 casos y los 20.000 fallecidos. Una ratio de mortalidad del 10% y España se sitúa entre los países que más muertes por COVID-19 está teniendo frente a su población, con 507 muertes por millón de habitantes (el mundo: 28 muertes por millón de habitantes).

Incluso, para maquillar su gestión desde el propio Gobierno, se ha mentido a la OCDE con el número de test realizados a la población, ya que si la ODCE comparaba los test PCR, el Gobierno español incluyó en el total los test anticuerpos.

Lo más relevante de las medidas del Gobierno es que en esta etapa de parálisis, las familias y empresas deben soportar la misma carga tributaria aun diferendo el pago de los impuestos. No parece demasiado justo impedir la obtención de renta, pero la losa tributaria se mantenga presente.

A raíz de los datos reflejados que hemos visto, y probablemente los datos que se vean durante el mes de abril, se puede entender que el gobierno tenga ciertas prisas para impulsar la etapa del desconfinamiento porque la economía está destruida.

Una desescalada que no es fácil de ejecutar ya que por ejemplo se está planteando que para el 11 de mayo, bares y terrazas abran al 30% de su aforo. Es decir, que absorban todos los costes laborales previos, toda la carga tributaria previa, añadan los costes vinculados a la higiene, y que el máximo de ingresos posibles que puedan obtener estén vinculados a un 30% de la capacidad del local… Ante esta realidad, muchos concluirán que la mejor alternativa es permanecer cerrado frente a las mayores pérdidas de abrir.

La deuda para el consumo puede llevarnos a un problema mayor

En este tiempo, si las necesidades de consumo básico siguen existiendo y se está impidiendo a la gente generar renta, esas necesidades de consumo se están financiando o a cargo de ahorros ya obtenidos o a cargo de deuda. De ahí que la situación es verdaderamente complicada si se dilata en el tiempo, el margen de maniobra cada vez se estrecha más.

Según las previsiones del FMI, nos dirigimos a una caída del 8% del PIB y tasas de desempleo superiores al 20% cuando acabemos este año. Muchas familias perderán parte o totalidad de la renta por su actividad laboral y es ahí donde el Estado deberá ofrecer prestaciones para que nadie se quede tirado.

El problema de esas prestaciones es que vienen financiadas por la deuda. Y a pesar de que tenemos el BCE con un programa de 1,1 billón de euros encima de la mesa para pedir títulos de deuda en el mercado secundario y así manipular la curva de rendimientos de los bonos para un menor pago de intereses, no hay garantías de que en una situación de tensión de los inversores, y ante la subasta del Tesoro para emitir deuda, continúen presentándose, generando problemas de liquidez que tendría una consecuencia directa para afrontar los vencimientos de deuda y el pago de las prestaciones.

Independientemente del color político, todos los gobiernos lo han hecho mal en materia de reducción de deuda. Y hoy, toda esta deuda acumulada supone, más que nunca, un riesgo en una etapa tan complicada como las que afrontamos.

https://www.elblogsalmon.com/economia/devacle-historica-economia-espanola

  • 13.20.-Crisis económica mundial: para Thomas Piketty, el Covid-19 es el árbol que esconde el bosque – ENTREVISTA OBS.
  • «Reconstruyendo radicalmente Europa”  – ETIENNE BALIBAR

El economista recuerda hasta qué punto «llegamos tarde al tema de los riesgos ambientales y sociales, que no se ven de la misma manera que una epidemia, pero cuya seriedad conocemos a largo plazo».

15 mar 2020.- «No es suficiente decir» tienes que cambiar el sistema económico «, tienes que describir qué otro sistema económico. «  Para el economista Thomas Piketty, la crisis de salud relacionada con la pandemia de Covid-19 nos debe llevar a definir nuevos criterios de decisión para la gestión económica mundial.

Vea la intervención de Thomas Piketty en video:

El martes 10 de marzo tuvo lugar en París el estreno de la película «Capital en el siglo XXI» , de Justin Pemberton y Thomas Piketty, según el éxito de ventas del economista, publicada en Seuil en 2013. Durante el debate, en presencia del autor, que acompañó la sesión, la pandemia de Covid-19 fue evocada lógicamente. Y Thomas Piketty para volver al pasado: “En la historia, lo que vemos después de las crisis financieras es que todo depende de la reacción política y de la trayectoria que se sigue después de las crisis. «

Ciertamente, después del «trauma» de las dos guerras mundiales y la crisis de la década de 1930, recuerda, se ha establecido un nuevo sistema económico, «con seguridad social, impuestos progresivos, un nuevo derecho trabajo, derechos sindicales e incluso, en algunos países, poder real en juntas corporativas».

Sin embargo, esta transformación no podría tener lugar debido a la «transformación intelectual, que a su vez fue en preparación para la XIX siglo.»

¿Es tal movilización para el cambio en el trabajo hoy, que nos permita conducir a una nueva sociedad? Respuesta del economista:

«Mucho menos de lo que era el caso XIX finales del XX siglo y principios del XX siglo, cuando hubo un fuerte movimiento socialista, laborales, sociales, que sentó las bases para otro mundo. «

Retraso en los riesgos ambientales y sociales.

Las crisis, sin embargo, están ahí. «Allí, hay un virus, es muy importante, una crisis de salud. « Pero Covid-19 está lejos de ser el único obstáculo que amenaza la economía global. Explicaciones:

«Hay algo bastante sorprendente en la forma en que de repente decidimos detener toda actividad económica, mientras que todavía hubo hace unos meses, cuando algunas personas dijeron:» Pero ya sabes, las emisiones de carbono están completamente más allá de todo lo que se supone que debemos hacer de acuerdo con el acuerdo de París «, todos dijeron:» ¡Ah, sí! Pero la economía no podía soportar hacer nada que pudiera reducir demasiado las emisiones de carbono”. «Para Thomas Piketty, esto muestra cuán lejos estamos «atrasados ​​en el tema de riesgos ambientales, riesgos sociales […] que no se ven de la misma manera que una epidemia, pero la seriedad de la cual sabemos a largo plazo»

¿Qué pasa con el capital natural?

Toda esperanza no se pierde:

“Potencialmente, existe un motor para el cambio, especialmente con las generaciones más jóvenes, pero no solo eso, que son cada vez más conscientes de la necesidad de cambiar el sistema económico. «

El impactante discurso de Greta Thunberg a los eurodiputados

Sin embargo, «no es suficiente decir ‘Debemos cambiar el sistema económico'», debemos describir qué otro sistema económico, qué otra organización de la propiedad, del poder en las empresas, qué otros criterios de decisión. Tenemos que reemplazar el producto interno bruto y la maximización del producto interno bruto por otros conceptos”.

¿Qué pasa con el daño que se hace al capital, especialmente al capital natural? ¿Qué pasa con la distribución global de las emisiones de carbono? ¿Qué pasa con las desigualdades frente a las consecuencias del calentamiento global? Estas son preguntas que son igualmente esenciales para abordar, concluye Thomas Piketty.

https://www.nouvelobs.com/economie/20200315.OBS26069/crise-economique-mondiale-pour-thomas-piketty-le-covid-19-est-l-arbre-qui-cache-la-foret.html

13.20.-«Reconstruyendo radicalmente Europa”  – ETIENNE BALIBAR

El texto que publicamos aquí está tomado de su discurso en el Premio Hannah Arendt al Pensamiento Político, que celebró en Bremen el 1 de diciembre de 2017. Profesor emérito de la Universidad de París-Ouest Nanterre, Cátedra de aniversario de filosofía europea moderna, Universidad de Kingston, Londres. 

Amenazada por el autoritarismo tecnocrático y el auge del neofascismo, la Unión Europea corre el riesgo de explotar. El filósofo francés establece las condiciones políticas para una refundación histórica centrada en un nuevo tipo de federación. 

 Adrià Fruitos

Tribuna Entre el comienzo de la era moderna y la mitad del XX siglo, Europa ha impuesto en el mundo alrededor de dominación que se retiró a sus capacidades de riqueza y civilización. Pero hoy está «provincializado», o más exactamente está inscrito en una semiperiferia de la historia y la economía mundiales. Alejado del «gran juego» de la hegemonía que ahora se desarrolla entre América y Asia, permanece fuera de las zonas de sobreexplotación y muerte ubicadas en el sur y el este del Mediterráneo, donde, sin embargo, está involucrado por sus inversiones, sus intervenciones armadas, sus operaciones fronterizas y sus intercambios de población.

23 abr 2020.- Si no queremos que los nuevos conflictos hegemónicos eliminen nuestro trabajo y nuestras vidas como una simple masa de maniobra, si queremos que Europa realmente pese en la definición de los estándares del derecho internacional y la institución de sistemas si no se protege, el medio ambiente quedará devastado y la vida morirá gradualmente en la tierra, si finalmente queremos imponer las regulaciones comerciales y bancarias que permiten salvaguardar y adaptar el «modelo social europeo», necesitamos mucho más que la coordinación regulatoria o la gobernanza exclusivamente financiera como existen hoy. Necesitamos unidad política y una representación institucional del interés general, lo que no significa unanimidad sin oposición o diversidad. Estamos lejos de eso (…)

Europa está atrapada en un doble vínculo. La estructura cuasi federal en el que se expresa la comunidad de intereses y normas legales de sus poblaciones es prácticamente irreversible: como hemos visto, es imposible expulsar a Grecia de la zona euro, como vemos hoy imposibilidad de que el Reino Unido abandone la Unión sin daños. Pero la conjunción de las crecientes desigualdades que hacen explotar a las sociedades, la ingobernabilidad que ya no logra esconderse en la «alternancia» o la «gran coalición» de los partidos centristas, del autoritarismo tecnocrático que genera una brecha adicional. Además de ser insuperable entre gobernantes y gobernados y nacionalismos que se encuentran en una violencia potencial contra un enemigo desde adentro, todo esto lleva a la crisis existencial de la forma política en Europa.

Cuasi-soberanía de las instituciones financieras.

Sin embargo, no se hace en beneficio de una «situación revolucionaria» o de una «insurrección venidera», como creen sinceramente los viejos anarquistas y los jóvenes ilustrados, sino en beneficio de una descomposición de la ciudadanía. La desorientada Unión Europea está esperando la próxima crisis financiera para descubrir si, como algunos predicen, enfrentará el mismo destino que la Unión Soviética: el otro gran proyecto para superar los límites del Estado-nación en el historia del continente Por eso, sin duda, se habla tanto en este momento, en la clase política y entre los expertos, de la necesidad de una «refundación». No rechazo el término, por el contrario, creo que debe darse todo su alcance, eliminando las pretensiones y asumiendo todas las condiciones que requiere.

El proyecto más coherente lo lleva a cabo hoy el presidente francés después de haberlo sido los conservadores alemanes (desde el memorando de Wolfgang Schäuble y Karl Lamers en 1994): consiste en «fortalecer el núcleo europeo» ( Kerneuropa ) países de la zona euro que estarían de acuerdo en poner una mayor parte de sus recursos en el fondo común de un presupuesto europeo, o incluso de un Fondo Monetario Europeo, sujeto a una disciplina reforzada de la deuda pública, pero utilizable para políticas «Contracíclicos» a largo plazo, resueltos si no se planifican conjuntamente. Por lo tanto, se acompaña de la formalización de una «geometría variable» en la construcción europea.

Y como tal proyecto, como podemos ver, equivale a dedicar la cuasisoberanía de las instituciones financieras, es necesario, al menos en las variantes liberales o socialdemócratas, brindarle las medidas correctivas democráticas capaces de conferirle una legitimidad adicional. Lo que los promotores imaginan en general en forma de una representación parlamentaria específica, que se agregaría al Parlamento Europeo o sería la emanación de los Parlamentos nacionales.

Una nueva brecha entre los grados de pertenencia a la UE

Puedo ver el argumento de la racionalidad que puede invocarse a favor de tal plan: surge de la idea de que el gobierno económico, de acuerdo con una tendencia presente de la construcción de la posguerra, es el eje en torno al cual gira toda la «gobernanza» de Europa, de donde surgen las consecuencias sociales e institucionales de la integración. En consecuencia, también es una forma de reconocer que, en la era de la globalización financiera, lo económico y lo político ya no son realmente «esferas» separadas, de modo que un avance hacia el federalismo que no es No se basaría en la unificación de las políticas económicas (y su base monetaria) que no tendrían posibilidad de materializarse. Es cierto, pero de ninguna manera es suficiente para garantizar la función recíproca, es decir, el control político de la gobernanza económica. En formas suficientemente democráticas para establecer la legitimidad del «soberano».

«La Unión Europea desorientada está esperando la próxima crisis financiera para descubrir si, como algunos predicen, enfrentará el mismo destino que la Unión Soviética»

En realidad, este proyecto tiene dos inconvenientes principales: el primero es que mantiene la representación de los ciudadanos en una función de asesoramiento, donde la lógica de las decisiones «impuestas» por la economía y «sancionadas» por la Junta Ejecutiva no puede ser genuinamente discutido y disputado; el segundo es que crea una nueva brecha entre los grados de membresía de la Unión Europea y, en consecuencia, por el motivo incierto de hacer que la unión de los países del núcleo central sea «más estrecha», se siembra en el la Unión en su conjunto las semillas del resentimiento y el fortalecimiento del nacionalismo. No es una refundación, es una acentuación de las tendencias existentes a la concentración de los poderes y la hegemonía de ciertas naciones sobre las demás.

En verdad, si la idea de refundación está bien en la agenda, debe ser considerada de una manera más radical, al no estar satisfecha de reforzar ciertos poderes o de delegar a ciertas naciones la tarea de pilotar a los demás. Debemos preguntarnos cuáles serían las condiciones políticas para una refundación histórica. Creo que podemos enumerar al menos cinco, cualitativamente diferentes, pero carentes de efectividad si no se combinan estrechamente entre sí.

Finalmente salir del estado de pseudo-federación

El filósofo francés Étienne Balibar, en 1994. PIERRE BOUSSEL / AFP

El primero es un interés material de los pueblos europeos, o de su gran mayoría, de constituir en el mundo actual una unidad activa con respecto a las tendencias y los conflictos de poder de la globalización, para transformar el equilibrio de poder. En beneficio de los ciudadanos. Dije anteriormente que me parecía que este interés coincidía con lo que se puede llamar el fortalecimiento de una Europa «alter-globalizadora», en particular en el campo de las regulaciones financieras y las protecciones ambientales. A lo que una noticia trágica requiere urgentemente agregar una capacidad renovada de mediación en la multiplicación de guerras cercanas y lejanas, declaradas y no declaradas, revitalizando el derecho internacional.

La segunda condición es un objetivo institucional que también es, como tal, una innovación histórica. Creo que este objetivo es finalmente sacarnos del estado de pseudo-federación, ya existente en la forma de una estrecha interdependencia entre economías, territorios y culturas, pero sistemáticamente negado por el discurso oficial, y diariamente contradicho por la forma en que las clases políticas nacionales buscan reservar el monopolio de la negociación con administraciones y poderes «corporativos», ya sean grandes empresas o sindicatos. El objetivo debe ser inventar el nuevo tipo de federación que no suprime la nacionalidad, ni constituye un sustituto de ella, sino que transforma su significado y su función dentro del marco de la soberanía compartida.

La tercera condición es un ideal político, hacia el cual se puede orientar el objetivo de la federación, y contra el cual se puede medir el éxito de su realización. He dicho durante mucho tiempo que este ideal no podría satisfacerse con la preservación nominal de la democracia, al tratar de resistir lo mejor posible las formas «posdemocráticas» que parecen engendrar inevitablemente la concentración de poderes económicos, informáticos y militares a gran escala. Mundo Debe aspirar a una extensión de la democracia. Comparado con el nivel que los estados nacionales habían alcanzado en sus momentos de máxima ciudadanía activa. Esto significa que no habrá una federación europea si el surgimiento de poderes ejecutivos, administrativos, judiciales y representativos más allá de la soberanía nacional no va acompañado de un resurgimiento de las formas locales y diarias de participación directa (que algunos hoy llaman formas de asambleas): no aislados, encerrados en sí mismos, pero capaces de comunicarse a través de las fronteras. Tal invención, por supuesto, no puede decidirse de manera autoritaria, debe superar gigantescas oposiciones y obstáculos (en particular, obstáculos lingüísticos), que no todos caen bajo el conservadurismo social. Lo que me lleva a las dos últimas condiciones.

Una solicitud efectiva de refundación

La cuarta, por lo tanto, es una demanda efectiva de refundación, que puede parecer que estamos muy distantes en este período de reacción y desintegración nacionalista, pero que tampoco tenemos motivos para declarar la imposibilidad de priori. Digo eficaz porque no puede ser simplemente una cuestión de sentimientos proeuropeos, o de delegación de poder a los gobiernos que están comprometidos a favor de una refundación de Europa, sino que se necesitan movimientos colectivos, que involucren a ciudadanos reales. , con sus herencias heterogéneas y sus diferencias antropológicas, es probable que se crucen a través de las fronteras: ya sea para protestar juntos (por ejemplo, contra la injusticia y la evasión fiscal), o para iniciar revoluciones culturales que se han vuelto inevitables (por ejemplo, una transformación de modos de producción y consumo autodestructivos).

Finalmente, la quinta condición, que mantiene unidos a todos los anteriores, es la definición de los problemas políticos a resolver para que la integración europea no solo sea deseable, sino posible, al superar los efectos de su crisis actual. Contrario a lo que Marx creía, la humanidad ( die Menschheit) no solo plantea problemas que puede resolver ( stellt sich nicht nur Aufgaben, die sie lösen kann) Pero solo resolverá los problemas que efectivamente habrá planteado … Por lo tanto, se trata de definir las «batallas» que librarán los ciudadanos, o incluso, de una manera menos guerrera, las «campañas» que deben emprender para que Los obstáculos a los que se enfrenta hoy el proyecto europeo se están convirtiendo en motivos de movilización, comunicación e iniciativa.

«Al contrario de lo que Marx creía, la humanidad no solo plantea problemas que puede resolver. Pero solo resolverá los problemas que realmente plantea”

Esto se aplica principalmente a la reducción de todas las formas de desigualdad (de profesión, generación, territorio, educación, salud, seguridad, género, raza…), agravada por el triunfo del principio de «Competencia libre y sin distorsiones» sobre los valores de la solidaridad, que arruina la posibilidad misma de una comunidad política, sea cual sea el nivel en el que se establezca. Esto, por supuesto, también se aplica para abordar la nueva cuestión nacional en Europa, heredando una larga historia de dominación y antagonismo, pero completamente transformada en su contenido desde que los estados europeos, a ambos lados del Muro, después de las dos guerras mundiales, se convirtieron en estados «sociales» al mismo tiempo que «nacional». Y esto se aplica a lo que llamaré, después de Kant y Derrida, el desafío de la hospitalidad: en resumen, un tratamiento de los movimientos de población presentes y por venir, donde la hermandad humana y la cooperación con las naciones del Sur encuentran su lugar legítimo (en lugar de la negociación deshonesta y el intervencionismo militar…).

Escribe un nuevo «Manifiesto de Ventotene»

Las desigualdades galopantes, identidades infeliz, las poblaciones reubicadas: preguntas para enfrentar colectivamente para avanzar en el XXI siglo, lo que hace de Europa un actor histórico, que reúne a múltiples capacidades para la acción cívica.

(…) En este complejo, debemos elegir qué guiará nuestro esfuerzo de refundación. Más que un neoliberal Jean Monnet, un europeo Charles de Gaulle, o incluso un Willy Brandt que cumpliría sus intenciones, necesitamos, en mi opinión, un Altiero Spinelli o una Úrsula Hirschmann, pero multiplicado por diez o por cien, capaz de escribir con varias manos algo así como un nuevo Manifiesto de Ventotene. Y tenemos que comparar la inspiración con lo que el mundo espera de Europa hoy.

https://www.lemonde.fr/idees/article/2017/12/16/etienne-balibar-refonder-radicalement-l-europe_5230661_3232.html

  • 12.20.-Thomas Piketty: «El federalismo social contra el liberalismo nacional»
  • El Reino Unido extiende tres semanas más el confinamiento domiciliario – RAFA DE MIGUEL
  • Renta básica: ahora sí que tiene sentido el ingreso mínimo vital que propone Podemos RAÚL JAIME MAESTRE

En su crónica en «Le Monde», el economista cree que no se puede definir un proyecto político y un modelo de desarrollo simplemente confiando en el libre comercio, la competencia de todos contra todos y la disciplina del mercado.

Los partidarios del Brexit se reunieron frente al Parlamento antes de las celebraciones que celebran la salida de la Unión Europea, en Londres, el 31 de enero. ED ALCOCK / MYOP PARA EL MUNDO

 Así que el Reino Unido abandonó oficialmente la Unión Europea hace unos días . No se equivoquen: con la elección de Trump a los Estados Unidos en 2016, esta es una gran agitación en la historia de la globalización. Los dos países que habían elegido el ultraliberalismo con Reagan y Thatcher en la década de 1980, y que desde entonces habían experimentado el mayor aumento de la desigualdad, deciden tres décadas después optar por el nacionalismo y una forma de retorno. fronteras e identidad nacional.

10 feb 2020.- Este punto de inflexión se puede ver de diferentes maneras. Expresa a su manera el fracaso del reaganismo y el thatcherismo. Las clases media y trabajadora estadounidense y británica no han conocido la prosperidad prometida por el liberalismo total. Con el tiempo, se han sentido cada vez más golpeados por la competencia internacional y el sistema económico mundial. Por lo tanto, era necesario designar a los culpables. Para Trump, fueron los trabajadores mexicanos, China y todos los astutos del resto del mundo quienes robaron el arduo trabajo de la América blanca. Para los brexiters, fueron los polacos, la Unión Europea y todos los que atacaron la grandeza británica.

Identidad y tentación xenófoba

En última instancia, la política nacionalista y de retirada de identidad no resolverá ninguno de los grandes desafíos de nuestro tiempo, la desigualdad y el clima, especialmente porque los Trumpistas y los Brexiters agregan una nueva capa de dumping fiscal y social a favor de los más ricos y más ricos. móvil, lo que solo aumentará las desigualdades y las frustraciones. Pero en el futuro inmediato, el discurso nacionalista-liberal a menudo aparece para los votantes que todavía votan como la única respuesta nueva y creíble a su incomodidad, por la falta de discursos alternativos más convincentes.

De hecho, este riesgo de deriva ideológica va mucho más allá del marco anglosajón. La identidad y la tentación xenófoba existen en todas partes, en Italia y en Europa del Este, en Brasil o en la India. En Alemania, la «derecha central» acaba de elegir un gobierno regional en Turingia con los votos de la extrema derecha , por primera vez desde la guerra.

En Francia, la histeria arabofóbica está alcanzando nuevas alturas. Una parte creciente de la prensa parece imaginar que la «izquierda» sería responsable del surgimiento del islamismo mundial, debido a su permisividad, su tercermundismo y su electoralismo. En realidad, si los votantes de origen norteafricano o subsahariano votan por los partidos de izquierda, se debe sobre todo a la hostilidad violenta expresada hacia ellos por la derecha y la extrema derecha, así como por los votantes. negro en los Estados Unidos o musulmán en la India.

Fracaso colectivo

Más allá de las especificidades nacionales, primero debemos analizar el Brexit por lo que es: la consecuencia de un fracaso colectivo en la forma en que se ha organizado la globalización económica desde la década de 1980, especialmente dentro del Unión Europea. Todos los líderes europeos sucesivos, en particular los franceses y alemanes, tienen su parte de responsabilidad. La libre circulación de capitales, bienes y servicios, sin regulación colectiva, sin una política fiscal o social común, funciona sobre todo en beneficio de los más ricos y móviles, y lamina a los más desfavorecidos y más frágiles.

En resumen: los nacionalistas atacan el movimiento de personas; el federalismo social debe atacar al capital y la impunidad fiscal de los más ricos

No se puede definir un proyecto político y un modelo de desarrollo simplemente confiando en el libre comercio, la competencia de todos contra todos y la disciplina del mercado. La Unión Europea ciertamente ha agregado dos elementos a esta organización general de la economía mundial: la libre circulación de personas y un pequeño presupuesto común (1% del PIB europeo) alimentado por las contribuciones de los Estados y la financiación ligera. transferencias de los países más ricos (alrededor del 0,5% de su PIB) a los más pobres.

Con la moneda común (que también se puede encontrar en África occidental), esto es lo que distingue a la UE de otras zonas de libre comercio en el mundo, como en América del Norte (México, Estados Estados Unidos, Canadá), donde no se practica ni la libre circulación de personas ni el presupuesto común y los fondos estructurales regionales.

El problema es que estos dos elementos son insuficientes para unir a los países. La apuesta de los brexiters es simple: el curso actual de la globalización permite el acceso al libre comercio de bienes, servicios y capital, mientras se mantiene el control del flujo de personas y sin contribuir a un presupuesto común.

Una trampa mortal

Esta trampa mortal para la Unión Europea solo puede evitarse redefiniendo radicalmente las reglas de la globalización, con un enfoque «social-federalista». En otras palabras, el libre comercio debe estar condicionado a la adopción de objetivos sociales vinculantes, permitiendo que los actores económicos más ricos y móviles contribuyan al servicio de un modelo de desarrollo sostenible y equitativo. En resumen: los nacionalistas atacan el movimiento de personas; El federalismo social debe atacar al capital y la impunidad de los ricos.

Karl Polanyi y Hannah Arendt, en 1944 y 1951, ya denunciaron la ingenuidad de los socialdemócratas frente a los flujos de capital y su timidez federal; La lección sigue siendo válida hoy. Para ir en esta dirección, es necesaria una revisión de los tratados europeos e internacionales, comenzando por algunos países.

 Mientras tanto, todos pueden y deben tomar medidas unilaterales y de incentivos, por ejemplo gravando las importaciones de países y empresas que practican el dumping fiscal. Si no nos oponemos a él con una alternativa resuelta, entonces el liberalismo nacional tomará todo a su paso.

Thomas Piketty es Director de Estudios en la Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Paris School of Economics

https://www.lemonde.fr/idees/article/2020/02/08/thomas-piketty-social-federalisme-contre-national-liberalisme_6028888_3232.html

12.20.-El Reino Unido extiende tres semanas más el confinamiento domiciliario – RAFA DE MIGUEL

El primer ministro interino, Dominic Raab, asegura que “hay luz al final del túnel”

Los ministros de Exteriores, Dominic Raab, y de Economía, Rishi Sunak, aplauden este jueves al personal sanitario. En vídeo, el anuncio de Raab. TOLGA AKMEN / POOL / EFE / VÍDEO: REUTERS-QUALITY 

El ministro de Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, que sustituye a Boris Johnson mientras el primer ministro se recupera de la Covid-19, ha confirmado este jueves la decisión que ya se daba por descontada desde principios de semana: las medidas de confinamiento domiciliario y distancia social impuestas a los ciudadanos se extenderán al menos tres semanas más. Con más de 103.000 casos de infectados confirmados y casi 18.000 muertos (13.729, este jueves), Raab ha querido dar señales de optimismo a la población británica y ha asegurado que “comienza a verse la luz al final del túnel”. “Tenemos indicaciones de que las medidas desplegadas han tenido éxito en frenar el ritmo del contagio del virus, pero el SAGE [el comité científico en el que se apoya el Gobierno] afirma que el escenario sigue presentando inconsistencias y datos mezclados, y que en algunas localizaciones concretas existe la posibilidad de que las infecciones sigan aumentando”, aseguraba el ministro.

17 abr 2020.- Con el propósito de dar un atisbo de estrategia de salida, algo que la oposición laborista ha comenzado a reclamar con insistencia al Ejecutivo, Raab ha querido señalar las cinco condiciones o “pruebas” que deberían superarse para comenzar a hablar de un relajamiento de las medidas. Todas ellas demasiado genéricas o ambiciosas como para ofrecer un plazo aproximado. En primer lugar, ha dicho, “necesitamos tener la confianza de que el Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) sea capaz de proporcionar la atención crítica suficiente a los pacientes y el tratamiento específico requerido a lo largo de todo el país”. A lo largo de la semana, ha aumentado la tensión entre el Gobierno y el personal sanitario por el ritmo desesperadamente lento con que está llegando a los hospitales el equipo de protección necesario para trabajar con seguridad. Y el esfuerzo nacional anunciado por Johnson para comenzar a fabricar los respiradores necesarios se ha visto frustrado tras la cancelación de proyectos empresariales que no alcanzaban los requisitos de seguridad y homologación necesarios.

El nuevo líder laborista aumenta la presión sobre Johnson

Exige Raab además que el descenso en el número diario de fallecimientos se sostenga en el tiempo, hasta convencer a los expertos de que se ha superado del pico de la pandemia. O que la tasa de infección haya descendido hasta unos niveles manejables. En ese sentido, Patrick Vallance, el asesor científico jefe del Gobierno británico, ha asegurado que “SAGE ha observado con mucho cuidado todos los datos y cree muy probable que el número de transmisiones (R) ya está por debajo de uno, lo que supone que, de media, un infectado transmitirá el contagio a menos de una persona”.

La cuarta condición del Gobierno supone asegurar que la capacidad para realizar test masivos sea la deseada y puedan sostenerse futuras demandas. Las promesas de Downing Street en este sentido han sido vacilantes. Johnson prometió 250.000 test al día, y su ministro de Sanidad, Matt Hancock, se vio obligado a corregirle con su propia promesa: 100.000 diarios para finales de abril. Los mensajes del Gobierno, en estos momentos, se refieren a ese número como una “ambición” o un “objetivo deseable”, porque la realidad ha demostrado que ni el ritmo de pruebas realizadas está a la altura ni la fiabilidad de los kits es la prevista.

Finalmente, Raab ha presentado como quinta condición lo que más bien es una incertidumbre: el Gobierno, ha dicho, necesita estar seguro de que cualquier relajación del confinamiento no se traduzca en una segunda ola del virus aún más virulenta.

A pesar de que las medidas impuestas a la población británica son mucho más relajadas y flexibles que en otros países (se permite salir a hacer ejercicio o a salir a pasear con los niños), la acumulación de las semanas comienza a afectar al ánimo de los ciudadanos. La policía, que solo en Inglaterra ha impuesto más de 3.200 multas a los que se saltan las reglas, se ha visto obligada a publicar una lista oficial de “excusas razonables” por las que los agentes podrán hacer la vista gorda, entre las que se incluye la necesidad de salir a la calle a airearse después de una discusión dentro del domicilio.

https://elpais.com/sociedad/2020-04-16/el-reino-unido-extiende-tres-semanas-mas-el-confinamiento-domiciliario.html 

12.20Renta básica: ahora sí que tiene sentido el ingreso mínimo vital que propone PodemosRAÚL JAIME MAESTRE

Después que pase la pandemia de coronavirus en España se vivirá una situación diferente de la que se ha vivido estos últimos años y, por tanto, vuelve a la mente del Gobierno español, potenciada por Unidas Podemos, el debate de la renta básica.

16 abr 2020.- La idea que se plantea desde el Gobierno de coalición es realizar un ingreso mínimo vital o renta mínima de emergencia, ya que muchos de los ciudadanos españoles van a necesitar una renta básica para poder gastar en lo básico de su hogar.

Es el momento de sacar de nuevo el debate de la renta básica

El planteamiento de la renta básica es un histórico caballo de batalla de muchos gobiernos españoles, pero el único que ha conseguido llevarlo a cabo con éxito ha sido el Gobierno del País Vasco.

Por otra parte, el exministro de economía De Guindos y actual Vicepresidente del Banco Central Europeo, ya ha declarado públicamente que es partidario de una renta básica de emergencia y que sea transitoria en el tiempo.

Unidas Podemos tiene en mente establecer un ingreso mínimo vital de 600 euros, y va en consonancia del programa electoral del PSOE, que también lo llevaba entre sus consignas.

La idea de la renta básica no es una nueva ni es la primera vez que se plantea, pero sí es posiblemente el momento en el que sea más necesario para los ciudadanos de España.

¿Qué es mejor una renta básica o una renta básica universal?

La renta básica hace referencia a diferentes conceptos, si entendemos renta básica a nivel universal como dar una cierta cantidad de euros a todo el mundo sin distinguir su nivel económico y, por tanto, no se tiene en cuenta si es rico o pobre o si tiene trabajo o no tiene trabajo.

Los partidarios de la fórmula de renta básica universal proponen que se financie a través del impuesto de la renta y, por tanto, desde allí se encontraría una compensación para que pueda ser viable.

Otra manera de garantizar esta renta básica sería aplicarla en ciertos colectivos, pero estableciendo muy bien quién la necesita y quién no la va a necesitar, quién la necesita más o quién la necesita menos, si valorar que coste económico puede suponer para las arcas estatales, sin tener en cuenta la carga administrativa para gestionarla.

La ventaja de la renta básica universal a todos los ciudadanos españoles es que va a llegar de forma inmediata a aquellos colectivos que lo necesiten de verdad, y se podrá recuperar con algún impuesto.

El problema de aplicar la renta básica universal es que el desembolso de dinero por parte del Estado puede ser que no se puede asumir, ya que será una gran cantidad de dinero para poder inundar de liquidez a los ciudadanos.

Claramente existen medidas intermedias que pueden ser más sostenibles en el tiempo. Esta renta básica se puede destinar a los ciudadanos que se sepa que están por debajo de un nivel de renta, a través de la declaración de la renta, o aquellas personas que han perdido su trabajo.

Debemos tener claro que hay necesidad de la renta básica y se pueden conseguir los recursos necesarios para garantizar este tipo de ingreso mínimo a todos los ciudadanos españoles, y no tiene mucho sentido tener ciudadanos sin recursos causada por la pandemia de coronavirus.

La renta básica es posible y así lo ha demostrado el País Vasco

Existen detractores de la renta básica, ya que consideran que será una inestabilidad presupuestaria para las arcas estatales y la renta básica es un desincentivo que supone la búsqueda de empleo. Dos problemas que según la experiencia en el País Vasco no son reales.

El Gobierno del País Vasco ha sido pionero de todas las Comunidades Autónomas en España en crear una ‘Renta de Garantía de Ingresos‘ (RGI). El RGI se constituyó en el año 1989 y consiste en una prestación económica mensual para atender las necesidades básicas de las personas o familiar que no disponen de recursos suficientes y que les ayuda a encontrar una salida laboral, y claramente no es una renta básica universal, sino para aquellos colectivos que lo necesitan.

Durante el 2017, el País Vasco presupuestó un importe de 491 millones de euros destinados a un partida para financiar este tipo de ayudas, que corresponde a más del 90 por ciento de la partida presupuestaria, además de la prestación complementaria de vivienda.

Además de la sostenibilidad presupuestaria, la otra duda que genera en los economistas la implementación de algún tipo de renta básica es el desincentivo que representa para la búsqueda de empleo de los parados.

La experiencia del Gobierno Vasco es que no tiene por qué ser un riesgo moral, ya que según el estudio de ‘Evaluación del Impacto de un Régimen de Renta Mínima en el País Vasco’ es que la RGI reduce la pobreza y promueve la cohesión social. En las conclusiones del estudio establece que no retrasa la salida del desempleo.

La RGI tiene este efecto, ya que la ayuda está destinada a las familias, sea de uno o de varias personas, con los requisitos de que el receptor esté empadronado durante los 3 últimos años de manera interrumpida en el País Vasco, que tenga más de 23 años, ser demandante de empleo y tiene ingresos inferiores a la RGI.

En el caso de tener ingresos inferiores a la RGI, la ayuda es la diferencia entre los ingresos y la renta que le corresponde, que se basa en un umbral de pobreza relativa calculada por el Gobierno Vasco.

Para las personas que están trabajando se les impone el requisito de que no tengan una reducción de jornada voluntaria. La renta estaría entre los 650 y 959 euros mensuales, en función del número de miembros de la familia.

La Renta de Garantía de Ingresos (RGI) tiene alrededor de 60.000 perceptores mensualmente, de los que en un 60 por ciento de los perceptores son personas que están en situación del paro. El resto de los perceptores son pensionistas, trabajadores con salarios bajos o personas que están fuera de la población activa.

La renta básica no reduce la probabilidad de encontrar un trabajo. Aunque el efecto de retraso no deseado en la salida hacia un trabajo se observa entre los menores jóvenes y con menor formación, mientras que se acelera la reincorporación entre los mayores de 45 años, ya que tienen más responsabilidades familiares.

La ayuda está condicionada a las directrices del consejo Europeo para políticas de empleo, ya que los receptores de la ayuda tienen exigencias como aceptar ofertas de trabajo cuando le llegan. Esto evita que la ayuda sea pasiva y desincentive o disminuya el empleo de las personas que la reciben.

También se debe considerar la importancia de trabajar con recibir parte de la renta hasta alcanzar el umbral de pobreza relativa. La ayuda está complementada con programas de orientación y formación, aunque solo sea para el 40 por ciento de los perceptores de la ayuda.

En el primer caso, aumenta un 20 por ciento la posibilidad de encontrar trabajo. En el segundo, la mejoría aumenta hasta alcanzar el 100 por cien. Así, se puede decir que cuando se aplican las ayudas de las rentas básicas a los perceptores de la RGI existe gran probabilidad de encontrar un empleo.

Por otra parte, todo esto se puede financiar porque el País Vasco está recibiendo más dinero de lo que está aportando pese a ser la segunda comunidad autónoma con mayor renta per cápita de España. Esta situación no solo se va a mantener, sino que va aumentar con la nueva ‘Ley de Cupo’ para 2017-2021.

https://www.elblogsalmon.com/mundo-laboral/renta-basica-ahora-que-tiene-sentido-ingreso-minimo-vital-que-propone-podemos

11.20-Un boxeador en Downing Street RAFA DE MIGUEL

Dominic Raab, quien aspiró a dirigir el Partido Conservador, llega a lo más alto como sustituto temporal del primer ministro Boris Johnson, en la peor crisis

El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, abandona este jueves Downing Street.AARON CHOWN/PA WIRE/DPA / EUROPA PRESS 

“Flota como una mariposa, pica como una abeja”. Dominic Raab (Buckinghamshire, 46 años) tiene en el despacho del Ministerio de Exteriores un póster de su adorado Muhammad Ali (nacido Cassius Clay), el legendario boxeador estadounidense, con el lema que definió su agilidad letal en el cuadrilátero. Probablemente nunca imaginó que la frase define más al virus que ha acabado marcando su destino que a sus propias habilidades políticas. Boris Johnson, que salió de la UCI este jueves por la tarde pero sigue en observación en un hospital londinense, ha escogido como sustituto temporal al ministro más dispuesto a obedecer órdenes, más defensor de la ortodoxia euroescéptica y menos proclive a brillar excesivamente, en ausencia del jefe.

9 abr 2020.- Lo que le sobra de ambición le falta de sutileza, y han sido más sus salidas de tono que su notable trayectoria personal las que han forjado su imagen pública. Su definición en 2011 a la BBC de las mujeres feministas del Reino Unido como “uno de los grupos fanáticos más repulsivos” le granjeó una avalancha de críticas no solo entre la oposición laborista sino entre sus propios compañeros conservadores. Y cuando defendió, en la campaña electoral de 2017, que los ciudadanos que tenían que acudir a los bancos de alimentos no padecían pobreza sino “falta de liquidez”, cosechó sonados abucheos del público presente en el evento. Raab es el hijo de un gerente de alimentación de la conocida cadena Marks & Spencer que abadonó su Checoslovaquia natal para huir de los nazis en 1938. Especializado en Derecho Internacional por la Universidad de Cambridge, sus primeros años profesionales le llevaron a primera línea de escena de acontecimientos relevantes. Asesoró al Banco Mundial en sus proyectos de reconstrucción de Cisjordania, y formó parte del equipo jurídico de uno de los negociadores palestinos de la OLP en los Acuerdos de Oslo de 1993. Formó parte del equipo británico que rastreó desde La Haya a los criminales de guerra huidos de la ya extinta Yugoslavia, y llegó a defender como abogado al ex primer ministro Tony Blair frente a la querella que le presentó el entonces presidente de aquel país, Slobodan Milosevic.

Sus rivales, que se cuentan a puñados, le achacan una carencia absoluta de empatía e inteligencia emocional. Mientras Johnson presidió el prestigioso club universitario de debate Oxford Union, Raab se puso al frente del club de boxeo de la institución. Y nunca ha dejado de presumir de su grado de cinturón negro, tercer dan, de kárate. Su jefe, David Davis, exministro para el Brexit bajo el mandato de Theresa May, aseguraba que le impresionó mucho más ese hecho que las aptitudes políticas del joven abogado. En una época de furibundo euroescepticismo, Raab pudo medrar notablemente en la escena política. Participó en la campaña del Vote Leave, en el referéndum de 2016, y se convirtió de inmediato en uno de los políticos más protegidos por el Grupo de Investigaciones Europeas (ERG, en sus siglas en inglés) del ultraconservador Jacob Rees-Mogg. La entonces primera ministra decidió colocarle en el puesto de su anterior jefe, para dirigir las negociaciones con Bruselas de la salida del Reino Unido de la UE. No duró ni seis meses. En una maniobra preventiva camuflada de cuestión de principios, dimitió estrepitosamente a los seis meses en protesta por la deriva que estaba adoptando el contenido del Acuerdo de Retirada.

Reservaba sus bazas para la competición que se avecinaba. Fue uno de los primeros en anunciar su aspiración a sustituir a May como líder del Partido Conservador cuando se abrió el proceso de primarias. Duró poco. Enseguida pudo comprobarse que sus apoyos, más allá del ala dura del grupo parlamentario, eran escasos. Johnson decidió sin embargo contar con él cuando formó su nuevo Gobierno. Le nombró ministro de Exteriores y le otorgó el rango de first secretary of State (primer ministro de Estado), dotado así de una prevalencia y autoridad formal sobre el resto del Gabinete que se debía más al peso de su departamento que a su auctoritas personal. Y ha sido bajo esas circunstancias como Raab ha acabado ejerciendo como primer ministro interino durante la crisis más grave de su generación y con Johnson ingresado en una unidad de cuidados intensivos. Sabe que pisa un campo minado e incierto. En primer lugar, porque la indefinición legal de su posición temporal le ofrece poco margen de maniobra. En segundo, porque hay un grupo de ministros relevantes que se consideran más capacitados que él para asumir el mando y han recibido con sorpresa y escepticismo su nombramiento. Michael Gove, el actual jefe de Gabinete de Johnson (un puesto similar al del Ministerio de la Presidencia español) ha demostrado ya más eficacia e inteligencia política en su trayectoria. Matt Hancock, al frente de Sanidad, comparte el mismo grado de ambición que Raab, tiene más capacidad de empatizar con la ciudadanía y ocupa en estos momentos un puesto clave. Rishi Sunak, el responsable de Economía, ha ganado aceleradamente relevancia pública con sus precisas comparecencias y la resolución demostrada con sus medidas de urgencia. Y finalmente, porque la sombra de Johnson, de momento, sigue teniendo un efecto paralizador en el resto de su equipo.

Raab ha llegado al puesto que anhelaba en las peores condiciones posibles. Su primera intervención ante las cámaras fue nerviosa y balbuceante, y no ha dejado de repetir que el Gobierno, de modo colegiado, se limita a seguir las órdenes dictadas ya claramente por el primer ministro. Ni mariposa ni abeja. El titular de Exteriores ha decidido más bien esforzarse en que su paso por el poder máximo no sea el de elefante por cacharrería y sobreviva del mejor modo posible al vendaval que le ha tocado.

https://elpais.com/internacional/2020-04-09/un-boxeador-en-downing-street.html

  • 10.20.-¿Habrá rescate para España e Italia?– MARC FORTUÑO 
  • Después de la pandemia, el mundo enfrenta una montaña de deudas ERIC ALBERT
  • La escasez de tests realizados al personal sanitario pone contra las cuerdas al Gobierno de Johnson   RAFA DE MIGUEL

Tanto la economía española como la italiana no están pasando por su mejor momento fruto de las enormes necesidades presupuestarias derivadas de ofrecer una respuesta sanitaria al ser los grandes focos de propagación del COVID-19. A ello, hay que añadir las consecuencias económicas vinculadas al parón del tejido productivo de las respectivas economías. 

3 abr 2020.- Todo este contexto hace que el déficit que nos encontremos para este año será sustancialmente superior a las estimaciones realizadas previamente para ambos países. La pregunta que debemos hacernos es si en este contexto y, especialmente en estos países de referencia, ambos países serán capaces de llevar a cabo una emisión efectiva para hacer frente tanto a los vencimientos de deuda que van surgiendo como a las necesidades de gasto público que se encontrarán en el futuro más inmediato.

Y es que ambos países parten de una complicada situación en materia de déficit y deuda+. España ha sido el numerosos ejercicios el país con mayor déficit de la Unión Europea y su relación entre deuda pública y PIB asciende al 95,5%. Además, hay que señalar negativamente que por primera vez desde 2012 la senda de reducción del déficit público se ha incumplido en 2019 con una subida de 2 décimas hasta alcanzar un desequilibrio presupuestario del 2,7% del PIB.

Por su parte, si bien Italia tenía un déficit inferior al español -2,7% frente al 1,6%-, su problema reside en la elevada deuda pública que se eleva hasta el 134,8% del PIB, así como las numerosas dificultadas de corte estructural que llevan a su economía a una posición de debilidad ante un shock externo.

Debido a que tanto Italia como España representan la tercera y la cuarta economía de la eurozona respectivamente, cabe preguntarse si necesitarán algún tipo de asistencia financiera por parte del resto de socios europeos para atender a las necesidades de déficit del presente ejercicio.

Italia: sus dificultades le acercan al rescate antes que España

Si algo puede consolar a España es que Italia se encuentra en una posición más debilitada. Si hay que rescatar un país, sin lugar a dudas, Italia tiene todas las papeletas para coger el primer número del rescate financiero.

Los problemas económicos de la economía italiana no son nuevos sino que es un hecho extendido en el tiempo caracterizados por una falta de competitividad grave que ha anulado las tasas de crecimiento, con cuatro recesiones en una década, una banca caracterizada por una alta morosidad a lo que hay que añadir la suspensión de los pagos de la hipoteca para sus ciudadanos en cuarentena, y una deuda pública del 135%, la segunda mayor relación después de Grecia, que implica una elevada sensibilidad a los shocks externos para afrontar los vencimientos de deuda.

Todo parece indicar que Italia entra en otra recesión técnica el primer trimestre del año ya que, en el trimestre anterior, vimos un descenso trimestral de la economía del 0,2%. Y, para éste, debemos valorar que la distribución regional de la infección se concentra en las regiones ricas del norte de Lombardía (22% del PIB), Emilia Romagna (9% del PIB) y Véneto (9% del PIB).

Inicialmente se esperaba que para el año en curso sería capaz de lograr un crecimiento del 1%. No obstante, con el shock económico que sufre a raíz del coronavirus, se han desdibujado las estimaciones anteriores y dejan a Italia abocada a la recesión.

El problema de base para Italia es que es del todo improbable que el débil sistema bancario pueda permanecer solvente o sin problemas de liquidez en las condiciones actuales de bloqueo nacional.

La ratio deuda pública/PIB se encuentra 40 puntos porcentuales por encima de la española. Por ello, la prima de riesgo italiana presenta un diferencial de 200 puntos básicos con el bono alemán a 10 años a pesar de la acción de BCE.

En comparación, España ha mantenido unas tasas de crecimiento fuertes en los últimos años, liderando el crecimiento económico de los grandes países de la Eurozona. La situación bancaria ha mejorado considerablemente por los procesos de recapitalización y fusiones, apoyados tanto por las ampliaciones de capital como el rescate de las cajas de ahorros.

España presenta una mejor posición frente a Italia, pero eso no significa que, en un momento de serias dificultades económicas, será capaz de financiar su deuda en los mercados. Sobre todo cuando el Gobierno rompió el año pasado la senda de reducción del déficit público, una gestión que no ofrece confianza para pedir prestado.

Hemos visto en el mes de marzo cómo se perdían 830.000 afiliados a la Seguridad Social, por lo que si se extienden las medidas de confinamiento, el Gobierno español deberá incrementar el volumen de emisiones. Y de no poder llevarlas a cabo, por los altos intereses exigidos, debería asumir un segundo rescate, aunque esta vez no sea para su sistema bancario.

El rescate sigiloso ya ha empezado…

Cuando hablamos de rescatar un país o prestarle asistencia financiera se trata, al fin y al cabo, de rebajar la cuantía de los intereses que debería afrontar en relación al riesgo como emisor, para hacer frente a sus necesidades financieras.

Hay muchas maneras de alterar la percepción del riesgo de un emisor. La más extendida es la que anunció el Banco Central Europeo con un programa de compra deuda valorado en 750.000 millones de euros. La operación es simple, autoridad monetaria amplia su balance creando dinero de la nada, y lo inyecta en el mercado secundario de deuda para que el precio de los bonos suba y relajar así las rentabilidades de los bonos soberanos.

Para que la intervención monetaria sea lo más amplia posible y reduzca los intereses de Italia y España el BCE ha roto los límites autoimpuestos, podrá comprar deuda de muy corto plazo con un vencimiento de tan solo 70 días y no se aplicará un límite para comprar no más del 33% de la deuda de ningún país en circulación. Si se está interviniendo toda la curva de rendimientos de un bono se trata de un rescate en toda regla.

En total, el plan específico eleva las compras previstas por el BCE para este año a 1,1 billones de euros, y solo las compras recientemente acordadas representan el 6% del PIB de la Eurozona.

Esta medida se trata, a su vez, un regalo a la banca porque podrían esperar una menor rentabilidad de la deuda soberana por la subida de precio de los bonos, y estos beneficios del mercado incrementan inmediatamente su capital.

Pero ¿y si todo falla? Dado que se desconocen las consecuencias finales de esta crisis, han ido surgiendo nuevas propuestas como la de los eurobonos para que Italia y España puedan compartir sus riesgos con los socios. La razón de esta propuesta viene dada porque los países de la UE tendrán enormes déficits presupuestarios este año para combatir la pandemia y sus consecuencias, y países como Italia y España, con perfiles crediticios más débiles que Alemania, deberán poder endeudarse a tipos de interés razonables.

Pero Alemania con el apoyo de Austria y Holanda han dicho que no. Se han opuesto durante mucho tiempo a la emisión de deuda a nivel de la UE por temor a que efectivamente signifique que sus contribuyentes están financiando el gasto de los estados miembros más pobres.

Si todo falla, si la crisis es más intensa de lo esperada, si Italia y España no pueden financiar el alto déficit que se espera este año por los altos intereses exigidos por el mercado, solo quedará una opción, el rescate puro y duro. Aprovechar los 410.000 millones de euros que quedan en el Mecanismo Europeo de Estabilidad, un fondo de rescate establecido para ayudar a los países durante la crisis de la deuda de la UE hace ocho años que iría acompañado de duras condiciones para asegurar la devolución.

https://www.elblogsalmon.com/economia/habra-rescate-para-espana-e-italia

10.20.-Después de la pandemia, el mundo enfrenta una montaña de deudas- ERIC ALBERT

Los planes para apoyar la economía llevarán a los países occidentales a una era de deudas colosales. ¿Cómo lidiar con eso?

En Roma, en mayo de 2019. VINCENZO PINTO / AFP

Los enormes planes de apoyo económico lanzados desde el comienzo de la pandemia de coronavirus están llevando a los países occidentales a una nueva era de deuda colosal. Estas ayudas de emergencia son obviamente necesarias. No actuar ahora podría convertir la asfixia actual en una recesión a largo plazo. Pero su impacto no será menos importante. «Dejarán profundas cicatrices», advierte Gilles Moëc, economista jefe de Axa.

2 abr 2020.- Según UBS, todos los paquetes de estímulo en todo el planeta ahora alcanzan el 2.6% del producto interno bruto (PIB) global, superando con creces el esfuerzo realizado durante la crisis financiera de 2008 (1.7% del PIB). En algunos países, van mucho más allá: 10% en los Estados Unidos, 8% en el Reino Unido… Y esto es muy probablemente solo el comienzo. Se necesitará ayuda adicional para reiniciar la economía después del encierro.

La deuda de los países europeos, ya bastante pesada, saltará. En Italia, actualmente se sitúa en el 135% del PIB y podría caer a… 181% para fin de año, según la hipótesis más pesimista de los analistas de Jefferies (o 151% para los más optimistas) En el mismo escenario negro, que pronostica una recesión del 15% en 2020, Francia caería de una deuda del 101% al 141% del PIB, y España al 133%. El objetivo oficial del Pacto Europeo de Estabilidad, que apunta a una deuda inferior al 60% del PIB, solo será un recuerdo teórico lejano. También fue suspendido durante la pandemia. Por supuesto, el repunte del crecimiento en 2021 mejorará automáticamente estas proporciones, pero el impacto será severo.

«Mantener la credibilidad de las instituciones económicas»

¿Cómo hacer frente? Paradójicamente, la mayoría de los economistas no están particularmente preocupados por el corto plazo. «Lo que realmente importa es el costo del servicio de la deuda o el crecimiento del país», dijo la economista de Jefferies Marchel Alexandrovich. Claramente, si las tasas de interés siguen siendo muy bajas, incluso negativas, como es el caso actualmente, el pago de la deuda no pesa demasiado en las cuentas públicas. Por el contrario, si el crecimiento es muy fuerte, la relación deuda / PIB se reduce automáticamente. Este segundo escenario es el que tuvo lugar después de la Segunda Guerra Mundial.

«En la historia, ha habido períodos en que las deudas eran mucho más altas que hoy», dijo Hélène Rey de la London Business School. En el Reino Unido, después de las Guerras Napoleónicas o después de la Segunda Guerra Mundial, hemos excedido en gran medida la marca del 200%. «En Francia, la proporción alcanza el 270% en 1944, antes de caer a un 15%, veinticinco años más tarde. Este impresionante descenso provino de la alta inflación, que hizo negativas las tasas de interés reales, y el crecimiento repentino (los «años treinta gloriosos»). (Sigue)

https://www.lemonde.fr/economie/article/2020/04/02/apres-la-pandemie-le-monde-face-a-une-montagne-de-dettes_6035326_3234.html 

10.20.-La escasez de tests realizados al personal sanitario pone contra las cuerdas al Gobierno de Johnson     RAFA DE MIGUEL

Solo 2.000 del medio millón de trabajadores del NHS se han hecho la prueba

Una trabajadora del NHS se somete a un test del coronavirus en su automóvil, en Chessington (Reino Unido).YUI MOK / AP

Las cifras de fallecidos por el coronavirus se vuelven insoportables en Reino Unido (563, solo este miércoles) y la estrategia gradual que el Gobierno de Boris Johnson pretendió implantar al principio de la crisis comienza a virar en su contra. Tan solo 2.000 del casi medio millón de trabajadores clave del Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) se han sometido al test para detectar el virus. Eso significa que un amplio porcentaje se ha visto obligado a permanecer aislado en sus hogares, por haberse expuesto al contagio, sin saber si se hallan o no realmente infectados. Johnson, que dio positivo la semana pasada, permanece recluido en Downing Street mientras sus ministros llevan cuatro días seguidos intentando sortear las preguntas de los medios sobre el asunto que amenaza con quebrar la hasta ahora sostenida unidad política. “Necesitamos acelerar masivamente esos tests.

2 abr 2020.- No solo los diseñados para detectar anticuerpos, que son los que permitirán que podamos regresar a nuestros puestos de trabajo con la seguridad de no estar infectados. En segundo lugar, la gente necesita saber si tiene o no el virus, para evitar un aislamiento innecesario sin sentido. Y sobre todo, eso es clave para el personal del NHS”, aseguraba el primer ministro en un nuevo vídeo grabado desde su confinamiento domiciliario este miércoles a última hora. Se le notaba desmejorado y, por primera vez, comparecía sin la acostumbrada corbata. Después de repetir mensajes de optimismo y de reclamar nuevamente la colaboración de los británicos, el inquilino de Downing Street deslizaba ese mensaje como orden precisa a su equipo para que pusiera fin a esa situación.

Las cifras de ingresos hospitalarios en los últimos tres días han vuelto a ascender, después de una primera impresión de que se estaba logrando aplanar la curva. “Es ligeramente preocupante”, admitía Yvonne Doyle, la directora médica de Public Health England, el organismo que gestiona en Inglaterra el NHS. “Todavía es pronto para determinar si hemos aplanado la curva de admisiones hospitalarias, después del incremento de estos tres días”.

El Reino Unido está realizando ya unos 8.000 tests diarios, al personal sanitario y a los enfermos que ingresan en los hospitales (mayoritariamente a estos últimos). El objetivo del Gobierno, anunciado en los últimos días, era realizar 10.000 pruebas diarias. “Alemania está haciendo pruebas a medio millón de personas cada semana, y nosotros ni siquiera hemos alcanzado los 10.000 diarios que prometió el primer ministro. El personal del NHS está preguntando, con toda la razón, si no hemos retrasado demasiado la decisión de comprar los kits y los agentes químicos necesarios. O si la capacidad de nuestros laboratorios no se ha estirado demasiado después de años de recortes presupuestarios”, acusaba la portavoz de Sanidad del Partido Laborista, Jonathan Ashworth.

Los ministros de Johnson culpan del problema a la escasez de oferta de los reactivos químicos necesarios para realizar la prueba en el mercado internacional. Public Health England impone un estricto protocolo para los tests con los componentes químicos y reactivos precisos. “Todo esto ha retrasado mucho el proceso (…) El NHS tiene unas exigencias muy concretas y hay razones de peso para ello. Y debe asegurarse de que los estándares se mantienen. Pero hay alternativas. Necesitan optimizarlas y validarlas, para poder acelerar todo el proceso”, ha dicho al diario The Guardian Nicola Stonehouse, viróloga molecular en la Universidad de Leeds.

“El personal del NHS está frustrado porque nos puede llevar aún varias semanas alcanzar los 25.000 tests diarios que pretendemos. Hay demasiado personal en confinamiento domiciliario y necesitamos que vuelvan a trabajar lo antes posible”, ha dicho Niall Dickson, el director ejecutivo de la Confederación de Directores de Gestión del NHS. El servicio público de salud británico recibe órdenes centralizadas, pero cada hospital y centro de salud se gestionan de modo autónomo y con sus propios objetivos y refuerzos, si alcanza las cifras programadas.

https://elpais.com/sociedad/2020-04-02/la-escasez-de-tests-realizados-al-personal-sanitario-pone-contra-las-cuerdas-al-gobierno-de-johnson.html

9.20.-Boris Johnson da positivo por coronavirus – RAFA DE MIGUEL

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, confirma que también ha contraído la Covid-19

El primer ministro Johnson, a la puerta de su residencia en Londres, este jueves. En vídeo, la declaración que ha subido a su perfil de twitter tras el anuncio del positivo. AARON CHOWN / EUROPA PRESS 

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, de 55 años, ha dado positivo en las pruebas del coronavirus, según ha confirmado la oficina del Gobierno británico. El propio Johnson ha explicado en un vídeo cómo había comenzado a mostrar leves síntomas de la enfermedad en las últimas 24 horas. Se encuentra en situación de aislamiento, por consejo del director médico del Ejecutivo, Chris Whitty, y asegura que seguirá al mando de la situación desde su domicilio.

Johnson ha agradecido en el vídeo a los más de 600.000 voluntarios que se han ofrecido para colaborar con el Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) y ha vuelto a agradecer a los ciudadanos que estén siguiendo las medidas de distanciamiento social impuestas por su Gobierno. En el hipotético caso de que la salud de Johnson empeorara, sería el ministro de Exteriores, Dominic Raab, el que asumiría las riendas del Gobierno.

El ministro de Sanidad del Reino Unido, Matt Hancock (41 años) también ha utilizado la red social Twitter para confirmar que ha dado positivo en el test del coronavirus. “Llevo días trabajando en casa y he comenzado a tener síntomas leves. El test ha dado positivo. Me mantendré aislado hasta el próximo jueves y seguiré trabajando desde casa”, ha explicado en un video.

Hancock ha sido uno de los miembros del Gobierno de Johnson que más ha presionado para que las medidas drásticas que otros países habían puesto ya en práctica se impusieran también en el Reino Unido.

La pareja actual de Johnson, Carrie Symonds (32 años) está embarazada de unos seis meses. Downing Street ha explicado que se mantiene en situación de aislamiento, en un domicilio distinto al de su esposo. A pesar de que las mujeres en estado de gestación no son más susceptibles al contagio del virus, el embarazo puede alterar el sistema inmunológico y la respuesta general ante una infección vírica.

El ministro de Economía, Rishi Sunak, ha compartido muchas horas de trabajo con Johnson en los últimos días. Este jueves, a las nueve de la noche (hora peninsular española) apareció junto al primer ministro a la puerta de Downing Street para aplaudir a los trabajadores del NHS. Por el momento, ha anunciado, no tomará medidas de aislamiento ni se someterá al test, a no ser que presente síntomas de la enfermedad. Johnson tenía previsto comparecer este viernes de nuevo en rueda de prensa pero el acto ha sido suspendido.

Después de una primera respuesta lenta y confusa, el primer ministro decidió en la última semana dar un giro drástico a la estrategia del Reino Unido en la lucha contra el coronavirus. Los ciudadanos británicos deben ahora permanecer en confinamiento domiciliario, con las únicas excepciones de la compra de avituallamiento, las necesidades médicas, una salida diaria para hacer ejercicio o acudir a trabajar si el teletrabajo no es posible.

https://elpais.com/internacional/2020-03-27/boris-johnson-da-positivo-por-coronavirus.html 

  • 8.20.-Primera condena en el escándalo de fraude fiscal «CumEx» en Alemania – JEAN MICHEL HAUTEVILLE
  • Johnson ordena finalmente el cierre de bares, restaurantes y gimnasios – RAFA DE MIGUEL
  • España y el Reino Unido: El dilema de reestringir las libertades para luchar contra el coronavirus – MARC FORTUÑO

Dos ex banqueros británicos reciben una sentencia de prisión suspendida en un caso complejo que costó a las autoridades fiscales alemanas 10 mil millones de euros. El ensayo se acortó debido a la progresión de la epidemia de coronavirus.

19 mar 2020.- Es un «triunfo de la justicia», titula el semanario Die Zeit. Después de un juicio que duró seis meses, los primeros acusados ​​en el caso de las transacciones «CumEx» fueron declarados culpables de evasión de impuestos, el miércoles 18 de marzo, por el tribunal de distrito de Bonn (Renania del Norte-Westfalia) – Westfalia). Dos ex corredores británicos recibieron penas de prisión suspendidas: un año y diez meses, así como una multa de 14 millones de euros, por Martin Shields, y un año por su colega Nicholas Diable, condenado por complicidad en fraude.

El único banco declarado culpable entre las instituciones financieras seleccionadas en diversos grados por esta demanda, el grupo MM Warburg tendrá que reembolsar 176 millones de euros al Tesoro alemán. Heredero de una de las dinastías bancarias más antiguas del país, el prestigioso establecimiento, con sede en Hamburgo, dijo que sería atractivo. «Cuanto más te escucho, más problemas tengo con este adjetivo: prestigioso», replicó el presidente de la corte, Roland Zickler, a un abogado llamado a declarar como testigo al comienzo del juicio. «Sea lo suficientemente amable como para usar este término con más moderación». «

Un asunto en expansión

La sentencia es la primera condena en un caso en expansión que ha costado a los contribuyentes al menos 50 mil millones de euros en muchos países europeos, desde Italia hasta Finlandia y Francia, a la prohibición de este tipo. Transacción en 2012. El subterfugio consistió en el intercambio rápido de grandes cantidades de valores entre bancos e inversores, con el fin de engañar a las autoridades y obtener créditos fiscales indebidamente.

En Alemania, el país más afectado por este fraude revelado en 2017 por un consorcio de medios, incluido Le Monde , el daño a las autoridades fiscales asciende a 10 mil millones de euros, según algunas estimaciones. Destacando la impotencia de Berlín ante el crimen financiero, el asunto había causado una protesta en todo el Rin. El juicio, que se inauguró en septiembre, tenía una dimensión simbólica.

En la casilla del acusado, los dos ex empleados de HypoVereinsbank, una subsidiaria de UniCredit, crearon, en 2008, el fondo de inversión Ballance, con domicilio en Gibraltar y especializado en operaciones «CumEx». Enfrentaron hasta diez años de prisión. La corte de Bonn finalmente mostró indulgencia hacia los dos hombres que, durante los cuarenta y cuatro días de la audiencia, expresaron abundantemente su arrepentimiento. «Cometí errores «, dijo Shields. Esto me servirá como una lección.  «

«Habrá otras pruebas»

El tribunal también reconoció que el escándalo tenía ramificaciones que iban mucho más allá de las acciones de dos banqueros caídos en desgracia. La parte del caso por el que fueron juzgados se refería «solo» a 447 millones de euros de daños. La fiscal, Anne Brorhilker, por lo tanto, había pedido no erigir a los dos ex corredores como «chivos expiatorios».

Por lo tanto, este juicio abre el camino a la condena para los cientos de actores en una galaxia de bancos, fondos de cobertura e inversores, que participaron en estas transacciones fraudulentas. «Hemos escuchado cosas aquí que están más allá de la comprensión», dijo el Sr. Zickler indignado antes de pronunciar su veredicto. «Habrá otras pruebas», prometió.

Fiscal investiga sesenta redes que involucran a unos 600 acusados

No es una amenaza vacía. De hecho, solo, la Sra.  Brorhilker está investigando sesenta redes que involucran a aproximadamente 600 acusados. La fiscalía de Frankfurt, por su parte, incluso once investigaciones. Se espera que se abra un nuevo juicio en el caso «CumEx» en las próximas semanas en el Tribunal Regional de Wiesbaden.

Pero en los últimos días, el tribunal de Bonn tuvo que enfrentarse a un nuevo adversario: la epidemia de Covid-19, que comenzó a interrumpir el curso de las audiencias. Como resultado, el juez decidió esta semana acelerar los procedimientos contra los principales acusados ​​y posponer el enjuiciamiento de sus cómplices. Los coacusados ​​del banco MM Warburg, su filial Warburg Invest, el grupo francés Société Générale, así como Hansainvest y BNY Mellon, se benefician de un aplazamiento inesperado.

https://www.lemonde.fr/economie/article/2020/03/19/premiere-condamnation-dans-le-scandale-de-fraude-fiscale-cumex-en-allemagne_6033717_3234.html

8.20.-Johnson ordena finalmente el cierre de bares, restaurantes y gimnasiosRAFA DE MIGUEL

El Gobierno asumirá el sueldo de los trabajadores paralizados hasta un límite de 2.700 euros

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anuncia este viernes el cierre de bares y restaurantes JULIAN SIMMONDS / AFP (AFP)

Se acabó el tiempo de los consejos y las sugerencias. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha ordenado este viernes el cierre, a partir de esta misma noche, de todos los pubs, restaurantes, cafeterías y gimnasios, para reducir aún más el posible contagio del coronavirus. Los últimos datos aportados por el Gobierno indicaban que ya hay casi 4.000 ( (3.983) casos de personas infectadas por el SARS-CoV-2, y 177 fallecidos.

20 mar 020.- “Necesitamos poner obstáculos más firmes en la curva de transmisión (…) La velocidad con que nos recuperemos depende por completo de nuestra capacidad colectiva de hacer frente al virus, y eso significa que debemos adoptar los siguientes pasos que nos recomiendan los científicos”, ha dicho Johnson. Apenas 24 horas antes, el primer ministro seguía aconsejando a los ciudadanos que evitaran los locales de ocio, sin ningún mandato concreto. El dueño de la conocida cadena británica de pubs Weatherspoon, Tim Martin, un multimillonario conocido por su ardiente defensa de las políticas conservadoras y del Brexit, se permitía en las últimas horas exigir que se aplicara a los bares la misma política que al Parlamento. “No se pueden cerrar todos los bares y tiendas de un modo indefinido. Creo que lo sensato es dejarlos abiertos pero imponer ciertas reglas de distanciamiento”, ha dicho. Sus palabras han provocado una cascada de críticas de medios y políticos y han puesto el dedo en la llaga sobre la realidad a la que se enfrentaba el Gobierno británico. Su temor a recortar las libertades de los ciudadanos había incitado a muchos a desafiar las indicaciones sanitarias y seguir con su vida normal. Johnson se ha visto incluso obligado a pedir a los británicos que no intenten apurar las últimas horas. “Por favor, no lo hagan. Pueden creer que son invencibles, pero no hay ninguna garantía de que no puedan ser ya posibles transmisores del virus y contagiar a otros”, ha implorado.

Junto a Johnson ha vuelto a comparecer el ministro de Economía, Rishi Sunak, para anunciar nuevas medidas de respuesta a la crisis. El Gobierno británico asumirá durante los próximos meses, hasta un límite, los sueldos de los millones de trabajadores que se vean forzados a permanecer en casa por el cese de actividad de las empresas. El esquema anunciado es similar al de los ERTES en España, una figura jurídica que no existe en el Reino Unido. Se pagará hasta el 80% del salario de los empleados de aquellas empresas que mantengan el puesto de trabajo, con un límite de unos 2.700 euros, el salario medio en este país. “Ponemos en marcha así un gran esfuerzo nacional para proteger los empleos. Queremos, llegado el momento, poder mirar hacia atrás recordar cómo cuando nuestra generación se enfrentó a un desafío único llevamos a cabo un gran esfuerzo nacional y permanecimos juntos. De todos nosotros depende”, ha dicho Sunak. No habrá límite en los fondos necesarios para estas ayudas, ha dicho el ministro. Comenzarán a contar retroactivamente desde principios de marzo, durarán al menos tres meses y se revisará su posible extensión si siguen resultando necesarias.

El Gobierno ha anunciado además la suspensión del pago del IVA (VAT, en sus siglas en inglés) en el próximo trimestre. Según cálculos del propio Sunak, la medida suponer inyectar unos 32.000 millones de euros extra en la economía británica.

El Reino Unido mantiene en los últimos años unas cifras de paro históricamente bajas, de en torno al 3,8%. La crisis acelerará los despidos, como en el resto de las economías europeas. 33 millones de personas tienen actualmente un puesto de trabajo. Un 10%, aproximadamente, son autónomos.

En los últimos días, el Gobierno de Johnson ha dado un giro drástico a su respuesta frente al coronavirus. En comparecencias diarias, el primer ministro ha pasado de recomendar a la gente que se lavara las manos y se aislara en casa por siete días si presentaba síntomas de la enfermedad, a “aconsejar enfáticamente” a los ciudadanos que evitaran el contacto social. Se ha resistido a aprobar las medidas drásticas que otros países estaban ya poniendo en marcha, a pesar de las señales de alerta de la comunidad científica y de la oposición política. Johnson ha acelerado finalmente su respuesta este viernes y el tono de sus respuestas da a entender que su Gobierno se dispone finalmente a alinearse con el resto del mundo.

https://elpais.com/sociedad/2020-03-20/johnson-ordena-finalmente-el-cierre-de-bares-restaurantes-y-gimnasios.html

8.20.-España y el Reino Unido: El dilema de reestringir las libertades para luchar contra el coronavirus – MARC FORTUÑO

Como vimos en la crisis financiera de 2008 y en las crisis posteriores de deuda soberana en la Eurozona, el contagio económico puede propagarse rápida e imprevisiblemente a través de las fronteras y penetrar en todos los sectores de la actividad económica de un país y perpetuar una crisis en más de una década.

17 mar 2020.- Bajo esta realidad ¿Cuál es la solución óptima ante el shock externo de estas dimensiones que supone el coronavirus? ¿Es preferible el bloqueo económico para evitar el contagio o no restringir libertades para salvar la economía? En las siguientes líneas vamos a relatar los casos de España y el Reino Unido, dos polos opuestos en cuanto a las medidas adoptadas para combatir esta pandemia.

España y el Estado de excepción que ahoga la oferta

Este fin de semana, el Gobierno español decretó el estado de excepción o de alarma en todo el territorio español durante un periodo de 15 días, fruto de la delicada situación vinculada a la expansión del coronavirus se ha llevado ya a más de 6.400 casos en España, siendo el quinto país en el mundo por expansión de la enfermedad. Y, el peor problema de todos, es que está siendo el país que más rápido está incrementando el número de afectados en la pandemia según los días de evolución.

Un estado de excepción va vinculado al deterioro de las libertades individuales, especialmente las libertades de movimiento de personas, con la finalidad de evitar el contagio y que se extiendan exponencialmente el número de afectados creando el caos en el sistema sanitario español.

Según lo establecido en el Decreto, el artículo 7 dicta que durante la diferencia las personas** únicamente podrán circular por las vías de uso público para la realización de las siguientes actividades**: Adquisición de alimentos como productos farmacéuticos y primera necesidad, asistencia a centros sanitarios, desplazamiento al trabajo, retorno a la residencia habitual, asistencia a mayores menores dependientes o grupos especialmente vulnerables, desplazamiento a entidades financieras, o por causa de fuerza mayor.

Se trata de medidas restrictivas que suponen romper, temporalmente (en principio 15 días), la normalidad de la ciudadanía. Y todas estas medidas en su conjunto nos llevarán a un impacto económico severo que la propia Comisión Europea ha señalado que vamos a una recesión durante este año.

Este tipo de medidas tan restrictivas influirán notoriamente en la economía. Podríamos hablar de una crisis de oferta, como la del 73, debido a que el coronavirus causa un impacto desde el lado de la oferta al cerrar las empresas y hacer que la gente se quede en casa. Cualquier medida como bajar los tipos de interés o recortar los impuestos no puede resolver eso porque no se focaliza en el verdadero foco del problema económico.

Desde el punto de vista económico, esta decisión es muy delicada y no es comparable la situación económica de 2007-2008. Se está apostando generar una crisis cuando no se ha resuelto el problema de estabilidad presupuestaria, hemos acumulado una gran cantidad de deuda pública -en 2007 la ratio sobre PIB era del 36%, hoy del 95,5%- y el desempleo se encuentra en el 14% frente al 8% de 2007.

En una posición de debilidad relativa, generar una crisis no solo nos llevaría a más quiebras y más parados, sino a una dificultad para refinanciar la deuda como ya pasó en la crisis de deuda soberana, solo que ahora el margen de actuación se encuentra seriamente acotado.

Reino Unido opta por no restringir las libertades de movimiento y apoyar la economía

El otro extremo dentro de las reacciones de los países, tenemos la visión de la pandemia desde el Reino Unido que comenzó la semana con la peor caída en un día en las acciones británicas desde la crisis financiera y continuo seguidamente con un recorte de 50 puntos básicos en los tipos de interés del Banco de Inglaterra.

Se ha optado por otro camino, el tiempo dirá si es correcto o no. El Reino Unido no ha elegido restringir las libertades de movimiento. Su opción ha sido, con diferentes medidas, atenuar el potencial impacto económico de la crisis en un país que ha vivido el proceso del Brexit de manera intensa.

Desde el punto de vista humano supone que la enfermedad se extienda y potencialmente un mayor incremento de muertes. Patrick Vallance, es el principal asesor científico, y anunció que la tasa de infección podría afectar al 60% de la población británica. En números sobre la población representaría 40 millones de casos y 800.000 muertes.

Pero el objetivo es más bien económico…se busca evitar una crisis de oferta que rompa la cadena de suministros como en el caso de España, y, ante los posibles efectos que se den, controlar el golpe sobre la base de un incremento de la demanda.

Desde el punto de vista laboral, el gobierno ha advertido que una de cada cinco personas podría quedar apartada del trabajo bajo una indemnización de 94,25 libras esterlinas por semana, fruto de la indemnización de la enfermedad establecida por la ley que queda por debajo de los salarios establecidos.

También está enfocado a subir el salario mínimo para el próximo mes a 8,72 libras la hora desde las 8,21 libras actuales. Cómo medidas complementarias para los trabajadores tenemos más de 30 millones de trabajadores verano en beneficio anual de 104 libras a partir de abril a través de una rebaja en el Seguro Nacional.

Como hemos comentado, se ha llevado a cabo una reducción de los tipos de interés que naturalmente llevará a unos tipos en las hipotecas variables inferiores. Y, además, la mayoría de grandes entidades financieras permitirán que aquellos cuyas finanzas queden seriamente afectadas pues pongan el pago de sus obligaciones.

Su contexto económico es debilitado en el corto plazo ya que parte de una desventaja. Está en camino de tener un segundo trimestre consecutivo de crecimiento cero de enero a marzo y el PIB podría reducirse en un -0,2% en el segundo trimestre, según las primeras estimaciones.

https://www.elblogsalmon.com/economia/espana-reino-unido-dilema-restringir-libertades-para-luchar-coronavirus 

  • 7.20.-El Gobierno de Johnson retrasa un año las elecciones municipales de Londres – RAFA DE MIGUEL

118 comicios municipales se verán afectados por la crisis del coronavirus

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, el pasado 8 de marzo en Londres.JONATHAN BRADY/PA WIRE/DPA (EUROPA PRESS)

El Gobierno del Reino Unido ha anunciado este viernes el aplazamiento durante un año de las elecciones municipales del próximo mayo, incluidos los comicios a la alcaldía de Londres. Downing Street ha decidido seguir las recomendaciones del Comité Electoral Nacional y suspender una cita electoral que hubiera coincidido con el momento en que las autoridades prevén que la epidemia del coronavirus llegue a su punto álgido. 118 ayuntamientos tenían previsto convocar a sus ciudadanos a las urnas, junto a decenas de entidades administrativas locales como distritos no metropolitanos y juntas policiales.

13 mar 2020.- El actual alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, hacía frente a las candidaturas del conservador Shaun Bailey y el independiente Rory Stewart. Khan, de origen musulmán, goza de amplia popularidad y confiaba en revalidar su puesto. Hasta hace 24 horas defendía que los comicios siguieran adelante y se celebraran el 7 de mayo. “Seguiré trabajando con el Gobierno y con los expertos para ayudar a Londres a hacer frente al coronavirus en las semanas y meses que vienen por delante. Siempre haré lo que esté en mi mano para defender Londres”, ha escrito en su cuenta de la red social Twitter después de que Downing Street anunciara la decisión.

Stewart, uno de los ministros más mediáticos del anterior Gobierno de Theresa May y candidato sorpresa a las primarias del Partido Conservador ―aunque su eliminación de la competición fue de las primeras― ha celebrado la cancelación de los comicios, justo en un momento en el que los sondeos habían desinflado su candidatura. Ha sido uno de los políticos más críticos con la lentitud del Ejecutivo británico en reaccionar ante la crisis sanitaria actual. “Ha sido la decisión correcta. Actuemos ya para prohibir las concentraciones públicas y cerrar los colegios. Extendamos el periodo de aislamiento y restrinjamos las visitas no necesarias a las residencias de mayores”, ha dicho.

Todos los candidatos han mostrado su respaldo a una decisión que contaba con el consenso de los dos principales partidos del país. El número de infectados por coronavirus en el Reino Unido era de casi 800 (798) y 10 fallecidos.

https://elpais.com/internacional/2020-03-13/el-gobierno-de-johnson-retrasa-un-ano-las-elecciones-municipales-de-londres.html

  • 6.20.-El Reino Unido ha gastado ya más de 4.600 millones de euros para preparar el Brexit – RAFA DE MIGUEL
  • Pensiones: «Hacemos un llamado para mantener el Consejo de Orientación de Pensiones, garantizando un debate público iluminado y transparente»  – LE MONDE

La mayor parte del presupuesto se usó sin saber cómo sería la salida de la UE

Celebración del Brexit, el pasado 31 de enero junto a la estatua de Winston Churchill en Londres. HENRY NICHOLLS (REURTERS) 

El Reino Unido dedicó tres años y medio a discutir cómo sería el Brexit que una mayoría de ciudadanos apoyó en el referéndum de 2016. Durante todo ese tiempo, los diferentes departamentos ministeriales gastaron más de 4.600 millones de euros, de un total de más de 7.000 dispuestos para este propósito, en contratar personal extra y elaborar planes para una salida de la UE repleta de incógnitas. La Oficina de Auditoría Nacional, un organismo independiente aunque adscrito a la Cámara de los Comunes, publicó este viernes un informe que respondía a la demanda general de la oposición de una mayor transparencia.

6 mar 2020.- La NAO, en sus siglas en inglés, ha requerido información del gasto a 18 ministerios, y explica en su auditoría que no pretende juzgar si el dinero dispuesto tuvo un resultado útil. “Los departamentos tuvieron que prepararse para escenarios múltiples, con unas agendas temporales que cambiaron constantemente y gran incertidumbre. Fue una tarea con escaso o nulo precedente histórico”, avanza el informe. Sus resultados suponen un cálculo de mínimos, que no tiene en cuenta “ni los costes futuros, ni el precio del acuerdo financiero [con la UE], ni los gastos asociados al establecimiento de una nueva relación ni aquellos relacionados indirectamente con los preparativos, como el impacto en las actividades habituales de los departamentos”.

Casi la mitad del dinero ya gastado, unos 2.200 millones de euros, se destinó a la contratación de personal extraordinario. Durante el pico de los preparativos, en octubre de 2019, llegaron a incorporarse a la Administración británica 22.000 personas. La incertidumbre de todos estos años fue una oportunidad de negocio para muchas empresas de consultoría y asesores individuales. Desde junio de 2016, el Gobierno británico destinó unos 330 millones de euros a contrataciones externas.

En la distribución de ese presupuesto extraordinario, tres ministerios coparon más de la mitad del gasto: Agricultura y Medio Ambiente, Interior y Aduanas. Son precisamente los que más incertidumbre futura y necesidad de cambiar radicalmente sus sistemas de trabajo presentaban con la llegada de un Brexit, con el agravante de que no podían saber si sería finalmente una salida dura y desordenada o con acuerdo. El Ministerio de Agricultura llegó a establecer 46 líneas de trabajo diferentes, y gastó 1.000 millones. Interior, que comenzó a diseñar un reforzamiento de las fronteras y puso en marcha el llamado EU Settlement Scheme (Esquema de Asentamiento de Ciudadanos Europeos), para regularizar la situación de cerca de seis millones de comunitarios residentes en el Reino Unido, destinó a estas tareas más de 920 millones de euros. La previsión de nuevos medios de recaudación de IVA y aranceles o la construcción de nuevos controles aduaneros supusieron casi 860 millones de euros.

“Los ciudadanos tienen derecho a saber dónde ha ido todo ese dinero, sobre todo después de haber sufrido graves inundaciones y con la amenaza actual del coronavirus. Debemos preguntarnos si el Gobierno tiene claras cuáles son sus prioridades de gasto”, ha dicho el portavoz de los liberales demócratas para el Brexit, Alistair Carmichael, quien forma parte de la Comisión de Cuentas Públicas del Parlamento británico que ha conocido el informe de la NAO. Margaret Hillier, la diputada laborista que preside esa comisión, ha acusado a Downing Street “de haber mantenido a la ciudadanía en la oscuridad durante todo este tiempo”.

El Gobierno del Reino Unido ha colaborado en la elaboración de la auditoría, pero se ha negado durante todo este tiempo a hacer una estimación propia de los gastos que estaba acarreando el Brexit en sus distintos ministerios. La NAO estima además en su auditoría las “pérdidas sin sentido” (fruitless losses, en su término contable) y las “pérdidas constructivas” (constructive losses). Es decir, compromisos de gasto no evitables a sabiendas de que no van a reportar ninguna utilidad o gastos que no sirven para nada por un cambio en la estrategia política. En total, según la agencia, 105 millones de euros fueron malgastados por el Gobierno.

https://elpais.com/internacional/2020-03-06/el-reino-unido-ha-gastado-ya-mas-de-4600-millones-de-euros-para-preparar-el-brexit.html 

6.20.-Pensiones: «Hacemos un llamado para mantener el Consejo de Orientación de Pensiones, garantizando un debate público iluminado y transparente»  – LE MONDE

“Durante veinte años, el Consejo de Orientación de Pensiones (COR) ha producido herramientas que permiten el análisis del sistema de pensiones y las reformas pasadas. Necesitamos continuidad. »Foto: Manifestación contra la reforma de las pensiones, París, 11 de enero de 2020. Roger Rozencwajg / Photononstop 

Un grupo de demógrafos, economistas y sociólogos especializados en pensiones se encuentra en un foro en el «Mundo» contra la abolición de las misiones del COR, previsto por la ley que debería adoptarse el martes debido al uso del artículo 49.3 de la constitución del gobierno.

2 mar 2020.- Tribune. El proyecto de ley que establece un sistema de jubilación universal prevé, en el artículo 56, la creación de un nuevo comité independiente de expertos en pensiones (CEIR). El CEIR asumiría la mayoría de las misiones del Consejo de Orientación de Pensiones (COR), en particular el componente de diagnóstico completo del sistema, incluidas las proyecciones financieras y el desarrollo de indicadores de monitoreo.

Si el COR se retiene en el proyecto de ley, sus misiones (producir un informe anual en un marco colegiado, liderar, ordenar y discutir el trabajo, proporcionar información sobre el sistema) desaparecen. Su papel se reduce a la formulación de recomendaciones elaboradas a partir de información e informes de diagnóstico producidos por CEIR.

El destino de COR en el proyecto de ley de pensiones está causando un completo malentendido por parte de la comunidad científica a la que pertenecemos. Nosotros, demógrafos, economistas y sociólogos, hemos reconocido durante casi veinte años el rigor, la transparencia, la neutralidad y la originalidad del trabajo del COR, valores que compartimos.

Un organismo independiente

El COR es un organismo independiente responsable desde 2000 de analizar y supervisar las perspectivas a medio y largo plazo del sistema de pensiones francés. Tiene 41 miembros: su presidente, ocho miembros del parlamento, ocho representantes del Estado, dieciséis representantes de organizaciones sindicales y profesionales, dos representantes de asociaciones de familiares y pensionistas y seis personalidades calificadas. Su composición lo convierte en un órgano de concertación colegial reconocido por su independencia.

Hay un debate en curso sobre los sistemas de pensiones como parte de un programa de trabajo anual definido por toda la junta. Una gran parte del trabajo científico examinado por el COR y que está en el centro de la discusión actual (mecanismos de redistribución, edades de partida, etc.) no es el trabajo que produce (estudios de DREES, INSEE , fondos de pensiones – CNAV; Agirc-Arrco; SRE, Caisse des Dépôts), laboratorios de investigación, etc.), pero este trabajo a menudo se ha llevado a cabo según las necesidades y a solicitud del consejo.

https://www.lemonde.fr/idees/article/2020/03/02/retraites-nous-appelons-au-maintien-du-conseil-d-orientation-des-retraites-garantie-d-un-debat-public-eclaire-et-transparent_6031540_3232.html 

  • 5.20.-Johnson amenaza con abandonar en junio la negociación con la UE si Bruselas no acepta sus condiciones  – RAFA DE MIGUEL
  • Gobierno inicia el desguace de la reforma laboral de 2012 –MARC FORTUÑO
  • Japón: un nuevo repaso a la ‘abeconomía’ – MICHAEL ROBERTS
El Reino Unido rechaza alinearse con las regulaciones comunitarias en el futuro acuerdo comercial. 

Boris Johnson quiere evitar a toda costa entrar en un laberinto de negociaciones interminables con Bruselas y suma de prórrogas que arruinó el mandato de su predecesora, Theresa May. El Gobierno del Reino Unido ha publicado este jueves el documento base con las aspiraciones de lo que debe ser, a su entender, la futura relación comercial con la UE tras la salida del club el pasado enero. Ambas partes se dieron un periodo de transición para cerrar el acuerdo, que concluye el próximo 31 de diciembre. 

27 feb 2020.- «El Gobierno no extenderá el periodo de transición establecido en el Acuerdo de Retirada. De este modo, queda un tiempo limitado pero suficiente para que el Reino Unido y la UE lleguen a un acuerdo. Estamos comprometidos en trabajar de un modo rápido y firme, y en celebrar el número apropiado de reuniones de alto nivel diseñadas por la Declaración Política [firmada junto al Acuerdo de Retirada] desde ahora hasta junio», dice el documento de Downing Street. Si a partir de esa fecha no se ha alcanzado un borrador suficientemente amplio y comprensivo de la voluntad de las partes, prosigue el texto, el Reino Unido decidirá si le merece la pena seguir en la mesa de negociación o prefiere concentrarse en los preparativos internos para que se produzca una salida ordenada de la UE a final de año.

Londres exige a Bruselas que le permita negociar un acuerdo comercial similar al que la UE tiene con Canadá, y rechaza la pretensión de las instituciones comunitarias de permanecer alineado con las normas del club en materia comercial, laboral, medioambiental o de ayudas de Estado a las empresas. El Gobierno de Johnson insiste, además, en recuperar su «libertad en materia de regulación» y rechaza someter las futuras disputas al arbitrio del Tribunal Europeo de Justicia. Londres acusa a sus hasta ahora socios de imponer condiciones mucho más «onerosas» que las que exige a otros países como Canadá, Japón o Estados Unidos.

Bruselas reaccionó este jueves con cautela ante la declaración de intenciones de Boris Johnson. “Es prematuro especular sobre el resultado de las negociaciones, que empiezan el lunes”, aseguró una portavoz de la Comisión Europea, informa Lluís Pellicer. Los dos equipos negociadores, encabezados por Michel Barnier y David Frost, empezarán a negociar la semana de lunes a jueves que viene en Bruselas.

Barnier aseguró a través de su cuenta de Twitter que “toma nota” del mandato del Reino Unido y que siguen firmes con los compromisos recogidos en la declaración política firmada entre los dos bloques. “Queremos una asociación ambiciosa y justa con el Reino Unido en el futuro”, añadió.

La Comisión da por descontado desde el pasado mes de enero que a lo largo de la negociación habrá varios momentos de tensión. Uno de ellos se producirá en junio, cuando ambas partes deban evaluar los avances logrados para valorar la posibilidad de una prórroga y Johnson, según prevé Bruselas, rechace esa posibilidad. El otro momento crítico será en octubre, cuando queden solo tres meses para que vuelva a producirse una salida desordenada. La incógnita es si entonces Johnson dará marcha atrás.

La UE ya ha dejado claro que la dimensión de las relaciones comerciales con el Reino Unido no tiene nada que ver con las de Canadá, y teme que los británicos actúen desde el exterior del club como un socio desleal. Cuanto mayores sean las divergencias regulatorias, han advertido a Londres, menos firmes serán los lazos entre ambas partes. Bruselas ha ofrecido a su antiguo Estado miembro un futuro acuerdo libre de aranceles o cuotas, pero exige el compromiso con su estructura normativa. «Ocurra lo que ocurra, el Gobierno del Reino Unido no negociará ningún acuerdo que no le permita retener el control sobre sus propias leyes y vida política. Eso significa que no aceptaremos ninguna obligación de que nuestras leyes estén alineadas con las de la UE, o que las instituciones de la Unión Europea, incluido su Tribunal de Justicia, tengan jurisdicción alguna sobre el Reino Unido», dice la declaración de principios firmada por Downing Street.

Johnson y su equipo de Gobierno defienden ante la opinión pública británica la idea de que el Reino Unido ya está por delante de la UE en materia medioambiental, laboral o de protección de los consumidores, y que es uno de los países de Europa que menos ayudas públicas destina a la empresa privada. Es una cuestión de buena fe, vienen a defender, que Bruselas acepte la palabra y el compromiso de su futuro socio sin mayores exigencias, del mismo modo que Londres no impondría condiciones extraordinarias a los países comunitarios. Detrás de los argumentos políticos se adivina la voluntad del Gobierno de Johnson de dejar correr los plazos sin dar muestras de flexibilidad, para alcanzar a final de año el Brexit duro que llevan persiguiendo durante mucho tiempo los euroescépticos que han ayudado al primer ministro a alcanzar el poder.

El Reino Unido propone además que en materia de pesca ambas partes alcancen acuerdos fuera del marco general del futuro tratado, en los que cada año se establezcan las cuotas de acceso y captura en sus aguas respectivas. Bruselas insiste en que la pesca debe formar parte del acuerdo definitivo.

En el sector de servicios (seguros y finanzas), fundamental en la economía del Reino Unido, Londres persigue un acuerdo de equivalencia y reciprocidad. «El Reino Unido y la UE ya se han comprometido a llevar a cabo valoraciones unilaterales de equivalencia, distintas a las que se prevén en el futuro Acuerdo de Libre Comercio [prefigurado en la Declaración Política]. El hecho de que el Reino Unido abandone ahora la Unión Europea con esas mismas normas ya vigentes proporciona una base firme para elaborar esas valoraciones completas de equivalencias antes de finales de junio de 2020», asegura el equipo negociador de Downing Street en su texto.

El Gobierno del Reino Unido ya elaboró en 2018 un análisis sobre las consecuencias que tendría para la economía británica un acuerdo con la UE similar al de Canadá. Se concluyó entonces que el producto interior bruto (PIB) del país podría sufrir un descenso del 5% en el plazo de 15 años. Johnson y su equipo se han negado hasta la fecha a publicar sus propias estimaciones futuras respecto al tipo de pacto que persiguen con la UE, pero no dan su brazo a torcer, y ya han comenzado a indicar a las empresas británicas que se preparen para ajustar sus negocios a un entorno más similar al general que establecen las reglas de la Organización Mundial del Comercio que al de un acuerdo comercial detallado con Bruselas.

https://elpais.com/internacional/2020/02/27/actualidad/1582804414_248472.html 

El Gobierno inicia el desguace de la reforma laboral de 2012 – MARC FORTUÑO

 Ayer, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto Ley que deroga el artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores, que, hasta la actualidad, contemplaba el despido procedente por bajas médicas justificadas, salvo determinadas excepciones.

19 feb 2020.- La justificación empleada por la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, es que «el trabajo decente es un mandato internacional» y ha añadido que «impedimos que las más vulnerables sean despedidas cuando deben ser especialmente protegidas».

Lo cierto es que el pacto de PSOE y Unidas Podemos apuntaba hacia una reversión de la reforma laboral. Más concretamente, en el punto 1.3 se señalaba que «Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012».

De ahí que, probablemente, nos encontremos ante el primer paso para empezar a desguazar la reforma laboral de 2012.

Primer paso: Eliminar despidos por faltas de asistencia

El Gobierno nunca tuvo la pretensión de realizar una modificación sobre el punto 52.d del Estatuto de los Trabajadores, simplemente ha buscado la derogación. Pero ¿qué decía el punto 52.d del Estatuto de los Trabajadores?

Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el veinte por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el veinticinco por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

No se computarán como faltas de asistencia, a los efectos del párrafo anterior, las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma, el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores, accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones, enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos, ni las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda.

Tampoco se computarán las ausencias que obedezcan a un tratamiento médico de cáncer o enfermedad grave.

Como vemos, la esencia de este punto es que se permitía a la empresa el despido por acumular bajas médicas en un determinado periodo de tiempo. Esto permitía a la empresa apartarse de un coste laboral que no generaba un retorno a la empresa.

No obstante, cabe recordar que el despido objetivo de un trabajador que falte el 20% o más de días laborables al trabajo de forma justificada durante dos meses se entiende como legal. El propio Tribunal Constitucional dictaminó el pasado mes de octubre que el límite al derecho al trabajo se justifica por la «libertad de empresa y la defensa de la productividad».

Los hechos positivos que vimos con la reforma laboral de 2012

Sin lugar a dudas, la reforma laboral probablemente sea de lo mejor que hizo el Ejecutivo del Partido Popular porque dotó a las empresas la capacidad de flexibilizar su estructura laboral para atender a su particular realidad económica, abaratando el despido. Esto permitió que empresas en serias dificultades pudieran evitar la quiebra.

Si nos ponemos en contexto, después de la crisis financiera mundial, el PIB real per cápita en España se redujo en un 10% en 2013 en comparación con 2008 y el empleo había disminuido en promedio un 3,5% anual durante el período 2009-2013.

Quizá quede muy lejos pero el desempleo se elevó al 27% en 2013, mientras que la tasa de desempleo juvenil superó el 55%. En este contexto, el coeficiente de Gini aumentó en unos 2 puntos porcentuales, y la proporción de la población en riesgo de pobreza aumentó en unos 4 puntos.

Tal y como apunta un reciente estudio del FMI, el crecimiento del empleo después de la reforma fue sistemáticamente mayor y el desempleo juvenil menor en comparación con una posible evolución del crecimiento del empleo y el desempleo juvenil en ausencia de reformas.

La fuerte creación de empleo, ayudada por las reformas, ha mejorado la distribución de los ingresos después de 2012. Para aquellos que les gusta hacer hincapié en la desigualdad, lo cierto es que la reforma laboral de 2012 contribuyó a una reducción significativa del coeficiente de Gini cinco años después de las reformas.

No todo son datos positivos en el mercado laboral en este tiempo. Las excepciones a estas mejoras las podemos encontrar en el empleo a tiempo parcial, que a pesar de cierto descenso sigue siendo sustancialmente superior a la tasa anterior a la crisis.

No obstante, esta excepción ser consecuencia por el cambio estructural de la economía y el colapso del auge insostenible de la construcción. Pensemos que con las cifras de 2018, la proporción de la construcción en el empleo se redujo en más de 6 puntos porcentuales en comparación con 2008. La mayor parte del empleo fue sustituido por puestos de trabajo en el sector de los servicios, en particular la hostelería, la educación y los servicios sanitarios y sociales.

Si apuntamos a la tasa media de empleo a tiempo parcial en el sector de la hostelería, la educación y los servicios sanitarios y sociales ha sido más de cuatro veces superior a la tasa de empleo a tiempo parcial en la construcción.

A pesar de los buenos resultados que hemos visto en el mercado laboral, el salario mínimo ha sido capaz de cargarse los efectos positivos de la reforma laboral. El desempleo ha dejado de bajar a tasas entre el 6% y el 9%, ahora vemos como el último interanual de enero únicamente refleja un descenso del 0,92%.

https://www.elblogsalmon.com/mundo-laboral/gobierno-inicia-desguace-reforma-laboral-2012

5.20.-Japón: un nuevo repaso a la ‘abeconomía’ – MICHAEL ROBERTS

 La noticia de que el PIB real de Japón cayó bruscamente en el último trimestre de 2019 y que la economía parece estar entrando en una nueva recesión ‘técnica’ (dos contracciones trimestrales consecutivas) en 2020 ha producido una reacción de la teoría económica dominante.

 

 La preocupación es que la llamada ‘Abenomics’, el enfoque de política económica del actual primer ministro liberal-demócrata, Shinzo Abe, está fallando. La ‘abeconomia’ se comenzó a aplicar en 2012 después de una fanfarria de apoyo y aliento por parte de luminarias económicas como Ben Bernanke, ex jefe de la Reserva Federal de los Estados Unidos y ahora presidente de la Asociación Americana de Economía; y Paul Krugman, ganador del premio Nobel y gurú jefe keynesiano. Abe invitó a ambos economistas a ilustrar al gabinete japonés sobre las políticas correctas para sacar a Japón del estancamiento que la economía había experimentado durante la década de 1990 y tras el choque de la Gran Recesión de 2008-2009.

Bernanke, siendo uno de los principales monetaristas, propuso reducir las tasas de interés e inyectar a los bancos enormes cantidades de crédito (flexibilización cuantitativa) del parte del Banco de Japón, tal como lo había hecho con la Reserva Federal en los Estados Unidos. Paul Krugman lo apoyó, pero también abogó por un mayor gasto público mediante déficits presupuestarios para estimular la demanda. En esencia, se alentó a Abe a adoptar las dos propuestas de política de la economía dominante / keynesiana (monetaria y fiscal) para sacar una economía capitalista del estancamiento y la depresión. De hecho, estas políticas son exactamente lo que se propone ahora para sacar a la economía capitalista mundial de su bajo crecimiento del PIB, la inversión y la productividad en 2019.

Abe adoptó estas políticas como dos de las tres ‘flechas’ de la ‘abeconomia’. La otra flecha fue la «reforma estructural», un nombre bonito para las políticas «neoliberales» de reducción de los derechos laborales, privatizaciones, pensiones y la congelación de salarios para reducir los costes de producción y aumentar la rentabilidad del capital. Entonces califiqué la ‘abeconomia’ de un coctail keynesiano/ neoliberal. Y pedije que sería un fracaso porque «las políticas keynesianas en la década de 1990 no funcionaron para Japón y probablemente tampoco funcionarán en esta década». Llegué a la conclusión de que «Japón ahora tiene una receta política que el FMI en su nuevo modo anti-austeridad aprobaría: estímulo fiscal y monetario junto con la reducción del poder de los sindicatos y la regulación del gobierno. Por lo tanto, el experimento de Japón mezcla todas las pociones económicas dominantes conocidas en una coctelera para enfrentarse a las ‘incógnitas desconocidas’. Hay que seguirlo con atención.»

Después de hacerlo, descubrimos que la ‘abeconomía’ no ha funcionado y que Japón se acerca a otra depresión después de otra década perdida de estancamiento. Entonces, ¿cuál es la respuesta de la teoría económica mayoritaria? Un editorial del Financial Times se ha apresurado a decirnoslo. “Todos los elementos de la ‘abeconomía’ deben trabajar juntos para impulsar la economía hacia un nuevo equilibrio: estímulo monetario para debilitar el yen, estímulo fiscal para impulsar la demanda y medidas estructurales como acuerdos comerciales para crear oportunidades de crecimiento e incentivos para la inversión empresarial. Nunca iba a ser fácil, pero esta combinación demostró su valía. En 2013 hubo un fuerte debilitamiento del yen y una explosión de optimismo”.

Pero luego, dice el FT, el gobierno trató de reducir sus déficits presupuestarios y sus enormes ratios de deuda gubernamental mediante la introducción de un impuesto al consumo (ventas) que golpeó el frágil gasto del consumidor y la demanda se derrumbó. La respuesta es que «la única acción sensata que el Sr. Abe puede tomar a corto plazo, aparte de una reversión políticamente imposible del aumento de los impuestos, es más estímulo fiscal. El problema, como lo ha sido durante los últimos siete años, no es la ‘abeconomía’. El problema es que la dosis no ha sido suficiente». Paul Krugman también se apresuró a apoyar el mensaje del FT: «Si tiene tasas de interés cero y una economía débil, necesitas estímulo fiscal, no austeridad». El FMI también se hace eco de esta opinión: «Japón necesita fortalecer las políticas de «abeconomía” que se refuerzan mutuamente, incluidas la flexibilización monetaria, la política fiscal flexible y las reformas estructurales (en particular las reformas del mercado laboral)».

Pero, ¿fueron el aumento de los impuestos y la reducción de los déficits presupuestarios (es decir, la «austeridad») la causa de esta nueva recesión? ¿Más ‘abeconomía’ sería la solución después de fallar durante los últimos ocho años? Es cierto que el déficit presupuestario anual como porcentaje del PIB ha estado disminuyendo desde 2010, pero a lo largo del período de la década perdida de 1990, los déficits presupuestarios se ampliaron considerablemente y, sin embargo, Japón se estancó. Y los déficits anuales han sido más altos desde la Gran Recesión que en la mayoría de los años noventa.

A pesar de casi tres décadas de déficit presupuestarios del gobierno, Japón se ha estancado con una tasa de crecimiento del PIB real promedio del 1%, intercalada con recesiones «técnicas» recurrentes. De hecho, el período de crecimiento más rápido de Japón fue entre 2002 y 2007, ¡cuando Koizumi impuso la austeridad!

Por lo tanto, la historia real no es compatible con la solución de política keynesiana. Además, no es un buen augurio para las conclusiones de política económica de la Teoría monetaria moderna (MMT). Los exponentes de TMM argumentan que los gobiernos deberían tener déficits presupuestarios ‘permanentes’ para impulsar el gasto público hasta lograr el ‘pleno empleo’. No habría porqué preocuparse por el tamaño de la deuda pública, dado que un país como Japón, que sirve esa deuda con los ahorros de los ciudadanos japoneses en los bancos que compran bonos del gobierno, nunca quebrará.

Es cierto que es poco probable que Japón incumpla su deuda, el índice de deuda pública más alto del mundo, particularmente con intereses en o cerca de cero. Pero, por otro lado, Japón ha hecho exactamente lo que la TMM sugiere y ha tenido déficits públicos permanentes, gastándolos en construcción y otros proyectos y, sin embargo, la economía de Japón se ha estancado.

La respuesta de la TMM podría ser que el resultado positivo de estos déficits es que hay pleno empleo en Japón. La tasa oficial de desempleo se encuentra en un mínimo histórico del 2.2%.

Y el empleo se ha disparado.

Pero este es un fenómeno que se ha repetido en otras economías del G7. Tanto el Reino Unido como los EEUU también tienen tasas oficiales de desempleo récord y la tasa en la zona euro también se ha reducido drásticamente en los últimos diez años. Pero en todos estos países, este empleo no está bien remunerado ni es seguro, con capacitación y perspectivas profesionales. La mayoría se encuentra en trabajos ‘precarios’, mal pagados y de baja capacitación.

En Japón, la mayoría de los nuevos empleados son mujeres y personas mayores que están ocupando puestos de trabajo en sanidad y atención social, temporal y a tiempo parcial, el extremo inferior del mercado salarial. Más de un tercio de la fuerza laboral japonesa está trabajando en empleos no regulares. Los factores subyacentes de esta situación incluyen el creciente número de personas mayores que tras la jubilación se convierten en trabajadores con contrato o temporales.

Dentro de la población en edad de trabajar (15–64), el número de empleados regulares aumentó en 460,000 hasta 33.2 millones, y el total de empleados de 65 años y más creció en 100,000 hasta 1.1 millones. Mientras tanto, había 17.2 millones de empleados no regulares de entre 15 y 64 años en 2017, 30,000 menos que el año anterior. El número de trabajadores mayores de 65 años con trabajos no regulares aumentó en 150,000 a 3.2 millones.

Estos trabajadores tienen dos o más trabajos para llegar a fin de mes. Algunas personas trabajan 70 horas a la semana en varios trabajos. Según la investigación de Lancers, unos 4.5 millones de trabajadores a tiempo completo en Japón tienen un segundo trabajo, donde trabajan, en promedio, entre seis y 14 horas adicionales cada semana, además de las horas extras que registran en su trabajo principal; un pequeño número de ellos trabaja hasta 30 o 40 horas por semana en su segundo trabajo.

En la industria de servicios de alimentos, los trabajadores son tan escasos que McDonald’s recientemente recurrió a una costosa campaña publicitaria destinada a reclutar amas de casa y jubilados para ayudar en sus turnos de mayor presión. Las cadenas de tiendas de conveniencia han contratado a más trabajadores extranjeros, mientras que las pequeñas y medianas empresas manufactureras han recurrido cada vez más a la automatización.

¡Pero la única estrategia de reclutamiento que realmente no se ha probado es aumentar los salarios! En cambio, las corporaciones japonesas han optado por sentarse en las pilas de dinero en efectivo que han ganado gracias a la política fiscal de Abe. Cada primavera, durante los últimos seis años de ‘abeconomía’, los líderes de las principales industrias de Japón han cedido muy poco ante los sindicatos durante las negociaciones salariales anuales conocidas como shuntō. En general, los trabajadores necesitan un promedio de 11 por ciento más de tiempo para ganar el mismo salario que hace 20 años, y algunos trabajan horas extras no remuneradas además de eso.

Emplear, pagarles poco y no invertir. Esa ha sido la política del sector capitalista en la mayoría de las principales economías desde la Gran Recesión y el resultado es que la productividad del trabajo apenas ha aumentado. En el caso de Japón, la población ha ido disminuyendo y envejeciendo. Por lo tanto, el crecimiento del ingreso per cápita ha sido mejor que el crecimiento total del PIB. El PIB real per cápita de Japón aumentó un 10,8% desde 2010, mientras que el PIB real aumentó un 9,6%. Aun así, la solución malthusiana (reducir la población) no es forma de aumentar los ingresos de quienes aún viven. Y la solución malthusiana empeorará en la próxima generación a medida que Japón envejezca a un ritmo acelerado.

Eso nos lleva a la tercera flecha de la ‘abeconomía’: las llamadas ‘reformas estructurales’. Reducir el coste de producción desregulando el mercado laboral, privatizando y reduciendo los impuestos sobre las ganancias, etc., estas medidas tienen como objetivo ayudar a impulsar la tasa de explotación y la rentabilidad del capital en Japón. Como escribí en 2012, el verdadero propósito de la ‘abeconomía’ ha sido aumentar la rentabilidad del capitalismo japonés, a expensas del trabajo. Las medidas neoliberales se aplicaron bajo el primer ministro Koizumi a fines de la década de 1990 y tuvieron cierto éxito en aumentar la rentabilidad. Por lo tanto, el crecimiento económico de Japón fue relativamente mejor en la década de 2000 hasta la Gran Recesión y el tsunami que en la década de 1990.

Ocurrió porque la rentabilidad empresarial en Japón mejoró. Lo hizo porque el entonces gobierno neoliberal del primer ministro Koizumi optó por la reestructuración de los bancos, la privatización de las agencias estatales y mayores impuestos al consumo. Lo que produjo una breve recuperación de la rentabilidad, a expensas del nivel de vida medio, pensiones reducidas y peores beneficios laborales.

Abe aplicó un poco más. Redujo drásticamente los impuestos a las ganancias de las empresas, al estilo Trump

mientras aumentaba las contribuciones de seguridad social de los empleados para reducir la carga para los empleadores.

El resultado fue un cambio en la participación del trabajo en el ingreso nacional a favor de las ganancias. Los salarios reales por empleado cayeron y, con ello, el gasto familiar.

Pero esto no ha sido suficiente para restaurar la rentabilidad incluso a niveles previos a la Gran Recesión.

* Esta medición de la tasa de rendimiento se compila a partir de la serie IRR en Penn World Tables 9.1 con una actualización estimada para 2018 y 2019 utilizando la base de datos AMECO en NRR.

Después de la gran expansión de alta tecnología y la burbuja crediticia en Japón a fines de la década de 1980, la rentabilidad del capital se desplomó y, con ello, la inversión y la producción. Las reformas de Koizumi y el auge del crédito mundial después de 2001 ayudaron a restaurar algo la rentabilidad. Pero luego vino la Gran Recesión y la rentabilidad volvió a caer. El período de la ‘abeconomía’ experimentó una pequeña recuperación hasta 2017, pero la rentabilidad volvió a caer y se mantiene cerca de los mínimos de la Gran Recesión.

Este es el factor causal subyacente detrás de las bajas tasas de inversión y el estancamiento, como lo es en muchas otras economías capitalistas importantes. Ni la estimulación monetarista ni la keynesiana (las dos primeras flechas de la ‘abeconomía’) han hecho nada para revertir eso. Las reformas estructurales para reducir la mano de obra y otros costes de producción podrían ayudar a la rentabilidad, pero políticamente serían muy difíciles de imponer. La ‘abeconomía’ sigue fallando. Dosis mayores, como sugieren las voces de la teoría económica dominante / keynesiana, no lo cambiarán.

http://www.sinpermiso.info/textos/japon-un-nuevo-repaso-a-la-abeconomia

 4.20.-Portugal: Dos victorias que son derrotas y una derrota que pronto se verá FRANCISCO LOUÇA

  • Japón se encamina a la cuarta recesión en una década- MARC FORTUÑO
  • La defensa de Assange asegura que Trump le ofreció el indulto si negaba la trama rusa en las elecciones de 2016 RAFA DE MIGUEL

El Gobierno consiguió dos sabrosas victorias en el debate post Presupuesto. La primera es la más notoria: la opinión pública se ha acostumbrado a la idea de que no se puede concebir una política fiscal que no esté guiada por el déficit cero o, mejor aún, por un glorioso superávit. Incluso si a veces hay un entusiasmo pícaro en esto, como si Centeno se jactara de todo o fuera siempre una especie de gol de Éder, esta regla se presenta como la obligada obediencia a una doctrina de fe, o incluso como un encantamiento mágico. .

Como se puede ver en las encuestas, una confortable mayoría aplaude el resultado, la fe, la magia y todo lo demás. De esta forma, lo que el Gobierno dice, ya sea por convicción recién adquirida, pero ciertamente tan firme como una roca, o por conveniencia frente a una derecha atormentada por la colonización de su visión por parte del PS, es que carece de importancia que los intereses que las finanzas internacionales cobran por las emisiones de la deuda soberana nacional sean negativos o positivos, que no hay otra vida que pagar facturas.

El problema es que esta victoria es una derrota. Al prohibir una política fiscal expansiva, el gobierno abdica, en nombre del corto plazo, de poder utilizar el margen que le dan los intereses negativos para reparar la infraestructura o salvar de la quema a los servicios públicos, aceptando la lógica imperativa de una austeridad eterna o, como dijo el ministro, repitiendo una frase de triste memoria, que no podemos vivir por encima de nuestras posibilidades (lo que daría lugar a vastas comparaciones entre las posibilidades de quienes son cesados por 150 millones de IVA, mientras conspiran para dar 1.400 millones a Novo Banco). Todo sería un simple juego ideológico si no tuviera consecuencias. Y las hay. La estrategia de superávit en tiempos de intereses negativos simplemente significa que el gobierno prioriza la renta financiera a la constitución del estado social.

La segunda victoria también es notable. Es la fabricación del sentido común, o al menos la trivialización de la expresión de comentaristas y periodistas, que llaman a todo lo que molesta al Gobierno una «coalición negativa». Si se trata de rechazar una propuesta del Gobierno, es una coalición negativa. Si, por otro lado, es un voto del gobierno con la derecha a favor de lo que sea, es una «coalición positiva». Si se trata de aprobar una propuesta concreta de partidos que no son del Gobierno, es inevitablemente una coalición negativa. La expresión solo se define por un criterio, el de la conveniencia del Gobierno: si no le gusta, es negativo; si aplaude, es la vida normal.

Reconozco que es una jugada maestra. Poner a una clase profesional con tanta visibilidad, los periodistas, a reproducir esta censura moralista: ¿cómo se atreven a hacer una coalición negativa contra nuestros estimados líderes? – y a trivializar las palabras que naturalizan la existencia de una parte respetable, el Gobierno, frente a otra que sería la de los trapicheos y cambalaches, es un monumento al ingenio. Así es como se industrializa el clientelismo y el servilismo, repetidos una y otra vez en noticias y artículos, como si la expresión condenatoria fuera tan evidente como decir buenos días.

El problema, nuevamente, es que hay una derrota oculta en esta victoria. Que es engañosa, que crea un triunfalismo innecesario. Los asesores maquiavélicos del gobierno se frotan las manos, piensan que han sometido a su voluntad a la prensa y dan por sentado que siempre harán de coro. Pero todo lo exagerado tiene un precio. Alguien verificará que, de las propuestas presupuestarias del PSD que se aprobaron, el 37.5% lo hicieron con los votos del PS; el mismo porcentaje para el CDS. ¿Son negativas estas coaliciones? Y que los cientos de propuestas del Bloque y del PCP que fueron rechazadas se enfrentaron casi siempre a una mayoría muy cualificada del PS y el PSD. ¿Coaliciones negativas? Así, cuando se repite todo y su opuesto, la expresión se desgasta. El éxito ha inflado su uso y, si alguna vez ha querido decir algo, pierde su naturaleza aterradora con estas repeticiones. Si todo lo que enoja en San Bento (sede del parlamento luso) es una coalición negativa, después de todo, ¿qué importa la indignación? De las 136 propuestas de los partidos de izquierda aprobadas en el Presupuesto, más de un tercio provocarán la ira del Gobierno. Y por más sorprendente que sea, el sol salió al día siguiente y el mundo continúa girando y avanzando.

Ha habido mientras tanto dos victorias que se han convertido en derrotas. Y una derrota como resultado de esas dos victorias. Satisfecho, el Gobierno radicalizó la estrategia de tensión del último año y ahora en la preparación del Presupuesto, procediendo como si tuviera una mayoría absoluta. Para llegar hasta aquí y convencerse a sí mismos, los dirigentes del PS han repetido la convicción de que las elecciones les han dado más poder. Error. Las elecciones les negaron lo que exigían, la mayoría absoluta, pero fue en nombre de ese objetivo que habían aplicado una política de tierra arrasada. Al fracasar, empeoraron. Luego, a pesar del resultado, declararon muerta a la “geringonça” (coalición de izquierdas), que aún se podría haber intentado recuperar. Al llegar al Presupuesto, proclamaron la solemne ideología del excedente (que, de hecho, todo sugiere que ya existe en 2019). Es es un popurrí de la estrategia de la tensión, que fracasó en las urnas y que, sin embargo, se ha ampliado desde entonces.

Es cierto que en la reorganización gubernamental con la partida de Centeno y otros ministros dentro de un par de meses, esta configuración guerrera puede cambiar. Siza Vieira tiene otro perfil, veremos quién estará en su equipo o de otro ministro que ocupe la cartera de Hacienda. El punto es que el Gobierno se ha encadenado a una doctrina económica, la primera victoria, y a una ideología, la segunda victoria, que limitan su acción y alientan a alguien, en la opacidad de San Bento, a seguir prefiriendo una buena guerra a una laboriosa negociación.

4.20.-Japón se encamina a la cuarta recesión en una décadaMARC FORTUÑO

La economía japonesa vuelve a recibir malos datos. Y es que con el aumento del impuesto al consumo en el último trimestre, hemos visto una elevada contracción no vista en 5 años y, a ello, se alimentan las preocupaciones a medida que el creciente brote de coronavirus ha impactado en la actividad del país.

20 feb 2020.- En concreto, el PIB se ha reducido a un ritmo anualizado del 6,3% desde el trimestre anterior hasta el último trimestre del año, según la estimación preliminar que se ha publicado. Un impacto que ha sorprendido debido a que las estimaciones iniciales pronosticaban una caída del 3,8%, fruto de diversos factores como el aumento del impuesto al consumo, la débil demanda mundial y la interrupción del tifón en el mes de octubre.

El impuesto al consumo machaca la economía

El problema base ha sido el impacto de la subida de impuestos al consumo porque el Gobierno de Shinzo Abe aumentó el impuesto del 8% al 10% el pasado 1 de octubre.

Este caso tanto la administración Abe como el Banco de Japón esperaban un impacto inferior a 2014 cuando la economía se contrajo más del 7%. En esta ocasión el aumento de impuestos fue menor que hace seis años, debido a que los alimentos quedaron exentos.

El consumo se ha resentido duramente. Los últimos datos mostraron que el consumo privado se desplomó un 11% anualizado en el trimestre, debido a que los hogares redujeron sus compras de automóviles, cosméticos y electrodomésticos. En términos comparativos, en 2014 fue del 18%.

Las empresas también redujeron la inversión en un 14%, prefirieron esperar señales de una recuperación del shock fiscal antes de mover pieza.

Hacia la cuarta recesión desde 2010

Se define como recesión la caída del PIB durante dos trimestres consecutivos. Bajo esta definición, Japón ha experimentado tres recesiones desde 2010 y, con los datos aportados y las maltrechas expectativas influenciadas por el coronavirus, el menor turismo y una caída de la demanda global, llevarían a un dato negativo en el primer trimestre del año, formalizando la cuarta recesión de la década.

Estamos viendo que la economía japonesa ha sufrido un golpe duro en consumidores y empresas, pero esto no acaba aquí debido a los crecientes riesgos vinculados al coronavirus.

El problema existente es que el aumento de las consecuencias de la epidemia ya está dañando a la economía japonesa y muy especialmente al turismo -alimentado especialmente por turistas chinos- El impacto inmediato de la epidemia ha sido detener a cientos de miles de visitantes chinos a Japón, la mayor fuente de ingresos turísticos.

Además, por si el incremento en el impuesto sobre el consumo no había sido suficiente, también podría reducir aún más el pésimo gasto de los consumidores japoneses, ya que evitan lugares abarrotados después de informes de algunas infecciones en las ciudades más grandes de Japón.

Los exportadores de Japón, que ya sufren después de un largo período de débil demanda global, podrían verse afectados aún más, ya que el brote altera la producción y la demanda interna en China, el mayor socio comercial de Japón. Mientras más dure el brote, es más probable que algunos suministros de piezas de China para fabricantes japoneses también se agoten.

El intervencionismo monetario extremo no cede

El Banco de Japón (BoJ) tiene fijado el objetivo de estabilidad de los precios en el 2% (variación anual del IPC) y supolítica monetaria está orientada también en el marco del «Alivio Monetario con Control de la Curva de Rendimiento».

Japón tiene los tipos de interés en negativo, en el -0,1%. Esto influye directamente en los bonos de menor plazo. Y además acusa un política monetaria, de pura manipulación de la curva de rendimientos cuyo objetivo es que el bono a diez años cotice con una rentabilidad alrededor del 0%.

En Europa nos inspiramos mucho en la política monetaria del BoJ y cada vez tenemos más elementos en común como el bajo crecimiento, la elevada deuda publica y sin capacidad de conseguir el objetivo de precios del 2%. Desde el banco central nipón se ha tratado de apoyar la actividad económica de las empresas y los hogares manteniendo condiciones financieras especialmente laxas, pero sin que ello tenga traducción a la economía real.

En lo que respecta a la ejecución de la política monetaria, la autoridad monetaria ha demostrado su postura de decidir la política monetaria que se considera más apropiada, teniendo en cuenta de manera integral la evolución de la actividad económica y los precios, así como las condiciones financieras del momento… Su principal objetivo, el IPC del 2% ha sido imposible de alcanzar sostenidamente.

Debido a las compras realizadas, el Banco de Japón ha aumentado su balance general por encima del 105% del PIB, a medida que Japón se dirige, de nuevo, a la recesión. En algún momento, descubriremos si existen límites para la expansión del balance general o si los bancos centrales pueden expandir sus activos totales indefinidamente.

A pesar que no ha conseguido su objetivo inflacionista fijado, la declaración pública emitida en julio de 2019 planteó que la autoridad monetaria no dudaría en tomar medidas adicionales de flexibilización si hubiera una mayor posibilidad de que se perdiera el impulso inflacionario. Para el BoJ el problema es que las medidas monetarias no han sido suficientes, mientras trata de no ahogarse en su propio estancamiento. 

https://www.elblogsalmon.com/economia/japon-se-encamina-a-cuarta-recesion-decada

4.20.-La defensa de Assange asegura que Trump le ofreció el indulto si negaba la trama rusa en las elecciones de 2016RAFA DE MIGUEL

El presidente de EE UU, Donald Trump, este martes en Washington. STEFANI REYNOLDS (CNP)

La revelación, que ha negado la Casa Blanca, ha salido a la luz en una vista previa al juicio de extradición del activista a EE UU que comenzará el próximo día 24 en Londres.

20 feb 2020.- Julian Assange, el cofundador de la página web Wikileaks, se enfrenta a partir de la semana que viene a su mayor temor: la posibilidad de ser extraditado a Estados Unidos. Y su abogado ha logrado esta semana una pequeña victoria durante la fase de cuestiones previas, antes la vista oral que comenzará la semana que viene ante un tribunal de Londres. Edward Fitzgerald ha solicitado, y obtenido el permiso de los magistrados, para llamar a declarar a una testigo que asegura que un emisario del presidente estadounidense, Donald Trump, ofreció al prófugo el indulto si aseguraba en su declaración que Rusia no tuvo nada que ver con las filtraciones de los correos de la campaña de la candidata demócrata, Hillary Clinton, en 2016.

La testigo en cuestión es Jennifer Robinson, abogada australina que representa a Assange. Al no tener la categoría de barrister (abogado de sala) que sí tiene Fitzgerald, no puede ejercer directamente la defensa ante el tribunal. Robinson asegura que el congresista estadounidense republicano, Dana Rohrabacher, acudió a la embajada de Ecuador en Londres —donde Assange estuvo casi siete años en calidad de asilado político— en agosto de 2017 para hablar directamente con él y ofrecerle, según versión de los abogados, la oferta de Trump. Rohrabacher ha estado en los últimos años en el ojo del huracán por sus estrechos vínculos con el presidente ruso, Vladimir Putin, y su entorno.

La portavoz de la Casa Blanca Stephanie Grishman ha negado que el mandatario estadounidense haya hecho esta oferta al ciberactivista: «El presidente apenas conoce a Dana Rohrabacher, aparte de que es un excongresista. Nunca le ha hablado sobre este tema ni casi sobre cualquier tema. Es una invención completa y una mentira total».

Estados Unidos reclama a Assange por 18 cargos, que incluyen presuntos delitos de conspiración y espionaje, y que pueden acarrear hasta 175 años de cárcel. Detenido inicialmente en 2010 en el Reino Unido a petición de Suecia por un caso de presuntos delitos sexuales actualmente archivado, Assange ha pasado los últimos diez años confinado, primero bajo arresto domiciliario y después en la embajada en Londres de Ecuador, que en 2019 le retiró el asilo político. El activista, de 48 años, espera el proceso judicial en la prisión londinense de alta seguridad de Belmarsh.

https://elpais.com/internacional/2020/02/19/actualidad/1582143919_199811.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.