*21.43.-Comida chatarra y Alzheimer RICARDO CHICA
*
Gobierno planetarioJORGE IVÁN GONZÁLEZ

Estos días, a raíz de la cumbre climática de Glasgow, ha resurgido la pregunta por la necesidad de un gobierno planetario, que imponga condiciones y regule las emisiones de carbono. Los acuerdos entre naciones se han quedado cortos.

19 nov 2021.- Todas las evidencias muestran que los compromisos tienen que ser colectivos, y que sin la participación del conjunto de países, es imposible reducir el impacto del cambio climático. La autonomía de los países está comprometiendo la sostenibilidad global. Bolsonaro actúa como si el Amazonas perteneciera al Brasil, y como si las decisiones sobre el ritmo de la deforestación fueran exclusivamente suyas. Las riqueza biológica del Pacífico colombiano es de toda la humanidad. Las emisiones de carbono de China y Estados Unidos son perjudiciales para todos.

Las fronteras nacionales no son compatibles con las urgencias climáticas. De alguna manera es indispensables superar las autonomías de cada gobierno. Y, obviamente, este reto es enorme porque obliga a superar las relaciones inter-nacionales, y a consolidar un compromiso global, que nace de las demandas ciudadanas.

Es el momento de pensar en un gobierno planetario, no solamente para los temas ambientales. También debería existir un gobierno global para la fiscalidad y para los derechos humanos.

Como se ha puesto en evidencia estos días, las empresas globales tienen que ser sometidas a reglas tributarias que superen las normatividades nacionales. Ningún país tendría la posibilidad de permitir que en sus fronteras haya paraísos fiscales. Habría que definir unos mínimos tributarios que sean uniformes, y de cobertura universal, superando los principios fiscales de cada país. La propuesta que ha hecho Biden de un mínimo de 15% de tarifa sobre las utilidades de las empresas globales no ha sido aceptada de manera unánime y se han presentado numerosos obstáculos.

Otras iniciativas como un impuesto a todas las transacciones financieras internacionales del uno o dos por mil ha sido rechazado por varios países, y se está muy lejos de llegar a un acuerdo colectivo. Cuando Tobin propuso el impuesto a las operaciones financieras estaba pensando, sobre todo, en un mecanismo que permitiera reducir la especulación en el mercado de capitales. Ahora se ha ido más lejos, y se le está dando más relevancia al monto de recursos que se podrían obtener por esta vía. Estos dineros podrían contribuir a la financiación de la transformación energética, y a la lucha contra el hambre. Diversas entidades internacionales han puesto en evidencia la necesidad de compromisos globales en materia tributaria pero, de nuevo, los acuerdos entre países no avanzan y, entonces, se pone en evidencia la necesidad de un gobierno planetario que incida en la fiscalidad.

La vigilancia del cumplimiento de los derechos humanos es un tema sumamente sensible, y cada gobierno es muy celoso. Se han dado pasos importantes como la Corte Penal Internacional, pero su aceptación y alcances han sido limitados. Amnistía Internacional ha puesto en evidencia violaciones sistemáticas de los derechos humanos, sin que los gobiernos implicados cambien su política. Naciones Unidas, a través del Indice de Desarrollo Humano, considera que sí se les puede proponer a todos los habitantes del planeta Tierra, más allá de sus culturas, unos elementos comunes del significado de la buena vida.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/gobierno-planetario-3263898

21.43.-Comida chatarra y Alzheimer RICARDO CHICA

Foto tomada de: Las2orillas.co 

El debate del proyecto sobre comida chatarra ha traído a la atención pública la discusión científica sobre el metabolismo del azúcar, ya que como es sabido muchos alimentos que contienen carbohidratos simples tienen índices glicémicos más altos que los del azúcar.

14 jun 2021.- Todavía la industria contrarresta la evidencia científica sobre los efectos de este consumo en el largo plazo por el desencadamiento de procesos inflamatorios como resultado de un desarreglo metabólico (resistencia a la insulina/diabetes tipo 2). Pero si tienen lugar procesos políticos como ese proyecto llegará el día en que los industriales se verán forzados a reducir ese índice mediante la reducción de carbohidratos refinados que no solamente son muy dañinos (en el nivel de consumo en el cual la industria de alimentos nos tiene enviciados) sino que se obtienen mediante la eliminación de componentes nutricionales beneficiosos[1].

La preocupación por la pandemia y sus efectos del largo en secuelas de la infección por CV19, y del peso sobre los sistemas de salud que ese impacto generará, ha ocultado el impacto de la otra pandemia causada por el excesivo consumo de azúcar y carbohidratos simples refinados: obesidad (acumulación de grasa)/desarreglo metabólico, resistencia a la insulina/diabetes2, proceso inflamatorio/ stress oxidativo y acumulación de grasa generalizado; y el paralelo análogo causado por el consumo de carne roja, complicado éste por toxinas adicionales. ¿Y qué importancia tiene esto desde el punto de vista de la salud pública?  Que estos procesos de desarreglo metabólico e inflamación conducen a las enfermedades que están afectando más gravemente a los adultos, particularmente a los mayores: problemas vasculares cardiacos y cerebrales, cáncer, Alzheimer y otras complicaciones derivadas de la diabetes como problemas renales.

En el caso del azúcar (incluidos los carbohidratos simples) la cadena causal enunciada que arranca con el absurdo nivel de su consumo en bebidas y alimentos procesados es ya un hecho científicamente establecido (tan claro como las cadenas que se inician en el consumo del tabaco y de la carne); un proceso conducente a estas dolencias crónicas que pesan enormemente sobre las finanzas tanto de los sistemas de salud como de las familias. Como lo enunciaba el título de una conferencia de un experto: Muerto por azúcar.  Lo lógico es imponer sobretasas no solo a las bebidas azucaradas sino a todos los alimentos procesados que hacen el mismo daño. Y en caso de la carne a su variado impacto sobre la salud (colesterol, hormonas, bacterias, antibióticos, ácido úrico) se suman los desbastadores costos ambientales (deforestación, contaminación de aguas, gases atmosféricos peores que los del transporte, etc.).

Pero tiene el consumo de azúcar/carbohidratos simples alguna relación con el desarrollo del Alzheimer? Definitivamente: este síndrome está íntimamente relacionado, como todos los procesos inflamatorios mencionados, con el metabolismo del azúcar, el exceso de esta y consiguientemente de insulina, la resistencia a esta, al punto que están denominando al Alzheimer diabetes tipo 3. El mecanismo de prevención de estos procesos inflamatorios es reducir el azúcar/la insulina en la sangre, particularmente los picos de ellas por el consumo frecuente de alimentos. En el caso del Alzheimer al síndrome contribuye el hipometabolismo de la glucosa en el cerebro o resistencia a la insulina en este, lo que impone a las células cerebrales un déficit energético que dificulta el procesamiento de proteínas Amyloides y contribuye a su acumulación.

¿Cómo frenar ese proceso? Muy simple, bajando drásticamente el consumo de carbohidratos simples de manera de generar un switch metabólico de la glucosa a las ketones, las cuales son el producto del procesamiento de grasas y tienen cualidades especiales de provisión de energía y nutricionales a las células, así como de favorecimiento de procesos neuroprotectores en el cerebro (análogos a los producidos por el ejercicio intenso). Para lo cual un simple ayuno intermitente, que impide los permanentes picos de azúcar/insulina que contribuye a la resistencia a esta y a todos los procesos inflamatorios crónicos mencionados. Contra el consejo médico de comer con frecuencia típico de nuestra sociedad de consumo es necesario hacer uso del mecanismo evolutivo que le permitía a nuestros antepasados pasarse dos semanas persiguiendo a un mamut: metabolizar grasas en le producción de ketones. Místicos, médicos, gurús, y ya incluso deportistas y fuerzas militares[2] han recomendado el ayuno y la disponibilidad de ketones como formas de mejorar la salud (incluso emocional pues la adicción al azúcar es una forma de mantenernos acelerados y pasando de la exuberancia al derrumbe energético cíclicamente) y proteger al organismo de formas de stress. Claro hay tantos esquemas de ayuno intermitente como personas que lo practican pero lo fundamental es no comer en un periodo superior a las 12 horas en las cuales se agota el glicógeno en el hígado como fuente energética y se fuerza el switch metabólico al de ketones[3] como fuente de energía.

Pero una publicidad intensiva complementa el carácter adictivo de los altos contenidos de azúcar y carbohidratos refinados, los cuales desplazan carbohidratos complejos que contienen fibra tan crítica para la alimentación de la bacteria intestinal que nos protege. Y las sobretasas si reducen su consumo, a la vez que una caída en éste incluso puede llegar a revertir la secuencia enunciada inicialmente, favoreciendo un reseteo metabólico que conduce a menos insulina y resistencia a ésta (diabetes2), además de transformación de grasas (adelgazamiento) en ketones que reemplazan la glucosa como fuente de energía celular, como parte de un proceso de desintoxicación. Adicionalmente, simplemente consumiendo menos azúcar (además de cuidar nuestra línea) protegemos nuestro cerebro (junto con otros órganos afectados por un desarreglo en su metabolismo, como corazón riñones etc.): vale la pena bajarle al dulce y a todas esas galguerías que consumimos desaforadamente…! Dejar el carro y la carne para proteger el medio ambiente y esta y el azúcar para proteger la salud!

[1] como fibra que alimenta la bacteria intestinal, siendo que este biome jugara un papel creciente en la prevención, diagnóstico y tratamiento de muchas enfermedades.

[2] Si bien muchos deportistas están entrenando en ayunas encontrando que no hacen un déficit energético, es obvio que un esfuerzo como una maratón requiere de consumo de glucosa además de la acumulación previa de glicógeno (el famoso hit the Wall se precipita por falta de ella, colapso que puede resolverse con un simple dulce).

[3] Muy usado es el esquema 16-8 restringiendo el consumo de alimentos a 8 horas mediante la supresión de una comida.

https://www.sur.org.co/comida-chatarra-y-alzheimer/ 

21.42.-¿La austeridad como partera de los nuevos fascismos? – ANDREA DEL MONACO 

Fuentes: Sin permiso

Para comprender la conexión entre el asalto neofascista de Forza Nuova a la CGIL, las consecuencias de los resultados de las elecciones alemanas, la abolición de la cuota 100, el retorno contextual a la reforma de Fornero y la hegemonía del ordoliberalismo de Friedrich Von Hayek, es necesario releer el “El 18 Brumario de Luis Bonaparte” de Karl Marx a partir de su incipit: “Hegel anota en un pasaje de sus obras que todos los grandes hechos y grandes personajes de la historia universal se presentan, por así decirlo, dos veces. Olvidó agregar que la primera vez como una tragedia, pero la segunda vez como una farsa.

6 nov 2021.- Caussidière en lugar de Danton, Louis Blanc en lugar de Robespierre, la Montaña de 1848-1851 en lugar de la Montaña de 1793-1795, el sobrino en lugar del tío». Hoy tenemos las políticas deflacionarias de Draghi y Scholz en lugar de las políticas deflacionarias del canciller alemán Bruning. El asalto de los escuadristas a la Confederazione Generale Italiana del LavoroCGIL evoca inevitablemente la destrucción de las oficinas de los sindicatos, de L’Avanti, de L’Unità y de los partidos antifascistas desde el 23 de marzo de 1919 (fundación de las escuadras de combate) hasta el 24 de diciembre de 1925 (la primera de las leyes fascistas que cierra definitivamente la fase de la Italia liberal).

A diferencia del fascismo, el nazismo llegó al poder en Alemania en 1933. La narrativa dominante plantea la hiperinflación durante la República de Weimar en la década de 1920 como la razón del advenimiento del nazismo. En realidad, la causa decisiva del advenimiento de Hitler fue la política de austeridad llevada a cabo por el canciller Bruning entre 1930 y 1932: aumento de la tasa de descuento, fuertes reducciones de los gastos estatales, aumento de los derechos de aduana, reducción de salarios y subsidios, desempleo. ¿Qué sucedió? El desempleo y los impuestos aumentaron, los recortes sociales redujeron el nivel de vida de los desempleados y los proletarios con quienes Bruning se volvió impopular. Los socialdemócratas, que habían apoyado al ex canciller Muller hasta 1930, a pesar de las políticas de Bruning dirigidas a los trabajadores, se abstuvieron por temor a que el presidente Hindenburg nombrara un gobierno de derecha.

Mutatis mutandis, la austeridad con políticas salariales deflacionarias de la UE, austeridad que el gobierno de Draghi deberá implementar a partir de 2023 (cuando el Pacto de Estabilidad vuelva a ser vinculante), se asemeja mucho a la austeridad del canciller Bruning. En 1933 esta austeridad fue la obstetra del nazismo, llevando a Hitler al poder con el 37% de los votos. Aún no sabemos si con tono de farsa o de tragedia, la austeridad de la UE de marca Vonhayekiana producirá un neofascismo en el poder en 2023.

Por ahora Forza Nuova ataca a la CGIL. El 18 de octubre, el puerto de Trieste fue bloqueado por una protesta pacífica de opositores al Paso Verde. ¿Una nueva arma de distracción masiva? Cuando surjan las verdaderas contradicciones materiales como recortes a la salud, asistencia social, aumentos en las facturas, impuestos a la vivienda, reubicaciones y un retorno a la Ley Fornero, ¿a qué votarán los trabajadores recién desempleados y empobrecidos?

Para comprender verdaderamente los resultados de las elecciones alemanas y su impacto en Italia, es necesario mirar el contenido del programa de la posible coalición entre socialdemócratas, verdes y liberales. La narrativa dominante se ha centrado en la derrota parcial de los populares, la escasa victoria del SPD, el éxito (menos de lo esperado por las encuestas) de los verdes y liberales: el SPD obtuvo el 25,7% de los votos, los demócratas cristianos del CDU / CSU 24,1%, cayendo a mínimos históricos; los Verdes alcanzan el 14,8% de los votos por primera vez y superan a los liberales del FDP que se quedan en el 11,5%. Alternative Fur Deutschland, el partido de extrema derecha aliado de la Liga, que se origina en una escisión a la derecha del CSU / CDU, recoge el 10,3% de los votos, lamentablemente Die Linke se queda en el 4,9%.

Hay dos opciones para una posible coalición de gobierno: la llamada coalición jamaicana con demócratas cristianos, verdes y liberales y la coalición semáforo con socialdemócratas, verdes y liberales. En estos días parece prevalecer esta segunda opción. El líder del SPD Scholz, la líder de Grunen Annalena Baerbock y el líder del FDP Christian Lindner firmaron un documento de 12 páginas que será la base de un posible programa de gobierno: el sábado 16 y el domingo 17 de octubre los tres líderes presentaron sus doce páginas rubricadas para su aprobación y luego comenzaron las verdaderas negociaciones de gobierno. La futura «coalición semáforo» tendría una mayoría de 416 diputados en el Parlamento (206 del SPD, 118 Verdes y 92 liberales), 48 votos por encima de la mayoría absoluta de 368. El documento básico de la discusión sobre el programa de gobierno es un documento decente para los ciudadanos alemanes y preocupante para los ciudadanos italianos. Los socialdemócratas obtuvieron una promesa contra la pobreza infantil, un plan de construcción de 400.000 nuevos apartamentos, de los cuales 100.000 a un alquiler justo, y la estabilización del nivel de las pensiones.

En las doce páginas, Alemania se define como «una tierra moderna de inmigración» con el objetivo de «acelerar los trámites de asilo y reunificación familiar”, y, atención también, «las repatriaciones que serán necesarias». Los Grunens no imponen un límite de velocidad de 130 kilómetros por hora en las autopistas, ni imponen un aumento de impuestos a las rentas más altas. El FDP renuncia a los recortes de impuestos y acepta el salario mínimo de 12 euros la hora ya en el primer año, un punto fundamental tanto para el SPD como para los Verdes. Por último, pero no menos importante para nosotros los italianos, los tres partidos coinciden en el liberalismo de Friedrich Von Hayek que informa la Constitución alemana, no cuestionan el «freno presupuestario» contenido en el Grundgesetz für die Bundesrepublik, actualmente suspendido debido a la emergencia pandémica. Todo esto a pesar de que los Verdes habían dicho que querían abolir «el freno presupuestario» durante la campaña electoral.

Y, ¡atención! cuando el Partido Demócrata da la bienvenida a la victoria de Scholz, se elimina el siguiente hecho, bien resumido en el documento aprobado: el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Eurozona, suspendido para permitir a los gobiernos protegerse de las consecuencias económicas de la pandemia, no debe cambiarse. ¡Así que la posición alemana a favor de la austeridad en la UE no cambiará! El hecho de que el programa del futuro gobierno alemán presidido por Scholz se oponga a cualquier flexibilización del Pacto de Estabilidad es decisivo para Italia.

Determina las condicionalidades que la Comisión Europea establece para darnos los 191 mil millones del Fondo de Recuperación. No solo la Comisión Europea, que gestiona el desembolso de los fondos del PNRR, está solicitando reformas estructurales a los países individuales. Para desembolsar los fondos, Bruselas pedirá a Italia que respete el Pacto de Estabilidad, ese Pacto que Scholz y Lindner no quieren modificar en absoluto, tanto como para subrayarlo en el programa del futuro gobierno alemán.

 ¿Qué significa? Que a cambio de los 191 mil millones de la Recuperación tendremos que reducir nuestro ratio Deuda / PIB del actual 155% al ​​60% en veinte años. Debe hacerse una premisa. La austeridad en la UE tiene tres pasos cruciales: 1) en 1992 el Tratado de Maastricht impuso dos parámetros en los presupuestos de los estados: el límite del 60% en la relación deuda / PIB y el límite del 3% en la relación déficit / PIB.

2) En 1997, el ministro de Finanzas alemán Weigel, temiendo que con el lanzamiento del euro los estados cigarra del sur de Europa se endeudaran demasiado, hizo más vinculantes los dos parámetros inventando el Pacto de Estabilidad regulado en la UE con el Reglamento 1476 / 97.

3) Después de 2008, la burbuja de las hipotecas subprime estadounidenses (crack Lehman Brothers) repercute en Europa con la crisis del euro: una crisis de deuda privada se transforma a sabiendas en una crisis de deuda pública. En Italia se produce la llegada del gobierno de Monti, en la UE se endurece el Pacto de Estabilidad a través de dos Reglamentos europeos, el Reglamento 1176/2011 y el Reglamento 472/2013.

¿Qué imponen con más rigidez? Que cada Estado miembro debe reducir la ratio Deuda / PIB al 60% en veinte años, es decir, eliminar el bienestar, la salud y la intervención pública. Por eso, el gobierno de Monti lanza la reforma de Fornero, bloquea la revalorización de las pensiones, coloca la IMU en la primera vivienda, inicia una serie de recortes en el gasto público que reducen el número de empleados del estado en sus distintas ramas. Lo mismo que harán los gobiernos posteriores, el gobierno de Renzi desarticulará definitivamente el artículo 18, flexibilizando el mercado laboral.

¿Qué tiene que ver el programa de gobierno del probable futuro canciller alemán Scholz con el PNRR italiano? ¡Mucho! Dado que los 191 mil millones se desembolsarán a Italia bajo la condición del cumplimiento del Pacto de Estabilidad, dado que Sholz ha firmado un preacuerdo gubernamental en el que escribe que el Pacto de Estabilidad no se modificará, Scholz y Lindner serán los primeros en imponer la austeridad a Draghi. Porque los socialdemócratas han abrazado la economía social de mercado apoyada por la CDU-CSU durante algún tiempo.

Mutatis mutandis, abrazar la economía social de mercado (austeridad endulzada lingüísticamente) es comparable al voto del Partido Socialista Francés y del Partido Socialista Alemán a los créditos de guerra al comienzo de la Primera Guerra Mundial, que acabó con la Segunda Internacional socialista.

No es casualidad que la Tercera Internacional comunista tenga sus orígenes en las conferencias de Kiental y Zimmerwald en 1915-6 donde Lenin propone la «guerra contra la guerra imperialista» y quiere transformar la guerra imperialista en una guerra de clases, la guerra de los proletarios contra todos los burgueses. Pero volvamos a la filosofía política de Von Hayek que subyace a la economía social de mercado y su última emanación, el Pacto de Estabilidad.

Como recuerda Alessandro Somma en el ensayo «La economía social de mercado y el choque entre capitalismos», Friedrich von Hayek, al comentar el uso de la «economía social de mercado» a principios de los setenta, observó: «No me gusta este uso, incluso si gracias a ella, algunos amigos alemanes parecen haber logrado que el tipo de orden social que defiendo sea atractivo para los círculos más amplios”.

¿Qué significa? Que había ganado el teórico del ordoliberalismo en Alemania. Keynes, la intervención estatal y el poder adquisitivo de los salarios habían perdido. Y perderán en la futura UE. El propio Hayek dice claramente, detrás de la economía social de mercado está su ordoliberalismo. Con Bad Godesberg, el SPD renunció a la democracia económica para abrazar «la economía de mercado globalmente directa», pero en esta expresión se mantuvo el objetivo keynesiano del pleno empleo junto con el control de precios.

Desafortunadamente, después de la cancillería de Willy Brandt, desde 1974 Helmut Schmidt sancionó el fin del keynesianismo de hecho abrazando la tesis de Hayek: el Estado, para el socialdemócrata Schmidt, manteniendo su marco formal, es la garantía de la economía de mercado, el corsé de la competencia que es una fuente de progreso económico. Bajo Kohl, el ordoliberalismo da un paso más: tras la caída del muro de Berlín, el Tratado de unión monetaria, económica y social entre las dos Alemanias, tiene como base la economía social de mercado, definida como un orden económico basado en la “propiedad privada, libre competencia, libre formación de precios y fundamentalmente libre circulación de trabajo, capital, bienes y servicios”.

¡Atención! Este tratado será la base de Maastricht. El golpe final al trabajo en la economía social de mercado lo da el canciller socialdemócrata Schröder con los cuatro paquetes de la reforma Hartz: como recuerda Somma, los dos primeros paquetes precarizan y devalúan el trabajo, y el cuarto paquete, construyendo el llamado Estado social, con la intervención estatal, que «empuja» a los desempleados a trabajar, y por tanto, aumenta la devaluación del trabajo en sí. Este es el marco ordoliberal alemán que informa a la UE, el marco que quiere el retorno de la austeridad ya gobierne la CDU-CSU o el SPD.

Y llegamos al impacto del programa de gobierno de Scholz en Italia. Antes de la pandemia, la relación deuda / PIB de Italia se acercaba al 135%. En 2020 llegamos al 155% debido al déficit necesario para contener las consecuencias de la pandemia. Se suspende el Pacto de Estabilidad. ¡Atención! Suspendido pero obligatorio. Por tanto, en veinte años tendremos que reducir el ratio Deuda / PIB del 155% al ​​60%.

El 11 de septiembre, el vicepresidente de la Comisión de la UE, Valdis Dombrovskis, en la reunión de EcoFin en Brdo, Eslovenia, lo dijo muy claramente: «Al preparar los presupuestos de 2023, los países europeos tendrán que tener en cuenta que la cláusula de suspensión del Pacto de estabilidad se desactivará». ¡Y ojo! En el PNRR, los Estados miembros adelantan el dinero para proyectos con sus propios fondos y dos veces al año presentan a la Comisión Europea una solicitud de pago de la contribución financiera en Bruselas: esta solicitud implica el de metas y objetivos acordados e indicados en el PNRR aprobado.

La Comisión evalúa en un plazo de dos meses de manera preliminar si estos objetivos se han alcanzado «satisfactoriamente». Si tiene éxito, la Comisión transmite sus conclusiones al Comité Económico y Financiero y adopta «sin demora indebida» una decisión que autorice el desembolso de los fondos. ¿Y si valora negativamente las solicitudes de pago? ¿Qué ocurrirá con los 191 mil millones prometidos de la UE? La respuesta está en el artículo 10 del Reglamento de la UE 2021/241 que regula el Fondo de Recuperación. Si la Comisión considera que no se han alcanzado los objetivos indicados en el PNRR, el pago (total o parcial) se suspende y se reanuda solo después de que el Estado miembro en cuestión haya adoptado las «medidas necesarias para garantizar la consecución satisfactoria de las metas y objetivos». Si no se han realizado avances concretos, después de 18 meses es posible rescindir el contrato que rige el PNRR y liberar el importe de la contribución financiera.

Cualquier prefinanciación se recuperaría íntegramente. Según el artículo 10 del Reglamento del Fondo de Recuperación, la Comisión presenta al Consejo una propuesta para suspender la totalidad o parte de los compromisos o pagos si el Consejo decide, de conformidad con el artículo 126 del Tratado de Funcionamiento de la UE, que un estado miembro no ha reducido su déficit excesivo. O los pagos pueden suspenderse si el Consejo adopta dos Recomendaciones, de conformidad con el Reglamento (UE) n. ° 1176/2011, porque un Estado miembro ha presentado un plan de medidas correctoras insuficiente o no ha adoptado las medidas correctoras recomendadas.

Y finalmente, el Consejo puede suspender los pagos si un Estado miembro no respeta el memorando impuesto por el artículo 7 del Reglamento (UE) no. 472/2013. ¿Qué significa esto? Por un lado, la UE nos da 191 mil millones. Por otro lado, Valdis Dombrovskis nos recuerda que el año que viene, en 2022, cuando hagamos la Ley de Presupuestos para 2023, el Pacto de Estabilidad volverá a ser vinculante. Entonces, para utilizar esos 191 mil millones tendremos que recortar violentamente el gasto público para recortar la relación deuda / PIB.

Y preste atención a esto. Reducir el ratio Deuda / PIB del actual 155% al ​​60% en veinte años es imposible si no queremos acabar como Grecia. Pero incluso reducirlo al 100% implica una cura del caballo: impuestos y puesta a cero de la máquina estatal. Si a partir de 2023 no iniciamos este nuevo tratamiento de austeridad, no solo no llegarán los 191.000 millones del Fondo de Recuperación sino que la UE recuperará también el anticipo de 24,9 (de los 191) billones recibidos en agosto por el gobierno italiano.

 Prácticamente la UE nos da 191,6 mil millones de los cuales solo 68,9 son no reembolsables y 122,7 de préstamos. ¿Qué nos pide a cambio?: el ordoliberalismo de Hajek, es decir, una probable nueva tributación a la vivienda, la privatización de la asistencia sanitaria, una reducción de las pensiones a partir de la abolición de la cuota 100, una reducción de los empleados públicos, mayor inseguridad laboral.

¿Qué pasará cuando lleguen los efectos materiales sobre los trabajadores y jubilados italianos a partir de 2023 y haya unas elecciones? ¿Los partidos neofascistas seguirán impulsando la protesta NO VAX o capitalizarán la oposición a la austeridad de la UE en clave nacionalista? ¿Y podrá la izquierda luchar contra la austeridad de la UE defendiendo a los trabajadores y el Estado frente al mercado restando votos al neofascismo?Andrea del Monaco. Economista, especialista en fondos europeos.

Texto original: https://www.sinistrainrete.info/politica-economica/21492-andrea-del-monaco-l-austerita-come-ostetrica-di-nuovi-fascismi.html

Fuente: https://sinpermiso.info/textos/italia-la-austeridad-como-partera-de-los-nuevos-fascismos

21.41.-Marx, historiador de la violencia de estado – DIMITRIS FASFALIS 

Lejos de ser una anomalía o excepción, la violencia estatal del momento autoritario que vivimos hoy en todo el mundo comparte múltiples vínculos con el capitalismo en su fase neoliberal. Para comprenderlos, las páginas de El Capital (1867) sobre la violencia estatal durante el nacimiento del capitalismo parecen tener un gran significado político y crítico.

30 oct 2021.- El Capital es una obra única en su tipo, que mezcla diferentes tipos de enfoques, en la encrucijada de varios campos académicos. Si la economía y la filosofía son conocidas y reconocidas en este trabajo, la historia lo es mucho menos. En los extractos que siguen, Marx ofrece el ejemplo de un esfuerzo por salvar la memoria de las clases subordinadas en la larga historia del capitalismo que se basa en su teoría de la historia y la crítica social que está en el corazón de su obra.

En el capítulo XXIV de El Capital (1867), en su apartado 3, titulado «Legislación sangrienta contra los expropiados a partir del siglo XV. Leyes reduciendo el salario», Marx presenta una imagen del nacimiento del capitalismo en Europa por medio de la violencia de Estado. Escribe:

«Los contingentes expulsados de sus tierras al disolverse las huestes feudales y ser expropiados a empellones y por la fuerza formaban un proletariado libre y privado de medios de existencia, que no podía ser absorbido por las manufacturas con la misma rapidez con que aparecía en el mundo. Por otra parte, estos seres que de repente se veían lanzados fuera de su órbita acostumbrada de vida, no podían adaptarse con la misma celeridad a la disciplina de su nuevo estado. Y así́, una masa de ellos fue convirtiéndose en mendigos, salteadores y vagabundos; algunos por inclinación, pero los más, obligados por las circunstancias. De aquí́ que a fines del siglo XV y durante todo el siglo XVI se dictase en toda Europa Occidental una legislación sangrienta persiguiendo el vagabundaje. De este modo, los padres de la clase obrera moderna empezaron viéndose castigados por algo de que ellos mismos eran víctimas, por verse reducidos a vagabundos y mendigos. La legislación los trataba como a delincuentes «voluntarios», como si dependiese de su buena voluntad el continuar trabajando en las viejas condiciones, ya abolidas.

En Inglaterra, esta legislación comenzó́ bajo el reinado de Enrique VII.

Enrique VIII, 1530: Los mendigos viejos e incapacitados para el trabajo deberán proveerse de licencia para mendigar. Para los vagabundos capaces de trabajar, por el contrario, azotes y reclusión. Se les atará a la parte trasera de un carro y se les azotará hasta que la sangre mane de su cuerpo, devolviéndolos luego, bajo juramento, a su pueblo natal o al sitio en que hayan residido durante los últimos tres años, para que «se pongan a trabajar» (to put himself to labour). ¡Qué ironía tan cruel! El acto del año 27 del reinado de Enrique VIII reitera el estatuto anterior, pero con nuevas adiciones, que lo hacen todavía más riguroso. En caso de reincidencia de vagabundaje, deberá́ azotarse de nuevo al culpable y cortarle media oreja; a la tercera vez que se le coja, se le ahorcará como criminal peligroso y enemigo de la sociedad. (…)

Véase, pues, cómo después de ser violentamente expropiados y expulsados de sus tierras y convertidos en vagabundos, se encajaba a los antiguos campesinos, mediante leyes grotescamente terroristas a fuerza de palos, de marcas a fuego y de tormentos, en la disciplina que exigía el sistema del trabajo asalariado.

No basta con que las condiciones de trabajo cristalicen en uno de los polos como capital y en el polo contrario como hombres que no tienen nada que vender más que su fuerza de trabajo. Ni basta tampoco con obligar a éstos a venderse voluntariamente. En el transcurso de la producción capitalista, se va formando una clase obrera que, a fuerza de educación, de tradición, de costumbre, se somete a las exigencias de este régimen de producción como a las más lógicas leyes naturales. La organización del proceso capitalista de producción ya desarrollado vence todas las resistencias; la creación constante de una superpoblación relativa mantiene la ley de la oferta y la demanda de trabajo y, por ello, el salario a tono con las necesidades de crecimiento del capital, y la presión sorda de las condiciones económicas sella el poder de mando del capitalista sobre el obrero. Todavía se emplea, de vez en cuando, la violencia directa, extraeconómica; pero sólo en casos excepcionales. Dentro de la marcha natural de las cosas, ya puede dejarse al obrero a merced de las «leyes naturales de la producción», es decir, puesto en dependencia del capital, dependencia que las propias condiciones de producción engendran, garantizan y perpetúan. Durante la génesis histórica de la producción capitalista, no ocurre aún así́. La burguesía, que va ascendiendo, necesita y emplea todavía el poder del Estado para «regular» los salarios, es decir, para sujetarlos dentro de los límites que benefician a la extracción de plusvalía, y para alargar la jornada de trabajo y mantener al mismo obrero en el grado normal de dependencia. Es éste un factor esencial de la llamada acumulación originaria».

(Fuente: Karl Marx, El Capital)

El marxismo suele analizar la violencia estatal desde el ángulo de la dominación de clase o desde el ángulo de opresiones específicas, como el racismo. La problemática de la dominación de clases está presente en este extracto, pero encaja más ampliamente en una teoría del cambio social y una teoría de la historia. Así, este texto también ofrece una crítica social de la ideología dominante en relación con el crimen y la delincuencia.

La historia larga de la violencia estatal

Aunque de acuerdo con Marx, el período del nacimiento del capitalismo en Europa occidental en el siglo XVI es el periodo de la historia por excelencia de la violencia del Estado contra los pobres para permitir el establecimiento del modo de producción capitalista, la lectura de este fragmento hoy nos permite establecer una narrativa histórica ligeramente diferente.

El hecho es que la violencia estatal contra los trabajadores y los pobres no se limita a un momento, una fase o una era en la historia del capitalismo. Nació con el capitalismo y continúa hasta el día de hoy. Porque esta fase de «acumulación primitiva» que Marx describe siempre continúa en algún lugar del mundo cuando llega a su fin en otro. Por lo tanto, está ligada a la expansión progresiva del capitalismo en todo el mundo desde los siglos XIX y XX. En consecuencia, desde hace más de quinientos años, la violencia estatal se ejerce sobre las poblaciones pobres, desposeídas y arrojadas a los caminos del éxodo, para permitir que se instale el capitalismo. Es aquí que el propósito de Marx revela la larga historia de esta violencia de estado que está en los orígenes del capitalismo: » De aquí́ que a fines del siglo XV y durante todo el siglo XVI se dictase en toda Europa Occidental una legislación sangrienta persiguiendo el vagabundaje. De este modo, los padres de la clase obrera moderna empezaron viéndose castigados por algo de que ellos mismos eran víctimas, por verse reducidos a vagabundos y mendigos».

Al escribir esto, Marx está luchando no solo en el campo de la economía política. También es el memorialista de los desposeídos frente a la historia oficial de los opresores que reducen a los subordinados al silencio y al oprobio. Al situar el nacimiento del capitalismo en Europa en su contexto social, Marx vuelve el estigma de los pobres (mendicidad, vagancia, robo) contra la clase dominante, al mismo tiempo que documenta los crímenes originales de la burguesía europea. Marx procede así al rescate de la memoria y la rehabilitación simbólica de las clases subordinadas.

[Sobre el grabado de Jacques Callot podemos leer «Supplicium Sceleri Fraenum», que significa «Castigos en la lucha contra el crimen». La imagen va acompañada de las siguientes líneas: «Vea el lector como Justicia / Por tantas torturas diversas / Por tranquilidad del Universo / Castiga la maldad de los malvados / Tomado ejemplo de este grabado / Debes evitar todos los delitos / Para felizmente eximirte / de los efectos de los que imponen orden».]

En esta larga historia de la violencia estatal, las formas de violencia estatal legítimas han cambiado drásticamente con el tiempo en Europa y en todo el mundo. La ley que condenaba a los vagabundos bajo Enrique VIII en Inglaterra (1530) a ser azotados sólo corresponde a una forma específica y limitada en el tiempo de violencia estatal. Las luchas y las revoluciones han ampliado continuamente los derechos individuales y colectivos frente al Estado. Por tanto, han contribuido enormemente a controlar esta violencia estatal, a «civilizarla»; sin hacerla desaparecer. Una vez establecidas las relaciones sociales del capitalismo, «En el transcurso de la producción capitalista, se va formando una clase obrera que, a fuerza de educación, de tradición, de costumbre, se somete a las exigencias de este régimen de producción como a las más lógicas leyes naturales». Las «leyes naturales» del capitalismo pueden entonces operar sin recurrir a la violencia estatal. El largo siglo XIX (1789-1914) en los mundos europeos lo atestigua.

Una violencia estatal proporcional a los trastornos del capitalismo

El interés de este texto de Marx reside entonces en su capacidad de pensar la violencia del Estado dentro de una totalidad social o, en otras palabras, insertándola en el conjunto de las relaciones sociales. El telón de fondo de la flagelación y el encarcelamiento de vagabundos en Inglaterra en el siglo XVI, están las «expropiaciones violentas y repetidas» en el campo. La celeridad y brutalidad de los cercados por los que los terratenientes ingleses se hicieron dueños de las tierras y los bienes comunes en la campiña inglesa había tenido como resultado la «creación del proletariado sin lumbre ni hogar», sin que las fábricas pudieran proporcionar les trabajo a todos. «Y así́, una masa de ellos fue convirtiéndose en mendigos, salteadores y vagabundos».

¿Qué vínculo existe con el mundo actual? El capitalismo solo puede existir mediante una revolución permanente en las relaciones de producción y las relaciones sociales. Las transformaciones económicas y sociales rápidas y brutales son, por tanto, inherentes al capitalismo. Este último no puede contentarse con un mundo estable o un estado de equilibrio: su modo de existencia y reproducción son los desequilibrios y los trastornos estructurales.

La violencia estatal aparece entonces como corolario para permitir sus profundas y rápidas transformaciones. Autoritarismo, coacción, violencia policial, ideología de la seguridad, encarcelamiento masivo, estado de emergencia, creación de campos de internamiento para migrantes: tantas tendencias profundas que siguen activas en la era neoliberal que se abrió con el agotamiento de las luchas y la expansión económica a fines de la década de 1970. El aumento de la violencia estatal es, por tanto, inseparable de los trastornos económicos y sociales de los últimos cuarenta años, entre los que podemos mencionar el fin del compromiso keynesiano, la privatización desenfrenada de los bienes comunes, la financiarización de las economías capitalistas desarrolladas, la aceleración de la globalización, industrialización y urbanización de los países del sur, así como la revolución digital.

En resumen, el texto de Marx nos permite comprender que la violencia de estado es inherente igualmente al proyecto de restauración del poder de clase que es el neoliberalismo en nuestro tiempo como al nacimiento del capitalismo europeo en el siglo XVI. Marx escribe: La burguesía, que va ascendiendo, necesita y emplea todavía el poder del Estado para «regular» los salarios, es decir, para sujetarlos dentro de los límites que benefician a la extracción de plusvalía, y para alargar la jornada de trabajo y mantener al mismo obrero en el grado normal de dependencia». La restauración liberal llevada a cabo desde los años ochenta por los gobiernos de derecha e izquierda en Europa y en el mundo «necesita y emplea todavía el poder del Estado», en particular para » mantener al mismo obrero en el grado normal de dependencia» cuando las «leyes naturales» del mercado de trabajo ya no son suficientes y los trabajadores resisten.

Marx muestra entonces esta violencia estatal como una vía para que la clase dominante no solo establezca las relaciones sociales del capitalismo, y por lo tanto su dominación, sino también como un medio para permitir la asunción de las normas capitalistas por parte de los trabajadores. Reduciendo así el uso de la coerción y la violencia. Marx escribe: «Véase, pues, cómo después de ser violentamente expropiados y expulsados de sus tierras y convertidos en vagabundos, se encajaba a los antiguos campesinos, mediante leyes grotescamente terroristas a fuerza de palos, de marcas a fuego y de tormentos, en la disciplina que exigía el sistema del trabajo asalariado». Desde el siglo XVI hasta la actualidad, esto es cierto en Europa: la asimilación de las normas capitalistas por las masas populares ha progresado al mismo tiempo que las formas de violencia estatal contra ellas han disminuido, sin excluir, sin embargo, momentos de crisis y violencia paroxísticas, como lo demuestran las masacres de trabajadores organizadas por el Partido del Orden o la violencia fascista. Además, Marx es consciente de esto cuando escribe: “Todavía se emplea, de vez en cuando, la violencia directa, extraeconómica; pero sólo en casos excepcionales».

Una crítica radical de la razón liberal

En este texto, Marx finalmente somete a una crítica radical la razón liberal del libre albedrío y del individuo soberano en materia de criminalidad y delincuencia.

Lo que se hace eco directamente del discurso sobre seguridad que hoy domina los campos político y mediático. A los ojos de los gobernantes, los mendigos, los ladrones y los delincuentes tienen la libertad de elegir entre rechazar el trabajo y robar. Marx escribe sobre este tema: «La legislación los trataba como a delincuentes «voluntarios», como si dependiese de su buena voluntad el continuar trabajando en las viejas condiciones, ya abolidas». Ilusión liberal de la responsabilidad individual del crimen que invierte la responsabilidad social a expensas de las víctimas de la violencia de los ricos. Ilusión mantenida hoy por el discurso securitario de «tolerancia cero», penas máximas, «discurso firme» y el apoyo inquebrantable del mundo político a la policía, incluidos sus cuerpos más violentos como los antidisturbios. Marx, por tanto, permite emanciparse de la ideología dominante que avala la injusticia de clase, ayer como hoy, para pensar la criminalidad y la delincuencia, así como la violencia de Estado, desde el ángulo de las condiciones posibles históricas y sociales que subyacen.

En la medida en que nuestro léxico político ha visto durante el último período la adopción de estas palabras que hablan de la barbarie de nuestro tiempo – «violencia policial», «munición no letal», «granadas de aturdimiento», «brigadas antidisturbios móviles», «Centro de detención administrativa «,»trillado», «mutilación»- y en la medida en que la clase dominante todavía se niega a reconocer esta violencia estatal, el texto citado de Marx tiene un significado revolucionario.

Fuente:

https://blogs.mediapart.fr/edition/fragments-de-marx/article/221021/marx-historien-de-la-violence-detat

Traducción:
Enrique García 

https://www.sinpermiso.info/textos/marx-historiador-de-la-violencia-de-estado

*21.40.-Nobel al salario mínimo   BEETHOVEN HERRERA
*El acuerdo con la CPI RODRIGO UPRIMNY
*Acuerdo inmoral RAMIRO BEJARANO
*
Aprobación y compromisoLUIS NOÉ OCHOA

Decisión de la CPI es un espaldarazo a las instituciones de justicia, a la JEP y al proceso de paz.

No halla uno por dónde empezar, como decía un zancudo sobre un elefante. Hoy hay varios temas sobre el teclado. Está el de la importante visita a Colombia del fiscal de la Corte Penal Internacional, el británico Karim Khan. Y Dios salve a la reina.

29 oct 2021.- Nos fue very good. Se firmó un acuerdo en el cual se oficializa la salida de Colombia de la lista negra de países en observación por graves crímenes de lesa humanidad y contra los derechos humanos, en la que estábamos desde hace 17 años, 2004, gobierno de Álvaro Uribe, junto a países como Nigeria, Ucrania, Guinea y Venezuela, donde gobierna un guineo.

Me gusta por lo que ajusta, dicen ellas al medirse el brasier. Me gusta porque la CPI vio que aquí se está procurando justicia en los cuatro casos que teníamos para hacer la plana: ‘falsos positivos’, abusos sexuales y crímenes por la condición de género, desplazamiento forzado y promoción y expansión de los grupos paramilitares. No es que haya justicia plena. El camino es largo y culebrero, pero es un reconocimiento a Colombia y a las instituciones de justicia, en busca de que no haya impunidad. Y el documento, firmado por Duque, es también un compromiso de Colombia. Que no se olvide.

Me gusta por lo que ajusta, pues, sobre todo, pone a salvo a la JEP de los permanentes intentos de reformarla, en especial por miembros del Centro Democrático. Es un claro espaldarazo a la justicia transicional y al proceso de paz con las Farc. Quienes creemos que la paz negociada es la vía para que haya verdad, justicia y reparación y para salvar vidas vemos que este es un mensaje fundamental. En ese acuerdo hay garantías para que se blinde a la JEP. Jepajé. Y esto es también una invitación a dejar mezquindades y a unirnos definitivamente. Y tiene que ser un compromiso con las víctimas y con todos los puntos del acuerdo. No hay otra.

Esto es también una invitación a dejar mezquindades y a unirnos definitivamente. Y tiene que ser un compromiso con las víctimas y con todos los puntos del acuerdo.

Hablaba, como político, de varios temas. El otro era el día sin IVA, y Dios quiera que sin covid. Según el Dane, en 2020 había aquí 21 millones de personas en situación de pobreza y, de ellas, 7,5 millones en pobreza extrema. Pues, por lo visto el jueves, parece que la reactivación va viento en popis, que mejoró el empleo, que hay poder adquisitivo. La gente gastó 6,9 billones de pesos en compras. No en cucos amarillos para diciembre o máscaras para el 31, sino en electrodomésticos, tecnología, ropa…, según encuestas de boca de clientes. Se vendió mucho televisor. A mí siempre me ha impresionado el movimiento de televisores. Algunos llevaban hasta tres.

Esto debe tener una explicación sociológica. ¿Reventa? ¿El encierro? ¿El contenido, las novelas, el fútbol, El minuto de Dios? En el campo y en las ciudades, en todo estrato, en cualquier casita, así tal vez no haya nevera o nada en ella, se ve una antena, muchas de ellas ‘parabólicas’, con la tapa de la olla. Entonces hay que pensar en la enorme responsabilidad de la TV con sus contenidos. Les dejo esa inquietud, como dijo Karim Khan.

Los días sin IVA son buenos. Son oportunidad para todos; eso sí, con las medidas de bioseguridad y de seguridad. Porque no obstante los esfuerzos y golpes de las autoridades, ya están atracando hasta por el tapabocas. Es bueno, entonces, aprovecharlos y adelantar las compras decembrinas, no dejar todo para el 24 a última hora, comprando el regalo de la querida suegra, y con la esposa al lado, que casi le da en la JEP.

También pensaba hablar de los niños. Una muestra de esperanza y reconciliación con la vida, a pesar de las tragedias, es verlos a ellos en su fiesta de brujas. Cuidémoslos, porque muchos monstruos los rodean, incluso pared de por medio. A un niño no lo podemos perder de vista. Ellos nos piden paz y amor. Sobre todo protección, por favor. Lo más dulce que debemos hacerles es la vida.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/luis-noe-ochoa/aprobacion-y-compromiso-columna-de-luis-noe-ochoa-628866 

21.40.-Nobel al salario mínimo   BEETHOVEN HERRERA

Las tesis de David Card y Alan Krueger indignaron a economistas ortodoxos.

“La alta tasa de desempleo juvenil, especialmente entre los negros es un escándalo y una seria fuente de desasosiego social. Empero es una consecuencia en su mayor parte de las leyes de salarios mínimos”. (Friedman, Libertad de elegir).

24 oct 2021.- Al explicar las motivaciones para conceder el Nobel de Economía al canadiense David Card la Academia sueca destacó sus trabajos sobre salario mínimo. Las conclusiones de su investigación en el Estado de Nueva Jersey “desafiaron las ideas establecidas” al demostrar, entre otras cosas, que los aumentos en el mínimo salarial “no tienen por qué conducir necesariamente a la destrucción de empleo”, como se pensaba hasta entonces. Ese trabajo, escrito con Alan Krueger, ha alimentado los argumentos de quienes defienden la permanencia del salario mínimo.

El jurado menciona sus estudios sobre los efectos de la masiva inmigración cubana que llegó a la Florida en los ochenta, los cuales demostraron que los sueldos de los nacidos en un determinado país no tienen por qué disminuir tras la llegada de migrantes, y pueden incluso aumentar. Pero la retribución de los inmigrantes que llegaron primero sí puede verse reducida…

El jurado reconoce a Card sus “contribuciones empíricas en el campo de la economía laboral” pues, además de desafiar la idea convencional sobre el salario mínimo, Card y Krueger también demuestran que dicho aumento del salario mínimo, tampoco se traduce, necesariamente, en un alza de precios.

Joshua Angrist y Guido Imbens son premiados por sus “contribuciones metodológicas en el análisis de las relaciones causales” y la Academia valoró los avances cosechados con experimentos que extraen conclusiones de situaciones de la vida real, semejantes a experimentos controlados. Card ha hecho contribuciones importantes sobre educación y su impacto en el futuro laboral de los estudiantes y examinó el posible impacto de los recursos escolares en el futuro éxito laboral de los estudiantes.

Card y Krueger compararon el nivel educativo de las personas que vivían en la misma ciudad, pero que habían crecido en diferentes estados dentro de EE. UU. para confrontar la formación en la infancia y adolescencia para observar la inversión hecha en cada lugar. Ellos encontraron que los recursos son importantes pues los rendimientos aumentan con la densidad de maestros. Siguiendo su tesis, hoy “existe un apoyo empírico relativamente sólido para demostrar que las inversiones en educación influyen en el éxito posterior de los estudiantes, sobre todo para aquellos de entornos desfavorecidos”.

Las tesis de Card y Krueger indignaron a economistas ortodoxos, al punto que James Buchanan, Nobel de 1984, publicó en 1996 un brutal ataque en Business Week sosteniendo que “la ciencia económica no puede defender el salario mínimo salvo que lo hiciera por motivos ideológicos” y concluía que “no nos hemos convertido aún en una banda de cantineras prostitutas” (bevy of camp-following whores).

El Papa en cambio ha recomendado ¡establecer el salario universal o ingreso básico y reducir la jornada laboral! 

https://www.portafolio.co/nobel-al-salario-minimo-opinion-de-beethoven-herrera-valencia-557703 

21.40.-El acuerdo con la CPI RODRIGO UPRIMNY

El acuerdo del Gobierno Duque con la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (FCPI) puede parecer inoportuno, lo cual explica la oposición al mismo de ciertas organizaciones de víctimas y de derechos humanos, pero paradójicamente podría tener impactos positivos en la consolidación de una paz con justicia.

31 oct 2021.- Para entender el acuerdo, es necesario recordar que, desde 2004, la FCPI investiga los crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en Colombia. Esa investigación ha sido sólo “preliminar” debido al principio de complementariedad, según el cual la FCPI sólo puede abrir un caso formal, que pueda llevar a condenas, si el país no es capaz o no tiene la voluntad de castigar esos crímenes. Como Colombia mostraba algunos avances en sancionar esas atrocidades, la FCPI no abrió ningún caso formal. Pero como la impunidad seguía siendo altísima, en especial porque las investigaciones no llegaban a los máximos responsables, la FCPI mantuvo esa investigación preliminar durante todos estos años, con la amenaza de abrir un caso formal.

Este año, debido esencialmente a la JEP, que ha imputado cargos a altos responsables de secuestros y de falsos positivos, la FCPI consideró que había progresos significativos, por lo cual la investigación preliminar podía cerrarse, siempre y cuando hubiese garantías de que esos avances continuarían. Y esa es la esencia del acuerdo: la FCPI cierra la investigación preliminar, a cambio de un compromiso del gobierno de no sólo no interferir en las instancias judiciales que investigan esos crímenes, en especial la JEP, sino además de darles el soporte financiero necesario y abstenerse de cualquier tentativa de modificar su marco jurídico. Además, la FCPI seguirá pendiente de Colombia pues el acuerdo señala que si esos compromisos no son cumplidos, o los avances no siguen, la FCPI podría reconsiderar su decisión, lo cual significa que podría abrir casos formales por los crímenes cometidos en el país.

El acuerdo pudo ser prematuro pues los avances de la JEP, a pesar de ser muy significativos, no están consolidados: aún no hay condenas ni sanciones efectivas y existen tentativas por abolir o desestructurar esta jurisdicción. Además, existen atrocidades que no son competencia de la JEP, como los crímenes ocurridos después del acuerdo de paz y frente a las cuales la Fiscalía colombiana no muestra avances suficientes. El acuerdo corre además el riesgo de quedar atrapado en medio de las controversias electorales, lo cual es negativo. Por todo ello entiendo y comparto parcialmente la visión de quienes le solicitaron a la FCPI que planteara su visión y sus exigencias pero sin cerrar la investigación preliminar, al menos durante uno o dos años más, mientras se consolidaban los avances de la JEP.

A pesar de que pueda ser inoportuno, el acuerdo tiene sin embargo elementos muy positivos. En particular muestra que el acuerdo de paz, lejos de ser ese monstruo de impunidad que pintan sus detractores, es una paz con justicia pues han sido esencialmente los avances de la JEP y la perspectiva de que sigan lo que llevó a la FCPI a cerrar la investigación preliminar. La FCPI ha igualmente avalado el tipo de sanciones restauradoras que impondrá la JEP, si se cumplen rigurosamente, con lo cual debería cesar el debate sobre la supuesta incompatibilidad de esas sanciones con el derecho internacional. A su vez, al firmar este acuerdo, el presidente Duque aceptó la legitimidad de la JEP, la importancia de sus avances y se comprometió a preservarla y apoyarla efectivamente, con lo cual deberá oponerse a cualquier tentativa de contrarreforma de esa jurisdicción. El primer paso para cumplir el acuerdo con la FCPI es entonces que pida a su partido retirar el acto legislativo que pretende derogar la JEP.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/rodrigo-uprimny/el-acuerdo-con-la-cpi/

21.40.-Acuerdo inmoral RAMIRO BEJARANO

Karim Khan, abogado británico y fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), está estrenándose en el puesto, gracias, entre otros, al apoyo del Gobierno colombiano. Lo primero que hay que destacar es que Khan está más cerca de ser mal fiscal que desagradecido, porque en su primera visita a Bogotá —en contra de las opiniones de expertos y diplomáticos— levantó la merecida investigación preliminar que hace 17 años mantenía la Fiscalía de la CPI.

31 oct 2021.- El país ha estado bajo sospecha en investigación preliminar, una etapa anterior a archivar o abrir un proceso formal. En esa nómina, además de Colombia, están Guinea, Nigeria, Ucrania, Venezuela y Bolivia. Lo que el Gobierno de Duque ha logrado, no de manera santa, es que la Fiscalía de la CPI decida no investigar a Colombia, con la gravosa consecuencia de que los numerosos sucesos judiciales que se han suscitado sigan siendo tramitados internamente, para que, como es previsible, nada pase.

El último informe de la Fiscalía de la CPI sobre Colombia es de diciembre de 2020 y registra cinco casos potenciales, todos por falsos positivos contra siete divisiones del Ejército. Al cerrarse la investigación por la Fiscalía de la CPI, al menos estos casos delicadísimos serán juzgados por la complaciente Fiscalía de Barbosa, y eso hace una diferencia mayúscula.

El fiscal Khan concluyó un nuevo acuerdo de cooperación con el Gobierno de Colombia, en virtud del cual levantará la investigación preliminar a cambio de que Duque garantice que continuará “apoyando los procesos pertinentes ante las diferentes instancias judiciales interconectadas, incluyendo la justicia ordinaria, el sistema de Justicia y Paz, y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)”, lo cual es una farsa porque el Gobierno no puede “continuar” haciendo lo que no ha iniciado, pues ha sido acérrimo enemigo de la JEP, a cuya aniquilación sigue contribuyendo.

Khan solo oyó la voz del Gobierno que con su voto le permitió convertirse en fiscal de la CPI. Este acuerdo de ahora es contrario a la ética, porque Khan favoreció arbitrariamente un gobierno que votó por él para que ejerza su cargo actual y porque la tal cooperación a la que se obliga a Colombia no podrá cumplirse, como no lo ha hecho antes.

Para empezar, el Gobierno tendría que hundir el proyecto de acto legislativo para derogar la JEP, impulsado, como ponente único, por el parlamentario uribista de la más rancia ultraderecha Gabriel Jaime Vallejo Chujfi, de cuyo trámite Duque no enteró a Khan, su nuevo mejor amigo.

A Duque lo que menos le preocupa es que haya justicia sobre falsos positivos. No se necesita ser adivino para vaticinar que lo que quieren él y su patrón Uribe es que esos casos mueran en los anaqueles de una Fiscalía amiga y gobiernista, como la de Barbosa.

Al Gobierno le resultó un negociazo quitarse de encima la expectativa de una investigación formal suscribiendo un acuerdo tramposo y clientelista, que honra la impunidad, deja en indefensión a las víctimas y da otro bofetadón a la JEP, que tendrá que enfrentar sola el reto de juzgar tan graves conductas que comprometen a agentes de todos los gobiernos uribistas.

No hay duda, excluir a Colombia de la investigación preliminar decretada por la misma Fiscalía de la CPI en casos no solucionados por las autoridades nacionales es la estrategia del uribismo para eludir la justicia que desde el poder han logrado esquivar. Por eso quieren derogarla, a pesar de que en la JEP no quieren entender que los tienen en la mira.

No se entiende cuál es la necesidad de este nuevo acuerdo de cooperación entre Colombia y la Fiscalía de la CPI, si ya había uno vigente que suscitó la investigación preliminar por 17 largos años, durante los cuales no hubo solución ni forma de archivar esta situación. Ahora ya lo sabemos: intercambio de favores.

Khan y Duque (Uribe) se salieron con la suya. La historia registrará el inmenso daño que este concierto propiciado por un burócrata internacional —como el fiscal británico que vino a pagar deudas electoreras—, avalado por Duque —un mandatario arrogante y mediocre, experto en mensajes mediáticos y mentirosos—, le ha causado a Colombia.

Adenda. Peligroso que el registrador nacional del Estado Civil, Alexánder Vega, diga que “el que cree que le van a hacer fraude no debería presentarse”. Si este es el responsable de la transparencia de las elecciones, ya sabemos lo que sucederá en este gobierno corrupto y mafioso.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/ramiro-bejarano-guzman/acuerdo-inmoral/

 

21.39.-Estanflación: ¿una cuestión de demanda o de oferta? MICHAEL ROBERTS

Las reuniones semestrales del FMI y el Banco Mundial comienzan hoy, y los ministros de finanzas y los banqueros centrales se reunirán en una reunión reducida pero en persona en Washington. Es probable que esta reunión se vea ensombrecida por el escándalo que involucra a la directora del FMI, Kristalina Georgieva, quien bien puede verse obligada a renunciar mientras escribo después de un informe devastador sobre las maquinaciones de altos funcionarios del Banco Mundial hace varios años.

12 oct 2021.- Georgieva ha sido acusada de manipular datos sobre ‘Doing Business’ (Haciendo negocios) para favorecer a China, Arabia Saudí y otros estados mientras estuvo en el Banco Mundial hace varios años. El escándalo ha dividido a los miembros del FMI: Estados Unidos presiona para que se vaya y las potencias europeas quieren que se quede.

Pero más importante que la cuestión de si podemos confiar en la honestidad científica del Banco Mundial y el FMI es lo que le está sucediendo en la economía mundial mientras estas agencias internacionales se reúnen para revisar el progreso de recuperación de la depresión pandémica en 2020.

A principios de año, la mayoría de los pronósticos generales de crecimiento, empleo, inversión e inflación eran optimistas, con esperanzas de una recuperación en forma de V basada en la aplicación de la vacuna COVID, la disminución de los casos del virus y el impulso a muchas economías mediante el gasto fiscal público e inyecciones de crédito de los bancos centrales. Pero en los últimos meses, ese optimismo descarado ha comenzado a desvanecerse. Justo antes de la reunión del FMI y el Banco Mundial, Georgieva informó que “nos enfrentamos a una recuperación global que sigue siendo “obstaculizada” por la pandemia y su impacto. No podemos avanzar correctamente, ¡es como caminar con piedras en los zapatos!».

Georgieva señaló las tres piedras en sus zapatos. La primera es el crecimiento. En la reunión, el FMI reducirá sus previsiones de crecimiento global en 2021 y espera que se amplíe la divergencia entre el Norte global más rico y el Sur global más pobre. La segunda es la inflación: «Una preocupación particular en relación con la inflación es el aumento de los precios mundiales de los alimentos, más del 30 por ciento el año pasado». Y la tercera es la deuda: «estimamos que la deuda pública mundial ha aumentado a casi el 100 por cien del PIB». (No se menciona la deuda del sector privado, que es mucho más importante y está en máximos históricos).

Georgieva plantea el riesgo de lo que se denomina «estanflación», es decir, un crecimiento bajo o nulo junto con una inflación alta o en aumento. Ésta es la peor pesadilla de las principales economías capitalistas y, por supuesto, el peor escenario posible para los trabajadores que soportarían la peor parte del aumento de los precios para los hogares mientras el crecimiento de los ingresos sigue siendo débil; provocando una caída de los ingresos reales.

Esto fue lo que ocurrió en la década de 1970. Por lo tanto, ¿volverá la estanflación en 2022? Veamos primero el lado del crecimiento del PIB. Se están acumulando datos de que la recuperación tipo ‘fiebre del azúcar’ en las principales economías, después del final de los cierres pandémicos y después del impacto del gasto fiscal y el dinero fácil, está relentizandose. Por ejemplo, en el tercer trimestre de 2021 que acaba de finalizar, el indice Now! de la Fed de Atlanta que pronóstica el PIB de la economía de los EEUU sugiere una fuerte desaceleración (en comparación con el supuesto consenso) hasta solo una tasa anual del 1.3%. Y es probable que el cuarto trimestre sea peor. Después de la ‘fiebre del azúcar’ viene la fatiga.

Las encuestas de actividad empresarial de ‘alta frecuencia’ denominadas índices de gerentes de compras (PMI) también muestran una desaceleración clara en la mayoría de las regiones desde los picos del verano.

Y en Estados Unidos, los últimos datos oficiales muestran que la recuperación del empleo se estancó por segundo mes consecutivo en septiembre. Junto con una menor confianza de las empresas y los consumidores, esto sugiere que la ‘fiebre del azúcar’ ha terminado. En China, el gobierno está lidiando con brotes esporádicos de la variante del coronavirus Delta y hay riesgo de una implosión de la deuda inmobiliaria junto con una escasez de energía. El fuerte crecimiento durante el verano parece haberse desacelerado bruscamente en la eurozona y el Reino Unido.

Además, existe el Índice de seguimiento de Brookings-FT para la recuperación económica global (Tiger) que compara los indicadores de actividad real, los mercados financieros y la confianza con sus promedios históricos, tanto para la economía global como para cada uno de los países, midiendo hasta que punto los datos en el período actual son normales. La última actualización semestral muestra un fuerte retroceso en el crecimiento desde marzo en las economías avanzadas y emergentes.

En el otro lado del escenario de estanflación, las tasas de inflación están aumentando en todas partes. En diciembre del año pasado, el pronóstico medio de la Fed de EEUU para la inflación en 2021 era del 1,8%. En marzo, se incrementó hasta el 2,4% y luego en junio hasta el 3,4%. Ahora es del 4,2%. Durante el mismo período, su previsión media para 2022 ha aumentado del 1,9% al 2,2%. Las cifras del Banco de Inglaterra y del BCE han seguido un camino similar.

Las facturas mundiales de comestibles se están disparando.

Y los precios de la energía se multiplican.

¿Qué está provocando este aumento de la inflación en general y de los alimentos y la energía en particular? La visión macroeconómica estándar es que existe un «exceso de demanda». Durante el COVID, los consumidores acumularon enormes cantidades de ahorros que no podían gastar. Pero ahora que las economías se están abriendo nuevamente, los hogares están gastando mucho en un momento en que las cadenas de suministro globales se han visto interrumpidas por la pandemia de COVID.

Esta es la opinión de los analistas financieros de Jefferies: “Los $ 2.5 billones en efectivo en exceso de los hogares son un amortiguador importante contra la estanflación, y mostramos que los ahorros excedentes se distribuyen en toda la distribución de ingresos. Hasta la fecha, ha habido muy poca evidencia de destrucción de la demanda. El gasto real todavía está cerca de los máximos del ciclo para la mayoría de las categorías de gasto discrecional, a pesar de los importantes aumentos de precios… Un análisis más riguroso de los cambios de precio y volumen por parte de la Fed de San Francisco muestra que los efectos de la demanda son el principal impulsor de la inflación en este momento, contribuyendo con un 1,1% al PCE básico interanual a agosto. Por el contrario, los efectos del lado de la oferta contribuyeron solo al 0,2%. Esto va en contra de la narrativa predominante que atribuye la mayor parte de los aumentos de precios a las interrupciones de la cadena de suministro. Sí, la escasez de productos y los cuellos de botella de la oferta son reales, pero son en gran parte una función del exceso de demanda, en lugar de cortes de suministro».

Por lo tanto, la opinión de Jefferies es que esta situación es solo temporal o ‘transitoria’, para usar la expresión del presidente de la Fed, Powell. Una vez que la producción, el empleo y la inversión se pongan en marcha y los bloqueos de la cadena de suministro internacional se alivien, la presión inflacionaria también se aliviará y las cosas volverán a la «normalidad».

Existen serias dudas sobre este escenario optimista. En primer lugar, por el lado de la demanda, ¿es realmente cierto que la demanda reprimida ahora liberada es la causa del aumento de los precios? La idea de que el ‘exceso de efectivo’ simplemente ‘absorberá’ los costes adicionales de los precios de la gasolina y los alimentos parece poco probable. Después de todo, en las principales economías, este «exceso de efectivo» está principalmente en los bolsillos de los ricos, que tienden a ahorrar en lugar de gastar. Es más probable que los precios más altos den lugar a reducciones en el gasto en los llamados «artículos discrecionales», ya que los hogares de la clase trabajadora intentan hacer frente a los crecientes costes de los alimentos y la energía.

Además, es más probable que la aceleración de la inflación en los bienes y servicios esenciales sea el resultado de una perturbación del «lado de la oferta» en lugar de un exceso de demanda. “No estamos lidiando con una inflación impulsada por la demanda. Lo que realmente estamos atravesando en este momento es un shock masivo de oferta”, dijo Jean Boivin, ex vicegobernador del Banco de Canadá que ahora trabaja en el BlackRock Investment Institute. «La forma de lidiar con esto no es tan sencilla como lidiar con la inflación».  

Por el lado de la oferta, hay quienes argumentan que la década de 2020 no es como la de 1970 con su estanflación, sino más bien como la de 1950, cuando la inflación provocada por la interrupción y el gasto durante la guerra de Corea dio paso a un aumento de la inversión y la rentabilidad, de modo que la producción industrial y las tasas de crecimiento del PIB real aumentaron y la inflación disminuyó. “Dado que la escasez de oferta persistirá durante los próximos 6 a 12 meses, el período actual de “estanflación-lite” persistirá un poco más. Pero es probable que siga siendo una pálida imitación del episodio de estanflación de la década de 1970. Mientras tanto, no compartimos el pesimismo de quienes piensan que la actual escasez de suministro es solo uno de una serie de shocks estanflacionarios que probablemente afectarán a la economía en los próximos años”.

Pero, ¿la década de 2020 será una nueva ‘edad de oro’ para el capitalismo como la de 1950, con altas tasas de ganancia e inversión, aumentos de los salarios reales, pleno empleo y baja inflación? Lo dudo. En primer lugar, porque el actual ‘shock’ del lado de la oferta es en realidad una continuación de la desaceleración de la producción industrial, el comercio internacional, la inversión empresarial y el crecimiento del PIB real que estaba produciendose en 2019 antes de que estallara la pandemia. Eso sucedía porque la rentabilidad de la inversión capitalista en las principales economías había caído a mínimos históricos y, como saben mis lectores, es la rentabilidad lo que en última instancia impulsa la inversión y el crecimiento en las economías capitalistas.

En publicaciones anteriores, he proporcionado evidencia de la disminución de la rentabilidad en los EEUU y en otros lugares. Brian Green tiene un nuevo análisis de la rentabilidad empresarial del Reino Unido que llega a un resultado similar «antes de que el Reino Unido cayera en la pandemia, la tasa de beneficio había caído drásticamente hasta situarse un 20% por debajo del último mini pico de 2015″.

De nuevo, incluso se podría argumentar que el impacto del lado de la oferta se mantendrá no solo por la baja rentabilidad e inversión, sino también por los enormes costes  crecientes de lidiar con el cambio climático. Esto ha provocado fuertes recortes en la inversión en la exploración y producción de energía de combustibles fósiles, poniendo a muchas economías en riesgo de una crisis de suministro de energía. Ésta es la ironía de las soluciones del mercado al problema del calentamiento global: el aumento de los precios y los impuestos de las emisiones de carbono simplemente provoca una reducción severa en la producción de energía porque no existe una planificación para el reemplazo de la producción de combustibles fósiles con alternativas.

Si el aumento de la inflación está siendo impulsado por el lado de la oferta débil en lugar de un lado de una demanda excesivamente fuerte, la política monetaria no funcionará. La política monetaria funciona tratando de aumentar o disminuir la demanda. Si el gasto crece demasiado rápido y genera inflación, las tasas de interés más altas supuestamente reducen la disposición de las empresas y los hogares a consumir o invertir al aumentar el coste de los préstamos. Pero incluso si esta teoría fuera correcta, no se aplica cuando los precios están subiendo porque las cadenas de suministro se han roto, los precios de la energía están aumentando o hay escasez de mano de obra. Como dijo Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra: «La política monetaria no aumentará el suministro de chips semiconductores, no aumentará la cantidad de viento (no, en realidad), ni producirá más conductores de vehículos pesados».

De hecho, como he argumentado hasta la saciedad, inyectar efectivo o crédito en el sistema financiero mediante la ‘flexibilización cuantitativa’ no sirve para impulsar la economía si el ‘lado de la oferta’ no está creciendo debido a la falta de rentabilidad. Puedes llevar un caballo al agua, pero no puedes obligarle a beber. Esa desconexión se aplica igualmente cuando los bancos centrales endurecen la política (es decir, retiran el crédito y aumentan las tasas de interés políticas). Reducir la demanda servirá de poco si la oferta está estancada por otras razones.

Sin embargo, los bancos centrales están comenzando a endurecer sus tasas. Las tasas de interés ya han subido en Noruega y en muchas economías emergentes, mientras que la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra han tomado medidas para endurecer la política monetaria.   Esto no reducirá las tasas de inflación, sino que simplemente aumentará el riesgo de una recesión a medida que aumentan los costes del servicio de la deuda para las empresas que ya tienen pocas ganancias. Ese es el dilema de los bancos centrales y los gobiernos mientras debaten el tema de la estanflación esta semana en Washington.

Pero permítanme terminar este largo artículo recordando a los lectores que la economía dominante no tiene una teoría coherente de la inflación. Como Charles Goodhart, profesor de la LSE y ex miembro del comité de política monetaria del Banco de Inglaterra, comentó: “el mundo en este momento está en una situación bastante extraordinaria, porque no tenemos una teoría general de la inflación”. Las dos teorías principales ofrecidas: la teoría monetarista de que la oferta monetaria impulsa la inflación; y la teoría keynesiana de que la inflación es causada por mercados laborales rigidos que elevan los costes salariales, han sido desmentidos por la evidencia.

De modo que la corriente principal ha recurrido a una teoría de la inflación basada en las «expectativas». Como señala Goodhart, se trata de “una teoría de como arranca la inflación”; que mientras las expectativas de inflación permanezcan ancladas, la inflación misma seguirá anclada. Pero las expectativas dependen de dónde se encuentre ya la inflación y, por lo tanto, no proporcionan poder de predicción. De hecho, concluye un nuevo artículo de Jeremy Rudd de la Reserva Federal; “Los economistas y los formuladores de políticas económicas creen que las expectativas de inflación futura de los hogares y las empresas son un determinante clave de la inflación real. Una revisión de la literatura teórica y empírica relevante sugiere que esta creencia se basa en fundamentos extremadamente inestables, y se argumenta que adherirse a ella de manera acrítica fácilmente podría conducir a graves errores de política».

Como sabrán mis lectores habituales, G Carchedi y yo mismo hemos estado desarrollando una teoría marxista de la inflación alternativa. La esencia de nuestra teoría es que la inflación en las economías capitalistas modernas tiene una tendencia a largo plazo a caer porque los salarios disminuyen como parte del valor agregado total; y los beneficios se ven reducidos por la creciente composición orgánica del capital (es decir, más inversión en maquinaria y tecnología en relación con el número de empleados). Pero esta tendencia puede ser contrarrestada por las autoridades monetarias impulsando la oferta monetaria de modo que aumente el precio monetario de los bienes y servicios, aunque exista una tendencia a la caída del crecimiento en el valor de los bienes y servicios.

Hemos probado esta teoría durante la crisis de la pandemia de COVID para la inflación de EEUU durante el año del COVID: la rentabilidad y los beneficios corporativos cayeron drásticamente. Las facturas salariales también cayeron. Como predijo nuestra teoría, los resultados fueron deflacionarios. Pero la Fed inyectó más dinero. La oferta monetaria M2 de EEUU aumentó un 40% en 2020. Por lo tanto, la inflación de EEUU, después de caer casi a cero en el primer semestre de 2020, volvió a subir al 1,5% a fin de año.

En las recesiones, la velocidad del dinero, que es el ritmo de rotación de la oferta monetaria existente en una economía, cae. Las personas y las empresas realizan menos transacciones y, en cambio, tienden a «acumular» dinero. Ese fue ciertamente el caso en 2020, cuando la velocidad cayó a un mínimo de 60 años. Tal caída es enormemente deflacionaria. Pero en 2021, la velocidad del dinero dejó de caer.

En 2021, todos los factores que llevaron a una tasa de inflación cercana a cero en los EEUU comenzaron a revertirse a mediados de 2020. En ese momento el año pasado, hicimos un pronóstico de que si las ganancias y los salarios comenzaban a aumentar (los salarios, digamos entre un 5% y un 10%; la oferta monetaria en aproximadamente un 10%, y nuestro modelo sugería que la inflación de bienes y servicios en EEUU aumentaría, quizás a alrededor de 3.0-3.5% para fines de 2021. En realidad, la oferta monetaria ha seguido aumentando más rápido de lo que pronosticamos, por lo que la inflación en Estados Unidos ahora está por encima del 4%, no del 3.0-3.5% como pronosticamos.

Lo que sugiere nuestra teoría de la inflación es que es más probable que la economía de los EEUU en los próximos años sufra una estanflación, es decir, más de 3% de inflación con menos del 2% de crecimiento, que una deflación o ‘sobrecalentamiento’ inflacionario (más de 4% de inflación) .

https://www.sinpermiso.info/textos/estanflacion-una-cuestion-de-demanda-o-de-oferta 

  • 21.38.-Control de preciosSANDRA BORDA
  • «Frente al plan Biden, algunos estadounidenses no quieren ‘ser Dinamarca'» ALAIN FRACHON

Con sus proyectos para modernizar la infraestructura y fortalecer la ayuda, Joe Biden está en línea con el New Deal de Roosevelt. Pero parte de Estados Unidos rechaza este camino.

¿Estados Unidos tiene que parecerse a Europa? En las próximas semanas, Joe Biden jugará su presidencia en este tema. A sus 78 años, tiene la ambición de pasar a la historia como uno de los grandes reformadores de su país. Quiere estar en la tradición de dos de sus predecesores demócratas que cambiaron el perfil de Estados Unidos, Franklin Roosevelt (1933-1945) y Lyndon Johnson (1963-1969). No ganado por adelantado.

14 oct 2021.- La batalla será dura, a doble nivel: político e ideológico. Porque lo que está en juego es una idea de Estados Unidos, algo profundo que va mucho más allá de una disputa sobre el nivel de deuda pública del país (casi el 100% del PIB) o sobre la relevancia macroeconómica del programa Biden.

Leer también La «bidenomia», o la economía con pasos lentos según el presidente estadounidense

Para el 31 de octubre, el Congreso debe votar definitivamente sobre dos proyectos importantes que llevan la ambición del presidente. El primero, 1.200.000 millones de dólares (1.035.000 millones de euros), tiene como objetivo modernizar la infraestructura en ruinas: puentes, puertos, carreteras y aeropuertos. Conocemos estos cables eléctricos que cuelgan en medio de Nueva York; esos caminos llenos de baches; estas instalaciones portuarias para una decoración de suspenso de los años 50, básicamente todo lo que le da al país su extraño perfil de decoración futurista mezclada con la decadencia del Tercer Mundo.

El segundo proyecto – inicialmente, 3,5 billones de dólares – tiene un doble objetivo a lo largo de diez años: un fortalecimiento considerable del estado de bienestar y la lucha contra el calentamiento global. “El efecto transformador de Estados Unidos”, dice la politóloga Nicole Bacharan, será indiscutible. Si el presidente tiene éxito, los demócratas presentarán «un gran historial legislativo» en las elecciones de mitad de período de noviembre de 2022, elecciones generalmente desfavorables para el partido que ocupa la Casa Blanca.

Demócratas divididos

La mayoría de Biden es minúscula: una sola voz, la de la vicepresidenta, Kamala Harris, que llega al Senado para decidir entre los 50 demócratas electos de entre sus 50 colegas republicanos; cinco votos en la Cámara de Representantes (de 435 escaños). Pero los demócratas están divididos (es un hábito). La izquierda del partido está dispuesta a votar por el «paquete de infraestructura» – popular y aprobado por algunos republicanos – si el «paquete de estado social» también se aprueba. Sin embargo, esto divide a los 50 senadores demócratas, cuya unanimidad se requiere, mientras que sus colegas republicanos lo ven como una locura socializadora.

Leer también  Joe Biden empuja a los demócratas electos a encontrar un compromiso sobre sus reformas

La Casa Blanca está negociando un acuerdo, a la baja de su proyecto inicial, que puede ganar la unanimidad de los 50 senadores demócratas. Lo que está en juego es político. Si los demócratas no se llevan bien, habrán demostrado que no son una mayoría gubernamental. Indudablemente sufrirán una derrota en las elecciones de mitad de período de noviembre de 2022. «Así que esto aumentará enormemente las posibilidades de que Donald Trump gane las elecciones presidenciales de noviembre de 2024», escribe David Brooks, uno de los columnistas del New York Times .

Biden vio la luz. Al mismo tiempo, quiere ampliar el campo del seguro médico; bajar el precio de las drogas; generalizar el preescolar; hacer que parte del acceso a la educación superior sea gratuito; fortalecer el poder de los sindicatos; regularizar la situación de 8 millones de inmigrantes ilegales; aumentar los impuestos de los ricos, disminuir los de los demás; finalmente, dar un fuerte impulso a la transición energética. El objetivo es que el modelo de crecimiento sea menos desigual y, en última instancia, beneficie a la clase media. La ambición es salvar el divorcio entre la izquierda y su electorado de trabajadores y empleados calificados.

«Una nación más desigual pero más rica»

Biden sigue la lógica del New Deal de Roosevelt y la Gran Sociedad de Johnson que dieron forma al estado de bienestar en los Estados Unidos. Pero estos procedieron por etapas, no todos a la vez. Estos también gozaron de grandes mayorías en el Congreso. «Aún más, Roosevelt y Johnson unieron parte de la oposición a su causa porque era una época de mayorías bipartidistas, cuando un funcionario electo republicano no firmó su muerte política votando una propuesta demócrata», dice Nicole Bacharan, quien, con Dominique Simonnet, publica Los grandes días que cambiaron América (Perrin, 500 páginas, 23 euros).

Una intensa batalla ideológica subyace en el debate sobre el plan Biden. Algunos estadounidenses, no solo republicanos, dicen que no quieren «ser Dinamarca», confundidos con el estado de bienestar más avanzado del mundo al otro lado del Atlántico. Dinamarca no es el genio de Estados Unidos, creen. Uno de los dos senadores demócratas opuestos al plan Biden, Joe Manchin, rechaza «una sociedad donde el estado del bienestar se haga cargo del ciudadano desde la cuna hasta la muerte»: esta «pesadilla danesa» crearía «una mentalidad de personas asistidas». Un curador culto, el columnista David Brooks explica: “Somos Estados Unidos, no Europa. Somos una nación de inmigrantes, que valoramos a la persona, el trabajo, la movilidad [y]Estos valores han hecho que Estados Unidos sea más desigual y cruel que Europa, pero también mucho más rico, más innovador y productivo. «

Leer también  La eficacia de la ayuda a los estadounidenses durante la crisis ejerce presión sobre Joe Biden

Si los daneses quieren tomar el 46% de su riqueza nacional para financiar su «estado niñera», eso es asunto suyo, continúa el argumento republicano. La deducción obligatoria promedio en los Estados Unidos es mucho menor. Camp Biden sostiene que el gasto en educación es la inversión del futuro; que el estado de salud de los ciudadanos debe reflejar la riqueza del país; que lejos de promover el esfuerzo individual, la meritocracia actual se ha vuelto incestuosa y ha congelado la movilidad social durante décadas.

Amplio debate e inicio de respuesta antes del 31 de octubre.

https://www.lemonde.fr/idees/article/2021/10/14/face-au-plan-biden-une-partie-des-americains-ne-veulent-pas-etre-le-danemark_6098300_3232.html

 21.38.-Control de preciosSANDRA BORDA

El control de precios está teniendo un efecto perverso y preocupante sobre la salud de las mujeres.

La semana pasada el Gobierno tomó la decisión, ante la escasez y el alza en los precios de los alimentos, de crear una comisión de vigilancia e inspección de precios. La cosa no parece tener mucho futuro. Como bien lo sugirió el analista Andrés Mejía, “los precios son un efecto de ciertas causas y si a uno no le gusta el efecto, podría trabajar a nivel de las causas”.

11 oct 2021.- María del Pilar López, profesora de la Universidad de los Andes, recordó la experiencia de las Juntas de Control de Alimentos en 1931 que buscaban el mismo objetivo y solo lograron un aumento en los precios fijados por la ley.

Pero hay un ejemplo más reciente de las consecuencias nocivas del control de precios del que quisiera hablar aquí, en clave personal, porque creo que está teniendo un efecto nefasto sobre la salud sexual y reproductiva de las mujeres.

Hace más o menos un año, y resultado de dolores extremos, fui a hacerme varios exámenes que arrojaron como resultado un útero plagado de miomas. Ya no era posible rescatarlo y tuvieron que hacerme una histerectomía o extracción completa del útero. A pesar de que aún conservo mis ovarios, se empequeñecieron con el tiempo (tengo 47 años) y la cirugía aceleró la llegada de la menopausia.

Con el objetivo de controlar sus efectos sobre mi salud sexual, el médico sugirió iniciar un tratamiento de reemplazo hormonal. En la medida en que las pastillas podrían afectar mi hígado, empecé a aplicar una inyección mensual llamada Menodin. La apliqué en tres ocasiones y luego, misteriosamente, desapareció completamente del mercado. Imposible conseguirla.

Entonces, obligada por las circunstancias, hice la transición hacia un medicamento denominado Estrogel, una solución tópica. Compré tres frascos y de nuevo, cuando intenté buscarlo, misteriosamente había desaparecido del mercado. Fue entonces cuando decidí investigar qué estaba pasando. Intuía que la pandemia podía ser la causa de la falta de disponibilidad, pero el problema solo se hizo más grave con el inicio de la seminormalidad en la que nos encontramos. Empecé a preguntarles a los médicos.

Las respuestas todas iban en la misma dirección: el control de precios sobre los medicamentos tuvo una consecuencia parcialmente inesperada. Las farmacéuticas sacaron sus productos del mercado porque los precios quedaron demasiado bajos. Premarin y Lindisc, entre otros, usados también para el reemplazo hormonal, también son imposibles de conseguir.

No podemos estar condenadas a un mundo sin medicamentos, o porque son demasiado caros o porque no están disponibles en el mercado.

Pero la cosa no para ahí y, de hecho, lo que sigue es aún más preocupante. La escasez es incluso más aguda con tipos particulares de medicamentos anticonceptivos. Hice un sondeo en Twitter y me escandalizó la cantidad de mensajes que recibí de cientos de mujeres que tienen que cambiar constantemente de fórmula (con el riesgo que ello implica porque la composición hormonal de cada medicamento varía y tiene efectos importantes sobre la salud reproductiva) debido a su escasez en el mercado.

Pero además, la Progynova, medicamento que se usa para preparar el endometrio para transferir embriones en terapias de fertilidad, también escasea. El Duphaston, una fórmula que se usa para sostener el embrión (también en terapias de fertilidad) cuando hay amenaza de aborto, es prácticamente imposible de encontrar.

Cuando el entonces ministro de Salud, Alejandro Gaviria, defendió el control de precios de los medicamentos, fui la primera en celebrar. La salud de las personas no puede estar sometida a la codicia de las farmacéuticas. Pero cada año se incluyen más medicamentos a la lista de los controlados y hoy creo que el control de precios está teniendo un efecto perverso y muy preocupante sobre la salud de las mujeres. Es preciso buscar otra solución. No podemos estar condenadas a un mundo sin medicamentos, o porque son demasiado caros o porque no están disponibles en el mercado.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/sandra-borda-guzman/control-de-precios-columna-de-sandra-borda-624537

21.37.-La OCDE cierra un acuerdo con 136 países para fijar un gravamen global mínimo del 15% para las multinacionales

Los europeos Irlanda, Estonia y Hungría se adhieren, pero Pakistán, Sri Lanka, Kenia y Nigeria siguen reticentes

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, junto al secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, tras la Reunión Ministerial del organismo, este miércoles.POOL (REUTERS)

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) avanza en su titánico objetivo de lograr que las multinacionales tributen más. Según ha anunciado este viernes la institución con sede en París, el acuerdo suma ya 136 países —con todo el G-20—, tras la decisión de los europeos hasta ahora reticentes, Irlanda, Estonia y Hungría, de unirse al pacto global al aceptar el objetivo de aplicar un gravamen global del 15% sobre los beneficios de las multinacionales a partir de 2023.

Las negociaciones sin embargo han recibido un revés inesperado con la decisión de Pakistán de desvincularse del consenso, al que también siguen sin adherirse Sri Lanka, Kenia y Nigeria. El objetivo así de lograr el consenso de los 140 países y territorios asociados implicados en las negociaciones, que duran ya varios años, sigue de este modo todavía sin cerrarse. Las próximas citas clave serán la cumbre de los ministros de Finanzas del G-20 en Washington el 13 de octubre y la de los jefes de Estado y Gobierno en Roma a finales de mes.

PUBLICIDAD

Aun así, la OCDE ha celebrado como “pionero” el acuerdo. “Hará que nuestros acuerdos fiscales internacionales sean más justos y funcionen mejor”, dijo el secretario general del organismo, Mathias Cormann. Los 136 países signatarios de la Declaración sobre la solución de dos pilares para abordar los desafíos fiscales derivados de la digitalización de la economía representan más del 90% del PIB mundial y permitirán reasignar más de 125.000 millones de dólares de beneficios procedentes de alrededor de las 100 mayores y más rentables empresas multinacionales a países de todo el mundo, destaca el organismo. Y esto “asegurará que dichas empresas paguen la parte equitativa de impuestos que les corresponda, con independencia de dónde lleven a cabo sus actividades y generen los beneficios”.

Las reticencias de los europeos que aún faltaban por unirse empezaron a caer en las últimas horas. El jueves, Irlanda dio por fin su brazo a torcer, no sin antes conseguir un objetivo clave: lograr quitar el “como mínimo” de la propuesta de aplicar un gravamen global del 15% a las multinacionales. Esa cifra es superior al 12,5% que aplica en su territorio, y que le ha permitido acoger en sus fronteras a más de un millar de multinacionales tecnológicas, financieras o farmacéuticas, entre ellas Pfizer, Intel, LinkedIn, IBM o Twitter. Estonia también declaró el jueves que aceptaba el acuerdo. Y poco antes del anuncio oficial desde París de la OCDE, Hungría, el país que alardeaba de tener el impuesto de sociedades más bajo del bloque (9%), también oficializó su decisión de adherirse este viernes.

La tasa mínima del 15% será aplicada a toda empresa multinacional que facture más de 750 millones de dólares. Según la OCDE, esto generará unos 150.000 millones de ingresos impositivos anuales.

PUBLICIDAD

“Es una gran victoria para un multilateralismo más equilibrado y eficaz. Es un acuerdo ambicioso que garantiza que nuestro sistema fiscal internacional cumple su propósito en el marco de una economía mundial digitalizada y globalizada”, aseveró Cormann. “Ahora debemos de trabajar rápido y de manera diligente para asegurar la implementación eficiente de esta gran reforma”, agregó el australiano.

La OCDE quiere que la convención multilateral que fije todos los acuerdos sea firmada por los países a lo largo de 2022, para que pueda ser implementada en 2023.

Además del acuerdo del impuesto mínimo global de sociedades del 15% para las multinacionales, que constituye el denominado “segundo pilar” del acuerdo, los 136 países que se han adherido al proyecto de la OCDE han acordado fijar las cuotas del “pilar uno” para lograr “una distribución más justa entre países de los beneficios y derechos de imposición relativos a las mayores y más rentables empresas multinacionales”.

Esta medida pretende que las grandes empresas paguen impuestos donde realizan sus ventas, a través de una redistribución de sus beneficios entre países. Este pilar afectará a las multinacionales cuya facturación mundial supere los 20.000 millones de euros y cuya rentabilidad exceda del 10%, que son las que la OCDE considera que más se benefician de la globalización: estas sociedades estarán sometidas a las nuevas normas, así que se reasignará a los mercados donde tienen ventas el 25% del beneficio que supere el umbral del 10%, un nivel que puede dejar fuera a grandes empresas.

Con ello, la OCDE espera reasignar a esas jurisdicciones de mercado el derecho de imposición sobre más de 125.00 millones de dólares de beneficios anuales. La idea, señala el organismo, es que “en los países en desarrollo, el aumento de la recaudación tributaria sea proporcionalmente mayor que en las economías más avanzadas, en relación con los ingresos actuales”.

Críticas

No todos sin embargo lo ven así. Ya en vísperas del acuerdo, Oxfam International calificó la decisión como un “apaño de los países ricos”. La ONG calcula que, para los 52 países en desarrollo, el acuerdo en el “pilar uno” solo supondrá un aumento del 0,02% de su PIB en ingresos tributarios adicionales. También recuerda que el 15% acordado en el “pilar dos” —y que solo se ha logrado cerrar después de que la OCDE accediera a retirar el “como mínimo” que podría haber abierto la puerta a un futuro incremento— está muy lejos del 25-30% mínimo recomendado por el panel de Naciones Unidas sobre Responsabilidad Financiera, Transparencia e Integridad (FACTI, por sus siglas en inglés) y “beneficiará ampliamente a los países ricos, aumentando la desigualdad”.

“Lo que podría haber sido un acuerdo histórico para acabar con la era de paraísos fiscales se está convirtiendo rápidamente en un apaño de los países ricos”, lamentó la responsable de política fiscal de Oxfam, Susana Ruiz. “Es una vergüenza que se ignoren las preocupaciones legítimas de los países en desarrollo mientras que países de bajos impuestos como Irlanda han conseguido aguar los ya limitados aspectos del acuerdo”, declaró.

Por el contrario para Francia, uno de los países que más ha presionado para que se grave a los gigantes digitales —su decisión de imponer su propia tasa Google a falta de un acuerdo internacional, al igual que España, la enfrentó a los Estados Unidos de Donald Trump—, es una “noticia excelente” que “abre la vía a una verdadera revolución fiscal para el siglo XXI”, dijo el ministro de Economía galo, Bruno Le Maire.

El acuerdo “definitivo” alcanzado este viernes en París supone “más justicia en materia fiscal, porque por fin los gigantes digitales van a pagar impuestos de manera justa en los países donde obtienen beneficios y por fin vamos a poder luchar de manera más eficaz contra la optimización fiscal”, dijo en unas breves declaraciones. Supone también “una revolución”. “Nos permite gravar las actividades inmateriales, que son las que van a generar más actividad y beneficios en los años venideros”, celebró.

SOBRE LA FIRMA

Silvia Ayuso

Corresponsal en París. Previamente formó parte del equipo de EL PAÍS en Washington. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y posteriormente en la alemana Dpa, para la que también fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.

Comentarios
Más información
Irlanda se suma al acuerdo para fijar un impuesto global del 15% sobre las multinacionales

Las principales economías mundiales logran un histórico acuerdo para hacer tributar más a las multinacionales

  • 21.36.-La transparencia de Kristalina  Georgieva del FMI BEETHOVEN HERRERA
  • Un intento de golpe en el FMI – JOSEPH E. STIGLITZ

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI desde 2019, ha sido una líder audaz a la hora de afrontar las consecuencias económicas de la pandemia y de posicionar al Fondo como pionero mundial en el cambio climático. Los esfuerzos que se están realizando para eliminarla no solo son injustos, sino que podrían paralizar la gestión del Fondo en los próximos años.

27 sep 2021.- NUEVA YORK – Se están tomando medidas para reemplazar o al menos debilitar en gran medida a Kristalina Georgieva , directora gerente del Fondo Monetario Internacional desde 2019. Esta es la misma Georgieva cuya excelente respuesta a la pandemia proporcionó rápidamente fondos para mantener a los países a flote y abordar la crisis de salud. y que defendió con éxito una emisión de $ 650 mil millones de “dinero” del FMI (derechos especiales de giro, o DEG), tan esencial para la recuperación de los países de ingresos bajos y medianos. Además, ha posicionado al Fondo para asumir un papel de liderazgo mundial en la respuesta a la crisis existencial del cambio climático.

Por todas estas acciones, Georgieva debe ser aplaudida. ¿Entonces, cuál es el problema? ¿Y quién está detrás del esfuerzo por desacreditarla y expulsarla?

El problema es un informe que el Banco Mundial encargó al bufete de abogados WilmerHale sobre el índice anual Doing Business del Banco , que clasifica a los países según la facilidad para abrir y operar empresas comerciales. El informe contiene acusaciones, o más exactamente «pistas», de irregularidades que involucran a China, Arabia Saudita y Azerbaiyán en los índices de 2018 y 2020.

Georgieva ha sido atacada por el índice de 2018, en el que China ocupó el puesto 78, la misma posición que el año anterior. Pero hay una insinuación de que debería haber sido más baja y se dejó como parte de un acuerdo para asegurar el apoyo chino para el aumento de capital que el Banco estaba buscando en ese momento. Georgieva era la directora ejecutiva del Banco Mundial en ese momento.

El único resultado positivo del episodio puede ser la terminación del índice. Hace un cuarto de siglo, cuando era economista jefe del Banco Mundial y Doing Business fue publicado por una división separada, la Corporación Financiera Internacional, pensé que era un producto terrible. Los países recibieron buenas calificaciones por impuestos corporativos bajos y regulaciones laborales débiles. Los números siempre fueron blandos, con pequeños cambios en los datos que tienen efectos potencialmente grandes en las clasificaciones. Los países se sintieron inevitablemente molestos cuando decisiones aparentemente arbitrarias hicieron que cayeran en la clasificación.

Después de leer el informe de WilmerHale, de hablar directamente con las personas clave involucradas y de conocer todo el proceso, la investigación me parece un trabajo de hacha. En todo momento, Georgieva actuó de una manera completamente profesional, haciendo exactamente lo que yo habría hecho (y ocasionalmente tuve que hacer cuando era economista jefe): instar a quienes trabajan para mí a asegurarse de que sus números sean correctos, o lo más precisos posible, dado que las limitaciones inherentes a los datos.

Shanta Devarajan, el jefe de la unidad que supervisa Doing Business y que reportó directamente a Georgieva en 2018, insiste en que nunca fue presionado para cambiar los datos o los resultados. El personal del Banco hizo exactamente lo que le ordenó Georgieva y volvió a verificar los números, haciendo cambios minúsculos que llevaron a una ligera revisión al alza.

El informe de WilmerHale en sí es curioso en muchos sentidos. Da la impresión de que hubo un quid pro quo: el Banco estaba intentando reunir capital y ofreció clasificaciones mejoradas para ayudar a conseguirlo. Pero China fue el patrocinador más entusiasta de la ampliación de capital; eran los Estados Unidos bajo el presidente Donald Trump los que se arrastraban. Si el objetivo hubiera sido asegurar la ampliación de capital, la mejor forma de hacerlo hubiera sido bajar la clasificación de China.

El informe tampoco explica por qué no incluye el testimonio completo de la única persona, Devarajan, con conocimiento de primera mano de lo que dijo Georgieva. “Pasé horas contando mi versión de los hechos a los abogados del Banco Mundial, que incluyeron solo la mitad de lo que les conté”, ha dicho Devarajan. En cambio, el informe se basa en gran medida en insinuaciones.

El verdadero escándalo es el informe de WilmerHale, que incluye cómo David Malpass, presidente del Banco Mundial, escapa ileso. El informe señala otro episodio, un intento de mejorar Arabia Saudita en el índice Doing Business 2020, pero concluye que el liderazgo del Banco no tuvo nada que ver con lo que sucedió. Malpass iría a Arabia Saudita promocionando sus reformas sobre la base de Doing Business solo un año después de que funcionarios de seguridad sauditas asesinaran y desmembraran al periodista Jamal Khashoggi.

El que paga el flautista, parece, manda la melodía. Afortunadamente, el periodismo de investigación ha descubierto un comportamiento mucho peor, incluido un intento sin adornos de Malpass de cambiar la metodología de Doing Business para hacer que China descienda en la clasificación.

Si el informe de WilmerHale se caracteriza mejor como un trabajo de hacha, ¿cuál es el motivo? No es sorprendente que haya algunos que no estén contentos con la dirección que ha tomado el FMI bajo el liderazgo de Georgieva. Algunos piensan que debería ceñirse a su tejido y no preocuparse por el cambio climático. A algunos les disgusta el cambio progresivo, con menos énfasis en la austeridad, más en la pobreza y el desarrollo, y una mayor conciencia de los límites de los mercados.

Muchos actores del mercado financiero están descontentos de que el FMI no parezca estar actuando con tanta fuerza como un cobrador de créditos, una parte central de mi crítica al Fondo en mi libro La globalización y sus descontentos. En la reestructuración de la deuda argentina que comenzó en 2020, el Fondo mostró claramente los límites a lo que podía pagar el país, es decir, cuánta deuda era sostenible. Debido a que muchos acreedores privados querían que el país pagara más de lo que era sostenible, este simple acto cambió el marco de negociación.

Principio del formulario

Además, existen rivalidades institucionales de larga data entre el FMI y el Banco Mundial, intensificadas ahora por el debate sobre quién debería administrar un nuevo fondo propuesto para “reciclar” los DEG recién emitidos de las economías avanzadas a los países más pobres.

Se puede agregar a esta mezcla la vertiente aislacionista de la política estadounidense, encarnada por Malpass, designado por Trump, combinada con el deseo de socavar al presidente Joe Biden creando un problema más para una administración que enfrenta tantos otros desafíos. Y luego están los conflictos normales de personalidad.

Pero la intriga política y la rivalidad burocrática son las últimas cosas que necesita el mundo en un momento en que la pandemia y sus consecuencias económicas han dejado a muchos países enfrentando crisis de deuda. Ahora más que nunca, el mundo necesita la mano firme de Georgieva en el FMI.

https://www.project-syndicate.org/commentary/coup-attempt-against-imf-managing-director-georgieva-by-joseph-e-stiglitz-2021-09

21.36.-La transparencia de Kristalina  Georgieva del FMI BEETHOVEN HERRERA

Existe un conflicto entre las dos funciones del Banco Mundial: evaluar a países para ranquearlos y por otro lado, vender servicios para que mejoren su posición.

Una auditoría interna ordenada por el departamento de ética del Banco Mundial sostiene que en 2018 la actual directora del FMI, Kristalina Georgieva, quien trabajaba en esa entidad, presionó para “hacer cambios específicos en la puntuación de China en un esfuerzo para incrementar su posición en el ranking”.

26 sep 2021.- Los investigadores analizaron 80.000 documentos y entrevistaron a tres docenas de empleados y concluyeron que por presiones de la dirección, el personal cambió algunos de los datos que impulsaron a China siete lugares en la nómina de 2018, hasta el escalafón 78, el mismo puesto que el año previo, en el marco de una negociación para el aporte de US$13.000 millones de China para la recapitalización el Banco.

La investigación también encontró “cambios inapropiados” en el informe de 2020 que afectaron las clasificaciones de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Azerbaiyán. Georgieva negó haber manipulado el escalafón, pero dijo a los investigadores que el multilateralismo estaba en juego y la institución estaría en problemas de no lograrse la capitalización. Como resultado del escándalo el Banco Mundial suspendió la emisión del informe Doing Business pues se demostraron irregularidades en las ediciones de 2018 y 2020.

El Nobel Paul Romer, había renunciado en enero de 2018 a su cargo de economista jefe del Banco Mundial tras descubrir que la entidad cambió de forma “engañosa e injusta” las metodologías de cálculo del informe Doing Business y dijo que se afectó la posición de Chile en los ránkings de competitividad empresarial debido a “motivaciones políticas”. El Banco admitió entonces haber manipulado datos sobre Chile para desmejorar el reporte de desempleo en el gobierno socialista de Michelle Bachelet (2006-2010) y beneficiar al presidente empresario Sebastián Piñera.

Existe un conflicto entre las dos funciones del Banco: evaluar a los países para ranquearlos y por otro lado, vender servicios de consultoría y asesoría para que los países mejoren su posición en el escalafón. Sus funcionarios asesoraban a los gobiernos para mejorar los ingresos fiscales pero el Doing Business premiaba a los que bajaran más los impuestos.

Desde 2007, el catedrático Benito Arruñada, de la Universidad Pompeu Fabra, alertó sobre las carencias del proyecto pues informaba sobre facilidad para hacer negocios de manera muy simplista. India, por su parte, ha cuestionado las conclusiones del informe pues se fundamentaba en información suministrada por terceras partes en los países.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha declarado que el asunto es “serio” y parlamentarios republicanos han pedido la renuncia de Georgieva al cargo, lo cual dificulta la estrategia de Biden de fortalecer el multilateralismo.

Nadia Daar, directora de la oficina en Washington DC de Oxfam International, aplaudió la decisión de descartar el informe y sostuvo que el índice “alentaba a los gobiernos a adoptar políticas destructivas que empeoran la desigualdad”. Pero en ciertos países esos informes se recibían como revelación…

https://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/la-transparencia-de-kristalina-columnista-556691

 

21.35.-Niall Ferguson: “Las cosas van muy mal en EE UU. Trump volverá” LUIS PABLO BEAUREGARD

 El historiador británico, agudo polemista, conservador, sobrellevó la crisis de la covid escribiendo un libro sobre los desastres que ha sufrido la humanidad. Apunta que esta pandemia apenas está entre las 20 peores de la historia

El historiador Niall Ferguson, fotografiado en el hotel Citrine, en Palo Alto (California) este 26 de agosto.IAN TUTTLE

18 SEPT 2021 – 22:21 COT

Durante varias tardes del año pasado, Niall Ferguson invitaba a su hijo a pensar en el fin del mundo. El historiador salía a caminar con Thomas, de nueve años, para reflexionar sobre qué es lo que hace terrible a un desastre. En esos paseos filosóficos, en un rancho en Montana adonde la familia viajó durante los primeros meses de la pandemia, la pareja mencionaba fallas de un reactor nuclear, volcanes y terremotos. En la mente del fecundo académico de la Universidad de Stanford, conservador y polemista autor de más de una docena de libros, comenzaban a cimentarse ideas sobre las desgracias. Estas encontraron una salida algo caótica en Desastre: historia y política de las catástrofes (Debate), un libro brillante con una profunda investigación de las huellas dejadas a lo largo de los siglos por calamitosas experiencias en forma de incendios, inundaciones, hambrunas, guerras y, por supuesto, pandemias.

MÁS INFORMACIÓN

  • Por qué la caída de Kabul supone el mayor revés geopolítico del siglo
  • Occidente y sus delirios coloniales: el desastre de Afganistán se veía venir

Ferguson (Glasgow, 57 años), hijo de un médico y una física, explica que la obra está escrita con mucho humor negro y rechaza que deje a los lectores sumidos en una atmósfera oscura. “Fue un consuelo escribir este libro, me dio una dimensión de los retos que yo, mis hijos y mi familia enfrentamos”, dice el autor. Desastre culmina con una advertencia geopolítica, el inevitable conflicto entre Washington y Pekín. La entrevista se desarrolla en un hotel en Palo Alto, California.

PUBLICIDAD

PREGUNTA. La investigación que contiene el libro lleva a pensar que no es producto de unos meses de aburrimiento durante la pandemia.

RESPUESTA. En 2019 tuve una epifanía. Solo leía historia y nunca ciencia ficción. Así que decidí volver a ella, una interrupción tras 40 años leyendo historia. Estaba convencido de que debía reenamorarme de la ciencia ficción. Pensé en cómo esos autores se imaginaban el fin del mundo de diferentes maneras, todo tipo de desenlaces distópicos. Me propuse escribir un libro sobre eso, una especie de historia del futuro, una idea que no gustó demasiado a mis editores, pero aun así lo hice. Comencé a escribir mientras leía vorazmente todo desde Liu Cixin hasta Margaret Atwood y más atrás, a Mary Shelley. Cuando llegó la pandemia me dije: “Claro, tenía que pasar”. Psicológicamente me fue de mucha ayuda comparar todo tipo de desastres. No encontré problema alguno en pasar todo el día leyendo como loco sobre las plagas de Justiniano hasta Chernóbil.

  1. El libro aporta perspectiva sobre dónde estamos. ¿Lo pensó así desde un principio?
  2. R. Totalmente. Los medios siempre dirán “este es el mayor desastre jamás acontecido”, es lo que quieren que sienta el lector. Cuando en realidad esta pandemia apenas está entre las 20 peores, pero eso no es un titular tan atractivo. Tus hijos no están muriendo. Ha afectado al 0,06% de la población comparado con el 2% de 1918-1919o con alrededor del 30% de la peste negra. Así que parte de mi objetivo era poner las cosas en perspectiva. El otro es transmitir que los desastres no se distribuyen normalmente. Hay un reparto aleatorio de guerras, de pandemias, volcanes y terremotos. Parte del trabajo de los historiadores es mostrar la escala correcta de las cosas y explicar cómo llegamos a ellas.

El historiador británico Niall Ferguson.IAN TUTTLE

  1. Es un compendio de desgracias a través de los siglos. ¿Hay algún episodio que le haya parecido decisivo?
  2. Todos los desastres tienen características comunes. No hay una distinción clara entre los provocados por el hombre y los naturales. Todos los desastres, de alguna manera, son creaciones de la incompetencia humana o la malicia. La experiencia cognitiva de estar en un desastre es bastante estándar entre las diferentes formas de este, ya sea una inundación, un incendio, una plaga o una guerra. Cuando releía Viaje al fin de la noche, de Céline, me detuve en un pasaje sobre lo que era estar en el ejército francés en 1940. Captura cómo el individuo no tiene ni idea de qué es lo que está pasando. Solo hay una sensación de caos, indefensión, miedo y una inexplicable cualidad de saber que tu muerte está más cerca. Esto resurge cuando lees el relato de Plinio el Joven sobre el terremoto en Pompeyao el de esas personas que quedaron atrapadas en un incendio forestal en Wisconsin…
  3. Su libro deja la idea de que no nos hemos preparado mejor para los desastres a lo largo de los siglos.
  4. Tendemos a pensar que el fin del mundo es un gran final espectacular, pero no pensamos lo suficiente en lo que es encontrarse ante un desastre mediano para el que no estamos preparados. Una de las paradojas de nuestra era es que tenemos una enorme cantidad de conocimiento científico, superior al de la gente de 1340, y no nos va enormemente mejor. Parece ser que el conocimiento no se traslada en una preparación más efectiva para los desastres. Evolucionamos en la modernidad a un sistema burocrático de preparación cuyos hábitos administrativos producen un plan de respuesta a la pandemia de 36 páginas que parece abordar todo, pero no es para nada así. Piensas que si hay un ciberataqueseguramente el Pentágono tendrá un plan. La pasividad de la gente, esa expectativa de que el Gobierno lo solucionará todo, es tan mala como la burocracia. Desde hace 20 años Estados Unidos da tumbos de crisis en crisis. Los ataques del 11-S, las crisis financieras, la pandemia, fueron predichos casi cada año en alguna conferencia TED Talk. Hay un problema sistémico que no es exclusivo de EE UU.
  5. Una de las críticas que le han hecho es que es blando respecto a la responsabilidad que tienen los políticos en la gestión de los desastres.
  6. Si lees lo que he escrito sobre Trump no es suave. Nos decimos que todo era culpa de Trump y pensamos que resolvimos el problema porque nos deshicimos de él. Lo que sucede es que hay un problema sistémico. No importa quién sea el presidente o cuál sea el desastre porque la reacción será mala. Una vez publicado el libro me topé con una entrevista a Ron Klein[el jefe de Gabinete de Biden] donde admitía que si la gripe porcina de 2009 hubiera sido tan mala como la covid-19 el desastre hubiera sido idéntico para la Administración de Obama. Después comencé a pensar en el físico Richard Feynman y en el desastre del Challenger. Escribió un libro sobre el accidente que cambió mi forma de pensar. La prensa tiene una abrumadora necesidad de culpar al presidente de cualquier mierda que suceda. Había un hilarante reclamo de que se debía culpar a Reagan por lo del Challenger. Feynman mostró que todo había sucedido por culpa de un oscuro burócrata de la NASA que cambió la advertencia de los ingenieros sobre las posibilidades de accidente de 1 entre 100 a 1 entre 100.000. Históricamente es más probable que muchos desastres, no todos, se puedan explicar por errores de la gerencia media, más que de los líderes.
  7. Habla de la maldición de Casandra, personas que hacen advertencias que desafían a la narrativa dominante y a las que nadie escucha.
  8. Siempre hay una Casandra. La razón por la que en la tragedia griega Casandra es ignorada es que su destino era ser ignorada. No importa que tengas tu Casandra del Departamento de Estado o de Defensa. Será ignorada aunque tenga estatus oficial. Lo que necesitamos es rapidez de respuesta, no detección temprana. La rapidez es lo que reduce el conteo de cuerpos. Las burocracias grandes como la de Estados Unidos son malas en esto, en parte, porque los expertos, los burócratas profesionales, se inclinan por esperar a tener más información. La mayoría de las burocracias de Occidente son crónicamente incapaces de una reacción rápida.
  9. ¿Aprendieron algo los líderes que siguen en el poder desde que se inició la pandemia?
  10. La ironía es que a aquellos que lo hicieron mal en la intervención no farmacéutica, con represión, luego les fue bien con la vacunación. Y a aquellos a los que les fue bien con la intervención no farmacéutica les fue muy mal con la vacunación. Nadie acertó del todo. Los que lo hicieron muy bien el año pasado, la presidenta Tsai en Taiwány Jacinda Ardern en Nueva Zelanda, tienen porcentajes bajos de vacunación. Trump lo hizo mal en casi todos los aspectos menos en el que más importa en una pandemia, la vacunación. Lo mismo sucedió en el Reino Unido, donde Dominic Cummings tuvo éxito al quitar la entrega de las vacunas de las manos de la burocracia para ponerla en fondos de capital riesgo. La gente que parecía más lista el año pasado ahora parece bastante tonta.
  11. ¿Le ha sorprendido que la ciencia haya perdido reputación?
  12. R. Quienes llevaron a cabo la revolución del ARN mensajeroson parte de una tradición científica heroica porque trabajaron en contra de ideas preconcebidas y desafiaron el consenso científico. La ciencia lo ha hecho muy bien en los últimos 18 meses. Nada me ha impresionado más que seguir los avances en investigación científica en todo el mundo —incluyo a China— para luchar contra esta nueva pandemia. Ha sido inspirador.

Ferguson, en Palo Alto el pasado mes de agosto.IAN TUTTLE

  1. Usted es hijo de una física. Su hermana también es científica…
  2. Sí, en Yale. La ciencia lo ha hecho muy bien, pero la sanidad pública lo ha hecho terriblemente mal. Los científicos cuyo trabajo es asesorar a políticos y comunicar han dañado su credibilidad y la de la ciencia con su fracaso. El error fue mentirle a la gente. Creo que en EE UU ya había un problema de confianza, que se ha ido a pique en casi todas las instituciones, con la notable excepción de los militares. La covid-19 ha sido la Guerra de Vietnam de la salud pública y debe haber una investigación como la que hicieron los militares después de Vietnam para saber dónde estuvo el problema.
  3. Escribe sobre la gripe asiática de 1957, cuando el Gobierno de Eisenhower no impuso cuarentena y actuó bien tras desarrollar una vacuna rápidamente. Pero perdió en las elecciones intermedias de 1958.
  4. R. Que a los republicanos les fuera mal en el 58 no tuvo nada que ver con la pandemia. La gripe asiática fue tan mala como la covid, pero no mató a una proporción grande de la población, aunque sí a gente más joven. Esta hubiera sido una experiencia muy diferente si nuestros hijos hubiesen estado en cuidados intensivos. Cuando te preguntas históricamente a qué es equiparable el coronavirus mi respuesta es que a la gripe de 1957-58. Y aun así la respuesta fue muy diferente, como si se tratase de un país diferente.
  5. Escribió el libro en octubre, cuando las cosas mejoraron, pero después volvieron a empeorar. Critica la imposición de cuarentenas obligatorias. ¿Ha cambiado su opinión?
  6. Mi relato del año pasado tiene matices. No creo que yo cierre todo o lo deje abierto. Desde que escribí el libro hemos encontrado una nueva variante que es mucho más contagiosa y que ha hecho obsoleta la estrategia represiva. Era algo difícil de prever. He aprendido algo nuevo cada semana.
  7. ¿Y qué dice a quienes creen que escribió el libro demasiado pronto?
  8. Es una pregunta justa para un historiador. Carter Malkasian, que fue alumno mío, ha publicado un librosobre la guerra de Afganistán. Me decía que algunas reseñas dijeron que debía haberse esperado 20 años. Es un mal argumento. No podemos esperar 20 años para descubrir qué fue lo que falló. Hay una urgente necesidad de hacer historia lo antes posible. Con una admisión obvia: no todo estará del todo bien hasta que sea definitivo.
  9. Se pregunta qué consecuencias dejará la pandemia en lo que usted llama la Segunda Guerra Fría. ¿Lo tiene más claro con lo que ha sucedido recientemente?
  10. Antes de la pandemia mucha gente, especialmente en Europa, no quería darse cuenta de esta nueva Guerra Fría. La pandemia la ha revelado. Nadie puede pretender ahora que no exista. Creo que una Segunda Guerra Fría es un buen desenlace, hay una posibilidad de que acabemos con una guerra caliente por Taiwán en un futuro próximo. Puede ser el próximo año. La situación geopolítica ya era mala, no dependía de Trump. Este se ha ido y la situación no ha cambiado. La Administración de Biden tiene más halcones que la pasada. Muy poca gente comprendía que si los demócratas ganaban la política continuaría y sería más ideológica porque Trump quería un pacto con Xi Jinping. Mientras que la gente del entorno de Biden considera que están en una guerra fría. La única pregunta es cuándo llegará esta próxima crisis. Si realmente hay un conflicto porque los chinos invaden Taiwán, la escalada será muy diferente de Irak y Afganistán. La gente no tiene ni la más mínima idea del costo que supondrá en términos económicos y de fuerza militar. Será una categoría de guerra diferente respecto a las de los últimos 20 años.
  11. ¿Qué pasará con Biden? ¿Cómo afectará su retirada en Afganistán?
  12. Es probable que pierda la Cámara de Representantes. Pero ahora pienso también que [los demócratas] perderán el Senado y que toda la administración está en crisis por cómo la jodieron. Es un ejemplo objetivo de desastre. ¿Cómo pudieron ser tan torpes retirando primero a las fuerzas especiales y después a los civiles?. Mi esposa [la activista Ayaan Hirsi] escribió que quizá si la prensa hubiera sido un poco más dura en los siete meses anteriores en lugar de ser, básicamente, hinchas de la administración, no hubiesen tomado una decisión tan tonta. Es difícil encontrarle algún sentido. Concluyo que gran parte de los consejos fueron ignorados y que se asumió la tesis de que, internamente, salir de Afganistán era rentable a pesar del coste de todas esas personas que se dejaron atrás. Creo que es lo que pensó Biden y que nos llevó a ello la teoría de Jake Sullivan (consejero de Seguridad Nacional) de una política exterior para la clase media. Se darán cuenta pronto de que estaban muy equivocados. El coste será profundo. Y no porque la política internacional sea importante, sino porque han mandado una señal de incompetencia. Pasaron rápidamente de Saigón en el 75 a Teherán en el 79, o al menos a un nuevo Bengasi. Lo afirmé en abril, cuando decían que Biden era un presidente transformador como Roosevelt o Johnson. Es Carter. Será Carter 2.0.
  13. ¿Con consecuencias que llegarán a 2024?
  14. Veo a Trump ganando. Trump volverá. La gente no quiere afrontarlo, pero esto está yendo tan mal que conseguirá la nominación y volverá.
  15. ¿Cambió este libro la perspectiva de cómo piensa usted la historia?
  16. Alan Bennett escribió una obra hace varios años llamada Los chicos de historia, donde el personaje central está basado en mí. En la obra hay una línea de alguien que dice: “La historia es solo una jodida cosa tras otra”. Ahora me doy cuenta de que es solo un jodido desastre tras otro.

Suscríbete aquí a la newsletter semanal de Ideas.

PUBLICIDAD

Se adhiere a los criterios de

Más información >

Niall Ferguson: “Las cosas van muy mal en EE UU. Trump volverá”

El historiador británico, agudo polemista, conservador, sobrellevó la crisis de la covid escribiendo un libro sobre los desastres que ha sufrido la humanidad. Apunta que esta pandemia apenas está entre las 20 peores de la historia

El historiador Niall Ferguson, fotografiado en el hotel Citrine, en Palo Alto (California) este 26 de agosto.IAN TUTTLE

59

LUIS PABLO BEAUREGARD

18 SEPT 2021 – 22:21 COT

Durante varias tardes del año pasado, Niall Ferguson invitaba a su hijo a pensar en el fin del mundo. El historiador salía a caminar con Thomas, de nueve años, para reflexionar sobre qué es lo que hace terrible a un desastre. En esos paseos filosóficos, en un rancho en Montana adonde la familia viajó durante los primeros meses de la pandemia, la pareja mencionaba fallas de un reactor nuclear, volcanes y terremotos. En la mente del fecundo académico de la Universidad de Stanford, conservador y polemista autor de más de una docena de libros, comenzaban a cimentarse ideas sobre las desgracias. Estas encontraron una salida algo caótica en Desastre: historia y política de las catástrofes (Debate), un libro brillante con una profunda investigación de las huellas dejadas a lo largo de los siglos por calamitosas experiencias en forma de incendios, inundaciones, hambrunas, guerras y, por supuesto, pandemias.

MÁS INFORMACIÓN

  • Por qué la caída de Kabul supone el mayor revés geopolítico del siglo
  • Occidente y sus delirios coloniales: el desastre de Afganistán se veía venir

Ferguson (Glasgow, 57 años), hijo de un médico y una física, explica que la obra está escrita con mucho humor negro y rechaza que deje a los lectores sumidos en una atmósfera oscura. “Fue un consuelo escribir este libro, me dio una dimensión de los retos que yo, mis hijos y mi familia enfrentamos”, dice el autor. Desastre culmina con una advertencia geopolítica, el inevitable conflicto entre Washington y Pekín. La entrevista se desarrolla en un hotel en Palo Alto, California.

PUBLICIDAD

PREGUNTA. La investigación que contiene el libro lleva a pensar que no es producto de unos meses de aburrimiento durante la pandemia.

RESPUESTA. En 2019 tuve una epifanía. Solo leía historia y nunca ciencia ficción. Así que decidí volver a ella, una interrupción tras 40 años leyendo historia. Estaba convencido de que debía reenamorarme de la ciencia ficción. Pensé en cómo esos autores se imaginaban el fin del mundo de diferentes maneras, todo tipo de desenlaces distópicos. Me propuse escribir un libro sobre eso, una especie de historia del futuro, una idea que no gustó demasiado a mis editores, pero aun así lo hice. Comencé a escribir mientras leía vorazmente todo desde Liu Cixin hasta Margaret Atwood y más atrás, a Mary Shelley. Cuando llegó la pandemia me dije: “Claro, tenía que pasar”. Psicológicamente me fue de mucha ayuda comparar todo tipo de desastres. No encontré problema alguno en pasar todo el día leyendo como loco sobre las plagas de Justiniano hasta Chernóbil.

  1. El libro aporta perspectiva sobre dónde estamos. ¿Lo pensó así desde un principio?
  2. R. Totalmente. Los medios siempre dirán “este es el mayor desastre jamás acontecido”, es lo que quieren que sienta el lector. Cuando en realidad esta pandemia apenas está entre las 20 peores, pero eso no es un titular tan atractivo. Tus hijos no están muriendo. Ha afectado al 0,06% de la población comparado con el 2% de 1918-1919o con alrededor del 30% de la peste negra. Así que parte de mi objetivo era poner las cosas en perspectiva. El otro es transmitir que los desastres no se distribuyen normalmente. Hay un reparto aleatorio de guerras, de pandemias, volcanes y terremotos. Parte del trabajo de los historiadores es mostrar la escala correcta de las cosas y explicar cómo llegamos a ellas.

El historiador británico Niall Ferguson.IAN TUTTLE

  1. Es un compendio de desgracias a través de los siglos. ¿Hay algún episodio que le haya parecido decisivo?
  2. Todos los desastres tienen características comunes. No hay una distinción clara entre los provocados por el hombre y los naturales. Todos los desastres, de alguna manera, son creaciones de la incompetencia humana o la malicia. La experiencia cognitiva de estar en un desastre es bastante estándar entre las diferentes formas de este, ya sea una inundación, un incendio, una plaga o una guerra. Cuando releía Viaje al fin de la noche, de Céline, me detuve en un pasaje sobre lo que era estar en el ejército francés en 1940. Captura cómo el individuo no tiene ni idea de qué es lo que está pasando. Solo hay una sensación de caos, indefensión, miedo y una inexplicable cualidad de saber que tu muerte está más cerca. Esto resurge cuando lees el relato de Plinio el Joven sobre el terremoto en Pompeyao el de esas personas que quedaron atrapadas en un incendio forestal en Wisconsin…
  3. Su libro deja la idea de que no nos hemos preparado mejor para los desastres a lo largo de los siglos.
  4. Tendemos a pensar que el fin del mundo es un gran final espectacular, pero no pensamos lo suficiente en lo que es encontrarse ante un desastre mediano para el que no estamos preparados. Una de las paradojas de nuestra era es que tenemos una enorme cantidad de conocimiento científico, superior al de la gente de 1340, y no nos va enormemente mejor. Parece ser que el conocimiento no se traslada en una preparación más efectiva para los desastres. Evolucionamos en la modernidad a un sistema burocrático de preparación cuyos hábitos administrativos producen un plan de respuesta a la pandemia de 36 páginas que parece abordar todo, pero no es para nada así. Piensas que si hay un ciberataqueseguramente el Pentágono tendrá un plan. La pasividad de la gente, esa expectativa de que el Gobierno lo solucionará todo, es tan mala como la burocracia. Desde hace 20 años Estados Unidos da tumbos de crisis en crisis. Los ataques del 11-S, las crisis financieras, la pandemia, fueron predichos casi cada año en alguna conferencia TED Talk. Hay un problema sistémico que no es exclusivo de EE UU.
  5. Una de las críticas que le han hecho es que es blando respecto a la responsabilidad que tienen los políticos en la gestión de los desastres.
  6. Si lees lo que he escrito sobre Trump no es suave. Nos decimos que todo era culpa de Trump y pensamos que resolvimos el problema porque nos deshicimos de él. Lo que sucede es que hay un problema sistémico. No importa quién sea el presidente o cuál sea el desastre porque la reacción será mala. Una vez publicado el libro me topé con una entrevista a Ron Klein[el jefe de Gabinete de Biden] donde admitía que si la gripe porcina de 2009 hubiera sido tan mala como la covid-19 el desastre hubiera sido idéntico para la Administración de Obama. Después comencé a pensar en el físico Richard Feynman y en el desastre del Challenger. Escribió un libro sobre el accidente que cambió mi forma de pensar. La prensa tiene una abrumadora necesidad de culpar al presidente de cualquier mierda que suceda. Había un hilarante reclamo de que se debía culpar a Reagan por lo del Challenger. Feynman mostró que todo había sucedido por culpa de un oscuro burócrata de la NASA que cambió la advertencia de los ingenieros sobre las posibilidades de accidente de 1 entre 100 a 1 entre 100.000. Históricamente es más probable que muchos desastres, no todos, se puedan explicar por errores de la gerencia media, más que de los líderes.
  7. Habla de la maldición de Casandra, personas que hacen advertencias que desafían a la narrativa dominante y a las que nadie escucha.
  8. Siempre hay una Casandra. La razón por la que en la tragedia griega Casandra es ignorada es que su destino era ser ignorada. No importa que tengas tu Casandra del Departamento de Estado o de Defensa. Será ignorada aunque tenga estatus oficial. Lo que necesitamos es rapidez de respuesta, no detección temprana. La rapidez es lo que reduce el conteo de cuerpos. Las burocracias grandes como la de Estados Unidos son malas en esto, en parte, porque los expertos, los burócratas profesionales, se inclinan por esperar a tener más información. La mayoría de las burocracias de Occidente son crónicamente incapaces de una reacción rápida.
  9. ¿Aprendieron algo los líderes que siguen en el poder desde que se inició la pandemia?
  10. La ironía es que a aquellos que lo hicieron mal en la intervención no farmacéutica, con represión, luego les fue bien con la vacunación. Y a aquellos a los que les fue bien con la intervención no farmacéutica les fue muy mal con la vacunación. Nadie acertó del todo. Los que lo hicieron muy bien el año pasado, la presidenta Tsai en Taiwány Jacinda Ardern en Nueva Zelanda, tienen porcentajes bajos de vacunación. Trump lo hizo mal en casi todos los aspectos menos en el que más importa en una pandemia, la vacunación. Lo mismo sucedió en el Reino Unido, donde Dominic Cummings tuvo éxito al quitar la entrega de las vacunas de las manos de la burocracia para ponerla en fondos de capital riesgo. La gente que parecía más lista el año pasado ahora parece bastante tonta.
  11. ¿Le ha sorprendido que la ciencia haya perdido reputación?
  12. R. Quienes llevaron a cabo la revolución del ARN mensajeroson parte de una tradición científica heroica porque trabajaron en contra de ideas preconcebidas y desafiaron el consenso científico. La ciencia lo ha hecho muy bien en los últimos 18 meses. Nada me ha impresionado más que seguir los avances en investigación científica en todo el mundo —incluyo a China— para luchar contra esta nueva pandemia. Ha sido inspirador.

Ferguson, en Palo Alto el pasado mes de agosto.IAN TUTTLE

  1. Usted es hijo de una física. Su hermana también es científica…
  2. Sí, en Yale. La ciencia lo ha hecho muy bien, pero la sanidad pública lo ha hecho terriblemente mal. Los científicos cuyo trabajo es asesorar a políticos y comunicar han dañado su credibilidad y la de la ciencia con su fracaso. El error fue mentirle a la gente. Creo que en EE UU ya había un problema de confianza, que se ha ido a pique en casi todas las instituciones, con la notable excepción de los militares. La covid-19 ha sido la Guerra de Vietnam de la salud pública y debe haber una investigación como la que hicieron los militares después de Vietnam para saber dónde estuvo el problema.
  3. Escribe sobre la gripe asiática de 1957, cuando el Gobierno de Eisenhower no impuso cuarentena y actuó bien tras desarrollar una vacuna rápidamente. Pero perdió en las elecciones intermedias de 1958.
  4. R. Que a los republicanos les fuera mal en el 58 no tuvo nada que ver con la pandemia. La gripe asiática fue tan mala como la covid, pero no mató a una proporción grande de la población, aunque sí a gente más joven. Esta hubiera sido una experiencia muy diferente si nuestros hijos hubiesen estado en cuidados intensivos. Cuando te preguntas históricamente a qué es equiparable el coronavirus mi respuesta es que a la gripe de 1957-58. Y aun así la respuesta fue muy diferente, como si se tratase de un país diferente.
  5. Escribió el libro en octubre, cuando las cosas mejoraron, pero después volvieron a empeorar. Critica la imposición de cuarentenas obligatorias. ¿Ha cambiado su opinión?
  6. Mi relato del año pasado tiene matices. No creo que yo cierre todo o lo deje abierto. Desde que escribí el libro hemos encontrado una nueva variante que es mucho más contagiosa y que ha hecho obsoleta la estrategia represiva. Era algo difícil de prever. He aprendido algo nuevo cada semana.
  7. ¿Y qué dice a quienes creen que escribió el libro demasiado pronto?
  8. Es una pregunta justa para un historiador. Carter Malkasian, que fue alumno mío, ha publicado un librosobre la guerra de Afganistán. Me decía que algunas reseñas dijeron que debía haberse esperado 20 años. Es un mal argumento. No podemos esperar 20 años para descubrir qué fue lo que falló. Hay una urgente necesidad de hacer historia lo antes posible. Con una admisión obvia: no todo estará del todo bien hasta que sea definitivo.
  9. Se pregunta qué consecuencias dejará la pandemia en lo que usted llama la Segunda Guerra Fría. ¿Lo tiene más claro con lo que ha sucedido recientemente?
  10. Antes de la pandemia mucha gente, especialmente en Europa, no quería darse cuenta de esta nueva Guerra Fría. La pandemia la ha revelado. Nadie puede pretender ahora que no exista. Creo que una Segunda Guerra Fría es un buen desenlace, hay una posibilidad de que acabemos con una guerra caliente por Taiwán en un futuro próximo. Puede ser el próximo año. La situación geopolítica ya era mala, no dependía de Trump. Este se ha ido y la situación no ha cambiado. La Administración de Biden tiene más halcones que la pasada. Muy poca gente comprendía que si los demócratas ganaban la política continuaría y sería más ideológica porque Trump quería un pacto con Xi Jinping. Mientras que la gente del entorno de Biden considera que están en una guerra fría. La única pregunta es cuándo llegará esta próxima crisis. Si realmente hay un conflicto porque los chinos invaden Taiwán, la escalada será muy diferente de Irak y Afganistán. La gente no tiene ni la más mínima idea del costo que supondrá en términos económicos y de fuerza militar. Será una categoría de guerra diferente respecto a las de los últimos 20 años.
  11. ¿Qué pasará con Biden? ¿Cómo afectará su retirada en Afganistán?
  12. Es probable que pierda la Cámara de Representantes. Pero ahora pienso también que [los demócratas] perderán el Senado y que toda la administración está en crisis por cómo la jodieron. Es un ejemplo objetivo de desastre. ¿Cómo pudieron ser tan torpes retirando primero a las fuerzas especiales y después a los civiles?. Mi esposa [la activista Ayaan Hirsi] escribió que quizá si la prensa hubiera sido un poco más dura en los siete meses anteriores en lugar de ser, básicamente, hinchas de la administración, no hubiesen tomado una decisión tan tonta. Es difícil encontrarle algún sentido. Concluyo que gran parte de los consejos fueron ignorados y que se asumió la tesis de que, internamente, salir de Afganistán era rentable a pesar del coste de todas esas personas que se dejaron atrás. Creo que es lo que pensó Biden y que nos llevó a ello la teoría de Jake Sullivan (consejero de Seguridad Nacional) de una política exterior para la clase media. Se darán cuenta pronto de que estaban muy equivocados. El coste será profundo. Y no porque la política internacional sea importante, sino porque han mandado una señal de incompetencia. Pasaron rápidamente de Saigón en el 75 a Teherán en el 79, o al menos a un nuevo Bengasi. Lo afirmé en abril, cuando decían que Biden era un presidente transformador como Roosevelt o Johnson. Es Carter. Será Carter 2.0.
  13. ¿Con consecuencias que llegarán a 2024?
  14. Veo a Trump ganando. Trump volverá. La gente no quiere afrontarlo, pero esto está yendo tan mal que conseguirá la nominación y volverá.
  15. ¿Cambió este libro la perspectiva de cómo piensa usted la historia?
  16. Alan Bennett escribió una obra hace varios años llamada Los chicos de historia, donde el personaje central está basado en mí. En la obra hay una línea de alguien que dice: “La historia es solo una jodida cosa tras otra”. Ahora me doy cuenta de que es solo un jodido desastre tras otro.

Suscríbete aquí a la newsletter semanal de Ideas.

PUBLICIDAD

Se adhiere a los criterios de

Más información >

Niall Ferguson: “Las cosas van muy mal en EE UU. Trump volverá”

El historiador británico, agudo polemista, conservador, sobrellevó la crisis de la covid escribiendo un libro sobre los desastres que ha sufrido la humanidad. Apunta que esta pandemia apenas está entre las 20 peores de la historia

El historiador Niall Ferguson, fotografiado en el hotel Citrine, en Palo Alto (California) este 26 de agosto.IAN TUTTLE

59

LUIS PABLO BEAUREGARD

18 SEPT 2021 – 22:21 COT

Durante varias tardes del año pasado, Niall Ferguson invitaba a su hijo a pensar en el fin del mundo. El historiador salía a caminar con Thomas, de nueve años, para reflexionar sobre qué es lo que hace terrible a un desastre. En esos paseos filosóficos, en un rancho en Montana adonde la familia viajó durante los primeros meses de la pandemia, la pareja mencionaba fallas de un reactor nuclear, volcanes y terremotos. En la mente del fecundo académico de la Universidad de Stanford, conservador y polemista autor de más de una docena de libros, comenzaban a cimentarse ideas sobre las desgracias. Estas encontraron una salida algo caótica en Desastre: historia y política de las catástrofes (Debate), un libro brillante con una profunda investigación de las huellas dejadas a lo largo de los siglos por calamitosas experiencias en forma de incendios, inundaciones, hambrunas, guerras y, por supuesto, pandemias.

MÁS INFORMACIÓN

  • Por qué la caída de Kabul supone el mayor revés geopolítico del siglo
  • Occidente y sus delirios coloniales: el desastre de Afganistán se veía venir

Ferguson (Glasgow, 57 años), hijo de un médico y una física, explica que la obra está escrita con mucho humor negro y rechaza que deje a los lectores sumidos en una atmósfera oscura. “Fue un consuelo escribir este libro, me dio una dimensión de los retos que yo, mis hijos y mi familia enfrentamos”, dice el autor. Desastre culmina con una advertencia geopolítica, el inevitable conflicto entre Washington y Pekín. La entrevista se desarrolla en un hotel en Palo Alto, California.

PUBLICIDAD

PREGUNTA. La investigación que contiene el libro lleva a pensar que no es producto de unos meses de aburrimiento durante la pandemia.

RESPUESTA. En 2019 tuve una epifanía. Solo leía historia y nunca ciencia ficción. Así que decidí volver a ella, una interrupción tras 40 años leyendo historia. Estaba convencido de que debía reenamorarme de la ciencia ficción. Pensé en cómo esos autores se imaginaban el fin del mundo de diferentes maneras, todo tipo de desenlaces distópicos. Me propuse escribir un libro sobre eso, una especie de historia del futuro, una idea que no gustó demasiado a mis editores, pero aun así lo hice. Comencé a escribir mientras leía vorazmente todo desde Liu Cixin hasta Margaret Atwood y más atrás, a Mary Shelley. Cuando llegó la pandemia me dije: “Claro, tenía que pasar”. Psicológicamente me fue de mucha ayuda comparar todo tipo de desastres. No encontré problema alguno en pasar todo el día leyendo como loco sobre las plagas de Justiniano hasta Chernóbil.

  1. El libro aporta perspectiva sobre dónde estamos. ¿Lo pensó así desde un principio?
  2. R. Totalmente. Los medios siempre dirán “este es el mayor desastre jamás acontecido”, es lo que quieren que sienta el lector. Cuando en realidad esta pandemia apenas está entre las 20 peores, pero eso no es un titular tan atractivo. Tus hijos no están muriendo. Ha afectado al 0,06% de la población comparado con el 2% de 1918-1919o con alrededor del 30% de la peste negra. Así que parte de mi objetivo era poner las cosas en perspectiva. El otro es transmitir que los desastres no se distribuyen normalmente. Hay un reparto aleatorio de guerras, de pandemias, volcanes y terremotos. Parte del trabajo de los historiadores es mostrar la escala correcta de las cosas y explicar cómo llegamos a ellas.

El historiador británico Niall Ferguson.IAN TUTTLE

  1. Es un compendio de desgracias a través de los siglos. ¿Hay algún episodio que le haya parecido decisivo?
  2. Todos los desastres tienen características comunes. No hay una distinción clara entre los provocados por el hombre y los naturales. Todos los desastres, de alguna manera, son creaciones de la incompetencia humana o la malicia. La experiencia cognitiva de estar en un desastre es bastante estándar entre las diferentes formas de este, ya sea una inundación, un incendio, una plaga o una guerra. Cuando releía Viaje al fin de la noche, de Céline, me detuve en un pasaje sobre lo que era estar en el ejército francés en 1940. Captura cómo el individuo no tiene ni idea de qué es lo que está pasando. Solo hay una sensación de caos, indefensión, miedo y una inexplicable cualidad de saber que tu muerte está más cerca. Esto resurge cuando lees el relato de Plinio el Joven sobre el terremoto en Pompeyao el de esas personas que quedaron atrapadas en un incendio forestal en Wisconsin…
  3. Su libro deja la idea de que no nos hemos preparado mejor para los desastres a lo largo de los siglos.
  4. Tendemos a pensar que el fin del mundo es un gran final espectacular, pero no pensamos lo suficiente en lo que es encontrarse ante un desastre mediano para el que no estamos preparados. Una de las paradojas de nuestra era es que tenemos una enorme cantidad de conocimiento científico, superior al de la gente de 1340, y no nos va enormemente mejor. Parece ser que el conocimiento no se traslada en una preparación más efectiva para los desastres. Evolucionamos en la modernidad a un sistema burocrático de preparación cuyos hábitos administrativos producen un plan de respuesta a la pandemia de 36 páginas que parece abordar todo, pero no es para nada así. Piensas que si hay un ciberataqueseguramente el Pentágono tendrá un plan. La pasividad de la gente, esa expectativa de que el Gobierno lo solucionará todo, es tan mala como la burocracia. Desde hace 20 años Estados Unidos da tumbos de crisis en crisis. Los ataques del 11-S, las crisis financieras, la pandemia, fueron predichos casi cada año en alguna conferencia TED Talk. Hay un problema sistémico que no es exclusivo de EE UU.
  5. Una de las críticas que le han hecho es que es blando respecto a la responsabilidad que tienen los políticos en la gestión de los desastres.
  6. Si lees lo que he escrito sobre Trump no es suave. Nos decimos que todo era culpa de Trump y pensamos que resolvimos el problema porque nos deshicimos de él. Lo que sucede es que hay un problema sistémico. No importa quién sea el presidente o cuál sea el desastre porque la reacción será mala. Una vez publicado el libro me topé con una entrevista a Ron Klein[el jefe de Gabinete de Biden] donde admitía que si la gripe porcina de 2009 hubiera sido tan mala como la covid-19 el desastre hubiera sido idéntico para la Administración de Obama. Después comencé a pensar en el físico Richard Feynman y en el desastre del Challenger. Escribió un libro sobre el accidente que cambió mi forma de pensar. La prensa tiene una abrumadora necesidad de culpar al presidente de cualquier mierda que suceda. Había un hilarante reclamo de que se debía culpar a Reagan por lo del Challenger. Feynman mostró que todo había sucedido por culpa de un oscuro burócrata de la NASA que cambió la advertencia de los ingenieros sobre las posibilidades de accidente de 1 entre 100 a 1 entre 100.000. Históricamente es más probable que muchos desastres, no todos, se puedan explicar por errores de la gerencia media, más que de los líderes.
  7. Habla de la maldición de Casandra, personas que hacen advertencias que desafían a la narrativa dominante y a las que nadie escucha.
  8. Siempre hay una Casandra. La razón por la que en la tragedia griega Casandra es ignorada es que su destino era ser ignorada. No importa que tengas tu Casandra del Departamento de Estado o de Defensa. Será ignorada aunque tenga estatus oficial. Lo que necesitamos es rapidez de respuesta, no detección temprana. La rapidez es lo que reduce el conteo de cuerpos. Las burocracias grandes como la de Estados Unidos son malas en esto, en parte, porque los expertos, los burócratas profesionales, se inclinan por esperar a tener más información. La mayoría de las burocracias de Occidente son crónicamente incapaces de una reacción rápida.
  9. ¿Aprendieron algo los líderes que siguen en el poder desde que se inició la pandemia?
  10. La ironía es que a aquellos que lo hicieron mal en la intervención no farmacéutica, con represión, luego les fue bien con la vacunación. Y a aquellos a los que les fue bien con la intervención no farmacéutica les fue muy mal con la vacunación. Nadie acertó del todo. Los que lo hicieron muy bien el año pasado, la presidenta Tsai en Taiwány Jacinda Ardern en Nueva Zelanda, tienen porcentajes bajos de vacunación. Trump lo hizo mal en casi todos los aspectos menos en el que más importa en una pandemia, la vacunación. Lo mismo sucedió en el Reino Unido, donde Dominic Cummings tuvo éxito al quitar la entrega de las vacunas de las manos de la burocracia para ponerla en fondos de capital riesgo. La gente que parecía más lista el año pasado ahora parece bastante tonta.
  11. ¿Le ha sorprendido que la ciencia haya perdido reputación?
  12. R. Quienes llevaron a cabo la revolución del ARN mensajeroson parte de una tradición científica heroica porque trabajaron en contra de ideas preconcebidas y desafiaron el consenso científico. La ciencia lo ha hecho muy bien en los últimos 18 meses. Nada me ha impresionado más que seguir los avances en investigación científica en todo el mundo —incluyo a China— para luchar contra esta nueva pandemia. Ha sido inspirador.

Ferguson, en Palo Alto el pasado mes de agosto.IAN TUTTLE

  1. Usted es hijo de una física. Su hermana también es científica…
  2. Sí, en Yale. La ciencia lo ha hecho muy bien, pero la sanidad pública lo ha hecho terriblemente mal. Los científicos cuyo trabajo es asesorar a políticos y comunicar han dañado su credibilidad y la de la ciencia con su fracaso. El error fue mentirle a la gente. Creo que en EE UU ya había un problema de confianza, que se ha ido a pique en casi todas las instituciones, con la notable excepción de los militares. La covid-19 ha sido la Guerra de Vietnam de la salud pública y debe haber una investigación como la que hicieron los militares después de Vietnam para saber dónde estuvo el problema.
  3. Escribe sobre la gripe asiática de 1957, cuando el Gobierno de Eisenhower no impuso cuarentena y actuó bien tras desarrollar una vacuna rápidamente. Pero perdió en las elecciones intermedias de 1958.
  4. R. Que a los republicanos les fuera mal en el 58 no tuvo nada que ver con la pandemia. La gripe asiática fue tan mala como la covid, pero no mató a una proporción grande de la población, aunque sí a gente más joven. Esta hubiera sido una experiencia muy diferente si nuestros hijos hubiesen estado en cuidados intensivos. Cuando te preguntas históricamente a qué es equiparable el coronavirus mi respuesta es que a la gripe de 1957-58. Y aun así la respuesta fue muy diferente, como si se tratase de un país diferente.
  5. Escribió el libro en octubre, cuando las cosas mejoraron, pero después volvieron a empeorar. Critica la imposición de cuarentenas obligatorias. ¿Ha cambiado su opinión?
  6. Mi relato del año pasado tiene matices. No creo que yo cierre todo o lo deje abierto. Desde que escribí el libro hemos encontrado una nueva variante que es mucho más contagiosa y que ha hecho obsoleta la estrategia represiva. Era algo difícil de prever. He aprendido algo nuevo cada semana.
  7. ¿Y qué dice a quienes creen que escribió el libro demasiado pronto?
  8. Es una pregunta justa para un historiador. Carter Malkasian, que fue alumno mío, ha publicado un librosobre la guerra de Afganistán. Me decía que algunas reseñas dijeron que debía haberse esperado 20 años. Es un mal argumento. No podemos esperar 20 años para descubrir qué fue lo que falló. Hay una urgente necesidad de hacer historia lo antes posible. Con una admisión obvia: no todo estará del todo bien hasta que sea definitivo.
  9. Se pregunta qué consecuencias dejará la pandemia en lo que usted llama la Segunda Guerra Fría. ¿Lo tiene más claro con lo que ha sucedido recientemente?
  10. Antes de la pandemia mucha gente, especialmente en Europa, no quería darse cuenta de esta nueva Guerra Fría. La pandemia la ha revelado. Nadie puede pretender ahora que no exista. Creo que una Segunda Guerra Fría es un buen desenlace, hay una posibilidad de que acabemos con una guerra caliente por Taiwán en un futuro próximo. Puede ser el próximo año. La situación geopolítica ya era mala, no dependía de Trump. Este se ha ido y la situación no ha cambiado. La Administración de Biden tiene más halcones que la pasada. Muy poca gente comprendía que si los demócratas ganaban la política continuaría y sería más ideológica porque Trump quería un pacto con Xi Jinping. Mientras que la gente del entorno de Biden considera que están en una guerra fría. La única pregunta es cuándo llegará esta próxima crisis. Si realmente hay un conflicto porque los chinos invaden Taiwán, la escalada será muy diferente de Irak y Afganistán. La gente no tiene ni la más mínima idea del costo que supondrá en términos económicos y de fuerza militar. Será una categoría de guerra diferente respecto a las de los últimos 20 años.
  11. ¿Qué pasará con Biden? ¿Cómo afectará su retirada en Afganistán?
  12. Es probable que pierda la Cámara de Representantes. Pero ahora pienso también que [los demócratas] perderán el Senado y que toda la administración está en crisis por cómo la jodieron. Es un ejemplo objetivo de desastre. ¿Cómo pudieron ser tan torpes retirando primero a las fuerzas especiales y después a los civiles?. Mi esposa [la activista Ayaan Hirsi] escribió que quizá si la prensa hubiera sido un poco más dura en los siete meses anteriores en lugar de ser, básicamente, hinchas de la administración, no hubiesen tomado una decisión tan tonta. Es difícil encontrarle algún sentido. Concluyo que gran parte de los consejos fueron ignorados y que se asumió la tesis de que, internamente, salir de Afganistán era rentable a pesar del coste de todas esas personas que se dejaron atrás. Creo que es lo que pensó Biden y que nos llevó a ello la teoría de Jake Sullivan (consejero de Seguridad Nacional) de una política exterior para la clase media. Se darán cuenta pronto de que estaban muy equivocados. El coste será profundo. Y no porque la política internacional sea importante, sino porque han mandado una señal de incompetencia. Pasaron rápidamente de Saigón en el 75 a Teherán en el 79, o al menos a un nuevo Bengasi. Lo afirmé en abril, cuando decían que Biden era un presidente transformador como Roosevelt o Johnson. Es Carter. Será Carter 2.0.
  13. ¿Con consecuencias que llegarán a 2024?
  14. Veo a Trump ganando. Trump volverá. La gente no quiere afrontarlo, pero esto está yendo tan mal que conseguirá la nominación y volverá.
  15. ¿Cambió este libro la perspectiva de cómo piensa usted la historia?
  16. Alan Bennett escribió una obra hace varios años llamada Los chicos de historia, donde el personaje central está basado en mí. En la obra hay una línea de alguien que dice: “La historia es solo una jodida cosa tras otra”. Ahora me doy cuenta de que es solo un jodido desastre tras otro.

https://elpais.com/ideas/2021-09-19/niall-ferguson-las-cosas-van-muy-mal-en-ee-uu-trump-volvera.html#?rel=mas

  • 21.34.-Hasta siempre, AntonioPATRICIA LARA
  • Machista Antonio? Una prueba en contrario CECILIA OROZCO
  • Alberto Rodríguez, una vida por los derechos BEETHOVEN HERRERA

La pandemia se lo ha llevado y cabe decir, con plena razón, que hasta el último momento fue fiel a los valores de defensa de la dignidad de todos.

Alberto Rodríguez Patiño estudiaba en Alemania cuando las dictaduras del Cono Sur exiliaron a intelectuales, artistas, opositores y líderes sociales; y dedicó sus esfuerzos a apoyar a esos refugiados en el duro camino del exilio. Todos ellos guardan gratitud por esa hospitalidad… 

12 sep 2021.- Así mismo recibió a los colombianos que salían por la persecución que bajo el Estatuto de Seguridad se desencadenó contra los opositores al gobierno. Fue el inicio de las campañas por la defensa de los derechos humanos y Alberto estuvo al frente de las denuncias desde Europa.

Al regresar a Colombia participó en las tareas de reconstrucción tras el terremoto que afectó al eje cafetero y fundó la Corporación de Estudios Interdisciplinarios y Asesoría Técnica (Cetec), apoyada con fondos de cooperación internacional, que promovió la organización de las comunidades afros de Cauca y Valle y constituyó una Escuela Verde.

Por esa vía esas comunidades lograron organizarse, permanecer en sus tierras y realizar actividades económicas de modo eficiente y sostenible, gracias a una inserción competitiva en los mercados. A pesar de encontrarse en una zona afectada por el conflicto armado, estas organizaciones lograron, con el apoyo de la Cruz Roja Internacional, que los grupos armados respetaran su decisión de mantenerse al margen del conflicto.

A continuación establecieron alianzas con cadenas productivas lo cual les permitió obviar la intermediación y mantener una salida estable para sus productos, aplicando la rotación de actividades dependiendo de las épocas del año. Así lograron evitar el desplazamiento campesino mantener la unidad familiar, evitar la deserción escolar; dejando además espacio para el deporte y la participación política. Varios líderes de estas organizaciones han sido elegidos como concejales.

Aunque el sujeto de los créditos es el deudor individual, la comercializadora de las comunidades brinda una garantía colateral (no hay hipotecas), y si un campesino tiene pérdidas y no puede pagar las deudas, sus socios de la comunidad cumplen con el pago al banco y otorgan un período de gracia a su afiliado para ponerse al día.

Esta experiencia ha permitido hacer encadenamientos productivos, ha desarrollado producción orgánica certificada por Biotropics y todos están bancarizados para poder recibir y administrar sus créditos, sin caer en manos de intermediarios ilegales.

Durante la pandemia Alberto siguió atendiendo, en medio de las obvias restricciones, las tareas de la organización para tratar de minimizar su impacto en la vida de las comunidades. Y con la llegada de las protestas que tuvieron en Cali especial gravedad, Alberto estuvo presente en los escenarios de diálogo propiciando la búsqueda de consensos para salir de tan grave encrucijada.

La pandemia se lo ha llevado y cabe decir, con plena razón, que hasta el último momento fue fiel a los valores de defensa de la dignidad de todos, sobre todo de los más excluidos.

¡Cumplió hasta el final ese compromiso existencial!

https://www.portafolio.co/alberto-rodriguez-una-vida-por-los-derechos-opinion-de-beethoven-herrera-valencia-556165

21.34.-Hasta siempre, AntonioPATRICIA LARA

Esta rara tristeza no se despega de mis huesos… Y, por lo que veo, no se despegará jamás… Al comienzo, cuando a las 3:52 p.m. del pasado viernes me entró ese chat de Isabel, su hijita, que jamás hubiera querido recibir (“Hola, Patricia, mi papá se fue ya”), sentí un escalofrío que no acababa de comprender.

17 sep 2021.- La víspera ella me advirtió que el médico le había dicho que los pulmones de Antonio, invadidos por una neumonía no COVID, tenían un daño irreversible, facilitado, seguramente, por los miles de Pielroja que se fumó durante muchos años. De modo que la noticia de la muerte de Antonio Caballero la estaba esperando.

Además, la vida que él llevaba desde hacía unos años ya no era vida: lo agobiaba una neuropatía incurable que hacía que los nervios fueran perdiendo su cobertura y le producía unos dolores cada vez más fuertes e invasivos, a tal punto que ya casi no podía caminar. Recuerdo una vez, hace quizá un par de años, a la salida de un almuerzo en mi apartamento, cuando, al ver que las piernas le flaqueaban un poco al permanecer de pie, llevé un asiento al ascensor para que se sentara en el trayecto del séptimo piso al primero. Pero hace meses el mal había avanzado tanto que llegó a las manos y le dolía pintar, y después le dolía escribir.

—¿Por qué no dictas, Toño? —le pregunté.

—Porque yo pienso con los dedos —dijo.

De modo que para Antonio Caballero la vida se había convertido en una especie de tortura progresiva. Así que lo mejor, para él, era irse a descansar en paz. Sin embargo, Antonio se mantenía vivo y, seguramente, seguía escribiendo sus columnas. Primero, por generosidad con los suyos; segundo, porque amaba escribir, y tercero, principalmente, porque tenía un compromiso inquebrantable con sus principios.

En ese punto es donde radica la explicación de por qué esta rara tristeza que me produce su ausencia y que, al parecer, me va a acompañar siempre… Es que Antonio Caballero, como escribió su amigo Enrique Santos Calderón, “fue hasta el final un hombre fiel a sí mismo y a sus convicciones. Nunca transigió en la defensa de los más débiles ni en la denuncia de corruptelas o abusos de poder. No supo qué era un cargo público, ni cedió a halagos, tentaciones ni zalamerías. Tampoco flaqueó ante las amenazas, que no le faltaron a lo largo de medio siglo”.

Como dijo el lunes durante la homilía que en su memoria ofició Fernán González, padre del CINEP, en la iglesia del Gimnasio Moderno, su colegio, luego de resaltar “la inmensa capacidad de Antonio para desenmascarar las apariencias que ocultaban la realidad”, lo que nos reunía ese día era “la presencia de un amor más allá de la separación física, que nos invita a continuar su esfuerzo, su testimonio y su compromiso por un mundo mejor (o, al menos, como diría Antonio Caballero, por un mundo menos malo)”.

¡Pero es que nos vamos quedando solos en esta tarea, padre Fernán! Ya se fue Alfredo Molano. Y ahora partió Antonio. Por más que nos esforcemos en continuar con su lucha, no hay nadie tan vertical, honesto, brillante, erudito, cáustico, magnífico escritor, buen ser humano ni tan tierno como él. Como me dijo en un chat la escritora Laura Restrepo: “¡Qué pérdida tan berraca, mi Patricia: cuántas generaciones tienen que pasar para que se produzca un Antonio Caballero!”.

Así que hasta siempre, Toño querido…

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/patricia-lara-salive/hasta-siempre-antonio/

21.34.-¿Machista Antonio? Una prueba en contrario CECILIA OROZCO

El periodista colombiano Antonio Caballero en una imagen en 2009, en París. ULF ANDERSEN / GETTY IMAGES

Triste por la desaparición física de Antonio Caballero con quien tuve la fortuna de compartir frecuentes y deliciosas charlas de mediodía gracias a la hospitalidad de una amiga común, Gloria de la Pava, ocupo este espacio con una de sus más bellas columnas publicada en El País, de España, hace 17 años en la cual muestra una faceta de su carácter que pocos le reconocían: la de admirador de la inteligencia sin que hiciera distinción de género entre quienes contaban con ella: muchos —y muchas— le tachaban un supuesto desprecio por las mujeres.

15 sep 2021.- Antonio tenía momentos machistas, desde luego, como casi todos en esta sociedad patriarcal, pero estaba muy lejos de ser misógino. Eso sí, detestaba la “bobería” y la ignorancia en cualquiera, hombre o mujer, especialmente si el tonto —o tonta— ignorante hacía gala de poder para aplastar a los demás. En memoria del crítico que tanta falta le hará a la conciencia del país.

Una mujer de novela

Por Antonio Caballero*

Hace unos años Laura Restrepo estaba terminando un guion de televisión sobre las sangrientas venganzas familiares de dos famosas familias de narcotraficantes colombianas. Le hicieron llegar una advertencia: si el programa salía al aire, volarían la programadora. Esta abandonó el proyecto. La escritora, que no quería perder todo su trabajo de investigación de muchos meses, le preguntó al abogado de los narcos si podía usar el material recopilado para escribir una novela. El abogado consultó con sus clientes, y volvió con la respuesta: “Que escriba lo que le dé la gana. La televisión la ve la gente, pero los libros no importan”. Tan dura crítica literaria hubiera desanimado a cualquiera. Pero Laura Restrepo es terca. Escribió la historia de venganzas, que se llamó Leopardo al sol y fue su segunda novela. Y luego escribió otra, y otra, y otra más. La quinta, titulada Delirio, acaba de recibir el VII Premio Alfaguara de un jurado presidido por José Saramago. El premio nobel portugués, más benévolo en sus juicios literarios que los severos narcos colombianos, dice de la novela premiada: “Se trata realmente de una gran novela, novela como no se encuentran muchas. Es para quitarse el sombrero”.

La primera en quitárselo fue la propia novelista, para encasquetarse de inmediato el otro sombrero de su doble vida: el de militante política de izquierda. Trabaja ahora como directora del Instituto de Cultura de la Alcaldía de Bogotá, cargo que ocupa, por primera vez en medio milenio de historia, un hombre de izquierda. Manejar las iniciativas culturales de un ayuntamiento de izquierdas en la gigantesca capital calcutesca de un país gobernado por la extrema derecha y sumido en una confusa y sangrienta guerra política y social no es cosa fácil. Dice Laura Restrepo: “Es como volver a la militancia. Ir a los barrios, trabajar con la gente”. ¿Volver? Pero, por favor: si Laura Restrepo no ha abandonado la militancia política jamás, desde que en la Universidad de los Andes de Bogotá, a los 18 años, se afilió a un grupúsculo trotskista radical que preconizaba la revolución permanente. Ella la ha hecho, o por lo menos ha intentado hacerla. Primero en Bogotá, con artículos encendidos en distintos panfletillos más o menos clandestinos. Luego en Bruselas, llamada por el Secretariado de la Cuarta Internacional. Luego en Madrid, agitando en Getafe a los obreros tras la muerte de Franco. Más tarde en Córdoba, Argentina, bajo las dictaduras militares, en compañía de un trotskista argentino, el padre de su hijo, mientras caían presos o muertos sus compañeros de partido. Al volver a Colombia, con su niño, y tras hacer donación al Partido Socialista de los Trabajadores argentino de la parte que le correspondía de su considerable herencia familiar, se dedicó al periodismo.

Por poco tiempo. En esos años el presidente colombiano Belisario Betancur intentaba un proceso de paz con la guerrilla, y nombró a Laura Restrepo “comisionada de Paz”. En medio de los combates, los pactos, las treguas, las traiciones, Laura Restrepo conoció a un comandante guerrillero con quien compartió un atentado casi mortal de los militares y un exilio en Cuba y México. Aburrida del exilio, escribió una memoria sobre las esperanzas fallidas de la paz, titulada Historia de un entusiasmo. Y a continuación su primera novela: La isla de la pasión. Vinieron otras y otras, como se dijo más atrás, escritas en las pausas de regreso a su familia de la alta burguesía colombiana con que Laura Restrepo suele puntuar sus inmersiones en la izquierda revolucionaria; de las cuales —de las unas y de las otras— han surgido sus novelas: La isla de la pasión, Leopardo al sol, La novia oscura, La multitud errante, Dulce compañía. Y este Delirio del Premio Alfaguara de Novela: la historia de una mujer que pierde la razón, y de la cual ella misma explica por qué: “Es que uno no puede llegar a viejo y darse cuenta de que toda la vida se le ha ido en la guerra”.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/cecilia-orozco-tascon/machista-antonio-una-prueba-en-contrario/

  • 21.33.-Sigue el descenso de la tercera ola  –  DIEGO OTERO
  • La escasez de vacunas MAURICIO CABRERA

Los países desarrollados también sufren las consecuencias, porque sólo estarán inmunizados cuando todo el mundo lo esté.

Mientras en muchos países, incluido Colombia, millones de personas buscan con desespero vacunarse contra la covid pero no pueden hacerlo porque no hay dosis disponibles, en otros países no saben qué hacer con las vacunas almacenadas porque otros millones no quieren la inyección. Es la gran paradoja de la vacunación que demuestra una vez más las grandes inequidades del mundo actual.

En Colombia la escasez de vacunas es preocupante porque aumenta el riesgo de que llegue el próximo pico de contagios con un gran porcentaje de la población desprotegida, lejos de la meta oficial de tener 35 millones vacunados.

Aunque a la fecha se han aplicado casi 36 millones de dosis, la realidad es que solo 14,8 millones de personas han recibido el esquema completo (incluyendo 2,8 millones de monodosis), mientras que 9 millones esperan ansiosos la segunda dosis y otros 11 millones no han recibido ninguna.

Esto significa que harían faltan 31 millones de dosis. Pero el faltante es todavía mayor, porque al autorizar la vacunación a adolescentes entre 12 y 18 años se aumentó en 4 millones el número de personas, y porque se va a autorizar una tercera dosis a mayores de 60. En consecuencia faltan por conseguir unas 40 millones de dosis.

¿Por qué llegamos a esta situación? En el caso colombiano es claro que hubo falta de planeación de parte del gobierno para adquirir las vacunas. Basta recordar que cuando se anunció el Plan Nacional de Vacunación, este no incluía el biológico chino (Sinovac), que ha aportado cerca de la tercera parte de las dosis. Otro ejemplo es la extensión a 90 días de los plazos de aplicación de la segunda dosis de AstraZeneca y Moderna, con escaso soporte científico, porque no se cuenta con el suministro para aplicarla antes.

En defensa del gobierno hay que decir que el contexto global hay varios factores que incidieron. En primer lugar el poder oligopólico de las grandes farmacéuticas donde el derecho a las patentes primó sobre el derecho a la vida cuando se rechazó el llamado mundial a la liberación de patentes para que se pudieran producir más vacunas. El gobierno de Colombia se puso del lado de las farmacéuticas y no apoyó ese llamado

Segundo, el poder del dinero de los países desarrollados que acapararon la mayor parte de la limitada producción de biológicos, dejando una oferta insuficiente para el resto del mundo. Colombia no fue tan perjudicada como otros países, pero si sufrió retrasos en la entrega de las dosis.

Tercero, el fracaso de las instancias multilaterales que diagnosticaron bien el problema de la asimetría en las negociaciones entre países con recursos limitados y las farmacéuticas, pero no fueron capaces de implementar un mecanismo eficaz para resolverlo. El mecanismo Covax estaba bien orientado, pero sus resultados fueron exiguos. Los países desarrollados también sufren las consecuencias, porque sólo estarán inmunizados cuando todo el mundo lo esté.

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/la-escasez-de-vacunas-columnista-555934

21.33.-Sigue el descenso de la tercera ola  –  DIEGO OTERO

Foto tomada de: https://www.paho.org/ 

Síntesis

Ya van dos meses y nueve días de la etapa descendente de infectados y muertos diarios de la tercera ola, más larga que las de las dos primeras.

6 sep 2021.- Pero, desde las dos últimas semanas se observa una disminución en la tasa de contagiados, esperándose que se esté llegando poco a poco al aplanamiento o el comienzo de la cuarta ola.

La tasa de recuperación de 96,7% es un hecho positivo, pero la vacunación y las pruebas no son estimulantes para un control adecuado de la pandemia.

Continúan las reducciones en casos y muertos diarios

Estamos ante la presencia de una etapa descendente de la tercera ola de larga duración, ya que van dos meses y nueve días.

En la gráfica 1 se presenta una comparación de la evolución nacional del Covid-19, en Bogotá y el resto del país. Hasta el 28 de junio de 2021 el día del pico, las diferencias entre Bogotá y el resto del país eran constantes. A medida que se ha entrado en la etapa descendente, las diferencias se achican, a pesar de que la participación de Bogotá, en el total, ha disminuido de un máximo de 34,3% el 4 de julio a un mínimo de 18% el 24 de agosto, para estabilizarse en los siguientes días hasta el 7 de septiembre a alrededor de 20-21%.

En esta semana del 31 de agosto al 7 de septiembre, la reducción en los casos diarios fue de 2,2% por día en comparación con 4,2% en la semana del 24 al 31 de julio. O sea, ya comienza a verse una disminución en la tendencia a disminución de los infectados diarios, que puede ser una señal de que se va a llegar a un punto mínimo en las siguientes semanas. En el gráfico 1 se observan como las pendientes de las curvas comienzan hacia un aplanamiento.

En valores, los infectados diarios bajaron de 2.055 el 31 de julio a 1.761 el 7 de septiembre.

De los 33 territorios, 30 muestran una tendencia decreciente, excepto los departamentos de Atlántico desde el 29 de agosto y Norte de Santander y Guajira desde el 2 de septiembre.

Los muertos han venido disminuyendo aceleradamente de un pico de 663 el 28 de junio a 62 el 7 de septiembre, colocándose al mismo valor que el 17 de junio de 2020.tres meses después de haber comenzado la pandemia. A diferencia de los infectados diarios, en muertos la reducción sigue rápida (gráfico 2).

La caída en Bogotá ha sido impresionante, de 6 casos el 7 de septiembre, es decir, el 10% del total nacional, cuando antes había llegado a porcentajes de 31%

Vacunas, pruebas y recuperados

El punto positivo son los recuperados que llegaron el 7 de septiembre a 96,7%, el valor más alto desde que comenzó la pandemia en marzo de 2021.

En vacunación, el mes de agosto y septiembre han sido muy malos, con promedio de vacunados por debajo de 300.000 desde el 13 de agosto y por debajo de 200.000 desde el 2 de septiembre. Si este ritmo no cambia no se llegará a la meta de 70% el 31 de diciembre y es un factor para que se dé la cuarta ola.

Al 5 de septiembre, con la suposición de que el total de vacunas corresponde a dos dosis por persona, el 35,4% de los colombianos ya estaban vacunados.

Por regiones, el orden de mayor a menor de los primeros, eran:

Amazonas   45,2%
Bogotá        43,4
Quindío       42,8
Risaralda     40,8
Boyacá        40,6
Caldas         40,3
Santander    39,0
Antioquia     39,9

En pruebas también seguimos mal, con promedio apenas alrededor de 50.000 diarias. Por supuesto, la positividad, el número de casos sobre pruebas, como es normal en la etapa descendente ha venido disminuyendo de los valores superiores a 50,0% de la etapa ascendente, a menos de 10,0% desde el 5 de agosto, de 5,0% a partir del 22 de agosto y de 4.0% desde el 30 de agosto.

¿Cuándo será la cuarta ola?

Hay mucha especulación sobre este asunto. Los profetas del gobierno nacional y de la secretaría de Salud de Bogotá dicen que ocurrirá en la tercera o cuarta semana de octubre.

Nadie en el mundo puede predecir qué ocurrirá con el Covid-19 después de una semana, excepto con alta probabilidad de error. Hablar con anticipación de un mes y medio es una total irresponsabilidad.

De acuerdo con la teoría de los ciclos debe darse una cuarta ola porque estamos lejos de la inmunidad de rebaño.

Para el 7 de septiembre estaba vacunado el 35,4% de la población colombiana, o sea, 18,2 millones de personas, faltando por vacunar 33,1 millones, que son posibles colombianos a infectarse. Es una población numerosa, y dados el lento ritmo de vacunación y de pruebas una cuarta ola es inevitable, adicionado a que el autocuidado se ha relajado.

¿Entonces, cuando ocurrirá la cuarta ola? Difícil dar una fecha precisa. Debe ocurrir entre el 16 de septiembre y finales de octubre

Conclusiones

Se continuó la tendencia decreciente que comenzó el 28 de junio en cuanto infectados y muertos. Ya se observan cambios en las tendencias, en el sentido de una disminución en las tasas.

Pero, hay que anotar que, tanto por casos diarios de infectados como de muertos, se está muy por debajo de los puntos mínimos de las dos primeras olas.

En lo referente a una cuarta ola que debe producirse por razones de ciclicidad de los virus y porque la vacunación todavía está en un valor bajo de 35,4%, hay pocas pruebas y se observa que se ha relajado el autocuidado, es muy atrevido dar fechas de su comienzo.  Se estima que debe producirse entre el 15 de septiembre y finales de octubre.

Diego Otero Prada, Presidente Asociación Colombiana de Economía Crítica-ACECRI y miembro de número de la Academia de Ciencias Económicas-ACCE

https://www.sur.org.co/sigue-el-descenso-de-la-tercera-ola/

 

  • 21.32.-¡Se cayó el Piso! BEETHOVEN HERRERA
  • De Saigón 75 a Kabul 21 RICARDO CHICA
Foto tomada de: BBC 

A pesar de las apresuradas declaraciones de la administración Biden enfatizando que Kabul 21 no tiene nada que ver con Saigón 75, los dos eventos son similares, empezando porque una insurgencia local expulsa al invasor americano que pretendía imponer su democracia en ambos países. Pero hay algo más de fondo y más grave: la total incapacidad de comprender la problemática local por parte de las administraciones americanas, ni siquiera lo más básico cuyo entendimiento les ahorraría los errores garrafales que cometen al costo de la vida no solo de multitudes de locales sino de muchos jóvenes americanos enviados sobre la base de mentiras y confusiones.

30 ago 2021.- El caso de Vietnam es paradigmático de un patrón que se extendió por todo el tercer mundo según el cual, si surgían movimientos políticos nacionalistas de izquierda, USA o bien masacraba grandes multitudes (Indonesia), e empujaba con sus presiones a esos países a la órbita soviética (Cuba). El mismo RMacNmara reconoce en The Fog of War, que leyeron en forma totalmente errónea el movimiento de liberación nacional liderado por Ho ChiMin, e incapaces de entender el mensaje de la experiencia china y francesa de que se trata de un pueblo con un fiero sentido de independencia nacional, empezaron por rechazar sus aproximaciones cuando (después de que los vietnamitas habían sacado a los imperialistas franceses de Bien Dien Phu) buscaron su apoyo para construir un Vietnam independiente. Después vinieron desastres como su desconocer el resultado de las elecciones y apoyar una desastrosa dictadura corrupta y violenta hasta el extremo en Vietnam Sur. Ya cuando el heroico pueblo del Norte, a pesar de un inclemente bombardeo que superó a todas las bombas usadas en la 2ª guerra, había penetrado el sur con su guerrilla del Vietcong, siguieron tomando medidas desesperadas que llevaron a la muerte de centenares de miles de personas y la destrucción de sus formas de vida[1], incluyendo crímenes de guerra como el uso de defoliantes con el fatídico orange agent y bombardeos masivos en el Norte (además de Cambodia). Error tras error como consecuencia de no entender que la gesta independista del pueblo vietnamita liderada por el gran tío Ho era imparable, como resultó la última embestida del ejército del norte por todo el sur.

En el caso de Afganistán los errores se acumulan de nuevo por una total incomprensión de la situación, algo (si eso es posible) peor si se considera que involucró la canalla y criminal invasión a Irak, incapaces de entender ni al ABC de Islam, la confrontación de sunitas y chiitas y la primacía del odio mutuo por encima de cualquier otra consideración[2]; y la dominación en Irak de los segundos por los primeros. Sin embargo, si usaron ese odio apoyándolos en la guerra con el chiita Irán (país que no han cesado en tratar de destruir en una obsesión vengativa compulsiva) en muchas formas que incluyeron inteligencia sobre los rebeldes chiitas que Hussein pudo así aniquilar con armas químicas. Pero después de la caída de éste impusieron una dictadura chiita corrupta y represiva, de acuerdo al modelo de dictadura corrupta y represiva que han solido imponer y apoyar por todo el mundo (Guatemala, Cuba, Nicaragua, Irán, Chile, como decía Roosevelt hablando de Somoza, es un SoB, pero es nuestro SoB).  Su incomprensión llego al punto de, por una parte, no percatarse de que las fuerzas militares de Irak habían quedado desbastadas en la primera guerra del golfo y carecían de los recursos para seguir desarrollando armas de destrucción masiva; y por otra, que con todo y sus defectos el gobierno de Hussein mantenía una estabilidad institucional cuyo derrumbe abriría una caja de pandora de guerra entre sectas. Y los errores se acumularon en forma de crear Isis con su torpeza porque desbandaron las fuerzas armadas mandando a la calle a soldados entrenados y disciplinados, en vez de usarlos para mantener el orden, que luego se unirían en las milicias, además reforzadas por el hecho de que reunieron a todos los prisioneros en un gran campo de concentración que se tornó en un lugar de adoctrinamiento, cohesionamiento y entrenamiento.

¿Y qué tiene que ver esto con los errores en Afganistán? Pues que invadieron el país equivocado (que peligro nuestra vecindad con Venezuela…) y en vez de concentrarse en desmontar la maquinaria de guerra Talibán que con el apoyo de Pakistán (y de los americanos mismos que los armaron en su lucha con la USSR) se construyó en Afganistán, ella si relacionada con Alquaeda (con  la cual SHussein no tenía absolutamente nada que ver), se dedicaron a destruir a Irak con la excusa mentirosa de las armas de destrucción masiva que claro no aparecieron; de manera que los millones de muertos heridos y desplazados no pasaron de ser una distracción para los criminales de guerra Bush y Blair. En forma tal que cuando intentaron concentrase donde tocaba ya esa maquinaria se había infiltrado y fortalecido por todo el país en forma irreversible.

Además, así como no fueron capaces de aprender las lecciones históricas de la experiencia de chinos y franceses en Vietnam, tampoco aprendieron de las de británicos y rusos en Afganistán: enfrentar a un aguerrido pueblo fieramente nacionalista en su tierra no es tan simple como tumbar gobiernos democráticos e imponer dictaduras (arrodilladas que les economizan las invasiones) en América Latina.

Y la misma historia que Vietnam apoyando a otra dictadura corrupta incompetente y represiva[3].  De manera que los 2U$ trillones se fueron por un sifón y cuando después de creer ingenuamente en promesas de los talibanes, llegando a un acuerdo con ellos en Doha a espaldas de Kabul, se retiraron, tanto ejercito como gobierno se derrumbaron como un castillo de naipes.

Probablemente los Talibanes son inderrotables en su propio terreno y es muy difícil poner a funcionar instituciones democráticas en Afganistán; y el corrupto gobierno en Kabul no tenía mayores posibilidades de sobrevivencia, pero un esfuerzo demoledor en Afganistán en vez de en Irak, y una estrategia mejor diseñada de nation building alcanzando las comunidades rurales que siempre han apoyado los Talibanes, fortaleciendo gobierno y ejércitos afganos mas antes de dejarlos a la merced de los Talibanes, así como retirarse en invierno y no en verano para abrir un margen, hubieran podido mejorar la posición del gobierno frente a los Talibanes. En qué grado el esfuerzo por impedir que estos convirtieran de nuevo a Afganistán en una plataforma para el terrorismo islámico fracasó, lo muestra los ataques a las cercanías al aeropuerto de Kabul repleto de familias desesperadas por escapar, llevados a cabo por un grupo que muestra a que grado de salvajismo puede llegar el fundamentalismo islámico, ISIS K, capaz incluso de atacar pabellones de maternidad y escuelas de niñas.

Desde luego debe reconocerse que en un país en el que buena parte de la población son sunitas que ve en la implementación de la sharia law una defensa de su medieval religión, es extremadamente difícil construir una democracia moderna. Lo cual plantea un problema más de fondo ¿es posible estabilizar una democracia en un país islámico? ¿Es la premodernidad de Islam insuperable? Turquía sería el caso de mostrar salvo que un nacionalismo extremo (que condujo al canalla y criminal genocidio armenio) siempre ha sido una amenaza, de lo cual la dictadura de Erdogan es una muestra. Pero el problema de fondo es la visión reduccionista de la teoría y la ideología de la modernización que aseguraba que con solo que los países de la periferia tercer mundista siguieran a los del centro industrializado en el proceso modernizador, industrialización, liberalización, democratización, secularización, burocratización, tecnocratizacion (Weber), ellos alcanzarían las condiciones de vida de estos últimos. Eso exacerbado en la ideología de la globamericanizacion (todos seremos felices cuando vivamos como los americanos) y la neoconservadora exportadora de la democracia, condujo a desastres como Irak y Afganistán, además de la desilusión de la primavera árabe. O a la confusión neoliberal acerca de un proceso como el chino en el que el crecimiento inclusivo tuvo lugar a altísimos niveles de regulación de los mercados y coordinación de la inversión, y no fue seguido automáticamente por una democratización (confusión utópica neoliberal sobre el fin de la historia, simétrica a la de la marxista ante la no inminencia del derrumbe del capitalismo y la dictadura del proletariado).

La similitud de las fotos de helicópteros rescatando americanos y colaboradores de las dos embajadas, y de multitudes de estos tratando de penetrar la embajada en Saigón y el aeropuerto y los aviones en Kabul, no es simplemente fotográfica, se trata de las consecuencias de la misma incapacidad de entender los problemas de los países que invaden para imponer su democracia. Además de otra similitud obvia: la monumental transferencia de recursos a la industria militar y demás actividades cuya demanda y rentabilidad es mantenida por estas aventuras bélicas, lo cual en Irak explotó en la privatización corrupta de la seguridad (y la logística) en la forma de contratistas de la rosca de Rumsfeld que cometieron los peores vejámenes contra los iraquíes.

____________

[1] El ministro de agricultura hablaba de la dificultad de recuperar la productividad en paisajes lunares. Para no hablar de las consecuencias en deformaciones genéticas del criminal uso del orange agent.

[2] Contra toda la propaganda falseando la situación, SHussein y OBinLaden estaban lejos de conformar una alianza, a pesar de ser ambos sunitas; y el primero no tuvo absolutamente nada que ver con 9 11. Peor aún 9 11 fue resultado de la acción de nacionales de Saudi Arabia, su aliado en Oriente medio, donde difunde el fanatismo fundamentalista de su secta Wahhabista a través de multitud de madrassas, además de financia el programa nuclear y el terrorismo pakistaníes.

[3] Como también en Irak, esa vez chiita, cuando multitud de militares sunitas se estaban aglutinando en milicias, una guerra que acabo de diezmar Irak

https://www.sur.org.co/de-saigon-75-a-kabul-21/

 

21.32.-¡Se cayó el Piso! BEETHOVEN HERRERA

La Corte declaró inconstitucional el artículo 193 del Plan de Desarrollo (2018-2022) que creó el Piso de Protección Social.

La Corte Constitucional declaró inconstitucional el artículo 193 del Plan de Desarrollo (2018-2022) que creó el Piso de Protección Social por considerar que esa norma rompe la unidad de materia y determinó que debe ser regulado mediante un procedimiento ordinario.

29 ago 2021.- Según los demandantes la inclusión de ese mecanismo en el Plan de Desarrollo constituía una reforma pensional “por la puerta de atrás” sin que hubiera pasado por el proceso de concertación que por mandato constitucional deben recorrer las políticas sociales y laborales en la Comisión Tripartita de Concertación.

La norma demandada establecía que “Las personas que tengan relación contractual laboral o por prestación de servicios por tiempo parcial y que perciban un ingreso mensual inferior a un (1) salario mínimo legal vigente (SMLV) deberán vincularse al Piso Mínimo de Protección Social”.

Por esa vía esas personas quedaban adscritas al Régimen Subsidiado de Seguridad en Salud, a los Beneficios Económicos Periódicos (BEPS) para la protección en la vejez y un Seguro inclusivo amparaba al trabajador de los riesgos laborales.

Los efectos de este fallo se difieren hasta junio de 2023 para no afectar a quienes se han vinculado y la sentencia permite tramitar una nueva ley específica, pues la Corte se abstuvo de fallar sobre el fondo de la materia demandada. Además, reconoce que “dicho mecanismo obedece a la necesidad de incluir a población vulnerable a un sistema”.

La Corte se inhibió de emitir pronunciamiento respecto de los cargos formulados en la demanda por desconocimiento de los artículos 48 y 93 de la Constitución y de la Convención Americana de Derechos Humanos, Económicos Sociales y Culturales.

El fallo establece que la ley que aprueba el Plan Nacional de Desarrollo solo debe contener disposiciones instrumentales para impulsar el cumplimiento del Plan y concluyo que “tal relación no era directa ni inmediata”. Y concluyó que “en cuanto el Piso de Protección Social es una disposición del sistema de seguridad social de índole transversal debería ser regulada mediante un procedimiento legislativo ordinario”.

Según la Corte, ese mecanismo “no busca impulsar el cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo y no constituye una autorización de recursos o apropiaciones para la ejecución de este”.

La magistrada Diana Fajardo Rivera y el magistrado Jorge Enrique Ibáñez Najar salvaron su voto porque, a su juicio, la disposición acusada sí guarda relación directa con los programas y proyectos del Plan Nacional de inversiones que a su turno instrumentalizan las metas, estrategias y objetivos comprendidos en el Plan Nacional de Desarrollo. Y agregaron que “el establecimiento de medidas de protección social enfocadas en poblaciones especialmente vulnerables constituyen el cumplimiento de una obligación constitucional”.

El magistrado Alberto Rojas, en cambio, compartió la decisión final pero no las razones del fallo, pues consideró que “fue evidente la violación del principio de unidad de materia pues se modificó el sistema pensional a través de una disposición del Plan Nacional de Desarrollo”. Y sostuvo que “la decisión no justificó debidamente el plazo conferido hasta 2023”.

De modo que al no haber fallo de fondo no es improbable que se intente revivir ese instrumento en una nueva ley.

https://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/se-cayo-el-piso-beethoven-herrera-valencia-555672

21.31.-De Saigón a KabulDANIEL GARCÍA-PEÑA

Con el colapso de Kabul, las referencias a la caída de Saigón en 1975 se volvieron recurrentes. La increíble similitud en las imágenes de la caótica evacuación, aún en progreso, con lo sucedido hace 46 años hace la comparación inevitable. La estruendosa derrota de Estados Unidos en la Guerra de Afganistán ineludiblemente invoca su debacle en la Guerra de Vietnam. Al propio Secretario de Estado Blinken le tocó salirle al paso al asunto, dictaminando: “esto no es Saigón”.

23 ago 2021.-  Efectivamente, se trata de dos realidades muy distintas, empezando por las características de cada país: Vietnam es pequeño y muy poblado (331 mil km2, 98 millones), mientras que Afganistán es más extenso y con menos habitantes (665 mil km2, 35 millones). Para Estados Unidos, la Guerra de Vietnam duró casi nueve años (enero 1965-noviembre 1973) y la de Afganistán casi veinte (octubre 2001-agosto 2021). Los escenarios de combate fueron incomparables: las junglas tropicales de Vietnam vs las montañas desérticas de Afganistán. En la Guerra de Vietnam, participaron en total 2,7 millones de soldados estadounidenses, alcanzando un tope de 550 mil en 1969 y murieron 58.220; en la Guerra de Afganistán pelearon 800 mil soldados, llegando al tope de 110 mil en 2011 y murieron 2.448. En ambas guerras, las pérdidas humanas fueron mucho mayores para las poblaciones locales: entre civiles y militares murieron 3,4 millones de vietnamitas y 113 mil afganos.

También hay diferencias en los contextos nacional e internacional de cada conflagración. Mientras la Guerra de Vietnam ocupó un lugar central en el debate público en Estados Unidos y generó mucha oposición y protestas, la Guerra de Afganistán contó con apoyo bipartidista y fue relativamente ignorada, relegada a un segundo plano por la Guerra de Irak, que sí ocupó la atención de la opinión pública y tuvo oposición. Por otra parte, en Vietnam, Estados Unidos peleó solo, mientras que en Afganistán contó con el concurso de la OTAN, con tropas del Reino Unido, Australia y Canadá, aunque al final también se fue quedando solo.

En muchos sentidos, el colapso de Kabul fue aún peor que el de Saigón. En Vietnam las tropas estadounidenses salieron en noviembre 1973 y Saigón cayó en abril 1975, es decir, un año y medio después; en Afganistán, la caída de Kabul fue quince días antes de la fecha fijada para el retiro final de las tropas gringas. Mientras el Vietcong, con sus aliados norvietnamitas, ganaron la guerra a plomo, con una ofensiva final cruenta, el Talibán logró hacerse al poder prácticamente sin derramar sangre, mediante acuerdos con líderes tribales y ofertas de amnistía. El ejército de Vietnam del Sur, entrenado y equipado por Estados Unidos, dio la pelea hasta el final, mientras que el ejército afgano, también entrenado y equipado por Estados Unidos, puso poca resistencia y prácticamente se esfumó, así como el gobierno de Ashraf Ghani, elegido en 2019 con 920.000 votos, menos del 10% del censo electoral, se desplomó como un castillo de naipes.

Pero pese a las muchas diferencias y particularidades, lo cierto es que ambas guerras representan derrotas contundentes para Estados Unidos, tanto a nivel militar como geoestratégico, con sus respectivos impactos, en lo inmediato y a mediano y largo plazo.

En el caso de Vietnam, la derrota tuvo repercusiones profundas en la política exterior, llevando a Nixon a promover la distensión con la URSS y la apertura de relaciones con China; a Carter a no intervenir en Nicaragua, Mozambique o Angola, repliegue estadounidense conocido como el síndrome de Vietnam; y a Reagan a solo utilizar tropas para invadir Grenada. No fue sino hasta los noventa (Guerra del Golfo, Somalia) y sobre todo después del 11 de septiembre, que Estados Unidos volvió a acudir de manera prioritaria a la intervención militar.

Es aún demasiado temprano para medir los efectos de la derrota en Afganistán. La decisión de Biden de retirar las tropas era inevitable y fue la correcta. No obstante, por la forma calamitosa en la cual se siguen desenvolviendo los hechos, sin duda pagará un alto costo político, pese a que el fiasco es responsabilidad compartida con Trump, Obama y Bush, así como a Ford le tocó pagar los platos rotos de Nixon y Johnson.

Lo cierto es que tras la derrota en Vietnam ni Tailandia ni Indonesia ni Filipinas se volvieron comunistas como pregonaba la teoría del dominó de ese entonces. Más bien, con los años Vietnam se convirtió en socio comercial de Estados Unidos y hoy es un destino para los turistas gringos; muchos veteranos de esa guerra se preguntan para qué sirvió tanto sacrifico. En relación con lo que pueda suceder con Afganistán, mucho dependerá si el Talibán retornará a sus viejas prácticas fundamentalistas u optará por buscar legitimidad internacional para evitar el estatus de paria que se ganó en los noventa, como hasta ahora lo han expresado sus voceros.

El solo hecho que la caída de Kabul haya sucedido 46 años después de la de Saigón es muestra fehaciente de que Estados Unidos no aprendió la lección de la derrota en Vietnam: la intervención militar no sirve, la superioridad en armamento y tecnología no se traducen en más poder o influencia, los pueblos son más fuertes y resilientes que los intentos de imponerles a la fuerza sistemas ajenos de gobierno. ¿Será que ahora, con este nuevo tramacazo aún más colosal, por fin, aprenderá la lección?

danielgarciapena@hotmail.com

* Profesor de la Universidad Nacional de Colombia y director de Planeta Paz.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/daniel-garcia-pena/de-saigon-a-kabul/

21.30.-Avalancha de presidentes convictosCRISTINA DE LA TORRE

¿Será Colombia el lunar entre los 11 países de América Latina que en dos décadas han procesado a 20 mandatarios por corrupción y por violación de derechos humanos? ¿Prevalecerá la Fiscalía, que pide cerrar investigación contra el expresidente Uribe por supuesta manipulación de testigos que lo vincularían al paramilitarismo de Antioquia y a la creación del Bloque Metro, sobre los 1.554 folios de pruebas y argumentos que la Corte Suprema consolidó sobre el caso, tras seis años de investigación? Grande paradoja sería este entrampamiento de la justicia en el país que entre sus pares funge como democracia estable; así consista ella apenas en combinar elecciones regulares con violencia armada como modus operandi de la política.

17 ago 2021.- Renunciados esos presidentes, o prófugos de la justicia o tras las rejas, desnuda Latinoamérica su cansancio con el abuso ancestral de gobernantes elegidos que agitan el sable y llenan su faltriquera en la impunidad. ¿Y Colombia?

Un alud de interceptaciones legales, testimonios, inspecciones técnicas a cárceles, grabaciones y chats le permitió a la Corte Suprema concluir que “la prueba indiciaria es absolutamente clara, inequívoca y concluyente de (la condición de Uribe) como determinador”. Pero la Fiscalía nada ve o se finge ciega para pedir la preclusión del proceso dizque por falta de pruebas. Pese a que los delitos contemplados aquí pertenecen a la misma gama de los hallados en el vecindario, y hasta pueden desbordarla.

Tras la condena de 25 años de prisión a Alberto Fujimori por corrupción y por ordenar el asesinato de 25 personas, en Perú se investiga a seis de los últimos siete presidentes. También Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Kuczynsky dieron con la cárcel, y ya Matín Vizcarra la olía. Alan García se suicidó a dos pasos de su detención. En Ecuador, Lucio Gutiérrez y Rafael Correa (condenado a ocho años de prisión) son prófugos de la justicia. También huyó de la fiscalía boliviana Sánchez de Lozada, mientras Jeanine Añez paga condena por sedición y terrorismo. Ricardo Matinelli fue detenido en Panamá por espionaje a la oposición y por corrupción. En Brasil perdió su libertad durante años Lula da Silva y su sucesora, Dilma Roussef, la silla presidencial. La fiscalía de México cierra el cerco contra Peña Nieto. Y en Argentina Carlos Menem pagó cárcel por tráfico de armas y por corrupción; a Cristina Fernández la investigan por enriquecimiento ilícito de ella, de su esposo (también presidente) y de la familia en pleno.

Guatemala es caso aparte. A una orden de detención de la fiscalía renunció a la presidencia Otto Pérez Molina. El hecho es epílogo de una investigación de Naciones Unidas presidida por Iván Velásquez, exmagistrado de la Corte Suprema de Colombia, que señaló el mismo destino para centenares de figuras públicas y otros tres expresidentes del país. Hubo conmoción en el continente. Y ésta derivó en manifestaciones multitudinarias en Guatemala contra el decreto del presidente Jimmy Morales que expulsaba del país al investigador. Es que el propio hijo del Ejecutivo y su hermano habían caído en desgracia por lavado de dinero y fraude. Velásquez, astro de la Corte Suprema contra la parapolítica en Colombia, fue blanco codiciado de la celada que el Gobierno de Uribe le tendió al alto tribunal. Venía él de enfrentar la mafia de Escobar y la parapolítica en Antioquia.

Aun contra la saga del subcontinente que pone en cintura la impunidad amparada en el abuso de poder, porfía nuestra Fiscalía en negar evidencias judiciales para sabotear el pronunciamiento de la justicia en un Estado de derecho. La esperanza es que prevalezca el rigor de la Corte Suprema sobre la chapucería políticamente interesada de la Fiscalía. Emular conquistas como las de Iván Velásquez, el valiente, y respirar un día mejores aires.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/cristina-de-la-torre/avalancha-de-presidentes-convictos/

  • 21.29.-Bienvenido el Nuevo Liberalismo PATRICIA LARA
  • Colombia: ¿violencia política sin fin? CRISTINA DE LA TORRE

Jorge Orlando Melo: “Razones de la guerra”. Ed. Happy Books

Nosotros hemos sostenido durante años que hubo convivencia del Estado con el paramilitarismo, pero es diferente que lo digan las víctimas a que lo diga el directo y máximo responsable”.

10 ago 2021.- Estas palabras de Paola García, cuyos padres fueron asesinados por paramilitares, dan categoría política al reconocimiento de Mancuso —jefe de aquellos victimarios— de los crímenes cometidos. A la confirmación de su alianza con empresarios, hacendados, políticos y militares, que gestó la parapolítica: tuvimos, dijo, alcaldes, gobernadores, congresistas y hasta presidente alcanzamos a ayudar a nombrar. No avanzó nombres ni precisiones. Rodrigo Londoño, comandante de las extintas Farc, reconoció que, pese a sus anhelos de justicia social, los ataques de esa guerrilla a la Fuerza Pública desataron “ríos de sangre” entre civiles. Aunque genérica, más exculpatoria que contrita, la confesión de personeros supremos del horror abre avenidas a la verdad plena del conflicto. Y revela el tejido de justificaciones morales y políticas con el que quisieron legitimar su violencia.

Elocuente ilustración al seguimiento de la ideología que animó a los contendientes, expuesta con maestría a la luz de los acontecimientos por Jorge Orlando Melo en su último libro Colombia: las razones de la guerra. Para el autor, la violencia es elemento central de la historia de Colombia. Tres ideas entresacadas de la obra:

En la violencia más reciente, entre 1950 y 2016, la justificación ideológica de la guerrilla se afirmó en la existencia de una sociedad injusta y antidemocrática que era preciso cambiar. El Estado legitimó su violencia argumentando lazos de los alzados con una conspiración internacional. La propaganda de los gobiernos trocó la violencia rural entre colombianos en el producto magnificado de una conspiración foránea. Y el paramilitarismo, firme aliado de terratenientes, ejerció la suya amparado en el derecho de defensa personal y dio por subversiva toda movilización social.

La izquierda insurrecta se justificó en el derecho de rebelión contra el tirano y la democracia restringida del Frente Nacional, que asimiló a las dictaduras militares de la región. A la acción armada contra el Estado sumó la guerrilla crímenes horrendos como el secuestro y el fusilamiento por “traición” de disidentes políticos en sus propias filas. Respondió el establecimiento con un reformismo pobretón, pero sobre todo con una cruzada anticomunista envolvente (que hoy renace con vigor inusitado). Elemento central de esta violencia fue la alianza contrainsurgente y acaparadora de tierras entre políticos, hacendados, narcotraficantes y uniformados, que ya Mancuso señalara como germen del paramilitarismo.

Sostiene Melo que el choque entre guerrillas y paramilitares —con apoyo del Estado y de amplios sectores sociales— explica la larga duración del conflicto colombiano y las formas de violencia extrema que adoptó. Si bien no se justifica ya un proyecto político paramilitar ni el insurreccional de la guerrilla, 70 años de conflicto armado arrojan un país más inclinado a la derecha, a reformas de epidermis que no toquen la ortodoxia capitalista. Y concluye: quienes propendan al cambio deberán abrevar en el núcleo del individualismo ilustrado de los derechos del hombre y el ciudadano; en la búsqueda de la sociedad libre, igualitaria y creativa que el propio Marx había retomado de Locke y de Rousseau. Con proyecto de reformas creíble expresado en lenguaje que defina claramente recursos, mecanismos y procesos.

Quedaría demostrado que la violencia sólo conduce a más violencia y al refinamiento de los mecanismos de dominación. Lo que se infiere, entre otras, de la tibia pero inédita contrición de Mancuso y Londoño. Tras la paz con las Farc, la verdad trae nueva esperanza del fin de la violencia.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/cristina-de-la-torre/colombia-violencia-politica-sin-fin/

21.29.-Bienvenido el Nuevo Liberalismo PATRICIA LARA

Recuerdo a Luis Carlos Galán, vestido con ese saco jaspeado en tonos verdes que tanto le gustaba, contándome que iba a recorrer el país porque quería promover una nueva manera de hacer política, en la que el clientelismo y las trapisondas brillaran por su ausencia.

13 ago 2021.- Lo veo, casi todos los jueves o viernes, saliendo de afán de las oficinas de la revista Nueva Frontera, dirigida por el expresidente Carlos Lleras y codirigida por él, luego de dejar su columna escrita a mano con esa letra suya que siempre se inclinaba hacia arriba: iba a montarse en un jeep viejo para ir con su primo Alfonso Valdivieso a recorrer Santander, su departamento, y a pregonar su nueva forma de hacer política. Así fue fundando su movimiento, el Nuevo Liberalismo, y librando las más duras batallas, la última de las cuales, contra el narcotráfico y su penetración en la política, los llevó a la muerte a él y al ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, su segundo al mando en el movimiento.

Ahora, la Corte Constitucional le dio vía libre a la resurrección del Nuevo Liberalismo, partido que oxigenará la política y, sobre todo, servirá de refugio a las ideas liberales que tienden a quedar asfixiadas entre la izquierda extrema y el neoliberalismo, que nada tiene que ver con el liberalismo de verdad, ese que pregonaban el general Uribe Uribe, Alfonso López Pumarejo y Jorge Eliécer Gaitán, ese que respeta de manera absoluta la libertad de pensamiento y opinión, ese que se sitúa a años luz de cualquier forma de dogmatismo y propugna un país equitativo y menos desigual.

El aterrizaje del Nuevo Liberalismo en la política nos alegra a los liberales irremediables que nos entristecemos por el rumbo que tomó el viejo Partido Liberal, no soportamos la peleadera entre los verdes y los del Pacto Histórico, y seguimos creyendo, como lo repetía el doctor Carlos Lleras Restrepo, que el liberalismo era y debe ser una coalición de matices de izquierda.

Por eso es una muy buena noticia que los hermanos Galán quieran construir un Nuevo Liberalismo en el que no solo militen dirigentes como ellos o Rodrigo Lara Restrepo, sino que esté abierto a nuevas figuras e inviten a participar en él a un verdadero liberal en el sentido filosófico de la palabra, a un ingeniero, economista y humanista de la estatura intelectual y ética del exministro y rector de la Universidad de los Andes: Alejandro Gaviria.

Y es una magnífica noticia también que Juan Manuel Galán insista en que Gaviria y la excandidata Íngrid Betancourt participen en la Coalición de la Esperanza. Así, en la consulta interna que esa coalición planea hacer en marzo, tomaría parte un interesante grupo de candidatos que estimularía que esa consulta fuera la de mayor votación.

De ellos saldría el candidato único del centro a la Presidencia. Ese atractivo abanico estaría integrado, entre otros, por Sergio Fajardo, Juan Manuel Galán, Alejandro Gaviria, Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo, Íngrid Betancourt y Jorge Robledo, quien se equivoca al vetar a Gaviria, no solo porque vetaría a un candidato extraordinario, sino porque al hacerlo se arriesgaría a que, al final, el vetado fuera él.

De modo que si la política se enrumba en esa dirección y si los votos sumados de la Coalición de la Esperanza superan los del Pacto Histórico, Petro podría reflexionar y generar movimientos telúricos que garantizaran el triunfo del centroizquierda en la primera vuelta.

Soñar no cuesta nada, ¿verdad?

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/patricia-lara-salive/bienvenido-el-nuevo-liberalismo/

  • 21.28.-La Iglesia y la eutanasia MAURICIO CABRERA
  • Estallido social reclama reforma constitucional con consulta popular RODRIGO UPRIMNY
  • “Armas a la basura, vida más segura”  – PATRICIA LARA

Qué lejos estamos de la época en que el profesor Antanas Mockus pregonaba que “la vida es sagrada”, emprendía como alcalde de la capital una campaña de vacunación contra la violencia, promovía el desarme total y canjeaba las armas que estaban en poder de la gente por bonos que servían para comprar en distintos almacenes mercados, ropa y útiles escolares.

6 ago 2021.- Ahora es otro tiempo, estamos ante otra pedagogía: la de que “el que la hace la paga”, cuando todos los días vemos que, salvo muy contadas excepciones, eso no ocurre. Ahora nos quieren convencer de que la violencia se frena con más violencia y nos encontramos ante el hecho de que dos miembros del partido de gobierno, la senadora María Fernanda Cabal y el representante a la Cámara Christian Garcés, muy seguramente apoyados por su bancada, insisten en presentar un proyecto de ley que flexibiliza y facilita el porte de armas en este país al que no le cabe una más. Aquí, donde lo único sensato es promover masivamente políticas del estilo de las de Mockus, para que la vida, de verdad, se considere sagrada.

Ese proyecto busca, por supuesto, echar para atrás el Decreto 2515 de 2015 de la administración Santos, que ordenó la suspensión general de los permisos de porte de armas en Colombia.

La argumentación que los congresistas Cabal y Garcés dan en favor de la norma que pretenden imponer es la misma de siempre: que ha aumentado la delincuencia en la ciudad y en el campo y que la gente tiene derecho a defenderse. En lugar de ello, deberían propugnar porque las fuerzas de seguridad fueran de verdad efectivas en el cumplimiento de sus funciones y defendieran a las personas de los peligros que las acechan. Porque ese argumento, el de la defensa y la justicia por mano propia, es el mismo que llevó al nacimiento y la expansión del paramilitarismo, el cual generó decenas de miles crímenes y de atrocidades inenarrables: desmembramientos, mutilaciones, empalamientos, etc.

Por otra parte, si no tienen en cuenta las incontrovertibles estadísticas sobre el impacto positivo del desarme en la disminución de homicidios (por ejemplo, en el mes en que el entonces alcalde Mockus decretó el desarme, se redujeron las muertes violentas en un 22 %), los congresistas uribistas deberían pensar en las horrendas masacres que ha habido en la historia de Estados Unidos por la permisividad absurda que existe en ese país para el porte de armas. Por ejemplo, según una investigación publicada en el 2013 en el Journal of Human Resources, se sabe que entre 2000 y 2010, cuando más de 20 estados de ese país aprobaron leyes que ampliaron la justificación legal para el uso de armas en defensa propia, los homicidios aumentaron un 8 % y la medida no tuvo poder disuasivo sobre los hurtos y las agresiones. Es que es obvio: si a usted le van a robar el celular y desenfunda un arma, lo más probable es que se lo roben y lo maten. Pero si va desarmado, lo más seguro es que sólo lo roben. Si se embarca en una pelea y su contendor está borracho y armado, es muy probable que a usted lo mate. En cambio, si está desarmado, apenas le pega.

Así que lo que hay que hacer, en vez de estimular el porte y uso de armas, es promover el desarme y volver al lema de Mockus, de “armas a la basura, vida más segura”. Y lo que los congresistas Cabal y Garcés tendrían que considerar, más bien, es pedirle al profesor Antanas que les dé un cursito de cultura ciudadana.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/patricia-lara-salive/armas-a-la-basura-vida-mas-segura/

21.28¿La Iglesia y la eutanasia MAURICIO CABRERA

El comunicado de los obispos rechaza la eutanasia, pero es positivo su espíritu de diálogo.

 Vuelve a agitarse el debate sobre la eutanasia en Colombia, esta vez por cuenta del avance de una nueva sentencia de la Corte Constitucional y de la sorpresiva respuesta de los obispos colombianos. Ambas abren nuevas esperanzas para personas y familias enfrentadas a situaciones dolorosas e irreversibles.

2 ago 2021.- La Corte reiteró su posición de que toda persona tiene la libertad y el derecho a elegir una muerte digna, y que el personal médico que lo ayude a morir no comete un delito cuando se cumplen ciertos requisitos. El avance de la nueva sentencia consiste en ampliar los casos en que puede solicitarse la eutanasia, permitiéndolo también a pacientes con enfermedades incurables, aunque no terminales, como por ejemplo el Alzheimer.

Las reacciones frente a la nueva doctrina eran previsibles. De una parte, aplausos de quienes propugnan por un Estado donde no se imponga a nadie vivir según las creencias de otros, por respetables que sean; de otra, críticas de quienes piensan que la vida de los demás debe sujetarse a su propia fe.

Paradójico que así como en Estados Unidos algunos de los más fieros opositores al aborto son los más fervientes partidarios de la pena de muerte, acá algunos de los opositores a la eutanasia propugnen también por el porte de armas con la posibilidad de matar a otros. Para estas personas uno no puede disponer de su propia vida, pero si de la de los demás.

El comunicado de los obispos rechaza la eutanasia, pero es positivo su espíritu de diálogo que ni menciona el usual argumento de que Dios es el único que puede decidir sobre la vida y la muerte. Después de mucho siglos en que la Iglesia se alió con los poderes terrenales para matar por sus propias manos –como en la Inquisición- o justificar que los gobiernos mataran, carecía de sentido invocar ese argumento.

Por el contrario su posición es plantear consideraciones sobre el tema para contribuir al diálogo “en medio de la realidad democrática y pluralista de nuestra nación”. En el espíritu de misericordia que ha predicado el Papa Francisco señalan que las condiciones de grave enfermedad “deben afrontarse con profunda delicadeza y respeto, ya que son situaciones dolorosas, que ponen a prueba a la persona en su integridad y a su entorno familiar”.

Se destaca también el llamado a la solidaridad y el cuidado de los enfermos, por la familia, pero, sobre todo, por el deber del Estado de brindar los cuidados paliativos, especialmente a los más pobres. Su esperanza es que esta solidaridad haga declinar la intención de terminar con la propia vida.

En mi modesta opinión el rechazo tajante de los obispos es a la eutanasia impuesta por terceros, lo que comparto, pero que se han acercado a conceptos teológicos como el de Hans Küng, quien sostiene que Dios nos ha dado la libertad hasta para decidir sobre nuestra propia muerte.

https://www.portafolio.co/la-iglesia-y-la-eutanasia-opinion-mauricio-cabrera-galvis-554628

21.28.-Estallido social reclama reforma constitucional con consulta popular RODRIGO UPRIMNY

El estallido social de los últimos meses ha generado una paradoja: vivimos una especie de “momento constituyente”, pero que, contrariamente a lo que sucedió en Chile, no debería llevar a una nueva Constitución sino a una revigorización popular de la Constitución existente. Explico la paradoja y su posible solución.

8 ago 2021.- Los momentos constituyentes son coyunturas extraordinarias en que una sociedad necesita y busca una reformulación del pacto social expresado en la Constitución. Son entonces momentos en que la ciudadanía no se comporta en forma ordinaria, a través de los canales institucionales y electorales rutinarios, sino que irrumpe como un poder constituyente que reclama un nuevo pacto social. Ciertos rasgos suelen ser comunes a estos momentos constituyentes: una fuerte movilización ciudadana, que reclama cambios profundos, mientras las instituciones ordinarias parecen bloqueadas.

La actual coyuntura colombiana presenta muchos de esos rasgos. Vivimos la mayor movilización social y ciudadana de las últimas décadas. Y aunque las demandas son múltiples, todas apuntan a una transformación social profunda. Pocas veces la credibilidad de las instituciones había sido tan baja, en especial entre los jóvenes. Además, el Gobierno no ha respondido democráticamente a esas movilizaciones, lo cual incrementa el desencuentro entre la ciudadanía y las instituciones.

Pareceríamos vivir entonces un momento constituyente. Sin embargo, la mayor parte de la ciudadanía considera que la Constitución de 1991, que nació de otro momento constituyente en los años 90, sigue siendo, a pesar de sus contrarreformas, un marco jurídico apropiado. Además, las actuales circunstancias, con una polarización intensa, no parecen favorables para lograr una Constitución como la de 1991 que, con todas sus limitaciones, es un pacto de ampliación democrática que la ciudadanía se ha apropiado.

¿Cómo superar esta paradoja de que vivamos un momento constituyente pero que no debería conducir a una nueva Constitución? Una posible salida es una decisión del pueblo que impulse las transformaciones sociales que Colombia requiere, pero de manera tal que ese pronunciamiento popular, en vez de poner en riesgo la Constitución de 1991, conduzca a su actualización y a la superación de sus limitaciones y problemas de implementación.

La propuesta de la minga de una consulta popular de iniciativa popular puede ser ese instrumento, pues es un mecanismo de participación ciudadana en que el pueblo se autoconvoca para pronunciarse sobre unos temas a partir de unas preguntas precisas. Este pronunciamiento popular es vinculante y las autoridades nacionales, como el Congreso y el presidente, deben cumplirlo, si la consulta gana y supera el umbral. La consulta no puede reformar la Constitución, pero en cierta forma la vigoriza y actualiza pues puede impulsar transformaciones profundas.

El camino para lograr que esta consulta popular sea exitosa y constituya una salida democrática al estallido social no es nada fácil. En particular, es necesario que esta iniciativa de la minga se abra a otros actores y se vuelva una propuesta que recoja las principales demandas ciudadanas expresadas en las movilizaciones, como por ejemplo asegurar una renta básica a quienes están en la pobreza, mejorar efectivamente el empleo y la educación para los jóvenes, o lograr un pacto fiscal para un sistema tributario justo. Pero esas mismas dificultades son virtudes, pues obligan a mantener la movilización ciudadana y a avanzar en la búsqueda de consensos amplios a favor de las necesarias transformaciones sociales que Colombia requiere para ser verdaderamente democrática, igualitaria, incluyente y diversa, como lo proclama nuestra Constitución.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/rodrigo-uprimny/constitucion-consulta-popular-y-estallido-social/

  • 21.27.-Tributaria, en busca de los recursos perdidos… BEETHOVEN HERRERA
  • Eternos desplazados – MARÍA ISABEL RUEDA

¿Cuál es el grado de fidelidad, de infiltración o venta al enemigo de nuestras

Apenas digeríamos el horror de los exmilitares colombianos que se prestaron a la misión de asesinar al presidente de Haití cuando nos cayó otro baldado de agua fría: el del capitán retirado y pensionado del Ejército Andrés Fernando Medina Rodríguez, quien dirigió el ataque con carro bomba contra la Brigada 30 del Ejército el 15 de junio en Cúcuta, además como un señuelo para que el presidente Duque se desplazara a la zona, y atentar contra su vida.

25 jul 2021.- Rápidamente el fiscal Francisco Barbosa y su equipo desentrañaron los misterios de esta misión. Los francotiradores se instalaron perfectamente para disparar contra el helicóptero del presidente Duque, gracias a los conocimientos del capitán Medina, alias el Capi, como piloto de Black Hawk. Revela, incluso, que hubo que comprar policías para los preparativos.

Pero lo que más enreda al ‘Capi’ es el video que en el episodio del carro bomba en la Brigada 30 había grabado con su teléfono: “Aquí están los gringos; aquí, los generales; aquí, el comandante de la Brigada; allá funciona la inteligencia”; y “abuelita, en aquella esquina dejaremos el paquete” (lugar exacto donde el carro bomba explotó).

Un capitán hasta hace poco activo, y que actualmente recibe pensión del Ejército, tuvo la sangre fría de atentar contra sus compañeros, con quienes mantenía lazos de familiaridad, a juzgar por la facilidad con la que entraba y salía de la Brigada 30, lo cual nos obliga a hacer una profunda reflexión. ¿Cuál es el grado de fidelidad, de infiltración o de venta al enemigo de nuestras fuerzas de seguridad?

Es obvio que el capitán Medina, perpetrador principal, no es el autor intelectual de los dos atentados. Una organización muy poderosa se encuentra detrás y cualquier cosa que podamos aventurar sobre su identidad se queda corta. El complot puede haber tenido origen desde en un plan internacional línea ‘revolución molecular disipada’, que por ahora ha producido más burla que susto, hasta en una alianza Farc-Eln, o en cada uno actuando por su lado; o en todos aliados con el Gobierno de Venezuela, en el marco del negocio del narcotráfico.

Pero, además, entender por qué un soldado colombiano, al que le inculcan el honor y la defensa de la patria antes que el hábito de lavarse los dientes, termina o dejándose infiltrar o vendiéndose al mejor postor una vez se produce su retiro de la institución es en lo que deberían concentrarse nuestras reflexiones.

Recientemente el ministro de Defensa, Diego Molano, me explicaba que un año antes de su retiro comienza la preparación del soldado para su vida por fuera de la institución, luego de 20 años de servicio. Se les garantiza salud a él y su familia, acceso a vivienda, beneficios en cajas de compensación, dotación y recreación, una asignación de retiro de $ 1’600.000, aproximadamente, y cursos de formación del Sena.

En EE. UU. son mucho más generosos. Allá, un soldado cuenta con su salud completamente cubierta, educación gratuita, pensión del 40 % de su sueldo, descuentos tributarios, rebajas en grandes cadenas y preferencias en licitaciones municipales, entre otras.

La cruda verdad es que un soldado en un país en conflicto bélico como Colombia ha sido preparado durante gran parte de su vida profesional para matar. ¿O acaso qué hace un francotirador entrenado luego de estar 20 años practicando ese oficio? Buscar trabajos afines en Colombia o en cualquier lugar del mundo donde le garanticen unos años más de vida profesional, a sus escasos 40 años. Retirado el soldado de su institución, esta pierde cualquier ascendiente sobre él. Seguirá la vida por su cuenta. Pero no hay antecedentes, por lo menos que yo conozca, de un oficial que, con formación de capitán del Ejército, haya estado dispuesto así no más –desde luego, muy seguramente, a cambio de una gran suma de dinero– a matar a sus compañeros soldados y a su presidente. Lo más cercano fue el caso del coronel de la policía Danilo González, pero sabíamos a quién se le vendió: al cartel de Cartago en los años 90.

¿No habrá llegado la hora de revisar a fondo qué tipo de soldados estamos devolviéndole a la sociedad? ¿Tendrán la armadura suficiente para resistir las tentaciones, las malas compañías, la jugosa invitación a genocidios o a lucrativas aventuras narcas?

Tenemos que reflexionar acerca de cómo logramos que los conceptos de honor y de patria recuperen su profundo contenido, en lugar de convertirse en mercancía que se ofrece al mejor postor en el manual mundial del mercenario. Ah. Y establecer la identidad del autor intelectual.

Entre tanto… Aunque la sentencia tiene vacíos, la Corte Constitucional por fin reconoció que somos los dueños de nuestras propias vidas; después, cada uno se entenderá, si quiere y si cree, con “aquel” del más allá.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/maria-isabel-rueda/eternos-desplazados-columna-de-maria-isabel-rueda-605650

21.27.-Tributaria, en busca de los recursos perdidos… BEETHOVEN HERRERA

La propuesta no establece tablas progresivas para el impuesto al patrimonio y resulta inconveniente que empiece desde $5.000 millones.

La nueva reforma tributaria reduciría a la mitad el impuesto de industria y comercio que se pueda descontar de renta, aportando $3,9 billones que antes sacrificaba el tesoro nacional.

25 jul 2021. – Y el impuesto de renta a las empresas se elevaría del 30 al 35 % de sus utilidades (generaría $6,7 billones, desde 2022 hasta 2025), con sobretasa del 3% para el sector financiero. Los dos anteriores aportes habían sido aceptados por la ANDI desde antes de la presentación del proyecto de Carrasquilla, pero no se incluyeron y ni siquiera se consideraron…

La aceptación de tales gravámenes es temporal -mientras dure la pandemia- y busca obviar la propuesta de la Mision de Expertos Internacionales acerca de la conveniencia de eliminar las 225 exenciones que tienen las empresas y que hacen que las tasas efectivas sean muy bajas, comparadas con las tasas nominales, calificadas con frecuencia como “expoliatorias”.

Una tarifa uniforme de 35% en renta que no diferencia entre pequeñas y grandes empresas no toma en cuenta que las empresa grandes (1% de empresas el pais) tienen capacidad de asimilar el impuesto en tanto que las PYMES, que generan más del 80% de empleo, merecerían un tratamiento tributario especial.

La propuesta no aborda la tributación de los dividendos, sobre los cuales no se pagan impuestos si no se decretan, o si se decretan en acciones, tampoco si se pagan a una empresa creada por los mismos dueños, o se reciben en el exterior.

La propuesta no establece tablas progresivas para el impuesto al patrimonio y resulta inconveniente que empiece desde $5.000 millones, pues debería empezar al menos desde un patrimonio líquido (bienes y derechos menos deudas) de $500 millones, excluyendo la vivienda.

Se espera recaudar $300.000 millones en 2021 y $460.000 millones en 2022 por legalización de activos fugados a paraísos fiscales, pero la tasa de 15% bajará a 7.5% si permanecen en el pais por dos años. Pero no se penaliza la fuga de capitales ni se avanza en obligar a los paraísos fiscales a suministrar información automática de los colombianos. Tampoco modifica el impuesto del 10% a las herencias, mientras Japón tiene una tarifa del 55 %.

Resulta novedoso que se ordene a las notarías usar georreferenciación para establecer el valor real de los inmuebles, pero no establece medidas para superar el rezago del catastro, que mengua los recursos municipales por predial. Se incluye la factura electrónica pero no contempla prisión real para evasores y sus asesores: actualmente si el evasor admite su falta sólo paga la multa y no va a prisión, y eso los motiva para seguir evadiendo. En otros países se paga la multa y se va a prisión. Además la penalización debería comenzar desde evasión, por ejemplo, de $500 millones y no desde $5.000 millones como se propone, pues se trata en todo caso del mismo delito.

Fitch que al igual que SyP quitó el grado de inversión a Colombia, advirtió que la reforma estructural sigue pendiente y recomendó sacar los servicios profesionales y consultorías del régimen simple, para hacer tributar a profesionales bien pagos.

https://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/tributaria-en-busca-de-los-recursos-perdidos-554383

  • 21.26.-Muerte digna, vida digna – MAURICIO CABRERA
  • El momento de adoptar las monedas digitales de los bancos centrales es ahora MARTIN WOLF

El dinero debe adaptarse a una era de nuevas tecnologías, pero tiene que funcionar para la sociedad en su conjunto.

© James Ferguson

¿Cómo deberían responder los bancos centrales a la tecnología digital? Ésta se ha convertido en una cuestión urgente. La respuesta es, en parte, que tanto ellos como los gobiernos tienen que controlar el nuevo salvaje oeste del dinero privado. Pero también es que ahora deben introducir sus propias monedas digitales.

El estado no debe abandonar su papel de garantizar la seguridad y usabilidad del dinero. La idea de que debería ser una fantasía libertaria. Además, la acción ahora es urgente. Según un documento de Gary Gorton de Yale y Jeffery Zhang de la Reserva Federal, los innovadores ahora han creado más de 8.000 criptomonedas.

Gorton y Zhang dividen estas creaciones en dos categorías principales: «criptomonedas fiduciarias» sin respaldo, como bitcoin; y «monedas estables», respaldadas uno por uno por dinero fiduciario del gobierno. Ambos son problemáticos, de diferentes formas.

Al escribir en el FT, Roger Svensson argumentó que las criptomonedas fiduciarias no cumplen con ninguno de los criterios para el dinero utilizable. El Banco de Pagos Internacionales (BIS) argumenta en su último informe anual que tales “criptomonedas son activos especulativos en lugar de dinero, y en muchos casos se utilizan para facilitar el lavado de dinero, ataques de ransomware y otros delitos financieros. Bitcoin, en particular, tiene pocos atributos redentores de interés público cuando también se considera su huella energética derrochadora». En mi opinión, esas «monedas» deberían ser ilegales.

Las monedas estables son diferentes. Como argumentan Gorton y Zhang, el dinero debe poder utilizarse en pagos sin “hacer preguntas”, incluso en una crisis. Históricamente, ha habido corridas de los bancos por esta razón: es por eso que están respaldados y regulados por el estado. La misma preocupación surge con las monedas estables. En una crisis puede haber «corridas», similares a las de los fondos del mercado monetario en 2008. Por lo tanto, las monedas estables deben estar respaldadas una a una por dinero del banco central o sus emisores deberán estar regulados como bancos.

Más importante que las nuevas «monedas» es la entrada de Big Tech en los pagos. Esto ofrece beneficios, pero también peligros. Los sistemas de pago actuales son costosos, con pequeños pagos en efectivo incluso ahora más baratos que las tarjetas de crédito o débito y los pagos internacionales notablemente costosos. Además, los sistemas de pago digitales no están disponibles para todos, incluso en los países de ingresos altos. En principio, estos nuevos jugadores podrían traer grandes mejoras. Pero este desarrollo también amenaza con la fragmentación del sistema de pago, la erosión de la privacidad e incluso la explotación de los consumidores.

Es el trabajo de los bancos centrales (con otros reguladores) asegurar que la revolución en los pagos digitales funcione para la sociedad en su conjunto. Ahora existe la posibilidad, la necesidad, en mi opinión, de aumentar el efectivo con las monedas digitales del banco central.

Aquí surge un gran problema: ¿deberían los CBDC ser utilizados únicamente en transacciones mayoristas o también por clientes minoristas? La respuesta tiene que ser la última. Siempre ha sido problemático que el beneficio de tener dinero público seguro vaya a los bancos privados, no al público (salvo en efectivo). Ahora, esto puede y debe cambiar, en beneficio del público.

Sin embargo, hay más opciones que tomar. ¿Deberían los clientes minoristas tener cuentas CBDC en el banco central, evitando así por completo a los bancos minoristas? ¿O debería haber una forma híbrida, en la que las cuentas CBDC de los clientes minoristas se mantengan en el banco central, pero sean administradas por instituciones privadas? ¿O las cuentas minoristas de CBDC deberían estar en manos de instituciones privadas, y los bancos centrales solo manejan la liquidación mayorista, como ahora?

Una opción relacionada se refiere a si las CBDC minoristas deben basarse en cuentas o adoptar la forma de una billetera digital. Lo primero, que favorece el BPI, significaría que la CBDC no sería un sustituto directo del efectivo. Otras preguntas se refieren a los sistemas de identificación. Sobre esto, el BIS favorece un sistema basado en identificaciones digitales, no en papel. Otras cuestiones importantes se refieren a la protección de la privacidad, el papel de las redes de pago privadas y, en particular, la facilitación de los pagos internacionales.

En última instancia, el objetivo debería ser sistemas de pago más rápidos, seguros y económicos, disponibles para todos. Es fundamental que el monopolio natural del dinero y el bien público de un sistema de pago no se transforme en monopolios privados de gigantes digitales. La interrelación del propósito público con los intereses privados de los bancos ya ha sido bastante mala. Si sucediera lo mismo a mayor escala con, digamos, Facebook, sería aún peor.

Una gran pregunta es qué podría significar la aparición de CBDC para los bancos privados. Evidentemente, en una crisis, el dinero puede entrar en CBDC desde otros activos líquidos, incluidos los depósitos bancarios convencionales. Sin embargo, también se puede argumentar que la posibilidad de poseer cuentas CBDC completamente seguras podría ser algo bueno. El riesgo moral creado por las garantías públicas a los bancos privados podría entonces terminar y así el sistema financiero se reconfiguraría sin él.

Las revoluciones tecnológicas abren nuevas posibilidades. Pero no determinan la arquitectura del sistema. Es fundamental que los organismos públicos garanticen un sistema de pagos seguro y sólido disponible para todos. Es necesario que regulen, o incluso eliminen, a nuevos jugadores peligrosos. Es fundamental, sobre todo, que garanticen que la promesa de las nuevas tecnologías de pagos más rápidos y económicos apuntala un mejor sistema monetario, al mismo tiempo que mejoran la intermediación.

Hay que hacer elecciones. En el proceso, los jugadores antiguos pueden desaparecer y aparecer otros nuevos. Pero el requisito fundamental es el mismo de siempre, es decir, sistemas fiables en los que el público pueda depositar su confianza. Los bancos centrales desempeñarán un papel de liderazgo para garantizar esto. Pueden hacerlo adoptando las posibilidades de las nuevas tecnologías, al tiempo que evitan un caótico libre para todos. El BIS ofrece un excelente resumen de los problemas. Ahora es el momento de progresar.

https://www.ft.com/content/7a93fb0a-ae95-44fc-a3d2-1398ef0ce1af

21.26.-Muerte digna, vida digna – MAURICIO CABRERA

El debate de fondo es si una persona tiene el derecho a elegir sobre su muerte, inclusive renunciando a su derecho a vivir, si su vida ya no es digna.

Se debe permitir a una persona con una enfermedad incurable que decida no seguir viviendo? ¿Se le puede prohibir que busque anticipar su muerte? ¿Se debe permitir a los médicos que le colaboren si el paciente lo solicita?

18 jul 2021.- Estas son las preguntas que vuelven a plantearse con la expedición de la Resolución 971 de 2021 de MinSalud, que reglamenta el procedimiento para hacer efectivo el derecho a morir con dignidad a través de la Eutanasia.

La Resolución detalla los requisitos para solicitar la eutanasia y los procedimientos que deben seguir hospitales y médicos para aceptarla o negarla. Tiene un importante avance, pues ya no la restringe a pacientes terminales, sino que acepta que la pueda solicitar en caso de enfermedad incurable avanzada.

Desde 1997 la Corte Constitucional, con ponencia de Carlos Gaviria, sentenció que por el derecho a la muerte digna no habría responsabilidad penal para el médico que ayude a morir a un paciente terminal que lo ha solicitado libremente. En 23 años el Congreso ha eludido su responsabilidad de reglamentar la eutanasia, la última vez el semestre pasado cuando se hundió, por falta de apoyo del gobierno, el proyecto de Ley presentado por el representante Juan Fernando Reyes Kuri. Hay que seguir insistiendo.

El debate de fondo es si una persona tiene el derecho a elegir libremente sobre su muerte, inclusive renunciando a su derecho a vivir, cuando su existencia ya no es una vida humana digna. La reticencia del Congreso y de una parte de la sociedad colombiana a aceptar este derecho se debe más a creencias religiosas que a argumentos jurídicos. Para muchas personas la eutanasia es un pecado porque solo Dios puede disponer de la vida; para otras hay que aceptar la enfermedad y el dolor porque es la voluntad de Dios.

Estas creencias son respetables y no se puede forzar a nadie a que acepte la eutanasia en contra de su religión. Pero de la misma manera, en un Estado laico y pluralista nadie puede imponer a otro sus creencias ni impedir que obtengan la eutanasia quienes creen que tienen la total autonomía para decidir sobre su propia muerte. La obligación del Estado es garantizar que ambos grupos puedan vivir y morir de acuerdo a lo que creen.

También dentro de los cristianos hay diversidad de opiniones, como la del teólogo Hans Küng quien defendió la eutanasia voluntaria. Para la iglesia católica el derecho a la vida nunca ha sido absoluto: no solo justificó los asesinatos de la Inquisición, sino que hasta hace muy poco la posición del Catecismo Católico, era que la “enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye el recurso a la pena de muerte” (n.2267).

La Iglesia estaba equivocada: el derecho a la vida si debe prevalecer, pero también, como dijo Küng, el derecho de cada persona de definir sobre su tránsito hacía la muerte cuando su vida ya no es digna.

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/muerte-digna-vida-digna-columnista-554162

21.25.-JEP, secuestro y falsos positivos  RODRIGO UPRIMNY

El pasado 12 de julio, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no sólo respaldó nuevamente a la JEP, sino que celebró sus avances en la judicialización de dos de los crímenes más atroces del conflicto armado: los secuestros cometidos por las Farc y los llamados “falsos positivos”, esto es, los asesinatos por integrantes del Ejército de jóvenes para presentarlos como guerrilleros muertos en combate.

18 jul 2021.- Es “un hito en el proceso de paz colombiano y un referente para la justicia transicional en el mundo”, dijo Carlos Massieu, el jefe de la Misión para la Paz en Colombia. Todos los integrantes del Consejo de Seguridad, que es el órgano más poderoso de Naciones Unidas, compartieron esa valoración.

Este aplauso a la JEP está plenamente justificada por las tres decisiones trascendentales tomadas por la Sala de Reconocimiento en este campo en este año: primero, el Auto 19/21, en que la JEP atribuyó a todos los integrantes del antiguo secretariado de las Farc responsabilidad por más de 20.000 secuestros y por el trato inhumano que esas personas padecieron durante su cautiverio, incluyendo el asesinato y la desaparición de muchas de ellas. Segundo, el Auto 033/21, que evaluó la magnitud de los “falsos positivos”, mostrando que eran más de 6.000, y señaló su estrategia de judicialización de esos casos. Finalmente, el Auto 125/21 de la semana pasada que se concentró en los más de 140 falsos positivos cometidos en la región de Catatumbo por el Batallón de Infantería Santander y la Brigada Móvil 15 y atribuyó responsabilidad por esos crímenes a diez personas, incluyendo varios militares de alto rango: un brigadier general, dos coroneles y dos tenientes coroneles.

La estrategia de judicialización de estos crímenes ha sido diversa: en el secuestro, la JEP decidió ir de arriba a abajo, por lo cual empezó por los grandes jefes, esto es, por el secretariado de las Farc, y luego judicializará a los comandantes de frentes. En falsos positivos, la JEP optó por ir de abajo a arriba y empezó por los casos regionales, como el Catatumbo, para luego establecer las responsabilidades nacionales. Esta diversidad de estrategia deriva de que los exjefes de las Farc han aportado mucha verdad y han reconocido sus responsabilidades, por lo cual la JEP podía empezar por la cúpula, pero eso no ha sucedido frente a falsos positivos.

A pesar de esa diferencia de estrategia, todas estas decisiones judiciales, que son de libre acceso, comparten las mismas virtudes: a través del contraste riguroso de diversas fuentes (versiones de desmovilizados o de exmilitares, testimonios de víctimas, informes de la Fiscalía y de organizaciones de la sociedad civil, etc.), la JEP reconstruye, como no lo ha hecho ninguna decisión judicial previa, la magnitud de estos crímenes, sus impactos sobre las víctimas y sus familias, las pruebas de responsabilidad de los imputados y las dinámicas que alimentaron esas atrocidades y las volvieron ataques sistemáticos contra la población, por lo cual las califica no sólo de crímenes de guerra sino también de crímenes de lesa humanidad.

Obviamente subsisten aún muchos desafíos en estos casos, como que las sanciones propias de restricción de la libertad que se impongan a quienes reconozcan su responsabilidad sean cumplidas y verificadas en forma rigurosa. Pero estas decisiones de la JEP son históricas, por lo cual repito lo que dije en otra columna sobre el tema: nunca antes, ni en Colombia ni en el mundo, una guerrilla que no había sido derrotada militarmente y un Estado cuyos agentes habían cometido atrocidades habían aceptado someter sus crímenes al juicio de un tribunal imparcial. Estamos avanzando hacia una paz con verdad y con justicia que no tiene precedentes.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/rodrigo-uprimny/jep-secuestro-y-falsos-positivos/

  • 21.24.-Duque rural: bombos, platillos y humo  CRISTINA DE LA TORRE
  • En defensa de la circunscripción nacional AMYLKAR ACOSTA

DE LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA A LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

Este 4 de julio estamos celebrando los primeros 30 años de la proclamación de la Constitución de 1991, aunque en rigor sólo en la madrugada del 7 del mismo mes y año entró en vigencia con la publicación de su texto en la Gaceta Constitucional número 114, el cual fue objeto posteriormente de fe de erratas que obligaron a su publicación nuevamente en la Gaceta Constitucional número 116.

4 jul 2021.- Lo otro sólo había sido una pantomima, con toda su parafernalia, que tuvo por escenario el Salón elíptico del Capitolio Nacional, en la que se firmó por parte de ellos un manojo de papeles en blanco, como lo ha delatado su Secretario general, el ex magistrado Jacobo Pérez Escobar (¡!) .

Como es bien sabido, lo que se convocó en su momento fue la conformación de una Asamblea constitucional para reformar la Constitución de 1886, pero que la misma derivó en Asamblea Constituyente cuando los delegados elegidos para integrarla se declararon por sí y ante sí como omnímodos y en consecuencia con el poder de expedir una nueva Constitución, lo cual fue convalidado por parte de la Corte Suprema de Justicia. Pues bien, así dimos con la Carta que nos rige desde entonces, la cual, junto con la de 1863 y la de 1886, han sido las únicas que han perdurado más de 20 años en el decurso de nuestra vida republicana.

Mientras la Constitución de 1886, en el transcurso de 105 años de vigencia tuvo 70 reformas, la actual, en sólo tres décadas ya registra 53 enmiendas. Manes del fetichismo normativo, que ha llevado a convertir la Constitución, como lo presagió el inmolado magistrado de la Corte Suprema de Justicia Manuel Gaona Cruz, en una “Carta a la carta”.
Entre las novedades que nos trajo la Constitución de 1991 se destaca la elección “en circunscripción nacional” de los senadores de la República, que hasta entonces lo eran por circunscripción territorial, al igual que los representantes a la Cámara. Analizaremos los pros y los contras, las razones de conveniencia e inconveniencia que se esgrimen por parte de quienes la defienden y de quienes la cuestionan.

Antes de adentrarme en dicho ejercicio quiero dejar sentado el hecho cierto que fui uno de los beneficiarios, por partida doble, de la tarea cumplida por la Constituyente, dado que, gracias a la revocatoria del mandato de quienes habían sido elegidos como senadores y representantes para el período 1990 – 1994, se convocaron nuevas elecciones en las que participé y salí electo. Y, de contera, sólo la circunscripción nacional para la elección de los senadores me animó a aspirar a ser uno de ellos, lo que enantes no se me había pasado por la cabeza y ya entenderán por qué.

Empecemos por decir que desde la Constitución de Cundinamarca (1812) hemos tenido en Colombia un sistema montesquiano bicameral, en aquel entonces para un período de sólo 2 años; posteriormente, la Constitución de Cúcuta (1821) extiende dicho período a 8 años para el Senado de la República y 4 años para la Cámara de Representantes. Pero es sólo en 1968, cuando mediante el Acto legislativo 01, se unifica de una vez por todo el período de 4 años para ambas corporaciones.

El Congreso de la República es una de las instituciones más caras para la democracia, que, al decir del estadista Sir Winston Churchill “es el peor sistema de gobierno, a excepción de todos los demás que se han inventado”. No así para la ciudadanía y sobre todo para la juventud en Latinoamérica en general y en Colombia en particular, que lo tiene en muy baja estima. Así lo muestran y demuestran los sondeos de opinión, en los que de manera recurrente se muestra una gran aversión por la institución del Congreso y hasta por la propia institucionalidad, las cuales son ampliamente denostadas y vituperadas. Todo por cuenta de los desvaríos y por el comportamiento de no pocos congresistas quienes en desdoro de la misma con su conducta indecorosa la mancillan deshonrándolo.

Un paso muy importante que se dio con la Constitución de 1991 fue el de la profundización de la democracia representativa e incluyente, yendo más lejos al establecer desde el preámbulo mismo su carácter participativo, el cual consagra de manera explícita en su artículo 270. Es en este contexto en el que se entiende y hace sentido la apertura democrática que significó la circunscripción nacional para elegir senadores, abriéndole espacio a la renovación de la dirigencia política y a la representación en el Congreso de las fuerzas políticas minoritarias.

SE ROMPIERON LOS FEUDOS ELECTORALES

Con la circunscripción nacional se rompieron, así fuera parcialmente, los denominados con justa razón feudos podridos que se gestaron y consolidaron al amparo del régimen bipartidista que se entronizó en el país con el Frente Nacional, creado en 1958. Ello le cerraba el paso al disenso, a los nuevos liderazgos, pues los ciudadanos en las regiones se tenían que resignar a votar siempre por los mismos con las mismas, puesto que la red clientelar tejida por los gamonales de la región se lo impedía. Quien quisiera aspirar al Congreso de la República, ya fuera al Senado o a la Cámara, tenía que jurarles bandera a ellos y someterse a sus reglas y a sus ominosas condiciones.

Con este cambio propiciado por la Constituyente, el ciudadano puede votar por el candidato de su predilección, escogiendo entre una amplia gama de aspirantes, simplemente marcándolo en un tarjetón, en lugar de acudir a las urnas como borregos a depositar una papeleta contentiva de su voto, sirviendo como gancho ciego de los proditorios designios de los caciques políticos de turno. Por otra parte, al abrirse el abanico de posibilidades, quien quiera aspirar al Senado de la República ahora lo puede hacer sin cortapisas y sin contar con la aquiescencia de quienes dominaban a su antojo la “plaza”, inscribiéndose en la lista de uno de los tantos partidos o movimientos reconocidos mediante personería jurídica, que mejor le parezca y con el que más se identifique ideológicamente.
Además de romper los feudos podridos, con esta nueva modalidad de elección de los senadores, se posibilitó la proyección a nivel nacional de los liderazgos regionales, dado que para hacerse elegir los aspirantes al Senado de la República deben recorrerse el país, conocer la problemática de las distintas regiones y ocuparse de ella y de esta manera hacerse al reconocimiento del electorado a nivel nacional, no sólo durante la campaña proselitista para hacerse elegir sino en ejercicio de su gestión como parlamentario.

LAS TRAMPAS A LA CIRCUNSCRIPCIÓN NACIONAL

Claro está que este es el deber ser, que no siempre se cumple, puesto que en la práctica, según lo acota Javier Andrés Flórez Henao en su trabajo de grado, “es posible afirmar que el objetivo de la circunscripción nacional que buscaba la promoción de liderazgos nacionales que forjaran proyectos de esa naturaleza, no se cumple cabalmente, hasta el momento, debido a normas permisivas en el régimen electoral y a tradiciones políticas-electorales decenarias practicadas por políticos tradicionales que, aprovechándose de dichas normas, siguen vigentes bajo una lógica de candidato racional” .

En efecto, ya desde 1991, que fue la primera elección de senadores por circunscripción nacional se le empezó a hacer trampa, el porcentaje de concentración de la votación en una misma circunscripción territorial fue del 63.29%, en 1994 del 70.5%, en 1998 del 67.60% y en 2002 del 64%. Un alto porcentaje de quienes son elegidos senadores han contado casi exclusivamente con la cauda electoral de su propio Departamento, lo cual es una distorsión del espíritu de la norma.

Una de las críticas más recurrentes a la circunscripción nacional para elegir senadores son los altos costos que ello demanda, lo cual deriva en prácticas non sanctas a las que se recurre para el financiamiento de las campañas para hacerse elegir Senador. Pero, en mi concepto, ello es tanto como coger el rábano por las hojas, es una manera de soslayar el verdadero busilis, que no es otro que la necesidad de la financiación total de las campañas electorales por parte del Estado. Mientras ello no se establezca, asaz difícil resultará controlar el origen ilícito de los recursos y la destinación de los mismos, así como el reporte amañado de los mismos al Consejo Nacional Electoral, así como la elusión de los topes legales de gastos establecidos por parte del mismo.

LA CRISIS DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y LA DEGRADACIÓN DE LA POLÍTICA

A esta distorsión también contribuye la crisis de los partidos políticos y la proliferación de los mismos. Es una realidad que la política y el ejercicio de la misma se han venido degradando y los partidos políticos no han escapado a sus efectos deletéreos. Un sinnúmero de ellos no pasan de ser partidos de garaje, como apropiadamente se les denomina y muchos otros se han convertido en simples dispensadores de avales, los cuales se otorgan a través de las franquicias que detentan y acaparan quienes ostentan la credencial de congresistas de la respectiva colectividad.

La mayoría de los partidos políticos se caracterizan por su fragmentación, adocenamiento doctrinario y por la desideologización, lo cual explica la práctica generalizada de la trashumancia de un partido a otro, más conocida como transfuguismo, so pretexto de que la política es “dinámica”, expresión esta acuñada en su momento por el ex ministro Sabas Petelt . Este vitando y reprochable proceder, lejos de ser objeto de sanción por parte de los partidos y de censura por parte de los electores mediante el voto castigo, se le ha dado estatus legal y se pretende seguir dándosele por parte del Congreso de la República.
Otro factor que coadyuvó a desfigurar y que ejerció un efecto perverso en la dinámica de la política, influyendo también en un desperfilamiento de los partidos políticos y de quienes se eligen en su representación, además de la proliferación de los partidos, fue la profusión de listas, ya que ellos podían inscribir tantas listas como candidatos. Fue así como en la primera elección luego de la entrada en vigencia la nueva Constitución, en 1991 y la Ley 130 de 1994 (Estatuto básico de los partidos y movimientos políticos), se presentaron 144 listas por parte de 17 partidos y movimientos, de las cuales 75 de ellas obtuvieron por lo menos una curul. Ello dio lugar a lo que catalogó el ex presidente López Michelsen como la “operación avispa” por parte de los partidos, como estrategia o mejor estratagema para tratar de elegir el mayor número de congresistas.

Empero, posteriormente, la reforma política que se aprobó mediante el Acto legislativo 01 de 2003 quiso poner orden, limitando el número de listas a sólo una por partido o movimiento, dejó la escotilla abierta al permitir que los partidos, opcionalmente, puedan conformar sus listas ya sea cerradas o con voto preferente (abiertas). Ello prohijó las microempresas electorales en cabeza de los varones electorales, al tiempo que los elegidos asumen su curul como propia y no de los partidos que los avalan, lo cual se traduce en un verdadero desbarajuste.

LOS AJUSTES NECESARIOS

Afortunadamente con el establecimiento de requisitos más exigentes para la obtención de la personería jurídica, tal es el umbral, que en un primer momento, mediante el Acto legislativo 01 de 2003, se fijó en el 2% del total de votos “emitidos válidamente en el territorio nacional en elecciones de Cámara de Representantes o Senado” y posteriormente se elevó al 3%, a través del Acto legislativo 01 de 2009, se redujo ostensiblemente el número de partidos políticos reconocidos, que pasaron de 70 a sólo 16.

Se alega, además, por parte de quienes cuestionan la circunscripción nacional, que, en la práctica, no pocos aspirantes consiguen su elección al Senado apelando casi exclusivamente a la cauda electoral de su región de origen, como también a ciertas prácticas a las que se recurre para ir a “pescar” votos, sin compromiso alguno, convirtiendo al electorado en un verdadero mercado persa y propiciando la compra – venta de votos. Ello ha conducido, además, a que diez de los 32 departamentos se hayan quedado sin representación en el Senado y de ellos 9 nunca han vuelto a tenerla desde que esta se estableció.

No han faltado quienes aduciendo sus falencias y sus vicios van más allá de las críticas y plantean la necesidad de abolir, reversar la circunscripción nacional para elegir senadores y volver a la circunscripción territorial, al considerarla inconveniente, sin parar mientes que ello sería un retroceso y en lugar de abrir espacios democráticos los estarían cerrando. Ello es tanta más cierta, habida cuenta que la democracia no sólo comporta el gobierno de las mayorías sino también la protección de los derechos de las minorías, que se estarían conculcando, al tiempo que se abriría paso un asfixiante mayoritarismo.

Es más, a mi juicio, de llegar a restablecerse la circunscripción territorial para elegir todos los senadores, se le terminaría dando la razón a quienes propenden por un Congreso de la República unicameral, pues no tendría sentido dos cámaras con el mismo origen y cumpliendo las mismas funciones.

Coincido con John Sudarsky en que “la propuesta de eliminar la circunscripción nacional al Senado muestra la banalidad del análisis de los problemas políticos del país” y añadiría yo que esta es una forma de salirse por la tangente para eludir el debate en torno a los mismos. Desde luego, esta figura es susceptible de mejora y con tal fin se le deben introducir ajustes a la circunscripción nacional para rescatar su espíritu primigenio, pero no con emplastos paliativos. Uno de ellos y el más urgente es el que se propone a través de un proyecto de acto legislativo que cursa en este momento en el Congreso de la República, el cual propone que 32 de los senadores se vuelvan a elegir por circunscripción territorial, con el objeto de garantizarle a todos los departamentos su representación en el Senado y el resto de senadores se seguiría eligiendo por circunscripción nacional.

Pero, la verdad sea dicha, muchas de las aberraciones que enturbian el proceso de elección de los senadores se replican y se repiten en la elección de los representantes a la Cámara, particularmente en lo que hace relación al financiamiento de las campañas, los cuales no se van a erradicar hasta tanto no se adopte su financiación completamente estatal. No se debe permitir que se siga eludiendo el debate, soslayando las soluciones de fondo y los correctivos necesarios para rescatar el espíritu de la Constituyente y proscribir las taras que han venido degradando a la política y al ejercicio de la misma.

Recordemos que el 2º punto del Acuerdo final con las FARC versa sobre la “participación política: apertura democrática para construir la paz” y en cumplimiento del mismo se integró una Misión Electoral Especial (MEE) para que estudiara una reforma profunda del régimen político y electoral, la cual fue presentada a la consideración del Congreso de la República, quien la desestimó y archivó sin darle trámite. Sólo una reforma política y electoral integral podrá poner coto a las aberrantes fallas que acusan el ejercicio de la política y el sistema electoral en Colombia. No se puede pretender curar una enfermedad utilizando sólo placebos. Este no es un asunto de poca monta, pues no hay que perder de vista que está en juego la gobernabilidad y la legitimidad de nuestras instituciones, que hoy por hoy están en un grave predicamento!

http://amylkaracosta.net/prueba1/index.php?option=com_content&view=article&id=647:en-defensa-de-la-circunscripcion-nacional&catid=95&Itemid=673 

21.24.-Duque rural: bombos, platillos y humo  CRISTINA DE LA TORRE

FOTO: Archivo particular 

Propaganda. Ruido en el vacío. Con amplio titular registra un diario otra de las que parecen ser argucias del presidente para presentar como gran transformación rural algún salvavidas de opinión enderezado a resarcir su imagen, récord de deshonra en la historia de Colombia.

6 jul 2021.- Es un plan de política social e infraestructura básica, dice, inspirado en el Acuerdo de Paz (que él ha devastado), pero sin previsión financiera ni instrumentos de ejecución. Y, sobre todo, riguroso en eludir, precisamente, los problemas estructurales del campo: el patrón de tenencia de la tierra, el uso irracional del suelo, la violencia que se descarga sobre la población campesina, la cosecha de horrores que el conflicto le heredó. Salva Duque el modelo que bloquea la modernización del agro y eterniza el despotismo de la fuerza más reaccionaria del campo. Ufana en su victoria sangrienta sobre ocho millones de víctimas y siete millones de hectáreas usurpadas a fusil o en notaría, preserva ella a dentelladas sus dominios en el poder.

Ni revolucionarias, ni confiscatorias, iniciativas hay; pero la élite no las ve porque, juntas, cambiarían la fisonomía del campo: una de Naciones Unidas (PNUD), otra de la Misión Agraria y la del Acuerdo de Paz. Coincide esta triada en recuperar la noción de desarrollo modulado desde el Estado, que los antojos del mercado sepultaron desde 1990. Y en reconocer que la paz pasa por resolver el conflicto agrario. En su último libro, Una ruralidad posible, las recoge Absalón Machado como política integral para el campo que recupere el tiempo perdido y reconstruya lo que el conflicto destruyó.

El modelo de tenencia y uso de la tierra es obstáculo formidable para el desarrollo del campo, signado por una concentración de la propiedad casi única en el mundo, por proliferación del minifundio y miseria. Problema histórico agudizado en las últimas décadas por el despojo y el desplazamiento violento a manos de narcos y paramilitares, frecuentes aliados del notablato político y empresarial. A ello se suma el uso irracional del suelo, donde el latifundio improductivo y la ganadería extensiva reducen la explotación agrícola a un mínimo de las tierras aptas para cultivar. El 81 % de las fincas tienen menos de diez hectáreas y sólo ocupan el 5 % del área en producción. Y el privilegio fiscal de los señores de la tierra, que pagan impuestos irrisorios, o ninguno, gracias a que catastro no hay o renguea. Ilegalidad en la adquisición de la gran propiedad e informalidad en la pequeña son los pilares del régimen de propiedad en el campo.

Declara el exparamilitar Pitirri que la contrarreforma agraria mediante desplazamiento y despojo fue un plan premeditado: unos iban matando, otros iban comprando y los últimos iban legalizando. A la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras contrapone la precandidata del CD, María Fernanda Cabal, otra que neutraliza su efecto devolutivo, mientras los llamados ejércitos antirestitución muestran sus fauces y muchos de los líderes sociales asesinados son voceros de reclamantes de tierra. También ayudó Cabal a hundir la ley que creaba la especialidad agraria, enderezada a validar jurídicamente procesos de restitución, asignación y formalización de tierras. Lucha de la clase en el poder contra la clase abatida del sistema.

Distribuir la tierra en función del desarrollo, la productividad y la equidad; reconocerle al campesino derecho a la vida, a la dignidad y al ejercicio de la política; sustituir cultivos ilícitos por proyectos productivos. En fin, cambiar el orden edificado sobre el despojo y la violencia, prerrogativa de los de siempre, por un plan de desarrollo rural de largo aliento. Modesto reformismo liberal que, en país avasallado por la caverna, resulta desafiante. Por eso buscan aturdirlo con fanfarrias de grosera altisonancia.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/cristina-de-la-torre/duque-rural-bombos-platillos-y-humo/

  • 21.23.-Legalización de todas las drogas GERMÁN VARGAS
  • «El corte se profundiza entre un joven iraní que aspira a un estilo de vida occidental y una élite con turbante o uniforme» ALAIN FRACHON

En su columna, Alain Frachon, columnista de «Le Monde», analiza la elección a la presidencia iraní de Ebrahim Raïssi, del bando de los ultraconservadores y heredero de Guide Ali Khamenei, verdadero líder del país.

1 jul 2021.- A principios de agosto, cuando el calor pesa sobre Teherán, Ebrahim Raïssi, turbante negro de los descendientes del Profeta atornillado en la coronilla, asumirá la presidencia de Irán. Este ayatolá de 60 años de rostro alargado y triste parecía llevar sobre sus hombros durante mucho tiempo el peso de un régimen que ahora es particularmente impopular: la República Islámica atraviesa una profunda crisis de legitimidad.

Lea también Ebrahim Raïssi, nuevo rostro duro de Irán

El 18 de junio, día de las elecciones presidenciales, no hubo «elección», dice el politólogo estadounidense Karim Sadjadpour, en el sitio web del Carnegie Middle East Center, hubo «selección» . El único candidato autorizado serio, Raïssi fue designado por su maestro pensador, protector y padrino, el Guía Ali Khamenei, de 82 años, verdadero líder de la teocracia iraní. Palabras de expertos por una vez unánimes con respecto a Irán: Khamenei, al asegurar la promoción de Raïssi a la cabeza del gobierno, de hecho está preparando su propia sucesión. El paso por la presidencia presagiaría el advenimiento del discípulo al cargo supremo.

En el poder desde 1989, Le Guide quiere asegurarse de que la República Islámica esté en manos de los ultraconservadores en un momento difícil en la historia de este régimen de 42 años. El país debería firmar pronto en Viena un documento que marque el regreso de Estados Unidos al acuerdo sobre el control del programa nuclear de Teherán.

Leer también En Teherán, la agotadora búsqueda de drogas

En el contexto de una situación económica desastrosa, Irán está luchando para luchar contra Covid-19, registrando la situación de salud más catastrófica en la región. Finalmente, con Khamenei se desvanecerá una generación de líderes pertenecientes a la de los padres fundadores de la República Islámica. Momento de transición: se debe garantizar la continuidad.

Un alto costo político

Este no es el final de los conflictos entre los diferentes grupos que componen la nomenklatura iraní, como explicó magistralmente Bernard Hourcade en un artículo para el sitio web Orient XXI el 17 de junio. Pero el campo de los ultraconservadores: el Guía y la fracción del clero que le es leal; el ejército de los guardianes de la revolución y el complejo económico que se ha apropiado – ahora controla todos los centros de poder: presidencia, justicia y parlamento. Casi todas las instituciones de la República Islámica están alineadas bajo el liderazgo de Khamenei y los guardias. Puede tener lugar la transición de una Guía a otra. Sin embargo, esta vuelta de tuerca tiene un alto costo político.

Más de la mitad de los iraníes no votaron el 18 de junio. Esto no tiene precedentes en un régimen que, para afirmar su legitimidad, siempre se ha enorgullecido de sus altas tasas de participación electoral. La eliminación por parte del sistema de todos los candidatos reformistas serios desató, en las redes sociales, una «campaña de boicot», verdadera ganadora el 18 de junio. La politóloga italiana Annalisa Perteghella habla de un “voto de censura”, de una “moción de censura”, de un “rechazo de todas las élites gobernantes por una buena mayoría de iraníes”.

La brecha se está profundizando entre dos iraníes. Por un lado, una población joven -la mitad de los iraníes tiene menos de 30 años- que añora el estilo de vida de la clase media occidental; por otro, una élite, con turbante o con el uniforme de los guardias, que refrito en el vacío un lenguaje islámico-revolucionario de la madera con tono conquistador. Este joven iraní, a menudo muy bien formado, se encuentra en un callejón sin salida. El “sistema no se puede reformar votando”, dice Karim Sadjadpour, y “es demasiado brutal para colapsar”. Cuando ha sido necesario, en tres ocasiones en los últimos años, disparar a la multitud, los muertos se han contado por centenares, si no por miles.

«Agresión cultural occidental»

Ni las sanciones ilegales decididas por Donald Trump en 2018 ni la política de acoso seguida por Israel han sacudido al régimen. Trump, empobreciendo a Irán y a su pueblo, solo logró desacreditar a un campo reformista, encarnado por el presidente Hassan Rouhani, que prometía la renovación económica del país. Raïssi llega a la presidencia en un momento en el que la subida de los precios del petróleo da un respiro a las finanzas iraníes. Si las negociaciones en curso en Viena sobre el regreso de Estados Unidos e Irán al acuerdo de 2015, que rige las actividades nucleares de Teherán, tienen éxito, Raïssi se beneficiará del levantamiento de las sanciones estadounidenses.

Leer también En Teherán, la elección de un presidente duro favorece la conclusión del acuerdo nuclear iraní

En julio de 2015, al día siguiente de la firma de un primer acuerdo nuclear, Khamenei había torpedeado cualquier posibilidad de apertura a Estados Unidos. Solo los inversores europeos fueron más o menos bienvenidos en Irán. Raïssi ya ha advertido que con él se aplicaría lo mismo: no a un diálogo económico o político con Washington. Nacido en un ambiente pobre y religioso en la ciudad de Mashhad, alto lugar del chiísmo, estudiante de teología y luego de derecho, Ebrahim Raïssi encarna la parte ideológica más pronunciada de la naturaleza profunda del régimen. Dice que lo atormenta una insidiosa amenaza: la «agresión cultural occidental». Fiscal desde hace mucho tiempo, en 1988 hizo fusilar a miles de opositores políticos.

No tiene la intención de cambiar nada en el perfil externo de Irán, su arsenal de misiles balísticos, su red de milicias en los países árabes. Presidente, será juzgado por la economía. Bernard Hourcade recuerda que tiene cierta legitimidad en este ámbito. Luchó contra la corrupción. Preside, a través de una fundación religiosa, uno de estos asombrosos conglomerados de la República Islámica. Mientras espera convertirse, quizás, en el tercer Guía de la teocracia iraní.

https://www.lemonde.fr/idees/article/2021/07/01/la-coupure-s-approfondit-entre-une-jeunesse-iranienne-qui-aspire-a-un-mode-de-vie-occidental-et-une-elite-enturbannee-ou-en-uniforme_6086446_3232.html

21.23.-Legalización de todas las drogas GERMÁN VARGAS

¿Se habrá preguntado el doctor Galán por las consecuencias inmediatas de semejante aprobación?

Foto: Juan Manuel Galán y su idea de legalizar todas las drogas en Colombia Habla en SEMANA

Empieza a calentar motores la campaña electoral y, como es tradicional, aparecen de nuevo los temas que los candidatos creen contribuirán a aumentar su aceptación.

4 jul 2021.- Para desgracia del sector productivo, ya salimos del muy inconveniente de reducir la jornada laboral, pero seguro volverán con la creación de nuevas primas, no puede faltar el de la adopción por parte de parejas homosexuales, ni el de la eutanasia ni el de la legalización de las drogas.

A propósito de este último, no podía yo dar credibilidad a las propuestas del ahora candidato Juan Manuel Galán en entrevista con Vicky Dávila, en las que planteó que había que legalizar todas las drogas. Repito, todas las drogas. ¿Cómo entender que sea el propio hijo de Luis Carlos quien ahora promueva la legalización como principal bandera de su campaña? Cuesta creerlo.

Galán adornó su propuesta con un cuestionamiento sobre la lucha que ha librado Colombia en este frente por más de 40 años. Se pregunta por la utilidad de los recursos invertidos en combatir a los narcotraficantes y sus estructuras criminales y planteó que el Estado en vez de combatirlas pase ahora a regular su producción, su calidad, sus precios; mejor dicho, que el Estado se convierta en empresario del flamante negocio de las drogas.

Y propone que demos este paso en solitario, no mediante un acuerdo global fruto del consenso de la comunidad internacional, sino a través de una iniciativa criolla que todo lo resuelva y lo regule. ¿Se habrá preguntado el doctor Galán por las consecuencias inmediatas de semejante aprobación por el Congreso? Para empezar, ¿podrá Colombia legalizar la siembra, la transformación, el consumo y, claro, la exportación de todo tipo de drogas de manera unilateral? ¿Podrá el país sustraerse de la Convención de Naciones Unidas contra el Tráfico de Estupefacientes y de la Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional, de las cuales somos signatarios?

Con la legalización se eliminarían del Código Penal todos los delitos relacionados. Se caerían todas las condenas, y todos los bienes incautados deberían regresarse a sus propietarios. Lo mismo ocurriría con los procesos de extinción de dominio, en virtud del principio de favorabilidad.

En cuanto a la extradición, quedaría sin vigencia, pues requiere reciprocidad de los Estados. Colombia se convertiría en refugio de narcos, ahora legalizados, un paraíso, como lo recordara recientemente Alfonso Gómez al referirse al vergonzoso espectáculo en el cual la Constituyente del 91 eliminó la extradición. ¿Recordará Juan Manuel que fue precisamente la extradición el motivo principal que condujo al asesinato de su padre, de Rodrigo Lara y de tantos otros que se enfrentaron a las mafias del narcotráfico?

Se me ocurre pensar que el ministro de Justicia sí tendría un respiro, pues se estima que más de 30.000 presos condenados por delitos de narcotráfico, lavado de activos y concierto para delinquir, entre otros, saldrían de las cárceles en aplicación de la nueva ley. Vaya instrumento de descongestión judicial, poniendo en las calles a individuos de enorme peligrosidad pertenecientes a poderosas organizaciones criminales.

Tendríamos que enfrentar el aumento del consumo de drogas con todos sus efectos sociales y de salud pública. ¿Qué opinarán los padres de familia que han visto consumirse a sus hijos por este flagelo? ¿Qué opinarán también las familias de esos miles de jueces, magistrados, policías y soldados, periodistas y tantos colombianos que entregaron sus vidas enfrentando esta tragedia mundial?

Ya el doctor Galán se anotó un ‘triunfo’ con la legalización de la marihuana medicinal. Por fortuna, el proyecto que legalizaba su uso recreativo fue negado en las plenarias. Pero él insiste en que va por todas, no excluye a ninguna: coca, heroína, bazuco, ácidos y drogas sintéticas. Valdría la pena una explicación del doctor Galán sobre lo dicho y de varios candidatos que pretenderán quitarle esa bandera.

Como veo las cosas, de fallar la Corte Constitucional a favor de la vigencia del partido Nuevo Liberalismo, habría que rebautizarlo como el Nuevo Nuevo Liberalismo, pues nada más lejano del pensamiento de Luis Carlos Galán que este proyecto de legalización que tensa todas las fibras no solo de nuestro pasado, sino, en especial, de nuestro futuro.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/legalizacion-de-todas-las-drogas-columna-de-german-vargas-lleras-600718

 

  • 21.22.-Sísifo y los cultivos de coca MAURICIO CABRERA
  • Aunque parezca contraintuitivo, que las materias primas suban es la explicación de que las empresas de energía renovable estén bajando en bolsa MARC FORTUÑO

La pandemia de COVID-19 ha atraído una mayor atención a la política climática y la resiliencia económica. Europa dedicó 225.000 millones de euros de su fondo de recuperación a la transición energética. Desde los Estados Unidos, Biden tiene como objetivo una economía neta cero para 2050. El presidente Xi ha señalado recientemente una intención audaz de que China se convierta en carbono neutral para 2060.

Existen factores de fondo que relevan un fuerte atractivo a las empresas vinculadas a la energía renovable, pero la coyuntura se está complicando con la subida de materias primas.

Podría parecer que con la subida del precio del petróleo (el brent se encuentra en 75 dólares por barril) y el gas, estas empresas reforzarían su presencia en los ojos de los inversores, pero no, no ha sido así. Esta subida también viene dada por materias primas como el acero y silicio cuyo encarecimiento impacta en su estructura de costes.

Y es que si partíamos de un verdadero frenesí verde el año pasado con un contundente auge bursátil, este año ha tenido un comienzo mucho más duro para las empresas de este sector en el mercado de valores, especialmente para las empresas innovadoras o emergentes. Si la bolsa europea, representada por el Stoxx 600, anotaba una subida del 10%, los índices que recogen las empresas de energías limpias anotan una caída del 20%.

Generar valor para estas empresas se está complicando tras años de un proceso productivo más eficiente y una bajada de costes. Los precios del cobalto subieron un 40% en el primer trimestre de este año, culpando únicamente a la demanda de baterías.

La minería es clave para la revolución energética 

Debemos de tener en cuenta que un sistema energético alimentado por tecnologías energéticas limpias difiere profundamente de uno alimentado por los recursos tradicionales de hidrocarburos. La construcción de plantas solares fotovoltaicas, parques eólicos y vehículos eléctricos generalmente requiere más minerales que sus homólogos basados en combustibles fósiles.

Un coche eléctrico típico requiere seis veces más de un coche convencional, y una planta eólica terrestre requiere  nueve veces más recursos minerales que una central eléctrica de gas. Desde 2010, la cantidad media de minerales necesarios para una nueva unidad de capacidad de generación de energía ha aumentado en un 50% a medida que de las energías renovables ha aumentado.

Los tipos de recursos minerales utilizados varían según la tecnología. Litio, níquel, cobalto, manganeso y grafito son cruciales para el rendimiento, la longevidad y la densidad energética de las baterías.

Las redes eléctricas necesitan una gran cantidad de cobre y aluminio, siendo el cobre la piedra angular de todas las tecnologías relacionadas con la electricidad. No es de extrañar que recientemente haya superado sus máximos históricos.

El cambio a un sistema de energía limpia va a suponer un enorme aumento de las necesidades de estos minerales, lo que significa que el sector energético se está convirtiendo en una fuerza importante en los mercados de minerales.

Hasta mediados de la década de 2010, el sector energético representaba una pequeña parte de la demanda total de la mayoría de los minerales. Sin embargo, a medida que avanza la transición energética, las tecnologías de energía limpia impulsan la demanda.

Una mirada al futuro 

En un escenario que cumpla con los objetivos del Acuerdo de París, la proporción de las tecnologías de energía limpia en la demanda total aumenta significativamente a lo largo de los años.

La demanda total aumentará significativamente en las próximas dos décadas a más del 40% para el cobre y los elementos más relevantes, del 60 al 70% para el níquel y el cobalto y casi el 90% para el litio.

Los vehículos eléctricos y de baterías ya han desplazado a la electrónica de consumo para para la adquisición de litio y están llamados a tomar el relevo del acero inoxidable y del níquel de aquí a 2040.

A medida que los países aceleran sus esfuerzos para reducir las emisiones, también deben asegurarse de que sus sistemas energéticos sigan siendo resistentes y seguros. Los actuales mecanismos internacionales de seguridad energética están diseñados para ofrecer un seguro contra los riesgos de interrupciones o subidas de precios en el suministro de hidrocarburos, especialmente del petróleo.

Los minerales ofrecen un conjunto de retos distintos, pero su creciente importancia en un sistema energético de descarbonización requiere tener en cuenta posibles nuevas vulnerabilidades.

La preocupación por la volatilidad de los precios y la seguridad del suministro no desaparecen en un sistema energético electrificado y rico en renovables. Por ello, se debe prestar mucha atención a la cuestión de los minerales críticos y su papel en las transiciones energéticas limpias.

https://www.elblogsalmon.com/mercados-financieros/parezca-contraintuitivo-que-materias-primas-suban-explicacion-que-empresas-energia-renovable-esten-bajando-bolsa

21.22.-Sísifo y los cultivos de coca MAURICIO CABRERA

Si la erradicación no va acompañada con un programa integral de sustitución de cultivos es una estrategia condenada al fracaso.

Ya es casi un lugar común decir que los programas de erradicación de cultivos de coca en Colombia son un trabajo como el Sísifo, condenado a empujar una gran roca por una empinada montaña, solo para ver que se rodaba cuando estaba a punto de llegar a la cima, y debía volver a empezar a empujarla.

 

20 jun 2021.- No hay mejor alegoría para describir la inutilidad del enorme esfuerzo del Estado colombiano por reducir el área sembrada de coca, y el todavía más inútil esfuerzo de ganar la guerra contra las drogas mediante la erradicación de cultivos. Esa guerra fue declarada por el presidente Nixon hace 50 años y el consenso general es que está pérdida.

Los resultados de los programas de erradicación son frustrantes, y además de eso serán perjudiciales si se reanuda la fumigación con glifosato. Antes de su lamentable fallecimiento, el ministro Carlos Holmes anunció que en 2020 el gobierno había logrado su meta de erradicar 130.000 hectáreas sembradas de coca.

Un gran esfuerzo, pero como le pasa a Sísifo, la piedra se rodó y hay que volver a empezar. Esta semana el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de la ONU reportó que en el 2020 el área sembrada de coca no se había reducido en la cantidad erradicada por el gobierno, sino solo en 11.000 hectáreas al pasar de 154.000 a 143.000 hectáreas. La diferencia la explica una sola palabra: Resiembra. Un 91,6 por ciento del área erradicada se volvió a sembrar.

En 2019 sucedió algo muy similar. El gobierno erradicó 100.000 hectáreas. de coca, pero según el Simci el área sembrada solo se redujo en 15.000 hectáreas al pasar de 169.000 a 154.000 hectáreas, porque la resiembra fue del 85 por ciento.

La mayor frustración de nuestro Sísifo es que la montaña de la cocaína se eleva cada año. A pesar de la reducción en el área sembrada, el Simci muestra que en estos tres últimos años en el país la cosecha de hoja de coca aumentó 2 por ciento y la producción de cocaína subió casi 10 por ciento pasando de 1.120 toneladas en 2018 a 1.228 toneladas en 2020. El aumento de productividad de los narcotraficantes es más eficientes que la estrategia represiva.

La resiembra no se explica porque a los campesinos colombianos les gusten las actividades ilícitas, sino por el hambre y la necesidad de conseguir ingresos para sobrevivir. Son más víctimas que delincuentes. La coca es la única alternativa de subsistencia en territorios donde el Estado no está presente, donde no hay vías ni facilidades para vender otros productos.

Por eso la erradicación es una estrategia condenada al fracaso, y peor si es con glifosato, si no va acompañada con un programa integral de sustitución de cultivos como el que se estableció en el punto 4 del Acuerdo de Paz con las Farc. Es la única forma de que la roca que empuja Sísifo no se vuelva a rodar. 

https://www.portafolio.co/sisifo-y-los-cultivos-de-coca-opinion-de-mauricio-cabrera-galvis-553149

  • 21.21.-Santos: prueba ácida para el Ejército CRISTINA DE LA TORRE
  • Santos estrena gafas  MARÍA ISABEL RUEDA
  • La guerra a las drogas: fallida y adictivaRODRIGO UPRIMNY
  • La madre de todos los fracasosANDRÉS HOYOS

El exministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry, precandidato presidencial conservador para 2022, acaba de revelar unos cuadros aterradores.

15 jun 2021.- Los dos datos cruciales que figuran en ellos son: 1) en 2020 el tráfico de cocaína ingresó al país aproximadamente 10.000 millones de dólares, es decir, más que el petróleo y el carbón combinados; 2) el 74 % del tráfico de cocaína sale por el Pacífico —Tumaco, Buenaventura y los cientos de puertos improvisados que hay en el litoral—. Esto último habla muy mal de los sistemas de patrullaje en ese océano, pues por una vez los narcotraficantes van expuestos en sus embarcaciones o en los sumergibles detectables que utilizan. Las cifras son más o menos comparables a las de la época de Pablo Escobar y uno prefiere ni pensar en las de México.

Lo anterior ratifica que la guerra contra las drogas es el mayor fracaso sufrido por Colombia en sus 200+ años de historia. Así de sencillo. Nada se compara en monto, daño causado y consecuencias sociales, políticas y económicas, todas dañinas.

La cifra también explica varias cosas. La zona del Pacífico es la más pobre del país y eso pone a disposición del narco ejércitos de trabajadores necesitados. No por otra razón ha sido el Pacífico, incluida Cali, donde más dramático y violento fue el paro nacional reciente. Vaya que en el caos prosperan los narcopescadores de río revuelto. El Gobierno, que ya no sabe qué más pendejadas decir, insiste en que bajaron las hectáreas de hoja de coca cultivadas. ¿Y? Subió la productividad, así que problema resuelto. Lo otro que se ha sofisticado a morir es el mercadeo aplicado a la cocaína y a las drogas ilícitas, así como el modelo de negocios, por llamarlo de algún modo. ¿Ergo? Crece el mercado, pese a las ilusiones ilusas (sic) que algunos nos hacíamos de que el tal perico fuese desplazado por las drogas de diseño.

En fin, los 10.000 millones de dólares van a seguir desbaratando a Colombia y enriqueciendo a los malos. Aumentará la violencia contra líderes sociales, se seguirán corrompiendo la política y las elecciones, habrá nuevos burgueses garosos reclutados por la mafia. El monto, pese a su tamaño, no es ningún beneficio para el país pues causa daños y deterioros aún mayores que su presunto aporte financiero.

O sea que no hay otra salida a este laberinto que la legalización controlada y con impuestos. Porque lo otro que demuestran las cifras es que la gente quiere meterse sus pases de coca. No es asunto de los Estados prohibírselos, sino crear campañas sofisticadas de desestímulo al consumo y usar parte de lo recaudado en impuestos para el tratamiento de quienes abusan, ayudando a salvarse a quienes no saben cómo hacerlo. Pasó con el tabaco.

Aclaremos que las mafias creadas por la cocaína, en particular los carteles mexicanos —hoy dueños de ese negocio—, no van a desaparecer con la legalización; los que sí desaparecen son los 10.000 millones de dólares anuales en manos criminales. La minería ilegal, para mencionar apenas una alternativa, no genera ni una décima parte de las ganancias de la cocaína.

Los remedios para este mal son otro tema ineludible en la presente campaña política. Lástima, el propio Echeverry habla de la legalización posterior, cuando se pueda. Mientras, propone seguir en las mismas, o sea, nadando como mariscos podridos en una olla fétida. Fue lo que a su manera hicieron César Gaviria y Juan Manuel Santos, volverse legalizadores cuando ya pa qué.

Nota Altereco: es inaceptable que economistas de alto nivel aún consideren fuentes de ingresos en dólares, las exportaciones de níquel, carbón y petróleo. Salvo Ecopetrol, todas las compañías extranjeras están exentas de reintegrar los dólares equivalentes a sus exportaciones. Ellas pagan esos recursos, en pesos, un porcentaje del valor del crudo en boca de pozo o del mineral en boca de mina. Era en promedio un 23%. Y se llaman regalías. En cambio la coca lo hace a través de los paraísos fiscales.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/andres-hoyos/la-madre-de-todos-los-fracasos/

21.21.-Santos: prueba ácida para el Ejército CRISTINA DE LA TORRE

En muestra de pundonor que devuelve dignidad al Estado democrático, un expresidente de la República reconoce la responsabilidad del Ejército como institución en el genocidio de los llamados falsos positivos. Por vez primera se sindica del horror al arma mayor sin acudir al socorrido expediente de las manzanas podridas.

14 jun 2021.- Ante la Comisión de la Verdad pidió Juan Manuel Santos perdón, “desde lo más profundo de mi alma”, a las madres de los sacrificados en esta larga “cadena de crímenes horrendos”. Con 6.402 casos alcanzó la infamia su más alta cota en el Gobierno de Álvaro Uribe, cuyo ministro de Defensa fue Santos. Una práctica criminal del Ejército, dijo, por la cual se sentía él moralmente comprometido. Si bien hizo cuanto pudo para descubrirla y la cortó de un tajo, se permitió al principio largos meses de inacción frente a rumores de hechos que le resultaban inconcebibles. A principios de 2007 se toparía con los primeros casos, lo que condujo a la destitución de 30 altos oficiales (tres generales comprendidos), a instrucción perentoria de respeto al DIH —que la doctrina Damasco recogería después— y a la identificación de los comandantes asociados a los hechos.

Armado de copiosa documentación, manifestó Santos que “el pecado original fue la presión para producir bajas y todo lo que se tejió alrededor de la (llamada) doctrina Vietnam. Pero en honor a la verdad debo decir que el presidente Uribe no se opuso al cambio de esa nefasta doctrina que él mismo había estimulado. Nunca recibí una contraorden ni fui desautorizado”. Con todo, un obstáculo fue la negativa de Uribe a reconocer el conflicto y su apoyo a la política de incentivos por bajas. Se recordará que esta se plasmó en directiva del anterior ministro, Camilo Ospina, expedida en noviembre de 2005.

Venía Santos de recordar sus diferencias con Uribe sobre la manera de combatir a las Farc: el presidente buscaba su liquidación militar y el ministro debilitarlas con una derrota estratégica hasta forzarlas a negociar la paz. Como en efecto sucedió. Además, Uribe nunca reconoció el conflicto ni, por consiguiente, la justicia transicional que conducía a la reconciliación.

Con el empeño de Santos presidente en la paz y la participación de prestigiosos generales en las negociaciones de La Habana, otra atmósfera se respiró en el Ejército. Se consideró que “la paz es la victoria”. A poco cuajaría la doctrina Damasco, decantada por el coronel Pedro Javier Rojas como marco de la más ambiciosa reforma técnica y de doctrina en el Ejército: los derechos humanos guiarían ahora el conflicto armado, que no era ya, como quisiera la ortodoxia, guerra civil ni terrorismo. Ni al movimiento social se le tendría más por el enemigo interno. Pero el 28 de noviembre pasado, ordenó el comandante del Ejército desmontar la nueva doctrina y eliminar su nombre en “todas las instalaciones y documentos de la Fuerza”. Acaso nunca archivaron los manuales de los 60 que incluyen la promoción del paramilitarismo y la organización militar de civiles en autodefensas. Convivires ayer, hoy paramilitares urbanos que disparan contra el pueblo en las calles.

Para Jacqueline Castillo, líder de Madres de Falsos Positivos, “estos asesinatos fueron sistemáticos y generalizados bajo el ala criminal de un Gobierno que vendía ideas falsas de seguridad a cambio de beneficios por resultados macabros”. Santos da un paso trascendental en el camino de la verdad sobre una monstruosidad que no vieron las peores dictaduras del continente. Su verdad compromete al Estado y deja al Ejército expuesto al juicio de la opinión y de la historia; de la valentía para reconocer el holocausto provocado pende la recuperación de su prestigio. Y al expresidente Uribe le plantea tal vez el reto más obligante de su quehacer político. Proporcional a los ríos de sangre derramada.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/cristina-de-la-torre/santos-prueba-acida-para-el-ejercito/

21.21.-Santos estrena gafas  MARÍA ISABEL RUEDA

Santos muy hábilmente dice que nunca compartió esa visión de Uribe.

Foto: Cortesía Comisión de la Verdad 

Juan Manuel Santos se puso unas gafas nuevas para acudir ante la Comisión de la Verdad a decir “mi verdad”, como insistió varias veces. Una verdad que evidentemente acomodó para que cuando pidiera perdón, quedara como el protagonista único de haber parado esas horrendas prácticas del Ejército, bajo las que se asesinaba a gente vulnerable y se la hacía pasar por bajas en combate.

20 de junio.- Cuenta Santos, por ejemplo, que el respetado general (r) Álvaro Valencia Tovar (q. e. p. d.) –a quien quise y admiré mucho, y de quien fui la amiga a la que él escogió para contarle su gran secreto de dónde tenía enterrado a Camilo Torres– le habría dicho a Santos antes de morir que los guerrilleros no eran sus enemigos, sino sus adversarios. Es verdad que yo le escuché esa tesis; pero jamás le oí decir que en el Ejército colombiano se estuviera practicando la “doctrina Vietnam”, consistente en contar cadáveres para medir el éxito militar.

En este ansioso recorrido hacia atrás por la historia de esos ‘falsos positivos’, en busca de la verdadera semilla de esa degradación, puede ser cierto que en su práctica hayan influido unas directivas mal diseñadas y peor entendidas por oficiales, suboficiales y soldados. Se expidieron en la época de Camilo Ospina como ministro de Defensa, por allá en 2005, para establecer recompensas personales (vacaciones y ascensos) por “captura o abatimientos en combate”.

Mientras unas pocas ramas torcidas vieron en esta reglamentación una oportunidad clara para progresar en el Ejército, otros miles de oficiales, suboficiales y soldados jamás se atrevieron a pensar que esto era un permiso para ejecutar homicidios en personas protegidas. Por esos casos es injusto achacarle al Ejército Nacional una cultura institucional de ‘falsos positivos’.

Hecha esta denuncia, que puede contener muchas verdades acerca de por qué se llegó a esta degradación, ahí es a donde nuestro personaje, “el Señor”, como graciosamente se refirió a él Uribe en su entrevista con Vicky Dávila, o el expresidente Santos, para nosotros, dejó mostrar la inmensidad de su mezquindad ante la Comisión de la Verdad. Porque cuando él entró al Ministerio de Defensa, ese reglamento existía.

Yo le creo cuando dice que no le fue fácil, al igual que al presidente Uribe, asimilar la verdad de que esos ‘falsos positivos’ venían ocurriendo. Pero ahí es donde aparece la inverosímil bifurcación ideológica entre Uribe y Santos; porque en aquella época, jamás registramos los colombianos que existiera.

Si Santos dice la verdad, cosa que dudo, mantuvo oculta todos estos años, hasta el viernes pasado, una profunda diferencia de criterios con Uribe, consistente en que mientras su jefe, el Presidente, quería una derrota total de las Farc, su subalterno, el ministro de Defensa, imbuido en las lecciones de Álvaro Valencia Tovar y de López Michelsen, solo quería diezmarlos, para después negociar con ellos.

Santos, muy hábilmente, dice que nunca compartió esa visión de Uribe, pero lo confiesa apenas hoy. Y aunque sugiere que ahí estuvieron sembradas las semillas históricas de los ‘falsos positivos’, por una mezcla del reglamento de Ospina y la visión holocáustica de Uribe contra las Farc, Santos es muy tímido en reconocer que fue con el presidente Uribe con quien tomaron con urgencia las medidas correctivas del caso, aunque el papel de Uribe, según su entonces ministro, fue apenas el de que “nunca se opuso a los correctivos”, como gran gracia.

Entre los dos sacaron con decisión a una larga lista de oficiales y suboficiales considerados responsables. Y Santos no solo siguió ejerciendo su ministerio de Defensa bajo una visión que, según hoy sabemos, él no compartía, sino que, bajo esas mismas ideas de Uribe, se hizo elegir candidato con su apoyo, y luego Presidente, con los votos del uribismo.

Hoy, cuando Santos está condecorado con el Nobel y saluda con las manos en rezo como lo hace el Dalái Lama, Uribe está arrinconado por la persecución judicial, por la baja de su popularidad y por la proximidad de unas elecciones en las que no tiene claro cómo podrá influir. Momento perfecto para que “el Señor” acuda ante la Comisión de la Verdad a pedir perdón, mientras se acomoda sus gafas nuevas para leer mejor el mensaje que lleva escrito en un papel, con unas memorias construidas básicamente por su imaginación, con el ítem de que el único testigo que puede avalar eso está muerto.

Santos fue ante la Comisión de la Verdad porque ya no tiene cómo exprimir más políticamente al expresidente, su jefe y mentor. Como no sea colgándole la lápida de los ‘falsos positivos’, que dejen a Santos por fuera de ese capítulo para siempre. Eso me parece propio de un carácter repugnante.

Entre tanto… Gracias, don Saturnino, por tantos años de placeres gastronómicos, bonhomía y amistad.

MARÍA ISABEL RUEDA
https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/maria-isabel-rueda/santos-estrena-gafas-columna-de-maria-isabel-rueda-597318

21.21.-La guerra a las drogas: fallida y adictivaRODRIGO UPRIMNY

Hace 50 años, Nixon declaró la guerra a las drogas y señaló que el abuso de sustancias psicoactivas, como la marihuana o la heroína, era el enemigo público No. 1 de Estados Unidos. Nixon llevó entonces a un nivel extremo el prohibicionismo, que había sido consagrado a nivel global con la Convención Única de Estupefacientes de 1961.

20 JUN 2021.- La idea detrás del prohibicionismo es simple: el abuso de estas sustancias es considerado malo y por ello hay que eliminarlo haciendo imposible, o al menos muy difícil, cualquier consumo a través de la penalización de la producción y distribución de estas drogas. Nixon extremó ese enfoque, con penas muy duras, incluso para el consumo, y convirtió las drogas en un problema de seguridad nacional, con lo cual empezó la presión de Estados Unidos a otros países para capturar narcos, destruir laboratorios y erradicar cultivos.

Medio siglo después es claro que esta guerra fracasó en su pretensión esencial, que era suprimir, o al menos reducir drásticamente, la oferta de esas sustancias. La evidencia es contundente. Según el Informe Mundial de Drogas, que es el reporte anual de la agencia oficial sobre drogas de Naciones Unidas (UNODC), las incautaciones de cocaína han aumentado: pasaron de 290 toneladas en 1990, a 700 en 2008 y llegaron a 1.300 en 2019. Aparentemente un gran éxito, pero en realidad un enorme fracaso pues la oferta potencial de cocaína no se redujo sino que se incrementó: pasó de 770 toneladas en 1990 a 865 en 2008 y a 1.720 en 2018.

La represión contra la cocaína aumenta, pero la oferta de cocaína crece, lo cual muestra que el mercado de esta sustancia es ilícito, pero está bien abastecido. Algo semejante sucede con las otras drogas, como la heroína o la marihuana.

Este fracaso no deriva de falta de recursos, sino que es un problema estructural. Un triunfo coyuntural, como la desarticulación de una mafia, provoca un desabastecimiento temporal, que haría más difícil el acceso a las drogas, que es lo que buscaría la prohibición. Pero esa alza incentiva que otros ingresen en esa actividad. Y como la producción de drogas ilícitas de origen vegetal, como la cocaína o la heroína, es técnicamente sencilla y los espacios geográficos para su producción inmensos, el efecto de esos éxitos parciales es el desplazamiento de la producción a otras zonas geográficas. Es el llamado “efecto globo” que es conocido y está bien documentado.

La prohibición, que fracasó en controlar la oferta, en cambio ha sido exitosa en provocar efectos antidemocráticos: incremento de la encarcelación, restricción de libertades ciudadanas, sobrecarga del sistema judicial y creación de mafias con enorme capacidad de violencia y corrupción. Y lo más paradójico: sin mejorar la salud pública pues la ilegalidad tiene sobre los consumidores efectos a veces más graves que la droga en sí misma, como el contagio de VIH por compartir jeringas. La prohibición impide además un control de calidad de estas sustancias y hace que los consumidores queden sometidos a las redes de distribución ilegal, lo cual agrava sus problemas de marginalidad y de salud.

La prohibición, en particular su versión extrema de guerra a las drogas, es entonces un fracaso. Sin embargo, a pesar de algunos avances significativos, como la legalización de la marihuana recreativa en ciertos países, los gobiernos mantienen la prohibición como si fueran adictos a ella. Pero medio siglo es demasiado: esa adicción puede y deber ser superada. Y los remedios para hacerlo ya los tenemos pues existen mejores formas que la prohibición y la guerra a las drogas para enfrentar el abuso de sustancias psicoactivas, como muchos lo hemos explicado en otros textos y como trataré de abordarlo en próximas columnas.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/rodrigo-uprimny/la-guerra-a-las-drogas-fallida-y-adictiva/

20.21.-Ciencia, gobierno y pandemia RODRIGO UPRIMNY

El pasado lunes 7 de junio, 140 instituciones del sector salud, entre las cuales están las principales asociaciones médicas y científicas del sector e importantes facultades de Medicina, presentaron una dramática declaración pública, que critica la Resolución 777 de 2021 del Ministerio de Salud sobre reactivación económica.

13 jun 2021.- La declaración considera que la resolución es técnicamente problemática, manda mensajes equivocados y sus efectos podrían ser catastróficos: si no se modifica, las muertes diarias por COVID-19 podrían llegar en las próximas semanas a 800 y también se incrementarían los fallecimientos por otras enfermedades, debido al colapso del sistema de salud.

Estas preocupaciones parecen tener sustento: el 10 de junio se reportaron casi 30.000 contagios y más de 570 muertes por COVID-19. Sin contar el probable subregistro, son cifras dramáticas pues, además, la tendencia es ascendente.

Las asociaciones no se oponen a medidas de reactivación económica ni están pensando en nuevas cuarentenas, pues tienen claridad en que no es posible realizarlas por la debilidad de los programas sociales del Gobierno y la gravedad de la crisis social y económica asociada a la pandemia. Pero consideran que la reactivación puede y debe hacerse en forma más segura, escalonada y programada, a fin de salvar el mayor número de vidas.

Una de las principales críticas de la declaración es al “índice de resiliencia epidemiológica municipal” previsto en la Resolución 777, que es central pues orienta las decisiones sobre reapertura económica. Las asociaciones consideran que ese índice es inconsistente y carece de soporte científico. Por todas esas razones, las asociaciones, que tienen desarrollos académicos sobre el tema, solicitaron al ministro de Salud derogar la resolución y una reunión urgente para constituir un espacio de participación donde aportar a la mejoría de todos esos temas técnicos y buscar soluciones a la crisis del sistema de salud.

No soy experto en estas materias, por lo que no tengo claro si esas críticas tienen fundamento o si, por el contrario, la Resolución 777 es un buen instrumento técnico. Pero es increíble que, al momento de enviar esta columna a prensa, el Gobierno no hubiera aceptado esa reunión urgente pues esa petición está firmada, reitero, por las principales asociaciones médicas y científicas del sector salud y tiene que ver con la posibilidad de salvar vidas frente a esta terrible pandemia.

En una democracia no le corresponde a la academia ni a la ciencia adoptar las políticas. Esto es tarea de las autoridades electas, pero los ciudadanos tenemos derecho a que el Gobierno, al tomar esas decisiones, tenga en cuenta la mejor evidencia científica posible. Es una expresión de nuestro derecho a beneficiarnos de los avances de la ciencia, como lo dijo la Observación General No. 25 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas.

La solicitud de estas asociaciones es una nueva oportunidad para que el Gobierno tome en serio la ciencia y la transparencia en el manejo de la pandemia y establezca, como algunos lo propusimos hace más de un año, un comité científico asesor de alta credibilidad y calidad técnica, semejante al del presidente Macron, con especialistas en salud pero también en economía y ciencias sociales, que le permita adoptar, en coordinación con los gobernadores y alcaldes, las mejores políticas y explicarlas transparentemente. Esto siempre fue importante pero hoy lo es aún más, dada la gravedad de la crisis sanitaria y social y la dificultad de lograr políticas que equilibren, en la mejor forma posible, la protección de la salud, la reactivación económica y la superación de la crisis social.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/rodrigo-uprimny/ciencia-gobierno-y-pandemia/

  • 21.19.-Tomadura de pelo a la Corte IDH  RODRIGO UPRIMNY
  • El estrato y el VUI JORGE IVÁN GONZÁLEZ

Estos días se ha agudizado la discusión sobre la focalización de los subsidios. En la exposición de motivos de la fracasada reforma tributaria, se insiste en la necesidad de que los recursos efectivamente lleguen a los más pobres con el fin de mejorar la equidad. La puesta en operación del Sisbén IV también ha sido la oportunidad para reflexionar sobre el método más adecuado de focalización. Y, entonces, es inevitable que vuelvan las preguntas sobre la estratificación. De manera equivocada se ha afirmado que el Sisbén puede reemplazar el estrato.

4 jun 2021.- La Mesa de Expertos de Estratificación Socioeconómica convocada por el Dane, entregó su informe hace un mes. Allí se hace un estado del arte sobre los estudios que se han realizado en el país, y se proponen caminos alternativos. Uno de ellos está basado en el Valor Unitario Integral (VUI), que es la relación entre el avalúo catastral del predio y su área. Estudios del Dane y de la Secretaría de Planeación de Bogotá, junto con la Universidad del Rosario, han mostrado las bondades que tendría una nueva estratificación basada en el VUI.

El VUI está centrado en el valor catastral del inmueble. La nueva estratificación no sería por manzana, como la actual, sino por predio. En las ciudades con catastros actualizados, el VUI informa de manera adecuada sobre las condiciones de la vivienda, y al incorporarse en la nueva estratificación es una proxy bastante buena de las características socioeconómicas del hogar.

En las discusiones sobre la focalización se olvida que el estrato tiene que ver con las condiciones de la vivienda. No se le puede pedir que informe de manera precisa sobre los ingresos del hogar. La nueva estratificación, basada en el VUI, continúa centrada en la vivienda, pero es una aproximación adecuada a las características socioeconómicas del hogar. Los errores de inclusión y exclusión disminuyen significativamente, y el estrato logra consonancia con el nivel socioeconómico de los hogares.

Existe consenso sobre la necesidad de mejorar la focalización. Hay asimetrías claras entre el estrato actual y las condiciones de vida de las hogares. La convergencia entre ambas aproximaciones es un propósito que se hizo evidente con la pandemia, y que ya se había manifestado de diversas maneras. Hay acuerdo en que el estrato debe reflejar, en algún sentido, las condiciones de vida del hogar.

La Mesa de Expertos propone avanzar de manera progresiva hacia una nueva estratificación. El proceso tiene que reconocer la heterogeneidad que existe entre las ciudades. Las que ya tienen catastro actualizado pueden ir más rápido. No se puede cambiar la situación actual de un momento a otro. Sin duda, el ideal sería que en lugar del estrato la focalización se realizara teniendo como referencia las características socieconómicas de los hogares. La desaparición de los estratos continúa siendo el horizonte de largo plazo. Y en condiciones óptimas se debería propender por una declaración de renta universal, de tal manera que el Estado sepa a quién se le deben otorgar subsidios y quién debe pagar impuestos. Pero, por ahora, en la Colombia de hoy, antes de llegar al mundo soñado, la nueva estratificación basada en el VUI es una opción razonable, y factible.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/el-estrato-y-el-vui-3180546

21.19.-Tomadura de pelo a la Corte IDH  RODRIGO UPRIMNY

La procuradora general Cabello, honrando su apellido, quiere tomarle del pelo a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en el caso Petro.

5 jun 2021.- La historia tiene sus componentes técnicos, pero vale la pena no sólo por la importancia intrínseca del tema sino además porque muestra cómo este Gobierno y sus amigos en el Congreso y en los organismos de control buscan una concentración total de poderes.

La Corte IDH concluyó en el caso Petro que la destitución e inhabilitación de Petro por el procurador Ordóñez violó la Convención Americana (CA), no sólo por evidentes vulneraciones al debido proceso sino por un problema más estructural: que una autoridad no judicial, como la Procuraduría, imponga la suspensión de derechos políticos viola el artículo 23 de la CA que establece que esas sanciones sólo pueden derivar de una “condena, por juez competente, en proceso penal”.

La Corte IDH ordenó entonces a Colombia adecuar su ordenamiento jurídico a la CA. Todos entendimos que eso implicaba privar a la Procuraduría de la facutad de suspender, destituir o inhabilitar funcionarios electos. La discusión que existía es si esas competencias debían trasladarse a jueces penales o si podía ser a otro juez pero que brindara las mismas garantías que un juez penal.

A Cabello se le ocurrió entonces un pase mágico: que le dejaran a la Procuraduría esas competencias, pero que el Congreso transformara en jueces a ciertos funcionarios de la Procuraduría, que serían quienes decidirían esos casos.

Para esa alquimia, la procuradora invoca el artículo 116 de la Constitución, que “excepcionalmente” permite que la ley atribuya “función jurisdiccional en materias precisas a autoridades administrativas”. Pero esta propuesta es tramposa pues desconoce frontalmente la sentencia de la Corte IDH, que dijo que esas sanciones solo pueden ser impuestas por un juez penal o al menos por un juez con la imparcialidad e independencia de un juez penal. Pero nunca por un supuesto juez inserto en la estructura orgánica jerárquica de la Procuraduría, que no es un órgano judicial. No cabe entonces invocar el artículo 116 de nuestra Constitución para cumplir con la sentencia de la Corte IDH.

Además, el proyecto viola el artículo 116 constitucional pues no respeta los requisitos mínimos que, conforme a la Corte Constitucional (ver Sentencia C-156/13), deben cumplirse para atribuir funciones jurisdiccionales a autoridades no judiciales, pues no garantiza una real independencia a los funcionarios que decidirían esos casos.

Este proyecto, inconstitucional y que toma del pelo a la Corte IDH, es apoyado por el Gobierno, que le puso mensaje de urgencia, por lo cual será debatido en las plenarias del Congreso en los próximos días. Y podría ser aprobado pues prevé el aumento de la ya enorme planta de la Procuraduría en centenares de costosos nuevos cargos, que se rumora se distribuirían entre los congresistas que apoyen la reforma. Este gasto considerable, innecesario y tramposo ocurre en plena pandemia y crisis fiscal y con un Gobierno que se dice enemigo de la mermelada.

Todo esto tiene además un efecto gravísimo: que la procuradora, tan amiga del Gobierno, mantendría la capacidad de suspender, destituir e inhabilitar a funcionarios electos, con lo cual podría perseguir a los congresistas, alcaldes y gobernadores de la oposición, como ya lo está empezando a hacer. Todo esto recuerda a Venezuela pues el chavismo usó al equivalente de la Procuraduría de allá para perseguir opositores. Por eso el precedente inmediato del caso Petro en la Corte IDH fue el caso López Mendoza contra Venezuela. ¿Y aun así Duque y el Centro Democrático pretenden asustar con el castrochavismo?

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/rodrigo-uprimny/tomadura-del-pelo-a-la-corte-idh/

 

  • 21.18.-Pésimo arranque – GERMÁN VARGAS
  • Escollos de la negociación CRISTINA DE LA TORRE
  • ¿Una renta básica o una garantía de empleo financiada por el gobierno? DIEGO OTERO PRADA

Hay mucho todavía para hacer conocer la propuesta de la Garantía del Empleo defendida por los partidarios del nuevo paradigma de la Teoría Monetaria Moderna.

Hay dos posiciones. La primera, los que defienden una renta básica, y la segunda, la de los poskeynesianos de la Teoría Moderna Monetaria, que propugnan por una garantía de empleo financiada por el gobierno central.

7 may 2021.- Con respecto a la renta básica, su filosofía es que todo ciudadano tiene derecho a una renta mínima con la cual defenderse y atender sus necesidades más urgentes. Es renta incondicionada para todos los ciudadanos, sin importar su condición. Significa, que, por el hecho de ser ciudadanos, todos tienen derecho a un mínimo vital.

En Colombia, los defensores de la renta básica la limitan a los ciudadanos vulnerables, pero dejan de lado a la clase media, a los profesionales, a los pequeños comerciantes, que han perdido sus ingresos.

La segunda opción es la de Garantía de Empleo financiada por el gobierno central, promovida por la mayoría de los post keynesianos y, especialmente, por dos líderes de la Teoría Monetaria Moderna, cuyos exponentes principales son Stephania Kelton (El Mito del Déficit, 2021) y Pavlina Tcherneva (La garantie démploi: l´arme social du New Green Deal, 2021). Esta opción consiste en que el gobierno central asegure que todo desempleado tenga un empleo financiado por el estado, a un valor suficiente, con prestaciones sociales, voluntario para el que quiera aceptarlo, pero a cambio de realizar un trabajo social que sirva a la comunidad.

Esta concepción va ligada a la defensa de un Nuevo Pacto Verde, que, al limitar las industrias de tipo fósil, muchos quedarían desempleados, entonces el gobierno les daría esta posibilidad de empleo por un tiempo determinado. En Colombia, por ejemplo, las personas desplazadas por el cierre de minas de carbón, no sería sujetos de a renta básica, pero con este Garantía de Empleo, sí.

La idea de esta propuesta es que su implementación estaría descentralizada, para que las regiones las administren a través de comités de organizaciones sociales, porque allí es donde se decidiría con información local de qué clases de trabajo se requieren de tipo comunitario y social. Por ejemplo, cuidado ancianos, cuidado parques, limpieza, cuidar niños, mantenimiento de vías, lugares públicos, labores de vigilancia.

Otro hecho importante es que se rompe con el concepto del trabajo como una mercancía, es decir, en cierta forma se quiebra con la teoría del trabajo como un simple factor sujeto a demanda y oferta. Es un golpe al capitalismo financiero.

Otro punto para discutir es como se conseguirían los recursos para cualquiera de las dos opciones. Pero, para ello, hay que romper con los mitos del déficit fiscal y del endeudamiento público, que son puntos centrales del pensamiento neoliberal dominante, que está tan presente en Colombia como en ningún otro lugar del planeta.

Esta corta nota es para introducir el debate en Colombia. Hay mucho todavía para hacer conocer la propuesta de la Garantía del Empleo defendida por los partidarios del nuevo paradigma de la Teoría Monetaria Moderna, que recomiendo a los lectores que entren a esta literatura para poder tener una discusión con conocimiento y bien argumentada.

https://www.elunicornio.co/renta-basica-o-garantia-de-empleo/

21.18.-Pésimo arranque – GERMÁN VARGAS

¿Qué tanto reflejan estas peticiones de emergencia el sentir y querer del movimiento de protesta?

A la hora de escribir esta nota no se ha suscrito el acuerdo de garantías para el inicio de negociaciones con la Mesa del Paro. No me extraña, pues aún los líderes de la protesta se niegan a condenar los bloqueos y los numerosos y gravísimos actos de violencia ocurridos esta semana: incendio del Palacio de Justicia en Tuluá y otros 12 despachos judiciales vandalizados, amenazas a Ecopetrol, bloqueos en el Huila y en todo el país; Soacha, sitiada por peajes urbanos, 26 policías quemados, todo paralizado.

29 may 2021.-  ¿Cómo entender que los negociadores le sigan exigiendo al Presidente la renuncia a su facultad constitucional de declarar el estado de conmoción interior y se resistan a condenar estas acciones violentas y catastróficas?

Es cierto que ya no piden la disolución del Esmad ni la renuncia del mindefensa, pero qué dificultad para llamar las cosas por su nombre. ¿Qué es eso de “cortes temporales e intermitentes de vías”? Pues, bloqueos. ¿Y cómo llevarlos a cabo sin afectar la vida, la salud, el empleo y la provisión de alimentos, entre otros? Imposible. La cruda realidad está ilustrada por la muerte de niños en las carreteras, que fue el trágico detonante que los obligó a encarar las conversaciones. ¿Entonces es legítimo que mueran más niños en las vías porque el ejercicio de la protesta “genera traumatismos en el funcionamiento general de la sociedad”? Sin ese “traumatismo” no se puede llamar la atención, dicen los líderes de la protesta. Creo que a todos, en especial a las víctimas, nos queda claro el mensaje.

Pero hablemos del famoso pliego de emergencia que se entrará a discutir si aterrizan el pliego de garantías. En su punto primero solicita la intervención del Estado para garantizar la atención a la pandemia y la formalización laboral para los trabajadores de la salud. Qué curioso resulta que sea este mismo movimiento el que haya pedido hundir la reforma de la salud, que precisamente prohibía la tercerización del empleo en el sector salud, y que sean las marchas promovidas por ellos las principales causantes de contagios y muertes en el país. ¿Quién entiende semejante contradicción?

El pliego continúa pidiendo la renta básica de un salario mínimo o más para al menos 30 millones de personas, la moratoria en el pago de créditos hipotecarios y de consumo y en los servicios públicos. ¿Alguien ha pensado en el costo de estas exigencias? Pueden ser más de 100 billones de pesos. ¿Cómo se van a pagar si, además, paralizan el país, la producción, el empleo y los ingresos de la nación? En el punto 3 se pide la defensa de la producción nacional. Vaya curiosidad, cuando ellos mismos, con sus paros y bloqueos, están acabando con la producción nacional.

Y en el punto 4 se pide la matrícula 0 en universidades públicas y subsidio en las privadas, pero a renglón seguido, el no retorno a clases. En lo que tenemos que pensar más es en la calidad y pertinencia de la educación y en una reforma total del sistema, que fue privatizado y capturado desde hace años por Fecode.

El pliego plantea también geniales soluciones como la emisión monetaria, el uso de las reservas internacionales, la renegociación de la deuda externa y una moratoria temporal. ¿Qué opinarán nuestros economistas criollos de estas propuestas?

Yo me pregunto: ¿qué tanto reflejan estas peticiones de emergencia el sentir y querer del movimiento de protesta? ¿Y qué tanto representan estos negociadores al movimiento ciudadano y en particular a los estudiantes?

La verdad es que el paro tiene a la gran mayoría de la gente indignada y afectada. Las encuestas indican que un 70 % de los colombianos están en desacuerdo con los bloqueos y con que el paro continúe. Además, les atribuyen a extranjeros y a bandas criminales y guerrilla la autoría de los desmanes. El daño al país ha sido colosal y, por supuesto, ya empieza a pasar factura a sus promotores.

  1. D. Con la firma del acuerdo del “corredor humanitario por la vida y la paz” en Buenaventura, el Gobierno legalizó el bloqueo y entregó la soberanía sobre el territorio nacional. Ahora es el comité del paro el que decide qué transita y qué no por las carreteras y a qué horas, se prohibieron las exportaciones y se perdió cualquier asomo de autoridad del Estado. Con este arranque, ¿qué podemos esperar?GERMÁN VARGAS LLERAS

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/pesimo-arranque-columna-de-german-vargas-lleras-592254

21.18.-Escollos de la negociación CRISTINA DE LA TORRE

Fuera del sabotaje a la economía mediante bloqueo de vías, dos obstáculos formidables taponan por ahora la salida a la crisis. Primero, una violencia incontrolada del Gobierno contra el pueblo inerme, para escándalo del mundo que asocia a Colombia con dictaduras dadas por desaparecidas.

24 may 2021.- Segundo, el reto al sistema político de abrir canales de expresión y trámite de demandas para mayorías ultrajadas que rompen ruidosamente las amarras de la resignación, cuando los partidos no las representan ya y la democracia directa que la Carta del 91 introdujo degeneró en populismo plebiscitario a instancias de algún egócrata con prontuario.

51 muertos en las calles cuenta Indepaz, 43 de ellos supuestamente a manos de la Fuerza Pública; para la Defensoría del Pueblo son 42 y, para la Fiscalía, 14. Pero el presidente se emplea a fondo: anuncia máximo despliegue de la Fuerza Pública. Su ministro de Defensa, la torpeza hecha poder armado, tiene por terroristas a los protestantes. Y Marta Lucía Ramírez, flamante canciller, atribuye el estallido al Acuerdo de Paz.

En franco alarde de castrochavismo, no acepta Duque todavía inspección en terreno de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, como nunca la aceptaron Maduro, Castro y Ortega. Todo ello ventilado en los prolegómenos de negociación con el Comité del Paro y con jóvenes en incipientes mesas de negociación regionales.

Exigen todas garantías para la vida y la integridad de los marchantes, reconocimiento expreso del presidente sobre excesos de sus hombres y autorización a la visita de la Comisión de Derechos Humanos. Áspera barrera para el hombre que se debate entre la endeblez y cada divisa brutal de su mentor.

Las aspiraciones variopintas del levantamiento popular que reclama participación política desafían a la maltrecha democracia representativa, enhorabuena fortalecida por las 16 curules de paz que la Constitucional revive para comunidades abandonadas al olvido y a las cicatrices del conflicto. Victoria de las víctimas.

La indecorosa protesta de Paloma Valencia y de su partido no hace sino enaltecer la decisión de la Corte. Pero, mientras culmina la reforma política y electoral que depure y fortalezca a los partidos y abra el compás a nuevas opciones, nada tan propicio como los canales de democracia directa, local, que la Constitución ofrece. Como el cabildo abierto. O los Consejos Territoriales de Paz, Comités de Justicia Transicional y Consejos de Desarrollo Rural creados por el Acuerdo de Paz, que multiplican los canales de participación política. Democracia de abajo hacia arriba.

O los imaginativos mecanismos que la mesa de negociación de La Habana ideó para incorporar la avalancha de propuestas que fluyó hacia ella desde la sociedad civil, a saber: página web a través de la cual se recibieron, sistematizaron y analizaron propuestas ciudadanas; cinco foros temáticos ejecutados por el PNUD y la Universidad Nacional con más de 40.000 propuestas sobre los temas de negociación, y mesas de trabajo regionales en todo el país para recoger propuestas sobre los ejes temáticos en discusión. Se han consolidado también experiencias como la del Comité de Integración Social del Catatumbo, que representa a organizaciones de varios municipios de Santander y hoy prepara un pliego campesino del departamento que sirva de insumo en la negociación del Comité Nacional del Paro.

¿No servirían mecanismos de esta índole para recoger y debatir los reclamos de los manifestantes, como actores políticos, y articularlos a las negociaciones del Gobierno con el Comité del Paro o al Congreso cuando excedan el ámbito local? ¿No ayudarían a saltar el candado que bloquea una negociación democrática? ¿Querrán anarquistas tomarse el movimiento para que los heraldos de la guerra “salven” el país todo con una gran operación Orión?

https://www.elespectador.com/opinion/escollos-de-la-negociacion/

 

  • 21.17.-Siembra división y cosecha tempestades ALVARO FORERO
  • Sería desastroso que Duque no autorizara la visita de la Comisión Interamericana de derechos humanos RODRIGO UPRIMNY

Sería desastroso que el presidente Iván Duque niegue la autorización a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que visite el país y evalúe la situación de derechos humanos, porque sería una decisión contradictoria con posiciones previas del Gobierno y perderíamos un mecanismo esencial para desescalar las violencias y lograr una salida democrática a la crisis.

22 may 2021.- En ocasiones previas, el presidente Duque criticó a otros países que frente a una crisis grave se negaron a recibir a la CIDH. Lo hizo, con toda razón, cuando Nicaragua expulsó al grupo de seguimiento creado por la CIDH. El gobierno Duque apoyó entonces, en junio de 2019 en la OEA, una resolución exigiendo el retorno de ese grupo a Nicaragua. Duque criticó, igualmente con razón, a Maduro por su rechazo de la visita a Venezuela de la CIDH en febrero de 2020. El gobierno Duque fue incluso más lejos: abrió las puertas a que la CIDH viniera a Colombia a recibir quejas sobre la situación venezolana. La CIDH desarrolló entonces su visita a Venezuela pero en Colombia. En Bogotá y Cúcuta, la CIDH se reunió con organizaciones de la sociedad civil venezolana, migrantes y periodistas exiliados. Incluso participaron diputados y periodistas que se desplazaron desde Venezuela, en especial desde Táchira y Zulia.

Sería entonces inconsistente que el gobierno Duque cerrara las puertas a la CIDH cuando criticó severamente a Maduro y Ortega por esa misma negativa. El argumento de que Colombia es diferente porque aquí no habría abusos graves de las autoridades como en Venezuela o Nicaragua no es válido. En estas protestas han ocurrido no sólo vandalismos por particulares sino también gravísimas violaciones de derechos humanos por la Fuerza Pública: decenas de homicidios, más de un centenar de denuncias aún no esclarecidas de desapariciones forzadas, casos de violencia sexual en estaciones de Policía, detenciones arbitrarias, etc. Y si Duque piensa que esos abusos son aislados, ¿por qué temería una visita de la CIDH?

Un rechazo a la visita a la CIDH tendría además efectos negativos graves pues perderíamos un instrumento esencial para superar democráticamente esta crisis.

Muchos sienten que ni las protestas ni los bloqueos pueden cesar mientras no haya claridad de que las violaciones a los derechos humanos no quedarán impunes pues consideran que sería insultar la memoria de las víctimas. Pero no confían en la Fiscalía, la Procuraduría y la Defensoría, por la cercanía de sus jefes al Gobierno y su pobre desempeño en estas semanas. Sin embargo, si el paro y en especial los bloqueos persisten, las tensiones se incrementan. Frente a este dilema, la visita de la CIDH abre caminos pues es una primera evaluación internacional independiente de la situación de derechos humanos. Y podría además acompañarse, como lo han propuesto organizaciones como Dejusticia, de la creación de una comisión investigativa temporal internacional, integrada por unas tres personas intachables, nombradas por instancias como la propia CIDH o la alta comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que en unos meses rinda un informe que documente las violencias y abusos y presente recomendaciones para que los crímenes ocurridos no queden en la impunidad y no se repitan. Ni la CIDH ni esta eventual comisión sustituirían la necesaria investigación de esos hechos por las autoridades nacionales, pero darían confianza de que los eventuales crímenes serán esclarecidos y no quedarán en la impunidad.

Ojalá el gobierno Duque sea consistente con sus críticas a Nicaragua y Venezuela y acepte la visita de la CIDH, como lo hizo en su momento Chile. Sería un paso importante para desescalar las tensiones y avanzar en una solución democrática de esta crisis.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

https://www.elespectador.com/opinion/cidh-derechos-humanos-y-crisis/

21.17.-Siembra división y cosecha tempestades ALVARO FORERO

Lo primero que hace un gobernante es medir el riesgo de la época que le corresponde liderar, y lo segundo, decidir si va a enfrentarlo con unidad o con división.

16 may 2021.- La unidad es útil para manejar periodos difíciles, y la división, para sacar adelante proyectos políticos disruptivos. A mayor riesgo, mayor precaución. A mayor apoyo popular, mayor autonomía; a mayor gobernabilidad, mayor poder. Desde 2002 vivimos en una sociedad profundamente dividida políticamente, pero no siempre fue así.

Iván Duque ha presidido un gobierno muy divisivo en el fondo y moderado en la forma. Eso ha sido un error porque con la división no ha conseguido resultados y sí ha sido unos de los gobiernos con menor gobernabilidad de las últimas décadas. Ganar es solo una parte de gobernar, queda faltando conseguir gobernabilidad. Por eso en algunos regímenes parlamentarios ganar las elecciones solo otorga la oportunidad de conformar un gobierno; si no se logra, se vuelve a llamar a elecciones.

Si Colombia no está pudiendo manejar la crisis social de la pandemia es porque sus divisiones han llegado a extremos y con populismo ha erosionado los canales institucionales para tramitar sus conflictos. La administración Duque ha contribuido al problema, gobernando más para su base electoral que para el conjunto de un país cada vez más diverso y deliberante.

Duque conservó la tendencia divisiva de su partido, que la había rentabilizado mucho en el pasado con populismo, pero, al no ser el de Duque un gobierno populista, no ha tenido cómo aprovecharla, quedándose con el pecado de la falta de gobernabilidad y sin el género de la popularidad. Durante una parte del periodo adelantó un gobierno de partido, cuando eso solo lo pueden hacer los partidos mayoritarios.

Duque llegó al poder gracias a la profunda división que sembró el uribismo, primero atizando una de las oposiciones políticas más feroces desde Laureano Gómez, a quien se atribuye la frase de “hacer invivible la república”. Y luego, planteando la elección presidencial como una fractura.

No buscó convocar a la unidad después del día de su borrascosa posesión, en que ofreció un pacto nacional y el presidente del Congreso, a nombre de su partido, lo conminó a mantener la división y la confrontación partidista. A pesar de que era evidente que le había correspondido un periodo de transición, del monopolio de la derecha y la centroderecha durante más de medio siglo de conflicto armado a un sistema político totalmente fraccionado, en que por primera vez la izquierda tiene una opción de poder real.

Y a pesar de que Gustavo Petro había anunciado que le daría de su propio cocinado en materia de oposición e impulsaría la protesta pública como había hecho el uribismo con los paros, el cafetero y el de camioneros. No corrigió después de las grandes manifestaciones callejeras de 2019, ni luego de la explosión de violencia en Bogotá el 9 y 10 de septiembre.

Ni siquiera con la pandemia. Al contrario, Duque exigió unidad a los demás pero no ofreció la suya, aprovechando para impulsar un hiperpresidencialismo, desoyendo al Congreso, apoderándose de los entes de control y creyendo que manejaba la opinión pública con su programa de televisión. Y proponiendo un plan de ajuste como el del Caracazo.

https://www.elespectador.com/opinion/sembrar-division-y-cosechar-tempestades/

  • 21.16.-El coste real de un jubilado que vive cada vez más es mucho más que el de la pensión que recibe, así se calcula MARC FORTUÑO
  • Comportamiento hipócrita y desleal PATRICIA LARA
 presidentes Miguel Diaz de Cuba e Iván Duque  de Colombia . – Foto: SEMANA

 Como diría la escritora Laura Restrepo, esta es la “historia de una traición”. Pero además es la prueba del manejo irresponsable, hipócrita y desleal que el gobierno de Duque les ha dado a las relaciones con Cuba. Para corroborarlo, no es sino mirar esta cronología:

13 may 2021.- 1) El 17 de enero de 2019, el Eln explota un carro bomba en la Escuela de Policía General Santander en Bogotá y asesina a 22 cadetes. Entonces, con toda razón, Duque rompe los diálogos con esa guerrilla.

2) Cinco días después, Duque le solicita a Cuba que extradite a los miembros de la Delegación de Paz del Eln que están en La Habana, desconociendo así los protocolos que, en caso de ruptura, rigen entre el Estado colombiano y el Eln, de los cuales Noruega y Cuba son garantes.

3) Durante 2019, Duque le insiste a Cuba en su pedido de extradición de los elenos.

4) El 17 de noviembre, Colombia se abstiene, por primera vez en muchos años, de condenar en la Asamblea General de la ONU el bloqueo de EE. UU. a Cuba. El canciller Carlos Holmes Trujillo (q. e. p. d.) dice que la abstención de Colombia obedece a que Cuba alberga a terroristas.

5) Un mes después (hace 17 meses, según reciente entrevista del comisionado de Paz, Miguel Ceballos), comienzan “las exploraciones” con miras a reanudar los diálogos entre el gobierno de Duque y el Eln. Dice él que en ese período se han realizado 28 encuentros, 22 en la sede de la Nunciatura Apostólica en Bogotá y seis en la Casa de Nariño con la participación de Duque, además de cuatro viajes a La Habana.

6) El 18 de febrero de 2020, con la aprobación de Colombia, el representante del Vaticano, padre Darío Echeverri, y el del secretario general de la ONU, Carlos Ruiz Massieu, viajan a La Habana en vuelo privado para hablar con Pablo Beltrán y otros miembros del Eln.

7) El 14 de mayo, el comisionado Ceballos celebra la inclusión de Cuba, por parte de EE. UU., en la lista de países que no cooperan en la lucha contra el terrorismo, y afirma que dicha inclusión constituye “un espaldarazo del gobierno de EE. UU. a Colombia”.

8) El 20 de mayo, con el mismo propósito, Ruiz Massieu y el padre Darío Echeverri vuelven a viajar a La Habana.

9) El 1° de junio, la Cancillería cubana emite un comunicado en el que rechaza las declaraciones de Ceballos y le pide a Colombia que aclare “si la afirmación formulada por (él) constituye la posición oficial” del gobierno de Duque.

10) El 8 de septiembre repiten el viaje a La Habana el padre Darío Echeverri y Ruiz Massieu con el fin de dialogar con los elenos.

11) El 11 de enero de 2021, el gobierno de Donald Trump incluye a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo, con lo cual se intensifica el bloqueo y se ocasionan millonarios perjuicios económicos a la isla y a sus pobladores.

12) El 11 de febrero, viajan de nuevo a La Habana, para hablar con el Eln, Ruiz Massieu y el padre Darío Echeverri, con el beneplácito del gobierno de Duque. Como me dijeron ambos, esas visitas no hubieran sido posibles sin el apoyo de Cuba.

13) El 7 de mayo, Colombia expulsa al diplomático cubano Omar García, quien se ocupaba de las relaciones de la Embajada de Cuba con los partidos políticos, con las organizaciones sociales y con el Movimiento de Solidaridad con Cuba, y les hacía propaganda por Twitter a las vacunas cubanas contra el COVID-19.

Si ese no ha sido un manejo desleal, hipócrita e irresponsable de las relaciones del gobierno de Duque con Cuba, ¿de qué otra forma puede calificarse?

https://www.elespectador.com/opinion/hipocrita-y-desleal/

21.16.-El coste real de un jubilado que vive cada vez más es mucho más que el de la pensión que recibe, así se calcula MARC FORTUÑO

Cuando valoramos la cuestión del coste de los jubilados, únicamente tiende a valorarse la pensión percibida, es decir la renta monetaria que ofrece la Seguridad Social a este colectivo por el hecho de abandonar la vida laboral. Pero hay más, mucho más.

En primer lugar, en España tenemos una población de 9,3 millones de personas con una edad superior a los 65 años. Teniendo en cuenta que somos 47,3 millones de habitantes, la tercera edad supone el 19,6% de la población. Si ahora uno de cada cinco españoles tiene 65 años o más, en 2050 se prevé que este grupo de edad suponga uno de cada tres, es decir, más de 17,5 millones de personas, siendo el verdadero desafío para los Estados de las economías desarrolladas.

Hoy, en nuestros pensionistas gastamos el 12,6% del PIB, unos niveles muy parecidos a la media de la UE situada en 12,7%. Pero todo ese gasto no se destina para los jubilados sino que el 85,5% se destinan a pensiones contributivas y el 1,5% para no contributivas.

La pensión media mensual de jubilación es de 1.186,87 euros, que por catorce pagas se traduce en una renta anual de 16.616,18 euros. Desde el punto de vista de las pensiones de viudedad, obtienen una renta media de 738,66 euros, que por catorce pagas supone 10.341,24 euros.

Si tenemos en cuenta que los pensionistas jubilados son 7,3 millones y aquellos que reciben una pensión de viudedad son 1,7 millones, tenemos un gasto anualizado de 121.000 millones y 17.600 millones. En total, 138.600 millones pata atender a nueve millones de personas de más de 65 años (una media de 15.400 euros).

Pero existen otras rentas, en este caso rentas en especie. El más evidente el coste del sistema sanitario consecuencia de las dolencias propias del paso de los años.

En España, antes de la pandemia, el gasto consolidado fue de 69.744 millones en la sanidad pública. Sobre PIB representa el 5,6% y por habitante sería 1.486 euros anuales.

Sin embargo, en cuestiones sanitarias, la media puede ser tramposa por la distribución irregular en la asignación del gasto. El 5% de los usuarios participa en la mitad del gasto sanitario y nuestros mayores son los principales usuarios de la red de sanidad pública.

La tercera edad sobrepondera en el gasto sanitario porque a medida que la edad aumenta, adquiere mayor relevancia el gasto en atención hospitalaria y el gasto en fármacos (por debajo de los 65 años predomina la atención primaria). Veríamos pues alrededor de 2.500 euros del gasto sanitario dedicado a la población de más de 65 años. Imputado ambos costes, la renta percibida alcanzaría los 18.900 euros.

Además, la edad dorada adquiere ciertos beneficios en los desplazamientos que son imputables al resto de usuarios. A través de los descuentos de los precios públicos a través de la concesión de subvenciones del Imserso en el área de atención a mayores, también Renfe cuenta con notables descuentos a partir de 60 años y, aunque depende de las diferentes autonomías, la red de transporte público es uno de los servicios en los que los descuentos ofrece ya que pueden alcanzar hasta el 90%.

https://www.elblogsalmon.com/entorno/coste-real-jubilado-que-vive-cada-vez-mucho-que-pension-que-recibe-asi-se-calcula 

  • 21.15.-Triste convergencia entre pobreza urbana y rural JORGE IVÁN GONZÁLEZ
  • España queda fuera de la lista de países a los que el Reino Unido permitirá viajar sin cuarentena obligatoria RAFA DE MIGUEL

Los británicos que se desplacen a territorio español a partir del 17 de mayo deberán aislarse durante 10 días a su regreso. El Gobierno revisará la lista cada tres semanas

Una pareja de turistas británicos camina por el centro de Barcelona, el pasado mes de julio. ENRIC FONTCUBERTA / EFE

A pesar de ser uno de los destinos favoritos de los británicos, España se mantendrá en la “lista ámbar” a partir del 17 de mayo. El Gobierno de Boris Johnson ha dicho finalmente cuál será la distribución de los países en el “listado-semáforo” diseñado para revitalizar la industria turística. Solo 12 han entrado en la “lista verde”, entre los que se encuentran Portugal, Israel, Australia o Nueva Zelanda.

7 may 2021.- También está en este listado Gibraltar. “Hoy damos el primer paso en un prudente regreso a los desplazamientos internacionales, con medidas destinadas sobre todo a proteger la salud pública y a asegurar que no tiramos por la borda los esfuerzos realizados a lo largo de este año”, ha dicho el ministro británico de Transporte, Grantt Shapps.

Los británicos que, aun así, decidan programar sus vacaciones en territorio español, deberán estar dispuestos a realizar a la vuelta la correspondiente cuarentena, al igual que los que quieran viajar a Francia, Italia o Grecia. Además del aislamiento forzoso, deberán pagar previamente dos PCR para los días segundo y octavo de la reclusión, algo que encarece notablemente el viaje.

Una medida muy criticada por la industria turística del Reino Unido, que la considera disuasoria y considera que el sistema de semáforo la sitúa en desventaja respecto a los competidores de otros países. “No es justo que nos quedemos atrás mientas otras naciones europeas permiten a sus ciudadanos y consumidores empezar a viajar sin restricciones si ya están vacunados”, ha dicho Johan Lundgren, director ejecutivo de las líneas aéreas Easyjet. “Y la medida tendrá muy poco impacto en el nivel de hospitalizaciones en el Reino Unido si por otro lado se permite viajar libremente por toda Europa”.

En España, fuentes gubernamentales han asegurado que la decisión del Reino Unido no afectará a la temporada estival en España, ya que es un listado que se irá actualizando periódicamente. No obstante, los paquetes de vacaciones suelen contratarse bastante antes del verano, por lo que sí supone una amenaza para el turismo del país. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo insiste en que las negociaciones avanzan y esperan que para el verano puedan llegar al país los turistas británicos sin restricciones.

“Somos optimistas con el desarrollo de estas conversaciones y los ciudadanos británicos podrán pasar sus vacaciones en España si así lo desean. La previsión es que entremos próximamente en la categoría verde del Reino Unido y que en junio se reactive la movilidad internacional”, apostillan estas fuentes.

Por su parte, el Gobierno de Baleares ha lamentado el veto del Reino Unido a los viajes a España y ha criticado que la elevada incidencia del virus en otras comunidades autónomas lastre la situación del país y perjudique directamente los intereses turísticos de Baleares y Canarias. El consejero de Turismo, Iago Negueruela, insiste en que el Gobierno de las islas “ha hecho los deberes” pero situaciones como la de Madrid o Euskadi provocan que la incidencia acumulada del país se incremente “y perjudique directamente al resto”.

 Señala el consejero que el Gobierno central ha presionado hasta el último momento para valorar la situación de los dos archipiélagos de forma independiente a la de la Península y espera que en la próxima actualización del semáforo del Reino Unido, dentro de tres semanas, se examine la situación por regiones y no por naciones, informa Lucía Bohórquez.

Según la web del Gobierno del Reino Unido que ofrece las cifras de la evolución de la pandemia, la incidencia en siete días de casos por 100.000 habitantes estaba el 2 de mayo —última fecha con datos— en 21,2. En España, el día 3 (el 2 no hubo información porque fue domingo) la quintuplicaba: 100,41. Medida a 14 días, la incidencia de covid está en el Reino Unido en poco más de 40, mientras en España ronda los 200.

Los países incluidos en el listado rojo del Reino Unido siguen siendo un destino prohibido, salvo casos excepcionales. Seguirá así durante al menos cuatro meses, y el Gobierno de Boris Johnson ha incluido en ellos a Turquía. En su capital, Estambul, estaba prevista el próximo 29 de mayo la celebración de la final de la Champions League, que este año juegan dos equipos británicos, el Manchester City y el Chelsea. El Gobierno de Johnson ya ha pedido a los aficionados que cancelen sus planes de viaje, y el ministro Shapps ya ha ofrecido a la UEFA que el Reino Unido se convierta en el anfitrión del encuentro.

https://elpais.com/sociedad/2021-05-07/espana-queda-fuera-de-la-lista-de-paises-a-los-que-el-reino-unido-permitira-viajar-sin-cuarentena-obligatoria.html

21.15.-Triste convergencia entre pobreza urbana y rural JORGE IVÁN GONZÁLEZ

De acuerdo con los datos recientes que presentó el Dane, la brecha de pobreza que existía entre el campo y la ciudad se cerró en 2020. Pero esta convergencia es triste porque la pobreza urbana se incrementó de manera sustantiva e igualó a la pobreza rural.

7 may 2021.- En 2019 la distancia entre las ciudades y las áreas rurales fue significativa. La incidencia de la pobreza era, respectivamente, de 32,3% y 47,5%. Y en 2020 fue de 42,4% y 42,9%. La pandemia, más el desempleo, más la caída de los ingresos golpeó muy duro a las ciudades. A nivel urbano, el número de pobres pasó de 12,2 millones de personas a 16,2 millones. El aumento fue de 4 millones. Y el ingreso per cápita cayó 12%, y pasó de $818.000 a $719.000.

Los resultados observados en 2020 no tienen precedentes. La pandemia desató procesos endógenos perversos. Hasta ahora las externalidades propias de las vecindades habían sido favorables. Y las interacciones positivas de las aglomeraciones permitieron que antes del 2020 los niveles de pobreza de las ciudades fueran muy inferiores a los del campo. La pandemia desató las externalidades negativas de la convivencia urbana. Los males se transmitieron rápidamente y de manera endógena. En Bogotá la pobreza subió 12,9 puntos porcentuales. Pasó de 27,2% en 2019 a 40,1% en 2020. En Cali el aumento fue de 14,4 p.p. En Barranquilla de 15,6 p.p. De las cuatro grandes ciudades, la menos golpeada fue Medellín, con un aumento de la pobreza de 8,5 p.p.

La situación no fue más crítica gracias al efecto positivo que tuvieron las ayudas sociales. Los programas Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Colombia Mayor, y las compensaciones de los últimos meses, como Ingreso Solidario, Bogotá Solidaria, Bono Vital Bucaramanga, etc., evitaron que la pobreza fuera mayor. Sin estas ayudas, en las ciudades la pobreza no hubiera sido de 42,4% sino de 45%, así que el impacto fue de 2,6 p.p. Es relevante el efecto que tuvieron estos subsidios en las zonas rurales. Gracias a ellos la incidencia de la pobreza no fue de 50% sino de 42,9%. Las ayudas sociales redujeron la pobreza en 7,1 p.p.

El país tiene que continuar avanzando en el mejoramiento de los registros administrativos, y en la integración de éstos con las encuestas. Las angustias de la pandemia permitieron dar pasos muy positivos en esta dirección. Pero, claramente, las ayudas sociales fueron insuficientes para compensar las caídas en el nivel de vida. Por tanto, es necesario diseñar alternativas de reactivación que mejoren el empleo y el ingreso. Y para avanzar en esta dirección el Estado tiene que llevar el liderazgo. Sorprende la antipatía de la política económica por las fórmulas keynesianas. Y llama la atención la excesiva ortodoxia del Banco de la República. Han pasado 30 años desde la Constitución de 1991, y la política monetaria tiene que ser replanteada. Así lo ha dicho el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Pagos Internacionales.

El nuevo keynesianismo tiene que ser verde. Y las ciudades, junto con el Gobierno Nacional, deben encontrar los mecanismos para transformar las externalidades negativas en positivas. Es posible imaginar un futuro en el que la convergencia entre el campo y la ciudad no sea triste. Y aspirar a que la brecha se cierre en un escenario en el que los niveles de vida sean relativamente altos, y el país haya logrado que nadie viva por debajo de la línea de pobreza.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/triste-convergencia-3165595

 

  • 21.14.Sobre la burocratización universal del capitalismo – LUIS ROCA JUSMET
  • Mazzucato y las vacunas SALOMÓN KALMANOVITZ
  • Abusos judiciales y Estado de derecho RODRIGO UPRIMNY
Fuentes: Rebelión

Como ya sabemos, el neoliberalismo es algo más complejo que el proyecto económico en el que se privatiza lo público y se desregula el mercado.  Se ha analizado a partir de sus prácticas, de su imaginario, de su ideología, de sus implicaciones políticas, de las formas de interacción que inaugura. Se ha dicho mucho y era necesario hacerlo, ya que se está convirtiendo en lo hegemónico a nivel social global. Pero faltaba decir algo y este libro lo dice.

29 abr 2021.- Se trata de la manera como el neoliberalismo, al contrario de lo que predica, nos atrapa en unas redes burocráticas que es una forma de gobernar pero que también va tejiendo muchos de los aspectos de nuestra vida laboral e incluso cotidiana. La referencia para su análisis es (y así lo explicita de manera muy precisa en el postfacio), Max Weber. Pero tiene muy buenos compañeros de viaje: Michel Foucault, Cornelius Castoriadis y Claude Lefort. El primero en sus lúcidos apuntes sobre el neoliberalismo y los últimos en sus análisis de la sociedad burocrática. Todos ellos muy presentes, con todo su potencial crítico, en la caja de herramientas teórica que utiliza la autora del libro, la brillante socióloga francesa Beatrice Hibou. También están presentes Hebert Marcuse (con su análisis del hombre unidimensional en el capitalismo avanzado), Paul Veyne (con su análisis de los mitos) Karl Polanyi…

 El libro argumenta de manera muy consistente una hipótesis a primera vista sorprendente: la propuesta neoliberal, cada vez más materializada en más sociedades, supone una nueva burocratización que supera todas las anteriores. Lo que ocurre es que este nuevo control burocrático es difuso, fragmentario, y a veces imperceptible. Está formado por un conjunto de dispositivos normativos y procedimentales cuyo rasgo fundamental es la formalización, es decir la abstracción. Es un paso más, y muy importante, en lo que Max weber llamaba “la burocratización universal del capitalismo”. En esta fase hay dos rasgos característicos: el primero es que se diluye la diferencia entre lo privado y lo público, ya que es el modelo de gestión privado el que se impone por todas partes; el segundo es que la abstracción y la formalización se radicalizan al máximo, conduciendo a una especie de “ficción de la realidad”.

El orden neoliberal es un orden mercantil y empresarial que requiere una actualización permanente de sus sofisticados métodos de formalización. Es un gobierno empresarial que llega a las instituciones y regula la vida cotidiana. Todo debe gestionarse de manera rentable, cuantificando y calculando siempre bajo el dominio de la contabilidad. El control y el mando no se establecen de manera jerárquica piramidal, se efectúan de manera indirecta, a través de un sistema de normas, de reglas y de relaciones contractuales que implican prácticas burocráticas. La manera como se impone es en forma de incentivos. Es un sistema de índices y de cifras que implican, en su proceso de formalización, una pérdida importante de información y de todo lo que es singular y cualitativo. Lo que prolifera casi exclusivamente es la matematización del saber. Hay una transformación radical según un modelo de gestión privada, que se aplica también a lo público, en el que las finanzas forman parte de un proceso tan fragmentado y especializado que todo se vuelve opaco. Se impone al mismo tiempo la judicialización y la legalización del mundo empresarial y la búsqueda de seguros a toda costa.

 El nuevo espíritu del neoliberalismo es el de una sociedad totalmente burocratizada. Es una forma de gobierno a todos los niveles, desde la escuela hasta el Estado. Hay una burocratización neoliberal de la alianza público-privada según la contratación de la lógica jurídica privada. Hay una reinvención de la planificación de lo público centrada en la cuantificación de los resultados. Hay, paradójicamente, una exigencia de transparencia que finalmente lleva a la máxima opacidad, ya que casi nadie controla los medios sofisticados del proceso. El proceso burocrático continúa en la búsqueda de certificación, que exige una auditoría del sistema y una verificación según la normativa. En el sector público hubo una des legitimización progresiva de la intervención pública directa y la necesidad, por actores privados, de ver el entorno modelado según sus intereses. Esta normalización se basa en el principio de trazabilidad, que es la capacidad de reconocer y remontarse a los procedimientos que permiten una producción de un producto o un servicio. Se trata, en todo caso, de una dominación en forma de normalización: oficinas de evaluación, de las agencias de calificación y sociedades de certificación que lo evalúan todo y califican cuando hay lo necesitan. El lugar por excelencia es la seguridad para el despliegue de las técnicas de control y vigilancia.

 Un elemento importante es la producción de la indiferencia social entre los ciudadanos, convertidos en clientes. La ética se convierte en algo puramente formal, en una adecuación a la racionalidad técnica y a la ingeniera burocrática. La ayuda humanitaria se convierte en algo burocrático que permite alcanzar el estatuto de víctima, que siempre remite a una lógica individualizante. La pobreza algo tipificado con unos criterios burocráticos que debe resolver el problema de integrar a los excluidos en el mercado. Es un diagnóstico técnico. La indiferencia es resultado de la despolitización. La burocratización se convierte en el lugar de enunciado de lo político. Hay una eliminación ficticia del conflicto, que se oculta y se esconde bajo el lenguaje del consenso y las técnicas de mediación y de resolución de conflictos. Lo que no se puede formalizar, que es lo heterogéneo, queda excluido. Pero no se trata de una descomposición de lo político sino de una reorganización de las formas de dominación. Si se quiere hacer un planteamiento emancipatorio hay que lidiar con esta cuestión, mucho más seria de lo que puede parecer.

 Con este breve resumen he intentado resaltar los elementos básicos de que desarrolla con rigor, precisión y claridad Béatrice Hibou en libro que no dudo en calificar de imprescindible para entender un aspecto menos visible de lo que es el gobierno neoliberal de nuestras vidas.

https://rebelion.org/sobre-la-burocratizacion-universal-del-capitalismo/

21.14.-Mazzucato y las vacunas SALOMÓN KALMANOVITZ

Mariana Mazzucato dictó una conferencia en la Universidad del Rosario, titulada “Crisis global y creación de valor”, que despertó mucha expectativa, pero ningún interés de la bucólica administración Duque.

25 abr 2021.- La investigadora insiste en que el Estado debe dotarse de capacidad e ingenio para intervenir en áreas estratégicas y liderar la sociedad hacia metas superiores. Su ejemplo favorito es el del Programa Apolo, que emprendió John F. Kennedy en 1961 para la conquista del espacio. De este emprendimiento, en cabeza de la agencia aeroespacial NASA, surgieron más de 20 innovaciones incluyendo los celulares con cámara, la programación digital, el computador portátil, nuevos materiales resistentes, comida para bebés (de las fórmulas para alimentar a los astronautas) y muchos más. Se trató de una iniciativa pública con amplia participación de las universidades y del sector privado.

Junto con dos coautoras, Mazzucato ha planteado en la revista The Economist que la misión que encara la humanidad en estos momentos es derrotar la pandemia. Ellas reconocen que la rápida creación de las vacunas constituye un avance tecnológico asombroso; eso muestra los logros de la capacidad de invención humana cuando se combina la participación del sector privada con un fuerte apoyo público a la investigación básica por medio de subsidios masivos.

Mientras que la existencia de patentes que protegen la propiedad privada de los hallazgos de las empresas farmacéuticas es necesaria para que inviertan en desarrollo e investigación, asegurando su rentabilidad, no debe olvidarse que también el Estado ha invertido cuantiosas sumas que han sido fundamentales en el éxito de los agentes privados.

Las autoras observan que las vacunas le sirven al público solo si son distribuidas equitativamente. Lo que sucede es que la mayor parte de estas se aplican en los países ricos, dejando sin protección a la mayor parte del mundo, eso mina los esfuerzos por contener la pandemia, que volverá a afectar a todos al mutar a virus más mortíferos. La solución es una vacuna para todos los pueblos del mundo, en contraste con la actual escasez, que es artificial y superable. Una suspensión temporal de las patentes de las vacunas contribuiría a movilizar suficiente capacidad de producción para inocular al 60 % de la población este año.

El acaparamiento de las vacunas y de la tecnología por las compañías farmacéuticas genera su escasez. Hay muchas empresas en Canadá, India, Brasil y Argentina (¿y Colombia?) que pueden producir las vacunas si se les provee con el conocimiento guardado bajo llave. “El control monopolista sobre tecnologías imprescindibles para garantizar la salud pública no puede justificarse en una emergencia global”.

Las farmacéuticas han prometido abastecer la demanda, pero han incumplido, incluso en los países ricos. Pfizer ha surtido solo a Estados Unidos y ha enviado pocas unidades al resto del mundo. Dada la intensa competencia por las vacunas, la falta de poder de negociación de los países pobres y la opacidad de los contratos (cláusulas de confidencialidad, que defiende nuestro presidente), las empresas del sector han llegado a cobrar entre US$2 y US$40 por cada dosis, dejando a la mayor parte de los habitantes del globo sin protección.

En Colombia se ha inoculado con dos dosis apenas al 2,4 % de la población, pero se acabaron las vacunas y se ha dejado de aplicar la segunda dosis a muchas personas de la tercera edad.

https://www.elespectador.com/opinion/mazzucato-y-las-vacunas/

21.14.-Abusos judiciales y Estado de derecho RODRIGO UPRIMNY

En las décadas que llevo leyendo y analizando decisiones judiciales, he encontrado pocas que sean tan arbitrarias como el auto del pasado martes de la magistrada Nelly Villamizar, del Tribunal de Cundinamarca, que pretendió prohibir el paro nacional.

1 may 2021.- Aclaro que no estuve de acuerdo con la realización de marchas y aglomeraciones en pleno pico de pandemia, aunque creo que hay muchas y muy buenas razones para protestar contra el gobierno de Duque. Propuse que esas manifestaciones fueran aplazadas o que pensáramos creativamente en otro tipo de protestas, no sólo para prevenir nuevos contagios sino, además, para evitar que el Gobierno intente justificar sus precarios resultados en el manejo de la pandemia atribuyendo a las marchas la terrible situación sanitaria que estamos viviendo. Pero una cosa es tener y expresar esa opinión como ciudadano y otra muy distinta, que una magistrada que estaba en desacuerdo con las marchas pretenda prohibirlas arbitrariamente.

Esta decisión es arbitraria al menos por cinco razones: i) Por carencia total de competencia, pues la magistrada invocó una tutela decidida hace meses para inventarse una medida de protección que nadie le había pedido e intentar aplazar un paro, por fuera de un proceso judicial que tuviera ese objeto. ii) Por incoherente, pues la tutela de hace meses buscaba garantizar el derecho a la protesta. ¿Cómo entender que la magistrada invoque una tutela ya fallada que protegía el derecho de protesta para… prohibir nuevas protestas? iii) Por violación del debido proceso, pues el auto da órdenes a las autoridades y a los promotores del paro sin haberlos escuchado; además, fue adoptado pocas horas antes del paro, que había sido convocado muchos días antes, lo cual impedía recurrir la decisión. iv) Por violación del derecho de reunión pacífica, pues la magistrada supone que las manifestaciones requieren permisos y que las autoridades pueden prohibirlas, sin previsión legal que autorice esa restricción, cuando la Constitución dice inequívocamente que las manifestaciones sólo pueden ser limitadas por la ley. Y v) por la falta de motivación. El auto es largo, pero en realidad es esencialmente una copia deshilvanada de apartes de sentencias de la Corte Constitucional, con poca relevancia para el caso. El auto nunca justifica lo esencial: que en un proceso de tutela fallado hace muchos meses, para proteger la protesta, una magistrada pueda prohibir ahora otra protesta, sin ley que autorice esa restricción y sin que nadie le hubiera pedido adoptar esa supuesta medida de protección de la salud.

He defendido y defiendo la independencia judicial y el respeto a las decisiones judiciales, incluso aquellas que puedan parecernos equivocadas, pues sin ese respeto no hay Estado de derecho ni democracia digna de ese nombre. En Colombia, además, hemos logrado un grado importante de independencia judicial y las cortes y los jueces han sido importantes para la protección de los derechos y el control de los abusos de las autoridades, a pesar de todos los problemas de nuestro sistema judicial.

La independencia judicial debe ser protegida, pero esa defensa no implica abstenerse de criticar las decisiones arbitrarias. Todo lo contrario: esos abusos deben ser criticados pues la independencia judicial no es un privilegio corporativo de los jueces. Existe para asegurar el imperio del derecho, por lo cual los fallos claramente contrarios al derecho deben ser duramente criticados, especialmente por quienes defendemos la independencia judicial, pues esos abusos minan el respeto a los jueces, erosionan la propia independencia judicial y socavan el Estado de derecho.

  • 21.13.-Otro peligroso virus: escoger a su juez – RODRIGO UPRIMNY
  • El pelotón suicida GERMÁN VARGAS
  • Hagan sus apuestas RAMIRO BEJARANO
  • Reforma tributaria sin fundamentos  EDUARDO SARMIENTO

    Álvaro Hernán Prada renuncia a la Cámara de Representantes 

Un virus afecta al Centro Democrático: el uso de leguleyadas para llevar sus casos a instancias judiciales más favorables cuando no les está yendo bien.

24 abr 2021.- Primero lo hizo Uribe, quien dimitió del Senado para que su proceso quedara en la amigable Fiscalía de Barbosa. Luego lo hizo Duque con el Decreto 333 que busca que las tutelas contra el gobierno queden en el Consejo de Estado, que cree le será más amigable, como lo explique en una columna reciente. Ahora el turno fue para el representante Álvaro Hernán Prada, quien siguió el ejemplo de Uribe y renunció a su curul para no ser investigado por la Corte Suprema (CSJ) sino por la Fiscalía.

Una buena vacuna contra ese virus es que la CSJ modifique su jurisprudencia en este tema pues los casos de los Álvaros muestra que es equivocada.

La CSJ ha dicho que el fuero de los congresistas, conforme al cual son investigados y juzgados por ese tribunal, cesa si el funcionario renuncia y el delito por el cual es investigado no está relacionado con las funciones de congresista.

En principio esta tesis es sólida pues se funda en el artículo 235 de la Constitución que dice que cuando los funcionarios “hubieren cesado en el ejercicio de su cargo”, el fuero solo se mantiene para los delitos “que tengan relación con las funciones desempeñadas”. Además, el fuero es excepcional, por lo cual debe ser interpretado restrictivamente. En caso de duda, debe preferirse que los funcionarios sean investigados igual que cualquier ciudadano de a píe, por igualdad ante la ley. Como el fraude procesal o la presión de testigos no tienen que ver con las funciones de congresista, el asunto debería ir a la Fiscalía.

A pesar de su solidez, esta jurisprudencia es problemática cuando el congresista no cesa en su cargo por razones justificadas sino porque renuncia con el propósito de eludir el juicio ante la CSJ, como ha sido claro con los dos Álvaros. En esos eventos, el fuero debe continuar al menos por dos razones.

Primero, porque en un Estado de derecho no hay jueces a la carta: una persona no debe poder escoger quien lo investiga y juzga penalmente. Esto debe estar establecido por la ley y no debe depender de la voluntad del propio investigado. Y menos aún si son altos funcionarios.

Segundo, porque el fuero ante la Corte Suprema es una garantía del aforado, pero no es un privilegio del cual puede deshacerse cuando no le gusta, por cuanto ese fuero es también una garantía de la sociedad. Explico el punto.

Para el congresista, el fuero es la garantía de que su libertad y su función no serán afectadas por una decisión de cualquier fiscal o juez sino sólo por el máximo tribunal penal, que es la máxima garantía. El fuero preserva así la independencia del Congreso frente a interferencias indebidas. Pero en este caso el fuero cumple también otra función: es una garantía institucional para la sociedad pues asegura que funcionarios con mucho poder, como los congresistas, sean juzgados por un tribunal que sea también poderoso y pueda resistir posibles intimidaciones mejor que un fiscal o un juez de instancia.

Por lo anterior, la renuncia del congresista para eludir la competencia de la CSJ y que lo investigue una fiscalía amigable es un abuso del derecho, que viola el deber de toda persona de colaborar con la justicia. Debe entonces entenderse que la cesación del cargo señalada en el artículo 235 de la Constitución no incluye ese tipo de renuncias, sino que hace referencia a la cesación en el cargo por razones objetivas y justificadas, como una enfermedad o el fin del periodo.

Este ajuste jurisprudencial, que es totalmente razonable, es la mejor vacuna contra este contagioso y peligroso virus que afecta al Centro Democrático.

https://www.elespectador.com/opinion/otro-peligroso-virus-escoger-a-su-juez/

21.13.-El pelotón suicida GERMÁN VARGAS

Celebro que la bancada del partido al cual pertenezco decidiera no votar la reforma tributaria.

¿Quién se suicida?

Celebro que la bancada del partido al cual pertenezco, resistiendo halagos y ofrecimientos, decidiera no votar la reforma tributaria y no entrar al lodazal de la tradicional negociación de artículos y comas. Entendieron las repercusiones que traería para el país aprobar una reforma en el momento más inoportuno para la reactivación económica y el empleo.

25 abr 2021.- Categóricamente expresaron un NO a los incrementos superiores al 300 % en la tributación de los asalariados con ingresos mensuales de entre 2,5 y 7,5 millones. Dijeron NO al gravamen a las pensiones. NO al nuevo impuesto denominado solidario del 10 % mensual a salarios e ingresos. NO a la insensatez de obligar a declarar renta a toda persona con ingresos anuales inferiores a 25 millones, cuyo recaudo sería casi nulo pero que con razón enfurecería a millones de colombianos. NO al desmonte de las deducciones para el ahorro privado, las cesantías, los intereses de vivienda, las pensiones y las cuentas de ahorro para el fomento de la vivienda. NO al desmonte de las deducciones para la construcción de vivienda de interés prioritario, sin las cuales no se volvería a construir una vivienda y se perderían 400.000 empleos. NO al IVA del 19 % a los servicios públicos, cuyas tarifas ya se han vuelto impagables. NO a revivir el impuesto a la riqueza, expropiatorio de los patrimonios. NO a las facultades extraordinarias para adelantar una reforma del Estado, que nadie ha explicado. NO al incremento al impuesto a las sociedades, dizque transitorio. Y no sigo, pues me haría interminable.

Cuando pasemos este calvario llegará el momento de pensar en los temas de la tributación, pero no en medio de la pandemia con la gente enferma, pobre y sin empleo y, lo peor, superresentida. Un suicidio político colectivo, agregaría yo. Con la decisión que esta semana tomará el Partido Liberal, el Gobierno no tendrá mayorías para sacar adelante este proyecto. Lo razonable es que retiren este adefesio que no deja títere con cabeza, acojan las recomendaciones de la comisión de expertos que el propio Gobierno convocó, instalen una mesa técnica para explorar opciones y elaboren una propuesta menos ambiciosa pero más realista y aterrizada.

Sorprenden las declaraciones del Presidente del Banco de la República cuando manifiesta que hay que resolver el problema fiscal porque las calificadoras de riesgo nos pueden bajar el grado de inversión. Insólito. Todos los países del mundo en esta pandemia han aumentado el déficit fiscal, pues su principal preocupación es cómo van a reactivar la economía y el empleo. El último de sus problemas es el déficit fiscal. Así lo entendieron la Reserva Federal y la Secretaría del Tesoro en EE. UU., el Fondo Monetario y el Banco Mundial y el Banco Central Europeo, en donde, sin excepción, se han ocupado de dar liquidez a las economías. Los tuvo sin cuidado lo que opinaran las calificadoras de riesgo. Pero aquí no. Nuestro flamante banco central, solo preocupado por lo que opinen las calificadoras de riesgo.

La reforma tributaria y la lentitud en la vacunación empiezan a pasar su cuenta de cobro en términos de opinión pública. La encuesta de Gallup de esta semana da a Petro como indiscutible ganador en una vuelta y seguro presidente en 2022. El Gobierno sigue perdiendo apoyo, y esta reforma, de aprobarse, será la gota que rebose la copa. Qué torpeza, qué equivocación.

La solución para pasar este periodo de pandemia y recuperación económica la ha dado el propio ministro Carrasquilla: plan de austeridad que representa, según él, 15 billones, venta de ISA; otros 15 billones, venta de una nueva participación en Ecopetrol; liquidación rápida de activos de la SAE, que tanto se ha anunciado, y una acción contundente contra el contrabando y la evasión. Con solo algunas de estas propuestas, no tendríamos que hacer reforma tributaria este año.

Y qué se habrán hecho los candidatos presidenciales: Ni una palabra de Peñalosa, Fico, Galán, De la Calle, la ‘Vice’, ni de Fajardo, por supuesto. ¿Van a pasar de agache? ¿Y Dilian Francisca y el partido de ‘la U’ estarán pensando también en suicidarse? De ser así, es mejor que se apresuren porque los servicios funerarios también los van a gravar con IVA.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/el-peloton-suicida-columna-de-german-vargas-lleras-583587

21.13.-Hagan sus apuestas RAMIRO BEJARANO

En cuanto el Gobierno ve en aprietos su desastrosa tercera reforma tributaria, sus ministros y el presidente eterno salen a tender puentes con otros dirigentes, como César Gaviria y Germán Vargas Lleras, quienes han expresado su rechazo a la criatura. Quedó claro que con ellos atravesados como mulas muertas el malhadado proyecto debe correr la misma suerte.

 

24 abr 2021.- Lo que se sabía es que Uribe tiene excluidos de las caballerizas de El Ubérrimo tanto a Gaviria como a Vargas Lleras. Ellos son vistos con desconfianza en el Centro Democrático y no sin razón porque no se ha olvidado que ambos estuvieron en el gobierno de la Seguridad Democrática, de donde salieron no propiamente en hombros.

Gaviria acuñó el prodigioso invento de criticar la mermelada oficial que parece estaría dispuesto a repartir el Gobierno para sacar adelante esta nueva reforma, al mismo tiempo que sus críticos suelen recordarle que a buena cuenta de sus movimientos están apuntados en la burocracia estatal varios de sus aliados y uno que otro familiar cercano. Por el lado de Vargas Lleras, sus columnas contra el Gobierno han rescatado la página dominical del periódico del tufillo gobiernista que allá se respira con todo lo que Duque y sus muchachos digan o hagan. Sin embargo, al exvicepresidente le cobran como de su casa uno que otro nombramiento. En todo caso, de ser así, no lo deben tener suficientemente impresionado porque sus artículos son auténticas y feroces faenas de oposición.

Lo que reseñan los medios, casi todos voceros del régimen, es que el Gobierno anda angustiado al igual que el presidente eterno, porque por primera vez saben que no pueden menospreciar a quienes tienen posibilidad de veto en el Congreso, menos ahora que la poderosa casa Char parece alinearse de nuevo con Vargas Lleras. Por eso Uribe, a pesar de que “voluntariamente” renunció a su condición de congresista para saltar en garrocha de la Corte Suprema al patio del búnker de la Fiscalía, ahora es la avanzada para intentar ablandar a los contradictores del infame proyecto. El tempestuoso expresidente buscando consensos y ofreciendo la mano con la que ha encuellado a todos sus opositores, ¡quién lo creyera!, era algo para lo que no estábamos preparados, ni siquiera él mismo.

Esta estrategia de tratar de aproximar a tan altos heliotropos de la política puede terminar en uno de los siguientes escenarios:

  • El primero, “convencen” a Gaviria y a Vargas Lleras, y estos, presionados por los parlamentarios de sus grupos, terminan rindiéndose y apoyando la reforma. Sería un triunfo del Gobierno y el entierro para siempre de estos ocasionales opositores. También sería lamentable porque, en honor a la verdad, en el ambiente empieza a sentirse con fuerza que Vargas Lleras pueda ser el hombre capaz de suceder este régimen mafioso, corrupto y perseguidor.
  • El segundo, después de grandes conversaciones el Gobierno termina consiguiendo el apoyo de Gaviria y Vargas Lleras a un proyecto menos ambicioso, pero al fin y al cabo reforma tributaria. Mal negocio para ellos y resultado aceptable para el subpresidente y su insoportable ministro de Hacienda. En especial, una tragedia para el pueblo enfrentado a la aventura de nuevas reglas rentísticas que nunca serían concebidas para favorecerlo.
  • El tercero, que Gaviria y Vargas Lleras no se muevan de donde hoy están y que el Gobierno tenga que enterrar sin bombos ni platillos esta reforma más empobrecedora de la clase trabajadora. Sería un triunfo en términos de opinión, salpicado seguramente porque uno que otro empresario, de los que interpretan la instrucción de aplaudir a rabiar siempre al régimen, calificaría como un acto irresponsable, populista, politiquero y suicida el gesto histórico de haber dejado al Gobierno con los crespos hechos.
  • El cuarto, que uno de los dos mosqueteros se baje de ese bus dejando al otro solo y decida fracturar esta asociación antes impensable, para auxiliar al Gobierno y “salvar” el proyecto. No es una hipótesis descabellada. La política está tejida de traiciones. ¿Cuál sería el traidor? El costo sería evidente: todos quedarían mal ante el país.

Ojalá no tengamos que ser testigos de una volteada a última hora que nos haga de nuevo maldecir a nuestra decadente clase política. Amanecerá y veremos.

Adenda. Increíble la arbitraria y multimillonaria condena al periódico El Nacional de Caracas a pagar US$13 millones al chafarote Diosdado Cabello.

https://www.elespectador.com/opinion/hagan-sus-apuestas/

21.13.-Reforma tributaria sin fundamentos  EDUARDO SARMIENTO

La economía está expuesta a una reducción de la inversión similar a los déficits fiscales de 8 y 9 % de 2020 y 2021. En la exposición de motivos de la reforma tributaria no se explica cómo estos déficits quebraron el balance interno entre ahorro e inversión y el balance intertemporal entre el crecimiento del capital y el crecimiento del producto nacional. La economía está expuesta a una contracción de la inversión y el crecimiento del capital que frenará el progreso nacional durante décadas.

24 abr 2021.- De ninguna manera se puede atribuir el monumental desajuste fiscal a las transferencias a los sectores más vulnerables. Es bien sabido que las transferencias y apoyos a este grupo apenas llegaron a $4 billones en 2020 y se pretende subirlas con el Ingreso Solidario a $7,5 billones, menos del 1 % del producto nacional. Por simple aritmética se advierte que ahí no está la explicación del déficit fiscal de $160 billones en dos años. El descuadre solo se entiende por un aumento del gasto distinto al coronavirus y a la reducción de los recaudos tributarios. En el año 2020 se explica por las cuarentenas del coronavirus y en el 2021 por la caída anterior de la producción y el desbordamiento de los gastos públicos destinados al consumo.

La reforma tributaria se presenta como una política social para mejorar la distribución del ingreso. La tarea se hace dentro de la concepción convencional de que la distribución del ingreso y la economía son separables, que ha sido controvertida por los hechos durante siglos. Las soluciones a la distribución del ingreso se buscan con acciones aisladas. Se espera que la ampliación de los apoyos a los sectores más vulnerables mediante el salario solidario mejore la distribución del ingreso sin afectar la economía. No es cierto. El adefesio se configura en la elevación de los impuestos a la clase media, de salarios cercanos al mínimo, mediante la ampliación de la tributación indirecta y la elevación de las tarifas a la renta que colocan el salario por debajo de la productividad y reducen los ingresos del trabajo en el producto nacional. Como el efecto de la reducción del salario sobre la distribución es mayor que el de la transferencia, el coeficiente de Gini aumenta y la distribución del ingreso se deteriora. Al final, la reforma tiene un efecto sobre la equidad opuesto al previsto y anunciado por el Gobierno.

La verdad es que la reforma tributaria no es para mejorar la distribución del ingreso, sino para corregir y aliviar una severa crisis fiscal ocasionada por el modelo económico que viene de atrás y se manifiesta en déficits fiscales insostenibles de 8 y 9 % del PIB en 2020 y 2021. Pero los recaudos de la reforma tributaria no garantizan el balance interno entre el ahorro y la inversión, ni el balance intertemporal entre el crecimiento del capital y el producto nacional. Lo más grave es que bajan los ingresos del trabajo con respecto al capital y deterioran la distribución del ingreso.

En realidad, la reforma tributaria no va más allá de moderar la insolvencia de caja que resulta del desbalance interno entre el ahorro y la inversión, y trasladarlo a las siguientes administraciones. La economía queda expuesta a serias limitaciones estructurales para sostener las tasas de crecimiento históricas y mejorar la distribución del ingreso. Lo que se plantea es un cambio drástico en el modelo económico de equilibrio y libre mercado imperante que propicia la reducción de los ingresos del trabajo con relación al capital y no contribuye al ahorro. Hay que modificar la estructura del sector externo, reorientar la política monetaria, reducir las transferencias al capital y ampliar las del 40 % más pobre, y sostener el salario por encima de la productividad del trabajo.

https://www.elespectador.com/opinion/reforma-tributaria-sin-fundamentos/

21.12.-Thomas Piketty: «Francia debería reembolsar 30.000 millones de euros a Haití» ERIC AESCHIMANN

  • ¿Verdes empantandos?CRISTINA DE LA TORRE
  • En medio del año preelectoral y con la pandemia a cuestas el juego político que desnudó la reforma tributaria JAVIER GONZÁLEZ

ESCLAVITUD. UNA HISTORIA FRANCESA. Sabías? Durante la abolición en 1848, el estado francés no compensó a los esclavos, sino… ¡a los propietarios! Este episodio poco conocido fue analizado por el economista Thomas Piketty, quien aboga por reparaciones económicas en beneficio de las antiguas colonias francesas.

La esclavitud, una historia francesa

Este artículo está extraído del número especial de l’Observateur: “Esclavage, une histoire française”, a la venta en los quioscos y que puedes pedir online aquí. El resumen general de este problema se puede encontrar en nuestro sitio.

Piketty, especializado en la desigualdad económica, director de investigación de la EHESS, ex director de la Escuela de Economía de París, Thomas Piketty ganó fama mundial con su libro «El Capital en el XXI °  siglo» (2013), verdadera mejor -seller. En “Capital and Ideology” (2019), dedica un largo capítulo a la esclavitud.

14 abr 2021.- En “Capital and Ideology”, su gran libro de 2019, dedicó un largo capítulo a la esclavitud. ¿Cómo llegó a interesarse por este tema, que a priori se aleja de sus materias de estudio?

Mi libro se propuso estudiar la historia de sociedades desiguales, y el colonialismo y la esclavitud juegan un papel central en ellas, al igual que son esenciales para comprender la historia del capitalismo occidental. Pero me tomó un tiempo llegar a esa perspectiva, porque nada de lo que aprendemos en la escuela nos prepara para ello. Yo, que nací en 1971, crecí en una atmósfera en la que Francia se presentaba a sí misma y a sus hijos como la tierra de Asterix y Obelix: un pequeño país todavía amenazado por los grandes imperios: el Imperio Romano, el Reich, el grandes potencias de la Guerra Fría, ¡y que nunca hubieran invadido ni dominado a nadie! El estudiante que yo era podía hacer toda su educación perdiéndose por completo el imperio colonial francés y, en particular, el uso masivo de la esclavitud, de su papel en el despegue industrial y en la historia del colonialismo mundial. Las cosas no estaban totalmente ocultas, por supuesto, pero eran discretas, puestas en un rincón muy distante.

Cuando comencé a interesarme por la deuda de Haití, tuve que tirar de los hilos, recuperar la documentación disponible, para devolverla al lugar que se merece: un lugar central en la historia de Francia. De manera más general, la experiencia colonial, de la cual la esclavitud es un elemento central, se extiende desde 1500 hasta la década de 1960, o incluso hasta la de 1990 si pensamos en el apartheid en Sudáfrica.

Es una dimensión importante de la historia de la humanidad, de la que apenas estamos emergiendo. Se extiende desde 1500 hasta la década de 1960, o incluso hasta la década de 1990 si se piensa en el apartheid en Sudáfrica.

¿Qué sacaste de este «volver a lo básico»?

Primera observación: las islas donde Francia practicó la esclavitud (Haití, Guadalupe, Martinica, Reunión) se distinguen por la mayor concentración de esclavos conocida en la historia de la humanidad. Formaron allí el 90% de la población, mientras que en el noreste brasileño, en el sur de Estados Unidos, o incluso en la Antigüedad (en Roma o Atenas), la cifra no pasó del 40%. Otro punto se refiere a las revueltas: jugaron un papel mucho más importante de lo que generalmente se dice.

A menudo se dice que fue la Revolución Francesa la que, al votar a favor de la abolición de la esclavitud en 1794, dio el toque de gracia a las sociedades esclavistas. En realidad, todo comenzó en Saint-Domingue en 1791, con una revuelta de esclavos victoriosa, que forzó la mano de las asambleas parisinas, que solo confirmaron el hecho consumado. El mismo miedo a las rebeliones llevó a la abolición en el Reino Unido en 1833: dos años antes, una revuelta muy grave había sacudido a Jamaica, tras otros levantamientos en Guadalupe y Reunión, en la tradición de la revuelta de Santo Domingo.

A veces se explica que los amos abandonaron la esclavitud cuando se dieron cuenta de que el trabajo gratuito sería más rentable que el trabajo esclavo. Esto puede haber influido en algunos casos. Pero una buena parte de los propietarios se habría sentido satisfecha con el statu quo: son las revueltas las que han jugado un papel determinante.

En su libro, descubrimos que en el momento de la abolición, tanto en Francia como en el Reino Unido, no fueron los esclavos los que fueron compensados, sino los propietarios. Parece monstruoso…

En 1833, cuando el Parlamento británico votó a favor de la abolición, otorgó una compensación a los 4.000 propietarios de esclavos, cuyo monto total representaba aproximadamente el 5% del PIB en ese momento, o 120 mil millones de euros en la actualidad, 30 millones de euros por propietario. Cuando, en 2010, como parte de un estudio universitario, se pusieron en línea los nombres de 4.000 beneficiarios, pudimos ver que estas sumas estaban en el origen de las fortunas familiares de las que todavía se benefician algunos descendientes, ¡por ejemplo, uno de los primos de David Cameron!

¿Qué justificó estas compensaciones?

Hay que ver los estragos de lo que llamé «la ideología propietaria» del siglo XIX.siglo. La propiedad privada es tan sagrada que un propietario, dado que adquirió esclavos dentro de un marco legal en ese momento, debe ser absolutamente compensado el día en que se emancipa. Esta posición no fue unánime: durante la Revolución, Condorcet defendió la compensación a los esclavos y Thomas Paine una redistribución de la tierra. Pero en 1833 en el Reino Unido como en 1848 en Francia, prevaleció el punto de vista «propietario». Tocqueville, a quien seguimos presentando como un gran liberal, o incluso Schœlcher, que entró en el Panteón por haber llevado a cabo esta abolición, defendió la compensación total para los propietarios.

“Si cuestionamos esta propiedad, ¿dónde nos detendremos? Ellos dijeron. ¿Íbamos, por ejemplo, ¿Dar cuenta del que había vendido a sus esclavos diez años antes para invertir las ganancias en un edificio parisino o en un castillo de Burdeos? Lo cual, además, habría sido lógico: una abolición justa habría implicado el cuestionamiento de todas las propiedades importantes, y por eso lo desconfiamos. Cuando, más tarde, nos damos cuenta de que la compensación total para los propietarios pesará mucho en las finanzas públicas, Tocqueville sugiere que la mitad sea pagada… ¡por los propios esclavos, estos últimos trabajando durante veinte años a mitad de salario!

 Está muy orgulloso de su solución y es un mecanismo cerrado que se aprueba, con una ley que castiga el delito de vagancia: quien no puede presentar un contrato de trabajo a largo plazo es encarcelado. Para conseguir este sésamo la mayoría de los antiguos esclavos no tienen más remedio que quedarse y trabajar para su antiguo amo con una miseria. Un verdadero trabajo forzado y mal remunerado, que allanó el camino para el trabajo forzoso que encontramos en las colonias francesas hasta 1946.

La deuda de Haití también es el resultado de una compensación a favor de los propietarios.

En 1804, Santo Domingo proclamó su independencia y tomó el nombre de Haití. En la Restauración, el estado monárquico renunció a recuperar el control de la isla, pero exigió a cambio que se compensara a los antiguos dueños de las plantaciones. En 1825, la cantidad se fijó en el equivalente a tres años de producción haitiana. Parece hoy: 300% del PIB, que es colosal. Las reparaciones reclamadas por Francia a Alemania en 1919 fueron al mismo nivel bajo, y hemos visto lo que esto ha dado… Pero Haití no tiene los medios para oponerse y debe recurrir a un consorcio de banqueros franceses, que le prestan el dinero a una tasa de interés alta. La isla puede pagar una indemnización a Francia (la Caisse des Dépôts se encarga de distribuirlos entre los antiguos propietarios), pero se encuentra con una enorme deuda que arrastrará como una pelota durante más de un siglo. En los años en que no puede cumplir con sus plazos, Francia lo amenaza militarmente: un sistema colonial es siempre un tándem entre inversores privados y el Estado.

En 1904, cuando Haití celebró el centenario de su independencia, el entonces presidente francés se negó a participar, para protestar por los retrasos en los reembolsos. En la década de 1920, se vendieron títulos de deuda a bancos estadounidenses. ¡Los últimos pagos llegan en la década de 1950! Y cuando, en 2004, Chirac boicoteó las ceremonias por el bicentenario de la independencia, la razón cambió: sus diplomáticos temen que Haití pida a Francia que pague esta inicua deuda. En los años en que no puede cumplir con sus plazos, Francia lo amenaza militarmente: un sistema colonial es siempre un tándem entre inversores privados y el Estado.  el Estado.

¿En qué medida la esclavitud ha enriquecido a Francia? ¿Cuál es su lugar en el advenimiento del capitalismo?

Las islas de esclavos franceses y británicos informadas a finales del siglo XVIII.siglo de considerables flujos financieros hacia sus metrópolis, aproximadamente tanto como las carteras financieras internacionales de propietarios franceses y británicos durante la Belle Epoque: entre el 5% y el 10% de la renta nacional del país, es decir, el equivalente a la producción industrial del norte -el más del país. Pero más allá de la contribución financiera directa, hay que insistir en el papel central que jugó el colonialismo en aflojar la restricción ecológica y permitir la Revolución Industrial, gracias en particular a las importaciones de madera, azúcar y especialmente algodón producido en las plantaciones. Entre 1800 y 1860, en el sur de Estados Unidos, el número de esclavos pasó de 1 a 4 millones y la producción de algodón se multiplicó por diez, abasteciendo a toda la industria textil europea. Que es la base de la primera revolución industrial: es lo que permite a Europa controlar la producción mundial y relegar las producciones indias y chinas. Venimos de este mundo, debemos intentar mirar este pasado con serenidad.

Sin embargo, según la teoría liberal que Adam Smith formuló al mismo tiempo, fue el mercado, y no la esclavitud, lo que permitió el desarrollo industrial…

Adam Smith y sus contemporáneos no se dejan engañar por el hecho de que el capitalismo colonial no se base en el mercado. Es capitalismo militarizado, esclavista, patriarcal. La Compañía Inglesa de las Indias Orientales o su contraparte holandesa, que se presenta como las primeras grandes sociedades anónimas, prosperó enviando verdaderos ejércitos que practicaron la violencia y la conquista. Cuando formula la fábula de la mano invisible del mercado que asegura la prosperidad de todos, Adam Smith sabe que esto no se corresponde con la realidad que tiene ante sus ojos. Solo está tratando de mostrar que podría haber una posible forma moral de hacerse rico. Esto le permite condenar suavemente la esclavitud y rechazar cualquier idea de ruptura violenta: la extensión gradual de la competencia y el acceso al mercado para todos permitirá,

«Siervos negros» en Guadalupe. Postal del Memorial ACTe. (HÉLÈNE VALENZUELA / FONDS MACTE, COLL. REGIÓN GUADELOUPE) 

En su opinión, ¿debería Francia iniciar ahora un proceso de reparación?

Si. Desde que surgió la pregunta, la respuesta ha sido que el caso es demasiado antiguo. Este argumento me parece que raya en la deshonestidad intelectual. Se han otorgado reparaciones por expoliaciones tan antiguas. Me refiero a la propiedad judía durante la Segunda Guerra Mundial, cuya compensación fue objeto de la comisión Mattéoli creada en 1999 y que continúa hoy. También pienso en los japoneses-estadounidenses encerrados en campos en los Estados Unidos, a los que el Congreso otorgó, en 1988, 20.000 dólares per cápita. Los herederos de la familia Hohenzollern se encuentran actualmente en litigio con el Estado alemán por la restitución de obras de arte de un castillo de sus antepasados ​​nacionalizado en 1918… Por tanto, cómo reclamar que la deuda de Haití, que se ha acumulado hasta la década de 1950, ¿Sería un negocio demasiado antiguo? En los Estados Unidos, [16 hectáreas, nota del editor] de tierra para cultivar y una mula”. En inglés, cuarenta acres y una mula: irónicamente, Spike Lee lo convirtió en el nombre de su compañía de producción. Sin embargo, no sólo se olvidó la promesa, sino que la abolición de la esclavitud fue seguida inmediatamente por el establecimiento de la segregación racial que duró hasta la década de 1960. No es tan antigua y allí también podría – y debería haber – reparación.

Otro argumento en contra de las reparaciones es que debemos mirar hacia el futuro en lugar de pensar en el pasado. Pero si queremos prepararnos para un futuro más justo, sobre la base de políticas de redistribución de tipo universalista que yo también defiendo (como la herencia para todos, independientemente de su origen), todavía es necesario hacer pruebas, vis-à-vis. Las injusticias del pasado, de una política más o menos coherente. La justicia restaurativa y la justicia universalista no se oponen, todo lo contrario.

Si se promulgara el principio de reparación, ¿cuál podría ser su método de cálculo?

No hay una fórmula perfecta, debemos confiar en la deliberación democrática, pero como Francia había impuesto a Haití un tributo equivalente a 3 años de producción, podríamos partir de esta base. Tres años del PIB actual de Haití es de 30 mil millones de euros. Por tanto, creo que Francia debería reembolsar a Haití 30.000 millones. Esta propuesta es mínima, no cuenta interés: me contento con revalorizar el monto de 1825 al ritmo del crecimiento de Haití. Para Francia, eso representaría un poco más del 1% de su deuda pública actual: estamos en el grueso de la línea. Para Haití, esta sería la base de un nuevo comienzo. También para nuestra memoria colectiva.

¿Y para las otras colonias de esclavos franceses?

Creo que tendremos que reabrir la propuesta realizada en 1998 por Christiane Taubira durante el proyecto de ley que reconoce la esclavitud como crimen de lesa humanidad. En una primera versión, un artículo 5 preveía una comisión de reparación, antes de que la mayoría socialista de la época se opusiera. Este debate podría reanudarse uno de estos días: la discriminación racial es objeto de una mayor concienciación entre los jóvenes, como vimos en junio de 2020 en torno al movimiento Black Lives Matter. Sobre todo porque actualmente hay proyectos de investigación en Francia comparables a los que se han hecho en el Reino Unido. El día en que se publiquen los nombres de los propietarios indemnizados en 1825 y 1848, es probable que esto tenga cierto eco.

Estoy pensando en los departamentos de ultramar, si son las familias que todavía están allí y que han poseído vastas propiedades de tierra durante generaciones, cuando los descendientes de esclavos nunca tuvieron acceso a la tierra. La comisión propuesta por Taubira preveía una reforma agraria. Creo que esta es la perspectiva correcta. Por supuesto, las reparaciones son un tema complejo, pero si esto pudiera convertirse en un debate pacífico, la sociedad en su conjunto estaría mucho mejor.

https://www.nouvelobs.com/histoire/20210414.OBS42752/thomas-piketty-la-france-devrait-rembourser-30-milliards-d-euros-a-haiti.html

21.12.-¿Verdes empantandos?CRISTINA DE LA TORRE

El partido revelación, que en los comicios del 2010 le plantó cara a la política tradicional y es hoy eje de una coalición de centro capaz de ganar la Presidencia, parece chapotear en el pantano del personalismo, en maniobras de política menuda.

12 abr 2021.- Como doblegado por una rebatiña de aspirantes a candidato de ese partido, entre figuras que necesitarían más de un hervor para competir con éxito por el solio de Bolívar, pierden los verdes la iniciativa política que otros copan. No presentan una avanzada contestataria a la medida de su identidad política y de su historia como alternativa de poder. Ni contrapropuestas proporcionales al azote de un Gobierno tan agresivamente abusivo y proclive a la violencia que evoca el experimento fascista de Laureano Gómez. El oro y la escoria de aquel Torquemada se resuelven aquí en una camarilla de aparecidos que gobiernan con los pies y mayorías maniatadas que sufren sus embates.

Escrito en piedra, el programa verde (audaz reformismo en economía abierta y Estado social) corre el riesgo de volverse piedra: letra inerte por falta de uso en respuesta al momento más aciago de Colombia. ¿Perderá esta organización la oportunidad de abanderar el cambio que se impone, o la verá escurrírsele por entre los dedos, como se le escurrieron los casi 12 millones de votos que cosechó contra la corrupción?

En brillante estudio sobre este partido, sostiene Juan Pablo Castro que, más que por la ideología, los verdes se dieron identidad por ofrecerse como la nueva forma de hacer política, por el no-todo-vale. Valoran ellos las formas, las reglas del juego, el respeto por la democracia y la Constitución. Alrededor de tres ejes temáticos gira el programa del Partido Verde: educación; medio ambiente; descentralización política, administrativa y económica. En ellos se anclan la lucha por la paz, por la equidad y los derechos sociales, y contra la corrupción. Reivindicaba Antanas Mockus educación universal y de buena calidad para la vida laboral y la vida en sociedad, para eliminar desigualdades entre personas y entre regiones, educación que promueva la creatividad, la innovación y la productividad. Rica cantera para edificar otro país. Temible para la derecha, porque es viable. Y obligante para los verdes: una advertencia para que no resbalen en la politiquería.

No en vano fue este el primer gran partido de centro que surgió en respuesta a la crisis de los partidos tradicionales. Víctimas, primero, del Frente Nacional, que mató, por fusión en uno, su personalidad ideológica y programática. Y después, de cruzada moralizante contra el clientelismo, que no erradicó el vicio, pero sí atomizó a los partidos, golpeó gratuitamente a sindicatos y organizaciones populares y desactivó en gran medida a la sociedad civil. En la debacle, terminaron liberales y conservadores por exhibir su radical irrelevancia como voceros de la sociedad. Si el Polo se ofreció como alternativa de izquierda legal, los verdes aglutinaron masas urbanas de centroizquierda mayormente entre las clases medias. Hace diez años, pasó a segunda vuelta su candidato presidencial y sacó más votos que el Partido Conservador.

Para el analista Castro, los verdes son partido consolidado como alternativa de centro a la política tradicional; representa una vigorosa contrapartida al statu quo. Diríase que, integrado en la Coalición de la Esperanza, porfiará en la búsqueda del capitalismo social, núcleo de su estrategia de desarrollo, debutando con la defensa del derecho de los colombianos a una vida digna como precondición de la reactivación económica. Mas, para merecer tan señalada misión, tendría que empezar por el abecé: preservar su forma de hacer política frenando todo resbalón en el pantano de la politiquería. Infructuosa será la oposición que se ejerza desde allí contra esta autocracia corrupta.

https://www.elespectador.com/opinion/verdes-empantandos/

21.12.-Lo que más rechazo de bitcoin no es la volatilidad ni siquiera el consumo de energía, es la concentración en unos pocos – MARC FORTUÑO

El bitcoin está logrando grandes cuotas de gran popularidad por el auge en las cotizaciones en los últimos meses que han llevado al bitcoin a situarse por encima de los 60.000 dólares, y arrastra en lo que va de año una subida próxima al 120%.

14 abr 2021.- Hemos comentado que el bitcoin entraña riesgos elevados. La volatilidad de los precios de Bitcoin es extrema y casi 10 veces mayor que la volatilidad de los principales cruces de tipos de cambio.

Al mismo tiempo, una sola transacción de bitcoin utiliza aproximadamente 707,6 kilovatios-hora de energía eléctrica, equivalente a la energía consumida por un hogar promedio durante 24 días, los estudios señalan que las emisiones anuales de carbono de la electricidad generada para extraer y procesar la criptomoneda son iguales a la cantidad emitida por Nueva Zelanda o Argentina.

Pero ninguno de estos aspectos característicos del bitcoin se considera su mayor riesgo. Estructuralmente su mayor riesgo es que la moneda llamada descentralizada reside en muy pocas manos.

Aproximadamente el 2% de las direcciones se pueden rastrear en la cadena de bloques de la criptomoneda controlan la práctica totalidad del activo digital, según el análisis realizado por Flipside Crypto. Específicamente, el 95% del bitcoin estaría en manos del 2,4% de las direcciones con los mayores saldos.

Si desglosamos los datos ofrecidos, las llamadas ballenas del mercado (poseedores de más de 1.000 bitcoins) supondrían el 92,4%, mientras que los intercambios cifrados representan casi el 7%. Los instrumentos financieros relacionados con Bitcoin representaron el resto.

Desde el proveedor de datos blockchain Glassnode, hacen una matización y es que no todas las direcciones de bitcoin deben tratarse de la misma manera. Por ejemplo, una dirección de intercambio que contiene los fondos de millones de usuarios debe distinguirse de la dirección de auto custodia de un individuo. Con base a esta corrección, alrededor del 2% de las entidades de red controlan el 71,5% de todo el bitcoin.

Las ballenas tienen la capacidad de impulsar los grandes movimientos alcistas de la criptomoneda. Al paso del incremento de las compras se ha ido apreciando el valor del bitcoin.

Ambos datos nos revelan una verdad y es la importancia que tienen las manos fuertes en el diseño actual del bitcoin. Y ello conlleva que una simple operación por parte de estos tenedores puede mover el precio de la moneda de manera significativa, lo que deja a los inversores pequeños, el resto, susceptibles a cambios bruscos de precios.

https://www.elblogsalmon.com/mercados-financieros/que-rechazo-bitcoin-no-volatilidad-siquiera-consumo-energia-concentracion-unos-pocos 

21.12.-EN MEDIO DEL AÑO PREELECTORAL Y CON LA PANDEMIA A CUESTAS El juego político que desnudó la reforma tributaria JAVIER GONZÁLEZ

Con una impopularidad previsible cuando se trata de iniciativas de este calibre -pero con un descontento inusitado-, el gobierno Duque alista otra reforma tributaria. Sin embargo, arranca con pie izquierdo y la estrategia parece ser proteger al presidente de la crítica. Análisis.

Expertas en comunicación política y marketing electoral alegan que el Gobierno está desinformando al hacer anuncios parciales para luego retractarse. / Getty Images / Cemile Bingol

10 abr 2021.- El método es práctico y efectivo, y bien podría interpretarse como un simulacro para tantear a la opinión pública en tiempos de crisis. Antes de someterla a discusión formal en el Congreso, y sin que aún haya un texto definitivo, el gobierno de Iván Duque ha venido revelando -eso sí, a cuentagotas- detalles y pormenores de otra reforma tributaria.

De vocero no figura el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ni mucho menos el propio mandatario. El elegido ha sido el viceministro Juan Alberto Londoño, que bien viene a encarnar el rol de funcionario “fusible”.

Aunque la sola expresión “reforma tributaria” genera rechazo y descontento -de allí que el Ejecutivo apueste por llamarla pomposamente proyecto de “transformación social solidaria”-, uno de los puntos que mayor resistencia desató en la ciudadanía fue el de gravar con IVA productos de la canasta familiar como el café, el azúcar o la sal. Londoño fue el que puso la cara y salió a defender la propuesta. Días después, cuando el viceministro seguía insistiendo y con la polémica servida y subiendo de tono, Duque salió a calmar las aguas: “Esos productos se van a mantener como están hoy”, explicó el jefe de Estado, disipando el descontento y acaparando el alivio.

Lea también: No es una reforma tributaria, sino una transformación social solidaria, según Duque

Teóricamente, se trata de una estrategia de comunicación e incidencia política que se ha replicado en Colombia y América Latina, según explica Jéssica Torres, doctora en comunicación y máster en comunicación institucional y política. “No está mal sondear una política pública, es decisivo para un gobierno a la hora de analizar cómo los ciudadanos perciben su gestión y califican su imagen. Pero lo que no se puede es desinformar. Aquí no hay un documento oficial, solo rumores, y el hecho de que el presidente salga a desmentir a su propio viceministro repercute en su imagen como líder político”.

Le puede interesar: ¿Cómo votarían las bancadas la reforma tributaria?

Hace un año, cuando el país comenzaba a dimensionar los embates del coronavirus, la estrategia pareció ser la misma. En ese entonces fue el propio Carrasquilla el que, en entrevista con este diario y medio del confinamiento estricto, abrió la puerta -como ahora- a una reforma tributaria. La crítica no se hizo esperar y arreció con el pasar de los días. Por ello intervino Duque: “No es momento para adentrarse” en iniciativas de ese calibre, sostuvo, asegurando que se trataba de un proyecto “no solo inconveniente, sino inviable” en medio de la emergencia sanitaria.

Lea también: Duque desautoriza a Minhacienda y se opone, por ahora, a reforma tributaria

No hay que ir más lejos para encontrar otras muestras de la estrategia. En marzo pasado, congresistas de la bancada de gobierno desataron una polvareda al concretar un anhelo de la Federación de Municipios: formalizaron un proyecto para que -con la excusa de ahorrarse $4 billones- se unificaran las elecciones de alcaldes y gobernadores con las de presidente y Congreso, lo que en plata blanca significaba también extender el período de Duque.

La inconformidad subía a medida que se conocían denuncias que indicaban que el propio Gobierno estaba llamando a congresistas para sondear la posibilidad. Si bien el ministro del Interior, Daniel Palacios, contestó que el tema “no estaba en la agenda”, otra vez Duque tuvo que salir a explicar y decir que “será presidente hasta el 7 de agosto de 2022”.

También le puede interesar: Extensión del mandato de Duque: diario de una propuesta que no fue

El jefe de Estado también ha tenido que desautorizar a su propio partido, el Centro Democrático, ante propuestas que no han caído bien en la opinión pública y que lo han obligado a sentar posición. En agosto, cuando el uribismo reclamaba una constituyente en medio de la detención domiciliaria que enfrentaba el expresidente Álvaro Uribe, Duque se mostró partidario de una reforma a la justicia, pero descartó una constituyente, señalando que sería un “proceso largo”.

En febrero de 2020 tomó distancia también de un proyecto de su copartidario, el representante Ricardo Ferro, que proponía darle vía libre al voto militar. “Nuestra fuerza pública es un factor de unidad y no puede ser politizada”, tuvo que responder el mandatario.

Para la politóloga Angélica Martínez, especialista en marketing político y estrategias de campaña, lo que evidencia este tipo de maniobras es el juego que se decanta desde ya con miras a las elecciones presidenciales de 2022 y cómo se están midiendo las fuerzas políticas. “No parece que se vaya a radicar esa reforma y, si lo hacen, se les cae en primer debate por la unión de partidos que están en contra. El Gobierno está en ese juego de engañar, para mostrar a Duque como salvador, pero también al partido de gobierno, que ofrece soluciones. Todo parece una cortina de humo para mantenerse en el poder y estar en las presidenciales”, explica.

En ello coincide la docente de comunicación y opinión pública María Alejandra Arboleda, quien también es consultora en mercadeo y publicidad política. Desde su perspectiva, lo que salta a la vista es un intento gubernamental por posicionar el miedo -en este caso a que se graven productos de la canasta familiar- como un condicionante para mover a la opinión pública. “Buscan titulares, quieren poner un debate y luego analizan cómo lo interpreta la gente. Dependiendo de si cae bien asumen posiciones, pero eso afecta el liderazgo del Gobierno”.

Lea también: Presidente Duque se comparó con Biden para justificar reforma tributaria

El lío de convencer

El descontento que desencadenó la reforma tributaria sirvió para que en redes sociales le enrostraran a Duque una de sus tantas vallas de campaña: “Menos impuestos. Más salario mínimo”, rezaba aquella publicidad que hoy le cuestionan al jefe de Estado. Angélica Martínez cree que el Ejecutivo se equivoca a la hora de persuadir y convencer a la gente frente a la necesidad de la reforma. “La pandemia le dio agenda al Gobierno, porque era uno desdibujado y sin horizonte claro. Se han enfocado en hablar de dónde podrían sacar plata, en lugar de informar para qué se va a usar”.

De acuerdo con la analista, hechos como la reunión que sostuvieron Tomás y Jerónimo Uribe Moreno con el presidente Duque dan cuenta también de los errores a la hora de comunicar. Ese encuentro, advierte a su turno la profesora Arboleda, da cuenta de la “desconexión de un gobierno de derroche con las necesidades de los ciudadanos, tanto que prefiere discutir su agenda con los hijos del expresidente Uribe antes que con el país”.

Según Arboleda, todo esto evidencia que para comunicar la reforma no se ideó una estrategia para hacer pedagogía, más tratándose de un tema tan delicado como tocar el bolsillo de la gente. “Todo lo que se ve en acciones comunicativas va en contra de lo que es sacar adelante una reforma. La gente del común se quedó con lo del IVA al café y el Gobierno no pudo elegir peor símbolo, por todo lo que este representa. Es la bebida que desayunan la mayoría de los colombianos. El mensaje fue perverso”.

Por ello recalca que los vacíos comunicativos que está dejando el Gobierno están siendo llenados por la oposición o la misma desinformación, pues los ciudadanos no saben lo que se va a debatir. “Se necesitan mensajes coherentes, canales de comunicación y portavoces que conozcan la estrategia. Luego se buscan aliados en el Congreso, en los gremios y en los medios, pero es que si ni siquiera se conoce el documento final. Los mensajes son contradictorios. El viceministro dice una cosa y el presidente otra. Uno dice, ¿no hablaron? ¿no lo discutieron antes? El mensaje debería ser de austeridad, pero la gente se queda con la sensación de que es una reforma para más burocracia. Basta ver el programa diario del presidente, que es un derroche que crece y crece”.

Para la analista Jéssica Torres, la tarea inmediata del Ejecutivo, si es que en verdad quiere sacar adelante su maltrecha reforma, es unificar discursos y comenzar a hacer una gran pedagogía y didáctica que convenza a la gente de la necesidad de recoger recursos en medio de la crisis. “El mensaje se debe desplegar con un lenguaje simplificado y entendible para un público no experto. También deberían apostar por un ejercicio de pedagogía en los medios a través de ejemplos prácticos, para crear cercanía entre el ciudadano y el Estado”, precisa.

El camino para la iniciativa, aunque desde ya pinta mal, apenas arranca e, insisten las expertas, lo más conveniente es que el Gobierno destape sus cartas y socialice el documento de manera transparente. La pedagogía, claridad y, especialmente, los mensajes de verdadera austeridad serán claves en la discusión.

jgonzalez@elespectador.com

https://www.elespectador.com/noticias/politica/el-juego-politico-que-desnudo-la-reforma-tributaria/?cx_testId=14&cx_testVaria 

  • 21.11.-Limpiando el camino SALOMÓN KALMANOVITZ
  • ¡Un exabrupto! AMYLKAR ACOSTA
  • El Estado y el riesgo del fiscal general JORGE IVÁN GONZÁLEZ

El fiscal general de la Nación inicia su temeraria tarea de intervenir en la competencia electoral haciendo acusaciones falaces contra opositores del Centro Democrático. El primer acusado ha sido Sergio Fajardo, por un préstamo de US$77 millones contratado en diciembre de 2013, cuando era gobernador de Antioquia. Tan pronto se inició la campaña electoral de 2022, Barbosa desempolvó un caso que yacía dormido hace ocho años.

4 abr 2021.- El fiscal que delegó ante la Corte Suprema de Justicia consideró que en el trámite para suscribir ese préstamo en dólares no se hicieron los estudios para realizar la operación en moneda extranjera, en vez de hacerla en pesos. El exgobernador debió contratar a Alberto Bernal, famoso por sus infalibles predicciones, para que le pronosticara el valor futuro del dólar. En 2018, Bernal anunció que si Duque ganaba la elección presidencial el dólar caería a $2.700, pero si triunfaba Petro llegaría a $5.000. Como sabemos, Duque ganó la elección, pero el dólar no se mosqueó.

Los economistas serios no hacen pronósticos. Algunos analizan escenarios futuros utilizando diversos supuestos, como el de que todo lo demás permanece constante, en los que si se altera una variable se obtiene cierto resultado. Así, se podría suponer que si el petróleo se cotiza a US$80 por barril, el dólar bajará a $3.300, o si cae a US$30 el barril, el dólar subirá a $4.500.

Según la “investigación” de la inmarcesible (significa que no se puede marchitar) Fiscalía de Barbosa, cuando se desembolsó el crédito a finales de 2013, el dólar rondaba $1.900, y dos años después superaba los $3.100. Ese aumento en el valor del dólar habría dado lugar a un detrimento patrimonial de $320.000 millones a finales de 2020. El fiscal demuestra su supina ignorancia en temas económicos y financieros: ni siquiera consultó a alguien que sí sepa de esos asuntos, en vez de hacer el ridículo con acusaciones delirantes.

Toda organización pública o privada que necesite endeudarse puede hacerlo en moneda local o extranjera. Las ventajas de la deuda en dólares son varias: la tasa de interés que se forma en el profundo mercado monetario internacional es inferior a la tasa que se impone en el oligopólico mercado bancario colombiano y, quizás más importante, los plazos de los créditos en dólares son más largos que los del mercado local. Es obvio que hay riesgos, pero en general los beneficios de un crédito externo superan sus posibles desventajas. Cuando comenzó el gobierno Duque, la deuda pública era de un 47 % del PIB y en su tercer año supera el 64 %. En 2020, casi dos tercios de la deuda del Gobierno central correspondían a obligaciones en dólares. ¿Por qué el fiscal no le abre cargos a Iván Duque y a Alberto Carrasquilla por haberse endeudado de esa manera, en momentos de intensa penuria fiscal, sin prever que el dólar subiría más de $300 en el primer trimestre de 2021?

El “delito” de Fajardo fue no haber previsto que el petróleo, cuyo barril se cotizaba a US$115 en 2013, caería a US$40 en 2015, causando la profunda devaluación del peso. Si Fajardo termina en la cárcel e inhabilitado para participar en la justa presidencial de 2022, Duque y Carrasquilla deberían ser destituidos y enjuiciados, y Alberto Bernal condenado a cadena perpetua.

https://www.elespectador.com/opinion/limpiando-el-camino/

21.11.-¡Un exabrupto! AMYLKAR ACOSTA

Sergio Fajardo, ex gobernador de Antioquia ycandidato presidencial para 2022

¡Los problemas jurídicos se resuelven jurídicamente, los problemas financieros se resuelven financieramente!

2 abr 2021.- Según ha trascendido en los medios un Fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia tomó la decisión de imputar el cargo de peculado en beneficio de terceros al ex gobernador de Antioquia Sergio Fajardo por haber contraído un crédito en dólares por US $77 millones, primero porque supuestamente “no se hicieron los estudios para sustentar la necesidad de avanzar en esa operación en una moneda extranjera y no en pesos”2. Y segundo, lo más inverosímil, “en la operación tampoco se realizó una proyección sobre la posible volatilidad de la moneda extranjera, ni se acudió a un seguro de riesgo cambiario que permitiera proteger al Departamento de los efectos del cambio de la moneda durante el tiempo que estuviera vigente el crédito”3. Concluye el Fiscal delegado diciendo que “esta situación se vio reflejada en el aumento de la deuda general del Departamento de Antioquia, que, en su momento, pasó de $600.000 millones a cerca de 1.2 billones de pesos colombianos”.

DEL CONTROL A LA LIBERTAD CAMBIARIA

Al margen de la connotación y la interpretación política de esta determinación, me permito disentir de la misma desde el terreno de la Academia. Los argumentos esgrimidos por el Fiscal delegado son demasiado deleznables y carentes de toda lógica a la luz del comportamiento de las variables macroeconómicas, particularmente en lo que hace relación a la tasa de cambio. Como es bien sabido, después de la gran crisis económica que se tradujo en la recesión de 1999 y como desenlace de la misma, por presiones del FMI, que sometió a la economía del país a su “monitoría” y condicionalidades, se desmontó el control de cambios que rigió desde 1967 (Decreto 444 ) y se abolió la “banda cambiaria”. Desde entonces, influido además por el Consenso de Washington, que pregonaba y propugnaba por la desregulación, el Gobierno nacional optó por el tipo de cambio flexible o también de cambio flotante.

De manera que el Banco de la República, que es la autoridad cambiaria en Colombia, dejó de controlar y de fijar la Tasa representativa del mercado (TRM) y sólo se limita, ocasionalmente, cuando las condiciones del mercado lo ameritan, a intervenir en el mismo, ya sea comprando o vendiendo divisas, según el caso. Nadie, entonces, puede prever el comportamiento de la tasa de cambio del peso con respecto al dólar, ello es imprevisible, dada su volatilidad, la cual está determinada por factores endógenos o exógenos, estos últimos fuera de control por parte de las autoridades nacionales. Ni el más avezado analista económico o financiero sería capaz de prever o predecir el curso que pueda tomar la tasa de cambio hacia el futuro. Siempre se está expuesto a la devaluación o a la revaluación del peso con respecto al dólar, según la coyuntura y los choques externos, por parte de los agentes del mercado.

EL RIESGO CAMBIARIO

Dicho esto, es fácil colegir que quien contrae un crédito en dólares, sea un particular o sea una entidad oficial, queda expuesto a las viceversas de los ciclos devaluacionistas o revaluacionistas del mercado con todas sus consecuencias, pues a nadie le es dado escoger las dos mitades buenas de dos mundos diferentes. Esas son las reglas. Y si de ello se deriva el “aumento de la deuda” contratada, no se puede imputar cargo de peculado a favor de terceros, que sería el Banco CorpBanca S. A. Ello es un exabrupto, puesto que a nadie se le puede pedir lo imposible, en este caso “una proyección sobre la posible volatilidad de la moneda extranjera”. Ello no tiene ni pies ni cabeza y de prosperar semejante despropósito se estaría sentando un pésimo precedente.

Si esa imputación llegara a ser acogida por la Corte Suprema de Justicia, irían a parar a la cárcel todos los miembros de la Junta del Banco de la República y los ministros de Hacienda que la presiden, porque el Banco Emisor a diario está realizando operaciones cambiarias con cargo a las reservas internacionales que maneja, unas veces ganando y otras perdiendo, según el caprichoso comportamiento de la tasa de cambio.

Cabe preguntarse, también, si el Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla va a tener que responder por el mayor costo de la deuda externa de Colombia, denominada en dólares, que se ha elevado en los últimos años por cuenta de la devaluación. Solo en lo corrido del último año (al corte de marzo de este año) la deuda externa de Colombia, que supera el 54.8% del PIB, se ha encarecido el 22.26% por cuenta de la devaluación del peso frente al dólar, la mayor en la región. Según el economista jefe de Corficolombiana Julio Cesar Romero, por cada punto porcentual de devaluación del peso frente al dólar la deuda bruta del Gobierno central se incrementa 0.17 puntos del PIB4, esto es $2.897´476.430 (¡!).

A PROPÓSITO DE LA COBERTURA CAMBIARIA

Además, reprocharle al ex gobernador el “no haber acudido a un seguro de riesgo cambiario que permitiera proteger al Departamento de los efectos del cambio de la moneda durante el tiempo que estuviera vigente el crédito”5, no tiene en cuenta que las coberturas cambiarias que ofrece el sector financiero son costosas. Y volvemos a lo mismo, al igual que cuando se toma un seguro, puede que no se materialice la contingencia que se busca conjurar y entonces se diría que se incurrió en un gasto innecesario e injustificado, el cual también podría dar lugar a una investigación, esta vez por parte de la Contraloría General. Cómo quien dice, palo porque bogas y palo porque no bogas.

Hace unos cuantos años le armaron una furrusca parecida a Javier Gutiérrez, porque como Presidente de ECOPETROL, había vendido parte de su producción en el mercado de futuro, con tan mala suerte que meses después de dicha transacción los precios en el mercado spot se dispararon al alza. Debió afrontar por este motivo un debate de control político en el Congreso de la República, en donde hasta pidieron su cabeza por su supuesta responsabilidad en las pérdidas sobrevinientes para la estatal petrolera y el consiguiente detrimento patrimonial para la Nación. Eso no pasó de allí, de la escandola y nada más. Como diría el poeta León de Greiff, todo pasó sin que pasara nada. Se repite la historia, para asombro y perplejidad de los entendidos en la materia. Bien dijo mi Tío Heriberto Ibarra, cada sabio es sabio en lo que sabe y el que sabe sabe!

https://confidencialcolombia.com/opinion/columnista-invitado/un-exabrupto/2021/04/03/

21.11.-El Estado y el riesgo del fiscal general JORGE IVÁN GONZÁLEZ

Una de las funciones de los Estados es enfrentar los riesgos. El asunto es relevante porque se olvida que por su misma naturaleza, el Estado tiene que asumir mucho más riesgos que los privados. El debate vuelve a estar al orden del día, sobre todo por las recientes acusaciones que la Fiscalía le ha hecho a Sergio Fajardo. La percepción de la Fiscalía es inapropiada por dos razones. Primero, porque desconoce la incertidumbre. Y, segundo, porque no acepta que la acción de lo público está intrínsecamente ligada al riesgo.

9 abr 2021.- Desde los años 20 Knight hizo la distinción entre el riesgo y la incertidumbre. El primero admite cálculos de probabilidad construidos a partir de eventos repetidos. La incertidumbre, en cambio, se presenta cuando los hechos son únicos y, por tanto, no es posible elaborar funciones de probabilidad. Frente al futuro desconocido es necesario reconocer con humildad que “no sabemos”.

Para responder a la incertidumbre del mañana, los seres humanos buscamos protecciones. Y esta es una de las principales funciones de la institucionalidad pública. Puesto que el futuro es desconocido, el Estado crea normas que favorecen la protección colectiva. En la seguridad social es claro. El Estado tiene que garantizar la protección de los individuos frente a los eventos futuros, y como la persona es miope, hay que obligar a cotizar. La especificidad de las instituciones públicas y privadas se podría mirar desde tres perspectivas.

La primera supone que las empresas públicas deben operar como las privadas. Y, entonces, la rentabilidad y el riesgo son similares. Ello significa que si la empresa pública no cumple con parámetros de eficiencia similares a la privada, se tendría que liquidar. Ambas asumen los riesgos de la misma manera. Y si la empresa pública fracasa debe asumir las consecuencias, como cualquier empresa privada.

La segunda mirada considera que a la empresa pública se le deben pedir resultados como a la privada, pero el riesgo es distinto, ya que en cualquier momento el Estado puede rescatar a la empresa pública.

Y el tercer enfoque supone que la lógica de los dos tipos de empresa son completamente diferentes, y que las empresas públicas se crean y se mantienen porque responden a decisiones de política pública. Por tanto, no tiene sentido pedirles un rendimiento similar al de las empresas privadas.

En el funcionamiento de los estados contemporáneos, han prevalecido las dos últimas alternativas. Los intentos que se han hecho por defender la primera visión no se ha consolidado porque es evidente que la empresa pública es de una naturaleza completamente diferente a la privada.

En la perspectiva de la Fiscalía ninguna de estas tres opciones son válidas. Supone, de manera equivocada, que el futuro es cierto. Desconoce que la naturaleza del Estado está íntimamente relacionada con la incertidumbre. No es pertinente juzgar ex-post decisiones anteriores. Cuando se opta por la posición fácil de mirar hacia atrás siempre se encontrarán errores porque el análisis es asimétrico, ya que hoy se tiene más información que ayer.

El punto de vista es completamente diferente cuando los hechos ya han pasado. Y, además, la dinámica de tanteo, y de ensayo-error, inherente a los procesos institucionales, no se puede identificar de manera ingenua con la voluntad del funcionario. Entre la persona y la naturaleza de la institución hay una diferencia sustantiva.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/el-estado-y-el-riesgo-3150744

  • 21.10.-Despropósito nacional GERMÁN VARGAS
  • El  IVA a la compra-venta de finca raíz  no se menciona MAURICIO CABRERA
  • Otra mala reforma tributaria SALOMÓN KALMANOVITZ
  • LA REFORMA TRIBUTARIA    JOSÉ ANTONIO OCAMPO

Lo que se va a tramitar es, una vez más, una reforma que se aplicará sobre los de siempre.

Aún no se radica el texto de la reforma tributaria y ya se especula, con certeza, que el proyecto incluirá aspectos adicionales a los comentados la semana pasada sobre el incremento de los dividendos y que generarán tremenda polémica. He aquí algunas de estas perlas:

* El impuesto del 3 % anual que se cobraría sobre los patrimonios de más de $ 5.000 millones es inviable. Con este gravamen, en pocos años, la persona verá confiscado el 50 % de su capital en términos reales. Luego no es de extrañar que este ahorrador/inversionista busque otros lugares para trasladar su patrimonio, y otro domicilio tributario. Buena jugada. ¿Será que a esto se refiere el mincomercio cuando afirmó este viernes: “Están dadas las condiciones propicias para atraer inversión al país”?

* Se menciona la eliminación de los beneficios al ahorro en fondos de pensiones y cuentas AFC y el incremento de las tasas del impuesto sobre la renta de las personas naturales, que irá en algunos casos con tarifas del 40 % y con incrementos superiores al 300 % para las personas con rentas líquidas entre 18 y 40 millones, quienes ahora tendrán que declarar.

* Así mismo, se afirma que incluirán un nuevo gravamen al impuesto solidario, 10 % del salario, que tumbó la Corte Constitucional, solo que ahora se propondrá para personas naturales del sector público y también del sector privado.

* Se dice que se gravarían las pensiones de más de $ 7 millones mensuales y se eliminaría la exención para los aportes a los fondos de pensiones. De aprobarse estas 2 medidas, se generaría una doble tributación sobre las pensiones: la primera, cuando el trabajador ahorra, y la segunda, cuando recibe la mesada. ¿Quién volverá a hacer aportes a los fondos voluntarios y cuál será el futuro de uno de los pocos instrumentos canalizadores del ahorro privado? Qué error, por decir lo menos.

* Se eliminarían todas las exenciones del impuesto sobre la renta que hoy favorecen a las empresas. P. ej., construcción de vivienda VIS, hotelería, agro, venta de energía eólica, forestales, con excepción de las que tienen que ver con la economía naranja, sin que sea claro por qué estas últimas se justifican, al paso que las demás no. Un golpe al corazón de la confianza inversionista.

* Al tiempo que se incrementan los recaudos con todas estas propuestas, el Gobierno solicitaría facultades extraordinarias para reformar todo el Estado. Curiosamente, estas facultades no se podrían utilizar para reformar los entes de control. También se mantienen las excepciones al salario de magistrados y rectores. Muy política la propuesta, pero asimismo muy injusta.

Lo que se va a tramitar es, una vez más, una reforma que se aplicará sobre los de siempre, es decir, sobre el grupo de contribuyentes que cumplen con sus obligaciones tributarias: los asalariados y las empresas formales. Poco o nada en cabeza de quienes, por emplear mecanismos de evasión y contrabando, se encuentran al margen de la tributación y dejan de transferir recursos al fisco por cerca de $ 40 billones al año. Y muy poco, también por razones políticas, que no técnicas, en ampliación de la base gravable del IVA, con excepción del equivocado traslado de los bienes exentos a la categoría de excluidos que discrimina y castiga a la industria nacional.

“Este no es el momento de una reforma tributaria. Ningún país en el mundo se ha aventurado a hacer reformas en la mitad de la pandemia”. Esto dijo el presidente Iván Duque, el mismo con cédula de ciudadanía número 79’740.745. ¿Pensará el Presidente que ya Colombia superó la pandemia cuando apenas comenzamos a vacunar, la ocupación en las UCI está disparada, el desempleo en ciudades como Bogotá ya se acerca al 20 % y toda la industria y el comercio siguen postrados? ¿Qué lo habrá hecho cambiar de opinión? Se rumora que las agencias calificadoras de riesgo han dado un ultimátum al Gobierno. ¿Será cierta tanta insensatez? Me temo que sí. Y, para colmo, el riesgo de tramitar una reforma en plena campaña electoral es descomunal. Surgirá toda suerte de propuestas populistas. Esta reforma es el verdadero despropósito nacional. Quién lo creyera, se nos anticipó la reforma Petro.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/desproposito-nacional-columna-de-german-vargas-lleras-578104

21.10.-El  IVA a la compra-venta de finca raíz  no se menciona MAURICIO CABRERA

Colombia debe seguir el ejemplo de las naciones de la OCDE y extender el IVA a las ventas de inmuebles…

El informe de la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios es interesante por lo que dice, pero también por lo que deja de decir. Su propuesta de extender el Impuesto a las Ventas (IVA) a casi todos los bienes y servicios no menciona para nada el IVA a las transacciones de finca raíz.

29 mar 2021.- Es un silencio sospechoso, sobre todo porque la base de sus recomendaciones es la comparación con los países de la OCDE, y muchos de ellos gravan con IVA u otra clase de impuestos a la compra-venta de inmuebles.

Mientras en Colombia los intentos de imponer algún tipo de gravamen a las transacciones de finca raíz han fracasado por el cabildeo de constructores y terratenientes y lo único parecido son los costos de notaría y de registro (que son alrededor del 1,8% del valor del negocio), en varios países europeos hay que pagar al Estado un porcentaje significativo del valor de la transacción.

En Francia los tributos pueden llegar hasta el 36,9%, incluyendo un IVA del 20% a la venta de nuevas construcciones, y tarifas de 16,9% por concepto de registros y notarías. En Italia es un poco menos. 25,5% de gravamen total, incluyendo un IVA del 22%; en Bélgica el IVA a estas transacciones puede llegar al 21% y en Rusia al 20%.

En Hong Kong estos impuestos pueden ser de 43,5%, en Singapur del 34%, en Corea del Sur del 16%, y en Sri Lanka del 105% si el comprador es un extranjero. Pero el único que aplica un impuesto a las ventas del 10% es Corea del Sur, mientras que en los otros países la forma es un impuesto ad valorem o estampilla (stamp duty).

Los valores mencionados son los máximos a los que pueden llegar los impuestos que, en general son muy progresivos y aumentan en proporción al valor de las propiedades negociadas.

En nuestro vecindario, Chile impuso en 2016 la obligación de pagar un IVA del 19% en las ventas de viviendas nuevas, con la excepción de aquellas que tengan subsidio habitacional. Además hay un impuesto de 10% a las ganancias acumuladas obtenidas en ventas de vivienda.

Otro ejemplo cercano es Argentina, donde los inmuebles residenciales tienen un IVA de 10,5% y los no residenciales del 21%.

En Colombia, la reforma del 2016 impuso un IVA de 5% a la venta de viviendas nuevas con un valor superior a unos $900 millones; en la reforma de 2018 se intentó extender ese gravamen a todas las transacciones de finca raíz, pero en el Congreso de la República lo convirtieron en un confuso impuesto al consumo, lo bajaron al 2% y exceptuaron los predios agrícolas, pero este fue tumbado por cinco magistrados de la Corte Constitucional en una sentencia muy cuestionada por los otros 4 magistrados.

En este campo, Colombia debe seguir el ejemplo de las naciones de la OCDE y ampliar el IVA a la venta de inmuebles.

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/un-iva-que-no-se-menciona-columnista-550490

21.10.-Otra mala reforma tributaria SALOMÓN KALMANOVITZ

El reconocimiento del gobierno del gran desajuste fiscal producido por sus regalos tributarios de 2019 y la pandemia de 2020 lo obligó a aumentar elrecaudo en 2,5% del PIB. Recuérdese que Carrasquilla había dicho que se necesitaban $15 billones y ahora aumentó a $25 billones. Eso está bien. Lo que no está bien es como se distribuye entre pobres y ricos.

28 mar 2021.- El impuesto de renta deberá aportar $17 billones adicionales a lo que se paga actualmente, pasándole la cuchilla a los que ganen más de $2,5 millones mensuales; antes calificaban los que ganaran más de $3,2 millones. La clase media baja deberá aportar $35.000 mensuales al fisco, lo que es una barbaridad. Así mismo, se elevarán las tarifas y se permitirá una sola exención del 35% sobre los ingresos de la clase media. Se gravarán las pensiones que superen $7 millones mensuales que el efectista Duque llamó mega pensiones.

El impuesto al patrimonio que se cobraba ocasionalmente ahora se hace permanente, algo que me parece justo, pero se anuncia una tarifa del 3 % que es excesiva para aquellos invertidos en renta fija o finca raíz que no alcanzan a rentar 6 % anual. La inflación promedio en Colombia es de 3 %, de tal modo que el fisco se queda con toda la rentabilidad real de los activos, mientras los fondos de pensiones se quedan con el 4 % anual. El impuesto a los dividendos se aumenta del 10 al 15 %, pero no parece afectar los ingresos de los dueños de las sociedades limitadas. Así mismo, siguen con una tarifa especial las empresas en zonas francas, incluyendo las unipersonales, que pagan la mitad de lo que se les cobra a las empresas con que compiten. Esta es una vieja y costosa gabela concedida por Álvaro Uribe a sus amigos. Ahora insiste en gravar a empleados y pensionados, pero eso sí, pueden pagar en cómodas cuotas periódicas.

El gobierno espera recaudar $10,5 billones adicionales por IVA. Dejó solo dos tarifas de 0 % y 19 %, quedando eliminada la de 5 % que les hacía pasito a los consumidores, lo que significa que el azúcar, el café y el chocolate, entre otros, se van a recargar fuertemente. De los $10,5 billones que intenta recaudar, el gobierno devolverá solo $1,5 billones a 4,7 millones de hogares. Algunos bienes básicos estarán exentos de este odioso impuesto, pero no todos. Por ejemplo, medicina prepagada y los créditos de vivienda van a estar sometidos al IVA del 19 %. Lo peor es el gravamen a los concentrados y fármacos que afectarán el costo del pollo y del cerdo, haciendo aumentar sus precios entre 14 % y 17 %. Así, muchos hogares se verán forzados a reducir su consumo de proteína. Carrasquilla se comprometió a devolverles el IVA a los más pobres, pero no es claro cómo los van a encontrar en las periferias tuguriales de las ciudades y menos en las lejanías del campo colombiano.

El gobierno aduce que todos estos sacrificios son para favorecer a los 500.000 pobres que recibirán el subsidio a la seguridad social más el ingreso solidario por $7,6 billones, pero no dice que son para comprar aviones de combate por $1,5 billones. Una de las formas de financiar este gasto será enmiserar a los funcionarios públicos, quienes verán congelados sus salarios por cinco años o sea les robarán el 15 % de sus ingresos reales. Falta que el Congreso le lime las aristas más empobrecedoras, arbitrarias y expropiatorias de la nueva reforma tributaria que proponen el Centro (anti)Democrático y Duque.

https://www.elespectador.com/opinion/otra-reforma-tributaria-2/

21.10.-LA REFORMA TRIBUTARIA    JOSÉ ANTONIO OCAMPO

Apoyo la idea de hacer una reforma para financiar un mayor gasto social y frenar la deuda pública. 

El debate tributario se ha enriquecido con el informe de la Comisión de expertos en beneficios tributarios y los útiles comentarios a dicho informe por parte de diversos analistas. Y se ha agitado con las propuestas que ha comenzado a presentar el Gobierno Nacional al sector empresarial.

4 abr 2021.- Quiero comenzar reiterando que apoyó la idea del Gobierno de hacer una reforma tributaria, tanto para financiar en forma permanente un mayor gasto social como para frenar los altos niveles de deuda pública, que amenazan el acceso que el país ha tenido a los mercados privados de capitales.

El informe de la Comisión ha hecho claro, una vez más, que los niveles efectivos de tributación de Colombia son bajos: 19,3 por ciento del PIB vs. el promedio de 33,8 por ciento en la Ocde. La gran disparidad es en el impuesto de renta a las personas naturales, donde en el país se paga el 1,2 por ciento del PIB, contra 8,1 por ciento en la Ocde.

Allí están los principales beneficios tributarios, no en el IVA, donde el Gobierno Nacional ha afirmado una y otra vez. Más aún, el gráfico de la Comisión que más se ha reproducido en los debates públicos es el que muestra que la tasa efectiva de tributación tiende a disminuir para el 5 por ciento y aún más en el 1 por ciento más rico de la población.

Por este motivo, cualquier reforma tributaria debe prestar especial atención al impuesto de renta a las personas naturales de altos ingresos. Aquí el problema principal, como lo señala la Comisión, son los beneficios que reciben las rentas de capital (o no laborales en general) y ganancias de capital.

Esas rentas deben ser gravadas, por lo tanto, como las rentas de trabajo, o al menos establecer una deducción máxima (por ejemplo, el 25 por ciento del total de rentas). Se debe elevar, también, el impuesto a los dividendos (incluso cuando se pagan entre sociedades), sin perder de vista el conjunto de la tributación al capital, y gravar las pensiones altas, eliminando así el doble beneficio tributario que tienen (cuando se contribuye al sistema pensional y cuando se recibe la pensión).

Pero, además, debe establecerse una norma fuerte que impida que se paguen gastos de consumo a través de ASA u otro tipo de empresas, una práctica muy común en los estratos de elevados ingresos, así como el pago de gastos de consumo por parte de las empresas a sus altos ejecutivos. Más aún, estas prácticas deben ser consideradas evasión tributaria.

En el caso de la renta a las personas jurídicas, la reforma más conveniente es eliminar o reducir beneficios sectoriales. También se debe eliminar el descuento del ICA del impuesto de renta que se estableció hace dos años. Y debe haber una norma que establezca que todos los beneficios son temporales y deben ser sujetos a una evaluación regular. Y en vez de una tasa más baja para pequeñas empresas, lo mejor sería cubrir las contribuciones a pensiones de sus trabajadores de bajos ingresos.

No menos importante es revertir la cantidad de beneficios que se les dieron a las zonas francas y la facilidad de crearlas que se decretó recientemente. De hecho, la derogatoria del decreto 278 de 2021 debe ser la medida inicial de la reforma tributaria. Y se deben adoptar las recomendaciones de la Comisión de aplicar el régimen general de IVA a las zonas francas y prohibir la constitución de nuevas zonas uniempresariales.

En IVA se pueden reclasificar algunos productos, pero ciertamente no pasar los productos agropecuarios de la canasta familiar de excluidos a exentos, porque eso los pondría en desventaja frente a productos importados. Una alternativa es establecer un IVA bajo para esos productos, que les permita deducir lo que pagaron por sus insumos.

Finalmente, se deben elevar y ampliar el impuesto al patrimonio y los impuestos a las emisiones de carbono, y crear otros impuestos ambientales, aunque solo cuando haya alternativas orgánicas (no es el caso de los plaguicidas).https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/jose-antonio-ocampo/la-reforma-tributaria-columna-de-jose-antonio-ocampo-578110

  • 21.9.-Conejazo a recomendaciones de Comité internacional de primer orden GERMÁN VARGAS
  • ¡Decepcionante! JORGE IVÁN GONZÁLEZ! 
  • De impuestos y otros maleficios SALOMÓN KALMANOVITZ
  • -Reforma sin análisis EDUARDO SARMIENTO

El propio Gobierno creó grandes expectativas y ahora no sabe cómo explicar que no se acogerá a nada

No se conoce aún el texto definitivo de la reforma tributaria, pero ya pueden señalarse aspectos que suscitarán amplio debate nacional. El propio Gobierno creó grandes expectativas sobre las conclusiones de la famosa Comisión de Beneficios Tributarios y ahora no sabe qué hacer para explicar que no acogerá ninguna de sus importantes conclusiones.

27 mar 2021.-Ya no sirve este grupo de expertos internacionales de primer orden, desprovistos de interés particular, alejados de todo cabildeo y que, además, entregaron su trabajo en tiempo récord de seis meses. ¿Por qué? Pues porque terminaron reconociendo lo que tantas veces hemos defendido en materia de tributación, equidad y competitividad.

Veamos: el informe empieza por reconocer que los negocios formales en Colombia enfrentan la tasa de tributación más alta entre los países de la Ocde, y señala una serie de impuestos distorsionantes como el gravamen a los movimientos financieros y el impuesto de industria y comercio, los cuales propone eliminar.

La comisión también confirma lo que muchas veces hemos dicho acerca de que nuestro sistema impositivo hace que sea más rentable importar que producir en el país, o localizar la producción en el exterior en lugar de hacerlo en Colombia.

Otro aspecto importante del estudio es que, al contrario de lo que piensan nuestros economistas criollos, avala plenamente las propuestas que llevamos a la pasada reforma tributaria y que fueron acogidas por el Gobierno y el Congreso, como la eliminación de la renta presuntiva, el descuento del IVA de bienes de capital y el descuento del ICA en el impuesto sobre la renta.

Sobre el IVA, sostiene la comisión que el país tiene un potencial de recaudo de $ 60 billones, mediante una ampliación de la base gravable, la cual puede ser gradual en el tiempo, con la aplicación de una tarifa creciente.

No obstante, el Gobierno ha anunciado una reforma que en materia del IVA no incluirá ampliación de la base gravable, pero sí el traslado de los bienes exentos, como la carne, el pollo, la leche, a la categoría de excluidos, lo que significa gravar con IVA los insumos requeridos por el productor nacional, sin posibilidad de recuperación. Es decir, un arancel al producto nacional que no se aplica al importado. Es lo que se conoce como protección negativa de la industria nacional en beneficio de la industria extranjera. Todo lo contrario a la propuesta de la comisión, que aboga por gravar estos bienes, nacionales y extranjeros, o mantenerlos en la categoría de exentos si ello no fuere posible.

De otra parte, sorprende la propuesta de volver a introducir el impuesto al patrimonio a partir del 2022, pero ahora como gravamen permanente y con una tarifa del 3 % anual, que es simple y sencillamente una expropiación de la renta y del patrimonio de los inversionistas y ahorradores. ¿Qué pensarán ahora las personas que normalizaron sus patrimonios con la promesa de que ese impuesto se eliminaría a partir del 2022?

En cuanto al impuesto a los dividendos, se propone un incremento del 50 % en la tarifa aplicable. De esta forma, el impuesto sobre la renta sociedad-socio quedaría en el 41,35 %. Si a esto se agregan el gravamen a los movimientos financieros, el ICA y el IVA no descontables y los demás impuestos que afectan los negocios, tendremos nuevamente una tasa efectiva de tributación superior al 70 %.

No es aceptable asumir una reforma que nos vuelva a poner como el país en que ningún extranjero quiere invertir y al que muchos colombianos quieren abandonar. El Gobierno debería concentrarse en lograr un acuerdo político para ampliar gradualmente la base gravable del IVA, como lo han hecho la mayoría de países latinoamericanos.

Y ahora el Gobierno bautiza a este gran conejo con el apelativo de ley de solidaridad sostenible. Vaya concepto de sostenibilidad aquel de asfixiar al sector productivo y quitarle toda competitividad, expropiar el ahorro, castigar a la clase media y convertir al Estado, por vía de subsidios multibillonarios y antitécnicos, en responsable de todo, como en Venezuela. Esta reforma es peor por el lado del gasto que por el del recaudo. Nunca el populismo, de ningún origen, ha sido sostenible.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/conejazo-columna-de-german-vargas-lleras-576682

21.9.-¡Decepcionante! JORGE IVÁN GONZÁLEZ!

Desde la perspectiva de la lucha contra la desigualdad, el informe de la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios (CBT) es decepcionante. El esbozo de reforma tributaria que ha presentado el gobierno va en la misma dirección. Ambas propuestas definitivamente no contribuyen a reducir la concentración del ingreso y de la riqueza. La sociedad colombiana continuará siendo una de las más desiguales del mundo.

26 mar 2021.- Los expertos internacionales que hicieron parte de la CBT, por lo menos, debieron proponer algunos de los mecanismos distributivos que se utilizan en sus países. En lugar de traer los ejemplos internacionales, se dejaron encerrar en el callejón estrecho en el que los metió el Ministerio de Hacienda. El profesor Arnold, que entiende la tributación canadiense, hubiera contribuido muchísimo explicándoles a los colombianos las propuestas tributarias de Vickrey, el canadiense premio Nobel de economía.

Jamás, decía Vickrey, un sistema tributario equitativo puede ser sencillo. La Comisión, con un simplismo sorprendente, afirma que el sistema tributario tiene que ser “simple, eficiente y equitativo”. Es una lástima que los miembros de la Comisión, sabiendo que Colombia es profundamente desigual, hayan olvidado que la concentración disminuyó después de la segunda guerra porque, en los años setenta, en el Reino Unido la tarifa del impuesto a la renta en el último rango del ingreso era de 96%. Y en Estados Unidos de 91%. Nada dice la CBT sobre las tarifas del impuesto a la renta a los grandes capitales. No se atreve a proponer que la tarifa vaya creciendo con el nivel de riqueza.

Es un chiste pensar que la concentración de la riqueza que existe en el país se va a cambiar con un impuesto al patrimonio de 1% o de 3%. El aumento del impuesto a los dividendos de 10% a 15% tampoco tendrá un impacto importante. La “devolución” del IVA no contrarresta la regresividad que acompaña la ampliación del impuesto a un mayor número de bienes. Y es una burla la ampliación de la base del impuesto a la renta, incluyendo a las personas que ganan más de $2,5 millones al mes.

La CBT acierta al afirmar que el “sistema tributario no logra aportar los ingresos que el gobierno requiere para cumplir con las necesidades legítimas de sus ciudadanos”, pero las soluciones propuestas no incrementan el recaudo de manera significativa y, sobre todo, no mejoran la equidad.

La crítica que hace la Comisión a los gastos tributarios no es consecuente. El más importante, el descuento de IVA por la compra de activos fijos, se mantiene, y en su opinión “es un paso en la dirección correcta”.

La CBT no mencionaron la potencialidad que tienen los impuestos para modificar relaciones factoriales inaceptables, como las derivadas de la alta concentración de la propiedad de la tierra. Uno de los grandes conflictos de la sociedad colombiana es el ordenamiento del territorio. Y los impuestos – como lo han demostrado Harberger, Hotelling y George – tienen un papel fundamental en la modernización del sector agropecuario. Los expertos no se atrevieron a incomodar a los terratenientes colombianos. La Comisión apenas hace una leve mención a los prediales. En los países desarrollados la tarifa es cercana al 20 por 1.000. En Colombia ni siquiera llega al 6 por 1.000.

Decepciona que los expertos internacionales no hayan abierto el espectro de la discusión. Su miopía es inaceptable.

https://www.larepublica.co/analisis/jorge-ivan-gonzalez-506394/decepcionante-3144517

21.9.-De impuestos y otros maleficios SALOMÓN KALMANOVITZ

La comisión de expertos internacionales sobre impuestos dio a conocer algunas puntadas de su contundente informe final: el régimen tributario colombiano es excesivamente complejo, ineficiente e injusto. La comisión no mencionó una de las fallas más graves: su insuficiencia frente a las necesidades básicas de la sociedad.

21 mar 2021.- El Estado recauda el 14 % del PIB en tributos, una cifra muy baja en comparación con otros países latinoamericanos como Chile e incluso Bolivia, que recaudan cerca del 20 % del PIB. Esa penuria estructural explica la muy deficiente respuesta del Gobierno ante la pandemia.

El informe resalta que la base tributaria es muy estrecha debido a la gran informalidad: más del 60 % de los trabajadores y cientos de miles de negocios —algunos de gran tamaño— que no tributan. Existen impuestos como el 4 x 1.000, que impone una pesada carga a las transacciones e incentiva el uso de efectivo para evadirlo.

Las zonas francas unipersonales pagan tarifas ínfimas de impuesto de renta sin ninguna justificación y las no cobijadas por esta absurda preferencia pagan en exceso frente a los promedios de la OCDE. Las empresas aportan casi un 6 % del PIB en impuestos, mientras que sus propietarios y las personas naturales en general aportan apenas el 1 % del PIB. Debería ser al contrario: las personas deben tributar del 8 al 10 % y las empresas, el 2 % del PIB.

La comisión considera que las pensiones reciben un tratamiento doblemente preferencial: están exentos los intereses del ahorro pensional y también las mesadas, aunque congresistas y magistrados reciben pensiones de $35 millones mensuales y la máxima de Colpensiones es de $17 millones. El subsidio que otorga el Gobierno a las pensiones llega al 2,6 % del PIB por año. No hay ninguna razón que justifique la nula contribución de los ancianos ricos al bienestar de los demás.

Para que las personas naturales tributen más, es necesario establecer un impuesto progresivo y permanente al patrimonio, no como sucede hoy que es ocasional, pese a que este impuesto es eficiente, pues castiga la riqueza improductiva, mientras que el impuesto de renta afecta más a la riqueza productiva. Fedesarrollo, por su parte, insiste en un impuesto al patrimonio por una sola vez, aunque con tarifas progresivas.

La comisión recomienda que los dividendos tributen igual que otros ingresos, de acuerdo con la renta líquida de cada cual y no con tarifas especialmente bajas como sucede actualmente. También recomienda eliminar la exención del 25 % de los ingresos de las personas, que es demasiado generosa para los ricos y superricos. Tampoco debe existir la deducción del impuesto de industria y comercio que recaudan los municipios y que castiga el ingreso del Gobierno nacional sin justificación.

Sobre el IVA la comisión sugiere disminuir los bienes exentos, pero sólo si el Gobierno logra devolver este tributo indirecto y regresivo a los hogares pobres. El Gobierno no les ha devuelto a la mitad de esos hogares (dos millones) ninguno de los subsidios que les ha ofrecido, ni les ha depositado dinero en cuentas bancarias que no tienen. Duque afirmó que no va a imponer tributos a los bienes esenciales de la canasta familiar, pero su ministro de Hacienda insiste en que sí hay que imponerlos. Al respecto, cabría decir que donde manda marinero no manda capitán.

https://www.elespectador.com/opinion/de-impuestos-y-otros-maleficios/ 

21.9.-Reforma sin análisis EDUARDO SARMIENTO

El Gobierno ha divulgado partes de la nueva reforma tributaria que se presenta como una forma de amplificar los ingresos tributarios para ampliar los gastos sociales y mejorar la distribución del ingreso. Con una meta de recaudos de $25,4 billones, propone subir el IVA con devoluciones, reducir las exenciones tributarias y elevar el impuesto a la renta para las personas naturales.

27 mar 2021.- En la presentación política aparece como una forma de cubrir los gastos de la pandemia y mejorar significativamente a los sectores más vulnerables; pero esto no es muy claro, pues los sectores más vulnerables apenas reciben $7,5 billones.

En general, se encuentra que el desplome del modelo económico y la pandemia le costaron al país daños enormes por $130 billones. Le significaron serias fallas estructurales que se reflejan en la caída del crecimiento y el deterioro en la distribución del ingreso. Los impactos sobre la población se buscaron compensar con déficit fiscales financiados con crédito externo del 8,5 % del PIB en 2020 y 2021. De estos recursos solo les han llegado a los sectores más vulnerables $4 billones. La parte restante es un misterio y no se sabe dónde están. Lo lamentable es que estos recursos no evitaron el desplome de la producción y el empleo en 2020, ni su prolongación en 2021.

La reforma tributaria viene a cubrir los desaciertos de la pandemia y el fracaso del modelo económico. La reforma se destinará en una pequeña parte a ampliar los apoyos a los sectores menos vulnerables en una cuantía de $7,5 billones. La mayor parte de los recursos se orienta a pagar el endeudamiento representado en gastos del pasado. El peso de la operación, que es equivalente a una reducción del salario, recae en la clase media con ingreso promedio cercano al salario mínimo. Y no se puede esperar una respuesta pasiva. De seguro, la clase media procederá a eludir los mayores impuestos con la reducción del ahorro.

Al final, se tiene una operación financiera inoperante. El único beneficio tangible es el modesto aumento en los apoyos a los sectores vulnerables. La otra parte queda en pagos de la deuda para cubrir los destrozos de la economía causados en el pasado por la pandemia y el fracaso del modelo económico.

En este momento, es claro que el fracaso del modelo y la cuarentena provocaron un monumental deterioro de la distribución del ingreso y una reducción del ahorro que ha mantenido deprimidas la inversión y la producción. El desastre se manifiesta claramente en la caída del ahorro, el producto y el empleo, el cuantioso y creciente déficit en cuenta corriente, el disparo de los índices de pobreza y el deterioro del coeficiente de Gini. La reforma tributaria basada en gravámenes indirectos y al ingreso corriente no contribuye a modificar el panorama, porque no afecta el ahorro y reduce la participación del trabajo en el producto nacional.

No se ha querido entender que la debacle de la cuarentena se originó en la reducción del ahorro que desquició el balance interno entre la producción y la demanda efectiva. Se generó un estado de ahorro faltante que precipitó el desplome de la producción. Ahora, se presenta un estado similar. El bajo ahorro prolonga la caída del producto y el empleo, como se vio en las cifras de enero, y acentúa las desigualdades de ingresos. Lo que se plantea es el cambio del modelo económico de libre mercado causante de la crisis, mediante reformas estructurales que aumenten el ahorro, la producción y el empleo, a tiempo que sostengan el salario por encima de la productividad y reduzcan la inequidad distributiva y la pobreza. El primer paso es una coordinación mínima entre la política fiscal y la monetaria que asegure el apoyo permanente a los sectores vulnerables y disminuya rápidamente la pobreza.

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/reforma-sin-analisis/

  • 21.8.-La extrema derecha marca el paso a Erdogan ANDRÉS MOURENZA
  • Constitucionalismo abusivo y deterioro democrático – RODRIGO UPRIMNY
  • Gobierno Duque: acaba la ficción de los “tres huevitos” AURELIO SUÁREZ

El partido MHP se hace indispensable para mantener al presidente turco en el poder y exigencias como la ilegalización de la principal formación kurda son cada vez más tenidas en cuenta

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una videoconferencia este viernes con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.PRESIDENTIAL PRESS OFFICE / REUTERS

El pasado 8 de marzo un grupo de unas 25 personas propinó una paliza al periodista Levent Gültekin a plena luz del día y en una de las plazas más concurridas de Estambul. Tirado en el suelo, intentó protegerse, pero terminó con varios huesos de una mano rotos. El incidente ocurrió unos días después de que Gültekin denunciase el legado “racista y nacionalista” del coronel Alparslan Türkes, fundador del Partido de Acción Nacionalista (MHP), una formación de extrema derecha que cada día gana más influencia en la política de Turquía y es clave en la coalición que mantiene en el poder al presidente Recep Tayyip Erdogan.

Estambul – 19 mar 2021

En los últimos cinco años, más de un centenar de periodistas y políticos han sido atacados en incidentes similares. La media docena de casos que han ocurrido en lo que va de año tenían algo en común: sus víctimas se habían mostrado muy críticas con el MHP y, tras ello, habían sido “señalados públicamente por dirigentes del partido”, afirma el periodista Kemal Can, autor de varios libros sobre el nacionalismo. Por ejemplo, a Gültekin, un dirigente del MHP le había tildado de “enemigo de los turcos, separatista, odiador de todo lo que ama la nación”.

En cambio, Kamil Aydin, miembro del comité central del MHP y diputado, desvincula a la formación de estos ataques, que tacha de “montajes” para perjudicar al partido: “Además, lo que hizo el señor Gültekin es un delito de odio, porque no solo insulta la memoria de nuestro fundador sino a millones de votantes. Es él quien nos señala como objetivo”.

El MHP fue fundado en 1969 y entonces era un partido en la órbita de los partidos de extrema derecha de la época, similar a la ultraderecha fascista en España, Italia o Grecia: firmemente anticomunista y pro-estadounidense. Las milicias armadas vinculadas a la formación, popularmente conocidas como “Lobos Grises”, estuvieron involucradas en multitud de asesinatos políticos y matanzas como las de Maras en 1978, con 120 muertos, y Çorum, en 1980, con 57 muertos. El partido, explica Can, obtenía su apoyo de ámbitos rurales y pequeñas ciudades y de identificarse como “el partido que defiende al Estado” frente a los enemigos externos e internos: de hecho, sus militantes fueron utilizados en operaciones clandestinas en Europa por oscuros elementos del Estado turco y uno de sus militantes, Ali Agca, atentó contra el papa Juan Pablo II en 1981.

En 1997, cuando falleció el Basbug o “Gran Líder” Türkes, le sucedió en la presidencia Devlet Bahçeli. De formación académica y pese a ser una figura atípica del panorama político turco -a sus 73 años sigue soltero- ha mantenido el control del partido y el pasado jueves fue elegido por décima vez líder del MHP en un congreso ordinario. “El MHP no es un partido atrapalotodo, sino fuertemente ideológico y basado en un liderazgo fuerte. Solo ha tenido dos líderes desde 1969”, recuerda el analista Murat Yetkin: “Y pese a su imagen rígida y dura actitud, Bahçeli es un hábil y táctico negociador”. No en vano, tras asumir las riendas del partido, ordenó cambiar su imagen: sus dirigentes se afeitaron los bigotes típicos de la ultraderecha turca, se alejaron de los pistoleros y, en una suerte de compromiso histórico, pactaron con los mismos socialdemócratas a los que 20 años antes recibían a tiros. Fue un Gobierno eminentemente pragmático durante el que se aprobaron numerosas reformas para iniciar el proceso de adhesión a la Unión Europea y se eliminó la pena de muerte. De esta manera, logró aumentar sus votos y convertirlo en un partido clave de la política turca.

Ultranacionalismo ambiguo

La ideología del MHP evolucionó hacia un ultranacionalismo ambiguo, que combina lo identitario, lo cultural y lo cívico, vinculado a la defensa del Estado. El enemigo dejó de ser el comunismo para pasar a ser los “separatistas” kurdos y el PKK. “No somos un partido de extrema derecha, no tenemos una visión racista ni étnica. Por ejemplo, en Turquía hay muchos futbolistas negros y no tenemos problemas con ello. Y cuatro millones de refugiados sirios”, sostiene Aydin: “Somos nacionalistas. Nuestro lema es ‘Primero Turquía, luego el partido’”.

“No es tanto que el MHP haya virado hacia el centro como que ha conseguido llevar su nacionalismo al centro de la política mediante alianzas con partidos de Gobierno”, opina Kemal Can. Su alianza con Erdogan se selló en 2016 cuando el presidente turco utilizó la justicia y la policía para bloquear un intento de la oposición interna del MHP por disputar el liderazgo a Bahçeli. A cambio, el líder ultraderechista apoyó el cambio del sistema parlamentario a uno presidencial, reclamado por Erdogan, pero que no contaba con suficiente apoyo popular. Gracias al MHP el cambio constitucional fue aprobado en un ajustado referéndum en 2017 y, desde entonces, el MHP de Bahçeli y el AKP de Erdogan se presentan a las elecciones de forma conjunta como parte de la Alianza del Pueblo.

Contra los pronósticos que auguraban un sistema bajo el control absoluto de Erdogan, el sistema presidencialista ha aupado al MHP a una posición más influyente. “Se debe a que el sistema presidencialista requiere del apoyo del 50% + 1 del electorado, y eso hace que el apoyo del MHP sea numéricamente imprescindible”, subraya Murat Yetkin. El AKP de Erdogan no tiene mayoría absoluta en el Parlamento y el resto de partidos se niega a apoyar sus medidas, de manera que “el MHP disfruta de los beneficios de estar en el Gobierno sin necesidad de asumir responsabilidades”. Otra de las razones, apunta Can, es que el MHP le ha dado a Erdogan acceso a ciertos estamentos de la Administración, como policías, militares y jueces cercanos a la ultraderecha que anteriormente veían al presidente con cierta reticencia. Es más, desde que gobierna esta coalición de facto el MHP ha introducido a sus seguidores en prácticamente todos los sectores de la Administración -menos los económicos-, desde las fuerzas de seguridad a la Educación.

Con ello, Bahçeli está en una posición de que se cumplan sus exigencias. Cuando, el año pasado, pidió una amnistía para ciertos presos lo consiguió, pese a lo polémico que resultaba el poner en la calle a antiguos mafiosos vinculados al MHP. Cuando, hace unos meses, un asesor del presidente dijo que, a fin de reconciliarse con la UE, sería buena idea liberar al líder político kurdo Selahattin Demirtas y al filántropo Osman Kavala -el Tribunal de Estrasburgo ha dictaminado que deben ser excarcelados-, el MHP dijo que eso era una línea roja y el asesor fue cesado. “Nuestras propuestas se aceptan porque son de sentido común. No podemos poner en libertad a representantes de los terroristas”, defiende Aydin.

La última petición del MHP ha sido ilegalizar al HDP, el principal partido prokurdo de Turquía. Y este miércoles la Fiscalía ha abierto el proceso para ello. Bahçeli reclama, además, que se hagan todos los cambios legales para “imposibilitar que vuelvan a presentarse con otras siglas”. Algo que ya ha despertado las críticas de la UE y Estados Unidos y puede echar al traste los intentos de la diplomacia turca por normalizar relaciones.

El dirigente del MHP acusa a la Unión Europea de “hipocresía” pues, en su opinión, “cuando un estado europeo hace algo similar, no pasa nada, en cambio cuando lo hace Turquía se arma una gran polémica”. Y pone como ejemplo la prohibición en Francia de los “Lobos Grises” y la simbología vinculada al MHP -después de que militantes turcos atacasen a armenios en varias ciudades francesas-. “Es un insulto a nuestros mitos”, concluye.

El debate sobre la prohibición de organizaciones vinculadas al MHP también ha arreciado en Alemania, Holanda y Austria, y un diputado chipriota la ha llevado al Parlamento Europeo. “Es curioso, porque anteriormente, Europa no miraba a estas organizaciones como una amenaza pese a que algunas estuvieran involucradas en actividades criminales [fundamentalmente en el tráfico de heroína], porque las veía como algo que podía servir de freno a las organizaciones islamistas radicales”, dice Kemal Can: “Sin embargo, ahora el debate ha cambiado porque ven que Turquía las utiliza para inmiscuirse en la política interna de esos países”.

Con todo, es algo que también utiliza el MHP en su beneficio dentro de Turquía para atizar el nacionalismo, y para desviar la atención de los serios problemas económicos que vive el país. “Paradójicamente, el AKP y el MHP están perdiendo votos por la polarización política, pero necesitan incrementar la polarización para evitar que se les escapen más votos”, sostiene Can: “Así que no sé si veremos más ataques violentos, pero seguramente sí que veamos una creciente represión gubernamental hacia toda la oposición: partidos, asociaciones y medios de comunicación”.

https://elpais.com/internacional/2021-03-20/la-extrema-derecha-marca-el-paso-a-erdogan.htm

21.8.-Constitucionalismo abusivo y deterioro democrático – RODRIGO UPRIMNY

Parece inocuo dedicar una columna al proyecto que buscaba prolongar el período del presidente, los congresistas y otros servidores públicos supuestamente para facilitar la unificación de los períodos electorales, por cuanto el proyecto se hundió gracias a una vigorosa reacción ciudadana y política en su contra.

20 mar 2021.- Pero es necesario abordar el tema pues es la tercera vez que se intenta una medida semejante: la propuso Uribe en su referendo de 2003 pero la Corte Constitucional lo impidió; luego, en 2018, un proyecto parecido alcanzó a ser aprobado en primer debate en la Cámara; y ahora tenemos esta propuesta, que generó mayor escándalo porque prolongaba el período presidencial mientras que los otros dos, un tris más pudorosos, lo hacían con el de gobernadores y alcaldes.

Estos intentos muestran que algunos sectores políticos buscan unificar los períodos electorales añadiendo una norma de transición que prolongue el mandato de algunos gobernantes. Me veo entonces obligado a retomar dos columnas de 2018 en que critiqué la propuesta de ese entonces.

La primera columna mostraba que la norma transitoria que prolonga el mandato de los gobernantes electos es una burda ruptura constitucional ya que toda constitución busca impedir que los gobernantes manipulen las reglas electorales y jurídicas para atrincherarse en el poder. La utilización de una reforma constitucional para perpetuar a los gobernantes en el poder es entonces una típica forma de lo que algunos académicos contemporáneos, como David Landau, llaman “constitucionalismo abusivo”, que consiste en usar las formas constitucionales no para servir los valores democráticos propios del constitucionalismo, sino para todo lo contrario: pervertir el ordenamiento constitucional y atrincherar en el poder a quienes lo ocupan. La prolongación del período del presidente y los congresistas era entonces una grosera ruptura constitucional que seguramente hubiera sido bloqueada por la Corte, conforme al precedente de la Sentencia C-551/03, que anuló una tentativa semejante del referendo de Uribe. La Corte señaló que era inaceptable, por ser contrario a la esencia del Estado de derecho, alargar el período de mandatarios específicos sin norma previa que lo autorice. Y si eso era imposible por medio de referendo, con menor razón podría hacerse por acto legislativo.

La segunda columna mostraba que el propósito mismo de unificar las elecciones y los periodos electorales es una pésima idea para la democracia colombiana al menos por tres razones: i) erosiona gravemente la democracia local ya que los debates y movimientos políticos nacionales tendrán una incidencia decisiva en las votaciones locales; ii) incrementa los riesgos de polarización pues el alineamiento político nacional tenderá a replicarse en las elecciones locales, con lo cual se forman identidades políticas más rígidas; además, iii) la unificación de las elecciones hace que las fuerzas ganadoras a nivel nacional carezcan de contrapesos locales, pues se trataría probablemente de las mismas fuerzas. A esto habría que agregar que este nuevo proyecto busca unificar los períodos de los organismos de control con las elecciones, lo cual limitaría su independencia. Los riesgos de copamiento de todo el Estado por las fuerzas triunfantes coyunturalmente en una sola elección general son entonces grandes, con lo cual corremos el riesgo de una tiranía facciosa, que el constitucionalismo siempre ha buscado evitar.

Este tipo de propuestas son entonces malas no sólo por la ruptura constitucional que implica prolongar el período de los gobernantes, sino por el propósito que buscan pues la unificación de elecciones debilita nuestra precaria democracia.

https://www.elespectador.com/opinion/constitucionalismo-abusivo-y-deterioro-democratico/

21.8.-Gobierno Duque: acaba la ficción de los “tres huevitos” AURELIO SUÁREZ

Con artimañas fiscales, Carrasquilla y Duque intentan mitigar el pánico de perder el grado de inversión en la calificación del crédito. Colombia, al borde del abismo.

12 mar 2021.- Los problemas judiciales de Álvaro Uribe no cesarán, ya que, a la preclusión de su proceso, propuesta por el fiscal Jaimes, seguirán demandas y apelaciones, sin descartar todavía un juicio. Asimismo, el testimonio de Mancuso en la Comisión de la Verdad, a instancias de Rodrigo Londoño, podría presentar versiones comprometedoras sobre la masacre de El Aro de octubre de 1997 y sobre el crimen del abogado Jesús María Valle, declarado de lesa humanidad e investigado por el Tribunal Superior de Medellín desde febrero de 2019.

Sin embargo, Uribe tiene mayores apuros políticos que dichos eventuales encartes penales: ha caído el telón del relato de los “tres huevitos” porque de sus componentes, seguridad democrática, entendida como que “se puede volver a la finca”, cohesión social y confianza inversionista, no queda ya casi nada en el gobierno de Duque. ¡No creyó que se harían tortilla en el mandato del “que él dijo”!

Según Cerac, “Las muertes por violencia política aumentaron” al pasar de 139 en 2019 a 189 en 2020, 328 en los dos años. Y también en 2020 hubo un alza significativa “en las muertes de civiles no combatientes, 21, que se cuadruplican frente a 2019, por parte del ELN”, con “alrededor de 4 mil combatientes, un número desconocido de milicianos” y siete frentes de guerra (InSight Crime, 2020). El Tiempo informó que el Clan del Golfo actúa en 124 municipios con 3.260 elementos, e Indepaz notificó (agosto/2020) que en 2019 había 261 con actividad de intensidad alta de grupos narcoparamilitares y 91 de las disidencias y grupos pos-Farc con 3.400 miembros. Verdad Abierta, que acoge los criterios de la ONU, contabiliza 167 masacres entre agosto/2018 y marzo/2021, con 644 víctimas. Y la muerte violenta de 188 firmantes de la paz, 70 por ciento de todos los desmovilizados asesinados.

En los dos primeros años de Duque, la ONG Somos Defensores contó 317 líderes y lideresas ultimados; el alcalde de Cartagena del Chairá, como otrora, despacha afuera, y en 2021 van 11.150 desplazados en Colombia (SEMANA, marzo 8). Duque puso en entredicho el acuerdo de paz y como paradoja hizo trizas la leyenda de seguridad democrática. Tanto es así que 90 por ciento de la población en las primeras capitales percibe que Colombia empeora en inseguridad, algo que se ha pretendido endilgar a las alcaldías (Invamer, febrero 2021). Un caos.

Ni hablar de la cohesión social. La Encuesta de Pulso Social (Dane-2021) es un sopapo para Duque y Carrasquilla, que, con un indolente gasto público, postraron al menos 3 millones de personas más en la pandemia del covid. De 89 por ciento de los hogares que consumían tres comidas al día, ahora solo dos de cada tres lo hace; apenas 10 por ciento de las familias consiguen ahorrar, mientras que la quinta parte dice no tener ingresos; escasamente, una de cada diez expresa disponibilidad para comprar bienes duraderos, y un ínfimo 4,3 por ciento planea adquirir vivienda. Aunque 25 por ciento de las personas recibieron ayudas, la cobertura fue insuficiente, y los montos, mínimos. Una catástrofe.

Los resultados económicos trascienden el del PIB en 2020 de -6,8 por ciento en recesión. La caída en picada de la construcción, la manufactura y la minería, además la de inversión productiva en -17 por ciento y del repunte del desempleo al 17,3 por ciento, arrojan un cuadro desolador. La inversión extranjera directa, la variable de cierre, disminuyó 35 por ciento, y las exportaciones bajaron 15 por ciento, una afectación de las cuentas externas que impelió moderar el altísimo déficit en la balanza de pagos con el préstamo del FMI por 5.300 millones de dólares. Con artimañas fiscales, Carrasquilla y Duque intentan mitigar el pánico de perder el grado de inversión en la calificación del crédito. Colombia, al borde del abismo.

Agréguese el dramático sendero de la vacunación no solo por la tardanza en iniciar, sino por el paquidérmico ritmo diario que implicaría cinco años para alcanzar con un par de aplicaciones la inmunidad de rebaño hasta 35 millones de personas. Uribe sabe de la debacle y del cobro político que le espera. Abatido invoca ayuda para el agro cuando fue él quien negoció el TLC que lo arruina; pide apoyo al trabajo, pero hizo la Ley 789 de 2002 que menoscabó los ingresos laborales; solicita gratuidad en la educación superior, pero fomentó la privatización de universidades públicas y les cercenó el presupuesto; habla a nombre del empresariado, pero lo ha engañado por décadas con falsas promesas, como a textileros y confeccionistas, paneleros y productores de etanol y agrodiésel.

El final del cuento de “los tres huevitos”, el trillado espantapájaros del castrochavismo, el número 6.402 de falsos positivos y la antidemocracia en el ejercicio del poder envían señales en contra del que diga Uribe. De ahí su nervioso ¡Ojo con 2022!

https://www.semana.com/opinion/articulo/gobierno-duque-acaba-la-ficcion-de-los-tres-huevitos/202108/

  • 21.7.-Fitch revisará la calificación financiera de Colombia tras la aprobación de reforma fiscal
  • Niños guerrilleros: ¿víctimas o máquinas de guerra? RODRIGO UPRIMNY
  • Haciéndole la campaña a Petro ALVARO FORERO

Plan Financiero del Gobierno no proporcionó suficiente información, dice la firma calificadora.

El aumento de los precios del petróleo, que se acercan a 70 dólares por barril, es marginalmente positivo y ayudará a la nación solo a partir de 2022. Foto: Archivo EL TIEMPO

 Fitch Ratings esperará a que Colombia apruebe un proyecto de ley de reforma fiscal que aumente los ingresos de forma estructural antes de llevar a cabo una revisión de la calificación crediticia de la nación, según el analista de crédito soberano Richard Francis.

10 mar 2021.- Fitch espera que Colombia continúe enfrentando desafíos fiscales este año y, por lo tanto, es más importante ver cuál será el plan de acción del Gobierno para abordar estos problemas en 2022 y más allá.

Fitch, que califica a Colombia actualmente en BBB-, el nivel más bajo de grado de inversión, con perspectiva negativa, normalmente tiene dos comités de calificación, uno en abril-mayo y otro en noviembre, pero esta vez la decisión puede llegar después de que concluyan las sesiones del congreso antes de terminar el primer semestre del año.

Para la calificadora, el Plan Financiero que presentó el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, no proporcionó suficiente información para formarse una opinión sobre las perspectivas crediticias de la nación.

«Evaluaremos la reforma fiscal y el resultado de las revisiones a la regla fiscal, en combinación con la perspectiva de crecimiento a mediano plazo para resolver la perspectiva negativa,» dijo Francis en una entrevista el lunes.

Fitch espera que Colombia continúe enfrentando desafíos fiscales este año y, por lo tanto, es más importante ver cuál será el plan de acción del Gobierno para abordar estos problemas en 2022 y más allá.

Los mayores pronósticos del gobierno de déficit fiscal en 2021 y un aumento de la relación deuda sobre PIB en el mediano plazo no genero ninguna sorpresa sino que por el contrario son más «realistas».

El Ministerio de Hacienda espera un aumento del déficit fiscal a 8,6 por ciento del PIB este año, frente al 7,8 por ciento de 2020 ante las necesidades de un mayor gasto, buscando reactivar la economía.

Fitch estima que la economía crecerá 4,9 por ciento en 2021 y revisara al alza su pronóstico previo de un déficit fiscal de 7,5 por ciento del PIB para este año. Es positivo que dicho déficit en 2020 fuera inferior a lo que el gobierno esperaba inicialmente, agregó Francis.

La agencia de calificación, con sede central en Nueva York, también le seguirá el rastro a posibles cambios a la llamada regla fiscal. La inclusión de un componente para disminuir la relación deuda/PIB la mejoraría. El aumento de los precios del petróleo, que se acercan a 70 dólares por barril, es marginalmente positivo y ayudará a la nación solo a partir de 2022.

https://www.eltiempo.com/economia/sectores/calificacion-de-riesgo-pais-fitch-pospone-decision-hasta-aprobacion-de-la-tributaria-572402

Actual calificación de la situación financiera por países, 2021.

21.7.-Niños guerrilleros: ¿víctimas o máquinas de guerra? RODRIGO UPRIMNY

El ministro de Defensa, Diego Molano, intentó justificar que el bombardeo al campamento de unas disidencias de las Farc pudiera matar menores, como efectivamente mató a una adolescente, con el argumento de que esos niños guerrilleros son “máquinas de guerra”. Ese hecho doloroso y esa inaceptable declaración del ministro me obligan a retomar los planteamientos de otra columna sobre otro hecho igualmente triste: el bombardeo que en agosto de 2019 mató a ocho menores.

13 mar 2021.- Es obvio que el reclutamiento de menores por grupos armados viola el derecho internacional humanitario (DIH) y constituye un crimen de guerra, por el cual esas disidencias deben responder. Es claro también que aunque el Estado debe hacer lo posible por prevenir esos reclutamientos, la responsabilidad fundamental por la suerte de esos menores recae en los grupos armados. La pregunta que surge es si esos adolescentes guerrilleros, por el hecho de haber entrado a un grupo armado, son un objetivo militar y pueden entonces ser bombardeados, como lo sostiene el ministro Molano al calificarlos de máquinas de guerra.

El ministro se equivoca. Un adolescente en armas puede ser considerado un objetivo militar en circunstancias específicas: cuando participa directamente en un combate. Si una guerrilla utiliza a esos menores en un asalto a un pueblo, el adolescente se convierte en combatiente durante el asalto y la Fuerza Pública puede atacarlo sin violar el DIH.

Sin embargo, el Ejército no puede considerar objetivo militar a esos adolescentes guerrilleros por fuera de esas situaciones de combate pues la doctrina actual del DIH, como la elaborada por el profesor René Provost, de la Universidad McGill en Canadá, sostiene que un menor guerrillero no tiene el mismo estatus que un guerrillero adulto. Ese adolescente debe ser considerado población civil, salvo cuando esté participando directamente en las hostilidades, por cuanto un adolescente reclutado, incluso con su aparente consentimiento, es una víctima pues carece de la autonomía para tomar la decisión de involucrarse en una guerra. Por eso todo reclutamiento de menores es un reclutamiento forzado y un crimen de guerra.

Los adolescentes guerrilleros son víctimas y población civil a ser protegida, salvo cuando participen directamente en las hostilidades. Y esa conclusión se mantiene a pesar de que algunos niños reclutados, tras permanecer muchos años en la guerrilla, lleguen a jefes guerrilleros. Mientras sean niños están protegidos por el DIH, contrariamente a un trino del ministro Molano que sugiere otra cosa: que un niño guerrillero no es una víctima a ser protegida, sino una máquina de guerra en potencia, que deber entonces ser abatida, pues algunos jefes guerrilleros fueron reclutados siendo menores.

Los mandos militares, el ministro y el presidente deben hacer todos los esfuerzos por verificar si en el campamento que pretenden atacar hay o no menores, conforme al principio de precaución, que establece que es deber de todo mando militar verificar si el ataque puede afectar a civiles y, si tal es el caso, minimizar los daños a esa población. Pero en este caso no hubo esfuerzos por prevenir muertes de niños guerrilleros, como tampoco lo hubo en el bombardeo de 2019, pues gracias a una solicitud de información de Dejusticia y Cuestión Pública, se demostró que el Ejército sabía que había menores en el campamento y a pesar de eso bombardeó sin compasión. Y parece que eso seguirá pues para el ministro de Defensa y exdirector del ICBF (no es broma, Molano fue director por varios años del ICBF) los niños guerrilleros no son víctimas que deben ser protegidas, sino máquinas de guerra que deben ser destruidas.

https://www.elespectador.com/opinion/ninos-guerrilleros-victimas-o-maquinas-de-guerra/

21.7.-Haciéndole la campaña a Petro ALVARO FORERO

Las sociedades acuden a los cambios extremos cuando consideran que no hay otra salida.

Por eso, cuando los sectores políticos en el poder no logran producir avances económicos y sociales para la población, porque circunstancias como las crisis no lo permiten, evitan facilitarles el trabajo a los enemigos políticos.

7 mar 2021.- El establecimiento político en Colombia se acostumbró durante décadas a un cierto blindaje frente al cambio, primero por el Frente Nacional y luego por el conflicto armado, que bloqueó las posibilidades electorales de la izquierda y garantizó un monopolio de la derecha y el centro políticos. Pero ese “blindaje” se esfumó con la desaparición de la amenaza política de las Farc, como se evidenció en la elección presidencial de 2018 en que la izquierda obtuvo cerca del 40 % de los votos.

El establecimiento político parece no entender que el sistema político está en medio de una transición hacia territorio desconocido, pues en lugar de tomar medidas de precaución parece jugando con candela. No ve que todas las alarmas están prendidas: a la irrelevancia creciente de los partidos se suma una fragmentación política tan profunda que hay cerca de 30 candidatos presidenciales y las encuestas muestran que tanto el Gobierno como el expresidente Uribe —quien dominó la política los últimos 20 años— tienen una desfavorabilidad de cerca del 60 %.

Hacer una transición en medio de una crisis social y económica como la de la pandemia requiere pies de plomo. En cambio, el Gobierno responde con un salvamento económico muy inferior al de países comparables, no hace nada efectivo para contener el aumento de masacres y asesinatos de líderes sociales, ahoga un proceso de paz, abandona su promesa electoral de no entregar “mermelada” a los políticos, se asocia con el clientelismo para cooptar entidades que deben ser independientes, no recrimina con firmeza la brutalidad policial, criminaliza la protesta social, debilita la acción del Congreso con hiperpresidencialismo, debilita la relación con el nuevo gobierno estadounidense, ataca a las instituciones de la justicia para defender su partido y promueve ventajas judiciales para algunos de los peores condenados por corrupción, entre otras acciones que cualquiera calificaría de suicidas en medio de la situación actual.

Acciones que parecerían dirigidas a hacerle la campaña presidencial a Gustavo Petro, quien se frotará las manos recopilando las imágenes que le bastará poner en la publicidad política por televisión para generar indignación. Es muy posible que el balance de estos cuatro años de transición política sea un grave retroceso de los avances que había logrado el país en materia económica, de seguridad y democratización.

Lo grave es que un sector grande de ese establecimiento político considera que puede cometer esos errores porque la única manera de salvarse es crecer la amenaza para reeditar el fantasma del castrochavismo. Sin entender que esta vez la gente puede no creer en el grito de “lobo”, entre otras razones, porque no cree que quien grita es un inocente pastor.

Esa estrategia temeraria los lleva a buscar demoler el dique de contención de la izquierda que es el centro, a Sergio Fajardo y a Claudia López, lo que solo beneficia a Petro. Ojo con el manejo que le están dando al 22.

https://www.elespectador.com/opinion/haciendole-la-campana-a-petro/

21.6.-El bid en problemasSANDRA BORDA

Al gobierno de EE. UU. no le agrada Claver-Carone, cómo fue elegido ni los principios que representa

Cuando tuvo lugar la elección del presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, muchos advertimos que apostarle al candidato de Trump, y consecuentemente a la ruptura de la tradición del BID de tener siempre un presidente latinoamericano, era un craso error. La llegada de una carga ideológica de derecha tan fuerte a la institución y que la elección sucediera tan poco tiempo antes de que se supiera quién sería el nuevo presidente en EE. UU. iban a ser vistos por los demócratas en ese país y por la comunidad latinoamericana como una imposición innecesaria y arbitraria.

1 mar 2021.- Los pronósticos se hicieron realidad y los demócratas, como era de esperarse, no están cómodos con Claver-Carone como presidente del Banco. Tanto que algunos han sugerido que sacarlo de su puesto sería una condición para comprometer recursos estadounidenses en la institución y, consecuentemente, en el proceso de recuperación económica latinoamericano. El senador demócrata Patrick Leahy, uno de los miembros del Legislativo con más influencia en temas latinoamericanos, dijo en el momento de la elección de Claver-Carone que ello dificultaría la aprobación en el Senado de un incremento de la contribución estadounidense al capital del banco.

La situación en la región es preocupante. Latinoamérica es probablemente el sitio en donde la pandemia ha afectado más duramente las economías y, como si esto fuera poco, prácticamente todos los mecanismos de cooperación regional han colapsado, no hay liderazgos claros y hay hoy una presencia de China que amenaza todos los días con sustituir la histórica influencia estadounidense en la región.

La próxima asamblea del BID, que tendrá lugar en Barranquilla, será una prueba de fuego para probar la vigencia y la fortaleza del liderazgo estadounidense en la región.

China se ha constituido en el primer socio comercial de América del Sur, con inversiones superiores a los 12,8 miles de millones de dólares, y ha abierto un frente de cooperación de grandes magnitudes a través de su diplomacia para la pandemia –constituyéndose en uno de los proveedores más importantes de material de protección y de vacunas–. Su presencia comercial cada vez adopta más visos políticos y geoestratégicos, y eso tiene preocupado a Washington desde hace ya rato. De tal forma que la próxima asamblea del BID, que tendrá lugar en Barranquilla, será una prueba de fuego para probar la vigencia y la fortaleza del liderazgo estadounidense en la región.

Al nuevo gobierno de Estados Unidos no le agrada Claver-Carone, la forma como fue elegido ni los principios que representa. Por mucho que la cuota de Trump en el BID trate de enviar mensajes de conciliación a la nueva administración en Washington, es claro que su liderazgo poco o nada tiene que ver con las nuevas líneas de relacionamiento hemisférico que intentará avanzar Biden. Pero Biden está un poco entre la espada y la pared en este tema.

Si se dedica a hacer diplomacia y construir coaliciones para sacar a Claver-Carone de su puesto, podría producir una parálisis institucional que tendría un profundo impacto en el proceso de recuperación económica de la región y en el papel que Estados Unidos pueda jugar allí. La situación podría terminar en caos, y ello contribuiría a afianzar la ya existente imagen de Estados Unidos como un socio poco confiable y más bien inestable.

Pero si Biden deja pasar el asunto y se dedica a trabajar bajo las circunstancias que Trump le dejó, va a tener que hacer un esfuerzo grande para torcerle el brazo al activismo ‘anticastrochavista’ de Claver-Carone en la región y reacomodarlo en una agenda de cooperación menos ideologizada. Si el recién llegado presidente del BID trabaja en función de la agenda hemisférica y no en función de las necesidades de su patrón político, no opondrá mucha resistencia. Pero, a juzgar por las credenciales de Claver-Carone y por cómo se han comportado los trumpistas en el pasado, no le veo grandes posibilidades a este último escenario.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/sandra-borda-guzman/columna-sobre-claver-carone-y-el-nuevo-gobierno-de-estados-unidos-570296

  • 21.5.-El diario vivir con Duque RAMIRO BEJARANO
  • Reforma estructural EDUARDO SARMIENTO

Desesperante el estilo de este gobierno del subpresidente Duque, que todo lo maneja en función de cómo se vean sus movimientos en los medios o cómo los reproduzcan sus comunicadores de cabecera.

Vargas Llosa: pluma maravillosa, pero ultraderechista.

Pero no es solo el ruido mediático lo que se oye desde los pasillos de la Casa de Nari, sino que además, cuando alguien discrepa o se les vuelve incómodo, siempre hay un litigio que misteriosa y confidencialmente se agita en su contra en la Fiscalía, Procuraduría, Contraloría y hasta en la Superintendencia de Industria y Comercio, hoy en manos de alias el Rajado, un arrogante e incompetente funcionario que ha quedado muy mal desaprobando los exámenes a los que últimamente se ha presentado para cumplirles a sus aspiraciones burocráticas de lagarto internacional.

27 feb 2021.- Por eso no es raro que para tapar los escándalos oficiales ahora la Fiscalía escarbe Odebrecht y le dispare a Santos, o desempolve expedientes a las contrapartes y abogados del poderoso patrón del Centro Democrático (CD).

En ese ambiente de mediocridad y decadencia, en el Gobierno se la pasan dizque fundando el duquismo y creen que están gobernando con éxito porque no faltan los aplaudidores gratuitos o pagados. Ahí se vanaglorian con una columna de Mario Vargas Llosa, sin duda una pluma maravillosa pero más ultraderechista, quien en su nuevo papel de novio otoñal “enviagrado” absuelve y condena a los políticos latinoamericanos siguiendo el libreto de los chismes que en los mentideros madrileños manipulan los distinguidos señoritos del elegante Partido Popular, acosados por los escándalos de corrupción de los papeles de Bárcenas y muchos otros más.

 Esta vez el peruano nobel de Literatura convirtió en semidioses a Uribe y a su pajecito, pintando a Colombia como un paraíso por la farsa de la supuesta protección migratoria a los venezolanos, sin dedicarle una sola línea a los 6.402 crímenes contra civiles inocentes que nos dejó la Seguridad Democrática, ni a la persecución oficial de críticos, opositores y magistrados de altas cortes que no cesa tampoco en este Gobierno mafioso, corrupto y perseguidor.

La altivez sin fondo es la marca de este cuatrienio. El detestable comisionado de Paz, quien nunca había pedido que se individualizaran los 2.428 casos de “falsos positivos” con los que el uribismo hirsuto no se siente mortificado, desafía a los jueces de la JEP —por fortuna ahora presidida con la contundencia y carácter de Eduardo Cifuentes— pidiéndoles que individualicen a los 6.402 asesinados, como si ello no hubiese ocurrido. Ceballos ofende la majestad y dignidad de la JEP, pues deja la duda de que allá se inventan muertos o los que han salido a la luz pública son sacados de un directorio telefónico. Cuando se trata de poner en duda las cifras de los gobiernos del presidente eterno, allí sí no hay espejo retrovisor ni críticas sino descalificación a la JEP, que pretenden silenciar para que el jefe máximo no tenga más mortificaciones judiciales y para que la única voz que se oiga sea la del obsecuente, vanidoso y peligroso fiscal “Narciso” Barbosa, quien administra la Fiscalía como una sede alterna del CD. En el Gobierno asumen que con ese sartal de mentiras la comunidad internacional va a desechar la voz aquilatada y neutral de José Miguel Vivanco y les va creer el cuento de que aquí no hubo “falsos positivos” y todo fue un lamentable error de hermenéutica porque unos soldados analfabetos confundieron bajas con ejecuciones extrajudiciales.

El Gobierno debe suponer que todos somos idiotas y no nos damos cuenta de que cocinan mentiras. Al país, por ejemplo, lo tienen convencido de que ya llegaron las vacunas contra el COVID-19 porque Duque, en un acto que describe la solemne ridiculez de su mandato, salió a recibirlas como si hubiese llegado el esquivo presidente Biden, quien, entre otras cosas, sigue sin pasarle al teléfono a nadie del gobierno colombiano. La verdad es otra: las vacunas que se han recibido no resuelven la pandemia ni detienen la avalancha de los burguesitos bogotanos y momios caleños que se están yendo a que los vacunen en Miami.

Así sobrevivimos mientras el oportunista director vitalicio de la Federación de Municipios cree que esto se mejora extendiendo en dos años más la tragedia que padecemos.

Adenda. La Contraloría está empeñada en un proceso fiscal porque se perdieron tres vacunas. Hágame el favor el hallazgo. ¡Cojan oficio!

notasdebuhardilla@hotmail.com

https://www.elespectador.com/opinion/el-diario-vivir/

21.5.-Reforma estructural EDUARDO SARMIENTO

Las cifras reportadas sobre la caída del producto no han trascendido. Los números se interpretan sin referencias históricas y comparaciones internacionales. No hay un esfuerzo para entender las causas de la debacle, más concretamente, las razones por las cuales la caída de la producción, el empleo y la distribución del ingreso fueron mayores en Colombia y en América Latina que en el resto del mundo. Lo más grave es que las soluciones no se buscan en las causas sino en las manifestaciones. No se advierte que el mal funcionamiento de la economía colombiana tiene su manifestación más clara en el bajo ahorro.

27 feb 20201.-Las deficiencias estructurales de la economía que venían de atrás y la cuarentena provocaron una reducción drástica de la tasa de ahorro, que se llevó por delante la inversión y la producción, que luego acentuaron la caída del ahorro. La economía se descuadernó y quedó expuesta a un estado de ahorro deficiente, que quebró el balance interno entre ahorro e inversión. Como se señala en el primer curso de economía, el sistema se precipitó en caída libre. El rápido deterioro de la distribución del ingreso llevó a aumentos del déficit fiscal con destinación al consumo. En el año total la tasa de ahorro cayó 20 % y, en consecuencia, provocó una caída del producto nacional de 7 %, un aumento del desempleo de 4 % con reducción de la tasa de ocupación.

El ahorro es un fenómeno abstracto de difícil comprensión. Su caída la anticipé cuando el Gobierno adoptó la cuarentena y no ha tenido mayor respuesta. No sobra señalar que el efecto no se presenta en economías desarrolladas, en especial en Estados Unidos, puesto que los altos ingresos de la población dan lugar a excesos de ahorro. Por eso, estos países han logrado apoyar a los grupos de menores ingresos en magnitudes no imaginadas, algo así como la cuarta parte del producto nacional.

Las condiciones del mal funcionamiento de la economía que se manifiestan en la tasa de ahorro son más estridentes hoy que hace un año. La caída del ahorro de 2020 se extendió a 2021 y probablemente a 2022. El país no tiene el ahorro para rectificar rápidamente el deterioro de la pobreza ni para sostener la inversión, la producción y el empleo. La solución señalada por el mercado es un salario por debajo de la productividad.

Este callejón sin salida es el resultado de la implantación del modelo neoliberal en un mundo que no tiene las condiciones para asimilarlo. La manifestación más gráfica del mal funcionamiento de la economía es el bajo ahorro. Primero ocasionó un déficit en cuenta corriente que colocó el desempleo en 13,5 %, uno de los más altos del mundo, y no es mayor porque bajó la tasa de participación. Segundo, en conjunto con la cuarentena, quebró el balance entre el ahorro y la inversión; la reducción del ahorro provocó la contracción de la inversión, el desplome de la producción y el empleo, que luego acentuaron el deterioro del ahorro. Tercero, configuró un conflicto entre producción y distribución del in greso.

La solución es una reforma estructural que remueva las deficiencias estructurales del modelo que reducen el ahorro y deprimen el salario, entre las cuales se destacan el déficit en cuenta corriente, la política social de transferencias, la concepción monetaria de aumento del dinero por debajo de la demanda y el mantenimiento del salario por debajo de la productividad. La economía pasaría a un modelo de crecimiento equitativo. El mayor ahorro permitiría reducir rápidamente la pobreza y bajar en forma persistente el coeficiente de Gini dentro de un marco de crecimiento superior al histórico.

https://www.elespectador.com/opinion/reforma-estructural/

20.4.-En la quebrada del ají ASCANIO CAVALLO

El profesor José Luis Cea, quizás la persona que más sabe de las constituciones chilenas, ha dicho en este diario que el régimen político “es uno de los problemas más graves para la convención constituyente”. A su juicio, Chile no ha logrado nunca “tener un régimen político estable” y el debate ha sido muchas veces resuelto por la fuerza. Menuda advertencia.

20 feb 2021.- En toda la última década, las oposiciones, de izquierda o derecha según tocara, han denunciado el exceso de facultades del Presidente, el “hiperpresidencialismo” que se arrastra desde la Constitución de 1980 y se ha mantenido por encima del centenar de reformas a ese texto. Conviene recordar que en los debates previos a 1980, quien más insistió en la necesidad de una Presidencia fortificada fue el expresidente Jorge Alessandri, traumatizado por la experiencia de su padre, “El León”, en la fase agónica de la República parlamentaria.

Durante esta misma década, los parlamentarios han reclamado, en todas las escalas de acordes, por las facultades limitadas del Congreso. Después del 18-O, algunas figuras de la oposición le propusieron o le advirtieron al Presidente Piñera que aceptara un parlamentarismo de facto. En cuanto a los límites de las facultades, bajo la pandemia han sido rotos una y otra vez. Pero nada de esto tiene que ver con la Constitución, sino con la política.

El gobierno de Piñera ha sido desbordado en todos estos campos y es, desde el punto de vista institucional, el más débil desde Salvador Allende. No sólo en lo simbólico. Ningún presidente había sido tan insultado, vilipendiado, acusado y hasta injuriado como Piñera. Desde Allende. Y a ninguno se lo había querido derrocar, por la calle o por la ley… desde Allende.

Pero deducir que la debilidad de Piñera se debe al régimen político sería otro error de principiante, como ya fueron el voto voluntario, el cambio de sistema electoral y los límites a las reelecciones parlamentarias. Estas tres reformas -ingeniería social, cómo no- se ofrecieron como respuestas a la desafección con la política y, por lo que se ve, sólo han logrado profundizarla, o quizás volverla endémica. Ninguna ha mejorado la calidad de la política. Lo único que la mejora, parece, es la calidad de sus protagonistas, su nivel intelectual, su racionalidad, su inteligencia autocrítica. Cuando la política no es argumento, es porque se ha convertido en otra cosa.

La encrucijada es algo más honda.

Lo que se ha quebrado por segunda vez en Chile es lo que durante buena parte del siglo XX se llamó el Estado de Compromiso, es decir, un acuerdo mínimo acerca de la manera en que el país progresa (la “estrategia de desarrollo”), acompañado por la conciencia de que a veces el poder se pierde y, por tanto, la oposición no se puede ejercer con la voluntad constante de derrocar al otro. La primera vez que se quebró el Estado de Compromiso fue en los años 70. El final fue el golpe de Estado.

Esta segunda ruptura no ocurrió el 18-O (el profesor Cea exhibe su agudeza histórica cuando dice “no estar seguro todavía” de lo que significó esa fecha) ni en un momento preciso: ha sido un proceso cuyas raíces se pueden hallar, tal vez, en las ansiedades que rodearon a la primera derrota de la Concertación, el 2010, y el temor neurótico de la derecha de que no se le permitiera gobernar. Expresión de esa crispación es el hecho de que Piñera despidiera a más de la mitad de los funcionarios públicos elegidos por el sistema de Alta Dirección Pública, con lo que estuvo cerca de destruir una de las más valiosas nuevas instituciones del Estado. Y por el otro lado, la coalición derrotada no hizo nunca el proceso autocrítico que le permitiera saber por qué fue desalojada.

El régimen presidencial inviste de honores y poderes a la persona que consigue la votación más alta del país. Es poco relevante que el nivel de abstención sea alto, porque eso afecta al ganador tanto como a los derrotados, pero el voto voluntario ha permitido convertir el problema en un argumento de deslegitimación. Piñera fue el más votado, pero ni la UDI ni RN cumplieron con su tarea y dejaron al gobierno con minoría en el Congreso. Esta no era una novedad: salvo unos pocos meses de Bachelet, ningún gobierno desde 1990 tuvo mayoría parlamentaria. Pero tampoco ninguno enfrentó una tan nítida voluntad de derrocarlo.

Si el régimen actual hubiese sido parlamentario, no habría llegado al gobierno la derecha, sino, probablemente, algún congresista del PS o el PPD. En la quebrada del ají, con los varios cambios de alianzas en el Parlamento, desde el 2018 hasta ahora ya habrían existido entre dos y tres gobiernos. La experiencia histórica de Chile es taxativa con el parlamentarismo, claro que en condiciones muy diferentes. En los 30 años que duró, desde la muerte del Presidente Balmaceda hasta 1920, los diputados, que no recibían dieta, intercambiaron cargos públicos y sobornos para asegurar las mayorías. El presidencialismo de la Constitución de 1925 es producto directo de ese enojo.

Si el régimen hubiese sido semipresidencial, a la francesa, Piñera hubiese tenido que gobernar desde el primer día con un primer ministro opositor. Los franceses llaman a esto co-habitación, y desde que se produjo por primera vez, a mediados de los 80, ha sido una forma de gobierno tan incómoda como su nombre lo indica. En la quebrada del ají ya hubiesen pasado por el palacio unos tres primeros ministros en 35 meses.

Muchos intelectuales sostienen que el nuevo régimen político debe ser una fórmula que permita la interacción fluida entre las visiones del Presidente y los parlamentarios. Pero esto puede ser pura verbigeración si no hay un piso que lo permita y si sus protagonistas no recuperan algo del prestigio que injustamente han perdido. Durante el estado de empate crítico del 2019 -el Presidente no era derrocado, pero tampoco triunfaba-, se inventó un artefacto para recuperarlo, buscarlo, crearlo, en fin, hacer algo con el suelo desfondado.

Ese artefacto es la convención constituyente.

https://www.latercera.com/opinion/noticia/columna-de-ascanio-cavallo-en-la-quebrada-del-aji/HVSZU2HV35AMBAQCCXNBKRS2V4/

  • 20.3.-Gobernar buscando pleitos GUSTAVO ÁLVAREZ
  • Deslealtad y torpeza del gobierno PATRICIA LARA

Sacar al gerente de EPM por abrir la portezuela del diálogo para salvar Hidroituango, muestra un alcalde orientado a bombardear la plutocracia antioqueña que el país aceptaba indiscutiblemente como clase pujante

El alcalde o desconoce los efectos financieros que esas movidas caprichosas tienen sobre la seguridad de EPM o quiere jugar a ser Sansón con los filisteos 

Audio al final del texto

El alcalde de Medellín se ha ido especializando en controvertir las sabias instrucciones de quienes han estudiado el arte de la guerra a lo largo de la historia.

11 feb 2021.- No se tiene conocimiento de caudillo gobernante que haya podido salir victorioso cuando busca pleito contra tantos enemigos a la vez, pero Daniel Quintero si lo ha hecho y las ilusiones que pudiera haber forjado con su elección se han ido transformando en señales de peligro de lo que puede pasarle a la otrora estable y capaz dirigencia antioqueña de todos los matices.

La batalla que inició en las primeras de cambio contra la plutocracia paisa desnudando sus estilos de trabajar mancomunadamente con las autoridades municipales y departamentales, se ha ido convirtiendo cada día más en una representación teatral que ya deja asomar la noción vengativa en sus entrañas. Quienes nos enteramos de su ficha biográfica cuando lo iban a elegir y nos dimos cuenta que a Medellín lo iba a gobernar un trepador vertiginoso, antiguo habitante de Campo Valdés, que de vender encima de un tapete extendido en un andén de Junín había llegado a ser viceministro, sabíamos que o resultaría un gobernante con garra y Medellín daría un gran vuelco o se corría el riesgo de que  aplicara los tornillos de la venganza contra todos los que desde su puestico del andén vio entrar al entonces poderoso Club Unión o  al Edificio Coltejer.

La batalla que inició contra la plutocracia paisa se ha ido convirtiendo en una representación teatral que ya deja asomar la noción vengativa en sus entrañas

El último de sus incidentes, el de sacar al gerente de EPM porque abrió una portezuela al diálogo buscando como salvar Hidroituango, demuestra que su afán está orientado a bombardear a como sea a esa plutocracia antioqueña que el país aceptaba indiscutiblemente como clase pujante y él la quiere presentar como una confederación de ordeñadores tramposos. Pero, sobre todo, hace ver que o desconoce los efectos financieros que esas movidas caprichosas tienen sobre la seguridad de EPM (ya la calificadora Fitch pegó el grito en el cielo) o quiere jugar a ser Sansón con los filisteos.

Si de verdad todos estos pleitos no tuvieran el toquecito de soberbia, que ya se le reconoce hasta en el caminado empinadito, podrían ser positivos para Antioquia y su porvenir político y financiero. Pero con la precipitud con que los forja y los encadena, es probable que no esté construyendo el rosario de la buenaventura que rezaban nuestras abuelas, las matriarcas paisas, sino las escaleras al infierno para Medellín y para él.

https://www.las2orillas.co/gobernar-buscando-pleitos/

20.3.-Deslealtad y torpeza del gobierno PATRICIA LARA

Prensa Latina

Más tardó el embajador cubano, José Luis Ponce, en llegar a su casa luego de entregarle al vicecanciller, Francisco Echeverri, el memorando donde decía que en la Embajada habían recibido información sobre “un supuesto ataque militar del Frente Oriental de Guerra del Eln para los próximos días en Bogotá”, que la noticia en filtrarse a la prensa y el Gobierno en salir a demeritar el gesto de Cuba, en vez de agradecerlo.

11 feb 2021.- En realidad, se trataba de una información que debía manejarse con cautela, de modo que los servicios de inteligencia colombianos pudieran hacer las averiguaciones del caso y prevenir el atentado, sin infundirles miedo a los bogotanos ni alertar a esa estructura del Eln. Pero no, el gobierno del presidente Iván Duque optó por revelarla de inmediato y, como ya es su costumbre, atacar a Cuba. También exigió que la isla incumpliera los protocolos firmados por solicitud del Estado colombiano, como país garante del proceso de paz con el Eln, y que extraditara a los miembros de la delegación de paz que están en La Habana, quienes, según le dijeron al gobierno cubano, desconocían esa información.

De inmediato, el ministro de Defensa, Diego Molano, salió a decir que ese no era un tema nuevo y que el Gobierno reiteraba su firme decisión “de desmantelar” el Eln como “único mecanismo para prevenir que siga con sus actos terroristas en diferentes regiones del país”. Eso estaría muy bien. Sin embargo, en lo que va de la administración Duque solamente hemos visto que han caído un par de cabecillas y que se desmovilizó un grupito, pero la guerra en los territorios continúa y la matazón y el sufrimiento de sus habitantes aumentan, mientras estos claman que, por favor, se reanude el proceso de paz con el Eln, pues cuando hay diálogos los matan menos.

Si bien el comisionado de Paz, Miguel Ceballos —quien más bien debería llamarse comisionado de Guerra—, reconoció el gesto de Cuba y dijo que ese país había cumplido con sus obligaciones como firmante de tratados sobre lucha contra el terrorismo, por otra parte, insistió en que la isla incumpliera sus compromisos internacionales y extraditara a los miembros de la delegación del Eln, cuya presencia ya le sabe a cacho al gobierno cubano.

Como si la contradicción fuera poca, el comisionado le añadió a su galimatías una burrada más: según él, si los guerrilleros del Eln que están en Cuba desconocían la información sobre los supuestos planes para realizar ataques terroristas en Bogotá, no se puede llevar a cabo un proceso de paz con dicho grupo porque eso demuestra que no tienen mando o están divididos.

Pero si es verdad que el Eln está fragmentado, ¿no sería mucho más sensato creer que al dialogar con ellos se debilitarían los sectores militaristas de esa organización? ¿No se dan cuenta el comisionado Ceballos y el presidente Duque de que si cierran sistemáticamente las puertas del diálogo lo que hacen es fortalecer el ala militarista del Eln, porque les envían el mensaje de que la única opción que tienen es la guerra? Si emprendieran una nueva negociación y al final constataran que podría pactarse la paz sólo con un sector de la guerrilla, ¿no sería eso mejor para Colombia y que disminuyera así el número de efectivos en armas?

Esas serían las preguntas que muy seguramente se haría un Gobierno que quisiera la paz, pero como no sabemos si este lo que quiere es la guerra…

https://www.elespectador.com/opinion/deslealtad-y-torpeza/

21.2.-Nadie es eterno en el mundo, 2021 vendrá mejor CAMILO DÍAZ

El coronavirus encontrará su extinción en la vacuna, que ya empieza aplicarse, y en la resiliencia de la sociedad para reponerse.

Este 2020 que se asoma a su final ha sido un año extremadamente retador. Desde hace cien años, la sociedad no enfrentaba un desafío semejante, sin embargo, ahora fue un poco más fácil y, aunque con un alto costo en vidas humanas y estragos económicos inmensos, ya empezamos a ver el final del coronavirus que va a encontrar su extinción en la inventiva humana para desarrollar la vacuna junto con el inicio de su aplicación. 

19 dic 2020.- El coronavirus, igual que todo en la vida, no es eterno en el mundo. Ahora es importante pensar en las lecciones aprendidas y ponerlas en práctica.

Hace un año el coronavirus empezaba a acecharnos, un año después, la obtención de la vacuna más su distribución empiezan a inclinar la balanza, hoy son Pfizer Biontech, Moderna, y Astrazeneca etc. quienes están acechando al virus. Indispensable en este momento la disciplina de la sociedad y continuar con las medidas de protección para que los riesgos, sino se mitigan del todo, al menos sean menores.

Con la distribución masiva de la vacuna y la inmunidad que esta puede brindar, poco a poco el virus y sus consecuencias letales irán extinguiéndose y, con ello, la mayor parte de las actividades que hacíamos antes regresarán, pero también es un hecho que no todo volverá a ser igual.

Primero, el trabajo en casa llegó para quedarse. Es lógico que habrá un equilibrio entre 100% trabajo remoto y presencial, se puede pensar que habrá más trabajo remoto sin llegar al extremo de solo trabajo a distancia, pero el cambio sí se implementará.

Lea también: Que el aumento del mínimo no se quede en poco

Segundo, más conciencia ambiental y cuidado del planeta son acciones que deben profundizarse. Así como el coronavirus está encontrando el límite en la inventiva humana, los humanos, de no cambiar nuestros hábitos, pronto lo encontraremos en la capacidad del planeta para soportar nuestras infracciones contra él y la exigencia de nuevos recursos que en gran medida se desperdician.

El 2021 vendrá mejor, porque al contener la letalidad del virus se permitirá abrir el tránsito de pasajeros, se van a abrir los sectores de la economía que faltan, así como rescindir los confinamientos que a nivel global se han tenido que volver a implementar para evitar más muertes y propagación del virus.

La demanda por bienes y servicios iniciará su fase de recuperación, igual que parte de los empleos que se destruyeron. Este punto es transcendental, el foco de las políticas públicas además de la vacunación debe ser la generación de empleo y la implementación de mecanismos que permitan que las brechas de desigualdad que se ampliaron por los efectos de la pandemia se cierren. Millones de personas alrededor del planeta perdieron sus empleos, vieron quebrar sus emprendimientos o quedaron sin ingresos para subsistir dignamente; la recuperación solo se puede considerar un éxito si además de eliminar los efectos del coronavirus en la salud, también se revierten los efectos económicos que ha causado, especialmente en las poblaciones más vulnerables.

Debemos recibir 2021 con optimismo, conservando las medidas de prevención, pero con la confianza de que será un año de recuperación, que vamos a aprender de lo sucedido en 2020, olvidando lo malo que paso, dejar atrás los malos momentos de lo que se perdió y no es posible recuperar, para pasar a construir lo bueno que nos puede traer 2021. Retos en la salud van a continuar, retos en lo económico habrá muchísimos, no obstante, la recuperación traerá oportunidades, por eso lo mejor es cerrar el año sin pendientes para recibir lo bueno que traerá 2021.

A todos quienes siguen esta columna mi más sincera gratitud por su compañía, les deseo felices fiestas de Navidad y Año Nuevo junto a los seres que aman. Nos veremos de nuevo el tercer sábado de enero de un año que será fabuloso.

https://www.semana.com/opinion/columnistas/articulo/nadie-es-eterno-en-el-mundo-2021-vendra-mejor-por-camilo-diaz/310223/ 

21.1.-La liberación masculina CRISTINA DE LA TORRE 

Sí, los 15 feminicidios que debutaron con el año, a razón de uno diario, no aparecen por casualidad. Se gestaron en los millones de violencias cotidianas contra las mujeres que, escalando desde la descalificación sutil hasta la violación y la paliza, pueden llegar al asesinato. Producto del machismo que la tradición impone y oprime de refilón a muchos hombres, la agresión reafirma su virilidad como avasallamiento brutal de la mujer.

25 ene 2021.- En esta pandemia se triplicó. Citan Las Igualadas el concepto de un señor que no pocos comparten: “Tanta violencia contra las mujeres en la cuarentena es porque joden mucho y por eso les cascan”. Hablan, golpean y matan desde el privilegio que textos sagrados y culturas naturalizan para que la diferencia de sexos lo sea también de poder por los siglos de los siglos, amén: la mujer será distinta, pero será también inferior al varón. Tenida por débil, subordinada, intuitiva, emocional, negada para la vida pública, se contrajo su espacio a la vida doméstica y, sus funciones, a parir y cuidar a los demás. Para insultar a un niño se le dice nena; para insultar al adulto, marica. En ambos casos el fin es humillar, reduciéndolo a “mujer”.

Autoconstruido en la historia como depositario de la fuerza, la inteligencia, la audacia, la razón, la libertad y la hombría; a salvo de emociones (menos la de la ira que cultiva desde niño), se le asignaron a este deberes que desafían todos los días su capacidad para dar la talla: ha de ser proveedor del hogar, protector de la mujer (su propiedad), reproductor sometido a la prueba cotidiana de su “virilidad”. El macho alfa, el valiente, ha de calibrar su potencia en la guerra, en la cama, en todos los escenarios de la vida diaria. Mas con el riesgo recíproco de su propia integridad. Y con sufrimiento. En cotas infinitamente menores que el padecido por las mujeres, es verdad, pero encarnar el estereotipo violento que el patriarcado impone también produce escozor.

Bien porque sentirse enfermo les sugiera peligrosa vecindad a la femenil debilidad o porque el sistema los supone supermanes, no reciben ellos cuidado médico o protección social suficientes. La población carcelaria es desproporcionadamente masculina acaso porque los hombres se sienten obligados a batirse siempre a puños o a puñal. Y son los que van a la guerra (que ellos mismos inventaron). Miles de ellos deben responder por una paternidad impuesta por mujeres que se hacen embarazar para retener al compañero. O les raptan para siempre a sus hijos. Violencias invisibilizadas por el prurito de que “los hombres no lloran”.

Pero cada vez más hombres rompen el molde, la jerarquía moral y de poder que les vino en suerte sobre la mujer. Nuevas Masculinidades, movimiento de rebelión contra la masculinidad convencional que hace crisis, busca “desaprender” los roles de hombre y mujer inoculados por el patriarcado milenario y aventurarse en formas distintas de ser varón: sin violentar a los demás. Que cada hombre exprese su género como quiera. Dándose licencia en ternuras, en empatía, en reconocer sus miedos, en expresar emociones libremente, en ejercer de padre sin aplastar al niño, en tratar de igual a igual a la compañera o compañero.

El modelo de macho alfa chilla en sociedades plurales, diversas y de individuos libres. Las de hoy. Si a las mujeres las educan desde niñas como adultas (madres), las nuevas masculinidades están educando a los hombres para la adultez. Si la liberación femenina es triunfo de la igualdad en derechos que no han de ser privilegio de género, la liberación masculina vendrá de trocar el privilegio en derecho de ciudadanía, común a todos. Grandes esperanzas de cambio se abren si a los movimientos feminista y LGBTI se suma el de Nuevas Masculinidades. Una revolución.

Cristinadelatorre.com.co

https://www.elespectador.com/opinion/la-liberacion-masculina/

20.44.-Vacunas sin transparencia RODRIGO UPRIMNY

Es alentadora la noticia de que varias posibles vacunas contra el COVID-19 estarían mostrando buenos resultados en términos de seguridad y eficacia. Sin embargo, hay también informaciones preocupantes sobre las formas de aprobación, producción y distribución de estas.

28 nov 2020.- Aporto elementos para una discusión pública más informada sobre el tema, que es necesaria y urgente, porque el Congreso tramita a toda velocidad un proyecto sobre vacunas para COVID-19 (PL 284 Cámara) que tiene aspectos problemáticos, y el Gobierno está tomando decisiones poco transparentes en este campo.

Esta noticia sobre posibles vacunas para el COVID-19 está basada en la información suministrada por las propias farmacéuticas, que obviamente son la parte interesada. Por eso es importante permitir que las autoridades sanitarias de los distintos países puedan evaluar, con independencia y sin presiones, esa información para garantizar la seguridad y eficacia de las vacunas antes de aprobarlas. Aquí hay un primer punto problemático del PL 284 Cámara, como fue aprobado en primer debate, y es que sin justificación clara crea una nueva instancia de evaluación de los efectos adversos de las vacunas, desplazando al Invima, que es la agencia sanitaria que tiene esa competencia. ¿Por qué esta desarticulación de la institucionalidad sanitaria? ¿En quién recaería la responsabilidad de protección de la salud pública por eventos adversos si las decisiones entre esa nueva instancia y el Invima son contradictorias?

De otro lado, la perspectiva de una vacuna ha llevado a una competencia entre los Estados para obtener acuerdos con las farmacéuticas y lograr prioridad en el suministro de vacunas. Este nacionalismo es políticamente comprensible, pero es un desastre humanitario y sanitario a escala global, por lo cual es inaceptable desde el punto de vista de derechos humanos, como lo discutiré en otro escrito. En esta columna quiero centrarme en sus efectos en Colombia, pues el gobierno Duque ha entrado de lleno en esa competencia nacionalista por la vacuna y ha tomado dos decisiones poco transparentes.

Primera, ha dicho que ya negoció el acceso a 20 millones de vacunas para 10 millones de colombianos, pero no sabemos cuál vacuna, ni en qué condiciones, ni a qué costo. Esos temas no son menores, pues los precios varían mucho: por ejemplo, la de AstraZeneca/Oxford costaría US$4, mientras que la de Moderna valdría US$33, lo cual es significativo pues hablamos de millones de dosis. Además, hay vacunas que por sus condiciones extremas de refrigeración pueden ser de difícil distribución en muchas partes de Colombia.

Segunda, al parecer el Gobierno negoció con las farmacéuticas cláusulas para reducir drásticamente su responsabilidad. Por eso, el texto aprobado en primer debate del PL 284 Cámara señala que esos fabricantes solo responden por los efectos adversos de las vacunas si hubo de parte de la farmacéutica dolo, es decir, mala intención o culpa grave, que es cometer una imprudencia extrema. A diferencia de todos los demás comerciantes, no responderían entonces por las faltas de cuidado ordinarias. Uno no encuentra en las ponencias del Senado ni de la Cámara ninguna explicación sólida por esta drástica reducción de responsabilidad a las farmacéuticas, que no solo es injustificada sino que además envía un mensaje muy problemático a la ciudadanía: que esas vacunas no serían seguras, con lo cual la resistencia a recibirlas se incrementaría.

Es esperanzador que exista la perspectiva de múltiples vacunas contra el COVID-19, pero el gobierno Duque nos debe varias explicaciones. Y el Congreso no debería aprobar esa ley sin que esos interrogantes sean respondidos.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

https://www.elespectador.com/opinion/vacunas-sin-transparencia/

 

  • 20.43.-Carta a Alejandro Santo Domingo por su decisión de mantener El Espectador   – PATRICIA LARA
  • SOS a la prensa – GERMÁN VARGAS

Alejandro Santo Domingo. Foto Zona Cero

Aun cuando a usted no lo conozco, hoy le repito lo que le dije en mi correo del 9 de julio: gracias por su decisión de mantener El Espectador. Entonces usted me respondió: “Seguiremos invirtiendo en El Espectador para que siga siendo un medio de alcance nacional, independiente, cuyo propósito es contribuir al fortalecimiento de las instituciones democráticas de Colombia”.

19 nov 2020.- Es admirable que un empresario como usted tenga ese talante liberal, que le permite rendirle culto a la libertad de expresión y respetar la independencia de sus columnistas, su director y sus periodistas, así en ocasiones esta vaya contra los intereses de su grupo económico, como fue el caso de una vieja columna de Salomón Kalmanovitz. Nada ha hecho tambalear su convicción de que la misión de El Espectador es defender la libertad de expresión y la buena marcha de las instituciones. Y mucho menos lo intimidan las llamadas que a cada rato le hacen para protestar por informes del periódico o por el tan cacareado “riesgo del castrochavismo” que, de manera ridícula, hasta Trump llegó a esgrimir.

Es justamente ese talante liberal, que usted demuestra al permitir que El Espectador denuncie cualquier abuso de poder, el que lo hace tan digno de respeto y admiración.

Desafortunadamente, y eso es grave para nuestra democracia, otro medio escrito que antes era un referente en América Latina ha caído en manos de un empresario inmaduro, desequilibrado e ignorante, al que solo le interesa ganar dinero y hacerle venias al poder de turno para que lo invite a almorzar el fiscal hoy o el presidente mañana.

De modo que, una vez asesinada la verdadera revista Semana, solo queda El Espectador como medio escrito independiente.

Afortunadamente usted, Alejandro Santo Domingo, un historiador graduado de la Universidad de Harvard, ha sabido honrar la amistad que tuvieron su padre y Gabriel García Márquez, a quien, según la leyenda, él le prometió que nunca cerraría El Espectador, diario que cumplió 133 años de existencia y cuyo legado, desde su fundador, don Fidel Cano, usted ha sabido mantener.

Por todo ello estoy convencida de que, a pesar de la crisis económica desatada por la pandemia, El Espectador se mantendrá vivo, pues cuenta no solo con el apoyo de sus fieles lectores y el enorme respaldo económico que le dan usted y su grupo, sino con esa decisión política que usted tomó de apostarle a que en Colombia exista un periódico independiente. Uno que, de la mano de su director, Fidel Cano, se la juegue por mostrar la verdad desde sus distintos ángulos, contribuir a la paz y a la reconciliación que tanta falta le hacen al país, y dejar que columnistas representantes de todo el espectro político opinen sin limitación alguna.

Ese es el pluralismo que Colombia necesita. Gracias por permitirlo y estimularlo, así le ocasione pérdidas. Esa actitud suya enseña qué es tener principios y qué es defender la libertad de expresión. Es obvio que un día el periódico tendrá que cambiar y adaptarse a la nueva realidad de los medios. ¡Pero El Espectador no puede desaparecer! Colombia no merecería quedarse en manos de unos medios manipulados por dueños que carecen de eso que a usted le sobra: el talante liberal que estimula la convivencia pacífica y la construcción de un país donde quepamos todos…

Gracias, señor…

https://www.elespectador.com/opinion/carta-a-alejandro-santo-domingo/

20.43.-SOS a la prensa – GERMÁN VARGAS

Ya es hora de que Gobierno y Congreso aprueben medidas que preserven la independencia informativa.

Muy grave para la democracia y para el pluralismo informativo la crisis, agravada por la pandemia, por la que atraviesan los medios de comunicación escritos. Preocupan en especial los diarios regionales que por décadas orientaron a la opinión y recogieron realidades que los medios con alcance nacional han ignorado o no han conseguido transmitir adecuadamente.

22 nov 2020.- Periódicos como El Heraldo, El Universal, La Patria, El Meridiano, La Opinión, Vanguardia o El País de Cali, para citar solo algunos, luchan día a día por sobrevivir. Mantenerlos a flote significa un esfuerzo descomunal para sus propietarios, directores y salas de redacción.

Estas casas editoriales han cultivado en las regiones la libertad de expresión, el pluralismo, la educación y la cultura y han sido semilleros de destacados escritores, poetas y periodistas, y también de líderes políticos y empresariales.

Para nadie es un secreto esta profunda crisis. Basta ver el tamaño de las ediciones, la pérdida de cobertura, la disminución en la pauta publicitaria. Entre 2014 y 2018 los periódicos redujeron sus ingresos en más de un 50 % en pesos constantes y este año la reducción ha sido de más del 40 % frente al mismo periodo de 2019. Con alguna excepción, todos los medios escritos regionales están operando a pérdida, quién sabe por cuánto tiempo más.

Esta realidad no es exclusiva de Colombia. Por eso, en muchos países se han adoptado de tiempo atrás medidas de todo tipo para preservar este patrimonio de las naciones.

Un recorrido por algunos de estos países puede ofrecernos ideas para implementar en el nuestro. En Austria, por ejemplo, desde 1975 existen subsidios directos a la distribución, con lo cual se busca apoyar “el mantenimiento de la verdad”. En Alemania se aprobó un apoyo de 220 millones de euros para los medios impresos, para acompañarlos en la transición digital. En Bélgica, las subvenciones corren por cuenta de las regiones y se subsidian los costos de operación, la formación de periodistas e, incluso, el lanzamiento de nuevos periódicos. Los subsidios se adjudican mediante licitaciones públicas y se financian en muchos países con un porcentaje de los ingresos por el uso y la explotación del espectro electromagnético. Una idea que bien podríamos evaluar en nuestro país.

En Dinamarca, Estonia y Finlandia se subsidian publicaciones culturales y científicas, aquellas dirigidas a las poblaciones infantiles y juveniles; también, la distribución y la entrega física en lugares apartados. Pero los campeones en Europa son los franceses. Allí los subsidios se asignan en un comité integrado por el Gobierno y representantes de la prensa que ha dispuesto más de 1.000 millones de euros al año para modernización y apoyo a medios locales, entre otros.

En Portugal, la protección se elevó a rango constitucional y el Estado tiene la obligación de apoyar a la prensa. Más de 150 periódicos se benefician anualmente de estos apoyos.

Las ayudas en otros países son indirectas y toman la forma de beneficios fiscales, tanto para los medios como para los periodistas, asignación de partidas para cubrir gastos de desplazamiento, gastos de arrendamiento de locales o fondos para garantizar préstamos de inversión y capital de trabajo de los periódicos.

Durante la pandemia se han irrigado millones de dólares en publicidad para campañas de salud y prevención y se han dado apoyos para cubrir las pérdidas operativas, como en el caso de Dinamarca. En Estados Unidos se discute en el Congreso una ley de sostenibilidad del periodismo local, que incluye créditos fiscales, apoyo a pequeñas empresas para compra de publicidad, incentivos fiscales para contratación de periodistas y un agresivo programa para “sembrar periódicos locales”.

Ya va siendo hora de que en Colombia, siguiendo el ejemplo de la gran mayoría de las democracias occidentales, el Gobierno y el Congreso aprueben un conjunto de medidas que, preservando la independencia informativa, consigan garantizar la supervivencia de los medios escritos antes de que sea tarde y nos quedemos en manos de las redes, con sus virtudes, pero también con sus grandes falencias, sus noticias falsas y su anonimato en materia de responsabilidad informativa.

GERMÁN VARGAS LLERAS

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/sos-a-la-prensa-columna-de-german-vargas-lleras-550349 

20.42.-La disolución de una república – SALOMÓN KALMANOVITZ

Nada más corrosivo para las instituciones de un país que su comandante en jefe las degrade. Eso fue lo que hizo Donald Trump al desconocer el triunfo de su oponente —que le sacó más de 4,1 millones de sufragios de ventaja en el voto popular—, mentir sobre supuestos fraudes en los comicios, denunciar como corruptas a las ciudades donde predomina la población negra y anunciar demandas sin fin que pretenden empantanar el proceso electoral.

8 nov 2020.- ¿Cuáles son los alegatos de fraude denunciados por Trump? Que los votos por correo, modalidad aprobada por más de 33 legislaturas estatales y el Distrito de Columbia, son ilegales. En las elecciones de 2016 hubo 33 millones de votos por correo y esta cifra aumentó considerablemente en las de 2020 como respuesta a la pandemia de COVID-19. Los demócratas lo recomendaron a sus seguidores mientras que Trump lo desestimó, poniendo en riesgo la salud de sus fieles no solo a la hora de votar sino también en su maratón de concentraciones sin requerir el uso de mascarillas ni distanciamiento.

El conteo de los votos presenciales se hace primero, por lo cual parecía que Trump ganaba la elección la misma noche de la contienda. El hombre quiso capitalizarlo demandando infructuosamente que se detuviera el conteo. El voto por correo fue muy abundante y es más demorado de contabilizar porque se debe autenticar la identidad y firma del votante, pero fue el que demolió la ventaja del presidente y entregó la victoria a Joe Biden. Parece que el Partido Republicano mantendrá el control del Senado, a pesar de ser minoría.

Entre tanto, la pandemia se apodera de Estados Unidos. Para el 5 de noviembre se estaban contabilizando 126.000 nuevos casos, poniendo a prueba el sistema de salud que cuenta con poco respaldo del gobierno federal. El pésimo manejo de la peste pudo haberle costado a Trump la derrota que sufrió en la elección del 3 de noviembre.

El presidente Trump no es un estadista. Es un plutócrata disfrazado de político sectario en la tradición de extrema derecha de Joseph McCarthy. Representa a un abanico de tendencias reaccionarias: sectores empresariales y mineros, trabajadores empobrecidos por la globalización, aunque Biden recuperó los estados que más se desindustrializaron: Wisconsin, Michigan e Illinois. Poblaciones resentidas que incluyen a blancos supremacistas, racistas y antisemitas, y hombres machistas encandilados por el aparente éxito de Trump con mujeres bellas. En últimas, se trata de la fuerte resistencia de una población blanca minoritaria, amenazada por el cambio demográfico que anuncia una mayoría de población latina, negra y asiática hacia el futuro.

Papa Francisco felicitó a Joe Biden por su triunfo en las urnas en una llamada telefónica este jueves.

Papa Francisco felicita a Joe Biden, segundo católico en ganar la presidencia de EE. UU.

Los atletas estadounidenses utilizaron su influencia en redes para mostrar su descontento con el gobierno del anterior presidente de los Estados Unidos.

El partido que perdió Donald Trump con los deportistas

Un astronauta, una mujer trans, una seguidora de las teorías de conspiración, un joven seguidor de Trump y un candidato que ya falleció ganaron escaños.

Los nuevos rostros de la política en Estados Unidos

Es increíble ver a un mandatario que se la pasa insultando, poniéndoles sobrenombres a sus enemigos o demandándole a su fiscal de bolsillo, William Barr, que los encarcele. El candidato que prometió limpiar el pantano de Washington terminó corrompiendo la política estadounidense hasta el tuétano, recibiendo coimas de empresarios y gobiernos extranjeros, favoreciendo sus negocios, señalando con el dedo a las empresas ganadoras e intentando arruinar a las que no lo apoyaban.

Lo más grave de todo es que Estados Unidos se volvió ingobernable, gracias a un líder desquiciado de la oposición que cuenta con el apoyo de 47,7 % de los votantes. Trump ha socavado los pilares de la democracia estadounidense, después de 250 años de brillante tradición.

https://www.elespectador.com/opinion/la-disolucion-de-una-republica/

  • 20.41.-Gustavo Petro: una candidatura que se enreda –  MIGUEL ANTONIO GALVIS 

Tres hechos recientes y una cadena de errores anteriores hacen difícil que Petro vuelva a ser el candidato de la izquierda en las presidenciales del 2022. ¿Cuál es la alternativa?

Candidato en problemas

2 nov 2020.- En los últimos días han ocurrido tres hechos que dejan entrever un futuro político difícil para el senador Gustavo Petro:

  1. El retiro anunciadode su compañera de fórmula en la presidenciales de 2018, Ángela María Robledo, del movimiento Colombia Humana;
  1. La escisión del Polo Democrático Alternativodel nuevo movimiento político, “Dignidad”, que encabeza Jorge Enrique Robledo;
  1. La afirmación del senador Gustavo Bolívaren el sentido de que si Petro es elegido a la Presidencia “sin mayorías en el Congreso, no duraría un año”.

¿Qué significan estos sucesos para las elecciones de 2022? ¿Qué tan sólida es hoy por hoy la candidatura de Gustavo Petro? ¿Cuál sería la ruta para que la izquierda llegue unida a las elecciones?

El candidato de la división

Aunque en las elecciones de 2018 Gustavo Petro obtuvo la votación más alta que ha tenido la izquierda en Colombia, su figura es un motivo constante de divisiones.

Después de su derrota en la segunda vuelta frente a Duque, el hoy senador fue tomando posiciones que cayeron mal entre algunos sectores de la izquierda y entre muchos ciudadanos. Por ejemplo:

  1. Les achacó su derrota a otros candidatos. Petro afirmó que Sergio Fajardo “le entregó la presidencia al uribismo” por su invitación a votar en blanco. Aún hoy, en las redes sociales y en los foros políticos se sigue discutiendo el efecto de los votos en blanco sobre el resultado de las presidenciales.
  2. En sus entrevistas y en sus redes sociales, Petro se ha referido a sí mismocomo “el dirigente de la oposición”. Esto no ha caído bien a muchos congresistas, puesto que la oposición al gobierno de Duque no está unificaday tiene varios voceros.

De hecho, partidos como el Polo Democrático Alternativo y la Alianza Verde –también de oposición– tienen una representación mayor en el Congreso que la Colombia Humana.

  1. En Bogotá, dividió a los sectores alternativos. Aunque comparte varias tesis o causas con Claudia López y con los movimientos que la apoyaron, Petro decidió oponerse a su candidatura para llegar a la Alcaldía de Bogotá.

Hoy, él y su movimiento critican severamente la gestión de la alcaldesa. Pero, a pesar de esas críticas, Petro quiere una alianza con el Polo y la Alianza Verde para 2022.

La salida de Ángela María Robledo

En ese contexto, la salida de Ángela María Robledo de la Colombia Humana hace ruido y afectará a las próximas elecciones.

Nadie sabe con certeza cuántos votos le aporta un candidato vicepresidencial a su fórmula. Sin embargo, muchos coinciden en que Ángela María Robledo fue fundamental para el triunfo de Petro en primera vuelta, al menos por dos razones:

  • Atrajo votantes de la Alianza Verde que de otra manera hubieran votado por Fajardo, y
  • Consolidó un movimiento de mujeres en torno a su campaña y le restó importancia a la candidatura vicepresidencial de Claudia López.

Con toda seguridad, Ángela María Robledo fortaleció la campaña de Petro y pudo haberle dado el triunfo sobre Fajardo en la primera vuelta pues, cómo se recordará, la diferencia de votos entre uno y otro fue menos del 5 %.

Después, gracias a su fórmula vicepresidencial, Petro logró el apoyo activo de Antanas Mockus y de Claudia López en la segunda vuelta. Sin esas alianzas, probablemente más personas hubieran votado en blanco.

Ángela María Robledo es una dirigente social, política y académica con carácter propio, que se ha hecho a pulso. Cuando la invitaron a ser fórmula de Petro, Robledo era representante a la Cámara por Bogotá, en representación del partido Alianza Verde. Por eso tuvo que enfrentar una demanda de pérdida de investidura que le quitó temporalmente su curul.

Pero si Robledo le sumaba tanto a Petro, ¿por qué se dañaron sus relaciones? El primer golpe ocurrió cuando Robledo rechazó ser la candidata del petrismo a la Alcaldía de Bogotá, por considerar que no era adecuado competir con Claudia López, a quien finalmente apoyó.

Entonces, Petro escogió a Hollman Morris como su candidato a la Alcaldía, lo que agravó la desunión. Morris había sido denunciado por violencia de género y Robledo representaba a un amplio movimiento feminista, por lo que se negó a apoyarlo.

Desde entonces, muchos seguidores de Petro se volcaron a atacarla. Según Robledo, los mensajes eran tan duros que rayaban con “violencia política”.

Hoy, algunos líderes de la Alianza Verde han invitado a Ángela María Robledo a participar en una consulta con otros miembros del partido. Si Robledo decide tomar ese camino, no incurriría en doble militancia porque la Colombia Humana no es un partido con personería jurídica, sino un movimiento significativo de ciudadanos.

Foto: Facebook Ángela María Robledo – Ángela María Robledo decidió salir de la Colombia Humana, después de haber renunciado a la Alianza Verde para ser la candidata a vicepresidente de Gustavo Petro.

Puede leer: Gustavo Petro o la instrumentalización del feminismo

La división del Polo

La salida de Jorge Enrique Robledo del Polo Democrático Alternativo también tiene relación con Gustavo Petro.

Durante años, Robledo fue uno de los senadores más votados del país y el que más electores le sumó a su partido. También fue escogido como el mejor senador de Colombia en varias ocasiones. Por eso, aunque el Polo había perdido antes a Luis Eduardo Garzón, Clara López, Antonio Navarro y al mismo Petro, la salida de Robledo no es un tropiezo más.

En todo caso, la escisión del movimiento que representa Robledo se produjo con altura: se trató de una ruptura amistosa, por “contradicciones internas” que se hicieron insolubles.

En realidad, esas contradicciones tienen un estrecho vínculo con la campaña a la presidencia de 2022. A diferencia de Robledo, la mayoría del Polo está dispuesta a hacer una consulta con Petro antes de la primera vuelta. Robledo, en cambio, ha dicho públicamente que “tiene grandes desacuerdos” con Petro que le impiden respaldarlo y que en el pasado Petro ha quebrantado la confianza de sus compañeros.

Por eso, Robledo optó por salirse del partido, y crear el movimiento Dignidad, a riesgo de perder su curul de senador, pues no está claro qué implica la figura de la escisión para estos efectos.

Para 2022, la apuesta de Robledo es impulsar una “coalición de centro” con la Alianza Verde, Compromiso Ciudadano y posiblemente Juan Manuel Galán, Humberto de la Calle, Roy Barreras, y otros líderes que han apoyado el acuerdo de paz.

Bolívar, el profeta

Estos hechos se suman a la ya citada entrevista del 28 de octubre cuando el senador Gustavo Bolívar dijo: “si Gustavo Petro es presidente y no tiene las mayorías en el Congreso, podría ser el peor gobierno de la historia, eso hay que tenerlo claro y él lo tiene claro (…) sin mayorías en el Congreso no dura un año”.

Además, Bolívar admitió que está considerando no volver a aspirar al Congreso en 2022, salvo que se conforme una lista de personas “muy pulcras” que lo convenzan.

Estas reflexiones –que personalmente comparto– pueden tener varios significados. Por un lado, pueden interpretarse como un llamado a la unidad: Petro solo tendrá un gobierno viable si tiene mayorías en el Congreso; por lo tanto, necesita llegar a la Presidencia con una coalición amplia que lo respalde.

Foto: Facebook Jorge Enrique Robledo – El senador Jorge Enrique Robledo anunció que se iba del Polo y que creará una nueva organización política: Dignidad.

Le recomendamos: ¿Qué propone la oposición para la legislatura 2020-2021?

Por otro lado, sus declaraciones muestran también lo difícil que será la candidatura presidencial de Petro en 2022. En las condiciones actuales, en medio de una gran división política, más valdría que Petro encabezara una lista al Senado que logre aumentar la participación de los sectores alternativos. Así, el senador le daría la oportunidad al país de impulsar un conjunto de reformas sociales, económicas y políticas que abonen su camino a la Presidencia en 2026.

Además, ese acto de generosidad y coherencia sería premiado en las listas del Congreso y facilitaría la unidad de la izquierda, que todos quieren.

MIGUEL ANTONIO GALVIS

*Consultor del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), director ejecutivo de la Fundación Siglo XXI de Educación para Adultos.

https://razonpublica.com/gustavo-petro-una-candidatura-se-enreda/

  • 20.40.-Regalías: repartir y volver a repartir – BEETHOVEN HERRERA
  • DE LAS PREEXISTENCIAS – AMYLKAR D. ACOSTA

Ojalá las regiones y el país se preparen para el cambio de patrón energético cuando el carbón y el petróleo no tengan la actual relevancia.

La reforma del Sistema de Regalías adoptada en 2012 buscaba responder a los diagnósticos de Meisel y Galvis sobre la severa brecha entre las regiones periféricas respecto del centro del país; y se inspiraba en la estrategia europea de fondos de compensación de mejorar la cohesión social y el balance regional.

25 oct 2020.- Esa reforma respondía a la demanda de las regiones no generadoras de regalías, pues mientras con el sistema anterior los recursos llegaban al 17% de la población, el esquema de 2012 asignó el 80% a más de 1.000 poblaciones y el 20% a los municipios y departamentos productores. La reforma partió de un diagnóstico de baja ejecución, corrupción y obras faraónicas e inconclusas. Además destinaba el 10% a ciencia y tecnología, asignaba recursos a la ejecución del acuerdo de paz y reservaba el 20% en el Fondo de Ahorro. (Cárdenas Mauricio. El Tiempo, 05/07/ 18.

Pero había quienes opinaban que ese sistema era un fracaso: “Hay bajísimos niveles de ejecución, falta absoluta de priorización y dispersión deprimente de recursos en mini proyectos de muy bajo impacto. (Perry Guillermo, El Tiempo, Mayo 7/18).

Desde las regiones productoras se generó oposición, pues consideraban que las despojaba de los recursos para enfrentar los impactos ambientales y sociales que deja la explotación de recursos no renovables. Esos reclamos inspiraron el Acto Legislativo 05 de 2019 que aumentó de 11,2% a 25% los recursos para regiones productoras además de entregar 5% a proyectos de infraestructura educativa e inversión para ampliación de cobertura y calidad de la educación superior.

Además se devuelve la gobernanza de los recursos a municipios y departamentos con la eliminación de muchos OCADs, dejando menos actores en la aprobación y ejecución de los proyectos. También se introduce un sistema de seguimiento, evaluación y control con un enfoque preventivo y se duplican los recursos para las minorías étnicas, y ahora tendrán autonomía en la toma de decisiones.

Por primera vez se asignan recursos para la conservación de las áreas estratégicas, destinando el 1% de la bolsa total y un 20% del mayor recaudo para este propósito y para la lucha contra la deforestación. Y el 2% del rubro destinado a los municipios más pobres debe ir a protección del Medio Ambiente y 2% de los recursos de Ciencia, Tecnología irán a Innovación Ambiental para fomentar las energías renovables orientadas a la transición energética y reducción de emisiones CO2. Los recursos de Ciencia, Tecnología e Innovación aumentaron y se cambia el sistema de asignación departamentalizada a una bolsa concursable en convocatorias públicas.

Esta distribución repone recursos a las zonas productoras sin disminuir la participación de las zonas no productoras y cabe esperar que la eliminación de trámites permita ejecutar esos recursos, tan necesarios en el proceso de reactivación tras la pandemia.

Esperamos tener proyectos más eficientes, reducción de tiempos y actualización de procedimientos. Y ojalá las regiones y el país se preparen para el cambio de patrón energético cuando el carbón y el petróleo no tengan la actual relevancia: Hay que “sembrar” las regalías si queremos potenciar un desarrollo sostenible en un futuro tan incierto.

https://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/regalias-volver-a-repartir-columnista-546012

20.40.-DE LAS PREEXISTENCIAS – AMYLKAR D. ACOSTA

El exministro Amylkar Acosta describe la desigualdad en tiempos de Covid.

“Se profundizará la división entre los que se preocupan por el fin del mundo y los que se preocupan por llegar a fin de mes”  Jean Pisani – Ferry

COLOMBIA, EN EL EPICENTRO DE LA CRISIS PANDÉMICA 

Según el economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo Eric Parrado, “Latinoamérica se ha vuelto el epicentro de la pandemia y al mismo tiempo registra el impacto más profundo en términos de actividad económica. Las proyecciones de pérdida de ingresos y empleo en 2020 superan a las de los países desarrollados, Asia emergente y África Subsahariana. En ambos frentes hemos tenido los mayores problemas”. 

Como lo afirmó recientemente el Presidente de la ANDI Bruce Mac Master, “los efectos que tuvo la cuarentena sobre Colombia fueron significativamente mayores que en otros países en términos económicos” y añadiría yo que en términos sociales también.

Como lo advierte el profesor de Estudios Avanzados de la Universidad de Chile Pablo Lacoste, este mayor impacto no es sólo en el desempeño de la economía. “Ésta será la región más afectada debido a su vulnerabilidad social. Después de la pandemia, se va a descubrir que los niveles de pobreza habrán trepado del 30% al 50% en muchos paísesEsto se da por razones estructurales y sistémicas, la baja calidad institucional, su alto nivel de economía informal y la corrupción. En dos o tres meses veremos las cifras que confirmen esta tendencia”.

Así como las preexistencias en las personas las predisponen y las hace más propensas a contraer el nuevo coronavirus de la COVID- 19 y, si se contagian, tienen una mayor probabilidad de un desenlace fatal, las economías con preexistencias de falencias en sus fundamentales también corren la misma suerte. Desde luego, al entrar la economía a la unidad de cuidados intensivos (UCI), los estragos sociales que arrastraba consigo, también preexistentes, se agudizan y se acentúan, que es cuánto ha venido dándose desde que se declaró oficialmente la pandemia y se empezaron a tomar las medidas para prevenirla primero, contenerla después y por último para mitigarla.

En efecto, según informe reciente del Director del DANE Juan Daniel Oviedo, el año anterior el índice de la pobreza monetaria y el de la pobreza extrema que se había reducido a los niveles 34.7% y 8.2%, respectivamente, en 2018, se elevaron hasta el 35.7% y 9.6% en 2019. Ello significó un punto porcentual en el índice de la pobreza monetaria y 661.899 de personas que cayeron por debajo de la línea de pobreza monetaria, para completar los 17.4 millones, al tiempo que 728.955 personas pasaron de la pobreza monetaria a la pobreza extrema, totalizando los 4.6 millones. Cabe destacar que no sólo se retrocedió en el terreno ganado en el mejoramiento de los índices de pobreza, sino que también se volvió a deteriorar el coeficiente Gini que mide el grado de desigualdad de ingresos, al pasar del 0.508 en 2018 a 0.526 en 2019. Ello no es de extrañar, habida cuenta que en el año 2019 mientras el 20% más rico de la población experimentó un incremento en sus ingresos en el 1.6%, el 20% más pobre los vio reducidos en 6.2%.

En concepto del Director del DANE, “el aumento en la incidencia de la pobreza puede estar asociado al incremento de la tasa de desempleo que se registró entre 2018 y 2019”, al pasar del 9.7% al 10.5%, para un aumento de 0.8 punto porcentual. El caso más patético es el de la franja de los ninis, que es como se conocen los jóvenes que ni estudian ni trabajan y que son quienes han llevado la peor parte en esta crisis. Según datos del DANE (con corte a 2019), ellos representaron el 18.3% de la población entre los 14 y los 28 años en Bogotá.

También en su caso, como en el de las mujeres, es notorio el sesgo en su contra de la afectación en sus oportunidades de empleo y/o trabajo. Según el DANE, “se estima que si un joven habita en un lugar con estratificación social 1 o 2, la probabilidad de que ni estudie ni trabaje es del 46.5%, cifra que contrasta con quienes viven en estratos 5 o 6, donde la posibilidad es apenas del 14.3%. El panorama para las mujeres de escasos recursos es más complejo, pues la falta de oportunidades llega al 62.8%”.

En los años 90s, el médico y antropólogo estadounidense Merrill Singer acuñó el término sindemia, para caracterizar la complicación que se deriva de la combinación de la sinergia y la pandemia, dado que “dos o más enfermedades interactúan de forma tal que causan un daño mayor que la mera suma de estas dos enfermedades”. Uno más uno es más que dos, concluyó Singer.

Al referirse al COVID – 19, en concepto de Singer, “vemos cómo interactúa con una variedad de condiciones preexistentes (diabetes, cáncer, problemas cardíacos y muchos otros factores) y vemos un índice desproporcionado de resultados adversos en comunidades empobrecidas, de bajos ingresos y minorías étnicas“. De ello se sigue que, para contener el avance de la pandemia sea menester atender a las poblaciones más vulnerables y para ello, como lo sostiene Tiff-Annie Kenny, investigadora de la Universidad Laval, en Canadá, “tenemos que abordar los factores estructurales que hacen que a los pobres les resulte más difícil acceder a la salud o a una dieta adecuada“.

Un estudio reciente de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes, que analizó el caso de Bogotá es muy revelador: “un ciudadano que vive en un barrio de estrato 1 tiene 10 veces más probabilidad de ser hospitalizado o fallecer por el nuevo coronavirus y seis veces más posibilidades de ingresar a una UCI comparado con una persona que resida en estrato 6”. Y concluye que “la mayor tasa de contagios y muertes en estos grupos apunta a la desigualdad socioeconómica”. De hecho, según las devastadoras cifras del DANE, “los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3 concentran el 90.3% de las defunciones causadas por COVID – 19 total en todo el país” y lo que es peor “los estratos 1 y 2, a su vez, focalizan el 69% del total nacional de estos fallecimientos”. ¡Esto es escandaloso!

Un estudio similar de la Universidad de los Andes pone de manifiesto que el COVID – 19 ataca con mayor rudeza a los más pobres, así como a las comunidades negras e indígenas, por tener menos acceso a los servicios de salud, agua potable y saneamiento básico, amén de su mayor afectación por la desnutrición, el hacinamiento y la informalidad laboral. Definitivamente, es la población vulnerable y vulnerada la que está más expuesta a contraer el nuevo coronavirus, en lugar de la inmunidad de rebaño con la que tanto se especula al considerarla la mejor estrategia para combatir el COVID – 19. Lo que está diezmando a dicha población es el contagio de rebaño. Esta tragedia de los más pobres y desvalidos sólo sale a flota cuando, como lo hizo el DANE, se desagregan las frías cifras de los promedios, que suelen encubrir la procesión que va por dentro de ellas.

Fuente: DANE

De mal en peor

Según Fedesarrollo, a consecuencia de la pandemia del COVID – 19 y de las medidas restrictivas que ha dispuesto el Gobierno para contrarrestarla las preexistencias de la economía y de los indicadores sociales, se han visto exacerbadas hasta alcanzar niveles históricos. De acuerdo con el DANE, la tasa de desempleo en el mes de abril, en momentos en los que la contracción de la economía tocó fondo, se situó en el 19.8% y en agosto, después de tres meses de iniciada la reapertura de las actividades económicas, registró el 16.8%, seis puntos porcentuales por encima del mismo mes del año anterior, que registró el 10.8%. El Banco de la República prevé que la tasa de desempleo en Colombia se mantendrá por encima del 14% tanto para este año como para el entrante.

Ello, obviamente, se ha traducido en una pérdida de ingresos de los hogares que se calcula en $24 billones, lo cual está incidiendo el agravamiento de la lacra de la pobreza en el país. Jairo Nuñez, investigador de Fedesarrollo calcula que la pobreza subirá del 37.5% en 2019 al 49%, es decir casi la mitad de la población, retornando a los niveles de 2002; entre tanto, la pobreza extrema (léase la indigencia) pasaría del 9.6% en 2019 al 14%.

Como lo previó un estudio de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes, “la actual parálisis de actividades y la posible destrucción futura de empleos y de actividades productivas de cuentapropistas no sólo retrasarán el mejoramiento de los indicadores, sino que, además, devolverán al país el menos una década atrás”. Y ello es lo que se ha venido dando, pese a la reactivación de muchas de las actividades económicas. Ello explica, según el BID, que la clase media consolidada haya pasado del 30% al 12.7% y la clase media vulnerable del 37.7% a 28.6%.

La situación de los ninis, según el DANE, ha empeorado a consecuencia de la actual crisis pandémica y la tasa de desempleo de este grupo poblacional se elevó hasta el 33.3%, 15 puntos porcentuales por encima del nivel ya preocupante de 2019. Ello es terrible, es el colmo. Y, lo más preocupante es que, como lo sostiene la Secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena “esta crisis no va a durar poco, por lo que muchas medidas que se piensan como coyunturales deben verse como estructurales. Es el caso de programas como Ingreso solidario, que llegó para quedarse, el cual junto con otros que conllevan transferencia monetaria, condicionada y no condicionada, como jóvenes en acción, deberían conducirnos al establecimiento de una Renta básica focalizada en los vulnerables.

De allí que, como lo plantea la Gerente del FMI Kristalina Georgieva, “el apoyo fiscal debe mantenerse, al menos en 2021, con la salud y la educación como prioridad”. Y enfatiza que lo que más le preocupa “es que se retiren los apoyos de manera prematura: podría provocar una ola de quiebras y un gran aumento del desempleo. Volvemos a decirles a los Gobiernos que no deben recortar esos salvavidas prematuramente”, antes de tiempo.

Consciente de los estragos sociales que está trayendo consigo la actual crisis y la prolongación de esta por tiempo indefinido, el Director de Finanzas Públicas del FMI Victor Gaspar está invitando a los Estados a multiplicar la inversión social y para la financiación de esta plantea la necesidad de que los gobiernos tomen “medidas para mejorar el cumplimiento tributario y evaluar la aplicación de impuestos más altos para los grupos más acaudalados y las empresas más rentables”. Por su parte, la economista jefa del FMI Gita Gopinath advierte que “los impuestos tienen que ser más progresivos, las grandes empresas tienen que pagar lo ´justo´ en un contexto de merma generalizada de los ingresos públicos”. Y éste es el caso de Colombia, en donde, desafortunadamente, el Gobierno no da muestras de tener la voluntad y la decisión política de tocar los privilegios de unos cuantos para salvar a los más.

Entre tanto, como lo aconseja, con mucha sindéresis, el Papa Francisco, la capacidad empresarial del país se debe orientar a conjurar la pobreza y a crear empleo, que en últimas es la única vía para reducir la pobreza y la exclusión social. En ello deben converger los esfuerzos de los sectores público y privado, los cuales deben comprometerse seriamente con el cumplimiento de los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), a los cuales hay que sumar uno más, cuya imperiosa necesidad se puso de manifiesto en esta crisis, que es el cierre de la brecha digital. Desde luego, el énfasis debe ponerse en los primeros cuatro objetivos, el fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar y por último, pero no menos importante, la educación de calidad.

No se puede perder de vista, a la hora de definir las estrategias y el plan de acción para salvar vidas, generar empleo e ingresos, reducir la pobreza y la desigualdad de ingresos y de oportunidades que, como lo afirma el Profesor Peter Drucker, “el mayor riesgo en las épocas de turbulencia es actuar con la lógica de ayer”. ¡Sigamos su consejo!

https://lalineadelmedio.com/delaspreexistencias/

20.39.-Planes de empleo – SALOMÓN KALMANOVITZ

La situación de empleo en el país es desastrosa. La pandemia le pegó muy fuerte a un mercado laboral estructuralmente debilitado con tasas de desempleo mayores al 10 % en los últimos años, pues duplicó la tasa en 20 ciudades y la elevó al 17 % en el país.

18 oct 2020.- Se perdieron cinco millones de empleos, y en algunas ciudades el 30 % de la población está sin trabajo.

A pesar de la gravedad de la contracción económica, que el Fondo Monetario Internacional calcula en un 8 % del PIB, el ministro de Hacienda inventa un panorama optimista con una contracción menor y una increíble recuperación del 6,2 % en 2021. Así justifica la débil respuesta del Gobierno que, fuera de reabrir la economía y adoptar medidas muy tibias para asistir a la población vulnerable, no ha recurrido a un gasto público suficiente que contrarreste la profundidad de la crisis y el consiguiente sufrimiento humano.

Para revertir la crisis, Sergio Fajardo, de Compromiso Ciudadano, y los economistas José Antonio Ocampo (Universidad de Columbia), Mauricio Olivera (experto en seguridad social) y Gonzalo Hernández (Universidad Javeriana) presentaron un plan de empleo bastante agresivo para los estándares colombianos. Se trata de gastar $50 billones (5 % del PIB) en dos fases, lo que deberá generar 3,4 millones de empleos, bien sean nuevos o perdidos durante la pandemia. La cifra aparece alta, pero no lo es. Compárese con la respuesta de Estados Unidos, que aprobó un gasto público de choque de más del 10 % del PIB, el cual redujo la tasa de desempleo al 7,9 %, frente al 14,7 % que había alcanzado en abril. Los senadores republicanos temen reforzar el estímulo antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, a pesar de que Trump propone gastar US$1,8 billones (8 % del PIB) adicionales, y los demócratas, US$2,2 billones.

El financiamiento de la propuesta de Compromiso Ciudadano se haría con emisión de títulos del Tesoro (TES), que serían adquiridos por el Banco de la República. Sin importar mucho la tasa de interés que se pacte, las utilidades del Banco por este concepto se trasladarían al Gobierno, por lo cual su costo sería muy bajo. Esa propuesta es complementada por una reforma tributaria estructural y progresiva, algo que eriza la dura piel del Centro Democrático. En todo caso, no se lograrían recuperar 1,6 millones de los empleos que se perdieron por la COVID-19.

Una de las razones por las que el desempleo estructural es tan alto en Colombia tiene que ver con pesadas cargas a la nómina, no solo por pensiones (el 12 %) y salud (el 8 %), sino también por las parasitarias cajas de compensación (el 4 %), que son injustificadas. En países como Chile, el costo de la seguridad social es cubierto en mayor medida por los impuestos generales y no por los patronos; por ello el desempleo durante la pandemia (un 12 %) ha sido bastante menor que el colombiano (un 17 %). Se requieren entonces reformas que profundicen el mercado laboral y reduzcan el costo de contratación.

Desde julio pasado, Iván Marulanda, de la Alianza Verde, y otros 53 senadores propusieron que el Gobierno adoptara una “renta básica de emergencia” para más de 30 millones de colombianos afectados por la crisis económica. Esta renta “implicaría un salario mínimo a más de nueve millones de hogares por tres meses, para así traer un alivio económico”; también habría aumentado la demanda y, por tanto, el empleo. Obviamente, el gobierno Uribe-Duque ha ignorado ambas propuestas.

https://www.elespectador.com/opinion/planes-de-empleo/

20.38.-Trabajo y esfuerzo en la crisis del covid-19 – MICHAEL ROBERTS

La pandemia ha abierto una caja de Pandora en relación con el futuro del trabajo. La crisis ha provocado una gran pérdida de puestos de trabajo, horas y ganancias, especialmente para aquellos que se encuentran en todo tipo de sectores de servicios, como comercio minorista, entretenimiento, ocio, eventos, preparación de alimentos, etc. y está obligando a miles de pequeñas empresas a sobrevivir con pequeños márgenes y con grandes cargas de deuda a sus espaldas.

Pero es más que eso. La recesión brindará y está brindando una oportunidad para que las empresas, particularmente las grandes, eliminen partes sustanciales de su fuerza laboral y las reemplacen con máquinas, robots, tele-trabajo en el hogar y algoritmos. El resultado es que habrá una mayor concentración de empresas por sectores, ya que las empresas más grandes devoran los mercados de las más pequeñas. Por supuesto, este no es un fenómeno nuevo, pero es parte integrante de las recesiones del capitalismo. Friedrich Engels detectó este proceso ya en la década de 1840 en la Inglaterra industrial: « Los antiguos estratos bajos de la clase media – los pequeños comerciantes, tenderos, jubilados, artesanos y campesinos – todos ellos se hunden gradualmente en el proletariado, en parte porque su capital diminuto no es suficiente para la escala en que se desarrolla la industria moderna, y se hunden en la competencia con los grandes capitalistas, en parte porque su especializada capacidad pierde valor con los nuevos métodos de producción”.

Es probable que despegue la tan comentada revolución de la automatización, al menos en algunos sectores de crecimiento importantes. Bajo el capitalismo, el sistema de producción con fines de lucro, esto no significará menos horas de trabajo para los asalariados; un trabajo más interesante en vez de un trabajo rutinario; o ingresos crecientes. Por el contrario, la revolución de la automatización bajo el capitalismo tendrá como objetivo reducir la fuerza de trabajo, aumentar las horas de los que aún sigan empleados y evitar que aumenten los salarios, todo para incrementar la rentabilidad de los más eficientes a expensas de los menos eficientes.

Hay muchos pronósticos sobre la pérdida de puestos de trabajo a medida que los robots reemplacen a los trabajadores. Los consultores de gestión, McKinsey, pronosticaron que la automatización podría desplazar 53 millones de puestos solo en el continente europeo hasta 2030, el equivalente a aproximadamente el 20% de la fuerza laboral actual. Las mayores reducciones de puestos de trabajo se producirán en la venta al por menor, la manufactura y los servicios de alimentación y alojamiento. Y los más afectados serán los que tengan menos «capacitación» y se les pague menos.

Una vez más, no hay nada nuevo en la historia de la sustitución del trabajo por máquinas. Es la esencia del capitalismo industrial. La llamada «revolución industrial» de principios del siglo XIX sustituyó a millones de gestes de oficios y artesanos expertos por máquinas. Los salarios reales se estancaron o incluso cayeron cuando los ingresos de los artesanos desaparecieron y las ganancias de las nuevas industrias fueron a parar a sus propietarios. Engels señaló este proceso en su brillante libro, La condición de la clase obrera en Inglaterra (1844). Los industriales propietarios de máquinas se hicieron “ricos con la miseria de la masa de asalariados”. La recesión pandémica está creando en la actualidad las condiciones para la eliminación de puestos de trabajo en todos los ámbitos, como sucedió después de la recesión de la tercera década del siglo XIX. En la tercera década de este siglo podría ocurrir lo mismo.

En su libro, Engels señaló que la mecanización condujo a una caída de la participación del trabajo en el ingreso nacional, incluso si algunos trabajadores obtuvieron empleo en las nuevas industrias a medida que morían las antiguas. Este proceso se repetirá también esta década tras la pandemia. En los EEUU, los salarios de los hombres en su edad más productiva con un diploma de escuela secundaria han disminuido desde 1980 y las tasas de participación en la fuerza laboral de los hombres de 25 a 55 años también han disminuido. En parte, fue debido a su sustitución por mano de obra femenina más barata y el desplazamiento de la industria manufacturera de las economías capitalistas avanzadas al «sur global» para utilizar mano de obra incluso más barata con plantas industriales modernas. Una vez más, Engels señaló que la tendencia en la década de 1840 a industrializar Inglaterra: “cuanto más se desarrolla la industria moderna, más se reemplaza el trabajo de los hombres por el de las mujeres y los niños… Las diferencias de edad y sexo ya no tienen ningún valor social distintivo para la clase trabajadora. Todos son instrumentos de trabajo, más o menos costosos de usar, según su edad y sexo”.

Pero el cambio tecnológico que reemplazó a la mano de obra también fue una razón importante. Las estimaciones muestran que cada robot multipropósito ha reemplazado alrededor de 3.3 puestos de trabajo en la economía estadounidense y ha reducido los salarios reales. Y las previsiones de expansión de los robots en la década de 2020 predicen un crecimiento exponencial. El número de robots industriales ya se ha multiplicado por tres en el transcurso de la última década, pasando de poco más de un millón de unidades operativas en 2010 a unas 3.15 millones de unidades previstas en 2020. Mientras tanto, los robots supuestamente se han vuelto capaces de sustituir, o incluso superar, a los humanos en muchas tareas, como producir piezas personalizadas e implantes médicos utilizando tecnologías de impresión 3D, diagnosticar enfermedades y ayudar a la toma de decisiones, por ejemplo, por parte de ‘robots con capacidad de juicio’.

El auge de los robots: robots millones de unidades

Las tareas rutinarias y más simples siguen siendo más fáciles de realizar para los robots que las tareas no rutinarias y muy complejas. Esto implica que el aumento del número de robots o las mejoras en su productividad tienden a afectar a los trabajadores poco calificados de manera mucho más adversa que a los trabajadores altamente calificados. Además, los trabajadores altamente cualificados tienden a especializarse en tareas para las que la automatización es complementaria, como el diseño y mantenimiento de robots, la supervisión y la gestión. El impacto diferencial de la automatización implica que los salarios de los trabajadores poco calificados podrían estancarse e incluso disminuir a causa de la automatización; tal y como describió Engels en la década de 1840.

Cuando los robots constituyen un sustituto perfecto del trabajo, los trabajadores y los robots compiten directamente en el mercado laboral, manteniendo bajos los salarios. Como consecuencia, la automatización conduce a una disminución de la participación de los ingresos laborales. En los EEUU, la participación del trabajo en el ingreso dentro de los sectores productivos cayó durante la década de 1970 cuando las empresas intentaron compensar la caída de la rentabilidad mediante la reducción de su fuerza laboral, gracias a dos grandes recesiones en 1974-5 y 1908-2. La participación del trabajo se estabilizó durante los años ochenta y noventa a un nivel más bajo, ya que la rentabilidad empresarial mejoró algo en el período neoliberal. Claramente, hubo otros factores además de la mecanización que provocaron una caída en la participación del trabajo (destrucción de los sindicatos, congelación de salarios, etc.), pero se estima que de la caída del 3% de la participación del trabajo desde la década de 1990 hasta 2010, aproximadamente el 1% se puede atribuir a la automatización.

Participación laboral en el PIB de EEUU (%)

Pero como también señaló Engels, la mecanización funciona en ambos sentidos. Por un lado, la introducción de nueva maquinaria o tecnología conllevará la pérdida de puestos de trabajo para aquellos trabajadores que utilizan tecnología obsoleta. Por otro lado, las nuevas industrias y técnicas pueden crear nuevos puestos de trabajo. Pero sólo en los sectores de la industria que requieren alta cualificación y / o están bajo protección sindical se mantiene la tendencia a crecer de salarios y empleos: “Los obreros conocidos por «hilanderos finos» (los que hacen el hilado fino en la Mule) perciben, desde luego, un salario elevado, de 30 a 40 chelines por semana, porque poseen una asociación poderosa que lucha por mantener su salario, y su oficio exige un penoso aprendizaje, pero los hilanderos de hilo grueso, que tienen que competir con las máquinas automáticas (self-actors), —inutilizables  para el  hilo fino—  y cuyo  sindicato  ha  sido debilitado por la introducción de esas máquinas, reciben en cambio un salario muy bajo.” (Engels). En general, sin embargo, “la afirmación unánime de los obreros es que los perfeccionamientos mecánicos han hecho generalmente bajar los salarios; y en todas las reuniones de obreros de los distritos industriales, se puede oír decir claramente que la afirmación de la burguesía industrial, según la cual la situación de la clase trabajadora ha mejorado gracias a la fabricación mecánica es considerada por esa propia clase como pura mentira.».

La mecanización, los robots y la automatización reducirán el tiempo de trabajo. Eso debería significar menos horas de trabajo, ya que la mano de obra crea más valores de uso en menos tiempo. Pero bajo el capitalismo, los valores de uso adicionales solo realizan más valor a través de la venta de esos valores de uso y ese valor solo se paga a los trabajadores, ya sea en menos horas, salarios más altos o ambos a través de una lucha de clases entre los propietarios del capital y la fuerza de trabajo. Por lo tanto, bajo el capitalismo, la mecanización no conduce «automáticamente» a menos horas y menos esfuerzo.

En un nuevo libro, El trabajo: una historia de cómo pasamos nuestro tiempo, James Suzman explica que, contrariamente a las esperanzas y predicciones de Adam Smith o John Maynard Keynes, la tecnología no ofrece una «vida feliz» (Smith) o «abundante ocio” (Keynes). Como demostró el recientemente fallecido (y añorado) David Graeber, la mecanización bajo el capitalismo en realidad ha llevado a más ‘trabajos de mierda’ que destruyen la creatividad y el trabajo con sentido, al tiempo que aumentan el esfuerzo.

Como mostró la consultora Gallup en una encuesta reciente sobre la vida laboral en 155 países, publicada en 2017, solo uno de cada 10 europeos occidentales se describió a sí mismo como ‘comprometido’ con su trabajo. En otra encuesta realizada por YouGov en 2015, el 37 por ciento de los adultos británicos que trabajan dijeron que sus trabajos no hacían ninguna contribución significativa al mundo.

Es cierto que la jornada laboral media en la mayoría de las economías capitalistas avanzadas se ha reducido desde la época de Engels, pero no ha sido por la mecanización, sino por las luchas sindicales por mejorar las condiciones de trabajo y por las luchas políticas por la legislación laboral y por la reducción de la jornada de trabajo, etc. De hecho, dado que los sindicatos fueron diezmados a finales del siglo XX en la mayoría de los países, ha habido poca reducción en la semana laboral media (que todavía ronda las 40 horas) a pesar de la aceleración de la introducción de los robots y la automatización.

Cuando los sindicatos de Finlandia propusieron recientemente una jornada de 6 horas, respaldada verbalmente por el primer ministro finlandés, la idea se trasladó a un comité debido a la “ resistencia de los empleadores, que tienen interés en pagar (lo menos posible) por las horas trabajadas, no según la productividad. Una jornada de seis horas con salarios equivalentes a ocho horas significa un salario por hora más alto. También significa una pérdida de control sobre los trabajadores, no solo en términos de una parte más pequeña de cada día en la que los empleadores controlan las actividades de los empleados, sino también a través del reconocimiento implícito de que los trabajadores deberían tener más voz en la organización de la vida laboral». El sueño de Keynes hace casi 100 años de una semana de 15 horas sigue siendo solo eso: un sueño.

La recesión pandémica parece ser un nuevo catalizador para un cambio en las condiciones laborales. ‘Trabajar desde casa’ es la nueva moda. Pero eso solo se aplicará a una minoría, principalmente a aquellos con trabajos de oficina mejor remunerados.

Y no hay garantía de que «trabajar desde casa» mejore la satisfacción laboral o haga que la gente sea «más feliz”, como esperaba Adam Smith. Los empleadores ya están desarrollando nuevos métodos para controlar al personal en sus hogares y, de hecho, se aseguran de que trabajen aún más horas ya que no tienen que trasladarse. Y para la gran mayoría, salir a trabajar en trabajos que no ofrecen creatividad, pagan mal y son cada vez más inseguros seguirá siendo la norma. Más esfuerzo, no menos trabajo.

https://www.sinpermiso.info/textos/trabajo-y-esfuerzo-en-la-crisis-del-covid-19

  • 20.37.-La economía estancada – EDUARDO SARMIENTO
  • Nuevo ciclo con recuperación – CAMILO DÍAZ

La información reciente señala que la recuperación de los países desarrollados ha sido mucho mayor que la de los países de mediano y bajo desarrollo. Se confirma que Europa y Estados Unidos disponían de mejores condiciones para absorber la pandemia y en particular las cuarentenas y protocolos.

11 oct 2020.- En razón que operan con excesos de ahorro y superávits de balanza de pagos, están más acondicionados para asumir la contracción del ahorro del confinamiento con menos impacto sobre la producción y el empleo. La recuperación ha sido especialmente crítica en Colombia por el fracaso de la apertura de la globalización y la caída de los precios del petróleo que venían de atrás.

El país es víctima de las concepciones teóricas que claman que el ahorro, la inversión y el déficit en cuenta corriente no afectan el crecimiento económico. En efecto, las autoridades económicas han buscado el crecimiento y la recuperación en déficits en cuenta corriente financiados con crédito externo. Pero el expediente no evita la caída libre de la producción y el empleo y no impulsa la inversión y la producción. La fuerte caída de la producción y el empleo y el lento rebote solo se pueden superar con reformas estructurales del sector externo y la coordinación de la política fiscal y monetaria.

El país enfrenta una seria falla estructural ocasionada por el confinamiento del coronavirus y las deficiencias del modelo económico que vienen de atrás. La economía opera con un desbalance interno entre el producto nacional y el gasto ocasionado por el bajo ahorro y el monumental déficit en cuenta corriente, que no pueden contrarrestarse con las políticas convencionales de déficit fiscal financiado con crédito externo y baja de la tasa de interés. Por lo demás, enfrenta un grave desequilibrio externo. El aumento del endeudamiento externo aumenta el déficit en cuenta corriente que tiene como contraparte el desempleo.

Los efectos iniciales del experimento están a la vista y el primer desencantado es el Gobierno que en marzo pronosticaba que la caída del producto sería de menor orden y hasta hace poco la estimaba en 5 % para el año completo. Pues bien, la información estadística disponible hasta septiembre muestra que el producto nacional caerá en el año cerca de 10 % y el empleo algo más. La política fiscal no detuvo la caída del producto ni propició el rebote. En 2021 la recuperación de la economía será muy endeble. En síntesis, la política fiscal no evitó el desplome de la cuarentena, no indujo el rápido rebote y no logrará la reactivación de la producción en varios años.

No hay nada nuevo. Todo esto se dijo en su momento. La economía está abocada a una seria deficiencia en el ahorro y la balanza de pagos que no puede corregirse con paños de agua tibia de mercado y endeudamiento externo. A menos que el Gobierno preceda a corregir la crisis del modelo económico que viene de atrás, entrará en un estado de estancamiento, elevado desempleo y rápido deterioro de los índices de pobreza

En fin, el gasto público financiado con endeudamiento no está en capacidad de restaurar el balance interno entre el producto nacional y el gasto. El balance externo tampoco se realiza; el aumento del endeudamiento amplía el déficit en cuenta corriente y desborda el desempleo. Como se anticipó en esta columna repetidamente, la economía está expuesta a una monumental deficiencia estructural que no puede corregirse con medidas convencionales. La solución no es otra que recuperar el balance interno y el externo con un cambio de la estructura de la economía que reduzca el déficit en cuenta corriente y aplique una estricta coordinación monetaria y fiscal que permita prescindir del endeudamiento externo.

https://www.elespectador.com/opinion/la-economia-estancada/

20.37.-Nuevo ciclo con recuperación – CAMILO DÍAZ

Los indicadores de actividad económica empiezan a mostrar indicios de recuperación aunque permanecen los riesgos.

El dato de desempleo reportado por el Dane la semana pasada ha sido una excelente noticia para la economía, porque la tasa de desempleo disminuyó desde el 20,8% en el peor punto del año al 16,8% en agosto. Eso significa que de los más de cinco millones de empleos que se perdieron por el cierre de la economía ya se han recuperado cerca de dos millones.

10 oct 2020.- Habrá quien diga que todavía el daño es inmenso porque tres millones de puestos no han sido recuperados, pero esa posición es la de ver el vaso medio vacío, más si se considera que el choque sufrido por la economía fue grandísimo y que las principales fuentes de riesgos no han desaparecido.

De mantenerse el ritmo que se está consolidando, habrá un nuevo ciclo de recuperación de la economía. Sin embargo, que ese ritmo permanezca estará determinado por las acciones que se tomen por parte de las autoridades monetarias y el Gobierno.

Lea también: Ideas para la recuperación

Seguir abriendo la economía es una tarea que debe continuar: poner a funcionar el sector de entretenimiento, los bares y los eventos masivos es una labor que debe hacerse, por supuesto con protocolos y medidas de bioseguridad. Esos sectores de la economía son importantes generadores de empleo y tienen a su vez encadenamientos con otros sectores productivos. Sin que ellos también entren a operar, difícilmente se consolidará del todo la recuperación.

Aunque con agosto ganando dinamismo en el mercado laboral tampoco se puede anunciar una victoria completa en términos del ritmo de la recuperación, es sabido que en los meses de julio a septiembre la industria trabaja a toda marcha para suplir los inventarios que se comercializan en la temporada de compras de fin de año, entonces una parte de los empleos que se crearon están explicados por esa demanda estacional del empleo en la industria. Igualmente varios de los que se crearan en noviembre y diciembre van a estar vinculados al comercio para atender la temporada de ventas navideñas.

En el frente externo, Colombia debe buscar la forma de incrementar las exportaciones no tradicionales, puesto que en la medida que la economía global se recupere es necesario exportar bienes y servicios diferentes a los tradicionales café y petróleo para poder generar suficientes puestos de trabajo que logren reincorporar a toda la fuerza laborar que quedo desempleada y buscar que el desempleo baje del 10,5% que promedió todo 2019, una cifra que ya era elevada, inclusive sin que existieran los efectos negativos del coronavirus en el empleo y la economía.

En materia de exportaciones, persiste el reto enorme de mitigar la dependencia a las cotizaciones del petróleo, del carbón y del café. Basta ver que las exportaciones colombianas se contrajeron 21,3% en agosto de este año frente al mismo mes de 2019, fundamentalmente por la diferencia entre los precios del petróleo del año pasado y de este. Esto es necesario porque las cotizaciones del crudo, principal bien de exportación colombiano, van a continuar cercanas a los niveles actuales, puesto que el crudo es el commodity que tiene mayor relación con la actividad industrial mundial y porque la oferta, así como la disponibilidad de suministros de petróleo, se mantienen en un nivel mayor al crecimiento de la demanda.

No se pierda: Una segunda ronda del coronavirus

Un último punto que no se puede obviar es la necesidad de que el Estado apuntale a la recuperación, ya no solo desde el gasto para conservar el empleo o proteger de la pobreza a los hogares más vulnerables, debe hacerlo desde la inversión en dotación de bienes públicos como carreteras, puertos, infraestructura social y de gobierno, hospitales y acueductos.

Ejecutar inversiones de gran envergadura tiene la cualidad de dinamizar la economía en el corto plazo y dotarla de elementos de competitividad para el futuro. Dicho de otra manera, la coyuntura es una oportunidad para invertir en los pendientes que se tienen con relación a la infraestructura de todo tipo y ganar competitividad. La pregunta que sigue sin resolverse es cómo financiar esas inversiones: ¿Con deuda? ¿Con impuestos? ¿Vendiendo los activos de la Nación? ¿Con crédito desde el banco central? o ¿Cómo? De la manera como se resuelvan los anteriores interrogantes depende en buena medida la recuperación.

https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/nuevo-ciclo-con-recuperacion-por-camilo-diaz/303057

20.36.-El gobierno Duque y el campesinado  – RODRIGO UPRIMNY

El gobierno Duque tiene dos posibilidades jurídicas concretas y efectivas para avanzar en el reconocimiento y la garantía de los derechos del campesinado.

3 oct 2020.- Primero, el presidente podría apoyar la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos, aprobada por la Asamblea General en noviembre de 2018. Esta declaración, aunque no es obligatoria, es muy importante, pues sistematiza los derechos especiales del campesinado como sujeto social, el cual enfrenta vulnerabilidades en un mundo globalizado que amenaza sus formas de vida.

El gobierno Duque se abstuvo de votar favorablemente esa declaración, sin explicar nunca satisfactoriamente esa decisión. Cuando las organizaciones campesinas le han pedido que exprese ahora su apoyo, el Gobierno ha respondido que no puede hacerlo, pues la declaración no es un tratado, por lo cual no podría ratificarla.

Esa respuesta es una leguleyada inaceptable. Es cierto que una declaración de la Asamblea General de la ONU no es un tratado y no prevé formas rituales de ratificación. Sin embargo, eso no impide que un Estado que se abstuvo de apoyar una determinada declaración pueda expresar ulteriormente que cambió su visión y ahora la apoya. Un ejemplo: Canadá no solo se abstuvo, sino que se opuso en 2007 a la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, pero luego la aprobó y apoyó formalmente en Naciones Unidas en mayo de 2016. No hay, pues, obstáculos jurídicos para que el Gobierno apoye la Declaración sobre los Derechos de los Campesinos. Si no lo hace es porque no quiere.

Segundo, el Gobierno debería abstenerse de aprobar el proyecto de acuerdo de la Agencia Nacional de Tierras que reglamenta las Zonas de Desarrollo Empresarial (ZDE) previsto por la Ley 60.

Nada hay de malo en impulsar el desarrollo empresarial en el campo o en reglamentar las ZDE, pero eso no debe hacerse en detrimento de la economía campesina y del acceso a la tierra del campesinado, como infortunadamente lo hace este proyecto, que prevé la entrega de baldíos a empresas nacionales o extranjeras, inicialmente en uso por 15 años, pero adjudicables ulteriormente a esas empresas.

El problema es que en Colombia no hemos tenido una verdadera reforma agraria, por lo cual el acceso a la tierra de los campesinos que la requieren se ha hecho esencialmente por adjudicación de baldíos, que son las tierras que aún son propiedad del Estado. Pero ahora quedan relativamente pocos baldíos, por lo cual estos han sido reservados para sujetos de reforma agraria, esto es, campesinos sin tierra suficiente. La entrega de baldíos a otras personas debe entonces ser excepcional, como lo ha señalado la Corte Constitucional en sentencias como la C-077 de 2017. Por el contrario, este proyecto convierte la excepción en regla, pues prevé la entrega de baldíos, sin límites de extensión, a las empresas en las ZDE, con lo cual, además, reduce gravemente las tierras baldías disponibles para entregar al campesinado y cumplir con la reforma rural integral prevista en el Acuerdo de Paz.

El Gobierno debería entonces abstenerse de aprobar ese acuerdo, que es inconstitucional y lo seguirá siendo mientras que la reglamentación de las ZDE no se ajuste de manera tal que su existencia no reduzca la oferta de baldíos para el acceso a la tierra del campesinado y el cumplimento del Acuerdo de Paz.

La posición del presidente Duque en estos dos temas expresará si realmente tiene un interés genuino en mejorar la situación del campesinado o si sus elogios del campesinado son puramente retóricos.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

https://www.elespectador.com/opinion/el-gobierno-duque-y-el-campesinado/ 

  • 20.35.-La huelga, a salvo – BEETHOVEN HERRERA
  • Van por el Banco de la República también – SALOMÓN KALMANOVITZ

La Corte definió la huelga como derecho humano fundamental y reconoce la posibilidad de huelgas en servicios públicos.

La Corte Suprema de Justicia ha publicado la sentencia SL-1680 después de una votación muy cerrada, lo cual demuestra la trascendencia política y jurídica de la decisión sobre un asunto tan neurálgico como la huelga.

20 sep 2020.- El fallo arroja luz frente a situaciones dudosas creadas por fallos precedentes, con un enfoque limitante del derecho de huelga. Dicho fallo define la huelga como derecho humano fundamental, reconoce la posibilidad de huelgas en servicios públicos esenciales y elimina los requisitos en las huelgas diferentes a la contractual, además de ampliar la tipología de huelgas permitidas en Colombia.

La Corte establece que “El ejercicio del derecho a la huelga, por ser un derecho humano de contenido social, no supone el cumplimiento de un debido proceso establecido en favor del sujeto pasivo de la protesta, dado que la huelga no es una sanción”. (…) La huelga en sus distintas modalidades y objetivos es un derecho fundamental, cuya restricción solo puede ser impuesta por el legislador. (…) y “es un medio de presión legítimo del que disponen los trabajadores y sus organizaciones para defender sus intereses sociales y económicos, sin el cual la libertad sindical sería un simple recurso retórico”.

El fallo distingue entre actividad y servicio y concluye que si bien la salud es considerada como un servicio público esencial, no toda huelga en ese sector está proscrita y precisa que: (…) el derecho de huelga no es que esté prohibido a todo el personal de las EPS o IPS, o a todos los profesionales de salud, pues su restricción recae estrictamente sobre aquellos servicios cuya interrupción ponga en peligro la salud y vida de las personas…”

La Corte concluye que las huelgas diferentes a la de negociación colectiva no demandan los mismos requisitos pues “…no es válido, a través de un ejercicio hermenéutico, extender los procedimientos de la huelga contractual a otras modalidades de conflicto colectivo”; en referencia al Artículo 444 del Código Sustantivo del Trabajo que establece la votación mayoritaria para decretar la huelga y al artículo 445 (la huelga no puede realizarse antes de 2 días ni después de 10 días hábiles). Esos requisitos solo aplican a conflictos colectivos surgidos de una negociación colectiva al interior de una empresa, pero no a huelgas de solidaridad o imputables al patrono.

La Corte recoge las recomendaciones de la OCDE acerca de “reflexionar sobre alternativas a la prohibición total de huelgas en los servicios esenciales (por ejemplo, huelgas condicionadas a un requisito de servicio mínimo)” y revisar los procedimientos dado que “las condiciones del derecho de huelga a veces son demasiado estrictas”.

Y concluye la Corte que “Vale agregar que respecto al sector salud es un hecho notorio que en Colombia los derechos laborales de estos servidores atraviesan por una crisis derivada de problemas estructurales en el sistema de salud y de corrupción, que se caracterizan por una cartera morosa en los pagos de sus sueldos, precarización de las fuentes de empleo, sobrecarga de trabajo, insuficiencia de insumos de trabajo y altos índices de estrés laboral”.

https://www.portafolio.co/opinion/beethoven-herrera-valencia/la-huelga-a-salvo-tb-544821

20.35.-Van por el Banco de la República también – SALOMÓN KALMANOVITZ

Nunca antes un ministro de Hacienda había codiciado hacerse a la gerencia del Banco de la República. Eso es precisamente lo que busca Alberto Carrasquilla con todo el Gobierno respaldándolo. Para el ministro, la oportunidad es ahora o nunca.

21 sep 2020.- Son muy graves las implicaciones de que el banco central quede en manos del Gobierno: puede abusar de la emisión para financiarse y, aun si no lo hace, pierde su reputación frente a la comunidad internacional. Las calificadoras de riesgo redujeron la nota de Colombia en abril pasado y está a punto de perder el grado de inversión, lo cual elevará los intereses que debemos abonar por una deuda cada vez más gravosa. Las agencias habían percibido de manera crítica que Carrasquilla manipulara la regla fiscal para saltársela y por eso redujeron la calificación de la deuda colombiana a BBB-.

El banco central colombiano solía ser una caja menor de los gobiernos de turno que recurrían a su emisión para financiarse. La Constitución de 1991 limitó esta práctica, que provocó inflaciones de más del 20 % anual durante varias décadas, erosionando los ingresos de la población. A partir de entonces a los gobiernos les correspondió financiarse con impuestos o en los mercados de capital, emitiendo bonos y pagando tasas de interés proporcionales a los riesgos que percibían sus compradores. La inflación se fue reduciendo hasta los bajos niveles actuales, que han sido tan beneficiosos para la estabilidad de precios y para permitir un aumento gradual de los ingresos reales de la población.

La independencia del Banco de la República se cimentó sobre dos principios. El primero de ellos era dotarlo de una junta directiva de cinco miembros de talante académico, de los cuales cada gobierno solo podría nombrar dos. Los codirectores contaban con períodos de cuatro años, renovables hasta por doce años. El segundo, dar a la junta saliente el poder de nombrar al gerente del emisor, de tal modo que había una mayoría que no le debía su nombramiento al Gobierno. Se aseguraba así la independencia del gerente, quien es el funcionario más poderoso del banco.

Con la reelección presidencial se comenzó a deteriorar la independencia del banco, sobre todo durante los dos períodos de Álvaro Uribe, quien politizó los nombramientos de codirectores. Hoy, la independencia está en riesgo por las maniobras de enroque que hizo el ministro Carrasquilla al trasladar a Juan Pablo Zárate de la junta al Viceministerio de Hacienda y reemplazarlo con un allegado suyo, con lo cual se ganó un voto favorable al Gobierno, considerando que a Zárate se le vencían sus períodos el 1° de enero de 2021. Con Zárate de viceministro y Carrasquilla en la gerencia del emisor, habría una colusión monstruosa de intereses personales sobre la política económica del país. Además, en enero de 2021 el Gobierno nombrará a otros dos codirectores, con lo cual Carrasquilla concentraría aún más poder dentro del banco.

La elección del gerente es en diciembre y el actual, Juan José Echavarría, puede ser reelegido, si se exceptúa a los altos funcionarios del emisor de la regla de servir solo hasta los 70 años de edad. La Corte Constitucional debe decidir esta semana si el gerente puede continuar en su cargo pasado el límite de edad. La Corte está bajo la intensa presión de la Casa de Nariño para inhabilitar a Echavarría. Duque pretende concentrar todos los poderes del Estado en sus manos y abusar libremente de ellos.

https://www.elespectador.com/opinion/van-por-el-banco-de-la-republica-tambien/ 

  • 20.34.-Hidroituango y Avianca: el manejo de lo público – RICARO CHICA
  • Dos años de desgobierno – SALOMÓN KALMANOVITZ

La situación de Avianca era desastrosa tanto financieramente como en materia de gobierno corporativo antes del puntillazo de la pandemia.

Estos casos plantean un problema de gran importancia en política económica: la relación entre los sectores público y privado, y ¿cuándo esta es afectada por problemas de falta de transparencia y equidad (condiciones cuestionables de gobernabilidad corporativa y de priorización en el gasto FOME)?: uso de lo público para el beneficio privado. 

Hidroituango: qué y quien? 

Por la complejidad técnica de un proyecto de la envergadura HI y las complicaciones de gobernancia corporativa y de política que lo vienen rodeando, es difícil establecer que grado de responsabilidad tienen sus directivos y ejecutores en el impacto que tuvieron las contingencias geológica e hídrica que lo afectaron. Haciendo caso omiso de los costos ambientales y humanos/sociales:

1 ¿La causa del GAD fue que técnicamente era demasiado complejo instalar las compuertas de los 2 túneles o la necesidad ganar tiempo frente a la amenaza de la sanción de la GREC (o por una mezcla de ambas: perdido el tiempo con el contratista inicial ya no había tiempo para poner compuertas)? lo que motivó su uso sin revestimiento que expuso el proyecto al impacto de la contingencia (Portafolio: Hidroycuando).

  1. ¿Si eran tan absolutamente imprevisibles los problemas geológicos e hidrológicos en términos de los estudios previos respectivos?: ¿los estudios geológicos (tan criticados por UNal) no advirtieron de los problemas para las compuertas? ¿Los análisis de probabilidad de ocurrencia no advirtieron sobre las crecidas en abril? ¿La falla estuvo en estos o en no atenderse rigurosamente a sus resultados por el mismo problema de tiempo y costos? ¿o son los riesgos irreductibles?
  2. Son los atrasos y sobrecostos monumentales tan comunes que los de Conconcreto en Porce III no cuestionan el darle el contrato nuevamente en HI?En el intento de aclarar algo cuanto de los problemas son atribuibles a la naturaleza y cuanto a problemas de manejo se consideran aspectos relacionados con 2 y 3. Sobre 2 los problemas ¿surgieron exclusivamente por las contingencias geológica (dificultad para instalar las compuertas de los dos túneles de desviación) e hidrológica (daño al GAD, no por no haberlo preparado adecuadamente sino por el mero volumen de caudal), siendo esta un evento extraordinario, tan imprevisible en esa cuenca en abril en términos de la probabilidad de ocurrencia?

El 3 está relacionado con problemas de organización y gobernancia del proyecto. Visto que lo que desencadenó la cadena de problemas fue el atraso en la construcción de los túneles (determinando la respuesta a las contingencias geológicas e hidrológica en forma de evitar los costos monumentales de un atraso frente a la CREG), ¿por qué se escogió para este consorcio CTFS (liderado por una firma emproblemada) que no daba garantías y la demora en reemplazarlo? Similarmente, con la escogencia de Conconcreto (la cual enfrentaron sobrecostos y retrasos monumentales en PorceIII) e Integral (problemas similares). ¿Fue el caso que dirigentes (gerentes y miembros de junta) no cumplieron con su responsabilidad de monitorear el desarrollo manejándolo entre amigos, y no hubo una puerta rotatoria entre ejecutivos vinculados al GEA y la junta de epm, (ej. JF Gaviria ex-miembro de junta de Conconcreto e Integral y F Restrepo exgerente de esta)?. El tipo de problemas de gobernancia corporativa que abunda en alianzas entre los sectores públicos de tipo corporativista (Portafolio: Hiidroycuando).

Avianca: pros y contras

Como es obvio el anuncio de un crédito de U$370’ para apoyar a Avianca ha desatado una encendida polémica. En una situación de tan urgentes necesidades sociales se gasta esa enorme suma en salvamentar unos propietarios extranjeros que estaban ya en una muy difícil situación desde antes de la presente crisis.

La justificación del crédito es clara: el papel de Avianca en la economía colombiana como responsable de la mitad del tráfico aéreo, con lo cual juega un papel muy importante en su funcionamiento/conectividad. Sin embargo surge el problema económico y de política de los criterios de asignación de recursos escasos: cuáles de ellos justifican priorizar a Avianca (dueños enormes holdings salvadoreños y brasileros y acreedores como United) sobre asignaciones alternativas, también servicios públicos con altísima rentabilidad social como la salud (hospitales y rastreo incluyendo pruebas) en condiciones de pandemia: si se trata del empleo no es más rentable rescatar algunas de las decenas de miles de famipymes y la variedad de negocios en todos los sectores, que quebraron al costo de millones de desempleados? por qué no gastar los U$370’ de Avianca protegiéndolo al apoyar empresas que no van a sobrevivir sin este apoyo ($1.36B permitirían salvar decenas de miles de empresas con sus capacidades y un múltiplo de empleos). ¿Y si se trata de impacto social no es más rentable un ingreso básico mínimo durante la crisis? Dentro del FOME estos recursos cuestan destrucción de capacidades y empresas, desempleo y hambre.

¿Por qué hay recursos para salvamentar esos holdings y no para estas destinaciones? ¿O incluso si de características sectoriales (y no limitarse al too big to fall) se trata, porque no se coparte ese crédito con Viva air en proporción pej al movimiento de pasajeros? ¿Por qué invertir en una empresa que tiene activos billonarios para garantizar créditos privados interfiriendo en el proceso de restructuración? (¿por qué al mercado hay que dejarlo trabajar cuando se trata de los trabajadores y no cuando se trata de capitalistas?)

Pero el problema se pone más turbio al considerar que los beneficiarios holdings extranjeros (Synergia group, BRW, Avianca Holdings de Efromovich y Kingsland de Krieke) habían llevado a la empresa a esta situación, particularmente los manejos del primero. Para que U$370 no resulte un premio a los dos propietarios, quienes están sumidos en una batalla por el control corporativo, no bastan as condicione anunciadas por el viceministro (operación en Colombia y uso para funcionamiento no para repagos). No podría ese 40% de contribución al DIP (Debtor In Possession) por U$900’ que están estructurando mediante acuerdos con prestamistas, condicionarse a contribuciones de los holdings propietarios y de estos acreedores? Y de cualquier manera, por razones de eficiencia y equidad, debe ser en términos estrictamente comerciales en tasas de interés y garantías, como parte de dicho crédito sindicado La situación de Avianca era desastrosa tanto financieramente como en materia de gobierno corporativo antes del puntillazo de la pandemia. De nuevo, ¿por qué financiar a Efremovitz (en conflicto por control corporativo con Krieke), un personaje siniestro (detenido en Brasil por corrupción, acusado incluso de beneficiarse de desplazamiento forzado para desarrollar sus plantaciones de palma), quien provocó la reacción del segundo por haber dado como garantía para el crédito de United sus acciones en Avianca Holding?

Ricardo Chica
Investigador Desarrollo Económico
Economic Development consultant
 

https://www.portafolio.co/opinion/otros-columnistas-1/hidroituango-y-avianca-el-manejo-de-lo-publico-544314

20.34.-Dos años de desgobierno – SALOMÓN KALMANOVITZ

Iván Duque pretende ser un político de centro. El centrismo se entiende como una posición identificada con la búsqueda de un orden político social basado en el consenso y el diálogo racional.

14 sep 2020.- No parece entonces que Duque sea centrista: ha sido un instrumento dócil de la extrema derecha, ha atropellado a sus opositores, ha concentrado el poder, ha desplegado políticas de seguridad que conducen a la violencia, se ha hecho a los órganos de control, destruyó el equilibro de poderes, ha atropellado a las cortes y ha perdido todo indicio de imparcialidad frente a los delitos de su jefe y mentor. No sobra agregar que ha traicionado la Constitución de un Estado supuestamente laico al declararse seguidor de un credo religioso particular.

El primer año de su gobierno fue desperdiciado por una ingenua política anticorrupción de no ofrecer mermelada a las fuerzas políticas representadas en el Congreso. Nombró un gabinete con las posiciones estratégicas en manos del ultraderechista Centro Democrático y el resto con tecnócratas que no contaron con apoyo político suficiente para llevar a cabo sus loables iniciativas.

El segundo año fue un poco más productivo para sus fines perversos pues estableció intercambios con Cambio Radical, el Partido de la U, el Partido Conservador y los partidos cristianos, lo que le permitió contar con amplias mayorías en el Congreso que lo acompañaron en su captura de los organismos de control y de aprobar la cadena perpetua. Sin embargo, no pudo desarrollar una agenda legislativa importante, por ejemplo, reforma a la justicia, electoral, etc. Lo que sí pudo hacer fue aprobar un Código de Policía que la empodera y le permite los excesos de violencia que han provocado las manifestaciones populares desatadas en los últimos días.

Hay que abonarle a Duque que reaccionó rápidamente frente a la pandemia del COVID-19, pero las debilidades estructurales del sistema de salud, que no han sido abordadas, permitieron que Colombia tuviera unas de las más altas tasas de contagio en el mundo. Los subsidios ofrecidos a empresas y desempleados frente a los enormes impactos que causó la pandemia fueron pequeños y tardíos, de tal modo que también presentamos uno de las más altas tasas de desempleo del continente con más de un 20 % de la población activa total y de un 25 % en las ciudades, solo superados por Haití.

Según lo reveló el más reciente informe del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, del Fondo de Mitigación de emergencia (FOME) se han desembolsado $14 billones (pero no todo se ha ejecutado) y quedan $11,5 billones por destinar. Para dar una idea del esfuerzo del gobierno, se ha acopiado sólo 1,3 % del PIB para atender la crisis y de estos fondos se desvió un préstamo para salvar a Avianca por US$370 millones, empresa que difícilmente podrá salvarse. Según Luis Carlos Reyes, es muy improbable que el resto de los fondos se puedan gastar este año, sin importar las enormes necesidades que tiene la población azotada por el desempleo y el hambre.

El ministro Carrasquilla ha conseguido financiarse interna e internacionalmente para enfrentar los gastos de la emergencia, pero no ha recurrido a medidas que acopien más recursos como sería un préstamo del Banco de la República. No ha mostrado sus intenciones en torno a una reforma tributaria que compense los más de $10 billones que otorga cada año a las empresas y ricos del país, gracias a su iniciativa legislativa de 2019.

https://www.elespectador.com/opinion/dos-anos-de-desgobierno/

  • 20.33.-La jornada por horas – SALOMÓN KALMANOVITZ
  • Policía y democracia – RODRIGO UPRIMNY

Se está tramitando en el Congreso una ley de iniciativa liberal que permitiría establecer una jornada flexible en que se pague por tiempo laborado y se cotice a la seguridad social proporcionalmente. La jornada laboral en Colombia es de 48 horas a la semana, 8,5 horas diarias y sábados por medio día, superando lo logrado por los trabajadores de todo el mundo desde hace un siglo, que es la jornada de 40 horas a la semana y de cinco días laborables.

7 sep 2020.- La ley en discusión busca regular el trabajo remoto, supuestamente para proteger los derechos de los trabajadores sin que se exceda la jornada de 48 horas ni se pague por menos de 24 horas. Según las organizaciones sindicales, el proyecto permitiría una precarización de las condiciones laborales y una reducción de los ingresos de los trabajadores ocupados en teletrabajo y en plataformas digitales.

Hay otra propuesta del Partido Alianza Verde que reduciría la jornada a 36 horas a la semana, lo cual redundaría en que la fuerza laboral se tendría que aumentar proporcionalmente, teóricamente en un 25 % sobre el número actual de ocupados. Ello conduciría a un pleno empleo de los trabajadores formales y a una presión alcista de los salarios. Se tendría que recurrir a parte del ejército de los trabajadores informales, que constituyen el 54 % de la fuerza de trabajo ocupada y no están calificados. El total de ocupados en el país alcanzó casi 18 millones de personas en julio de 2020, con una destrucción de dos millones de empleos por la pandemia.

Hoy tenemos una situación del altísimo desempleo, 21,4 % de la población económicamente activa en julio de 2020 contra 10,7 % hace un año, y un derrumbe en la tasa de participación, efectos de la pandemia. Otra de sus consecuencias ha sido el ahorro de los costos de transporte y de los servicios públicos, a cargo ahora de los trabajadores, el traslado del trabajo a los hogares y los excesos de tiempo efectivamente laborado demandados por los patronos remotos, incrementando su rentabilidad.

La propuesta del Partido Liberal es bastante confusa. Se establece en ella el pago por horas, pero no puede pagarse menos de medio tiempo, lo cual mantiene la inexactitud en cómo se calcula el salario por la jornada. El salario en Colombia es rígido, pues solo hay dos modalidades legales: de tiempo completo y medio tiempo, lo cual no contabiliza el tiempo efectivamente desplegado por el trabajador. Cuando un empresario requiere menos de una jornada puede contratar por servicios prestados. En otros países, el salario se especifica por hora, lo cual permite una contabilidad más estricta que favorece al empresario. La propuesta legislativa que ahora pasa al Senado hace surgir, según Alejandro Chacón, “la preocupación [de] que los trabajos permanentes terminen disimulándose en trabajos por horas”, disminuyendo así el ingreso de los obreros.

https://www.elespectador.com/opinion/la-jornada-por-horas/

20.33.-Policía y democracia – RODRIGO UPRIMNY

La democracia constitucional está fundada en un pacto político básico, que fue formulado hace siglos por autores como Locke: los ciudadanos renunciamos a la justicia por mano propia y delegamos en el Estado el monopolio de la fuerza; a cambio exigimos que las autoridades actúen conforme a la ley, no sean arbitrarias y respeten nuestros derechos. Por eso, si se quiere saber qué tanta democracia genuina existe en un país, a veces es mejor no mirar tanto la Constitución y las leyes, sino analizar cómo se comporta la Policía frente a sus ciudadanos.

13 sep 2020.- Los trágicos eventos de los últimos días muestran que la democracia colombiana está profundamente deteriorada, pues el comportamiento de la Policía con los ciudadanos, y especialmente con los jóvenes, ha sido violento e inaceptable. La muerte de Javier Ordóñez, como consecuencia de golpes y choques eléctricos propinados por policías cuando estaba inmovilizado, provocó una indignación ciudadana explicable y que comparto. El crimen es en sí mismo atroz, rompió todo nexo con el servicio y por ello debe ser investigado por la justicia ordinaria, conforme lo señalan la jurisprudencia constitucional y el artículo 3 de la Ley 1407. Además, este abuso policial infortunadamente no es excepcional. El portal 070 documentó que solo este año al menos otras nueve personas, la mayoría jóvenes, murieron por abusos policiales: Janner García (23 años), Jaider Brochero (17), Ánderson Arboleda (19), Estela Valencia (50), Duván Álvarez y Hárold Payares (niños de 15 y 17 años), Ángel Revelo (23), Kevin Ávila (23) y otro joven de 21 años, cuyo nombre no fue registrado.

El asesinato de Ordóñez por la Policía ha provocado, a pesar de la pandemia, protestas recurrentes, algunas de ellas violentas. Entiendo y comparto la rabia y la indignación ciudadanas detrás de esas violencias, pues la Policía está matando a nuestros jóvenes; pero no comparto esas violencias, porque considero que complejizan aún más la situación. Pero lo que es particularmente grave es que la Policía haya respondido a esas protestas con una violencia mayor y desmesurada, como lo muestran múltiples videos en que aparecen policías haciendo uso totalmente desproporcionado de la fuerza: disparos injustificados que no buscaban, como última instancia, proteger derechos como la vida e integridad personal, sino herir o matar a los jóvenes que protestaban. Igualmente vemos golpizas a ciudadanos que simplemente reclamaban. El resultado: al terminar esta columna, 11 muertes más por abusos policiales en las noches del miércoles y jueves.

Esta gravísima situación requiere medidas de corto y largo plazo. Para evitar nuevas muertes, el presidente y el ministro de Defensa deben dar un mensaje contundente de condena a esos abusos y deben recordar y ordenar a la Policía que solo puede usar la fuerza conforme a derecho y en forma proporcionada. Es en sí mismo jurídicamente inaceptable que para controlar protestas la Policía recurra a armas letales. Además, estudios comparados, como los del profesor Edward Maguire, de la Universidad de Arizona, confirman algo de sentido común: que el escalamiento de la fuerza policial frente a las protestas lo que hace es incrementar las tensiones sociales y deslegitimar aún más a las autoridades, lo cual genera nuevas violencias.

Además, desde la ciudadanía debemos exigir no solo justicia, sino también asunción de las necesarias responsabilidades políticas por estas muertes. Y debemos impulsar una reforma profunda de la Policía, que es urgente y necesaria, para lograr un cuerpo armado pero desmilitarizado, realmente civil y que tenga una relación democrática con sus ciudadanos.

* Investigador de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional.

https://www.elespectador.com/opinion/policia-y-democracia/ 

20.32.-Medellín no tiene concejo sino una junta administradora local bien remunerada» – GONZALO ALVAREZ

«Los concejales son los representantes de la comunidad y esta no los elije para que le soben el saco al alcalde o para que estén a sus pies esperando migajas»

Por estos días, con ocasión de la crisis artificial que el Grupo Económico Antioqueño (GEA) ha creado alrededor de EPM, se ha hecho más evidente la falta de una respuesta clara, precisa y contundente en cuanto al futuro de la entidad por parte de quienes sin sonrojarse dicen que son concejales.

2 sep 2020.- Esta falta de liderazgo y de claridad frente al manejo que se le tiene que dar a la empresa parece confirmar la tesis que de tiempo atrás venimos defendiendo y que apunta a señalar que Medellín no tiene concejo sino una junta administradora local bien remunerada; cuando decimos onerosamente pagada es porque a los contribuyentes les cuesta más de 28.000 millones de pesos (cifra para este 2020) sostener este inútil organismo.

En mi opinión, estos, en su mayoría ineptos concejales de Medellín, eligen contralor hecho a su medida; es decir, también incapaz y complaciente con los corruptos, cuando no cómplices de ellos. El funcionamiento de la inútil Contraloría General de Medellín les cuesta a los contribuyentes más de 38.000 millones de pesos (cifra para este 2020).

Además, los mismos concejales de Medellín también eligen personero de la ciudad. Y da la impresión de que los candidatos preferidos son los que padecen del mal de la ceguera: esto es para que no vean u oculten lo que está pasando en la ciudad. A Medellín se la han estado robando en sus narices y solo se limitan a producir declaraciones insulsas. El funcionamiento de la Personería de Medellín les cuesta a los contribuyentes más 25.000 millones de pesos (cifra para este 2020).

Así pues, para sostener los tres supuestos órganos de control hay que destinar más de 90.000 millones de pesos. Si los suprimieran, se podría destinar ese dinero para darles comida a muchas personas que se acuestan con hambre. Y aunque algunos podrán decir que esta es una propuesta descabellada y antidemocrática, de ninguna manera: lo antidemocrático es mantener estos inútiles organismos para aparentar que vivimos en un régimen democrático.

Los ciudadanos por falta de conocimiento o por apatía no hacen uso de los mecanismos de participación democrática, que no solo se expresan en la toma de decisiones sino en un patrón de comportamiento social y político, en el pluralismo, la tolerancia y la participación responsable de la comunidad en la búsqueda de solución de sus problemas y, lo que es más importante, en el control social a todos los actos de los funcionarios públicos.

Un ejercicio interesante para el constituyente primario sería preguntarle a cada uno de los que se hacen llamar concejales de Medellín si saben qué funciones tienen los concejos municipales y cuáles desempeña cada uno de los integrantes. Este interrogante resulta pertinente, pues hace pocos días estaban discutiendo si le daban facultades extraordinarias al alcalde Quintero para modificar el objeto social de EPM, pero al parecer no habían leído los estatutos que pensaban autorizar cambiar. Ahora bien, si los leyeron no los entendieron, porque estos, según el artículo 29 del Acuerdo Municipal N° 12 de 1998, solo los puede transformar el concejo y no el alcalde por decreto:

Artículo 29. Competencia. Las reformas de los presentes estatutos solo podrán llevarse a cabo mediante acuerdo expedido por el Concejo de Medellín, previa iniciativa del Alcalde Municipal”. Aclaro que no todos los artículos de esos estatutos pueden ser modificados por el Concejo de Medellín. 

Entre la función más importante de los concejos municipales está la del control político, para que se gobierne bien y para combatir la corrupción. En síntesis, los concejales son los representantes de la comunidad y esta no los elije para que le soben el saco al alcalde o para que estén a sus pies esperando a que les arroje unas migajas o un mendrugo de pan.

https://www.las2orillas.co/medellin-no-tiene-concejo-sino-una-junta-administradora-local-bien-remunerada/

20.31.-Covid 19, desigualdad y pobreza – MAURICIO CABRERA

Sobre la pobreza y la desigualdad basta decir que el gobierno ha tomado algunas medidas para contenerlas, pero han sido insuficientes.

Ante el coronavirus todos somos iguales, pero hay unos más iguales que otros. Cuando apareció el virus se pensó que era un gran nivelador pues todas las personas estaban expuestas al contagio y a la muerte, sin importar nivel de ingreso, raza o clase social. Pronto se hizo evidente que eso era una ilusión y que la pandemia es tremendamente inequitativa pues no solo ataca mucho más a los pobres, sino que agudiza las condiciones de pobreza desigualdad del país.

23 ago 2020.- Primero vino la cuarentena y la orden de quedarse en casa. Es para todos, se dijo. Pero dos realidades mostraron que la supuesta igualdad era una ficción. Primero, no es lo mismo estar confinado en una casa tipo VIS de 50 m2 con dos habitaciones para 6 personas, que en un amplio apartamento de 200 m2 o más con empleada doméstica en su propio cuarto.

En los casos extremos, no es lo mismo una habitación de inquilinato donde vive hacinada toda una familia, que una residencia campestre con piscina, jardines y senderos privados para caminar.

Segundo, las condiciones para trabajar o estudiar en casa. El teletrabajo resultó casi un privilegio para los que pudieron mantener sus empleos desde sus casas, mientras que la mayoría o no tenían el espacio y los instrumentos para hacerlo o, los trabajadores, tuvieron que seguir laborando en las fábricas o el campo. Ni que hablar del ejército de informales que sin poder salir a la calle se quedaron sin ingresos y con hambre. Con los colegios cerrados, tener computador o tableta y conexión a internet, marcó toda la diferencia.

Estas desigualdades no las creó la pandemia. Existían desde antes y el Covid lo único que hizo fue exponerlas y mostrar sus consecuencias. Pero el virus si ha demostrado que es clasista y racista de manera que ha empeorado la situación y aumentado la desigualdad. Es clasista porque ataca con mayor frecuencia a los más pobres. Un estudio de la Universidad de los Andes sobre el contagio por estratos en Bogotá encontró que en el estrato 1 hubo 93 contagios y 3,1 muertes por cada 10.000 hogares; en el estrato 2, fueron 56,4 contagios y 2 muertes, y en el estrato 6 solo 8 contagios y 0,6 muertes. Más de 10 veces es la diferencia de contagios entre los de arriba y los de abajo.

También es racista, pero no porque el virus sea más benigno con los blancos, sino porque “el abandono estatal en comunidades negras e indígenas los pone en especial riesgo durante la pandemia. Los mapas construidos revelan la enorme distancia que tienen a servicios de salud adecuados para casos graves y las cifras desnudan su vulnerabilidad social”, es la conclusión de otro estudio de la misma Universidad

No alcanzó el espacio para analizar el aumento de la pobreza y la desigualdad por la pandemia. Baste decir que el gobierno ha tomado algunas medidas para contenerlo, pero han sido insuficientes. Hay que arriesgarse a gastar más para evitar una catástrofe social.

Adenda: Primero fueron los líderes sociales y el país no reaccionó; luego fueron los exguerrilleros y algunos hasta aprobaron la venganza; ahora son niños y muchachos inocentes en masacres que nos devuelven a las peores épocas del conflicto antes del Acuerdo de Paz. ¡Hasta cuando la indiferencia nacional y la indolencia oficial!

https://www.portafolio.co/opinion/mauricio-cabrera-galvis/covid-19-desigualdad-y-pobreza-543914

20.30.-La Ley de Regalías 2020 – SALOMÓN KALMANOVITZ

Las regalías son los pagos que hacen los explotadores de recursos no renovables a la nación por su desgaste. Por varias razones, no han podido ser puestas al servicio de la sociedad colombiana desde su creación. El tortuoso centralismo que caracteriza a nuestro sistema político impide que se puedan tomar decisiones basadas en la ciencia para su inversión y el clientelismo incentiva la corrupción tanto a escala central como en las regiones, llevando a su despilfarro.

17 ago 2020.- Las regalías en 2019 alcanzaron $9,5 billones, casi 1 % del PIB, pero en 2020 se verán muy reducidas. El colapso de los precios del petróleo y del carbón, sumado al hecho de que el volumen de producción de Ecopetrol se redujo de 950.000 barriles diarios a 750.000, conducen a que las regalías en 2020 puedan alcanzar solo $5 billones, en el mejor de los casos.

La nueva ley pretende superar algunos de los problemas que caracterizan las regalías, como su atomización y la ausencia de un órgano de representación que les diera voz a las comunidades. Se introducen unos comités regionales que administran recursos que, aplicados con buena asesoría científica, podrían obtener economías de escala y beneficiar a varios entes territoriales. Se establece un órgano rector del Sistema General de Regalías, que es la Comisión Rectora, en la que tendrán asiento pueblos indígenas, afrocolombianos y raizales para decidir sobre proyectos de inversión.

Este loable propósito se ve negado por la rigidez que se introduce en asignar porcentajes fijos de las regalías para determinados propósitos: los municipios productores aumentan su participación de 11 % a 25 % de las regalías, los pueblos más pobres reciben el 15 %, inversión regional tiene 34 % y para la paz es 7 %. Se tiene además el banco de proyectos del Departamento Nacional de Planeación (DNP), al que se superponen el Ministerio de Minas y el Ministerio de Ciencia, muy opacado por cierto, además de alcaldes y gobernadores, restándole claridad a un esquema que impide tomar decisiones estratégicas, apoyadas en las asociaciones científicas. Tampoco se favorece el desarrollo de capacidades regionales.

La ley destina solo un 10 % de las regalías para la inversión en ciencia, tecnología e innovación, pero no menciona la necesidad de garantizar la conectividad del grueso de la población del país y de cerrar la brecha digital que se registra entre regiones avanzadas, como Bogotá o Antioquia, y atrasadas, como Chocó, Magdalena y tantos otros entes territoriales del país.

La nueva ley disminuye drásticamente los montos de ahorro que se asignaban al Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE), al Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME) y al Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales, que fueron decisorios como primeras líneas de defensa, asignando gasto para combatir la pandemia del COVID-19. El ahorro reduce su participación del 22,5 % a solo el 4,6 %.

El presupuesto para las actividades de ciencia, tecnología e innovación en 2021 será de $256.500 millones, un 35 % menos que en 2020. El presupuesto de funcionamiento de ministerios es de $24.000 millones, suma irrisoria que la comunidad científica consideró “catastrófica”, pero que le pareció satisfactoria a la ministra Mabel Torres. Según el destacado químico Fanor Mondragón, lo mejor sería que todos los recursos para ciencia, incluidas regalías, fueran trasladados a Minciencias para que los administre con protocolos rigurosos y no politiqueros.

https://www.elespectador.com/opinion/la-ley-de-regalias-2020/

  • 20.29.-La ausencia del estadista – SALOMÓN KALMANOVITZ 
  • Proyecto de ley para regular la profesión de administrador. Una iniciativa nefasta- FRANCISCO AZUERO 
  • La Guajira: Electricaribe un funesto antecedente – AMYLKAR D. ACOSTA

Colombia está huérfana de estadistas. Un estadista se define como el político que se coloca por encima de las divisiones partidistas y de los sectores sociales, que se concentra en la búsqueda del bien común y asume sus responsabilidades frente al destino de la nación. El estadista oscila entre la búsqueda del consenso nacional y su adscripción partidista que se enfrenta a otras fuerzas políticas, inclinándose por la primera.

10 ago 2020.- Según Ortega y Gasset, el estadista debe contar con virtudes magnánimas y estar lejos de conductas pusilánimes, débiles frente a los poderosos y duras contra los demás. El estadista se ocupa de las cuestiones trascendentales de largo plazo y frecuentemente toma decisiones impopulares, mientras que los políticos ordinarios se preocupan más de los resultados inmediatos de sus acciones.

Duque no cuenta con las virtudes del estadista: representa solo a un partido minoritario, de orientación extrema, y no a todos los colombianos. Defiende de la justicia al político que lo puso en el solio presidencial, resultando ser un tema personal. En vez de proteger y respetar las instituciones, ataca y cuestiona la potestad de los jueces. El presidente debe garantizar el equilibrio de poderes y no presionar a las otras ramas del poder para que se sometan a sus intereses. No debe demandar que los jueces dejen de investigar o que exoneren a cualquier ciudadano, no importa lo que haya hecho o dejado de hacer a favor de la patria. Uribe tiene procesos pendientes con la justicia, de los cuales la manipulación de testigos y el fraude procesal son los de menor envergadura, pero son también los que más acumulan material probatorio en manos de la Corte Suprema de Justicia.

El partido Centro Democrático clama por derruir el sistema judicial que tenemos para instaurar uno nuevo, cuyo objetivo principal parece ser la impunidad de su jefe supremo en todos los procesos que pesan en su contra. Otro de sus temas preferidos es la cadena perpetua para toda clase de crímenes, acudiendo al populismo punitivo. No piensan en la falta de poder ejecutorio que caracteriza al Estado colombiano y que se hace especialmente evidente en su sistema judicial; pero cuando actúa correctamente, ponen el grito en el cielo. Es muy necesario que el acusado cuente con todas las garantías procesales para defenderse de los cargos que sobre él recaen, pero ese no parece ser el curso de acción que han escogido sus devotos seguidores.

Los uribistas claman por una constituyente que les otorgue la conducción del país por todos los tiempos, sin contar con el apoyo de la ciudadanía. Tienen el respaldo de otros partidos si es que les reparten prebendas, pero no de los políticos serios ni de las fuerzas independientes. Tienen el apoyo del gremio de los ganaderos latifundistas, de una parte de los agricultores y de algunos empresarios beneficiados por regalos tributarios y contrataciones estatales, otorgadas durante los tres períodos presidenciales de que han disfrutado.

Cuando los uribistas decidieron volcarse a las calles para protestar por el arresto domiciliario de su líder, esperando que se activara la reserva y la insurrección, se evidenció que sus manifestantes conducían poderosos vehículos blindados, pero estaban huérfanos de pueblo. Las señoras de bien que se desgañitaban denunciando la injusticia de que era víctima su jefe pronto se cansaron, con sus gargantas lastimadas. No hay ningún estadista en sus filas.

https://www.elespectador.com/opinion/la-ausencia-del-estadista/

20.29.-Proyecto de ley para regular la profesión de administrador. Una iniciativa nefasta –  FRANCISCO AZUERO 

 Ojo con el proyecto de ley que busca regular la profesión de administrador. Puede tener consecuencias nefastas sobre toda las empresas y demás organizaciones en el país.

15 ago 2020.- Dentro de la lista de proyectos de ley que se están tramitando en estos momentos en el Congreso, sobresale uno especialmente, el 147 de 2019 Senado, que “dicta normas para el ejercicio de la profesión de administración, se expide el Código de Ética, se deroga la Ley 60 de 1981 y su Decreto reglamentario 2718 de 1984, y se dictan otras disposiciones”.  Vamos por partes.

Regulación de las profesiones, ¿es necesaria?

La explicación de la regulación en el ejercicio de ciertas actividades económicas o profesiones se ha estudiado en el campo de la economía con una doble perspectiva:  En primer lugar se explican como una manera de proteger al consumidor o usuario de los servicios ofrecidos frente a “asimetrías de información”  a que pueda enfrentarse frente al proveedor del servicio.  Un caso claro es el campo de la medicina. ¿Cómo puede confiar un paciente en que el médico que lo atiende posee los conocimientos y calidades necesarias? ¿Cómo podemos estar seguros de que la actuación del profesional contratado va a actuar en los mejores intereses del usuario?  La manera de romper esta asimetría es la exigencia de licencias. El estado establece las condiciones para el ejercicio de la profesión. Uno de los requisitos puede ser la certificación de que la persona ha adelantado los estudios, y/o ha aprobado los exámenes que lo habilitan para ello. Aparte de la medicina, otras disciplinas están expuestas a esta “asimetría de información”, que justifican la regulación estatal. Valdría la pena mencionar el Derecho y la Contaduría Pública. Otra manera de romper la asimetría de información por parte del estado consiste en el control al ejercicio de la actividad.  Las regulaciones específicas determinan cuándo se está incumpliendo el deber de atender los intereses de los usuarios, y estará en poder del estado  sancionar las conductas indebidas, sanciones que pueden incluir la cancelación de ejercer un oficio o actividad.

Vale la pena señalar que no necesariamente el estado debe corregir todas las asimetría de información. En algunos casos,  el mercado se encarga de enfrentarlas, a través de mecanismos como la reputación. Otra posibilidad es el envío, por parte del proveedor de “señales” que le permitan indicar la calidad de sus conocimientos o servicios. Los estudios desarrollados,  o las certificaciones o premios obtenidos cumplen con ese papel.

En el campo de la economía política, existen otras explicaciones para la reglamentación de las profesiones y oficios: es el deseo de quienes hoy los ejercen por buscar cerrar la competencia a nuevos aspirantes.  En la medida en que logren éxito, el resultado serán mayores precios y por lo tanto pérdida de bienestar para la sociedad.  Un ejemplo de mercado restringido por estas consideraciones en Colombia es el caso de los notarios. Mientras en otros países es una profesión relativamente libre, en Colombia se ha cerrado este mercado a las notarías existentes, como consecuencia de lo cual los costos de transacción (derechos notariales, por ejemplo) son exageradamente altos. Otro ejemplo sería el del servicio público en automóvil, que legalmente es una actividad restringida a quienes tenga un cupo de taxi.

 La administración, ¿necesita regulación?

Es en este contexto en el cual es conveniente examinar el proyecto de ley No 147 Senado. La gran pregunta que es necesario hacerse es si existe justificación para que el estado regule  la “profesión de administrador”.

Es lógico que siempre existe asimetrías de información, o costos de agencia, entre un administrador y quien lo contrata: por ejemplo, una junta directiva. Pero la Junta tiene los instrumentos adecuados para estudiar las calidades y conocimientos de la persona a contratar: estudios adelantados, referencias, entrevistas, pruebas, etc. Ya en el ejercicio del cargo, la junta tiene los elementos de control para estar razonablemente segura del “adecuado ejercicio” de la actividad del administrador: análisis de la situación financiera y comercial de la empresa, informes de los revisores fiscales, precio de la acción en el mercado. El hecho de que el ejecutivo a contratar tenga un título de administrador o tarjeta profesional no es normalmente relevante en el proceso de contratación o de evaluación.  La demostración es que estos requisitos no son normalmente exigidos en el sector privado, ni en Colombia, ni en el resto del mundo.

En cuanto a las normas para regular la labor de los administradores, estás están hoy contempladas claramente en el Código de Comercio. Allí se establece claramente la definición de administrador, sus deberes, y la posibilidad de la acción social de responsabilidad contra los administradores, que puede establecer la compañía, previa decisión de la asamblea general o la junta de socios.  Otras disposiciones del mismo código establecen obligaciones adicionales de los administradores, en términos de provisión de información, rendición de cuentas, etc. Otras normas específicas a ciertos sectores establecen obligaciones adicionales para administradores, por ejemplo en el campo financiero (Estatuto Orgánico del Sistema Financiero), de salud  (Ley 100 de 1993 y 1751 de 2015), de servicios públicos (ley 142 de 1994).

En conclusión, no son necesarias regulaciones adicionales a la actividad de administrador.  Existen mecanismos suficientes en el mercado y en las leyes existentes para comprobar o vigilar la idoneidad de los administradores y para sancionar comportamientos indebidos.

Inconveniencia de algunos artículos del proyecto

Dice lo siguiente el artículo 5.

Requisitos para el ejercicio de la profesión. Para ejercer legalmente la profesión de administración en el territorio nacional, se requiere contar con el título profesional expedido por una institución de educación superior aprobada por el Gobierno nacional y tener la tarjeta profesional.

Como el proyecto de ley no define qué se entiende por administrador, debe entenderse su definición legal, que en Colombia es la que da el Código de Comercio:

Se consideran Administradores: el Representante Legal, el Liquidador y los miembros de las Juntas o Consejos Directivos, el factor y quienes de acuerdo con los estatutos detenten funciones administrativas –sean estas personas principales o suplentes- (Artículo 22 de la Ley 222 de 1995).

No contribuye tampoco a la claridad la definición de “administración “ que trae el artículo 1 del Proyecto:

Entiéndase por administración, la ciencia social y económica cuyo objeto es el estudio e intervención de las organizaciones, entendidas como entes sociales y económicos, y su finalidad sea planear, organizar, dirigir y controlar toda actividad económica.

Con esta definición, cualquier actividad de estudio o intervención de las organizaciones (sic), debe entenderso como administración, y su ejercicio, al tenor de este proyecto, estaría limitado a quienes tengan título y tarjera profesional de administradores. Se aplicaría esta ley al Presidente de la República, a los Ministros, a los Directores de Establecimientos Públicos, y a todas las organizaciones públicas y privadas.

Es sabido que, tanto en Colombia como en el resto del mundo, miembros de muy diversas profesiones se desempeñan como administradores: ingenieros (en sus diversas modalidades), contadores, médicos, arquitectos, físicos, politólogos, economistas, etc. Inclusive existe un amplio número de administradores sin título profesional. Los conocimientos de la disciplina (que no ciencia, como equivocadamente la define el proyecto) se pueden adquirir tanto en las aulas académicas, como con la experiencia.  De aprobarse el proyecto, sería necesario cambiar de inmediato los miembros de las juntas directivas, los representantes legales y los funcionarios que desempeñen labores administrativas de todas las organizaciones en Colombia.  Esto traería consecuencias gravísimas para la normal operación de ellas.   Los legisladores colombianos deben tener especial cuidado en estas consecuencias. Un emprendedor que decida montar su propia empresa para explotar una nueva idea de negocio no podría administrar su compañía. Tendría que nombrar a un egresado de una escuela de administración.

Tarjeta profesional.

La expedición de la tarjeta profesional es un trámite burocrátivo que no tiene ningún valor agregado. El requisito para su expedición es simplemente la obtención del diploma en la disciplina correspondiente.  El estado, en su función de facilitar la vida de los ciudadanos, debe eliminar trámites inútiles.

Durante muchos años, me negué a sacar la tarjeta profesional de economista. Cuando me nombraron en un cargo público, que podía ser ejercido por profesionales de muchas disciplinas, el área de recursos humanos de la entidad me exigió el papelito como requisito para la posesión.  Cuando le hice caer en cuenta que si yo fuera un profesional de otra profesión no “reglamentada” y por lo tanto sin exigencia de tarjeta, se me contestó que como mi carrera era reglamentada, se me debía exigir la tarjeta. Comprendí en ese momento que esta norma, lejos de “defender” a los economistas, los discriminaba.

Por lo anterior, se debe aprovechar la oportunidad de apoyar el proyecto de ley del senador Juan Luis Castro y del representante  Juan Fernando Reyes Kuri  que “Crea el Sistema Único de Registro de Profesiones u oficios y se elimina el requisito de tarjetas profesionales para ejercer diversas profesiones en el país”.

https://franciscoazuero.blogspot.com/search?q=Proyecto+de+ley+para+regular+la+profesi%C3%B3n+de+administrador.+Una+iniciativa+nefasta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.