25.19 LOS SIETE ACERTIJOS NEOLIBERALES (2) – Bernardo García

El expresidente López Michelsen, preguntado por qué habría calificado a su gobierno de chamboneo, respondió: mucho ajetreo macroeconómico y la bonanza se perdió. Eso no puede ser cierto pensó la esfinge. Eso no puede ser cierto repitió el presidente César Gaviria, preocupado por la bonanza petrolera del Cusiana y el Cupiagua. La riada de dólares que llegan con las bonanzas al cambiarse en pesos, lanza una gran expansión monetaria. Eso se convierte en pura demanda y desata a la fiera inflacionaria.  Eso es cierto, exclamó Gaviria, pero López primero con Abdón  Espinosa y luego con el famoso cofrade, Alfonso Palacio Rudas se inventaron los certificados de cambio en dólares para retardar su monetización. También se reguló la tasa cambiaria para impedir que la plétora de dólares le diera mayor valor al peso y en consecuencia abaratara las importaciones con efectos antiinflacionarios, pero con desmedro de la producción nacional. Se hizo un esfuerzo por hacer una política retención monetaria y austeridad fiscal. ¿Qué más le pide el cuerpo al doctor López Michelsen para descalificar el control de la bonanza cafetera en su propio gobierno? Es el segundo acertijo de la esfinge. ¿Qué lo descalifica?

Sigue leyendo