30.19.-los siete acertijos neoliberales (6 ) – Bernardo García

PLANEACIÓN

El abominable personaje provocador de la Guerra de los mil días, según los godos, y caballero andante y caudillo de fuego según los liberales, el general Rafael Uribe Uribe fue quien sembró de contrabando en el alma del partido liberal el principio sagrado de la intervención del Estado en la economía. De contrabando porque lo hizo al abrirle  la puerta trasera al concepto del “proteccionismo racional”. Y lo hizo en forma despampanante en el Congreso de la Unión Panamericana en Río de Janeiro. Como delegado oficial del gobierno del general Rafael Reyes  descolgó su discurso además con la sugerencia de que el liberalismo debía beber sus ideas en las fuentes del socialismo. Acostumbrados a escuchar frases célebres del máximo caudillo de la llamada “cúpula radical” colombiana, la nueva declaración fue escuchada como una auténtica, pero extraña conversión, abonada ya por las reformas del presidente Rafael Núñez y por el propio Rafael Reyes.

Sigue leyendo